Está en la página 1de 3

INFORME LEGAL

Ante la solicitud de investigar sobre la situación actual del inmueble consistente en


un local comercial, ubicado en la Planta Baja del Centro Comercial MAMAYEYA y
distinguido con el Nº A-11, local donde anteriormente funcionaba el Restaurant-Taqueria
“La Vuelta del Zorro” S.R.L., se procedió a revisar principalmente el expediente Nº 4886
que cursa ante el Juzgado Tercero de los Municipios Libertador y Santos Marquina del
Estado Mérida y actualmente de paso por consulta de apelación en el Juzgado 1º de Primera
Instancia en lo Civil y Mercantil del Estado Mérida, encontrándose los siguientes hechos:

1) El expediente en cuestión se trata de una demanda de cobro de bolívares por vía


ejecutiva intentada por la Junta Administradora del Condominio del Centro
Comercial MAMAYEYA que figura como demandante en contra de los
demandados Gilberto Franco Muriel y su cónyuge Eusebia Peña de Franco.
2) Que en el expediente rielan en los folios 1 al 9 la demanda per se, y del 18 al 44 los
recibos de condominio, los cuales tienen fuerza ejecutiva, causa inicial por la que se
originó la demanda, cuyo monto se estimó en DOS MILLONES TRESCIENTOS
SETENTA Y CUATRO MIL SETECIENTOS CINCUENTA Y DOS
BOLÍVARES CON OCHENTA CENTIMOS (Bs. 2.374.752,80), decretándose
además Medida de Prohibición de Enajenar y Gravar.
3) La cifra señalada anteriormente asciende al 10 de Julio de 2002 a la cantidad de
SEIS MILLONES CIENTO OCHENTA Y NUEVE MIL SETENTA BOLÍVARES
(Bs. 6.189.070,00), tal como se evidencia de transacción efectuada entre ambas
partes y un tercero, los cuales presumo son los poseedores actuales del local
“GUATEQUE”, quienes fungen como arrendatarios subrogados y se comprometen
a pagar el monto adeudado, tal como se evidencia en la vuelta del folio 136.
4) No obstante lo anterior, surge una incidencia en el proceso por intermedio de un
juicio de Tercería Adhesiva, en el cual, los antiguos propietarios se oponen en el
presente juicio, argumentando que la transacción realizada no tiene valor jurídico y
que los bienes de “La Vuelta del Zorro” no pueden ser embargados, pues estos son
propiedad de los antiguos propietarios (ver folio 156), ya que al efectuarse la venta
del local a Gilberto Franco (Folios 68 al 74), en el local no sólo se constituía una
hipoteca de primer grado a la Entidad que financió a Gilberto Franco para la compra
del local, sino que además, tal como se evidencia en los folios 158 al 160 y su
vuelto, los antiguos propietarios le concedieron un préstamo adicional con intereses
de VEITICINCO MILLONES DOSCIENTOS MIL BOLÍVARES (Bs.
25.200.000,00), y en cuya cláusula quinta, ordinal cuarto (folio 160), se constituye
hipoteca convencional de 2º grado sobre el inmueble adquirido (local A-11). De
igual manera, en la cláusula séptima (folio 160), se inserta una condición especial,
según la cual el fondo de comercio “La Vuelta del Zorro”, no le pertenece a
Gilberto Franco hasta tanto no haya finalizado el pago de lo adeudado.
5) En visita realizada al Registro Subalterno, se encontró que el inmueble en cuestión
tiene tres Medidas de Prohibición de Enajenar y Gravar: la 1ª del 03-04-2000
decretada por el Juzgado 3º por el juicio de cobro de bolívares; la 2ª por el Juzgado
Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil por motivo de Desalojo, y; la
3ª decretada por el Juzgado Cuarto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del
Tránsito del Estado Táchira por demanda de Ejecución de Hipoteca.
6) En visita realizada al Registro Mercantil del Estado Mérida, se reviso el Expediente
1512 de la firma comercial “Restaurant Taquería La Vuelta del Zorro” S.R.L., el
cual se encuentra actualizado hasta el año 1994, más no figura la venta de acciones
ni ninguna otra transacción entre los propietarios anteriores y el ciudadano Gilberto
Franco.

CONCLUSIONES

En resumen, el juicio de cobro de bolívares intentado por la Junta Administradora


del Condominio del CC MAMAYEYA, se encuentra prácticamente como si hubiere
comenzado, ya que con la intervención de Tercería intentada por los antiguos propietarios
alarga mucho más el proceso, en caso que la apelación les sea favorable a ellos. Por lo cual
habría que negociar primero con los anteriores propietarios y luego con el Apoderado de la
Junta Administradora.
Aunque los propietarios alegan la hipoteca convencional y el traspaso del fondo de
comercio a su nombre, existe ambigüedad y oscuridad en el mismo, porque en el Registro
Mercantil no existe documento alguno que lo pruebe.
No se ha podido averiguar nada sobre el expediente 6047 sobre la demanda de
desalojo porque el mismo se encuentra en apelación y no ha sido aún distribuido al
superior.
Existe una demanda de ejecución de hipoteca intentada por BANESCO, que es la
entidad que hizo el préstamo, la cual cursa por el Juzgado Cuarto de Primera Instancia en lo
Civil, Mercantil y del Tránsito del Estado Táchira.

RECOMENDACIONES

Se recomienda categóricamente olvidar la presente negociación de comprar el local


en cuestión, dado que el juicio va a seguir alargándose, no existe claridad en el préstamo
efectuado por los terceros, se desconoce el contenido de los otros dos procesos y es posible
que en el tribunal de alzada se anule la transacción realizada entre las partes y quienes
manejan GUATEQUE.