Está en la página 1de 1

EDITORIAL | DOMINGO 8 DE ABRIL DE 2007 | El Siglo de Torreón | 7A

Subdesarrollados
LUIS RUBIO
l subdesarrollo habita en la La visión alterna, que fundamenta sus explicaciones en es más simple. Si bien hay explica- sus intereses sufrirían las conse-

E mente. De esta manera un


académico-diplomático expli-
caba, en un libro de hace veinte
años, los círculos viciosos y de po-
las instituciones y en los incentivos que de ellas emanan,
afirma que los seres humanos se adaptan al entorno en
que viven y actúan de acuerdo a su mejor interés en cada
ciones válidas y encomiables desde
ambas perspectivas, resulta claro
que no siempre hay contradicción.
Mientras las instituciones (des-
cuencias. Vuelvo al tema del subde-
sarrollo. Harrison afirmaba que los
impedimentos al desarrollo se en-
contraban en la mente, es decir, su
breza que caracteriza a la mayoría momento. Cuando los incentivos están correctamente de las Leyes hasta “las reglas del perspectiva es la de un culturalista.
de los países de América Latina. estructurados, añaden estos teóricos, la ciudadanía juego”, las explícitas y las implíci- Pero el tema me ha “hecho ruido”
En su momento, yo, como muchos responde de manera natural. De esta forma, para un tas, las regulaciones y las normas por mucho tiempo, sobre todo desde
analistas y estudiosos, rechacé la institucionalista la realidad económica es resultado de sociales) estén bien estructuradas, que me dediqué a tratar de enten-
hipótesis implícita en el libro de la acción colectiva de quienes producen y consumen; si generarán incentivos que permitan der el proceso de Irlanda, un país
manera casi visceral. Pensar que el el logro de objetivos socialmente subdesarrollado y cada vez más
subdesarrollo está en la mente, co- sus incentivos los alientan a ser egoístas, simplemente deseables y viceversa. A nadie le despoblado por una población mi-
mo rezaba el título del texto y no lo serán. De la misma manera, esta corriente concibe al costará trabajo explicar la razón grante en crecimiento (sounds fami-
en problemas estructurales de ciudadano no como una persona excepcional, dotada de por la cual una empresa utiliza to- liar?) ante la falta de oportunidades.
tiempo atrás, chocaba con todo lo valores extraordinarios, sino como un actor que responde dos los recursos disponibles para Luego de más de un siglo de
que había aprendido en la universi- ante lo que percibe en el entorno. Si advierte que su voto influir en la aprobación de una Ley subdesarrollo, pobreza y desperdi-
dad y pensado a lo largo de los que le beneficia o para impedir otra cio, como nosotros, Irlanda súbita-
años. Veinte años después, ya no
hará una gran diferencia no desperdiciará la oportunidad que le afecta. Sus incentivos son mente dio la vuelta, adoptó un con-
estoy tan seguro de que Lawrence de hacerlo valer, en tanto que si teme por la manipulación transparentes. Lo mismo se puede junto de estrategias de desarrollo
Harrison viviera en el error. del sufragio no verá razón para perder su tiempo. decir de un líder sindical que para- que transformaron su perspectiva
Desde una perspectiva analíti- liza una vía de comunicación o de y ahora es no sólo la economía que
ca, lo que está de por medio en es- un grupo de manifestantes que blo- más crece de las europeas, sino que
ta discusión es si los problemas de democracia mexicana no funciona entorno. Si advierte que su voto quea la avenida de los Insurgentes va que vuela a convertirse en la
un país tienen origen en la cultura porque no hay demócratas o por- hará una gran diferencia no des- a la hora de mayor tránsito: todos hermana rica de la Unión Europea.
o en las instituciones. Se trata de que la población se preocupa de perdiciará la oportunidad de hacer- saben que cuando un Gobierno res- Lo que ocurrió en Irlanda es que,
un viejo debate en los medios aca- asuntos no-esenciales. lo valer, en tanto que si teme por la ponde ante estos estímulos, tiene un buen día, gracias a un liderazgo
démicos. Algunos afirman que el La visión alterna, que funda- manipulación del sufragio no verá sentido llevar a cabo los bloqueos. efectivo, los irlandeses se percata-
desarrollo depende de la existencia menta sus explicaciones en las ins- razón para perder su tiempo. Dou- Si, por el contrario, el Gobierno ron de lo obvio: su país se estaba
de un entorno cultural que genere tituciones y en los incentivos que glas North (Instituciones, cambio hiciera cumplir la Ley y aprehendie- rezagando no por causa de una
valores y actitudes propicios a la de ellas emanan, afirma que los se- institucional y el desempeño econó- ra a los manifestantes, las protestas conspiración mundial o porque el
inversión, la competencia y, en una res humanos se adaptan al entorno mico) y William Bernstein (El naci- públicas disminuirían de manera ra- pasado fuera sagrado, ni tampoco
palabra, el crecimiento económico. en que viven y actúan de acuerdo a miento de la prosperidad) son dos dical. No hay mucha ciencia en todo por que las importaciones despla-
Thomas Sowell (Un conflicto de su mejor interés en cada momento. exponentes contemporáneos de es- esto: los seres humanos responde- zaran a sus productores locales o
visiones) y David Landes (La ri- Cuando los incentivos están co- ta visión. mos ante incentivos. La pregunta es por que faltara capital u oportuni-
queza y pobreza de las naciones) rrectamente estructurados, aña- Como en todo lo relativo a la na- qué ocurre con la construcción de las dades de inversión o exportación,
son los más recientes de una larga den estos teóricos, la ciudadanía turaleza humana, es evidente que instituciones. A fin de cuentas, si los sino simple y llanamente porque
lista de pensadores que sostienen responde de manera natural. De ambas perspectivas ofrecen ángu- incentivos motivan que la gente se ellos mismos estaban inertes.
esta visión culturalista. Para quie- esta forma, para un institucionalis- los que permiten explicar circuns- comporte de una determinada ma- Todos los irlandeses, como los
nes así piensan, el problema del de- ta la realidad económica es resulta- tancias específicas. En algunas nera, bastaría con cambiar esos in- mexicanos hoy, sabían que estaban
sarrollo en un país como México re- do de la acción colectiva de quienes ocasiones es lo cultural lo que se centivos. Sin embargo, el hecho de atrapados, pero cambiaron porque
side, por ejemplo, en la ausencia de producen y consumen; si sus incen- antoja como dominante, mientras que no sea fácil llevar a cabo esos un liderazgo efectivo llevó a la po-
valores apropiados entre los em- tivos los alientan a ser egoístas, en otras resulta evidente que las cambios apunta hacia un problema blación a reconocer, comenzando
presarios que no les obligan a com- simplemente lo serán. De la misma instituciones son la explicación úl- mayor y más complejo. por los intereses más encumbra-
prometerse con el país o en la exis- manera, esta corriente concibe al tima. Alguno podría llegar a afir- Un culturalista diría que la cul- dos, que todos ganaban, incluso
tencia de trabajadores que no ven ciudadano no como una persona ex- mar que, en el fondo, se trata de un tura impide ese cambio, en tanto esos intereses, si se lograba el cre-
en su actividad una forma de tras- cepcional, dotada de valores extra- círculo vicioso, del viejo dilema so- que un institucionalista afirmaría cimiento. El resto, para Irlanda, es
cendencia. En el ámbito político, ordinarios, sino como un actor que bre qué es primero, el huevo o la que los responsables de llevar a ca- historia; para nosotros, un calvario.
los culturalistas aseverarían que la responde ante lo que percibe en el gallina. Sin embargo, el problema bo los cambios no lo hacen porque www.cidac.org

Los hombres RELATOS DE ANDAR Y VER


ERNESTO RAMOS COBO

blancos no bailan JORGE ZEPEDA PATTERSON


Nuevo urbanismo
l arquitecto británico Richard En la acupuntura urbana

E
s un taxista como cualquier otro
de toda urbe norteamericana: de
piel morena, pésimo inglés, con-
duciendo entre las calles que conoce
A partir de 1972 el Centro de Investigación de Opinión de
Estados Unidos ha preguntado a los ciudadanos sobre sus
niveles de satisfacción y felicidad en la vida. Las respuestas
E Rogers ganó recientemente el
premio Pritzker, algo así como
el Nobel para los arquitectos. “Las
ciudades están de enhorabuena”, era
las políticas públicas
seleccionan e impulsan
el sitio de la aguja y el
como la palma de su mano, pero cuyos
optimistas han decrecido sustancialmente, a pesar que el lo que sobre el tema decía el diario El dinamismo colectivo
nombres apenas puede pronunciar. ingreso per cápita y el consumo se han multiplicado varias País español, resaltando al galardón hace el resto. Ejemplos
Nuestro conductor es etíope, pero de veces. Y no se trata de una medida del todo subjetiva. de Rogers como un reconocimiento interesantes de lo anterior
inmediato identifica en sus pasajeros La respuesta es cruzada con indicadores tales como niveles de los nuevos modelos urbanísticos, son la zona bonaerense de
mexicanos a compatriotas cercanos de estrés, conflictos en los que se ven envueltos en el trabajo la premiación a la búsqueda de un es- Puerto Madero, con un
por el simple hecho de que ambos so- o en la familia, disposición para ayudar o ser ayudado píritu urbano colectivo.
mos ajenos al primer mundo. Aprovechamos la importancia puente de Calatrava como
Es un taxista filósofo. Para confir- por otros, temores vigentes, etc. del premio para explorar nuestro símbolo del nuevo espíritu
mar nuestra pertenencia a la ciudada- sentir sobre la búsqueda de entor- de la zona, el Museo
nía universal de los desposeídos, suel- nos urbanos que dignifiquen a la Guggenheim y los proyectos
ta una pregunta inicial ¿Qué encuen- mer mundo, tanto en términos indivi- Estamos dejando atrás miles de años persona; alabar los esfuerzos para la arquitectónicos en la Ría
tran distinto entre México y Estados duales como colectivos. de “comunidad humana” para profun- conversión de nuestras urbes en
Unidos? Lo primero que se nos ocurre Desde luego que los seres huma- dizar nuestro individualismo. Año con ciudades más sociales, de todos,
de Bilbao, el corredor en
contestar es que en nuestro país la nos son desgraciados si no pueden sa- año los ciudadanos modernos pasan abiertas a los sueños de la gente, la vía del tren elevado
gente todavía no corre enajenada de tisfacer sus necesidades básicas. Pero cada vez menos tiempo con sus amigos donde los espacios sean vivos y sus- del Meet Packing District
un sitio a otro, atiborrándose en el ca- una vez cubiertos los requerimientos y familiares y cada vez más con sus tentables y la calle y los parques se neoyorquino. Esperamos
mino de comida rápida, angustiada de alimentación, cobijo, vestido y trabajos y sus aficiones individuales. vivan con libertad y sin miedos. que nuestra imponente
por la búsqueda de algo que nunca pa- educación, todos los indicadores La comunicación inmediata ha aumen- Richard Rogers es justamente biblioteca Vasconselos,
rece encontrar. Por la sonrisa amplia muestran que la felicidad tiene que tado (con celulares y correo electróni- uno de los líderes de la corriente de
que cruza el rostro del chofer, nos da- ver con factores distintos al ingreso cos), pero la calidad de la conversación pensamiento urbano que ha logrado conjuntamente con el
mos cuenta que nuestra respuesta pa- de un país o de una familia. En otras ha disminuido. Una investigación de revitalizar y regenerar diversas ciu- proyecto de la Estación
sa la prueba. “Exacto”, dijo. “No en- palabras, los miembros de una familia sicología social mostró, por ejemplo, dades del mundo. Su proyecto pari- Buenavista, logre cumplir
tiendo a los ricos. Poseen cosas y pla- de clase media tienen igual o más po- una elevada correlación entre el grado sino del Centro Pompidu, a pesar de el mismo propósito,
ceres que en Etiopía nunca soñaría- sibilidades de ser felices que los de un de felicidad declarado por las personas tener ya 40 años de creado, es para- detonando de una vez por
mos tener, pero no parecen ser feli- hogar adinerado. y el número de confidentes íntimos digma de la influencia que la arqui-
ces”, afirmó. “En mi familia muchas A partir de 1972 el Centro de In- con los que acostumbraban conversar tectura puede representar en la re-
todas esa zona de nuestra
veces sólo podíamos comer una sola vestigación de Opinión de Estados sus problemas. Las casas norteameri- vitalización urbana; igualmente, sus Ciudad de México tan
vez al día, pero recuerdo que siempre Unidos ha preguntado a los ciudada- canas son crecientemente amplias y trabajos en Barcelona y en la Lon- hermosa y entrañable.
estábamos riéndonos y que bailába- nos sobre sus niveles de satisfacción dotadas de facilidades para “miem- dres preolímpica son modelos a se-
mos mucho”. Luego de una pausa, y felicidad en la vida. Las respuestas bros de una familia que quiere saber lo guir a nivel mundial. Su colega Jai-
añadió caviloso “Aquí no bailan”. Co- optimistas han decrecido sustancial- menos posible uno del otro”. me Lerner, el arquitecto brasileño hay un sentimiento de pertenecer a
mo si fuese una revelación científica, mente, a pesar que el ingreso per cá- Otro autor, Benjamín R. Barber, ha que logró colocar a Curitiba en la todo ese gran organismo vivo que son
un criterio categórico del estado de pita y el consumo se han multiplicado identificado las tendencias de la socie- vanguardia urbanística, habla del las ciudades, cuando nuestros solita-
infelicidad del ser humano. Descendi- varias veces. Y no se trata de una me- dad moderna como una especie de re- concepto de acupuntura urbana: in- rios pasos son acompañados por un ar-
mos del auto fascinados por nuestro dida del todo subjetiva. La respuesta gresión infantil a la inmadurez (en su tervenciones selectas, justo como mónico sentimiento de serenidad. So-
sagaz conductor, aunque también di- es cruzada con indicadores tales como libro Consumed. How markets corrupt las pequeñas agujas del acupuntu- lamente la arquitectura la que puede
vertidos por lo que interpretamos co- niveles de estrés, conflictos en los children, infantilize adults, and swa- rista, que imprimiendo energía ge- brindarnos esa magia por las calles.
mo una muestra folclórica de la mejor que se ven envueltos en el trabajo o llow citizens whole). Priorizamos, dice neran un efecto de movimiento en En Guadalajara –por ejemplo—
jungla neoyorkina. en la familia, disposición para ayudar Barber, las imágenes en detrimento de cadena: los ciudadanos se comien- es posible perdernos quietamente
En los siguientes días aprendí que o ser ayudado por otros, temores vi- las ideas, el placer y no la felicidad, lo zan a mover alrededor del espacio por horas, entre los largos paseos
las reflexiones del taxista etíope eran gentes, etc. La declinación de la feli- privado y no lo público, el egoísmo con- específico intervenido. peatonales, camino a la gran expla-
mucho más consistentes y “científi- cidad en el terreno individual, coinci- tra el altruismo, la gratificación instan- En la acupuntura urbana las polí- nada que conduce al Hospicio Caba-
cas” de lo que podría juzgarse a pri- de con otros indicadores relativos a la tánea en lugar de la satisfacción dura- ticas públicas seleccionan e impulsan ñas y en silencio disfrutar esa urbe
mera vista. Una semana antes había sociedad en su conjunto: niveles de dera, el placer sexual y no el amor eró- el sitio de la aguja y el dinamismo co- de nuestro país que ha crecido inma-
hojeado un ejemplar de la revista endeudamiento de las familias, suici- tico, el dogmatismo contra la duda. lectivo hace el resto. Ejemplos inte- culada a pesar de todo.
Mother Jones del mes de abril con un dios, violencia, dependencia de dro- Por donde se le mire, afirma resantes de lo anterior son la zona bo- Luis Barragán, en su discurso de
artículo de Bill McKibben, luego me gas y otros sustitutos. McKibben, toda investigación confir- naerense de Puerto Madero, con un aceptación del Pritzker en 1980, al
encontré su libro: Deep Economy. Un reporte en 2000 mostró que el ma que la gente que tiene amigos, se puente de Calatrava como símbolo hablar de los conceptos fundamenta-
The wealth of communities and the nivel de ansiedad de un niño promedio relaciona de manera íntima con su fa- del nuevo espíritu de la zona, el Mu- les de su arquitectura, menciona lo
durable future (todavía no publicado era más alto que el de los niños que se milia y participa en grupos sociales es seo Guggenheim y los proyectos ar- siguiente: “al arquitecto le toca
al español, la traducción literal del tí- encontraban en terapia siquiátrica en más feliz. Lo cual no deja de sorpren- quitectónicos en la Ría de Bilbao, el anunciar en su obra el evangelio de
tulo sería: Economía profunda. La ri- los años cincuenta en Estados Unidos. der, porque las ataduras sociales dis- corredor en la vía del tren elevado la serenidad. Sólo en íntima comu-
queza de las comunidades y el futuro Con similares indicadores, el autor minuyen la libertad individual que se del Meet Packing District neoyorqui- nión con la soledad puede el hombre
duradero. El artículo puede consul- muestra que lo mismo está pasando en supone es el “bien máximo”. Después no. Esperamos que nuestra imponen- hallarse a sí mismo”. Reconocer a
tarse en http://www.motherjo- Japón, Inglaterra y países similares. de todo ser un buen amigo impone al- te biblioteca Vasconselos, conjunta- Rogers es reconocer los esfuerzos
nes.com/toc/2007/03/index.html) Estudio tras estudio muestra que gunos sacrificios. mente con el proyecto de la Estación por la dignificación de las ciudades,
Las revelaciones de McKibben la felicidad está mucho más relaciona- Nunca pregunté el nombre de nues- Buenavista, logre cumplir el mismo la creación de espacios donde los sue-
constituyen una demostración nota- da con la posición de cada persona en tro taxista etíope. Pero estoy seguro que propósito, detonando de una vez por ños colectivos puedan cumplirse y el
ble de la tesis de nuestro taxista. El relación a sus redes sociales, que al nú- es más feliz que la mayoría de los adine- todas esa zona de nuestra Ciudad de ser humano logre enaltecerse. Todos
autor analiza diversas investigacio- mero de satisfactores de los que se ro- rados pasajeros que conduce en Manha- México tan hermosa y entrañable. estamos en enhorabuena, al igual
nes que revelan el estado de infelici- dea. Pero el hombre moderno camina ttan. La mayoría de ellos no baila. A mi parecer las caminatas citadi- que nuestras ciudades.
dad creciente del habitante del pri- justamente en la dirección opuesta. (www.jorgezepeda.net) nas son más reconfortantes cuando ramoscobo@hotmail.com