Está en la página 1de 6

Superior Tribunal de Justicia

Corrientes


ED1 31012085/7

En la ciudad de Corrientes, a los veintiocho días del mes de febrero de dos
mil ocho, estando reunidos los señores Ministros del Superior Tribunal de Justicia,
Doctores Juan Carlos Codello y Fernando Augusto Niz, con la Presidencia del Dr. Eduardo
Antonio Farizano, asistidos de la Secretaria Jurisdiccional Dra. Norma Plano de Fidel,
tomaron en consideración el Expediente Nº ED1 - 31012085/7, caratulado: “SANDOVAL
MARELITA TERESA POR LOS MENORES CIELO DEL PILAR Y EULALIO
MARTIN TRONCOSO C/ OYON S.A. Y/O BAZANTE PATRICIA BEATRIZ Y/O
QUIEN RESULTE RESPONSABLE S/ ORDINARIO”. Habiéndose establecido el
siguiente orden de votación: Doctores Eduardo Antonio Farizano, Fernando Augusto Niz y
Juan Carlos Codello.

EL SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA
SE PLANTEA LA SIGUIENTE:
C U E S T I O N
¿QUÉ PRONUNCIAMIENTO CORRESPONDE DICTAR EN
AUTOS?
A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR PRESIDENTE
DOCTOR EDUARDO ANTONIO FARIZANO, dice:
I.- Contra la sentencia de la Excma. Cámara (fs. 1103/1109 vta.) en
cuanto decidió hacer lugar a la defensa de falta de legitimación pasiva opuesta por Patricia
Beatriz Bazante rechazando por consiguiente la demanda promovida contra esta
codemandada, uno de los litisconsortes activos dedujo el presente recurso extraordinario de
inaplicabilidad de la ley (fs. 1120/1125 vta.).
II.- La vía de gravamen habilita la instancia extraordinaria del
Superior Tribunal. Ello, pues se la dedujo dentro del plazo, con satisfacción de las cargas
técnicas de la expresión de agravios, se dirige contra una sentencia definitiva y la parte
recurrente goza del beneficio de litigar sin gastos otorgado. Corresponde entonces juzgar
sobre su mérito o demérito.
III.- El 09/01/93 a las 0.40 los esposos Eduardo D. Troncoso y
Marta del Pilar Jara, con sus hijos Cielo del Pilar y Eulalio Martín, volvían del lugar donde
se venera al Gaucho Antonio Gil en un automóvil Renault 12 cuando, a unos quince kms
de Mercedes (Corrientes) por la ruta provincial 119 embistieron a un toro, falleciendo la
señora Jara en el acto y el señor Troncoso unos días después.
Los hijos de las personas fallecidas dirigieron la demanda
indemnizatoria contra la empresa Oyon SA y contra la Sra. Patricia Beatriz Bazante,
afirmando que el vacuno pertenecía a esa firma y se encontraba a pastaje en el campo “La
Casualidad” bajo la guarda de la Sra. Bazante.
El recurrente plantea, en síntesis, que la falta de legitimación pasiva
declarada por el tribunal a quo comporta un pronunciamiento arbitrario, pues trasluce
prescindencia de las constancias probatorias y elementos de juicio de la causa con los que
se había verificado que Patricia Beatriz Bazante era guardián del animal que causó el daño.
IV.- Sabido es que el recurso extraordinario de inaplicabilidad de la
ley constituye instrumento para examinar la legalidad de una sentencia, más que su justicia.
Pero también, que él no puede quedase en la validez solo externa de un fallo. Si la sentencia
definitiva no ha respetado el material fáctico, y el que se ha fijado, o interpretado en el
pronunciamiento deriva de error notorio y manifiesto del mecanismo lógico y/o de una
evaluación ilegal de la prueba, existe absurdo, que hace procedente la casación (CPC; art.
278, inc. 3).
V.- Así, en concordancia con los motivos legales del recurso
extraordinario de que se trata, en numerosos precedentes el Superior Tribunal ha negado
validez y legitimidad a las sentencias basadas en premisas que resultan contradichas por ///

Superior Tribunal de Justicia
Corrientes

- 2 -
Expte. Nº ED1 - 31012085/7.
pruebas o elementos de juicio de la causa. Ello, habida cuenta que media en tal caso el
manifiesto, grosero o intolerable error del que padece toda afirmación irreal.
VI.- Está probado en autos y sobre ello ya no existe ninguna
discusión que la codemandada Oyon S.A era la propietaria del vacuno cuya presencia en la
ruta causó el fatal accidente. También está sobradamente demostrado, y fue hecho admitido
por los dos litisconsortes pasivos al responder la demanda, que el animal se encontraba en
pastaje en un establecimiento denominado “La Casualidad”.
VII.- Al prestar declaración en la causa tramitada en sede penal a
raíz del mismo accidente la Sra. Patricia Beatriz Bazante admitió: a) que ella era la
arrendataria del establecimiento “La Casualidad” , en el cual se encontraba en pastaje el
toro causante del hecho dañoso, entre otras 2.000 cabezas de vacunos y 25 cabezas de
equinos de propiedad de las firmas “Oyon S.A.”; “Madras S.A.” y “Reinaldo Stuk” y; b)
que la dicente se desempeñaba como “administradora exclusiva de esos semovientes”,
insistiendo en que si bien no era “la propietaria directa de los animales” sí era la
administradora de las firmas nombradas precedentemente” y “tiene en su poder los
corrientes Certificados Guías de Ganado” (cfr. testimonio de Patricia Beatriz Bazante a fs.
25 y vta del expte. 1883 “Supuesta muerte y lesiones en accidente de tránsito, p/ cuerda).
VIII.- En la causa de la sede penal también testimonió Ariel
Ignacio Galeano, pareja de Patricia Beatriz Bazante, de profesión abogado y sedicente
apoderado judicial de la ganadera “Oyon S.A”. Declarando en esa ocasión que “en el
establecimiento ganadero denominado LA CASUALIDAD, sito en la 2da Sección Rural
de este Departamento existen animales vacunos en pastaje de diferentes marcas y señales,
existiendo entre ellos animales bovinos de la firma “Oyón S.A” y que “su señora
PATRICA BAZANTE es la encargada en el control y mantenimiento del campo” (cfr.
testimonio de Ariel Ignacio Galeano a fs. 33 y vta. del expele. 1883 p/ cuerda).
IX.- Al contestar la demanda civil del caso, Patricia Bazante
admitió expresamente ser quien se ocupaba del control y mantenimiento del
establecimiento “LA CASUALIDAD”. Aunque esta vez, desdiciéndose de lo declarado en
la sede penal, ya negó ser arrendataria del inmueble en el que funciona el establecimiento,
como todo vínculo legal con la firma OYON S.A, afirmando que no es su administradora,
dependiente ni dadora de pastaje (ver en el escrito de responde glosado a fs. 135/139 vta., el
primer párrafo de fs. 135 vta.).
X.- En nuestro ordenamiento jurídico, el concepto de guardián del
animal tiene el mismo significado que con respecto a las cosas inanimadas. El art. 1113 del
Código Civil sujeta a quienquiera a responder “los daños que causaren… las cosas de que
se sirve, o que tiene a su cuidado”. El animal es ciertamente una cosa (conf. art. 2311
CC), por lo que no cabe dudar que en el citado precepto también está contenido el principio
de responsabilidad por el hecho dañoso de los animales. El art. 1124 del CC, incluido en
una serie de disposiciones que reglamentan aspectos parciales de este tipo de
responsabilidad, no rectifica a aquel principio. Dice, en su segunda parte, que “la misma
responsabilidad pesa sobre la persona a la cual se hubiera mandado para servirse de
él (el animal)”.
XI.- Guardián es, pues, la persona que tiene o ejerce, de hecho, un
poder efectivo de vigilancia, gobierno y contralor sobre el animal que ha causado el
daño (Cfr. LLAMBIAS, Jorge Joaquín, Tratado de derecho civil, Editorial Perrot,
Obligaciones IV-A, p.656, año 1976; ORGAZ, La culpa, Bs.As. 1970, N° 85; MAZEAUD
y TUNC, Tratado responsabilidad civil, 5ta. ed., t. II, N° 1090-2, texto nota 4; JOSSERAN
D. L. Curso de Derecho Civil, 3ra ed., Paris, 1938, t.II, n° 544, entre otros muchos).
XII.- Esas características concurrían en la Sra. Bazante respecto del
toro causante del fatal accidente del caso. En su admitida calidad de persona ocupada del
control y mantenimiento del establecimiento LA CASUALIDAD, donde el vacuno se
encontraba en pastaje, tenía poder fáctico para vigilar, controlar y, en definitiva, adoptar las

Superior Tribunal de Justicia
Corrientes

- 3 -
Expte. Nº ED1 - 31012085/7.
medidas necesarias para prevenir el luctuoso acontecimiento que nos ocupa.
XIII.- Por lo cual, al haberse prescindido del testimonio en la sede
penal del Dr. Galeano como del propio facto admitido por Bazante al contestar la demanda,
la sentencia atacada resulta arbitraria. Lo decisivo en el tema de la responsabilidad, es el
poder de hecho y no el título merced al cual se ejerce la guarda. El responsable es quien en
el momento del daño tenía la cosa a su cuidado y se encontraba, por lo tanto, en la
posibilidad física y moral de impedirle dañar, con absoluta prescindencia del título o
derecho que se tenga, o deje de tener respecto de la cosa. Poco, o mejor nada, importa pues,
que ese poder de vigilancia y contralor que Bazante admitió ejercer en el establecimiento
donde pastaba el toro, no estuviera fundado en derecho alguno. Poco o nada importa la
prueba que fuera su pareja y no ella el arrendatario del campo donde funcionaba el
establecimiento. Poco o nada importa la prueba que fuera su pareja y no ella quien celebró
el contrato de pastaje con la firma propietaria del vacuno. Porque una sola cosa cuenta en la
materia, y está admitida en la propia contestación de la demanda: que Patricia Beatriz
Bazante era quien tenía poder de vigilancia y control con respecto al animal. Luego, ella era
su guardiana.
XIV.- Por las razones expuestas, y si este voto resultare compartido
con la mayoría necesaria, corresponderá hacer lugar al recurso extraordinario de
inaplicabilidad de la ley deducido para, en su mérito, dejar sin efecto la sentencia de
Cámara en la extensión recurrida, confirmando la del primer grado que rechazó la defensa
de falta de legitimación pasiva opuesta por la codemandada Patricia Beatriz Bazante. Con
costas devengadas en la instancia de apelación y esta extraordinaria a la citada justiciable.
Y emplazando a los letrados intervinientes a acreditar dentro del 5° día su condición ante la
AFIP bajo apercibimiento de regular los honorarios en la calidad de monotributistas.
A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR MINISTRO
DOCTOR FERNANDO AUGUSTO NIZ, dice:
Que adhiere al voto del Sr. Presidente Dr. Eduardo Antonio
Farizano, por compartir sus fundamentos.
A LA CUESTION PLANTEADA EL SEÑOR MINISTRO
DOCTOR JUAN CARLOS CODELLO, dice:
Que adhiere al voto del Sr. Presidente Dr. Eduardo Antonio
Farizano, por compartir sus fundamentos.
En mérito del precedente Acuerdo el Superior Tribunal de Justicia
dicta la siguiente:
SENTENCIA Nº 10
1°) Hacer lugar al recurso extraordinario de inaplicabilidad de la ley
deducido para, en su mérito, dejar sin efecto la sentencia de Cámara en la extensión
recurrida, confirmando la del primer grado que rechazó la defensa de falta de legitimación
pasiva opuesta por la codemandada Patricia Beatriz Bazante. Con costas devengadas en la
instancia de apelación y esta extraordinaria a la citada justiciable. 2°) Emplazar a los
letrados intervinientes a acreditar dentro del 5° día su condición ante la AFIP bajo
apercibimiento de regular los honorarios en la calidad de monotributistas. 3°) Insértese y
notifíquese.

Fdo: Dres. Eduardo Farizano-Fernando Niz-Juan Carlos Codello.