Está en la página 1de 12

CIUDADANO.

JUEZ DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL,


TRANSITO Y TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL
DEL ESTADO ZULIA.
SU DESPACHO.
Yo, DAVID JESÚS CALLES BARONE, venezolano, Abogado en
ejercicio, titular de la cédula de identidad Nº V-10.972.196, inscrito en el
Inpreabogado Nº 73.501, domiciliado en el Municipio Sucre (Caja Seca) del
Estado Zulia y jurídicamente hábil; actuando en mi propio nombre y asistido
en este acto por el Abogado en ejercicio JOSE ANGEL ZAMBRANO
LOBO, venezolano, titular de la cédula de identidad número V-8.088.808,
inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº 48.133; domiciliado en la ciudad de
Mérida Estado Mérida; Ante usted ocurro, ante Usted a fin de exponer:
De conformidad con el articulo 343 del Código de Procedimiento Civil,
procedo a reformar la presente demanda en los siguientes Términos:
a fin de ESTIMAR E INTIMAR LOS HONORARIOS
PROFESIONALES que me corresponden en la forma siguiente:
TITULO I
PLANTEAMIENTO
GESTIONES REALIZADAS POR DAVID JESÚS CALLES BARONE
PARA FELIPE RAMOS GARCIA.
I.A.
En fecha 30 de Abril del año 2000, yo, DAVID JESÚS CALLES
BARONE, venezolano, Abogado en ejercicio, titular de la cédula de identidad
Nº V-10.972.196, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº 73.501, domiciliado
en el Municipio Sucre, (Caja Seca) del Estado Zulia; fui contratado por el
ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA, venezolano, comerciante, titular de
la cédula de identidad Nº V-9.324.854; domiciliado en el Municipio Sucre del
Estado Zulia; (hoy fallecido); para que me encargara de todos sus asuntos
judiciales y comerciales, ya que como hombre de negocios y solo, no tenia el
respaldo de sus hijos; cargo que ocupe hasta el día 28 de Abril del año 2004,
fecha en que fui notificado verbalmente por los hijos del ciudadano FELIPE
RAMOS GARCIA, que ya no me ocuparía mas de los asuntos legales de mi
Mandante, incluso los Arrendatarios fueron notificados que no me cancelaran
mas el canon de arrendamiento, ya que yo no era mas el representante Legal y
administrador de los negocios de ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA;
mis funciones como Abogado del ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA,
desempañadas en el ejercicio de mi cargo, generalmente y entre otras eran las
siguientes: redacción de los contratos de Arrendamiento de los locales
comerciales, evacuación de consultas legales, entrevista con los arrendatarios
de los inmuebles y estudios jurídicos, así mismo relacionadas con los
negocios, preparación de documentos relacionada con los inmuebles de su
propiedad, recepción de finiquitos por concepto de prestaciones sociales de los
empleados, elaboración de los informes de los deudores morosos del
ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA, representación ante los
Arrendatarios o ante cualquier organismo Publico o Privado a través de carta
poder, elaboración de los estudios jurídicos de los contratos. elaboración de
los recibos para el cobro de los canon de Arrendamiento y Cobro de las
mensualidades de los locales arrendados.
Por estas gestiones Jurídicas desempeñadas en el cargo de
Representante Legal y Administrador, durante el tiempo que permanecí
ejerciendo dicha actividad devengaba por concepto de Honorarios
profesionales una pequeña remuneración mensual fija mas los honorarios que
me correspondían por los clientes y por cobros extrajudiciales en las
acreencias morosas, por la redacción de los documentos por concepto del
arrendamiento y por cualquier otro contrato, conforme a la Ley de Abogados y
su Reglamento; El Reglamento Interno Nacional de Honorarios mínimos
Profesionales y el Código de Ética Profesional del Abogado.
En conclusión por las gestiones jurídicas Judiciales y extrajudiciales
desempeñadas por mi, en mi condición de Apoderado del ciudadano FELIPE
RAMOS GARCIA, plenamente identificado en el presente libelo, no recibí a
satisfacción los honorarios profesionales que me correspondían. Ya que en
varias oportunidades el ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA, y mi persona,
tenia planteado un negocio venta del Centro Comercial su propiedad ubicado
en la Avenida principal del terminal de pasajero de Caja Seca, Centro
Comercial CEPU, Municipio Sucre, del Estado Zulia, la cual ascendía a la
cantidad de ochocientos millones de bolívares (Bs.800.000.000,oo) con unos
empresarios de la ciudad de Maracaibo Estado Zulia, los cuales habíamos
pactado que de la venta del mismo me correspondería la cantidad del cinco
por ciento (5%), que no me preocupara y cuado se realizara la venta
arreglaríamos mis honorarios profesionales y el pago de la comisión por la
venta.
I.B. EXTINCIÓN DEL MANDATO.
Como lo manifesté anteriormente en relación a mi representación
general de todos los asuntos del ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA, esta
cesó el día 30 de Abril del 2004, cuando su hijo FELIPE JOSE RAMOS
GALETH, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad NºV-
9.397.941, me manifestó que su padre ya no requería mas de mis servicios, ya
que se encontraba de salud muy precaria y que serian ellos quienes de ahora
en adelante se encargarían de todos los asuntos Judiciales y de Negocios; por
ello debía entregar inmediatamente los documentos mas importantes de todas
las gestiones realizadas, es por ello que en fechammmmmmmmmm procedí a
entregar los referidos documentos, los cuales se encuentran en poder de los
hijos de mi representado; en fecha 03 de junio del 2004, me tomo por sorpresa
la muerte del ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA, la cual no esperaba, ya
que teníamos una conversación pendiente en referencia a mis honorarios
profesionales de los años trabajados.
TITULO II
CONSIDERACIONES JURÍDICAS EN RELACION AL COBRO
DE HONORARIOS PROFESIONALES
Primeramente, antes de entrar a analizar jurídicamente todo lo
relacionado con el cobro de los Honorarios Profesionales de los Abogados, me
permito transcribir dos disposiciones básicas en relación al asunto, contenidas
en el encabezamiento de los articulo 22 de nuestra Ley de Abogados y el
articulo 167 del Código de Procedimiento Civil.
“Articulo 22.- El Ejercicio de la profesión da derecho al abogado a
percibir honorarios por los trabajos judiciales y extrajudiciales que realice,
salvo en los caos previstos en las Leyes...”
“Articulo 167.- En cualquier estado del juicio, el apoderado o el
Abogado asistente, podrá estimar sus honorarios y exigir su pago de
conformidad con las disposiciones de la Ley de Abogados.”
De conformidad con el articulo 22 de la Ley de Abogados, en
concordancia con el articulo 21 de su reglamento y el articulo 167 del Código
de Procedimiento Civil, en cualquier estado del juicio todo abogado tiene el
derecho a percibir honorarios por los trabajos judiciales que realiza, en
representación de una persona, ya sea natural o jurídica; nuestra Ley de
Abogados, en sus artículos siguientes establece el procedimiento que debe
seguir el abogado, a los fines de cobrar sus honorarios profesionales, en caso
de disconformidad con su representado en cuanto al monto de los mismos, o
cuando el representado se niega a pagarlos.
De conformidad con estas dos normas legales, todo Abogado tiene
derecho de cobrar a su mandante en cualquier estado del proceso sus
honorarios profesionales por las actuaciones y trabajos realizados en un
determinado juicio, primeramente conforme al Código de Ética Profesional
del Abogado por la vía amigable y en caso contrario utilizando el
procedimiento breve y sumario de estimación e intimación previsto en la
propia ley de Abogados. Por las propias Leyes que rigen la materia, el monto
en bolívares de los mismos esta íntimamente vinculados con el monto por el
cual se estima el valor de la demanda o en otras palabras de lo litigado.
De conformidad con nuestro Código Civil vigente, los honorarios
profesionales o la remuneración por los servicios prestados, en un mandato
oneroso como el mandato judicial que nos ocupa, esta encuadrado dentro de
las relaciones internas del mandato, esto es, dentro de las relaciones entre el
mandante y el mandatario, no teniendo nada que ver en las relaciones externas
del mandato entre el mandante y el mandatario con el tercero, es decir
conforme a nuestro Código Civil una de las obligaciones del mandante
precisamente es pagar la remuneración al mandatario y éste, en relación al
cobro de los honorarios profesionales que le corresponden por sus servicios
jurídicos prestados, nada tiene que ver si los mismos los paga o no la
contraparte; el deudor suyo en relación a los honorarios profesionales es
siempre su mandante, poderdante o su cliente y todo ello no obsta para que el
mandante, si fuera el caso, tenga derecho de cobrarle las costas por concepto
de honorarios profesionales a esa contraparte y exigirle su pago, de
conformidad con el articulo 286 del Código de Procedimiento Civil.
Pues bien, en el presente caso no puede existir duda alguna que el
ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA, sea mi deudor del Abogado DAVID
JESÚS CALLES BARONE, en relación a los honorarios profesionales que le
corresponden por sus servicios Jurídicos prestados y por consiguiente, éste
obligado a pagarle conforme a la Ley, y mas aun en el caso que nos ocupa, en
el cual me fue revocado el mandato tácito.
II.B.
Así mismo, todo Abogado, para la determinación del monto de sus
honorarios profesionales y por consiguiente ESTIMACIÓN, creemos que
primeramente debe considerarse lo establecido en el articulo 40 del Código de
Ética Profesional del Abogado Venezolano, en concordancia con el articulo 3
del Reglamento Interno Nacional de Honorarios Mínimos vigente, dictado por
la Federación de Colegios de Abogados de Venezuela, debiendo basarse en las
circunstancias allí establecidas para el establecimiento del monto de sus
honorarios, tales como la importancia de los servicios, la cuantía del asunto, el
éxito obtenido y la importancia del caso, la novedad o dificultad de los
problemas jurídicos discutidos, su especialidad, al experiencia y reputación
profesional, la situación económica del patrocinado, la posibilidad de que el
Abogado pueda ser impedido de patrocinar otros asuntos, si los servicios
profesionales son eventuales o fijos y permanentes, la responsabilidad que se
deriva del Abogado en relación con el asunto, el tiempo requerido en el
patrocinio, el grado de participación del Abogado en el estudio, planteamiento
y desarrollo en el asunto, si el Abogado ha procedido como consejero del
patrocinado o como apoderado, y por último, el lugar de la presentación de los
servicios, es decir, si ha ocurrido o no fuera del domicilio del Abogado, y el
índice inflacionario de acuerdo a las indicaciones del Banco Central de
Venezuela.
II.C.
Es conveniente reiterar aquí lo expuesto anteriormente que de acuerdo a
nuestro Código Civil y las disposiciones trascritas en la relación interna del
mandato remunerado, el mandante o poderdante tiene la obligación de pagar la
remuneración u honorarios profesionales a su mandatario o apoderado
independientemente si la contraparte deudora los paga o no, o si se gana o se
pierde el juicio, absolutamente siempre por los servicios jurídicos prestados el
Abogado tiene derecho a su remuneración; en fuerza a las consideraciones que
anteceden podemos concluir que, todo Abogado, apegado estrictamente a los
Códigos y Reglamento citados tendrá derecho a cobrar a su representado, o a
la parte vencida en el juicio los porcentajes máximos del treinta por ciento y
del 25 % de estimación de la demanda según el caso y nunca podría ser menor
del 15 por ciento (15%), cuando nuestro propio Reglamento Interno Nacional
de Honorarios Mínimos del Abogado, establece que la simple gestión de cobro
extrajudicial de una obligación obteniendo su pago, el Abogado tendrá
derecho a percibir como mínimo por concepto de honorarios profesionales el
15 por ciento de lo pagado.
TITULO III
FUNDAMENTO LEGALES DEL COBRO DE LOS HONORARIOS
PROFESIONALES EN EL PRESENTE JUICIO.

Para la determinación y estimación del monto de los honorarios


profesionales en el presente juicio, me baso en las disposiciones contenidas en
la Ley de Abogados y su reglamento, en el Código de Procedimiento Civil, en
el Reglamento Interno de Honorarios Mínimos y en el Código de Ética
Profesional del Abogado de Venezuela.
III-A. Me baso en el articulo 22 y siguientes de la Ley de Abogados que
establece que todo Abogado tiene derecho de percibir honorarios por los
trabajos judiciales y extrajudiciales que realiza, estableciendo el
procedimiento a seguir para el cobro de los mismos.
III-B. me fundamento en el reglamento Interno de Honorarios Mínimos,
en el parágrafo segundo del articulo 11º, que establece, que por el simple
cobro extrajudicial por medio de cartas, notas, etc, de una obligación, sin
necesidad de otra gestión, el Abogado tiene derecho de percibir por concepto
de honorarios profesionales como mínimo el quince por ciento (15%) sobre
las cantidad cuya cancelación se logre. Y tomando en consideración esta
disposición mal podríamos cobrar un porcentaje menor en el presente caso,
cuando se realiza el estudio y análisis jurídico y redactamos correctamente el
escrito contentivo del libelo de demanda.
III.C
Me fundamento en el articulo 40 del Código de Ética Profesional del
Abogado, en concordancia con el articulo 3º del reglamento Interno de
Honorarios Mínimos.
III-D
Tomo en consideración que por la representación del ciudadano
FELIPE RAMOS GARCIA, me impidió atender otros asuntos relacionados
con mi profesión ya que estaba a dedicación exclusiva de mi mandante.
III-E.
Tomo en cuenta la responsabilidad de defender los intereses de todos
los asuntos del ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA.
III-F. Tomo en cuenta que mi actuación como represéntate del
ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA, siempre fue honesta, leal, con
probidad, capacidad, diligencia y responsabilidad durante el tiempo que estuve
al frente de todos sus asuntos legales.
TITULO IV
ESTIMACIÓN DE LOS HONORARIOS PROFESIONALES
Por todas las consideraciones y fundamentos jurídicos anteriormente
expuestos, apegados estrictamente a los códigos y Reglamentos citados, tomo
como punto referencial los mismos, ESTIMO los honorarios profesionales
que me corresponden en la cantidad de CIENTO CINCUENTA
MILLONES DE BOLIVARES (Bs.150.000.000,oo), cantidad esta que me
corresponde por los cuatro (04) años de servicio prestados al ciudadano
FELIPE RAMOS GARCIA, para que pague la referida cantidad de dinero o
sea condenado a ello por este Tribunal.
TITULO V
OTRAS SOLICITUDES
V.A.
Solicito a este honorable Tribunal, que el presente procedimiento de
cobro judicial de honorarios profesionales, en el presente juicio se siga por el
procedimiento establecido en la Ley de Abogados, por ser un procedimiento
Ejecutivo, como así lo establece.
V.B.
Para asegurar los resultados del presente juicio, solicito que el Tribunal de la
causa decrete las Medidas de Embargo Preventivo sobre lo Bienes Muebles
propiedad del Demandado y de Prohibición de Enajenar y Gravar Bienes
Inmuebles a favor de la parte Demandante y propiedad del Demandado, todo
esto de acuerdo a los artículos 585 y 588 en todo su contenido del Código de
Procedimiento Civil en los cuales se prevé dos requisitos de procedencia de
las medidas preventivas a saber la presunción grave del Derecho que se
reclama FOMUS BONI IURIS, que radica en dos (02) inspecciones
Judiciales realizada por EL JUZGADO DEL MUNICIPIO AUTÓNOMO
SUCRE DEL ESTADO ZULIA, la cual se acompañan a este escrito en
originales y un (01) Justificativo Judicial evacuado por ante EL JUZGADO
DEL MUNICIPIO AUTÓNOMO SUCRE DEL ESTADO ZULIA, la cual
se acompaña a este escrito en original, y el PERICULUM IN MORA, ya
que a la presente fecha existen deudas pendientes del ciudadano FELIPE
RAMOS GARCIA, ya que el mismo por su actividad comercial tenia
negocios con muchas personas, así mismo ciudadana Juez, los herederos de
conformidad con el articulo 1.041 del Código Civil, pudieran vender los
bienes inmuebles sin autorización Judicial, esto es, no recibiendo la herencia
bajo beneficio de Inventario, o crear deudores falsos, para que con el
patrimonio del de cujus se cobraran estas acreencias, y así obtengan una
garantía especial para el pago de su acreencia, es lo que el Tribunal Supremo
de Justicia, en Sala Constitucional, y en numerosas sentencias ha definido
como FRAUDE PROCESAL, que no es mas que “las maquinaciones o
artificios realizados en el curso del proceso o por medio de este, destinados, al
engañó o la sorpresa en la buena fe de los sujetos procésales, y a impedir la
eficaz administración de justicia, en beneficio propio o de un tercero, que
pueden provenir de artificios y maquinaciones realizadas por el concierto de
dos o mas sujetos procésales, los cuales son reprimibles en forma general de
acuerdo a lo previsto en el articulo 17 del Código de Procedimiento Civil, en
cual preceptúa una declaración prohibitiva general, en atención a la institución
del orden publico y al derecho de la tutela judicial efectiva.
Por ese temor del daño jurídico posible que me puedan causar los
herederos del ciudadano FELIPE RAMOS GARCIA y de evitar los notorios
perjuicios que por la mala fe del mismo y que afectarían con consecuencias
directas el proceso principal. Por medio de los cuales juro la urgencia de estas
medidas y pido al Tribunal me sean decretada Prohibición de Enajenar y
Gravar, sobre dos inmuebles propiedad del ciudadano FELIPE RAMOS
GARCIA, los cuales se encuentran registrados en la Oficina Subalterna del
Municipio Sucre del Estado Zulia, Bobure, el cual se encuentran inserto bajo
el Nº 9, Tomo 2, Protocolo Primero 4to Trimestre de fecha 17 de Diciembre
de 1999 y el segundo, inserto bajo el Nº 12, Protocolo Primero 3 trimestre.
con lugar, ya que Justicia Tardía es Injusticia.
De conformidad con el artículo 174 del Código de Procedimiento Civil,
fijo como domicilio procesal en el CC. Sepu, Av. Principal el terminal, local
8, Caja Seca, Estado Zulia, teléfono 014-7295184, 014-7283888 en caso de
alguna notificación.
CAPITULO VI
CITACIÓN
De conformidad con el Articulo 231 del Código de Procedimiento Civil
solicito la citación por Edicto de los Sucesores del ciudadano FELIPE
RAMOS GARCIA, fallecido en fecha tres (03) de Junio del año 2004, en la
ciudad de Caja Seca, Estado Zulia.
VI.A.
Para los efectos de la providenciación del presente escrito así como de
las solicitudes contenidas en el mismo, solicito muy respetuosamente de este
Tribunal, se habilite el tiempo que sea necesario para las mismas.
Que la presente ESTIMACIÓN e INTIMACIÓN de honorarios
profesionales sea admitida y sustanciada conforme a derecho con todos los
pronunciamientos de Ley.
Es justicia en la ciudad de Cabimas Estado Zulia en fecha de su
presentación.

Dr. David Jesús Calles Barone Dr. Jose Angel Zambrano L.