8

LA REVISTA AGRARIA / 164
En diciembre de 2011 se aprobó la Ley
de Moratoria al ingreso de los transgéni-
cos, por un plazo de diez años. A más de
dos años de esa aprobación, ¿se está cum-
pliendo la ley? ¿Se está aplicando de ma-
nera adecuada?
Ya pasamos el 25% del tiempo estableci-
do por la Ley de Moratoria, Ley 29811; nos
quedan menos de ocho años para cumplir
con las metas establecidas en ella. Esta nor-
ma nació gracias a la presión ciudadana, con
la finalidad de prohibir el ingreso de los trans-
génicos debido a los riesgos que implican
para nuestra agrobiodiversidad. La Comi-
sión Multisectorial de Asesoramiento es la
instancia encargada de implementar la Ley
de Moratoria. Sin embargo, creo que los
avances son muy limitados. Por esa razón,
algunas organizaciones de la sociedad civil
estamos exigiendo que tanto la ley como su
reglamento tengan un proceso de implemen-
tación rápido y transparente.
¿Cuáles son las medidas que se deben
implementar en el marco de la Ley de
Moratoria y que, al parecer, se están apli-
cando lentamente?
Primero, implementar un sistema de vi-
gilancia a fin de que no ingresen semillas
transgénicas por las diferentes fronteras
que tenemos; segundo, controlar y moni-
torear la presencia de transgénicos en nues-
tras áreas cultivadas; tercero, realizar una
línea de base o un inventario de los princi-
pales recursos de nuestra agrobiodiversi-
dad (ya se están elaborando inventarios
para productos como la papa, el tomate, el
algodón y el maíz); por último, desarrollar
capacidades, las cuales todavía son muy
limitadas. Por ejemplo, no se sabe cómo se
están manejando los recursos que se han
destinado para poder implementar la Ley
de Moratoria. Lo preocupante es que di-
versos sectores protransgénicos —que
ahora forman parte de la comisión multi-
sectorial— están presionando para que no
se cumplan los objetivos de la ley. Ade-
«Es preocupante que sectores protransgénicos
presionen para que no se cumpla
la Ley de Moratoria».
más, están incidiendo en las autoridades,
para pedir su derogatoria.
¿Cuáles son los sectores que están pi-
diendo la derogatoria de la Ley de Morato-
ria al ingreso de los transgénicos?
Son personas vinculadas al comercio de
las semillas; están ligados a los laborato-
rios que, de una manera u otra, tienen una
vinculación con las grandes empresas tras-
nacionales. Ellos son los que están tratan-
do de que los transgénicos ingresen al
Perú. Por ejemplo, Javier Verástegui, direc-
tor de Ciencia y Tecnología del Concytec
2
,
y otros funcionarios actuales, han forma-
do parte de la institución protransgénica
PerúBiotec. Ellos ahora están involucrados
dentro de la toma de decisiones de la es-
tructura del Estado, básicamente en Con-
cytec. Entonces, es muy poco probable
que los funcionarios que han apoyado
abiertamente a los transgénicos puedan im-
plementar algo contrario a la posición que
tradicionalmente han planteado.
SE NECESITA VOLUNTAD
POLÍTICA
¿Cuáles son las autoridades encarga-
das de aplicar la Ley de Moratoria a los
transgénicos?
Es el Ministerio del Ambiente, en traba-
jo conjunto con el Instituto Nacional de
Innovación Agraria (INIA) y el Servicio
Nacional de Sanidad Agraria (Senasa).
Desde que se aprobó la ley, ¿qué han
hecho dichas autoridades?
Sus avances son muy limitados, espe-
cialmente en las metas establecidas por la
ley. Por ejemplo, el INIA no está cumplien-
do con la tarea que se le asignó: ser la auto-
ridad de control. Además, tiene el proble-
ma de que es juez y parte: puede desarro-
llar transgénicos, pero a la vez es una enti-
dad que controla el ingreso de estos. Por
otra parte, si bien el Senasa es la autoridad
que tiene la función de vigilar el ingreso de
transgénicos a nuestro territorio, lamenta-
blemente no tiene capacidades para hacer
el control respectivo.
¿Hablar de la prohibición total del in-
greso de semillas transgénicas al Perú
no es demasiado irreal? ¿Es posible li-
Ricardo Marapi
1
Entrevista a Luis Gomero Osorio, coordinador nacional ejecutivo de la Red de
Acción en Agricultura Alternativa (RAAA), sobre los actuales problemas en la
implementación de la Ley de Moratoria al ingreso de transgénicos en el Perú.
F
o
t
o

a
r
c
h
i
v
o

C
e
p
e
s
9
JULIO de 2014
cerca de dos millones de toneladas anua-
les. ¿Este maíz importado es producto de
una semilla transgénica?
Sí, se ha evidenciado que una parte de
ese maíz es de origen transgénico. Por esa
razón, se está pidiendo su etiquetado, por-
que dicho maíz viene con fines de alimenta-
ción de las aves y, posteriormente, para la
alimentación de los humanos. El etiquetado
es la única forma de control para conocer si
un producto tiene origen transgénico. Ese
es otro tema pendiente. Lamentablemente,
no se ha aprobado el reglamento para el eti-
quetado, a pesar de que fue consensuado a
través de muchas reuniones y quedó listo
para ser firmado por el presidente de la Re-
publica, Ollanta Humala. Sin embargo, al pa-
recer, hubo reacciones negativas por parte
de los agroindustriales y el reglamento que-
dó encarpetado. Solo falta la voluntad polí-
tica para su aprobación.
Notas
1
Periodista. Editor de La Revista Agraria.
2
Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e
Innovación Tecnológica.
mitar el ingreso del 100% de estas se-
millas?
Definitivamente, no es sencillo ejercer el
control total del ingreso de semillas; siem-
pre hay un riesgo. Por ello, reitero que debe
establecerse un sistema de control del in-
greso de transgénicos a nivel nacional. Se
tienen que poner en funcionamiento los me-
canismos establecidos por la Ley de Mora-
toria de transgénicos. Además, debemos
convencer a todos los actores involucra-
dos de que el Perú tiene que estar libre de
transgénicos, por lo menos durante los diez
años que establece la ley. Si no hacemos
todo esto, el país puede ser una coladera.
Nos preocupa que, hasta el momento, no se
hayan establecido las sanciones para la im-
portación de transgénicos. Hay un vacío.
¿Cuál de las autoridades tiene la res-
ponsabilidad de establecer los mecanismos
de sanción? ¿Quién no está cumpliendo
su papel?
Estos mecanismos tienen que ser elabo-
rados por el INIA y el Senasa; sin embar-
go, se necesita una voluntad política so-
bre el tema. Lo que sucede es que algunas
instituciones del Estado no son proacti-
vas porque siempre han mantenido una po-
sición a favor de los transgénicos. Por esa
razón, algunas de ellas se han convertido
en una barrera para avanzar en los objeti-
vos que establece la Ley de Moratoria. El
ejemplo más claro es el INIA, que es juez y
parte.
Ante la falta de mecanismos de control,
vigilancia y sanción al ingreso de trans-
génicos, ¿cuáles son los riesgos para el
territorio peruano?
Un primer riesgo es que, si el proceso
general no funciona, algunos sectores usa-
rán esto como una justificación para decir
que la ley no tiene relevancia para el cuida-
do de la agrobiodiversidad; por lo tanto, afir-
marán que la ley es una barrera para la inver-
sión en el agro y pedirán su derogación. Es
lo que está sucediendo actualmente. Hay
un sector muy involucrado en ese proceso,
que se ha ubicado en las diferentes instan-
cias de la estructura del Estado y está ha-
ciendo un trabajo para socavar la vigencia
de la ley. Un segundo riesgo se origina en el
hecho de que el actual proceso de imple-
mentación es muy lento. ¡No se están esta-
bleciendo mecanismos normativos básicos
y protocolos para que los diferentes acto-
res puedan proceder! Eso también es una
barrera. Todos los mecanismos deben estar
claramente escritos y aprobados oficialmen-
te para que puedan implementarse, y eso no
se está produciendo.
EL CASO DEL MAÍZ
AMARILLO DURO
El maíz amarillo duro, nacional o im-
portado, es uno de los productos de mayor
importancia porque abastece a la indus-
tria avícola. ¿Se están usando semillas
transgénicas de maíz amarillo duro para
cultivar en el territorio peruano?
No, por ahora. Además, legalmente no
debería existir maíz transgénico. Lo que
ahora se está sembrando son maíces híbri-
dos, que son de muy buena calidad y su-
mamente competitivos. Por ejemplo, en
Lambayeque, el rendimiento promedio está
llegando a 12 toneladas métricas por hec-
tárea; es decir, por ese lado ni siquiera ne-
cesitaríamos transgénicos. Hasta el mismo
INIA ha desarrollado un maíz híbrido de
alta performance y de buen desempeño en
productividad. En ese nivel no hay ningu-
na amenaza. Los problemas en la produc-
ción de maíz son otros y no tienen nada
que ver con la semilla: falta de asisten-
cia técnica para mejorar la producti-
vidad, poco acceso a créditos, a fer-
tilización, a la cadena de comercia-
lización, entre otros.
La industria avícola adquiere
una gran cantidad de maíz ama-
rillo duro importado. In-
cluso, se habla de
"Algunas
instituciones del
Estado no son
proactivas porque
siempre han
mantenido una
posición a favor de los
transgénicos".
Luis Gomero
Osorio

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful