Está en la página 1de 4
 
Fisioteràpia respiratòria

Fisioteràpia respiratòria

Escola d'infermeria i fisioteràpia de la universitat de les Illes Balear

 

Pàgina de discusió i formació en Fisioteràpia respiratòria

Página de inicio www.uib.es/congres/fr

Página de inicio www.uib.es/congres/fr

Actividad física y Deporte en personas con problemas pulmonares

MERXE BATIDOR LLABRÉS*

INTRODUCCIÓN

Los

estudios en población general indican que la práctica de una actividad física

regular, estable y moderada ayuda a mejorar tanto la salud física como la psicológica,

incrementando así la calidad de vida

El ejercicio físico mejora el rendimiento cardiovascular debido a cambios hormonales, metabólicos, neurológicos y de la función respiratoria. La perfusión de los pulmones se intensifica gracias a las adaptaciones inducidas por el ejercicio, y se facilita el paso de oxígeno de los alvéolos a los capilares pulmonares (F.I.M.S., 1989). Las adaptaciones inducidas por el ejercicio contrarrestan las modificaciones del sistema respiratorio típicas de la persona fumadora. Interviene en la modificación de los factores de riesgo cardiovascular y, en consecuencia, desempeña un papel relevante en la prevención primaria y secundaria de la cardiopatía isquémica, según José A. Prieto Saborit y Paloma Nistal Hernández*4

Como se puede comprobar en estudios el ejercicio físico realizado con unas determinadas condiciones es beneficioso para prevenir numerosas enfermedades, ayuda en la mejora de la condición física de los sujetos practicantes y ofrece una ayuda más favorable.

MECANISMO DE LA FISIOLOGÍA RESPIRATORIA DURANTE EL EJERCICIO

La respuesta pulmonar al ejercicio –cualquiera que sea la duración e intensidad del mismo- tiene como función principal el control homeostático de la concentración de los gases en la sangre arterial para minimizar en lo posible el coste fisiológico del ejercicio que se está realizando, según A. Lucía Mulas*5 Durante el ejercicio -sobre todo cuanto más intenso sea éste- el sistema respiratorio ha de realizar las siguientes funciones:

q Contribuir a oxigenar y disminuir el grado de acidez de una sangre venosa mixta marcadamente hipercápnica o hipoxémica Mantener un bajo grado de resistencia vascular pulmonar Minimizar el paso de agua al espacio intersticial pulmonar

q

q

Por otra parte los músculos respiratorios tienen que generar- y mantener-unas altas presiones intratorácicas, a veces a la máxima presión que estos músculos son capaces de generar

COSTE ENERGÉTICO DE LA VENTILACIÓN

Según A. Lucía Mulas*5 las personas sanas raramente sienten que realizan un esfuerzo al respirar, incluso durante un ejercicio de intensidad moderada. En individuos afectados por alguna patología respiratoria, el simple trabajo de la respiración puede

considerarse un trabajo en sí. En aquellas personas que padecen una patología pulmonar obstructiva el coste energético de la ventilación se incrementa considerablemente, llegando a representar el 40% del consumo de oxígeno necesario para realizar el ejercicio. Esto, a su vez, disminuye la cantidad de oxígeno disponible para los músculos no respiratorios, limitando por ello considerablemente la capacidad de realizar ejercicio en este tipo de pacientes.

SINTOMATOLOGÍA RESPIRATORIA EN DEPORTISTAS Y PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA PERSONAS CON ENFERMEDADES PULMONARES

Según P. Martín Escudero*1, los síntomas más frecuentes presentados por un deportista son la diseña, el dolor torácico, tos y hemoptisis. La prescripción del ejercicio consiste en proporcionar una dosificación del ejercicio que sea segura y efectiva para mejorar la condición vascular. El tipo, la intensidad, la frecuencia y duración del ejercicio son factores que se incorporan a las directrices de la prescripción de ejercicio para conseguir los objetivos deseados. El entrenamiento con ejercicio es la llave principal de los programas de rehabilitación pulmonar. Los beneficios documentados del entrenamiento físico en personas con enfermedades respiratorias son múltiples e incluyen incremento de la capacidad funcional y/o resistencia y del estado funcional, descenso en la severidad de la diseña y mejora de la calidad de vida. En la actualidad no existe evidencia de que los principio de entrenamiento deban ser diferentes para los pacientes con diferentes enfermedades pulmonares

BENEFICIOS POTENCIALES DEL EJERCICIO

La actividad física resulta beneficiosa en general pero también en aquellas personas

con problemas pulmonares ya sea asma, epoc, bronquitis,

ejemplo según F. Drobnic y J.

..... Armengol*2 en el asma los beneficios del ejercicio son a nivel de la enfermedad hay un

por

aumento de la tolerancia al ejercicio, disminución de la respuesta broncoconstrictora, disminución de los síntomas, menor uso de medicación en general y menor uso de medicación de rescate. Así como indica Jorge R. Taborda*7, Los pacientes con enfermedades respiratorias discapacitantes (Asma crónica, enfisema, bronquitis crónica, epoc, enfermedades pulmonares restrictivas), presentan una limitación de causa multifactorial para el ejercicio por su enfermedad de base (limitación ventilatoria, debilidad muscular, disfunción cardiaca, motivación, etc.) que pese a recibir todos los recursos farmacológicos disponibles, continúan con una situación de inactividad física, principalmente al ejercicio y un desentrenamiento que

hace entrar al paciente en un círculo vicioso de cada vez mayor inactividad y postración. La incapacidad al ejercicio aumenta la sintomatología de los enfermos y tiene una repercusión innegable en su calidad de vida. Un programa pionero en Fisioterapia pulmonar es la

Pulmonary Education and Research Foundation en EEUU.

Muchos son los que piensan en los beneficios de la actividad física. Tanto para

asmáticos como para personas con epoc como para personas con bronquitis crónicas,

...

la

actividad física ayudará a mejorar su condición respiratoria y su resistencia al esfuerzo. La actividad a realizar dependerá de cada uno por ejemplo los asmáticos pueden realizar cualquier tipo de deporte (si mantiene unas normas mínimas para evitar la crisis) aunque claro está que son mejores aquellas actividades que se realizan en un ambiente cálido y húmedo, como los acuáticos, los de carácter intermitente, los que desarrollan toda su acción en un corto periodo de tiempo o los que se desarrollan a cubierto, según Juan J. Morell Bernabé*9 (Asma y deporte, www.respirar.org ) La natación es uno de los deportes más beneficiosos según explica el artículo de la guía completa de la salud*6 uno de los beneficios de variar la posición vertical del cuerpo a la horizontal es que provoca el movimiento de las secreciones bronquiales, lo que hace más fácil eliminarlas. La utilización de los músculos superiores del cuerpo puede servir en mucho a una reeducación respiratoria. Por ello, nadar resulta muy beneficioso para personas con problemas respiratorios, como el asma bronquial. Según J. Antonio Hernández*10 en su libro ¿porqué nadar? La práctica regular de la natación hace que los músculos respiratorios adquieran elasticidad y movilidad. Los pulmones son capaces, consecuentemente, de tomar mayor cantidad de aire, con lo que también las células del cuerpo se benefician con un mayor aporte de oxígeno. La expulsión de los gases de

desecho al espirar resulta también mas eficiente. Los pulmones son órganos elásticos que dependen, para un buen funcionamiento, de la capacidad de contracción y expansión de los músculos de la pared torácica. Estos músculos adquieren fortaleza y trabajan con mayor efectividad en respuesta a un ejercicio efectuado de manera regular.

En definitiva, el deporte resulta positivo para las personas no sólo con asma sino para

las personas con bronquitis crónica, epoc,

en estos últimos el ejercicio a todos los niveles,

.. mejora la utilización del oxigeno, la capacidad de trabajo y la mentalidad de los pacientes que

sufren la enfermedad. Las actividades de bajo esfuerzo son más fáciles de practicar, para estos enfermos, que las actividades de alta intensidad, afirma el diario médico*8 en la página,

Según el Dr. Jorge R. Taborda*7 (Jefe Unidad Neumología del Hospital Interzonal) en su artículo “rehabilitación respiratoria y ejercicio” de la revista web salud deporte:

La intensidad del ejercicio determina habitualmente en los individuos sanos sobre la base de la respuesta circulatoria que el mismo provoca. Esto hace obteniendo por tabla la frecuencia del ejercicio hasta alcanzar aquella que lleva frecuencia cardiaca al 60% de este valor. En los pacientes con EPOC, este valor puede resultar excesivamente bajo, por lo cual es habitual realizar la ejercitación al nivel de actividad seleccionado por el paciente que les resulte bien tolerado. Este nivel de actividad debe mantenerse durante 30 a 60 minutos, pudiendo realizar las interrupciones que resulten necesarias. Se debe tener en cuenta que si el paciente desarrolla hipoxemia durante el ejercicio es necesario suministrar oxígeno durante el entrenamiento. No es necesario realizar entrenamiento todos los días. Para obtener efectos apreciables en un Programa de Fisioterapia, debería cumplirse durante más de 6 semanas. Pero mantener sus efectos debe hacerse de por vida. Esto logra aumento en la tolerancia al ejercicio y una reducción apreciable en la disnea. En los pacientes que logran alcanzar un nivel de actividad muscular suficiente para cruzar su umbral anaeróbico se logra además una disminución en los requerimientos ventilatorios durante el ejercicio, ya que para el mismo nivel de actividad es menor el consumo de oxígeno y la producción CO2. Estos mismos conceptos se aplican al entrenamiento de la musculatura del tren superior. Sus resultados son valiosos porque los pacientes con EPOC sufren una disnea aparentemente desproporcionada cuando realizan actividades con los brazos, en especial cuando estas implican elevarlos sin apoyo. Esto se debe a que parte de la musculatura de los miembros superiores es simultáneamente auxiliar de la respiración y su uso para mover los brazos provoca asincronía respiratoria. El entrenamiento de estos grupos musculares puede mejorar francamente la aptitud del paciente para tareas como peinarse, afeitarse, etc., que habitualmente son penosas en la EPOC avanzada. Cada vez más hay mayor evidencia del importante papel que desempeña la fuerza muscular periférica, con desarrollo de gran potencia en un corto intervalo de tiempo. En resumen, podemos comprobar que la actividad física es beneficiosa para las personas con problemas pulmonares.

*BIBLIOGRAFÍA

  • 1. Revista española e iberoamericana de Medicina de la Educación Física y el Deporte. Selección F.E.D.A.M.E.F.I.D.E. (federación Española de Asociaciones de Especialistas en Medicina de la Educación Física y el deporte). “Sintomatología respiratoria en deportistas y prescripción de ejercicio para personas con enfermedades pulmonares” P. Martín Escudero, Nº 3, 2001

  • 2. Revista española e iberoamericana de Medicina de la Educación Física y el Deporte. Selección F.E.D.A.M.E.F.I.D.E. (federación Española de Asociaciones de Especialistas en Medicina de la Educación Física y el deporte). “ Beneficios de la actividad Física en

el niño con asma” P. Martín Escudero, Nº 3, 2001, artículo de F. Drobnic y J. Armengol

  • 3. Revista española e iberoamericana de Medicina de la Educación Física y el Deporte. Selección F.E.D.A.M.E.F.I.D.E. (federación Española de Asociaciones de Especialistas en Medicina de la Educación Física y el deporte). “Relación entre actividad Física deportiva y el consumo de tabaco” P. Martín Escudero, Nº 3, 2001

MERXE BATIDOR LLABRÉS*

*Alumna de Fisioterapia de la Universidad de les Illes Balears

4.

Artículo sobre actividad física y salud, lecturas E.F y DEPORTE, “la importancia del deporte-salud”, José A. Prieto Saborit y Paloma Nistal Hernández

  • 5. “Fisiología del ejercicio” 2ª edición, José López Chicharro y Almudena Fernández Vaquero. Editorial médica Panamericana, 1998. Artículo A. Lucía Mulas

  • 6. Artículo de internet, www.latinsalud.com la guía de la salud.

  • 7. Artículo de internet, revista web salud – deporte, “Rehabilitación respiratoria y ejercicio”, Dr. Jorge R. Taborda

  • 8. Artículo de internet, www.ondasalud.com, diario del médico.

  • 9. Artículo de internet, www.respirar.org, Juan José Morell Bernabé

10. Artículo de internet, www.i-natacion.com, J.A. Hernández Mellado