Está en la página 1de 57

Subphylum Myriapoda

Myriapoda – Ciempiés y Milpiés


Los miriápodos son un subfilo de artrópodos mandibulados, similares a los insectos en algunos aspectos, pero con
muchos caracteres que los diferencian de éstos. Comprenden cuatro grupos bien diferenciados, los ciempiés,
milpiés, paurópodos, y sínfilos, todos terrestres; se han descrito unas 12.200 especies.
Todos tienen en común un cuerpo compuesto por dos regiones, cabeza y un largo tronco con muchos segmentos y
patas.
El cuerpo es más o menos largo, y tiene multitud de pares de patas similares en cuanto a forma y función; por
ejemplo, en la clase Chilopoda, el par de patas más cercano a la cabeza está modificado y hace las funciones
aguijones inoculadores de veneno). Los cuatro grupos también exhiben diferencias marcadas en aspectos tales
como la alimentación, por ejemplo, dándose el caso de especies predaroras (clase Chilopoda) y otras de hábitos
detritívoros (clase Diplopoda).
Durante el Carbonífero superior y el Pérmico existieron miriápodos de más de 1 m de longitud.
La cutícula presenta diferentes grados de
Myriapoda esclerotización y calcificación, y es más o menos
impermeable, pero carece de la capa cérea típica
de los insectos, por lo que quedan más o menos
expuestos a la desecación, cosa que evitan
refugiándose en lugares húmedos y frescos.
La cabeza lleva las antenas, en la base de las
cuales se abren los poros de los órganos de
Tömösvary, órganos sensoriales de función
desconocida. Los ojos son simples, sin verdaderos
omatidios, aunque en algunos grupos (como los
escutigeromorfos) se reúnen cientos de ellos y
forman un falso ojo compuesto.

Las piezas bucales tienen una estructura básica similar a la de


los insectos (mandíbulas, primer par de maxilas y segundo par
de maxilas o labio. Las mandíbulas están presentes en todos
los grupos de miriápodos y el primer y segundo par de maxilas
sufren diversas modificaciones en los diferentes grupos.
El sistema circulatorio está formado por un corazón tubular
dorsal que bombea hacia la cabeza la hemolinfa a través de la
aorta. El intercambio de gases se realiza gracias a un sistema
de tráqueas y espiráculos análogo al de los hexápodos. Poseen
uno o dos pares de tubos de Malpighi derivados del proctodeo
(ectodérmicos), con función excretora.
Myriapoda
Los miriápodos son dioicos (sexos separados) y ovíparos, aunque hay casos de partenogénesis entre los diplópodos,
quilópodos y sínfilos. La inseminación es en muchos casos indirecta; los machos depositan los espermatóforos en
las inmediaciones de la hembra, que los recoge y almacena.
La mayoría de los miriápodos son lucífugos (huyen de la luz) e higrófilos (buscan la humedad). Por ello, muchos
son nocturnos, y se refugian durante el día bajo piedras, entre la hojarasca, en troncos en descomposición, entre el
musgo, etc. Los quilópodos son depredadores agresivos y activos; el resto son principalmente herbívoros y muchos
son detritívoros.
Myriapoda - Diplopoda
Los diplópodos son una clase de miriápodos conocidos comúnmente como milpiés, aunque el número máximo de
patas no supera las 750, y la mayoría tienen menos de 200; aún así, ningún otro animal posee tantas. El récord lo
ostenta Illacme plenipes de California, con 375 pares de patas. Se conocen más de 12.000 especies, siendo uno de los
grupos más diversos de organismos terrestres.
Aunque en ocasiones se los confunda con sus parientes los ciempiés, pertenecen a clases distintas. Se diferencian de
ellos en que casi todos los segmentos del tronco llevan dos pares de patas, mientras que los ciempiés solo tienen un
par por segmento.
Poseen mandíbulas, el primer par de maxilas están fusionadas originando un gnatoquilario y el segundo par de
maxilas está ausente.
Los Diplópodos tienen el cuerpo
dividido en dos regiones, la cabeza y
el tronco. La cabeza posee un par de
Myriapoda - Diplopoda
cortas antenas, los ojos simples y las
piezas bucales, estando las
mandíbulas en algunas especies
muy modificadas como
instrumentos excavadores.
El tronco posee muchos segmentos y
la mayoría llevan dos pares de patas
(de donde deriva su nombre),
excepto el primero y el último, que
no tienen, y el segundo, tercero y
cuarto, que solo llevan un par de
patas cada uno. La duplicidad de
las patas es consecuencia de la
fusión de dos segmentos
consecutivos en uno de solo, de
modo que se puede hablar de
diplosegmentos en vez de
segmentos.
A diferencia de los cienpiés (quilópodos), carecen de aparato inoculador de veneno, pero muchos diplópodos tienen
una hilera de glándulas en los costados que segregan sustancias químicas pestilentes e irritantes cuando son
molestados, que pueden producir erupciones en la piel humana; ello puede ir acompañado de actitudes defensivas,
enroscándose en forma de bola o en espiral.
Los diplópodos huyen de la luz y prefieren los lugares cálidos y húmedos.
Los milpiés se mueven lentamente, pero sus patas les proporcionan energía suficiente para escarbar entre las hojas
caídas y remover el suelo, en busca de plantas blandas o en descomposición, de las que se alimentan. Los que viven
en los bosques son importantes recicladores porque devuelven sustancias químicas al suelo para que las plantas
vuelvan a utilizarlas.
Myriapoda – Pauropoda

Los paurópodos son una clase de miriápodos diminutos


(0,5-2 mm), de cuerpo blando, con las antenas
ramificadas y entre 9 y 11 pares de patas. Viven en
lugares húmedos y son saprófagos. Salen del huevo con
solo tres pares de patas.
Los paurópodos tienen la cutícula blanda sin calcificar.
Sin ojos, aunque presentan un par de órganos
sensoriales con aspecto de ojos; las antenas poseen entre
cuatro y seis artejos sobre los que se insertan dos cortas
ramas provitas de flagelos. Las piezas bucales constan
de un par de mandíbulas y el primer par de maxilas
fusionadas entre si originando un gnatoquilario; falta el
segundo par de maxilas. Los gonoporos (poros
genitales) se abren en el tercer segmento del tronco.
Carecen de aparato respiratorio y circulatorio.
Los paurópodos se mueven de manera característica,
con movimientos en rápida ráfagas y bruscos cambios
de dirección.[3] Viven en el suelo, humus, bajo piedras,
troncos en descomposición, etc., y se alimentan de
hongos y materia orgánica en descomposición.
Myriapoda - Symphyla

Los sínfilos son de color blanco, aspecto frágil y


delicado, con el cuerpo constituido, como en los
demás miriápodos, por dos regiones, cabeza y
tronco. En la cabeza desembocan también los
espiráculos (un par) de las tráqueas.
La cabeza posee un par de antena moniliformes, un
par de órganos de Tömösvary, un par de
mandíbulas y dos pares de maxilas, el segundo par
fusionado entre si para formar un labio.
El tronco presenta de 15 a 22 placas tergales,
estando los esternitos muy reducidos. Poseen 12
pares de patas de cuatro artejos. El tronco se
termina en un par de hileras, unas estructuras
cónicas que segregan seda. Los gonoporos (poros
genitales) desembocan en el tercer segmento.
Los sínfilos son dioicos (sexos separados). La
fecundación es externa; las crías nacen con seis
pares de patas y en sucesivas mudas van añadiendo
nuevos segmentos al tronco (desarrollo
anamórfico).
Habitan lugares húmedos, como el interior del
suelo, la hojarasca, humus, musgo, bajo piedras,
troncos podridos, cuevas, etc. Son saprófagos o
herbívoros; éstos pueden ser dañinos para la
agricultura.
Los quilópodos, popularmente conocidos como
ciempiés y escolopendras, son artrópodos miriápodos
Myriapoda - Chilopodos de cuerpo alargado y estrecho, de color amarillento
formado por 21 segmentos o anillos, con un par de
patas en cada uno de los 21 anillos (metámeros) en
que están divididos sus cuerpos y que pueden llegar a
medir hasta 10 cm. Pueden poseer veneno. Son
carnívoras y para capturar a sus presas tienen unos
apéndices bucales muy desarrollados que segregan
veneno. Se han descrito unas 3.300 especies.
Los quilópodos (ciempiés) se distinguen de los
diplópodos (milpiés) en que sólo tienen un par de
patas por cada segmento o metámero de su cuerpo,
mientras que los milpiés tienen dos pares de patas
por metámero.
Rara vez son vistos dentro de las viviendas y
edificios, excepto por el ciempiés doméstico, que se
reproduce en sótanos y lugares similares.
Han sido capaces de colonizar ampliamente todos los
ambientes, llegando desde los áridos desiertos al
círculo ártico, pero requieren microclimas húmedos
debido a su alta tasa de perdida de agua.
Poseen mandíbulas y primer y segundo par de
maxilas fusionados. El primer par de patas está
modificado en grandes uñas (forcípulas) asociadas a
una glándula venenosa, que usan para capturar las
presas y por tanto, actúan como piezas bucales
adicionales.
Superclase Hexapoda
Hexapoda
Los hexápodos (Hexapoda), son un subfilo (o una superclase) de artrópodos, el que más especies agrupa, e incluye a
los insectos, así como a varios grupos de artrópodos estrechamente relacionados con éstos, como los proturos, los
dipluros y los colémbolos.
Su nombre hace referencia a la más distintiva de sus características, la presencia de un tórax consolidado con tres
pares de patas, una cantidad sensiblemente inferior a la de la mayoría de los artrópodos.
Los hexápodos tienen una regionalización (tagmosis) característica, en la que el cuerpo aparece dividido en tres
regiones (tagmas): cabeza, tórax y abdomen. Especialmente significativa es la distinción de dos partes detrás de la
cabeza, de las cuales sólo el tórax, formado por tres segmentos, lleva otros tantos pares de apéndices locomotores.
Hexapoda - Cabeza
Los segmentos que forman la cabeza son seis:
1. Segmento I, llamado acron, carece de apéndices. Es al que
corresponden los ojos.
2. Segmento II. Porta las antenas, por lo que se le llama también
segmento antenal.
3. Segmento III. Llamado segmento intercalar, carece de apéndices.
4. Segmento IV. Segmento mandibular, portador de las mandíbulas.
5. Segmento V. Segmento maxilar, portador de un par de maxilas.
6. Segmento VI. Segmento labial, portador de un labio impar.

Las mandíbulas característicamente carecen de palpo.


La cabeza se articula muy flexiblemente con el tórax, gracias a la
existencia de una conexión cervical (cérvix) membranosa.

1) Ojo compuesto, 2) labio, 3) maxila, 4)


mandibula, 5) labro y 6) clípeo.
A la izquierda una antena.
Hexapoda - Cabeza
La mayoría de los hexápodos tienen un par de ojos compuestos
relativamente grandes, localizados dorso-lateralmente en la
cabeza. La superficie de cada ojo compuesto está dividida en un
cierto número de áreas circulares o hexagonales llamadas facetas
u omatidios; cada faceta es una lente de una única unidad visual.
En adición a los ojos compuestos, la mayoría de los insectos posee
tres ojos simples u ocelos localizados en la parte superior de la
cabeza, entre los ojos compuestos.

Las Antenas son apéndices móviles multiarticulados. Se presentan en número par en los insectos adultos y la
mayoría de las larvas. Están formadas por un número variable de artejos denominados antenómeros o antenitas.
El cometido de las antenas es eminentemente sensorial, desempeñando varias funciones como receptores táctiles y
olfativos y a veces incluso prensores.
Hexapoda – Tórax y Abdomen

El tórax consiste en tres segmentos,


llamados respectivamente protórax,
mesotórax y metatórax. Cada uno porta
un par de patas locomotoras insertas en
posición ventrolateral. Cada pata está
formada, empezando por su inserción,
por los siguientes artejos: coxa,
trocánter, fémur, tibia, tarso y pretarso.
El abdomen estaría formado por once
segmentos genuinos más un telson, o
segmento terminal. El gonoporo se sitúa
cerca del extremo posterior del
abdomen.
No hay patas en el abdomen de los
hexápodos, aunque sí apéndices. Los
más notables son un par de cercos
articulados en el extremo del abdomen.
Algunos grupos de insectos presentan
breves apéndices sin articulación
denominados estilos que se pueden
interpretar como homólogos de las
patas,.
Mandibulata – Clase Diplura

Los organismos de la Clase Diplura son de


dimensiones pequeñas (pocos milímetros). No
presentan pigmentación apreciable y la superficie
corporal aparece más o menos densamente cubierta
de setas (como pelos). El cuerpo es aplastado, esbelto
y flexible.
La cabeza porta dos antenas moniliformes con
artejos muy reconocibles y musculado cada uno
independientemente, un rasgo evolutivamente
primitivo que se observa también en los colémbolos,
pero que se ha perdido en los insectos.
No hay ojos en los dipluros. Poseen las piezas
bucales encajadas en posición inferior dentro de un
surco de la cabeza,.
El tórax está formado por tres segmentos, como en
los demás hexápodos, que en este caso se articulan
de manera especialmente flexible.
El abdomen está formado por diez segmentos,
contando el telson (último segmento) que llevan
pequeños apéndices sin articular llamados estilos,
los cuales pueden ser residuos evolutivos. de
antiguas patas locomotoras.
Al final del abdomen hay dos apéndices o cercos.
Hexapoda – Clase Collembola
Los organismos de la Clase Collembola se
caracterizan por presentar un tubo ventral
llamado colóforo, dos antenas segmentadas y
6 segmentos abdominales.
Su nombre lo reciben de un apéndice
retráctil (furca) con el cual pueden
propulsarse muchas veces el largo de su
cuerpo, que no suele superar los 5 mm.
Debido a su pequeño tamaño, y a tener su
hábitat en el humus o en materia en
descomposición, suelen pasar desapercibidos
para el hombre; sin embargo algunos de ellos
pueden constituir una plaga.
Apacentadores de microflora y microfauna,
consumen desechos vegetales y esqueletos
animales; son microdepredadores de
nematodos, tardígrados, rotíferos; realizan
dispersión de microorganismos, helmintos y
cestodos parásitos; son hospedadores de
parásitos; presa de macrofauna; ingenieros
del microecosistema.
Se ha demostrado que en colémbolos, así
como en otros artrópodos terrestres, se
presentan comportamientos migratorios
como reacción a cambios en la calidad del
ambiente y también a la polución.
Hexapoda – Clase Protura
La anatomía de los Protura es muy sencilla y con rasgos
primitivos cuando se compara con la de los insectos. Dado su
pequeño tamaño y su hábito subterráneo, es posible que
parte de esa simplicidad se deba a alguna reducción
secundaria. Carecen de pigmentación, como es normal en
animales que viven apartados de la luz.
Carecen de antenas y de ojos, y son entognatos (los apéndices
bucales están encajados en la parte inferior de la cabeza)
como los otros grupos de hexápodos aparte de los insectos.
Presentan un par de "pseudoculi" con función olfatoria o
quimiosensorial.
El tórax está formado por tres segmentos flexiblemente
articulados, cada uno con un par de patas de cinco artejos
terminadas en una sola uña. Las patas del primer par son
más vigorosas, dotadas de setas (pelos) sensibles y las llevan
adelantadas y levantadas, usándolos como órganos
sensoriales, de manera que caminan habitualmente sobre
cuatro patas nada más.
El abdomen presenta apéndices articulados, semejantes a
pequeñas patas, en los primeros segmentos, un rasgo muy
primitivo del que apenas quedan otros rastros en los
hexápodos. Los proturos son anamórficos, es decir, nacen con
menos segmentos que el adulto (9 en lugar de 11, contando el
telson o último segmento). Esta característica, común en
otros artrópodos, es absolutamente excepcional en los
hexápodos. Normalmente hay cinco estadios (etapas de
crecimiento) separadas por las correspondientes mudas.
Hexapoda – Clase Insecta
Los insectos (Clase Insecta), pertenecen al Phylum
Artrópodos y están caracterizados por presentar un par de
antenas, tres pares de patas y dos pares de alas (que, no
obstante, pueden reducirse o faltar).
Los insectos comprenden el grupo de animales más diverso
de la Tierra, con unas 950.000 especies descritas más que
todos los otros grupos de animales juntos, y con
estimaciones de hasta 30 millones de especies no descritas,
con lo que, potencialmente, representarían más del 90% de
las formas de vida del planeta.
Los insectos pueden encontrarse en casi todos los ambientes
del planeta, aunque sólo un pequeño número de especies se
ha adaptado a la vida en los océanos.
Los insectos no sólo presentan una gran diversidad sino que
también son increíblemente abundantes. Se estima que hay
200 millones de insectos por cada ser humano.
Clase Insecta – Las Alas

En la mayoría de los insectos las alas son


membranosas y pueden contener pequeños
pelos o escamas; en algunos insectos las alas
anteriores son engrosadas, coriáceas o duras y
en forma de vaina, esa estructura es conocida
como élitro (en los coleópteros).
Las chinches tienen el primer par de alas
engrosado en su base; a este tipo de alas se les
llama hemiélitros.
Las langostas, grillos, cucarachas, entre otros
insectos primitivos tienen el primer par de alas
angosto y con la consistencia de un pergamino;
éstas reciben el nombre de tegminas.
Las alas membranosas de los insectos son
usadas para volar, aquéllas endurecidas como
es el caso de los élitros, hemiélitros, tegminas,
cuando plegadas sirven de protección al
segundo par de alas que es delicado por ser
membranoso y también al abdomen.
Las alas son también importantes para
producir ciertos sonidos, para dispersar olores
y, por su diseño, tienen importancia en el
camuflaje y el mimetismo.
Clase Insecta – Las Alas

Las alas de los insectos son


evaginaciones de la pared del cuerpo
localizadas dorso-lateralmente entre los
notos y las pleuras.
La base del ala es membranosa, esto
hace posible el movimiento del ala.
Las alas de los insectos varían en
número, tamaño, forma, textura,
nerviación, y en la posición en que son
mantenidas en reposo.
La mayoría de los insectos adultos
tienen dos pares de alas, situadas en el
meso y metatórax; algunos, como los
dípteros, tienen un solo par y algunos
no poseen alas (por ejemplo, formas
ápteras de los pulgones, hormigas
obreras, pulgas, etc.).
Clase Insecta – Sistema Digestivo y Excretor
El aparato digestivo o canal alimenticio es un tubo, generalmente algo enrollado que se extiende desde la boca al
ano. Se divide en tres regiones: el estomodeo, el mesenterón y el proctodeo. Cada una de estas tres regiones puede
estar subdividida en subregiones. Separando estas regiones hay válvulas y esfínteres que regulan el paso del
alimento de una a otra.
La parte anterior del tubo digestivo generalmente se diferencia en faringe (dentro de la misma boca), esófago (un
tubo delgado que se extiende a continuación de la faringe), buche (un ensanchamiento en la parte final del esófago) y
los proventrículos. A continuación se encuentra la válvula estomodeal que regula el paso de alimentos y de jugos
digestivos del estomodeo al mesenterón.
El intestino medio o mesenterón es un saco alargado de diámetro generalmente uniforme. A veces se subdivide en
dos o más partes. Generalmente presenta divertículos (los ciegos gástricos) que suelen encontrarse cerca de la parte
anterior del mesenterón.
La parte final del intestino se extiende desde la válvula pilórica hasta el ano. La parte posterior está sostenida por
músculos que se insertan en las paredes abdominales. Se pueden diferenciar por lo menos dos partes en el
proctodeo: el intestino anterior y el recto.
El intestino anterior puede ser un simple tubo o estar subdividido en íleo y colon. Los tubos de Malpighi que tienen
función excretoria desembocan en la parte anterior del proctodeo.
Clase Insecta – Aparato Respiratorio y Circulatorio

Aparato Circulatoirio
Como en los demás artrópodos, la circulación es abierta y lagunar, y en los insectos está simplificada. El líquido
circulatorio es la hemolinfa que llena la cavidad general del cuerpo que por esta razón se denomina hemocele que
está subdividida en tres senos (pericárdico, perivisceral y perineural). El corazón se sitúa en posición dorsal en el
abdomen dentro del seno pericárdico; tiene una válvula en cada metámero que delimita varios compartimentos o
ventrículos, cada uno de ellos con un par de orificios u ostiolos por los que penetra la hemolinfa cuando el
corazón se dilata (diástole). El corazón se prolonga hacia adelante en la arteria aorta por la que sale la hemolinfa
cuando el corazón se contrae (sístole); suele ramificarse para distribuir la hemolinfa a la región cefálica. Pueden
existir órganos pulsátiles accesorios en diferentes partes del cuerpo, que actúan como corazones accesorios que
aseguran la llegada de la hemolinfa a los puntos más distales (antenas, patas).
Clase Insecta – Aparato Respiratorio y Circulatorio

El Aparato Respiratorio de los insectos está compuesto por tráqueas, una serie de tubos vacíos muy ramificados
que en su conjunto forman el sistema traqueal; los gases respiratorios circulan a través de él. Las tráqueas se abren
al exterior a través de los estigmas o espiráculos, en principio un par en cada segmento corporal; luego van
reduciendo progresivamente su diámetro hasta convertirse en traqueolas que penetran en los tejidos y aportan
oxígeno a las células. En la respiración traqueal el transporte de gases respiratorios es totalmente independiente
del aparato circulatorio por lo que, a diferencia de los vertebrados, el fluido circulatorio (hemolinfa) no almacena
oxígeno.
Hexapoda –Anatomía Interna de un Insecto
A.- Cabeza; B.- Tórax; C.- Abdomen;
1.-Antena; 2.- Ocelo inferior; 3.- Ocelo superior; 4.- Ojo compuesto; 5.- Cerebro; 6.- Protórax; 7.- Arteria
dorsal; 8.- Tráqueas; 9.- Mesotórax; 10.- Metatórax; 11.- Alas anteriores; 12.- Alas posteriores; 13.-
Estómago; 14.- Corazón; 15.- Ovarios; 16.- Intestino; 17.- Ano; 18.- Vagina; 19.- Cadena ganglionar ventral;
20.- Tubos de Malpighi; 21.- Tarsómero; 22.- Uña; 23.- Tarso; 24.- Tibia; 25.- Fémur; 26.- Trocánter; 27.-
Buche; 28.- Ganglio torácico; 29.- Coxas; 30.- Glándula salival; 31.- Collar periesofágico; 32.- Piezas
bucales.
Clase Insecta - Reproducción
La mayoría de las especies de insectos tienen sexos separados, morfológicamente diferenciados entre sí, y deben
aparearse para reproducirse. No obstante, además de este tipo de reproducción sexual, existen especies que pueden
reproducirse sin aparearse e, incluso, éste puede ser el proceso típico de reproducción en varias de ellas.
Estas especies se denominan partenogenéticas y su tipo de reproducción es eminentemente asexual y en ciertos
casos no se conocen los machos. En muchos insectos sociales las obreras no pueden reproducirse porque sus
órganos sexuales están subdesarrollados.
Este mecanismo de reproducción está bastante distribuida en la mayoría de los órdenes de apterigotos. Aunque
todavía mucho menos frecuente, existen especies de insectos que son hermafroditas.
El aparato reproductor de los insectos se encuentra ubicado en el abdomen, consiste de ovarios o testículos, ductos,
glándulas y órganos accesorios. Presenta diferencias entre el masculino y el femenino.
Clasificación de los Insectos: Órdenes y Familias más
conocidas de la Clase Insecta.

Subclase Apterygota Subclase Pterygota Subclase Pterygota


1. Archaeognatha Neoptera División Endopterygota
2. Thysanura 1. Plecoptera 1. Megaloptera
2. Phasmida 2. Neuroptera
Subclase Pterygota 3. Orthoptera 3. Coleoptera
División Exoterygota 4. Isoptera 4. Diptera
Paleoptera 5. Pthiraptera 5. Mecoptera
1. Ephemenoptera 6. Hemiptera 6. Siphonaptera
2. Odonata 7. Dictyoptera 7. Trichoptera
8. Dermaptera 8. Lepidoptera
9. Grylloblattodea 9. Hymenoptera
10. Blattaria
11. Mantodea
12. Thysanoptera
Hexapoda – Orden Thysanura

Los Thysanura o “pececitos de plata” son animales alargados, de entre 2 y 20 mm, son aplanados y tienen el tórax
más ancho que el abdomen. Según la especie, son de color gris o crema, pero todos tienen un aspecto brillante
debido a que poseen el cuerpo recubierto de escamas que renuevan en sucesivas mudas (no tienen metamorfosis).
En la cabeza tienen un par de antenas; si presentan ojos son compuestos y tienen un aparato bucal de tipo
masticador.
En el tórax tienen los tres pares de patas, que les confieren gran movilidad y agilidad a pesar de que son ápteros
(sin alas).
El abdomen finaliza con tres característicos apéndices o cercos que tienen función táctil.
Superclase Crustacea
Superclase Crustacea – Los
Crustáceos
Los crustáceos son un extenso subfilo de
artrópodos, con más de 67.000 especies y sin
duda faltan por descubrir hasta cinco o diez Larva Nauplius
veces este número.
Incluyen varios grupos de animales como las
langostas, los camarones, los cangrejos, los
langostinos y los percebes. Los crustáceos son
fundamentalmente acuáticos y habitan en todas
las profundidades, tanto en el medio marino,
salobre y de agua dulce; unos pocos han
colonizado el medio terrestre, como el bicho
bolita (isópodos).

Los crustáceos son uno de los grupos zoológicos con mayor éxito
biológico, tanto por el número de especies vivientes como por la
diversidad de hábitats que colonizan; dominan los mares, como los
insectos dominan la tierra.
Como característica propia y definitoria del grupo podemos citar la
presencia de larva nauplius provista de un ojo naupliano en alguna
etapa de su vida, que puede ser sustituido más tarde por dos ojos
compuestos. Son los únicos artrópodos con dos pares de antenas, tienen
al menos un par de maxilas y pasan por períodos de muda e intermuda
para poder crecer.
Todos excepto Cirripedia son de sexos separados.
Superclase Crustacea – Los Crustáceos
Como todos los artrópodos, los crustáceos tienen un esqueleto externo (exoesqueleto) y su cuerpo está formado por
una serie de segmentos.
Los apéndices, que se emplean para la respiración, la natación, la locomoción y la alimentación, pueden estar muy
modificados en forma de mandíbulas, órganos reproductores y otras estructuras, o pueden haberse simplificado o
perdido.
En general, la cabeza está fusionada con una serie de segmentos torácicos formando una región llamada
cefalotórax, que va seguida del abdomen. Parte o la totalidad del cuerpo suele estar cubierta por una coraza
llamada caparazón. En la cabeza hay dos pares de órganos sensoriales (antenas) y un par de mandíbulas, detrás de
las cuales hay otros dos pares de maxilas.
La cabeza suele llevar un par de ojos compuestos, un ojo impar o ambas cosas.
Superclase Crustacea – Los Crustáceos
El tamaño de los crustáceos es muy variable, oscilando entre menos de 100 μm y los 4 m de envergadura
(cangrejo araña del Japón, Macrocheira kaempferi).
El cuerpo está formado por un número variable de metámeros o segmentos intercalados entre el acron y el telson,
más de 50 en grupos primitivos como cefalocáridos, diplostráceos y notostráceos; la tendencia evolutiva general
es hacia la pérdida de metámeros; los malacostráceos tienen 19 ó 20, y los cladóceros y ostrácodos no más de 10.
El cuerpo está dividido normalmente en tres tagmas o regiones: céfalon (cabeza), tórax (pereion) y pleon (o
abdomen), aunque normalmente los primeros segmentos del tórax se unen a la cabeza formando lo que se conoce
como cefalotórax.
Superclase Crustacea – Los Crustáceos

Todos los tagmas o regiones poseen apéndices; en las formas


primitivas tienden a ser similares entre sí, mientras que en las más
evolucionadas se transforman y se adaptan para funciones específicas.
Excepto el primer par de antenas (anténulas), los demás apéndices son
birrámeos, al menos en estado embrionario. Este tipo de apéndice
posee una zona proximal de tres artejos (a veces reducidos a dos o a
uno) llamada protopodio o simpodio, en la que se articulan dos ramas,
una principal interna (endopodio) y otra secundaria externa
(exopodio); el protopodio posee a menudo expansiones denominadas
exitos, situadas en la parte externa, y enditos, además de epipodios
foliáceos con función respiratoria.
En algunos casos, dichas expansiones se desarrollan
considerablemente y adquieren otras funciones; por ejemplo, los
grandes enditos de las mandíbulas, denominados gnatobases, se
encargan de masticar el alimento.
El exopodio desaparece en los decápodos, cuyos apéndices tiene, por
tanto, apariencia unirrámea.
Los apéndices de los crustáceos, a pesar de su gran diversidad,
responden a tos tipos estructurales básicos:
* Estenopodios. Son apéndices alargados, cilíndricos, robustos, con
tegumento duro y con sus artejos bien articulados entre sí. Son las Apéndice birrámeo de tipo
típicas patas marchadoras. estenopodial de Triops.
* Filopodios. Son apéndices foliáceos, aplanados, con tegumento 1-5: enditos; 6: endopodio; 7:
delgado y con articulaciones poco marcadas. Sus funciones principales exopodio; 8: epipodio; 9:
son la natación y el intercambio de gases. protopodio
Superclase Crustacea – Los Crustáceos
El cefalotórax suele tener apéndices, que se emplean en la locomoción y la respiración. El caparazón sirve a menudo
como cubierta protectora de las branquias, que forman parte de las extremidades. Algunas extremidades pueden
formar pinzas (quelas).
Los apéndices abdominales pueden usarse para la locomoción, pero con frecuencia desempeñan otras funciones,
como la respiración, y tienden a tener un tamaño reducido. El telson, una parte de la cola en la que va el ano, se usa
en algunas ocasiones para la natación.

La principal cavidad del cuerpo es el hemocele, ocupado por un aparato circulatorio de tipo ‘abierto’ a través del
cual es impulsada la sangre por un corazón dorsal. El sistema digestivo es esencialmente un tubo recto, a menudo
con una especie de trituradora gástrica a modo de molleja que se emplea para desmenuzar la comida, y un par de
glándulas digestivas que no sólo segregan jugos digestivos, sino que también absorben alimento. Cerca de las
antenas hay unas estructuras excretoras que hacen las veces de riñones. Tienen un cerebro que adopta la forma de
ganglios próximos a los órganos sensoriales, y bajo el intestino se encuentran una serie de ganglios y nervios
Superclase Crustacea – Los Crustáceos
El tórax posee un número variable de segmentos o toracómeros; en la mayoría de grupos consta de ocho, aunque
este número puede oscilar entre tres (ostrácodos) y once (notostráceos); cada toracómero posee con un par de
apéndices llamados toracópodos. Cuando los primeros segmentos torácicos se fusionan con la cabeza, el conjunto de
segmentos no fusionados recibe el nombre de pereion, cada uno de sus segmentos, pereionitos y sus apéndices,
pereiópodos.
Los primeros toracópodos tienen tendencia a transformarse en apéndices bucales auxiliares (maxilípedos) y sirven
para la manipulación del alimento. Los demás toracópodos (pereiópodos) suelen relacionarse con la locomoción
(nadar o caminar). En algunos grupos las hembras guardan los huevos entre los pereiópodos, en una especie de
marsupio.
El número se
metámeros y
apéndices del pleon
es muy variable,
desde uno
(ostrácodos) hasta
22 en notostráceos
(sin contar el
telson). Los
segmentos del pleon
se denominan
pleómeros. Los
apéndices del pleon
son los pleópodos.
Los pleópodos
tienen a menudo
forma de pala y son
utilizados para
nadar
Superclase Crustacea – Los Crustáceos
La reproducción en los crustáceos es sobre todo sexual. El
único tipo de reproducción asexual que se puede dar en este
grupo es la partenogénesis, no muy infrecuente. En general,
los sexos son separados; no obstante, algunos parásitos y la
mayoría de los cirripedia (percebes) son hermafroditas
simultáneos pero generalmente realizan una fecundación
cruzada.

Algunas especies sufren un desarrollo directo, es decir, del huevo sale un


individuo similar al adulto; sin embargo, la mayoría de las especies sufren
un desarrollo indirecto y pasan por un estado de larva antes de llegar al
estado adulto. En los crustáceos marinos, las crías suelen atravesar una o
más fases larvarias durante las cuales no se parecen en nada al adulto. A
menudo, las larvas nadan en aguas abiertas, encontrando así un lugar
donde vivir. Los crustáceos de agua dulce y terrestre carecen de fase
larvaria, a excepción de aquellos que regresan al mar para reproducirse.
Clase Remipedia - Remipedios
Los Remipedios (Remipedia) son una clase de crustáceos ciegos que viven en cuevas profundas de agua salada, en
Australia, Mar Caribe, Océano Índico e Islas Canarias.
Su tamaño alcanzar como mucho los 3 cm. Los remipedios son uno de los pocos grupos de crustáceos que carecen
de diferenciación entre tórax y abdomen, de manera que tienen el cuerpo dividido en dos regiones o tagmas,
céfalon y tronco.
El céfalon o cabeza posee un escudo cefálico; las mandíbulas están ocultas por el labro y las maxilas actúan como
agujas hipodérmicas e inyectan veneno, caso único entre los crustáceos.
El tronco es alargado con hasta 32 segmentos, lo que les da aspecto vermiforme; sus apéndices son birrámeos y
con forma de paleta natatoria. El primer segmento del tronco está fusionado con la cabeza y presenta un par de
maxilípedios prensores.
Clase Cephalocarida

La anatomía de los cefalocáridos es simple, comparada con la de otros crustáceos. Su tamaño es muy pequeño,
entre 2 y 4 mm; el cuerpo es largo, comprimido en la zona cefálica, sin ojos, con un tórax dividido en ocho
segmentos con apéndices birrámeos, sin maxilípedos, y un abdomen con once segmentos, en el último de los cuales
se articula el telson, pero no otros apéndices. El segundo par de maxilas guarda semejanza con los apéndices
torácicos. Los ojos están incluidos en el exoesqueleto, lo cual dificulta su apreciación.
Los cefalocáridos son todos marinos y bentónicos; habitan desde la zona intermareal, hasta una profundidad de
1.500 m, en todo tipo de sedimentos. Se alimentan de detritos marinos, para cuya captación generan corrientes con
los apéndices torácicos, como los branquiópodos.
Clase Maxillopoda - Subclase Cirripedia
Los maxilópodos (Maxillopoda) son una clase de crustáceos,
caracterizada por la reducción del pleon o abdomen y sus
apéndices.
Los cirrípedos (Cirripedia) son una infraclase de crustáceos
maxilópodos denominados comúnmente percebes. Son uno de los
grupos de crustáceos más modificado; su peculiar morfología
hizo que hace dos siglos se confundieran con moluscos. Sin
embargo, al estudiar sus larvas se vio que eran cipris, similares a
las de ostrácodos, lo que fue clave para estudios posteriores que
concluyeron que se trataba de crustáceos con una morfología
"aberrante".
Los cirrípedos tienen dos tipos corporales básicos: con y sin
pedúnculo. Los que no tienen pedúnculo cubren normalmente
todo el litoral rocoso, mientras que los pedunculados prefieren
vivir mar adentro o sobre objetos flotantes. Además de estos dos
tipos básicos, existe un tercer tipo de morfología algo diferente,
los llamados "amorfos" o verrucomorfa. Estos últimos no son
simétricos y viven en aguas profundas, generalmente sobre las
espinas de erizos o como parásitos de ballenas.
Los cirrípedos poseen dos estados larvarios: el primero, de larva
nauplius, y el segundo, de larva cipris o cíprida:
Como larva nauplius, forma parte del zooplancton, flotando en
las aguas. Se alimentan activamente, y, tras dos semanas,
alcanzan el segundo estado.
Como larva cipris ya no se alimentan y son nadadores activos. Su
presencia es indicativa de alta calidad de las aguas, en cuanto a
contaminación y productividad.
Clase Maxillopoda
Subclase Copepoda
Los copépodos (Copepoda) son una subclase de
crustáceos maxilópodos de tamaño muy pequeño,
muchas veces microscópicos, que se encuentran
abundantemente, tanto en agua dulce como salada.
La gran mayoría nada libremente; sin embargo
algunas especies se han convertido en parásitas.
Los copépodos carecen de caparazón, y su
desarrollo se inicia a partir de una larva nauplio.
La gran mayoría de los copépodos son de cuerpo
transparente, aún cuando los hay con cierta
coloración.
Adicionalmente algunas especies marinas son
luminosas por sí mismas por poseer en sus cuerpos
una sustancia fosforescente.
Los copépodos son tan abundantes en el agua de
mar, que cualquier muestra de plancton tiene
siempre ejemplares de este grupo. Están
distribuidos a lo largo de todas las latitudes,
incluyendo las antárticas. Muchas de las especies
cuentan con apéndices plumosos que en muchos
casos pueden llegar a superar el tamaño del animal
hasta por 4 o 6 veces. En agua dulce también están
ampliamente distribuidos, en forma tan amplia
como los cladóceros.
Clase Mystacocarida

Los mistacocáridos (Mystacocarida) son una subclase de diminutos crustáceos maxilópodos, con solo 13
especies descritas, repartidas en dos géneros.
La mayoría de los mistacocáridos apenas alcanzan los 0,5 mm de longitud; son marinos e intersticiales que
viven en la arena litoral y sublitoral de todas las zonas templadas y subtropicales.
Poseen un cuerpo cilíndrico, alargado y segmentado. La cabeza está dividida transversalmente por un
estrechamiento y el segmento portador de los maxilípedos no esta completamente fusionado a la cabeza.
Presentan un tórax de cinco segmentos, cuatro de ellos llevan apéndices pares. El cuerpo se encuentra dividido
en céfalon y tronco de 10 segmentos; telson con ramas caudales en forma de uña. El céfalon
característicamente hendido, con todos los apéndices cefálicos casi idénticos, antenas y mandíbulas birrámeas,
anténulas, maxílulas y maxilas unirrámeas.
El primer segmento del tronco lleva maxilípedos, pero no está fusionado con el céfalon.
Clase Ostracoda
Los ostrácodos son una clase de crustáceos de muy reducido
tamaño, muchas veces microscópicos (normalmente entre 0,1 y
2 mm). Se conocen unas 13.000 especies actuales y se estima
que se han descrito 65.000 especies fósiles (tantas como
crustáceos actuales conocidos)
Poseen un caparazón de dos valvas, que dependiendo de la
especie puede ser blando o altamente calcificado, que al
cerrarse cubre todas las partes blandas del animal, dándole el
aspecto de una diminuta almeja.
Algunas de las especies tienen una abertura en la parte
inferior, que permanece abierta aun cuando las valvas estén
cerradas. Por esta abertura el animal saca las antenas para
usarlas como remos. Son animales de cuerpo poco
segmentado, normalmente no más de 8 segmentos, y pocos
apéndices, que comprenden las antenas, dos apéndices bucales
y dos adicionales. En muchas especies de ostrácodos estos
últimos han desaparecido.
La reproducción es mayormente partenogenética y los machos
en muchas de las especies son muy escasos o se desconocen en
absoluto. Al nacer, ya tienen el caparazón formado y su
desarrollo suele ser directo.
Como todos los artrópodos, para poder crecer realizan mudas
(ecdisis);
Se encuentran en variados hábitats, agua dulce y agua salada,
y en este último se les encuentra a grandes profundidades o en
la superficie formando parte del plancton. También hay un
gran número de especies bentónicas.
Clase Branchiopoda

Los branquiópodos (Branchiopoda) son una clase de


crustáceos que incluye especies de tamaño pequeño a
mediano, cuya característica principal son los apéndices
posteriores a la región cefálica en forma de lámina; cada
uno se divide en diferentes lóbulos y tiene una pequeña
lámina branquial en su parte externa. Se les encuentra
mayormente en agua dulce, sin embargo también existen
especies de agua salada.
Una característica muy particular de muchos
branquiópodos, es la de nadar con el dorso hacia abajo,
es decir, con el cuerpo invertido. Adicionalmente
emplean los apéndices, moviéndolos de atrás hacia
adelante, para enviar una corriente de agua que contiene
las partículas microscópicas de las que se alimenta el
animal hacia la boca.
El desarrollo se inicia con una larva nauplius, llegando a
la forma adulta a través de varios cambios. Sin embargo
en el grupo de los cladóceros el desarrollo es directo.
Los principales subgrupos de Branquiópodos son:
Anostráceos
Notostráceos
Concostráceos
Cladóceros
Los cladóceros son con mucho el más numeroso de los
Clase Branchiopoda – Orden
subgrupos de branquiópodos. Sin embargo, el tamaño Cladocera
general de los animales incluidos en este subgrupo es
mucho menor que el de los tres anteriores.
Son conocidos con el nombre genérico de "pulgas de
agua", aun cuando incluye animales de aspecto y
características diferentes.
Están protegidos por un caparazón bivalvo similar al de
los concostráceos, el cual se abre para permitir
movilidad al animal. Poseen un solo ojo que corresponde
a dos ojos fusionados. Tienen dos antenas formadas por
dos ramas con cada una con abundantes pelos plumosos
que son usados por el animal para moverse.
A diferencia de los otros branquiópodos, los cladóceros
poseen un reducido número de patas que en muchos
casos no supera los cuatro pares.
La gran mayoría de las pulgas de agua son
prácticamente transparentes. Es fácil encontrarlas en
charcas, estanques y lagos y muchas veces se aclimatan
en el mar. Estos animales son increíblemente prolíficos.
Así mismo son alimento para multitud de predadores
como peces y otros animales mayores.
Como todos los demás grupos de branquiópodos, los
huevos pueden sobrevivir bastante tiempo desecados o
en inviernos crudos.
Algunas de las especies de cladóceros son las que
conforman el plancton de los lagos, y tienen adaptaciones
que les permiten flotar fácilmente.
Clase Malacostraca
Los malacostráceos (Clase Malacostraca)
son el mayor subgrupo de crustáceos e
incluyen a casi todos los crustáceos más
conocidos, como los decápodos (langosta,
cangrejo), los estomatópodos (como la
galera) y el krill.
Incluyen también al grupo de los anfípodos e
isópodos (bichos bolita).
Clase Malacostraca
El cuerpo de los malacostráceos está formado por 19 segmentos, distribuidos en tres regiones o tagmas:
Céfalon o cabeza con 5 segmentos; posee dos anténulas y dos antenas, así como el aparato bucal. Generalmente
poseen un par de ojos compuestos, muchas veces pedunculados.
Tórax con 8 segmentos. Los segmentos primero, segundo y tercero pueden fusionarse con la cabeza y sus apéndices
respectivos estar modificados en maxilípedos; los segmentos restantes forman el pereion y poseen cada uno un par
de patas marchadoras (pereiópodos). En muchos malacostráceos, el pereion está cubierto en su totalidad o en parte
por un caparazón.
Pleon o abdomen con 6 (7 en leptostráceos) segmentos. Sus apéndices se denominan pleópodos.
Estómago en dos cámaras.
Sistema nervioso centralizado.
Apéndices de
Malacostraco
Decápodo
Superclase Crustáceos (Crustacea)
Fuentes de Información

Sitios de Internet
http://peracaridosdechile.blogspot.com/2007/11/subphylum-crustacea.html
http://www.telefonica.net/web2/paleontologiaernesto/Invertebrados/LosArtropodos.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Arthropoda
http://www.bio-logia.com.ar/artropodos.htm
http://www.insectos.cl/que_son/
http://fai.unne.edu.ar/biologia/animales.http
http://www.biologia.edu.ar/animales/index.htm
http://iescarin.educa.aragon.es/depart/biogeo/varios/BiologiaCurtis.htm
http://animaldiversity.ummz.umich.edu/site/index.html
http:// nucleodecenio.blogspot.com
http:// www.pulgasyelefantes.wordpress.com
http://www.vet.ed.ac.uk/tol/animalia.htm
http://www.sindioses.org/

Material Multimedia
Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation.

Bibliografía
Claude A. Villee. Biología. Eudeba, editorial Universitaria de Bs. As.
Curtis, H. y Barnes S.; Biología. Editorial Panamericana. 2005
Hickman, Roberts y Pearson, Principios Integrales de Zoología. 1998. Berkerley University, USA.