Está en la página 1de 1

NACIONAL |

DOMINGO 4 DE MARZO DE 2007 | El Siglo de TorreÛn | 5A

NACIONAL | DOMINGO 4 DE MARZO DE 2007 | El Siglo de TorreÛn | 5A

Gasta director de Lotería más de 2 mdp en festejos

Javier Yáñez Herrera organiza comidas, bailes y viajes, en sólo dos meses de gestión

AGENCIA REFORMA

MÉXICO, DF.- Francisco Javier Yáñez Herrera “se sacó la lotería”. Recién asumió su cargo como di- rector general de la Lotería Nacional (Lotenal) y organizó su propia fiesta de bienvenida, dos comidas-baile, una cena-baile, un viaje y un espectá- culo en un teatro, todo con un valor de dos millones 147 mil 63 pesos. Antes de llegar a la Lotenal, Yáñez fue secretario particular de Elba Esther Gordillo y director ge- neral del Fideicomiso de Vivienda para el sector magisterial (Vima). Actualmente recibe un sueldo mensual neto de 137 mil 517 pesos, según la página de transparencia de la Lotería Nacional. Sustituyó en su cargo al vera- cruzano Tomás Ruiz, actual presi- dente de Nueva Alianza, el parti- do político que se creó con el res- paldo de Gordillo. En cuanto se instaló en las ofici- nas de Paseo de la Reforma, el pasa- do primero de diciembre, se empe- zaron a planear los festejos, según consta en la relación de pedidos de la Gerencia de Recursos Materiales. El día dos se hizo el pedido de una comida-baile para el 16 de di- ciembre y cena-baile para el día 21. Ambos eventos fueron para los bi- lleteros y tuvieron un costo de un millón 260 mil 211 pesos. Tres días después se organizó otra comida-baile, que tuvo lugar el seis diciembre y costó 125 mil 995 pesos. Para la fiesta de bienvenida de Yáñez, el 31 de enero se pagaron 229 mil 425 pesos a fin de realizar una comida de toma de protesta, que fue al día siguiente. Según la relación de pedidos, de

fue al día siguiente. Según la relación de pedidos, de Según la página de transparencia de

Según la página de transparencia de la Lotería Nacional, Francisco Javier Yáñez Herrera recibe un sueldo mensual neto de 137 mil 517 pesos. (Agencia Reforma)

Maneja dinero del SNTE

Francisco Yáñez también ha manejado dinero del sindicato magisterial, con el que se pagó servicios del domicilio particu- lar de la presidenta del SNTE, Elba Esther Gordillo. En 2001, el SNTE, a través del desaparecido Fideicomiso

para la Vivienda del Sector Ma- gisterial (VIMA), entonces a cargo de Yáñez, contrató a la empresa OPICSA para hacer una revisión estructural del de- partamento que tiene su lidere- sa en Galileo siete, en Polanco. El trabajo tuvo un costo de

205 mil 562 pesos, según la fac- tura 705 de la empresa, girada al sindicato. Aunque el SNTE se había negado a pagar ésa y otras siete facturas, que suma- ban un millón 397 mil 595 pe- sos, a finales de 2006 cubrie- ron los gastos.

esos cuatro contratos, tres fueron adjudicados de manera directa a la empresa filial del ISSSTE, Tu- rissste. Sólo una, la comida-baile del seis de diciembre, fue organiza- da por otra compañía. De acuerdo con la Ley Orgáni- ca de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública, el objetivo del organismo es apoyar económica- mente las actividades del Ejecuti- vo Federal en el campo de la asis- tencia pública, destinando a ese fin los recursos que obtenga mediante

los sorteos con premios en efectivo. Pero, bajo la dirección de Yá- ñez, la Lotería no sólo ha organiza- do fiestas, también compró viajes. Según los contratos P-AD-258- 06 y P-AD-263-06 del ocho y 13 de diciembre, respectivamente, se contrató autobuses y un paquete de hospedaje con un valor de 333 mil 307 pesos para un viaje del 14 al 17 de diciembre, pero no se indi- ca el destino ni el motivo. Esto también fue adjudicado de manera directa a Turissste.

Además, para el 15 de diciem- bre se rentó un teatro y contrató un espectáculo por 198 mil 125 pesos. Los billeteros de la Lotería Na- cional reconocen que son de los tra- bajadores más “apapachados”. Olga Peña, quien asegura haber vendido 11 premios mayores en sus 22 años de billetera, recuerda de manera muy especial la fiesta de fin de año. “Son buenas fiestas, buenos bai- les, pero antes eran más elegantes. La comida está rica, nos dan crema, pierna, espaguetti y para tomar”.

RELATOS DE ANDAR Y VER

POR ERNESTO RAMOS COBO

POR ERNESTO RAMOS COBO

Buscando la nación

En esa carretera a Valle de Bravo las curvas y los autobuses nocturnos ponen los pelos de punta. Se- mejante tensión de cuello nos llevaría a pensar que cualquier habitual impulsaría la construcción de una carretera de doble vía, mas ocurre lo contrario:

grupos diversos de vallesanos y chilangos se opo- nen al proyecto, sin importarle a unos el crecimien- to económico asociado al proyecto, ni a otros la ma- yor seguridad que existiría durante el trayecto. El rechazo de los opositores es por los tumultos de gente que generaría una carretera más cómoda. Incluso en el ciberespacio existe un sitio de In- ternet llamado asmallword.com. El portal se pro- mociona como una comunidad privada de indivi- duos con mentalidad semejante (“for like-minded individuals”), diferenciándose en que el acceso es sólo permitido para aquellos que son invitados por miembros confiables que tengan lazos sociales de calidad en la vida real (“Trusted members who ha- ve existing social networks of quality in the real world”); el acceso a ese mundo pequeño está res- tringido y se rechazan tanto los puntos de vista externos como los lazos sociales sin “calidad”. Un personaje que me habló de su oposición a la nueva carretera me dijo: “Imagínate… se lle- naría Valle de nacos”; aquella que me introdujo al smallword hablaba de su experiencia en un res- taurante o de sitios para hospedarse en cualquier lugar del mundo, “…porque sólo admiten gente como uno en smallword, sabes, allí seguro que el restaurante que te recomiendan es bueno”. Las dos escenas, aunque diferenciadas, tienen como común denominador el clasismo. Entiendo el pragmatismo detrás del concepto “networks of quality in the real world” e incluso reconozco co- mo más placentero el remar con sólo el ruido del lago o explorar una cumbre en solitario, mas no concibo el egoísmo de detener el progreso carre- tero o limitar el entretenimiento a unos pocos, por aquello de que “vienen los nacos”. Lo mismo ocurre con los regulares de Zihua- tanejo, ésos, los que ahora se sienten “incómodos” ante un tumulto de michoacanos que cruza la pre- sa del Infiernillo cortada por la carretera como un cuchillo; lo mismo ocurre con la absurda cadena que limita el acceso a los antros; lo mismo ocurre con cualquier membresía. Son justo esas actitudes las que necesitamos erradicar para que nuestra nación se acerque a lo que el concepto en sí significa. Ahora más que nunca la palabra es incluyente.

para que nuestra nación se acerque a lo que el concepto en sí significa. Ahora más
para que nuestra nación se acerque a lo que el concepto en sí significa. Ahora más
para que nuestra nación se acerque a lo que el concepto en sí significa. Ahora más
para que nuestra nación se acerque a lo que el concepto en sí significa. Ahora más