Está en la página 1de 58

GUÍA TÉCNICA

GTC

COLOMBIANA

99-1

2010-07-28

ORIENTACIÓN SOBRE LA SELECCIÓN Y EL USO DE LOS SISTEMAS DE MUESTREO DE ACEPTACIÓN PARA LA INSPECCIÓN DE ELEMENTOS DISCRETOS EN LOTES. PARTE 1: MUESTREO DE ACEPTACIÓN

GUÍA TÉCNICA GTC COLOMBIANA 99-1 2010-07-28 ORIENTACIÓN SOBRE LA SELECCIÓN Y EL USO DE LOS SISTEMAS

E:

GUIDE TO THE SELECTION AND USAGE OF ACCEPTANCE

SAMPLING

SYSTEMS

FOR

INSPECTION

OF

DISCRETE

ITEMS

IN

LOTS

PART

1: GENERAL GUIDE TO

ACCEPTANCE SAMPLING.

CORRESPONDENCIA:

esta guía es idéntica por traducción (IDT) del ISO TR 8550-1:2007.

DESCRIPTORES:

estadística - inspección; estadística - muestreo; estadística - aceptación.

I.C.S.: 03.120.30

Editada por el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (ICONTEC)

Apartado

14237

Bogotá,

D.C.

-

Tel.

(571)

6078888

-

Fax

(571) 2221435

Prohibida su reproducción

 

Editada 2010-08-04

PRÓLOGO

El Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación, ICONTEC, es el organismo nacional de normalización, según el Decreto 2269 de 1993.

ICONTEC es una entidad de carácter privado, sin ánimo de lucro, cuya Misión es fundamental para brindar soporte y desarrollo al productor y protección al consumidor. Colabora con el sector gubernamental y apoya al sector privado del país, para lograr ventajas competitivas en los mercados interno y externo.

La representación de todos los sectores involucrados en el proceso de Normalización Técnica está garantizada por los Comités Técnicos y el período de Consulta Pública, este último caracterizado por la participación del público en general.

La GTC 99-1 fue ratificada por el Consejo Directivo de 2010-07-28.

Esta norma está sujeta a ser actualizada permanentemente con el objeto de que responda en todo momento a las necesidades y exigencias actuales.

A continuación se relacionan las empresas que colaboraron en el estudio de esta norma a través de su participación en el Comité Técnico 4 Aplicación de métodos estadísticos.

GRUPO NACIONAL DE CHOCOLATES S.A. INDEPENDIENTE - CÉSAR FRANCISCO NATES INDEPENDIENTE - LUIS FERNANDO MEDINA INDUSTRIA COLOMBIANA DE LLANTAS S.A. -ICOLLANTAS-

NUTRIANÁLISIS LTDA. SIKA COLOMBIA S.A. UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA NACIONAL

Además de las anteriores, en Consulta Pública el Proyecto se puso a consideración de las siguientes empresas:

ACERÍAS DE CALDAS S.A., -ACASA- ACERÍAS PAZ DEL RÍO S.A. ALMACAFE S.A. ALPINA PRODUCTOS ALIMENTICIOS S.A. ATLANTIC MINERALS AND PRODUCTS CORPORATION BAVARIA S.A. C.I. DISAN S.A. CARULLA VIVERO S.A. CASA LUKER S.A. CHALLENGER S.A. COLOMBIANA DE EXTRUSIÓN S.A.

-EXTRUCOL-

COLTEJER S.A. COMPAÑÍA COLOMBIANA DE CERÁMICAS S.A -COLCERÁMICA- COMPAÑÍA DE GALLETAS NOEL S.A.

COMPAÑÍA NACIONAL DE LEVADURAS LEVAPÁN S.A. CORPACERO, CORPORACIÓN DE ACERO CORPORACIÓN FINANCIERA COLOMBIANA S.A. -FIDUCIARIA

CORFICOLOMBIANA-

ECSI S.A. EMPRESAS PÚBLICAS DE MEDELLÍN S.A. E.S.P. ENKA DE COLOMBIA S.A. ENZIPAN DE COLOMBIA LTDA. ESCOBAR Y MARTÍNEZ S.A. ESCUELA COLOMBIANA DE INGENIERÍA ETERNA S.A. EXXON MOBIL DE COLOMBIA S.A. FRIGORÍFICO GUADALUPE S.A.

GAS NATURAL S.A. E.S.P. GESCYAM LTDA. HONOR SERVICIOS DE SEGURIDAD LTDA. INDEPENDIENTE - FERNANDO ÁNGEL INDEPENDIENTE - HERNÁN DARÍO ÁLZATE INDEPENDIENTE - JAIRO ÁNGEL INDEPENDIENTE - JULIO GARCÍA SAMPEDRO INDUSTRIA COLOMBIANA DE ELECTRÓNICOS Y ELECTRODOMÉSTICOS S.A. -INCELT S.A.- INDUSTRIA DE ALIMENTOS ZENÚ S.A. INDUSTRIA FARMACÉUTICA SYNTOFARMA S.A. INDUSTRIAS ALIADAS S.A. INDUSTRIAS GROZA S.A. IVONNE BERNIER LABORATORIO LTDA. KIMBERLY CLARK COLOMBIA LABORATORIOS VIDA EU. LARKIN LTDA. MATRICES, TROQUELES Y MOLDES CIA. LTDA. MERCADEO DE ALIMENTOS DE COLOMBIA S.A., -MEALS S.A.- MOLINO EL LOBO LTDA. ORGANISMO NACIONAL DE ACREDITACIÓN DE COLOMBIA -ONAC-

PANAMERICANA FORMAS E IMPRESOS S.A. PAPELERÍA MÓNACO LTDA. PAPELES Y CARTONES S.A. PISOTEX S.A. POSTOBÓN S.A. PRODUCTOS ALIMENTICIOS DORIA S.A. PROPAL S.A. QIC CONSULTORES ROYAL ANDINA S.A. SENA - CENTRO TECNOLÓGICO DE GESTIÓN INDUSTRIAL- SERVIMETERS S.A. SHELL COLOMBIA S.A. SIEMENS S.A. SMURFIT KAPPA CARTON DE COLOMBIA S.A. SOLDADURAS WEST ARCO LTDA. SUPERTEX MEDICAL S.A. TECNOLOGÍA EMPRESARIAL DE ALIMENTOS S.A. THOMAS GREG & SONS DE COLOMBIA S.A. - IMPRESOR DE VALORES UNIVERSIDAD DEL VALLE UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA, BOGOTÁ - REVISTA COLOMBIANA DE ESTADÍSTICA VESTIMUNDO S.A.

ICONTEC cuenta con un Centro de Información que pone a disposición de los interesados normas internacionales, regionales y nacionales y otros documentos relacionados.

DIRECCIÓN DE NORMALIZACIÓN

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

CONTENIDO

Página

  • 0. INTRODUCCIÓN

1

  • 1. OBJETO Y CAMPO DE APLICACIÓN

2

  • 2. REFERENCIAS NORMATIVAS

3

  • 3. TÉRMINOS Y DEFINICIONES

3

  • 4. USOS Y ABUSOS DEL MUESTREO DE ACEPTACIÓN

............................................

3

  • 4.1 ABUSOS DEL MUESTREO DE ACEPTACIÓN

3

  • 4.2 EJEMPLO 1 ..................................................................................................................4

  • 4.3 INSPECCIÓN DE LA CALIDAD DENTRO DE UN PRODUCTO

.................................

5

  • 4.4 DISEÑO Y CONTROL

5

  • 4.5 NIVELES ACEPTABLES DE CALIDAD (NAC)

...........................................................

6

  • 4.6 ¿UNA LICENCIA PARA LOS DEFECTOS DEL PRODUCTO?

..................................

6

  • 4.7 LA FILOSOFÍA DE CERO DEFECTOS

6

  • 4.8 EL USO DEL MUESTREO DE ACEPTACIÓN

6

  • 5. PLANES, PROGRAMAS Y SISTEMAS DE MUESTREO DE ACEPTACIÓN

.............

7

  • 6. VENTAJAS PRÁCTICAS Y ECONÓMICAS DE USAR PLANES DE

MUESTREO NORMALIZADOS

8

  • 7. ATRIBUTOS EN COMPARACIÓN CON VARIABLES

..............................................

10

  • 8. CONSIDERACIONES ADICIONALES QUE INFLUYEN EN UNA SELECCIÓN

11

  • 8.1 SERIES GRANDES Y PEQUEÑAS DE PRODUCCIÓN

............................................

11

  • 8.2 NO CONFORMIDAD Y ELEMENTOS NO CONFORMES

.........................................

12

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Página

  • 8.3 CURVA DE OPERACIÓN CARACTERÍSTICA (CO)

.................................................

18

  • 8.4 RIESGOS DEL MUESTREO

20

  • 8.5 SELECCIÓN DE LOS VALORES DE NAC, CRP, CL Y CRC

...................................

23

  • 8.6 NIVEL DE INSPECCIÓN (NI) - RELACIÓN ENTRE EL TAMAÑO DE LA

MUESTRA Y EL TAMAÑO DEL LOTE

......................................................................

28

  • 8.7 INSPECCIÓN DE RECTIFICACIÓN PARA EL MUESTREO LOTE

POR LOTE - LCPR

.....................................................................................................

29

  • 9. COMPARACIÓN DE LOS MÉTODOS PARA LA INSPECCIÓN POR MUESTREO 31 ................................................................................................................

    • 9.1 USO DE LAS CURVAS CO PARA LA COMPARACIÓN DE LOS

 

PLANES DE MUESTREO

31

  • 9.2 RELACIÓN DE DISCRIMINACIÓN (RD)

 

31

  • 9.3 COMPARACIÓN DEL MUESTREO SIMPLE, DOBLE, MÚLTIPLE

 
 

Y SECUENCIAL

33

  • 10. OTROS MÉTODOS QUE EN OCASIONES SE ADOPTAN EN LA PRÁCTICA

.......

39

  • 10.1 INSPECCIÓN AL 100 %

.............................................................................................

39

  • 10.2 MUESTRAS ALEATORIAS

 

39

  • 10.3 LOTES "ÚNICOS EN SU CLASE"

40

  • 10.4 MUESTREO DE AUDITORÍA

.....................................................................................

40

11.

IMPORTANCIA DE LAS CONDICIONES DEL MERCADO Y DE LA PRODUCCIÓN

41

  • 11.1 GENERALIDADES 41 .....................................................................................................

  • 11.2 CONDICIONES DEL MERCADO 41 ...............................................................................

  • 11.3 CONDICIONES DE LA PRODUCCIÓN

..

...................................................................

42

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Página

BIBLIOGRAFÍA

49

DOCUMENTO DE REFERENCIA

..........................................................................................

51

ANEXOS

ANEXO A (Informativo)

EJEMPLO DE UN MODELO SENCILLO PARA MAXIMIZAR LA RENTABILIDAD

 

EN CONDICIONES DE INSPECCIÓN DESTRUCTIVA POR ATRIBUTOS…

44

ANEXO B (Informativo) SÍMBOLOS Y ABREVIATURAS

48

FIGURAS

Figura 1. Curva de operación característica (CO) definida por el riesgo para

 

el productor (RP) y por el riesgo para el cliente (RC)

22

Figura 2. Curva de operación característica (CO) definida por el nivel

aceptable de calidad (NAC) y la calidad límite (CL)

23

Figura 3. Curva de operación característica, ideal

32

Figura 4. Comparación del tamaño promedio de la muestra para planes

de muestreo simple, doble, múltiple y secuencial

36

Figura 5. Comparación de los tamaños promedio de las muestras para

muestreo simple, doble, múltiple y secuencial

37

Figura 6. Comparación de las probabilidades de exceder el tamaño de muestra del muestreo simple para planes de muestreo simple, doble, múltiple y secuencial

39

TABLAS

Tabla 1. Planes de muestreo óptimos para el Ejemplo 1

....................................................

5

Tabla 2. Comparación de los tamaños de la muestra en la

inspección por atributos y por variables

11

Tabla 3. Planes de muestreo equivalentes por atributos para la

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

ORIENTACIÓN SOBRE LA SELECCIÓN Y EL USO DE LOS SISTEMAS DE MUESTREO DE ACEPTACIÓN PARA LA INSPECCIÓN DE ELEMENTOS DISCRETOS EN LOTES. PARTE 1: MUESTREO DE ACEPTACIÓN

0. INTRODUCCIÓN

Esta parte uno de la GTC 99 (ISO/TR 8550-1) suministra orientación sobre la selección de un programa adecuado de muestreo de aceptación para la inspección de elementos discretos presentados en lotes a partir de programas descritos en varias normas nacionales e internacionales.

Existen muchas situaciones en las cuales los productos (materiales, partes, componentes, montajes y sistemas) son transferidos de una organización a otra, donde las organizaciones pueden ser diferentes compañías o partes de una sola compañía o incluso talleres dentro de una planta. En estas situaciones, tanto el proveedor como el cliente pueden usar los procedimientos de muestreo de aceptación para tener la convicción de que el producto tiene una calidad aceptable. Los proveedores buscarán mantener una reputación de buena calidad y reducir la probabilidad de quejas por garantía, pero sin incurrir en costos innecesarios de producción y suministro. Por otra parte, los clientes exigirán evidencia adecuada al mínimo costo para sí mismos de que el producto que reciben cumple con las especificaciones. En comparación con, digamos, la inspección del 100 %, los métodos adecuados de muestreo a menudo serán benéficos para lograr estas metas. En ocasiones, los métodos de muestreo de aceptación son el único procedimiento práctico, en especial cuando los ensayos de conformidad son destructivos.

Están disponibles varios tipos de sistemas, programas, y planes de muestreo para estos fines. Éstos se presentan en varias normas ISO que explican cómo se deben usar. Sin embargo, con frecuencia es difícil decidir sobre el procedimiento más adecuado por usar en una situación particular. El fin de esta parte uno de la GTC 99 (ISO/TR 8550-1) es facilitar tal decisión.

La elección del sistema, programa o plan de muestreo depende de un número de condiciones y de las circunstancias predominantes. En toda situación de suministro, el primer aspecto esencial es que el proveedor y el cliente entiendan y hayan logrado un acuerdo sobre los requisitos y la base para la liberación y la aceptación del producto, incluyendo cualquiera de los métodos de muestreo de aceptación que se vayan a usar.

1 de 51

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Los lotes que no son aceptables causan dificultades tanto al proveedor como al cliente. El proveedor incurre en costos adicionales por reproceso, desperdicios, aumento en la inspección, daño a la reputación y posiblemente pérdidas en ventas. Los retrasos en la entrega y los costos de reinspección son una carga para el cliente. Por estas razones, usualmente se considera esencial que el proveedor suministre lotes que tengan una probabilidad alta de ser aceptados, es decir, 95 % o más. El proveedor debe garantizar que el control de la calidad de la producción o el proceso de entrega suministran lotes con una calidad suficiente para cumplir este objetivo. Un principio básico de algunos programas de inspección de muestreo de aceptación es promover la producción de lotes con calidad aceptable. El propósito principal de estos programas es no discriminar entre lotes aceptables y no aceptables, es decir, clasificar, si no mantener la producción bajo control para producir una calidad aceptable promedio del proceso. Aunque todos los planes de muestreo de aceptación son discriminatorios en algún grado, la calidad promedio del proceso (expresada en términos de porcentaje de no conformes o número de no conformidades) no debería ser superior a la mitad del nivel aceptable de calidad con el fin de garantizar una probabilidad muy alta de aceptación.

El propósito primario de la serie de la GTC 99 (Partes 1, 2 y 3) (ISO/TR 8550-1/2/3) es proporcionar orientación sobre la selección de un sistema, programa o de un plan de muestreo de aceptación. Esto se logra principalmente revisando los sistemas disponibles especificados por varias normas y mostrando la manera en que éstos se pueden comparar con el fin de evaluar su idoneidad para una aplicación prevista. La guía también indica la forma en que el conocimiento previo de los procesos de manufactura o entrega del servicio y del desempeño de la calidad pueden tener influencia en la elección del sistema, programa o plan de muestreo, y de igual modo la manera en que las necesidades particulares del cliente afectan la selección. Se describen algunas circunstancias específicas que se encuentran en la práctica y se explica el método para elegir un plan. Se proporcionan algunas listas de verificación o sugerencias y tablas para ayudar a los usuarios en la selección de un sistema, programa o plan adecuado para sus propósitos. Se incluyen cuadros para ilustrar los procedimientos que se deben seguir en el proceso de selección.

Esta publicación no pretende incluir todas las disposiciones necesarias de un contrato. Los usuarios son responsables de su aplicación correcta.

  • 1. OBJETO Y CAMPO DE APLICACIÓN

Esta parte uno de la GTC 99 (ISO/TR 8550-1) presenta una orientación general sobre la selección de un sistema, programa o plan de muestreo adecuado. Esto se hace principalmente en el contexto de normas ya existentes o que actualmente están en proceso de desarrollo. (Para información más detallada sobre los sistemas específicos de muestreo de aceptación, véase la GTC 99-2 (ISO TR 8550-2) con respecto al muestreo por atributos o la GTC 99-3 (ISO TR 8550-3) con respecto al muestreo por variables).

La orientación dada en esta parte de la guía se limita al muestreo de aceptación de productos que son suministrados en lotes y que se pueden clasificar como constituidos por elementos discretos (es decir, unidades definidas de un producto). Se asume que cada elemento de un lote se puede identificar y aislar de los otros elementos en el lote y tiene la misma oportunidad de ser incluido en la muestra. Cada elemento del producto es contable y tiene características básicas que son medibles o se pueden clasificar como conformes o no conformes (para una especificación de producto determinada).

Las normas sobre muestreo de aceptación por lo general son genéricas, como resultado de lo cual se pueden aplicar a una amplia variedad de situaciones de inspección. Éstas incluyen, pero no se limitan a las siguientes:

2

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

  • a) elementos finales como productos completos o subensambles;

  • b) componentes y materias primas;

  • c) servicios;

  • d) materiales en proceso,

  • e) suministros en almacenamiento;

  • f) operaciones de mantenimiento;

  • g) datos o registros;

  • h) procedimientos administrativos.

Aunque esta parte uno de la GTC 99 (ISO/TR 8550-1) está redactada principalmente en términos de manufactura y producción, se aconseja interpretarla libremente, en cuanto se aplica a la selección de sistemas, programas y planes de muestreo para todos los tipos de productos y procesos como se define en la norma NTC-ISO 9000.

  • 2. REFERENCIAS NORMATIVAS

Los siguientes documentos de referencia son indispensables para la aplicación de este documento. Para referencias con fecha, sólo se aplica la edición citada. Para referencias sin fecha, se aplica la edición más reciente del documento citado (incluyendo todas las correcciones).

NTC 2062-1, Estadística. Vocabulario y símbolos. Parte 1. Términos estadísticos generales y términos utilizados en el cálculo de probabilidades. (ISO 3534-1, Statistics. Vocabulary and Symbols. Part 1. General Statistic Terms and Terms Used in Probability).

NTC 2062-2, Estadística. Vocabulario y símbolos. Parte 2. Estadística aplicada. (ISO 3534-2, Statistics. Vocabulary and Symbols. Part 2. Applied Statistics).

NTC-ISO 9000, Sistemas de gestión de la calidad. Fundamentos y vocabulario (ISO 9000, Quality Management Systems. Fundamentals and Vocabulary.

  • 3. TÉRMINOS Y DEFINICIONES

Para los propósitos de esta parte uno de la GTC 99 (ISO/TR 8550-1), se aplican los términos y las definiciones indicados en la NTC 2062-1 (ISO 3534-1), NTC 2062-2 (ISO 3534-2) en la norma NTC-ISO 9000.

  • 4. USOS Y ABUSOS DEL MUESTREO DE ACEPTACIÓN

    • 4.1 ABUSOS DEL MUESTREO DE ACEPTACIÓN

El muestreo de aceptación no se ha hecho muy popular desde comienzos de los años ochenta (1980). Algunas de las razones para ello (aunque ciertamente no todas) están bien fundamentadas, de modo que es importante poder diferenciar aquellas situaciones en donde el muestreo de aceptación no se debería utilizar, de aquellas en las cuales sería adecuado.

3

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Los principales argumentos utilizados contra el uso del muestreo de aceptación son los siguientes.

  • a) Cuando la calidad es por lo general muy alta, los tamaños de las muestras necesarios para detectar una falla en la calidad son muy costosos.

  • b) La calidad no se puede inspeccionar dentro de un producto.

  • c) Es mucho mejor establecer un diseño robusto e implementar controles exhaustivos del proceso que intentar encontrar y eliminar los elementos no conformes después de la fabricación.

  • d) La mayoría de normas sobre muestreo de aceptación están definidas en términos del nivel aceptable de calidad (NAC). Una vez se ha establecido un NAC y la calidad se ha llevado lo suficientemente por debajo del NAC para lograr probabilidades altas de aceptación del lote, no existe un incentivo para que el productor intente mejorar la calidad continuamente.

  • e) Indicar un NAC equivale a otorgar una licencia para los defectos del producto.

  • f) El único nivel aceptable de calidad es el de cero defectos.

Estos argumentos se examinan en los siguientes numerales.

  • 4.2 EJEMPLO 1 1

El siguiente ejemplo simplificado, elaborado por Baillie [19] , demuestra como el plan óptimo de muestreo puede variar de acuerdo con el nivel de calidad frente al cual se desea proteger. Un elemento determinado es producido en lotes con tamaños de 10 000, con un costo de producción por unidad de $10,00 pesos. El precio de venta para el elemento a está en pesos ($a) en lotes aceptados y un descuento de $ 0,50 en lotes no aceptados con el procedimiento de aceptación. El ensayo es destructivo y el costo de someter a ensayo cada elemento es de $ 1,00. El costo excedente (por ejemplo, el costo de la garantía más la pérdida de la utilidad) de un elemento no conforme en un lote aceptado es de $10 000, pero de cero pesos en lotes no aceptados vendidos con descuento. Los datos históricos indican que la fracción del proceso no conforme es p para 99 % de los lotes, pero decae aleatoria e inexplicablemente hasta 100 p para 1 % de los lotes. Se va a utilizar un plan de muestreo simple por atributos, es decir, una muestra aleatoria con tamaño n se va a seleccionar de cada lote, y el lote se considerará aceptable si la muestra contiene no más de Ac elementos no conformes. ¿Cuál es el plan de muestreo óptimo, es decir, aquel que incremente al máximo el beneficio por cada elemento vendido?

Los detalles matemáticos se suministran en el Anexo A (Informativo) con propósitos de información. La Tabla 1 muestra el plan de muestreo óptimo para un rango de valores para el nivel de calidad del proceso p. Los resultados son didácticos.

  • 1 El comité técnico nacional 4 Aplicación de métodos estadísticos cambió en el ejemplo 1 el símbolo £ del documento de referencia, por pesos ($) para presentar de manera más didáctica el ejemplo.

4

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Tabla 1. Planes de muestreo óptimos para el Ejemplo 1

Nivel de

Nivel de

Plan óptimo

   

calidad

   

Precio de

Beneficio

calidad

después de la

promedio por

usual, en la

Tamaño de la

venta por cada

cada elemento

fracción de no conformes

disminución, en la fracción de no conformes

muestra n

Número de

aceptación, Ac

elemento, a ($)

vendido

($)

0,001 00

0,100

 
  • 104 20,25

  • 2 0,022

 

0,000 50

0,050

 
  • 139 15,40

  • 1 0,091

 

0,000 30

0,030

 
  • 197 13,60

  • 1 0,211

 

0 000 20

0,020

 
  • 249 12,75

  • 1 0,280

 

0,000 10

0,010

 
  • 141 12,00

  • 0 0,378

 

0,000 09

0,009

 
  • 137 11,95

  • 0 0,436

 

0,000 08

0,008

 
  • 129 11,90

  • 0 0,499

 

0,000 07

0,007

 
  • 113 11,85

  • 0 0,570

 

0,000 06

0,006

 
  • 86 11,75

  • 0 0,603

 

0,000 05

0,005

 
  • 34 11,70

  • 0 0,710

 

0,000 04

0,004

Aceptar sin muestreo

11,60

0,804

0,000 03

0,003

Aceptar sin muestreo

11,50

0,903

0,000 02

0,002

 

11,35

0,952

0,000 01

0,001

Aceptar sin muestreo Aceptar sin muestreo

11,20

1,001

No sorprende, que se observe que las mejoras en el nivel de calidad permiten disminuir el precio de venta mientras al mismo tiempo se incrementa el beneficio por cada elemento vendido. En primer lugar, las mejoras en los niveles de calidad necesitan tamaños de muestras mayores con el fin de poder brindar la discriminación necesaria entre los dos niveles de calidad. A medida que los niveles de calidad mejoran, el número óptimo de aceptación Ac se reduce y se llega al punto en que el tamaño de la muestra que se requiere también empieza a reducir hasta que, eventualmente, se vuelve antieconómico para el muestreo. Este estado final se denomina "inspección indirecta" ya que la inspección se ha transferido eficazmente desde el productor hasta el cliente; los elementos no conformes son tan raros que es más económico no hacer el muestreo ni inspeccionar sino devolver a los clientes en las ocasiones no frecuentes en que piden la garantía. De este modo, el numeral 4.1a) parece estar errado, cuando los niveles de calidad alcanzan un nivel suficientemente alto, ya que el muestreo de aceptación simplemente se convierte en un gasto general innecesario en lugar de requerir tamaños de muestra grandes y costosos.

  • 4.3 INSPECCIÓN DE LA CALIDAD DENTRO DE UN PRODUCTO

La inspección hace poca diferencia para la calidad de salida si la calidad de entrada es más o menos constante, a menos que el tamaño de la muestra sea una proporción grande respecto del tamaño del lote, en cuyo caso el proceso de inspección es un gasto general grande. De cualquier manera, este no es un enfoque particularmente sensible para la mejora de los niveles de calidad.

  • 4.4 DISEÑO Y CONTROL

Son muchas las ventajas de establecer un diseño robusto y un sistema de control del proceso exhaustivo. El diseño robusto pone las demandas mínimas posibles al proceso de fabricación y el sistema de control del proceso tiende a evitar que los parámetros del proceso se desvíen demasiado de sus valores especificados, de este modo la variación en el proceso y los desperdicios se mantienen bajos y la calidad de salida se conserva alta. Además, el diseño y el sistema de control del proceso de producción se pueden revisar y mejorar a la luz de la experiencia para proporcionar una mejora continua de la calidad.

5

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

  • 4.5 NIVEL ACEPTABLE DE CALIDAD (NAC)

Las iniciales NAC se utilizan para representar el nivel aceptable de calidad, aunque en la realidad el NAC sólo es un índice para un plan de muestreo. Las normas intentan aclarar esto mediante la explicación de que el nivel fue aceptable para los propósitos de muestreo de aceptación (en lugar de, en un sentido absoluto). De hecho, por lo general los niveles de calidad del lote tienen que ser superiores a la mitad del NAC para que tenga una oportunidad alta de ser aceptado.

En el siglo veinte, muchas compañías entendieron que la única manera de sobrevivir en un mercado global era esforzarse hasta el final para obtener niveles de calidad mejorados. La noción de que cualquier nivel de calidad diferente de cero defectos (véase el numeral 4.7) era aceptable, empezó a ser desestimada. Con el fin de aclarar la situación, el significado de las iniciales NAC se cambió en las normas a límite aceptable de calidad, lo cual describe con más precisión su función. Infortunadamente, el daño ya estaba hecho, para muchas organizaciones ya que no contemplaron el uso de normas determinadas según el NAC.

No es fuerte el argumento de que los NAC no brindan incentivos para que el productor continúe mejorando su calidad una vez ésta ha sido mejorada hasta un nivel que es mejor que el NAC confiable; en muchos acuerdos a mediano y largo plazo entre el proveedor y el cliente, se puede llegar fácilmente a un convenio sobre una reducción progresiva en el NAC e indicarlo así en el contrato. Además, un productor que intenta permanecer en el negocio ya está esforzándose por mejorar los niveles de calidad, con el fin de mantener o mejorar su posición en el mercado nacional o global.

  • 4.6 ¿UNA LICENCIA PARA LOS DEFECTOS DEL PRODUCTO?

No es cierto que un NAC suministre una licencia para que el productor proporcione defectos. La mayoría de las normas determinadas según el NAC expresan la precaución de que la designación de un NAC no implica que el proveedor, a sabiendas, tenga derecho a suministrar elementos no conformes del producto.

  • 4.7 LA FILOSOFÍA DE CERO DEFECTOS

Crosby [20] introdujo la idea de que la calidad puede ser libre, es decir, que los recursos adicionales utilizados para mejorar la calidad estarían más que compensados por la reducción en el reproceso o de los desperdicios, o en la pérdida de la utilidad. Infortunadamente, la idea correspondiente de que el productor debería esforzarse por un proceso perfecto que no produzca elementos no conformes, con frecuencia e inevitablemente se plantea mal para estipular que los planes de muestreo de aceptación siempre deberían tener un número de aceptación de cero, lo que implica que los planes deberían llevar a la no-aceptación del lote si en la muestra se encuentran uno o más elementos no conformes. El ejemplo 1 muestra que esto no es un efecto inevitable. Un número de aceptación de cero se considera óptimo únicamente en un cierto rango de niveles de calidad; en niveles de calidad inferior, los números de aceptación de 1 o mayores son óptimos, mientras que en niveles de calidad más altos, es mejor no realizar el muestreo.

  • 4.8 EL USO DEL MUESTREO DE ACEPTACIÓN

Para muchos procesos de producción maduros, los niveles de calidad estarán tan cercanos a la perfección que implementar procedimientos de muestreo de aceptación es un gasto innecesario de recursos. El diseño estará mejorado de modo que no hay dificultades en el proceso de producción debido a que ninguno de los parámetros del proceso es difícil de lograr

6

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

o mantener, y se habrán implementado protecciones en el sistema de control del proceso siempre que sean necesarias.

A partir de la Tabla 1, se puede observar que el muestreo de aceptación se hace redundante en un nivel de calidad que esté ubicado en el rango entre 0,000 1 hasta 0,000 2 de no conformes. Una de las variables del Ejemplo 1, fue que el 1 % de los lotes disminuyen hasta el peor nivel de calidad. Si este porcentaje se pudiera reducir sustancialmente, entonces el muestreo de aceptación se volvería redundante en niveles de calidad, en los lotes buenos, inferiores de 0,000 2 no conformes. De este modo, un enfoque por dos vías sobre la variación interna y sobre las "causas especiales" externas de variación en el proceso de producción, junto con revisiones repetidas del diseño del producto, al final llevarán a que el muestreo de aceptación sea innecesario para muchos productos.

Sin embargo, ¿qué sucede con las etapas tempranas mientras el proceso y sus controles se mejoran? El Ejemplo 1 demuestra que el uso correcto del muestreo de aceptación puede desempeñar un papel clave en la maximización de la rentabilidad durante este período intermedio.

Algunos procesos nunca funcionan lo suficiente para llegar a la madurez. Esto es particularmente válido para algunas industrias relacionadas como la de defensa. De nada vale continuar construyendo un arma ofensiva con una especificación determinada una vez que una defensa efectiva contra ella ha sido concebida y está ampliamente disponible. De este modo, con frecuencia se modifican las especificaciones lo cual puede dificultar el logro de un diseño robusto o de controles eficientes del proceso. Algunas veces los materiales utilizados en la producción de armamentos son tan nuevos que tienen propiedades y límites que no se comprenden por completo. Algunas veces es en el ensamble de componentes individuales en buenas condiciones, en elementos complejos en donde puede ser necesario usar el muestreo de aceptación para mantener la calidad. A veces puede ser aceptable, lo que parecen ser niveles muy altos de no conformidad. Por ejemplo, un sistema de arma antitanque de operación sobre el hombro sería más que aceptable incluso si tuviera únicamente 50 % de oportunidad de destruir un tanque que cuesta unas mil veces más, aunque esto se traduzca en 50 % de no conformidad. El muestreo de aceptación se puede aplicar periódicamente para las municiones que se conservan en almacenamiento por muchos años para verificar que no se hayan degradado hasta un nivel intolerable. En la industria de computadores, se puede considerar aceptable un rendimiento de proceso tan bajo como 50 % cuando se graban los más rápidos y nuevos chips de computador. El muestreo de aceptación se puede utilizar incluso como una herramienta mediante la cual verificar los resultados estadísticos del control del proceso.

En resumen, el muestreo de aceptación tiene una función legítima en el aseguramiento de la calidad de muchos productos.

  • 5. PLANES, PROGRAMAS Y SISTEMAS DE MUESTREO DE ACEPTACIÓN

Un plan de muestreo de aceptación es un conjunto de reglas mediante el cual se va a inspeccionar un lote y se va a determinar su aceptabilidad. El plan determina la cantidad de elementos (unidades) en la muestra, que se pueden extraer aleatoriamente de un lote para la inspección frente a la especificación del producto. Después, el lote se determina como "aceptable" o "no aceptable" de acuerdo con la manera en que los resultados de la inspección se comparan con los criterios del plan de muestreo de aceptación.

En ocasiones, cuando se inspecciona una serie grande de lotes, el procedimiento de muestreo podría requerir un cambio de un plan de muestreo a otro, dependiendo de los resultados actuales y previos de la muestra. Los procedimientos de muestreo que requieren cambios de

7

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

un plan de muestreo a otro y posiblemente devolverse a otro, se denominan programa de muestreo. Un programa de muestreo puede también requerir de discontinuidad de la inspección si la calidad del producto parece seguir siendo deficiente. El cliente puede entonces cambiar de proveedor, si está disponible, o iniciar una revisión al 100 % hasta que el proveedor pueda mejorar el proceso de producción suficientemente para producir un producto aceptable.

En el caso del ensayo destructivo, el cliente puede dejar de aceptar el producto hasta que el proveedor haya demostrado a su satisfacción que los problemas de producción que originaron la mala calidad se han resuelto.

La unión de los planes de muestreo y de los programas de muestreo relacionados constituye un sistema de muestreo. El sistema generalmente se determina de alguna manera, por ejemplo por lote, nivel de inspección y nivel aceptable de calidad (por ejemplo, NTC-ISO 2859-1).

Las normas revisadas en la GTC 99-2 (ISO TR 8550-2) y en la GTC 99-3 (ISO-TR 8550-3) presentan planes para muestreo sencillo, doble, múltiple o secuencial. Los procedimientos para el muestreo de lote intermitente para la inspección por atributos se indican en la norma NTC-ISO 2859-3. La comparación de varios métodos de muestreo y los principios sobre los cuales se basan, ayudan a evaluar su idoneidad para una aplicación particular y permite hacer una selección adecuada.

  • 6. VENTAJAS PRÁCTICAS Y ECONÓMICAS DE USAR PLANES DE MUESTREO NORMALIZADOS

Para aquellos involucrados en la redacción de especificaciones es benéfico que se suministren procedimientos de muestreo confiables estadísticamente. Debido a que existen economías de escala para lotes más grandes, la mayoría de los programas de muestreo presentados en las guías revisadas en la GTC 99-2 (ISO TR 8550-2) y en la GTC 99-3 (ISO TR 8550-3) relacionan el tamaño de la muestra con el tamaño del lote. Aparte del control sobre los métodos de selección de la muestra, normalmente se debería apelar a estas normas porque especifican los requisitos que controlan el tratamiento de las no conformidades halladas durante la inspección y el tratamiento de los lotes que se vuelven a presentar después de la no aceptación inicial. Además, la mayoría de estos sistemas de muestreo contienen reglas de cambio incorporadas (desde inspección "normal" hasta "rigurosa" o "reducida") para ajustar el plan de muestreo en el caso de deterioro o desmejora de la calidad. El uso de estas normas de referencia básica puede ahorrar mucho tiempo, que a menudo se desperdicia en discusiones subjetivas, y reducir las áreas amplias de libertad que, con frecuencia, se encuentran en los programas de muestreo no normalizados que tienen solamente un valor limitado para el comercio internacional.

El muestreo implica riesgo y es natural que todas las partes involucradas intenten minimizarlo. Teóricamente, estos riesgos están en función del plan de muestro y del nivel de calidad acordado, sin relación con la industria o el producto. En la práctica, estos riesgos se pueden reducir controlando el proceso de producción y mejorando el nivel de calidad.

Estos riesgos no se pueden eliminar completamente pero, se pueden calcular con precisión y evaluar económicamente mediante el uso de técnicas estadísticas modernas. En consecuencia, es benéfico para todas las partes que se especifiquen los criterios de aceptación estadísticamente confiables en las especificaciones del producto o del proceso y que, siempre que sea posible, se usen en el muestreo las normas de referencia básica generalmente aplicables, como la serie NTC-ISO 2859 y la serie NTC-ISO 3951.

8

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

En términos generales, cuando se logra el desempeño óptimo de un plan o programa de muestreo de aceptación, se deben equilibrar los costos de prevención de no conformidades en contraste con las probabilidades de falla en el servicio. Dado que se pueden hacer varias suposiciones respecto al tamaño de la muestra en relación con el tamaño del lote (n /N) y a la teoría de distribución adecuada, es un asunto relativamente sencillo formular planes de muestreo a partir de la teoría estadística. Observe que, aunque las normas existentes sobre muestreo por variables sólo son aplicables a la característica de un producto que tiene una distribución normal, las normas sobre muestreo por atributos no dependen de la forma de la distribución de las características del producto.

Es un asunto más difícil desarrollar normas genéricas de muestreo de aceptación. Existen ventajas innegables en tener relativamente pocos programas normalizados dado que ocasionan mayor uniformidad de acción y simplifican los procedimientos administrativos en todas las fronteras organizacionales y nacionales. Sin embargo, para que éstas sean aceptadas para uso general por la industria en todo el mundo, las normas de muestreo deben ser prácticas y lo suficientemente flexibles para tener en cuenta las muchas y variadas situaciones que se encuentran en la práctica. Los procedimientos establecidos determinados según el NAC que se indican en la serie de normas NTC-ISO 2859, en la serie NTC-ISO 3951 y en las normas internacionales correspondientes, han sido útiles para la industria en el pasado y se continúan desarrollando para satisfacer las necesidades actuales y futuras.

La motivación del muestreo para aceptación es principalmente económica: la inspección de una muestra procedente de un lote es el precio que se paga (usualmente pequeño) para lograr la calidad deseada en los lotes aceptados. Esta calidad se logra mediante dos necesidades:

1)

La necesidad puramente estadística de diferentes probabilidades de aceptación de lotes de buena o mala calidad.

2)

Cuando se adquieren secuencias de lotes, la necesidad comercial de la no-aceptación frecuente de lotes y el cambio a la inspección rigurosa o la interrupción de la inspección cuando la calidad es deficiente.

El problema asociado con la inspección por muestreo de aceptación se relaciona con la definición no ambigua de los criterios que se usan para juzgar elementos separados individuales suministrados en cantidad, el criterio para la aceptación del lote, el nivel de calidad esperado a partir del proceso de fabricación, la discriminación proporcionada por los planes de muestreo y reglas a seguir cuando un lote no es aceptado. Ante todo, sin embargo, es necesario diseñar el programa de muestreo de manera que se pueda apelar a él fácilmente en el contrato de compra. Los planes de muestreo en el conjunto de normas relacionadas discutidas en la GTC 99-2 (ISO TR 8550-2) o en la GTC 99-3 (ISO TR 8550-3), hacen posible que esto se realice de manera eficiente.

Las partes deberían llegar a un acuerdo sobre los siguientes aspectos:

  • a) La especificación con la cual deben estar conformes los elementos separados del producto; esto es necesario porque, en todos los intercambios entre las partes, debe existir un acuerdo sobre lo que constituye un elemento conforme y lo que constituye un elemento no conforme.

  • b) Si la aceptación del producto va a estar determinada por la aceptación de elementos individuales o colectivamente mediante la aceptación de la inspección de lotes de elementos (la aceptación de elementos individuales descarta el muestreo).

9

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Cuando la aceptación se hace con base en lotes, es necesario que el acuerdo entre el proveedor y el cliente incluya:

  • - los criterios para la conformidad del elemento,

  • - los criterios para la aceptación del lote,

  • - los criterios para la no aceptación del lote, y

  • - el plan, programa o sistema de muestreo de aceptación utilizado.

Éste último se debería basar en los factores de riesgo que son mutuamente aceptables tanto para el productor como para el cliente.

Habiendo acordado el plan, programa o sistema de muestreo de aceptación que se va a usar, el proveedor sabe, para varios niveles de calidad, la probabilidad de que los lotes que él suministra sean aceptados. Igualmente, el cliente comprende la confiabilidad suministrada por el plan, programa o sistema de muestreo frente a la aceptación de productos con calidad deficiente.

Las normas actuales presentan planes para muestreo simple, doble, múltiple o secuencial y de lotes intermitentes. La comparación de los diversos métodos de muestreo y de los principios en los cuales se basan, ayudará en la evaluación de su idoneidad para una aplicación particular y permite hacer una selección adecuada.

  • 7. ATRIBUTOS EN COMPARACIÓN CON VARIABLES

Las normas de muestreo de aceptación generalmente describen procedimientos para la inspección por atributos o para la inspección por variables; una decisión clave que se debe tomar es cuál de éstos utilizar.

A condición de que algunas suposiciones son ciertas, el método por variables tiene la ventaja de que requiere un tamaño de muestra más pequeño que el método por atributos para lograr un grado determinado de protección contra las decisiones incorrectas. También proporciona más información para saber si la calidad se afecta adversamente por la media del proceso, por la variabilidad del proceso o por ambas.

El método por atributos tiene la ventaja de que es más robusto en el sentido de que no está sujeto a las suposiciones de la forma de la distribución y es más fácil de usar. Los tamaños de muestra más grandes y el incremento en los costos asociados con el uso de los métodos de muestreo por atributos se pueden justificar por estas razones. Además, el personal encargado de la inspección puede entender y aceptar más fácilmente un programa por atributos. Para evitar las suposiciones acerca de la normalidad y la inhabilidad o dificultad del asistente en su verificación con "series pequeñas” o lotes de naturaleza "aislada", se recomienda el muestreo por atributos hasta el punto mismo de convertir las mediciones en atributos.

Cuando se sabe que las características de calidad tienen una distribución normal, por lo menos con una buena aproximación, el muestreo por variables tiene una ventaja sustancial cuando la inspección es costosa, por ejemplo, cuando el ensayo es destructivo. A menudo, una transformación matemática sencilla, como por ejemplo tomar el logaritmo o la raíz cuadrada, convierte un conjunto de mediciones de una distribución no normal a una normal o casi normal.

10

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

La Tabla 2 muestra una comparación de los tamaños de la muestra para la inspección por atributos y por variables para rangos determinados de tamaño del lote cuando se utilizan planes de muestreo simple con nivel de inspección II (véase el numeral 8.6.1) en condiciones de inspección normal. Existen ventajas similares cuando se comparan la inspección por atributos y por variables en un muestreo doble y secuencial.

Tabla 2. Comparación de los tamaños de la muestra en la inspección por atributos y por variables

 

Tamaños de las muestras simples en condiciones de inspección normal

Inspección por

Inspección por variables (NTC-ISO 3951-1)

Tamaños de los lotes

Desviación estándar

 

atributos

Desviación estándar

 

(NTC-ISO 2859-1)

desconocida del proceso

conocida del proceso

16 a 25

5

4

3

91 a 150

20

  • 13 8

 

281 a 500

50

 
  • 25 12

1 201 a 3 200

125

 
  • 50 18

35 001 a 150 000

500

125

32

  • 8. CONSIDERACIONES ADICIONALES QUE INFLUYEN EN UNA SELECCIÓN

    • 8.1 SERIES GRANDES Y PEQUEÑAS DE PRODUCCIÓN

La mayoría de normas sobre muestreo de aceptación están destinadas principalmente para usar en una serie continua de lotes con suficiente duración que permita la aplicación de las reglas de cambio. Esto implica una serie "grande" de producción.

La principal excepción es la norma NTC-ISO 2859-2, la cual trata de los planes de calidad límite (CL) que se pueden usar cuando no son aplicables las reglas de cambio de la norma NTC-ISO 2859-1. Están destinados principalmente para usar con lotes individuales o de "naturaleza aislada". Por deducción, esto comprende series "pequeñas” de lotes de inspección, o series pequeñas de producción.

La norma ISO 2859-5 y la NTC-ISO 3951-5 proporcionan planes secuenciales que concuerdan con otras normas en sus series correspondientes y, en muchos casos, son similarmente aplicables a series grandes o pequeñas.

Para que una serie de producción califique como "grande", un criterio claro es que las reglas de cambio tengan una oportunidad razonable de entrar en vigencia si "la calidad no es satisfactoria". Es igualmente claro que esto por sí solo origina una cantidad de asuntos complementarios (como lo indican las comillas) que dependen de los requisitos y circunstancias predominantes en cada caso en consideración. Es imposible estipular de manera simple y precisa lo que constituye una serie pequeña (cantidad de lotes) en el contexto de la inspección por muestreo.

En ausencia de otra guía, o evidencia, en la cual basar un juicio, hasta 10 lotes de inspección consecutiva se deberían considerar como "serie pequeña" y se deberían usar los planes de la norma NTC-ISO 2859-2. Sin embargo, los lotes no se deberían subdividir arbitrariamente para crear una "serie con mayor número de lotes". Siempre es preferible tener lotes grandes y homogéneos porque permiten una relación más pequeña entre el tamaño de la muestra y el tamaño del lote y brindan mejor representación de la muestra, discriminación más aguda e inspección más económica.

11

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

En una serie grande de producción habrá continuidad y estabilidad, de manera que la producción se estabilizará en un promedio de proceso estable a largo plazo. Sin embargo, la calidad de los lotes individuales varía alrededor de este promedio de proceso. Por otra parte, al inicio de la producción, después de una pausa o cambio significativos en la producción o para una serie pequeña de producción, la calidad del lote bien puede ser un poco o marcadamente diferente y más variable. El factor práctico por considerar es si hay evidencia de que se ha establecido y aún existe un promedio de proceso estable.

  • 8.2 NO CONFORMIDAD Y ELEMENTOS NO CONFORMES

    • 8.2.1 Falla en la conformidad

8.2.1.1

Generalidades

 

Cualquier falla en la conformidad con una característica, dimensión, atributo o un requisito del desempeño especificados para el producto, representa una no conformidad. Un elemento no conforme puede tener una o más no conformidades.

Por ejemplo, un bolígrafo que falla al escribir es una no conformidad; el bolígrafo es no conforme. Sin embargo, el mismo bolígrafo también pudo haber fallado, en diversas formas, en el cumplimiento de sus especificaciones por ejemplo, color, dimensiones, etcétera. Un bolígrafo que muestra varias no conformidades se contaría como un elemento no conforme.

La calificación de "no conformidad" no necesariamente implica que la unidad del producto no se puede usar para el propósito previsto. Por ejemplo, un ladrillo con una de sus dimensiones por fuera del intervalo de tolerancia prescrito, aunque es no conforme, aún se puede usar en la construcción.

La diferenciación entre no conformidades y elementos no conformes no es importante si los elementos no tienen más de una no conformidad pero, se vuelve esencial cuando se presentan múltiples no conformidades.

La calidad de una cantidad determinada de producto se puede expresar ya sea como “porcentaje de no conformes” o como el “número de no conformidades por cada 100 elementos” pero, usualmente, éstas expresiones son intercambiables únicamente cuando los elementos pueden tener no más de una no conformidad.

Para

el

muestreo por atributos, los

planes de muestreo están disponibles tanto para el

porcentaje

de

no

conformes como para el

número

de no conformidades

por cada

100

elementos.

8.2.1.2

Ejemplo 2

 

Al contar las perforaciones en una lámina de metal, la cantidad de perforaciones por metro cuadrado puede ser de interés. En este caso, contaríamos todas las perforaciones en cada metro cuadrado (elemento) examinado y expresaríamos la calidad en perforaciones/100 m 2 .

8.2.1.3

Ejemplo 3

 

Suponga que hay un lote de 500 artículos. De ellos, 480 están conformes y son aceptados, 15 tienen una no conformidad cada uno, 4 tienen dos no conformidades cada uno y 1 tiene tres no conformidades.

12

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

El porcentaje de no conformes del lote está dado por la fórmula:

Porcentaje de no conformes =

número de elementos no conformes

número total de elementos

x 100

= (

20

500

) x 100

= 4

Es decir, que el lote es 4 % no conforme.

El número de no conformidades por cada 100 elementos en el lote está dada por la fórmula:

No conformida des por cada

100

elementos =

número de no conformida des

x

número total de elementos

100

= (

26

500

) x 100

=

5,2

Es decir, que el lote tiene 5,2 no conformidades por cada 100 elementos.

  • 8.2.1.4 Comentarios sobre los ejemplos 2 y 3

Así, para el muestreo por atributos, si se va a usar o no el porcentaje de no conformes o las no conformidades por cada 100 elementos es un asunto de consideración individual en cada caso particular. Lo importante es que esto se debe considerar, especificar y acordar por anticipado y no dejarlo para cuando la muestra se haya inspeccionado y luego considerarlo.

Para el muestreo por variables, los planes de muestreo sólo están disponibles para el porcentaje de no conformes, por tanto, no hay elección que hacer. Sin embargo, diferentes características de calidad pueden pertenecer a diferentes clases (véase el numeral 8.2.3), en cuyo caso se tratan independientemente.

  • 8.2.1.5 Factores que se deben tener en cuenta

Los factores que se deben tener en cuenta al decidir si usar el porcentaje de no conformes o

las no conformidades por cada siguientes:

100 elementos para el muestreo por atributos

son

los

  • a) La inspección para el porcentaje de no conformes asume que si un elemento contiene una o más no conformidades, el elemento es no conforme y no es aceptable. También presupone que la cantidad de formas diferentes en las cuales un elemento puede ser no conforme es limitada y conocida, por ejemplo, sólo hay 5 formas en las cuales cada elemento particular podría ser no conforme (véase también el literal b).

  • b) En la inspección para las no conformidades por cada 100 elementos se cuenta cada no conformidad encontrada. Tres no conformidades halladas en un elemento cuentan como tres y se les da el mismo peso que a tres elementos, cada uno con una no conformidad. Un caso especial se origina cuando se presenta una no conformidad un número desconocido y casi ilimitado de veces, por ejemplo, las manchas o perforaciones en una superficie se pueden presentar en cualquier cantidad y no se sabe cuántas veces se

13

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

pueden presentar, de modo que el porcentaje de no conformes para esta característica no es significativo. En tales casos se deberían usar las no conformidades por cada cien elementos (véase el Ejemplo 2).

NOTA El porcentaje de no conformes en la inspección por muestreo por atributos implica una distribución binomial. Para las no conformidades por cada 100 elementos, es adecuada una distribución de Poisson.

  • c) Dos propiedades serán dependientes, si se originan no conformidades en un elemento, en parte o totalmente, a través de alguna causa común, o si una propiedad afecta a la otra. El conocimiento detallado del proceso de producción es necesario para decidir cuáles propiedades son independientes. En términos estadísticos, si dos características, como longitud y diámetro, son independientes, esto significa que si todas las unidades producidas se tomaron y clasificaron en dos grupos de acuerdo con si la longitud era conforme o no conforme, entonces el porcentaje de no conformes para el diámetro debería ser esencialmente el mismo en cada uno de estos dos grupos o, alternativamente, si se seleccionaron en dos grupos de acuerdo con si el diámetro era conforme o no conforme, entonces, el porcentaje de no conformes para la longitud debería ser esencialmente el mismo en los dos grupos. Se puede demostrar matemáticamente que estos dos procedimientos son equivalentes. Si dos no conformidades no son independientes, entonces se dice que están relacionadas o son dependientes. Se debería acordar que la presencia de ambas en un elemento se cuente como una no conformidad únicamente, no como dos. Ocasionalmente, la correlación entre dos no conformidades relacionadas es baja. Bajo estas condiciones las dos se pueden considerar independientes. La inspección para el porcentaje de no conformes evita esta dificultad.

  • d) Si el porcentaje de no conformidades en el lote es menor de 2,5 % entonces, las distribuciones de probabilidad de elementos no conformes y de no conformidades serán casi idénticas. En el rango entre 2,5 % y 10 % se manifestará alguna diferencia, un plan de no conformidades por cada 100 elementos es más estricto que el plan equivalente de porcentaje de no conformes.

  • e) En una estación de inspección, y donde sea admisible, puede ser más práctico y mejor usar un método antes que cambiar frecuentemente de un método a otro por ejemplo, elementos no conformes en lugar de no conformidades por cada 100 elementos.

  • f) Desde el punto de vista del mantenimiento de registros que serán útiles para mejorar la calidad, es preferible usar las no conformidades por cada 100 elementos, ya que los registros contendrán automáticamente información acerca de todas las no conformidades, mientras que algunas no conformidades pueden escapar al registro si se adopta el enfoque del porcentaje de no conformes.

    • 8.2.2 Nomenclatura

La discusión en el resto de esta guía se hará en términos de la inspección para los elementos no conformes. Cuando sea adecuado, se puede interpretar en términos de inspección para no conformidades, reemplazando los "elementos no conformes" por "no conformidades" y el "porcentaje de no conformes" por "no conformidades por cada 100 elementos".

  • 8.2.3 Clasificación de no conformidades

La discusión hasta aquí asume que, si un artículo puede ser no conforme en más de una manera, las posibles no conformidades diferentes, son todas de igual importancia. Entonces, es posible juzgar mediante el recuento de los elementos no conformes. Por ejemplo, suponga

14

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

que hay tres dimensiones que se van a revisar y, en una muestra, tres artículos son no conformes sólo en la primera dimensión, tres artículos sólo en la segunda dimensión, un artículo sólo en la tercera dimensión y un artículo tanto en la primera como en la segunda dimensiones. Esto da un total de ocho elementos no conformes, que es la cantidad a comparar con los números de aceptación y de rechazo.

El procedimiento de adicionar elementos no conformes de diferentes tipos es razonable solamente si las no conformidades son de igual o casi igual importancia. Cuando esto no es así, es necesario clasificar las no conformidades posibles en grupos, de modo que las no conformidades en grupos diferentes son de diferente orden de importancia pero, todas las no conformidades dentro de un grupo son de aproximadamente el mismo orden de importancia. Entonces, se usan diferentes NAC para los diferentes grupos.

Para muchos propósitos, dos grupos son suficientes, a saber, no conformidades mayores de clase A que son de interés mayor y no conformidades de Clase B que son de segundo interés. Algunas veces es necesario introducir clases o subclases adicionales dentro de estas clasificaciones. La clase más importante de todas contiene las no conformidades críticas que representan los artículos que afectan adversamente el uso o, en el extremo, hacen que los artículos sean peligrosos o potencialmente peligrosos.

Las no conformidades críticas son un caso especial y se discuten con más detalle en el numeral 8.2.4. Por el momento, la discusión se restringirá a las clases mayor y menor. Estas clases se refieren a la importancia relativa de no conformidades diferentes dentro de un producto determinado y, puesto que los productos en sí mismos varían en importancia, las clases no corresponden a ningún nivel de calidad absoluto. Por lo tanto, no existe un NAC particular que sea adecuado normalmente para una clase particular.

La clasificación de no conformidades se debería hacer de forma correcta. Es claro que se debe tener cuidado para no "subclasificar" (por ejemplo, clasificar como no conformidad de clase B a una característica que debería estar en la Clase A), puesto que esto llevará a que se permitan más no conformidades de esta clase en el plan de muestreo para la característica de interés de lo que realmente se requiere. Sin embargo, con frecuencia no se comprende que también es muy importante no "sobreclasificar".

Cuando se adopta el sistema de clasificación de no conformidades, es necesario adjudicar un NAC diferente para cada clase con el fin de asegurar que las no conformidades más importantes (Clase A) se controlan más rigurosamente que las no conformidades de la clase B.

Para el muestreo por atributos, si un artículo tiene más de una no conformidad y estas no conformidades están dentro de clases diferentes, el artículo cuenta como un elemento no conforme de la clase más grave. Sin embargo, si la inspección está en términos de no conformidades y no en términos de elementos no conformes, cada no conformidad en la muestra se cuenta en su clase correspondiente.

Es posible que, en cualquier momento, clases diferentes puedan estar bajo diferentes gravedades de inspección, por ejemplo la clase A puede estar bajo la inspección normal mientras que la Clase B está bajo inspección rigurosa. Un lote se determina como aceptable únicamente si se cumplen todos los criterios de aceptación.

15

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

  • 8.2.4 No conformidades críticas

8.2.4.1 Generalidades

Por definición, las no conformidades críticas presentan un peligro o afectan adversamente el uso o la seguridad o ambos. Estas no conformidades forman una categoría especial. Es imposible escoger algún valor de porcentaje de no conformes para estas no conformidades y

decir " ...

este porcentaje de no conformidades críticas es tolerable".

Cuando se involucra la inspección no destructiva, generalmente se adopta la solución de exigir que las características críticas se inspeccionen usando un tamaño de muestra igual al tamaño del lote y un número de aceptación de cero. Esta es una inspección al 100 % pero, se debería observar que ésta no es la clasificación tradicional de 100 %. No se intenta aquí clasificar los artículos en conformes y no conformes, sino revisar que no haya malos. Si se encuentra una no conformidad crítica, esto no sólo significa que se coloca en una caja diferente y la inspección continúa, significa que todo el lote no es aceptado (aunque la no aceptación no necesariamente significa desperdicio). Siempre que sea posible, debería significar que la producción se detiene mientras se realiza una investigación completa para tratar de descubrir cómo se originó la no conformidad y para idear métodos para evitar que vuelva a suceder. La razón para este procedimiento es tratar de prevenir la producción de elementos con no conformidades graves y evitar dar al fabricante la impresión de que no importará mucho si se producen algunos ya que el inspector los separará. Incluso el mejor inspector puede fallar ocasionalmente y no notar una no conformidad, de modo que solamente evitando que se presenten no conformidades críticas se puede asegurar que ninguna llegará al cliente.

Si se considera que cualquier no conformidad crítica particular no justifica este procedimiento, entonces, se deben dar serias consideraciones para reclasificarla como una no conformidad mayor. Las no conformidades críticas realmente tienen que ser críticas; en este caso ningún esfuerzo es muy grande.

Cuando la única inspección posible para las no conformidades críticas es destructiva, la búsqueda de formas de evitar que se produzcan es aún más importante. En este caso, no podemos tener una muestra que sea el 100 % del lote y es necesario decidir qué muestra se debería tomar. Esto puede ser hecho por muestreo por atributos usando una fórmula simple, relacionando:

  • a) el número de no conformidades o de elementos no conformes para los cuales, si estuviera presente, quisiéramos estar seguros de encontrar al menos una no conformidad o un elemento no conforme en la muestra;

  • b) el tamaño del lote;

  • c) el tamaño de la muestra y

  • d) el riesgo que estamos dispuestos a tomar de no detectar no conformidades o elementos no conformes.

El tamaño de la muestra, n, se obtiene a partir de la siguiente fórmula y luego redondeando hasta el entero superior más próximo 1) .

n

=

⎜ ⎛ N

d ⎞ ⎟

2

(

1

1 /(

β

d +

1 )

)

(1)

1)

Esta aproximación es lo suficientemente precisa para propósitos más prácticos, en el muestreo de

aceptación. En raros casos dará un resultado que sea una unidad mayor de lo necesario.

16

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

en donde

N

tamaño del lote

β

probabilidad especificada de no detectar al menos una no conformidad crítica.

d

cantidad máxima de elementos no conformes críticamente "permitidos" en el lote.

NOTA Si p es la fracción máxima no conforme especificada para el lote, entonces d = Np redondeado hasta el

entero inferior más próximo 2) .

El lote es aceptable si no se encuentran no conformidades críticas en la muestra.

8.2.4.2 Ejemplo 4

Suponga que hay un lote de 3 454 elementos. Una probabilidad β de 0,001 y se especifica un porcentaje máximo de 0,2 % de elementos no conformes críticos.

Entonces

p = 0,2/100 = 0,002 y Np = 3 454 x 0,002 = 6,908 que se redondea hasta dar como resultado d = 6.

NOTA 1

El redondeo aquí se hace hacia el número inferior porque al hacerlo hacia el superior se obtendría d = 7,

es decir, un porcentaje de no conformes de 100 x 7/3 454) = 0,2027 %, lo cual excede el valor de 0,2 % estipulado.

De este modo, (N - d/2) (1 - β 1/(d + 1) ) = (3 454 - 3) (1 - 0,001 1/7 ) = 3 451 x 0,627 24 = 2 164, 61 que se redondea al entero superior más próximo para dar n = 2 165.

El plan de muestreo es:

  • - tamaño de la muestra

  • - número de aceptación

  • - número de rechazo

n = 2 165

Ac = 0 elementos no conformes

Re = 1 elemento no conforme

NOTA 2 El tamaño muy grande de la muestra se debe al requisito de alta confianza en una fracción baja de

elementos no conformes críticos.

Para hallar el tamaño del lote, N, necesario para obtener un número especificado de elementos, L, después de la destrucción de la muestra de n elementos bajo ensayo, asumiendo que no se encuentran elementos no conformes, entonces para valores determinados de la probabilidad y el número de elementos no conformes en el lote, el tamaño del lote es:

N

=

(

L

d

)

/ 2 /

1 /(

β

d +

1)

+

d

/ 2

Redondeado hacia el entero superior.

8.2.4.3 Ejemplo 5

Si se requieren 1 500 elementos después de ensayar la muestra, usando β = 0,001 y d = 6 como en el ejemplo 4, entonces L es 1 500 y el tamaño del lote es (1 500 - 6/2) /0,0011/7 + 6/2 = 1 497/0,372 76 + 3 = 4 018,99 que se redondea hacia el entero superior para dar como resultado N = 4 019.

2)

Sólo se deberían considerar valores tolerables pequeños para el porcentaje de no conformes, puesto que las

no conformidades son críticas.

17

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

(Se deriva que n = N - L = 4 019 - 1 500 = 2 519. Este valor de n también se puede obtener usando la ecuación (1) con un tamaño de lote de 4 019).

8.2.4.4 Comentarios

Si el cálculo inicial da como resultado un tamaño de lote o de muestra inaceptable entonces, es necesario reevaluar el riesgo (probabilidad) y /o el número posible de no conformidades o de elementos no conformes en el lote y establecer nuevos criterios.

Un plan alternativo para las no conformidades críticas, cuando la característica crítica es algo que se puede medir y no un atributo puro, es muestrear con un margen de seguridad. De este modo, si la carga de fractura mínima permisible para algún componente es 2 000 kg, podría ser posible, en lugar de decir que el límite es 2 000 kg y la no conformidad es crítica, decir que el límite es 2 500 kg y la no conformidad es mayor. Sólo cuando se deben establecer los límites y el plan de muestreo es permisible, dependen de algún conocimiento previo de la cantidad de variabilidad observada en la resistencia de los componentes en cuestión. Cuando este enfoque es posible puede dar, para todos los interesados, resultados mucho más satisfactorios que la inspección al 100 %. En este caso, existe la posibilidad del muestreo por variables (NTC-ISO 3951) que permitirá el ensayo de sobreesfuerzo y producirá información acerca del promedio y la variabilidad de la característica.

  • 8.3 CURVA DE OPERACIÓN CARACTERÍSTICA (CO)

    • 8.3.1 Generalidades

La curva de operación característica (CO) es una curva que muestra lo que se puede esperar que haga cualquier plan de muestreo en términos de aceptación o no aceptación de lotes; es decir, es una especie de "curva de eficiencia". Una curva CO se refiere a un plan de muestreo particular. Cada plan posible tiene su propia curva.

  • 8.3.2 Curvas CO para el muestreo por atributos

En el muestreo para aceptación por atributos, hay dos "tipos" de curva CO, conocidos como Tipo A y Tipo B. Tomando primero el caso general de una serie grande de producción con una calidad promedio del proceso estable (100p % de no conformes, donde p está en el rango de 0 a 1), la calidad de los lotes tomados de la serie variará alrededor de este promedio del proceso de acuerdo con una distribución binomial. Para cada variación en la calidad del lote, la ordenada correspondiente de la curva CO suministra la proporción de lotes (de esa calidad particular) que, en promedio, serán aceptados por el plan de muestreo en el cual se basa la curva CO. En este caso, se dice que la curva CO es de Tipo B y describe la manera en que el usuario vería la característica operativa de un plan de muestreo en relación con un suministro estable del producto proveniente de una fuente dada.

En el caso de lotes aislados o individuales, la curva CO es realmente una serie de puntos distintos en niveles de calidad 0, 1/N, 2/N,… más que una curva. Debido a la naturaleza aislada del lote o los lotes, parecería no razonable interpretar las ordenadas de la curva CO como proporciones promedio de series grandes de lotes aceptados. No obstante, tal interpretación es posible si imaginamos un proceso ficticio que produce una serie de lotes idénticos, es decir, lotes que son todos del mismo tamaño y calidad (100p % de no conformes). Entonces, la ordenada de la curva CO vuelve a ser la proporción de aquellos lotes idénticos que serán aceptados por el plan de muestreo determinado. Sin embargo, en este caso, no estamos tomando muestras provenientes de un proceso con variación aleatoria en la calidad sino provenientes de una cantidad finita de elementos que conforman un lote. La ordenada de la curva CO indica probabilidades de aceptación (en lugar de proporciones promedio de lotes aceptados) que son dadas por la distribución hipergeométrica y dependen del tamaño del lote.

18

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Se

dice que

la curva

CO

es

de

Tipo

A

y

describe

la manera

en

que

el

usuario vería la

característica operativa en el caso de lotes aislados o individuales.

Aunque los dos tipos de curva CO están determinados por diferentes distribuciones de probabilidad, la curva de Tipo B sirve para ambos propósitos. Esto es porque, afortunadamente, se puede tomar como una buena aproximación a la curva de Tipo A cuando el tamaño del lote es suficientemente grande, 10 o más veces el tamaño de la muestra, aunque se debería recordar que la calidad es la del lote aislado y no la de la producción. Si el tamaño de la muestra comprende una proporción mayor del lote y los números de aceptación son enteros positivos (en contraposición a cero), el tipo de curva B (como una aproximación del Tipo A) da una indicación pesimista de los riesgos del productor y del cliente, esto es, se desvía hacia el "lado seguro". Para lotes grandes, las curvas de Tipo A y B son virtualmente idénticas. Así, para propósitos prácticos, las curvas de Tipo B se pueden usar para ambos tipos de muestreo sin error significativo en la mayoría de los casos. Las curvas CO para los planes de muestreo para la aceptación dados en las normas NTC-ISO 2859 y NTC-ISO 3951 son del Tipo B.

La norma NTC-ISO 2859-1 presenta curvas de operación característica de planes para inspección por muestreo para el porcentaje de elementos no conformes y para no conformidades por cada 100 elementos. Estas curvas CO muestran el porcentaje promedio de lotes aceptados como una ordenada graficada en contraste con el porcentaje de elementos no conformes o el número de no conformidades por cada 100 elementos en la calidad del proceso como la abscisa. Para el porcentaje de no conformes, ellos se han calculado con base en la distribución binomial cuando el tamaño de la muestra simple es igual o menor a 80. Para las no conformidades por cada 100 elementos es apropiada la distribución de Poisson y se ha usado para el cálculo de las curvas CO de estos planes.

La distribución de Poisson se basa en la suposición de que las no conformidades se presentan independientemente con una expectativa constante. Esta suposición se mantiene en muchos casos. Cualquier desviación sustancial de esta suposición produce resultados con mayor varianza que la de la distribución de Poisson. En estos casos la protección del cliente es un poco mejor que la indicada por las curvas de operación característica.

En la norma NTC-ISO 2859-2 las tablas para el procedimiento A (lote aislado) se basan en el muestreo aleatorio procedente de lotes finitos, tanto para el riesgo del cliente como para el del productor. No obstante, para el procedimiento B, las tablas se basan en el muestreo aleatorio procedente de un lote finito para el riesgo del cliente en la CL pero, en el muestreo aleatorio procedente de un proceso para el riesgo del productor y las curvas CO. La curva de característica operativa subestima la probabilidad de aceptación cuando la probabilidad indicada es mayor o igual a 0,90 y sobreestima la probabilidad de aceptación con menor probabilidad cuando la probabilidad indicada es menor de 0,90.

  • 8.3.3 Curvas CO para el muestreo por variables

Las normas para el muestreo por variables se basan en la presunción de que las características de la calidad se distribuyen normalmente, obtienen distribuciones que se pueden transformar hasta la normalidad. Esta presunción no será verificable para lotes aislados o series pequeñas. Además, nunca se puede considerar que las mediciones de las características en un lote con tamaño finito representen una distribución normal verdadera. Por otra parte, es muy posible que el proceso de producción, en el momento en que se produce el lote, pudiera haber estado produciendo elementos cuyas características de calidad se distribuyeron normalmente o eran transformables hasta la normalidad. Por estas razones, al muestreo por variables únicamente se aplican las curvas CO de Tipo B.

19

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Para el muestreo por variables, las curvas de operación característica concuerdan con aquellas para los planes de muestreo por atributos para tamaños de lote y niveles de calidad similares. Mientras las curvas CO de Tipo B para el muestreo por atributos involucran la distribución binomial, aquellas para el muestreo por variables involucran:

  • a) la distribución t no central para casos en los que se desconocen las desviaciones estándar del proceso;

  • b) la distribución normal en los casos en los que se conocen las desviaciones estándar del proceso.

Las decisiones de aceptabilidad se basan en la evaluación del porcentaje de no conformes determinado a partir de los promedios y las desviaciones estándar de las mediciones de las características del producto en todos los elementos de la muestra.

Las curvas CO para el muestreo por variables muestran el porcentaje promedio de lotes aceptados, pero no muestran las probabilidades de aceptación de lotes particulares. Para un lote particular, puede suceder que un lote rechazado puede estar libre de elementos no conformes. Por el contrario, un lote individual con una fracción alta determinada de elementos no conformes puede tener una probabilidad real más pequeña de no aceptación de la que se muestra en las curvas CO para el proceso en total.

  • 8.4 RIESGOS DEL MUESTREO

    • 8.4.1 Riesgos cuando el muestreo es de: riesgo para el productor y de riesgo para el cliente

Debido a que las muestras constituyen solamente una pequeña parte del total de un lote o envío de inspección, el muestreo implica riesgos tanto para el productor como para el cliente. Ocasionalmente puede que un "buen" lote no sea aceptado porque la muestra inspeccionada, aunque se seleccionó aleatoriamente, no refleja la calidad verdadera del lote. El riesgo de que esto suceda se conoce como "riesgo para el productor" (RP). Por el contrario, un lote con "baja calidad" puede pasar la inspección debido a los datos limitados disponibles en la muestra. Esta eventualidad se conoce como "riesgo para el cliente" (RC).

En el numeral 8.3 se estableció que los riesgos asociados con el muestreo se pueden calcular y evaluar. Usando su curva de operación característica (CO) podemos, para cada plan de muestreo, deducir la proporción de lotes que serán aceptados para una calidad de entrada (o proceso) determinada, es decir, la probabilidad de aceptación para un nivel de calidad establecido.

El productor requiere una alta probabilidad de aceptación si la calidad es buena, mientras que el cliente querría una probabilidad baja de aceptación si la calidad es baja. Convencionalmente, estas probabilidades se han establecido en 0,95 y 0,10, respectivamente. Esto da un RP de no aceptación de 0,05 % o 5 % y un RC de aceptación de calidad baja de 0,10 o 10 %. Cada vez es una práctica común igualar el RP y el RC a 5 %. Para porcentajes de RP y RC predeterminados, la calidad del riesgo para el productor (CRP) y la calidad del riesgo para el cliente (CRC) correspondientes se pueden deducir de las curvas CO (véase la Figura 1). Por el contrario, para una curva CO determinada, el NAC y el nivel de calidad límite (NCL) determinan el RP y RC, respectivamente (véase la Figura 2). Como alternativa, el plan de muestreo y su curva CO se pueden diseñar especialmente para que "encajen" los puntos preseleccionados (NAC, 1,0 - RP) 3) y el punto de riesgo para el cliente (NCL, RC).

3)

Expresado alternativamente como (NAC, 100 % - RP[%])

20

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Un examen de las curvas CO para los planes de muestreo simple determinados según el NAC en una inspección normal, por ejemplo el muestreo por atributos que se especifica en la norma NTC-ISO 2859-1 mostrará que en el NAC designado, la probabilidad de aceptación varía aproximadamente entre 0,87 y 0,99 (esto significa que el RP varía entre 13 % y 1 %). Esta es una característica de estos planes de muestreo según el NAC y, por supuesto, de cualquier plan diseñado que tenga características que "concuerden" con estos planes de muestreo simple designados según el NAC. El término "NAC" no se debería usar sin referencia a una u otra de las normas de las series NTC-ISO 2859 o NTC-ISO 3951 o normas equivalentes. Los diagramas CO y las tablas también muestran el efecto de cambiar a una inspección rigurosa: el RP aumenta para el mismo NAC mientras que el RC disminuye para la misma CL.

Cuando se opera el sistema de muestreo, las reglas de cambio son un factor importante al considerar los riesgos debidos al muestreo. Por ejemplo, en la norma NTC-ISO 2859 - 1 las curvas CO muestran qué esperar bajo las condiciones de la inspección normal. Ellas muestran que para todos los planes de muestreo especificados en esa norma, el porcentaje de lotes con probabilidad de ser aceptados es menor de 80%, si la calidad del proceso funciona al doble del NAC. A corto plazo, tal tasa de aceptación conducirá a la inspección rigurosa. La tasa de aceptación en el NAC bajo inspección rigurosa sólo será del orden de 80 % y en el doble del NAC caerá hasta 50 % y mucho menos en algunos casos. Estas tasas bajas de aceptación en la inspección rigurosa deberían promover la investigación acerca de la causa de la calidad inferior. La regla para interrumpir la inspección por muestreo hace de esta investigación una necesidad. La acción correctiva que se toma resultará en devolverse a un nivel de calidad previo, o, como sucede con frecuencia, a una calidad mejorada.

Advertencia: Aunque las curvas CO son un concepto muy útil, no sólo en el análisis de riesgo, se debería reconocer que, en la práctica, los lotes en una serie rara vez, si es que existe alguna, son idénticos y que los procesos operativos rara vez son estrictamente aleatorios. Aunque las curvas indican lo que se puede esperar bajo condiciones establecidas, no pueden describir con precisión lo que sucede en un periodo cuando las condiciones cambian constantemente. Por tanto, se debe ser muy cauteloso al hacer afirmaciones dogmáticas.

  • 8.4.2 Métodos para reducir los riesgos

Los riesgos en la inspección por muestreo, tanto de la aceptación de lotes malos como de la no aceptación de lotes buenos, son inevitables pero pueden ser tolerables, siempre y cuando se haya seleccionado bien el nivel de inspección y el NAC.

Si el productor o el cliente consideran, en un caso particular, que el riesgo que está tomando es muy alto, sería conveniente revisar que el NAC y el nivel de inspección hayan sido bien seleccionados.

El productor estará interesado en reducir los riesgos cuando la calidad es mejor que el NAC - de otra manera no está calificado para reducir riesgos. El cliente estará particularmente interesado en los riesgos cuando la calidad es peor que el NAC, puesto que, si la calidad es mejor que el NAC, está obteniendo la calidad requerida.

Los métodos para reducir los riesgos para ambas partes se establecen en la GTC 99-2 (ISO-TR 8550-2) para el muestreo por atributos y en la GTC 99-3 (ISO TR 8550-3) para el muestreo por variables. En resumen, cuando sea posible, ellos son:

  • a) mejorar la calidad de la producción;

  • b) incrementar el tamaño del lote;

21

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

c)

en

el

caso de

muestreo

por

atributos,

donde el

número de

aceptación es cero,

incrementar el número de aceptación a 1 conservando el mismo NAC.

3

Y 1 1 4 2 5 6 0 7 8 X
Y
1
1
4
2
5
6
0
7
8
X

Convenciones

X

Calidad del proceso (decreciente)

Y

Probabilidad de aceptación

1

Punto de riesgo para el productor (PRP)

2

Punto de riesgo para el cliente (PRC)

3

Riesgo para el productor (RP)

4

Alta probabilidad de aceptación

5

Baja probabilidad de aceptación

6

Riesgo para el cliente (RC)

7

Calidad del riesgo para el productor (CRP

8

Calidad del riesgo para el cliente (CRC)

Figura 1. Curva de operación característica (CO) definida por el riesgo para el productor (RP)

y por el riesgo para el cliente (RC).

22

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

3

Y 1 1 4 2 5 6 0 7 8 X
Y
1
1
4
2
5
6
0
7
8
X

Convenciones

X

Calidad del proceso (decreciente)

Y

Probabilidad de aceptación

1

Punto de riesgo para el productor (PRP)

2

Punto de riesgo para el cliente (PRC)

3

Riesgo para el productor (RP)

4

Alta probabilidad de aceptación

5

Baja probabilidad de aceptación

6

Riesgo para el cliente (RC)

7

Nivel aceptable de calidad (NAC)

8

Nivel de calidad límite (CL)

Figura 2. Curva de operación característica (CO) definida por el

nivel aceptable de calidad (NAC) y la calidad límite (CL)

  • 8.5 SELECCIÓN DE LOS VALORES DE NAC, CRP, CL Y CRC

    • 8.5.1 El NAC y el CRP

8.5.1.1 Significado de NAC y CRP

Para propósitos de esta parte uno de la GTC 99 (ISO/TR 8550-1), el NAC y el CRP se pueden considerar sinónimos. Ambos son índices de la calidad que se puede tolerar para los propósitos de la inspección por muestreo, la diferencia es que la CRP se asocia con un RP pequeño especificado, mientras que el NAC indica un nivel de calidad para el cual el RP será pequeño (no especificado).

23

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

8.5.1.2 Establecimiento de un NAC

Para establecer un NAC se debe recordar que éste proporciona una indicación de la calidad que se requiere en la producción. Se le solicita al proveedor que produzca lotes con una calidad promedio mejor que el NAC. Por otra parte, esta calidad debe ser razonablemente alcanzable, y al mismo tiempo debe tener una calidad razonable desde el punto de vista del cliente. Frecuentemente, esto significará un compromiso entre la calidad que querría el cliente y la calidad que él se puede permitir, porque cuanto más riguroso el requisito, puede ser más difícil que la producción lo cumpla, y puede ser más costosa la inspección para asegurar que se cumpla.

La principal consideración debe ser el requisito del cliente pero, es necesario asegurar que el cliente es realista y no demanda una calidad mejor de la que realmente se necesita. Es necesario tener en cuenta la manera en que se van a usar los elementos en cuestión y las consecuencias de una falla. Si los elementos van a estar disponibles en grandes cantidades y la falla es simplemente para ensamblar de modo que el elemento no conforme se puede separar y usar otro en su lugar, se puede tolerar un NAC relativamente generoso. Si, por otra parte, una falla va a causar una falla en el funcionamiento de una pieza de equipo costosa e importante en el momento y lugar en que no se puede reemplazar el elemento no conforme, se requerirá un NAC riguroso.

También es necesario considerar cuántos componentes contendrá el equipo eventual. Si, por ejemplo, se decide que la calidad de una pieza de equipo que contiene tres componentes diferentes pero igualmente importantes, no debería ser no conforme en más del 10 %, entonces cada uno de los 3 componentes podría ser no conforme en un 3,45 % y se cumpliría el requisito. Sin embargo, si la maquinaria fuera a contener 10 componentes estos tendrían que ser no menores que 1,04 % de no conformes en promedio.

Se debería recordar que, aunque los componentes se muestrean según un solo NAC, ellos pueden y deberían proceder de una fuente o fuentes con una calidad promedio menor del proceso para aumentar la probabilidad de aceptación del lote.

Si los componentes son conformes o no conformes independientemente en consecuencia, a partir de la ley de multiplicación de probabilidades la fracción total conforme es:

1

X

=

1

x

100

100

k

,

De donde se deduce que la fracción total de no conformes es:

 
  • X 1

= −

1

x

k

 

en donde

 
  • 100

 

,
100

 

k

es la cantidad de componentes en el montaje,

 

X

es el porcentaje de no conformes del montaje;

x

es el porcentaje de no conformes de cada uno de componentes.

 

Un

NAC de

X para

el montaje

se traduce así

en

un

NAC de

x para los componentes

individuales.

 

24

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

NOTA 1

Sin embargo, el valor de X no toma en consideración las no conformidades que se pueden originar en un

proceso de montaje defectuoso.

 

NOTA 2

El NAC

es

el límite de una calidad promedio del proceso satisfactoria. Se espera que la calidad del

proveedor sea mejor que el NAC.

La fórmula arriba indicada se aplica cuando los componentes son, para todo fin y propósito, idénticos. De manera más general, si el porcentaje de no conformes de los componentes de k son respectivamente x 1 , x 2 , … x k , entonces, si los componentes son conformes o no conformes independientemente, se deduce que:

X

1

x

1

⎞ ⎛

⎠ ⎝

1

x

2

1

x

k

100

100

100

....

100

= −

1

.

Aquí, existirán requisitos diferentes para los componentes diferentes, contribuyendo al requisito total X. Al distribuir X en los niveles de calidad x 1 , x 2 , … x k , siempre ser debería consultar al diseñador del producto para obtener su consejo, si es posible.

En estas circunstancias, el productor probablemente desearía elegir un NAC idóneo para cada componente y luego calcular la calidad que se puede esperar para todo el equipo, mientras que el cliente desearía especificar un NAC para todo el equipo y luego calcular cuál debería ser la calidad de los componentes. En general, probablemente es más razonable el segundo de estos enfoques porque es el desempeño del equipo total lo que realmente importa pero, también es el enfoque más costoso porque casi siempre lleva a un NAC más pequeño. No obstante, se debe aceptar que la buena calidad en un artículo complicado es inevitablemente más costosa que la misma buena calidad en un artículo simple.

La cuestión del nivel de calidad que se puede esperar razonablemente, con un costo que el cliente esté preparado a pagar, y con los métodos de producción considerados con frecuencia se puede responder con el análisis de los niveles de calidad que se produjeron y toleraron en el pasado. Cuando el artículo es nuevo, y no ha habido producción previa, con frecuencia habrá otros artículos similares de los cuales se pueda obtener información pertinente. Los cálculos de promedios del proceso pasado pueden ser particularmente útiles. No se debería pensar que la idea de observar la calidad que se logró en el pasado significa que los niveles de calidad previos son suficientemente buenos. El costo de producción de un elemento no conforme es casi igual al del elemento conforme de modo que la reducción del porcentaje de no conformes con frecuencia resulta en la reducción del costo de producción.

Aunque comúnmente se cree que una mejor calidad cuesta más, a menudo, lo contrario es cierto. El control eficaz del proceso puede suministrar una calidad extremadamente buena, aún hasta el grado de partes por millón. La calidad lograda de este modo es mucho menos costosa que la calidad baja que resulta cuando no existe control del proceso. La principal razón para ello es que virtualmente no existe desperdicio, reproceso ni material devuelto.

El intento de lograr calidad excelente mediante inspección y clasificación es mucho más costoso y, debido a la ineficiencia de la inspección, no es muy eficaz. Por lo tanto, es necesario que los intentos por lograr la calidad de NAC de fracciones o de partes por millón, estén acompañados de la revisión de los procedimientos de control del proceso y del diseño del producto, en lugar de intentar lograr tales resultados mediante la inspección.

  • 8.5.1.3 El efecto de la variabilidad del muestreo

El solo establecimiento de un NAC no le da al cliente la garantía de que los lotes de peor calidad no serán aceptados. En primer lugar, el NAC se refiere al promedio. Algunos lotes pueden ser peores que el NAC, mientras que el promedio es mejor que el NAC. En segundo

25

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

lugar, si la calidad promedio que se ofrece es un poco peor que el NAC, probablemente una cantidad de lotes sean aceptados antes de que se requiera un cambio a una inspección rigurosa y, aún después del cambio, existe la probabilidad de alguna aceptación. Sin embargo, en general, se puede esperar que el cliente reciba un producto con un promedio mejor al NAC, ya que los programas de muestreo tiene el incentivo económico incorporado de que un productor no puede tener más que una proporción pequeña de lotes no aceptados y tomará las medidas para mejorar la calidad de la producción, si se excede esta proporción.

Se podría pensar que no es muy satisfactorio desde el punto de vista del cliente, confiar en lo que es probable que suceda en lugar de, en lo que sucede realmente. Sin embargo, en la práctica la mayoría de fabricantes toman medidas para que el promedio de sus procesos no exceda el NAC, suponiendo que únicamente se debe a que la relativamente frecuente no aceptación de lotes hace difícil la vida. En cualquier caso, la protección del cliente depende del extremo inferior de la curva CO así como del extremo superior con el cual está implicado el NAC, y dicho extremo inferior se puede ajustar considerando los valores de CL de cualquier plan sugerido.

Si se decide que este enfoque no es adecuado para un producto en particular y se necesita una protección más positiva del cliente, entonces, esto se puede lograr siempre especificando un NAC más pequeño, teniendo presente que es probable que esto incremente el costo del producto. Sin embargo, en general, un enfoque adecuado para mejorar la calidad y disminuir no conformidades dará como resultado costos más bajos, no más altos. Incluso si hay un costo adicional, a menudo valdrá la pena en términos de mantener o ampliar la base de clientes.

  • 8.5.1.4 NAC como índice

No es necesario que el NAC sea siempre la elección principal a partir de la cual se derive todo lo demás. Siempre es posible, cuando las circunstancias así lo requieren, entrar en las tablas "por la puerta de atrás", eligiendo un plan según algún otro criterio y luego hallando el NAC especificado para obtener el resultado deseado. En este caso, el NAC es un índice conveniente que permite el uso de las tablas estándar y esto permite que el productor determine la calidad con la cual debe hacer su fabricación con el fin de obtener la mayoría de lotes aceptados.

Si se usa el método de la "puerta de atrás", la elección principal puede ser un punto bajo en la curva, cuando éste se considera particularmente importante o, algún criterio económico. Probablemente el criterio económico más simple que se ha sugerido es estimar el punto de equilibrio, es decir, la calidad del lote de modo que, si el lote fuera aceptado, el costo del daño hecho por los elementos no conformes aceptados sería exactamente el mismo costo de fallar en aceptar un lote.

  • 8.5.1.6 Compromiso entre el NAC y las tolerancias

En ocasiones se sugiere que podría haber un "compromiso" entre el NAC y las tolerancias. Por ejemplo, una dimensión se especifica con una tolerancia de ± 0,6 mm y un NAC seleccionado de 0,1 %. Si la medición de esta dimensión se acerca a una distribución normal, una tolerancia de ± 0,3 mm con un NAC de 10 % dará prácticamente el mismo resultado. Esto se basa en las áreas relativas en los extremos de la distribución con relación a la escala de medición. La adopción de esta modificación tiene el mérito de que es más fácil de detectar un 10 % no conforme, lo que da como resultado una gran reducción en el tamaño de la muestra. No obstante, hay sanciones asociadas con estos extremos.

26

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Para ilustrar esto, usando la norma NTC-ISO 2859-1 y un nivel moderado de inspección, un NAC de 0,1 % implica que el tamaño del lote debe exceder 10 000 mientras que para un NAC de 10 % el tamaño del lote puede tener un rango desde algo tan bajo como 30. Una reducción en la tolerancia impone una presión irreal en la función de inspección ya que se exigirá que la inspección registre como no conformes las mediciones realmente conformes con la tolerancia dimensional estipulada. Peor aún, es la situación en que un lote se ha juzgado como "no aceptable" y debe ser examinado cuando, de hecho, la mayoría del producto está dentro de la especificación. Bajo estas circunstancias, sería tentador pero erróneo, reevaluar las mediciones de la muestra defectuosa con base en la tolerancia de la especificación del producto. Estos usos de límites de “tolerancia” comprimidos o reducidos para medir la conformidad son más adecuados para el control del proceso o las prácticas de aceptación interna. No son adecuados para las especificaciones.

  • 8.5.1.7 La necesidad de realismo

Este ejemplo indica la necesidad de establecer especificaciones y niveles de calidad realistas para propósitos del muestreo, lo que nos devuelve a la clasificación de no conformidad y al interrogante de qué tan serios son los desvíos de la conformidad. Las especificaciones deberían ser realistas y los niveles de calidad deberían ser consistentes y reflejar correctamente la clasificación de la no conformidad y su importancia relativa.

Entre las bases más comunes para establecer el NAC están las siguientes:

  • a) Datos históricos: los datos previos para estimar el promedio del proceso. Luego, el NAC se establece en, o cerca de la estimación obtenida.

  • b) Juicio empírico: el nivel se establece en relación con un nivel satisfactorio conocido para un elemento similar.

  • c) Juicio técnico: el nivel se basa en las estimaciones "técnicas" de los requisitos de calidad para el funcionamiento, el desempeño, intercambio, etc.

la

duración,

la

capacidad

de

  • d) Experimental: los NAC se establecen tentativamente y posteriormente se ajustan según el desempeño y la experiencia.

e)

Costo

total

mínimo:

el

NAC

se basa

en un análisis

relación al "costo de no calidad".

del "costo

de la calidad"

con

  • f) Conocimiento del producto y del proveedor: el NAC se basa en la "experiencia".

Estas bases se pueden usar individualmente o en combinación.

  • 8.5.1.8 NAC de referencia

Finalmente, teniendo en cuenta todos estos factores, es conveniente elegir usar uno de los valores NAC dados en las tablas, si es posible, dado que, de otra manera, las tablas no son aplicables y se debería diseñar un plan o programa de muestreo especial. Los valores NAC de referencia forman una progresión aproximadamente geométrica con una relación común de alrededor de 1,6 de modo que sería raro no encontrar conveniente alguno de ellos.

27

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

  • 8.5.2 La CL y la CRC

En analogía con el NAC y la CRP, la CL y la CRC se pueden considerar índices equivalentes cuyos valores estipulados expresan, para el propósito del muestreo, un nivel de calidad "objetable" que tiene sólo una pequeña oportunidad de aceptación.

El proceso para establecer estos niveles de calidad es similar al del NAC, excepto que ahora consideramos un nivel intolerable que, si existiera, originaría problemas operativos, costos adicionales, etc. Los niveles se asociarán con el nivel seleccionado de riesgo para el cliente y se debería decidir en consecuencia.

  • 8.6 NIVEL DE INSPECCIÓN (NI) - RELACIÓN ENTRE EL TAMAÑO DE LA MUESTRA Y EL TAMAÑO DEL LOTE

    • 8.6.1 Nivel de inspección

El nivel de inspección es un índice de la cantidad relativa de inspección usada para un programa de muestreo y relaciona el tamaño de la muestra con el tamaño del lote y por ende con la discriminación entre calidad "buena" y "baja". Como ejemplo, la Tabla 1 de la norma NTC-ISO 2859-1 proporciona siete niveles de inspección y la NTC-ISO 3951, cinco.

Habiendo establecido el NAC (o la CRP), el "nivel de inspección" se determina en la Tabla 1 de la norma NTC-ISO 2859-1, en la norma NTC-ISO 3951-1 o, de manera más general, considerando que la calidad debería tener sólo una pequeña oportunidad de aceptación si un lote ocasional con dicha calidad se presenta para inspección, es decir, la CL o la CRC. Las curvas CO del plan de muestreo en las normas ISO básicas para el muestreo de aceptación (NTC-ISO 2859-1 o NTC-ISO 3951-1) se estudian para determinar cuál plan satisface más al requisito conjunto y se anota la letra código del tamaño de la muestra. La Tabla 1 de la norma aplicable (NTC-ISO 2859-1 o NTC-ISO 3951-1) proporciona un rango de tamaños de lote adecuados para esta letra código para diferentes niveles de inspección e indica el rango preferido de tamaño del lote por usar. El nivel de inspección II se considera conveniente para muchas aplicaciones.

NOTA 1 Tanto la norma ISO 2859-5 como la norma NTC-ISO 3951-5 proporcionan planes de muestreo secuencial

que corresponden a las normas básicas para muestreo de ac eptación de la norma NTC-ISO 2859-1 y la norma

NTC-ISO 3951-1 respectivamente, en las cuales se aplican los niveles de inspección. Por otra parte, la NTC 5608

(ISO 8422) (véase la GTC 99-2 (ISO TR 8550-2)) y la norma ISO 8423 (véase la GTC 99-3 (ISO TR 8550-3)),

proporcionan planes determinados según el PRP y el PRC en donde, por tanto, no se aplican los niveles de

inspección.

NOTA 2 Siempre es posible tratar casos "especiales" asignando una letra código constante, independientemente

del tamaño del lote por ejemplo, si se requiere una curva CO definida. Aunque el diseño de "planes especiales" para

un caso particular está fuera del objeto y campo de aplicación de esta guía, debería ser posible evitar este recurso

en la mayoría de los casos.

NOTA 3

Es posible que un nivel "bajo" de inspección, como el S1, se deba usar por razones económicas o porque

los ensayos son destructivos. En estos casos, la discriminación puede sufrir. Sin embargo, si se mantienen registros

para las series continuas de lotes, la muestra acumulada puede ilustrar que el RC es más aceptable.

NOTA 4 El Procedimiento A en la norma NTC-ISO 2859-2 no determina los planes de muestreo según el nivel de

inspección porque este procedimiento es para usar con lotes aislados en donde tanto el productor como el cliente

están interesados en la CL.

Si no se puede encontrar una curva CO que satisfaga el NAC y los valores CL requeridos, es necesario establecer si el requisito es esencial o no. Si la CRC (o la CL) no se modera, entonces el único curso por seguir es hacer riguroso el NAC con un incremento consecuente en el riesgo para el productor.

28

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Si, después de haber establecido una letra código para el tamaño de la muestra, se observa que ninguno de los niveles de inspección incluye esa letra código para los tamaños de lote esperados, será necesario revisar y modificar los requisitos o, si esto falla, especificar la letra código del tamaño de la muestra sin un nivel de inspección. Si esto último produce un tamaño de muestra que excede el tamaño del lote, entonces, se requiere una inspección al 100 %.

  • 8.6.2 Comentarios acerca de la relación entre tamaño de la muestra y tamaño del lote

No hay una relación matemática simple entre el tamaño de la muestra y el tamaño del lote. La razón para que la mayoría de programas de muestreo relacionen el tamaño de la muestra con el del lote es el principio aceptado de que se debería obtener más evidencia con el fin de determinar la aceptabilidad de lotes más grandes, en juego. Siempre que el tamaño de la muestra sea pequeño comparado con el del lote, para propósitos prácticos, el tamaño del lote se puede ignorar en el desarrollo de la curva CO para el plan de muestreo. La selección de un plan de muestreo y del tamaño de la muestra depende de la homogeneidad del lote. Se necesitan muestras más grandes cuando falta homogeneidad. Los planes según el NAC requieren que los lotes sean homogéneos. Los planes según la CL requieren muestras más grandes. Para inspección con programas determinados según el NAC, los lotes se deberían formar bajo condiciones esencialmente similares y no se deberían "mezclar". Aunque el efecto del tamaño del lote es mayor para los lotes pequeños, lo que es más importante es el tamaño absoluto de la muestra y no su proporción con respecto al lote.

Desde el punto de vista de la inspección por muestreo existe una ventaja en los lotes grandes, siempre y cuando se mantenga la homogeneidad, ya que es posible y económico tomar una muestra grande manteniendo una relación grande entre lote y muestra, logrando así mejor discriminación. Además, para una eficiencia determinada, el tamaño de la muestra no aumentará tan rápidamente como el tamaño del lote y no aumentará después de un tamaño de lote determinado. Sin embargo, hay varias razones para limitar el tamaño del lote:

  • a) la formación de lotes más grandes puede hacer que se incluya una variedad amplia en la calidad;

  • b) la tasa de producción o de suministro puede ser demasiado baja para permitir la formación de lotes grandes;

  • c) la manipulación y el almacenamiento pueden imposibilitar la formación de lotes grandes;

  • d) la accesibilidad para extraer muestras aleatorias es difícil en los lotes grandes, y

  • e) la consecuencia económica de la no aceptación de un lote grande en términos de desperdicio, reproceso e inspección adicional, puede ser grande.

    • 8.7 INSPECCIÓN DE RECTIFICACIÓN PARA EL MUESTREO LOTE POR LOTE - LCPR

Cuando todos los elementos en un lote tienen la misma probabilidad de ser no conformes, un plan de muestreo para la aceptación de un lote no tiene efecto directo en la calidad de los lotes que se inspeccionan excepto, para el reemplazo de los elementos no conformes hallados en la muestra. Si el 3 % del producto es no conforme antes de presentarlo para la inspección por muestreo, aproximadamente 3 % será no conforme después de la inspección por muestreo. Los efectos principales del plan de muestreo en la calidad del producto son indirectos y se originan en los efectos que la no aceptación de lotes tiene en la producción posterior, por ejemplo, la actitud de los operadores y las medidas que toma la dirección para mejorar el proceso.

29

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

La inspección de rectificación para el muestreo lote por lote es una combinación de la inspección por muestreo y de la inspección al 100 % que busca controlar directamente la calidad del producto que pasa por la inspección. Todos los lotes son muestras inspeccionadas pero los lotes que no se aceptan bajo la inspección del muestreo, se inspeccionan al 100%. Todos los elementos no conformes que se encuentren, se descartan y se pueden reemplazar por elementos conformes. La calidad promedio resultante (CPR) de esta inspección de rectificación será mejor que la calidad de entrada. Se enfatiza que la CPR es un promedio de muchos lotes y no pertenece a lotes individuales.

Cuando la calidad inicial es perfecta, no será necesaria la rectificación y la calidad resultante será perfecta. Cuando la calidad inicial es muy baja, se aplicará la inspección al 100 % a todos los lotes y por lo tanto la calidad resultante teóricamente volverá a ser perfecta, aunque a un costo enorme de la inspección. A medida que el nivel de calidad inicial, medido en porcentaje de no conformes, se eleva desde 0 % hasta 100 %, la CPR se eleva desde cero, alcanza un límite superior y luego disminuye nuevamente hasta cero. El límite de la calidad promedio resultante (LCPR) es el límite superior de la CPR.

Aunque, indudablemente, la inspección de rectificación presiona un poco al proveedor para que mejore la calidad (asumiendo que él está realizando la inspección), los requisitos para la evaluación del efecto son un poco idealistas. El cálculo de la CPR asume la clasificación perfecta al 100 % y, en algunos casos, el reemplazo del producto no conforme con producto bueno (nuevo o reprocesado). Como en la práctica la perfección es improbable, los resultados del proceso inspección al 100 % y del cálculo deberían verse con precaución, porque el resultado calculado podría ser muy optimista.

Un problema mayor con la inspección de rectificación es que el proveedor es susceptible de confiar en la rectificación, especialmente si ésta la realiza el cliente, y puede no intentar diligentemente mejorar la calidad del proceso.

Otro problema asociado con este tipo de inspección es la presión y el costo que se imponen al departamento de inspección. Cuando un lote se juzgue como inaceptable, el incremento en la carga de trabajo puede ser considerable y exigente en los recursos de mano de obra y equipo de manera que las "normas" y los resultados pueden ser difíciles de mantener. Esto puede afectar de forma adversa la eficiencia de la inspección al 100 % y también es muy probable que afecte la calidad de la inspección "original". Esta situación podría crear la tentación, consciente o inconsciente, de tomar atajos con la consiguiente degradación de la calidad. A pesar de ello, el LCPR puede ser un concepto útil en la evaluación del efecto de la inspección de rectificación en la calidad resultante, así como para brindar un incentivo para producir una buena calidad desde el comienzo.

Observe que los sistemas determinados según el LCPR tienen esta desventaja. La norma ISO 18414 es un sistema de muestreo de aceptación determinado según el LCPR para inspección por atributos que únicamente exige la inspección al 100 % de un lote no aceptable cuando el lote es el primero de una serie o cuando el lote anterior es no aceptable. De este modo, solamente al presentar un lote grande cuando el lote previo ha sido aceptado, se puede evitar la inspección al 100% de los lotes grandes.

El LCPR también se puede usar como base para la comparación y selección de un plan de muestreo para una aplicación. Cuando los factores de LCPR no se suministran en la norma y cuando la inspección al 100 % y el reemplazo de los elementos no conformes con elementos conformes son obligatorios para todos los lotes no aceptados, el LCPR se puede calcular a partir de los valores de CPR usando la aproximación:

30

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

CPR

=

( ) x 100

P p

a

p

en donde

p

P a (p)

es la fracción no conforme;

es la probabilidad de aceptación en el nivel de calidad p.

A partir de esta fórmula, se obtienen la CPR y posteriormente el LCPR en porcentaje de no conformes. De hecho, esta aproximación podría ser una mejor indicación que el cálculo más detallado cuando la rectificación no se aplica eficientemente.

  • 9. COMPARACIÓN DE LOS MÉTODOS PARA LA INSPECCIÓN POR MUESTREO

USO

  • 9.1 DE

LAS

CURVAS CO PARA LA COMPARACIÓN DE LOS PLANES DE

MUESTREO

Las curvas CO brindan una base excelente para hacer comparaciones directas entre los planes de muestreo porque cada plan tiene su propia curva CO. Como alternativa, se puede hacer alguna comparación usando factores derivados de la curva CO, por ejemplo, el LCPR (véase el numeral 8.7), la relación de discriminación (véase el numeral 9.2) o el tamaño promedio de la muestra (véase el numeral 9.3.2).

  • 9.2 RELACIÓN DE DISCRIMINACIÓN (RD)

Un plan perfecto para la inspección por muestreo daría una discriminación absoluta en el porcentaje de no conformes igual al nivel de calidad. La curva CO sería una línea recta vertical en el NAC. Para calidades con un porcentaje de no conformes inferior al NAC habría una región de aceptación total y para calidades con porcentaje de no conformes mayores que el NAC habría una región de no aceptación total. La Figura 3 muestra una curva CO ideal. Este ideal es inalcanzable con mucho menos de una inspección perfecta al 100 %.

Una vez se ha introducido un método de inspección por muestreo, se pierde la capacidad para discriminar de manera absoluta entre calidad "aceptable" y calidad "inaceptable". La sanción por no inspeccionar cada elemento se refleja en la pendiente de la curva CO, en particular el valor absoluto de la pendiente de la parte de la curva que está entre el PRP y el PRC que se conoce como relación de discriminación (RD). Cuanto más vertical sea la pendiente, mayor es la discriminación del plan. Así, la comparación de la pendiente en esta parte de las curvas CO brinda una comparación directa de la efectividad de los planes de muestreo en términos de la discriminación.

Cuando las curvas CO se encuentran en páginas diferentes en una publicación, o están en escalas diferentes, no es tan fácil compararlas directamente y entonces, puede ser útil la alternativa numérica siguiente. Este método usa la pendiente de la línea recta que une el PRP y el PRC. La línea recta es una aproximación satisfactoria de esa parte de la curva CO.

31

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA GTC 99-1 Y X
GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA
GTC 99-1
Y
X

NAC

Convenciones

X

Porcentaje de no conformes del proceso

Y

Porcentaje de lotes que se espera sean aceptados

Figura 3. Curva de operación característica, ideal

El factor (CRC) / (CRP) suministra esta pendiente como un índice numérico de la relación de discriminación. Cuanto mayor sea este número, menos discriminatorio es el plan de muestreo. El índice se puede usar para la selección del plan así como para la comparación, o para cualquier otro propósito basado en las curvas CO.

No obstante, los planes de muestreo con la misma relación de discriminación no necesariamente son equivalentes. Por ejemplo, usando la norma NTC-ISO 2859-1, la curva CO para el plan con NAC de 1 % y letra código K tiene una relación de discriminación similar a la curva del plan con NAC de 4 % y letra código M, pero los puntos RC y RP son muy diferentes. En la aplicación más frecuente de este método, se comparan las curvas con puntos RP y nivel de calidad, similares para saber su grado de discriminación respecto a la calidad baja, por ejemplo, la variación en el riesgo para el cliente.

32

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

  • 9.3 COMPARACIÓN DEL MUESTREO SIMPLE, DOBLE, MÚLTIPLE Y SECUENCIAL

    • 9.3.1 Planes equivalentes

9.3.1.1 Características que se deben tener en cuenta

Para la mayoría de planes de muestreo simple es posible hallar un plan de muestreo doble, múltiple o secuencial con una curva de operación característica (CO) aproximada al plan de muestreo simple. En tales casos, no existe razón para elegir entre muestreo simple, doble, múltiple o secuencial debido a las diferencias entre las curvas de operación característica. Tampoco hay razón para preferir uno con respecto a otro para todas las situaciones posibles. El equilibrio de ventajas y desventajas en ocasiones favorece a un procedimiento de muestreo y en ocasiones a otro. Las características que se deben tener en cuenta son las siguientes:

  • a) Complejidad: el muestreo simple es el más fácil de describir y administrar. El muestreo doble requiere más administración para hacer que la segunda muestra esté disponible cuando se requiera. El muestreo múltiple y el secuencial obviamente son aún más complicados. Algunas veces la atracción de la sencillez es la principal consideración al seleccionar el plan de muestreo. Habrá otras oportunidades en que la atracción sicológica de poder tomar una segunda muestra, en casos aparentemente marginales, favorecerá los planes de muestreo doble.

  • b) Variabilidad en la cantidad de inspección por muestreo: en el muestreo simple, el tamaño de la muestra es fijo y la cantidad de esfuerzo de inspección requerido para lograr una decisión se conoce de antemano. Para otros tipos de muestreo, la cantidad de elementos ensayados varía según los resultados procedentes de muestras anteriores. Es posible calcular una cantidad promedio de inspección por muestreo y el costo promedio de la inspección para cualquier calidad de entrada determinada. Esto varía con la calidad, siendo mínima tanto para la calidad muy buena como para la baja. Además de la incertidumbre asociada con la calidad de entrada desconocida, pero también aún cuando ésta se conoce, existe la incertidumbre debida a la variación de la cantidad de inspección por muestreo alrededor de este promedio. Esta incertidumbre puede acarrear problemas en la disponibilidad de recursos suficientes para la inspección requerida. Si los recursos disponibles no son suficientes, el resultado se retrasa. En el caso contrario, habrá uso ineficiente de los recursos. En algunas situaciones la carga de inspección por variable, con frecuencia se considerará un precio pequeño a pagar por la reducción significativa en el costo promedio total de la inspección.

  • c) Dificultad para extraer las muestras: algunas veces es fácil extraer una segunda muestra y extraer dos muestras no es más problemático que extraer una con tamaño combinado. Otras veces, sin embargo, se origina la situación en que la extracción de los elementos de muestra comprende una parte importante de la labor de inspección y, habiendo intervenido el lote para extraer una muestra, es difícilmente factible intervenirlo nuevamente para extraer otra muestra. En estos casos, el muestreo simple es usualmente el mejor plan. Hay, por supuesto, la posibilidad alterna de extraer una muestra del máximo tamaño que se podría necesitar y luego inspeccionarla según el plan doble, múltiple o secuencial preseleccionado. Esto puede arrojar un ahorro muy pequeño en el costo en comparación con el plan simple debido a los problemas para devolver los elementos no inspeccionados al lote.

  • d) Duración del ensayo: si un ensayo es de larga duración y es posible aplicarlo a varios elementos simultáneamente, usualmente será mejor hacerlo así y no arriesgarse a encontrar que al final del ensayo de una primera muestra el resultado no es concluyente y

33

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

que se necesita una segunda muestra o, aún más, por lo menos duplicando el tiempo que toma. Este es otro caso en el que usualmente el muestreo simple es el mejor, a condición de que el total del tamaño de la muestra simple se pueda ensayar de una vez. Sin embargo, si sólo se pueden ensayar uno o dos artículos a la vez, puede ser preferible el muestreo múltiple o el secuencial (véanse los Ejemplos 6 y 7 en los numerales 9.3.1.2 y 9.3.1.3).

  • e) No conformidades múltiples: cuanto más complicado sea el producto en términos de la cantidad de no conformidades posibles y de la clase de no conformidades, más se complica el muestreo doble o el múltiple. El uso eficiente de la mano de obra y el equipo de inspección es difícil si la primera muestra se debe inspeccionar para todas las características, la segunda muestra sólo para algunas características y la tercera muestra tal vez sólo para algunas de éstas. En general, se puede decir que una inspección complicada favorece un plan de muestreo simple, mientras que, cuando la inspección es más simple podría ameritar un plan de muestreo más complicado.

La curva de operación característica (CO), (para el plan de muestreo simple con un tamaño de muestra de 200, número de aceptación 3, y un número de rechazo de 4) y los planes doble y múltiple equivalentes se ilustran en la Figura 4. La concordancia no es exacta pero es lo suficientemente buena para los propósitos más prácticos. El plan secuencial equivalente también concuerda con la curva CO del plan de muestreo simple pero no se ilustra para evitar saturación. La curva de operación característica (CO) de los planes de muestreo simple y secuencial son, virtualmente, indistinguibles una de la otra.

9.3.1.2 Ejemplo 6

Se va a ensayar la carne en conserva para determinar las cualidades de preservación almacenando varias latas durante tres semanas bajo determinadas condiciones atmosféricas.

Para obtener la curva CO adecuada, tal vez la elección pueda estar entre un plan de muestreo simple de 80 latas, un plan de muestreo doble cuyas muestras tengan cada una 50 latas y un plan de muestreo múltiple de siete etapas cuyas muestras tengan cada una 20 latas. Si se usa el muestreo simple, la respuesta puede estar disponible a las tres semanas después de iniciar el ensayo; si se usa el muestreo doble, los resultados podrían estar disponibles en tres semanas, pero puede requerir 6 semanas; con el muestreo múltiple, se pueden necesitar aproximadamente 5 meses.

En estas circunstancias, probablemente se elija el muestreo simple.

9.3.1.3 Ejemplo 7

Se va a realizar una inspección destructiva. Todos los artículos del lote están disponibles en el sitio para el ensayo y el aparato de ensayo sólo puede tomar un artículo a la vez. Puesto que el principal costo del ensayo es la destrucción del artículo, es conveniente destruir lo más poco que sea posible consistente con la curva CO adecuada.

Puesto que los artículos en la muestra se deben ensayar uno a la vez, el uso del muestreo secuencial, en lugar del simple, probablemente ahorre tiempo y reduzca el tamaño promedio de la muestra, y vale la pena considerarlo.

  • 9.3.2 Tamaño promedio de la muestra

Para comparar los muestreos simple, doble, múltiple y secuencial es útil considerar el tamaño promedio de la muestra que se necesitará en una serie grande de muestreo en diferentes niveles promedio de calidad del producto. La curva del tamaño promedio de la muestra indica

34

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

la eficiencia relativa de los diversos sistemas de muestreo. Estas curvas indican la cantidad de elementos que se van a examinar en promedio antes de tomar la decisión de aceptar o rechazar. La Figura 5 ilustra el tamaño promedio de la muestra para el conjunto de planes de muestreo simple, doble, múltiple y secuencial equivalentes que se suministran en la Tabla 3 y se representan en la Figura 4.

Tabla 3. Planes de muestreo equivalentes por atributos para la letra código L, NAC 0,65 %

   

Números de aceptación

Tipo de plan de muestreo

Tamaño (s) de muestra

 

/rechazo

Ac

Re

Simple

Tamaño de la muestra n = 200

3

4

Doble

Tamaño de la primera muestra n = 125

1

3

Tamaño de la primera y segunda muestras

4

5

combinadas n = 250

Múltiple

Primera muestra n = 50

# a

3

Tamaño de muestra acumulada n = 100

0

3

Tamaño de muestra acumulada n = 150

1

4

Tamaño de muestra acumulada n = 200

2

5

Tamaño de muestra acumulada n = 250

4

5

Secuencial

h A = 1,383, h R = 1,582, g = 0,0161, n t = 315 (véase la norma NTC-ISO 2859-5)

a

No se permite la aceptación en este tamaño de muestra.

 

35

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Y 100 80 1 60 40 2 20 3 0 0 1 2 3 4 5
Y
100
80
1
60
40
2
20
3
0
0
1
2
3
4
5
6
X

NOTA

La curva CO del plan secuencial es virtualmente indistinguible de la del plan simple

CONVENCIONES

X

Calidad del producto presentado en porcentaje de no conformes, 100p

Y

Porcentaje de lotes que se espera sean aceptados, P a

1

Simple y secuencial

2

Doble

3

Múltiple

Figura 4. Comparación del tamaño promedio de la muestra para planes de muestreo simple,

doble, múltiple y secuencial

36

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Y 1 200 150 2 100 3 4 50 0 0 1 2 3 4 5
Y
1
200
150
2
100
3
4
50
0
0
1
2
3
4
5
6
X
 

CONVENCIONES

X

Calidad del producto presentado en porcentaje de no conformes, 100p

Y

Número promedio de muestras

1

Simple

2

Doble

3

Múltiple

4

Secuencial

Figura 5. Comparación de los tamaños de muestra promedio para muestreo simple,

doble, múltiple y secuencial

En promedio, la cantidad de elementos por examinar antes de tomar una decisión es mayor cuando se usa el muestreo simple. La mayor reducción en el tamaño de la muestra cuando se usa el muestreo doble, múltiple o secuencial se produce cuando los lotes son de muy buena calidad o de muy mala calidad.

Para una calidad buena o mala, el ahorro promedio en la inspección puede ser sustancial, pero la cantidad real de elementos por inspeccionar para un lote particular cuando se usa un plan de muestreo doble, múltiple o secuencial puede exceder la del plan simple correspondiente. Es más probable que esto ocurra cuando la calidad está en el valor intermedio, por ejemplo, 2 ó 3 veces el NAC.

Por estas razones es que se puede preferir el muestreo simple en algunos casos, por ejemplo, cuando la duración del ensayo es larga y todos los elementos se pueden ensayar a la vez. Por otra parte, cuando los ensayos sólo se pueden hacer uno a la vez o son destructivos, el

37

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

muestreo doble, el múltiple o el secuencial pueden ofrecer una ventaja sustancial (véanse los ejemplos 4 y 5 en el numeral 8.2.4).

Para los planes doble y múltiple hay un límite superior para la cantidad de elementos por inspeccionar. Para los planes secuenciales no hay tal límite a menos que se haya apelado a la regla de truncamiento para restringir la cantidad potencial de elementos inspeccionados. La norma NTC-ISO 2859-5 y la norma NTC-ISO 3951-5 suministran el truncamiento del tamaño de la muestra en aproximadamente 1,5 veces el tamaño de muestra simple correspondiente.

Los muestreos doble, múltiple y secuencial ofrecen la oportunidad de ahorro significativo en el tamaño de la muestra, pero requieren más control administrativo. Cuando está disponible el aparato para uso semiautomático, el muestreo secuencial automatizado ofrece una oportunidad para incrementar la economía y la eficiencia, particularmente cuando se realizan ensayos destructivos.

Un elemento de disuasión para la implementación más amplia de los planes de muestreo doble, múltiple y secuencial es el temor de que se pueda exceder el tamaño de la muestra simple. La probabilidad de que esto suceda puede no ser tan alta como se sospecha. La Figura 6 muestra las probabilidades en función del nivel de calidad de entrada para los planes de aceptación de la Tabla 3. Se puede observar que, en particular para los niveles de calidad intermedios, existe una reducción considerable en la probabilidad de que se exceda el tamaño de muestra para el muestreo simple a medida que uno se desplaza desde el muestreo doble hasta el múltiple y hasta el secuencial.

38

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Y 0,3 0,25 1 0,2 2 0,15 0,1 3 0,05 0 0 0,5 1 1,5 2
Y
0,3
0,25
1
0,2
2
0,15
0,1
3
0,05
0
0
0,5
1
1,5
2
2,5
3
3,5
4
4,5
5
5,5
6
X
 

Convenciones

X

porcentaje de no conformes del proceso

Y

probabilidad de exceder el tamaño de muestra del muestreo simple

1

doble

2

múltiple

3

secuencial

Figura 6. Comparación de las probabilidades de exceder el tamaño de muestra del muestreo simple para

planes de muestreo simple, doble, múltiple y secuencial

  • 10. OTROS MÉTODOS QUE EN OCASIONES SE ADOPTAN EN LA PRÁCTICA

    • 10.1 INSPECCIÓN AL 100 %

Muchas instalaciones modernas incorporan métodos automáticos para la revisión de la calidad del producto en cada elemento producido. Se adoptan prácticas similares para retirar elementos no conformes de los lotes aceptados por el muestreo. Sin embargo, puede ser necesario el monitoreo independiente para asegurarse contra el mal funcionamiento de los sistemas de ensayo en la producción continua y la "aceptación" del producto no conforme. En algunos casos, el control real del proceso, o alguna otra parte del sistema de calidad pueden suministrar este monitoreo.

  • 10.2 MUESTRAS ALEATORIAS

La práctica del muestreo aleatorio, una técnica de muestreo que no está de acuerdo con ningún plan fijo, generalmente se menosprecia porque no ejerce control estadístico y por ello no es confiable, económico ni eficaz para propósitos de aceptación y control. Sin embargo, algunas veces se usa en un sistema de "corrección anticipada (Feed Forward)" en donde un

39

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

elemento no conforme no causa un inconveniente real en una etapa posterior. Por estas razones normalmente se limita a operaciones "In-House" (internas).

Se puede usar una muestra aleatoria entre 2 y 20 elementos (véase la norma NTC-ISO 2859 -1, planes de muestreo con letra código A hasta F en un nivel II de inspección) para establecer que el envío contiene elementos similares a los ordenados, particularmente cuando todos los elementos en la muestra aleatoria pequeña están conformes con la descripción y la especificación del elemento.

Una muestra aleatoria no tiene ninguna de las características estadísticas de la verdadera muestra aleatoria ni un plan de muestreo con criterios de aceptación. El muestreo aleatorio sólo se debería usar cuando:

  • a) la historia del productor y del elemento ha sido buena, o

  • b) cuando las condiciones son tales que el destinatario no puede contribuir al control ni a la corrección del proceso del proveedor y la no conformidad es de tal naturaleza que se puede reconocer fácilmente y los elementos no conformes se reemplazan en el siguiente montaje o ensayo.

El muestreo aleatorio no es conveniente para elementos costosos cuya garantía no dura más que la aceptación del lote.

Una muestra aleatoria que contiene cualquier elemento no conforme es una señal para volver al uso de un plan de muestreo estándar y seguir el proceso normal de decisión que tal muestra indica.

  • 10.3 LOTES "ÚNICOS EN SU CLASE"

Se presenta una situación inusual cuando un lote único, individual, especialmente producido no es aceptado por el plan de muestreo. Volver a presentar el mismo lote, el cual aún después de la clasificación, de la corrección o de ambos contiene muchos más elementos no conformes de lo deseado o presentar un lote sustituto, es probable que conduzca a una aceptación eventual debido al riesgo de muestreo acumulado. Se han diseñado planes de muestreo para reducir la probabilidad de aceptación de un lote que contenga una cantidad excesiva de no conformidades, sin importar si el lote se presenta una vez o se vuelve a presentar varias veces. Este procedimiento cambia la relación entre el tamaño de la muestra y el número de aceptación para cada reenvío sucesivo del lote rechazado y limita la cantidad de reenvíos permitidos. El principal problema con tales planes de muestreo es la gran cantidad de muestreo e inspección que se requiere.

  • 10.4 MUESTREO DE AUDITORÍA

Cuando un proveedor tiene un sistema de calidad operativo, por ejemplo, con una norma de la serie ISO 9000, las técnicas de muestreo se pueden usar durante la evaluación o la revisión de la producción o del sistema de calidad (véase la norma NTC-ISO 2859-4). Aquí, el evaluador investiga si los registros o estados de algún equipo, materiales en proceso o en almacenamiento están identificados correctamente y en un nivel aceptable de calidad. Esto se puede ver como el muestreo de un lote aislado procedente de un proceso continuo, el plan se elige para un riesgo pequeño para el productor en un nivel deseado (por ejemplo, 1% de error) con cualquier relación de discriminación; son necesarios el riesgo para el cliente y el nivel de calidad. También se deben considerar los recursos disponibles y el esfuerzo involucrado, y éstos pueden influir en las otras consideraciones.

40

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

La no aceptación por el plan de muestreo debería tomarse como indicación suficiente a "primera vista" de no conformidad y que el área responsable de la misma necesita revisión, investigación posterior o corrección.

Esta aplicación no se debe tomar como una verificación independiente de la calidad.

  • 11. IMPORTANCIA DE LAS CONDICIONES DEL MERCADO Y DE LA PRODUCCIÓN

    • 11.1 GENERALIDADES

La labor de seleccionar un sistema, programa o plan de muestreo conveniente tiene la influencia de las condiciones del mercado y de la producción. Además, se deben considerar los aspectos económicos del sistema de muestreo (como se ejemplifica en el numeral 4.2), los recursos de la organización que realiza la inspección y otros aspectos. Por tanto, el proceso de selección se vuelve complejo y en raras ocasiones existe un método de muestreo de aceptación que se adapte a todas las situaciones, aunque situaciones diferentes pueden parecer similares.

En la GTC 99-2 (ISO TR 8550-2) y en la GTC 99-3 (ISO TR 8550-3) se proporcionan tablas y cifras para el muestreo por atributos y el muestreo por variables respectivamente con el fin de ilustrar el proceso para la selección de un sistema, programa o plan de muestreo. Las tablas indican planes, programas o sistemas de muestreo “candidatos” a ajustarse a situaciones de inspección determinadas, a condiciones de producción y de mercado.

Se recomienda revisar estas tablas y tantos “planes candidatos” como se ajusten a la situación seleccionada. Estos planes candidatos deberían revisarse luego por medio de las cifras, de modo que el usuario finalmente llegue al sistema, programa o plan que sea más factible y económico para la situación.

  • 11.2 CONDICIONES DEL MERCADO

Hay muchas condiciones que se deben considerar para seleccionar el plan, programa o sistema de muestreo más conveniente. No menos importantes son las condiciones que existen en el mercado industrial en donde los productos se transfieren del productor/proveedor al cliente/usuario, por ejemplo, aquellas en las que aplica lo siguiente:

  • a) El cliente puede influenciar al vendedor para que mejore su calidad (porcentaje de conformes).

  • b) La garantía de los elementos dura más que la aceptación.

  • c) La aceptación de una cantidad pequeña de elementos no conformes puede causar grandes pérdidas o representar un peligro serio.

  • d) Los paros en las fábricas y las pérdidas económicas se producen cuando un lote falla en la aceptación afectando el suministro al cliente (fuente única).

  • e) La historia del producto proporcionado por el vendedor es muy buena.

Por otra parte, pueden existir las siguientes condiciones alternas:

  • - El comprador no puede influenciar la calidad del producto fabricado.

41

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

  • - La responsabilidad del vendedor termina después de la aceptación de la unidad o del lote.

  • - Las unidades no conformes tienen poco efecto económico u otro efecto, o se reconocen fácilmente y se retiran durante el montaje.

  • - Hay muchas otras fuentes disponibles de producto equivalente.

  • - No hay historia de calidad recibida o hay historia de calidad pobre.

    • 11.3 CONDICIONES DE LA PRODUCCIÓN

Además de las condiciones del mercado, existen las condiciones de producción que afectan la situación del muestreo para aceptación. Éstas incluyen las siguientes:

  • a) El lote es uno de una serie grande continua de lotes.

  • b) Hay historia de calidad consistentemente buena en la producción.

  • c) La selección de una muestra aleatoria es simple, todos los elementos están fácil e igualmente disponibles para la escogencia y selección.

  • d) El ensayo del elemento o una cantidad de ensayos de varias características del elemento son rápidos.

  • e) La inspección de un elemento es costosa.

  • f) La inspección de un elemento es destructiva.

  • g) Es necesario conocer la forma, la ubicación y la extensión de la dispersión de la distribución de la característica.

  • h) La distribución de la característica que se va a ensayar se conoce como normal (o se puede convertir en normal).

  • i) El lote es "único en su clase" y es el único lote con esta especificación (también conocido como "individual").

También pueden existir condiciones opuestas a las anteriores, por ejemplo:

  • - el lote es aislado o es uno de una serie pequeña de producción;

  • - la calidad de la producción es muy variable, baja o ambas;

  • - el muestreo aleatorio es difícil o costoso;

  • - la realización del ensayo (s) del elemento toma mucho tiempo;

  • - la inspección del elemento no es costosa;

  • - la inspección del elemento no es destructiva;

  • - la forma y dispersión de la distribución de la característica no son importantes;

42

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

  • - la distribución de la característica es desconocida o se sabe que no es normal.

El efecto que tienen estas consideraciones en el proceso de selección se trata con más detalle en la GTC 99-2 (ISO TR 8550-2) y en la GTC 99-3 (ISO TR 8550-3).

  • 12. LA SELECCIÓN FINAL - REALISMO

La selección final se debería basar tanto en los requisitos de la situación como en los recursos de la organización a cargo de la inspección.

Cuando se selecciona un plan, programa o sistema de muestreo, casi sin excepción, serán necesarios algunos compromisos para lograr el uso práctico y económico de los recursos y riesgos aceptables. El proceso de selección puede vo lverse iterativo. La experiencia previa puede ayudar mucho al decidir cuál es el plan más ventajoso de los "candidatos" recomendados.

Si el plan de muestreo candidato derivado del primer intento es inaceptable por alguna razón, por ejemplo, si el tamaño de la muestra es demasiado grande, primero se debe revisar para determinar que la selección se ha hecho correctamente.

Si el plan aún no es práctico, es necesario que todas las partes involucradas consideren los "niveles de calidad" y los "riesgos del muestreo" para lograr el entendimiento y el acuerdo en los parámetros revisados que conducirán a la selección de un plan y un sistema de muestreo aceptable.

43

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

ANEXO A

(Informativo)

EJEMPLO DE UN MODELO SENCILLO PARA MAXIMIZAR LA RENTABILIDAD EN CONDICIONES DE INSPECCIÓN DESTRUCTIVA POR ATRIBUTOS

A.1 EL PROBLEMA

Un elemento determinado se produce en lotes con tamaño de N elementos, con un costo de producción por unidad igual a c. Los lotes se clasifican según el productor como aceptable o no aceptable. El precio de venta por elemento es a para los lotes clasificados como aceptables y s para los lotes clasificados como subnormales. En general, s es mucho menor que el costo de producción por unidad c. Cada elemento no conforme vendido en un lote que se clasifica como aceptable da como resultado un costo excedente d para el productor, por ejemplo en costos de garantía o la pérdida de la utilidad. El costo correspondiente en los lotes que se venden como subnormales es de cero.

La calidad del lote es la fracción, p, de elementos no conformes en el lote. Los datos históricos indican que p está en el valor bajo p 0 para una fracción alta ƒ 0 de los lotes, pero que de manera inexplicable y aparentemente aleatoria se reduce hasta un valor mayor de p 1 para la fracción restante de los lotes ƒ 1 = 1 - ƒ 0 . El ensayo de los elementos, para determinar si cumplen con los requisitos, es destructivo con un costo adicional de t para cada elemento ensayado.

El productor tiene la opción de confiar en la evidencia histórica únicamente y clasificar todos los lotes como aceptables, o combinar la evidencia histórica con algunos datos de la muestra tomada de cada lote con el fin de determinar la aceptabilidad de los lotes individuales. El objetivo del productor es maximizar la rentabilidad por cada elemento vendido.

A.2 MÉTODO DE SOLUCIÓN

Es necesario determinar primero las condiciones bajo las cuales se da el mejor curso de acción para el muestreo. Si estas condiciones se satisfacen, se determinan el plan de muestreo óptimo y la rentabilidad promedio resultante por cada elemento vendido. Finalmente, esta rentabilidad se compara con la rentabilidad promedio sin muestreo, con el fin de determinar el mejor plan. Para mayor sencillez, se considera el muestreo simple por atributos, esto es, los planes con tamaño de muestra n y número de aceptación Ac, de modo que la determinación del plan óptimo se reduce a encontrar los valores óptimos de n y Ac.

A.3

RENTABILIDAD PROMEDIO POR CADA ELEMENTO VENDIDO EN FUNCIÓN DE LOS PARÁMETROS DEL PLAN DE MUESTREO

La rentabilidad promedio a partir de la evaluación de un lote como aceptable, con base en un tamaño de muestra n cuando p = p 0 es:

P ( n ) = ( N n ) a N c n t ( N

n ) d p

  • 0 (A.1)

La rentabilidad promedio a partir de la evaluación de un lote como aceptable, con base en un tamaño de muestra n cuando p = p 1 es:

Q ( n ) = ( N

n ) a N c n t ( N n ) d p

  • 1 (A.2)

44

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

La rentabilidad promedio a partir independientemente de p es:

de

la

evaluación

de

un

lote

como

subnormal,

R ( n ) = ( N n ) s N c n t

(A.3)

La probabilidad de aprobar el ensayo de aceptación por atributos está indicada por b 0 (n,Ac) cuando p = p 0 y por b 1 (n,Ac) cuando p = p 1, observe que la aceptación del lote sin muestreo implica que tanto b 0 (0,0) como b 1 (0,0) son iguales a 1. La rentabilidad promedio total por lote es:

T ( n, Ac ) = f b ( n, Ac ) P ( n ) + f b ( n, Ac ) Q ( n )

0

0

1

1

+

{f

0

[

1

b

0

( n, Ac )]

+

f

1

1 b ( n, Ac )]} R ( n )

[

1

(A.4)

Al sustituir

en

la

ecuación

(A.4)

con

las

ecuaciones (A.1), (A.2) y (A.3), cambiando las

posiciones y dividiendo todo por (N n), se obtiene la rentabilidad promedio por elemento vendido así:

(

U ( n, Ac ) = s c + f b ( n, Ac ) a s d p

0

0

0

)

+ f b ( n,

1

1

Ac

) ( a s d p ) n ( c + t ) / ( N n )

1

A.4 LA SOLUCIÓN CUANDO a – s dp 1

(A.5)

Si a s dp 1 0, entonces a s dp 0 > 0 y se obtiene el valor máximo de U(n,Ac) con respecto a n y Ac haciendo que tanto b 0 (n,Ac) como b 1 (n,Ac) sean lo más grandes posible, es decir, ajustando n y Ac en cero. De este modo, a – s - dp 1 0, la rentabilidad máxima promedio por elemento vendido es:

U

(0,0) = s c +

(

f a

0

s d p

0

)

(

+ f a s d p

1

1

)

= a c d

(

f

0

p

0

+ f p

1

1

)

Esto se logra al juzgar todos los lotes como aceptables sin ningún tipo de muestreo. Sin embargo, si U(0,0) no es positivo, ¡es mejor no estar en el negocio!

A.5

LA SOLUCIÓN CUANDO a – s dp 0

Si a s dp 0 0, entonces a – s – dp 1 < 0 y U(n,Ac) < s c < 0 para todos los valores de n y Ac, en cuyo caso también sería mejor no estar en el negocio.

A.6

LA SOLUCIÓN CUANDO dp 0 < a – s < dp 1

En el rango intermedio entre los dos extremos de A.4 y A.5, a s dp 1 < 0 pero a s dp 0 > 0, esto es:

(

a s

)

/ p < d < ( a s ) / p

1

0

45

(A.6)

GUÍA TÉCNICA COLOMBIANA

GTC 99-1

Dentro de este rango, no es inmediatamente evidente si el plan óptimo es muestrear o aceptar el lote sin muestreo. Supongamos que g 0 = ƒ 0 [(a – s) – d · p 0 ] y g 1 = ƒ 1 · [d · p 1 – (a – s)]. Entonces la ecuación (A.5) se convierte así:

U ( n, Ac ) = ( s c ) + g

0

. b ( n, Ac ) g . b ( n, Ac ) n ( c + t ) / ( N n )

0

1

1

(A.7)

Para un tamaño de muestra n determinado, solamente el segundo y el tercer término del lado derecho de la ecuación (A.7) se ven afectados por el cambio en el número de aceptación. Para n fijo, la reducción del número de aceptación desde k hasta k-1 sólo es útil si y sólo si:

g

0

(

n

k

)

p

k

0

(

1

p

0

)

n

k

<

g

1

(

n

k

)

p

k

1

(

1

p

1

)

n k

La cual, al cambiar las posiciones, se convierte en:

k

>

ln

(

g

0

/

g

1

)

n

.

ln

{(

1

p

1

)

/

(

1

p

0

)}

ln

(

p

1

/

p

0

)

ln

{(

1

p

1

)(

/

1

p

0

)}

Donde “In” indica el logaritmo neperiano. Se deduce que para un tamaño de muestra n determinado, el número de aceptación óptimo es:

k n

0

(

)

=

máx

0 ,

ln

(

g

0

/

g

1

)

n

ln

{(

1

p

1

)

/

(

1

p

0

)}

⎤ ⎞ ⎟ ⎥ } ⎟ ⎦ ⎠
}

ln

(

p

1

/

p

0

)

ln

{(

1

p

1

)

/ (

1

p

0

)

(A.8)

Donde [x] representa la parte integral de x. Así, el plan óptimo se puede encontrar para todos los tamaños de muestra determinando el valor máximo de la ecuación (A.7) como:

máx U n k n

(

,

0

( ))

n

(A.9)

A.7 OBSERVACIÓN CON RESPECTO A LOS PLANES DE ACEPTACIÓN CERO

Vale la pena observar en la ecuación (A.8) que el número de aceptación óptimo será cero cuando:

ln

(

g

0

/

g

1

)

{(

n ln 1 p

.

1

)

/ (

1 p

0

)}

(

< ln Cp

1

/

p

0

)

[(

ln 1 p

1

) /

(

1 p

0

)]

Es decir cuando: