Está en la página 1de 29

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER

Facultad de Ingenierías Fisicoquímicas
Escuela de Ingeniería Química
Laboratorio de Procesos

PRÁCTICA # 1: MINIEVAPORADOR
INFORME DE LABORATORIO
Victor A. Guerrero Quintero
1
, Mónica L. Rojas Flórez
2
, Everth A. Vargas Rubio
3

1
Cód. 2063454,
2
Cód. 2063246,
3
Cód. 2073829
GRUPO N° 4


RESUMEN


Mediante el uso de un minievaporador compuesto por un minievaporador, un condensador y un
equipo de termosifón, se concentró una solución azucarada preparada previamente. Se
registraron las temperaturas de las corrientes del proceso y los volúmenes de condensado
obtenidos en distintos tiempos, se tomaron muestras de la solución que se iba concentrando
con el paso del tiempo y se hizo una análisis de las concentraciones obtenidas de dichas
muestras. Mediante balances energéticos se calcularon las pérdidas de calor y la eficiencia del
evaporador y el condensador. También se cálculo la razón de recirculación y se hizo estudio del
efecto termosifón del equipo.


1. INTRODUCCIÓN

Los procesos de transmisión de calor
acompañados por un cambio de fase son
más complejos que el simple intercambio de
calor entre fluidos. Un cambio de fase
implica la adición o substracción de
cantidades considerables de energía
calorífica a temperatura constante o casi
constante. La velocidad del cambio de fase
puede estar regida por la velocidad de
transmisión de calor, pero más
frecuentemente, está gobernada por la
velocidad de nucleación de burbujas, gotas
o cristales, y por el comportamiento de la
nueva fase una vez formada. La
condensación de vapores sobre superficies
tubulares más frías que la temperatura de
condensación del vapor es de gran
importancia en los procesos en los que
intervienen vapores tales como los de agua,
hidrocarburos y otras sustancias volátiles.
Un caso especial ocurre con tanta
frecuencia que se considera como una
operación individual, que se denomina
evaporación. El objetivo de la evaporación
es concentrar una disolución consistente en
un soluto no volátil y un disolvente volátil.
En la mayor parte de las evaporaciones el
disolvente es agua. La evaporación se
realiza vaporizando una parte del disolvente
para producir una disolución concentrada.
La evaporación difiere del secado en que el
residuo es un líquido a veces altamente
viscoso en vez de un sólido; difiere de la
destilación en que el vapor es generalmente
un solo componente y, aun cuando el vapor
sea una mezcla, en la evaporación no se
intenta separar el vapor en fracciones;
difiere de la cristalización en que su interés
reside en concentrar una disolución y no en
formar y obtener cristales. Normalmente, en
evaporación el producto valioso es el líquido
concentrado mientras que el vapor se
condensa y se desecha. Sin embargo, en
algún caso concreto puede ocurrir lo
contrario. Entre los ejemplos típicos de
procesos de evaporación están la
concentración de soluciones acuosas de
azúcar, cloruro de sodio, hidróxido de sodio,
glicerina, gomas, leche y jugo de naranja.
En estos casos, la solución concentrada es
el producto deseado y el agua evaporada
suele desecharse. En otros, el agua que
contiene pequeñas cantidades de minerales
se evapora para obtener agua libre de
sólidos que se emplea en la alimentación de
calderas, para procesos químicos especiales,
o para otros propósitos. Actualmente se
están desarrollando y usando procesos de
evaporación de agua de mar para obtener
agua potable.

Características del Líquido

La solución práctica a un problema de
evaporación está profundamente afectada
por el carácter del líquido que se concentra.
Precisamente es la gran variedad de
características de dichos líquidos (que
demanda criterio y experiencia en el diseño
y operación de evaporadores) lo que amplía
esta operación desde una sencilla
transmisión de calor hasta un arte
separado. A continuación se comentan
algunas de las propiedades más importantes
de los líquidos que se evaporan.

Concentración: Aunque la disolución que
entra como alimentación de un evaporador
puede ser suficientemente diluida teniendo
muchas de las propiedades físicas del agua,
a medida que aumenta la concentración la
disolución adquiere cada vez un carácter
más individualista. La densidad y la
viscosidad aumentan con el contenido de
sólido hasta que la disolución o bien se
transforma en saturada o resulta
inadecuada para una transmisión de calor
adecuada. La ebullición continua de una
disolución saturada da lugar a la formación
de cristales, que es preciso separar pues de
lo contrario obstruyen los tubos. La
temperatura de ebullición de la disolución
puede también aumentar
considerablemente al aumentar el contenido
de sólido, de forma que la temperatura de
ebullición de una disolución concentrada
puede ser mucho mayor que la del agua a
la misma presión.

Solubilidad: A medida que se calienta la
solución y aumenta la concentración del
soluto o sal, puede excederse el límite de
solubilidad del material en solución y se
formaran cristales. Esto limita la
concentración máxima que puede obtenerse
por evaporación de la solución. En la
mayoría de los casos, la solubilidad de la sal
aumenta con la temperatura. Esto significa
que, al enfriar a temperatura ambiente una
solución concentrada caliente que proviene
de un evaporador puede presentarse una
cristalización.

Formación de espumas: En algunos casos,
los materiales constituidos por soluciones
cáusticas, soluciones de alimentos como
leche desnatada y algunas soluciones de
ácidos grasos, forman espuma durante la
ebullición. Esta espuma es arrastrada por el
vapor que sale del evaporador y puede
producir pérdidas de material.

Sensibilidad térmica de los materiales:
Muchos productos, en especial los alimentos
y otros materiales biológicos, son sensibles
a la temperatura y se degradan cuando ésta
sube o el calentamiento es muy prolongado.
Entre ellos están los materiales
farmacéuticos; productos alimenticios como
leche, jugo de naranja y extractos
vegetales; y materiales químicos orgánicos
delicados. La cantidad de degradación está
en función de la temperatura y del tiempo.

Presión y temperatura: El punto de
ebullición de la solución está relacionado
con la presión del sistema. Cuanto más
elevada sea la presión de operación del
evaporador, mayor será la temperatura de
ebullición. Además, la temperatura de
ebullición también se eleva a medida que
aumenta la concentración del material
disuelto por la acción de la evaporación.
Para mantener a un nivel bajo la
temperatura de los materiales
termosensibles suele ser necesario operar a
presiones inferiores a 1 atm, esto es, al
vacío.

Formación de incrustaciones y materiales de
construcción: Algunas soluciones depositan
materiales solidos llamados incrustaciones
sobre las superficies de calentamiento.
Estas incrustaciones se forman a causa de
los productos de descomposición o por
disminución de la solubilidad. El resultado
es una reducción del coeficiente de
transferencia de calor, lo que obliga a
limpiar el evaporador. La selección de los
materiales de construcción del evaporador
tiene importancia en la prevención de la
corrosión.

Tipos de evaporadores

En un evaporador usualmente, el calor es
suministrado por condensación de un vapor
(como vapor de agua) en contacto con una
superficie metálica, con el líquido del otro
lado de dicha superficie. El tipo de equipo
usado depende tanto de la configuración de
la superficie para la transferencia de calor
como de los medios utilizados para lograr la
agitación o circulación del líquido. A
continuación se analizan los tipos generales
de equipo.

Marmita abierta o artesa: La forma más
simple de un evaporador es una marmita
abierta o artesa en la cual se hierve el
líquido. El suministro de calor proviene de la
condensación de vapor de agua en una
chaqueta o en serpentines sumergidos en el
líquido. En algunos casos, la marmita se
calienta a fuego directo. Estos evaporadores
son económicos y de operación simple, pero
el desperdicio de calor es excesivo. En
ciertos equipos se usan paletas o
raspadores para agitar el líquido.

Evaporador de tubos horizontales con
circulación natural: El banco horizontal de
tubos de calentamiento es similar al banco
de tubos de un intercambiador de calor. El
vapor de agua entra a los tubos y se
condensa; el condensado sale por el otro
extremo de los tubos. La solución a
ebullición está por fuera de ellos. El vapor
se desprende de la superficie líquida;
después, casi siempre se hace pasar por
dispositivos de tipo deflector para impedir el
arrastre de gotas de líquido y sale por la
parte superior. Este equipo, relativamente
económico, puede utilizarse para líquidos no
viscosos con altos coeficientes de
transferencia de calor y para líquidos que no
formen incrustaciones. Puesto que la
circulación del líquido no es muy buena, son
poco adecuados para materiales viscosos.
En casi todos los casos, tanto este
evaporador como los que se estudian
después operan con régimen continuo, con
alimentación a velocidad constante y salida
de concentrado a velocidad constante.

Figura 1. Evaporador de tubos horizontales con
circulación natural.

Evaporador vertical con circulación natural:
En este tipo de evaporador se usan tubos
verticales en lugar de horizontales y el
líquido está dentro de los tubos, por lo que
el vapor se condensa en el exterior. Debido
a la ebullición y a la disminución de
densidad, el líquido se eleva en los tubos
por circulación natural, tal como se muestra
en la figura 2, y fluye hacia abajo a través
de un espacio central abierto grande, o
bajada. Esta circulación natural incrementa
el coeficiente de transferencia de calor. No
es útil con líquidos viscosos. Este equipo se
llama con frecuencia evaporador de tubos
cortos. Una variación de este modelo es el
evaporador de canasta, que usa tubos
verticales, pero el elemento de
calentamiento se cuelga en el cuerpo, de tal
manera que haya un espacio anular que
sirva de bajada. El modelo de canasta
difiere del evaporador vertical de circulación
natural, pues éste tiene un espacio central
en vez del anular como bajada. Este tipo se
usa con frecuencia en las industrias del
azúcar, la sal y la sosa cáustica.

Figura 2. Evaporador vertical con circulación natural.

Evaporador vertical de tubos largos: Puesto
que el coeficiente de transferencia de calor
del lado del vapor es muy alto en
comparación con el del lado del líquido que
se evapora, es conveniente contar con
velocidades altas para el líquido. En un
evaporador de tipo vertical con tubos largos
el líquido está en el interior de los tubos.
Estos miden de 3 a 10 m de alto, lo que
ayuda a obtener velocidades de líquido muy
altas. Por lo general, el líquido pasa por los
tubos una sola vez y no se recircula. Los
tiempos de contacto suelen ser bastante
breves en este modelo. En algunos casos,
como cuando la relación entre la velocidad
de alimentación y la velocidad de
evaporación es baja, puede emplearse
recirculación natural del producto a través
del evaporador, añadiendo una conexión de
tubería entre la salida del concentrado y la
línea de alimentación. Éste es un método
muy común en la producción de leche
condensada.

Figura 3. Evaporador vertical de tubos largos.

Evaporador de caída de película: Una
variación del modelo de tubos largos es el
evaporador de caída de película, en el cual
el líquido se alimenta por la parte superior
de los tubos y fluye por sus paredes en
forma de película delgada. Por lo general, la
separación de vapor y líquido se efectúa en
el fondo. Este modelo se usa mucho para la
concentración de materiales sensibles al
calor, como jugo de naranja y otros zumos
de frutas, debido a que el tiempo de
retención es bastante bajo (entre 5 y 10 s)
y el coeficiente de transferencia de calor es
alto.

Evaporador de circulación forzada: El
coeficiente de transferencia de calor de la
película líquida puede aumentarse por
bombeo provocando una circulación forzada
del líquido en el interior de los tubos. Para
esto se emplea el modelo de tubos
verticales largos de la figura 4 añadiendo
una tubería conectada a una bomba entre
las líneas de salida del concentrado y la de
alimentación. Sin embargo, los tubos de un
evaporador de circulación forzada suelen
ser más cortos que los tubos largos, tal
como se ilustra en la figura 4. Además, en
otros casos se usa un intercambiador de
calor horizontal externo e independiente.
Este modelo es muy útil para líquidos
viscosos.

Figura 4. Evaporador de circulación forzada.

Evaporador de película agitada: La principal
resistencia a la transferencia de calor en un
evaporador corresponde al líquido. Por
tanto, un método para aumentar la
turbulencia de la película líquida y el
coeficiente de transferencia de calor,
consiste en la agitación mecánica de dicha
película. Esto se lleva a cabo en un
evaporador de caída de película modificado,
usando un solo tubo grande enchaquetado
que contiene un agitador interno. El líquido
penetra por la parte superior del tubo y a
medida que fluye hacia abajo se dispersa en
forma de película turbulenta por la acción
de aspas de agitación vertical. La solución
concentrada sale por el fondo y el vapor
pasa por un separador para salir por la
parte superior.

Figura 5. Agitador de película agitada

Este tipo de evaporador es práctico para
materiales muy viscosos, pues el coeficiente
de transferencia de calor es mayor que en
los modelos de circulación forzada. Se usa
para materiales viscosos sensibles al calor
como látex de caucho, gelatina, antibióticos
y jugos de frutas. Sin embargo, tiene costo
alto y capacidad baja. Para los lectores
interesados en el tema, Perry y Green (P2)
incluyen estudios y descripciones más
detallados de equipos de evaporación.

Evaporador solar de artesa abierta: Un
proceso muy antiguo pero que todavía se
usa es la evaporación solar en artesas
abiertas. El agua salina se introduce en
artesas o bateas abiertas y de poca
profundidad y se deja evaporar lentamente
al sol hasta que cristalice.

En esta práctica llevaremos a cabo un
balance de masa y energía en un
evaporador. Realizaremos los cálculos
necesarios para el balance, además
comentaremos sobre en qué consiste la
evaporación y lo que sucede en la misma,
equipos de evaporación, métodos de
evaporación. Además hablaremos sobre
algunos puntos extras como lo son los
factores de proceso en la operación de
evaporadores.

Equipo usado en la práctica

Para el desarrollo de esta práctica se hizo
uso de un Minievaporador de película
ascendente, en el cual se concentró una
solución de agua azucarada. Los principios y
características con las que opera este
equipo se describen a continuación.
Un evaporador de película ascendente
consta de una calandria de tubos dentro de
una carcasa. El producto utilizado debe ser
de baja viscosidad debido a que el
movimiento ascendente es natural. Los
tubos se calientan con el vapor existente en
el exterior de tal forma que el líquido
asciende por el interior de los tubos, debido
al arrastre que ejerce el vapor formado. El
movimiento de dichos vapores genera una
película que se mueve rápidamente hacia
arriba. En estos tipos de evaporadores la
alimentación se produce por la parte inferior
del equipo y la misma asciende por los
tubos. El principio teórico que tienen estos
evaporadores se asimila al 'efecto sifón', ya
que cuando la alimentación se pone en
contacto con los tubos calientes, comienza a
producirse la evaporación, en donde el
vapor se va generando paulatinamente
hasta que el mismo, empieza a ejercer
presión hacia los tubos, determinando de
esta manera, una película ascendente. Esta
presión, también genera una turbulencia en
el producto que está siendo concentrado, lo
que permite mejor la transferencia térmica,
y por ende, la evaporación. En estos
evaporadores existe alta diferencia de
temperaturas entre la pared y el líquido en
ebullición. Cabe mencionar que la altura de
los mismos es limitada, ya que la capacidad
del vapor en arrastrar la película formada
hacia la parte superior del equipo no es
suficiente y determina la altura máxima
posible para el diseño. Son evaporadores en
los cuales se puede re circular el producto
concentrado, donde el mismo es enviado
nuevamente al interior del equipo, y de esta
forma, asegurar un correcto caudal de
alimentación. El método bajo el cual opera
el minievaporador es el de efecto simple, el
cual se describe a continuación.

De acuerdo la figura 6 la alimentación entra
a TF y en la sección de intercambio de calor
entra vapor saturado a TS. El vapor
condesado sale en forma de pequeños
chorros. Puesto que se supone que la
solución del evaporador está
completamente mezclado, el producto
concentrado y la solución del evaporador
tienen la misma composición y temperatura
T1, que corresponde al punto de ebullición
de la solución. La temperatura del vapor
también es T1, pues está en equilibrio con
la solución en ebullición. La presión es P1,
que es la presión de vapor de la solución a
T1. Si se supone que la solución a evaporar
es bastante diluida y parecida al agua, 1kg
de vapor de agua producirá
aproximadamente 1kg de vapor al
condensarse. Esto ocurrirá siempre que la
alimentación tenga una temperatura TF
cercano al punto de ebullición.

En el cálculo de la velocidad de
transferencia de calor en un evaporador se
emplea el concepto de un coeficiente total
de transferencia de calor. Se establece
entonces la ecuación:


Donde, q es la velocidad de transferencia de
calor, U es el coeficiente total de
transferencia de calor, A es el área de
transferencia de calor, Ts es la temperatura
del vapor que se condensa y T1 es el punto
de ebullición del líquido.


Figura 6. Diagrama simplificado de un evaporador de
efecto simple

Los evaporadores de efecto simple se usan
con frecuencia cuando la capacidad
necesaria de operación es relativamente
pequeña o el costo del vapor es
relativamente barato comparado con el
costo del evaporador.
Balances y parámetros de diseño en
evaporadores de efecto simple.
Las principales características de
funcionamiento de un evaporador tubular
calentado con vapor de agua son la
capacidad y la economía. La capacidad se
define como el número de libras de agua
evaporada por hora. La economía es el
número de libras vaporizadas por libra de
vapor vivo que entra en la unidad.
Capacidad
Si la alimentación que entra en el
evaporador está a la temperatura de
ebullición correspondiente a la presión
existente en el espacio de vapor, todo el
calor transmitido a través de la superficie de
calefacción es utilizado en la evaporación y
la capacidad es proporcional a q. Si la
alimentación está fría, el calor que se
requiere para calentarla hasta su
temperatura de ebullición puede ser
bastante grande y, consecuentemente, se
reduce la capacidad para un valor dado de
q, toda vez que el calor utilizado para
calentar la alimentación no está disponible
para la evaporación. Por el contrario, si la
alimentación está a una temperatura
superior a la de ebullición en el espacio de
vapor, una parte de la alimentación se
evapora espontáneamente mediante
equilibrio adiabático con la presión del
espacio de vapor y la capacidad es superior
a la correspondiente a q.
Economía de un evaporador
El principal factor que influye sobre la
economía de un evaporador es el número
de efectos. La economía también está
influenciada por la temperatura de la
alimentación. Si la temperatura es inferior a
la de ebullición en el primer efecto, para el
calentamiento de la carga se utiliza una
parte de la entalpía de vaporización del
vapor de agua y solamente una parte queda
disponible para la evaporación. Si la
alimentación está a una temperatura
superior a la de ebullición, la vaporización
súbita que se produce contribuye a generar
una evaporación adicional a la producida
por la condensación del vapor de agua.
Desde el punto de vista cuantitativo la
economía de un evaporador es totalmente
una cuestión de balances de entalpía.
Balances de entalpía en un evaporador de
simple efecto.
En un evaporador de simple efecto el calor
latente de condensación del vapor de agua
es transmitido a través de una superficie de
calefacción para vaporizar agua de una
disolución a ebullición. Se necesitan dos
balances de entalpía, uno para el vapor de
agua y otro para el lado de la disolución o
vapor. La Figura muestra
esquemáticamente un evaporador de tubos
verticales de simple efecto. La velocidad de
flujo del vapor de agua y del condensado es

̇ , la del líquido de alimentación es ̇

y la
del líquido concentrado es ̇ . La velocidad
de flujo de vapor hacia el condensador,
suponiendo que no precipitan sólidos del
líquido, es ̇

̇ . Por otra parte, sea Ts, la
temperatura de condensación del vapor de
agua, T la temperatura de ebullición del
líquido en el evaporador, y Tf la
temperatura de la alimentación.
Figura 7. Evaporador de simple efecto
Se supone que no hay fugas o arrastre, y
que no es preciso tener en cuenta las
pérdidas de calor en el evaporador. Se
desprecia también el hecho de que el vapor
de alta puede entrar sobrecalentado y que
el condensado puede salir subenfriado. Los
pequeños errores que se cometen al
despreciarlos se compensan
aproximadamente al no tener en cuenta las
pérdidas de calor desde el evaporador.
Con estas suposiciones la diferencia entre la
entalpía del vapor de agua y la del
condensado es simplemente

, el calor
latente de condensación del vapor de agua.
El balance de entalpía para el lado del vapor
de agua es:

̇

̇

Donde,

= velocidad de transmisión de calor a
través de la superficie de calefacción desde
el vapor de agua

= entalpía específica del vapor de agua

= entalpía específica del condensado

= calor latente de condensación del
vapor de agua
̇

= velocidad de flujo del vapor de agua

El balance de entalpía para el lado de la
disolución es
̇

̇

̇

̇
Donde,
= velocidad de transmisión de calor desde
la superficie de calefacción hacia el líquido

= entalpía específica del vapor

= entalpía específica de la disolución
diluida
= entalpía específica de la disolución
concentrada
En ausencia de pérdidas de calor, el calor
transmitido desde el vapor de agua hacia
los tubos es igual al transmitido desde los
tubos hacia la disolución y, por tanto, qs =
q. Así, igualando las ecuaciones (2) y (3):
̇

̇

̇

̇

̇
Balance de entalpía con calor de dilución
despreciable.
En este caso los balances de entalpía para
un evaporador de simple efecto pueden
calcularse a partir de los calores específicos
y las temperaturas de las disoluciones.

Si el calor específico de la disolución diluida
se supone constante para el intervalo de
temperatura comprendido entre

̇

(

)
Por otra parte

̇ )

Donde,

= calor específico de la
disolución diluida

= calor latente de vaporización
desde la disolución concentrada.
Si la elevación del punto de ebullición es
despreciable, puede considerarse

.
Finalmente, combinando las ecuaciones 6 y
7, se obtiene la expresión final para el
balance de energía del evaporador.

̇

(

) (̇

̇ )
Ventajas y desventajas

 Diseño sencillo
 Menor inversión y menores costes
operativos
 No se necesita electricidad
 No se necesita control de nivel
 Grandes superficies calefactoras en
un solo cuerpo
 Bajo tiempo y volúmenes de
residencia
 No apropiados para soluciones
precipitantes o incrustantes
 Con deltas pequeños de
temperatura, sus coeficientes de
transferencia de calor son pobres
 Alta sensibilidad a cambios leves en
las condiciones de operación

Aplicaciones

 Soluciones diluidas no incrustantes
 Soluciones no cristalizantes
 Líquidos claros
 Soluciones corrosivas
 Líquidos espumosos

Algunos ejemplos típicos de líquidos aptos
para evaporadores de película ascendente
son:
 Soluciones débiles de ácido sulfúrico
 Soluciones de sales inorgánicas
 Azúcar y derivados del azúcar
 Efluentes de la industria alimentaria
 Melazas y vinazas

Descripción física del equipo

Las partes principales del minievaporador
usado son las siguientes:

Evaporador: Es un intercambiador de calor
compuesto por un tubo interno concéntrico
y una carcasa externa de acero inoxidable.
En el espacio anular entre la carcasa y el
tubo fluye naturalmente vapor saturado el
cual es el fluido de calentamiento, en
contracorriente, por el interior del tubo fluye
la sustancia líquida a concentrar. En la parte
inferior del evaporador se encuentra una
pequeña válvula que permite tomar
muestras de la solución que ingresa al
mismo. El suministro de vapor es regulado
por una válvula de acuerdo a la medición de
un manómetro. La geometría del
evaporador presenta las siguientes
dimensiones: La longitud del evaporador es
de 55cm, el tubo interno presenta un
diámetro interno de 3.4925cm y un
diámetro externo de 3.81cm y el tubo
externo (carcasa) presenta un diámetro
interno de 4.625cm y un diámetro externo
de 5.08cm

Cámara de vapor (separador líquido-vapor):
Es un recipiente de vidrio en el cual se
deposita la solución a concentrar, además
hace el intercambio líquido-vapor de las
corrientes que llegan al mismo devolviendo
la solución líquida al evaporador y los
vapores al condensador, cuenta con un
trampa para sólidos en la salida de vapor y
permite la recirculación de líquido mediante
el efecto termosifón.

Condensador: Es un intercambiador de
calor multitubular a contracorriente, por el
interior de los tubos se desplaza el vapor
que sale luego como condensado y por la
carcasa se desplaza el líquido de
enfriamiento, la mayoría de veces agua
como en este caso. Este condensador
cuenta con 7 tubos internos con un
diámetro interno de 1.5875cm y un
diámetro externo de 1.905cm, mientras que
la coraza presenta un diámetro interno de
8.5725cmy un diámetro externo de 8.89cm,
la longitud del condensador es de 60cm y
está fabricado en acero inoxidable.

2. OBJETIVOS

General

El objetivo práctico de esta experimentación
en el laboratorio es concentrar una solución
de agua azucarada, mediante el uso de un
minievaporador, con el fin de explorar y
comprender la operación del mismo y los
fenómenos de transporte de calor que
intervienen en el proceso de evaporación,
como una aplicación de los conocimientos
teóricos aprendidos previamente durante la
formación como ingenieros químicos.

Específicos

 Hacer un reconocimiento detallado
del minievaporador (identificación de
sus partes y elementos), previo al
inicio de su operación.
 Observar la variación de la
concentración de la solución con
respecto al tiempo de operación del
proceso.
 Calcular distintos parámetros de
operación del proceso de
evaporación, tales como: Calor
transferido en el evaporador, calor
transferido en el condensador,
eficiencia del evaporador, eficiencia
del condensador y la relación de
recirculación.
 Identificar las variables que impiden
el funcionamiento óptimo del
minievaporador y concurrir sobre la
correcta manipulación de las
mismas.

3. MATERIALES Y MÉTODOS

Reconocimiento del equipo

Previamente al desarrollo de la práctica se
hizo un reconocimiento del equipo, es decir,
se identificó cada una de sus partes,
incluyendo las válvulas e instrumentos de
medición usados para su control y se
estudió el funcionamiento y aporte de cada
uno en la operación del minievaporador. A
continuación se presentan fotografías en las
que se identifican los aspectos
mencionados:


Imagen 1. Cuerpo del minievaporador
De acuerdo a lo señalado en las fotografías
se describe cada ítem:

1. Evaporador
2. Condensador
3. Cámara de vapor (separador líquido-
vapor), en esta cámara se vierte la
solución a concentrar, una vez
iniciado el proceso, aquí se recircula
la solución llegando a la temperatura
de saturación del agua, de esta
forma se separa la solución
concentrada del vapor de agua
saturado extraído de la solución. El
vapor de agua va hacia el
condensador y la solución líquida
hacia el evaporador para seguir
siendo concentrada
4. Alimentación del líquido de
enfriamiento
5. Salida del líquido de enfriamiento
6. Entrada de vapor de calentamiento
saturado proveniente de la caldera
7. Salida de la corriente de
calentamiento (ahora condensada)
8. Termómetro para la medición de la
temperatura de entrada del líquido
de enfriamiento
9. Termómetro para la medición de la
temperatura de salida del líquido de
enfriamiento
10. Termómetro para la medición de la
temperatura de entrada del vapor de
calentamiento
11. Termómetro para la medición de la
temperatura de salida del fluido de
calentamiento
12. Boquilla para verter la solución a
concentrar y posteriormente para la
ubicación de un termómetro para la
medición de la temperatura de la
solución
13. Termómetro para la medición de la
temperatura del condensado
14. Rotámetro para la medición del
caudal de alimentación de líquido
de enfriamiento
15. Manómetro para la medición de la
presión en el evaporador
16. Salida del condensado
17. Válvula para tomar muestra de la
solución concentrada
18. Válvula para el vaciado de la
solución concentrada final
19. Trampa para sólidos presentes en el
vapor de la solución
20. Recirculación de la solución. Por aquí
se recircula a la cámara la solución
(más concentrada y en el punto de
saturación) que sale del evaporador
21. Salida de la cámara hacia el
condensador, del vapor de agua
separado de la fase líquida de la
solución más concentrada
22. Salida de la cámara hacia el
evaporador, de la solución líquida
para concentrarla


Imagen 2. Sistema de suministro de vapor

23. Válvula centrada de vapor
24. Válvula reguladora de la presión de
vapor en el evaporador
25. Manómetro para medir la presión de
vapor usado como corriente de
calentamiento
26. Tubería hacia la entrada de vapor de
calentamiento del evaporador


Imagen 3. Salidas de líquido de enfriamiento y de
vapor de calentamiento condensado.

27. Salida del condensado vapor de
calentamiento
28. Salida del líquido de enfriamiento

Medición del caudal de alimentación
de líquido de enfriamiento (agua)

El primer procedimiento que se ejecutó fue
el que conllevará a la determinación del
caudal de flujo de entrada de líquido de
enfriamiento. Para esto se abrió la válvula
de agua, se dejó un nivel fijo en el
rotámetro, y se midió el volumen de agua
acumulado en una probeta en un tramo de
10 segundos, este procedimiento se realizó
3 veces. A continuación se muestra una
tabla de los datos obtenidos de dicha
experimentación
Volumen [ml] Tiempo [s]
Ensayo No. 1 1300 10.23
Ensayo No. 2 1350 10.31
Ensayo No. 3 1257 10.01
Tabla 1. Datos para la obtención del caudal de
alimentación de líquido de enfriamiento (agua).

Desarrollo de la práctica

Para la realización de la práctica debió
preparase en primera instancia la solución
azucarada que se requería concentrar, para
esto se diluyeron 500 g de azúcar en dos
litros de agua usando un agitador, luego se
vertió esta solución en una probeta y se le
siguió agregando agua hasta completar
cuatro litros de solución homogénea. Esta
solución se vertió en la cámara de vapor
usando un embudo (ver imagen 3).


Imagen 4. Vertido de la solución azucarada en la
cámara de vapor

Una vez vertida la solución se selló el orificio
con un termómetro que se usó para
registrar la temperatura de la solución en la
cámara y se tomó una muestra de la
solución vertida. Seguidamente se prosiguió
al ajuste del suministro de vapor de
calentamiento, para esto se abrió la válvula
central de vapor y se ajustó la de suministro
al evaporador de manera tal que se
alcanzará una presión (medida con el
manómetro) de 10 psi en el mismo.


Imagen 5. Ajuste del caudal de vapor de
calentamiento.

Se ubicó una probeta en la salida del
condensado de vapor de calentamiento
(salida de condensado en el evaporador) y
otra a la salida de condensado de vapor de
solución (salida de condensado en el
condensador) y a partir de ahí se estuvo
alerta a la salida de la primera gota de
condensado de vapor de solución. Una vez
vertida la primera gota de condensado de
vapor de solución se eliminó el condensado
de vapor de calentamiento y se colocó la
probeta nuevamente en la salida de
condensado de vapor de calentamiento. En
ese instante se alcanzó el equilibrio y a
partir de ese momento se hicieron las
siguientes mediciones cada 5 minutos hasta
completar nueve mediciones: volumen del
condensado de vapor de solución, volumen
del condensado de vapor de calentamiento,
temperatura a la salida y entrada del vapor
de calentamiento, temperatura a la salida y
entrada del agua de enfriamiento,
temperatura del condensado de vapor de
solución, temperatura de la solución. Para
efectuar correctamente este procedimiento
se dispuso de dos probetas adicionales, una
para la salida del condensado de vapor de
calentamiento y otra para la salida de
condensado de solución, para que una vez
cumplido los 5 minutos se remplazara
inmediatamente la probeta llena por la
probeta vacía en ambos casos y así medir
correctamente el volumen (ver imagen 6).


Imagen 6. Cambio de probetas en la recolección de
condensado de vapor de solución y de líquido de
enfriamiento, para la medición de los volúmenes.

Los datos registrados en este procedimiento
se encuentran consignados en la tabla 2
(ver anexo 1).

Paralelamente al procedimiento descrito
anteriormente se tomaron muestras cada 10
minutos de la solución que se va
concentrando, esto se hace abriendo la
válvula pequeña ubicada en la parte inferior
del evaporador.


Imagen 7. Toma de muestras de la solución
concentrada
Una vez recolectadas cinco muestras
(incluyendo la primera muestra de la
solución antes de procesarla), se tomó una
última muestra cinco minutos después, de
esta manera se completaron 6 muestras.
Justamente después de que se tomó la
última muestra se realizó el procedimiento
para la determinación de la velocidad del
fluido a la entrada del evaporador, esto
consistió en determinar el tiempo en el que
tarda la solución en recorrer una distancia
de 24 cm en la cámara de evaporación,
para hacer la correcta medición se tinturo la
solución con un colorante (KMnO4) con el
fin de observar de manera más precisa el
momento en el que la solución superara la
distancia establecida.

Distancia: 24cm
Tiempo: 3.55 s

Una vez hecho esto se cerraron todas las
válvulas de alimentación y se esperó hasta
que no hubiera más recirculación de líquido
y vapor y se vació el contenido de la
solución concentrada en una probeta para
medir el volumen total conseguido de la
solución concentrada. El volumen registrado
fue de 1350 ml. Finalmente, habiendo
terminado la operación del minievaporador,
las 6 muestras obtenidas de la solución
azucarada, fueron analizadas en términos
de la cantidad de sólidos suspendidos en
cada muestra, para esto se usó un
refractómetro previamente calibrado, el cual
arroja los grados brix de cada muestra de
solución concentrada. Los datos obtenidos
para cada muestra se encuentran
consignados a continuación.

Tiempo [min] Grados Brix
Muestra 1 0 11.3
Muestra 2 10 14.3
Muestra 3 20 15.4
Muestra 4 30 19.6
Muestra 5 40 25.6
Muestra 6 45 29.2
Tabla 3. Grados brix de las muestras de solución
concentrada.

Imagen 7. Medición de los grados brix de las
muestras en el refractómetro.

Los datos obtenidos para cada muestra se
encuentran consignados a continuación.

Tiempo [min] Grados Brix
Muestra 1 0 11.3
Muestra 2 10 14.3
Muestra 3 20 15.4
Muestra 4 30 19.6
Muestra 5 40 25.6
Muestra 6 45 29.2
Tabla 3. Grados brix de las muestras de solución
concentrada.

De esta manera finaliza la práctica
experimental hecha en el laboratorio, la
duración total de dicha práctica fue de 3
horas y se contó con la ayuda del personal
de laboratorio, quienes a parte de brindar
asesoría sobre el correcto funcionamiento
de los equipos e implementos usados,
fueron de ayuda útil en fases tales como la
de la terminación de la velocidad de flujo de
la solución y en la atención de las diversas
fallas del equipo tales como fuga y caídas
de presión.


4. CÁLCULOS Y RESULTADOS

Para realizar los cálculos y obtener los
resultados se tienen en cuenta las
siguientes suposiciones del proceso:

 La solución es incompresible
 El vapor que abandona la cámara es
agua esencialmente
 Las pérdidas por fricción son
despreciables
 Existe equilibrio termodinámico entre
las fases de líquido y vapor saturado
de la solución
 El calor de vaporización de la
solución es el mismo que el del agua
a las mismas condiciones de presión
y temperatura
 Flujos constantes de líquido de
enfriamiento y de vapor de
calentamiento suministrados

Determinación del caudal de
alimentación de líquido de
enfriamiento

De acuerdo a los datos consignados en la
tabla 1 se halla el caudal para cada ensayo
mediante la siguiente ecuación:

F: Caudal
V: Volumen
T: tiempo

Primer ensayo

Segundo ensayo

Primer ensayo

Conocidos los flujos para cada ensayo, el
caudal corresponderá al promedio de los
mismos.


El caudal de alimentación del líquido de
enfriamiento es entonces de 127.864 ml/s.

Cálculo de las pérdidas de calor en el
evaporador

Para efectuar el cálculo de las pérdidas de
calor en el evaporador (Qpe) es necesario
determinar con anterioridad el calor cedido
por el vapor de la caldera o calor
suministrado (Qcv) y el calor ganado por la
solución a concentrar (Qgs) o calor
aprovechado. En un evaporador donde no
ocurren pérdidas o donde estas son muy
despreciables, estos dos calores son iguales,
se cumple lo siguiente:

Dado que este no es el caso, las pérdidas
en el evaporador están dadas por la
diferencia entre Qcv y Qgs, entonces:

El calor cedido por el vapor de
calentamiento (Qcv) está dado por aquel
que implica su cambio de fase, es decir, el
calor latente, debido a que el vapor de alta
que entra al evaporador como vapor
saturado y sale como líquido saturado a la
misma temperatura, esto se comprueba en
los datos asignados en la tabla 2 del anexo
1 donde se registra la temperatura de
entrada y de salida del vapor de
calentamiento. Este calor se calcula de la
siguiente manera:

Donde,

= Volumen total de vapor de
calentamiento condensado
 = Densidad del agua

= calor latente de vaporización del
agua

El volumen total de vapor condensado se
toma de la tabla 2 y adicionalmente se
conoce que la densidad del agua es de 1
g/ml y que el calor latente de vaporización a
esas condiciones (111 °C) es de 2227.22
J/g, reemplazando tenemos:

= 5910 ml
= 1 g/ml

= 2227.22 J/g a 111 °C

Por otra parte, el calor ganado por la
solución azucarada en todo el proceso
(Qgs), o sea el calor total aprovechado, es
el resultado de la suma del calor latente que
implico el cambio de fase del agua presente
en la solución y el calor sensible que
ocasionó el cambio de temperatura de la
solución, al ecuación para su cálculo es la
siguiente:

Donde,

= Volumen total condensado del
vapor de la solución.

= Volumen total de la solución

= Densidad de la solución

= Densidad del agua

= calor latente de vaporización
del agua

= Capacidad calorífica de la
solución

= Delta de temperatura de la
solución

La capacidad calorífica de soluciones
azucaradas se calcula teniendo en cuenta
los grados Brix de la solución, la solución
azucarada inicial tenía 11,3 grados Brix (ver
tabla 3 del anexo 1), se tiene:

La densidad de la solución inicial se calcula
teniendo en cuenta los grados Brix de esta,
para una solución azucarada de 11.3 °Brix
hay 11.3 gramos de azúcar por cada 100
gramos de solución, la densidad de la
solución teniendo en cuenta al densidad de
la sacarosa (1.587 g/ml) y el agua será:

El delta de temperatura de la solución es la
diferencia entre la temperatura de salida de
la solución en el evaporador menos la
temperatura de entrada al mismo, entonces

Tin = 28 °C

Tout = 96 °C

El volumen total condensado del vapor de la
solución se toma de la tabla 2 del anexo 1,
Vsc = 2615 ml.

Reemplazando se tiene:

= 1 g/ml

= 2435.2 J/g a 96°C

= 4000

Calor sensible Calor latente

Las pérdidas de calor en el evaporador son
entonces:

Cálculo de la eficiencia energética en
el evaporador

La eficiencia energética en el evaporador
(ηe) está dada por el cociente del calor
aprovechado sobre el calor suministrado, en
este caso será:

Cálculo de las pérdidas de calor en el
condensador

De igual manera que en el evaporador, para
calcular las pérdidas de calor en el
condensador (Qpc) es necesario calcular el
calor suministrado y el calor aprovechado,
en este caso el calor suministrado es el
calor cedido por el vapor de agua de la
solución (Qcs) y el calor aprovechado
corresponde al calor ganado por el agua de
enfriamiento (Qga). En un condensador
donde no ocurren perdidas Qcs y Qga son
iguales en magnitud. Como no es el caso las
pérdidas en el condensador estarán dadas
por la diferencia entre estas:

El calor cedido por el vapor de la solución
concentrada corresponde a la suma del
calor latente para el cambio de estado de
dicha corriente y el calor que pierde para
disminuir su temperatura, de esta manera
se tiene:

Donde,

= Volumen total condensado del
vapor de la solución.

= Es la densidad del agua
condensada de la solución (1 g/ml)

= calor latente de vaporización
del agua

capacidad calorífica del agua

= Delta de temperatura del
vapor de agua de la solución en el
condensador

De la tabla 2 del anexo 1 se tiene que el
volumen total de la solución condensada es
de 2615 ml, además como se asume que el
vapor de la solución es esencialmente agua
la densidad se toma 1 g/ml, el calor latente
de vaporización a 96° C es de 2435.2 J/g, la
capacidad calorífica del agua es de 4.186
J/g°C y el delta de temperatura es el
siguiente:

Tout = 28 °C

Tin = 96 °C

Reemplazando;

= 2615 ml

= 1 g/ml
Calor sensible
Calor latente

= 2435.2 J/g

= 4.186 J/g°C

= 68 °C

Ahora bien, el calor ganado por el agua de
enfriamiento es un calor sensible en su
totalidad debido a que el líquido sólo
experimenta un aumento en la temperatura
y no ocurre un cambio de fase en el mismo.

Donde,

= Volumen total usado de agua
de enfriamiento

= Densidad del agua

= capacidad calorífica del agua
de enfriamiento

= Delta de temperatura del
agua de enfriamiento

El volumen total usado de agua de
enfriamiento se haya teniendo en cuenta el
caudal de alimentación del mismo y el
tiempo en el cual se suministró, este tiempo
es tomado de la tabla 2 del anexo 1 y el
flujo es el F promedio ya calculado de los
ensayos hechos:

Donde,

=


Reemplazando:

La densidad del agua se toma como 1 g/ml,
la capacidad calorífica del agua es de 4.186
J/g°C, y el delta de temperatura es la
diferencia entre la temperatura de salida y
la de entrada del agua de enfriamiento al
condensador:

Tout = 31 °C

Tin = 28 °C

Reemplazando hallamos el valor del calor
ganado por el líquido de enfriamiento:

= 4.186 J/g°C

= 1 g/ml

Las pérdidas de calor en el condensador son
entonces:

Cálculo de la eficiencia energética en
el condensador

La eficiencia energética en el condensador
(ηe) está dada por el cociente del calor
aprovechado sobre el calor suministrado, en
este caso será:

Cálculo del coeficiente global de
transferencia de energía en el
evaporador

El cálculo del coeficiente global de
transferencia de masa en el evaporador se
determina a partir de la siguiente ecuación
y de las consideraciones descritas acerca de
la misma:




Donde,

= Flujo de calor transferido desde el
vapor de calentamiento a la solución
azucarada
= Coeficiente global de transferencia de
energía
= Área efectiva del intercambiador de
calor

Despejando U se tiene:

En este caso Q sería el calor ganado del
calor aportado por el vapor de
calentamiento Qgs, ya calculado
anteriormente.

El área efectiva del evaporador es
equivalente al área de contacto del tubo
interno del mismo, por lo tanto:



Donde,

 D= Diámetro externo del tubo
interno del evaporador
 L= Longitud del evaporador


Estos valores se conocen de la descripción
física del equipo que se hizo en la
introducción, L= 55cm y D= 3.81cm,
reemplazando se tiene:



Se sabe que la temperatura del vapor de
agua saturado que se usa como corriente
de calentamiento es de 111 °C, dado que la
temperatura de la solución en el evaporador
permanece constante se toma este valor de
temperatura como la temperatura de la
superficie a través de la cual circula la
misma, entonces:

Reemplazando,



Cálculo de la relación de recirculación

La relación de recirculación de la solución
por efecto de termosifón está dada por la
siguiente ecuación:



Donde,

= Flujo volumétrico de la
solución al evaporador

= Flujo volumétrico del vapor
de solución en el condensador

El flujo volumétrico de la solución al
condensador se calcula teniendo en cuenta
el ensayo que se hizo para determinar la
velocidad de entrada de la solución al
evaporador, los datos que se obtuvieron son
los siguientes:

Distancia: 24cm
Tiempo: 3.55 s

Y la velocidad se calcula así:

Multiplicando la velocidad por el área
transversal del tubo interno del evaporador
se obtiene el flujo volumétrico de la solución
al evaporador, el área transversal del
evaporador es la siguiente:

El diámetro interno del tubo interno del
evaporador es 3.4925cm, entonces:

Entonces el flujo de la solución es:

El flujo volumétrico del vapor de la solución
en el condensador se calcula teniendo en
cuenta el volumen total condensado de
vapor de solución sobre el tiempo de la
operación:

Este volumen tomado de la tabla 2 dela
nexo 1 es equivalente a 2615 ml o cm3, se
recogió en un tiempo total de 45 min o
2700 s, entonces:

Entonces,

Cancelando la densidad


5. ANÁLISIS DE RESULTADOS

A continuación se hace un análisis de los
datos registrados y de los resultados
obtenidos de los cálculos

Análisis de la concentración en función
del tiempo de operación

De acuerdo a la tabla 3 del anexo 1 se
observa un claro aumento de los grados
brix a medida que transcurre el tiempo, es
decir, la muestra tomada a los 20 minutos
presenta mayor cantidad de solidos
suspendidos que la tomada a tan solo 10
minutos, así mismo, la muestra tomada a
los 30 minutos muestra mayor número de
grados Brix que la muestra tomada a los 20
minutos, este comportamiento se observa
hasta llegar a la muestra final tomada a los
45 minutos, la cual presenta mayor número
de grados brix que todas las anteriores. La
tendencia de los grados Brix en función del
tiempo se describe en la gráfica 1.


Gráfica 1. Variación de la concentración con respecto
al tiempo.
La gráfica anterior es una representación
directa de la variación de la concentración
de la solución azucarada con respecto al
tiempo. Se dice que es una medida directa
puesto que los grados Brix representan los
gramos de azúcar contenidos en 100
gramos de solución, de esta manera la
muestra tomada en tiempo 0, la cual arrojó
una medida de 11.3 °Brix en el
refractómetro, contiene 11.3 gramos de
azúcar por cada 100 gramos de solución o
por cada 88.7 gramos de agua. A partir de
esta gráfica se corrobora el proceso de
concentración que se llevó a cabo en el
evaporador. Este aumento de la
concentración es una clara consecuencia del
fenómeno de evaporación, y es similar a la
destilación debido a que la cantidad de
sólidos disueltos en la solución permanece
aproximadamente constante, mientras que
la cantidad de agua disminuye, es decir,
está ocurriendo una separación del agua y
el azúcar.

Si se formula una línea de tendencia de la
gráfica se obtiene el siguiente polinomio:

°Brix = 5E-05t
3
+ 0.0042t
2
+ 0.1023t +
11.323

R² = 0.9999
Este es un polinomio de grado 3 lo que
indica que a medida que transcurre el
tiempo, la solución se irá concentrando más
en tramos más pequeños de tiempo, o sea
que el aumento de los grados Brix se hace
mayor a medida que se concentra la
muestra, esto se debe a la disminución de
la capacidad calorífica de la solución a
medida que se concentra, lo que conlleva a
un menor gasto energético en la
evaporación a medida que se desarrolla la
misma, a continuación se muestra la
variación de la capacidad calorífica de la
solución concentrada con respecto al
tiempo.


Gráfica 2. Variación de la capacidad calorífica con
respecto al tiempo.

Análisis del comportamiento
energético del minievaporador y de las
pérdidas de calor

En primera instancia la solución azucarada
alcanzó un equilibrio líquido-vapor a una
temperatura de 96 °C, esto se observa
claramente en la tabla 2 en donde se
registra el mismo valor de temperatura de
la solución para todas las mediciones que se
hicieron.

Respecto a la temperatura del agua de
enfriamiento se registra la misma
temperatura en la entrada al condensador
en cualquier instante de tiempo, esta
temperatura de 28 °C equivale a la
temperatura ambiente a la que se obtiene el
agua de la tubería. La temperatura de salida
del agua de enfriamiento es de igual forma
constante alcanzando un valor de 31 °C.
Esto afirma que la temperatura del vapor de
agua de la solución que fluye es igualmente
constante. Esto concluye que el calor
ganado por el agua de enfriamiento es solo
calor sensible debido a que no se alcanza
una temperatura lo suficientemente alta
para que ocurra un cambio de fase en la
corriente.

Por otra parte la temperatura del vapor de
agua condensado de la solución alcanza a
descender a 28°C, lo que quiere decir que
sale como líquido subenfriado, o sea que el
calor cedido por esta corriente fue un calor
latente que implico su cambio de fase y un
calor sensible que implico la disminución de
su temperatura, esta temperatura es la
mínima a la que podía descender lo que
quiere decir que tal vez con un flujo menor
de agua de enfriamiento se hubiese
alcanzado el mismo efecto sin necesidad de
desperdiciar agua.


Los valores constantes de las temperaturas
mencionadas se corroboran en la siguiente
gráfica.


Gráfica 3. Valores constantes de temperatura en el
tiempo de operación del minievaporador

La temperatura del vapor de calentamiento
a la entrada del evaporador se mantuvo casi
constante, presentando sólo pequeñas
variaciones de 1 o 2 °C por arriba o por
debajo del valor más registrado en las
distintas mediciones, este valor es 111 °C.
De igual manera la temperatura del vapor
de calentamiento ahora condensado en la
salida del evaporador se mantuvo casi
constante, presentando también pequeñas
variaciones 1 o 2 °C por arriba o por debajo
del valor más registrado en las distintas
mediciones, este valor es 111 °C.

Como se observa la temperatura a la
entrada y a la salida del vapor de
calentamiento es la misma, esto quiere
decir que el calor que pierde la corriente de
vapor en el evaporador corresponde
únicamente al calor latente que implica su
cambió de fase, es decir, la corriente de
calentamiento entra al evaporador como
vapor saturado y sale como líquido saturado
a la misma temperatura, esto quiere decir
que aunque se aumente el flujo de vapor de
calentamiento en el evaporador, solo se
evaporará el agua de la solución que
implique la pérdida del calor latente del
vapor de calentamiento.


Gráfica 4. Variación de la temperatura de la
corriente de calentamiento a la entra y la salida del
evaporador

En la gráfica 4 se registran las pequeñas
variaciones de la temperatura de entrada y
salida de la corriente de calentamiento y
además se observa que la línea de la
variación de la temperatura de salida y
entrada con respecto al tiempo para las dos
casos es la misma en casi todo el tiempo,
presentando pequeñas diferencias de 1 °C
únicamente al principio y final de la
operación.

Las pérdidas de calor fueron considerables
debido a que tanto en el evaporador como
en el condensador el calor aprovechado es
menor que el calor suministrado, las
pérdidas de calor dieron valores de
y en el
evaporador y en el condensador
respectivamente, lo cual se justifica al
analizar las eficiencias energéticas
obtenidas, estas arrojaron valores de
para el evaporador y para el
condensador, y se corrobora al observar el
coeficiente global de trasferencia de calor
en el evaporador el cual dio algo bajo,
estos valores altos de pérdidas y bajos de
eficiencia son significativos a nivel
energético, es calor que puede ser
aprovechado y no desperdiciado, a nivel
industrial esto podría ocasionar grandes
pérdidas económicas, puesto que además
de desperdiciar energía, se tardaría más
tiempo en alcanzar la concentración
deseada en comparación a un evaporador
más eficiente en donde las eficiencias sean
mayores y las pérdidas menores. Esto se
debe a que el minievaporador no este
diseñado de tal manera que cuente con un
sistema de aislamiento en el evaporador, el
condensador y el equipo de termosifón, lo
que impediría la liberación de calor a la
atmósfera y por lo tanto menores perdidas
y mayores eficiencias, y en general un
proceso más óptimo.

A continuación se presenta una gráfica de
volumen condensado de vapor de solución y
volumen de vapor de calentamiento
condensado vs tiempo (datos tomados de la
tabla 2 del anexo 1).


Gráfica 5. Variación del volumen de condensado de
vapor de calentamiento y de condensado de vapor de
agua de la solución.
La anterior gráfica además de ilustrar la
variación del volumen condensado de vapor
de calentamiento y la variación del volumen
de condensado de vapor de agua de la
solución con respecto al tiempo, muestra la
relación que existe entre la cantidad de
vapor de calentamiento que debe
suministrarse al evaporador comparado con
la cantidad de agua evaporada que se logró
durante el proceso de operación del
minievaporador. Se observa un poco la
tendencia de que a mayor cantidad de
vapor de calentamiento condensado, hay
mayor cantidad de condensado de vapor de
agua evaporada de la solución. Estas
variaciones de volumen se dan por la caída
de presión de vapor de calentamiento que
se presentaban. Además se observa
claramente como al principio estos
volúmenes aumentan, luego permanecen
“constantes” y al final nuevamente tienden
a disminuir.

Efecto termosifón y relación de
recirculación

Se observó claramente en el proceso como
el efecto termosifón permite el transporte
natural de la solución en el sistema, es decir
sin necesidad de la presencia o instalación
de un compresor o una bomba, este
permite que la solución se desplace de
manera vertical y ascendente dentro del
evaporador por la disminución de densidad
de la solución por el calentamiento,
permitiendo así la recirculación de la misma.
Este efecto evita gastos adicionales
energéticos y económicos y por la
circulación se permite reconcentrar la
solución en una misma cochada.

El porcentaje de recirculación calculado dio
0.985 aproximadamente, lo que indica que
gran parte de la solución se recircula para
seguir siendo concentrada, es decir que más
de un 98% de la solución que entra al
evaporador se recircula (asumiendo la
densidad constante durante el proceso) y el
otro 2% es el agua de la solución que se
evapora, esto es muy provechoso ya que
permite realizar una evaporación más
eficiente y precisa lo que puede conllevar a
obtener valores finales muy altos de
concentración.

Solución final

La solución final obtenida ocupó un
volumen de 1350 ml y arrojó 29.2 grados
Brix en el refractómetro. El volumen total de
condensado de agua retirado fue de 2615
ml, la suma de estos dos volúmenes da
3965, lo que indica que unos 35 ml se
emplearon en muestras, se omitieron por
falta de precisión en las medidas y se
desperdiciaron en el vertido y vaciado.

En la solución concentrada final debería
haber presentes aproximadamente 500
gramos de azúcar. Teniendo en cuenta los
grados Brix de la solución final se tiene que
para 29.2 °Brix de solución azucarada la
densidad de la solución es de 1.12 g/ml,
multiplicando el volumen final de solución
concentrada obtenido 1350ml por la
densidad se tiene que la solución contiene
1513.46 gr de solución azucarada, si para
100 g de solución azucarada hay 29.2 g de
azúcar para 1350 hay 441.93 gr de azúcar
lo que quiere decir que casi todo el azúcar
está contenida en la solución concentrada
final.

Lo anterior se puede observar o analizar de
otra forma, teniendo en cuenta que la
solución final concentrada de volumen igual
a 1350 ml debería tener 500 g de azúcar
suspendidos o diluidos, se calcula entonces
de acuerdo a la densidad del azúcar (1.587
g/ml) que estos 500 g de azúcar deberían
estar ocupando un volumen de 315.06 ml y
el volumen restante debería ser agua, se
tienen entonces 1034.94 ml de agua que
por la densidad del agua (1 g/ml) equivalen
a 1034.94 g de agua; entonces se tienen
500 gramos de azúcar suspendida en la
masa total de solución que equivale a
153a.94 g (resultado de la suma de la masa
de azúcar y de la masa de agua presentes
en la solución), si se divide los gramos de
azúcar presentes en los gramos de la
solución se tiene que por cada gramos de
solución azucarada hay 0.326 gramos de
azúcar contenidos en la misma, si
multiplicamos este valor por 100 obtenemos
los grados Brix que debieron haberse
medido en la muestra final, esto equivale a
32.6 °Brix. Este análisis da una idea de la
cantidad de azúcar que se perdió en el
condensado del vapor de la solución. Esto
ocurre debido a que los procesos de
separación o de concentración tienen que
ver con el equilibrio líquido-vapor entre los
componentes de la solución, si el equilibrio
se toca el vapor de agua arrastra partículas
de azúcar que van finalmente a parar al
condensado del vapor de la solución, esto
se podría evitar agregando un solvente que
rompa el equilibrio y permita hacer la
separación más efectiva.


6. CONCLUSIONES

 Se comprobó mediante la práctica la
utilidad que brinda el
minievaporador para concentrar
soluciones, ya que fue posible
concentrar la solución de agua
azucarada desde 11.3 ° Brix hasta
29.2 °Brix, está concentración es
posible elevarla aumentado el
tiempo de la cochada, ya que como
se comprobó el aumento de la
concentración es proporcional al
transcurso del tiempo.
 Las pérdidas energéticas calculadas
tanto para el evaporador como para
el condensador muestran que es
debido implementar un sistema de
aislamiento que impida las pérdidas
de calor hacia la atmósfera, para
que de esta forma se puedan
aprovechar la energía suministrada y
la eficiencia tanto en el evaporador y
el condensador aumente.
 Las fluctuaciones observadas en las
mediciones de temperatura y la
variación de los volúmenes de los
condensados, son resultado de las
variaciones de flujo de vapor de
calentamiento o las caídas de
presión del mismo, ocasionadas por
el sistema de suministro de vapor
del laboratorio, ya que este mismo
vapor se usa para otras distintas
operaciones en las mismas
instalaciones, esto podría
compensarse adicionando un
sistema de control, automático que
una válvula reguladora de flujo de
vapor.
 La evaporación usando vapor de
agua a la temperatura de saturación
resulta ser bastante útil para
concentrar soluciones, ya que el
vapor, al suministrar su calor
latente, facilita la generación de dos
fases en la solución a concentrar y
así concentrar la solución debido a
que la cantidad de solidos
suspendidos en la fase líquida
permanece constante.
 Dada la presencia de azúcar en el
condensado de vapor de agua de la
solución, sería necesario diseñar un
sistema de evaporación de efecto
múltiple el cual re-evapore el
condensado de la solución o quizá
un sistema por etapas que ayude a
mejorar la separación de los
componentes de la solución.
 Claramente la medición de los
grados Brix es una medida directa
de la concentración de las soluciones
y facilita la observación del
fenómeno de la evaporación ya que
el uso del refractómetro es sencillo y
rápido, este es un método más
práctico que otros para la
determinación de concentración de
las soluciones.
 Son útiles los conocimientos
termodinámicos y de fenómenos de
transferencia de calor a la hora de
determinar el comportamiento
energético de equipos tales como el
minievaporador.
 Los cálculos realizados no son del
todo exactos puesto que para su
efectuación se hicieron
consideraciones que en otro caso
podrían alejar bastante los
resultados obtenidos de los reales.
 Un evaporador configurado de tal
forma que ocurra un efecto
termosifón llega a ser muy útil, ya
que evita el uso de bombas para
inducir el flujo y la recirculación de
la solución, de manera que esta
asciende por efectos
termodinámicos.


7. BIBLIOGRAFÍA

 Mc CABE L. Warren, SMITH Julian,
HARRIOT Peter, Operaciones
Unitarias en Ingeniería Química,
Editorial Mc Graw Hill, cuarta
Edición, capítulo 16.
 LEVENSPIEL Octave, Flujo de Fluidos
e Intercambio de Calor, Editorial
Reverté 1993, Capítulos 9, 12, 13.
 GEANKOPOLIS, C. G. Procesos de
transporte y operaciones unitarias.
Tercera Edición. Editorial CECSA.
México. 1998. Páginas: 698-730
 http://es.scribd.com/doc/93609075/
Balance-de-Masa-y-Energia-en-Un-
Evaporador-de-Simple-Efecto



































































































ANEXO 3

FICHAS DE SEGURIDAD


ANEXO 1


Tiempo
[min]
T de
solución
[°C]
T de agua de
enfriamiento [°C]
T de vapor de
calentamiento [°C]
Condensado del vapor
de solución
Condensado
de vapor
Entrada Salida Entrada Salida T [°C]
Volumen
[ml]
Volumen
[ml]
0 96 28 28 111 111 28 0 0
5 96 28 31 111 110 28 280 670
10 96 28 31 111 111 28 310 665
15 96 28 31 111 111 28 300 700
20 96 28 31 110 110 28 300 675
25 96 28 31 111 111 28 295 610
30 96 28 31 110 110 28 300 770
35 96 28 31 111 111 28 290 640
40 96 28 31 112 112 28 280 680
45 96 28 31 111 110 28 260 500
VOLUMENES TOTALES REGISTRADOS 2615 5910
Tabla 2. Registro de datos de temperatura de las corrientes del proceso y los volúmenes de condensado medidos.


Tiempo [min] °Brix
0 11.3
10 12.9
20 15.4
30 19.6
40 25.6
45 29.2
Tabla 3. Grados brix de las muestras de solución concentradas tomadas en distintos tiempos durante el proceso


ANEXO 2

Diagrama de flujo del proceso




















Inicio de la
operación
Fin de la
operación