Está en la página 1de 3

Producto 2 Ensayo sobre la intervención

docente en el proceso de escritura del niño

La práctica docente del lenguaje escrito ha estado siempre inspirada
por la necesidad de que los alumnos escriban correctamente. El docente el
conducto por el cual el alumno debe lograr el dominio de la lectura y la
escritura.
Enseñar a leer y escribir es una de las funciones principales de la
educación básica, es quizás, la función esencial de la escolaridad obligatoria,
Pero para conseguir lo anterior, detrás del docente tiene que haber un apoyo
incondicional de las autoridades educativas y padres de familia, que se deben
de encargar de proveer de las herramientas necesarias y las condiciones
propicias para que los alumnos aprendan a leer y a escribir. La lectura y la
escritura son herramientas muy útiles para la comunicación cotidiana, a la vez
que permiten establecer contactos con distintos pueblos, culturas ,lugares.
Leer y escribir son medios que permiten a las personas
desarrollarse como ciudadanos en una sociedad democrática y participativa y
por tal motivo, una condición importante para que la escuela y los docentes del
país, asuman y revaloren el papel que les corresponde en la enseñanza de la
lectura y la escritura es la toma de conciencia de la importancia que estos dos
elementos tienen en la formación de ciudadanos integrales y con posibilidades
de éxito. Se dice que el niño es el protagonista de su propio proceso de
aprendizaje y que el rol del maestro no es el de enseñar en el sentido
tradicional de transmitir conocimientos, sin embargo, se sabe que el
aprendizaje solo es posible en la interacción con los otros, ya sean niños o
adultos y que el maestro tiene la responsabilidad de plantear problemas que
permitan a los niños descubrir nuevos aspectos del conocimiento, el maestro
juega, una condición importante para que la escuela y los docentes del país,
asuman y revaloren el papel que les corresponde en la enseñanza de la lectura
y la escritura. Como se mencionó anteriormente, para que el alumno pueda
aprender y apropiarse del conocimiento, necesita interactuar con él, y nosotros
como docentes tenemos que reconocer la importancia de favorecer que los
alumnos se enfrenten de manera activa a los textos mediante estrategias
como comparar, ordenar, reformular, comprobar, formular hipótesis,
reorganizar,etc.
Sin embargo, para que los alumnos puedan realizar este tipo de interacciones,
es necesaria la labor de nosotros los maestros, ya que nos corresponde crear
las condiciones en que los niños puedan realizar las acciones anteriores.
Algunas sugerencias para que los docentes podamos dirigir la relación que
tienen los alumnos con los textos, son las siguientes: mostrar las estrategias
que usa un escritor con experiencia con el fin de hacer evidentes las decisiones
y opciones que se presenten al desarrollar estas actividades, fungiendo el
docente como un modelo para los niños, facilitándoles la relación con la lengua
escrita; transmitan por escrito sus ideas y logren los aspectos deseados en el lector; a
diferencia del lenguaje hablado, la escritura tiene capacidad de que la persona que
escribe quizá no esté en contacto directo con los interlocutores, lo cual lleva a quien
escribe, a tomar decisiones sobre la manera más adecuada de expresarse, considerando
los contextos de sus transmitan por escrito sus ideas y logren los aspectos deseados en
el lector; a diferencia del lenguaje hablado, la escritura tiene capacidad de que la persona
que escribe quizá no esté en contacto directo con los interlocutores, lo cual lleva al
escritor a tomar decisiones sobre la manera más adecuada de expresarse, considerando
los contextos de sus potenciales lectores, plantear preguntas que les permitan
fijarse en un aspecto de la lectura, animar a los alumnos a dar explicaciones y
retarlos a lograr apreciaciones cada vez mas objetivas a través de la
confrontación con los propios textos o con opiniones de sus compañeros; leer
en voz alta y transcribir lo que los alumnos proponen, para que se centren en
la organización y lenguaje del texto; estimular a los alumnos a escribir de
manera independiente sin descuidar la calidad del trabajo, entre otras.