Está en la página 1de 10

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

PROGRAMA DE INTEGRACIÓN DE COMPETENCIAS BÁSICAS (PICB): UNA EXPERIENCIA PRÁCTICA EJECUTADA EL MICROCOSMOS EDUCATIVO EN UNA CARRERA PROFESIONAL UNIVERSITARIA 1 Jorge Aros Chia 2 | jaros@ucsh.cl Marcela Amaya García 3 | mamaya@ucsh.cl

Resumen

El PICB constituye un Plan Piloto ejecutado al interior de la carrera de Pedagogía en Matemática e

Informática Educativa y validado al estar formalmente incorporado a la Vicerrectoría de Identidad y

Desarrollo de la Universidad Católica Silva Henríquez. El aporte del PICB, que se orienta sobre la

base del modelo de socioformación (Tobón, 2008; 2010), se enmarca en la certificación y evaluación

de calidad de los aprendizajes esperados por medio de la evaluación de las competencias básicas,

especialmente, las competencias sello identitarias, siendo fundamental el aseguramiento de éstas en

los perfiles de egreso intermedios, lo que se logra a través de una apuesta por la pedagogía salesiana y

su sistema preventivo (UCSH, 2003). Los resultados preliminares del año 2010, desde el punto de

vista cuantitativo, indican que mientras un 25% de los estudiantes lograron certificación en nivel

básico; el 75,23% de los estudiantes no se hizo cargo de un trabajo autónomo. En términos

cualitativos, se tiene que a través del PICB se ha planteado un acercamiento a cómo el currículum

puede hacerse cargo de la formación para un contexto globalizado e intercultural desde el sello

institucional y a nivel del estudiantado se ha verificado la incipiente transferencia de buenas prácticas.

Palabras claves

Competencias

Básicas,

Perfil

de

Intermedio,

Instrumentos

Personalizados,

Currículum,

Aseguramiento de la Calidad de los Aprendizajes.

1 Trabajo presentado como ponencia en el Primer Congreso de Avances e Innovación en Educación Superior. Universidad de Talca, Chile bajo el título “Programa de Integración de Competencias Básicas (PICB)”.

2 Magíster en Educación Basada en Competencias, Experto Internacional en Educación para el Trabajo y Desarrollo Humano, Académico del Plan Común de la Universidad Católica Silva Henríquez, Santiago, Chile.

3 Doctora © Ciencias de la Educación, Mención Educación Intercultural, Magíster en Lingüística, Académica de Pedagogía en Castellano de la Universidad Católica Silva Henríquez, Santiago, Chile.

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

Abstract The pilot is a PICB run into the race of Education in Mathematics and Computer Pedagogy and

validated to be formally incorporated into the Identity and Development Vice-Rectory of the

Universidad Católica Silva Henríquez.

The contribution of PICB, which is oriented on the basis of model training partner (Tobon, 2008,

2010), is part of the certification and quality assessment of learning outcomes through the assessment

of basic skills, especially skills identity label, and essential in ensuring these profiles intermediate exit,

which is achieved through a commitment to teaching and Salesian preventive system (UCSH, 2003).

Preliminary results of 2010, from the quantitative point of view, indicate that while 25% of students

achieved basic certification level, the 75.23% of students are not made by a self-employment. In

qualitative terms, it must be through PICB has set an approach to how the curriculum can take care of

training for a globalized and inter-institutional stamp from the student level and has verified the

transfer of best practices emerging.

Keywords

Basic Skills Profile, Intermediate, Custom Tools, Curriculum, Quality Assurance of Learning.

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

Introducción Este Programa encuentra su origen en la adjudicación el año 2009 por parte de la Universidad

Católica Silva Henríquez (UCSH) del Proyecto de Mejoramiento de la Calidad de la Educación

Superior (MECESUP) denominado “Diseño de un Programa de Nivelación de Competencias básicas

para Estudiantes Desfavorecidos de Ingreso a Primer Año y de Segundo año de Educación Superior”.

A partir de esto, en un trabajo conjunto entre el Departamento de Educación Matemática (DEM),

Plan Común de Universidad (PCU) y la Carrera de Pedagogía en Castellano, se da forma a la

implementación del Plan Piloto PICB (2010-2012) en la Carrera de Pedagogía en Matemáticas e

Informática Educativa.

Se constituyen como objetivos centrales del PICB asegurar la calidad de los aprendizajes en relación a

competencias sello, matemáticas, lingüísticas y digitales; generar evidencias que den cuenta del logro

del perfil intermedio de la carrera y, efectuar la integración de las competencias desde el aula misma y

el uso de un portafolio digital. Todo lo anterior, desde una mirada integral orientada por

competencias (Tobón, 2008).

La validación del PICB se ha logrado con la sustentabilidad técnica, académica y económica al estar

formalmente integrado a la Dirección del Plan Común Universidad perteneciente a la Vicerrectoría

de Identidad y Desarrollo Estudiantil. A la vez, la implementación operativa del PICB se ha realizado

por medio de un Plan Piloto, que tiene una duración de dos años 2010-2012, en la Carrera de

Pedagogía en Matemática e Informática Educativa.

Marco teórico

Pedagogía salesiana y modelo de socioformación

En primer lugar, se debe señalar que el PICB apuesta por los valores del espíritu y de la pedagogía

salesiana, nacidos del sistema preventivo vivido por Don Bosco, que implican una opción prioritaria

por la formación de jóvenes de sectores vulnerables; el establecimiento de una relación integrada

entre cultura, ciencia, técnica, educación y evangelización, profesionalidad e integridad de vida; el

fomento de una relación intracomunidad cimentada en el espíritu de familia y el desarrollo de

vínculos docentes-alumnos a partir del acompañamiento y el amor.

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

En segundo lugar, el PICB se orienta sobre la base del modelo de socioformación bajo el cual las competencias “son procesos complejos de desempeño ante problemas con idoneidad y compromiso ético, y se enmarcan en la formación integral” (Tobón, 2008, p. 1). De este modo, en este enfoque las competencias buscan: afianzar la unidad e identidad de cada ser humano, y no su fragmentación a través de la elaboración de un proyecto de vida; reforzar y contribuir a que las personas sean emprendedoras en sus diversos ámbitos de realización y fortalecer las habilidades de pensamiento complejo como clave para formar personas éticas, emprendedoras, competentes e integrales. En consecuencia, el PICB, por una parte, conjuga la orientación de la Pedagogía Salesiana, que promueve, entre otros, la creación de un ambiente rico de valores humanos y el planteamiento riguroso de la investigación, de los currículos formativos y de los contenidos de la enseñanza en consonancia con una visión transcendente de la persona humana y de la vida y, por otra, los aportes del modelo de socioformación por competencias 4 , donde los sujetos integran el saber ser y el saber hacer, tomando en cuenta los retos del entorno y sus necesidades de crecimiento personal con un alto espíritu ético.

4 El modelo GesFoc (Gestión Sistémica de la Formación desde las Competencias) constituye una metodología de gestión curricular que busca asegurar la calidad de los procesos de aprendizaje desde las competencias y en el marco del seguimiento de los principios centrales del pensamiento complejo.

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

Metodología El PICB está diseñado bajo una lógica de investigación-investigación, pues “conlleva entender el oficio docente, integrando la reflexión y el trabajo intelectual en el análisis de las experiencias que se realizan, como un elemento esencial de lo que constituye la propia actividad educativa” (Bausela, 2004: s.p.). De esta manera, en términos metodológicos se efectúa la integración de las competencias a través de tres momentos, los cuales se abordan semestralmente:

a) Evaluación. Esta fase se desarrolla durante todo el semestre lectivo. En ella, el estudiantado registra evidencias en un portafolio digital y el equipo de especialistas monitorea el proceso. A lo largo del semestre, los estudiantes hacen entrega de ocho evidencias: cuatro vinculadas a las competencias sociales (a partir del 1 er semestre de 2011, competencias sello), dos a matemáticas, una a lenguaje y una a competencias TIC’s. Las evidencias asociadas a las competencias sello conforman lo que en su conjunto se ha denominado Proyecto de Vida, constituido por: identificación dentro de su historia de vida de los hitos significativos personales y sociales de por qué la persona decidió estudiar Pedagogía en Matemática (evidencia 1); registro de regularidades dentro de su historia de vida, identificando potencialidades (evidencia 2); establecimiento de metas, compromisos y plan de acción (evidencia 3); y compartir su historia y proyecto de vida con otros mediante una breve videograbación que el estudiante expone voluntariamente (evidencia 4). Por su parte, hay dos evidencias que corresponden al ámbito de las matemáticas: una consta de una prueba con foco en la resolución de problemas y el pensamiento analítico. En el caso de lenguaje y de TIC´s se observan y analizan las evidencias digitales registradas por el estudiantado.

b) Trabajo en aula. El profesor de cada asignatura participante del PICB 5 abre un espacio presencial -en el marco de sus clases regulares- en tres ocasiones durante el semestre lectivo, para trabajar con el equipo multidisciplinar del PICB.

5 Las asignaturas consideradas para el PICB son: Álgebra I, Álgebra II, Cálculo I, Cálculo II, Informática I, Informática II e Informática III. El cuerpo de profesores participantes son los académicos de Pedagogía en Matemática e Informática Educativa, Carlos Aguilar, Jorge Ávila, Isabel Barros, Carlos Gómez y Alonso Quiroz. A su vez, el equipo multidisciplinar

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

c) Certificación. Se desarrolla al final del semestre. Es un proceso en el que se emite un juicio de valor colegiado 6 acompañado de una retroalimentación personalizada, indicando en qué dimensiones el estudiante es competente o aún no competente. Si es competente, se entrega un Certificado de Competencias Básicas. Si no lo es, el estudiante continúa recibiendo apoyo para su nivelación. Asimismo, quien logra la certificación de sus competencias puede optar a la figura de tutor, con la cual se hace partícipe de un proceso en espiral de apoyo para certificar a quienes no lo han logrado, cuestión que a su vez contribuye al mejoramiento del nivel de las competencias básicas del tutor.

Resultados preliminares Desde un Punto de Vista Cuantitativo El año 2010, el estándar mínimo que se acordó para la certificación en el contexto de la Carrera fue el nivel básico, certificando un total de 27 estudiantes (24,77%). En cualquier caso, un alto porcentaje de estudiantes (75,23%) no se hizo cargo de un trabajo autónomo que le permitiese avanzar en la nivelación de sus competencias básicas, logrando la mayoría de ellos sólo reconocer sus regularidades en su proyecto de vida, pero deteniendo su proceso de participación principalmente al momento de responder a la evidencia que dice relación con manifestar sus metas y proyecto de vida. En la actualidad, se encuentra en desarrollo el tercer semestre de aplicación del proyecto, efectuándose la intervención con un total de 130 estudiantes (27 certificados el año 2010 y 103 no certificados) con la lógica de trabajo descrita en la metodología. Los resultados a la fecha se sintetizan en la siguiente tabla:

del PICB lo componen los académicos antes mencionados; los docentes del Plan Común Universidad, Jorge Aros, Sonia Brito, su Director, Gonzalo Reyes y la profesora del Programa de Pedagogía en Castellano, Marcela Amaya. 6 El juicio colegiado surge del análisis y discusión de las evidencias levantadas durante el semestre, por lo que en él intervienen los profesores participantes y el equipo de especialistas del PICB. El Programa de Integración de Competencias Básicas busca marcar una diferencia en términos del aseguramiento de la calidad de los aprendizajes en el sentido de asumir una evaluación que combina la estandarización con el plus de una evaluación fuertemente personalizada para cada estudiante.

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

Tabla 1. RESULTADOS CERTIFICACIÓN PICB AL 1 ER AÑO DE APLICACIÓN

   

DETALLE

 
 

Cohorte

2008

2009

2010

Voluntarios

TOTAL

2010

Certificados

4

8

15

0

27

No certificados

21

40

21

0

82

Total

25

48

36

0

109

 

Cohorte

2009

2010

2011

Voluntarios

TOTAL

2011

Certificados

12

15

0

0

27

(A inicio del proceso)

No certificados

11

18

74

0

103

Total

23

33

74

0

130

Fuente: elaboración propia.

Desde un Punto de Vista Cualitativo

A nivel institucional, se aprecia que contar con opciones claras por una formación integral otorga

respaldo a una opción innovadora que releva el Proyecto de Vida en articulación con el Perfil de Egreso, como foco de la integración de los aprendizajes de la persona profesional (Garlick y Zamora, 2010; Tobón, 2010). Esta dimensión integradora del Proyecto de Vida da cuenta de una apuesta por

una mayor autorregulación por parte del estudiantado, que va más allá del aspecto meramente

académico, expresadas a nivel de estructura organizacional y de currículo, y que se han visto potenciadas en el año 2011 con

el aporte de la Vicerrectoría de Identidad y Desarrollo Estudiantil a través de su Dirección de Plan

Común Universidad al desarrollo del PICB. En efecto, el currículo debe ser coherente con los valores

que ofrece el modelo de formación institucional. En este sentido, a través de esta experiencia Piloto, el PICB se ha planteado explícitamente un acercamiento a cómo el currículo puede hacerse cargo de la formación para un contexto globalizado e intercultural desde el sello identitario institucional.

A nivel de Carrera, se asumen desde Pedagogía en Matemáticas e Informática Educativa los desafíos

asociados a demandas del medio externo ya relevadas con la necesidad interna de articular su formación desde opciones institucionales por un Proyecto de Vida Solidario, con responsabilidad, autonomía y reflexividad crítica. Desde el punto de vista del desarrollo de buenas prácticas pedagógicas y del desarrollo de confianzas y sinergias en el clima laboral, se contribuye al

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

conocimiento y reconocimiento de los individuos, tanto de los docentes implicados como de los estudiantes. Se releva de vital importancia para el éxito de este tipo de iniciativas las acciones de liderazgo de las unidades académicas, en particular, de aquellas en las que se encuentran instaladas las carreras, en este caso, Pedagogía en Matemática e Informática Educativa, pues la formación en lo que compete a la disciplina como al plano profesional se ve “benéficamente invadida” por otras dimensiones, sobre todo, a partir de la experiencia de co-docencia, relevándose como fundamental la generosidad del docente que “abre su aula” para el propósito integrativo e interdisciplinar. A nivel del estudiantado, como características comunes en quienes certifican durante el año 2010, se identifican las siguientes buenas prácticas: a) compromiso y responsabilidad con las instrucciones orales y escritas; b) dedicación en horas a la generación de evidencias, en promedio para las actividades del instrumento personalizado portafolio digital es de tres horas; c) buen desempeño en comunicación oral y escrita; d) integración desde el Proyecto de Vida; e) intencionalidad comunicativa muy productiva, impecable, dedicada y con compromiso y, f) comprende, explica y ejemplifica conceptos matemáticos. Estas buenas prácticas que se relevan como comunes entre quienes certifican, se potencian en la experiencia de quien/es actúa/n como tutor/es, mejorando el nivel de desarrollo de las competencias con que inicialmente certifican. En particular, en la primera etapa (1 er semestre año 2010) del total de certificados, solo una persona logró implicarse en profundidad en la experiencia de tutoría. Como resultado principalmente de su acompañamiento, un total de siete estudiantes lograron su certificación el 2 do semestre del año 2010. En tanto, en la tercera etapa del proyecto (1 er semestre año 2011) son tres los tutores que se han estado implicando en profundidad y de forma voluntaria en la experiencia de tutoría.

Conclusiones En primer lugar, se debe señalar que la experiencia presentada da cuenta de la nivelación de competencias básicas desde una mirada integradora. En ese sentido, se debe aclarar que se trata de una labor gradual y lenta, encontrándose todavía en etapa de ejecución. En segundo lugar, el PICB se concibe como una innovación pedagógica, puesto que debe dialogar con las representaciones que aún prevalecen en los ambientes educacionales, particularmente, en la

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

práctica estudiantil respecto del modo de concebir su formación inicial, donde -al decir de Ávila (2010)- es común hallar rastros del paradigma de racionalidad tradicional. De ahí que la nivelación en ausencia de castigos y sin las recompensas asociadas a las notas, genere resistencias en los estudiantes, quienes provenientes de una cultura focalizada en la escolarización y la rendición de cuentas poco reflexivas. Se considera, entonces, lo anterior como una de las razones del bajo porcentaje de estudiantes “nivelados” en el sentido de hacerse cargo de su proceso de formación, ya que el estándar de la autonomía resulta alto y desafiante en tanto contracultural. Lo mismo se puede comentar en relación al desarrollo de niveles mayores de solidaridad asociados a que los estudiantes transfieran sus experiencias y apoyen a sus pares. Finalmente, desde el ámbito docente el PICB plantea una serie de retos, tales como superponer el espacio para la integración en forma transversal en la estructura curricular existente, cuestión que reduce costos y abre espacio a la creatividad, innovación y trabajo en equipo. También, redunda a futuro en mejoras a nivel de didáctica, evaluación, programas e inclusive impacta en el perfil de egreso de las carreras. De este modo, se releva en coherencia con una concepción compleja del conocimiento humano (Morín, 1999) la necesidad de persistir en el diálogo, el trabajo en equipo y de asumir el manejo de la incertidumbre como una oportunidad para llevar, consolidar y replicar la experiencia, contribuyendo así al logro de una formación integral, solidaria y pertinente.

Congreso Social «La Persona en el Corazón del Desarrollo» • Pontificia Universidad Católica de Chile • Mayo 2012

Referencias bibliográficas

Ávila, J. (2010). Representaciones estudiantiles concurrentes en procesos de formación inicial docente de matemáticas. Un estudio de casos desde un enfoque socioepistemológico. Documento de

trabajo. Anteproyecto doctoral. México: CICATA. Bausela, B. (2004). La docencia a través de la investigación-acción. Obtenido el 20 de agosto, desde

http://www.rieoei.org/deloslectores/682Bausela.PDF

Garlick, E. y Zamora, A. (2010). Formación y desarrollo sociopersonal: Una mirada desde las competencias del ser y el convivir. Santiago: Ediciones UCSH. Morín, E. (1999). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Obtenido el 20 de

noviembre, desde http://www.complejidad.org/27-7sabesp.pdf

Reyes,

Competencias Básicas. Documento de Trabajo Interno. Santiago: UCSH.

Tobón, S. (2008). La formación basada en competencias en la educación superior: El enfoque

complejo. Guadalajara: Universidad Autónoma de Guadalajara.

(2010). Formación integral y competencias. Pensamiento complejo, currículo, didáctica y

evaluación. Bogotá: ECOE Editores. UCSH (2003). Modelo de Formación. Santiago: Ediciones UCSH.

G.

(2010).

Informe

Preliminar

de

Estado

de

Avance

Programa

de

Nivelación

de