Está en la página 1de 13

1

GENERALIDADES DEL SISTEMA MUSCULOESQUELETICO
Dr. René A. de la Fuente Valdez
Dr. Med. Nidia I. Ríos Briones

Los elementos básicos del sistema músculo-esquelético son los huesos (sistema óseo), músculos
(sistema muscular), articulaciones (sistema articular) y tejido conjuntivo. Este ultimo forma tanto
los ligamentos que mantiene unidos a los huesos, como tendones, que son estructuras que unen
los músculos y los huesos.

Los tejidos blandos sensibles al dolor son el periostio, la cápsula articular, los ligamentos
articulares, la membrana sinovial, los músculos y el tejido celular subcutáneo.

El dolor urente-punzante es el producido por los tejidos superficiales o en las raíces o troncos
nerviosos.

El dolor musculo esquelético es de tipo profundo, se percibe con dificultad, es sordo,
habitualmente difuso y frecuentemente acompañado por dolor referido. Una gonalgia, o dolor
articular, de la rodilla puede ser una manifestación de una coxopatía que se pone de manifiesto
ante una semiología correcta que demuestre la indemnidad de la rodilla y el compromiso de la
cadera.

El dolor mecánico artrósico aumenta con el transcurso del día.

En las espondilo artropatías, el dolor sacro ilíaco se exacerba en la madrugada y obliga al enfermo
a levantarse.

El dolor en la artritis gotosa se inicia por la noche.

El de la artritis reumatoide (AR), junto con la rigidez, es predominantemente matutino.

Los huesos debido a su dureza, proporcionan la resistencia como estructura y les permite
cumplir las siguientes funciones:
a).- formación del esqueleto rígido del tronco y extremidades para resistir cargas
mecánicas
b).- servir de palancas para la función locomotora del músculo esquelético
c).- proteger las vísceras vulnerables, por ejemplo, el cráneo para el cerebro, la
columna vertebral para la medula espinal y la caja torácica para el corazón y
los pulmones.

El hueso de todo el esqueleto como órgano proporciona dos funciones adicionales:
d).- contiene tejido hemopoyético de tipo mieloide para la producción de eritrocitos,
leucocitos y plaquetas
e).- y es el órgano de almacenamiento de calcio, fósforo, magnesio y sodio,
favoreciendo la homeostasis mineral del medio interno, almacenando o
liberando estas substancias según las necesidades.

Los huesos crecen en longitud por un proceso que implica osificación endocondral, pero su
crecimiento en grosor se produce por osificación intramembranosa.
2

La placa epifisiaria proporciona crecimiento en longitud de la metafisis y la diáfisis de un
hueso largo. Los huesos crecen en grosor por oposición gracias a los osteoblastos de la capa
interna o profunda del periostio.
La composición bioquímica del hueso es :
a).- Sustancia orgánica 30% (fibras de colágeno, proteínas no colágenos y osteocitos.
b).- Sustancia inorgánica (mineral) 60% (principalmente calcio y fósforo)
c).- Agua 10%.

El hueso esponjoso está diseñado para absorber la energía procedente de impactos sobre
las articulaciones (caminar, saltar). Por ello su estructura tridimensional de trabéculas delimita
cavidades llenas de elementos blandos a modo de esponja. Desde el punto de vista mecánico, las
estructuras porosas llenas de fluidos son el mejor sistema para absorber la energía procedente de
los impactos.

El hueso cortical se localiza preferentemente en la diáfisis de los huesos largos, con lo cual
mantiene la resistencia y disminuye el espesor. Con una menor anchura se adapta mejor a las
deformaciones en flexión y reduce las posibilidades de fracturarse. Su estructura tubular es la más
adecuada para soportar las fuerzas de tensión (compresión, torsión, tracción, flexión o sus
combinaciones).
Clínicamente las fracturas por tracción ocurren en el hueso esponjoso, por ejemplo la fractura del
calcáneo adyacente al tendón de Aquiles, debido a una fuerte contracción del tríceps sural. Las
fracturas más típicas por compresión son las de las vértebras y las fracturas de la metafisis distal
del radio en adultos (fractura de Colles).
Las fuerzas por angulación o flexión producen fracturas en tallo verde en los niños o transversas u
oblicuas cortas en las diáfisis de los adultos.
Las fuerzas de torsión provocan una fractura espiroidea.

El hueso trabecular es menos resistente a la fatiga que el hueso cortical. Las propiedades
mecánicas del hueso sometidas a carga repetida se acompañan de otros efectos mecánicos:
1.- pérdida de la dureza
2.- pérdida de la resistencia
3.- acumulación de deformación.

La fatiga representa un estimulo para la remodelación; si el daño sobrepasa esta capacidad de
reparación, sobreviene la fractura por fatiga. Por otro lado, si el daño acumulado ocurre en un
hueso normal, pero la capacidad de reparación es deficiente se produce una fractura patológica.
La mayor resistencia del hueso se observa entre los 20 y los 40 años. Hasta los 40 años los
procesos anabolizantes del esqueleto predominan sobre los catabolizantes.
Al llegar a la quinta década de la vida la pérdida de mineral óseo supera la formación de hueso
nuevo. El primer motivo de esta pérdida de resistencia es el catabolismo del calcio con progresiva
pérdida de masa ósea, la osteoporosis.


ARTICULACIONES Y CARTILAGO ARTICULAR
Existen cinco tipos diferentes de articulaciones en el cuerpo; cada una con características
particulares.-
1.- Sindesmosis.- es la articulación en que dos huesos están unidos solo por tejido fibroso,
como en las suturas de los huesos del cráneo, o en la tibia y peroné distal.
3

2.- Sincondrosis.- articulación con los extremos óseos unidos por cartílago; una placa
epifisiaria es una sincondrosis temporal, algunas articulaciones entre algunos de los huesos de la
base del cráneo los son también.

3.- Sinostosis.- una articulación que, en algún momento, se ha obliterado por una unión
ósea. Algunas sindesmosis y todas la sincondrosis finalmente se fusionan convirtiéndose en
sinostosis.

4.- Sínfisis.- una articulación en la que dos superficies opuestas están cubiertas por
cartílago hialino y unidas por fibrocartílago y tejido fibroso resistente. Puede haber una pequeña
hendidura central, pero no una verdadera cavidad articular. Permiten poco movimiento pero
proporcionan mucha estabilidad (articulaciones intervertebrales, pubis)

5.- Articulación Sinovial.- una articulación cuyas superficies opuestas están cubiertas de
cartílago hialino articular y unidas en la periferia por una cápsula de tejido fibroso que incluye una
cavidad articular que contiene líquido sinovial. Las articulaciones sinoviales proporcionan un
deslizamiento suave, autolubricante, sin fricción. El cartílago articular elástico actúa como
amortiguador para el hueso subcondral durante la carga. Sin embargo una vez lesionado, el
cartílago articular, a cualquier edad, por lesión o enfermedad, su capacidad de curación o
regeneración, bajo condiciones normales es tan limitada que el resultado inevitable es la artrosis
degenerativa progresiva. El liquido sinovial, claro, viscoso, amarillo pálido es un tipo de liquido
intersticial al que se agregan glucoproteinas y el lubricante ácido hialuronico; así tiene la doble
función de nutrir el cartílago articular y lubricar las superficies articulares.

MUSCULOS ESQUELETICOS
La propiedad básica del músculo esquelético es la contractilidad, que permite el
acortamiento del músculo, produciendo así movimiento (contracción isotónica); resistiendo el
alargamiento sin permitir la movilidad (contracción isométrica) o permitiendo el alargamiento
manteniendo la tensión (contracción excéntrica).
Cada fibra muscular es una célula multinucleada delgada, alongada, que varia en longitud,
según en que músculo se encuentre. Cada fibra se extiende desde su origen en un tendón o hueso
hasta su inserción en otro tendón que, a su vez, se inserta en otro hueso. El tejido conectivo que
envuelve cada fibra muscular se denomina endomisio; el que envuelve varios haces de fibras
musculares se denomina perimisio; el que envuelve el músculo en su conjunto se llama epimisio.

TENDONES Y LIGAMENTOS
Están compuestos por tejido conectivo denso que, por su alto contenido en fibras de
colágeno no extensible (tipo I) se conoce como tejido conectivo fibroso.
Así tanto los tendones como los ligamentos tienen una notable resistencia a la tensión,
aumentan su fijación al hueso en sus lugares de inserción con la continuación de sus fibras de
colágeno, que penetran en profundidad en la solidez del hueso cortical. Este anclaje es tan sólido
que ni siquiera lo arrancan las lesiones graves por tracción; en cambio se desgarra el ligamento o
tendón, o se arranca un fragmento de tejido óseo con el ligamento o tendón.

Las mialgias son frecuentes en los padecimientos virales y después de ejercicios físicos
desacostumbrados. Los calambres musculares son contracciones involuntarias y dolorosas de un
músculo o grupo muscular estriado, se presentan en la fatiga muscular, en la insuficiencia arterial
periférica, en la deshidratación extracelular e hiponatremia y en la uremia.
4

La impotencia funcional de una región o parte del organismo es manifestación frecuente
de las afecciones músculo esqueléticas, disminuye la acción muscular por pérdida de la fuerza o
por falta de apoyo de los músculos en sus inserciones tendinosas, ocurre en fracturas o lesiones
por tracción de apófisis óseas.

INTERROGATORIO Y EXPLORACION DEL SISTEMA MUSCULOESQUELETICO

El interrogatorio en las lesiones agudas difiere del de los padecimientos crónicos o no
traumáticos, en los primeros se investiga sobre el o los mecanismos de lesión, con ello a veces es
posible presumir el diagnostico, como en la fractura de Colles, en la espiroidea de la tibia y en las
fracturas de la cadera, entre otras, en otros casos el detalle en los antecedentes familiares orienta
hacia las numerosas enfermedades óseas hereditarias, como acondroplasia, fibromialgia, gota
articular, etcétera.
La ocupación y los entretenimientos exponen a ciertas lesiones, por ejemplo,
padecimientos de la columna vertebral en los que realizan esfuerzos agotadores por periodos
prolongados (obreros de la construcción, pesistas), esguinces, fracturas y luxaciones en lesiones
deportivas, entre otros.

La exploración física músculo esquelético se conduce en el siguiente orden:

Inspección general, estática y dinámica
Palpación
Movimientos articulares
Auscultación sobre articulaciones y vasos sanguíneos
Pruebas especiales para descubrir o excluir signos específicos.

Se observa la postura y la marcha, ésta requiere de un mecanismo neuromuscular integro, y de
esqueleto y articulaciones normales. La postura es la posición que adopta un sujeto, una mala
postura indica cansancio, tensión, desaliento, dolor, relajación, alteraciones físicas y emocionales.
En la buena postura los elementos óseos, musculares, tendinosos y todo el aparato de sostén
están en armonía y con tensión mínima en reposo; un cuerpo en postura normal es capaz del
máximo rendimiento físico. En la armonía postural se requiere:

1.-La no acentuación de las curvaturas normales de la columna
2.-Una posición intermedia del tórax entre la inspiración y la espiración.
3.-Que la circunferencia mayor del cuerpo se halle en el extremo inferior del
Esternón
4.-Que los hombros y las crestas iliacas estén a la misma altura (simetría)
5.-Que las articulaciones de la cadera, rodilla y tobillo soporten el peso sin esfuerzo, para
ello es necesario que una vertical que partan de la espina ilíaca antero superior pase por el centro
de la rótula y alcance el pie en el segundo o tercer dedo.
6.-Que la línea de gravedad del cuerpo pase por el vértex, orificio externo del conducto
auditivo, hombro, cadera, rodilla y pie.
7.-Alineación de la cabeza sobre el pliegue ínter glúteo.
8.-Simetría y alineación de las extremidades.

5

De acuerdo con lo anterior una mala postura se evidencia por hombros caídos, tórax aplanado,
exageración de las curvaturas de la columna, asimetría de los miembros inferiores, cabeza
desviada o inclinada sobre el tronco, entre otros.
La inspección general, entre otras cosas, pone de manifiesto el estado de nutrición y las
deformidades, las equimosis podrían indicar traumatismos, la marcha claudicante o incapacidad
funcional demuestran lesiones articulares o de ligamentos, una región tumefacta, caliente y
dolorosa significa inflamación.
La exploración física regional demuestra las deformidades a expensas de lesiones articulares,
hematomas de tejidos blandos, o desplazamiento de fracturas, y la limitación de los movimientos
activos en lesiones traumáticas, o procesos reumáticos articulares, etcétera.

A nivel de la columna cervical se comprobará la alineación correcta en los planos sagital y
transversal. Normalmente presenta lordosis.

En la columna dorso lumbar la inspección se realiza con el paciente en bipedestación, en posición
neutra y con los pies paralelos separados 10 cms. Se evalúa de frente, de perfil y por detrás. Se
observa la alineación de la columna. En condiciones normales se observa la cifosis fisiológica.
La desviación lateral en el plano frontal de la columna, en cualquier nivel, se denomina escoliosis,
que, en la columna dorsal, condiciona que la altura de los hombros no sea igual, desciende la
escápula de un lado y asciende la cresta iliaca del otro lado. Los pliegues glúteos son asimétricos;
la escoliosis puede ser estructural y se acentúa cuando el paciente se encuentra sentado y se
inclina hacia delante o no estructural como en el caso de una contractura muscular o
acortamiento de un miembro pélvico. La escoliosis se describe según el lado de la convexidad y la
vértebra vértice de la curvatura ( p.ej. escoliosis dorsal de convexidad a la derecha).

La columna lumbar en condiciones normales presenta lordosis que puede acentuarse en pacientes
con acentuación de la cifosis torácica.

Durante la inspección se debe observar la presencia de tumefacción, lo que implica la presencia de
patología articular y notable en las articulaciones superficiales como rodilla, codo, carpos,
articulaciones metacarpo falángicas, metatarso falángicas y tobillos.

La tumefacción puede ser secundaria a derrame articular, engrosamiento sinovial o edema de los
tejidos blandos peri articulares. El derrame sinovial puede ser o no inflamatorio y puede
manifestarse mediante diferentes maniobras.

La deformación en muchos casos permite orientarnos hacia el diagnóstico y conocer la evolución
del padecimiento.

El estado muscular: La causas de emaciación generalizada es multifactorial. Se observa en
procesos crónicos, de larga evolución y con escasa respuesta al tratamiento como en la AR grave.

La inspección general, entre otras cosas, pone de manifiesto el estado de nutrición y las
deformidades; las equimosis podrían indicar traumatismos; la marcha claudicante o incapacidad
funcional demuestran lesiones articulares o de ligamentos; una región tumefacta, caliente y
dolorosa significa inflamación.
6

El examen radiográfico es la inspección interna del sistema músculo esquelético, de gran
valor en le diagnostico integral de los trastornos y lesiones músculo esqueléticas, y en su
seguimiento.
Para el diagnostico de fractura es necesario, al menos, la obtención de dos radiografías en
planos mutuamente perpendiculares, en ciertos casos también se incluyen, al menos, una de las
articulaciones próximas y, de ser posible, ambas.

La imagen radiográfica comprueba la fractura, valora el desplazamiento de los fragmentos,
el tipo de luxación, el estado de los tejidos blandos que hayan quedado aprisionados entre los
fragmentos óseos y visualiza si hay lesión del cartílago o de la articulación. En las radiografías de
las articulaciones se estudia:

1.-La interlinea articular (espacios, congruencia, regularidad)
2.-Las epífisis ósea en busca de deformaciones, osteoporosis, osteofitos.
3.-Condensación ósea, quistes subcondrales.

En las luxaciones se identifica el desplazamiento lateral, longitudinal, luxación axial y la torsión. La
radiografía se estudia sobre un fondo de luz blanca brillante (negatoscopio), ya que es un negativo
fotográfico y no una impresión, el hueso aparece relativamente blanco (radio opaco) y los tejidos
blandos relativamente oscuros (radio transparentes).
La densidad radiográfica del tejido depende de su grosor y peso atómico, cuanto más
espeso mayor es su peso atómico, más radiación absorbe, por lo que aparece blanco al exponer la
película, al contrario cuanto más delgado es, menor será su peso atómico, y menos radiación
absorbe, y aparece oscuro en la película.

En una radiografía ósea simple se obtiene mejor provecho al considerar lo siguiente:
1.-Toma radiográfica centrada sobre el área a explorar
2.-Debe ofrecer un contraste bien definido entre las sombras de las partes blandas y las
óseas.
3.-Obtener por lo menos dos proyecciones radiográficas de la zona a explorar, por lo
común antero posterior y lateral. En una sola proyección pueden pasar inadvertidos trazos de
fracturas, desplazamientos de fragmentos y otros caracteres de las lesiones óseas.
4.- En caso de sospecha de fractura de los huesos largos se radiografían en toda su
longitud, incluyendo las articulaciones supra e infra yacentes
5.- En lesiones traumáticas en los niños se incluyen radiografías comparativas con el
miembro sano.

Palpación:

Durante la palpación es importante diferenciar el dolor que se produce durante la movilización del
dolor que se produce exclusivamente durante la palpación.

El que se produce con todos los movimientos puede ser secundario a una enfermedad tipo artritis

El que se produce con ciertos movimientos que implican la utilización de una bursa o tendón, éste
puede ser secundario a un proceso inflamatorio como una bursitis.

7

Durante la palpación se pueden localizar los puntos dolorosos. Durante la palpación se deberá
realizar una palpación con presión suficiente como para blanquear los lechos ungueales. Si no hay
dolor se excluye inflamación.

El dolor palpatorio en una zona siempre se deberá comparar con la misma zona en el lado
opuesto.

Se debe buscar el calor local en las articulaciones inflamadas lo cuál se realiza con el dorso de los
dedos.

La crepitación se percibe a la palpación durante la movilidad articular. Ésta traduce
adelgazamiento del cartílago articular como en la condromalasia.

Cuanto más fina la crepitación mayor importancia clínica tiene. La crepitación tendinosa, como el
frote del cuero, se produce en la esclerosis sistémica difusa, sobre todo en tendones extensores y
flexores del carpo.

Es importante explorar la limitación de la movilidad en el diagnóstico reumatológico.La
movilización activa (realizada por el paciente) permite comprobar el grado de dolor y
posteriormente se realizará la movilización pasiva (realizada por el médico) Si hay diferencia entre
ellas se tomará en cuenta la pasiva que generalmente es mayor.

Se denomina anquiliosis a la fusión de los huesos de una articulación con pérdida del espacio y
cartílago articular y se presenta frecuentemente en los pacientes con AR juvenil, artropatía
psoriásica, Reiter, AR en el carpo, espondilitis anquilosante y la artrosis de cadera.

La palpación en la columna cervical se realiza a nivel de las apófisis espinosas, los puntos
suboccipitales y los trapecios.
Proporciona información de puntos dolorosos, tono muscular así como zonas de crepitación.

La movilidad de la columna cervical es la mayor en todos los sentidos: sagital, (flexión y extensión),
lateral,y rotación( se produce entre atlas y axis). En la flexión normal el paciente deberá tocar el
esternón con el mentón (con la boca cerrada). La extensión se valora pidiendo al paciente que
aleje el mentón del esternón; la distancia normal deberá superar los 18 cms. o bien la frente y
nariz deberán quedar en un plano horizontal. En las rotaciones normales el paciente puede ver por
encima de los hombros. Las inflexiones laterales se miden en grados y en condiciones normales
superan los 30º.

La movilidad de la columna dorsolumbar es limitada y se explora la rotación que su punto máximo
es a nivel de T7-T8. Con el paciente sentado con las manos en la columna cervical y los codos
perpendiculares al eje del tronco, se explora la rotación hacia ambos lados, alejando y
aproximando los codos al eje del cuerpo.

En la columna lumbar se explora la flexión anterior y laterales y la extensión. Para la flexión se
solicita al paciente que toque con sus dedos las puntas de los pies, con los dedos extendidos y sin
flexionar las rodillas (20 % de los pacientes no hacen contacto en condiciones normales) Durante
esta maniobra la lordosis se convierte en cifosis en condiciones normales.
En la flexión lateral se observa una curvatura de las apófisis espinosas de 40-50º.
8

La extensión es difícil de evaluar en la columna dorsolumbar.

La movilidad vertebral se ve afectada y es dolorosa en los pacientes con espondilitis anquilosante.
Los movimientos de flexión laterales se limitan antes que los fe flexión anterior.

La palpación digital se realiza en columna a lo largo del raquis buscando hipersensibilidad por
prolapso discal, espondilodiscitis etc.

En la espondilolistesis es característico encontrar un escalón palpable en la unión lumbosacra
(desplazamiento anterior generalmente de L4-L5).

Se debe palpar la musculatura paravertebral en busca de puntos dolorosos. Por contractura
refleja.

La exploración física regional demuestra las deformidades a expensas de lesiones articulares,
hematomas de tejidos blandos, o desplazamiento de fracturas, y la limitación de los movimientos
activos en lesiones traumáticas o procesos reumáticos articulares.


Los movimientos activos y pasivos de la articulación deben ser valorados. Éstos pueden ser
limitados por el dolor, espasmo muscular, debilidad muscular, rotura de un músculo o tendón,
rigidez articular o anquilosis.

Se valora el movimiento pasivo de cada articulación, el cual puede ser disminuido por las razones
arriba señaladas, o más rara vez aumentado en caso de cápsula laxa ó rotura de ligamentos que
dan inestabilidad articular.


MOVIMIENTO ARTICULAR

Los movimientos activos y pasivos de la articulación deben ser valorados, pueden ser limitados por
el dolor, espasmo muscular, debilidad muscular, rotura de un músculo o tendón, rigidez articular o
anquilosis.
Se valora el movimiento pasivo de cada articulación, el cual puede ser disminuido por las
razones arriba señaladas, o más rara vez aumentado en caso de cápsula laxa ó rotura de
ligamentos que dan inestabilidad articular.
Se examinan los rangos de movimiento activo y pasivo de las articulaciones principales y sus
grupos musculares, el explorado debe mover en toda su amplitud cada grupo muscular y
articulación; en los movimientos activos se le instruye al paciente para que se relaje y realice el
movimiento hasta llegar al tope o rango de movimiento, se presta cuidado a no forzar la
articulación en caso de dolor o espasmo muscular; se espera que los movimientos activos y
pasivos deben ser iguales en articulaciones contra laterales, las diferencias pueden indicar
debilidad muscular o alteración articular. Es anormal la presencia de crepitación o dolor con los
movimientos. El goniómetro mide el ángulo de movimiento en forma exacta, se efectúa la
medición de los ángulos de máxima flexión, de máxima extensión y se compara con los esperados.



9

La graduación manual de la fuerza muscular se basa en tres factores:
 Evidencia de la contracción:
grado 0.- contracción muscular no palpable u observable
grado 1.- contracción muscular palpable u observable sin movimiento articular

 Gravedad como una resistencia:
grado 2.- capacidad para efectuar la amplitud completa del movimiento sin
acción de la gravedad
grado 3.- capacidad para efectuar la amplitud completa del movimiento contra la
gravedad

 Cantidad de resistencia manual:
grado 4.- capacidad para efectuar la amplitud completa del movimiento contra la
gravedad y contra una resistencia moderada
grado 5.- capacidad para efectuar la amplitud completa del movimiento contra una
resistencia manual máxima.

FRACTURAS
Una fractura es una ruptura parcial o total del hueso. Cuando se produce una fractura, esta se
clasifica como abierta o cerrada.

Fractura abierta.- el hueso atraviesa la piel y es visible, o una herida profunda a través de la piel lo
deja a la vista.

Fractura cerrada.- el hueso se rompe, pero la piel permanece intacta.

Según el mecanismo de producción
 Traumatismo directo.- contusión, aplastamiento, heridas penetrantes
 Traumatismo indirecto.- tracción, torsión, angulación (flexión), compresión.

Según su localización:
 Epifisiaria (localizadas en las epífisis). Si afectan a la superficie articular, son fracturas
articulares, y si aquella no se ve afectada por el trazo de fractura son extraarticulares.
 Cuando la fractura epifisiaria se produce en un niño e involucra el cartílago de crecimiento
se denomina epifisiolisis.
 Diafisiarias.- pueden afectar el tercio proximal, medio o distal.
 Metafisiarias.- pueden afectar a la metafisis proximal o distal del hueso.

Según el trazo de fractura:
 Transversa.- la ruptura se produce en línea recta atravesando el hueso.
 Espiral.- ruptura del hueso en forma de espiral; es frecuente en las lesiones por torsión.
 Oblicua.- ruptura del hueso en forma diagonal
 Por compresión.- el hueso se aplasta, provocando que este se vuelva más ancho o más
plano
 Conminuta.- ruptura en la que hay tres o más partes y fragmentos en el sitio de la
fractura.
10

 Segmentaría.- el mismo hueso se fractura en dos sitios diferentes por lo que queda un
segmento “flotante”.
 Fisura ósea.- fractura incompleta cuyos fragmentos no se separan, es frecuente en los
huesos del cráneo.
 longitudinales.- La línea de fractura sigue el eje longitudinal del hueso
 En ala de Mariposa.- existen dos líneas de fractura oblicuas, que forman ángulo entre sí, y
delimitan un fragmento de forma triangular.
 En los niños, debido a la gran elasticidad de sus huesos, se producen dos tipos especiales
de fractura:
incurvación diafisiaria (deformidad plástica) típicamente en cubito y peroné.
En “tallo verde” el hueso esta incurvado y en su parte convexa se observa una línea de
fractura que no llega a afectar todo el espesor del hueso


Según la desviación de los fragmentos
 Angulada
 Con desplazamiento lateral
 Cabalgada
 impactada

8.- Fractura patológica.- son producidas por traumatismos de baja energía en un área de debilidad
del hueso por una anormalidad pre-existente. A diferencia de las fracturas del hueso normal, las
fracturas patológicas ocurren durante la actividad normal o un trauma menor debido a la debilidad
del hueso por la enfermedad. Condiciones asociadas con estas fracturas incluyen desórdenes
metabólicos, tumores benignos primarios, tumores malignos primarios y metastáticos,
osteoporosis, infecciones óseas.
La radiología simple es el primer estudio y el más usado en la detección y evaluación de las
metástasis óseas junto con la gamma grafía.
La metástasis puede ser lítica, blástica o mixta. En el cáncer de mama la lesión es lítica casi
siempre al igual que el cáncer de pulmón.
El carcinoma prostático produce lesiones típicamente blasticas.

9.- Fracturas expuestas.- es aquella en la cual el foco de fractura se encuentra directa o
indirectamente comunicado con el exterior a través de una herida que involucra piel,
tejido celular, músculo, vasos, nervios, y hueso. Des vascularización y des vitalización
con riesgo de necrosis de tejidos blandos, contaminación y riesgo de infección de todos los
tejidos involucrados incluyendo el hueso (osteomielitis) que es la complicación
más temida de la fractura expuesta. A medida que transcurren las horas, las
posibilidades de infección van aumentando.
Puede considerarse como fractura expuesta reciente o contaminada aquella que tiene
menos de 6 horas; e infectada después de 8 horas de evolución.







11

Clasificación de las fracturas expuestas:
 Tipo I.- tienen una herida punzante de menos de 1 cm. de diámetro, que está
relativamente limpia. Probablemente los fragmentos óseos perforan la piel desde
el interior.
 Tipo II.- tienen una laceración entre 1 cm. y 2 cm. de longitud, sin daño extenso de
los tejidos blandos.
 Tipo III.- tienen daño extenso de los tejidos blandos, (mayor de 2 cm de longitud)que
incluye el músculo, la piel y estructuras neurovasculares. Frecuentemente se
acompañan de lesiones por alta velocidad o de un componente aplastamiento grave.

Problemas especiales incluidos en el tipo III.-
 fractura segmentaría abierta provocada por lesión de alta velocidad,
independientemente del tamaño de la herida
 traumatismos causados por tareas agrícolas, con contaminación de la lesión con
tierra, independiente del tamaño de la herida.
 heridas por armas de fuego, victimas de guerra o tornados.
 fractura abierta con lesión neurovascular, o amputaciones traumáticas.
 fracturas abiertas con más de 8 horas de evolución, independientemente del
tamaño de la herida.

Principios del tratamiento
 todas las fracturas abiertas deben ser tratadas como una urgencia.
 completa evaluación inicial, para diagnosticar otras lesiones que puedan poner en
peligro la vida.
 tratamiento antibiótico apropiado y suficiente
 desbridación de tejido contaminado o desvitalizado e irrigación adecuada
 estabilización de la fractura abierta
 cierre apropiado de la herida

10.- Fracturas de la Fisis o cartílago de crecimiento.-
La fisis o cartílago de crecimiento en niños, falla más fácilmente (es más débil) que
los ligamentos.
Histológicamente podemos encontrar dos tipos básicos de fallo fisiario traumático:

 separación metafiso-epifisiaria que típicamente se ubica entre las capas degenerativas y
calcificadas de la fisis (desplazamiento epifisiario), lesión traumática crónica progresiva.

 fractura fisiaria (epifisiolisis) lesión traumática aguda.

LA COLUMNA VERTEBRAL

Generalidades

La columna vertebral, funcionalmente, esta compuesta de un segmento anterior, que contiene los
cuerpos vertebrales separados por un disco y de un segmento posterior con dos articulaciones. El
soporte del peso del cuerpo y la absorción de los traumatismos verticales son las funciones del
12

segmento anterior, mientras que las del segmento posterior es guiar la dirección de los
movimientos de la columna sin ninguna función de soporte.

La columna vertebral es una estructura esencialmente mecánica. Cada vértebra se articula
con otra a través de un complejo sistema de articulaciones, ligamentos y palancas (costillas).
Cumple tres funciones biomecánicas fundamentales:
1.- soporta la mitad superior del cuerpo (tronco y cabeza) lo que representa el 60%
del peso total.
2.- posee flexibilidad suficiente para permitir los movimientos del tronco en los tres
planos (frontal, sagital y horizontal) permitiendo no solo la marcha, sino
el alcance y la carga de objetos.
3.- protege las estructuras nerviosas medulares y radiculares.

Su estabilidad y resistencia esta dada de manera intrínseca a través de los ligamentos y los discos
intervertebrales y extrínsecamente por los músculos.
Los cuerpos vertebrales sostienen principalmente fuerzas de compresión. Los cuerpos vertebrales
de la columna lumbar son de mayor altura y por su mayor tamaño pueden soportar cargas
mecánicas de mayor intensidad. El disco intervertebral esta compuesto en su parte central por el
núcleo pulposo y en su parte externa por el anillo fibroso. Las actividades de la vida diaria imponen
al disco cargas complejas, debido a la combinación de esfuerzos de compresión, flexión y torsión.
El disco normal aporta al segmento del movimiento una función hidrostática y actúa como un
colchón entre las vértebras que ahorra energía y distribuye las cargas. Las características del
movimiento de la columna están determinadas por los elementos pasivos (apófisis articulares,
discos intervertebrales, ligamentos, estructuras óseas) y elementos activos (grupos musculares).
La disfunción de uno de estos elementos da una modificación en la cinemática.
Normalmente la columna cervical y lumbar son cóncavas y la dorsal convexa; las rodillas y los pies
están alineados con el tronco.

La cifosis es la curvatura anormal en sentido sagital y prominencia dorsal de la columna vertebral;
la lordosis es la curvatura sagital de la columna vertebral con convexidad anterior; la escoliosis es
la desviación lateral de la columna; la lordosis es frecuente en obesos y embarazadas, la cifosis en
adultos ancianos, con frecuencia se asocia con el colapso de las vertebras por osteoporosis.


LUXACIONES FRECUENTES DEL MIEMBRO SUPERIOR

1.- luxación acromio-clavicular
2.- luxación anterior del hombro
3.- luxación posterior del codo

LUXACION ACROMIOCLAVICULAR
Es una articulación muy expuesta a lesiones durante el deporte. Esta compuesta por la
cara interna del acromion, la cara externa de la clavícula y un menisco de interposición, rodeado
por una cápsula fibrosa y potentes ligamentos acromio claviculares.
1.- la estabilidad antero-posterior esta dada por los ligamentos acromio claviculares.
2.- la estabilidad supero-inferior esta dada por los ligamentos coracoclaviculares (trapezoide y
conoide).

13

Tenemos una luxación cuando tanto los ligamentos acromio claviculares como los
coracoclaviculares están rotos. En cambio, en la subluxación los ligamentos acromio claviculares
se rompen y los coracoclaviculares quedan íntegros.
Clínicamente en la subluxación podemos mover la clavícula de su borde externo, pero no esta
completamente desprendida, en cambio en la luxación encontramos el “signo de la tecla”, que
consiste en deprimir con el dedo la clavícula lesionada y luego al retirarlo, regresa a su posición
como queriendo romper la piel. El tratamiento de la subluxación es conservador y la luxación
depende del grado de la misma para evaluar tratamiento quirúrgico.

LUXACION ANTERIOR DEL HOMBRO
Las luxaciones del hombro (articulación glenohumeral), son casi el 50% de las luxaciones
de las articulaciones en general. El 95% son de tipo anterior y de estas anteriores, el 50% al 70% se
presentan en pacientes menores de 30 años. La recurrencia de la luxación sucederá en 50% a 90%
de los pacientes jóvenes menores de 20 años post luxación inicial.
Se puede acompañar de lesiones óseas en un 38% de los casos. En pacientes mayores de 50 años
es común la asociación de fractura del troquiter o tuberosidad mayor.
El mecanismo de lesión resulta por una combinación de abducción, extensión y rotación
externa del hombro. Las lesiones de tejidos blandos implican desgarro de la cápsula articular
anterior, y la cabeza del humero se desplaza hacia delante y abajo alojándose en posición
subcoracoidea.
Clínicamente se aprecia limitación de movimientos activos y pasivos de abducción y rotación del
hombro afectado, pérdida de la simetría del hombro. El acromion se hace prominente y la cabeza
humeral puede palparse anteriormente. Se debe evaluar el estado neurovascular distal. El
tratamiento se realiza mediante la reducción por maniobras externas del hombro más
inmovilización externa del mismo.

LUXACIÓN POSTERIOR DEL CODO
Es una articulación entre húmero, radio y cubito que aportan una gran movilidad.
La tróclea del humero es recibida por la escotadura semilunar del cubito, y el cóndilo lateral del
humero se articula con la cabeza del radio. La estabilidad de la articulación del codo esta
determinada por la fijación de la tróclea del humero en la cavidad troclear del cubito, por los
soportes musculares (braquial anterior y tríceps), los soportes tendinosos y ligamentos colaterales.
Debido a su gran movilidad, sus estructuras pueden sufrir fácilmente distensiones, luxaciones o
esguinces, y en determinadas circunstancias pueden
presentarse lesiones neurovasculares.
El mecanismo de lesión es por lo general una caída con el codo en hiperextensión. La luxación más
frecuente es la posterior, en la que los cóndilos del humero se desplazan hacia adelante y el cubito
hacia atrás. La luxación lateral es menos frecuente.
Las complicaciones que podemos encontrar, incluyen:
1.- Lesiones vasculares
2.- estiramientos nerviosos (nervio mediano)
3.- fracturas del cubito, de la cabeza del radio, o cóndilos del humero.
Para el tratamiento se realiza reducción por maniobras externas idealmente bajo anestesia
general para favorecer el relajamiento de los músculos, y colocación de férula posterior de la
extremidad afectada.