Está en la página 1de 5

LICENCIATURA EN TURISMO SUSTENTABLE

Sociología y Desarrollo Sostenible


SOCIOLOGÍA DEL TURISMO

Tutor: Mtra. Rocío Ma. Teresa Hernández Rubio
Alumno: Lic. Miguel Ángel Sosa Bolio


SOCIOLOGÍA Y DESARROLLO SOSTENIBLE

ANTECEDENTES Y CONCEPTO

El tema del desarrollo sostenible saltó a la escena internacional como una
cuestión global en la Conferencia de Naciones Unidas de 1972 realizada en
Estocolmo (1972). A partir de ahí resurge de manera intermitente pero cada
vez con mayor fuerza y con un contenido más definido.

Es su informe rendido en 1987, la Ministra de Noruega Sra. Harlem Brundtland,
titular de la Comisión Mundial del Medio Ambiente y el Desarrollo (también
conocido como “Nuestro Futuro Común”), expresa:

“La humanidad cuenta con la habilidad para hacer sostenible el desarrollo –
asegurar que el mismo atienda a las necesidades del presente sin
comprometer la habilidad de las futuras generaciones por atender sus propias
necesidades”
1


Los reclamos y las propuestas se renuevan poco más tarde durante la
Conferencia de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo (1992). La problemática
ambiental aún sigue guiando el cambio pero sus alcances se extienden a otros
estadios como la biodiversidad y el cambio climático.

La Cumbre de Johannesburgo (2002) integrará mejor los demás aspectos del
desarrollo humano (economía y sociedad). Se intenta poner en duda el
prevaleciente sistema de producción toda vez que se muestra incapaz de
resolver muchos de los problemas que nuestra sociedad posindustrial adolece
(sobreexplotación de los recursos naturales, pobreza, desempleo, etc.).




1
“Humanity has the ability to make development sustainable to ensure that it meets the needs of the
present without compromising the ability of future generations to meet their own needs”, Naciones
Unidas (1987). Report of the World Commission on Environment and Development - Our Common
Future.
ELEMENTOS

El término SOSTENIBLE describe mejor que el de SUSTENTABLE la finalidad
de este paradigma de sostenibilidad que implica la subsistencia de manera
verdaderamente viable de la humanidad a largo plazo.

Pero esa humanidad a la que se hace referencia tiene una triple dimensión: la
económica, la social y la ambiental.

La dimensión económica implica un estado de actividad que abarque más
que el aspecto macro de los mercados, donde la estabilidad de los índices y el
crecimiento se traduzcan en elementos tangibles a nivel micro, donde cada
actor, hasta el más pequeño vea mejorada su capacidad y oportunidad de
alcanzar niveles dignos en su calidad de vida.

Los avances tecnológicos y el progreso científico parecen estar alejados de su
fin principal de satisfacer las necesidades básicas, presentes y futuras, para el
mayor número de individuos.

Son palpables los graves desequilibrios territoriales, económicos y humanos de
la sociedad hoy en día. El Desarrollo Humano, en su dimensión social exige
el establecimiento de procesos que amplían las capacidades y oportunidades
de cada individuo para acceder a bienes como la salud, la educación e
inclusive a otros intangibles como la seguridad personal, la cultura y el
esparcimiento.

En su búsqueda de acaparar bienes materiales (sistema de producción
enfocado al consumismo), nuestro modelo de gestión (capitalista) ha
despilfarrado nuestros limitados bienes naturales y superado la capacidad de
recarga de los ecosistemas. La dimensión ambiental de la sostenibilidad
conlleva la implantación de un esquema de manejo (y no de explotación) de los
recursos naturales en un afán solidario con las generaciones futuras.



CONCLUSIONES

Nuestra explicación del desarrollo sostenible no puede obviar lo complejo de la
problemática que se enfrenta (sobrepoblación, desempleo, pobreza, escases
de recursos naturales) por lo que la tarea exige el despliegue de medidas
igualmente complejas.

Las decisiones económicas a nivel global son controladas por un pequeño
número de agentes socio-económicos (dejando a las grandes mayorías en las
periferias sin facultad de intervenir). Desde dichos centro de poder se controla
además el acceso a la tecnología por lo que sus posibilidades reales de
desarrollo se ven eternamente condicionadas.

La libertad de mercados no contempla la movilidad de trabajadores y las
políticas demográficas se basan en un estricto control de las migraciones y
hacen más evidentes las desigualdades entre Norte-Sur.

La "neutralidad científica", otrora argumentada por la sociología estructural se
ha encargado de la destrucción ecológica del siglo XX desconociendo leyes
fundamentales de la naturaleza que demuestran que la vida natural no crece
indefinidamente. En su búsqueda por tener más, la sociedad encontró que los
recursos se acaban.

La sostenibilidad o desarrollo sostenible postula otra forma de desarrollo, una
reorientación de prioridades que entraña una mayor eficiencia en el uso de los
recursos (que ante todo son comunes y no exclusivos).

“Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la
humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez
más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y
grandes promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que en medio de
la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia
humana y una sola comunidad terrestre con un destino común”.
2


Esta comunidad de existencia exige una corresponsabilidad regida por
principios morales y éticos, no solo en nuestra relación con los demás seres
humanos sino con los seres vivos en general, es decir con la naturaleza en su
conjunto.

La diversidad biológica es en el plano natural equivalente a la diversidad
cultural que debe prevalecer en el orden social. Esta última no es otra cosa que
el reconocimiento y respeto de las trayectorias culturales y sociales de cada
comunidad y sus diferentes formas de uso de los recursos.

Un mundo contextualizado y articulado solo se obtiene con equidad y
solidaridad. Equidad de participación, solidaridad en la repartición de los frutos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Águila Cudeiro, Y., López Borges, Z., Díaz Machado, K., Acosta Chongo, Y. y
Ferrer García, M. (2006). Apuntes sobre el desarrollo visto desde la óptica del
desarrollo sustentable. Un imperativo del tercer milenio. Universidad de
Cienfuegos.

Naciones Unidas (1987). Report of the World Commission on Environment and
Development - Our Common Future.

Novo, M. (2007). Introducción a la sostenibilidad. Curso UNED.


2
La Carta de la Tierra (Preámbulo).