Está en la página 1de 39

1

1.1 TITULO

COMPORTAMIENTO CLINICO Y EPIDEMIOLOGICO DE LA DERMATITIS
ATOPICA EN LOS NIÑOS HOSPITAL SAN JERÒNIMO DEMONTERÌA QUE
ASISTIERON A LA URGENCIA PEDIATRICA EN EL AÑO 2013.

















2



1.2 EL PROBLEMA

1.2.1 Planteamiento del problema

La Dermatitis Atópica es una enfermedad frecuente que afecta a más del 5% de la
población, en la cual intervienen factores genéticos que determinan la
predisposición hereditaria que existe en un 60-70% de los casos. En las últimas
tres décadas su incidencia ha ido en aumento, en la misma línea que lo han hecho
las enfermedades autoinmunes y alérgicas, la llamada epidemia no infecciosa del
siglo XXI.
Es una enfermedad compleja en la que la genética y el ambiente están
involucrados; la herencia, los cambios en el ambiente y los hábitos de higiene
parecen tener un papel relevante. Esto es notable en los países industrializados
especialmente en las áreas urbanas de los mismos y en los niños nacidos en
países pobres que presentan un aumento de dermatitis atópica.
El proyecto ISAAC (International Study of AsthmaanAllergies inChildhood) es el
primer estudio internacional multicéntrico que, por medio de un cuestionario y
videocuestionario consensuado y validado, valora la prevalencia y gravedad de la
enfermedad alérgica (asma, rinitis y dermatitis atópica) en los niños de más de 150
áreas geográficas de todo el mundo, 41 de ellas en Europa Occidental.El 10,5%
de los encuestados tuvo alguna vez dermatitis atópica, y el 7,3% [IC 95%: 6,2-
8,6%], presentaron dermatitis atópica en el último año. Las formas severas de
dermatitis atópica que alteraban el sueño fueron infrecuentes (1,5%), y un 15,2%
de los adolescentes refieren haber sido diagnosticados de eczema o dermatitis
atópica
En Colombia su prevalencia ha aumentado en forma significativa en las últimas
décadas, afectando actualmente a más del 10% de los niños, con promedio de
edad de 7 años y a 10% de los adultos. Este aumento, entre otros factores, se ha

3

atribuido a elementos ambientales, aditivos en los alimentos, el estrés, el aumento
en el conocimiento de la enfermedad por parte del grupo médico y la disminución
en la lactancia materna.
En el 60% de los casos, la enfermedad aparece durante el primer año de vida y en
el 85% de los casos en los primeros 5 años. La dermatitis atópica hace parte de
una gran familia de enfermedades alérgicas, asociándose en un 35% a 50% de los
casos con asma y/o rinitis alérgica; además, existe historia familiar de dermatitis
atópica hasta en un 60% de los pacientes.
La mayoría de estudios muestran una prevalencia del 15% al 20% para la
población general. En niños esta prevalencia alcanza cifras del 10%, y a nivel de
hospitales pediátricos se estima entre 6% y 8%. Aún cuando no se han
demostrado las causas, este incremento se ha asociado a la exposición temprana
a pólenes, ácaros del polvo de casa, alérgenos de mascotas y aditivos
alimentarios que facilitarían la expresión de la enfermedad en individuos
genéticamente susceptibles. Sin embargo, hay quienes consideran que la mayor
frecuencia de casos de dermatitis atópica en los últimos años, es el resultado de
un mejor reconocimiento de la enfermedad, por parte del médico, del paciente y de
sus familiares.
Los síntomas de esta enfermedad suelen comenzar durante el primer año de
vida, no antes de los tres meses, y luego disminuyen en intensidad y duración, de
forma paulatina, con el crecimiento del niño. Hasta un 40% de pacientes tiene
remisión completa del cuadro clínico al llegar a la pubertad. Los pacientes con
dermatitis atópica tienen mayor predisposición a desarrollar asma, rinitis alérgica,
conjuntivitis e infecciones bacterianas, micóticas, virales e infestación por
parásitos, por lo cual se propone que en su patogénesis intervienen alteraciones
de la inmunidad celular y humoral. Alrededor del 70% de los pacientes con
dermatitis atópica refieren antecedentes familiares de la enfermedad atópica.




4




1.2.2 Formulación del problema


¿Cuáles son las características epidemiológicas y clínicas de la dermatitis
atópicas en los niños del Hospital San Jerònimo de Monterìa que asistieron a la
urgencia pediatrica en el año 2013?























5




2. OBJETIVOS

2.1 Objetivo General

Determinar las características epidemiológicas y clínicas de la dermatitis
atópicas en los niños del Hospital San Jerònimo de Monterìa que asistieron a la
urgencia pediàtrica en el año 2013.



2.1 Objetivos específicos

 Conocer la prevalencia de la Dermatitis Atópica en los niños del
Hospital San Jerònimo de Monterìa que asistieron a la urgencia
pediàtrica en el año 2013.

 Identificar las características epidemiológicas relacionadas con la
Dermatitis Atópica en los niños del Hospital San Jerònimo de Monterìa
que asistieron a la urgencia pediàtrica en el año 2013.


 Establecer las características clínicas que se presentan en los niños
niños del Hospital San Jerònimo de Monterìa que asistieron a la
urgencia pediàtrica en el año 2013.

 Determinar la frecuencia de las comorbilidades bacterianas y virales
relacionadas con la Dermatitis Atópica en los niños del Hospital San

6

Jerònimo de Monterìa que asistieron a la urgencia pediàtrica en el año
2013.


3. JUSTIFICACION

Las enfermedades de la piel en niños preescolares se han convertido en un
problema de salud debido al aumento de su incidencia y prevalencia, despertando
gran interés en la OMS que es la encargada de la promoción de la salud y
prevención de la enfermedad.La preocupación a nivel mundial se debe a que la
presentación de esta enfermedad no solo puede afectar el aspecto físico del niño,
sino que también afecta su desarrollo psicosocial, ya que debido a las
manifestaciones clínicas de esta pueden provocar rechazo por parte de otros
menores, logrando que el niño enfermo evite frecuentar lugares donde tenga
contacto con otros (escuelas, parques, etc).
La dermatitis atópica se caracteriza por piel seca, aumento en la pérdida
transepidérmica de agua, incluso en la piel no lesionada y menos ceramidas en el
estrato corneo tanto de la piel lesionada como la indemne. Los cambios en el Ph
del estrato córneo de la piel lesionada pueden afectar el metabolismo de los
lípidos. Estas alteraciones permiten la susceptibilidad y la penetración de irritantes
y alérgenos, lo que provoca respuesta inflamatoria, hiperactividad cutánea y daño
en la piel características de esta enfermedad.
De los estudios realizados a nivel mundial se obtuvo que no solo los factores de
riesgos genéticos, como el defecto de la filagrina, predisponen a la aparición de la
enfermedad, sino también factores ambientales como irritantes de la piel,
incluyendo ropa de lana o sintética, jabones o detergentes, cosméticos o
perfumes, polvo/arena, solventes químicos, cloro, temperaturas frías o cálidas o
aire seco o aire extremadamente húmedo, falta de humectación después de
bañarse, hacinamiento, condiciones deficientes de higiene, contacto prolongado

7

con alérgenos ( ácaros, mohos, caspa y pelos de animales), además de la edad,
por lo que esta enfermedad genera mayor impacto en las comunidades de bajos
recursos, ya que no disponen de los métodos de protección necesarios para evitar
o prevenir esta enfermedad y poseen todas las condiciones necesarias para
desarrollarla.
La deficiencia de filagrina puede contribuir a los defectos de barrera física y
predisponer al aumento de la pérdida transepidérmica de agua, las infecciones y la
inflamaciónasociados con la exposición cutánea de células inmunes a los
alérgenos.

Con la realización de este proyecto se intenta determinar características clínicas y
epidemiológicas atópicas de estos pacientes y las comorbilidades bacterianas y
virales, además se caracterizarán a estos niños para estudios serológicos por otro
grupo investigativo. Los resultados serán expuestos en eventos locales.












8





4. MARCO REFERENCIAL
4.1 Antecedentes
Se han realizado estudios sobre dermatitis atopica desde diferentes perspectivas
como porejemplo: Quality of life in infants with atopic dermatitis and healthy
infants: a follow-up from birth to 24 months o Atopic dermatitis in scholar children
from Ciudad Guzman, Mexico. Prevalence and relatedfactors.
Wang HY y Cols realizaron un estudio llamado Dispares prevalencias geográficas
de asma, rinoconjuntivitis alérgica y eczema atópico en los adolescentes de cinco
ciudades canadienses. Donde evaluaron la concordancia de las tasas de
prevalencia de asma, los síntomas de alergia eccema atópico y la rinoconjuntivitis
entre los adolescentes de cinco ciudades canadienses, las encuestas fueron
aplicadas a 8334 adolescentes de 13 a 14 años en Vancouver, Saskatoon,
Winnipeg, Hamilton y Halifax, Canadá. Mediante los resultados se obtuvo una
prevalencia de síntomas que variaron desde 13,7 hasta 33,0% para la respiración
sibilante, 14,6-22,6% de rinoconjuntivitis alérgica y 8.2-10.4% para el eccema
atópico. Se concluyo que Entre los cinco centros de Canadá, las tasas más altas
de prevalencia de eccema atópico o rinoconjuntivitis alérgica no se observaron en
las mismas regiones que las tasas más altas de prevalencia de sibilancias. Esta
disparidad en las variaciones regionales en las tasas de prevalencia sugiere que
los factores de riesgo diferentes para el desarrollo o la expresión de las sibilancias
(asma), eczema atópico y la rinoconjuntivitis alérgica.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20492543


9

PABLO G. y Cols realizaron un estudio sobre Dermatitis atópica en niños: estudio
comparativo en dos grupos etarios. Los objetivos fueron establecer la prevalencia
de la Dermatitis Atopica en niños menores 36 meses y mayor o igual a 36 meses
de edad, conocer si existen diferencias de prevalencia según sexo, y evaluar
asociaciones entre DA y las siguientes variables: presencia de antecedentes
familiares de atopía según grado, número de convivientes menor o igual 4, uso de
ropa sintética en contacto directo con la piel, consumo de tabaco, alfombra/s
dentro del hogar y factores contaminantes medioambientales en cada grupo etario.
El estudio incluyó 722 niños mayor o igual a 12 y menor a 60 meses de edad
pertenecientes a una comunidad urbana bonaerense. Se utilizaron los criterios del
the U.K. WorkingParty’s para definir Dermatitis Atópica. Los resultados
demostraron que La prevalencia de Dermatitis Atopica fue del 31,3% en los
manores de 36 meses y 49,6% en los mayores a 36 meses; prevaleció en el sexo
masculino en los niños más pequeños. En conclusión se hallo una elevada
prevalencia de Dermatitis Atopica en la población de bajos recursos, y que la DA
predominó en niños mayores. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0370-
41062011000500006&script=sci_arttext
Van der Aa LB y Cols realizaron un estudio sobre Probióticos y prebióticos en la
dermatitis atópica: revisión de los antecedentes teóricos y de la evidencia clínica.
El objetivo de esta revisión era examinar la evidencia clínica para el uso de
probióticos, prebióticos y simbióticos en la prevención y tratamiento de la
dermatitis atópica en niños. La selección de los datos fueron tomados de ensayos
clinicos aleatorizados y controlados (ECA) que estudiaban el efecto de los
probióticos, prebióticos o simbióticos en la prevención o tratamiento de la
dermatitis atópica en niños. En los casos en que se informó de este dato, la
duración de la intervención preventiva variaba de dos a 36 semanas para madres
y de 6 meses a 2 años para sus niños. La duración del seguimiento oscilaba entre
6 meses y 7 años. La edad en el momento de la inclusión en los estudios de
tratamiento variaba entre 2,5 meses y 5,9 años. se incluyeron 18 estudios: siete de
prevención (n=2197) y once de tratamiento (n=712) que cumplieron los criterios de
inclusión. Siete ECA valoraban prevención y once ECA valoraron tratamiento de

10

dermatitis atópica, aunque los autores afirmaron que había doce estudios que
valoraban tratamiento. Seis de los siete estudios que valoraban prevención eran
de nivel A2 y uno de nivel B. Siete de los once estudios de tratamiento eran de
nivel A2. Los resultados sobre el uso de probióticos en la prevención de la
dermatitis atópica fueron discordantes. Un estudio informaba de una reducción del
50% en la incidencia de dermatitis atópica comparado con placebo y otro estudio
mostraba que no había reducción. Un estudio mostraba que solo una cepa de
probióticos reducía la incidencia de dermatitis atópica. El único estudio que
investigaba el uso de simbióticos para el tratamiento de la dermatitis atópica
mostró una mejoría significativa, pero los simbióticos no parecen superiores a los
prebióticos solos. Como conclusión determinaron que se ha encontrado
insuficiente evidencia para apoyar el uso de probióticos, prebióticos o simbióticos
en la prevención o el tratamiento de la dermatitis atópica en niños en la práctica
clínica. http://www.evidenciasenpediatria.es/files/41-11142-
RUTA/25Traduccion.pdf
López-Campos, Xiomaray cols, realizaron un estudio sobre la Evaluación del
estado nutricional en niños con dermatitis atópica. El objetivo de este estudio era
Conocer el estado nutricional de un grupo de niños con dermatitis atópica de la
Habana Vieja, Cuba. El método que utilizaron se baso en la realización de un
estudio descriptivo, transversal, en 60 niños con edades entre 2 y 14 años con
dermatitis atópica, del Departamento de Alergología del municipio Habana, de
enero a abril de 2011. Para cada individuo se evaluaron indicadores
antropométricos, bioquímicos e inmunológicos y se identificó la frecuencia de
consumo de alimentos y los grupos de alimentos ingeridos. Los resultados
arrojados fueron 83.3% de los pacientes eran menores de seis años, con
predominio del sexo femenino (53.3%). En 97.7% observamos talla normal para su
edad y 48.3% tenían peso normal para su talla, sólo 20% se encontraron
desnutridos. Detectamos anemia ligera y moderada en 63.3%. La frecuencia diaria
del desayuno se realiza en 55%, la de almuerzo 100% y la de cena en 95%. Los
productos de habitual consumo son los azúcares, dulces y refrescos en 76.6%, y
los poco habituales pescados y mariscos en 16.6%. Como conclusión en la

11

evaluación del estado nutricional de los pacientes estudiados hubo predominio de
malnutrición asociada a malos hábitos alimentarios. Los niños con dermatitis
atópica estudiados que tuvieron lactancia materna tuvieron menor afectación del
estado nutricional.http://www.elsevier.es/es/revistas/revista-alergia-mexico-
336/evaluacion-estado-nutricional-ni%C3%B1os-dermatitis-atopica-
90024066-articulos-originales-2011
Caro Rebollo Ja y cols realizaron un estudio sobre la Valoración del estudio
alérgico en niños con atopia. Su objetivo es describir el perfil de sensibilizaciones
en los niños con atopia del municipio de Zaragoza. Para realizar este estudio
durante el verano de 2009 se revisaron las historias clínicas de los niños de 0-14
años, de las consultas de 6 pediatras de Atención Primaria. Se obtuvo una
muestra de 194 niños con clínica y estudio alérgico positivo en los últimos 5 años.
Los resultados arrojados fueron distribuidos por sexo: 62,9% varones y 37,1%
mujeres. Hallazgos clínicos: asma 78%, rinitis 68%, conjuntivitis 50% y dermatitis
29%; con frecuencia se asociaron diferentes diagnósticos. Los alérgenos positivos
fueron: gramíneas 48%, hongos 35%, árboles 34%, animales 26%, alimentos
24%, ácaros 19% y malezas 18%. Y llegaron a la conclusión que las causas más
importantes de sensibilización en nuestro estudio son primero las gramíneas y
luego la Alternaria; olivo, animales, ácaros y malezas les siguen por este orden.
En nuestra zona geoclimática, si hay síntomas en invierno o al final del verano se
debe estudiar el ciprés, plátano de sombra, Chenopodium y Salsola. La alta
sensibilización a alimentos encontrada se corresponde con otros estudios. La
identificación de las sensibilizaciones permite relacionarlas con la clínica, tomar las
medidas terapéuticas oportunas y mejorar la calidad de vida de los niños.
http://www.pap.es/FrontOffice/PAP/front/Articulos/Articulo/_IXus5l_LjPq-
qqZ3bTHSM_c7iZs6TRw5
4.2 Marco legal

12

Esta investigación fue aprobada por el comité de ética de la Universidad del Sinú
Elías Bechara Zainum – Seccional Montería, ya que cumple todos los criterios
mencionados en la resolución 8430 de 1993...
Esta es una investigación considerada sin riesgo ya que solo se basa en la
revisión de historias clínicas, además no se realiza ninguna intervención o
modificación de las variables de las mismas.
-respesto a la confidencialidad de la informacion...

Resolución de Helsinski: La declaración de Helsinki promulgada por
la Asociación Médica Mundial es la compilación de principios para guiar a
médicos y todas las personas que hacen investigaciones con seres humanos, que
puede ser considerado como un principio ético, esta declaración tiene como
principio básico el respeto por el paciente, derecho a la autodeterminación y al
consentimiento informado. Como en todo proceso de investigación, además de
tener en cuenta al humano también se debe considerar factores que puedan
afectar al medio ambiente y debe respetarse el bienestar de los animales
utilizados con fines de investigación

4.3 Marco teórico
DERMATITIS ATOPICA
4.3.1. DEFINICION:
La Dermatitis Atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel común de
gravedad variable, caracterizada por lesiones cutáneas eccematosas asociados
con la comezón. Esta enfermedad tiene una base inmunológica compleja
influenciada por factores genéticos/ familiares, predisposición y cierta forma de
vida del medio ambiente, y factores dietéticos.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21413649

13

Es una enfermedad de elevada prevalencia y amplia distribución en el mundo
actual, sobre todo en los países desarrollados. Su inicio suele producirse durante
la infancia, atenuándose gradualmente con la edad, aunque puede persistir en el
adulto e incluso aparecer en esta época de la vida.
El término dermatitis atópica fue acuñado por Wise y Sulzberger en 1933 para
definir una entidad que se caracterizaba por sequedad cutánea, prurito, lesiones
eritematosas y curso crónico recidivante.
Se ha propuesto el nombre de «dermatitis atopiforme» para aquellos cuadros que
muestran los signos clínicos de dermatitis atópica pero que no tienen
sensibilización a alérgenos del medio ni presencia de IgE específica para algún
alérgeno; es lo que también se ha denominado dermatitis atópica «intrín-seca»
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19087807
4.3.2. EPIDEMIOLOGÍA:
La dermatitis atópica infantil se ha convertido en un problema de salud pública en
los países desarrollados, con una prevalencia entre el 20 y 30 %. Dicha
prevalencia ha aumentado en las últimas décadas en estos países,
multiplicándose por 3 o por 4. Según el Estudio Internacional de Asma y Alergias
en la Infancia (ISAAC), la prevalencia de síntomas de dermatitis atópica en niños
de 6 o 7 años durante un período mínimo de un año presentó una gran variabilidad
entre distintas zonas geográficas: se acerca a ese 20 % en Inglaterra o Australia
mientras que presenta valores inferiores al 2 % en China o Irán. Estudios recientes
parecen indicar que la prevalencia de dermatitis atópica va en aumento en algunos
países, presentando valores estables en los últimos años, como en el caso de
Dinamarca o Japón. No obstante, un estudio realizado en Suiza en niños de 5 a 7
años constata la estabilización de la prevalencia de asma alérgica y de
rinoconjuntivitis entre 1991 y 2001, mientras persiste el incremento de la dermatitis
atópica, especialmente entre las niñas.
Las zonas urbanas presentan una prevalencia mayor que las rurales dentro de los
países desarrollados, y las clases sociales altas se encuentran más afectadas. En

14

cuanto a la afectación por sexos un estudio entre adolescentes de 12 a 16 años
encontró una prevalencia mayor en las mujeres (25,7 %) que en los varones (17
%). Mortz CG, Lauritsen JM, Bindslev-Jensen C, Andersen KE.Prevalence of
atopic dermatitis in adolescents.The Odense Adolescence Cohort Study on Atopic
Diseases and Dermatitis.Br J Dermatol. 2001;144:523-
32.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11260009?dopt=Abstract
Un reciente trabajo realizado entre niños de 5 a 7 años diferencia entre eccema de
tipo atópico y no atópico (siendo este último aquel que sólo presenta los datos
clínicos de dermatitis atópica, pero sin sensibilización a ningún alérgeno). Los
resultados muestran una frecuencia global de eccema mayor en las niñas,
mientras que la frecuencia de eccema atópico es igual en ambos sexos.
Möhrenschlager M, Schäfer T, Huss-Marp J, Eberlein-König B, Weidinger S, Ring
J, et al. The course of eczema in children aged 5-7 years and its relation to atopy:
differences between boys and girls. Br J Dermatol. 2006;154:505-13.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16445783?dopt=Abstract
En el 45 % de los casos en niños el comienzo de la dermatitis atópica se produce
durante los primeros 6 meses de vida, en el 60 % durante el primer año y en más
del 85 % antes de los 5 años de edad. Se ha postulado que el 30 % de los niños
con dermatitis atópica desarrollan asma y el 35 % rinoconjuntivitis. Akdis CA,
Akdis M, Biber T, Bindslev-Jensen C, Boquniewicz M, Eigenmann P, et al;
European Academy of Allergology and Clinical Immunology/American Academy of
Allerg.y, Asthma and Immunology. Diagnosis and treatment of atopic dermatitis in
children and adults: European Academy of Allergology and Clinical
Immunology/American Academy of Allergy, Asthma and Immunology/PRACTALL.
Consensus Report.J Allergy ClinImmunol. 2006;118:152-69
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16815151?dopt=Abstract
Un estudio multicéntrico de cohortes realizado en Alemania mostró que la
presencia de sibilancias precoces en el niño y un patrón de sensibilización
determinado eran los principales predictores de la existencia de asma en la edad
escolar, independientemente de la presencia de dermatitis. Sin estos dos factores

15

asociados, el eccema en edades tempranas por sí solo no aumentaba el riesgo de
asma

4.3.3. FACTORES DE RIESGO
Estrés emocional, las infecciones, las alteraciones de la piel, obesidad, elementos
ambientales y aditivos en los alimentos, entre otros.
4.3.4. ETIOPATOGENIA
Existen numerosos factores implicados y buena parte de ellos todavía no son bien
conocidos, como tampoco lo es la relación existente entre los mismos.
4.3.4.1. Mecanismos inmunológicos y bioquímicos
Esta aceptado que existen alteraciones inmunológicas implicadas en el desarrollo
de la dermatitis atópica, pero persisten controversias en la relación causa-efecto,
el tipo de anomalías implicadas y la relación entre ellas.
En el origen del eccema atópico parece existir un ciclo que se retroalimenta: el
prurito y el daño mecánico producido por el rascado inducen la producción de
citocinas pro inflamatorias (IL-1, IL-18, TNF-, GM-CSF) que reclutan a los
leucocitos en la piel. Las distintas poblaciones leucocitarias se activan a través de
diferentes procesos; los linfocitos sufren una diferenciación a la vía Th2 inducidos
por las células dendríticas; estas células dendríticas muestran asimismo una
capacidad aumentada para la presentación de antígenos y se unen a los
complejos IgE-antígeno. Los complejos IgE-antígeno inducirán asimismo la
agregación y activación de los mastocitos. Las células Th2 activadas liberan IL-4 e
IL-13, que suprimen la producción de péptidos antimicrobianos (defensinas 2 y 3).
Virus, bacterias y hongos se aprovechan de esta disminución, colonizando la piel y
liberando productos proinflamatorios (superantígenos, proteoglicanos y ácido
lipotecoico) que amplificarán la activación leucocitaria. Con esta activación se

16

incrementa la liberación de mediadores inflamatorios, como las proteasas y la IL-
31, que perpetúan el prurito.
En un estudio reciente se ha abierto la puerta a nuevas interrelaciones, en
concreto con la obesidad. Un trabajo con más de 400 niños de 10 años de edad
encontró niveles menores de adiponectina en los que padecían dermatitis atópica.
La adiponectina regula el metabolismo energético, y valores bajos también se han
asociado con resistencia a la insulina, obesidad y mayor riesgo de enfermedades
cardiovasculares.
También se ha publicado hace poco tiempo algún trabajo que extiende el estudio
del óxido nítrico exhalado más allá del asma. Hasta ahora se había observado su
elevación en asmáticos, valorándose como marcador de inflamación bronquial. En
un trabajo llevado a cabo en niños en Holanda se encontró que los que padecían
dermatitis atópica tenían valores de óxido nítrico exhalado menores que los que no
presentaban dermatitis, independientemente de la presencia de asma. Esto
debería llevar a la investigación del papel del óxido nítrico más allá de la patología
bronquial. Van Asch CJ, Balemans WA, Rovers MM, Schilder AG, Van der Ent
CK. Atopic disease and exhaled nitric oxide in an unselected population of young
adults. Ann Allergy Asthma Immunol. 2008;100:59-65.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18254484?dopt=Abstract

4.3.4.2. Genética
La asociación familiar de la dermatitis atópica y el elevado nivel de concordancia
entre gemelos univitelinos indican una importante implicación de las alteraciones
genéticas en su patogenia. Por otra parte, la asociación con asma y rinitis
alérgicas señala alteraciones genéticas que se correlacionan con los
desequilibrios inmunes de tipo Th2. Se ha implicado un grupo de genes
localizados en el cromosoma 5q31-33, que regulan la producción de interleuquinas
de la vía Th2 como son las IL-3, 4, 5 y 13, así como el GM-CSF. También se han

17

identificado polimorfismos en la región que codifica el receptor de la IL-4 (16q12) y
mutaciones en la región promotora del gen RANTES (17q11) que influirían en la
expresión de la dermatitis atópica.
Asimismo se han asociado polimorfismos en el gen SPINK5 (afectado en el
síndrome de Netherton) en el eccema atópico, así como mutaciones en el gen de
la filagrina, implicado en la ictiosis vulgar y con elevada frecuencia de portadores
en la población europea.
Por otra parte se han encontrado coincidencias en el análisis genético entre
dermatitis atópica y psoriasis, en concreto los loci 1q21, 17q25 y 20p, lo que
podría indicar algún tipo de relación entre estas dos enfermedades inflamatorias

4.3.4.3. Factores ambientales
El incremento que se ha producido en la prevalencia de la dermatitis atópica
infantil en los países desarrollados ha dado lugar a la aparición de múltiples
teorías sobre posibles factores ambientales implicados.
Los incrementos observados en la prevalencia de patología alérgica
probablemente dependan más de factores ambientales que de otras
características del individuo. Esto parece sustentarse con estudios como los
realizados en población alemana, donde se obtienen prevalencias
significativamente diferentes de enfermedades alérgicas entre el Este y el Oeste,
siendo las características genéticas de los individuos similares, pero con marcadas
diferencias ambientales y socioeconómicas, especialmente antes de la unificación.
Alrededor del 33 % de los niños con dermatitis atópica moderada a grave
presentan positividad para IgE específica frente a alguna proteína alimentaria.
Este es un valor mucho más alto que en la población normal; no obstante,
solamente una minoría de esos alérgenos presenta relevancia clínica,

18

comprobada por pruebas de provocación. Por otra parte, en un estudio publicado
recientemente se ha correlacionado la presencia de alergia a las proteínas del
huevo con una mayor gravedad del eccema atópico y con un mayor tiempo de
evolución de las lesiones.
La alimentación con leche materna ha sido citada repetidamente como factor
protector de dermatitis atópica; un metaanálisis realizado por Gdalevich et al
mostró que la alimentación exclusiva con leche materna durante los tres primeros
meses de vida se asocia con una menor incidencia de dermatitis atópica, pero
solamente en aquellos niños con antecedentes familiares de primer grado de la
enfermedad.
Ha recibido mucha atención la «hipótesis de la higiene» que promulga que la
menor exposición de los niños a gérmenes que se produce en las zonas
desarrolladas puede evitar una adecuada maduración del sistema inmunológico.
De este modo, una menor incidencia de infecciones en edades tempranas
condicionará una mayor probabilidad de padecer dermatitis atópica. Esta teoría ha
dado lugar a múltiples estudios, que han sido recientemente revisados en su
mayoría por Flohr et al. En estos trabajos no se ha podido establecer una relación
causal consistente entre la infección por algún patógeno concreto y la menor
incidencia de dermatitis atópica. Por otra parte, Zutavern et al han elaborado un
estudio de cohortes históricas con más de 4.000 niños en los que se analizaba la
exposición a infecciones respiratorias (pudiendo el niño desarrollar infección
clínicamente o no). El resultado fue que la exposición a infecciones respiratorias
durante el embarazo y durante el primer año de vida tenía un efecto protector en el
desarrollo posterior de atopia (tanto dermatitis como asma o rinitis).
Se ha observado en dos estudios de cohortes que los niños que son enviados a la
guardería presentan una menor incidencia de dermatitis atópica. El contacto con
animales constituye un motivo de discusión, ya que algunos trabajos no han
encontrado diferencias, mientras otros concluyen un efecto preventivo de cara al
desarrollo de eccema atópico, e incluso en algún caso con disminución de la

19

concentración de IgE. En este mismo sentido se ha postulado que el crecimiento
en el medio rural, especialmente en granjas, podría tener un efecto beneficioso en
el desarrollo de atopia. Varios estudios no han encontrado asociación, pero un
estudio de cohortes sueco de larga duración encontró una reducción en la
incidencia de dermatitis atópica en los nacidos después de 1971 que habían
crecido en granjas.
También se ha estudiado el efecto de la exposición a endotoxinas, un grupo de
polisacáridos de la superficie celular de bacterias gramnegativas. Éstas podrían
ser inductoras de IL-10 e interferón-alfa, además de servir de explicación a la
influencia de las mascotas y el entorno agrícola en la frecuencia de dermatitis
atópica. Se ha observado en dos estudios de cohortes que los niños que están en
contacto con endotoxinas durante los primeros meses de vida desarrollan
dermatitis atópica con menor frecuencia.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19087807

4.3.5. CLINICA
Se presentan según el tipo de eczema y la edad del paciente. Se han dividido en
tres fases:
Fase del lactante: Va desde los 2 meses hasta los 2 años de vida. Se presenta
un eczema agudo el cual consiste en placas eritematosas y descamativas, con
costras serohemáticas, intensamente pruriginosas, las cuales generalmente son
húmedas y exudativas. Se localizan en mejillas y partes extensoras de las
extremidades.
Fase del escolar: Ocurre desde los 2 años hasta los 12 años; las lesiones son de
aspecto subagudo, hay mayor presencia de pápulas, las cuales forman placas
eritemato-descamativas, con escoriaciones y liquenificación, secundarias al
intenso prurito, localizadas en pliegues de flexión antecubital, poplíteo, muñecas,
tobillos y caras laterales del cuello.

20

Fase del adulto: Desde la adolescencia en adelante. El eczema de tipo crónico,
caracterizado por liquenificación severa en los pliegues de flexión, con en
engrosamiento de la piel, escoriaciones, xerosis y marcado prurito. Estos
pacientes pueden haber sufrido desde un curso leve en la infancia o tener historia
de episodios crónicos y recidivantes.
En los primeros años las proteínas de la leche de vaca son los alérgenos más
comunes, le siguen el huevo, el pescado, las frutas como fresa y cítricos, en otros
países el maní y los distintos tipos de nueces. También se encuentran los Acaros
del polvo y los pólenes. La lactancia materna es un factor de protección pero no
es 100% efectivo, aún a través de la leche materna, se puede sensibilizar al bebe
a las proteínas de la leche de vaca que toma la madre.
En 1980, Hanifin y Rajka publicaron los criterios diagnósticos de dermatitis
atópica, los cuales han sido universalmente aceptados como estándar para el
diagnóstico de esta entidad clínica. Estos fueron divididos en criterios mayores y
menores, basados en su experiencia clínica:

Estigmas alérgicos asociados
Son signos clínicos, algunos más típicos que frecuentes.
Muchos se manifiestan en la cara dandoun aspecto característico:
• El signo de Hertoguees la desaparición o adelgazamiento de la cola de las cejas
• El signo de Dennie-Morgan, o doble o triple plieguedel párpado inferior.
• La palidez y eritema facial originan un contrastede las zonas eritematosas
afectadas y no afectadas,sobre todo en el triángulo nasogeniano y los párpados.
• Las escleróticas azules pueden estar presentes.
• La lengua geográfica parece ser más frecuente en la dermatitis atópica.
• La xerosis cutánea que se manifiesta con fina descamación, sobre todo en
superficies de extensión de las extremidades.
http://www.medigraphic.com/pdfs/revalemex/ram-2007/ram073e.pdf
4.3.6. Gravedad y calidad de vida

21

La valoración de la gravedad de la dermatitis atópica ha sido y es motivo de
controversia y se han diseñado varios índices para su medición objetiva. El más
conocido y utilizado es el SCORAD, que combina la medición de la superficie
afectada con la regla de los nueves y la presencia de 6 datos clínicos:
eritema/pigmentación, edema/pápulas, exudado/costra, excoriación,
liquenificación/prurigo y xerosis. Se añade además una valoración del prurito y de
la alteración del sueño. A mayor puntuación, mayor gravedad, estableciéndose
tres grados principales: leve con una puntuación menor de 15, moderada entre 15
y 40 y grave por encima de 40. Este índice ha sido cuestionado sobre todo en su
relación con la afectación subjetiva por parte del paciente y sus familiares. Se han
postulado otros parámetros para evaluar la gravedad del cuadro, como por
ejemplo la combinación de tres signos clínicos que han demostrado ser
predictores independientes de gravedad: excoriación, eritema y edema/pápulas.
Holm EA, Wulf HC, Stegmann H, Jemec GBE.Life quality assessment among
patients with atopic eczema.Br J Dermatol. 2006;154:719-25.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16536816?dopt=Abstract
Por otra parte, se han desarrollado varias pruebas no invasivas para la medición
objetiva de la gravedad, como son la medida de la pérdida de agua
transepidérmica, la evaluación del eritema y la pigmentación mediante
espectroscopia, la ecografía de alta frecuencia para identificar el edema o la
evaluación del perfil epidérmico para estudiar la descamación y la rugosidad
cutáneas. Todos estos estudios pueden ser útiles tanto en la evaluación de la
gravedad como en la investigación de la fisiopatología de la enfermedad.


4.3.7. DIAGNOSTICO
No hay pruebas especificas para el diagnostico de la Dermatitis atópica, este se
basa en criterios específicos que tengan en cuenta los antecedentes del paciente
y las manifestaciones clínicas.
En 1980, Hanifin y Rajka publicaron los criterios diagnósticos de dermatitis
atópica, los cuales han sido universalmente aceptados como estándar para el

22

diagnóstico de esta entidad clínica. Estos fueron divididos en criterios mayores y
menores, basados en su experiencia clínica, el diagnostico se hace cuando el
paciente presenta tres o más de los criterios mayores (siendo indispensable el
prurito) y tres o más de los menores.
Ya establecido el diagnostico, se recomienda una reevaluación durante el curso
clínico de la enfermedad, para asegurar la exactitud del diagnostico , con el fin de
prevenir morbilidades como sobreinfección de las lesiones.

CRITERIOS MAYORES (Tres Ó Más):


CRITERIOS MENORES (Tres ó más):
Prurito Características de “facies atópicas”:
palidez facial o eritema, parches
hipopigmentados, oscurecimiento
infraorbitario, pliegues infraorbitarios de
Denny Morgan, queilitis, conjuntivitis
recurrentes y pliegue anterior del cuello.
Morfología y distribución de las lesiones
típicas
Disparadores de la dermatitis atópica:
comidas, factores emocionales,
factores medioambientales e irritantes
de la piel tales como lana, solventes y
sudor.
Liquenificaciónflexural (adultos). Complicaciones de la dermatitis
atópica: susceptibilidad a
infecciones virales y bacterianas,
alteración en la inmunidad mediana
por células, reactividad inmediata de
las pruebas de parche, elevación de
la IgE sérica, queratocono y catarata
subcapsular anterior.

Liquenificación en cara y superficies Otros:edad de inicio temprano, piel

23

extensoras (niños). seca, ictiosis, hiperlineabilidad
palmar, queratosis pilaris,
dermatitis de manos y pies,
eczema del
pezón, dermografismo blanco,
prominencia folicular.

Dermatitis crónica y recidivante.
Historia familiar o personal de atopia.


4.3.8. TRATAMIENTO
El primer paso en el abordaje terapéutico es romper el “ciclo de prurito-rascado”
que es lo que por lo general perpetúa la enfermedad. Evitar los desencadenantes,
controlar los factores agravantes en el medio ambiente, restaurar la función de
barrera de la piel e hidratar la piel con emolientes y fármacos tópicos u orales para
tratar el prurito y la inflamación.
Este tipo de dermatitis debe ser manejada teniendo como principio la educación
sobre la enfermedad a toda la familia del paciente.
El tratamiento debe incluir tres aspectos:
 El tratamiento especifico.
 El análisis del medio ambiente en que vive el niño y su familia.
 La educación a todas las personas involucradas en la enfermedad.
Como guía para el manejo se creó el A, B, C, D, E, del tratamiento:
A: Ambiente
B: Baño
C: Cremas

24

D: Drogas
E: Educación

Ambiente
El control del medio ambiente es fundamental, para que el niño permanezca libre
de recidivas o reactivaciones de su enfermedad. El clima cálido mejora el cuadro,
mientras que el clima frio lo empeora. Se Deben evitar los desencadenantes, estos
varían entre los pacientes. El papel de los aeroalérgenos tales como los ácaros, el
polvo, epitelios de perros y gatos. El cuarto donde duerme el paciente debe estar
libre de ácaros, deben evitarse las alfombras, cobijas de lana y todo aquello que
pudiera facilitar la acumulación de polvo; las ropas oclusivas y apretadas, tejidos
ásperos, las fibras sintéticas y la lana. Se recomienda utilizar prendas de algodón
o de fibras naturales, holgadas y lisas, evitar el uso de detergentes, blanqueadores
y suavizantes para el lavado de la ropa. En pacientes con dermatitis atópica grave
la incidencia de alergia alimentaria se ha estimado aproximadamente en el 40 %
de los casos, puede manifestarse como urticaria y los alimentos más
frecuentemente asociados son la leche, la soya, el huevo y el maní.

Baño
Debe hacerse en forma de ducha rápida, con jabones suaves, usarlos solo en
axilas, genitales y áreas glúteas. Evitar la fricción excesiva de la piel o el uso de
instrumentos que la produzcan como estropajos, cepillos para el cuerpo, entre
otros. No debe ser con agua muy caliente, pues empeora el prurito, se debe
realizar hidratación de la piel, tan a menudo como sea necesario para mantener la
piel suave durante todo el día.
El baño ayuda a hidratar la piel y puede ser una medida de tratamiento eficaz ya
que facilita la penetración de los medicamentos tópicos como los esteroides.

25




Cremas
La aplicación debe ser las veces necesarias en el día para mantener la piel
húmeda y suave (incluso si no hay inflamación presente).

La aplicación debe ser inmediatamente después de secarse. La combinación de la
hidratación y el uso de un humectante pueden ayudar a restablecer y/o preservar
la función de barrera de la piel y además, se debe tener presente que el uso de las
cremas hidratantes pueden contribuir a reducir la necesidad de esteroides tópicos.

Corticoesteroides tópicos: Son la terapia predominante en la dermatitis atópica,
ya que proporcionan un control eficaz de los síntomas, gracias a que son buenos
anti-inflamatorios, antiproliferativos, inmunosupresores, y vasoconstrictores.
Suprimen la liberación de citoquinas inflamatorias y actúan sobre una variedad de
células inmunes incluyendo los linfocitos T, monocitos,macrófagos, células
dendríticas y sus precursores. Convencionalmente han sido utilizadas emulsiones
de desonida e hidrocortisona y esteroides más potentes como los “Soft Esteroides”
entre los cuales están el Aceponato de hidrocortisona, furoato de mometasona,
fluticasona y budesonida.Todo niño que reciba tratamiento con esteroides tópicos
debe ser evaluado a la semana de iniciar el tratamiento y posteriormente cada 2 a
4 semanas.
http://pediatrics.aappublications.org/content/122/4/812.full.pdf+html
Inhibidores tópicos de la calcineurina (TCIs): Son agentes inmunosupresores
que han demostrado ser eficaces para el tratamiento de la Dermatitis Atópica. Los

26

TCIs, Pimecrolimus y Tacrolimus, actualmente está aprobado en Canadá para la
segunda línea del tratamiento intermitente de los pacientes inmunocompetentes
de 2 años de edad y mayores con Dermatitis atópica, moderada a severa. Por lo
general se reserva este tratamiento para pacientes con enfermedad persistente
y/o erupciones frecuentes que requieren tratamiento continuado con corticoides
tópicos, o en los pacientes gravemente afectados en pequeñasáreas de la piel
(alrededor de los ojos, la cara, cuello y los genitales), donde la absorción sistémica
y el riesgo de atrofia con corticoesteroides son de particular
interés.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3245437/?tool=pubmed
En Colombia esta aprobado el Tacrolimus crema al 0.03% en niños, y el
pimecrolimus en crema al 0.1% para niños de 3 meses en adelante

Drogas:
Antihistamínicos: No existen muchos estudios que demuestren la eficiencia en la
desaparición del prurito con los antihistamínicos de primera generación
(Hidroxicina, difenhidramina, clorferinamina), pero si tienen un buen efecto
sedante, lo cual les ayuda a mejorar el sueño a estos pacientes con dermatitis
atópica. Por lo tanto estos agentes pueden ser considerados para el tratamiento
adyuvante a corto plazo delos pacientes que experimentan los brotes atópicos y
con dificultad para dormir o rascarse periódicamente durante el sueño. En niños
escolares sonpreferibles los antihistamínicos poco sedantes como la cetirizina y la
loratadina o los no sedantes como la desloratadina, levocetirizina y fexofenadina.
Antibióticos: El creciente conocimiento de sobreinfección por Staphylococcus
Aureus en las lesiones, es una posible justificación para el uso de antibióticos en
el tratamiento de la dermatitis atópica. Aunque el tratamiento con antibióticos por
lo general reduce o elimina totalmente la colonización por el S. Aureus, la mejoría
clínica no es consistente o sostenida, y la recolonización por lo general se
acumula dentro de 4 a 8 semanas. En un ensayo controlado desde el Reino unido
con 50 niños con Dermatitis Atópica y lesiones clínicamente no infectadas, se

27

trataron con Floxacilina por vía oral versus placebo, pero no hubo diferencia
significativa en la puntuación clínica después de 4 semanas de tratamiento.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3114666/?tool=pubmed

Educación:
Quizás es el aspecto más importante en el manejo del niño con dermatitis atópica.
Se les debe dedicar el tiempo necesario para explicarles tanto al niño como a sus
familiares de las características de la enfermedad, su curso y su pronóstico. El
niño debe conocer cuáles son los factores que desencadena, agravan y mejoran el
cuadro clínico.
El tiempo dedicado a educar a los pacientes y a los cuidadores tiene un efecto
positivo sobre la mejoría de la enfermedad. Existen unas instrucciones
fundamentales que deben seguir por largo plazo los pacientes afectados por
dermatitis atópica: tener por escrito instrucciones sobre qué, cuándo y cómo usar
un medicamento. Además, el paciente y su familia deben ser instruidos sobre los
pasos a seguir en caso de que se produzca un brote o recaída.
Asimismo se considera que las fórmulas hidrolizadas reducen la incidencia de
dermatitis atópica, sin embargo no reducen la incidencia de asma, según
resultados obtenidos de un estudio alemán de intervención alimenticia infantil, el
cual se le aplicó a 2252 recién nacidos durante los tres primeros años de vida,
este fue un estudio aleatorio de doble ciego donde se compararon estas formulas
hidrolizadas con leche de vaca.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17240440
4.3.9 Complicaciones
La dermatitis atópica sino se le realiza un tratamiento oportuno puede producir
ciertas complicaciones como las que citaremos a continuación:

28

Sobreinfección por bacterias: Staphylococcusaureus y streptococcus B
hemolítico.
Sobreinfecciones por virus: como el eczema herpéticum (raros), verrugas
vulgares, molusco contaginoso, complicaciones oculares (queratocono, uveítis
anterior, cataratas sub-capsulares, herpes simple ocular).
Infecciones por hongos: Especialmente dermatofitos, pitiriasis versicolor
Cicatrices permanentes: leucomelanodermias secundarias a picadura por
insectos.

4.4Marco conceptual
Dermatitis: La dermatitis es una inflamación de la piel causada por la exposición a
una sustancia irritante. El grado de inflamación es afectado por el tipo de piel
(pigmentación, sequedad, vellosidad), edad, sexo, estación del año, historial de
enfermedades de la piel o alergias anteriores e higiene personal.
Atopia: Mecanismo inmunitario que representa enfermedades atópicas, las cuales
se constituyen por un trastorno alérgico mediados por el efecto y acción de los
anticuerpos por IgE sobre las células.
Eosinofilia: Aumento de los eosinofilos.
Prurito: Sensación desagradable y molesta de la piel que induce a rascarse.
Puede ser local o generalizado.
Costras: capa exterior dura solidificada formada por un exudado seco, de restos
de sangre, pus o suero frecuente en procesos dermatológicos y en la fase final de
la curación de quemaduras y lesiones
Liquenificación: adquisición por parte de la piel sana o de una dermatosis, de los
caracteres propios del liquen, especialmente en consecuencia del rascado

29

Xerosis: Sequedad de la piel o de la conjuntiva y otras membranas mucosas. Las
principales causas son la desnutrición y la dermatitis atópica; es una condición
común de la piel que puede estar presente en personas de cualquier edad.
Produce un doble problema, por un lado de efecto estético estéril táctil y visual
desagradable y por otro produce prurito el mismo que puede llegar a ser muy
intenso.
Alérgenos: Sustancias que pueden provocar una reacción alérgica. Los alérgenos
son sustancias que, en algunas personas, el sistema inmunitario las reconoce
como “extrañas” o “peligrosas” pero que en la mayoría de las personas no causan
ninguna respuesta. Entre los más comunes abarcan, químicos, polvo, fármacos,
alimentos, perfumes, plantas, polen, humo.
Ácaros: Son pequeños arácnidos no visibles a simple vista (200-500 micras) que
viven habitualmente en nuestro hogar. Concentrándose en gran números en los
lugares donde encuentran las condiciones de alimentación, calor y humedad. Se
encuentran principalmente en alfombras y tapicería, colchones, almohadas y
sillones o sofás, también puede encontrarse en productos alimenticios
almacenados en la vivienda.
Queratosis pilaris: Es una afección cutánea, en la cual una proteína de la piel
llamada queratina, forma tapones dentro de los folículos pilosos, no empeora con
el tiempo y a menudo desaparece con la edad, es más común en los pacientes
que tienen la piel muy seca o dermatitis atópica y parece ser hereditaria. En lo
escasos leves se encuentran protuberancias pequeñas similares a la “piel de
gallina” en la parte posterior de los brazos. La textura de la piel se asemeja al
papel de lija muy áspero.
Antihistamínicos: Fármacos que impide la acción de la histamina en las
reacciones alérgicas, a través del bloqueo de sus receptores. Existen cuatro tipos
de receptores de histamina, H1, H2, H3 y H4, aunque formalmente se reconoce
como antihistamínico al antagonista de los receptores H1 (relacionados con la
rinitis y con la dermatitis alérgica) y H2 (que actúa sobre la secreción de ácido

30

clorhídrico), aunque en este último caso se utilizan cada vez menos para el
tratamiento de la úlcera péptica , siendo desplazados por los inhibidores de la
bomba de protones (omeprazol y medicamentos similares). Los antagonistas de
los receptores H1 juegan un rol muy importante en inhibir los efectos de la
histamina en el músculo liso. Particularmente, la constricción de ellos en los
ductos de la bilis y los nodos linfáticos en el sistema inhiben los efectos
vasoconstrictores que se producen cuando las células endoteliales liberan
histaminas y otros vasodilatadores. También bloquean el aumento de
permeabilidad capilar y la formación de edema. Los antagonistas H1 bloquean las
secreciones lacrimales, la saliva y otras, pero no las secreciones gástricas. Un
efecto adverso es que las antagonistas H1 que entran en el torrente sanguíneo
producen sueño.














31






5. METODOLOGIA

5.1 Tipo de investigación

Observacional descriptivo transversal


5.2 Población y muestra
Todos los niños que acudieron al Hospital San Jerònimo de Monterìa – Córdova a
la urgencia pediátrica en el año 2013.

5.3 Técnicas de recolección de información
La técnica utilizada para la investigación son las historias clínicas del Hospital San
Jerónimo de Montería – Córdova en el año 2013.

5.4. Hipótesis y Variables
VARIABLE DEFINICION NATURALEZA
DE LA
VARIABLE
INDICADOR CATEGORIZACION NIVEL DE
MEDICION
EDAD Número de Cuantitativa Años Proporción

32

años de los
pacientes
o razón
SEXO Genero de los
niños
Cualitativa Masculino /
femenino
Nominal
Dicotomico
ESTRATO
SOCIOECONOMICO
Clasificación
de la
población con
características
similares en
cuanto a
grado de
riqueza y
calidad de
vida
cuantitativa 1,2,3,4,5,6 y
7
Ordinal
politomico
COMORBILIDAD Presencia de
1 o más
trastornos a
parte del
trastorno de
base
cualitativa Rinitis, conjuntivitis
y asma bronquial
Nominal
politomico
PLIEGUES DE
FLEXION
Líneas
pronunciadas
de la dermis
cualitativas Flexión antero
cubital, poplíteo,
muñeca, tobillos,
cara laterales del
cuello
Nominal
politomico
EOSINOFILIA Presencia o
ausencia en
los niños
cualitativa Si o No Nominal
dicotómico
LACTANCIA
MATERNA
Alimentación
con la leche
de la madre
cualitativa Exclusiva /
complementaria
Nominal
dicotómico
GRADO DEL
PADRE
Nivel del
grado militar
cualitativa Capitán, oficial,
suboficial, marino,
soldado e infantes
Ordinal
politomico

33

ANTECEDENTES
FAMILIARES
Presencia o
ausencia de
dermatitis
atópica en la
familia
cualitativa Si o no Nominal
dicotómico
FACTORES
EMOCIONALES
Interconsulta
por psicología


cualitativa Si o no Nominal
dicotómico
PRUEBA DE IgE Examen de
laboratorio
Cualitativa Si o no Nominal
dicotómico
ANTECEDENTES
DE INFECCIONES
Episodio de
infección sin
asociación de
la dermatitis
Cualitativas Virales, bacterianas
o fúngicas
Nominal
politomico
FRECUENCIA DE
CONSULTA POR
DERMATOLOGIA
Número de
veces que
acudió al
dermatólogo
Cuantitativa 1-3, 3-6, 6-
9, 9-12,12-
15, 15-18,
18-21
Proporcional
o de razón
SENSIBILIDAD AL
CALOR
Exacerbación
de la
dermatitis por
elevación de
la
temperatura
Cualitativa Si o no Nominal
dicotómico
MEDICAMENTOS Fármacos
utilizados para
el tratamiento
cualitativa Tacrolimus
Pimecrolimus
Cremas hidratantes
(urea)
Nominal
politomico


5.5. Técnicas de análisis de resultados

34

Para el análisis y procesamiento de la información se realizara:
- Formato
- Software de almacenamiento (excel)
- Estadísticas descriptivas


6. RECURSOS HUMANOS

6.1 Recursos Físicos:
Fotocopias
Historias clínicas

6.2: Recursos Institucionales:
Hospital San Jerónimo de Montería – Córdova.









35







7. Presupuesto



Contrapartida
(Universidad del Valle)
Co-financiador
(Hospital San Jerónimo
de Montería)
Total
Personal
Auxiliar de archivo $ 46.400 $ 46.400
Asesor $ 100.000 $ 100.000
Papeleria
Fotocopias $ 40.000 $40.000
Impresiones $ 60.000 $60.000
Transporte
Desplazamientos $ 80.000 $ 80.000
TOTAL $ 280.000 $ 46.400 $ 326.400

36







8. Cronograma





37







9. Bibliografía
 Badash, Michelle MS. Factores de Riesgo para Dermatitis Atópica,
MedUNAB, [Revista en Internet] 2002 [acceso 4 de Agosto de 2010].
Disponible en:
http://www.google.com.co/url?sa=t&source=web&cd=2&ved=0CBgQFjAB&u
rl=http%3A%2F%2Fhealthlibrary.epnet.com%2FGetContent.aspx%3Ftoken
%3D0d429707-b7e1-4147-9947-
abca6797a602%26chunkiid%3D122963&rct=j&q=factores de riesgo para
dermatitis
atopica&ei=gYttTMCvKIaCsQOBh_n7Cg&usg=AFQjCNGXiSZ5woqvdZhJxs
wfOU718wTjwQ&cad=rja.

 Barrera, Antonio MD. Dermatitis atópica. Sociedad Colombiana de Pediatría
Seccional Atlántico .[Internet] .[acceso 4 de agosto de 2010] Disponible en:
http://www.pediatriaatlantico.org/articulos/dermatitis_atopica.htm


 Guia nutrición salud [monografía en internet]. 2008 [acceso 4 de Agosto de
2010]. Disponible en: http://www.guia-nutricion-salud.com/dermatitis-
atopica-en-ninos.html


38

 Santiago Mali, Álvaro José. Eczema Infantil: Dermatitis atópica.
Netdoctor.es [Revista en internet]. 2008. [acceso 4 de Agosto de 2010].
Disponible en:
http//www.netdoctor.es/XML/verArticuloMenu.jsp?XML=000126.

 Vasquez Lobo, Armando Jose. Dermatitis Atópica. MedUnab [revista en
Internet] 2002. [Acceso 4 de Agosto de 2010]. Disponible en:
http://www.accessmylibrary.com/article-1G1-146221848/dermatitis-atopica-
revisin-de.html.


 Dermatitis atópica. Centro inmunológico colombiano [monografía en
internet] 2007. [Acceso 8 de Agosto de 2010]. Disponible en:
http://amigoscic.com/dermatitis.htm