Está en la página 1de 4

José Escaño, María Gil de la Serna. (2001). Aula de Innovación Educativa. [Versión electrónica]. Revista Aula de Innovación Educativa 101

Motivar a los alumnos y enseñarles a motivarse

José Escaño María Gil de la Serna

El artículo presenta el enfoque de la motivación escolar que se desarrolla en este monográfico. Partiendo de la necesidad de trabajar este aspecto en el aula, respondemos a las siguientes cuestiones: ¿qué es estar motivado?, ¿por qué unos alumnos están motivados y otros no?, ¿qué responsabilidad tenemos los profesores?, ¿qué cosas concretas podemos hacer? Explicamos la motivación como una amplia capacidad que el alumno construye mediante una enseñanza motivadora

y una enseñanza de valores y recursos.

Dolores saca el folio, escribe la fecha, pone su nombre, copia el primer problema, se le rompe la mina, se levanta a sacar punta y al cabo de un rato (después de comentar con tres o cuatro compañeros) vuelve a su sitio. La profesora pone los resultados de los problemas en la pizarra y los niños corrigen su tarea. Dolores guarda la hoja prácticamente en blanco en el archivador. Su comportamiento en todas las actividades es muy parecido. El año pasado repitió segundo de primaria. Su madre ha hablado con la tutora, porque está muy preocupada por su hija.

Javier no viene a clase siempre. Cuando viene se sienta al final y se apoya en la pared. Hay que decirle que saque el

cuaderno para que tome apuntes, pero escribe escasamente tres líneas. En el último control realizado en clase, el profesor ha dicho a todos las preguntas y, en su caso, le ha dado también las respuestas. El día anterior le ha recordado el ejercicio

y le ha animado a que estudiara, pero no ha hecho nada. Los profesores piensan que, si no se va antes, pasará a cuarto de ESO con todas las asignaturas suspendidas.

Son situaciones habituales en los centros escolares. La desmotivación está en la base del fracaso escolar y, con frecuencia también, en los problemas de disciplina. El interés de los alumnos y su esfuerzo son los factores que más influyen en el rendimiento, y su ausencia, la causa que produce más insatisfacción en los profesores y en ellos mismos.

Los problemas de motivación en el aula tienen difícil solución. Dolores y Javier tienen diferente edad, algunas condiciones buenas para salir adelante, pero sus profesores no tienen muy claro cómo ayudarles. El tema plantea interrogantes del tipo: ¿qué es estar motivado?, ¿por qué unos alumnos están motivados y otros no?, ¿qué responsabilidad tenemos los profesores en todo esto?, ¿qué cosas concretas podemos hacer?

Los profesores estamos de acuerdo con las explicaciones teóricas: la motivación es consecuencia de la historia de

, realizamos comentarios que traducen, además de nuestro estado de ánimo, lo que consideramos más importante dentro de la complejidad del tema. Vamos a partir de algunas de estas afirmaciones para, de forma muy breve, explicar las ideas que destacan y matizar nuestro enfoque sobre la motivación escolar.

pero, cuando nos afecta directamente,

aprendizaje; hay que promover la motivación intrínseca, el proceso es interactivo

¿Qué es estar motivado?

Comentario entre profesores: "Decimos que no tienen interés, pero tendríamos que ingeniárnoslas para generar su entusiasmo, como el otro día, que hice un juego: atendieron todos, aprendieron y se lo pasaron muy bien".

La motivación se entiende así fundamentalmente como las estrategias o los ardides que tienen que llevar a cabo los profesores para conseguir que el alumno trabaje.

Indiscutiblemente, el camino es procurar hacer las clases atractivas y un medio importante es utilizar alguna actividad

, requieren disciplina y esfuerzo. Procurar la motivación pasa por esta labor de los profesores, pero no es posible, ni siquiera conveniente, mantener tantas facilidades. Tampoco debería dar lugar a que termináramos ajustando los contenidos de enseñanza a los niveles de pereza que muestran algunos alumnos, ni mucho menos a que nos limitemos a dar solamente el

lúdica, novedosa, sorprendente

pero todos sabemos que las situaciones escolares son, con frecuencia, arduas, y

"postre y los dulces" cuando necesitan también otro tipo de alimento.

http://www.grao.com/imgart/images/AU/A101007U.gif - Cuadro 1

Esta idea de que el trabajo escolar requiere esfuerzo es fácil entenderla mal; no se trata de pensar que aburrir a los alumnos es algo inevitable, sino de hacer muchas cosas para que desplegar y sostener su esfuerzo les merezca la pena. La actuación del profesor no puede reducirse a invocar la disciplina o la voluntad como una habilidad concreta que debe ejercitar el alumno. Debemos hablar de voluntad, pero siempre como consecuencia de una capacidad global de formación personal. Marina, en su artículo (página 21), la relaciona directamente con la inteligencia: "La voluntad no es otra cosa que

la motivación inteligente

más que una facultad, es un proyecto de la inteligencia para alcanzar la autonomía personal".

La motivación es una amplia capacidad, porque la disposición y la realización efectiva del trabajo escolar requiere que

enseñemos: valores superiores, como la satisfacción por el trabajo bien hecho, la superación personal, la autonomía y la

libertad que da el conocimiento

y también exige conocimiento: el ser consciente de las

autoinstrucciones, relacionar contenidos, trabajar en equipo

circunstancias que favorecen y desaniman las ganas de trabajar.

;

además, es una cuestión de procedimientos: requiere parcelar un trabajo costoso, darse

;

La motivación que perseguimos pretende un carácter permanente; no es, simplemente, la causada por una actividad concreta, un tema atractivo o un extraordinario profesor, sino que debe sostenerse ante circunstancias menos favorables.

http://www.grao.com/imgart/images/AU/A101008U.gif - Cuadro 2

¿Por qué unos alumnos están motivados y otros no? ¿Qué responsabilidad tienen los profesores?

Comentario entre profesores: "Este alumno no tiene ningún interés por aprender, no es extraño, teniendo en cuenta el ambiente familiar y las lagunas que tiene. No podemos hacer nada".

Las causas de la desmotivación pueden ser muy variadas, siempre vamos a tener que hacer un análisis de las influencias

que recibe el alumno y de su historia, especialmente de su historia de aprendizaje. Vamos a considerar responsabilidades tan directas como la de la familia, el grave condicionante de un medio social desfavorecido, el peso de una historia escolar

llena de fracasos,

y cómo nuestra intervención está limitada por todos estos condicionantes. Nos vamos a encontrar con

la dificultad de romper con unas expectativas, atribuciones, falta de hábitos, prejuicios, falta de conocimiento y

habilidades

y es difícil que se produzcan cambios.

La familia es la primera variable y la más constante; la disposición para aprender se la enseñamos a nuestros hijos con nuestras preguntas y comentarios, o siendo modelo o ejemplo en nuestra vida cotidiana. Teresa Huguet explica tres aspectos de la dinámica familiar que tienen una influencia destacada en la motivación escolar de los hijos: su actitud ante el conocimiento y la escuela, el tipo de relación afectiva que establece con su hijo, y las destrezas y habilidades que despliega para motivarle y ayudarle en el trabajo escolar. Aporta también algunas ideas para los centros que se planteen favorecer y aprovechar la educación familiar.

Además de todo esto y de sus posibles problemas, lo que sucede en el aula tiene también una influencia y la posibilidad de ir desarrollando otra historia que lleve a reconstruir la capacidad de motivarse. El profesor dirige el aula como un profesional que tiene como objetivo la educación de todos, pero tiene que ser consciente de las influencias que recibe; reconocemos así que hay alumnos que animan nuestra ayuda, pero también hay otros que casi no la merecen. Todo lo que se realiza en clase tiene una influencia mutua: la actuación del profesor, del grupo y la del alumno individualmente considerado está condicionada, es interdependiente.

Hablamos de una interacción educativa cuando el alumno pone en marcha la actividad constructiva que requiere el aprendizaje significativo, promovida por el buen clima de trabajo de sus compañeros y la enseñanza mediadora del profesor que facilita todo el proceso (cuadro 1).

Cada uno de los alumnos tiene una historia detrás y unos condicionantes en el aula, pero lo que llegan a realizar dentro y fuera de clase es, en último término, una decisión personal. Prácticamente, en cualquier circunstancia coinciden en un alumno motivos para ponerse a trabajar y motivos para no hacerlo; imaginémoslo en su casa a las 6 de la tarde y le suponemos con ganas de encender la TV, salir con los amigos, tumbarse en el sofá y, por otro lado, pensando que mañana le van a preguntar, que el tema no es difícil, que quiere aprobar la evaluación y, seguramente, ninguno de los motivos le conducen inexorablemente a la acción. Como educadores, tenemos claro que debemos formar personas capaces de decidir

y llevar a cabo lo que más les conviene; tenemos que manejar todas las influencias posibles para conducir positivamente al

alumno, pero esta intervención debe considerar su espacio de decisión y hacer al alumno consciente de ello (cuadro 2).

Estamos diciendo que "no aprender" es una decisión personal, pero lo natural es que las personas quieran aprender, porque el conocimiento supone poder hacer más cosas y controlar más todo lo que te rodea. Entonces, a un alumno desmotivado le pasa algo, no es simplemente que no quiera. El problema es muy complejo, no se trata de una enfermedad cuya curación dependa únicamente de un tratamiento del médico (léase profesor), sino que es un estado construido por la

propia persona, y en último término, tiene que desmontarlo el protagonista. Eso sí, parece imposible que lo haga sin ayuda

y dirección.

La ayuda y dirección que pueden dar los profesores para motivar a alumnos y alumnas depende muy directamente de su motivación para enseñar y de sus recursos para automotivarse sorteando los sinsabores que da la administración, la jefatura de estudios y los propios alumnos. Lo más importante no es que el profesor sea perfecto, sino que reconozca sus limitaciones y que haga cosas por mejorar. Sebastián Sánchez (página 13) reflexiona sobre las condiciones que perjudican la motivación del profesorado y presenta algunas propuestas para incidir y contrarrestar estos problemas.

Entender la motivación como una capacidad que se desarrolla y que hay que educar, exige una adaptación a muy distintos

niveles. Es imposible lograr cotas altas de motivación y responsabilidad sin considerar la historia del alumno; hay que ir progresivamente. No se puede, por ejemplo, pedir dos horas de estudio a un alumno que lleva muchos cursos sin hacer nada. Estos cambios precisan tiempo, son lentos, es preciso mantener las ayudas y ajustarlas a los niveles de motivación y trabajo que el alumno vaya consiguiendo.

¿Qué cosas concretas podemos hacer?

http://www.grao.com/imgart/images/AU/A101009U.gif - Cuadro 3

Comentario entre profesores: "Tendría que venir un especialista a trabajar con este grupo el problema de su desmotivación".

Hemos explicado la motivación como la disposición y la realización efectiva para aprender, lo que implica desarrollar en el alumno una formación personal en la que destacamos, además de unos motivos con valor educativo, la conciencia, el hábito y el control de la actividad constructiva que necesita el aprendizaje. Las decisiones que en último término el alumno lleva a cabo, no sólo se explican por una buena o mala actitud; casi todos los alumnos que conocemos afirman (y nos lo creemos) que quieren estudiar, pero tienen muchas dificultades para pasar del pensamiento a la acción. Al mismo tiempo que motivamos a los alumnos, necesitamos enseñarles procedimientos para llevar a su cabeza buenos motivos para estudiar y recursos para ponerse a trabajar y mantenerse en ello (cuadro 3).

Tenemos ahora "miedo" de que se interprete la intervención que necesitan los alumnos como "desmesurada" o fuera del alcance de los profesores. Para poder llegar a ver motivarse a los alumnos, no se trata de esperar a que estén todos estos elementos; se trata, más bien, de ir tirando de cualquier hilo que el alumno deje tirar o que sepamos cómo hacerlo, porque todos los aspectos están íntimamente relacionados. Algunos de los que escribimos este monográfico hemos comentado el cambio de actitud que se produce en los alumnos cuando les "entras" desde lo personal, cuando él nota que, de verdad, nos importa. A lo mejor, antes le has tenido que sancionar y suspender, pero, si hablas con él y le preguntas, por ejemplo, cómo se siente o le insistes en que no deje de ir a clase (aun siendo los dos conscientes de todo lo que molesta), se pueden producir cambios muy gratificantes.

Retomando un trabajo nuestro anterior, en el cuadro 4 ponemos ejemplos de intervención en los cinco campos de trabajo del profesor que señalamos en el mapa conceptual y que estructuran la segunda parte del monográfico. En cada uno de ellos diferenciamos los dos tipos de intervenciones necesarias:

a) Enseñanza motivadora: las intervenciones que crean situaciones estimulantes.

b) Enseñanza de recursos automotivacionales: las intervenciones que enseñan a los alumnos a que ellos mismos busquen

motivos para implicarse en el trabajo.

En distintas circunstancias, todos los profesores realizamos intervenciones encaminadas a motivar a los alumnos en algún grado. Esta ordenación pretende facilitar la toma de conciencia de lo que ya hacemos con los alumnos y también de lo que dejamos de hacer o podemos llegar a realizar.

http://www.grao.com/imgart/images/AU/A101010U.gif - Cuadro 4

Hemos hablado de:

Educación Enseñanza Ciencias de la educación Pedagogía

Bibliografía

ALONSO, J. (1995): Orientación educativa. Teoría, evaluación e intervención. Capítulo IV: Problemas de aprendizaje (II):

Evaluación y mejora de la motivación hacia el aprendizaje. Madrid. Síntesis.

COLL, C. (1988): "Significado y sentido en el aprendizaje escolar. Reflexiones en torno al concepto de aprendizaje significativo", en Infancia y Aprendizaje, n. 41, pp. 131-142.

COLL, C.; MARTÍN, E.; MAURI, T.; MIRAS, M.; ONRUBIA, J.; SOLÉ, I. ZABALA, A. (1993). El constructivismo en el aula. Barcelona. Graó.

ESCAÑO, J.; GIL DE LA SERNA, M. (1992): Cómo se aprende y cómo se enseña. Barcelona. Horsori-ICE. (Cuadernos de Educación 9.)

ESCAÑO, J.; GIL DE LA SERNA, M. (2000): "¿Favorecemos que nuestros hijos estén motivados por el trabajo del colegio? Cuestionario para padres y madres", en Aula de Innovación Educativa, n. 95, pp. 6-8.

ESCAÑO, J.; GIL DE LA SERNA, M. (2000): "¿Estamos favoreciendo la motivación de nuestro alumnado? Cuestionario para profesores", en Aula de Innovación Educativa, n. 95, pp. 52-56.

GARCÍA, R.J.; MORENO, J.M.; TORREGO, J.C. (1996): Orientación y tutoría en la educación secundaria. Anexo 1: Factores que inciden en el aprendizaje: guía para profesores-tutores. Zaragoza. Edelvives.

GOLEMAN, D. (1997). (Original en inglés en 1995.) Inteligencia emocional. Barcelona. Kairós.

HERNÁNDEZ, P.; GARCÍA, L.A. (1997): Enseñar a pensar. Un reto para los profesores. Capítulo 13: La motivación. Tenerife. Tafor.

HUERTAS, J.A. (2001): "Fijarse metas para superarse", en Cuadernos de Pedagogía, n. 298, pp. 75-77.

MARINA, J.A. (1997): El misterio de la voluntad perdida. Barcelona. Anagrama.

MONEREO, C. (2001). "Empatizar para compartir", en Cuadernos de Pedagogía, n. 298, pp. 71-72.

MONEREO, C.; CASTELLÓ, M.; CLARIANA, M.; PALMA, M.; PÉREZ CABANÍ, M.L. (1994): Estrategias de enseñanza y aprendizaje. Formación del profesorado y aplicación en el aula. Barcelona. Graó.

Dirección de contacto

José Escaño Orientador del IES León Felipe. Torrejón de Ardoz (Madrid)

María Gil de la Serna Equipo de Orientación Psicopedagógica. Coslada (Madrid). escagil@wanadoo.es