Está en la página 1de 2

A. L. G. D. G. A. D. U.

LA MASONERÍA HUMACAEÑA

Resp.: Logia Estrella de Orienre No. 30

Santiago Z. Maunez, secretario

Los acontecimientos políticos acaecidos en Puerto Rico, con motivo de la Autonomía y


luego, el cambio de la Soberanía Española por la de Estados Unidos de América, que una
vez afirmada en la Isla, dejó a sus ciudadanos en libertad para que, conforme a la
constitución de Estados Unidos, pudieran tener libertad de imprenta, de palabra y de
religión, fue motivo para que los espíritus batalladores dieran rienda a sus sentimientos
en los distintos órdenes para hacer el mejor uso posible, en beneficio de nuestro país.

La Masonería Puertorriqueña, un tanto dispersadas por las continuas persecuciones de


que fue objeto durante el régimen español, habiendo sido esta ciudad testigo presencial de
los arrestos y encarcelamientos de masones ilustres, no podía quedarse atrás en ese
movimiento cívico.

Coincidiendo con ese hecho, un grupo de masones abnegados, para el año 1899 (Julio
16) habían echado la simiente, que se arraigó por obra y gracia del entusiasmo singular de
aquel grupo de masones, constituyendo la Resp. Logia Estrella de Oriente No. 30, bajo
los auspicios de la Gran Logia Soberana de Puerto Rico.

Del Libro Primero de Actas y en su Primera Tenida celebrada, copiamos los datos que
nos indica, cuales fueron sus primeros dignatarios.

“En el nombre de San Juan de Escocia y bajo los auspicios de la Gran Logia Soberana
de Puerto Rico, hoy a los 16 días de Julio de 1899, la Resp. Logia ESTRELLA DE
ORIENTE #30 de los Valles de Humacao, reunida por convocatoria Ordinaria, su Ven.
Mtro. Joaquín Masferrer Berríos, Orador P. T. Felipe Cajiao, Primer Vigilante José
Ramírez, Segundo Vigilante Jesús María Carrasquillo, Secretario Mariano Reyes,
Tesorero Aurelio Ramírez, Hospitalario Jenaro Guerrero, Primer Experto Rodolfo
Porrata, Maestro de Ceremonias, Salvador Rocafort, Guarda Templo Interior, Serafín
Noya y Gda. Templo Exterior, Manuel Romaní, cerciorados de seguridad del Templo, se
abrieron los trabajos, se dio lectura a los trazados anteriores, y se pronunciaron discursos
en alusión a la constitución y levantamiento de columnas en estos valles.”

Muchos sacrificios tuvieron que pasar estos hermanos, al empezar su obra hermosa de
construir en esta ciudad, una institución fraternal, para laborar no sólo en beneficio de la
hermandad masónica, también en pro de los intereses de nuestra comunidad.

Pero, cuando, ya creían ellos que todo marcharía bien, les sorprende el ciclón de San
Ciriaco, el cual realizó una obra devastadora en toda la Isla, destruyendo por tanto el
Taller, que semanas antes, levantaba su bandera blanca, símbolo de la fraternidad
masónica. Todo se perdió en la parte material, pero no así el entusiasmo y fe por los
ideales masónicos. Por eso, vemos que para el 3 de Sept. 1899, repuesta de aquella
tragedia ciclónica, recibían nueva Carta Patente de la Gran Logia Soberana de Puerto
Rico para seguir adelante divulgando los ideales masónicos en estos valles.

La matricula de miembros la componían los siguiente hermanos: Joaquín Masferer


Berríos, José Ramírez, Jesús María Carrasquillo, Ramírez, Bartolomé Flaquer, Rodolfo
Porrata, Francisco González Fagundo, José Noya Julbe Emilio Cuadra, Lorenso P.
Carlsen, Andrés Hernández, Herman C. Euselin, Abelardo Sáez, Andrés García, Enrique
Miró, Valentín Berlanga, Antonio Danuz, Victor Burset Masferrer, Pablo Font Martelo.

En la historia brillante y hermosa de esta Resp. Logia Estrella de Oriente No. 30,
tenemos figuras destacadas, que todo lo dieron porque nuestra Logia tuviera una larga
vida de servicios en bien de la humanidad, y entre ellos podemos señalar, a Joaquín
Masferrer Berríos, Pablo Font y Martelo, y Jesús María Carrasquillo, piedras angulares
de esta Logia, que a través de los años, sus nombres jamás podrán ser olvidados.

Jesús María Carrasquillo, luego ocupó la Veneratura de esta Resp. Logia, y a sus
esfuerzos, unidos a los demás hermanos, se debe que hoy cuente nuestra ciudad de
Humacao, con un hermoso templo, digno de la masonería humacaeña.

Esta Resp. Logia continúa su labor masónica, realiza obras de caridad en silencio, pero
siente la satisfacción inmensa del deber cumplido para con la humanidad doliente.

Actualmente cuenta con una matricula de 103 miembros activos, de personas de


prestigio y arraigo en nuestra sociedad. Tiene el propósito de construir próximamente un
nuevo templo, llenando todas las exigencias de la arquitectura moderna, y dicho edificio
radicará en el Ensanche Oriente, frente al Cuartel de la Policía Insular.

En fin, todas las directivas que se han sucedido, han realizado labor encomiástica,
siempre difundiendo los ideales de la fraternidad masónica, por lo que la sociedad de
Humacao, se siente orgullosa de contar en su seno con una institución cívico fraternal de
este calibre. Adelante hermanos.

Nota: Copiado de la revista ANALES Núm.3… 1952 (Asociación Pro Humacao)

Por Santiago Maunez Vizcarrondo


divagaciones2002@yahoo.com

A. L. G. D. A. D. U. significa A La Gracia Del Gran Arquitecto Del Universo