Está en la página 1de 3

¡Gaitán Vive!

Entrevista a don Julio Garzón, habitante del barrio la perseverancia, que en su juventud siguió la
doctrina y los discursos de Jorge Eliecer Gaitán.

Busto de Jorge Eliecer Gaitán ubicado en el barrio la perseverancia, hecho a mano por un habitante del
sector, el señor Luna, Gaitanista.

Don Julio Garzón es un habitante del barrio “La Perseverancia” -sector ubicado en
el centro de la ciudad, que en la época del liberalismo encabezado por Gaitán, fue
epicentro de sus incontables oratorias- Don Julio de ochenta y dos años de edad,
accedió con gran disposición a la entrevista y nos abrió las puertas de su casa y
de sus recuerdos para relatarnos la siguiente historia.
¿Quién fue Jorge Eliecer Gaitán?
“Jorge Eliecer Gaitán fue un gran caudillo del partido liberal. Antes de lanzarse a la
presidencia él fue alcalde, y cuando fue alcalde fue uno de promotores que
uniformó a los choferes (conductores de colectivos y busetas bogotanos) también
de él -siendo alcalde- salió la propuesta de los restaurantes en las escuelas.
El vino aquí (a la “Perseverancia”) en los años 44 y 45 a dictar sus conferencias,
dictaba sus discursos en la carrera quinta, en la casa de una familia que se
llamaban “Los Camacho”, luego vino a la carrera cuarta y luego a la tercera,
convirtiendo al barrio en epicentro de sus famosas oratorias. Él en sus discursos
atacaba mucho al liberalismo y al conservatismo – poco la iba con los dos
partidos- y en sus discursos decía „el día que se una el partido Liberal y el partido
Conservador, verán las consecuencias que van a acontecer en el país’ y hoy
estamos viendo esas consecuencias”.
¿Y que nos puede contar sobre el 9 de abril del 48?
“A Gaitán lo asesinaron el 9 de Abril del año 48 en la carrera séptima con calle
trece, siendo por ahí la una y media de la tarde, lo asesinó un señor de apellido
Roa. Este señor, viendo a Gaitán saliendo de su oficina –ahí en la calle trece- le
dio su balazo, entonces en ese momento el público que pasaba, enardecido fue
detrás de Roa; éste tuvo que refugiarse en una droguería, pero entonces la turba
enfurecida lo sacó de la farmacia. Lo linchó por toda la carrera séptima hasta
abajo – o sea la calle trece- a golpes y patadas lo mataron, no lo dejaron hablar.
Quién sabe si en ese momento, los mismos que mandaron matar al caudillo, no
les convenía que él “cantara” que él hablara y los denunciara.
Bogotá se transformó, todo eso de la Jiménez y la carrera séptima, eran casas
viejas, vino la turba enardecida y quemaron los tranvías, quemaron los almacenes;
robaron las Wisquerías y se „emborracharon‟ y a su paso iban robando cuanto
almacén encontraban”.
¿Cuáles fueron las consecuencias del “Bogotazo”?
“A raíz del 9 de abril, con el tiempo se transformó Bogotá hoy estamos viendo
cómo es la carrera séptima, ya está más cambiada, con otro estilo. La muerte de
Gaitán fue como un detonante para lo que hoy conocemos como las “F.A.R.C” en
ese tiempo eran muy poquitos –póngale cincuenta o cien – en esa época el que
comandaba eso era “Tiro Fijo” ellos eran de izquierda, eran casi de la misma
doctrina de Gaitán pero Gaitán nunca fue guerrillero”.
¿Cuáles considera usted que fueron los ideales de Jorge Eliecer Gaitán?
“Sus sueños eran que todo el obrero ganara lo que era justo, pagarle sus horas
extra como era justo, uniformar a los obreros, darle estudio a la gente de clase
baja y media –gratuita-.
A él por sus ideales, su carácter y por la forma en la que él se expresaba la gente
lo quería mucho. Él era una persona muy sencilla, le decían “El Negro” jugaba
tejo en esa época en Chapinero, en el campo “Villamil” (campo de tejo que ya no
existe) se tomaba sus cervezas y compartía con la gente.
¿Cuáles fueron los aportes que dejó Jorge Eliecer Gaitán?
“Él dejó en el pueblo la noción de que no hay liberales ni conservadores, sino que
debían ser uno solo, porque en esa época el liberal no podía ver al conservador;
porque si usted era liberal, y yo conservador, y usted me veía a mí con una
corbata azul, entonces me la cortaban con una tijera, o viceversa. Entonces lo
que él dejó fue la idea de una unión en el pueblo colombiano, que tuvieran sus
ideas políticas sí, pero dejando la violencia a un lado. También el cambio de este
país, ya que en ese tiempo se desprestigiaba mucho la clase obrera, y lo que él
hizo fue que se dejara la burocracia y se le pagara al obrero lo que era justo”.
¿Qué mensaje le gustaría dejarle usted a la juventud con respecto a este
personaje?
“Que tomen como un ejemplo a Gaitán, un hombre que repudiaba la guerra, un
hombre sencillo que buscaba el cambio y la transformación del país, que bonito
sería ver jóvenes que se levanten como se levantó Gaitán, que se mezcle con el
pueblo y busque la transformación de nuestro país”.
Por: Diego Nicolás Ojeda Garzón.

Intereses relacionados