Está en la página 1de 4

CIUDADANA

JUEZ DEL JUZGADO DE PROTECCION DEL NIÑO Y DEL


ADOLESCENTE DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO
MERIDA
SU DESPACHO.-
Nosotros, OMAIRA SOLEDAD RUIZ CEBALLO Y EDWARD
OSWALDO RUBIO GUERRERO, venezolanos, cónyuges, titulares de las cédula
de identidad Nro. V-8.088.906 y 8.705.797 respectivamente, domiciliados en el
Municipio Libertador del Estado Mérida, asistidos en este acto por los Abogados en
ejercicio REINA MARICELA SANCHEZ Y JOSE ANGEL ZAMBRANO
LOBO inscritos en el Inpreabogado bajo los Nº 65.908 y Nro.48.133
respectivamente; ante Usted muy respetuosamente ocurrimos a fin de exponer y
solicitar:
En fecha 23 de Septiembre de 1988, contrajimos Matrimonio Civil por ante la
Primera Autoridad de la Parroquia Geronimo Maldonado, Municipio Rivas Davilas
del Estado Mérida, tal y como se evidencia de Acta de Matrimonio que en Copia
certificada acompañamos al presente escrito marcado con la letra "A". Celebrado
nuestro matrimonio civil fijamos nuestro domicilio conyugal en la ciudad de Mérida
Estado Mérida.
Durante la vigencia de nuestro Matrimonio procreamos una niña de nombre,
SIRHANNA SOLEDAD RUBIO RUIZ de cinco (05) años de edad tal y como se
evidencia de copia simple de Partida de Nacimiento que acompaño al presente escrito
marcada con la letra “B”.
Durante la vigencia de nuestro matrimonio no adquirimos ninguna clase de
bienes muebles o inmuebles y así lo declaramos a los efectos legales
correspondientes.
Ahora bien Ciudadano Juez, es el caso que desde el día 14 de Noviembre de
1995, nos separamos viviendo cada uno de nosotros en domicilios diferentes y desde
entonces no hemos hecho vida en común por ninguna circunstancia, en consecuencia
los hechos descritos se enmarcan dentro de las previsiones que contempla el artículo
185-A del Código Civil Venezolano y lo que Contempla la Ley Orgánica de
Protección del Niño y del Adolescente en sus Artículos 450 y siguientes, en virtud de
haberse producido una ruptura prolongada y permanente de nuestra vida conyugal que
alcanza, desde el 14 de Noviembre de 1995 hasta el día 07 de Junio del 2001.
Por todas las razones expuestas anteriormente y con fundamento en las
facultades que nos confiere el primer párrafo del artículo 185-A y demás preceptos
legales del mismo artículo, es por lo que ocurrimos ante su competente autoridad, para
solicitar como en efecto lo hacemos en este acto, que declaré el divorcio y en
consecuencia disuelto él vinculo matrimonial que nos une y que tal declaratoria se
homologue en las condiciones que a continuación expresamos:
PRIMERO : Cada cónyuge puede fijar su domicilio en cualquier parte de la
República Bolivariana de Venezuela.
SEGUNDO : Los cónyuges conservan la Patria Potestad de su hija nombre
SIRHANNA SOLEDAD, de cinco (05) años de edad, pero la Guarda y Custodia
queda en manos de su madre OMAIRA SOLEDAD RUIZ CEBALLOS, quien a
desde la separación a cuidado de su hija.
TERCERO : EL padre EDWARD OSWALDO RUBIO GUERRERO, se
compromete a pasar a su hija la cantidad de CINCUENTA MIL BOLIVARES (Bs.
50.000,oo). por concepto de Obligación Alimentaria y la misma será incrementada
anualmente en un 30 por ciento de conformidad con la Ley Orgánica de Protección
del Niño y del Adolescente; así cumplimos con lo establecido en el articulo 351 de la
Ley Orgánica de Protección del Niño y del Adolescente; igualmente el padre se
compromete a suministrar el pago de vestido, colegio, medicinas y cualquier otro
gasto que se requiera la niña para el mejor desarrollo físico y mental.
CUARTO : Los padres convienen en este acto, que el régimen de visitas será
amplio y comprende él acceso a la residencia de la niña y poder llevarla fuera de ella
atendiendo a su interés siempre de mutuo acuerdo entre ellos y podrá extenderse a sus
parientes por consanguinidad y afinidad de ambos cónyuge, según el articulo 388 de
la Ley Orgánica de Protección del Niño y del Adolescente; el Padre podrá llevarse
consigo a la niña, de vacaciones, fines de semana, agosto; diciembre, carnaval y
semana santa. En atención a la mejor formación de la niña, este régimen de visitas es
amplio, para que el padre pueda visitarla en cualquier lugar, residencia, escuela y en
los momentos en que la niña necesitará de orientación moral y educativa, así como de
asistencia médica. Acordamos igualmente que el padre puede llevarse a la ñina fuera
de su residencia, y podrá tener comunicación, telefónica, telegráfica y computarizada
tal como lo establece el articulo 386 de la Ley.

Convenido y pedido el DIVORCIO, con fundamento en el artículo 185-A, y en la


Ley Orgánica de Protección del Niño y del Adolescente, manifestamos al Tribunal
estar de acuerdo con las cláusulas antes descritas. Pedimos al Tribunal decretarlo con
las condiciones manifestadas por nosotros.
Solicitamos al Tribunal se sirva notificar al Fiscal del Ministerio Público a fin
de continuar con la presente solicitud, y en virtud de no ser contraria al Orden Público
y alguna disposición de la Ley pedimos que sea Admitida y substanciada conforme a
derecho.
jjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj

En horas de despacho del día de hoy, 15 de Febrero de 2001, comparece ante este
Tribunal el Abogado DAVID CALLES BARONE, en su condición acreditada en
autos quien expone: Solicito al Tribunal se sirva expedirme los originales que obran al
folio 2,3,4,5,6,7,8,9 y su respectivo vuelto y se deje copia certificada de los mismos,
solicito la urgencia del caso. Es todo, termino se leyó y conforme firman.
EL DILIGENCIANTE LA SECRETARIA