Está en la página 1de 5

En Nombre de Allah El misericordioso, el compasivo

LOS FUNDAMENTOS DEL DIÁLOGO ENTRE LAS TRES CULTURAS. UNA VISIÓN ISLÁMICA

El Islam: etimología y significado

1. ETIMOLOGÍA

Etimológicamente en la lengua árabe, el término Islam se define como sumisión, obediencia y entrega, mientras que en el ámbito religioso, la connotación es más amplia y significa la total sumisión y obediencia a un dios único. Esta sumisión ha de ser de libre albedrío. Habría que observar por lo cual que el término Islam no hace referencia, como es frecuente en otras religiones, al nombre del fundador de la religión como ocurre en el budismo, el cristianismo y el judaísmo. Un musulmán no acepta el calificativo de mahometano a pesar del gran respeto, admiración y gratitud que siente por su profeta Mohamed, la bendición de Dios sea con él. La palabra Islam tiene raíces comunes con:

-Aslama, que es una forma verbal que significa convertirse al Islam y entregarse a la voluntad de Dios. -Otro derivado de la raíz SLM es el verbo Sā lama, quiere decir la pacífica convivencia y reconciliación con uno mismo y con los demás. -Derivado de la misma raíz encontramos el sustantivo Salā m, que es uno de los atributos de Dios y significa paz, seguridad e incolumidad. -De ahí proviene el término Muslīm, que es un adjetivo calificativo que describe al que cree en un dios único y que se somete a él. -Otro adjetivo que se deriva de la misma raíz es Musā lim, que significa pacífico y apacible. El entronque verbal y fonético del vocablo Islam con sus formas derivadas y análogas, desembocan en una más amplia definición de este vocablo que sería la voluntaria y racional sumisión a Dios en un estado de consentimiento absoluto.

2. EL SIGNIFICADO DEL ISLAM POR LO TANTO ES:

a. La sumisión a Dios único, que es el Señor del Universo y creador increado y que ejerce su poderío sobre la inmensidad de la tierra y los cielos infinitos.

b. Un cuaderno de bitácora que pilota la nave por el turbulento mar sin zozobras ni peligros, pues lo difícil es fácil, si Dios guía tu destino.

c. Un mensaje universal de convivencia, de paz, de justicia y de equilibrio.

d. Un Dios sabio que nos ilustra y dirige al verdadero camino mediante unos mandatos que transmite a sus profetas y que están inscritos en los libros sagrados a fin de que los fieles los acaten y preserven así los dogmas transmitidos.

3. CARACTERÍSTICAS DEL ISLAM

La característica fundamental del Islam está en su monoteísmo absoluto que podemos desglosar en:

1.

La fe en Dios único, y la declaración formal: “Mohamed es un profeta de Dios” constituye el “testimonio” fundamental para asumir la denominación de musulmán.

2.

El Islam como religión no se inicia con el advenimiento del profeta Mohamed (qpse) sino con la misma creación del Universo. El hombre cuya alma inmortal, necesita de una guía, de unas instrucciones que le conduzcan dentro de su libre albedrío para ser compensado con el Paraíso prometido.

3. El Islam es una religión universal, dirigida a todos los humanos sin distinción de raza, color, clase, profesión, situación económica o posición social.

4. Las leyes coránicas y las normas derivadas de los dichos y hechos del profeta son comunes a todos los musulmanes de este mundo.

5. La piedad y el temor a Dios. El cumplimiento del culto (oración, limosna legal, ayuno y peregrinación), el respeto de la familia, la obediencia a la autoridad legalmente constituida y consensuada, la convivencia pacífica, la tolerancia, la moderación, la consideración del prójimo, la fraterna solidaridad y la paz, son reglas que definen la esencia del Islam, que, en definitiva, es el camino recto que rige el equilibrio de alma y cuerpo.

Cuando el musulmán acude a la oración con el alma inmaculada, cuando lee el Corán con humildad, cuando practica la piedad sin soterradas ambiciones, está entonces en el camino recto. Un camino que le llevará hacia el Paraíso, donde Dios concede sus dones a los bienaventurados, que gozarán de su presencia por los siglos de los siglos.

4. LOS TRES LIBROS SAGRADOS

Uno de los cimientos en que se basa la fe musulmana es creer en los libros sagrados revelados por Dios:

1. El Antiguo Testamento At-tawrat (torah)

2. El Nuevo Testamento Al-injil (Evangelio)

3. El Corán Al-majid

Los musulmanes tienen buen conocimiento de los contenidos de estos libros y les profesan gran respeto por igual. Cada uno de los tres libros sagrados ha sido transmitido por los profetas a sus seguidores.

5. LOS MENSAJEROS DE DIOS

Dios en su infinita bondad, ha concedido a los humanos, entre otros dones, personas excepcionales -profetas, genio, sabios- para que les comuniquen la palabra divina y les guíen hacia la “Buen Senda”. El mensaje, en sus grandes líneas, es siempre el mismo:

La unicidad de Dios.

La buena conducta en el tránsito por la vida terrena.

La fe en la resurrección y el Juicio Final.

En la sura 21 del Corán se cita a los siguientes profetas: Abraham, Noé, Moisés, Aarón, Isaac, Jacob, Lot, David, Salomón, Job, Ismail, Idris, Zacarías, Juan, María, José y Jesús. Otras suras llevan como título nombres de profetas como Jonás (asura 10), José (asura 12), Noé (asura 71). La sura número 2 titulada “de la vaca”, contiene más de 40 aleyas, que hablan de judíos y cristianos. La sura 3, llamada ‘Al Omrán (la familia de Omrán) a partir de la aleya 38 habla de la revelación a Zacarías del nacimiento de Juan, que se confirmará como verbo de Dios. Un profeta entre los justos: Jesús, nacido del vientre de la inmaculada María. El último de los profetas es citado en más de 54 asuras y en más de 200 aleyas.

6. EL ISLAM, Y LOS OTROS PROFETAS:

1. Abraham:

- Rivalizaba con su padre por ser éste idólatra.

- Desafió al tribunal supremo de Ur que le condenó a ser quemado, pero el fuego se enfrió por

un milagro. -Simboliza la resistencia hasta tal punto que Dios lo califica en el Corán como nación (Umma) contenida en un hombre.

2. Moisés:

Su enfrentamiento con el faraón que se autoproclamaba Dios, y que practicaba la esclavitud

contra los judíos. Fue distinguido en el Corán con el sobrenombre de “Kālim Allah”, el que habla con Dios.

3. Jesús:

Los musulmanes sienten por Jesucristo respeto, admiración y cariño. En las aleyas coránicas, Dios lo distingue entre los demás profetas y se le califica como espíritu y verbo de Dios. No resulta difícil a los creyentes entender el hecho de que María sea madre aún sin perder la virginidad. Dios en su omnipotencia y sabiduría así lo dispuso. Dios describe en la sura de Maryam (19): (16-34) el diálogo de María con el arcángel Gabriel:

“Yo soy el mensajero de tu señor para concederte un niño puro. Dijo María: Cómo había de tener un niño sin que ningún mortal me haya tocado y no soy una fornicadora. Dijo el Ángel: Así ”

lo

ha dicho tu señor

Cuando María dio a luz al niño, la familia le dijo:

“-Oh María traes algo muy grave! -¡Oh hermana de Aarón, tu padre no era mal hombre ni tu madre era fornicadora!”

María presentó al niño para que hablen con él. Le dijeron: “Como vamos a conversar con un

niño de pecho”. Pero el niño respondió: “Dios me ha revelado el libro y me ha hecho profeta. Me bendice, en donde quiera que esté y me ha ordenado mientras viva la plegaria, la limosna,

y el cariño para con mi madre, que no me ha hecho violento, ni orgulloso y la paz estará

conmigo desde el día que nací hasta el día que muera y en el día que sea devuelto a la vida”.

7. LOS MILAGROS DE JESUCRISTO SEGÚN EL CORÁN:

Que Dios…

Le enseñó el libro, la sabiduría, el Pentateuco y el Evangelio.

Lo envió como profeta para los hijos de Israel.

Le concedió el don de curar enfermedades y resucitar a los muertos con la voluntad de Dios.

Permitió bajar la mesa del cielo.

8. LOS ELEMENTOS DEL DIÁLOGO SEGÚN EL ISLAM:

El Corán detalla a los musulmanes las reglas generales de un diálogo fructífero. Lo detallan estas aleyas:

“Hombres os hemos creado a partir de un varón y de una hembra, hemos hecho de vosotros pueblos y tribus variados para que os reconocierais” (49:12)

“Llama al camino de tu señor por medio de la sabiduría, la buena exhortación convenciéndolos de la mejor manera” (16:135)

“No discutáis con la gente del libro sino de la mejor manera” (asura de la araña, 46)

“No subáis la voz por encima de la del profeta” (asura 49:2)

9. ELEMENTOS ESENCIALES DEL DIÁLOGO:

a)

La moderación:

El

Islam pone énfasis en la moderación en todos los contextos de la vida e impone a sus

seguidores evitar toda clase de extravagancias en cualquier aspecto tanto en lo espiritual

como en lo material prescribiendo al musulmán reglas para que se preparen para la otra

vida. No les priva de gozar de la vida siempre que con ello no violen los límites establecidos por Allah. El Corán en la sura (28:77) dictamina: “Busca en lo que Allah te ha dado la morada de la Última Vida sin olvidar tu parte en esta, y haz el bien igual que Allah lo hace contigo y no busques corromper la tierra, es cierto que Allah no ama a los corruptos”. El camino del Islam es de equidad y moderación realista, y el Corán designa a los musulmanes como una nación justa. “De este modo hemos hecho de vosotros una comunidad justa, equilibrada en el camino para que dierais testimonio a los hombres y para que el mensajero lo diera de vosotros”

(2:143)

El

Islam no enfatiza lo espiritual a expensas de lo material, o viceversa. Haz bien, armoniza

a

los dos. El Islam elogia la moderación, mientras observamos nuestros deberes religiosos,

y

condena los extremismos. Seguir al término medio en la adoración es la mejor alternativa,

al

igual que es la forma más natural de cumplir con nuestras responsabilidades hacia

nuestro creador.

El

Islam le ordena a sus seguidores que busquen el término medio entre la extravagancia y

la

tacañería será en su diario gastar en caridad. Ellos deben estar en el término medio entre

los dos extremos. Dice el Corán: “Y no tengan el puño cerrado, asfixiándote, ni lo abras del todo, pues te quedarías reprobado y desnudo” (17:29) El Corán describe a los piadosos, son los que andan humildemente: “Los siervos del misericordioso son aquellos que caminan por la tierra humildemente y cuando los ignorantes les dirigen, dicen: paz” (25:63)

El Corán describe a los derrochadores como hermanos del demonio debido a su estupidez:

“Verdaderamente los derrochadores son hermanos de los demonios y el Demonio es ingrato con su señor” (17:27)

El despilfarro es estrictamente prohibido: “comed y bebed, pero no os excedáis. Es cierto

que Él no ama a los que se exceden” (7:31)

b) La misericordia:

La jaculatoria “En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso” encabeza todas las suras del Corán excepto la 9. Es una fórmula sencilla, cordial y expresiva, por lo que se

invoca a Dios en dos de sus atributos más elocuentes. Obsérvese que son casi sinónimos, como si apuntasen en una dirección convergente.

El profeta del Islam utiliza esta jaculatoria en todos los documentos y tratados públicos, así

como en la correspondencia privada. La misericordia tiene raigambre histórica. Ya el profeta Noé la emplea cuando lanza el arca sobre las agitadas olas. También Salomón la utiliza en la carta diplomática enviada por su embajador (abubilla) a la reina del Yemen (Saba). La misericordia no se define solamente como una virtud que anima a compadecerse de los trabajos, sufrimientos y dificultades ajenas. Tampoco se encuadra absolutamente con la

caridad indulgente, etc., es más bien la suma de todos ellos. Se considera la misericordia como un sentimiento inefable hacia otra persona que se quiere ayudar, salvaguardándola de los problemas que le afectan.

El profeta Mohamed (qpse), en el sermón de despedida, dice esta frase: “Hay que practicar

siempre la misericordia incluso con nuestros deudores y ofensores”.

Las últimas palabras del profeta del Islam son: “¡Oh Dios! Sé Misericordioso con mis culpas

y clemente con mis errores. Perdóname mis pecados, y ábreme las puertas de tu

misericordia”.En el mensaje de la misericordia siempre hay un recuerdo por la paz. La

misericordia jamás es contraria a la violencia o el terror. La misericordia levanta la voz, con

el

megáfono de la bondad, cuando habla de paz, de fraternidad, solidaridad y justicia social.

c)

La convivencia:

El Islam prohíbe el empleo de términos despectivos para describir a cualquiera. Dice el Corán: “¡Oh creyentes! Que no se burlen unos hombres de otros. Porque pudiera ser que estos fueran mejores que ellos. Ni unas mujeres de otras, y no os difaméis unos a otros, ni os insultéis con apodos. Lo malo es dar un nombre de perversión después de ser creyente”

(49:11).

Este dictamen se extiende a las gentes de otras religiones y sobre todo a los santos de otras creencias a fin de no sufrir el insulto de ellos. El Islam prohíbe a los creyentes el uso de la coacción en materia de fe. Dice el Corán: “No hay coacción en la práctica de adoración” (2: 256). El Islam conquista el corazón de los hombres y así se difundió a través de su historia llegando a todos los continentes. El lema que podría definir el Islam a nivel de la educación sufí es sencillez, belleza y naturalidad.

Muchas gracias

Dr. Abdelaziz AIADI Calle N 9, barrio Boughaz Móvil: 0021268648242 - Tánger, Marruecos. E-mail: abdelazizaiadi@gmail.com