Índice

CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, Rafael Rodríguez Castañeda; Vocales, Francisco Álvarez, Salvador Corro


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR EDITORIAL: Salvador Corro
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN EDITORIAL: Flor Hernández
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE ADMINISTRACIÓN: Laura Ávila
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
COORDINADORA DE RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Hugo Martínez, Juan Carlos Ortega
REPORTEROS: Carlos Acosta, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Juan Carlos Cruz, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Santiago Igartúa, Arturo Rodríguez, Ro dri go Ve ra,
Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Oaxaca, Pedro Matías; Puebla,
María Gabriela Hernández,Tabasco, Ar man do Guz mán
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía Es pi tia, Jo sé Emi lio
Pa che co, Al ber to Pa re des, Niza Rivera Medina, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint, Rafael Vargas, Co-
lum ba Vér tiz de la Fuente; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John M. Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú, De ni se
Dres ser, Marta Lamas, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi;
car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya y Juan Ricardo Robles de Haro
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
No. 1970 • 3 de agosto de 2014
LA CAPITAL
30 El multimillonario fideicomiso para el Metro,
atorado en la ALDF /Sara Pantoja
32 La mano dura de Mancera /Arturo Rodríguez García
ESTADOS /GUERRERO
35 Parecían buenos muchachos, pero secuestraban,
torturaban, mataban... /Rodrigo Vera
ANÁLISIS
38 El sueño neoliberal /Sabina Berman
39 Referencia /Naranjo
40 Fiasco energético /Héctor Tajonar
41 Trabajo sexual y política /Marta Lamas
42 Más enredos legislativos /Ernesto Villanueva
43 La lección de Mamá Rosa /Javier Sicilia
44 El caro voto de los diputados /Jesús Cantú
Foto portada: Germán Canseco
NARCOTRÁFICO
6 Con todo y “virrey”, el crimen se dispara en
Michoacán /Anabel Hernández
10 La simbiosis PRI-Templarios postra el estado
/José Gil Olmos
13 Contra Mireles, todos los obstáculos
/José Gil Olmos
SEGURIDAD PÚBLICA
16 Un remedo llamado División de Gendarmería
/Jorge Carrasco Araizaga
REFORMA ENERGÉTICA
20 La historia les recordará su precio
/Jesusa Cervantes
24 En el norte, oleada de despojos agrarios
/Juan Alberto Cedillo
27 A trasmano, las nuevas leyes acotan los
derechos ciudadanos /Jorge Carrasco Araizaga
27
16
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Karina Valle,
Norma Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Barbara López, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual
Acuña, Fernando Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202
49 98. Mónica Cortés, Ulises de León, Rosa Morales.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: Fernando Rodríguez, jefe; Marlon Mejía, subjefe; Eduardo Alfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
CON TA BI LI DAD: Edgar Hernández, contador; Ma ría Con cep ción Al va ra do, Rosa Ma. García, Ra quel
Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; Susana Arellano, 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 37, No. 1970, 3 DE AGOSTO DE 2014
IM PRE SIÓN: Quad Graphics. Durazno No.1, Col. San José de las Peritas, Xochimilco, México, DF

EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Sara Pantoja, Miguel Ángel Vázquez, Concepción Villaverde,
María Luisa Vivas; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Armando Gutiérrez,
Juan Pablo Proal y Alejandro Saldívar, coeditores; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Saúl Díaz Valadez, desarrollador,Tel. 5636-2106
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2011-072215095900-102.
Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 23
Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,490.00, 6 meses, $850.00; Guadalajara, Monterrey,
Puebla y Xalapa: Un año, $1,600.00, 6 meses, $880.00. Ejemplares atrasados: $45.00.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
Siguenos en: @revistaproceso facebook.com/revistaproceso
INTERNACIONAL
46 MEDIO ORIENTE: Matar con método
/Témoris Grecko
52 ALEMANIA: La sólida red alemana de
Snowden /Yetlaneci Alcaraz
ENSAYO
56 Las cuatro resurrecciones de José Revueltas
/Fabrizio Mejía Madrid
CULTURA
60 Sistema Nacional de Investigadores, lucha
encarnizada por pesos /Judith Amador Tello
64 Estro Armónico /Samuel Máynez Champion
Páginas de crítica
Arte: ¿El retorno de la pintura?
/Blanca González Rosas
Música: Apoteosis del canto: Javier Camarena
/Raúl Díaz
Teatro: La verdad sospechosa
/Estela Leñero Franco
Cine: La imagen ausente /Javier Betancourt
Televisión: La Historia en Canal 11
/Florence Toussaint
LIBROS
69 Perfil biográfico de José Rosas Moreno
/Roberto Ponce
ESPECTÁCULOS
72 Guten Tag, Ramón, otra mirada a la migración
mexicana /Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
74 F1: Dinero público, negocio privado /Raúl Ochoa
78 Los Tigres se atragantan con Pulido
/Luciano Campos Garza
80 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Los góbers en bola
/Helguera y Hernández
74
32
46
72
6

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

ANABEL HERNÁNDEZ
E
l pasado enero, cuando el pre-
sidente Enrique Peña Nieto
nombró a Alfredo Castillo co-
misionado para la Seguridad y
Desarrollo Integral de Michoa-
cán, el objetivo era pacificar el
estado y dar mejores condiciones de vida
y seguridad a la población. Pero tras su lle-
gada la violencia y el crimen crecieron a
niveles nunca antes vistos.
Actualmente en esa entidad se vive la
mayor crisis de inseguridad de la última
década en el marco de una política públi-
ca de justicia selectiva.
De acuerdo con un análisis realizado
por Proceso tomando como base las “ci-
fras de incidencia delictiva” del Sistema
Nacional de Seguridad Pública (SNSP), de
enero a junio de 2014 se dispararon las
A juzgar por las cifras del Sistema Nacional de Seguri-
dad Pública, la estrategia federal para la pacificación
y el desarrollo de Michoacán funcionó al revés: la in-
cidencia de prácticamente todos los delitos subió este
año, no sólo en comparación con 2013, sino también
respecto del macabro 2011, el más sangriento de la
administración de Felipe Calderón. En medio de ese de-
sastre, el comisionado Alfredo Castillo, a quien popular-
mente se le conoce como el “virrey”, sigue pregonando
sus logros, entre otros la detención del doctor José Ma-
nuel Mireles… a cambio de la liberación de miembros
del Cártel de Jalisco Nueva Generación.
Con todo y “virrey”, el crimen se
dispara
en Michoacán

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 7
cifras de homicidios, secuestros, extorsio-
nes y robos de vehículos, comparadas con
las de iguales periodos de años anteriores,
incluyendo 2011, el más violento del sexe-
nio de Felipe Calderón.
En los últimos meses el gobierno fede-
ral ha anunciado como un éxito la muer-
te o captura de los principales líderes de
Los Caballeros Templarios, como Nazario
Moreno, El Chayo; Enrique Plancarte Solís,
Dionisio Loya Placarte, Samer José Servín,
y los hijos de Servando Gómez Martínez,
La Tuta: Huber Gómez Patiño y Luis Alfre-
do Aguilera Esquivel.
También, el 27 de junio, se anunció la
detención de José Manuel Mireles, uno de
los fundadores del movimiento de auto-
defensas, acusado de delincuencia or-
ganizada y delitos contra la salud en la
modalidad de posesión.
Pero mientras en Michoacán se aplica
todo el peso de la ley contra unos, el es-
tado de derecho es laxo para otros. Según
expedientes judiciales a los que este se-
manario tuvo acceso, en los últimos dos
meses decenas de integrantes de autode-
fensas con cargos similares a los que se le
imputan a Mireles han salido de las pri-
siones de Michoacán y Veracruz por ins-
trucciones del “virrey” Castillo –como se le
apoda insistentemente en círculos políti-
cos y sociales–, incluyendo miembros del
Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG)
detenidos en marzo del año pasado por
militares.
A lo anterior se suma el hecho de que
Rodrigo Vallejo, hijo del exgobernador
Fausto Vallejo, ha aparecido en videos
celebrando reuniones y tomando cerve-
za con La Tuta, sin que hasta el momento
las autoridades hayan actuado de manera
decidida al respecto.
Delitos, a tope
El 19 de mayo pasado, Castillo afirmó en
conferencia de prensa que a 100 días de
haber iniciado la “estrategia” del gobierno
federal se había logrado controlar la si-
tuación en Michoacán. Destacó como un
logro la conversión de los grupos de auto-
defensas en fuerzas rurales y la implanta-
ción del mando único en la Policía Estatal.
Días después, el 30 de junio, en una
gira de trabajo del presidente Enrique Pe-
ña Nieto en Michoacán con motivo de la
Cruzada contra el Hambre, destacó la “efi-
ciencia” de la estrategia implementada
por su gobierno para combatir al crimen
organizado y reconstruir el tejido social.
En el evento, Castillo afirmó que en el es-
tado ya se erradicaron las extorsiones y el
cobro de “derecho de piso”.
No obstante, las cifras oficiales del
SNSP muestran que dicha estrategia fede-
ral ha fracasado rotundamente y con un
alto costo para la ciudadanía, que ahora
es víctima de más delitos.
En tan sólo 10 años (desde enero a
junio de 2004 hasta el mismo periodo
de 2014) los homicidios dolosos en Mi-
choacán se duplicaron; los secuestros
crecieron 13 veces; las extorsiones se
triplicaron; el robo de auto con violencia
es 12 veces mayor, y el robo de auto sin
violencia se duplicó. En esa década el nú-
mero de delitos registrados por el SNSP
creció 2.5 veces.
El análisis de las estadísticas del SNSP
también arroja que en 2011 se registró el
mayor número de homicidios dolosos, se-
cuestros, extorsiones y robo de autos más
alto en todo el sexenio de Felipe Calderón.
Aun así, si se comparan las cifras de la
incidencia delictiva en Michoacán de enero
a junio de 2011 con las de enero a junio
de 2014 –con la llegada de Castillo y la
estrategia federal para rescatar a Mi-
choacán–, el homicidio doloso creció
33%, el secuestro 40%, el robo de auto
con violencia 57%, sin violencia 12% y la
extorsión se triplicó.
Ha sido tal el fracaso de la estrategia
federal en Michoacán que incluso si las ci-
fras de delitos de enero a junio de 2014 se
comparan con las del mismo periodo en
2013, cuando aún no se aplicaba el plan
del gobierno de Peña Nieto para el esta-
do, arrojan un resultado adverso: la delin-
cuencia creció.
Comisionado visceral
Horas antes de que José Manuel Mireles
fuera detenido, presuntamente en fla-
grancia, el comisionado Castillo anunció
a sus más cercanos colaboradores y a fun-
E
n
r
i
q
u
e

C
a
s
t
r
o

S
á
n
c
h
e
z

/
P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
E
n
r
i
q
u
e

C
a
s
t
r
o

S
á
n
c
h
e
z

/
P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
Violencia a tope. El peor año
8

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

cionarios del estado que el líder de auto-
defensas iba a ser aprehendido en Lázaro
Cárdenas.
La mañana del 27 de junio, el funcio-
nario federal y su comitiva se alistaban
a salir del hotel Best Western de Morelia,
convertido en su centro de operaciones
desde que Peña Nieto lo envió a “pacifi-
car” Michoacán. Ya estaba programada
su ruta de Buenavista Tomatlán a Lázaro
Cárdenas, con el propósito de detener a
Mireles.
Como justificación, según las versio-
nes recabadas por este semanario, Casti-
llo les dijo a sus allegados: Mireles “ya me
tiene hasta la madre”.
De acuerdo con información verifica-
da por Proceso, Castillo informó del obje-
tivo a su secretario particular, José Elías
Reynoso Rojas; al delegado del Centro de
Investigación y Seguridad Nacional (Ci-
sen), Armando del Río, y al delegado de
la Procuraduría General de la República
(PGR) en el estado, Guadalupe Alfredo
Becerril.
Esa tarde el líder de autodefensas fue
aprehendido por policías federales y efec-
tivos del Ejército con otras 82 personas.
Las autoridades dijeron que se le encon-
tró en flagrancia, en posesión de armas de
uso exclusivo del Ejército y con droga en
el poblado de La Mira, en el municipio de
Lázaro Cárdenas.
El 30 de junio, Castillo afirmó en con-
ferencia de prensa que Mireles fue dete-
nido cuando salía de un restaurante, en
atención a una supuesta denuncia ciuda-
dana en la que se alertó que personas ar-
madas querían tomar Lázaro Cárdenas y
Morelia. “Los michoacanos quieren vivir a
gusto y quieren estar tranquilos”, añadió
el comisionado.
Desde mayo pasado Castillo traía en-
tre ojos al líder de autodefensas. Empren-
dió entonces una amplia campaña en
medios de comunicación para difundir
que Mireles estaba sujeto a investigación
por participar en cinco homicidios.
Casi de inmediato, otros líderes como
Estanislao Beltrán, Papá Pitufo, y Alberto
Gutiérrez, Comandante 5, anunciaron que
Mireles había sido separado definitiva-
mente del movimiento y pidieron que se
le hiciera una evaluación psiquiátrica.
Libres, miembros del CJNG
Como parte de los acuerdos con las orga-
nizaciones de autodefensa firmados en
abril pasado, por instrucciones de Casti-
llo serán puestas en libertad por lo menos
103 personas acusadas de delincuencia
organizada, posesión de armas de uso ex-
clusivo del Ejército, algunas también de
delitos contra la salud y secuestro, cuyos
casos se encuentran concentrados en las
causas penales 52/2013, 55/2013, 56/2013,
79/2013, 75/2013-VI, 74/2014, 94/2013 y
16/2013. La mayoría fueron detenidas en
Buenavista Tomatlán, Aquila, Los Reyes y
La Ruana.
Hasta ahora han sido liberados 100
miembros de autodefensas, entre ellos
los presuntos integrantes del CJNG Je-
sús García Bejarano, Pedro Montes Zava-
la –con antecedentes criminales–, Édgar
Iván Sánchez Tavera y Leobardo Ramírez
Reyes, El Chale, acusados de portación
de arma de uso exclusivo del Ejército y
delitos contra la salud, cuyo expediente
se encontraba en la última de las causas
penales citadas.
En marzo de 2013, en conferencia de
prensa, la subprocuradora jurídica de
Asuntos Internacionales de la PGR, Ma-
riana Benítez Tiburcio; el subsecretario
de Gobernación Eduardo Sánchez, y el
subjefe Operativo del Estado Mayor de la
Defensa Nacional, Genaro Robles Casillas,
anunciaron la captura de esos hombres
como un gran logro; enfatizaron que per-
tenecían al CJNG y que cayeron gracias a
las labores de inteligencia del gobierno fe-
deral. Ahora están libres.
Según la información recabada por es-
ta reportera, esos individuos forman parte
del grupo de Luis Antonio Torres, El Ame-
ricano, quien perteneció a Los Caballeros
Templarios y después se convirtió en líder
de las nuevas fuerzas rurales legalizadas
por el gobierno federal. En documentos de
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
“Comandante 5” y “Papá Pitufo”. Alineados
Sin visos de solución

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 9
inteligencia del gobierno federal se iden-
tifica a Torres como integrante de H3, la
nueva organización criminal creada en
Michoacán por exintegrantes de Los Ca-
balleros Templarios y el CJNG.
También están libres Gabriel García
Madrigal, Gabriel Ramos Madrigal, Ra-
fael Rivera Valencia, Pedro Guillén Vargas,
Venancio Meraz Farías e Ignacio Segura
Zúñiga, acusados de delitos contra la sa-
lud y portación de arma de fuego de uso
exclusivo del Ejército.
En la edición 1957 de Proceso se infor-
mó que los abogados Francisco Antonio
Pacheco Gómez, Jesús Montiel Jaime, Jorge
Alfonso Espino Santillán, Juan Carlos Es-
cobar González, Daniel Corona Aguilera,
Israel Raúl Ramírez Juárez y Francisco Ar-
turo Pacheco fueron contratados para re-
presentar legalmente a los autodefensas
encarcelados.
Ahora se sabe que esta contratación
se realizó por órdenes del comisionado
Castillo y del procurador de Michoacán,
Martín Godoy Castro, mejor conocido co-
mo “jefe Godoy” y quien forma parte del
círculo más cercano a Castillo desde que
éste fue procurador del Estado de México.
De acuerdo con versiones de fami-
liares de los beneficiados, Castillo les ha
dicho que él mismo ha ido a hablar con
los magistrados que llevan las causas
penales para lograr su libertad. Los expe-
dientes judiciales a los que se tuvo acceso
confirman que los abogados de defensa
de todos los que han sido libres son los
contratados por el comisionado y el go-
bierno de Michoacán.
Otras versiones indican que si bien el
delegado de la PGR, Guadalupe Alfredo
Becerril, es incondicional de Castillo, las
liberaciones se llevan a cabo contra la vo-
luntad de Jesús Murillo Karam, quien co-
FRACASA ESTRATEGIA CONTRA LA DELINCUENCIA EN MICHOACÁN
Delito Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun Ene-Jun
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014
Homicidio doloso 242 215 268 269 281 366 327 416 357 384 555
Secuestro 7 4 7 18 37 41 56 65 67 89 91
Extorsión 64 54 60 92 87 229 85 81 153 157 225
Robo de vehículo 64 41 43 96 119 116 225 513 333 726 810
con violencia
Robo de vehículo 1,332 1,018 1,834 2,008 1,965 2,218 2,330 2,267 2,821 2,231 2,559
sin violencia
Total de hechos 1,709 1,332 2,212 2,483 2,489 2,970 3,023 3,342 3,731 3,587 4,240
delictivos
Fuente de información: Cifras de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública
http://www.secretariadoejecutivosnsp.gob.mx/work/models/SecretariadoEjecutivo/Resource/1/1/cifras_publicacion_junio14.pdf
rrió a Castillo de la PGR en 2013 luego de
que éste intentara poner en delegaciones
clave de la dependencia a ciertos allega-
dos suyos, algunos con turbios antece-
dentes (Proceso 1942).
Las mismas versiones afirman que
Murillo Karam se había negado a sobre-
seer los casos, ya que la PGR contaba con
elementos suficientes para obtener las ór-
denes de aprehensión. Pero al final tuvo
que ceder.
El 30 de julio pasado también fue pues-
to en libertad un grupo de 40 guardias co-
munitarios de Aquila que se encontraban
en el Centro Federal de Readaptación So-
cial 5 en Villa Aldama, Veracruz. Es gente
de Agustín Villanueva, el fundador de las
guardias comunitarias de Aquila, a quien
los militares detuvieron en agosto de
2013 con 45 de sus hombres, entre ellos
los ya liberados Ubaldo Villanueva Ramí-
rez, Octavio Farías Cruz y David Paulino
Barragán.
De acuerdo con la causa penal
79/2013-III, la PGR les había fincado cargos
de delincuencia organizada y portación de
arma de uso exclusivo del Ejército (fusiles
de asalto AR-15 y AK 47), pero a final de
cuentas la procuraduría formuló conclu-
siones no acusatorias.
E
n
r
i
q
u
e

C
a
s
t
r
o

S
á
n
c
h
e
z

/
P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
Autodefensas. Ante la peor crisis de inseguridad
NARCOTRÁFI CO
10

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

JOSÉ GIL OLMOS
E
sta vez la imagen de Rodrigo
Vallejo Mora era nítida. Tenía
frente a él una lata de cerveza
mientras hablaba con Servan-
do Gómez La Tuta, líder de Los
Caballeros Templarios, presun-
tamente para ofrecerle sus oficios con el
propósito de ayudar a la “empresa”.
El exgobernador de Michoacán Leonel
Godoy sostiene que ésta es la prueba irre-
futable de la “simbiosis” entre el PRI y esa
organización criminal que, dice, hizo ganar
a Fausto Vallejo en los comicios de 2011 y
en los meses posteriores convirtió la enti-
dad prácticamente en un narcoestado.
El 29 de julio por la noche la agencia
de noticias michoacana Quadratín subió a
Lo que sucede en Michoacán de 2011 a la fecha no es
resultado de la guerra declarada por Felipe Calderón a
los narcos, sino producto de la simbiosis entre el PRI y
Los Caballeros Templarios, organización que cerró filas
en torno a Fausto Vallejo y su partido. Hoy esa organi-
zación criminal tiene presencia en todos los municipios
de la entidad, con excepción de Cherán, según comenta
a Proceso el exgobernador Leonel Godoy, quien pide a
las autoridades federales investigar los nexos de Rodri-
go Vallejo, hijo de Fausto, y el líder templario Servando
González, La Tuta.
La simbiosis
h
t
t
p
:
/
/
p
e
r
i
o
d
i
s
m
o
a
u
d
a
z
.
c
o
m
.
m
x
PRI-Templarios postra al estado
Vallejo Mora y “La Tuta”. Amena convivencia

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 11
las redes sociales un video de 18 minutos
en el cual se observa a Vallejo Mora, alias
El Gerber, y La Tuta “en plan de negocios”.
Las imágenes de ese encuentro son
evidencia que confirma los vínculos del hi-
jo menor del exgobernador Fausto Vallejo
con la organización criminal que lidera La
Tuta, tal como lo expuso el reportaje del pa-
sado 21 de junio titulado La verdadera histo-
ria de los Vallejo (Proceso 1964).
La primera imagen del Gerber con La
Tuta –quien se encuentra prófugo– fue
una fotografía en blanco y negro y circuló
en las redes sociales el pasado 13 de junio.
Cinco días después su padre se separó del
cargo de gobernador alegando motivos de
salud. Antes de renunciar defendió a su
vástago, señalando que había sido obliga-
do a asistir a dicho encuentro.
No obstante, informes confidenciales
de seguridad pública e inteligencia militar
consultados por el reportero señalan que
El Gerber comenzó a trabajar para distin-
tos grupos criminales de Michoacán desde
2008, aunque sus nexos se fortalecieron a
partir de 2011, cuando su padre arrebató al
PRD el Ejecutivo estatal. En la estructura de
Los Templarios incluso aparece como un
enlace con empresarios y políticos.
El Gerber, según los documentos, se
encargaba de cobrar cuotas para la orga-
nización en bares, discotecas y comercios
en Morelia y participaba en actividades de
lavado de dinero.
Tras la información publicada el 21 de
junio pasado por este semanario el tema no
volvió a abordarse. El secretario de Goberna-
ción, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que se
estaba revisando la veracidad de la imagen,
pero no comentó si Vallejo Mora estaba ba-
jo investigación; incluso nunca fue citado
por la Procuraduría General de la República
(PGR) para que rindiera su declaración.
Pero el tema se avivó la noche del pa-
sado 29 de julio, cuando apareció un video
en el cual Vallejo Mora aparece al lado de
La Tuta presuntamente grabado por gente
de Los Caballeros Templarios. Sólo así la
Subprocuraduría Especializada en Inves-
tigación de Delincuencia Organizada (SEI-
DO) mandó un citatorio al hijo menor de
Fausto Vallejo.
Y al cierre de esta edición, la Procura-
duría General de la República (PGR) infor-
mó que Vallejo Mora ya estaba rindiendo
declaración en la SEIDO.
Al día siguiente el exmandatario salió
nuevamente a defender a su hijo y utilizó
las redes sociales para decir que Rodrigo
era objeto de amenazas. Incluso dejó en-
trever la posibilidad de que se abra una
investigación sobre ese caso.
“Si se acredita que asistió por volun-
tad propia, enfáticamente lo digo: que se
le castigue conforme a la ley. Sin embargo,
si se comprueba que asistió bajo amena-
zas e intimidaciones en contra de su vo-
luntad, esto deberá ser sopesado por las
autoridades competentes. Confío en mi
hijo, pero deberán ser las autoridades las
que deslinden responsabilidades”, escri-
bió el exgobernador.
El mismo 30 de julio Vallejo Mora tam-
bién mandó un mensaje desde su cuenta
de Facebook en el cual anunciaba que es-
taba dispuesto a declarar:
“Como lo he dado a conocer, me presen-
taré a declarar con toda puntualidad ante
las autoridades acatando el citatorio que
ha emitido la PGR. Ahí expondré los hechos
tal y como sucedieron y (aprovecharé para)
presentarles las pruebas que acreditan que
la reunión a la que los delincuentes me for-
zaron asistir fue en contra de mi voluntad
tal y como en todo momento he sostenido
y como se lo he hecho saber a mi propia fa-
milia, lamento profundamente que por ser
hijo de quien soy no se me dé el beneficio
de la duda y que con un video editado se
presuma mi culpabilidad.”
Y remató: “Sin embargo, puedo ver de
frente a mi familia, con dignidad, y confío
ampliamente en que las autoridades ac-
tuarán conforme a derecho”.
El mismo día, en una entrevista tele-
fónica con un medio moreliano, Vallejo
Mora reiteró que fue llevado ante La Tuta
mediante engaños. Sobre el video en el
cual aparece tomando una cerveza dijo:
“Ni modo de salir llorando, suplicándole,
de rodillas o algo así”.
Respecto al supuesto ofrecimiento que
le hizo al líder de Los Caballeros Templa-
rios –formar un grupo para la “empresa”–,
argumentó que fue para dejar trabajar a la
gente de Morelia, la cual era extorsionada,
y “bajar los ánimos” en la zona.
La alianza de 2011
Para Leonel Godoy, quien precedió a Valle-
jo en la gubernatura, lo que ocurre ahora
en Michoacán no tiene nada que ver con
la estrategia guerrista de Calderón: “Lo
que ahora todo el mundo ve –insiste– es el
vínculo del PRI con el crimen organizado,
con Los Caballeros Templarios, desde las
elecciones de 2011”.
Respecto a la estrategia militar y po-
liciaca de Calderón, con la cual dice que
nunca estuvo de acuerdo, Godoy sostiene
que esa no es la causa de la descomposi-
ción en Michoacán.
Mientras en el gobierno de Víctor Ma-
nuel Tinoco Rubí el narcotráfico tenía pre-
sencia en cinco municipios; con Lázaro
Cárdenas Batel, su sucesor, ya eran 21,
pero con Vallejo las bandas criminales se
expandieron a 112, con excepción de Che-
rán, cuyo autogobierno indígena expulsó
a los delincuentes.
“Aunque nunca estuve de acuerdo con
la estrategia guerrista de Calderón, ésta no
fue la que descompuso Michoacán. Sí hubo
muchos muertos, como pasó en otros la-
dos, porque era una guerra de las fuerzas
federales contra el crimen organizado que
en mi época era La Familia Michoacana y
ahora son Los Caballeros Templarios.
“Pero la descomposición del estado
–casi un narcoestado– es en la época del
PRI y aquí nada tiene que ver la estrategia
de Felipe Calderón”, resume Godoy.
E insiste: “La causa de esa descompo-
sición es la simbiosis PRI-Caballeros Tem-
plarios desde las elecciones de 2011. No
me canso de poner el ejemplo de Apatzin-
gán, donde el PRD iba 20 puntos arriba una
semana antes de la elección.
“El candidato del PRI, Uriel Chávez –to-
do mundo lo identificaba como familiar de
Nazario Moreno, El Chayo–, hizo que nues-
tro candidato se fuera y el día de la elección
amenazaron a los movilizadores del PRD,
por eso sólo ganamos dos de las 90 casillas,
algo imposible de creer pues en ese munici-
pio el PRD ha ganado tantas batallas.”
Esa es sólo una muestra, comenta Go-
doy al reportero, de cómo el crimen orga-
nizado se metió en Michoacán. Y eso debe
investigarlo el gobierno federal porque,
insiste Godoy, se trataba de un delito fe-
deral. Si no pudo comprobar ningún delito
relacionado con los cárteles del narcotrá-
NARCOTRÁFI CO
12

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

fico en Michoacán, quizá se deba a que no
hubo ninguna denuncia ciudadana ni de
los partidos, por miedo.
“Yo se lo pedí a Felipe Calderón y en
mi opinión hizo lo posible por probarlo,
para no especular. Sólo hay que recordar
que a Fausto Vallejo le validaron su triun-
fo dos días antes de la toma de protesta, el
13 de febrero del 2012, y Felipe Calderón
jamás le habló para felicitarlo. Creo que
son cosas diferentes la actitud guerrista
de Calderón contra el crimen organizado
a la simbiosis Templarios-PRI en Michoa-
cán”, resume Godoy.
Insiste en que el crimen organizado
ha apoyado a diferentes partidos y esto
tiene que investigarse. Pero aclara que la
estrategia de Los Caballeros Templarios
de apoyar totalmente al PRI es otra cosa.
Se trata de una simbiosis de la cual ya
existen muchas pruebas.
Incluso aventura una razón por la cual
Los Caballeros Templarios decidieron
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
apoyar completamente al PRI en las elec-
ciones de 2011: “Los Templarios no que-
rían que ganara Luisa María Calderón por
la actitud guerrista de su hermano Felipe.
Por eso resolvieron apoyar al PRI.
“A nuestros candidatos los amenaza-
ron. Supongo que no querían que se des-
perdiciara un voto. Entonces la actitud
guerrista de Felipe Calderón y el error de
su hermana de lanzarse como candidata
como no se había visto en la historia re-
ciente, agudizó la confrontación de Los
Caballeros Templarios y Calderón.”
–¿El regreso del PRI en Michoacán con
el apoyo de Los Caballeros Templarios,
implica un cogobierno?
–No te sé decir si hubo un cogobierno.
Por lo que en este momento se está vien-
do pareciera que la respuesta es afirma-
tiva. Lo que estoy viendo claramente –y
creo que muchos mexicanos también– es
el apoyo de Los Caballeros Templarios al
PRI, lo que se dijo siempre. Porque ade-
más decían que ellos no iban a dejar que
ganara el PAN y que el PRD se jodía. En-
tonces eso de que lo ayudaron es cierto,
pero de que cogobiernen, es otro asunto;
no sé si sea cierto.
–¿Hay una captura del gobierno, una
captura del estado?
–Yo creo que se sintieron libres, a sus
anchas, que había un gobierno que les de-
bía el triunfo a ellos, como lo ha dicho varias
veces La Tuta. Eso ocurrió. Pero lo de cogo-
bernar, no estoy tan seguro. Pero sin duda
las pláticas de varios prominentes priistas
con ellos no eran para ver cómo trasladar
droga al norte del país. Yo creo que se tra-
taban temas políticos, como queda claro en
la entrevista de La Tuta con Rodrigo Vallejo.
Los Vallejo
Como abogado penalista, Godoy sostie-
ne que ya hay suficientes pruebas para
investigar al PRI por el apoyo que recibió
de Los Caballeros Templarios en los comi-
cios de 2011, entre ellas las imágenes de
Vallejo Mora con La Tuta, las detenciones
del exgobernador interino Jesús Reyna y
del exdiputado local priista y líder de los
transportistas José Trinidad Martínez Pa-
salagua y del edil de Apatzingán, Uriel
Chávez, sobrino de Nazario Moreno, El Cha-
yo, fundador de La Familia Michoacana.
Según Godoy la simbiosis del PRI con el
crimen organizado se da de manera única
en Michoacán, no obstante que ha habido
algunos gobernadores acusados de compli-
cidad, como en Tamaulipas y Quintana Roo.
“Ya hay varios detenidos y hay que es-
perar las resoluciones, pero lo que se ve
ahorita con muchas piezas del rompeca-
bezas es que hay esta simbiosis. Eso expli-
ca por qué en 2011 ganó el PRI con tantas
facilidades, como pasó en Apatzingán.”
Sin embargo Godoy observa que el go-
bierno federal le está dando un manejo
político a este fenómeno, pues no les ha
dado el mismo trato a los detenidos, como
el caso del exlíder de las autodefensas, Jo-
sé Manuel Mireles.
En el caso de Vallejo Mora, dice, desde
la difusión de la primera imagen con La
Tuta, que es diferente a las del video re-
cientemente difundido, las autoridades
debieron investigarlo.
“Como penalista y exprocurador opi-
no que debió habérsele llamado a decla-
rar, como se hizo con los otros detenidos.
¿Por qué no lo citaron a declarar antes?
Eso se presta a sospechas; la autoridad le
tiene que aclarar esto a los mexicanos”,
advierte el entrevistado.
Rechaza los linchamientos mediáti-
cos, pero advierte que es clara la diferen-
ciación que está haciendo la PGR, pues
mientras a unos los detienen con el uso
de la fuerza, en el caso de Vallejo Mora ni
siquiera lo habían detenido, como lo dio
a entender el procurador cuando dijo que
ya lo habían traído para declarar, cuando
la verdad es que ni siquiera le habían en-
tregado el citatorio.
“No se valen los linchamientos mediá-
ticos, pero sí se vale la investigación seria
y eso lo que debe hacerse, y la veo fácil
en el caso de Vallejo Mora”, sostiene el
exgobernador.
–Se ve un manejo político…
–Pareciera, porque ¿cómo es posible
que diga el procurador que ya lo trae y no
fue cierto, que los entrevisten y no le pre-
gunten dónde está? No se sabe cómo llegó
el video a la agencia de noticias Quadratín.
Godoy insiste en que la investigación
sobre el hijo de Fausto Vallejo debió haber
empezado con un citatorio desde que se
dieron a conocer la foto y el video.
Urge, dice, que el gobierno federal
mande un mensaje de que actuará sin
distinciones, porque para las elecciones
de 2015 –en las cuales se renovarán los
113 municipios, el Congreso y la guberna-
tura– habrá presiones de todos los grupos
del crimen organizado.
E
n
r
i
q
u
e

C
a
s
t
r
o

S
á
n
c
h
e
z

/
P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
Vallejo Figueroa. Respaldo federal efímero
Godoy. Señalamientos

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 13
Contra Mireles, todos los
A más de un mes de su captura en Lázaro Cárdenas, Michoa-
cán, José Manuel Mireles sigue preso en Hermosillo, Sonora,
mientras su caso está radicado en Uruapan. Esta es sólo una
de las muchas irregularidades –según uno de los abogados
del exlíder de las autodefensas– del juicio. Hay otras que por
sí solas deberían anular el proceso, dice, como la siembra de
pruebas. Todo obedece, de acuerdo con la esposa del michoa-
cano, a que Enrique Peña Nieto se molestó por un videomensa-
je difundido en las redes sociales en el cual se desenmascaran
las presuntas trapacerías del comisionado Alfredo Castillo. Y
mientras tanto, la violencia en Tierra Caliente se dispara…
JOSÉ GIL OLMOS
A
cusado de portación de armas
de uso exclusivo del Ejército y
también de delitos contra la
salud, el pasado 27 de junio
José Manuel Mireles Valver-
de fue detenido con otras 82
personas en el municipio michoacano de
Lázaro Cárdenas. Un mes después uno de
sus abogados defensores, Salvador Moli-
na, advierte que no hay razones jurídicas
para que el exlíder de las autodefensas de
Michoacán esté preso, pues se le fabrica-
ron pruebas, se violaron sus derechos hu-
manos y se falsearon los hechos.
obstáculos
R
a
f
a
e
l

d
e
l

R
í
o
E
s
p
e
c
i
a
l
Q
u
a
d
r
a
t
í
n
Exlíder de autodefensas. Preso
NARCOTRÁFI CO
14

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

Tras visitarlo en el penal de alta se-
guridad de Hermosillo, Molina asegura a
Proceso: Mireles no aceptará ninguna ne-
gociación política para quedar libre, pues
hacerlo sería aceptar su culpabilidad en
los cargos que se le imputan.
Mireles está preso en Sonora, a mucha
distancia de donde lo detuvieron mien-
tras organizaba la formación de autode-
fensas en el pueblo de La Mira. El gobierno
federal lo llevó lejos de Michoacán para
evitar que en esta entidad se organizaran
manifestaciones para exigir su liberación.
Aun así, en las regiones Costa y Tierra
Caliente de Michoacán se han llevado a
cabo varios bloqueos carreteros y en los
próximos días habrá una marcha hacia la
capital estatal en demanda de su pronta
liberación.
Entrevistada por este semanario en
la Ciudad de México, Ana Valencia, espo-
sa de Mireles, considera que su cónyuge
es un preso político; el gobierno ordenó
su captura, afirma, como represalia por
haberle hablado a Enrique Peña Nieto
sin decirle “presidente” y por denun-
ciar que el comisionado Alfredo Castillo
lo engaña porque en Michoacán, sobre
todo en Tierra Caliente, la violencia si-
gue y no se ha terminado con el crimen
organizado.
El pasado 6 de mayo, un día después
de ser desconocido por sus excompañeros
como líder de los grupos de autodefensa
de Michoacán, Mireles difundió un video-
mensaje dirigido a Peña Nieto en el cual
pedía un diálogo directo con él y con el
secretario de Gobernación, Miguel Ángel
Osorio Chong, y también acusaba a Casti-
llo de negociar con criminales.
“Muchas veces no estamos de acuer-
do con lo que tu comisionado en Michoa-
cán te informa, porque muchos de esos
acuerdos no son del agrado de nosotros.
Queremos darte nuestros puntos de vis-
ta de las reuniones que tenemos con tus
comisionados, independientemente de
lo que ellos te informen; queremos que
hagas un análisis de lo que te informa el
pueblo y de lo que informa el comisiona-
do”, dijo en el video de poco menos de 19
minutos difundido en las redes sociales.
Ana Valencia sospecha que el tono y
la forma en los cuales su esposo se dirigió
a Peña Nieto pudieron causar molestia en
el jefe del Ejecutivo, pero recuerda que el
presidente de la República es un funcio-
nario público y debe atender sin rencores
a cualquier ciudadano, sobre todo si se le
está informando de la violencia perma-
nente en Michoacán.
Según reportes periodísticos, la conver-
sión de las autodefensas en fuerzas rurales
y la captura de Mireles no han disminuido
la violencia en Michoacán. Sólo el pasado 21
de julio hubo 10 asesinatos –entre ellos el
de un policía federal– en los municipios de
Vista Hermosa, Yurécuaro y Sahuayo.
“No es verdad que la violencia ya no
exista. En Tepalcatepec una familia fue
ejecutada hace unas semanas sin que las
fuerzas rurales pudieran hacer algo por-
que las amenazó Castillo: si disparaban y
mataban a alguien, aunque fuera un delin-
cuente, los iban a llevar a la cárcel. Sólo nos
están engañando”, dice Valencia y le exige
a Peña Nieto la liberación de su esposo.
Acusan siembra de pruebas
Salvador Molina –penalista egresado de la
Universidad Michoacana de San Nicolás de
Hidalgo, con 20 años como litigante y aho-
ra miembro del equipo de abogados de Mi-
reles– explica que el proceso está en etapa
probatoria y no hay tiempos precisos para
su conclusión, pues todo depende de la
agenda del juez y del desahogo de pruebas.
Considera que el juicio debe ser favo-
rable para el doctor Mireles pues las evi-
dencias presentadas en su detención no
son sólidas y se pueden revocar. Y habla
de siembra de pruebas: Según Castillo,
Mireles fue detenido porque en una ca-
mioneta blindada –propiedad del líder de
las autodefensas– “se localizaron ocho ar-
mas largas y seis cortas, 213 cartuchos, 11
cargadores, cuatro bolsas con mariguana,
una con cocaína y 30 mil pesos”.
En entrevista manifiesta que lamenta-
blemente hay trampas a las cuales recurre
el Estado desde hace mucho tiempo para
detener a líderes sociales incómodos, co-
mo Mireles.
“Se valen de sembrar pruebas, fabricar
delitos, tergiversar la verdad. Esto lamen-
tablemente sucede en este caso donde,
además, hay violaciones trascendentales
que incluso en otros casos han llevado a
la revocación de sentencias y la libertad
del acusado.”
–¿Cuáles violaciones ocurrieron en es-
te caso?
–Hay bastantes. Además de sembrar
pruebas, el parte fue firmado por policías
ministeriales del estado, pero hay videos
donde se observa que el operativo estuvo
a cargo de soldados y marinos. Esto lleva
en sí mismo una falsedad de los hechos,
porque quien está firmando el parte son
los policías.
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
R
a
f
a
e
l

d
e
l

R
í
o
Ana Valencia. Mireles, “preso político”
Apoyo popular

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 15
Sostiene que la humillación a la cual
sometieron a Mireles haciéndole pensar
que lo iban a matar arrojándolo al mar, así
como haberle vendado los ojos, romper
la cadena de custodia, alterar las eviden-
cias e incomunicarlo 16 horas represen-
tan violaciones a los derechos humanos
y errores en la integración de la averigua-
ción previa.
Todas estas deficiencias juntas tienen
consecuencias jurídicas y conllevan a la
nulidad de las pruebas que el Ministerio
Público consideró pertinentes en su mo-
mento, esgrime el abogado.
–¿Cuál consideran que sería la mayor
complicación en este caso?
–Es un asunto sui géneris. Se trata del
enjuiciamiento de un personaje político,
de una figura representativa para muchos
sectores de la sociedad que estaban har-
tos de abusos, de injusticias o de la nula
presencia del Estado. Es una figura con
trascendencia nacional e internacional a
la cual le tienen admiración y respeto en
muchos países además del nuestro.
La gente piensa que Mireles es inocen-
te, afirma Molina, y las manifestaciones
para que sea liberado impactarán de algu-
na forma en el proceso penal.
“En este aspecto el caso debe de mane-
jarse de manera especial, no como cual-
quier asunto penal, porque las pruebas
que tienen que allegarse en el expediente
deben ser contundentes. Es un caso sui gé-
neris con tintes políticos”, reconoce.
–¿Cuáles pruebas van a pesar más por
parte de la defensa?
–La defensa va a hacer una ilación de
pruebas que se concatenan, se robustecen
y muestran la veracidad de cada una de
ellas. El doctor deberá estar en libertad
por legalidad y justicia. No se puede acu-
sar a alguien que está haciendo uso del
derecho a defenderse cuando el mismo
Estado se lo concedió desde el principio y
siempre se lo reconoció.
Molina sostiene que hay situaciones
excluyentes de incriminación, de filoso-
fía jurídica, legalidad de desobediencia y
otros muchos argumentos que el equipo
de abogados presentará ante el juez quin-
to de Distrito, con sede en Uruapan, para
demostrar la inocencia de Mireles.
Tintes políticos
Seis días después de la aprehensión de
Mireles, Osorio Chong rechazó que el go-
bierno mezcle temas de seguridad con
política. Dijo que sería “criminal” siquiera
pensar en hacerlo.
Cuestionado sobre la posibilidad de
que Mireles haya sido detenido por ra-
zones extrajudiciales, Osorio respondió:
“Este gobierno se maneja de manera
transparente y está cumpliendo a cabali-
dad en no mezclar la seguridad con temas
políticos. En todos los estados de la Repú-
blica es criminal hacerlo, incluso pensar-
lo. La gente está ávida de que se regrese a
la tranquilidad en cada una de las regio-
nes del país”.
Molina piensa lo contrario. Señala que
en el caso del exlíder de las autodefensas
hay un trasfondo político, pero Mireles re-
chazará cualquier intento de negociación
para obtener su libertad.
“Si en algún momento hay alguna si-
tuación política, se valorará. Pero el doctor
ha sido muy claro en que no está dispues-
to a negociar una libertad que se le ha qui-
tado a costa de un ilícito que no cometió.
Es un asunto muy particular, pero el doc-
tor ya dijo que no va a negociar”, indica.
Ana Valencia confía en que Mireles sal-
drá libre pronto. Es inocente, asegura, pues
“no han presentado una prueba que lo
culpe”.
Asimismo rechazó las versiones de
que su esposo es narcotraficante: “Como
ser humano puede cometer errores, pero
no de los que lo acusan. Él ha sido claro
con todo el pueblo. Si alguien duda, los
invito a mi casa para que vean quién es
el doctor Mireles. Vivimos en una casa hu-
milde que construyó con la ayuda de su
papá y un hermano”.
Advierte que el gobierno federal
quiere desgastarlos al mandar a Mireles
al penal de Hermosillo, radicar el expe-
diente en Uruapan y tener a la familia en
Tepalcatepec.
Pese a esta situación asegura que
seguirá hasta lograr la libertad de Mire-
les. “No nos vamos a dar por vencidos.
Todo el pueblo de Michoacán y del país
nos estamos uniendo para demostrarle
al gobierno que sus enemigos no son los
líderes sociales, sino ellos mismos, por-
que todo el gobierno está fracturado”,
indica.
Acusa a integrantes de la Secretaría de
Gobernación de bloquear las intenciones
de organizarse de los pueblos de la región
Costa. Dice que lo están haciendo por
conducto de una mujer llamada Emilse,
al parecer cubana, encargada de conciliar
a los pueblos de esta región de Michoa-
cán y de la supuesta regularización de
las policías comunitarias de Coahuayana,
pese a que Castillo anunció el fin de las
regularizaciones.
“Sus enviados no tienen palabra, es-
tán jugando con la gente. El comisionado
dijo que no más regularización de auto-
defensas. La gente está cansada de tanta
mentira, de inseguridad. ¿La gente con
qué se va defender, con tortillas? Casti-
llo es una decepción y esperamos que
pronto lo quiten”, manifiesta la esposa de
Mireles al reconocer que las autodefen-
sas en Michoacán siguen operando pese
a los esfuerzos del gobierno federal para
erradicarlas.
NARCOTRÁFI CO
16

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

JORGE CARRASCO ARAIZAGA
L
a propuesta de Enrique Peña
Nieto de crear una Gendarmería
Nacional para replegar a los mi-
litares a sus cuarteles acabó en
mera intención. Pospuesta una
y otra vez por indefiniciones y
discrepancias al interior del gabinete de
seguridad, la idea de crear una gran corpo-
ración inspirada en experiencias interna-
cionales terminó reducida a un apéndice
de la cuestionada Policía Federal (PF).
La disputa entre civiles y militares por
el control del que sería un nuevo cuerpo
nacional de policía y la inoperancia de la
Comisión Nacional de Seguridad (CNS)
para echarlo a andar en el primer año y
medio del gobierno de Peña Nieto trabaron
la de por sí difícil creación de una corpora-
ción que a la larga se erigiría al margen de
la PF como un cuerpo de policía militariza-
da encargado de lidiar con la inseguridad
interna, como ocurre en Colombia, Chile,
Francia e Italia, entre otros países.
El plan original de Peña Nieto de crear
una Gendarmería Nacional se frustró ante
la negativa del Ejército y la Marina de ce-
der el mando de sus hombres a un civil,
aseguran allegados a las negociaciones.
Cuando los militares se apartaron del pro-
yecto original, el gobierno federal se vio
obligado a crear una división de Gendar-
mería dentro de la PF. Pero enfrentó otro
problema, la falta de policías federales
dispuestos a convertirse en gendarmes.
En diciembre de 2012, cuando Peña
Nieto hizo el anuncio formal de la Gen-
darmería Nacional, aseguró que “no ha-
bría improvisaciones”. Pero el cambio de
planes ha sido la constante en la CNS, el
organismo de la Secretaría de Goberna-
Un remedo
llamado División de Gendarmería
Octavio Gómez
Cienfuegos, Peña, Soberón

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 17
ción responsable desde el principio de
crear la nueva corporación. Hasta su pro-
pio titular ha cambiado.
Sin las precisiones sobre la estructu-
ra y funcionamiento de lo que harán los
gendarmes de la Policía Federal, la CNS
ha informado a cuentagotas lo que hará
esa nueva fuerza y ha cambiado una y
otra vez el inicio de su operación.
El plazo más reciente fijado por la pro-
pia CNS se venció en los días finales de
julio, sin que antes se haya anunciado el
marco legal específico para su actuación,
en una repetición de lo ocurrido durante
el gobierno pasado, cuando Felipe Calde-
rón decidió que los militares salieran a las
calles a cumplir funciones de seguridad
pública y a combatir el narcotráfico. Sin
más respaldo que tesis jurisprudenciales
de la Suprema Corte de Justicia de la Na-
ción, el Ejército y la Marina dispusieron
entonces que más de 40 mil de sus efec-
tivos salieran a las calles en la llamada
“guerra al narcotráfico”.
El anuncio de mayo de 2012
Aunque nunca fue expresa su intención
de desaparecer a la PF, Peña Nieto anunció
en mayo de 2012, cuando era candidato
presidencial, la creación de una Gendar-
mería Nacional integrada por más de 40
mil efectivos militares que ya tenían ex-
periencia en labores contra el narcotrá-
fico, pero adelantó que estarían bajo un
mando civil. Desde entonces, buscó el
apoyo del gobierno de Francia y de su
Gendarmerie National, institución policial
de formación militar que depende del Mi-
nisterio del Interior (el equivalente de la
Secretaría de Gobernación).
De esa manera, al menos formalmente,
Peña Nieto sacaría al Ejército, la Fuerza Aé-
rea y la Marina de las funciones de seguri-
dad pública y, sobre todo, pondría a salvo a
las Fuerzas Armadas de las acusaciones de
violaciones a los derechos humanos con el
pretexto del combate al narcotráfico, toda
vez que durante el gobierno de Calderón
tan sólo la Comisión Nacional de los De-
rechos Humanos abrió 9 mil expedientes
en contra de militares por violaciones a la
dignidad humana (Proceso 1882).
Pero ante la negativa de los militares
de renunciar a su antigüedad y prestacio-
nes en sus institutos armados para con-
vertirse en policías civiles con formación
militar, Peña Nieto tuvo que modificar su
propuesta inicial en cuanto llegó a la Pre-
sidencia y redujo a 10 mil el número de
efectivos castrenses de lo que entonces
todavía se concebía como Gendarmería
Nacional. El cambio de planes lo anunció
en la que fue su primera reunión con el
Consejo Nacional de Seguridad Pública,
el 17 de diciembre de 2012.
Precisó que esa policía militar sería la
responsable de “fortalecer el control terri-
torial en los municipios con mayor debili-
dad institucional, así como instalaciones
estratégicas, como puertos, aeropuertos y
fronteras”. La PF, en tanto, aportaría 15 uni-
dades enfocadas a combatir el secuestro y la
extorsión.
A partir de entonces, el responsable
de crear el nuevo cuerpo policial fue el
primer comisionado Nacional de Seguri-
dad, Manuel Mondragón y Kalb, cargo al
que había llegado desde la Secretaría de
Seguridad Pública del Distrito Federal. En
febrero siguiente, luego de negociar con
el Ejército y la Marina Armada de Méxi-
co, Mondragón anunció en una compare-
cencia ante comisiones de Gobernación y
Seguridad Pública del Senado que la Gen-
darmería Nacional se integraría por 8 mil
500 soldados y mil 500 marinos.
Por gestiones de la embajada de Fran-
cia en México, los secretarios de la De-
fensa Nacional, el general de división
Salvador Cienfuegos, y el de la Marina,
Armada de México, el almirante Francisco
Soberón, viajaron a ese país para conocer
la operación de la Gendarmerie National.
El Ejército y la Marina dispusieron de
la formación policial para los elementos
comprometidos por cada fuerza, a los que
había convocado en las regiones y zonas
militares y navales de todo el país. El Ejér-
cito, incluso, a través de la Sección Quinta
del Estado Mayor de la Defensa Nacional,
responsable de los planes estratégicos de
la Secretaría de la Defensa Nacional, pro-
yectó la creación de bases regionales en
todo el territorio. La Marina, a su vez, esta-
ba concentrada en capacitación de labores
de inteligencia para sus elementos que se
sumarían a la Gendarmería Nacional.
Las primeras fricciones
Los problemas comenzaron cuando la
Sedena y la Marina pretendieron el man-
do del nuevo cuerpo, la utilización de in-
fraestructura de la PF y la gestión directa
de la información de Plataforma México
y del Centro de Investigación y Seguridad
Nacional (Cisen). La oposición fue ab-
soluta por parte de Miguel Ángel Osorio
Chong, de quien dependen la Comisión
Nacional de Seguridad, la Policía Federal,
la Plataforma México y el Cisen.
“Si nosotros vamos a poner los hom-
bres, el mando debe estar en manos de
militares”, era el argumento de los jefes
castrenses en las reuniones del gabinete de
seguridad, cuentan allegados a las reunio-
nes consultados por Proceso. Otra molestia
de la jefatura militar era que Mondragón
no había gestionado recursos suficientes
para la operación de la policía. De acuerdo
con la propia CNS, en 2013 el presupuesto
fue de mil 442 millones de pesos.
Los militares estaban dispuestos a que
la Gendarmería Nacional dependiera de un
civil, como en Francia, pero querían el con-
trol de su gente; es decir, el mando operativo.
Otro de sus argumentos era que la policía
mexicana carece de una doctrina, por lo que
un mando operativo civil no se entendería
con los militares como subordinados.
Osorio insistió en que el mando ope-
rativo tendría que ser civil. Los secretarios
de la Defensa y Marina entonces se reple-
garon y retiraron a sus hombres. “Quieren
un mando civil, entonces que se integre
por civiles”, dijeron.
Infranqueables las diferencias cívico
militares, en junio del año pasado Osorio
anunció un cambio radical en la idea ini-
cial de Peña Nieto. De los 10 mil elemen-
tos que había anunciado, la cifra bajó a
5 mil, y de Gendarmería Nacional pasó
a una división más de la PF sólo con el
nombre de Gendarmería.
SEGURI DAD PÚBLI CA
El fracasado proyecto peñanietista de constituir una Gen-
darmería Nacional es reflejo de las serias inconsistencias
imperantes en el aparato de seguridad interna del Estado,
las cuales tuvieron su expresión más clara en la pugna
desatada entre civiles y militares por el control de la nueva
corporación. De plano, la Comisión Nacional de Seguridad
no consiguió echar a andar el proyecto en el primer año
y medio del gobierno de Peña Nieto, de manera que esa
fuerza policiaca militarizada que se pretendía instituir al
margen de la Policía Federal acabó gestándose como un
remedo del muy ambicioso plan original.
18

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

Atrás había quedado el plan de pre-
sentar al nuevo cuerpo en el desfile mi-
litar del 16 de septiembre de 2013, según
había anunciado el inspector general de la
Comisión Nacional de Seguridad, Carlos
Humberto Toledo Moreno.
En mayo de 2013, durante el Quinto Foro
sobre Seguridad y Justicia, Toledo aseguró
que los elementos de la primera fuerza es-
taban “readaptando” su mentalidad militar
al perfil policial y que el propósito era que
al final del sexenio la Gendarmería Nacional
tuviera una fuerza de entre 40 y 50 mil hom-
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
E
mpantanados en la creación de
la Gendarmería –cuerpo policia-
co-militar prometido por el presi-
dente Enrique Peña Nieto–, fun-
cionarios de la Comisión Nacional de
Seguridad (CNS) y mandos de la Poli-
cía Federal (PF) acusados de acoso se-
xual y laboral hacia personal femenino de
la corporación, arremetieron contra las
agentes que denunciaron en Proceso a
esos dos organismos dependientes de la
Secretaría de Gobernación.
En su número 1967, este semanario
dio a conocer las condiciones a las cua-
les son sometidas las policías federales,
obligadas a acceder a las peticiones se-
xuales de jefes de la corporación. Dos
de las denunciantes, Griselda Monte-
ro y Genoveva Ruiz, han sufrido las con-
secuencias de haber hecho públicos sus
casos.
Maestra en derecho constitucional,
Montero fue relegada a un rincón de la
Dirección General de Formación y Profe-
sionalización de la PF, dependiente de la
bres, unos 15 mil elementos más que la PF.
La realidad fue muy distinta. Alejados
los militares de la propuesta de campaña
de Peña Nieto y decididos sólo a dar entre-
namiento militar a policías civiles, la CNS
comenzó a improvisar. Primero, intentó
transferir elementos de las distintas di-
visiones de la PF. Lanzó una amplia con-
vocatoria, ofreciendo un grado inmediato
superior a los mandos que aceptaran.
A los comandantes que se animaran,
además del grado ofreció mayores presta-
ciones. La respuesta fue pobre ante la falta
de certeza sobre el funcionamiento de la
nueva división y, sobre todo, por las dudas
en cuanto al cumplimiento de las ofertas.
Los suboficiales de la PF tampoco se anima-
ron ante la posibilidad de perder algunos de
sus ingresos y la movilidad constante que
tendrían como gendarmes itinerantes.
Sin respuesta de sus propios hombres,
Mondragón entonces se vio obligado a pro-
poner que gran parte de los elementos de la
nueva división, excepto los mandos, fueran
cadetes de la policía; es decir, jóvenes de
nuevo ingreso a los que se les ha dado sólo
medio año de capacitación policial y militar.
Según informó la CNS al Congreso a
principios de julio, se crearán 3 mil 928
plazas para la División de Gendarmería,
mientras que la PF aportará mil 72 plazas
de Policía Tercero que estaban vacantes,
lo que da un total de 5 mil elementos.
En su formación de policías militares
de medio año, los cadetes han estado los
primeros tres meses en la Academia Su-
perior de la Policía Federal en San Luis
Potosí, en el centro de mando de la PF en
Ciudad Juárez y en instalaciones de Sono-
ra, Veracruz y Sinaloa. Luego, han recibido
entrenamiento castrense en el Campo Mi-
litar del Ejército en San Miguel de los Ja-
güeyes, en Huehuetoca, Estado de México,
donde quedan concentrados en espera de
la orden de iniciar operaciones.
En el caso de los mandos, 360 en total,
han sido entrenados por los gobiernos de
Francia, Colombia e Israel, según la infor-
mación entregada por Gobernación a los
legisladores.
El anuncio oficial
Fue durante la 34 Sesión del Consejo Na-
cional de Seguridad Pública, realizada
en agosto del año pasado, cuando Mon-
dragón anunció que la división de Gen-
darmería entraría en operación en julio
de 2014 con 5 mil elementos civiles bajo
mando y operación civil.
Ante la falta de un proyecto acabado,
dio apenas una pista. Dijo que la Gen-
darmería “intervendrá para garantizar
la seguridad de la población en rutas de
tránsito de insumos y mercancías, de paso
de migrantes, de producción agrícola, pes-
quera y forestal, y otras que pueden en-
contrarse vulneradas por la delincuencia”.
Presionado por la Presidencia de la
República ante la falta de concreción, du-
rante las vacaciones de diciembre pasa-
do Mondragón sacó a la calle a algunos
cadetes de la Gendarmería. Desarmados
y con un chaleco anaranjado como dis-
Coordinación del Sistema de Desarrollo Po-
licial, institución en la cual era instructora
en el tema del papel de la policía en los jui-
cios orales.
“Abrieron un anexo, aventaron un mon-
tón de expedientes y ahí me dejaron, sin
computadora ni mesa, con la prohibición
expresa de la directora del área, Mireya Mo-
reno Rodas, de dirigirle la palabra”, dice la
abogada, quien también está certificada por
la embajada de Estados Unidos en México
como agente de seguridad para líderes.
“Después de la publicación en Proceso
quedé completamente separada, excluida,
en un archivo adonde no va nadie y donde
arrumbaron los expedientes de los agentes
que han participado en cursos. Me dejaron
como si fuera una silla”, dice Montero, quien
ha asesorado a sus compañeras en por lo
menos una veintena de casos en las diferen-
tes divisiones de la PF.
A Genoveva Ruiz, refiere Montero, no
sólo le aumentaron el trabajo con comisión
tras comisión, sino que le quitaron los días
de descanso con el argumento de “las ne-
cesidades del servicio”; además se le levan-
tó un acta administrativa, como si ella fuera
un mando medio de la PF.
Asegura que el día en que empezó la
circulación nacional del reportaje firmado
por la reportera Gloria Leticia Díaz, las in-
tegrantes del Agrupamiento Femenil de la
Coordinación de Restablecimiento del Or-
den Público fueron formadas por instruc-
ciones de la segunda comandante, Santa
Isabel López Mellado, y se les pidieron tar-
jetas informativas para desacreditar las ex-
presiones de Ruiz.
Represalias contra las agentes
que denunciaron acoso
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Rubido. Fallos

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 19
tintivo, fueron desplegados para auxiliar
en la vigilancia del Aeropuerto Interna-
cional de la Ciudad de México y algunas
casetas de peaje, además de realizar al-
gunos operativos en carreteras.
En una ceremonia de premiación a ele-
mentos de la PF, en ese diciembre, reiteró
ante Peña Nieto que “los primeros 5 mil”
elementos ya estarían operando en julio de
2014. “La Gendarmería no le va a fallar”, le
dijo a Peña Nieto. Mondragón no aclaró si la
nueva división seguiría creciendo.
Manuel Mondragón salió de la CNS en
marzo de este año, sin haber echado a an-
dar la Gendarmería. Lo sustituyó Monte
Alejandro Rubido García, un posgraduado
en Francia que ha sido hombre del apa-
rato de seguridad del Estado mexicano
desde los años ochenta, aun antes de la
creación del Cisen.
Rubido no ha sido ajeno a los aplaza-
mientos de la Gendarmería y en informar
a cuentagotas sobre la nueva fuerza. En
abril último, luego de comparecer ante
diputados de la Comisión de Seguridad Pú-
blica, aseguró que de 90 mil aspirantes, sólo
5 mil fueron aceptados para ser cadetes.
Reiteró lo que había dicho días antes
en Silao, Guanajuato: que la Gendarmería
sería una división de la PF y arrancaría el
13 de julio –el mes que acaba de terminar–
con 5 mil 53 elementos, divididos en 357
cuadrantes en todo el país. Tres mil de los
elementos cumplirán funciones de proxi-
midad y 2 mil de reacción.
Los gendarmes de proximidad se encar-
garán de la disuasión del delito en donde
las policías Estatal o Municipal estén reba-
sadas, pero sus misiones serán temporales,
por lo que operarán como unidades móviles,
mientras que los de reacción por su natura-
leza también serán itinerantes. En distintas
declaraciones públicas, el comisionado ha
identificado a Michoacán, Guerrero, More-
los, Estado de México, la región de La Laguna
y el noroeste como zonas prioritarias.
En Silao ya había dicho que los casi
360 mandos habían recibido capacitación
extranjera; pero, sobre todo, aclaró que se
trata sólo de una división más de la PF, la
séptima, sin que tenga el propósito de sus-
tituir a ninguna corporación. Su tarea será
la de trasladarse a “donde la circunstancia
de la presencia de fenómenos naturales o
incidencia delictiva lo requiera”, dijo.
Cuando Osorio anunció el cambio de
nombre de Gendarmería Nacional a Di-
visión de Gendarmería, dijo que la nueva
fuerza reemplazará de forma paulatina
algunas actividades de las Fuerzas Arma-
das. Aunque no precisó cuáles, la CNS ha
informado posteriormente que los gendar-
mes cuidarán además de caminos rurales,
instalaciones estratégicas del país, función
ahora en manos del Ejército y la Marina.
La idea de la policía de proximidad y de
reacción surgió de un esquema similar al
que opera en parte la Gendarmerie National
de Francia, mientras que la vigilancia de
los caminos y zonas rurales está inspirada
en una de las divisiones de la Policía Nacio-
nal de Colombia, que a diferencia de Fran-
cia sí depende del Ministerio de la Defensa
Nacional.
De acuerdo con el informe de Gober-
nación a la Cámara de Diputados, la Gen-
darmería dispone de 4 mil 500 millones de
pesos para este 2014: mil 279.7 para gas-
tos de inversión, de los cuales 329.7 serán
adquisición de vehículos, semovientes, 10
mil armas, cuarteles móviles y su equipa-
miento, y 950 para la instalación de cinco
academias regionales.
Otros mil 125 serán para la creación de
las 5 mil plazas; 818.8 para la adquisición
de materiales, suministros y acondicio-
namiento de las instalaciones de capa-
citación; 739 para el pago de becas a los
cadetes y 537.5 para el pago de la capaci-
tación y viáticos.
Con la Gendarmería, a Peña Nieto le
ha pasado lo que a Calderón, dice Victoria
Unzueta, asesora en seguridad del grupo
parlamentario del PRD en la Cámara de
Diputados. Calderón pretendió el mando
directo del combate al narcotráfico con
un decreto por el que creó el Cuerpo de
Fuerzas de Apoyo Federal, pero además
de los riesgos políticos y legales de ser el
primer responsable, no logró reformar la
Ley Orgánica del Ejército y se vio obligado
a dar marcha atrás. Tampoco, como Peña
Nieto, logró que el Ejército y la Marina
concretaran el traslado de 10 mil milita-
res a la PF.
“En su pretensión de crear un nuevo
estado de fuerza en México, han dividido al
gabinete de seguridad y terminan por im-
provisar disponiendo de grandes recursos,
sin resolver el problema de la inseguridad”,
asegura.
La consigna de la comandante del Agru-
pamiento Femenil, Epigmenia Esperanza
Galicia Carrillo, es la de lograr la renuncia de
la denunciante, afirma Montero, quien ade-
más ventiló los casos de acoso en la PF ante
la relatora especial de la ONU sobre Violen-
cia contra la Mujer, Rashida Manjoo, durante
una audiencia pública en la Suprema Corte
de Justicia de la Nación el pasado 10 de julio.
Amenazas y renuncia
El 21 de julio, una semana después de la
publicación, Montero recibió una llama-
da: sin identificarse, una mu-
jer le espetó que no le llama-
ba de la PF sino de la CNS
–encabezada por Monte Ale-
jandro Rubido García–, de la
cual depende la corporación
policial.
Sólo le dijo que trabaja-
ba para la doctora Nora Frías
en la Comisión de Equidad de
Género de la CNS y si seguía
haciendo públicas las denun-
cias no le pagarían nada del
sueldo retenido, algo que se ha traducido
en pagos quincenales de 100 pesos o me-
nos. La quincena del 15 al 31 de julio reci-
bió 12 pesos.
Además le exigió la entrega de las que-
jas de las policías que recurrieron a ella, ya
presentadas ante la Comisión Nacional de
los Derechos Humanos (CNDH), la Fiscalía
Especializada para los Delitos de Violencia
contra la Mujer y Trata de Personas (Fevim-
tra) de la Procuraduría General de la Repú-
blica (PGR) y la Unidad de Asuntos Inter-
nos de la PF.
Integrante de la escolta del secretario de
Educación, Emilio Chuayffet, fue retirada de
ese encargo con el compromiso del comisio-
nado de la PF, Enrique Galindo Ceballos, de
mantenerle los ingresos con el mismo nivel je-
rárquico en la corporación a partir del 1 de
enero de este año. No fue así, asegura Monte-
ro, quien dice que fue una represalia por apo-
yar las denuncias de sus compañeras, hechas
saber también al presidente Enrique Peña Nie-
to; al secretario de Gobernación, Miguel Ángel
Osorio Chong, y a Rubido García.
Afirma que la Fevimtra inició averigua-
ciones previas y la CNDH pidió informes a
la PGR, “pero le ha faltado fuerza para in-
vestigar las denuncias”.
Montero amplió su queja ante la CNDH
a partir de lo ocurrido luego de la publica-
ción en Proceso.
La abogada optó por renunciar: “No
voy a seguir en una institución donde no
van a cambiar las cosas, donde se basan
en el temor y desconocimiento de los ele-
mentos”. Ya fuera de la corporación litiga-
rá contra la PF para lograr el pago comple-
to de su salario.
SEGURI DAD PÚBLI CA
Durante los ríspidos desencuentros entre los diputados
de la LXII Legislatura de la semana pasada, Zuleyma
Huidobro, del partido Movimiento Ciudadano, hizo desa-
tinar a sus contrapartes del PAN, PRD, PVEM y Panal: pri-
mero los llamó “diputados pay per view”, luego los acu-
só de haber vendido su voto para aprobar las leyes se-
cundarias de las reformas estructurales, e incluso habló
de la existencia de una partida millonaria extraordinaria
que se utilizó para repartirla entre los que apoyaron las
iniciativas de Enrique Peña Nieto… “¿De cuánto va a
ser este bono por haber vendido a la patria?”, expuso
Huidobro en tribuna. Y por primera vez abrió el debate
sobre el intocable asunto de los recursos que reciben
los diputados.
JESUSA CERVANTES
E
l viernes 1, durante el último día
de discusión de la reforma ener-
gética en San Lázaro, los dipu-
tados fueron desnudados desde
tribuna. Zuleyma Huidobro, del
partido Movimiento Ciudadano
(MC), acusó a los legisladores de las fraccio-
nes que aprobaron las reformas estructura-
les de Enrique Peña Nieto de recibir “bonos
especiales” como pago a su voto.
Ese día, Proceso comprobó la entrega
de una partida millonaria especial sin eti-
quetar para retribuir a los grupos parla-
mentarios que colaboraron, de ahí que en
el documento consultado no se especifi-
que si esos fondos se repartieron a los le-
gisladores por la aprobación de la reforma
energética.
Desde el 30 de julio, Huidobro comen-
zó a hablar de los diputados pay per view
(diputados pago por evento).
En su edición del 27 de julio (número
1969), este semanario publicó un reporta-
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
La historia les recordará
su precio
20

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014
je en el cual consignó que los diputados
de PRI, PAN, PRD, PVEM y Panal recibieron
más de 300 millones de pesos bajo el ru-
bro “subvención especial o extraordina-
ria” en fechas que coinciden con la apro-
bación de las reformas laboral, educativa,
fiscal, de telecomunicaciones y la consti-
tucional en materia energética.
Esa práctica arrancó en la actual LXII
Legislatura o por lo menos es la primera
vez que esos recursos financieros extraor-
dinarios se reportan ante la Junta de Coor-
dinación Política.
Cuestionamiento confrontador
“¿De cuánto, señores diputados, será su
partida especial en esta ocasión? ¿Cuánto
vale su dignidad? ¿Cuánto vale su discipli-
na, su congruencia, si es que algo les que-
da de esto? ¿De cuánto será su bono espe-
cial por traicionar a los mexicanos por ven-
der a la patria?”, soltó la diputada Huidobro
el pasado 30 de julio a sus pares, cuando se
discutía el tema de la corrupción en Pemex.
Y aun cuando varios se molestaron,
ella prosiguió: “Defiendan su voto a favor,
su buen comportamiento; voten a favor
de su bono, porque ustedes –les dijo–, son
diputados pay per view, diputados de pa-
go por evento”. La noche de ese 30 de ju-
lio se discutía por tercer día el paquete de
la reforma energética. Nadie le respondió
a Huidobro.
Pero el viernes 1 por la noche, en el últi-
mo tramo de la discusión sobre la Ley de In-
gresos sobre Hidrocarburos y la Ley del Fon-
do Mexicano del petrolero, la legisladora
volvió al ruedo. En esa ocasión diputados de
PVEM, PAN y PRD negaron los señalamien-
tos; algunos incluso exigieron disculpas a
su colega de Movimiento Ciudadano.
Cerca de las 20:00 horas, Huidobro los
acicateó: “Yo estoy esperando respuesta,
siempre hago preguntas y nadie me las
puede responder. Ojalá alguien pueda de-
cirme si el bono especial que van a recibir
es por apoyar la aprobación de esta refor-
ma y que por no haber llegado en la maña-
na y no estar en el quórum reglamentario
se les va a descontar algo... Esa sería una
muy buena propuesta”.
El panista Raúl Gómez Ramírez le res-
pondió. Le tomo la palabra, dijo, le voy a
contestar: “Lo mismo que alcanzamos to-
dos los legisladores, lo alcanzó usted”.
“No diputado –reviró la legisladora–.
Le voy a decir por qué no coincido con esa
apreciación de usted. Las dietas y las sub-
venciones que cada uno de los diputados
recibe, esa es igual para todos. Pero yo es-
toy hablando del bono especial que han
recibido todos los grupos parlamentarios
que han aprobado las reformas estructu-
rales, y me refiero a la laboral, la de teleco-
municaciones; a esta inclusive (la energé-
tica), a la financiera, a la fiscal.”
Y siguió: “Le voy a decir por qué y le
voy a dar los datos. Una revisión de los in-
formes semestrales de los siete partidos
que integran esta cámara, el primer repor-
te –que abarca de septiembre de 2012 a fe-
brero de 2013, cuando se aprobó la refor-
ma laboral–, muestra que PAN, PRD, PVEM
y Panal recibieron de forma extraordinaria
77 millones 800 mil pesos.
“De marzo a agosto de 2013 todos los
grupos parlamentarios, excepto los del MC
y PT, recibieron en conjunto 95 millones
68 mil pesos extras. La entrega de recur-
sos más elevada se hizo entre septiembre
de 2013 y febrero de 2014: 129 millones 746
mil pesos”, detalló Huidobro desde tribuna.
Desde su curul, la panista Esther Quin-
tana Salinas pedía la palabra, pero Huido-
bro seguía mencionando cifras sobre la úl-
tima entrega que, expuso, se hizo cuando
la Cámara de Diputados avaló las refor-
mas fiscal y energética:
“Estos tres informes financieros semes-
trales suman 302 millones 634 mil pesos.
A ellos hay que agregar un informe cua-
trimestral entregado a la Jucopo (Junta de
Coordinación Política), donde también figu-
ran subvenciones especiales para los cinco
partidos citados por 56 millones 568 mil, lo
cual da un total de 359 millones 202 mil pe-
sos, cantidad que no se había entregado en
legislaturas anteriores.”
Y luego soltó: “¿De cuánto va a ser este
bono por haber vendido a la patria?”.
Con excepción de los priistas, los di-
putados de los otros partidos menciona-
dos rechazaron los señalamientos. Algu-
nos se preguntaron: ¿de dónde sacó los
datos Huidobro? Y por primera vez, el in-
tocable asunto de los recursos que reciben
los dipu tados se abrió al debate.
Fernando Rodríguez Doval, del PAN,
dijo desde su curul: “Lo que ella (Huido-
bro) dijo en tribuna es absolutamente fal-
so, por lo menos en lo que respecta al PAN.
Y sí, es muy importante aclararlo”.
Su colega Ricardo Astudillo Suárez, del
PVEM, se ofendió. “El informe, que no sabe-
mos de dónde lo sacó, que si realmente tie-
ne las pruebas de la acusación que hizo tan
grave (sic), de que hemos recibido un bono
en las diferentes votaciones que hemos te-
nido, lo acredite; si no, que pida licencia”.
El perredista Roberto López González
también se defendió: “A todos nos indig-
nan los señalamientos de la diputada Hui-
dobro”. Pero se calmó: “No hagamos de es-
to un verdadero circo… Nos indigna a los
diputados del PRD.
“Tengan la seguridad de que en esa
tribuna se ha dicho un infundio que los
diputados del PRD rechazamos abierta-
mente. Ninguna y ningún diputado de es-
ta fracción parlamentaria ha recibido (un
bono) en el pasado, en el presente y tam-
poco lo va a recibir en el futuro.”
Pero fue la panista Quintana quien más
se encendió por los señalamientos: “Todo
tiene un límite. Hemos sido muy pruden-
tes y muy tolerantes. Yo respeto a los se-
ñores de la izquierda por sus convicciones,
por lo que son y por lo que representan, pe-
ro bajo ninguna circunstancia admito una
acusación tan mezquina como la que aca-
ba de venir a hacer la diputada Huidobro.
“Yo tengo todos mis recibos. ¡Y no estoy
llorando, cabrón!”, soltó. Apenas pronunció
la frase, desde la izquierda comenzaron a
gritar: “¡Quiere llorar, quiere llorar!...”.
Huidobro subió a tribuna para respon-
der a quienes manifestaron su indigna-
ción: “Por supuesto que me sostengo en
mis dichos; y si no (me creen), pregúnten-
le a cada uno de sus coordinadores parla-
mentarios. Ellos entregan los informes al
Comité de Administración”.
Y continuó: “No me voy a disculpar por
decir la verdad. Ustedes no quieren escu-
char esto y me voy a sostener todas las ve-
ces que sea necesario. Ustedes reciben bo-
nos especiales por aprobar las reformas
estructurales”.
REFORMA ENERGÉTI CA

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 21
L
a inclusión de dos transitorios en la
Ley General de Deuda Pública, dis-
cutida en la Cámara de Diputados
durante los debates de la reforma
energética, generó una de las polémicas
más agrias debido a la pretensión del go-
bierno federal de absorber una parte de la
obligación del pago de pensiones de los
trabajadores de Pemex (los pasivos) por un
monto de casi 1 billón 700 mil millones de
pesos, cifra próxima a 10% del PIB nacio-
nal, como admitió el secretario de Hacien-
da, Luis Videgaray.
Pero para un grupo de asesores de la
bancada del PRD en el Senado, el verdade-
ro problema no está en absorber el pasivo
laboral, sino en la pretensión de crear un
“dumping fiscal” que afectará las finanzas
de Pemex y beneficiará a los contratistas
Los pasivos de Pemex y CFE,
impagables
JENARO VILLAMIL
privados por los mecanismos establecidos
en el nuevo Fondo Mexicano del Petróleo
para la Estabilización y el Desarrollo, apro-
bado en San Lázaro por 336 votos a favor y
114 en contra.
En el caso de los pasivos laborales, la
decisión se incorporó en el transitorio ter-
cero de la Ley General de Deuda Pública el
cual propone que el gobierno federal asu-
ma una parte de la obligación del pago de
pensiones y se cambia el contrato colectivo
para que cada trabajador individualice sus
pensiones.
En el transitorio cuarto se establece
que el gobierno federal también asume una
parte del pasivo laboral de la Comisión Fe-
deral de Electricidad (CFE) correspondiente
a los trabajadores contratados antes del 18
de agosto de 2008, ya que después de esa
fecha pasaron al régimen individualizado.
La aprobación de estos dos transito-
rios provocó que los legisladores del PRD,
Partido del Trabajo y Movimiento Ciudada-
no bautizaran a este nuevo rescate como
Pemexproa, así como un airado contraa-
taque del PRI y del PAN para advertir que
no se trataba de una nueva deuda y para
negar su impacto negativo en las finanzas
públicas.
Videgaray afirmó que “el impacto neto
sobre las finanzas públicas nacionales sería
positivo” pues “debemos tener en mente
que Pemex ya es y seguirá siendo parte del
sector público federal.
“Todos los gastos que hace Pemex,
incluyendo los de pensiones y jubilaciones,
ya son parte del Presupuesto de Egresos
de la Federación. Por lo tanto trasladar un
peso de pago de pensiones de Pemex al
gobierno federal no modificaría el gasto
público, simplemente sería un cambio en
el lugar en que se registra en el presupues-
to federal”, argumentó Videgaray en un
artículo publicado el pasado 28 de julio en
Milenio Diario.
El priista David Penchyna, presidente de
la Comisión de Energía del Senado, afirmó
esta semana que el escándalo generado
por los pasivos laborales es una “trampa
mediática” y resultado de “verbalizar mal las
cosas, como si fuera una deuda.
“No trasladar esa tercera parte de la
deuda, hacerla deuda soberana, es dejarla
en la panza de Pemex, que generará dos
problemas: que sea más caro financiarla, la
cual sería una tontería, y dos, echaría por
el suelo la voluntad de un Pemex fuer-
te”, insistió el principal responsable de la
dictaminación de la reforma energética en
el Senado.
Ni Videgaray ni los legisladores del
PRI han mencionado que las estimaciones
del pasivo laboral de Pemex pueden sufrir
cambios, al grado de que en lugar de de-
crecer pueden aumentar, como confirman
el informe del auditor externo de la paraes-
tatal y los informes presentados ante la
Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
Un dato de los informes financieros
o
r
i
g
e
n
o
t
i
c
i
a
s
.
c
o
m
Karen Quiroga, la diputada del PRD que
en diciembre pasado, durante la discu-
sión de la reforma constitucional en mate-
ria energética, llamó “jefe” al priista Man-
lio Fabio Beltrones cuando pidió disculpas
por herir en un ojo a una legisladora priis-
ta, también rechazó desde tribuna haber
recibido dinero extra:
“Me parece grave su acusación, me las-
tima. Mi hijo se llama Eduardo Isaac Quiro-
ga Anguiano. Vivo del ejemplo que le doy
a mi hijo. Y no voy a tolerar, diputada, que
usted haga una aseveración acerca de la
honra que me reviste. La emplazo a que so-
licite a Hacienda mis cuentas, mi peculio
personal; que solicite si he recibido un pe-
so más de lo que esta cámara y los ciuda-
danos han decidido pagar por mi trabajo.”
Y remató: “Como no encontrará nada,
quiero que dé una conferencia que lim-
pie mi honra”. Huidobro le respondió: “En
el caso de la reforma energética, diputa-
da, debo aclararle: efectivamente, hay una
sección, una parte del PRD que no ha vota-
do a favor de esas reformas. No me refiero
a esos diputados. Creo que cada uno de us-
tedes, en su conciencia, en su integridad,
en su dignidad, en su congruencia, está y
sabe cada uno qué fue lo que recibió”.
Y pidió a cada diputado que consulta-
ra el asunto con sus coordinadores.
Sublevación
Luego de que Proceso reveló las subvencio-
nes extraordinarias, a algunos coordinado-
res parlamentarios se les comunicó que la
subvención especial que iba a entregarse
esta semana no se dará sino hasta diciem-
22

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

de Pemex: En 2012 su pasivo laboral era
de 731 mil millones de pesos; en 2013
se incrementó a 1 billón 288 mil millones,
es decir 76% más con un solo año de
diferencia.
El informe del auditor externo señala que
este aumento no se debió a la modificación
del esquema de beneficios para los traba-
jadores, sino al cambio de las hipótesis o
supuestos de cálculo. Entre esos factores
mencionó los siguientes: disminución de la
tasa de descuento y rendimiento de los acti-
vos del plan de 8.65 a 6.90%; aumento de la
tasa de incremento de la gasolina de 4.50 a
7.10%; disminución de la tasa de incremen-
to del costo de la canasta básica.
El análisis del auditor indica también
que Pemex no ha sido capaz de generar
ahorros ni reservas suficientes pues en
2013 sólo tenía 4 mil 318 millones de pe-
sos, es decir 0.4% del monto equivalente
al pasivo. Estos recursos sólo alcanzarían
para cubrir 12.4% de las pensiones que
deben pagar en un año.
Para la senadora perredista Dolores
Padierna el problema no está en absor-
ber el pasivo laboral, sino en modificar el
régimen fiscal de Petróleos Mexicanos.
En su respuesta al análisis del secretario
de Hacienda la legisladora argumentó que
“una buena idea para Pemex sería dismi-
nuir la carga fiscal futura para la empresa
paraestatal”, algo a lo cual se han negado
en las discusiones de la reforma energética
los legisladores del PAN y del PRI.
Multimillonarios pasivos
Al 31 de diciembre de 2013 los pasivos
totales de Pemex ascendieron a 2 billo-
nes 233 mil millones de pesos. El 37.7%
de esos pasivos corresponde a deuda
financiera (841 mil 340 millones de pesos)
y 50.1% (1 billón 119 mil 208 millones de
pesos) a las obligaciones de pago con los
trabajadores.
Según el perfil de vencimiento de los
pasivos financieros, Pemex tendría que
pagar 7.2% en 2014, 25.9% entre 2015 y
2019 y el restante 66.9% después de 2019.
Estas erogaciones representarían 8.3% de
los ingresos estimados para 2014 y pudieran
ser sostenibles para la paraestatal.
En el caso de los pasivos laborales, el
total se calcula para un periodo de 100 años
y se utilizan varios supuestos que pueden
variar. Según la experiencia de la CFE, pese
al cambio de sistemas de jubilaciones y
pensiones a un esquema individualizado,
el pasivo ha crecido en lugar de disminuir
como carga para la empresa.
Al cierre de 2012 había 95 mil 617
pensionados de Pemex, que equivale a
76.3% de la planta laboral en activo, según
el informe de la Auditoría Superior de la Fe-
deración (ASF). Esa proporción de pensio-
nado por trabajador activo es muy alta, y se
prevé que crecerá en los próximos años.
La pensión promedio mensual de Pemex
es de 15 mil 700 pesos, de acuerdo con la
ASF. Si se multiplica eso por los 95 mil 617
pensionados, el monto llega a 22 mil 517.8
millones de pesos, cifra considerablemente
menor que el pago de pensiones en 2012:
31 mil 348.9 millones de pesos.
Fondo petrolero
La bancada del PRD en el Senado se pre-
para esta semana para dar un debate sobre
el Fondo Mexicano del Petróleo para la Es-
tabilización y el Desarrollo, aprobado en la
Cámara de Diputados, pues considera que
Pemex tendrá que entregar más recursos,
vía fiscal, con menos utilidades, mientras
se privilegiará un régimen más benigno
para los contratistas privados.
Según el informe oficial de Hacienda,
este fondo tendrá dos funciones princi-
pales: “Servir como medio de recepción y
ejecución de los pagos derivados de los
contratos (para los privados) y las asigna-
ciones (para Pemex)”, y “canalizar y admi-
nistrar los ingresos del Estado mexicano
provenientes del petróleo y de los demás
hidrocarburos”.
Según Hacienda, el fondo recibirá
los ingresos petroleros y administrará los
costos en que se incurra para la explora-
ción y extracción del petróleo; transferirá
los recursos a las entidades federativas y al
Fondo de Extracción de Hidrocarburos y, si
quedan recursos, a los fondos en materia
de investigación en materia de hidrocarbu-
ros y sustentabilidad energética.
También transferirá a la Tesorería de la
Federación recursos por un monto equiva-
lente a 4.7% del PIB, nivel que se deter-
minó a partir de los ingresos por derechos
petroleros que Pemex destinó al gobierno
federal en 2013.
En el foro de análisis realizado el pasado
16 de mayo, el senador perredista Mario Del-
gado advirtió que este mecanismo –adminis-
trado entre Hacienda y el Banco de México–
“tiene una contradicción porque no es un
fondo de ahorro ni un fondo de estabilización
ni una caja, sino todo mezclado.
“Es un fondo de estabilización en el
fondo y con muy pocas posibilidades de
convertirse en un fondo de ahorro”, advirtió
el exsecretario de Finanzas del gobierno
capitalino.
Agregó que para funcionar como un
fondo real de ahorro tendría que bajar la
carga fiscal de Pemex para convertirla en
una “empresa productiva”. Sin embargo, si
disminuyen esta carga “el gobierno tendrá
menos recursos.
“¿Cuál es el incentivo real de este
gobierno? Asignar la mayor cantidad de
campos petroleros, lo más pronto posible
para poder recuperar los ingresos. Esto im-
plica riesgos muy importantes de terminar
malbaratando el petróleo (…) Y todo esto
por esta visión que tiene el gobierno federal
de que el petróleo no es un activo, sino un
flujo de efectivo. El petróleo, como activo,
es finito, no renovable, y nos pertenece a
esta generación y a las siguientes”, argu-
mentó Delgado.
Consultados por Proceso, los asesores
jurídicos del PRD en el Senado advirtie-
ron que el principal problema del fondo
petrolero será que aumente la carga fiscal
para Pemex a cambio de una menor carga
fiscal para los privados. “Estaríamos ante
la posibilidad de un dumping fiscal contra
la principal empresa petrolera del país”,
indicaron.
bre. Cuando la reportera consultó el asun-
to con miembros del PRI, éstos le confirma-
ron que el dinero les llegará en septiembre.
Por lo pronto, reveló uno de los coor-
dinadores, hay una “sublevación” porque
algunos diputados esperaban recibir esos
recursos extraordinarios ahora… Sin em-
bargo, el dinero sí llegó, según se le infor-
mó a uno de los grupos parlamentarios el
viernes 1 por la mañana.
Entre septiembre de 2012 y abril de 2014
las subvenciones a los partidos se distribu-
yeron de la siguiente manera: 69 millones
424 mil pesos para el PRI; 136 millones 744
mil para el PAN; 97 millones 34 mil para el
PRD; 39 millones para el PVEM, y 16 millo-
nes 500 mil pesos para el Panal, indican in-
formes oficiales de la Jucopo. El PT y el MC
no tienen registradas partidas especiales.
El coordinador del MC, Ricardo Monreal,
sostiene que el Poder Legislativo está en cri-
sis, pues los “poderes autoritarios restaura-
dos” dominan de manera casi absoluta la
Cámara de Diputados “con el poder del di-
nero como método de sometimiento”.
–Le salen muy baratos los opositores
ante lo que obtendrán las trasnacionales –le
comenta la reportera.
–Baratísimo, porque lamentablemen-
te hay una oposición fragmentada, débil,
una oposición a modo que pacta hasta los
debates y las protestas.
Monreal se refería a la protesta perre-
dista del 28 de julio en las inmediaciones
del recinto de San Lázaro en la cual partici-
paron cerca de 3 mil personas.
El legislador sostiene que el PRD pactó
con el PRI y el PAN un debate ligth, mientras
que “a nosotros –‘la verdadera oposición’–
REFORMA ENERGÉTI CA

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 23
JUAN ALBERTO CEDILLO
S
ALTILLO, COAH.- Durante al me-
nos 15 años la compañía esta-
dunidense Minera Penmont,
junto con la mexicana Peño-
les, se apropió de manera ile-
gal del ejido El Bajío en Cabor-
ca, Sonora, para explotar las vetas de oro
en una extensión de 7 mil 500 hectáreas.
“Se metieron como la humedad”, cuenta
a Proceso el abogado Jesús Thomas Gon-
zález, quien representa a los agraviados.
A partir de 2002, dice, los ejidatarios
denunciaron el despojo ante los tribuna-
les hasta que en 2011 ganaron el litigio y
las empresas tuvieron que regresar las
tierras; y como las retornaron con la ri-
queza del subsuelo casi agotada, exigie-
ron a las autoridades una indemnización
de 850 millones de pesos para resarcir el
daño ecológico causado a más de 80% de
la superficie que explotaron las mineras.
Hasta ahora no han cumplido.
Historias como la de ese ejido sono-
rense son comunes en varias regiones
del territorio nacional. El esquema tiende
a reproducirse ahora en los terrenos don-
de se realizan trabajos de exploración en
el subsuelo en busca de gas y petróleo
no convencional. Las encargadas de ha-
cerlo, principalmente en el noreste, son
compañías extranjeras subcontratadas
por Pemex que se quedan con las ganan-
cias cuando encuentran gas y aceites lu-
tita, sin que ninguna autoridad, estatal o
federal, les llame la atención por la conta-
minación que provocan o por los despo-
jos a ejidatarios.
Con la complacencia de las autorida-
des, las empresas privadas dedicadas a la
explotación de yacimientos subterráneos
pagan rentas bajísimas a los campesinos,
pues esas actividades aún no son renta-
bles. No obstante, los expertos aseguran
que la falta de infraestructura en la zo-
na de la Cuenca de Burgos eleva los cos-
tos, a diferencia de la explotación de gas
y petróleo no convencional que se reali-
za en Texas.
En Eagle Ford, por ejemplo, la región
más grande de Estados Unidos donde
se extrae shale gas, la inversión prome-
dio para la perforación de un pozo es de
aproximadamente 7 millones de dólares.
En contraste, en el noreste del país la ca-
http://obrasminerasytiros.com/contratista-minera/wordpress
En el norte,
oleada
de despojos agrarios
se nos excluye”. Incluso comenta que al ne-
garse a retirar sus reservas en cada dicta-
men, a los diputados del MC se les castigó:
“No te vamos a dar chance de debatir”, mo-
tivo por el cual el 29 de julio Monreal le re-
clamó al presidente de la mesa por el hecho
de que no se le dejó hablar en contra:
“Me pidieron el primero y el segundo
día que redujera el número de reservas,
de oradores, pero en un tema tan trasce-
dente para el país el debate no puede aco-
tarse, reducirse a monólogos de aparente
discusión.”
El PRD no logró articular sus argumen-
tos contra la reforma. Y aun cuando vo-
tó siempre en contra, sus participaciones
fueron más bien arengas contra los “ven-
depatrias”, aunque hubo excepciones, co-
mo en el caso del diputado Miguel Alonso
Raya.
Lo que sí hicieron los perredistas fue
desplegar una gran manta con una leyen-
da en la que se manifestaban contra la re-
forma, colocaron figuras de cartón del ge-
neral Lázaro Cárdenas e incluso cantaron
en dos ocasiones el Himno Nacional.
“Son oposición de escenografía pacta-
da”, comentó un diputado de izquierda. Lo
cierto es que el coordinador del PRD, Silva-
no Aureoles, nunca subió a la tribuna, mien-
tras que en el PAN los vicecoordinadores y
operadores de la reforma –Rubén Camarillo
y Juan Bueno Torio– defendieron con núme-
ros y golpes políticos su creación.
El PVEM se esforzó por demostrar du-
rante los cinco días de debates que, según
los diputados de ese partido, Enrique Pe-
ña Nieto pasó de ser “un hombre capaz” a
“un estadista”.
Otro de los que cedieron para que las
reformas salieran adelante fue el subse-
cretario de Ingresos de Hacienda, Miguel
Messmasher, quien ofreció al PRD que en
la Ley de Coordinación Fiscal, en caso de
que haya una disminución en las parti-
cipaciones a los estados (producto de los
ingresos petroleros), el gobierno los com-
pensará a través de un fondo.
Messmasher estuvo desde el 21 de ju-
lio en la Cámara de Diputados, cuando se
inició la discusión en comisiones. Y así co-
mo ofreció un fondo, dos semanas antes
de arrancar la discusión en comisiones, a
cada partido, PRI, PAN y PRD, se les ofre-
cieron recursos adicionales por 10 millo-
nes de pesos para que realicen “talleres en
el tema de mujeres”.
“A los pequeños –MC, PT, PVEM y Panal–
se nos ofrecieron 3 millones. Nosotros, en
el Movimiento Ciudadano, rechazamos el
dinero”, comentó su vicecoordinador Ri-
cardo Mejía Berdeja, quien durante las dis-
cusiones acusó al PVEM de vender su voto
energético a cambio de que le den la nueva
Agencia Nacional de Seguridad Industrial
y Protección al Medio Ambiente emanada
de la reforma.
24

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

recuperaron 10 millones 249 mil litros, se-
gún respondió la paraestatal a una solicitud
de información del periódico local ABC.
Sin embargo, el agua contiene diversos
químicos cuyos componentes son consi-
derados “secretos comerciales”, pues es-
tán protegidos por leyes de propiedad in-
telectual. Ello impide conocer los efectos
colaterales que provocarán esos químicos
en las tierras afectadas y la contamina-
ción que traerán al entrar en los mantos
freáticos de las regiones a explorar.
La carencia de agua en esas tierras ári-
das obligó a las empresas subcontratadas
por Pemex a trasladarla desde ciudades
distantes, como Monterrey; y para los po-
zos del municipio de Guerrero e Hidalgo
son enviados millones de metros cúbicos
desde Allende, Coahuila, a más de 190 ki-
lómetros de distancia, lo que hace invia-
bles las inversiones.
En Texas, para fracturar un pozo se re-
quieren en promedio entre 2 y 6 millones
de galones de agua; es decir, entre cerca
de 8 millones y un poco menos de 24 mi-
llones de litros de agua.
Datos proporcionados por la Comisión
Nacional de Hidrocarburos indican que la
mayoría de los pozos explorados contie-
nen gas seco, pero éste no es rentable. Pa-
ra colmo, la caída anual de la producción
es más rápida que en la región texana de
Eagle Ford. Por ello, es poco factible que los
pozos de los municipios de Guerrero e Hi-
dalgo sean explotados en el mediano pla-
zo, de ahí que se esté construyendo el ga-
soducto que importará el gas de Texas.
Los pozos texanos producen alrededor
de 600 barriles (de equivalentes de petró-
leo y shale gas) por día durante su primer
año. La tasa de disminución en los pozos
es de aproximadamente 40% por año, lo
que obliga a abrir más para mantener la
producción.
rencia de carreteras, agua, hoteles, vivien-
das y otros requerimientos para la explota-
ción de ese mismo tipo de gas eleva la in-
versión a más de 25 millones de dólares; es
decir, casi la cuadruplican.
Hay otros factores que contribuyen a
incrementar los presupuestos a la hora de
invertir. Durante los dos últimos años, des-
de que Pemex amplió la búsqueda de shale
gas en esas entidades, el norte de Coahui-
la, así como Nuevo León y Tamaulipas, co-
menzaron a ser controlados por grupos del
crimen organizado.
Empresas como Geokinetics realizan
“estudios sismológicos”; otras hacen perfo-
raciones en municipios como Hidalgo, Pro-
greso y Guerrero, en Coahuila; también en
Los Ramones, Anáhuac, Los Herrera y Chi-
na, Nuevo León, y en la región de Ciudad
Mier, en Tamaulipas, donde ya se han perfo-
rado al menos 20 pozos exploratorios.
En Nuevo León se abrieron los pozos Ar-
bolero I y el Durián I, este último en el mu-
nicipio fronterizo de Anáhuac; Tangram I en
el de China; Kernel I en Melchor Ocampo; el
Nerita I en Los Ramones, y finalmente el po-
zo Batial I en Los Herrera.
En la perforación de los seis pozos se
utilizaron 101 millones 230 mil litros de
agua para fracturar las rocas que contienen
el shale gas –técnica de freaking–. De acuer-
do con Pemex, del líquido inyectado con al-
ta presión en las rocas del subsuelo sólo se
e
s
p
a
c
i
o
n
o
t
i
c
i
a
s
.
b
l
o
g
s
p
o
t
.
c
o
m
Geokinetics. Sondeos
Municipios del norte de Coahuila, así como algunos de
Nuevo León y Tamaulipas, semejan campos de prueba
para lo que sobrevendrá con la reforma energética: com-
pañías mineras canadienses y estadunidenses, sobre
todo, despojan de sus tierras a los ejidatarios y peque-
ños propietarios para explotar la riqueza del subsuelo. Y
aun cuando algunos han ganado litigios, las compañías
se niegan a pagar los daños. El problema se ha agudizado
en los últimos dos años, a raíz de que Pemex aceptó la
subcontratación de empresas trasnacionales para reali-
zar trabajos de exploración en el subsuelo en busca de
shale gas y petróleo no convencional.
REFORMA ENERGÉTI CA

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 25
Expertos de la revista de negocios For-
bes pronostican incluso el próximo fin del
auge de Eagle Ford. Destacan que las em-
presas que más han ganado desde 2008
–cuando arrancó el apogeo– fueron los pri-
meros participantes que “compraron terre-
nos con unos pocos cientos de dólares por
hectárea” y terminaron vendiéndola en 20
mil dólares.
Empresas omisas
El artículo 91 de la Ley de Hidrocarburos es-
tablece que las industrias gasera y petrole-
ra son de utilidad pública y que la explora-
ción y extracción de hidrocarburos son, por
consiguiente, de interés social y de orden
público. De ello se desprende que el Esta-
do dará prioridad a esta actividad sobre la
agricultura y la ganadería. Y si los campe-
sinos se niegan a ceder sus tierras, les se-
rán expropiadas.
Durante la discusión de las leyes se-
cundarias de la reforma energética algu-
nos diputados arguyeron: los campesinos
“deben recibir un pago justo por la afecta-
ción de sus tierras”; otros, que la explota-
ción de la riqueza del subsuelo debe traer-
les “un cambio radical en el nivel de vida”.
No obstante los buenos deseos, la rea-
lidad que vive la gente del campo contras-
ta con la visión de los integrantes del Con-
greso de la Unión.
En los municipios del norte de Coahui-
la, donde el propósito es explorar en una
zona de 15 mil kilómetros cuadrados, la
mayoría de los habitantes son ejidatarios y
pequeños propietarios. Pemex invierte en
la zona cerca de 200 millones de dólares en
trabajos de exploración del subsuelo.
A finales de junio pasado, el delegado
de la Procuraduría Agraria, Luis Humberto
Ruiz Cabello, informó al diario local Van-
guardia que, después de casi dos años de
explorar en el norte de Coahuila, las em-
presas responsables de los trabajos no
han pagado ni un peso a los propietarios
de las tierras.
Cuando el reportero le preguntó sobre
el monto que recibirán los afectados, Ruiz
Cabello respondió: “No tengo idea. Es una
cantidad que no hemos manejado porque
lo han hecho con mucha reserva, a la ho-
ra de los números”. Aseguró que la Procu-
raduría Agraria se encargará de revisar que
“las cosas se hagan como deben ser”.
El alcalde de Hidalgo, Sergio Luévano Ji-
ménez, comenta que las exploraciones en
la región del norte de Coahuila llevan al
menos un año. Hasta el momento los eji-
datarios no han recibido pago alguno, ya
que la empresa Geokinetics únicamente
está solicitando permisos para realizar es-
tudios en una superficie de mil 500 kilóme-
tros cuadrados.
Dice que las autoridades federales tam-
poco les han informado a los campesinos
cuánto les pagarán de renta por el uso de
sus terrenos. Sin embargo, advierte, “esta-
remos atentos y buscaremos asesoría para
que se pague lo justo”.
En Los Ramones la situación es simi-
lar. En este municipio las compañías ex-
ploradoras incluso ya abandonaron al me-
nos un pozo y dejaron millones de litros
de agua contaminada a la intemperie.
Es precisamente en esa región donde las
perforaciones provocaron microsismos que
cuartearon algunas casas, por lo que los
campesinos exigen el pago de los daños a
sus viviendas. Hasta ahora Pemex no ha ne-
gociado con los ejidatarios ni con los due-
ños de las casas dañadas, asegura el profe-
sor Simón Enrique, secretario del ayunta-
miento de Los Ramones.
Contratos leoninos
Al iniciar el nuevo milenio, la minera Pen-
mont reportaba a los mercados de Londres
y Wall Street que sus minas en Caborca,
Sonora, producían un promedio de 480 mil
onzas de oro por año. No obstante, a sus ac-
cionistas les ocultaba que estaba actuando
como “pirata”, pues saqueaba el metal de
manera ilegal.
Desde 2002, los campesinos del ejido
El Bajío exigieron que la minera les paga-
ra una renta por la extracción de oro que se
hacía en sus terrenos, cuenta el abogado Je-
sús Thomas González. Y como la compañía
estadunidense se negó a ello, los 74 ejidata-
rios agraviados se quejaron ante los tribu-
nales agrarios y en 2011 ganaron el juicio.
Tras el fallo a su favor, exigieron a la empre-
sa un pago de 850 millones de pesos por los
daños que causó la mina a cielo abierto y
por el tiempo que ocupó sus tierras.
Aun cuando perdió el litigio, Penmont
se negó a pagar; únicamente ofreció a los
campesinos remodelar dos salones de la
escuela primaria, así como poner lumina-
rias en el ejido, un tinaco de agua y cons-
truir un centro de salud, todo lo cual, se-
gún la empresa, tendría un costo de 4 mi-
llones 300 mil pesos.
Ahora los ejidatarios interpondrán
una demanda contra la compañía mine-
ra en Estados Unidos y Londres para que
los indemnice, concluye el abogado Tho-
mas González.
Los campesinos de Tenochtitlán –cuya
extensión es de 10 mil 100 hectáreas y se lo-
caliza en el desértico municipio de Ocam-
po– también son víctimas de saqueo ile-
gal. De ese predio se extraen 400 millones
de onzas de plata por año en promedio. Sin
embargo, desde 2004 Grupo Peñoles man-
tiene un amparo y ostenta como suya una
superficie de aproximadamente 2 mil hec-
táreas donde está asentada su mina La En-
cantada, considerada la más productiva del
mundo, y que terminó por vender a la com-
pañía canadiense First Majestic Silver.
Para recuperar sus derechos, 36 ejida-
tarios de Tenochtitlán impusieron una de-
manda judicial ante el Tribunal Agrario en
el que piden se les reconozca la propiedad
de los terrenos donde opera la mina.
La empresa canadiense aceptó nego-
ciar, pero sólo les ofreció 10 millones de pe-
sos por las aproximadamente 2 mil hectá-
reas –es decir, 277 mil pesos por persona–,
mientras que los ejidatarios exigen al me-
nos un millón y medio de pesos y una ren-
ta mensual. Las pláticas se estancaron.
La historia se repite en el ejido Cedros,
municipio de Mazapil, Zacatecas, donde la
minera canadiense Peñasquito despojó de
sus terrenos comunales a los propietarios
mediante un “contrato leonino”. Los abo-
gados de la compañía engatusaron a los
ejidatarios y los hicieron firmar un conve-
nio en el que, según el documento, les pa-
garán 50 centavos por metro cuadrado du-
rante 30 años.
Ahora, los dueños de Peñasquito pre-
tenden ampliar a 5 mil hectáreas la zona
de explotación minera. Los campesinos
interpusieron una demanda en la cual pi-
den que se anule el convenio anterior por-
que, dicen, “se abusó de ellos por descono-
cer los términos jurídicos y los abogados
les impusieron cláusulas leoninas suma-
mente perjudiciales”.
h
t
t
p
:
/
/
w
w
w
.
f
i
r
s
t
m
a
j
e
s
t
i
c
.
c
o
m
La Encantada. Para Canadá
26

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

JORGE CARRASCO ARAIZAGA
E
n aras de garantizar el negocio
de los nuevos actores en el sec-
tor energético, el gobierno de
Enrique Peña Nieto encontró
en las leyes secundarias un ca-
mino para la limitación de de-
rechos de los ciudadanos aun sin recurrir
al estado de excepción.
Bajo el principio de que la exploración
y explotación de los hidrocarburos y el su-
ministro eléctrico pueden ser afectados
por alteración del orden público, el Con-
greso avaló la propuesta presidencial pa-
ra que el gobierno federal tome de forma
temporal el control de los bienes y equi-
pos necesarios para garantizar el negocio
de los nuevos actores privados nacionales
e internacionales.
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
A trasmano, las nuevas leyes
acotan
los derechos ciudadanos
Las aparentes confusiones en materia legislativa a la
hora de aprobar las leyes secundarias de las reformas
estructurales en realidad son deliberadas. La opinión
viene de Victoria Livia Unzueta Reyes, asesora del gru-
po parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados
en materia de seguridad nacional. De ahí, dice, la pro-
clividad del gobierno federal a distorsionar las figuras
legales y que el presidente Enrique Peña Nieto le haya
dado vuelta al artículo 29 constitucional con un propó-
sito definido: inhibir las expresiones de disenso y aco-
tar el derecho de manifestación.
REFORMA ENERGÉTI CA

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 27
Las leyes secundarias de la reforma
energética siguieron la misma vía estable-
cida en la Ley Federal de Telecomunica-
ciones y Radiodifusión, todas aprobadas
durante el actual periodo extraordinario
de sesiones, para introducir salvaguardas
ante la posibilidad de protestas sociales
en contra de las empresas.
Al margen de las materias de que se
ocupan, las grandes reformas de Peña Nie-
to han ido estableciendo facultades que
permiten al gobierno federal la restricción
o suspensión de facto de derechos, asegu-
ra Victoria Livia Unzueta Reyes, doctora en
Estudios Políticos y Euroamericanos por la
Universidad de Turín, y asesora del grupo
parlamentario del PRD en seguridad na-
cional y de fuerzas armadas en la Cáma-
ra de Diputados.
Esta tendencia inició desde la refor-
ma política, siguió con la reforma en tele-
comunicaciones y ahora con las leyes se-
cundarias de la reforma energética; las tres
con el mismo propósito del Ejecutivo de li-
mitar los derechos ciudadanos sin ningún
contrapeso por parte de los otros poderes,
dice la especialista a Proceso.
La misma advertencia la han hecho
una decena de organizaciones no guberna-
mentales, que además se oponen a la regu-
lación del artículo 29 de la Constitución en
el caso de los estados de excepción en los
términos que propuso Peña Nieto en octu-
bre pasado, que, según consideran, pasan
por encima de los estándares internacio-
nales en derechos humanos.
En “Control del Espacio Público, informe
sobre retrocesos en la libertad de expresión
y reunión en el actual gobierno”, publicado
en abril pasado, las organizaciones asegu-
ran que las reformas estructurales de Peña
Nieto están diseñadas para criminalizar de
manera indirecta la protesta social.
La reforma energética promulgada el
20 de diciembre del año pasado estableció
en su artículo octavo transitorio: “Deriva-
do de su carácter estratégico, las activida-
des de exploración y extracción del petró-
leo y los demás hidrocarburos, así como el
servicio público de transmisión y distribu-
ción de energía eléctrica… se consideran
de interés social y orden público, por lo
que tendrán preferencia sobre cualquier
otra que implique el aprovechamiento de
la superficie y del subsuelo de los terrenos
afectados a aquéllas”.
Esta disposición implica que las activi-
dades relacionadas con la producción de
energía está protegida en un nivel superior
al de los derechos adquiridos por los pue-
blos indígenas o las comunidades agrarias
y aun por encima de los pobladores que se
encuentren en un área que contenga re-
cursos que puedan ser explotables, en ra-
zón de su orden público o social, señala
Unzueta Reyes.
Las posibles violaciones a los derechos
humanos y sociales que se puedan deri-
var de esta reforma van a ocurrir en todo el
país, con el gobierno favoreciendo a las em-
presas petroleras, mineras o de cualquier
otra actividad energética, asegura.
Para reforzar la superioridad de los de-
rechos de las empresas sobre las perso-
nas, la legislación secundaria de la refor-
ma energética, consideró la requisa como
salida a fin de continuar con la explota-
ción comercial ante el caso de alteracio-
nes del orden público. La nueva Ley de la
Industria Eléctrica, cuyo dictamen se pu-
blicó el pasado 28 de julio en la Gaceta Par-
lamentaria, así lo estableció.
En su artículo 155, dice textual: “En ca-
so de desastre natural, guerra, huelga, gra-
ve alteración del orden público o cuando se
tema algún peligro inminente para la se-
guridad nacional, la seguridad interior del
país, la economía nacional o la continui-
dad del suministro eléctrico, el gobierno
federal podrá hacer la requisa de los bie-
nes muebles e inmuebles necesarios para
el suministro eléctrico y disponer de todo
ello como juzgue conveniente. La requisa
se mantendrá mientras subsistan las con-
diciones que la motivaron”.
Este mismo principio se aplicó en la
Ley Federal de Telecomunicaciones y Ra-
diodifusión, promulgada el 14 de julio por
el presidente Enrique Peña Nieto. En el ar-
tículo 117 de la ley se estableció que el pre-
sidente de la República podrá requisar las
vías generales de comunicación, los bienes
muebles e inmuebles y derechos de opera-
ción para garantizar la continuidad de los
servicios en caso de desastre natural, gue-
rra, grave alteración del orden público y pe-
ligro inminente a la seguridad nacional, a
la paz interior, la economía nacional o para
garantizar la prestación de los servicios de
telecomunicaciones.
De esa manera, dice Unzueta Reyes, el
Ejecutivo federal le da la vuelta al artículo
29 constitucional, pues con un decreto de
declaración de requisa haría frente a si-
tuaciones que tengan que ver con mani-
festaciones sociales.
Las restricciones
Hay una confusión deliberada entre situa-
ciones de carácter emergente, en las que
la autoridad debe tomar decisiones rápi-
damente, y las situaciones que implican
la suspensión de garantías, como en el ca-
so de guerra, graves alteraciones al orden
público y peligros para la seguridad nacio-
nal y la paz interior, previstas en el artícu-
lo 29 de la Constitución, asegura.
Además, los artículos 189 y 190 de la
ley están diseñados para el control de las
comunicaciones ciudadanas al obligar a
los concesionarios de telecomunicacio-
nes y prestadores de servicios de aplica-
ciones y contenidos a entregar la informa-
ción en video, datos o voz de las personas
o empresas que les pidan las autoridades
de seguridad y procuración de justicia.
De acuerdo con el actual Código Fede-
ral de Procedimientos Penales y el nuevo
Código Nacional de Procedimientos Pena-
les –pendiente de entrar en vigor–, las au-
toridades judiciales y de seguridad podrán
pedir a los concesionarios la intercepción
de comunicaciones y georreferenciación,
en tiempo real, de equipos de comunica-
ción privados bajo la vigilancia de un juez
de control, pero sin previa autorización ju-
dicial, tal y como lo avaló la Suprema Cor-
te de Justicia de la Nación (SCJN) a princi-
pios de año.
El artículo 189 de la Ley de Telecomu-
nicaciones se refiere a la obligación de los
concesionarios de entregar esa informa-
ción, mientras que el 190 constituye un
amplio catálogo de peticiones de las au-
toridades policiales que deberán cumplir
los concesionarios. Dice que deberán co-
laborar para la localización geográfica en
tiempo real de los equipos de comunica-
ción móvil y el posicionamiento de las lí-
neas telefónicas.
Además, deberán entregar datos como
el nombre, denominación o razón social y
domicilio del suscriptor, el tipo de comu-
nicación (voz, buzón vocal, conferencia,
datos), los servicios suplementarios (in-
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Producción de energía. Protección especial
28

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

cluidos el reenvío o transferencia de lla-
mada), o servicios de mensajería o multi-
media empleados (incluidos los servicios
de mensajes cortos, servicios multimedia
y avanzados).
Para el rastreo de un teléfono, los con-
cesionarios deberán dar el número de
destino, si la línea es por contrato o plan
tarifario o en la modalidad de prepago, fe-
cha, hora y duración de la comunicación,
así como la fecha de activación del servi-
cio y la localización de la celda desde don-
de se haya dado el servicio.
Por si fuera poco, también tendrán que
dar la identificación y características téc-
nicas de los dispositivos, incluyendo, en-
tre otros, los códigos internacionales de
identidad de fabricación del equipo y del
suscriptor.
La ley los obliga también a conservar
esos datos durante 12 meses en sistemas
que puedan ser consultados y entrega-
dos a las policías y las procuradurías. Des-
pués de ese plazo, deberán conservarlo un
año más para información adicional que
se solicite.
En restricción de derechos, todas esas
exigencias atentan contra la intimidad y el
derecho de privacidad de las personas, di-
cen el informe firmado por Artículo 19, el
Centro Prodh, el Centro de Derechos Hu-
manos Francisco de Vitoria, Todos los Dere-
chos para Todas y Todos, Fundar, el Instituto
Mexicano de Derechos Humanos y Demo-
cracia, Propuesta Cívica, Causa Colectivo de
Abogadas y Abogados Solidarios, Comisión
Mexicana de Defensa y Promoción de los
Derechos Humanos y Servicios y Asesorías
para la Paz (Serapaz).
Esas organizaciones cuestionan tam-
bién la reforma política electoral publica-
da el Diario Oficial de la Federación (DOF) el
10 de febrero de este año, en la que se mo-
dificó el artículo 29 de la Constitución pa-
ra dejar exclusivamente en el presidente
de la República, con el aval de una mayo-
ría simple del Congreso, la decisión de res-
tringir o suspender derechos en el país.
La reforma excluyó al gabinete presi-
dencial siquiera de opinar sobre esa de-
terminación. El nuevo artículo dice que
“solamente” el presidente, avalado por el
Congreso, podrá restringir o suspender
en todo el país o en un lugar determina-
do el ejercicio de los derechos y las garan-
tías “en los casos de invasión, perturba-
ción grave de la paz pública o de cualquier
otro que ponga a la sociedad en grave pe-
ligro o conflicto”.
La legislación secundaria de reforma
político electoral, publicada en el DOF el 23
de mayo pasado, también se amparó en la
idea de la paz pública para la eventual res-
tricción de derechos. Le otorgó al Instituto
Nacional Electoral (INE) la facultad de de-
terminar si hay afectación de la paz públi-
ca para que se haga cargo de organizar las
elecciones en aquellos estados donde no
sea posible garantizar los principios cons-
titucionales de las elecciones.
El debate por venir
Victoria Livia Unzueta Reyes explica: El INE
ejercerá la facultada atribuida al Ejecuti-
vo federal en el artículo 29 constitucional
y será el Consejo General del instituto, por
una mayoría de ocho votos, el que decida
si en un lugar determinado del territorio
existen las condiciones para restringir el li-
bre ejercicio del derecho a sufragar.
Las organizaciones gubernamentales
también advierten sobre la propuesta de
Peña Nieto para regular ese artículo por-
que además de considerar los casos de in-
vasión o perturbación grave de la paz, en
la restricción de derechos pretende incluir
“cualquier otro (caso) que ponga a la so-
ciedad en grave peligro o conflicto”.
Esto representa un amplio margen de
discrecionalidad en el que múltiples si-
tuaciones pueden ser consideradas por
el Ejecutivo casos que justifiquen el esta-
blecimiento de un estado de excepción. Se
apoya en la Ley de Seguridad Nacional pa-
ra definir las afectaciones a la seguridad
nacional, pero en el caso de la seguridad
interior remite a “las disposiciones lega-
les aplicables”, toda vez que la condición
de seguridad interior carece de legislación
específica.
Aseguran que la intención de Peña Nie-
to al reglamentar el 29 constitucional “tie-
ne el objeto de castigar o inhibir las ex-
presiones de disenso y de manifestación
pública”, además de que distorsiona figu-
ras legales con una intencionalidad políti-
ca en contra de grupos sociales.
La propuesta reglamentaria de Peña
Nieto, enviada al Senado en octubre del
año pasado, le da a la SCJN un papel secun-
dario al conferirle la facultad de revisión
constitucional de los decretos que se emi-
tan durante el estado de excepción, y no
sobre la constitucionalidad de la suspen-
sión de garantías.
La presidenta de la Comisión de Dere-
chos Humanos en el Senado, la perredis-
ta Angélica de la Peña, encargada de dic-
taminar la regulación de la suspensión de
garantías, asegura que la iniciativa de Peña
Nieto será acotada, pero sobre todo que no
está dirigida a la protesta social:
“No tiene nada que ver con la protes-
ta social. Las manifestaciones sociales no
son materia de la regulación del 29 cons-
titucional, tal y como lo señala el derecho
internacional de derechos humanos.”
Dice que en la propuesta de dictamen,
que considera una iniciativa de la propia
senadora y se espera sea aprobado en el
próximo periodo ordinario de sesiones del
Senado que comienza en septiembre, se le
da más participación a la SCJN para que
revise la constitucionalidad del decreto de
suspensión de garantías.
Sobre el papel del Congreso, dice que
va a revisar los fundamentos de la solici-
tud del Ejecutivo y a definir el acotamien-
to territorial y temporal: “Podría decir que
no ha lugar o modificar la propuesta del
Ejecutivo, que además deberá informar al
Congreso cómo va la situación” para le-
vantar, mantener o ampliar el estado de
excepción”.
En perspectiva de eventuales conflictos
sociales por las reformas estructurales de
Peña Nieto que se amparan en un concepto
de orden interno no legislado, sostiene que
la suspensión de garantías no podrá ser in-
vocada para casos de seguridad pública y
mucho menos con la utilización legítima
del uso de la fuerza pública.
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Hidrocarburos. Tema de orden público
REFORMA ENERGÉTI CA

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 29
Ante los problemas políticos que le genera el mal
servicio del Metro, el gobierno de Miguel Ángel
Mancera anunció la creación de un multimillonario
fideicomiso para financiar la compra de trenes, la
renovación de la Línea 1 y el reforzamiento de las
demás. Sin embargo, ya pasaron ocho meses y la
iniciativa está atorada en la Asamblea Legislativa
del Distrito Federal, donde se le atribuye al Ejecutivo
otorgarse “manga ancha” en el gasto, con el riesgo
de caer en una deuda inmanejable.
SARA PANTOJA
C
on la mitad de la Línea 12 pa-
rada desde marzo último y
sin fecha para su reapertura,
y con deficiencias del servicio
en el resto de la red del Metro,
el gobierno de Miguel Ángel
Mancera todavía no puede dar forma al fi-
deicomiso que anunció hace casi ocho me-
ses, después de aumentar la tarifa de tres
a cinco pesos.
Con los ingresos extraordinarios ob-
tenidos por el alza, que le generó muchas
críticas, el jefe de Gobierno pretende con-
tar con un fideicomiso para solventar las
necesidades más apremiantes de la co-
lumna vertebral del transporte público
capitalino, que en septiembre próximo
cumplirá 45 años.
Según el proyecto de Mancera, el fidei-
comiso permitiría al Sistema de Transpor-
H
u
g
o

C
r
u
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
El multimillonario
fideicomiso
para el Metro, atorado en la ALDF
30

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

te Colectivo (STC) tener a su disposición
una bolsa de 2 mil 526 millones de pesos
anuales hasta por 50 años, que se paga-
rían con las entradas extraordinarias pro-
venientes del incremento a la tarifa.
La propuesta se encuentra atrapada en
la Asamblea Legislativa del Distrito Federal
(ALDF), donde muchos diputados acusan
al Gobierno del DF falta de transparencia y
violaciones a la ley, mientras que el dinero
sigue acumulándose y los 5.1 millones de
usuarios del servicio sufren todos los días
contratiempos por aglomeraciones, des-
alojos por ponchaduras de llantas y cortes
de energía eléctrica, inundaciones en an-
denes y pasillos, inseguridad y la incómo-
da presencia de “vagoneros”.
Además, la iniciativa de Mancera en-
frenta otro escollo: Nacional Financiera
no quiere ser fiduciaria, como pretendía
la Secretaría de Finanzas, según confir-
maron a Proceso fuentes de la banca de
desarrollo.
La solicitud de creación del Fideicomi-
so Maestro Irrevocable de Administración
y Fuente de Pago se formalizó el 7 de di-
ciembre de 2013, con su publicación en la
Gaceta Oficial del Distrito Federal. El mismo
día se informó del acuerdo para aumentar
dos pesos al precio del boleto del Metro.
De acuerdo con la petición que la Se-
cretaría de Finanzas envió a la ALDF para
afectar los ingresos generados por el STC,
como lo establece la Ley de Presupuesto
y Gasto Eficiente del Distrito Federal, se
comprometerían 2 mil 526 millones de
pesos al año. Ese cálculo es resultado de
multiplicar los mil 263 millones 66 mil 575
de viajes pagados en ese periodo por los
dos pesos del incremento. El plazo máxi-
mo sería de hasta 50 años, es decir, com-
prometería a las siguientes ocho adminis-
traciones capitalinas, hasta 2063.
Esta cantidad daría un total de 126 mil
300 millones de pesos, que el gobierno ca-
pitalino y el Metro pretenden comprome-
ter para financiar 11 proyectos que mejo-
ren el servicio.
El más ambicioso de éstos es la com-
pra de 57 trenes nuevos, 45 de los cuales
se canalizarían a la Línea 1 y 12 más a la
Línea Dorada. Otro de los proyectos es la
renovación integral de la Línea 1, que va de
Pantitlán a Observatorio y es la más vieja
de la red, pues se inauguró el 4 de septiem-
bre de 1969.
Asimismo, se pretende dar manteni-
miento mayor a 45 trenes de la Línea 2 y re-
habilitar otros 105 que se encuentran fuera
de servicio.
Con este fideicomiso también se pre-
tende modernizar el sistema de tracción-
frenado de trenes en las líneas 4, 5, 6 y B;
la contratación de mil 200 policías; la reni-
velación de vías de la Línea A y la reincor-
poración de siete trenes; la sustitución de
50 escaleras eléctricas en las líneas 1, 2 y
3; la compra de 3 mil 705 ventiladores, 258
compresores para trenes y aparatos para
el sistema de radiocomunicación, además
de la modernización de torniquetes.
Según el Gobierno del Distrito Federal
(GDF), estas prioridades surgieron de la en-
cuesta aplicada a los usuarios para susten-
tar el aumento al precio del boleto. En la
justificación, la autoridad afirma que este
mecanismo “permitirá contar con bienes
e infraestructura en el corto y mediano
plazo, en tanto que el pago se alargará en
el tiempo con los mejores esquemas de fi-
nanciamiento”.
También menciona la posibilidad de
lograr “esquemas mixtos” con “esfuerzos
del sector privado y el sector público local
y federal”.
Además, el GDF reconoce que dichos
proyectos requieren “montos importantes”
y su realización abarcará “varios” ejercicios
fiscales, ya que los recursos captados no se-
rán suficientes en los primeros años para
atender y remontar los rezagos en el Metro.
Cada año, dice el documento, el STC
reporta pérdidas de su patrimonio por de-
preciación de activos no revalorados por
mantenimiento y rehabilitación, por unos
5 mil millones de pesos, cantidad similar
al techo de endeudamiento que la federa-
ción aprobó al Distrito Federal para 2014.
Los costos
Edgar Amador Zamora, secretario de Fi-
nanzas del GDF, asegura que la bolsa acu-
mulada hasta ahora por el aumento de la
tarifa del Metro es de alrededor de mil 300
millones de pesos.
En entrevista con Proceso, el funciona-
rio asegura que el fideicomiso será “trans-
parente”, pues se creará una página de in-
ternet con los estados de cuenta de cada
mes. “Cualquier capitalino va a poder sa-
ber cuánto entró al fideicomiso y cuánto y
en qué se gastó”, dice.
Indica que todas las compras se harán
mediante licitación pública internacio-
nal y aclara que la ALDF podrá revisar el
ejercicio del gasto en todo momento. “No
vamos a hacer lo que el director del Metro
quiera, vamos a hacer lo que los encues-
tados acordaron”, enfatiza.
Encargado de la negociación, Amador
Zamora detalla que una de las priorida-
des del fideicomiso es tener recursos pa-
ra adquirir 45 trenes para la Línea 1, con
un costo total de entre 8 mil millones y
10 mil millones de pesos. Considera que
el proceso de licitación demoraría de seis
meses a un año, y la fabricación de los tre-
nes unos 18 meses más. El plazo de pago,
calcula, podría ser de 15 años.
“Los 2 mil 500 millones al año no nos
dan para comprar los 45 trenes más que
en cinco años. Claramente vamos a tener
que hacer una estructura con financia-
miento y el fideicomiso está hecho para
eso, para proveer financiamiento a los
proyectos”, reitera.
El responsable de las finanzas de la
capital descarta que dicha fórmula de fi-
nanciamiento se vaya a traducir en deuda
inmanejable: “Hay deuda buena y deu-
da mala. Si contrataste deuda para irte a
Cancún, deuda mala; si contrataste deuda
para irte al antro, deuda mala; si contra-
taste deuda para comprar trenes es deu-
da buena porque aumentas tus activos”,
explica.
Continúa: “Si contratas un pasivo y
te lo gastas en una parranda, el pasivo
no tiene una contraparte. Si lo usas para
comprar un activo, que es un tren, es una
deuda que te va a servir para aumentar los
ingresos de la ciudad en el futuro. Noso-
tros no estamos endeudando a la ciudad,
estamos creando activos para la ciudad…
No hay de otra forma, es un gasto tan caro
que la única forma de hacerlo es a plazos,
como comprar una casa”.
Además, argumenta que la única for-
ma de hacer infraestructura es con finan-
ciamiento a largo plazo, ya que para ello
“se tendría que usar todo el techo de en-
deudamiento de la ciudad (de unos 5 mil
millones de pesos anuales) por dos años
para comprar los trenes, y dejar de hacer
todo lo demás”.
Amador Zamora reconoce el riesgo de
que los proyectos no se lleven a cabo de la
manera adecuada: “Toda infraestructura
tiene riesgos en su implementación, va-
le la pena correrlos porque la gente se lo
merece”. Consciente de la irritación social
por el cierre parcial de la Línea 12, pide no
juzgar al Metro por esta línea, “sino por
las otras 11”.
Para el funcionario, todos los alegatos
y las consideraciones políticas y técnicas
del tema son secundarios frente a la ur-
gencia de devolver a los ciudadanos su ta-
rifa en forma de trenes, menos tiempo de
espera y más rapidez del servicio. Recono-
ce: “Nos estamos perdiendo en el bosque
de las acusaciones y de los detalles, cuan-
do la verdad es que ya queremos traer los
45 trenes para empezar”.
Batallas por el financiamiento
Cuando Mancera anunció el aumento a
la tarifa del Metro prometió acelerar la
creación del fideicomiso, pero éste pasó a
segundo plano en marzo, cuando el STC
anunció el cierre parcial de la Línea 12
“por motivos de seguridad”.
La polémica siguió. Fue hasta mayo
cuando los diputados reformaron el artí-
culo sexto de la Ley de Presupuesto y Gas-
to Eficiente del DF para poder afectar los
ingresos no sólo del gobierno capitalino,
sino de sus organismos paraestatales, co-
mo lo ordenó la Suprema Corte de Justicia

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 31
LA CAPI TAL
Protestar contra el gobierno federal o recordar con mar-
chas las matanzas del 2 de octubre de 1968 y del 10 de
junio de 1971 parecen constituir afrentas personales
para Miguel Ángel Mancera. Convertido en el cancer-
bero del presidente Enrique Peña Nieto, el gobierno
que encabeza en el Distrito Federal castiga con cárcel
a quienes protestan, inventándoles delitos que nadie
puede demostrar. Sus fuerzas represivas son capaces
de privar de la vida a los ciudadanos, como lo hicieron en
el caso de Juan Francisco Kuykendall.
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
de la Nación. Era un requisito para dar vi-
da al fideicomiso.
Esta modificación dispuso que los pro-
yectos deben cumplir cinco requisitos:
compromiso de pago a contraer, monto
total a pagar, calendario de pagos, fuen-
te de garantía y mecanismos de pago. Y
señala: “No se reconocerán compromisos
adquiridos sin autorización de la Asam-
blea” la ALDF).
El 5 de junio, ya fuera del periodo ordi-
nario de sesiones, el GDF envió a la ALDF
la solicitud para utilizar los ingresos del
Metro en el Fideicomiso Maestro.
Sin embargo, según Vidal Llerenas, vi-
cepresidente de la Comisión de Presupues-
to y Cuenta Pública e identificado como
funcionario cercano al exjefe de gobierno,
Marcelo Ebrard, la propuesta del GDF pre-
tende hacer una “aprobación genérica” de
los 11 proyectos para mejoramiento del
Metro sin que exista información detalla-
da y sin obligar al STC a presentarlos uno
por uno a los diputados.
En entrevista, comenta que la inicia-
tiva viola el sexto artículo de la citada ley,
pues no cumple con los cinco requisitos. Y
añade que presenta información “escueta
y ambigua”, lo que daría “manga ancha” al
actual director del STC, Joel Ortega, para
“que haga los proyectos como quiera”.
“No sabemos si el proyecto de trenes –
detalla– lo van a hacer a dos años o a 55, la
tasa de interés, si incluye mantenimiento
o no. La ley indica que, tanto recursos pro-
pios de entidades como en participacio-
nes, tienes que ir proyecto por proyecto y
en cada uno me tienes que decir el plazo, el
calendario de pagos, si será la única fuente
de financiamiento… Lo que está mal es pe-
dir autorización de forma genérica, porque
no corresponde a lo que dicta la ley. Es un
mínimo de transparencia”.
El diputado del PAN Christian von
Roehrich secunda los argumentos del pe-
rredista y dice que en cuanto la Secretaría
de Finanzas presente la información deta-
llada y aclare cuáles proyectos son priori-
tarios, se puede dar el voto a favor. “Quere-
mos blindar los recursos, si no sería como
firmarles un cheque en blanco; queremos
evitar que luego digan que aprobamos algo
que no funcionó”, afirma.
Estos argumentos se pusieron sobre la
mesa en al menos tres reuniones de los
integrantes de las Comisiones de Presu-
puesto y de Gobierno con el secretario de
Finanzas del GDF.
Esthela Damián Peralta, presidenta de
la Comisión de Presupuesto y Cuenta Públi-
ca –identificada con la corriente perredista
Nueva Izquierda, con la que Mancera ha
mantenido simpatía, incluido su líder y pre-
sidente nacional del PRD, Jesús Zambrano–,
destaca que existe “la mejor disposición y
absoluta transparencia del gobierno de la
ciudad” para dialogar con los diputados.
32

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

La
mano dura
de Mancera
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
L
a tarde del pasado 12 de junio
Nuria Roxana Ramírez Lozano
fue ponente en el Segundo Foro
contra la Represión, en el plan-
tel Xochimilco de la Universi-
dad Autónoma Metropolitana
(UAM). Ahí relató las condiciones en las
cuales su novio, Jorge Mario González, fue
detenido, encarcelado y sentenciado sin
pruebas de que los delitos que se le impu-
tan hayan ocurrido en realidad.
“Hay una política orquestada con un
fin muy específico, que es infundir el mie-
do en la gente para poder controlarnos”,
dijo la joven, recién graduada en etnología
en la UNAM.
Al mismo tiempo la oficina de Comu-
nicación Social del Gobierno del Distrito
Federal difundía ante la prensa el nombre
de Nuria Roxana, a la cual acusaba de ha-
ber irrumpido en el salón Digna Ochoa de la
Comisión de Derechos Humanos del Distri-
to Federal (CDHDF) y haber obligado al jefe
de gobierno, Miguel Ángel Mancera, a inte-
rrumpir su discurso y abandonar el lugar.
El incidente –reportado por Sara Pan-
toja para la agencia Apro– ocurrió cuando
Mancera iniciaba su saludo a la presiden-
Pérez de Acha. Informe interrumpido en la CDHDF
del Ministerio Público afirma que desde
ese vehículo el joven lanzaba artefactos
explosivos.
El caso de González, exalumno del CCH
Naucalpan (Proceso 1933 y 1943), es el de
un preso sin delito pues no hay prueba de
que las conductas que se le imputan hayan
ocurrido, los peritajes desmienten daños
por explosivos y no hay denuncias de le-
sionados, pero la sentencia se sostiene en
los dichos de los policías que lo detuvieron.
En la toca 273/2014, desahogada en la
Quinta Sala Penal del Tribunal Superior de
Justicia del Distrito Federal, constan las
declaraciones de los policías Édgar Utrera
y Karina Rosales, los primeros que aten-
dieron la orden de detener el camión de la
Ruta 1 en Isabel La Católica, entre Madero
y Cinco de Mayo.
Utrera y Rosales admiten que a Jorge
Mario no le encontraron bombas caseras.
Además, confrontados en una diligencia,
dijeron no recordar si éstas impactaron en
algún local y que no vieron de dónde eran
arrojadas. Afirman que sólo escucharon
las detonaciones, es decir, no vieron si los
supuestos artefactos explosivos estallaron
en paredes, mobiliario urbano o carpeta
asfáltica.
Una coincidencia en las declaraciones
de Utrera y Rosales que ha llamado la aten-
ción de la defensa de Jorge Mario es que
ambos describen de manera idéntica haber
entrevistado al chofer del autobús, mien-
tras el otro realizaba una función distinta.
Destaca más el sentido de esa supues-
ta entrevista, pues ambos afirman que
fueron el chofer y los pasajeros quienes se-
ñalaron a los agresores, entre ellos a Jorge
Mario, pero que no tomaron los datos del
conductor, del autobús ni de los pasajeros,
por lo que tampoco existen testigos de los
hechos.
Aunque un amparo resolvió que Jorge
Mario González no tuvo una defensa ade-
cuada y regresó el expediente a la mencio-
nada sala, ésta sólo redujo en ocho meses
la sentencia original para quedar, conforme
a una resolución pronunciada el pasado 10
de julio, en cinco años un mes, el límite para
no conseguir libertad bajo caución.
En tanto se resuelve una nueva deman-
da de amparo, Jorge Mario sigue preso en la
torre médica del penal de Tepepan, donde
lo atienden por los estragos de una huel-
ga de hambre que mantuvo dos meses en
protesta por estar en prisión luego de que la
juez Marcela Ángeles Arrieta consideró que
era un sujeto “de peligrosidad social” y no
debía enfrentar el juicio en libertad.
El pecado
La protesta en la CDHDF fue realizada por
varios de los detenidos en marchas reali-
zadas desde el 1 de diciembre de 2012. La
mayoría alcanzó su libertad por la vía del
ta del organismo, Perla Gómez, quien ren-
día su primer informe en el citado salón,
al que entraron alrededor de 10 personas
con carteles en los cuales acusaban de re-
presor al gobernante capitalino.
En realidad fue Gisela Pérez de Acha,
de la organización feminista Femen,
quien se paró junto a Mancera mostrando
un cartelón y lanzó varias consignas. Del
fondo del recinto voló una botella de agua
que no le pegó al jefe de gobierno pero fue
suficiente para hacerlo huir del lugar cus-
todiado por su equipo de seguridad.
Ese mismo día se inauguraba el mun-
dial de futbol de Brasil. El gobierno capita-
lino mandó colocar una pantalla gigante
en el Zócalo para transmitir los partidos.
Casi de manera simultánea al foro de la
UAM y a la protesta en la CDHDF, Jesse Ale-
jandro Montaño, Jamspa, trepaba por el an-
damiaje que sostenía la pantalla del Zócalo
a fin de repudiar el campeonato deportivo y
exigir la libertad de presos políticos.
Al bajar de la estructura Jamspa fue de-
tenido y remitido al Reclusorio Norte, don-
de ahora cumple una sentencia de ocho
años y ocho meses, acusado de participar
en las protestas del 1 de septiembre de
2013, día del informe de gobierno de Peña
Nieto. Lo acusaron de llevar una bomba mo-
lotov, pero lo que se aprecia en el video de
esos hechos es que portaba un megáfono.
Preso sin delito
En el foro de la UAM se habló del asesina-
to del zapatista José Luis Solís, Galeano, y
de las “represiones” ocurridas desde el 1
de diciembre de 2012, cuando tomó pose-
sión el presidente Enrique Peña Nieto.
También se presentaron los casos de
Juan Francisco Kuykendall, quien murió en
enero de 2014 a consecuencia de las heri-
das que le infligió la Policía Federal ese día.
Dramaturgo, fundador de la Compañía
de Teatro Mitote y adherente de la Sexta
Declaración de la Selva Lacandona, Kuy-
kendall documentaba junto con Teodulfo
Torres la jornada de protestas contra la
toma de posesión del priista.
En marzo de 2013 Torres estaba citado
para declarar ante una agencia del Minis-
terio Público que supuestamente indaga-
ba la agresión a Kuykendall. Días antes de
su comparecencia desapareció. Había avi-
sado a sus amigos que iba rumbo a Xochi-
milco a encontrarse con ellos, pero jamás
se volvió a saber de él.
Para los expositores del foro de la UAM
se trataba de dos hechos –una ejecución
extrajudicial y una desaparición forzada–
que se sumaban a la criminalización de la
protesta social.
Ramírez Lozano presentó el caso de
Jorge Mario González, detenido el 2 de
octubre de 2013 cuando viajaba en un au-
tobús de transporte público. La versión

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 33
LA CAPI TAL
amparo. Varios de los jóvenes exonerados,
así como familiares de los que siguen pre-
sos, estaban en el informe de Perla Gómez.
Según Ilia Adad Infante Trejo, estu-
diante de filosofía en la UNAM detenido
el 2 de octubre del año pasado, preso seis
meses y liberado por las violaciones al
debido proceso, el propósito era mostrar
carteles, mas no interrumpir el discurso
ni reventar el informe de la presidenta de
la CDHDF.
La versión de Pérez de Acha coincide
con esta última, pues la joven ha expli-
cado que su protesta fue espontánea y se
indignó al escuchar a Mancera hablando
de derechos humanos, toda vez que, sos-
tiene, su gobierno es represivo.
Pero de acuerdo con el secretario de
Gobierno del Distrito Federal, Héctor Se-
rrano, la protesta fue de “anarquistas”, y
señaló directamente a Bryan Pérez (dete-
nido el día de la toma de posesión de Pe-
ñas Nieto) y Luna Flores (detenida por he-
chos del 2 de octubre), además de “tres o
cuatro personas identificadas con los gru-
pos anarquistas” que, según él, estaban en
el salón Digna Ochoa.
El periodista Ciro Gómez Leyva entre-
vistó a Serrano el siguiente 16 de junio y le
preguntó si no debía ofrecer una disculpa
a Ramírez Lozano por haberla implicado
en un hecho en el que ni siquiera estaba
presente.
“Tendría que disculparse quien dio
la información. Es decir, por parte de la
comisión”, expuso Serrano, y luego infor-
mó que ya había averiguaciones previas
abiertas contra quienes protestaron en la
CDHDF.
En un comunicado, Nuria Ramírez
exigió el 17 de junio que la CDHDF escla-
reciera lo ocurrido. La joven universitaria
no ha enfrentado cargos de ningún tipo,
no se asume como anarquista y el hecho
de que hayan dado su nombre completo y
datos generales la sorprendió.
Sin embargo, la CDHDF se limitó a pe-
dir a todas las partes que no convirtieran
a la comisión en arena política.
Desprestigiar a quienes apoyan a los
presos por participar en marchas ya ha
ocurrido. A principios de abril, días des-
pués de que Infante Trejo saliera del Re-
clusorio Norte, una de sus amigas, Mónica
Monroy (recién egresada de las carreras
de etnología y sociología en la UNAM), fue
señalada por Carlos Loret de Mola –en su
columna del periódico El Universal– co-
mo receptora de fondos oscuros para fi-
nanciar disturbios. Ella lo negó y exigió
al diario derecho de réplica. No obtuvo
respuesta.
Monroy, junto con amigos y familiares
de Infante Trejo, había sido muy activa en
la difusión de las irregularidades del caso
que, al ser valoradas por un juzgado cons-
titucional, echaron abajo la acusación del
gobierno capitalino contra el joven.
Represión silenciosa
Apenas en libertad, Infante Trejo y otros
jóvenes iniciaron una serie de acciones en
apoyo a los detenidos el 2 de octubre, co-
mo Abraham Cortés y Alejandro Bautista,
este último activista de los pueblos origi-
narios del sur de la ciudad que interpuso
denuncias penales contra Mancera y su
antecesor, Marcelo Ebrard, por despojo de
tierras.
Fue detenido ese día, cuando grababa
el operativo policiaco desplegado durante
la marcha conmemorativa de la matanza
de Tlatelolco. Fue acusado de “ataques a
la paz pública” y encarcelado sin posibili-
dad de enfrentar su juicio en libertad.
h
t
t
p
:
/
/
r
e
v
o
l
u
c
i
o
n
t
r
e
s
p
u
n
t
o
c
e
r
o
.
c
o
m
Kuykendall. Primera víctima mortal
Entre tanto, a sus denuncias por des-
pojos de tierras para facilitar obras del go-
bierno capitalino se les dio carpetazo.
Tampoco hay pruebas de delito en el
caso de Bautista, pero sigue preso en el
Reclusorio Norte, por lo cual demanda un
amparo en la Segunda Sala del Tribunal
Colegiado Penal (expediente 330/2014).
Otro caso es el de las sentencias dic-
tadas en la causa 237/2013 contra siete
detenidos el 10 de junio de 2013. En su
edición 1953, Proceso informó que el juez
penal capitalino Manuel Rangel Preciado
desestimó pruebas aportadas por la de-
fensa y condenó a cuatro años y siete me-
ses a los jóvenes acusados.
Un amparo obligó a la justicia del Dis-
trito Federal a reabrir la causa y tomar en
cuenta las pruebas no admitidas y no va-
loradas por el juzgado de origen, pues ahí
se violó el derecho a la defensa en juicio.
Los siete procesados, entre ellos Car-
los Esteban Jiménez y Luis Barrera, inte-
grantes del Frente Oriente, obtuvieron el
amparo pues, aunque la sentencia es per-
mutable a 45 días de trabajo comunitario
o 106 mil pesos de fianza, consideran la
sentencia injusta.
La misma posición asumió Gabriela
Hernández Bautista, conocida en las redes
sociales como Luna Flores. Trabajadora
doméstica y madre de familia, fue acusa-
da de ultrajes a la autoridad, aun cuando
hay videos que muestran que no agredió
a policías, como dijo un fiscal capitalino.
Luna enfrentó su juicio en prisión por
ser considerada sujeto “de peligrosidad
social”, y una vez sentenciada a un año
tres meses, permutables por una fian-
za de 20 mil pesos, consiguió su libertad
caucional.
Justo cuando iniciaba la apelación de
su sentencia supo que estaban integrán-
dole una nueva acusación por su partici-
pación en la protesta del 10 de junio de
2013, aunque no ha sido notificada. Ese
día, cuando reclamaba por la detención
de Jiménez, policías capitalinos la arras-
traron varios metros y la subieron a una
patrulla.
Ella estaba presente en el salón Dig-
na Ochoa cuando Mancera fue increpado
y, pese a las declaraciones de Serrano, no
hay evidencia de que intentara violentar
el acto.
Jamspa fue condenado a ocho años y
ocho meses por ultrajes a la autoridad, re-
sistencia de particulares y uso de sustan-
cia prohibida.
Desde el movimiento #yosoy132 sus
protestas se han hecho famosas: suele
trepar la Estela de Luz y otras estructuras,
como la mencionada del 12 de junio en el
Zócalo. Estaba confiado en que la acusa-
ción no prosperaría, según dijo a este se-
manario el 23 de mayo, por los videos que
demostraban su inocencia.
34

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

LA CAPI TAL
RODRIGO VERA
A
CAPULCO, GRO.- La noche
del 4 de enero de 2013 la
señora Elisa recibió una lla-
mada telefónica de unos
desconocidos quienes le di-
jeron que tenían secuestrado
a su hijo Arturo Ríos Ceballos, de 18 años y
estudiante de ingeniería del Instituto Tec-
nológico de Acapulco (ITA). Le pedían un
rescate de 800 mil pesos.
Doña Elisa sólo pudo reunir 45 mil
pesos. Los secuestradores aceptaron esa
suma. Le pidieron que se vistiera de blan-
co y fuera a dejar el dinero –en una bolsa
de plástico– a una calle solitaria que le in-
dicaron. Cumplió las instrucciones, pero
jamás le devolvieron a su hijo.
Tres días después, el 7 de enero, fue
hallado el cadáver del muchacho. La ma-
dre fue a identificarlo al Servicio Médi-
co Forense. Lo habían ahorcado con una
cuerda después de haberlo torturado.
Doña Elisa recordó la última conver-
sación telefónica que tuvo con su hijo, el
mismo día de su secuestro: él dijo que una
amiga del ITA, Leslie Cahori Jiménez Gar-
cía, lo había invitado insistentemente a su
casa. La madre de Arturo levantó una de-
nuncia penal y ahí mencionó ese hecho.
Todos estudiaban en el Instituto Tecnológico de Acapulco
y eran bien vistos en su escuela y en sus círculos socia-
les, pero formaban una banda de secuestradores y asesi-
nos que demostró una crueldad extrema y una absoluta
falta de escrúpulos. Secuestraban a sus compañeros de
la universidad y, aun cuando cobraban el rescate, los ma-
taban para que ellos no pudieran identificarlos. Vienen
de familias con influencias, por lo cual los padres de las
víctimas temen que pronto queden en libertad… y bus-
quen vengarse.
Parecían buenos muchachos, pero
secuestraban,
torturaban, mataban...
La policía localizó e interrogó a Cahori
y descubrió en su teléfono celular videos
de jóvenes siendo sometidos a tortura.
Ella confesó que pertenecía a una banda
de estudiantes del ITA dedicada a secues-
trar y asesinar a sus propios compañeros.
Entre sus víctimas estaba Arturo Ríos.
Pronto se capturó a los nueve integran-
tes de la banda homicida. En los celulares
de todos ellos había videos de jóvenes tor-
turados que enviaban a los familiares de
las víctimas para amedrentarlos; también
había registro de las llamadas en las cua-
les pedían los rescates.
Todos ellos, estudiantes del ITA, te-
nían buenas calificaciones, su conducta
era irreprochable y no tenían vicios… Pa-
recían buenos muchachos.
Entre 2010 y enero de 2013 la “Ban-
da de los Cahori” –como se conoce en el
B
e
r
n
a
n
d
i
n
o

H
e
r
n
á
n
d
e
z
ESTADOS / GUERRERO

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 35
36

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

E
s
p
e
c
i
a
l
puerto– secuestró y asesinó a unos 39 jó-
venes acapulqueños, según cálculos de
familiares de las víctimas.
Su modus operandi era el siguiente: pri-
mero escogían a alguno de sus compañe-
ros, lo invitaban a salir, lo llevaban a una
casa de seguridad y ahí lo secuestraban.
Luego de obtener el rescate lo ahorcaban
con un cable de luz y lo descuartizaban
con un hacha. Tiraban sus restos en algún
lugar. Solían ir a los funerales de sus víc-
timas para dar el pésame a las familias.
Doña Elisa –cuya denuncia hizo caer a
la banda– comenta en la sala de su casa,
junto a la foto enmarcada de su hijo: “Les-
lie Cahori era muy amiga de mi hijo, se-
guido venía aquí a la casa. Nunca imaginé
que ella y otros amigos de la universidad
cometieran ese crimen tan perverso. Ya
después, conforme avanzaron las inves-
tigaciones, hemos calculado que mataron
a unos 39 jóvenes. Mi hijo fue el último.
Filmaron su tortura en uno de sus ce-
lulares. Todavía no doy crédito. Es algo
espantoso”.
–¿Pertenecían a algún cártel del
narcotráfico?
–No. Actuaban por cuenta propia. Y
ellos mismos declaran que el dinero de
los rescates lo usaban para darse buena
vida: comprar ropa, buenos carros, irse de
vacaciones y cosas así. Su objetivo era ob-
tener dinero. Y se veían obligados a matar
porque sus secuestrados los conocían.
–¿Gracias a su denuncia se detuvo a la
Banda de los Cahori?
–Sí. Era una banda que llevaba unos
tres años operando. Mi denuncia hizo
que dieran con ella y arrestaran a sus in-
tegrantes, quienes fueron soltando los
nombres de algunas de sus víctimas y los
familiares de éstas empezaron entonces a
poner denuncias penales.
–¿Se conocen entre sí las familias
de las víctimas? ¿Están actuando en
conjunto?
–Mire, hay familias que no denun-
cian por temor, prefieren mantenerse al
margen; algunas hasta huyeron de Aca-
pulco. Respetamos su decisión. Pero ya
hemos logrado juntarnos las familias de
seis víctimas. En grupo estamos exigiendo
justicia pues vemos que los miembros de
la banda todavía no reciben sentencia, a
pesar de que ya confesaron sus crímenes.
Los detuvieron hace año y medio y aún si-
guen en proceso.
Una de las familias que se atrevió a
denunciar fue la del joven Martín Ríos
Chávez, estudiante de comunicación se-
cuestrado en mayo de 2012. La familia
pagó 350 mil pesos de rescate. Al cadáver
del joven lo tiraron atrás de una gasoline-
ra de la colonia Las Cruces.
Su madre, la señora Leonor, cuenta
su drama: “Mientras tenían secuestrado
a mi hijo recibimos un telefonazo de los
secuestradores que nos dijeron: ‘Salgan
afuera de su casa, ahí van a encontrar un
chip de celular’. El chip contenía un video
donde estaba mi hijo amarrado y con los
ojos vendados. Alguien le ponía un cu-
chillo al cuello. Mi hijo gritaba de miedo.
Pagamos el rescate pensando que nos lo
entregarían con vida. Pero no. Lo mataron
con una saña brutal; de nueve puñaladas
en el corazón.
“En sus funerales estuvo Leslie Caho-
ri. Nos dio el pésame como lo hacía con
las demás familias de sus víctimas. Ocho
meses después, una conocida me habla
por teléfono y me avisa: ‘Ya detuvieron a
la banda que mató a tu hijo y a otros más.
Acaba de confesar sus crímenes. Chéca-
lo en internet’. Me llevé la gran sorpresa
al ver ahí a Cahori, la amiga de mi hijo.
Resultó ser la principal enganchadora del
grupo.”
–¿Sabían los directivos del Instituto
Tecnológico de Acapulco que ahí había
una banda de secuestradores?
–Corren versiones de que algo sabían
pero no se atrevían a denunciar porque
se echarían de enemigos a los Cahori y
se desquitarían con los maestros. De por
sí hubo el caso de un maestro quien lo-
gró impedir que le secuestraran a un hijo,
pero no quiso denunciarlos por temor. No
sabemos realmente el número de vícti-
mas ni el de familias afectadas.
“Modus operandi”
Además de Leslie Cahori –la única mujer–,
la banda estaba compuesta por otros ocho
jóvenes: Luis Gerardo Gálvez Orihuela, El
Güero; Marco Antonio de la Sancha Ori-
huela, El Marco; Josué Méndez Orozco, El
Tío; Luis Enrique Abaunza Salazar, El Cua-
jo; Seth Jaramillo Romero, El Zetín; José
Roberto Juárez del Carmen, La Cuija; Fer-
nando Arizmendi Cruz, El Chiche; y Alexis
Monsalvo Jaramillo, El Lalas.
Varios de ellos se conocieron desde
que estudiaban bachillerato en el CETIS
116. La mayoría ingresaría después al ITA,
donde se consolidaron como banda. Se-
gún sus declaraciones, contenidas en la
averiguación previa FECIS/004/2013, cada
uno tenía asignada una función específi-
ca en el grupo:
B
e
r
n
a
n
d
i
n
o

H
e
r
n
á
n
d
e
z
Leslie Cahori. Enganchadora
Dos de los secuestradores. Fotos trofeo

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 37
La función de Cahori era “poner a sus
conocidos que tengan dinero para poder
pagar un rescate”. También “darles de co-
mer a sus víctimas una vez que las tienen
en la casa de seguridad”.
El Güero –considerado jefe de la banda–
decidía “qué hacer con los secuestrados y
la cantidad de dinero que se va a pedir”.
También negociaba con las familias. El
Marco recogía el rescate. El Tío se encarga-
ba de matar a las víctimas. El Chiche, El Ze-
tín y La Cuija disponían de los cadáveres.
En su declaración ministerial, El Marco
relató cómo operaban y ejemplificó con el
secuestro de Érika Lizbeth Chávez Victo-
ria, en octubre de 2010 y uno de los prime-
ros crímenes del grupo.
Cuenta: “Cahori llevó bajo engaño a
Érika a una casa de seguridad… Como en
todos los secuestros, era llevar bajo enga-
ño a las personas a la casa de seguridad y
ya en el interior las amarrábamos. Y como
las víctimas eran conocidas de nosotros
las teníamos que matar. Érika era una es-
tudiante del tecnológico. También a Érika
decidimos matarla… (por su rescate) úni-
camente dieron la cantidad de 30 mil pe-
sos… yo nada más vigilaba o halconeaba
al momento del rescate”.
En sus declaraciones por separado los
jóvenes detallaron los casos de otros se-
cuestrados a quienes también asesinaron:
entre otros Brian Moisés Dorantes, Alder
Uriel así como “un homosexual de apellido
Gervasio”, e incluso “un niño y una mucha-
cha” cuyos nombres no proporcionaron.
Solían ahorcar a sus víctimas con un
cable de luz o una soga. A veces las des-
cuartizaban. Usaban un hacha para cortar
la cabeza y un machete para desmembrar
el resto del cuerpo. Usualmente metían
los cuerpos descuartizados en bolsas de
plástico para luego tirarlos.
El Zetín contó que a Brian Moisés lo
tuvieron “cuatro días secuestrado”. Luego
decidieron que “lo íbamos a despedazar”.
Pero primero El Cuajo y Cahori “lo ahorca-
ron con cables”, mientras lo mantenían
amarrado de manos y pies con una cinta
industrial gris. Después “El Tío lo descuar-
tizó con un hacha”. El cuerpo lo fueron a
tirar a “la colonia Libertad en tres costali-
llas, mientras yo les echaba aguas”.
La casa de seguridad donde tenían en
cautiverio y mataban a sus víctimas está en
la calle Gabriel Cruz Díaz, lote 1, manzana
2, de la colonia Balcones de Costa Azul, en
Acapulco. Pagaban 6 mil pesos mensuales
de renta.
Influyentes
En el expediente también aparecen los
informes de los peritos en criminalística
de campo que inspeccionaron la casa, así
como los estudios de química forense y
dactiloscopia. Con la prueba de luminol
Los familiares de las víctimas coinci-
den en que, en efecto, los muchachos eran
estudiantes responsables y sin vicios, al-
gunos provienen de respetables familias
acapulqueñas. Y a Leslie Cahori la veían
como una “jovencita tierna y cariñosa”
que solía ir a visitarlos a sus casas.
La Banda de los Cahori está detenida
en el Centro Regional de Reinserción So-
cial de Acapulco y sujeta a un proceso que
se ha ido demorando.
Los familiares de las víctimas sospe-
chan que el retraso obedece a que los Ca-
hori ya lograron comprar a las autoridades
judiciales guerrerenses. Por ello hacen ges-
tiones para que el caso lo atraiga la Procu-
raduría General de la República (PGR).
Comenta la señora Elisa: “Algunos
miembros del grupo son hijos de gente
con influencias, incluso tienen abogados
en la familia. Sabemos que en prisión go-
zan de privilegios. No se les ha dictado
sentencia siendo que son asesinos confe-
sos y todas las pruebas los inculpan. Las
autoridades de Guerrero están retrasando
el proceso sólo para favorecerlos”.
–¿Qué maniobras utilizan para provo-
car este retraso?
–Llevan meses diciéndonos que to-
davía les falta reproducir y analizar los
videos y los mensajes que la banda te-
nía guardados en sus celulares. Nos pro-
meten que pronto vendrán unos peritos
a realizar esa prueba pericial. Son puros
pretextos para bloquearnos. Pedimos un
proceso justo. Por eso ya realizamos ges-
tiones para que la PGR atraiga el caso.
Doña Leonor comenta: “Así como son de
corruptas las autoridades de Guerrero, existe
el riesgo de que los Cahori queden libres. ¿Y
sabe qué nos pasará entonces a nosotros?
Esos muchachos vendrán a matarnos, como
ya lo hicieron con nuestros hijos”.
detectaron diferentes rastros hemáticos
en las recámaras, la cocina, el baño, los
lavabos, las tuberías y especialmente en
el “hacha con mango de madera” que en-
contraron en el lugar.
También se les hicieron estudios psi-
cológicos a los detenidos. El de Leslie Ca-
hori –de 20 años, estudiante de ingeniería
en gestión empresarial en el ITA– dice
textualmente:
“Posee una preocupación por sí mis-
ma, ansiedad, dependencia, inseguridad,
aislamiento, agresión, preocupación am-
biental, persona con defensas sanas, con
angustia y con sentimientos de inferiori-
dad, timidez y de desvalorización, tenien-
do una actitud atenta, participativa ante
la entrevista, coherente y congruente, con
lenguaje adecuado.
“Persona que viene de una familia
disfuncional, actualmente vive con su
mamá, ocupa el cuarto lugar de cinco hi-
jos; no toma ni se droga.”
Con excepción de Luis Gerardo Gál-
vez Orihuela, quien ocasionalmente bebía
alcohol, los demás integrantes del grupo
no consumían tabaco, alcohol ni drogas, y
todos se declaraban creyentes, según sus
fichas criminales. A algunos de ellos los
avalaban constancias de buena conducta
expedidas por la universidad y grupos de
vecinos.
Incluso el pastor Ricardo Bibiano le expi-
dió una “carta de buena conducta” –fechada
el 14 de enero de 2013 y con el membrete
de la Confraternidad de Iglesias Cristianas
Evangélicas de la República Mexicana– a
Luis Enrique Abaunza, de quien dice: “Es un
joven honesto y de buena conducta al cual
conozco desde su niñez, y no tengo incon-
veniente en declarar que es un joven respe-
tuoso de la doctrina y ha crecido dentro de
los lineamientos del evangelio”.
Monsalvo. Para pagar sus caprichos
E
s
p
e
c
i
a
l
ESTADOS / GUERRERO
38

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

La teoría viene de lejos. Trasladar la ri-
queza pública a manos capitalistas la multi-
plica y dinamiza la economía en su conjunto.
En los años setenta del siglo pasado, el joven
Carlos Salinas de Gortari recibió la teoría de
sus profesores en la Universidad de Harvard;
una década más tarde, ya siendo presidente,
y merced al sistema autoritario mexicano,
pudo implementarla antes que otros países.
O al menos implementarla de forma
parcial: Para completar el esquema, falta-
ba privatizar la mayor riqueza pública: el
petróleo.
Pues bien, esta semana que concluye,
se cumple el sueño liberal de los profeso-
res de Harvard vía Salinas de Gortari vía
Luis Videgaray, también alumno de Har-
vard: El Congreso aprobó la reforma que
por fin vuelve posible la venta del derecho
a explotar el petróleo por capitalistas na-
cionales y trasnacionales.
Esta es la teoría liberal: Librada de la
corrupción de la burocracia estatal, en
manos de capitalistas eficaces y ham-
brientos de ganancia, la extracción del
petróleo producirá más riqueza, y gotea-
rá a la sociedad en forma de impuestos
y salarios, salarios del sector y de las in-
dustrias aledañas a la bonanza petrolera,
amén de la disminución en los costos de
la gasolina.
Que los nuevos dueños del petróleo
se harán mucho más ricos, poca duda
cabe. Pero que la otra mitad del esquema
–la sociedad mexicana– también ganará
en la transacción no es sólo dudoso, es
increíble.
Con corrupción incluida, el petróleo
pagó en México, durante ya siete décadas,
60% del presupuesto del Estado. El petró-
leo pagó el gasto de la salud y la educa-
ción públicas. Si uno contrasta a México
con otros países de Latinoamérica, igual
de corruptos, con poblaciones también
divididas por la desigualdad económi-
ca, encontrará que nuestra superioridad
decisiva reside en ese gasto generoso y
sostenido en educación y salud para los
muchos: los pobres y los medio pobres.
¿Qué será de México sin ese 60% del
gasto público que aportaba el petróleo?
Esa es la pregunta que importa a nuestro
porvenir compartido.
Otra vez. El doctor Luis Videgaray afir-
ma que no echaremos de menos ese 60%
porque será suplido con creces con los
nuevos impuestos de una industria petro-
lera boyante, el aumento de puestos asa-
lariados y la disminución del precio de las
gasolinas. Una feliz teoría que por desgra-
cia se topa contra la realidad.
No es necesario sacar un cuaderno y
una pluma y hacer sumas y restas abs-
tractas. Mientras México se resistía a
privatizar su petróleo, la teoría liberal se
volvía política económica en la mayor
parte de las democracias de Occidente, y
los resultados han contradicho a los espe-
rados por los profesores de Harvard.
Privatizar la riqueza y achicar los bie-
nes comunes es una estrategia que ha
empobrecido a las poblaciones de los paí-
ses donde se ha aplicado y en cambio ha
enriquecido a una élite de empresarios
trasnacionales. El retrato numérico lo
popularizó hace dos años Joseph Stiglitz,
Premio Nobel de Economía: Hoy 1% de los
habitantes del planeta posee 40% de la ri-
queza mundial, mientras 99% se reparte
el 60%. El goteo de arriba abajo ha sido, en
la realidad, muy escaso.
O en términos que ahora documen-
ta con cifras mundiales el libro El Capi-
tal en el siglo XXI, de Thomas Piketty: “La
El sueño neoliberal
S A B I N A B E R MA N

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 39
concentración de la riqueza ha produ-
cido mayor concentración de la riqueza
y provocará mayor concentración de la
riqueza”.
“Nunca tan pocos han tenido una par-
te tan grande de la riqueza, mientras tan-
tos han tenido una parte tan pequeña”.
Palabras de Stiglitz, otra vez.
Traducido a nuestro futuro inmediato,
podemos esperar que los servicios de salud
y educación gratuitos, que nos daban a los
mexicanos un piso de bienestar común, se
irán evaporando, mientras que la multipli-
cación de puestos de trabajo y de impuestos
será tan escasa que no impedirá la pauperi-
zación de la mayoría de los mexicanos.
Y si nada excepcional ocurre en Mé-
xico, el 1% trasnacional calcará lo que
ya hace en los países donde controla la
economía. Sus intereses controlarán la
política.
Perdón, corrijo: Lo último ha ya suce-
dido en México. ¿Qué otra cosa ocurrió
esta semana en el Congreso? Los “repre-
sentantes del pueblo” aprobaron una re-
forma que favorecerá a muy pocos y que
según las encuestas rechaza una mayoría
de mexicanos, y con razón sobrada.
Referencia
N A R A N J O
40

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

La reforma energética es una ca-
ja llena de misterios y sorpresas. ¿Se-
rá como la de Pandora? El gobierno la
presenta como la llave que detonará el
esperado crecimiento de la economía,
mientras la oposición la mira como una
claudicación de la soberanía nacional
que conducirá a la destrucción de facto
de Petróleos Mexicanos y de la Comi-
sión Federal de Electricidad, con efectos
desastrosos para el desarrollo del país.
Unos esperan que la inversión privada
nacional y extranjera saque a México del
letargo económico en que se encuentra
desde hace más de cuatro décadas, y los
otros amenazan con revertir la contrarre-
forma mediante una consulta popular en
2015. La complejidad del tema me lleva a
ceñirme a dos chascos de la reforma: el
de los pasivos laborales de Pemex y CFE
y, estrechamente ligado a ello, el de la
corrupción triunfante.
Ahora nos enteramos de que la ma-
dre de todas las reformas tuvo un hijo
que permaneció oculto durante siete
décadas y que costará a los contribu-
yentes 2 billones 221 mil 512 millones
de pesos, equivalentes a más de 10%
del producto interno bruto (PIB). El des-
mesurado monto corresponde al pa-
sivo laboral de Pemex (1 billón 700 mil
millones de pesos) y al de la CFE (521
mil 512 millones), acumulados durante
más de 70 años de un corporativismo
sin límites promovido por la “política
de masas” del Estado posrevolucionario
que derivó en el paradigma de la podre-
dumbre sindical personificado por Car-
los Romero Deschamps, hijo predilecto
del régimen priista y apapachado tam-
bién por los gobiernos panistas.
Mihail Maniolesco, autor de El siglo
del corporativismo (1934), considera al cor-
porativismo como un sistema de domi-
nación política para instituir un proceso
de modernización nacionalista defensiva
controlado por el Estado de partido úni-
co, como en la Italia fascista. Es clara
la influencia de ese pensamiento en la
estructura sectorial de la tríada PNR-
PRM-PRI, concebida desde 1929 con fi-
nes de control político, estabilidad social
y apoyo electoral. La “política de masas”
del Estado posrevolucionario, promovida
de manera especial por el general Lázaro
Cárdenas con la creación del PRM y la for-
mación de la CNC y la CTM, sirvió de base
social para la institucionalización del pre-
sidencialismo autoritario, caracterizado
por la centralización del poder en el Eje-
cutivo federal, prevaleciente hasta 2000.
Ahora intenta resurgir con nuevos bríos.
Sin embargo, el corporativismo priis-
ta ha caído en excesos de simulación,
despilfarro y corrupción que lo hacen
inviable financiera y políticamente en el
México de hoy. Por más que se pretenda
disfrazar el escándalo del pasivo laboral
de Pemex y CFE, resulta inocultable la
complicidad entre un sindicalismo rapaz
y una burocracia complaciente y cínica.
El PRI no puede evadir su responsabilidad
en la creación del régimen sustentado en
un corporativismo y un clientelismo que
han saqueado y quebrantado a las dos
principales empresas públicas del país de
forma tan absurda como evidente. Con
desfachatez, el secretario de Hacienda de-
claró que “fue una buena idea absorber el
pasivo laboral de Pemex para la empresa
como para las finanzas nacionales”. Pero
omitió lo esencial: explicar cómo se llegó
a ese desfalco, en qué y cómo se gastaron
esos 1.7 billones de pesos y qué impacto
tendrá para las finanzas públicas y para
los bolsillos de los contribuyentes el pago
de esa monstruosa deuda.
La compra de estabilidad social y vo-
tos mediante la connivencia entre líde-
res sindicales y funcionarios corruptos
resulta un espectáculo grotesco e insos-
tenible. La irracionalidad financiera y la
obsolescencia política del corporativis-
mo tricolor deben enfrentarse con valor
civil e inteligencia política. Es necesario
juzgar y, en su caso, castigar a los culpa-
bles de ese descomunal atraco. Sus más
ostentosos protagonistas son el senador
Romero Deschamps y el diputado Ri-
cardo Aldana, exculpados de su respon-
sabilidad en el Pemexgate; sin excluir a
algunos exdirectores y altas autoridades
de la empresa petrolera, así como a los
hijastros del expresidente Fox. Todos los
responsables deben ser investigados, juz-
gados y castigados conforme a derecho.
Además de ofensiva, la impunidad
obra en contra de la credibilidad de la re-
forma energética y de la legitimidad de
sus artífices. La gran omisión de la refor-
ma petrolera es haber excluido la preven-
ción y el combate a la corrupción tanto
en el proyecto del Ejecutivo como en las
leyes secundarias que se discuten en el
Congreso. ¿Aún es tiempo de introducir
los 50 cambios que pretendían hacerse
en el Senado a la propuesta del gobierno
federal (Reforma, 8 de julio de 2014), con
el fin de que tanto Pemex como CFE y
todos los contratos con inversionistas y
contratistas estén normados por la Ley
Federal Anticorrupción y queden sujetos
a la revisión de la Auditoría Superior de
la Federación, para garantizar la transpa-
rencia y la prevención de la corrupción
a gran escala que suele ocurrir en las
operaciones multimillonarias del sector
energético sin controles adecuados?
Resulta imperativo implantar un es-
quema de tolerancia cero a la corrupción,
similar al de la empresa noruega Statoil, al
que me referí en una colaboración anterior
(La expoliación petrolera, Proceso 17/08/2013).
Todos los deseables aciertos que pudiera
contener la reforma se verían anulados si
no se imponen las normas preventivas y
las sanciones a los infractores. Es la única
garantía de que la reforma petrolera bene-
ficie a los ciudadanos y no sirva sólo para
aumentar las utilidades de las empresas
trasnacionales y para engrosar los bolsillos
de un pequeño grupo de truhanes.
Junto al pasivo laboral de Pemex y
CFE, el Fobaproa y el rescate carretero, a
pesar de sus nocivas consecuencias, son
pequeñeces. El asunto es de extrema gra-
vedad y los responsables del atraco no
deben quedar impunes. No es posible que
el gobierno y su partido pretendan eludir
su responsabilidad en la creación de esta
aberración financiera y política. Los mag-
nates del proletariado y sus cómplices
burocráticos deben ser llevados a la justi-
cia. Es tiempo de transitar de una “política
de masas” y un corporativismo clientelar
a una auténtica democracia ciudadana.
La confianza en la gestión del presidente
Enrique Peña Nieto y la efectividad de sus
reformas están de por medio.
Fiasco energético
H É C T O R T A J O N A R

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 41
ANÁLI SI S
El pasado 24 de julio asistí al XVII En-
cuentro Nacional de Trabajadoras/es Se-
xuales, organizado por la Red Mexicana
de Trabajo Sexual. Desde 1997 han parti-
cipado en estas reuniones trabajadoras/es
sexuales de varias entidades federativas.
Esta vez la cita fue en los altos de la tienda
“El Encanto del Condón”, en el Centro His-
tórico del DF, con la hospitalidad de Bri-
gada Callejera en Apoyo a la Mujer “Elisa
Martínez”. Anteriores encuentros se han
efectuado en Querétaro, Guadalajara, Ve-
racruz, Morelia y Apizaco.
A lo largo de estas 17 reuniones las
trabajadoras asistentes han debatido
cuestiones coyunturales, han hecho de-
claraciones políticas y han programado
acciones conjuntas con otros grupos. En
ellas se han incubado iniciativas como
la Cartilla de derechos humanos de trabaja-
doras/es sexuales; se han establecido es-
trategias contra el acoso y la extorsión
policiacos, e incluso se ha coordinado la
instalación de mesas de diálogo con las
autoridades (como ocurrió en Guadalaja-
ra). También se constituyó el Observatorio
Nacional del Trabajo Sexual en México;
se hizo un informe sobre la operación de
los padrotes de Tenancingo y su relación
con la explotación sexual infantil; y fue
validado un Manual de promotoras de sa-
lud. Asimismo, estos espacios han servi-
do para denunciar todo tipo de abusos y
para coordinar campañas de prevención
del VIH/Sida y de movilización contra la
explotación sexual infantil y la trata. En
fin, la lista de acciones es larga, variada e
importante.
Una prioridad ha sido obtener condi-
ciones laborales dignas y seguras. En ese
sentido, como bien lo expresaron las pro-
pias trabajadoras, la obtención de sus licen-
cias de trabajadoras no asalariadas no fue
una concesión del GDF, sino un triunfo re-
sultado de su organización y combatividad.
En México la demanda de que se re-
conozca el carácter laboral del trabajo
sexual data de mediados de los años no-
venta y está estrechamente vinculada a la
misión de acompañamiento político que
realiza Brigada Callejera. Lo más notable
de la actividad de esta asociación civil es
que simultáneamente defiende la regula-
ción del trabajo sexual y lucha contra la
trata. Brigada es parte de la Red Latinoa-
mericana y del Caribe Contra la Trata de
Personas (Redlac), capítulo regional de la
Alianza Global Contra la Trata de Mujeres.
Dentro de las acciones que emprenden
está la campaña Cómics contra la trata. Bri-
gada ha desarrollado una serie de historie-
tas educativas, con heroínas, superhéroes
y villanos, que funcionan como herra-
mientas de reflexión y discusión sobre el
tema. En el encuentro se presentó La trata
de personas no es cuento, guía operativa para
el manejo de las diversas historietas, con
un prólogo de la periodista Gloria Muñoz
Ramírez, quien coordina el taller de pe-
riodismo y que también pronunció unas
palabras.
Aunque el encuentro tuvo un ambien-
te de celebración, también hubo momen-
tos muy duros: el testimonio de una joven
que logró salir de la trata, y la lectura que
Jaime Montejo hizo del Informe Anual 2013
del Observatorio Laboral del Trabajo Sexual en
México. Éste, dividido en torno a “las cua-
tro ruedas del capitalismo analizadas en
la Sexta Declaración de la Selva Lacando-
na del EZLN y la resistencia que han ejer-
cido ante la represión, la explotación, el
despojo y el desprecio”, da cuenta de las
arbitrariedades, delitos y violaciones a los
derechos humanos que están viviendo en
todo el país. Montejo leyó una larga lista
de atropellos y agresiones, las cuales van
de la constante discriminación a las ac-
ciones de “limpieza social”, pasando por
el cierre de fuentes de trabajo, redadas y
despojos económicos. Cuestiones muy
graves, como las denuncias por desapari-
ciones de adolescentes y por el involucra-
miento delictuoso de funcionarios, hasta
las típicas operaciones “anti-trata” que
se llevan a las propias trabajadoras. Vale
la pena conocer con detalle ese negrísi-
mo panorama que ofrece una muestra de
la situación nacional, por lo cual haré un
próximo artículo detallando esa tremen-
da información.
Pero también hubo cuestiones que
aplaudir, como el congreso internacional
de trabajadoras sexuales migrantes cen-
troamericanas y mexicanas en Tapachu-
la; el apoyo del gobierno municipal de
Jiquilpan para capacitarlas en otras acti-
vidades; la diferenciación entre la trata y
el trabajo sexual que hizo el titular de la
Delegación Cuauhtémoc en el Programa
Integral Contra la Trata de Personas de
esa demarcación; la relación estratégica
entre Médicos del Mundo (Francia) con
Brigada Callejera para capacitar a tra-
bajadoras migrantes de bares y cantinas
como promotoras de salud en varios mu-
nicipios del Soconusco; la propuesta del
secretario del Trabajo de Querétaro para
que las trabajadoras sexuales tengan ac-
ceso a servicios de salud y seguridad so-
cial; las oportunidades de otros empleos
que el alcalde Marco Adén Quezada Mar-
tínez les ofreció a trabajadoras sexuales
mayores de Chihuahua; la labor de la
asociación de Jóvenes Previniendo, para
brindar garantías y derechos laborales a
las trabajadoras sexuales de Coahuila; y
otras más.
Me siento muy privilegiada de haber
asistido a un encuentro que combinó de-
nuncia y celebración, reflexión política e
intervención educativa, y me emocionó
comprobar el compromiso radical de este
grupo de trabajadoras por tomar las rien-
das de sus vidas.
MA R T A L A MA S
Trabajo sexual y política
42

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

El debate sobre la naturaleza jurí-
dica, los objetivos y los instrumentos
de financiamiento de los medios pú-
blicos se ha desarrollado en México
de manera aislada, en medio de crisis
de identidad recurrentes de aquellos
que viven del erario. Las nuevas leyes
Federal de Telecomunicaciones y del
Sistema Público de Radiodifusión pre-
tenden disolverlas. No lo hacen, empe-
ro, de la mejor manera. Veamos.
Primero. Los medios públicos fueron
las vías de formación de ciudadanía en
Europa, donde la radiodifusión privada
era accesoria. Hoy cada sistema tiene un
nicho de mercado más o menos igual,
lo que fue posible por el desarrollo del
estado de derecho, el empoderamiento
de la sociedad y la vulnerabilidad de los
gobernantes y políticos. Exactamente lo
contrario a lo que sucede en México.
Para nadie es extraño que los me-
dios de gobierno difunden información
que fomenta el culto a la personalidad
y a la obra del gobernante en turno, y
cuando transmiten buenas produccio-
nes su audiencia es escasa por lo limi-
tado de su presupuesto y lo restringido
de sus alcances. Las nuevas leyes deri-
vadas de la reforma constitucional en
materia de telecomunicaciones hacen
gala de su gatopardismo; es decir, cam-
bian todo para que las cosas sigan igual.
Las dependencias, entidades, órganos y
organismos públicos han ganado ahora
para sus medios nombre y apellido, su
derecho a la identidad. Pero sólo eso.
Segundo. El artículo 86 de la nueva
Ley Federal de Telecomunicaciones y Ra-
diodifusión dispone: “Los interesados en
obtener una concesión sobre el espectro
radioeléctrico para uso público para pres-
tar el servicio de radiodifusión presenta-
rán solicitud en la que deberán cumplir
los requisitos establecidos en el artículo
85 de esta ley, dentro del plazo estableci-
do en el programa anual de uso y apro-
vechamiento de bandas de frecuencias.
En dicha solicitud deberán precisarse los
mecanismos para asegurar la indepen-
dencia editorial; autonomía de gestión
financiera; garantías de participación
ciudadana; reglas claras para la transpa-
rencia y rendición de cuentas; defensa
de sus contenidos; opciones de financia-
miento; pleno acceso a tecnologías y reglas
para la expresión de diversidades ideológi-
cas, étnicas y culturales…”.
De primera impresión, pareciera que
todos los medios de radiodifusión cuyas
concesiones sean solicitadas por una ins-
tancia gubernamental serán públicos. La
realidad no es así. Basta con que un go-
bierno, mediante un fideicomiso privado,
dé vida a una sociedad anónima para que
pueda optar por una concesión privada,
con menos ataduras y más impacto. No
hay prohibición expresa ni sanción ejem-
plar para quien lo haga. ¿Qué pasará con
los actuales medios del Congreso de la
Unión y del Poder Judicial, así como con
los canales 22 y 11, además del Imer? No
se sabe a ciencia cierta, y esto será tema
de interpretación judicial porque en los
artículos transitorios de las nuevas leyes
existe una probable antinomia.
Tercero. Por un lado, el artículo 7
transitorio señala: “Sin perjuicio de lo es-
tablecido en la Ley Federal de Telecomu-
nicaciones y Radiodifusión que se expide
por virtud del decreto, en la ley y en la nor-
matividad que al efecto emita el Instituto
Federal de Telecomunicaciones, las con-
cesiones y permisos otorgados con ante-
rioridad a la entrada en vigor del presente
decreto se mantendrán en los términos y
Más enredos legislativos
E R N E S T O V I L L A N U E V A
condiciones consignados en los respec-
tivos títulos o permisos hasta su termi-
nación…”. Pero, por otro, el artículo 17
señala: “Los permisos de radiodifusión
que se encuentren vigentes o en proce-
so de refrendo a la entrada en vigor del
presente decreto deberán transitar al
régimen de concesión correspondiente
dentro del año siguiente a la entrada en
vigor de la Ley Federal de Telecomunica-
ciones y Radiodifusión, en los términos
que establezca el instituto. Los permisos
que hayan sido otorgados a los poderes
de la Unión, de los estados, los órganos
de Gobierno del Distrito Federal, los mu-
nicipios, los órganos constitucionales
autónomos e instituciones de educación
superior de carácter público deberán
transitar al régimen de concesión de uso
público”. Aquí, de entrada, hay algunas
excepciones: el Canal 22, que no tiene
permiso, sino concesión, y el Imer, que
tiene concesiones y permisos, al igual
que Telemax, de Sonora, entre otros.
Como un claro mensaje a las univer-
sidades públicas, la ley condena a sus
medios a la inanición por lo dispuesto en
el artículo 40 transitorio, que dice: “Las
instituciones de educación superior de
carácter público que a la fecha de entra-
da en vigor del presente decreto cuenten
con medios de radiodifusión a que se
refieren los artículos 67 fracción II y 76
fracción II de la Ley Federal de Telecomu-
nicaciones y Radiodifusión, no recibirán
presupuesto adicional para ese objeto.”.
De esta suerte, tendremos: a) medios pú-
blicos, b) medios privados con acciones
de gobierno, c) medios privados, y d) me-
dios de uso social acotadísimos.
Por si lo anterior fuera poco, se crea
un ministerio de medios públicos de-
nominado Sistema Público de Radio-
difusión, cuya labor en la práctica será
homologar a la baja contenidos y evitar
que algunos medios como Radio Edu-
cación se vayan por la libre. La mayoría
gubernamental en la junta de gobierno
del sistema referido es la garantía de que
nada bueno saldrá de ahí.
evillanueva99@yahoo.com
@evillanuevamx
www.ernestovillanueva.blogspot.com

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 43
ANÁLI SI S
La banalidad y la rapidez con la que
los medios tratan la realidad han ido di-
luyendo bajo la emergencia de la nota
fresca el caso de Mamá Rosa y de La Gran
Familia. Sin embargo, el caso no es banal
y su desplazamiento de las páginas prin-
cipales de los periódicos no lo resuelve
ni lo hace menos importante en relación
con la corrupción moral y la violencia que
azota al país y la incapacidad del Estado
para resolverla. Hay, en este sentido, una
lección que extraer de la manera en que
tanto la PGR como los medios han tratado
el asunto.
Nadie puede negar que las condicio-
nes de vida del albergue de La Gran Fami-
lia que ellos nos presentaron sean reales y
verdaderas y que sea necesario continuar
con su investigación. Lo que es falso es
la espectacular demonización que, a tra-
vés de esas imágenes amplificadas hasta
el hartazgo, se ha hecho de Mamá Rosa.
El operativo policiaco desplegado para
irrumpir en ese albergue y la imagen, a
partir de lo que allí se encontró, de una se-
ñora que durante 60 años se dedicó a edi-
ficar una especie de gulag mexicano para
la explotación sexual y la degradación de
miles de niños y jóvenes que allí vivieron
–60 años de ese horror no habrían sido po-
sibles–, tiene el tufo del mecanismo con el
que a lo largo de los milenios se han cons-
truido los chivos expiatorios.
El chivo expiatorio, como lo ha mos-
trado René Girard, es un ser que, dadas
ciertas características, la sociedad con-
vierte en el objeto de la violencia y del
odio que se ha generalizado y se ha vuelto
incontrolable; un ser que, como la fabri-
cación de las brujas en el medioevo, sirve
como catalizador del mal social. Mamá
Rosa, en las condiciones de violencia del
país, pertenece a esos seres.
Mujer buena, que en un momento de
su vida tomó el camino de asumir, con
la complacencia del Estado, los males de
una sociedad: niños abandonados, huér-
fanos o no queridos, tiene en su accionar
algo desagradable: sus maneras –no era
una pedagoga, sino una mujer caritativa
enfrentada a cientos de niños que debía
alimentar y educar– abrevaban en una
educación añeja: la verticalidad, el mano-
tazo, el castigo duro y ejemplar.
¿En qué momento ese orden difícil de
mantener en los límites perdió su propor-
ción para convertirse en un régimen de
hacinamiento y brutalidad? No lo sabemos
–es una tarea que las autoridades deben
investigar con verdad y castigar en su justa
proporción–. Sin embargo, la manera en la
que la policía y los medios tomaron la par-
te por el todo y redujeron a Mamá Rosa a
un monstruo de maldad cuyo objetivo, por
sus maneras de educar, era desde siempre
la trata y la inhumanidad, obedece a ese
mecanismo social que canaliza la violen-
cia sobre una persona para ocultar la ver-
dadera violencia y su degradación moral.
En el caso de México, esa degradación
está en las auténticas redes de trata y de
explotación sexual que el Estado no ha
querido desmantelar –el caso de Cuauhté-
moc Gutiérrez de la Torre es, en este senti-
do, impecable–, en los miles de niños que a
lo largo de 60 años familias enteras, con la
aprobación y el beneplácito de la sociedad
zamorana y de las autoridades del estado,
entregaron a Mamá Rosa y a su albergue, en
más de 100 mil muertos que no hallan jus-
ticia y se siguen acumulando, en más de 30
mil desaparecidos que el Estado no encuen-
tra, en cientos de extorsiones, secuestros
y asesinatos que diariamente padecemos,
en los miles de niños que han cruzado por
nuestro territorio y han terminado, después
de vejaciones sin fin, en las instituciones
migratorias de los Estados Unidos, en los
cientos de indocumentados centroamerica-
nos que son extorsionados y desaparecidos
con la colusión de las propias instituciones
de migración mexicanas.
Ese mecanismo permite que la mez-
quindad social –de allí el éxito de los talk
show– proyecte sus miserias y su incapa-
cidad para asumirlas en el “monstruo” y
lave así su conciencia. Permite también
que el Estado, corrompido y fracasado,
recupere su imagen de garante de los
derechos humanos, de salvaguarda de la
justicia y protector de la infancia y de la
paz.
Lo que, sin embargo, ese mecanismo
revela en su ocultamiento es la monstruo-
sidad de un Estado que ha abdicado de su
vocación fundamental y la ha entregado
a otros; revela también la monstruosidad
de una sociedad que, desgarrada en su
tejido social, es incapaz de garantizar la
dignidad de su niños y de sus jóvenes y ha
preferido abandonarlos.
La imagen que la PGR y la nota me-
diática construyeron de Mamá Rosa y su
albergue es el rostro de la degradación
moral de un país y de un Estado que lenta-
mente, a pesar de sus buenas intenciones,
de sus maravillosas leyes, de su buena
conciencia, de sus discursos morales, ha
convertido la casa de sus hijos en un mu-
ladar y en una escuela del crimen, el des-
precio, la irresponsabilidad y el abandono;
es la imagen de nosotros mismos que no
queremos reconocer y delante de la cual,
asqueados, nos desgarramos las vestidu-
ras y nos lanzamos contra ella.
Lejos de salvaguardarnos, la mons-
truosidad que hemos hecho de Mamá
Rosa nos acusa irremediablemente y nos
dice que ella es en realidad nosotros, y
que debemos asumirlo y cambiar si algún
día queremos escapar de la degradación y
la violencia que hemos construido y que
buscamos eludir con toda suerte de chi-
vos expiatorios.
Además opino que hay que respetar
los Acuerdos de San Andrés, detener la
guerra, liberar a José Manuel Mireles, a
sus autodefensas y a todos los zapatistas
y atenquenses presos, hacer justicia a las
víctimas de la violencia y juzgar a gober-
nadores y funcionarios criminales.
La lección de Mamá Rosa
J A V I E R S I C I L I A
44

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

ANÁLI SI S
De acuerdo con las publicaciones
de los dos últimos números de Proceso
(1968 y 1969), el sometimiento de los
diputados a las indicaciones de los lí-
deres de sus respectivos grupos es fun-
damentalmente un asunto de dinero.
Los diputados reciben 148 mil 558 pesos
mensuales por los conceptos de dieta,
asistencia legislativa y atención ciuda-
dana; pero a esto hay que agregar alre-
dedor de 170 mil pesos adicionales por
mes que se reparten entre varios y que
provienen de las subvenciones ordina-
rias, extraordinarias y hasta especiales
manejadas arbitraria y discrecional-
mente por los líderes parlamentarios.
Todo esto, únicamente a través de
recursos oficialmente entregados a los
grupos camarales para distribuir entre
integrantes de sus fracciones. Faltaría
agregar el dinero que se ganan en la asig-
nación de contratos de obras, servicios
y productos que se realizan o adquieren
para el recinto legislativo, como denuncia
el diputado del Movimiento Ciudadano,
Ricardo Monreal; y, desde luego, los por-
centajes que exigen a los gobernadores
y/o presidentes municipales por asignar-
les partidas en el presupuesto anual de
egresos.
La clave de la disciplina partidista
estriba en estos 170 mil pesos (calcula-
dos a partir de la información publicada
en Proceso 1968 y 1969) que recibieron
en promedio los diputados de PRI, PAN y
PRD entre septiembre del 2012 y abril de
este año.
Hasta aquí no hay un cambio im-
portante respecto a lo que sucedía en las
pasadas legislaturas, es decir, la entrega
de recursos monetarios a los líderes en
función del número de diputados que
tuviera su bancada, para que ellos los
distribuyeran libremente; lo que marca
la diferencia en el neopresidencialismo
(Proceso 1968) es que ahora se asignan
partidas adicionales para repartir dis-
crecionalmente entre las cabezas de los
grupos camarales que respaldan las ini-
ciativas presidenciales (Proceso 1969). La
novedad en esta legislatura es el incre-
mento en el monto y la discrecionalidad
en la asignación de los recursos para el
control de las bancadas.
En general, salvo casos excepcio-
nales y memorables, los legisladores
mexicanos se han caracterizado por
una férrea disciplina partidista, lo cual
se manifiesta claramente en el voto ca-
si unánime de los grupos en los asuntos
controversiales. Así que en este aspecto
no hay sorpresas. Lo novedoso es el in-
tempestivo viraje en el sentido del voto
de legisladores de varios partidos políti-
cos (particularmente los tres impulsores
del llamado Pacto por México: PRI, PAN y
PRD), quienes ahora aprobaron propues-
tas que hace muy pocos meses habían
rechazado. Esto fue particularmente
notable en los tricolores en la reforma
energética y en los blanquiazules y ama-
rillos en la de telecomunicaciones.
Una explicación para este giro es sin
duda este generoso reparto de recursos,
impulsado desde el Poder Ejecutivo; pa-
ra ponerlo en términos muy llanos, es la
compra directa de votos legislativos con el
fin de sacar adelante las iniciativas presi-
denciales sin modificaciones relevantes.
Pero aunque todos los votos cuentan
exactamente igual al aprobar reformas
legales o nuevas legislaciones, lo mismo
que al rechazar las mociones de los opo-
sitores, no todos los legisladores tienen el
mismo peso específico en sus grupos, y
esto también se los reconocen el Ejecutivo
y los líderes parlamentarios. Sin embar-
go, las retribuciones para estos legislado-
res con mayor influencia en sus grupos
legislativos, sus distritos o sus partidos,
son a partir de las posiciones que ocupan
dentro de las cámaras, las comisiones o
los grupos parlamentarios, y para ellos la
distribución pecuniaria se hace mediante
el ejercicio presupuestal del Poder Legis-
lativo o las participaciones federales a los
gobiernos de los estados y municipios.
Así, los diputados más influyentes
son los que tienen injerencia directa
en la asignación de las partidas presu-
puestales; en el cobro de comisiones a
los gobernantes de las entidades o mu-
nicipios beneficiados; en el condiciona-
miento de trabajar directamente con
determinadas empresas o personajes
(particularmente el periódico Reforma
ha sido prolijo en destapar este tipo de
escándalos); y en el manejo de las mis-
mas partidas, lo que Monreal denuncia
en Proceso 1968 y que tiene que ver con
la asignación directa de contratos, la
contratación de personal y demás vías
que les permiten allegarse recursos o
beneficiar a sus amigos.
Para ponerlo en términos muy llanos:
Los 500 diputados reciben mensualmente
los 148 mil 558 pesos correspondientes a
las dietas, asistencia legislativa y atención
ciudadana; los líderes de todos los grupos
parlamentarios tienen para repartir (arbi-
trariamente) entre los integrantes de sus
bancadas un promedio de 131 mil 697 pe-
sos mensuales adicionales, que ya no lle-
gan igualitariamente a todos; además, los
líderes de las fracciones que apoyan las
iniciativas presidenciales han recibido el
equivalente a casi 40 mil pesos mensuales
por cada legislador de su grupo; y, por si
todo esto fuera poco, son los propios líde-
res los que definen a cuáles legisladores
(los supuestamente más influyentes) co-
locan en posiciones “donde hay”.
Esta es la fórmula que permite al go-
bierno de Enrique Peña Nieto sacar ade-
lante las llamadas reformas estructurales
tan largamente anheladas. No ha sido,
como muchos analistas políticos señalan,
la operación política de los tricolores o la
conciencia nacional de la oposición; sim-
plemente, el manejo inescrupuloso de los
recursos públicos para comprar los votos
necesarios. Seguramente, a los dirigentes
partidistas, además de fórmulas similares
para hacerles llegar su recompensa eco-
nómica, también les deben incluir algunas
concesiones como posiciones políticas
y la incorporación de algunas de sus de-
mandas históricas en las reformas, como
claramente sucedió con el PRD en la refor-
ma fiscal y con el PAN en la energética.
Pero, sin duda, en el Congreso de la
Unión el principal incentivo para lograr
los votos que requieren las reformas
constitucionales y legales es el reparto
de los recursos públicos entre los legis-
ladores. Una vulgar compra de votos.
J E S Ú S C A N T Ú
El caro voto de los diputados
A
P

p
h
o
t
o

/

H
a
t
e
m

M
o
u
s
s
a
Matar
con método
El miércoles 30 Israel anunció un cese al fuego de 15:00 a 19:00 ho-
ras. Muchos palestinos aprovecharon para aprovisionarse de víveres
en el mercado de Shojaiya. A las 18:00 horas varios proyectiles im-
pactaron el mercado. Diez minutos más tarde, cuando un grupo de
personas se había acercado para ayudar, se produjo un nuevo ataque,
y unos minutos después, otro más. Antes de las 19 horas una multitud
peleaba por ingresar a la morgue del principal hospital para recoger a
sus muertos. En los rostros había lágrimas, rabia, indignación… Des-
de la Franja de Gaza, Proceso constata cómo los ataques israelíes se
ensañan con la población civil.
TÉMORIS GRECKO
G
AZA.– El poste partido en dos to-
davía conservaba el grafiti que
hizo un vecino, quien además
tenía un auto de color naranja.
El automóvil, aunque aplasta-
do, permanecía en el sitio don-
de siempre lo estacionaba.
Eso le permitió a Rimez al Azazmhe
–una mujer palestina de 27 años– reco-
nocer la calle donde vivía. Desde ahí pu-
do observar lo que quedó de su vivienda:
una montaña de escombros.
Caminó hacia su casa. No pudo llegar.
Escuchó disparos que impactaban cerca
de ella: ¡Tup, tup, tup! Dio la vuelta y echó
a correr.
–Probablemente eran disparos de ad-
vertencia para que no te acercaras –le dice
otra mujer gazatí a Rimez.
–¿Cómo voy a saber si son de adverten-
cia? ¡No voy a acercarme al soldado israelí
para preguntarle! –replica Al Azazmhe.
Ambas mujeres permanecen en la es-
cuela de la Organización de Naciones Uni-
das (ONU) ubicada en el barrio de Jabaliya,
convertida en refugio para personas que
perdieron sus hogares o que debieron ale-
jarse de ellos.
Si Rimez hubiera caído tiroteada, lo
más probable es que el gobierno de Israel
la hubiese culpado de su propia muerte. El
día que le dispararon fue el sábado 26 y el
ejército israelí había declarado un cese al
fuego de 12 horas. El objetivo oficial de di-
cha tregua era facilitar la búsqueda de he-
ridos y de cadáveres bajo los edificios des-
truidos. Medios de comunicación israelíes
interpretaron la pausa como una forma de
permitir a Hamas, la organización extre-
mista que domina la Franja de Gaza, que
evaluara el daño infligido y el costo de su
resistencia. También se esperaba que la po-
blación hiciera lo mismo y, quizás, se rebe-
lara contra Hamas.
En cualquier caso, miles aprovecharon
la pausa para regresar a sus hogares en bus-
ca de sus parientes desaparecidos y para re-
cuperar algunas posesiones. Unos se pusie-
ron a rascar entre los escombros; otros, co-
mo Rimez, fueron espantados a tiros.
A centenas de palestinos, en cambio, la
destrucción ni siquiera les permitió iden-
tificar los principales puntos de referencia
de sus barrios: el banco donde guardaban
sus ahorros, la escuela de sus hijos, la mez-
quita en la que cada mañana imaginaban
la existencia de un Dios...
Cuatro días más tarde –el miércoles 30–,
Israel prohibió a los palestinos acercarse
a esas zonas so riesgo de perder la vida. Y
aunque no lo hubiera hecho, nadie confía
en la palabra de ese gobierno ni de sus fuer-
zas armadas. Los hechos dan la razón a los
desconfiados: ese mismo miércoles el go-
bierno israelí declaró un cese al fuego de
cuatro horas. En ese lapso atacó el merca-
do de Shojaiya, mató a 17 personas y dejó
a 200 heridas.
“Zona colchón”
Desde lo alto de uno de los edificios del ba-
rrio de Shojaiya se puede ver el estado en
que se encuentran las zonas centro y este
de ese vecindario después de los bombar-
deos israelíes. Lucen como si hubiera pasa-
do el equipo de demolición más grande y
torpe del mundo: manzanas enteras apla-
nadas, con capas uniformes de cemento
y fragmentos de metal; cerros caóticos de
ruinas deformes; altos pilares por aquí, pa-
vorosos cráteres de misil por allá; mantas,
colchones destripados y ropa a retazos dan
entristecidos toques de color a un paisaje
de destrucción.
No se trata de torpeza, sino de méto-
do. Destruidos los inmuebles e infraes-
tructura, es más fácil remover escombros
y limpiar el área. Tal es el objetivo de Is-
rael: impedir que estas regiones sean de
nuevo habitadas; limpiar el territorio de
seres humanos.
Así, el gobierno del primer ministro,
Benjamín Netanyahu, quiere establecer
la llamada “zona colchón”: a partir de su
frontera con Gaza, despejar tres kilómetros
hacia el interior de la Franja. Asegura que
ello es necesario para impedir que, desde
ahí, se construyan túneles que permitan la
infiltración de enemigos hacia Israel.
Lo que complica las cosas es que Gaza
es una franja de tan sólo seis kilómetros
de ancho, con un pequeño abultamiento
A
P

p
h
o
t
o

/

L
e
f
t
e
r
i
s

P
i
t
a
r
a
k
i
s
Gaza. Castigo indiscriminado
Tragedias
I NTERNACI ONAL
/ MEDI O ORI ENTE

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 47
J
ERUSALÉN.- Tras casi cuatro se-
manas de ofensiva militar en Gaza
parece que ninguna solución con-
tentará a todos los sectores de la
población israelí ni resolverá los problemas
que originaron esa operación.
Si el primer ministro israelí Benjamín
Netanyahu decide mantener la ofensiva e
intensificar el uso de la fuerza hasta terminar
con los túneles usados por los milicianos de
Hamas, Israel se verá inmerso en una larga,
internacionalmente impopular y costosa
operación militar.
Pero si acepta un alto el fuego sin cumplir
los objetivos planteados, quedará expuesto a
severas críticas internas que podrían abonar
el terreno para que la derecha más radical lo
saque del poder.
“La opinión pública en Israel está mos-
trando una posición fuerte y quiere que la
operación se extienda. La gente cree que
el gobierno debe resolver este problema
de una vez porque llevamos años sufriendo
los cohetes, los túneles y las amenazas”,
dice a Proceso el general retirado Yaacov
Amidror, exconsejero de seguridad nacional
de Netanyahu.
Aparentemente el primer ministro israelí
no buscaba un enfrentamiento en este mo-
mento y mucho menos tan largo, pero avivó
la tensión tras el secuestro y muerte de
tres jóvenes israelíes cerca de Hebrón, en
Cisjordania, al asegurar que el movimiento
islamista Hamas estaba detrás del crimen y
al prometer que lo haría pagar.
Días después los sectores más radica-
les de la heterogénea coalición de gobierno
en Israel comenzaron a calificar al jefe de
gobierno de “débil” y le llevaron a dar un
paso adelante y a lanzar finalmente una
ofensiva aérea en Gaza, zona bajo control
de Hamas.
Tras el descubrimiento de decenas de
túneles bajo la franja de Gaza, algunos para
esconder a los líderes de Hamas, otros
para contrabandear y otros para atacar a
Israel, llegó la ofensiva terrestre y la multi-
plicación del número de víctimas. La salida
ahora no parece fácil, una tregua estable
tarda en llegar y la presión internacional
parece no surtir efecto.
“Llevará meses limpiar completamente
Gaza de armas y arrestar a los terroristas y
será una sangrienta, larga y costosa opera-
ción. Por eso quienes toman las decisiones
dudan. Pero Netanyahu sabe que necesita
tiempo para localizar y destruir la mayor
parte de los túneles y nada lo detendrá
hasta conseguirlo. No vamos a aceptar
ningún alto el fuego que no contemple
la destrucción de estos túneles”, explica
Amidror, repitiendo casi palabra por palabra
el discurso de Netanyahu.
Desarmar a Hamas y destruir todos los
túneles bajo Gaza como si se tratara de
una ciudad subterránea son objetivos muy
ambiciosos que exigirían prácticamente
ir casa por casa y obligarían a una reo-
cupación israelí de la franja, una decisión
difícil de asumir y que sería cara en vidas
palestinas e israelíes.
Hasta el viernes 1, el número de muertos
palestinos en Gaza superaban los mil 400, la
mayoría de ellos civiles y más de 300 niños;
había 63 bajas militares israelíes, una cifra
muy superior a la de ofensivas precedentes
en la zona, como Plomo Fundido, lanzada
por tierra y aire durante tres semanas entre
2008 y 2009 y en la cual fallecieron 10 sol-
dados de Israel.
Casi 90% de la sociedad israelí apoya
la ofensiva y permanece unida detrás del
gobierno, pero comienza a estar descon-
certada ante el –para ellos– elevado núme-
ro de soldados muertos en combate.
“Ninguna muerte en esta guerra está
justificada. Los israelíes que viven cerca de
La encrucijada de Netanyahu
BEATRIZ LECUMBERRI
A
P

p
h
o
t
o

/

A
d
e
l

H
a
n
a
Civiles. Blancos militares
I NTERNACI ONAL / MEDI O ORI ENTE
48

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014
Gaza sufren los cohetes y los túneles, pero
la verdad no sé si la vía militar es la mejor
solución. No sé qué pensar”, afirmaba el
pasado martes Ishai Levy ante el féretro del
sargento Dor Dery, quien fue su alumno y
murió en la frontera con Gaza.
Más reservistas
Firme en su decisión de seguir adelante
con la ofensiva, Israel confirmó la semana
pasada que llamaba a filas a otros 16 mil
militares de reserva, con lo cual, el número
de movilizados llega a 86 mil. El viernes 1
una frágil tregua de 72 horas apadrinada por
la ONU y Estados Unidos volvió a fracasar
y Hamas e Israel se acusaron mutuamente
de no respetar el alto al fuego. Para agregar
más tensión al conflicto, un soldado israelí
fue secuestrado al sur de la Franja de Gaza,
lo que cambia el escenario de esta ofensiva.
“Los ciudadanos israelíes podrán
soportar estas bajas mientras el objetivo
de la ofensiva esté justificado. Los israelíes
hacen el servicio militar, saben que una
guerra nunca es fácil y que las muertes de
soldados son parte de las reglas”, explica a
Proceso Shlomo Brom, general de brigada
y miembro del Instituto para Estudios de
Seguridad Nacional de Tel Aviv.
Otro factor importante que pesará en
las decisiones de Netanyahu es el alto
costo económico de esta ofensiva, que su-
peraría ya los mil 700 millones de dólares,
según cifras publicadas en la prensa israelí
la semana pasada.
El lunes 28 Netanyahu se dirigió a sus
conciudadanos en tono solemne y firme.
Diez soldados acababan de morir en las
últimas 24 horas y el primer ministro pidió
“paciencia y determinación” al tiempo que
subrayó que la misión no terminará hasta la
desaparición de los túneles bajo Gaza.
“Destruir los túneles es el primer paso
necesario en la desmilitarización de la
franja de Gaza. Impedir que la organización
terrorista (Hamas) se rearme y desmilitarizar
Gaza son parte de la solución. La comuni-
dad internacional debe pedir esto de forma
explícita y en lugar de otorgar fondos que
internacional no sirvió para casi nada”,
apunta Amidror.
Mientras seguían las negociaciones
diplomáticas, la capacidad de resistencia
de Hamas ante uno de los mejores ejércitos
del mundo asombra a palestinos, israelíes
y extranjeros. Sus líderes recalcan que no
habrá tregua sin alivio del bloqueo de Gaza,
pues los más de mil 300 muertos de estas
últimas semanas habrán sido en vano y
será cuestión de tiempo para que haya una
nueva ofensiva. El hecho de tener ahora un
soldado israelí en su poder es un valiosa
carta que aumentará su capacidad de
negociación.
El número y alcance de los cohetes lan-
zados hacia territorio israelí se ha reducido
en los últimos 10 días, pero los túneles,
construidos durante años de aislamiento,
siguen apareciendo y ha habido hasta aho-
ra diversos intentos de infiltración de mili-
cianos del brazo armado de Hamas. Hasta
ahora esos pasadizos subterráneos, que
existían desde mucho antes de la ofensiva,
se han usado para atacar a militares y no a
civiles que viven en los kibutz y localidades
fronterizas con la franja.
“Hamas no ondeó la bandera blanca
en ofensivas precedentes y no esperamos
que lo haga ahora. La solución depende de
nosotros”, concluye Brom.
entran en la franja vía Hamas y sirven para
construir túneles, debe haber un monitoreo
y una supervisión”, pidió.
El hecho de que Netanyahu se refiriera
a una “supervisión” internacional no es
anodino. Desde el Ministerio de Relaciones
Exteriores israelí se estaría perfilando un
borrador de resolución que plantea utilizar
al Consejo de Seguridad de la ONU como
garante y podría poner fin a los enfrenta-
mientos, como ocurrió en la guerra con
Líbano en 2006.
Esta salida diplomática, cuyos detalles
se filtraron a la prensa israelí la semana
pasada, prevé lograr un acuerdo con países
como Egipto, Estados Unidos y algunos
Estados europeos, además de la Autoridad
Palestina, para encontrar un mecanismo de
desarme de Hamas, supervisar la entrada
a la franja de dinero y material de cons-
trucción y permitir el retorno de las fuerzas
leales a Mahmud Abás en los puestos de
frontera de Gaza.
“La cuestión es si se debe extender
esta operación o recurrir a un entendi-
miento internacional para aniquilar las
capacidades de Hamas. Puede ser algo
positivo que fuerzas extranjeras vengan
para desmilitarizar a Hamas, pero, ¿dónde
están? No veo a nadie dispuesto. Y Líbano
es un buen ejemplo de cómo una fuerza
en los límites con Egipto. De acuerdo con
la Oficina de Coordinación para Asuntos
Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus
siglas en inglés), esto implica arrebatarles
a los palestinos de Gaza 44% de su territo-
rio, el cual es ya de por sí bastante poco:
una franja de sólo 42 kilómetros de largo
(como ir del Zócalo de la Ciudad de Méxi-
co a la caseta de Cuautitlán) que hacina a
un millón 800 mil habitantes; una tira de
arena reseca, sin agua ni vegetación ni fá-
bricas. Más de la mitad de los habitantes
de Gaza son descendientes de refugiados
que vivían en lo que hoy es Israel y que
fueron expulsados de sus casas en 1948.
De manera recurrente el gobierno de
Netanyahu acusa a Hamas de amenazar a
los habitantes de Gaza para que éstos no
abandonen sus viviendas cuando el ejér-
cito israelí les ordena evacuar. Rimez tie-
ne otra versión: recuerda que su marido se
negaba a aceptar las exigencias que le hizo
una desconocida soldado israelí que llamó
al teléfono de su vivienda a las 3 de la ma-
ñana y les dio cinco minutos para levantar
de la cama a los niños y salir.
“Mi esposo gritaba que no, que era to-
do lo que teníamos, que por qué, y se en-
cerró en el baño. Yo corrí con mis hijos tan
lejos como pude, pero la fuerza del misil
que destruyó la casa nos derribó en la ca-
lle. Él murió adentro”, relata Rimez.
En clara violación de los convenios de
Ginebra, que establecen la obligación de
respetar a los civiles y sus propiedades, Is-
rael declaró objetivo militar toda construc-
A
P

p
h
o
t
o

/

D
a
n

B
a
l
i
l
t
y
Netanyahu. Dilemas

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 49
ción o espacio donde por alguna causa sos-
peche que se esconden, se han escondido,
se lanzan o se hayan lanzado cohetes que
llegan a su territorio.
También devinieron objetivo militar
los hogares de quienes son –o se sospecha
que son o alguien dice que son– miembros
de Hamas o alguna facción de la resisten-
cia palestina. Los inmuebles se bombar-
dean aunque los “sospechosos” ya no vi-
van allí, o aunque se trate sólo de uno de
los muchos departamentos de un edificio
donde habitan personas inocentes. Inclu-
so se atacan pese a que la persona jamás
haya habitado ahí: es suficiente con que
haya estado de visita.
El jueves 31 y debido a la pasividad que
ha mostrado la comunidad internacional
ante estos hechos, Navi Pillay, comisiona-
da del Consejo de Derechos Humanos de la
ONU, calificó los hechos como crímenes de
guerra. Incluyó en ellos no sólo los come-
tidos por Israel, sino también por Hamas,
grupo al que acusó de emplazar y disparar
cohetes dentro de zonas habitadas. Tam-
bién se dirigió a Estados Unidos, que ade-
más de proveer el armamento pesado que
se usa ahora en Gaza, destinó mil millones
de dólares para financiar el sistema defen-
sivo Cortina de Hierro, que protege eficaz-
mente a Israel contra esos cohetes, sin otor-
gar a los gazatíes “protección equivalente
contra el bombardeo” israelí.
Rabia, indignación…
En la “zona colchón” no hace falta escon-
der cohetes o ser de Hamas: la falta que
comete la población es, simplemente, es-
tar allí. Rimez niega que ella o su marido
hayan sido militantes de Hamas. Pero vi-
vían en Shojaiya, barrio condenado por Is-
rael a la destrucción, como lo están tam-
bién los asentamientos de Beit Hanoun,
Beit Lahiya y otros.
A sus 27 años, Remiz se quedó sin ma-
rido ni hogar, y con cuatro niños pequeños.
Llegó a la escuela de Jabaliya el viernes 18 y,
de inmediato, su hijita de dos años y medio
se llenó de ronchas en cara, espalda y pier-
nas. No hay quien la atienda porque los ca-
sos gravísimos se acumulan sin dar respi-
ro a los médicos.
Tampoco Ataf Rabe, de 25 años, ha con-
seguido que atiendan a su niña Sanaa, de
14 meses, que lleva tres días con fiebre y
dolor de pecho.
A
P

p
h
o
t
o

/

K
h
a
l
i
l

H
a
m
r
a
Tierra arrasada
Hospitales. Saturación
50

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014
Eso no es lo peor. La escuela de Jabali-
ya fue bombardeada.
Naciones Unidas asegura que transmi-
tió al ejército israelí las coordenadas de ese
centro educativo nada menos que 27 veces.
“No pudo ser una equivocación”, dijo Eric
Guiness, director de la ONU en Gaza. Pero
las fuerzas israelíes bombardearon la es-
cuela. Fue el sexto ataque en tres semanas
en contra de instalaciones de la organiza-
ción que funcionan como refugios.
Ataf y su esposo Rami dormían con Sa-
naa y su hermanito, Abdallah, en un rincón
de la escuela, afortunadamente a salvo de
las explosiones. Pero no de su estruendo.
“No me di cuenta de lo que estaba pasando,
sólo desperté encima de mis hijos –recuer-
da Ataf–. Había ruido y alaridos, pero yo só-
lo trataba de protegerlos con mi cuerpo”.
A las 5:15 de la mañana del miérco-
les 30, las fuerzas israelíes lanzaron cin-
co obuses contra la escuela, saturada con
3 mil refugiados. Uno cayó en la casa ve-
cina y, otro, en la calle. Los demás, en los
salones donde dormían decenas de fami-
lias. A las 9:00 horas rescatistas y volunta-
rios se llevaron a 19 personas muertas y
105 heridas. Quedaron frente a la puerta
una decena de caballos y burros destroza-
dos por la metralla, con los cráneos y los
vientres abiertos.
“Llevamos dos semanas aquí porque
Israel nos ordenó que evacuáramos”, re-
clama Rami. “¡Ahora nos ataca!”.
Sólo en la noche del martes 29 al miér-
coles 30 los bombardeos mataron a 43 per-
sonas e hirieron a cientos.
En el hospital Kemal Aduan, el prin-
cipal de la zona de Jabaliya, médicos y
guardias eran incapaces de establecer or-
den entre las familias enloquecidas por
la tragedia. Una madre peleaba a gritos
con varios hombres. Quería llegar hasta
su hijo para llevárselo. Los médicos le ha-
bían dicho que era necesario amputarle
un brazo.
Ni la condena de premios Nobel, inte-
lectuales y otros miembros de la sociedad
civil ni el profundo deterioro de la imagen
internacional de Israel (lo que se ha tra-
ducido en un incremento de los ataques
racistas contra judíos), ha conseguido que
el ejército modere su actuación. Ni siquie-
ra que respete sus propios ceses al fuego,
como ocurrió la misma tarde del fatídico
miércoles 30, cuando anunció que habría
uno cuya vigencia sería de las 15:00 a las
19:00 horas.
Muchas personas aprovecharon para
salir de sus escondites y aprovisionarse
con lo que pudieran encontrar. A las 18:00
horas varios proyectiles golpearon el mer-
cado de Shojaiya, hiriendo a los viandan-
tes. Diez minutos más tarde, cuando un
grupo de personas se había acercado para
ayudar, se produjo un nuevo ataque. La tác-
tica de lanzar una bomba y, minutos des-
pués, lanzar otra en el mismo sitio, es usa-
da por grupos terroristas para provocar el
mayor número de víctimas.
Pero en este caso el golpe fue triple.
Grupo de personas se congregaron en el in-
mueble impactado para rescatar los cuer-
pos de personas heridas y muertas. Algu-
nos periodistas también llegaron. Y les ca-
yó un bombardeo más.
Antes de las 19 horas una multitud pe-
leaba por entrar a la morgue del hospital
Shifa, el más grande de Gaza. En los ros-
tros había lágrimas, rabia, indignación.
Muchos todavía no podían creerlo. El pa-
ramédico Moaez al Baba se sentó en su
ambulancia a llorar. Sostenía el único re-
cuerdo que le quedaba de su mejor ami-
go, Rami Rayan, camarógrafo de la agencia
Palestinian Media Network: el casco azul
con las letras TV. Ese casco y su chaleco
antibalas marcado con la palabra “PREN-
SA” lo identificaban como periodista. Te-
nía 24 años. Junto con él perecieron 16
personas más en el mercado. Y hubo unos
200 heridos que terminaron por colapsar
el sistema médico de Gaza.
I NTERNACI ONAL / MEDI O ORI ENTE

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 51
B
ERLÍN.- En mayo de 2013 la es-
tadunidense Laura Poitras rea-
lizaba en esta ciudad un docu-
mental sobre las prácticas ile-
gales de los servicios secretos
de su país, cuando recibió un
correo electrónico de un desconocido que
le ofrecía información en torno al tema.
Poitras contactó a su compatriota Ja-
cob Appelbaum, activista y especialista
en seguridad informática, para verificar la
seriedad del informante, un consultor tec-
nológico llamado Edward Joseph Snow-
den, quien había trabajado para las agen-
cias estadunidenses de Inteligencia (CIA)
y Nacional de Seguridad (NSA).
Una semana después de haber recibido
aquel correo, Poitras viajó con el periodista
inglés Glenn Greenwald a Hong Kong para
reunirse con Snowden. Los tres prepararon
una entrevista con él y la difusión en junio
de 2013 de los documentos que éste tenía y
que revelaron los programas estaduniden-
ses de espionaje masivo a gobiernos y ciu-
dadanos de todo el mundo.
En paralelo se empezó a crear una red
de apoyo internacional en torno a Snow-
den, la cual fue fundamental para que és-
te, desde Hong Kong, pudiera filtrar la in-
formación que poseía y mantenerse a sal-
Desde junio de 2013, cuando Edward Snowden filtró los
documentos que evidenciaron el espionaje estadunidense
en todo el mundo, una red de hackers, abogados y activis-
tas empezó a tejerse en torno suyo para brindarle apoyo
económico, político y legal. Ese grupo tiene sus principa-
les cuadros en Alemania, donde trabajan para que Rusia
renueve el asilo a Snowden y al mismo tiempo solicitan se
le permita ir a Berlín a declarar ante el Parlamento.
YETLANECI ALCARAZ
vo de la furia de Washington. También se
le consiguió asilo en Rusia.
Esa red está asentada en Berlín, don-
de viven cuatro de las cinco personas que
hicieron posible la difusión pública de los
documentos en poder de Snowden y tam-
bién le ayudaron a evitar la suerte del sol-
dado estadunidense Bradley Manning,
quien hoy purga una condena de 35 años
por filtrar documentos confidenciales de
Washington.
Círculo cercano
Poitras es el eslabón más conocido de la
red de Snowden. Desde antes de que ex-
plotara el escándalo del ciberespionaje
ella había decidido vivir en Berlín pues,
según ha declarado, en Estados Unidos no
hay seguridad para realizar su trabajo.
En colaboración con el semanario Der
Spiegel, con el apoyo de Appelbaum y con
los documentos aportados por Snowden,
Poitras ha publicado desde Berlín una se-
rie de textos que aportan detalles sobre los
alcances del espionaje estadunidense en
el extranjero, especialmente en Alemania.
Por su parte Appelbaum tiene una lar-
ga relación con Alemania. Como activista
y especialista en seguridad informática, el
joven participa en los congresos del Chaos
Computer Club (CCC), la mayor y más im-
portante asociación de hackers de Europa,
con sede en la capital alemana.
En uno de esos congresos, en 2006,
Appel baum conoció a Julian Assange, fun-
dador de WikiLeaks. A partir de esa relación,
aquél asegura que se convirtió en objetivo
de los servicios secretos estadunidenses.
Más aún, desde hace años también for-
ma parte del proyecto Tor, el cual busca el
anonimato en internet y donde trabajan
diversas fundaciones y especialistas como
él para desarrollar un software que permi-
ta a los usuarios navegar en la web sin ser
ubicados.
Fue Appelbaum el primero en quien Poi-
tras se apoyó para verificar la autenticidad
y credibilidad de Snowden. Y es él también
una de las pocas personas con acceso a los
documentos originales en poder del exana-
lista. Además su conocimiento informático
ha sido decisivo para que los periodistas los
entiendan y descifren.
Luego de la revelación del escándalo
de la NSA, Appelbaum decidió exiliarse en
Berlín. Antes iba regularmente a Estados
Unidos, pero en cada uno de sus viajes los
La sólida
red alemana
de Snowden
I NTERNACI ONAL / ALEMANI A
52

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

agentes estadunidenses lo detenían, lo so-
metían a largos interrogatorios y le decomi-
saban documentos y aparatos electrónicos.
El círculo cercano de Snowden se com-
pleta con su “salvadora”: Sarah Harrison,
inglesa de 32 años quien se encargó de
gestionarle las solicitudes de asilo.
Harrison aterrizó en Berlín a finales de
2013 justo después de haber acompaña-
do a Snowden en su vuelo de Hong Kong a
Moscú y de haber pasado con él 40 días va-
rados en el aeropuerto de la capital rusa.
En un artículo publicado en el dia-
rio The Guardian en marzo de este año, Ha-
rrison asegura que el gobierno de su país,
Gran Bretaña, la considera una amenaza y
no puede volver a su patria por sus vínculos
con WikiLeaks y Snowden.
Ella es también una de las personas
más cercanas a Assange, con quien traba-
ja desde 2009, cuando ingresó como prac-
ticante en el Centro para el Periodismo de
Investigación de la Universidad de la Ciu-
dad de Londres.
En Berlín, Harrison, Poitras y Appel-
baum quieren mantener un perfil bajo, le-
jos de la lente pública. No obstante han re-
cibido el cobijo del CCC, especialmente de
un antiguo miembro de su junta directiva:
Andy Müller-Maguhn.
En 2012 Müller-Maguhn publicó en
coautoría con Assange y Appelbaum, el li-
bro Cyberpunks. Libertad y futuro en internet.
Él ha llevado a Harrison a los congresos del
CCC y la introdujo al cerrado submundo de
los hackers berlineses.
El pasado 11 de junio Poitras, Appel-
baum, Müller-Maguhn y Harrison coinci-
dieron en el escenario de la legendaria Sala
de Espejos del Clärchensballhaus, de Ber-
B
o
b
b
y

Y
i
p

/

R
e
u
t
e
r
s
T
h
o
m
a
s

P
e
t
e
r

/

R
e
u
t
e
r
s
Parlamento alemán. Comisión especial

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 53
lín. El motivo: la presentación de la Funda-
ción Valor, que presidirá la británica y pre-
tende brindar apoyo jurídico y financiero a
todo aquel que decida revelar ante la opi-
nión pública, mediante datos, los secretos
de la seguridad de los Estados. El primer
beneficiado: Snowden.
Entre los asistentes estaba el secreta-
A
F
P

p
h
o
t
o

/

D
p
a

/

S
t
e
p
h
a
n
i
e

P
i
l
i
c
k
Harrison. “Salvadora”
B
ERLÍN.- Espionaje con espionaje se
paga. Tal es por lo pronto la res-
puesta con la cual Alemania zanja el
complicado escándalo de vigilancia
masiva, práctica que desde hace años Es-
tados Unidos aplica con los alemanes y su
gobierno.
Todo comenzó el año pasado cuando
documentos de la Agencia de Seguridad
Nacional de Estados Unidos –filtrados por
Edward Snowden– revelaron que la inteli-
gencia estadunidense vigilaba no sólo las
comunicaciones de millones de ciudadanos
alemanes sino también el teléfono celular
de la canciller Angela Merkel. Y pese a las
revelaciones, ese espionaje no cesó. A
principios de julio se supo del caso de dos
trabajadores alemanes quienes, incrusta-
dos en el gobierno de su país, reportaban
para el de Barack Obama.
El escándalo puso en evidencia a
Estados Unidos pero también en aprietos
al gobierno alemán que, ante la presión de
unas indignadas opinión pública y clase
política, debió reaccionar.
Primero, en un acto más bien simbólico,
lo hizo pidiéndole al jefe de la Agencia Cen-
tral de Inteligencia (CIA) en Berlín abandonar
el país. En realidad ese funcionario estadu-
nidense poco tenía que ver con el asunto,
pues más tarde se supo que uno de los
espías confeso (el otro niega todas las acu-
saciones) servía para los agentes estaduni-
denses en Austria y no en Alemania.
Y el lunes 28, en una entrevista en
cadena nacional, el ministro de la Canci-
llería alemana, Peter Altmaier, confirmó lo
publicado por diversos medios: Berlín am-
pliaba su observación también a Estados
de Occidente considerados amigos.
En una medida acordada por la Cancille-
ría junto con los ministerios del Interior y del
Exterior, ahora la Oficina Federal de Pro-
tección a la Constitución alemana no sólo
tendría en la mira a China, Rusia e Irán sino
también a amigos como Estados Unidos y
Gran Bretaña. Eso sí, limitado a su objeti-
vo específico de proteger la integridad del
ordenamiento legal del país, el contraespio-
naje sólo será dentro de territorio alemán.
Además la administración encabezada
por Merkel confirmó que pondrá en prác-
tica otras medidas de protección contra el
espionaje estadunidense. La primera está
ya en marcha y fue la compra y distribución
entre los funcionarios de alto nivel de su
Alemania-EU: conflicto entre fisgones
YETLANECI ALCARAZ
gobierno de tres mil teléfonos codificados
que protegerán o harán mucho más difícil
de intervenir las comunicaciones.
Historias de espías
La primera semana de julio la Fiscalía Ge-
neral alemana reveló la captura de un espía
que desde el Servicio Secreto Alemán
(BND) servía a Estados Unidos: Markus R.,
de 31 años.
En su declaración Markus aportó datos
que poco a poco se han ido colando a la
prensa: que su contacto estadunidense
no estaba en Berlín sino en Viena y era en
Salzburgo (Austria) donde se reunía con
dos agentes de la CIA para entregar infor-
mación y recibir su pago.
Que este pago osciló entre 10 mil y 15
mil euros a cambio de unos 200 docu-
mentos confidenciales del BND, entre los
cuales había algunos sobre el trabajo de la
Comisión Especial del Parlamento, la en-
cargada de investigar el espionaje a Merkel.
Markus trabajaba en el archivo del
Departamento de Misiones en el Extranjero
del BND, área responsable de la comu-
nicación con los espías alemanes en el
rio general del Centro Europeo por los De-
rechos Constitucionales y Humanos, Wolf-
gang Kaleck, quien también desde febrero
de este año asumió la defensa legal en Ale-
mania de Snowden y trabaja para conse-
guirle aquí el derecho de permanencia.
“Esta fundación es importante para los
Snowden de mañana. Tenemos que cons-
truir una organización preparada para pro-
teger a la próxima persona que revele asun-
tos. Y las armas más importantes para ello
son la solidaridad y la publicación de las in-
formaciones”, dijo Harrison ese día.
Las ventajas de Berlín
No es casual que sea Alemania la na-
ción donde se encuentre la principal red
de apoyo a Snowden. La sociedad de es-
te país es muy sensible respecto al dere-
cho a la privacidad. Las revelaciones sobre
el espionaje estadunidense –en complici-
dad con otros gobiernos, incluido el ale-
mán– provocó enojo e indignación entre
la población.
Además en Alemania las leyes protegen
especialmente a las fuentes de información
y los tribunales dan prioridad a los dere-
54

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

chos de los ciudadanos sobre la seguridad.
A diferencia de países como el Reino Unido,
aquí la policía no puede obligar a una per-
sona a declarar para incriminarse. Los ser-
vicios secretos alemanes tampoco pueden
exigirle a un medio que destruya dispositi-
vos informáticos, como le pidió la inteligen-
cia británica a The Guardian.
Y en Alemania tampoco es delito orga-
nizar colectas de apoyo a favor de Snow-
den, como podría serlo en Estados Unidos.
Por otra parte el asilo que Rusia brin-
dó a Snowden durante un año concluyó el
viernes 1. Hasta el 31 de julio las autori-
dades rusas no se habían manifestado en
torno a la solicitud que la defensa del exa-
nalista presentó para ampliar y cambiar a
permanente su asilo político.
Eso no significa, sin embargo, que será
echado del país cuando el permiso expire.
“Snowden ya presentó la solicitud pa-
ra continuar bajo la protección de las au-
toridades rusas, y hasta que éstas no to-
men una decisión al respecto, él no saldrá
del país. Ello hace que su estatus sea inse-
guro y, por tanto, todo el apoyo posible es
muy importante”, comentó a Proceso una
fuente cercana a su defensa en Alemania.
A
P

p
h
o
t
o

/

M
i
c
h
a
e
l

S
o
h
n
Merkel. Contraespionaje
extranjero y del contacto con los servicios
secretos de otros países. De momento está
en prisión preventiva y pese a sus decla-
raciones deberá someterse a un dictamen
–solicitado por su defensa– para valorar su
estado mental. El semanario Der Spiegel
reveló que además tendría alguna “disca-
pacidad”, secuela de una vacuna que le
aplicaron al año de edad en la desapareci-
da República Democrática Alemana.
Apenas habían pasado unos días desde
que se había revelado el nuevo caso de
espionaje estadunidense cuando salió a la
luz la presunta existencia de otro, ahora en
el Ministerio de Defensa alemán.
Integrantes de la Oficina Federal de
Investigación Criminal y un fiscal federal
interrogaron a un funcionario asignado al
Departamento de Política de Seguridad del
ministerio por serias y fundadas sospechas
de espiar para Estados Unidos. Se trata de
Leonid K. de 37 años.
Trascendió que desde hacía meses el
Servicio de Contraespionaje alemán tenía
en la mira a Leonid al haber detectado una
serie de encuentros sospechosos entre él y
una persona identificada por los alemanes
como espía estadounidense.
En entrevista con el periódico Süddeuts-
che Zeitung, el presunto espía negó todas
las acusaciones. “No soy un traidor (…)
Amo a mi país, soy leal y nunca traicionaría”,
aseguró. Según fuentes del diario, Leonid
entregó información entre el verano de 2012
y febrero del 2014 a “terceros no autoriza-
dos” sobre actividades del ejército alemán
en la OTAN. Se piensa que su contacto es
el estadunidense Andrew M., de 52 años, a
quien Leonid conoció en una misión en Ko-
sovo en 2008 y con quien desde entonces
entabló una estrecha amistad.
Y justo eso argumentó en la entrevista:
“Soy inocente. Se trata de un malentendi-
do en relación con una amistad”.
Lo cierto es que el permanente es-
pionaje, además de indignar al gobierno
de Merkel lo coloca también en la difícil e
incómoda situación de protestar pero, al
mismo tiempo, continuar con la estrecha
e importante relación entre Alemania y
Estados Unidos.
La agenda de ambas naciones se ha
visto inalterada y así seguirá pese al escán-
dalo. La propia Merkel lo señaló así. Y es
que hay temas para los cuales inevitable-
mente Alemania y Estados Unidos tienen
que trabajar como equipo. Por ejemplo el
conflicto entre Israel y Hamas, la contrao-
fensiva en Irak contra las fuerzas del Esta-
do Islámico, el diálogo nuclear con Irán, el
conflicto en el este ucraniano y las negocia-
ciones del Tratado de Libre Comercio entre
Estados Unidos y la Unión Europea.
Pero el apoyo no le ha faltado. En un
año Snowden ha recibido siete premios in-
ternacionales –cinco de ellos provenientes
de Alemania– por su valor cívico y labor a
favor de la transparencia.
Destacan el Premio Internacional Whist-
leblower 2013 que otorga la Asociación de
Científicos Alemanes junto con Transparen-
cia Internacional y la Asociación Internacio-
nal de Abogados contra las Armas Nuclea-
res; el Premio al Valor Civil 2014, que otorgan
artistas, intelectuales, periodistas y ciuda-
danos de la capital alemana; el Fritz-Bauer
2014 concedido por la fundación alemana
Humanistische Union, instaurado en honor
al fiscal y juez alemán iniciador de los jui-
cios de Auschwitz; y el Sam Adams 2013 de
parte del grupo Asociados por la Integridad
en la Inteligencia, formado por extrabajado-
res, ahora pensionados, de la CIA.
Además fue nominado al Premio Nobel
de la Paz y su candidatura fue impulsada
por el antiguo ministro de Medio Ambien-
te noruego Snorre Valen y por el diputado
del Partido Verde Alemán, Hans-Christian
Ströbele.
De hecho Ströbele es uno de los polí-
ticos alemanes más comprometido con
el caso Snowden. Este miembro del Parla-
mento desde 1998 integra la Comisión Es-
pecial que investiga el caso de espiona-
je de la NSA. El pasado 31 de octubre viajó
a Moscú y se reunió tres horas con Snow-
den, quien ahí le entregó una carta dirigida
al Bundestag en la cual expresó su disposi-
ción para declarar ante la comisión que in-
vestiga aquel tema.
Ante la negativa del gobierno alemán
para que Snowden viaje a Berlín a decla-
rar, la oposición de los verdes y la izquier-
da amenazó con recurrir al Tribunal Cons-
titucional Federal, la máxima instancia
judicial del país.
“Snowden recibirá la posibilidad de
viajar a Berlín para el interrogatorio ante
la Comisión Especial del Bundestag y el go-
bierno federal tendrá que otorgarle un per-
miso de residencia y protección adecua-
da. Y no lo hará voluntariamente, pero el
Tribunal Constitucional Federal lo obligará
cuando los verdes y la izquierda en el Par-
lamento presenten (este mes) un recurso
de inconstitucionalidad contra el gobier-
no”, asegura a Proceso Christian Busold,
consejero político y legal del grupo parla-
mentario verde.
I NTERNACI ONAL / ALEMANI A

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 55
56

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

resurrecciones
José Revueltas
Las cuatro
de
Las Islas Marías
E
l 7 de noviembre de 1929, de la imprenta Vargas Rea
en Santo Domingo sale un contingente de comu-
nistas. La existencia de su partido está prohibida
y, a pesar de que sus miembros son clandestinos,
van repartiendo una hoja de propaganda –Barbe-
chando– que escribe Juan de la Cabada. El joven
José, de 14 años, ayuda en la confección de otra hoja volante, El
Mauser, hecha para los cuarteles. Cuando el contingente llega
al Zócalo, un trabajador ferrocarrilero del que sólo sabemos el
apellido –Guzmán– toma una bandera rojinegra y la iza en el
asta. De inmediato, los soldados de Palacio Nacional corren a
detener a los manifestantes, acusados de “motín y sustitución
del lábaro patrio”. Revueltas cae en la cárcel por primera vez:
en la correccional cumplirá los 15 años de edad.
En 1932, Revueltas será llevado al penal de Islas Marías
por organizar una huelga entre los trabajadores de la cigarre-
ra del Buen Tono. Llega a un archipiélago de cárceles donde
la madre Conchita Acevedo de la Llata, la que conspiró para
que José de León Toral asesinara al presidente reelecto Álvaro
Obregón, convive con el director del penal, Francisco J. Múji-
ca. Una católica radical y un cardenista radical; una fanáti-
ca cristera y el autor del artículo 123 constitucional, sobre los
derechos de los trabajadores: las dos caras del México de los
treinta. Por su afición a la lectura y al ajedrez, José Revueltas
es nombrado encargado de la biblioteca y ahí empieza su vo-
racidad por los libros dominada por tres intereses: la novela
rusa, las religiones y la filosofía. Esa tríada hegeliana domi-
nará su producción literaria. Su pensamiento oscilará entre
la inexistencia de Dios y el dolor de lo humano. En prisión
concibe una novela sobre el encierro, El quebranto.
Tras ocho meses un barco lo abandona en el puerto de
Mazatlán “como un montón de basura”. Es un Revueltas des-
calzo, pestilente, con la camisa agujerada y fiebre palúdica.
Lleva un atado de lo que es un tesoro en la cárcel: ropa, una
taza, un plato, ocho pesos y “un salvoconducto para el reo
1374”. Bajo el brazo, su primera novela. Al llegar a una tien-
da de abarrotes donde los dueños creen que es un asaltante,
Revueltas se desmaya. Despierta en un sótano en el que la si-
lueta de una mujer recortada por un halo de luz le seca el su-
dor y le da de beber sopa de pescado.
“La recuerdo en fragmentos, en pedazos de ella, en vo-
ces suyas desamparadas hasta el extremo más infeliz. Echa-
da sobre mi hombro gemía en una protesta sorda y rabiosa
contra mí, igual que si con toda su alma anhelara mi muerte.”
Esta mujer, cuyo nombre Revueltas nunca supo o no re-
cuerda, será el origen de todos sus personajes femeninos:
fuertes, compasivos y desdichados. El tema de esta especie
de ángel brotará en las novelas y también en las confesiones
autobiográficas. Unas veces es una prostituta de la calle de
Santa Veracruz, en el centro de la Ciudad de México, que se
llama Luz y que “el partido me prohibió seguir viendo”. Otras,
una mujer salvaje, de cantinas, que le llevará serenatas en
cada una de las tres lunas de miel de sus matrimonios. “En
todo caso”, dirá en una entrevista de 1970, “yo veo a las mu-
jeres, a las prostitutas, a las borrachas, a las ladronas, sólo en
calidad de espías de la divinidad”.
De Mazatlán a la casa familiar en la Ciudad de México, en
Delicias y San Juan de Letrán, Revueltas se gasta los últimos
pesos en una cantina de Guadalajara. Cita siempre la máxi-
ma de Rubén Darío: “Bebo poco pero con severidad”. Al subir
al tren, desorientado y trastabillante, el atado de su primera
novela rompe la cuerda y se desbalaga por las vías. Nublado,
desconcertado, se lanza a recoger sólo unas cuantas hojas: “El
quebranto se había convertido, por obra del azar, en un cuento”.
Será sólo nueve años más tarde, en 1941, que su primera
novela, Los muros de agua, vea la luz. Una novela no simple-
mente sobre el encierro, sino de lo que éste tiene de metáfora
emocional y política de la vida: “Donde la libertad se configu-
ra más cabalmente es en la cárcel porque reduce al individuo
a su pura dimensión imaginaria”.
Para la publicación de su segunda novela, El luto humano
(1943), Revueltas se ha convertido en un escritor de la posrevo-
lución: el que no muestra ya a los generales y a las tropas –el
cine mexicano ya lo había explotado hasta el cansancio–, sino
que busca el abismo en el México de la reconstrucción. Como
todo autodidacta –del Colegio Alemán de la Ciudad de Méxi-
co pasa a una escuela oficial en la que sólo cursa el primero
de secundaria– desarrolla una teoría literaria propia: el realis-
mo dialéctico. En El luto humano, sobre un desastroso plan de
riego del gobierno de Abelardo L. Rodríguez que termina en un
diluvio bíblico, y a cuyas víctimas Revueltas conoce en las Is-
las Marías, hay ya una formulación: “Las circunstancias son el
material del historiador. Las situaciones son del novelista. La
historia es terca y el novelista es insistente”. La inundación y
FABRIZIO MEJÍA MADRID
ENSAYO

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 57
la pequeñez humana ante el desastre natural, que es también
moral, se convierten en las circunstancias de El luto humano,
pero el realismo dialéctico de Revueltas toma a la situación
como algo más orgánico y filosófico: “Se trata de hacer brotar
las pasiones desde la estructura misma del lenguaje hacia la
superficie de la anécdota”. De su conocimiento profundo de la
dialéctica, Revueltas extrae formas artísticas donde los cabos
opuestos crean una síntesis pero no necesariamente positiva:
“El luto humano es que, al enfrentarse los conflictos, hay una
probabilidad de que la superación sea que todo termine sumi-
do en la brutalidad”.
Esa será la tesis de su siguiente novela, Los días terrena-
les (1949), que provocó la condena del Partido Comunista, del
que Revueltas sería expulsado dos veces, junto con Diego Ri-
vera, en el mismo dictamen. La estructura narrativa es un
diálogo de sordos entre un burócrata del partido y un joven
que fracasa en evitar la represión en una huelga campesina
en Acayucan, Veracruz, donde Revueltas había participado
en labores de educación política por parte del partido. Nue-
vamente, el método revueltiano busca una vuelta de tuerca a
la realidad: “Los escritores no vivimos la vida de forma exis-
tencial, sino de manera literaria. El horror cotidiano siempre
puede ser sustento de una buena narración”.
Su novela trajo consigo consecuencias políticas. Las críticas
de Enrique Ramírez y Ramírez acusándolo de traición al comu-
nismo obligaron a Revueltas a una actitud que él hubiera califi-
cado de dialéctica y otros de redentora: sin saber si las críticas
a Los días terrenales eran justas o no, decide retirar el libro del
mercado hasta “no analizarlo en sus dimensiones”. Más de 20
años después, en 1972, le dice a un reportero que el análisis ha
terminado: “Ahora quiero que todas mis obras sean publicadas
bajo ese título: Los días terrenales”.
Ha pasado por una crítica cruen-
ta de su obra desde el seno mismo
de la burocracia del Partido Comu-
nista, no sólo a sus novelas sino a
sus obras de teatro (El cuadrante de
la soledad sufrirá un atentado incen-
diario de las mismas manos anóni-
mas que asesinaron en Coyoacán a
León Trotski) y hasta a los guiones
de cine de los que él abjura por con-
siderarlos “alimenticios”, la misma
palabra que usaba Luis Buñuel en
sus tratos con un Ismael Rodríguez
que pedía “finales felices” para cada
una de sus películas.
Pero, para los inicios de los
años cincuenta, José Revueltas ha
extraído casi todas las lecciones,
no de filosofía o religiones o de la
narrativa rusa, sino de su principal
experiencia literaria: la militan-
cia y la cárcel. De la primera pre-
gunta a los 16 años en la Biblioteca
de México, tras la muerte de su
padre que ha dejado en bancarro-
ta a la familia de un músico (Silves-
tre), un pintor (Fermín) y una actriz
(Rosaura), al argumento final del
personaje de Gregorio en Los días
terrenales, hay una ruta de Revuel-
tas del materialismo al existencia-
lismo. La primera pregunta, claro,
es sobre la existencia de Dios. Revueltas responde con un ma-
terialismo contundente: “No existe Dios más que en el hom-
bre”. La segunda pregunta, tras una militancia siempre crítica
en la izquierda mexicana, la prisión y las represiones a los mo-
vimientos sociales: “Lo que más ha perjudicado al marxismo
es que se le ha tomado como religión”. La tercera, en Los días
terrenales, no será ya una pregunta sino una ética que sinteti-
za dialécticamente las dos anteriores: “La vida es algo muy lle-
no de confusiones, algo repugnante y miserable en multitud
de aspectos, pero hay que tener el valor de vivirla como si fue-
ra todo lo contrario”.
El partido
“En una novela, uno tiene que recordar lo que no existe”, es-
cribe en sus apuntes luego de publicar Los motivos de Caín en
1958, una de las primeras novelas en las que se trata el tema
de la división de México a ambos lados de la frontera con Es-
tados Unidos. Son años en que el Grupo Hyperión de Luis Vi-
lloro y Jorge Portilla trata de introducir el existencialismo en
el país. En que el psicoanalista Santiago Ramírez y el poeta
Octavio Paz tratan de delimitar lo que es ser mexicano. Re-
vueltas aportará sus aforismos siempre en entrevistas en sus
casas –nunca tuvo un domicilio fijo–: “México es como el mar.
Lleno de silencios y de gritos. Débil y, al mismo tiempo, con
una fuerza extraña. Creo que es natural que la religión cató-
lica del mexicano sea triste, desgarradora y llena de nostal-
gia, pues se trata de una fe destinada a sustituir algo que se
ha perdido y que ya no se sabe qué es”.
Pero 1958 es un año crucial en las luchas obreras del Mé-
xico harto de la burocracia del Partido Único. El País de la Re-
volución Mexicana ha terminado
en la nada que relata un hijo bas-
tardo que va en busca de su pa-
dre fantasmal (Pedro Páramo, 1955)
y la narrativa comenzará a her-
vir en relatos y estructuras que
tratan de dar cuenta de un va-
cío existencial que ha dejado
una matanza revolucionaria cu-
yas únicas promesas fueron cum-
plidas 20 años antes, durante el
cardenismo. Lo que vino después
ya no es una revolución sino su
contrario, como le gustaba decir
a la dialéctica materialista. Es en
esos años que los escritores se
involucran en las luchas obreras,
en especial en el movimiento fe-
rrocarrilero de Demetrio Vallejo.
Todavía resuena la anécdota de
la huelga de hambre frente al Pa-
lacio de Bellas Artes que contaba
Carlos Monsiváis:
“José Emilio Pacheco, Sergio
Pitol, Luis Prieto y yo tratamos de
ayunar para que dejaran libre a
Vallejo, pero Benita Galeana, pre-
textando que éramos muy chicos
para tales sacrificios, nos tentó con
unos chocolates y fracasamos ro-
tundamente en nuestra misión.”
Revueltas, un marxista, re-
pensará el papel del Partido Co-
58

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

munista en la organización de los obreros. El resultado de su
reflexión se entiende desde el título: Ensayo de un proletariado
sin cabeza. “Históricamente inexistente”, la supuesta vanguar-
dia leninista de la clase obrera había fracasado en México en
el movimiento ferrocarrilero, dejado a su suerte para una re-
presión brutal y generalizada que, con el encarcelamiento de
cientos de trabajadores, refrendó el lema del Partido Único:
dentro del partido, nada; fuera del partido, la cárcel.
Para la década de los sesenta, Revueltas ha sido expulsa-
do de nuevo y definitivamente del Partido Comunista y aho-
ra ha fundado su propia organización, la Liga Espartaco. Va
a Cuba, a San Antonio de los Baños, a ayudar en la enseñan-
za de guiones cinematográficos, se enamora, tiene otro hijo,
se viste de miliciano y concibe su quinta novela, Los errores.
“Cuba”, escribe, “es una Revolución en estado atávico. Ha em-
pezado por las palabras: esto es agua, esto es viento. Es por
ello que decidí con Omega traer una criatura a este nuevo
mundo”. A su regreso a México, uno sólo puede imaginar el
nivel de relajo en el que Revueltas se había metido. Una car-
ta de la dirigencia de su propio partido, la Liga Espartaco, fe-
chada en enero de 1962, es apenas un indicio:
“El Comité Central de la Liga Leninista Espartaco, al que
usted pertenece, ha decidido enviarle esta carta consideran-
do que su falta absoluta de militancia en su célula, en el Co-
mité y en el Secretariado, su falta de responsabilidad al citar
a reuniones en su casa, a las que falta, desorganizándolas
con su inasistencia o el de su ingreso a la Marina, versión
propalada por usted mismo, han provocado una situación de
desconcierto y confusión que no puede prolongarse por más
tiempo y amerita, desde luego, una explicación de su parte.”
Lo expulsarían en 1963 del partido que él mismo había
fundado.
Se ha convertido en un trashumante: desalojado de Hol-
bein 191, ahora se queda en casas de amigos por unas sema-
nas y luego emprende de nuevo la huida. Escribe todos los
días cartas a sus hijos, a sus mujeres, a sus amantes, y busca
la forma de beber gratis. En casa del dibujante Héctor Xavier,
Revueltas le propone convencer al español de los ultramari-
nos de la esquina que les regale una botella de ron a cambio
de ver un “acto trascendental”. Cuando Xavier vuelve con el
abarrotero, lo que ven es a Revueltas acostado, envuelto en
una sábana y rodeado de veladoras. Por supuesto, el comer-
ciante no les regala nada.
Es en esos años, previos a 1968, que Revueltas comienza a
practicar el método de escribir durante 72 horas y, luego, dor-
mir 52. “Reconozco que mi método es pésimo pero no me gusta
dejar el impulso trunco”. Por un aviso de infarto en 1951, se su-
pone que tiene prohibido beber alcohol o café y fumar. Pero los
tres vicios le son necesarios: escribe con tabaco y café y usa el
alcohol para dormir. Son los años de los cuentos. Dormir en tie-
rra es celebrado por El Indio Fernández como “la verdadera sus-
tancia de lo que debería ser el cine de México”. Pero Revueltas
descree de toda crítica: “Según la crítica literaria mexicana yo
debería de elegir entre ser un político o ser un escritor. ¿Qué
clase de escritor? Ellos quisieran un literato puro. ¿Qué clase de
político? Ellos quisieran un político conforme”. Escribir se le ha
convertido en una “libertad desesperada”, en una “afirmación
intrépida de la libertad”, “en el impulso de abrazar un vacío”.
Descree, también, del ambiente literario de esos años: “No me
diga intelectual. Soy un escritor. En México ser intelectual es ser
un auxiliar en una oficina contigua a la de un político”.
En la víspera de 1968, Revueltas está enfrentado a todo y
a todos: a los comunistas, a los espartaquistas, al mundillo
literario, al del cine, al PCUS y al PRI. Revueltas es un puen-
te entre la literatura y la vida, entre la militancia del porve-
nir y el arte, entre la existencia y la duda. Al final de 1967 dirá
a un reportero: “Amar la vida es de canallas. Hay que amar
la muerte, pero no pensando que la vida es una propiedad
privada, sino pensándola como una condición de todos los
hombres. Yo la abrazo”.

El 68
La mañana del 13 de febrero de 1987 apareció este grafiti en
la primera huelga estudiantil desde 1968: “Ay José, cómo me
acuerdo de ti en estas Revueltas”. Estaba pintado con espray
blanco sobre el letrero de la Facultad de Filosofía y Letras de
la Universidad Nacional. Sus lentes severos, su piocha a la Ho
Chi Minh, la greña volando arriba de su esqueleto se nos apa-
recían en la Facultad por las noches. Para el 20 de noviembre
de ese año, con la huelga victoriosa, los estudiantes devela-
mos una placa en el Aula Magna, bautizándola con el nom-
bre del escritor. José Revueltas había vivido en ese salón de la
Universidad en los días del conflicto de 1968. Ahí, rodeado de
libros, periódicos, una máquina de escribir, desplegados co-
rregidos y vueltos a corregir, tenía dos carteles: la famosa si-
lueta del Che Guevara tomada por Alberto Korda y una foto
de Fiodor Dostoievsky. “En la vida, como Dostoievski”, escri-
bió, “y en el arte como Tolstoi”.
Hasta ese salón llegaban los estudiantes a conversar, be-
ber y fumar con él.
Encarnaba a cabalidad los sesenta, no sólo en la vaga apa-
riencia de un hippie –después de todo el primero había sido
el propio Tolstoi–, sino en sus teorías sobre la libertad. Había
entendido al movimiento estudiantil del 68 en su justa di-
mensión: “La lucha no es hoy por la socialización de los me-
dios de producción. Es sobre la libertad, la independencia y
la democracia”. Desde su celda abierta dentro de la Facultad
de Filosofía y Letras advirtió tan pronto como agosto de 1968
cuál sería el desenlace fatal del movimiento de huelga: “El
régimen diazordacista cree que cuando hablamos de Revo-
lución nos queremos levantar en armas. Con eso justifican
que sea el Estado diazordacista el que se lance contra no-
sotros en plena subversión”. Lleno de lemas sesenteros –“Se
trata de entender por qué y cómo el 2+2 puede ser algo dis-
tinto al 4”–, mantiene en esos meses una conversación epis-
tolar con tres escritores: Jean Paul Sartre, inmerso en el mayo
francés; Arthur Miller, inmerso en las protestas en San Fran-
cisco, y Pablo Neruda. Se le identifica rápidamente como “el
intelectual” detrás del movimiento estudiantil. Él abjurará de
esa definición en una entrevista:
–Intelectual y escritor no son lo mismo. Es como creer que
todos podemos cantar, aun sin sabernos la tonada.
–¿Está diciendo que Carlos Fuentes no sabe cantar?
–Claro que Fuentes canta. El problema es que desafina.
En 1968 ha dado toda la vuelta al viaje de regreso hacia su
propio naufragio. A fuerza de ser un expulsado es ya un desam-
parado que llora y goza con el abandono. A veces un náufrago
sorprendido por la tormenta, otras, muchas, el que se arroja al
mar para abrazar a los ahogados, Revueltas va al encuentro de
algo que lo expulse y se aferra a ello como un desahuciado. Por
eso vive dentro de la huelga. Por eso encarna el 68.
A inicios de la huelga estudiantil escribe cartas a sus mu-
jeres, recibe serenatas de sus amigas las putas, bebe cubas y
vodka y tequila Herradura a pesar de la pancreatitis, es in-
capaz de usar un abrelatas por un resabio de su estancia en
Islas Marías cortando madera, y redacta cuentos, inicios de
novelas, desplegados, panfletos, ensayos donde lo mismo ca-
ENSAYO

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 59
ben las crisis del socialismo que el futuro de la Humanidad
tras Hiroshima, que la confrontación entre la URSS y China.
Es un escritor que vive el ánimo del porvenir en los treinta,
pasa por las derrotas de la República española –“más que las
bombas sobre Barcelona debieron asustarse las toces de An-
dré Malraux”–, el periodismo mexicano –sus crónicas sobre
el volcán Paricutín, el asesino serial Goyo Cárdenas y la mar-
cha minera desde Santa Rosalía que tiene un título ejemplar:
“La marcha sobre la nieve y el desierto”–, y los fracasos de
una izquierda que no alcanza nunca a entender a los movi-
mientos democratizadores como el de los ferrocarrileros de
Demetrio Vallejo en 1958. Diez años después, en 1968, refu-
giado en la Facultad de Filosofía y Letras, protegido por los
estudiantes, Revueltas dejará de ser comunista y propondrá
una especie de anarquismo comunitario. Entre bromas, con
los lentes severos y la barba de Ho Chi Minh, dirá en una re-
unión del comité de artistas que apoyan a los estudiantes en
el auditorio Che Guevara: “Compañeros: hay que pasar de la
izquierda autodigestiva a la autogestiva”.
En 1968 vivía a salto de mata. Al departamento donde a
veces dormitaba, uno de los líderes estudiantiles lleva una
pistola .45. Juega con ella y se le dispara. Hace un boquete en
la pared detrás de la que duerme Revueltas. Él sale, despei-
nado, enfurecido: “Como aquí no hay disciplina, compañe-
ros, yo voy a seguir fumando”.
Al día siguiente, 13 de noviembre, va escoltado por los es-
tudiantes a Filosofía y Letras para dar una conferencia sobre
la historia de la resistencia en México, y es detenido por oc-
tava vez, desde aquélla de 1929, y llevado a la prisión de Le-
cumberri. Ahí cumplirá los 54 años.
En Lecumberri seguirá una vida mucho más intensa que
en libertad. La cárcel es su hábitat, es donde se siente en ple-
nitud. De un lado del pasillo de la crujía M discute con He-
berto Castillo y Eli de Gortari sobre la propuesta de que el
movimiento se convierta en un partido. “A los movimientos
no se les puede domesticar”, será su crítica. Del otro lado del
pasillo conversa de literatura con un preso común, el escritor
José Agustín, encerrado por consumir mariguana. Será Agus-
tín el que, a su salida con la amnistía a los presos políticos
–“Entramos ilegalmente y salimos ilegalmente”– hará una
antología de los cuentos de Revueltas y, después, será el guio-
nista de El Apando, la novela que Revueltas destiló de esta úl-
tima experiencia carcelaria. De El apando Revueltas dirá más
tarde: “Certifico el momento en que el espacio se convirtió en
una mercancía”.
Tras la enésima huelga de hambre de su vida, la del 10
de junio de 1969, Revueltas ya no se recupera. Desarrolla
una pancreatitis que huele a las cáscaras de mandarina y
de papa que destila para beber y a las gelatinas de vodka
que su tercera esposa le lleva. Enfermo, tembloroso, dirige
sus escasos esfuerzos a formular una teoría sobre la auto-
gestión. “Nada nos puede servir contra el capitalismo más
que el sentido de una comunidad”. Al salir de su última pri-
sión, Revueltas ha dado una nueva vuelta a sus preguntas
sobre Dios y el hombre y ha replanteado una socialidad que
ya no depende de los partidos ni del Estado socialista, ni
de la piedad o la compasión, sino del encuentro grupal. Esa
idea estará detrás de su último libro de cuentos, Material de
los sueños, escrito desde su última casa, en avenida Insur-
gentes. Como en el último acto de Nietzsche –abrazar a un
caballo al que su conductor está moliendo a latigazos–, Re-
vueltas pretenderá abrazar a los humildes, a los oprimidos,
a los expulsados, sin atemperar sus defectos, su maldad in-
trínseca, en breve: su humanidad.
El funeral
El 13 de mayo de 1971 sale de su última prisión. Cinco años
después, el 14 de abril de 1976, Revueltas morirá de un puña-
do de males: un infarto, un derrame cerebral, una anemia,
una pancreatitis. Había decidido un suicidio lento pero seve-
ro: en 1976 cambió el vino blanco por el vodka. En un poema
datado el 14 de junio de 1974 se leen estas líneas: “Todos so-
mos una falsa alarma. Somos Tlatelolco. No puedo conmigo.
Soy una cruz hablando. De la muerte, no; sálvame de la vida”.
Recordó aquella vez cuando, a los 10 años, salió del Colegio
Alemán y cruzó hacia el callejón de La Romita. Los enfermos,
los muertos, los agonizantes a las puertas de las clínicas. Los
borrachos, los ladrones, las prostitutas a las puertas de las
cantinas. Esa mañana, según lo dice un Revueltas a punto de
morir, conoció lo que se llamaba la humanidad. “Todo ahí era
tristeza descarnada, hielo mortal”.
El jueves 15 de abril de 1976 ocurre la cuarta resurrección
de José Revueltas. Unos meses antes, el gobierno de Luis Eche-
verría había sacado los restos de su hermano el músico, Sil-
vestre. José, enfermo, había ido al acto en el que se depositaba
en la Rotonda de los Hombres Ilustres a su hermano mayor, al
que había llevado corriendo tantos manuscritos para obtener
su aprobación. De su hermano escribirá: “La mirada iracunda
y llena de colérico estupor que se le dirige a un desconocido, a
un intruso, a un asaltante que viola la muerte que no le perte-
nece. Bebía para sufrir y para entrar más en la vida”.
José no aguanta el segundo entierro de su hermano. Pasa
al vodka pensando en una nueva novela, El tiempo y el número,
la historia de un convicto que tiene una extraña afición: correr
todos los días hasta la punta de un camino en donde quiebran
las olas del mar. Es una historia, otra vez, de las Islas Marías. “El
tiempo es la sentencia de 30 años que se le ha dado y el número
es lo que ha sustituido su nombre. Tiene un entretenimiento
salvaje correr hasta el borde del abismo y regresar antes de que
se lo lleve el mar. Es un sentido de la libertad”.
En el funeral de José Revueltas en el Panteón de La Piedad,
el secretario de Educación de Luis Echeverría, el que había
complotado con Gustavo Díaz Ordaz para asesinar y dete-
ner a los estudiantes de 1968, Bravo Ahuja, se presenta a diri-
gir un discurso sobre los Revueltas, sobre la vocación cultural
del gobierno priista, de lo atentos que están los burócratas a
las obras de José.
Martín Dozal, el compañero de celda de Revueltas en Le-
cumberri, le espeta al secretario de Educación:
–¿No se da cuenta de que no queremos oírlo, señor?
Y viene la cuarta resurrección de José cuando la estrofa
de Violeta Parra suena:
Yo quiero que a mí me entierren
Como un revolucionario
Envuelto en bandera roja
Y con mi fusil al lado.
Yo quiero que a mí me entierren
Como a un revolucionario
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.
La canción es seguida por una “Goya” de la Universidad Na-
cional. Ahí terminaba un hombre puente entre la generación
de los sueños de porvenir de los años treinta y los de la liber-
tad de 1968. Un puente entre los escritores y los militantes.
Un puente, en fin, entre la ausencia de Dios y la simpatía que
renace siempre entre nosotros.
60

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

JUDITH AMADOR TELLO
E
l caso de la aspirante al doc-
torado en Ciencias Antro-
pológicas en la Universidad
Autónoma Metropolitana-
Iztapalapa (UAM-I), Dolores
Coronel Ortiz, quien fue re-
chazada pese a sus méritos académicos y
terminó en la Suprema Corte de Justicia
de la Nación (SCJN), revela los vicios y ma-
fias enquistados en las instituciones de
educación superior.
Igualmente, las perversiones en que
han caído los criterios productivistas y de
competencia del Sistema Nacional de In-
vestigadores (SNI), una institución que na-
ció hace treinta años, el 26 de julio de 1984,
por acuerdo presidencial, para paliar los
bajos salarios de los profesores y no –como
se pretende en la letra– para impulsar la
calidad de la investigación científica y tec-
nológica y la innovación el país.
Los profesores Martha Bañuelos Cár-
denas y Juan José Santibáñez Santiago, del
de licenciatura. Más tarde se añadieron
los programas de posgrado, lo cual incidió
en la formación de nuevos claustros aca-
démicos, pero también en la distribución
de los escasos recursos.
En ese contexto, dice, los estudiantes
tienen muchos problemas para acceder a
los estudios de posgrado porque además
hay un vigilante externo: El Consejo Na-
cional de Ciencia y Tecnología (Conacyt),
una suerte de “Big Brother” que impone
“criterios productivistas, muchos de ellos
importados”.
Resume que los estudiantes deben en-
frentarse a una competencia feroz para
ingresar al posgrado y presentar sus pro-
yectos. A veces son excelentes estudian-
tes, pero no hay quién les dirija su tesis o
no existe en el currículo la línea de inves-
tigación de su interés.
Éste fue el caso, muy particular, de la
maestra Coronel Ortiz, egresada de la licen-
ciatura en Antropología de la UAM-I y de la
Departamento de Sociología, y Ana Paula
de Teresa, del Departamento de Antropo-
logía, todos de la UAM-I, así como Ricar-
do Pérez Montfort, investigador del Centro
de Investigación y Estudios Superiores
en Antropología Social, exponen en gru-
po cómo este sistema de competencias,
impuesto globalmente, ha sido particular-
mente nefasto para México.
Y es que, dicen a Proceso, la escasez
de recursos de todo tipo en las universida-
des públicas acentúa la disputa por el di-
nero y el estatus que da pertenecer al SNI.
No hay un principio de competencia por
el conocimiento y se ha relegado a un se-
gundo plano su función social, que es la
formación de nuevos profesionistas para
beneficio de la nación.
El origen
Bañuelos Cárdenas recuerda que la UAM
se creó básicamente para ofrecer estudios
lucha encarnizada por los pesos
Sistema
Nacional de
Investigadores,
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
De Teresa y Pérez Montfort

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 61
CULTURA
Un ejemplo de injusticia académica contra la aspirante
al doctorado en Ciencias Antropológicas de la UNAM,
Dolores Coronel Ortiz, puso en evidencia que el Siste-
ma Nacional de Investigadores ha relegado a un segun-
do plano su función social, que es la formación de nue-
vos profesionistas para beneficio de la nación. Entre-
vistados por Proceso, investigadores exponen en gru-
po cómo este sistema ha sido particularmente nefasto
para México. Si los académicos tuvieran un sueldo ade-
cuado, dicen, el apoyo del SNI sería realmente un estí-
mulo o un premio a la calidad...
La profesora Bañuelos explica que la
razón del reclamo, no dicha por Olava-
rría, es que su esposo trabaja en el posgra-
do de la UNAM, y con la salida de Coronel
la institución perdía un posible egresa-
do de nivel doctorado, que se traduce en
una suerte de puntos para ser considera-
dos como posgrados de excelencia ante
Conacyt. Hasta ahí son conflictos cotidia-
nos, incluso que gente de otras institucio-
nes pretenda meter las manos en la UAM
“se da en el mundo académico”.
La alumna envió también una carta
al Consejo Divisional, para solicitar la re-
consideración de su caso. Y ahí comienza
lo extraordinario del asunto: La coordina-
dora no se presentó ante ese órgano y de-
cidió demandar por la vía civil tanto a la
estudiante como a la profesora De Teresa,
por considerar que sus cartas dañaron su
honor y su prestigio institucional.
Luego de un proceso de tres años en
el cual Olavarría obtuvo fallos en su con-
tra en tres diferentes instancias, el asun-
to llegó a la SCJN que nuevamente negó la
razón (ver recuadro).
En opinión de las profesoras Bañuelos
y De Teresa el conflicto revela un acto de
autoridad mal tomado mediante el cual
se pretendió aplastar a la candidata y a
quien asesoraría su tesis. Agregan que el
contexto global es la situación en que se
encuentran en la actualidad los progra-
mas de posgrado y las universidades, y
en cómo se discuten asuntos académicos,
supuestamente de manera democrática.
Pero también la lucha por los recursos del
SIN y del Conacyt.
Al profesor Santibáñez le parece exce-
sivo que “la agraviante” llevara a las ins-
tancias judiciales el asunto, cuando la
universidad tiene sus órganos académi-
cos de gobierno para resolver conflictos
al interior. Parece, tercia Bañuelos, que
las autoridades universitarias no entien-
den cuál es su papel y que cuando hay un
conflicto parecido, todo el aparato jurídico
universitario se pone de parte de las auto-
ridades y no necesariamente de quien tie-
ne razón.
Competitividad
El historiador Ricardo Pérez Montfort se-
ñala que el meollo más grande de todo
este asunto es justamente lo qué está pa-
sando con las universidades públicas. Fue
señalado así en la reflexión del ministro
de la SCJN José Ramón Cossío Díaz para
emitir su fallo (ver recuadro).
El investigador del CIESAS (Centro de
Investigación y Estudios Superiores en An-
tropología Social) considera que se debe re-
visar el papel de la universidad pública. Y
maestría en Desarrollo Rural de la Univer-
sidad Autónoma de Chapingo, en donde su
tesis –dirigida por el profesor Santibáñez–
obtuvo el premio a la mejor investigación
en materia agraria.
En 2010, Coronel solicitó su ingreso al
doctorado en Antropología de la UAM-I.
Tenía el precedente de haber estado en el
doctorado de la Universidad Nacional Au-
tónoma de México (UNAM), que dejó por
motivos familiares. Al presentarse al con-
curso de la UAM, con toda la documenta-
ción y requisitos en orden, el Colegio de
Profesores del Posgrado en Ciencias An-
tropológicas la rechazó con el argumento
de que quien dirigiría su tesis, la doctora
Ana Paula de Teresa, ya asesoraba a cinco
estudiantes, por lo cual no la podían ad-
mitir, pese a sus méritos académicos.
Mediante una misiva, de Teresa expre-
só su inconformidad al Colegio no sólo por
el rechazo a una estudiante de excelencia
sino porque no existe un reglamento que
limite el número de alumnos que puede
asesorar un profesor. Esa condición, ade-
más, no se especificaba en la convocatoria
de ingreso al posgrado. En la carta explicó
que de sus cinco alumnos dos estaban por
concluir, lo cual le permitiría atender sin
problema a Coronel. Y hay el anteceden-
te de que otros profesores han dirigido a
más de cinco alumnos.
Por su parte, Coronel solicitó una au-
diencia con María Eugenia Olavarría Pati-
ño, entonces coordinadora del posgrado
en Ciencias Antropológicas de la UAM-I,
quien en lugar de explicarle las razones
del rechazo le reclamó que abandonara
el posgrado en la UNAM. Lo ocurrido en
ese encuentro, sentencia Bañuelos Cárde-
nas, es inadmisible pues levantó la voz a
la alumna, humillándola.
CULTURA
Investigación. Riesgos
62

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

es que el país requiere de un proyecto gi-
gantesco de transformación que debe sur-
gir de la educación, y este tipo de hechos
debilitan las instituciones públicas y forta-
lecen a las universidades privadas.
Los profesores advierten que en el
fondo del problema está la falta “crónica”
de recursos en las universidades y el he-
cho de que se subsane de algún modo a
través del SNI. Dice De Teresa:
“El SNI se instituye a fines de los ochen-
ta para evitar la fuga de cerebros, porque es
tan bajo el sueldo en las universidades, que
los mejores académicos-investigadores se
van a otros países. Entonces es una ma-
nera de complementar el bajo sueldo que
paga el Estado para retener a esa inteligen-
cia en sus centros de formación.”
Señala, sin embargo, que para obtener
ese “pequeño sobresueldo”, se hacen con-
cursos de productividad. Considera que
“vendieron su alma al diablo por un pla-
to de lentejas, porque ¡bueno! –dice iró-
nicamente–, si fuera la jubilación que les
acaban de dar a los ministros de por vida
de no sé cuántos miles de pesos, a lo me-
jor, pero son alrededor de diez mil pesos al
mes lo que da el SNI en promedio”.
Hay tres categorías. El nivel III es el que
obtiene mayores recursos, siempre que se
cubra cierto parámetro de productividad.
Y hay que concursar periódicamente para
renovar el apoyo.
La pregunta es cómo se mide la pro-
ductividad en un área como la antropo-
logía, que es donde se desempeñan estos
profesores. Responden que los criterios
son cuantitativos. Por ejemplo: Número
de artículos producidos, libros publicados,
capítulos en libros, tesis dirigidas, citas bi-
bliográficas, entre otros “productos”. Todo
ello da puntos.
Si bien la convocatoria publicada en
la página web del Conacyt indica que no
serán preponderantes los aspectos cuan-
titativos, sino los cualitativos, Pérez Mont-
fort señala que no se ha establecido una
noción de la calidad, y “por lo menos
en el área de las humanidades sí ha su-
cedido una cuantificación muy puntual:
¿Cuántos artículos, cuántos libros, cuán-
tas conferencias, cuántas tesis dirigidas,
etcétera? Si, por ejemplo, tú escribiste un
solo libro y es fundamental para tu disci-
plina, vale por un solo libro”.
Agrega De Teresa que no se distingue
la trascendencia ni la calidad de una obra.
Y señala que se dan casos en los cuales
el investigador solicitante simplemente
cambia el título, la introducción o el colo-
fón a un ensayo y lo presentan varias ve-
ces, un refrito.
Este sistema de evaluación, advier-
E
l fallo que la Suprema Corte de Justicia
de la Nación (SCJN) emitió en el caso de
la maestra Dolores Coronel Ortiz, en fe-
brero pasado, es mucho más que la resolución
de un proceso particular: sienta un preceden-
te porque se refiere a la libertad de expresión
que tienen alumnos y profesores para cuestio-
nar los actos de autoridad de los funcionarios
de las instituciones públicas de educación su-
perior en el país.
Fue María Eugenia Olavarría Patiño, coor-
dinadora del posgrado en Ciencias Antropoló-
gicas de la Universidad Autónoma Metropoli-
tana-Iztapalapa (UAM-I), quien en su momento
demandó tanto a Coronel como a su directo-
ra de tesis Ana Paula de Teresa, el pago de una
indemnización por daño moral, pues conside-
ró que la difusión del caso entre la comunidad
universitaria por parte de las demandadas le
causó daños y perjuicios.
Resuelto en varias instancias en favor de
las acusadas, el asunto llegó a la Corte. El mi-
nistro José Ramón Cossío Díaz dictaminó.
Consideró evidente que “el ejercicio de libertad
de expresión en torno a la con-
ducta de funcionarios públicos
en el desempeño de sus funcio-
nes está ampliamente protegido
y, sólo por excepción, podrá ser
limitado…”
Aclara que la autonomía de
las universidades es la facul-
tad para gobernarse a sí mis-
mas, “respetando la libertad de
cátedra e investigación y de li-
bre examen y discusión de las
ideas”. Cossío expone que, con-
trario a la idea de Olavarría en el
sentido de que la discusión so-
bre la negativa de ingreso de
Coronel no tiene interés ciuda-
dano, el asunto posee relevan-
cia pública pues involucra una
crítica a la actuación de un ór-
gano académico de una universidad pública y
una servidora pública.
Para el ministro, la libertad de pensamien-
to y expresión son la esencia de la actividad y
vida de las instituciones universitarias:
“De ahí que en un ambiente académico
cualquier restricción al contenido de una ex-
presión sea particularmente perniciosa, al gra-
do de que en ocasiones puede ser incom-
patible con la investigación y difusión del
conocimiento.
“Si el flujo de ideas e informaciones así
como el contraste de las mismas permite te-
ner una mejor percepción de los hechos y de lo
que se considera que corresponde a la verdad,
entonces mal haría un juez en frenar la discu-
sión en una comunidad académica como es la
UAM.”
El documento aclara además que las críti-
cas se dieron sobre el desempeño de la funcio-
naria y recomienda que las autoridades deben
ser más tolerantes y abiertas a los cuestiona-
mientos sobre sus funciones.
En este sentido, el profesor Juan José San-
tibáñez Santiago celebra que el fallo tenga con-
secuencias para el orden legal, ya que no sólo
resuelve para Olavarría, “funda razones jurídicas
que probablemente tengan implicaciones vin-
culantes, como tener claridad sobre la función
de las autoridades de la universidad, aunque
sean órganos colegiados, y cuáles son los dere-
chos de los estudiantes” (J. Amador).
debate académico
J
Cossío. Por la libertad de expresión
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 63
CULTURA
te el historiador, es una copia del siste-
ma estadunidense, y del que se ha estado
imponiendo a nivel global. Pero en las hu-
manidades es particularmente nocivo.
Llevan décadas tratando de explicar a las
autoridades que no se pueden medir las
humanidades con los mismos criterios de
las ciencias naturales o exactas, sin éxito.
“Este proceso, que es global, no es ex-
clusivo de México, ha sido muy nefasto
aquí porque ha generado dentro del me-
dio de las humanidades un principio de
competencia por los recursos. No es un
principio de competencia por el conoci-
miento, sino por el dinero que ofrece el
Estado o las empresas privadas o las insti-
tuciones internacionales.
“Ahora se tiene más prestigio no por
los aportes al conocimiento sino por ob-
tener el dinero. Haber conseguido la beca
de la Ford Foundation es mucho más im-
portante que si escribiste una nueva his-
toriografía de la Revolución Mexicana. O
Si formaste a cuarenta estudiantes. En los
criterios de estos posgrados es más im-
portante producir cantidades de doctora-
dos que calidades en los egresados.”
Agregan que Conacyt marca además
que el tiempo en el cual debe graduarse
un doctorante es entre tres años y medio
y cuatro años y medio, no importa el tema
de su tesis o lo complicada que ésta pue-
da ser y requiera por tanto más tiempo del
promedio.
Advierten también que este sistema,
“que es una pelea por el dinero y el es-
tatus, ha provocado una deformidad en
la cabeza y corazón de los investigado-
res”, pues algunos se sienten superiores
por pertenecer a determinado nivel del
SNI. De ahí la impunidad con la que ac-
túan profesores como la excoordinadora
de Antropología de la UAM que rechazó a
la maestra Coronel, cuando “como dice el
ministro Cossío, están ocupando un cargo
público, ejerciendo un dinero público, en-
tonces deben comportarse como servido-
res responsables”.
Se les pregunta si debería dejar de
existir el SNI y dar paso a un organismo
que apoye realmente la investigación.
Responde De Teresa que la tram-
pa está en los bajos salarios, pues si los
académicos tuvieran un sueldo adecua-
do, el apoyo del SNI sería realmente un
estímulo o un premio a la calidad, a lo
extraordinario.
“El problema es que en vez de subir
los sueldos, el Estado ideó este sistema
de deshomologación salarial que rom-
pe la unidad de la academia, porque nos
definen estratos, altos, medianos, bajos
y muy bajos, con diferenciales de ingre-
so muy pronunciado.
“Por otro lado, ha generado que el ob-
jetivo de nuestras instituciones, que es la
formación de nuevas generaciones, pase a
un segundo plano y sea un medio y no un
fin. O sea, doy clases en el posgrado para
obtener los puntos para acceder al SNI,
y si accedo puedo obtener dinero para la
investigación, si tengo dinero puedo te-
ner alumnos como ayudantes para mi
proyecto…”
Y así una cadena sin fin. Al final de la
rebatiña, nadie se quedó con los puntos
que significa un egresado del posgrado,
pues la maestra Dolores Coronel fue invi-
tada por la Universidad Iberoamericana a
cursar el doctorado ahí, con una beca del
90%, y está por terminar su tesis.
P
ara el profesor Juan José Santibáñez
Santiago, director de la tesis de maes-
tría de Dolores Coronel Ortiz que obtuvo
mención honorífica en la Universidad de Cha-
pingo, la negativa a su ingreso al doctorado en
la Universidad Autónoma Metropolitana-Izta-
palapa (UAM-I) fue discriminatoria.
Explica que la UAM Iztapalapa tiene una
singularidad en relación con el resto de las ins-
tituciones de educación superior del país: Mu-
chos de sus estudiantes provienen de las fami-
lias con menor ingreso respecto del resto del
promedio de los universitarios. Incluso por de-
bajo del ingreso de los padres de estudiantes
de Guerrero, Chiapas o Hidalgo.
“De modo que nuestros estudiantes están
en condiciones de marginalidad muy notorias.
Estamos en el oriente de la Ciudad de México,
lo que eleva la probabilidad de que nuestros
estudiantes sean de origen étnico.”
Entonces recuerda que el mismo secretario
de Educación Pública del gobierno de Vicente
Fox, Reyes Tamez Guerra, admitió de manera
oficial que un indígena tenía la probabilidad de
entrar a una universidad, y por lo tanto de egre-
sar, igual a cero.
Por ello considera que la función de la
UAM-I es importantísima pues cubre las ne-
cesidades de una población marginada, parti-
cularmente la de origen étnico. Y es el caso de
Dolores Coronel, quien proviene de una comu-
nidad mixteca de Oaxaca.
En su opinión la UAM no sólo debería sen-
tirse orgullosa de servir a los estudiantes que
tienen “cero probabilidad de ingresar a una
universidad”, sino que además se titulan, con
menciones honoríficas, con jurados que no son
escogidos a modo y en concursos abiertos.
No concibe, pues, que ocurriera este he-
cho tan irregular con Coronel, en el cual se le
notificó por escrito que reunía todas las con-
diciones para ingresar al docto-
rado pero no había un profesor
para atenderla, pues a la asesora
se lo impedía el reglamento.
Considera que tanto la alum-
na como la profesora Ana Pau-
la de Teresa, su directora de tesis,
sufrieron un acto de discrimina-
ción, que es un delito en el Distri-
to Federal. Pese a ello, ninguna de
las dos se quejó frente al Ministe-
rio Público, sino que intentaron re-
solver el asunto en los órganos in-
ternos de la universidad. Fue la
parte agraviante la que acudió a
los tribunales civiles.
El historiador Ricardo Pérez
Montfort piensa que es un con-
trasentido que este conflicto se
haya dado en el Departamento de Antropolo-
gía, esta última una ciencia que en México se
ha orientado al estudio de las problemáticas de
las comunidades indígenas:
“Esto habla, desde mi punto de vista, del
tipo de antropología que se quiere instrumen-
tar. Ya no es una antropología que mira hacia
un proceso de integración, sino hacia un pro-
ceso de exclusión. Eso es particularmente dra-
mático en una universidad pública”, lamentó.
(J. Amador)
Un acto discriminatorio
UAM-Iztapalapa. Ni tan abierta
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
64

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

Arte
¿El retorno
de la pintura?
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
M
arginada durante
muchos años de los
principales circuitos
de difusión artística de la Ciu-
dad de México, la pintura ha
tenido desde el pasado mes
de julio una presencia notoria
en museos, galerías y espacios
independientes de la capital.
Atractivas por la diversi-
dad de sus territorios estéticos,
geográfcos y generacionales,
las exposiciones abordan el
conceptualismo pictórico de un
artista tan complejo como Cy
Twombly en el Museo Jumex,
la pintura moderna mexicana
en el Carrillo Gil, el Street art
muralístico del DF en el Ana-
E
l embrujo que poseen las metrópo-
lis inmersas en lagunas, estuarios
o brazos de mar ejerce un impacto
inmenso sobre la conciencia estética de
quien las admira. Nadie puede olvidar a
Ámsterdam o la ciudad de Brujas y, menos
aún, a la mítica urbe del mar adriático que
fue fundada en el año 421 por doce tribus
que buscaban refugio contra los ataques de
los bárbaros germanos. Hablamos, obvia-
mente, de Venecia, la orgullosa urbe que a
través de los siglos ha logrado mantenerse
fiel a su origen y a su topografía.
Asimismo es imprescindible traer a
cuento a la también mítica México-Teno-
chtitlan, ya que desde el primer momen-
to en que los europeos posaron su mirada
sobre ella, el paralelismo entre ambas ciu-
dades evolucionó por vías insospechadas.
De emulación y asombro para los venecia-
nos de los siglos XVI y XVII y de amarga evo-
cación y añoranza para los mexicanos de la
actualidad.
Tratemos, pues, de esclarecer los cami-
nos por los que transitó el gradual conoci-
miento de las dos urbes que, sin quererlo,
fueron vistas y ponderadas como hermanas
gemelas. Para empezar, más allá de los rela-
tos de viajes, el primer indicio “tangible” que
se difuminó en Europa sobre la ciudad mexi-
ca derivó de la edición latina de las Cartas
de relación de Hernán Cortés, dado que ahí
se vislumbró el supuesto plano de la misma.
Hemos de recordar que el plano cortesia-
no se publicó en Nürenberg en 1524, pre-
sumiéndose que su matriz fue realizada por
algún soldado al servicio de Cortés, quien se
basó en un supuesto prototipo indígena del
que se perdió la huella. En la imagen, hecha
ésta adhiriéndose a los principios de la urbe
renacentista ideal, encontramos una defor-
mada abstracción de lo que Tenochtitlan ha-
bía dejado de ser, es decir, al momento de la
publicación, estaba reedificándose y ya ha-
bía sepultado consigo los restos de su pre-
sunta fisonomía indígena.
Es de señalar la calculada despropor-
ción del Centro Ceremonial con respecto al
tamaño total: ocupa un tercio del islote. Y
para acentuar la exageración de sus dimen-
siones, se describieron en latín, la lengua
de Dios, las aberraciones que ahí sucedían.
Veamos en detalle el corazón de la urbe:
En el cuadrante izquierdo se acomoda
el asonante nombre de Temixtitan, pero está
partido en dos, en involuntaria alusión a su
destino frente a la presencia hispana. En la
parte superior se menciona la índole del pre-
tendido Templo Mayor: Templum ubi sacri-
ficant o “templo donde se sacrifica”, y para
que no haya duda, una cabeza cercenada
aparece en medio de la construcción. Deba-
jo de ésta se inscribe Capita sacrificatoru o
“cabezas de los sacrificados”, que se aplica
a los tzompantlis. En el centro está el cuerpo
descabezado de cuyos brazos manan volu-
tas de sangre…
Una vez publicado el mapa en los reinos
germanos no tarda en imprimirse en Vene-
cia, junto a las Cartas de relación traducidas.
Y sólo cuatro años después (1528) el car-
tógrafo veneciano Benedetto Bordone edi-
ta un “nuevo” mapa que se basa en el plano
cortesiano, aunque con algunas diferencias
paradigmáticas. En el Centro Ceremonial
desaparecieron tzompantlis e inscripciones;
asimismo, el cuerpo mutilado reaparece con
la cabeza en su sitio y se le representa como
una escultura monumental con su riguroso
basamento, imitando quizá al Davide de Mi-
chelangelo recién instalado en Florencia. De
sus brazos ya no escurre sangre sino que
penden dos ganchos con una función de
tipo ornamental. Apreciemos las pequeñas
pero sustanciales alteraciones:
Con estas modificaciones, los venecia-
nos conciben a nuestra capital bajo una luz
más benigna, tornándose en una ciudad
donde se enaltece al hombre. Inicia enton-
ces el proceso para gemelarlas en el incons-
ciente colectivo, el cual desembocará en
imaginar a Tenochtitlan como una ciudad
emulable a través de la idealización.
Hacia 1556, G. B. Ramusio publica otro
plano en el que surgen nuevos elementos,
como el contorno de los lagos y el añadido
de que el del sur es dulce, que el del norte
es salado y que existe un dique que protege
a las casas de las olas. Desapareció la esta-
tua y la urbe ahora se llama México. Si su-
ponemos que la reacción de los venecianos
al contemplar este mapa les suscita interés,
al leer sobre la urbe quedan atónitos. Ramu-
sio escribe: “El país es muy sano y templa-
do, y en los montes que circundan la laguna
Estro Armónico
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
lacustres
Ciudades
"Coordenadas pictóricas", de Ibáñez
CULTURA

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 65
huacalli, los lenguajes renacen-
tistas y barrocos italianos en el
Museo Nacional de San Car-
los, la pintura joven del brasile-
ño Pedro Varela y el mexicano
Agustín González en las gale-
rías Enrique Guerrero y Arroniz
respectivamente, y la creación
emergente nacional en los es-
pacios de artistas Diagrama y
COP (Centro de Operaciones
Pictóricas).
Sugerente en el contexto de
las emergencias por la explora-
ción creativa, refexión teórica y
vocación de divulgación pictó-
rica que sustenta el proyecto, el
COP es un espacio en la Colo-
nia Santa María la Ribera que
conjuga taller colectivo y sala
de exposición. Operado por
seis exalumnos de la Escuela
Nacional de Artes Plásticas de
la Universidad Nacional Autó-
noma de México que se deno-
minan Los Hamsters (Proceso,
1940), el COP exhibe actual-
mente una atractiva propuesta
de Omar Ibáñez (1991, México).
Interesado en establecer
relaciones entre las identidades
icónica y objetual de la expre-
sión pictórica, el joven artis-
ta utiliza como plataforma los
planteamientos del minimalis-
ta Frank Stella, convirtiendo el
soporte –u objeto– en la estruc-
tura –o forma– representada.
Atrevido en la fusión de lengua-
jes considerados contradicto-
rios como la abstracción y la
fguración, el orden geométrico
y la mancha gestual, la sobrie-
dad del óleo en medios tonos y
la estridencia de los aerosoloes
fuorescentes, Ibáñez investiga
la posibilidad de sustraer las re-
ferencias sígnicas de las com-
posiciones que confgura.
Oscilantes entre el ensambla-
do, el objeto y la instalación, sus
piezas se sustentan temática-
mente en imaginarios vinculados
con la carpintería, incluyendo
materiales y representaciones
apropiadas o inventadas de acti-
de México, en gran me-
dida similar a aquella
de nuestra gloriosa Ve-
necia; hay allá muchos
lugares amenos para
deambular a gusto. Y
como al encuentro del
mal francés que nos lle-
gó de allá, nosotros les
llevamos la viruela”.
La mención a las
enfermedades es obli-
gada ya que Ramusio le
dedica parte de su obra
a Girolamo Fracastoro,
el médico que, cual pa-
dre de la epidemiolo-
gía, identificó y bautizó
a la syphilis. Pues bien,
Fracastoro es el princi-
pal instigador para rei-
maginar a Venecia bajo
patrones hidráulicos
distintos, mismos que habrían de prove-
nir de su contraparte ultramarina. ¡Ni más
ni menos! Para entender la magnitud del fe-
nómeno ubiquemos el contexto: En esa mi-
tad del siglo XVI Venecia inicia su relación
con la tierra firme para allegarse los medios
de su subsistencia, viéndose obligada a re-
definir la precaria relación con su medio la-
custre. Dentro del diálogo que sostiene con
su entorno acuífero, sobresalen los emba-
tes de las mareas y la insalubridad de sus
aguas. Por tanto, en los años donde Ramu-
sio publica se inicia la lucha contra las in-
clemencias acuáticas. Aparecen aquí los
ingenieros hidráulicos Cornaro y Sabbadi-
no, amigos de Fracastoro, quienes se dis-
putan las soluciones al problema acuífero.
Como podemos imaginar, el mapa de Ra-
musio que muestra el desaparecido alba-
rradón de la Ciudad de México les confirma
una idea aparentemente viable, pues creen
que ahí sí funciona, y ésta es apuntalada
por el médico, quien propone transformar
a Venecia en una réplica de nuestra metró-
poli. Para nuestro azoro Fracastoro ponti-
fica: “Y así reconducir a Venecia otra vez
hacia la laguna, pero una laguna de aguas
dulces, como la de Tenochtitlan. En suma,
debemos hacer de Venecia una nueva
Tenochtitlan”.
Como sabemos, la idea no germina, em-
pero la benevolente refracción de Méxi-
co-Tenochtitlan en el imaginario veneciano
crece por cuenta propia. Para 1576 Thoma-
so Porcacchi elabora otro mapa y sus pala-
bras para presentar a nuestra Gran Cittá son
halagüeñas en extremo, incluso serían ap-
tas para levantar, 438 años después, los de-
caídos ánimos del actual DF: “…es tan bien
recomendada por todos los escritores, por
bella, bien ornamentada y rica, que no sin
maravillarnos, vemos a otra Venecia en el
mundo, fundada por Dios bendito, hablando
piamente, con su mano santísima, mientras
que las otras ciudades
del orbe son fundadas
por los hombres”.
Y para recalar en
nuestros días no hay
más que redirigir la vis-
ta y el oído: Venecia si-
gue inundándose con las
mareas altas, pero está
aún íntegra, con la mis-
ma fisonomía topográfi-
ca de hace mil años; en
cambio, nuestra capi-
tal se ha hipertrofiado,
desfigurándose, corrom-
piéndose y desecándose
en dirección a su colap-
so definitivo. El recuen-
to mueve a la depresión.
En Venecia el embru-
jo sobrevive, mientras
que en nuestra capital
cedió ante la monstruo-
sidad, la estupidez y la carencia de planea-
ción urbana.
¿Y la música? También ella refuerza la
alegoría: En Venecia podemos seguir es-
cuchando, montados sobre una góndo-
la, las canciones de los siglos pretéritos,
y en el DF, encaramados en algún vagón
del Metro o algún automóvil, ya no alcan-
zamos a distinguir los ecos del grandio-
so pasado de chinampas que alguna vez
nos distinguió. La sinrazón, el desamor y
el ruido arrasaron con todo, incluyendo las
partituras de esos amenos e irrecupera-
bles ayeres que flotaban sobre las dulces
aguas de nuestros extintos lagos.
1
Venecia
se edificó para defenderse de los bárba-
ros, la Ciudad de México se destruyó gra-
cias a los suyos…
__________________________
1 Se recomienda la audición de algunos ejemplos mu-
sicales que magnifcan los contrates aludidos. Bús-
quelos en la página: proceso.com.mx
66

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

todos podemos hacer: cantar,
pero que muy pocos pueden
elevar a niveles superiores y,
únicamente los “tocados”, con-
ducir a lo sublime.
La facilidad de emisión, eso
que permite el relajamiento y
evita la rigidez del cantante,
aparece en este emisor de una
manera natural; no hay en él
ningún forzamiento sino que su
voz fuye como en un manantial
cristalino que allí está, abierto y
desgranando notas.
Sin ningún problema en las
El alarde fue aún más ries-
goso –y hasta temerario– si se
considera que apenas unas
cuantas horas antes, la noche
del sábado, el tenor había he-
cho ese mismo concierto como
parte de los dos que integraron
el cuarto programa de la tem-
porada veraniega anual de la
Orquesta de Minería. Con ape-
nas unas 12 horas entre una y
otra audición, desplegó de tal
suerte sus facultades y habili-
dades que las convirtió en una
auténtica apoteosis de eso que
vidades, herramientas y creacio-
nes propias del ofcio.
Realizados a partir de pe-
queñas láminas de madera cor-
tadas en formas rectangulares,
los ensamblados, en tanto ob-
jetos, se organizan con base en
planos cartesianos –líneas ver-
ticales y horizontales– y planos
euclidianos –triángulos, cua-
drados, hexágonos–, que dan
por resultado diferentes retícu-
las y fguras geométricas impo-
sibles. Admirador de la famosa
frase de Stella “Lo que ves es
lo que ves“ –en referencia a
que en una mirada se perciba
la idea sin ninguna confusión–,
Ibáñez altera las posibles evo-
caciones simbólicas de sus
estructuras –como las cruces–
con texturas, cromatismos, bo-
rramientos y manchas.
Emplazada en los dos cuar-
tos que sirven de taller y lugar
de reunión, la muestra Coorde-
nadas Pictóricas, museografada
entre mesas, pinturas y pinceles,
destaca también por la afectiva
relación que genera entre el ar-
tista, su lugar de trabajo, la obra
y el espectador.
Música
Apoteosis del canto:
Javier Camarena
RAÚL DÍAZ
S
in duda alguna el mejor
concierto en lo que va
del año fue el del do-
mingo 27 de julio en la Sala
Nezahualcóyotl, a cargo de la
Orquesta Sinfónica de Minería
y su invitado de lujo, el tenor
mexicano Javier Camarena.
Con un programa armado
para reafrmar sus dotes de bel-
cantista, Camarena brindó una
auténtica lección de lo que el
arte del canto signifca y los gra-
dos de exquisitez a los que pue-
de llegar la voz humana.
66

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

NIZA RIVERA
E
n estos días se lleva a cabo la 13
edición del Festival Internacional de
Circo de Verano Circuba, y México se
encuentra presente a través de cuatro jóve-
nes que surgieron de los Encuentros de Cir-
co Joven de Atayde Hermanos –próximos
a celebrar onceava edición–, seleccionados
para representar a nuestro país en actos de
trapecio, de cuerda aérea, y de equilibrio en
percha.
Con sede en el teatro Karl Marx y la car-
pa Trampoloco de La Habana, desde es-
te 28 de julio y hasta el 5 de agosto, Circuba
contempla a más de 80 participantes prove-
nientes de 14 países (siete latinoamericanos
y siete europeos), quienes presentan actos
aéreos, malabares, barra rusa, contorsiones,
trapecio, cuerda floja, acrobacias, números
en el palo chino, báscula acrobática, y actos
de payasos. El jurado del evento tendrá a es-
pecialistas de Alemania, Cuba, Chile, Espa-
ña, Francia, México, Reino Unido y Rusia.
Y será precisamente el día de cierre del
festival cuando se realice la gala de premia-
ciones que incluye los Lauros Principales: el
Grand Prix, y la Estrella de Oro, Plata y Bron-
ce, Estrella de interpretación Femenina,
Masculina, de Crítica e Imagen, y de la Po-
pularidad, así como los Premios Colaterales.
De los números a ejecutarse por los
mexicanos serán: un acto de trapecio a vue-
lo con equilibrios, realizado por Cynthia
Franco; una suerte de cuerda aérea en go-
ta, ejecutada por Liliana Licona; y equilibrio
en percha a dúo, por parte de Tonatihu Mo-
rales y Marco Sánchez. Los cuatro surgieron
de uno de los Encuentros de Circo Joven de
Atayde Hermanos que este año celebra su
onceava edición.
Ese encuentro, instaurado como diálogo
creativo entre el circo clásico y el contem-
poráneo, y sobre todo de nuevas propues-
tas y talentos, realizará audiciones del 11 al
16 de agosto próximo, los seleccionados –
un promedio de 12 actos– se presentarán en
una función especial el 28 de agosto, y aun-
que no hay una premiación como tal, el cir-
co llega a contratar a algunos de ellos pa-
ra agregarlos en su programación, además
de brindar exposición y reconocimiento a ni-
vel nacional.
La función de los Encuentros de Circo
Joven de Atayde Hermanos se llevará a ca-
bo el 28 de agosto en su sede de la Carpa
Astros (calzada de Tlalpan 855, Metro Villa
de Cortés) a las 20 horas.
México, presente en el
festival circense de Cuba
Camarena. Tenore di grazia
R
o
s
a

N
i
e
v
e
s

N
o
g
u
e
d
a
Franco. Trapecio a vuelo
CULTURA

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 67
notas bajas, con una impecable
media voce llega a los agudos
con una facilidad increíble que
le permite ¡sorprendente! bro-
mear incluso y hablar antes de
emitir la nota, como sucedió en
la última aria cuando alguien
aplaudió anticipadamente: él
paró su canto y le dijo en tono
sumamente jovial y sonriendo al
aplaudidor: “Todavía no, déje-
me llegar, tengo que respirar”,
y luego de eso lanzó un agudo
que, como diamante, culminó la
corona que había venido forjan-
do a lo largo de su actuación.
La orquesta abrió con la Sin-
fonía No. 32 de Mozart (1756-
1791), que dio paso a la primera
aria, “Un’aura amorosa” de su
también ópera Cosí fan tutte;
luego siguió el aria de Belmonte
de El rapto en el serrallo, igual-
mente del Divino autor.
Después del intermedio la
parte cantante empezó con
“É servato, a questo accia-
ro- L’amo tanto, em’é si cara”,
de Montescos y Capuletos de
Bellini (1801-1835), un encan-
to, y prosiguió con uno de los
platillos fuertes de este tipo de
recitales pero que aquí cobró
una dimensión especial, la muy
famosa y gustada (y por ello
muy comprometida, porque las
comparaciones son inevitables)
“Una furtiva lágrima” del Elixir
de amor de Donizetti (1797-
1848), a la que siguió “Ah!
Léve-toi, soleil” de Romeo y
Julieta de Gounod (1818-1893),
para culminar con otra “facilita”
e igualmente muy conocida y
esperada pero aún más com-
prometedora, sobre todo des-
pués de lo que Pavarotti hizo
con ella en el MET de Nueva
York, “Ah! Mes amis, quel jour
de féte”, de La hija del regi-
miento de Donizetti. Y fue aquí
donde, con un enorme domi-
nio de lo que estaba haciendo
pero también con desparpajo
inmenso, don Javier se permitió
la interrupción y broma arriba
descritas. Sólo teniendo facul-
tades fuera de serie y sabiendo
hacer un manejo impecable de
las mismas puede alguien darse
un lujo de tal tamaño.
Caminando a pasos agigan-
tados hacia convertirse en un
“Tenore di grazia”, el primero
en la historia de México a me-
nos que alguien me corrija, se
entiende el porqué de la sensa-
ción que Javier Camarena está
causando en el mundo.
Teatro
“La verdad
sospechosa”
ESTELA LEÑERO FRANCO
C
ómo nos hacen reír los
mentirosos que mienten
bien, con una imagina-
ción desbordada y habilidad
mental para inventar, desvariar
y componer lo dicho cuando la
mentira lleva a otra mentira y a
otro invento todavía más com-
plicado. Ideal un mentiroso para
una comedia de enredos, para
hacer reír, guiar la confusión de
la situación y engañar a los per-
sonajes y a los espectadores.
La verdad sospechosa de
Juan Ruiz de Alarcón, escrita
en el siglo XVII, cuenta con la
inteligencia y la gracia del au-
tor para contarnos la historia de
don García, que vuelve a casa
con su padre, el cual quiere ca-
sarse pero él se ha enamorado
de otra (él cree que es de otra)
y tiene que ingeniárselas para
seducir a la mujer que a primera
vista lo dejó prendado y hacer
que su padre lo case con ella.
Pero en realidad, por un equí-
voco, lo que él está evitando es
exactamente lo que quiere en
verdad, lo cual sabe el público
y provoca más hilaridad. Sa-
bemos más que el personaje y
nos volvemos testigos de cómo
se va armando el enredo cada
vez más y, llenos de júbilo, lo
disfrutamos.
La Compañía Nacional de
Teatro Clásico de España, que
dio unas funciones en el Palacio
de Bellas Artes la semana pasa-
da bajo la dirección de Helena
Pimienta, consigue con brillan-
tez una puesta en escena con-
temporánea, sin perder el sabor
y la gran riqueza de un texto del
teatro barroco mexicano.
Helena Pimienta (Salaman-
ca, 1955) tiene la habilidad de
montar la obra de Juan Ruiz
con un lenguaje escénico del
siglo XXI, sin transformar el
texto. Los diálogos conservan
la estructura en verso, pero
los personajes visten con ropa
actual y su gestualidad remar-
ca movimientos y expresiones
que nos remiten a la cotidiani-
dad de personajes de nuestro
presente inmediato. Si bien es
cierto que el lenguaje versif-
cado, la tonalidad de los ac-
tores españoles y la difcultad
acústica del teatro impedían la
comprensión total de lo que se
decía, los tonos altisonantes
y la expresividad corporal nos
permitía seguir la historia.
La propuesta de la direc-
ción y el estilo actoral grandi-
locuente dirigen la comedia de
Alarcón hacia la farsa, lo cual
es efcaz para el humor y la di-
námica de enredos. Sobresalen
las interpretaciones de los dos
galanes, Rafa Castejón (como
el mentiroso de don García), y
David Lorente (como don Juan
de Sosa); las damas Lucrecia y
Jacinta: Nadia Gallardo y Mar-
ta Poveda, y lo bufonesco de
Juan Meseguer.
La escenografía de Alejan-
dro Andújar es propositiva, y
partiendo de sólo dos paredes
convergentes hace maravillas.
En ellas, puertas “invisibles” se
abren y cierran para permitir los
enredos, dejar entrar la luz y
vislumbrar un balcón, una habi-
tación o una iglesia. Con pocos
colores en juego y unos cuan-
tos muebles invita a una inter-
pretación sin apoyos donde la
directora idea recorridos, pro-
yecta sombras, construye ni-
veles y hasta deja ver una que
otra imagen surrealista.
Juan Ruiz de Alarcón, autor
novohispano radicado en Es-
paña, sufrió el escarnio de sus
contemporáneos peninsulares
como Lope de Vega, Quevedo y
Tirso de Molina, por su físico y
exagerada cortesía, y al mismo
tiempo fue valorado por auto-
res franceses como Corneille,
quien reconoció haberse basa-
do en La verdad sospechosa
(desconocíendo el nombre del
autor) para escribir su obra El
mentiroso. En México tampoco
fue reconocido en su momen-
to, y hasta cuando se estrenó
en 1844 Las paredes oyen en
El gran teatro de Santa Ana,
nada más se apuntó “de autor
mexicano”. Hoy por hoy, des-
pués de que La verdad sospe-
chosa inaugurara hace 80 años
el Palacio de Bellas Artes, Juan
Ruiz de Alarcón es considerado
como uno de los autores teatra-
les más importantes de nuestra
historia.
Puesta dirigida a la farsa
L
o
r
e
n
a

A
l
c
a
r
a
z
68

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

Cine
“La imagen ausente”
JAVIER BETANCOURT
E
l título en francés de
este último largometraje
de Rithy Panh, (L’image
manquante; Francia-Camboya,
2013) acentúa la noción de
necesidad: el ausente no siem-
pre hace falta. No existían imá-
genes para ilustrar la infancia
abandonada del director, la de-
portación y la desaparición de
su familia durante el genocidio
organizado por el Khemer Rojo
en su natal Camboya. El mate-
rial documental proveniente del
gobierno de Pol Pot, horrores,
ejecuciones sumarias y humilla-
ciones, sólo provoca más vacío;
había que dejar jugar al niño
para acceder a la realidad.
Figurillas de barro coci-
do y coloreado, maquetas y
dioramas, atmósfera familiar,
cuando el padre leía poesía en
voz alta, inundan de luz el hoyo
negro; posteriormente, durante
el horror cotidiano de los cam-
pos de trabajo, las técnicas de
reeducación, la inexorable ex-
tinción de referencias afectivas,
triunfa la imagen. La creatividad
humana como arte de recupe-
rar la memoria.
Las miniaturas, a cargo
del escultor Sarith Mang, se
presentan fjas, de manera
hierática, como corresponde
a un altar de muertos; animar-
las equivaldría a traicionar la
mirada de azoro del niño. A
cambio, la cámara recorre las
composiciones escultóricas, se
acerca a ellas desde diferentes
ángulos. Lo que las anima es
la voz en off del actor Ran-
dal Douc narrando historia y
anécdotas, como si la imagen
surgiese de la palabra. Fotogra-
fía y fragmentos de películas
de los archivos ofciales del
Khemer Rojo, insertados entre
las secuencias multicolores,
documentan el discurso.
Si se piensa, un mexicano
posee referentes culturales,
altares, arte popular, nacimien-
sus raíces sociales, geográf-
cas, sus mezclas, alcance.
Celebrar los 55 años re-
sulta un motivo para poner al
aire breves comentarios lauda-
torios a cargo de todo tipo de
personajes, hasta de aquellos
que no están vinculados con
el canal. También se han res-
catado del archivo fragmentos
de grabaciones, con lo cual se
va ilustrando el nacimiento y
desarrollo de la emisora. Este
ejercicio es importante pues
no basta la historia escrita, el
relato verbal, una institución
audiovisual necesita salvar en
imágenes esos relatos. Ahí es-
tán los estilos, las evoluciones
de lenguaje, los protagonistas
en su tránsito o permanencia,
según maduraron, según en-
vejecieron. También pueden
notarse los giros en la línea
editorial. Si bien al ser ésta
una administración priísta,
lo que se destaca son logros
interesantes para esa corrien-
te política. No es una historia
objetiva, ni siquiera equilibra-
da, pero a partir de lo exhibido
puede reconstruirse una parte
de lo que ha sido la emisora
del Instituto Politécnico Nacio-
nal e interpretarla bajo paráme-
tros críticos.
Otras producciones de la
casa han sido el relato de cómo
se restauraron los órganos de
la catedral de México, diversos
pasajes de los hechos de la Co-
lonia, la independencia, la refor-
ma y la revolución de 1910. Se
introdujeron cápsulas informa-
tivas de tres minutos, efeméri-
des en su mayoría. Se dio a los
ofcios un espacio.
Sin embargo continúan
prevaleciendo las series com-
pradas, la barra matutina para
niños está plagada de ellas.
Después del noticiario hay tam-
bién emisiones foráneas. Ese
giro dado por Fernando Sariña-
na en el sexenio de Calderón le
quitó a Canal Once su carácter
nacional, su impulso producti-
vo, la misión de difundir mate-
riales pertinentes a mantener
un público. Permanece el rasgo
propagandístico a favor de todo
lo que haga o diga el gobierno
de Peña Nieto.
Televisión
La Historia
en Canal Once
FLORENCE TOUSSAINT
L
a actual administración
de Canal Once ha dejado
programas realizados
por la televisora en el sexenio
pasado para ser repetidos.
Es el caso de Bienes raíces;
lo mismo sucede con varias
de las series adquiridas, entre
otras Downton Abbey o Jo. La
primera doblada al español, la
segunda subtitulada.
La barra de opinión se
mantiene con muy pocos cam-
bios, resalta únicamente el
afán por modifcar colores o
escenografías como en Primer
plano. De la producción propia
siguen elaborándose La ruta
del sabor, Aquí nos tocó vivir,
Conversando con Cristina Pa-
checo. Así mismo Diálogos en
confianza, modifcado casi por
completo, D Todo con distinta
conductora.
Lo nuevo propio es poco,
se caracteriza esencialmente
por el énfasis en temas histó-
ricos, sea de la política, la téc-
nica, la economía o las artes.
Aparecen Retratos, Momentos
de una historia, Historias de
vida, Actívate, Tu cocina, Yo
sólo sé que no he cenado. Para
discusión y comentarios está
Sacro y profano, que analiza las
distintas religiones del planeta,
tos, historieta, que le permiten
apreciar mejor la propuesta de
Panh que otras culturas donde
predomina el discurso abstrac-
to, como ocurre en Francia.
La imagen ausente no es un
documental, sino una puesta en
escena en el sentido moderno
de instalación, que recurre a la
fcción y emplea el documen-
tal como materia prima, de la
misma manera que el agua y la
tierra de las esculturitas.
No es arriesgado hablar de
arte gestual en este caso, el cine
de Rithy Panh presenta esta
tendencia desde el inicio; en
un documental anterior, S21, la
máquina de muerte del Khe-
mer Rojo (2002), el realizador
camboyano puso a los tortu-
radores y a los guardias de las
prisiones a reproducir los gestos
y los modos que empleaban
para mantener la obediencia y
el terror en los prisioneros. Los
carceleros se animaban repitien-
do expresiones y movimientos
corporales de su trabajo bajo el
gobierno de Pol Pot; la vida del
otro, del olvidado en los huesos
y las fosas comunes, se anima-
ba de repente.
Todos los muñequitos de La
imagen ausente componen una
sinfonía de gestos que evoca la
nostalgia de un niño, y el temor
de olvidar de un adulto. Como
bien comenta la voz en off, La
imagen ausente no es la imagen
del Khemer Rojo, sino la ima-
gen de una búsqueda.
El programa del Foro Inter-
nacional de la Cineteca conti-
núa exhibiéndose en diferentes
salas del área metropolitana.
Recuperación de la memoria

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 69
LI BROS

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 69
LI BROS
ROBERTO PONCE
F
ue hace más de tres décadas cuan-
do el profesor e historiador jalis-
ciense Rogelio López Espinosa se
lanzó a la ambiciosa tarea de com-
pilar las obras completas y dar vida
a la gran biografía de José Rosas
Moreno, uno de los autores previos a la Revolu-
ción Mexicana más leídos durante el porfiriato
y cuya importancia destacó el escritor recien-
temente fallecido José Emilio Pacheco, así:
“Casi no se recuerda a este poeta nuestro
don José Rosas Moreno, quien fue lectura in-
fantil obligatoria en las escuelas para todos los
mexicanos.”
Por fin, López Espinoza, el también cronis-
ta colegiado de Lagos de Moreno, tras sufrir in-
diferencia y rechazo hacia su vasta labor por
parte de las instituciones culturales y artísticas
de México, logró publicar los frutos de aquella
notable investigación en las 200 páginas con
ilustraciones. Se intitula José Rosas Moreno, el
fabulista de América (Estudio biográfico del poeta
“Cantor de la Niñez”).
Nativo José Rosas –como él mismo se firma-
ba– nació el martes 14 de agosto de 1838 y mu-
rió a los 45 años de edad en la miseria, el 13
de julio de 1883. Su vida fue de película, cor-
ta, apasionante, con glorias y sinsabores. El edi-
tor Óscar González Azuela (nieto de Mariano
Azuela) dice en el prólogo:
“Este trabajo lleva implícita buena suer-
te y proyección: el lector tiene en sus manos
una edición de autor… López Espinoza, con la
seguridad que le brindan muchos años de in-
vestigación sobre su biografiado, financia esta
edición por encima de las promesas y opinio-
nes de mecenas gobiernistas instalados en ca-
pillas literarias y sociedades de elogios mutuos
que con fino olfato llevan a la prensa obras in-
trascendentes movidos por oscuros intereses,
produciendo libros que son flor de un día... A
partir de sus epígrafes entramos al gran mun-
do intelectual de Rosas Moreno, que abarca
desde Ignacio Manuel Altamirano a José Emi-
lio Pacheco…”
José Rosas Moreno, el fabulista de América co-
mienza con prefacio de Rogelio López Espino-
za (nacido el 16 de septiembre de 1950 en Lagos
de Moreno), egresado de la Facultad de Filoso-
fía y Letras de la UNAM donde estudió Lengua
y Literatura Hispánicas:
“Para colaborar en algo al homenaje que
aún le debemos quienes en nuestra infancia
leímos o memorizamos algunos de sus poe-
mas, en 1980 me di a la tarea de recopilar si no
Una intensa y larga tarea del cronista de Lagos
de Moreno, Jalisco, Rogelio López Espinoza, des-
embocó en el volumen José Rosas Moreno, el fabu-
lista de América (Estudio biográfico del poeta “Can-
tor de la Niñez”). Además del acercamiento bio-
gráfico recupera textos de quien fuera uno de los
autores previos a la Revolución Mexicana más
leídos durante el porfiriato y “lectura infantil
obligatoria en las escuelas para todos los mexi-
canos”, de acuerdo con José Emilio Pacheco.
Perfil biográfico de
José Rosas Moreno
70

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

su obra completa (y editarla, labor casi im-
posible ahora), sí por lo menos la totalidad
de sus textos disponibles en los acervos
visitados por mí para rescatarlos de un to-
tal e inmerecido olvido…
“La presente biografía presentada hoy
como libro aislado era, dentro del proyec-
to original, el prólogo a las obras comple-
tas de Rosas Moreno… No he agotado el
tema. Espero tener la fortuna de añadir no
una sino las más posibles obras de Rosas
Moreno faltantes en la compilación men-
cionada… Ante el desdén, indiferencia o
desinterés de las autoridades culturales,
de algunas de las cuales recibí varias pro-
mesas incumplidas, decidí emprender por
mi cuenta, en una edición de autor, la pu-
blicación de esta biografía en un tiraje li-
mitado (300 ejemplares)…”
López Espinoza hace referencia espe-
cíficamente a un personaje peculiar, tal
como reitera en conversación telefónica
desde Lagos de Moreno (ciudad que lle-
va el apellido materno del poeta por su tío
abuelo Pedro Moreno, prócer independen-
tista de Jalisco):
“El político panista Jesús Alejandro
Cravioto Lebrija, anterior secretario de
cultura de Jalisco, me prometió las perlas
de la Virgen en cuanto a publicar mis li-
bros y nunca cumplió, sencillamente no
hay interés ni dinero para el arte y la cul-
tura en nuestro municipio laguense. Es
una vergüenza que mi trabajo durmió el
sueño de los justos por tres décadas pese
a tener la obra de Rosas Moreno ya prácti-
camente compilada. Son una multitud de
tomos y aquí nada más los menciono en
la bibliografía.”
–Además de libros infantiles, fábulas y
poemarios como Ramo de violetas, ¿habría
alguna obra cumbre de Rosas Moreno en
su época de mayor fecundidad literaria?
–Como dramaturgo tiene una pieza
en dos actos muy interesante llamada Sor
Juana Inés de la Cruz, estrenada en 1876,
teatro en verso acerca de la Décima Musa.
Hace 50 años se montó por última vez en
un aniversario de la fundación de Lagos
(fundada en 1563), pero no se ha vuelto a
representar y se trata de una obra digna.
Los ocho años de máxima plenitud de José
Rosas Moreno comprenden 1868 y 1876.”
Creador asimismo de los dos volúme-
nes Índice del Ramo de Expulsión de los Es-
pañoles (Archivo General de la Nación); de
Don Pedro Moreno, el adalid insurgente, y de
la Biografía del licenciado Francisco Primo Ver-
dad y Ramos, así como la del poeta Alfre-
do Ramón Plasencia y otros estudios, el
maestro López Espinoza sigue puntual la
cronología de José Rosas Moreno a partir
de sus orígenes familiares. La historia al-
canza a 2008 cuando se vendieron manus-
critos del poeta.
Con multitud de notas de apoyo, el li-
bro incluye poemas con otros textos al
poeta, entre ellos los de Ignacio Manuel
Altamirano, Juan de Dios Peza, Juan Valle
El Milton de Guanajuato, y Manuel Acuña. El
fabulista de América finaliza con el capítu-
lo “José Rosas Moreno ante la crítica” y el
biógrafo pensando en voz alta:
“La opinión más valiosa de la obra de
Rosas Moreno y quizá la que aún falta
es la hecha por cada uno de los lectores.
¡Ojalá pronto nuestro fabulista cuente
con legiones de críticos!”
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
A
finales del año pasado Álvaro Enrigue
recibió el 31 Premio Herralde de Nove-
la 2013 por Muerte súbita (Ed. Anagra-
ma. Col. Narrativas hispánicas No. 522; Méxi-
co, 2014. 256 pp.). La distinción es una de las
más importantes de habla hispana y fue crea-
da por Jorge Herralde, fundador de la Editorial
Anagrama. Algunas de las obras galardonadas
han sido El desfile del amor (1984) de Sergio Pi-
tol, El hombre sentimental (1986) de Javier Ma-
rías, Un hombre humillado (1987) de Félix de
Azúa, Los detectives salvajes (1998) de Rober-
to Bolaño, El mal de Montano (2002) de Enri-
que Vila-Matas, El testigo (2004) de Juan Villo-
ro y Casi nunca (2008) de Daniel Sada. La breve
relación destaca la calidad y trascendencia de
las obras elegidas.
Muerte súbita es una novela contada por
un estudioso del tenis sobre un encuentro fic-
ticio entre Caravaggio y Quevedo en la Plaza
Navona. El juego dura tres sets con cambio de
cancha. En la descripción de lo sucedido en el
campo de juego el narrador interrelaciona la de-
capitación de Ana Bolena y el robo de sus tren-
zas, con las que está hecha una de las bolas, o
el escapulario que le teje la Malinche a Cortés
con el pelo de Cuauthémoc o el maravilloso ar-
te plumario indígena que influye a Caravaggio
en la manera de mezclar los colores. También
hace una relación de la historia del tenis, así co-
mo cuestiona su manera de narrar, e incluye la
actividad de Vasco de Quiroga en Michoacán
inspirada por Tomás Moro.
A pesar de los muchos sucesos pasados
que narra Enrigue la novela no es histórica, si-
no que los hechos le sirven para presentar su
peculiar idea de la modernización. Queve-
do representa ese cambio sofisticado, rígi-
do y complejo frente a Caravaggio, un trans-
formador apasionado, arbitrario y complicado.
El juego representa el proceso histórico que
se da a saltos, mezclas y alteraciones. Así hay
una influencia en la conquista a través de la
imposición, pero también un ascendiente de
América en Europa en las ideas, valores, gus-
tos… como lo señala Enrigue con el impac-
to que sufre Caravaggio cuando conoce la mi-
tra de plumas que le envía Huanintzin al Papa
Paulo III y que cambia su concepción del color
y la luz. Así, la acción es el resultado de varias
fuerzas que se afectan de manera diversa. Sin
embargo, estos ánimos diferentes, en cuanto
a matices, comparten en esencia un deseo de
dominación sobre el entorno que se traducirá,
con el tiempo, en una sociedad brutal, ávida de
riquezas y transgresora de toda tradición.
Muerte súbita es una novela de ideas, en
donde Enrigue utiliza varios géneros literarios co-
mo la poesía, el aforismo, el teatro y el cuento
breve para dar un gran dinamismo a la narración.
El resultado es una excelente obra, por su fondo
y maneras, a la altura de las ficciones distinguidas
con el Premio Herralde.
Un acercamiento a la
modernización
70

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014


1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 71
LI BROS
ROBERTO PONCE
E
l poeta zacatecano Jorge Humberto De
Haro Duarte (Jerez, 15 de abril 1950) le
dedica al difunto cantor rupestre falleci-
do en los sismos de 1985, Rockdrigo Gonzá-
lez, un canto poético en su reciente antología
Hojas del Tiempo. Se trata de una edición de
autor en forma artesanal por el Taller de Crea-
ción Literaria CoInspiración, de Dolores Hi-
dalgo, Guanajuato, en 152 páginas. Intitulado
simplemente Rockdrigo, éstas son sus prime-
ras tres estrofas:
con la furia de un tiempo paraste tu obra
con la pena de un mundo quedaste
( atrapado
y entre notas de un blues aplastado
te apartaste por siempre de un pueblo en
( zozobra
quién tuviera tu estilo tan fresco tan loco
tan mordaz tan tenaz tan agudo tan
( grueso
tan jalado del pelo de lengua y de seso
que el desmadre contigo parecía muy
( poco
qué vaivenes de blues y de rock te
( aventaste
a parir buena onda pusiste al personal
entre nubes flotantes y alucines
( constantes
la banda se soltaba con instinto animal
El profeta del Nopal y De Haro coincidieron
en la Universidad Veracruzana (UV) de Xala-
pa hacia 1972, cuando estudiaron juntos psi-
cología. Narra el poeta fundador del taller
CoInspiración en la Casa de Cultura de Dolo-
res Hidalgo:
“Rockdrigo fue mi broder cuando estu-
diábamos psicología. Llegó de pronto con
su guitarrota y un arnés para tocar la armóni-
ca como Bob Dylan, era muy simpático, tenía
ese rictus de risa que te contagiaba, y ade-
más era bastante ocurrente. Formó parte de
nuestra banda de psicólogos, jipiosos y lo-
cochones, nos tratamos de cerquita, aparte
de que también nos reuníamos los vagos del
pueblo y Rockdrigo cayó bien con todos y a
todos nos gustó su estilo.”
compañero de juegos con la muerte
en trincheras cubiertas con las mismas
( banderas
un cautivo perpetuo de prisiones
sin rejas paredes ni barreras
burlador pertinaz de virtudes de la amada
( locura
buscadas de galaxias en el eterno etéreo
y sembrador de perlas en poblados
( chiqueros
“Yo le perdí la pista hasta que un día compré
un disco que se llama Hurbanistorias; le pre-
gunté a un compañero de la misma época si
sería el mismo Rockdrigo González que cono-
cimos y me lo confirmó.”
estrella de la música en concierto
que en su simpleza asombra
portador de mensajes personales a cada
( ser oyente
valiente soñador clarividente
profeta del nopal niño demente
depredador de sombras rockero
( irreverente
enajenado entero con trovador mensaje
interpretando el blues con cósmico
( coraje
caían nota tras nota en el concierto
ante el color del corazón abierto
“Cuando tuvo oportunidad de mostrar su don
de gente lo hizo con una calidad que no te en-
cuentras en estos tiempos. Fuimos en Sema-
na Santa de 1972 o del 73 una docena de co-
legas de la UV de Xalapa a la tierra natal del
Rockdrigo en Tampico, Tamaulipas y nos per-
mitió alternar con la División del Norte y el gui-
tarrista Freddy Armstrong, nos llevó a la playa
y nos presentó a su amigo El Tomates y varias
princesas de gran cultura y caché para que
nos cuidaran, pues la sociedad allá se escan-
dalizó al ver llegar nuestra bandota.”
hey Rockdrigo qué loco estás
con tanto rollo en tu coco hasta dónde
( pararás
Hey hey hey hey hey Rockdrigo bien loco
( estás
con tanto rock en tu armónica y en tu lira
( volarás
El poemario Hojas del tiempo de Jorge Hum-
berto De Haro Duarte conjunta su obra poéti-
ca 1970-2014. Con prólogo de Alfonso Tira-
do, puede solicitarse al correo electrónico del
autor: jhdeharoduarte@gmail.com.
Poema al
“Rockdrigo”
de Jorge de Haro
De Haro. Edición de autor
72

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

72

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

“Guten Tag,
Ramón”,
otra mirada a la migración mexicana
No todo es humillación y tragedia para los migrantes
connacionales en países del llamado Primer Mundo.
El largometraje de estreno Buen día, Ramón (Guten Tag,
Ramón, título original en alemán) ofrece una visión op-
timista del fenómeno, según el realizador mexicano
Jorge Ramírez-Suárez (Conejo en la luna), radicado des-
de hace casi tres lustros en tierras germanas, y entre-
vistado a la par del actor adolescente Kristyan Ferrer
en su primer papel protagónico para el cine.
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
A
unque Jorge Ramírez-
Suárez afronta en su re-
ciente película Guten Tag,
Ramón (Buen día, Ramón) el
problema de la migración
de jóvenes mexicanos,
ofrece un lado positivo, “sin los clichés del
narco y que todos los chavos mexicanos
del norte son delincuentes”, detalla.
Filmada en Durango, México, y Wies-
baden y Fráncfort, Alemania, en 2013, el
cineasta confiesa que no quiso con esta
historia que él mismo escribió limitarse
sólo a las salas de arte, “sino alcanzar un
público más grande”. Tan es así que todas
las distribuidoras, incluso las majors se la
pidieron y finalmente será 20th Century
Fox quien la lance en México (el jueves
21); en Alemania (a finales de noviembre
próximo); en Estados Unidos (para 2015), y
luego en América Latina y otras naciones.
El actor de 19 años Kristyan Ferrer in-
terpreta al personaje principal, en este
su primer papel protagónico en un lar-
gometraje (ver recuadro). También ac-
túan Adriana Barraza y Arcelia Ramírez;
el elenco alemán lo componen Rüdiger
Evers, Franziska Kruse e Ingeborg Schö-
ner, entre otros.
Este relato se centra en Ramón, de 18
años, que tras cinco fallidos intentos de
emigrar a Estados Unidos para trabajar y
negarse a ingresar al narco, decide irse a
Alemania en busca de la tía de un amigo
para que lo ayude a laborar allá, pero nun-
ca la encuentra. Sin papeles, sin dinero y
sin hablar otro idioma más que el suyo,
sobrevive en la calle. Entonces conoce a
Ruth, una anciana jubilada que no habla
español pero que le ofrece ayuda, comu-
nicándose ambos a través de mímica y
dibujos.
Ramírez-Suárez (Ciudad de México,
1969) toma el teléfono desde Wiesbaden,
Alemania, donde lleva 14 años radicando,
y concreta que su finalidad era abordar la
amistad y la solidaridad entre los seres
humanos. Afirma que abundan historias
reales como la del Ramón en su película:
“Me preocupa que en México muchos
jóvenes deben migrar porque no tienen
oportunidad de nada. Lo terrible que pasa
con los migrantes ya todo mundo lo cono-
ce, lo vemos en los noticieros, y yo desea-
ba narrar una historia de amistad porque
Ramón conoció a una señora sensacional.
Como él es muy inocente, genuino y au-
téntico, la señora diside ayudarlo. Para mí
era importante que Ramón fuera un cha-
vito. Ferrer tenía 17 años cuando filma-
mos en Durango y un día antes de volar a
Alemania cumplió los 18.”
Para el también realizador de las pe-
lículas Conejo en la luna, Amar, México
y Los inadaptados; Guten Tag, Ramón “es
una historia realista, divertida y al mis-
mo tiempo dramática, como me gusta
hacerlas en cine, con un poco de todo y
como en la vida misma”.
El proyecto es coproducción de Bean-
ca Films (de Ramírez-Suárez) y la empre-
sa alemana MPN Cologne Film 3, apoyado
por el Fondo de Inversión y Estímulos al
Cine, el estímulo fiscal Eficine y el gobier-
no de Durango.
Solidaridad alemana
Ramírez-Suárez invirtió cinco años de
su vida en Guten Tag, Ramón: dos para el
guión, uno en buscar la parte financiera, y
dos más en el rodaje y la postproducción.
Empezó la cinta hacia 2009.
El también productor recuerda que
cuando proyectó su thriller político Conejo
en la luna en otros países, a los mexicanos
que acudieron les dolía mucho la trama
por abordar la corrupción de los funciona-
rios de alto nivel:
“Platicaba con ellos y se quedaban

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 73 1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 73
frustrados. Entonces me quedé con la es-
pinita de darle al público un tono diferen-
te, abordando siempre los puntos sociales,
no puedo realizar una película sin eso. Y
luego está que el fenómeno migratorio se
aborda muy fuerte en la pantalla grande,
como para un público más pequeño, pero
yo creo que también hay historias de mi-
grantes positivas y no todas son horribles.
“Al buscar información para el guión
me di cuenta que hay muchísima gente
que viene a Europa pero que también a al-
gunos les va bien pues los ayudan acá, la
solidaridad y la amistad son importantes.
Yo quise irme por ese lado.”
Se inspiró en personas de carne y hueso:
“Aquí en Alemania conocí a una seño-
ra como Ruth, vivía en un departamento
donde todos sus vecinos eran de la misma
edad, de 80 años para arriba, y vivían so-
los, eso me llamó mucho la atención.
“También conocí a unos chavitos
como Ramón que llevaban un buen rato
viviendo en Alemania, limpiando casas,
sin hablar alemán, sin ningún sistema de
seguridad ni nada. Y que había un señor
de la tercera edad que les proporciona-
ba un lugar dónde dormir y así trabaja-
ban, enviaban dinero a su casa en México,
y narraban que habían intentado pasar a
Estados Unidos y que les había ido horri-
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
J
orge Ramírez-Suárez vio al joven actor Kris-
tyan Ferrer en la película Días de gracia, de
Everardo Valerio Gout, justo cuando iba a
empezar el casting para su largometraje Guten
Tag, Ramón, “aunque ya lo había visto en otras
cintas, pero él estaba muy pequeño”, y fue en-
tonces cuando se convenció que Kristyan se-
ría el personaje principal de esta su nueva cinta
que 20th Century Fox estrenará el jueves 21.
El director recuerda que suspendió el cas-
ting y no dudó en proponerle el filme. Ferrer
confirma a Proceso lo dicho por el director:
Guten Tag, Ramón se convirtió en su primer
papel protagónico del cine.
“La historia me pareció innovadora para mi
carrera, lo confieso, me maravilló hablar del fenó-
meno de la migración combinado con esta fábula
o cuento cinematográfico que no estamos acos-
tumbrados a ver en la pantalla.
“Vi una buena oportunidad para abordar
la migración mexicana desde el punto de Ra-
mírez-Suárez como algo divertido para que la
gente pudiera entretenerse y al mismo tiempo
reflexionara. No se centra en el fenómeno mi-
gratorio aunque está en ese contexto, se habla
más del lenguaje universal y la amistad.”
Relata que antes de rodar entrevistó algu-
ble. Alemania hoy en día se preocupa por
los migrantes.”
–¿Qué opina que Estados Unidos ponga
trabas para recibir a los niños migrantes?
–Si estos niños llegaran a Alemania,
primero investigarían si tienen familiares
legales en otros países; si no, los pondrían
en refugios. Sería difícil que de buenas a
primeras a un menor de edad lo regresa-
ran. Es complicado obtener una visa de tra-
bajo, hay procesos (de trámites) y reglas.
La semana pasada, el Fondo de las Na-
ciones Unidas para la Infancia (Unicef) in-
formó que la cuarta parte de los 47 mil
niños detenidos en la frontera sur de Esta-
dos Unidos entre octubre de 2013 y mayo
de 2014 son mexicanos.
Al mencionarle que a través del perso-
naje Ruth toca el nazismo, Ramírez-Suá-
rez detonó que tampoco quiso caer en el
cliché del pasado alemán del Tercer Reich:
“Ella cuenta con 80 años y recuerda
la Segunda Guerra Mundial cuando tenía
menos de 10 años. Obviamente la heren-
cia histórica está allí, el nazismo va a se-
guir siendo una carga aunque cada vez
menos pesada. Antes era difícil que en un
Mundial de Futbol sacaran sus banderas
y orgullosamente celebraran, como aho-
ra lo hicieron. Cuando ganaron en Italia
en 1990 no celebraron así, era impensa-
nos migrantes y tomó aspectos de ellos para
su personaje:
“Fui recolectando sus experiencias y cómo
veían su vida, así que Ramón puede ser cual-
quier migrante. Tampoco pretendo decirle a la
gente ‘¡téngales lástima a los migrantes!’ por-
que viven lo que viven, así es como ven la vida
y punto. Eso es lo que me gusta de Ramón,
que es cualquier migrante en cualquier parte
del mundo.”
Realza también que filmar con un equipo
alemán “fue una experiencia única”.
Ferrer, nacido el 14 de febrero de 1995 en
la Ciudad de México, ha rodado 15 películas.
En este año intervino en 600 millas, de Gabriel
Ripstein, y Eddie Reynolds, de Gustavo Mohe-
no. A los seis años debutó como actor en tele-
visión. Su primer largometraje fue Sin nombre,
de Cary Joji Fukunaga.
–¿Cómo le va como actor?
–La verdad, no me quejo. En lo monetario,
ahí sí falla…
Y culmina diciendo el Ramón de Guten
Tag…:
“Es difícil mantener una carrera en cine.
Hice mucho tiempo televisión y hay una gran di-
ferencia en cuanto a lo económico y en el cine
no es lo mismo, pero la pantalla grande es un
gozo único. Escojo mis proyectos, pero trato
ble pues no se sentían orgullosos de ser
alemanes. La distancia de los años de esa
guerra ya lo empieza a permitir y estos
jóvenes que ganaron el Mundial y a los
demás les enseñan mucho de las atroci-
dades del nazismo para que no se repita.
“El mismo gobierno alemán tiene una
estructura completamente antidictatorial
y democrática, no gobierna un solo parti-
do sino dos. Aquí le dan dinero a un niño
desde que nace hasta los 18 años. Claro,
no todo es maravilloso, hay otros proble-
mas, por ejemplo, en la cinta muestro a
alemanes que no quieren a Ramón; pero
no podemos concluir que todos son nazis
o todos son racistas.”
El director visita México con frecuen-
cia. Estipula que aceptó que la 20th Cen-
tury Fox le distribuyera Guten Tag, Ramón
debido a que Juan Carlos Lazo, director
de esta empresa estadunidense en Méxi-
co, fue el primero que leyó el guión antes
de rodar (“y él me apoyó de alguna ma-
nera por el potencial de que mucha gen-
te vea la película al ser una distribuidora
muy grande”).
Ya prepara su siguiente filme con la
misma productora germana y “tiene que
ver con cuatro países”, adelanta.
“Cada vez estoy más desatado”, com-
pleta el cineasta entre risas.
de quedarme con los que me sirven para crecer
porque al final soy un actor en preparación, para
ir mejorando cada vez mis trabajos.”
ESPECTÁCULOS
Primer protagónico de Kristyan Ferrer
Kristyan. Migrante con suerte
74

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 74

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014
RAÚL OCHOA
L
a realización del Gran Premio
de Fórmula 1 en la Ciudad de
México –que no se había ce-
lebrado en el país durante 23
años– está cobijada por el go-
bierno capitalino, que lo pro-
movió; el federal, que desembolsará 210
millones de dólares (2 mil 730 millones de
pesos), y la iniciativa privada: la Corpora-
ción Interamericana de Entretenimien-
to (CIE) pondrá 150 millones de dólares
(mil 950 millones de pesos) durante los
próximos cinco años por los derechos co-
merciales de la máxima carrera del auto-
movilismo deportivo.
Esto significa que, durante los años que
se celebrará el Gran Premio (GP) mexicano
–entre 2015 y 2019– se pagarán anualmen-
te 72 millones de dólares (936 millones de
pesos) al dueño de los derechos de comer-
cialización del serial, Bernie Ecclestone. Es
decir, en total se erogarán 360 millones de
dólares (4 mil 680 millones de pesos) pro-
venientes del gobierno federal y la inicia-
tiva privada.
En contraparte, los implicados pre-
vén una derrama económica anual de
399 millones de dólares (5 mil 187 millo-
nes de pesos), la creación de 18 mil em-
pleos temporales, directos e indirectos, y
la presencia de al menos 180 mil espec-
tadores, de acuerdo con las estimaciones
que la secretaria de Turismo federal, Clau-
dia Ruiz Massieu, compartió a los medios
de comunicación el miércoles 23, cuando
se hizo oficial el regreso de la F1.
Ahora bien, el pago que hará México
a Formula One Management –la empre-
sa de Ecclestone encargada de vender los
derechos comerciales de la F1– es casi el
doble del que depositará el gobierno de
Canadá para realizar el Grand Prix duran-
te10 años. De acuerdo con el periódico Ex-
célsior, Canadá entregará 168 millones de
dólares.
En 2013, la revista especializada en fi-
nanzas Forbes difundió el estudio Formu-
F1: Dine
Para organizar la Fórmula Uno en la Ciudad
de México se destinarán casi 3 mil millo-
nes de pesos provenientes de impuestos.
Tanto el gobierno federal como el capi-
talino aseguran que será una buena in-
versión, pero los únicos beneficiados
claros hasta el momento son el due-
ño de la F1, la compañía que trae
la carrera y su subsidiaria Oce-
sa, a la que le ampliaron la con-
cesión de la Ciudad Deportiva
en la Magdalena Mixhuca.
Abed. Crítica
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 75

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 75
sobre los 20 millones de dólares y el arre-
glo económico, que se hace directo con
Bernie Ecclestone, ronda los 30 millones
de dólares”.
Las cifras se quedaron cortas. El go-
bierno de Enrique Peña Nieto deberá pa-
gar mucho más por traer de vuelta el Gran
Premio de la F1, que celebró su última ca-
rrera en México el 22 de marzo de 1992 en
el autódromo Hermanos Rodríguez.
“El presidente quería con esto que Mé-
xico se proyectara al mundo como un país
moderno”, dijo Ruiz Massieu, pero el lla-
mado “gran circo” parece diseñado para
generar ganancias privadas mediante el
pago de recursos públicos.
Costo-beneficio
El primer beneficiado será la CIE, pre-
sidida por Alejandro Soberón Kuri, res-
ponsable de negociar con la empresa de
Ecclestone.
La CIE se encargará de remodelar el
autódromo Hermanos Rodríguez, ubica-
do en la Ciudad Deportiva de la Magdale-
na Mixhuca. A cambio le corresponderá la
totalidad del boletaje que se venda duran-
te los tres días del encuentro. También se
quedará con las ganancias derivadas de
la explotación comercial de la carrera, la
venta de bebidas y alimentos y, en gene-
ral, con todo lo que concierne al recinto
del automovilismo deportivo.
El gobierno federal, por su parte, se
compromete a pagar, cada año, 42 mi-
llones de dólares a través del Consejo de
Promoción Turística de México (CPTM),
dependiente de la Secretaría de Turismo,
reveló Claudia Ruiz Massieu. Los 30 millo-
nes restantes serán entregados por CIE. La
tercera parte involucrada, el gobierno del
Distrito Federal, aportará las “vías y apo-
yos necesarios”. No colaborará en el pago
de los 42 millones de dólares.
De acuerdo con Horacio de la Vega –el
vocero de la F1 designado por el jefe de Go-
bierno del Distrito Federal (GDF), Miguel
Ángel Mancera–, la administración capi-
talina sólo invertirá “en la remodelación
restante de las instalaciones de la Ciudad
Deportiva”, al margen del autódromo don-
de se llevarán a cabo las carreras.
Paralelamente, el retorno del GP de Mé-
xico implica la salida del equipo de beisbol
profesional Diablos Rojos, cuyo propieta-
rio, Alfredo Harp Helú, ya fue notificado de
que, a partir del próximo año, su novena ya
la One’s new urban economies, realizado por
la Universidad de Quebec, en Canadá. Ahí
se detalla que la empresa de Ecclestone,
quien posee los derechos de la carrera
desde 1978, suele ofrecer distintas tarifas.
El análisis detalla que, en un pri-
mer listado, se encuentran los “viejos”
GP, como el de Alemania, cuyo pago va-
ría entre los 12 y 15 millones de dólares.
Después vienen los GP llamados “tradicio-
nales”, entre los que se encuentran países
como Japón y Brasil. Simplemente por te-
ner esa etiqueta cubren una cuota anual
que oscila entre los 15 y los 38 millones de
dólares. Al final están las naciones nove-
les, como México, que deben soltar al me-
nos 40 millones de dólares.
En septiembre pasado, el vicepresi-
dente de la Federación Internacional de
Automovilismo (FIA), el mexicano José
Abed, director de la Organización del GP
de México entre 1986 y 1992, declaró a la
revista especializada Autoweek que traer
una carrera de F1 al país representa un
costo total de 50 millones de dólares.
Abed, también titular de la Organiza-
ción Mexicana del Deporte Automovilís-
tico Internacional (Omdai), precisó: “La
inversión que requiere el autódromo está
ro público
negocio privado
DEPORTES
/ AUTOMOVI LI SMO
A
P

p
h
o
t
o

/
D
a
r
k
o

B
a
n
d
i
c
76

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 76

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014
no tendrá cabida en su sede actual, el Foro
Sol. Dicho escenario es administrado por
CIE a través de Ocesa, una de sus empre-
sas subsidiarias y titular de la concesión de
gran parte de la Ciudad Deportiva.
El GDF, por otro lado, ya analiza alterna-
tivas para que el equipo de beisbol no aban-
done la ciudad, informa en entrevista De la
Vega, vínculo entre los gobiernos y la CIE.
El también director general del Insti-
tuto del Deporte del Distrito Federal ase-
gura que la Ciudad de México será la gran
beneficiada. Afirma que la F1 será como
“un pay dividido en tres”, que disfrutarán
el gobierno federal, el capitalino y la CIE.
Cada pedazo del pastel, continúa, implica
un beneficio y una responsabilidad.
De la Vega insiste en que la Ciudad de
México no dará dinero a Ecclestone, por lo
que será, por mucho, la que más ganará:
“Se generarán cerca de 18 mil empleos di-
rectos e indirectos, según estadísticas del
documento oficial Formula money, fórmula
de dinero, de la Fórmula 1. Se trata de pro-
medios de lo obtenido en otras ciudades.
Habrá también una derrama económica
de aproximadamente 400 millones de dó-
lares anuales”.
El vocero explica que serán utilizadas
RAÚL OCHOA
L
os Diablos Rojos del México asegura-
ron el pasado jueves 31 su pase a los
play offs de la temporada 2014 en la Liga
Mexicana de Beisbol (LMB). La novena, propie-
dad del empresario Alfredo Harp Helú, accede
a estas instancias por trigésima segunda oca-
sión de forma ininterrumpida. Esta vez lo logró
90% de las 150 hectáreas que conforman el
complejo de la Ciudad Deportiva. Por esta
razón, acepta que la alianza entre el gobier-
no y la CIE amplía a Ocesa la concesión de
gran parte de la Ciudad Deportiva. El nue-
vo convenio estará vigente de 2015 a 2019.
“Nuestro compromiso va más en fun-
ción de la modernización de la Ciudad
Deportiva. Pretendemos transformarla
en algo útil, totalmente rehabilitada con
espacios nuevos, que comulgue perfec-
tamente con el proyecto de la Fórmula 1
respecto de la inversión que hará la CIE en
el autódromo”, apunta.
El negocio y los frenos
El proyecto para traer de regreso el GP co-
menzó a gestarse hace dos años, cuando
la CIE, por conducto de Alejandro Sobe-
rón, se acercó a José Abed con la inten-
ción de que lo relacionara con Ecclestone,
relata el presidente de la Comisión de
Circuitos y Seguridad de la FIA para Mé-
xico y América Latina, Julián Abed, her-
mano del vicepresidente del organismo
automovilístico.
El GP de México se disputó en su pri-
mera época en el autódromo Hermanos
cuando aún restaban 14 partidos por disputar-
se. Con todo, su clasificación no fue la noticia
más importante que recibieron en la semana:
deberán desalojar el estadio donde juegan.
Con 74 años de existencia, los Diablos Ro-
jos pueden presumir de todo, menos de contar
con escenario propio. Son el equipo profesio-
Rodríguez entre 1962 y 1970. La categoría
retornó al país de la mano de los herma-
nos Abed, quienes además de diseñar el
actual trazado de la pista organizaron la
carrera de 1986 a 1992.
Julián Abed recuerda que la última inte-
rrupción se dio porque el entonces regidor
del DF, el priista Manuel Camacho Solís, les
impidió continuar en el calendario anual de
la F1. “En aquel tiempo estaba la problemá-
tica de la contaminación, y la última carrera
(1992) se hizo condicionada por el gobierno
capitalino: nos dejó realizarla porque ya es-
taba muy adelantada, pero le quitó algunas
vueltas de las que estaban programadas”.
Para conseguir la autorización, el go-
bierno de Camacho Solís dialogó direc-
tamente con Bernie Ecclestone. “Fue así
como se pudo sacar el evento, pero se
acordó que ya no se podía seguir realizan-
do la Fórmula 1. Por lo tanto soltamos la
concesión del autódromo, que ya no nos
interesaba. Se la dieron al promotor Mi-
chel Jourdain, quien a su vez se la vendió
a Ocesa”.
–¿Faltó disponibilidad de Camacho So-
lís? –se le pregunta.
–No es criticable. Hubiera sido fan-
tástico que se siguiera realizando el Gran
nal de beisbol con la mayor cantidad de afi-
cionados en el país, el de mayor número de
campeonatos en la LMB (15) y el segundo con
más temporadas disputadas en la liga (74). Sin
embargo, esto no ha bastado para poner fin a
su eterna condición de invitado incómodo.
La novena se estableció en 1955 en el his-
tórico Parque Delta, que se convirtió después
en el Parque del Seguro Social. Cuarenta y
cuatro años después fue obligada a mudarse
junto a los Tigres capitalinos, con los que com-
partieron escenario. El motivo fue la venta del
inmueble del Instituto Mexicano del Seguro
Social a un grupo de empresarios, que trans-
formó el recinto en el centro comercial Plaza
Delta, en avenida Cuauhtémoc.
En 2000 ambas escuadras iniciaron una
nueva etapa, ahora reubicadas en el Foro Sol
de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca,
donde los Tigres sólo permanecieron dos tem-
poradas. No fue el caso de los Diablos Rojos,
en gran medida porque su dueño, Alfredo Harp
Helú, se aferra a la idea de mantener la franqui-
cia en el Distrito Federal.
Ahora, el regreso de la Fórmula 1 a Méxi-
co deja a los Diablos Rojos sin sede oficial por
tercera vez en su larga historia. Ocesa, que os-
tenta la concesión del inmueble, justifica la sa-
Y la capital, sin esta
Diablos Rojos. Desahucio
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 77

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 77
mer y el segundo año, nunca. Luego de-
pende de lo que se haya invertido, porque
así nos pasó: primero invertimos, después
se empezó a recuperar y en el sexto año ya
estábamos en ceros. Para el séptimo año
hubiéramos comenzado a ganar. A lo me-
a los aficionados, así como el rápido regreso del
equipo. Por ahora, “manejar la opción de alguna
plaza sería especular”, y acepta la estrecha rela-
ción que mantienen con el grupo Ocesa: “Siem-
pre hemos apoyado cualquier asunto que para
ellos represente un negocio. En este caso parti-
cular el regreso de la F1 no sólo es benéfico para
Ocesa, sino para la capital y el país”.
Las dudas
El presidente ejecutivo de los Diablos del Méxi-
co, Roberto Mansur, tiene otra percepción: “No
sé qué tan importante sea para el país. Para
la gente de una alta posición socioeconómica
(es) un show de tres días y se acaba la Fórmula
1. El país necesita otro tipo de inversiones para
salir adelante”.
E ironiza: “Pero qué bueno si lo va a hacer
la iniciativa privada en terrenos del gobierno.
Hay otros deportes que también necesitamos
este tipo de ayuda, y el beisbol en particular
tiene 100 años dando espectáculo a la Ciudad
de México. En un momento dado fue el depor-
te número uno de México antes de que lo reba-
sara el futbol”.
El presidente ejecutivo del México no en-
tiende la razón de traer al Distrito Federal un
jor si sólo lo hubiéramos tenido durante
cinco años habríamos perdido.
Como sea, a los hermanos Abed ya no
les interesa retomar la carrera. “Ni estu-
vimos ni estamos interesados en ser los
promotores de la Fórmula 1”.
espectáculo breve en detrimento de uno que
se disputa buena parte del año.
“La medida urgente es la que ha ofrecido
el señor Harp Helú desde hace cinco años: que
el gobierno del Distrito Federal le dé un terre-
no, él hace un estadio de beisbol y lo dona. Ya
hubo un intento de edificar un estadio en CU,
pero se cayó.”
Mansur revela que ya existen los planos
para construir dicho espacio deportivo. Puede
edificarse en sólo 15 meses. “Estamos prepa-
rados para lo que pueda venir. Desde enton-
ces Marcelo Ebrard (entonces jefe de Gobierno
capitalino) dijo que las autoridades pondrían
los terrenos para edificar el estadio, y el señor
Harp se comprometió a poner los recursos,
pero es día que no entregan los terrenos.
El director del Instituto del Deporte del Dis-
trito Federal, Horacio de la Vega, reconoce por
separado que han sostenido “muchas nego-
ciaciones” con los más altos directivos de los
Diablos del México para garantizar que el equi-
po permanezca en la capital del país.
“Con paciencia, el Gobierno de la Ciudad
de México y los Diablos Rojos daremos a cono-
cer cuáles son los proyectos para que el equipo
de beisbol continúe en la capital. Con esa in-
tención, el gobierno de la Ciudad de México ha
puesto varias opciones sobre la mesa. Tenemos
nuestras alternativas y preacuerdos muy positi-
vos con los Diablos”, asegura en entrevista. No
adelanta dichos avances, sin embargo.
Premio. Como organizadores decidimos
poner punto final, y ahora en nuestra po-
sición de autoridades del automovilismo
deportivo tenemos muchas responsabili-
dades en la Fórmula 1.
“No me quejo de Camacho Solís. Es
un gran político. Lo conocí hace 25 años
y sigue siendo una gente muy fuerte que
siempre está a la cabeza de los partidos, y
cambia de partidos, pues entiendo que así
es la política.”
–En ese momento no hubo forma de
convencerlo…
–Los jefes son jefes, y si se equivocan
vuelven a mandar. Si no, ¿para qué quere-
mos jefes?
–¿Hicieron algún estudio para dimen-
sionar los niveles de la contaminación en
la ciudad?
–Eran tiempos en que estaba muy
fuerte la contaminación. No sé si más que
ahora o menos, pero actualmente existen
otros mecanismos contra el smog. Cada
cosa en su tiempo y en su momento.
–¿Es rentable formar parte de la Fór-
mula 1? –se le inquiere en referencia a las
cifras optimistas que dan los gobiernos
federal y capitalino.
–Sólo después de varios años. El pri-
lida del equipo diciendo que los trabajos de
remodelación del Foro Sol contemplan que
una parte del nuevo trazado del circuito cruce
el referido recinto.
El riesgo
“Mientras no terminemos la temporada, ellos
no harán remodelaciones en la parte corres-
pondiente al Foro Sol. De alguna manera nos
da cierta tranquilidad para que al menos las
próximas semanas nos permitan tomar una
adecuada decisión”, asegura el presidente
corporativo de los Diablos Rojos, Jorge Alum
Kahwagi. “Es una realidad que en 2015 no po-
dremos jugar en la Ciudad de México”.
–¿A dónde irán? –se le pregunta.
–No lo sabemos todavía. La decisión final
la tomará el señor Alfredo Harp como dueño y
presidente del consejo de administración del
equipo.
“Don Alfredo quiere invertir y dejar como
legado un estadio de beisbol. Tendremos tiem-
po suficiente de aquí a que termine la tempo-
rada para analizar y tomar la mejor opción”,
reitera Alum.
La directiva de los Diablos del México, pro-
sigue, buscará la alternativa que menos afecte
DEPORTES / AUTOMOVI LI SMO
dio de beisbol
Autódromo Hermanos Rodríguez. 23 años después
D
a
m
i
á
n

D
o
v
a
r
g
a
n
e
s

/
I
M
A
G
E
N
L
A
T
I
N
A
78

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014
LUCIANO CAMPOS GARZA
M
ONTERREY, NL.- Alan
Pulido se enredó en un
pleito público con el
club Tigres mediante el
que busca obtener su
libertad como futbolis-
ta. El delantero de 23 años decidió dejar el
equipo que lo vio nacer como profesional
para tener la oportunidad de enrolarse en
el Olympiacos, de Grecia.
Para cumplir su objetivo, el canterano
“ignoró” el contrato que, supuestamente,
aún tiene con el equipo de la Universidad
Autónoma de Nuevo León. La Federación
Mexicana de Futbol (Femexfut) determinó
respaldar a Tigres.
Los federativos anunciaron que no le
entregarán el pase internacional al ariete
tamaulipeco. Paralelamente, asentaron,
obligarán a la organización que lo contra-
te a saldar la cláusula de rescisión, que es
de 12 millones de dólares, según han pu-
blicado medios deportivos.
En respuesta, Pulido demandó a Tigres
ante la Femexfut. Según afirma, su contra-
to finalizó el pasado torneo. El joven dice
que tiene documentación que acredita
que él ya no está ligado al club.
Como sea, ya han transcurrido tres
jornadas del Apertura 2014 y el jugador no
se ha reportado con el entrenador Ricar-
do Ferretti. Como castigo a su indisciplina,
se le ordenó entrenar con el equipo juve-
nil de Segunda División, pero ni ahí se pre-
sentó. Asevera que la razón le asiste y que
no debe ser sancionado.
Incluso si gana el pleito con Tigres,
es probable que se le aplique el llamado
“pacto de caballeros”, que consiste en que
ningún equipo mexicano volvería a con-
tratarlo, en venganza por haber demanda-
do a uno de ellos.
Mientras los diarios de Grecia le dedi-
can portadas, la afición del club conocido
como La Leyenda ya lo espera y compara su
situación con una “telenovela mexicana”.
Fashion y rebelde
Alan Pulido Izaguirre es un caso extraño:
se comporta como galáctico sin haber ob-
tenido triunfos de importancia. Aun así,
ha llamado la atención en Europa. Debu-
tó en el torneo Bicentenario 2010, del pri-
mer semestre de ese año. Desde entonces
hasta la temporada pasada, disputó nue-
ve torneos en los que anotó únicamente
en 23 ocasiones.
Alcanzó el punto más elevado de su
carrera la noche del 11 de diciembre de
2011. En esa velada histórica, Tigres derro-
tó 3-1 a Santos y se coronó en el Apertura
de ese año. La franquicia tenía 29 años sin
un campeonato. Los felinos aplastaron al
equipo de la Comarca Lagunera y Puligol
anotó el último tanto de la velada.
Poco después brilló en el torneo Espe-
ranzas de Toulon 2012, categoría Sub 20,
donde el Tri obtuvo el campeonato. Empe-
ro, no fue llamado por el técnico Luis Fer-
nando Tena para integrar la Selección que
ganó el oro en los Olímpicos de Londres.
En la campaña Apertura 2013 cele-
bró nueve dianas, incluidas dos en cuar-
tos de final, cuando Tigres fue eliminado
por América. Fue su liga más goleadora y
le bastó para que Miguel El Piojo Herrera se
lo llevara al Mundial de Brasil meses des-
pués, a pesar de que en el Clausura 2014
jugó como titular los 17 encuentros y ano-
tó únicamente cinco goles.
Pero la competencia mundialista fue
decepcionante para el muchacho: no tuvo
un solo minuto en los cuatro duelos del Tri.
Regresó a México, pero ya no se repor-
tó con Tigres. Su interés era emigrar a Gre-
cia, con el conjunto dirigido por el español
José Miguel González, Michel, quien brilla-
ra en el Real Madrid durante los ochenta
y noventa.
El 24 de julio, después de que se au-
sentara del primer encuentro en la tem-
porada, la directiva lo castigó enviándolo
al equipo de Segunda División. No se pre-
sentó. De hecho comenzó a propalarse la
versión de que había contratado a la abo-
gada Thelma Herrera con el fin de evitar la
inhabilitación.
Ese día, Ferretti se dijo decepcionado
por la actitud del otrora “muchacho mara-
villa”, quien era su protegido: “Lo que me da
tristeza es que durante cuatro años se logró
adentro de la cancha algo muy importante,
y en los últimos 40 días se ha perdido más
de 50%. Esto es una tristeza. A lo mejor (ocu-
rre) por hacer caso a gente ajena”.
La prensa griega señala que el club he-
lénico llevará el caso a la FIFA. En la pági-
na olympiacos.org no se menciona una sola
palabra sobre el mexicano.
El diario El Norte publicó que Puligol
quería finiquitar su contrato porque perci-
be 50 mil pesos al mes, una cantidad muy
inferior a la del resto de sus compañeros;
pero a su salario se suman otros 150 mil
pesos de compensación, por lo que gana,
en total, 200 mil al mes.
Ese diario consignó que el atacante re-
novó su contrato con Tigres el 17 de julio
de 2013, con una extensión hasta el 30 de
junio de 2016. Si algún equipo desea ad-
quirirlo antes, deberá pagar al club felino
una cláusula de rescisión de 12 millones
de dólares.
El contrato está firmado por Alberto
Palomino, abogado de la empresa Siner-
gia Deportiva, filial de Cemex que ad-
ministra Tigres, y el mismo futbolista,
difundió El Norte.
Enrique Bonilla, director general de
la Liga MX, dijo al rotativo que el artille-
ro está obligado a cumplir su contrato y
que por eso no es viable que la Femexfut
le otorgue el pase internacional.
Al día siguiente, Alejandro Rodríguez,
presidente de Tigres, declaró que la cifra
publicada por El Norte era imprecisa, pues
el jugador percibía una cantidad superior,
que no detalló. Aclaró que la institución
no retendrá al jugador y que si el mucha-
cho regresa será bienvenido.
El directivo dijo que ya recibió una
oferta por el jugador de un club europeo,
cuyo nombre se reservó, aunque apun-
tó que la cifra estaba por debajo de la de-
mandada por Tigres. Extraoficialmente se
maneja que el equipo que busca a Alan es
el Porto, de Portugal.
Pulido difundió una carta en la que
pide que la Federación lo admita como ju-
gador libre: “Sirva la presente para termi-
nar con las especulaciones y disipar los
rumores desatados respecto a mi supues-
ta relación contractual con el club Tigres:
a partir de la terminación del torneo Clau-
sura 2014, he dejado de ser jugador de Ti-
gres y por lo tanto mi condición es la de
jugador libre.
En los círculos futbolísticos de Nuevo
León se asevera que la defensa argumen-
tará que Pulido firmó una opción de con-
trato y no un contrato en forma.
atragantan
con Pulido
Los Tigres se

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 79
Conflictos constantes
en el club
Tigres ha tenido varios problemas de
corte laboral: Francisco Kikín Fonse-
ca Guzmán llegó a ese combinado en el
Clausura 2007. El delantero fue la contra-
tación bomba en aquel momento. Sin em-
bargo, su paso por el conjunto auriazul fue
un fiasco. Marcó 14 goles en seis campañas.
Al finalizar 2010 fue traspasado al Atlante.
Cuando se inició su aventura con los Po-
tros de Hierro, el guanajuatense dijo que Ti-
gres le debía 9 millones de pesos, pues habían
pactado que estuviera con la escuadra felina
durante cinco años.
En febrero de 2012, el Tribunal de Arbitraje
Deportivo (TAS), órgano internacional que media
en conflictos en actividades atléticas, falló a fa-
vor de Tigres.
Otro caso: Gastón Fernández jugó con los felinos
entre 2009 y 2010, procedente del club Estudiantes
de La Plata, de su país, Argentina. Decidió terminar
su contrato con la escuadra universitaria y se regre-
só, sin avisar, con Estudiantes. La FIFA lo castigó y le
ordenó resarcir el daño. Fue congelado un torneo en
2013 y tuvo que pagar 800 mil dólares como indem-
nización. Actualmente juega en el balompié de Esta-
dos Unidos, con el Timbers, de Portland.
El argentino José Pekerman es un tercer ejemplo.
Llegó como entrenador a Tigres en una etapa aciaga
para la institución. En esa época deficitaria, el pre-
sidente era Enrique Borja y, su gerente, Héctor Gon-
zález Iñárritu. El mister llegó en febrero de 2009, pero
pronto fue despedido, junto con Borja. Estuvo al fren-
te del club 10 encuentros, de los que sólo ganó uno.
El argentino reclamó un pago de 3 millones de
dólares por la rescisión de contrato. Tigres ganó la
disputa ante la FIFA, pero el TAS le dio la razón al es-
tratega. No se sabe si el adeudo fue saldado.
El conflicto con Pulido, de hecho, no es el único
esta temporada. El club contrató a los jugadores Al-
fonso González y Antonio Briseño, pero sólo el se-
gundo se presentó. Ponchito decidió permanecer con
el Atlas e incluso jugó contra Tigres en el empate sin
goles de la fecha 1 de este Apertura 2014. El caso está
en controversia en la Femexfut.
El portero Enrique Palos es otro foco rojo. Fue
campeón con Tigres, pero su rendimiento fue a la
baja y quedó relegado al tercer puesto. Antes de ini-
ciar esta campaña, el jugador soltó, molesto, que Ti-
gres no le permitió que se enrolara en el draft para
buscar nuevo equipo. Finalmente firmó con Tigres,
pero en espera de ser transferido próximamente.
DEPORTES / FUTBOL
Constantemente enfrascado en conflictos
laborales con sus integrantes, el equipo Ti-
gres de Monterrey enfrenta ahora una de-
manda interpuesta por uno de sus estela-
res. El delantero de la Selección Mexicana
Alan Pulido asegura que ya terminó su
contrato con el club, cosa que la escua-
dra niega, apoyada por la Femexfut. En
juego está el futuro europeo del futbo-
lista, pero ninguna autoridad ha lo-
grado destrabar el diferendo.
A
F
P

p
h
o
t
o

/
J
u
l
i
o

C
e
s
a
r

A
g
u
i
l
a
r
80

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014

De Arturo Martínez Nateras
Señor director:
E
n Proceso 1964, del pasado 21 de
junio, aparece un reportaje del co-
rresponsal en Guerrero, Ezequiel Flores
Contreras.
El titular del texto: La Nueva Pintada,
pura fachada no corresponde a la realidad,
y les ruego ofrezcan la hospitalidad de sus
páginas a mi versión y mi punto de vista.
Formo parte de la cooperativa y he dedi-
cado parte de mi vida, desde 1967, tanto a
nuestra empresa social productiva como a
la comunidad.
Fue un instante. La naturaleza estalló el
16 de septiembre de 2013 a las 15:30 horas.
Volaron 280 mil toneladas de lodo que arra-
saron todo a su paso. En un santiamén, un
alud destruyó la mayoría de la infraestructu-
ra productiva, social, educativa, recreativa,
urbana, religiosa, acumulada en más de 60
años de trabajo, de gestión y de lucha. La
población quedó partida en dos, dividida.
Murieron allí 71 personas y, contando a los
tripulantes de un helicóptero, 76: la mayor
pérdida de vidas en todo el país a conse-
cuencia de los meteoros Ingrid y Manuel.
Primero fueron rescatados los cuerpos
y removidas 280 mil toneladas de escom-
bro. Las autoridades escucharon el digno
clamor de los damnificados, quienes no
aceptaron la construcción de “viviendas
palomar” y procedieron a construir casas
de un mínimo de 80 metros, con exce-
lentes materiales, viviendas dignas. El
compromiso es edificar 210, conforme a
un padrón elaborado con la gente por el
comité comunitario.
Niega la UNAM acusaciones de
una maestra solicitante de plaza
Señor director:
E
n relación con la carta de la maestra
María Esther Ibarra publicada el 27 de
julio en Proceso 1969, me permito formular
las siguientes aclaraciones:
1. Carece de veracidad la acusación de
que el procedimiento de un concurso de
oposición para ocupar una plaza académi-
ca en el Instituto de Investigaciones sobre
la Universidad y la Educación (IISUE) de la
UNAM, en el que participó la maestra Iba-
rra, se ha desarrollado como un simulacro
en el que las plazas tienen nombre y apelli-
do antes de ser convocadas. También falta
a la verdad al afirmar que el procedimiento
se efectúa en un ambiente de impunidad
o que se violaron el Estatuto del Personal
Académico (EPA), la Legislación Universita-
ria y algunos de sus derechos humanos.
2. Es infundado que se le haya negado
la información alusiva al caso. Se le ha
proporcionado por la vía prevista en el EPA,
y está disponible para su consulta y la de
su representante en la oficina del Consejo
Técnico de Humanidades. Por tratarse de
un procedimiento en curso, no es posible
legalmente proporcionarle una copia del
expediente, ni tampoco por la vía de Trans-
parencia y Acceso a la Información Pública,
porque el ordenamiento en la materia la
Acerca de La Nueva Pintada,
pura fachada
también a crear una nueva calidad humana
en los dirigentes y en los damnificados mis-
mos. (Carta resumida.)
Atentamente
Arturo Martínez Nateras
martineznateras@gmail.com
Respuesta del reportero
Señor director:
C
omo puede verificar cualquier lector, el
título del reportaje La Nueva Pintada,
pura fachada, refleja con precisión los tes-
timonios de nuestros entrevistados sobre
las demoras y los incumplimientos en las
obras.
Es la versión del autor de la carta pre-
cedente la que no corresponde a esa reali-
dad, que desde las primeras líneas del tex-
to en cuestión fue descrita por una de las
víctimas, plenamente identificada: “Puras
fallas, esto es un infierno y de nada sirve
denunciar, porque no hacen nada”.
Atentamente
Ezequiel Flores Contreras
Han sido terminadas, adjudicadas y ha-
bitadas 125 viviendas; están en proceso de
terminación otras para llegar a 164 total-
mente nuevas; se reconstruyen, en acuerdo
con los afectados, 33, para un total de
197, y existe el compromiso de llegar a las
210, siempre y cuando sean debidamente
habitadas.
La calidad de la construcción está a la
vista de quienes lo deseen comprobar. Todos
en La Pintada habitan mejores viviendas que
antes del 16 de septiembre de 2013, y las
obras superan las pruebas de sismos y
las lluvias abundantes. La Pintada cuenta con
los servicios de alumbrado, de tratamiento
y recuperación de aguas negras, con red de
aguas broncas y pluviales, y con calles am-
plias y pavimentadas. Se conserva la infraes-
tructura que logró sobrevivir.
Los taludes han sido reforzados y
revisados por especialistas de alto nivel
profesional de calidad mundial. El avance
y las innovaciones son innegables. Estos
son hechos reales e irrefutables, aunque
también existen inconformidades. En los
desastres irrumpen los mejores atributos
del ser humano y no pocas de nuestras
miserias.
Por la dimensión de la tragedia y por el
impacto nacional e internacional, así como
por la organización, la dignidad y la capa-
cidad de resistencia y de propuesta de la
comunidad y sus dirigentes, el presidente
Enrique Peña Nieto se ha involucrado al
grado de declarar emblemático el proyecto
de La Nueva Pintada. Aquí no pueden fa-
llar. Como no deben incumplir en el resto
del estado.
Me constan los esfuerzos de buena fe
y la lealtad institucional de los titulares de
Sedatu y de la Sedesol,
al igual que la respon-
sabilidad del ingeniero
constructor. Ojala y ac-
túen de la misma ma-
nera en todo Guerrero.
Ojalá que Pro-
ceso prepare para
el aniversario de la
catástrofe un reportaje
completo y verificable
de la construcción de
La Nueva Pintada, lo
mismo que del grado
de cumplimiento del
Plan Nuevo Guerrero,
y contribuya con ello
a la realización de
todos los compromi-
sos presidenciales, y

1970 / 3 DE AGOSTO DE 2014 81
PALABRA DE LECTOR
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y frma de su
autor, una identifcación fotocopiada o
escaneada (de preferencia credencial de
elector, por ambos lados), dirección y, en
su caso, teléfono o correo electrónico. Si el
remitente sólo desea publicar su nombre,
lo indicará; de lo contrario, el resto de sus
datos también podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión
mayor de dos cuartillas, es decir, no más de
56 líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá docu-
mentos probatorios de lo denunciado; se
publicará conforme a su turno de llegada,
y podrá ser enviada por correo, entregada
personalmente, transmitida por fax (56-36-
20-55) o dirigida a sloya@proceso.com.mx.
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.
De José Asunción Luna Ortiz
Señor director:
L
e agradecería publicar en la sección
Palabra de Lector la presente carta, en
relación con la inserción pagada (Proceso
1967) donde se da a conocer un premio
internacional otorgado al líder Napoleón
Gómez Urrutia, quien encabeza la lucha
que los trabajadores mineros mexicanos
libran en defensa de su vida y de sus in-
tereses de clase, con el apoyo de muchos
dirigentes sindicales extranjeros, mientras
la gran mayoría de los líderes de este país
se abstienen de votar contra la clase go-
bernante. Consideramos que la lucha de
Gómez Urrutia es heroica, al igual que la
desarrollada por los electricistas, pilotos y
sobrecargos de Mexicana de Aviación, así
como por los asalariados de la industria
nuclear, entre otros.
La historia nos ha enseñado que las
luchas obreras por demandas inmediatas,
como son “un salario justo”, “el mejora-
miento de las condiciones de trabajo”,
etcétera, no resuelven la explotación y
la opresión que sufren los proletarios, es
decir, la clase obrera, que se encuentra en
brutal desventaja frente a la clase explota-
dora y su gobierno, porque ésta tiene el po-
der político y los medios de producción en
sus manos, pues se ha adueñado de todo:
minas, petróleo, electricidad, agua y hasta
de las vidas humanas.
Para derrocar este régimen explotador,
es necesario que los trabajadores de todas
las ramas tomemos conciencia de clase;
unirnos en una lucha común para arrojar del
poder político a la clase explotadora y a su
gobierno; arrancarles todos los medios de
producción, como son las minas, el petró-
leo, la electricidad, las maquiladoras, etcé-
tera, para que sean los propios trabajadores
quienes se encarguen de su administración
en beneficio de todos los mexicanos.
Esa es la única forma, no existe otra,
para lograr la verdadera emancipación de
los asalariados y demás explotados. Por
ello, sigue vigente la consigna: ¡Proletarios
de todos los países, uníos!
Atentamente
José Asunción Luna Ortiz
josealuna36@hotmail.com
Piden aumento de potencia
para la radio de la UAQ
Señor director:
L
os integrantes del Frente por una Co-
municación Democrática, Capítulo Que-
rétaro, estamos de plácemes debido a que
este domingo 3 de agosto Radio Universi-
dad Autónoma de Querétaro, XHUAQ 89.5
FM, con 500 watts de potencia, cumple 35
años al aire, transmitiendo de manera inin-
terrumpida desde el Cerro de las Campa-
nas, sitio en el que fueron fusilados Mejía,
Maximiliano y Miramón.
Es importante señalar que durante
estos 35 años la ciudad de Querétaro ha
tenido un crecimiento extraordinario, debi-
do a que, de 300 mil habitantes en 1979,
cuando salió al aire la radio universitaria,
hoy la zona metropolitana (que abarca los
municipios de Corregidora, Huimilpan, El
Marqués y Querétaro) da cabida a un millón
200 mil personas. También la Universidad
Autónoma de Querétaro (UAQ) creció y, en
el mismo lapso, de 15 mil integrantes, esta
institución pasó a la cantidad de 35 mil
universitarios.
Sin embargo, al cumplirse los primeros
35 años de vida de la radio universitaria, a
pesar de haber sido la primera radiodifuso-
Sobre el premio otorgado
a Napoleón Gómez Urrutia
ra que transmitió en frecuencia modulada
y también la primera estación cultural de
Querétaro, hoy sigue operando con los
mismos miserables 500 watts iniciales,
aunque desde el 2005 se ha solicitado en
repetidas ocasiones a las autoridades en la
materia un aumento de potencia. Hasta el
momento no se ha atendido dicha solicitud,
que seguramente duerme en los cajones de
la alta burocracia de la Comisión Federal
de Telecomunicaciones.
¿Acaso es mucho pedir un aumento
de potencia para cumplir de mejor mane-
ra la promoción del quehacer universita-
rio y la difusión de las culturas, así como
para analizar la problemática social, polí-
tica y económica?
Quienes integramos el Frente por una
Comunicación Democrática, Capítulo Que-
rétaro, solicitamos de la manera más atenta
que el Instituto Federal de Telecomunica-
ciones autorice por lo menos una potencia
de 25 mil watts para Radio Universidad
Autónoma de Querétaro, XHUAQ 89.5 FM,
considerando que la UAQ es un agente de
cambio de nuestra realidad social.
Atentamente
Celia Maya, magistrada; Agustín Es-
cobar Ledezma, escritor y periodista; Cris-
tina Renaud, periodista; Carlos Peñafiel
Soto, economista y analista político; Gon-
zalo Ruiz Pozada, arquitecto y activista
social; Federico Alcalá Méndez, investiga-
dor; Germán Espino Sánchez, investiga-
dor; Israel Pérez Valencia, periodista; Sal-
vador Cervantes, activista social; Carmen
Consolación González Loyola, activista
social; Jesús Méndez Aguilar, académico,
y José Luis Álvarez Hidalgo, académico.
(Responsable de la publicación: Cristina
Renaud.)
clasifica como información reservada.
3. En diversas ocasiones, infructuosamen-
te se intentó hacerle una notificación sobre el
concurso y tuvo que realizarse con constancia
del notario público 49 del Distrito Federal.
4. Los concursos de oposición son
procedimientos públicos a los que concu-
rren los interesados, y el desahogo de los
recursos de revisión competen al órgano
colegiado respectivo, donde se analizan la
documentación y los perfiles de los aspi-
rantes a fin de emitir la resolución final que
corresponda, la cual debe ser respetada.
5. Instamos a la maestra Ibarra a que,
mediante los canales institucionales y lega-
les previstos en el EPA, aporte los elemen-
tos que a su interés convengan.
Atentamente
Renato Dávalos López
Director de Comunicación Social de la
UNAM

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful