Está en la página 1de 38

Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila

vistas desde el siglo XXI.

Las revoluciones hispanoamericanas


vistas desde el siglo XXI.
En años recientes hemos visto obras que se han presentado a sí mismas

AUTORES como revisionistas de los relatos patrióticos de las “guerras de


AlfredoÁvila independencia”. Por supuesto, algunas propuestas se habían abierto
Instituto de
Investigaciones Históricas paso desde tiempo antes, pero no fue sino hasta las décadas de 1980
Universidad Autónoma
de México y 1990 cuando irrumpió un número verdaderamente importante en ese
alfredo.avila@unam.mx
sentido. Las obras generales (como las de Tulio Halperín, François-
Xavier Guerra y Jaime Rodríguez) han sido decisivas para dar a conocer
algunas interpretaciones que pueden servir como guía para el estudio
en cada una de las regiones de América Latina.
Nesses últimos anos vimos obras que se apresentaram elas mesmas
como revisionistas dos relatos patrióticos das “guerras de independência”.
Certamente, algumas propostas haviam aparecido um pouco antes,
mas foi somente nas décadas 1980 y 1990 que surgiu, a esse respeito,
um exemplar verdadeiramente importante nesse sentido. As obras gerais
(como as de Tulio Halperín, François-Xavier Guerra e Jaime Rodríguez)
são decisivas para divulgar algumas interpretações que possam servir
como guia para o estudo de cada uma das regiões da América Latina.
In recent years works have been published that stress their revisionist
character of the patriotic narratives of the “Wars of Independence.”
Some of these books were published before 1980, but only in the 1980s
and 1990s a considerable number of studies appeared with this particular
emphasis. General works such as the ones written by Tulio Halperín,
François-Xavier Guerra and Jaime Rodríguez have been decisive and
serve as guides to understanding each of the Latin American regions.
DOI 10.3232

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En trámite

http://revistahistoria.universia.cl/ 2
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Introducción
A la memoria de Charles Hale
En las décadas recientes, hemos presenciado una renovación en la historiografía especializada
en la disolución de la monarquía española y el surgimiento de los estados soberanos latinoamericanos.
Este proceso está recibiendo un fuerte impulso por la cercanía de la conmemoración del
bicentenario de los "movimientos de emancipación nacionales". Dichas conmemoraciones se
convertirán en festejos de las "guerras de independencia" y servirán para la reafirmación de
valores patrióticos y mitos fundacionales, pero también están dando oportunidad a los historiadores
para comprender de una manera más integral el complejo fenómeno que se presentó en el
mundo iberoamericano del primer cuarto del siglo XIX. Resulta muy estimulante el incremento
de reuniones académicas de colegas de varios países de Iberoamérica, sin olvidar, por supuesto,
a quienes desde otras latitudes también han mos-trado su interés y entusiasmo en estudiar el
surgimiento de los estados nacionales latinoamericanos. Las comparaciones y el diálogo han
ampliado los cuestionamientos en torno a los muy diversos fenómenos políticos, sociales,
económicos y culturales que confluyeron en las revoluciones hispánicas -para emplear el término
acuñado por François-Xavier Guerra- lo cual ha permitido elaborar nuevas respuestas, hipótesis
e interpretaciones.
En este artículo ofreceré un balance de las interpretaciones con mayor influencia en la
historiografía reciente. Haré algunos comentarios sobre las pocas obras que ofrecen un pa-
norama general del proceso de fractura de la monarquía española e intentaré señalar cuáles
son, a mi juicio, las aportaciones interpretativas que más contribuyen a explicar el sentido de
las revoluciones hispanoamericanas. Sólo abordaré las interpretaciones acerca del proceso político
y dejaré de lado los estudios sobre temas económicos y sociales, que mencionaré

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite

http://revistahistoria.universia.cl/ 3
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

de paso en tanto que también han contribuido a la renovación historiográfica que señalé an-
tes. He dividido dichas interpretaciones en tres grandes corrientes, a saber, la que ha modi-
ficado el tema de estudio de las "independencias nacionales" a la revolución hispánica que
condujo a un orden moderno, la que observa el proceso desde la perspectiva del impacto del
liberalismo gaditano en la configuración de autonomías y aquella que sugiere que el proceso
emancipador mejor puede interpretarse como la desarticulación y caída de la monarquía hispánica
que resultó en muchas independencias territoriales. No huelga decir que algunas características
de todas estas corrientes se encuentran en la mayoría de las obras de los actuales especialistas
en el periodo y temas de las emancipaciones, pero con énfasis diferente. Por ello, antes de
presentar esas tres corrientes interpretativas, dedicaré unos párrafos a los elementos comunes
de la historiografía reciente1. Tampoco sobra señalar que procuraré en todos los casos ofrecer
una visión crítica y no sólo descriptiva.

1.Retomaré algunas conclusiones a las que llegué en el capítulo "De las independencias a la modernidad. Notas sobre un cambio
historiográfico", en Erika Pani y Alicia Salmerón (coords.), Conceptualizar lo que se ve. François-Xavier Guerra, historiador. Homenaje,
México, Instituto Mora, 2004, pp. 76-112. En octubre de 2003, Charles Hale me comentó que él había dictaminado ese capítulo y
que pensaba que el autor era sudamericano, debido a que en México por lo general se conoce poco la historiografía sobre las in-
dependencias de los otros países latinoamericanos. Nunca sabré si el presente artículo ha cumplido el com-promiso de equilibrio
que se desprendió de aquella y otras muchas conversaciones. Después de concluirlo supe que el profesor Hale falleció el 29 de
septiembre de 2008. Lo dedico a su memoria.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite

http://revistahistoria.universia.cl/ 4
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

El revisionismo
Una característica importante de las interpretaciones recientes sobre las emancipaciones es el
revisionismo manifiesto. Esto no debe entenderse como signo de radical novedad en lo que se
dio en llamar la "nueva historia política latinoamericana"2 pues desde hace décadas diversos
autores venían apuntando en la dirección (o direcciones) que ha tomado la historiografía del
siglo XXI dedicada a las independencias. En realidad, más allá de las diferentes tradiciones
historiográficas en las que se han originado las interpretaciones actuales, parece haber un
acuerdo en rechazar la versión dominante en los relatos patrióticos relativa a la existencia de
las naciones (o identidades protonacionales) previa a las revoluciones. Por el contrario, autores
tan diversos como Tulio Halperín Donghi, Pierre Chaunu, François-Xavier Guerra, José Carlos
Chiaramonte, Jaime E. Rodríguez O. y Brian Hamnett coinciden en señalar que fue el proceso
de crisis y fractura de la monarquía española la que propició la aparición de las naciones
latinoamericanas y no al revés3.
Desde el mismo siglo XIX, los relatos sobre las emancipaciones se habían enfrentado a
la necesidad de explicar -y justificar- el surgimiento de naciones en territorios que habían formado
durante siglos parte de una misma monarquía y, al menos por unos pocos años, de una misma
nación, la española. El objetivismo de la ciencia histórica decimonónica contribuyó a resolver
con relativa facilidad ese problema. Si el tema de estudio eran las naciones (mexicana, argentina,
venezolana, etcétera) había que contar la historia de esos objetos

2.Véase Guillermo Palacios (coord.), Ensayos sobre la nueva historia política de América Latina, siglo XIX, México, El Colegio de
México, 2007, en especial la introducción.
3.Pierre Chaunu, "Interpretación de la independencia de América Latina", Secuencia. Revista ameri-cana de ciencias sociales, 9,
pp. 154-172. Más adelante me referiré a las obras de los demás autores mencionados.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite

http://revistahistoria.universia.cl/ 5
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

desde que se tuviera registro. Así, no resulta extraño encontrar en la época títulos que hacen
referencia a la historia de cualquier país de América Latina "desde los tiempos más remotos
hasta nuestros días". En 1841, Rafael María Baralt y Ramón Díaz describieron la historia del país
Venezuela desde el momento mismo de la conquista de Tierra Firme, lo cual dotaba de legitimidad
al movimiento emancipador fundado, precisamente, en esa identidad venezolana preexistente
a la independencia4. En México, Lucas Alamán dio inicio a unas Disertaciones sobre la historia
de la república mexicana desde la propia conquista castellana del siglo XVI. Niceto de Zamacois,
Hubert Bancroft y, en especial, los autores de México a través de los siglos, compartían esa
forma de entender una nación que se imaginaba eterna5. El nombre mismo con el que se conoce
el primer cuarto del siglo XIX en la mayoría de los países de América Latina da cuenta de esa
manera de entender el proceso de fractura de la monarquía española: "la independencia de
Chile, de Argentina, de México", de entidades, pueblos o naciones que ya se encontraban ahí,
dominados por una potencia extranjera, co-lonialista y autoritaria. Los escritores públicos
describieron a cada virreinato o provincia como un "pueblo" oprimido por otro, lo cual hacía del
secesionismo un movimiento de liveración nacional6. De esta manera, el resultado de los
movimientos emancipadores (la nación) fue interpretado como la causa de los mismos.

4.Rafael María Baralt y Ramón Díaz, Resumen de la historia de Venezuela desde el descubrimiento de su territorio por los castellanos
en el siglo XV, desde el año de 1797 hasta el de 1830, 2 vols., H. Fournier, París, 1841.
5.Virginia Guedea (coord.), Historiografía mexicana. Volumen III. El surgimiento de la historiografía nacio-nal, 1ª reimpresión,
México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Histó-ricas, 2001; Edmundo O'Gorman, "Fantasmas
en la narrativa historiográfica", en Ensayos de filosofía de la historia, selección y presentación de Álvaro Matute, México, Universidad
Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 2007, pp. 105-6; José Ortiz Monasterio, México eternamente.
Vicente Riva Palacio ante la escritura de la historia, México, Instituto Mora, 2004.
6.José Carlos Chiaramonte, El mito de los orígenes en la historiografía latinoamericana, Buenos Aires, Insti-tuto de Historia Argentina
y Americana Dr. Emilio Ravignani/Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filo-sofía y Letras, 1993.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 6
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Una consecuencia, entre muchas otras, de esta forma de concebir las emancipaciones fue
presentarlas como guerras de descolonización, como un conflicto entre liberales (los independentistas)
contra absolutistas (los españoles), algo que, como bien ha señalado
Roberto Breña, pretendía ignorar que en no pocos casos la secesión de los territorios
americanos se llevó a cabo justo cuando se hallaba vigente en la metrópoli la Constitución de
18127. Salvo notables excepciones, los relatos patrióticos se negaban a conocer los procesos
que sucedían más allá de las fronteras nacionales, en especial los que se desataron en la propia
metrópoli. De tal forma, negaron la herencia liberal hispánica, por lo que centraron su atención
en los numerosos agravios políticos y sociales del orden anterior a la fractura. Esto ocasionó,
como veremos más adelante, que algunos autores revisionistas exageraran las "bondades" del
dominio español en América. De momento, sólo señalaré que la tesis desarrollada en el siglo
XX por algunos historiadores británicos relativa a que el reformismo borbónico puede ser visto
como una causa de las emancipaciones forma parte de una manera más elaborada, por supuesto
de la misma tradición historiográfica que encontraba la explicación de las revoluciones
hispanoamericanas en la explotación colonial ejercida por España8.

7.Roberto Breña, El primer liberalismo español y los procesos de emancipación de América, 1808-1824. Una revisión historiográfica
del liberalismo hispánico, México, El Colegio de México, 2006, pp. 456-489.
8.Véanse John Lynch, The Spanish American Revolutions 1808-1826, Nueva York, Norton & Norton, 1986, pp. 1-37; David Brading,
Miners and Merchants in Bourbon Mexico, 1763-1810, Nueva York, Cambridge University Press, 1971, pp. 33-94.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 7
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Para muchos relatos patrióticos, el liberalismo de los países latinoamericanos no podía hallarse
en las tradiciones hispánicas, por lo que se esforzaron en trazar líneas que conducían a las
revoluciones francesa y estadounidense. Realizados en su mayoría en el siglo XX, estos estudios
reconocieron la imposibilidad de probar que los habitantes de los territorios hispanoamericanos
tuvieran, antes o durante los procesos de emancipación, una conciencia nacional o protonacional
que los impulsara a tomar las armas en contra del dominio español. De ahí que fuera menester
resaltar la activa participación de individuos ilustrados como promotores de esa conciencia, criolla
primero, nacional después9. Los héroes forjados en la historiografía del siglo XIX se convirtieron
en próceres ilustrados que se habían percatado de la existencia de una nación oprimida por el
despotismo europeo y se propusieron libertarla.
Por supuesto, siempre hubo algunas voces discordantes con estas interpretaciones. El propio
Lucas Alamán resaltó la impronta del constitucionalismo gaditano en las instituciones de la
república mexicana. Ernesto de la Torre y Enrique de Gandía ofrecieron miradas comparativas
interesantes. En este mismo sentido conviene resaltar los numerosos estudios de Nettie Lee
Benson acerca de la participación de los diputados novohispanos en las Cortes de Cádiz y la
importancia del diseño institucional de las diputaciones provinciales para explicar el tránsito al
federalismo mexicano10.

9.David Brading, Orígenes del nacionalismo mexicano, México, ERA, 1980; Brading, The First America. The Spanish monarchy, Creole
patriots, and the Liberal state 1492-1867, Nueva York, Cambridge University, 1991.
10. N. L. Benson, La diputación provincial y el federalismo mexicanos, México, El Colegio de México, 1955, y Benson, Mexico and
the Spanish Cortes 1810-1822. Eight Essays, Austin, The University of Texas at Austin, 1966. Lucas Alamán, Historia de Méjico,
Méjico, Imprenta de J. M. Lara, 1850, vol. III; Ernesto de la Torre, La Constitución de Apatzingán y los creadores del Estado Mexicano,
2ª ed. con un apéndice, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, México, 1978; Enrique
de Gandía, La independencia americana. Ensayo, Buenos Aires, Compañía General Fabril Editora, 1961.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 8
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Para muchos relatos patrióticos, el liberalismo de los países latinoamericanos no podía hallarse
Otros destacados historiadores, como Otto Carlos Stoetzer y Silvio Zavala consideraron que el
pensamiento de la emancipación tenía raíces más antiguas que las que se podían encontrar en
el liberalismo gaditano y en los procesos revolucionarios atlánticos de finales del siglo XVIII, por
lo que dedicaron sesudos estudios a las tradiciones hispánicas neoescolásticas11. En el estudio
de la insurgencia de Nueva España no podía pasarse por alto que los principales dirigentes eran
miembros del clero, por lo que no resultó difícil mostrar el peso de su formación cristiana en la
elaboración de sus propuestas políticas y sociales12.

11.O. C. Stoetzer, The Scholastic Roots of the Spanish American Revolution, Nueva York, Fordham Uni-versity Press, 1979; Stoetzer,
El pensamiento político en la América española durante el periodo de la eman-cipación, 1789-1825: las bases hispánicas y las
corrientes europeas, 2 vols., Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1966; Silvio Zavala, Por la senda hispana de la libertad, México,
Fondo de Cultura Económica, 1992. Véase también Carlos Herrejón, Textos políticos en la Nueva España, Universidad Nacional
Autónoma de México, México, 1984.
12.Gabriel Méndez Plancarte, Hidalgo, reformador intelectual, México, Libros del Hijo Pródigo, 1945; Agustín Churruca. El pensamiento
insurgente de Morelos, México, Porrúa, 1983; Carlos Herrejón, Hidalgo antes del grito de Dolores, Morelia, Universidad Michoacana
de San Nicolás de Hidalgo, 1992.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 9
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Hacia la década de 1980, había ya un número significativo de estudios monográficos para permitir
que se empezaran a dibujar algunas de las hipótesis generales que han caracterizado el
revisionismo reciente sobre las revoluciones hispanoamericanas, aunque la situación no era
pareja en todos los países de América Latina. México fue quizá el más beneficiado por la
abundancia de estudios sobre la segunda mitad del siglo XVIII, realizados en universidades y
centros de investigación avanzada nacionales y por destacados historiadores extranjeros, en
especial de habla inglesa. Los trabajos de Enrique Florescano, Brian Hamnett, William Taylor,
Eric Van Young y John Tutino dieron cuenta de las condiciones sociales y económicas de diversas
regiones del virreinato en los años previos a la insurgencia de 1810 que, sin duda, contribuyeron
a dar explicaciones más satisfactorias de ese fenómeno que el presunto protonacionalismo de
los grupos sociales que se levantaron en armas. Éstos y otros trabajos (como los de David
Brading, Horst Pietschmann y Christon Archer) sirvieron para mostrar que las causas de las
guerras civiles de la segunda mitad del siglo XIX poco tenían que ver con intenciones patrióticas13.
De ninguna manera negaron que el descontento o la explotación fueran elementos a tomar en
cuenta para explicar la in-surgencia, pero al menos dejaron en claro que su objetivo no era
necesariamente la erección de un estado nacional soberano.

13.Enrique Florescano, Precios del maíz y crisis agrícolas en México (1708-1810). Ensayos sobre el movi-miento de precios y y sus
consecuencias económicas y sociales, México, El Colegio de México, 1969; Brian Hamnett, Politics and trade in Southern Mexico,
Cambridge, Cambridge University Press, 1971; Hamnett, Roots of insurgency. Mexican regions 1750-1824, Cambridge, Cambridge
University Press, 1986; William Taylor, Landlord and peasant in Colonial Oaxaca, Stanford, Stanford University, 1972; Eric Van Young,
Hacienda and market in Eigteenth-Century Mexico. The Rural Economy of the Guadalajara Region, 1675-1820, Berkley, University
of California, 1981; John Tutino, From insurrection to revolution in Mexico. Social bases of Agrarian Violence 1750-1940, Princeton,
Princeton University, 1986; David Brading, Miners and merchants op. cit.; Horst Pietschmann, Die Einfuhrung des intendantensystems
in Neu-Spanien im rahmen der allgemeinen verwaltungsreform der Spanischen Monarchie im 18. Jahrhundert, Colonia, Bohlau,
1972; Christon Archer, The Army in Bourbon Mexico 1760-1810, Albuquerque, University of New Mexico, 1977.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 10
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Los trabajos sobre la economía colonial también han contribuido a modificar las apreciaciones
de la historia política de los procesos revolucionarios. Entre ellos, es importante resaltar las
aportaciones de la historiografía vinculada con la teoría de la dependencia y las respuestas que
recibió por parte de especialistas identificados con otras tradiciones historiográficas. Pese a que
muchos historiadores están hoy en desacuerdo con las principales hipótesis de los "dependentistas",
los estudios de Stanley y Bárbara Stein y, en especial, de Tulio Halperín Donghi, contribuyeron
a dar una visión de conjunto latinoamericana muy necesaria para romper los estancos nacionales.
Si John Lynch escribió su Spanish American Revolutions con capítulos dedicados a los casos de
cada país, la Historia contemporánea de América Latina y, en particular, Reforma y disolución
de los imperios ibéricos (libro sobre el que volveré más adelante) procuraron mostrar procesos
regionales más amplios, que integraban la experiencia latinoamericana en la historia de las
revoluciones de finales del siglo XVIII y comienzos del XIX y en el desarrollo del capitalismo
atlántico14.
En los apartados siguientes me detendré en algunos casos específicos, pero conviene señalar
de una vez que las miradas de conjunto han sido determinantes para la renovación de la
historiografía dedicada al estudio de las revoluciones hispánicas, pues han permitido ensayar
en varios contextos interpretaciones que habían sido desarrolladas para casos particulares y,
sobre todo, han dado cuenta de la unidad del proceso, con lo que se ha superado el parroquialismo
que caracterizó buena parte de los relatos patrióticos. Esto puede decirse para las obras
de Lynch (pese a su ya señalado abordaje por naciones) y de Halperín Donghi, pero en especial
para las de François-Xavier Guerra y Jaime E. Rodríguez O., y esperaría que sucediera lo mismo
con los más recientes trabajos de José María Portillo Valdés y Jeremy Adelman 15 .

14.Tulio Halperín Donghi, Historia contemporánea de América Latina, Madrid, Alianza, 1970; Halperín Donghi, Reforma y disolución
de los imperios ibéricos 1750-1850, Madrid, Alianza Editorial, 1985; Stanley y Bárbara Stein, The Colonial Heritage of Latin America,
Nueva York, Oxford University Press, 1970.
15.José María Portillo Valdés, Crisis atlántica: Autonomía e independencia en la crisis de la monarquía his-pana, Madrid, Marcial
Pons/Fundación Carolina/Centro de Estudios Hispanos e Iberoamericanos, 2006; Jeremy Adelman, Sovereignty and Revolution in
the Iberian Atlantic, Princeton, Princeton University Press, 2006. Véase también Jorge I. Domínguez, Insurrección o lealtad: la
desintegración del imperio español en América, México, Fondo de Cultura Económica, 1985; Inge Buisson y Herbert Schottelius,
Die Unabhängig-keitsbewegungen in Lateinamerika 1788-1826, Sttutgart, Klett-Cotta, 1980.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 11
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Observar las revoluciones hispánicas desde una perspectiva común, en vez de la tradicional
mirada "de los separatistas", en palabras de Brian Hamnett, ha permitido entender "que, en
muchos sentidos, la ideología nacionalista fue construida durante y después de las guerras
independentistas, no antes. En rigor, las naciones se conformaron después de la creación de
los nuevos estados soberanos."16 Así, no se puede seguir sosteniendo que las guerras civiles
del primer cuarto del siglo XIX latinoamericano fueran simplemente movimientos libertarios,
contrarios al absolutismo de la metrópoli. El estudio de la experiencia constitucional doceañista
desde una perspectiva hispánica ha sido igualmente importante para la historiografía peninsular
y la latinoamericana. La participación de los diputados americanos en el primer liberalismo
español fue fundamental, mientras que la Constitución de 1812 dejó enorme huella en las
instituciones de los países hispanoamericanos17.
Como se verá más adelante, el revisionismo en torno a las emancipaciones no se ha
caracterizado por una renovación teórica. Incluso en algunos casos hay un manifiesto rechazo
a las innovaciones metodológicas, sustentado en un vago historicismo documentalista. Su
originalidad radica más bien en que ha desterrado prejuicios patrióticos, lo que lo ha conducido
a plantear preguntas diferentes a las que guiaban los relatos tradicionales. Esto ha conducido
a nuevos campos y temas de estudio. La historia de los grandes "héroes que nos dieron patria"
ha dejado su lugar al de los sectores sociales que tomaron o no las armas en contra y a favor
del orden español, de los pueblos y sus formas de organización, de las condiciones económicas
y sociales, de los políticos "equilibristas" (para rescatar el término empleado por Virginia Guedea),
de las instituciones y constituciones, de "los otros", de los realistas, eclesiásticos, abogados,
mujeres, niños y, sobre todo, de la cultura en todas sus manifestaciones, incluidas la de los
pueblos indígenas, de cultura política y la cultura jurídica18.

16.Brian Hamnett, "El derrumbe de la monarquía hispánica y el triunfo del separatismo americano", 2010 Memoria de las revoluciones
en México, 1, junio-agosto de 2008, pp. 13-46.
17.Véase el trabajo pionero de Joaquín Varela Suances-Carpegna, La teoría del Estado en los orígenes del constitucionalismo
hispánico: las Cortes de Cádiz, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1983; Mario Rodríguez, The Cádiz Experiment in Central
América. 1808 to 1826, Los Ángeles, University of California, 1983, y Roberto Breña, op.cit.
18.Véase Manuel Chust y José Antonio Serrano, "Introducción", en Debates sobre las independencias ibe-roamericanas, Madrid,
Iberoamericana/Asociación de Historiadores Latinoamericanos Europeos, 2007, pp. 21-24.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 12
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

De las independencias a la modernidad


Entre las obras generales sobre las revoluciones hispánicas, la de François-Xavier Guerra ocupa
un lugar muy destacado tanto por la influencia de sus interpretaciones en multitud de estudios
posteriores como por los temas que exploró. Es verdad que algunos de ellos ya habían sido
anticipados por otros autores. El estudio de las sociabilidades y las prácticas políticas modernas
fue adelantado por los trabajos de Virginia Guedea sobre sociedades secretas y las elecciones.
En varios artículos y capítulos de libros colectivos, esta historiadora abordó algunos de los temas
que después serían muy socorridos, desde la formación de milicias entre grupos indígenas, la
aplicación del constitucionalismo gaditano en América y los procesos políticos urbanos. En 1992,
fue publicado En busca de un gobierno alterno, una de las obras más representativas de la
renovación que se estaba presentando en la historiografía mexicana y que muy pronto se
apreciaría también en el resto de América Latina, como se verá más adelante 19 .
En 1992 también apareció Modernidad e independencias. Estudios sobre las revolu-
ciones hispánicas, una de las más decisivas aportaciones sobre el tema, que cambiaría el centro
de atención de las independencias a la irrupción de la modernidad20. Desde el comienzo mismo
de este libro, el autor presentaba su obra como revisionista y crítica de numerosos estudios que
apreciaban los procesos de independencia como fenómenos locales, sin mucha relación con
el conjunto de la monarquía española. Con una posición semejante a la de Halperín, Guerra
prefirió una perspectiva amplia, que abarcara la unidad de las revoluciones hispánicas. En un
sentido estricto, lo sucedido en el primer cuarto del siglo XIX fue un proceso de tránsito a la
modernidad política en la vieja monarquía española, que entre otras cosas trajo su desintegración
y el surgimiento de varios estados soberanos inde-pendientes, entre los cuales la España
peninsular era uno más.

19.Virginia Guedea, En busca de un gobierno alterno. Los Guadalupes de México, México, Universidad Na-cional Autónoma de
México, Instituto de Investigaciones Históricas, 1992; Virginia Guedea, "Las primeras elecciones populares en la Ciudad de México.
1812-1813", Mexican Studies/Estudios Mexicanos, 7:1, 1991, pp. 1-28; Guedea, "Los indios voluntarios de Fernando VII", Estudios
de Historia Moderna y Contemporánea de México, 10, 1986, pp. 11-83; Guedea, "Los procesos electorales insurgentes", Estudios
de Historia Novohispana, 11, 1991, pp. 201-249.
20.François-Xavier Guerra, Modernidad e independencias. Ensayos sobre las revoluciones hispánicas, Ma-drid, MAPFRE, 1992. En

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 13
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

La principal aportación de François-Xavier Guerra fue la revaloración de la historia política o,


mejor dicho, de lo político21. Por ello inició su obra con un capítulo dedicado a la relación entre
las revoluciones hispánicas y la revolución francesa, no tanto para buscar filiaciones (algo
frecuente en los relatos patrióticos) sino para mostrar cómo los resultados del revisionismo
francés (encabezado por François Furet) podían arrojar luces en torno al "antiguo régimen" de
la monarquía española. La interpretación elaborada por Alexis de Tocqueville para el caso francés
sirvió a Guerra para señalar las continuidades entre la cultura política del periodo previo a las
revoluciones y el que emergió después. Tratando de huir de las dicotomías tradicionales
(conservador-liberal, absolutista-constitucionalista, colonialista-independentista), Modernidad e
independencias propuso una nueva díada explicativa (tradición-modernidad) que en principio
no debería suponer ningún juicio de valor ni teleología, pues los elementos modernos bien podían
observarse bajo la monarquía absoluta del siglo XVIII mientras que no pocos rasgos tradicionales
permanecieron vigentes en el orden constitucional decimonónico. Guerra también hizo notar que
la difusión de la modernidad en la América española fue tardía y escasa, de modo que invirtió
la tradicional versión que oponía un presunto liberalismo independentista con el absolutismo
colonialista22.
La modernidad política parecía más un invento metropolitano, mientras que la reacción
de los dominios americanos dio cuenta del predominio de una cultura política tradicional. La
modernidad fue impulsada, en parte, por el propio absolutismo, en su afán por afianzar

21.Véase la definición de lo político que hace Pierre Rosanvallon, Para una historia conceptual de lo polí-tico, Buenos Aires, Fondo
de Cultura Económica, 2002, pp. 24-25.
22.François-Xavier Guerra, op. cit., pp. 34 y 50-54.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 14
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

el poder de la monarquía mediante instituciones bien administradas, funcionales y progresistas.


Desde la perspectiva de Guerra, la dinastía de Borbón buscó combatir los poderes intermediarios
de la sociedad, la diversidad jurídica y política y las corporaciones en las cuales se representaban
los intereses de los súbditos. Por supuesto, los reformadores se toparon con una realidad que
impedía llevar a cabo esas transformaciones de forma completa. España no era una sino una
reunión de reinos distintos y de corporaciones celosas de sus privilegios. Las reformas produjeron
inconformidades, en especial en América, donde se mantenía la concepción pactista de la
sociedad.
Otro factor que contribuyó al tránsito de una cultura política tradicional y corporativa a una
individualista fue la construcción de sociabilidades modernas, que permitieron el desarrollo de
una "clase cultural"23. Las sociedades de amigos del país, las tertulias y otros espacios públicos
permitieron a sus participantes la libre y racional discusión de los asuntos del día, lo que los
constituía en una sociedad civil, en una modernidad alternativa a la que intentaban construir
los monarcas. Ahora bien, esta clase cultural era minoritaria y en América resultaba todavía más
pequeña, pero sería la que hizo frente a la los conflictos desatados por las abdicaciones de
Bayona.
A diferencia de buena parte de los estudios sobre los procesos de independencia, Guerra inició
el análisis de las revoluciones hispánicas en 1808 y no en 1810, fecha tan significativa para varios
países americanos y también para el primer liberalismo español24. En la primera fecha, las
corporaciones de toda la monarquía, en ambos hemisferios, respondieron de
manera unánime: juraron lealtad a Fernando VII y se dispusieron a defender la religión y la
patria frente a la alternativa moderna representada por José Bonaparte. Guerra explicó este
fenómeno por la presencia de imaginarios y valores compartidos en toda la monarquía, algo que
sólo puede apreciarse mediante un estudio conjunto25.

23. Ibid., p. 101.


24.Elías Palti, El tiempo de la política. El siglo XIX reconsiderado, Buenos Aires, Siglo XXI, 2007, pp. 57-59.
25.François-Xavier Guerra, op. cit., pp. 115-118; Guerra, "De lo uno a lo múltiple: dimensiones y lógicas de la Independencia", en
Anthony McFarlane y Eduardo Posada-Carbó (eds.), Independence and Revolution in Spanish America: Perspectives and Problems,
Londres, University of London, Institute of Latin American Studies, 1999, pp. 43-68; Guerra, "La desintegración de la Monarquía
hispánica: revolución e independen-cias", en Antonio Annino, Luis Castro Leyva y François-Xavier Guerra (coords.), De los imperios
a las na-ciones: Iberoamérica, Zaragoza, IberCaja,1994, pp.195-227.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 15
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

La crisis de 1808 obligó a los españoles de ambos hemisferios a fundar un gobierno que fuera
obedecido, ante la ausencia de los monarcas. Para Guerra, en la metrópoli se transitó con relativa
rapidez al establecimiento de un gobierno representativo moderno y a la constitución de una
nación integrada por individuos, con derechos y obligaciones iguales. En América, en cambio,
la trayectoria fue más complicada, pues la permanencia del imaginario pactista propició que las
corporaciones y territorios se convirtieran en los sujetos de la representación política y no los
individuos. Así, mientras que en la península surgía la propuesta de reunir Cortes representantes
de la nación, en América fueron las corporaciones las que buscaron representar sus intereses.
La díada propuesta por Guerra contradecía por completo la de los relatos patrióticos: el
tradicionalismo era más característico de los americanos, mientras que la modernidad ganó
espacios más rápidamente entre los peninsulares. Las elecciones de 1809 en América ejemplificarían
esta proposición. Mientras que la convocatoria para integrar las Cortes abrió la posibilidad de
una representación moderna (un individuo un voto) para los peninsulares, los americanos en
cambio enviaron instrucciones de los ayuntamientos, corporaciones con privilegios que buscaban
defender.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 16
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Para Guerra, otra muestra de la modernidad peninsular frente al tradicionalismo americano puede
apreciarse en la difusión de impresos y de la prensa periódica, vehículo imprescindible para la
construcción de un espacio público moderno. El número de publicaciones en España era muy
superior al de América, razón por la cual la difusión del constitucionalismo, las formas de
representación modernas e imaginario nacional provenían de la metrópoli. Esto dio sentido
pedagógico a la prensa peninsular26. El acercamiento a los espacios públicos abiertos por las
publicaciones y las lecturas sería un tema al que volvería de nuevo Guerra27 y que tendrá un
gran impacto en otros historiadores. Modernidad e independencias pretendía señalar cómo
mediante la prensa revolucionaria se fue afianzando una idea moderna de nación, que condujo
al fin de la monarquía plural hispánica, al menos en la metrópoli, pues en América se redefinió
el pactismo tradicional para conducir a concepciones de nación premodernas. Si en España la
nación sustituyó al monarca como principio de legitimidad, entre los hispanoamericanos el nuevo
sujeto de la soberanía serían los "pueblos".
La díada interpretativa de Modernidad e independencias mostró muy pronto sus límites. Pese
al rechazo a la teleología de los relatos tradicionales, Guerra no pudo evitar mostrar "la modernidad"
como un avance, de modo que las continuidades de la cultura política tradicional en el orden
posrevolucionario fueron vistas como irregularidades, responsables, entre otras cosas, de la
inestabilidad de las nuevas naciones.

26.François-Xavier Guerra, Modernidad e independencias..., p. 307.


27.François-Xavier Guerra, "El escrito de la revolución y la revolución de lo escrito. Información, propaganda y opinión pública en
el mundo hispánico (1808-1814)", en Marta Terán y José Antonio Serrano Ortega (co-ord.), Las guerras de independencias en la
América española, México, El Colegio de Michoacán/Instituto Nacional de Antropología e Historia/Universidad Michocana de San
Nicolás de Hidalgo, 2002, pp. 125-148.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 17
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Tal vez por ello, en un trabajo posterior Guerra procuró matizar el sentido sugerido en el libro
que vengo comentando28, pero buena parte de los estudios que se hicieron tras la lectura de
Modernidad e independencias no consiguieron librarse de la interpretación que explicaba las
supuestas "deficiencias" del liberalismo -una especie de modernidad incompleta o inacabada-
en la búsqueda de continuidades culturales del antiguo régimen. Maire-Danielle Demélas e Yves
Saint-Geours se percataron de la importancia del pensamiento tradicional y religioso en la región
andina de comienzos del siglo XIX. William Taylor y, en especial, Eric Van Young, también pusieron
atención al milenarismo y otras facetas de la cultura popular novohispana de finales del siglo
XIX y de la época de la guerra insurgente. Ana Carolina Ibarra y Roberto Di Stefano, entre otros,
destacaron la participación del clero a favor y en contra de la emancipación; mientras que Brian
Connaughton mostró las continuidades de la retórica eclesiástica acomodada a las circunstancias
críticas de comienzos del XIX29.

28.François-Xavier Guerra, "De la política antigua a la política moderna. La revolución de la soberanía", en Los espacios públicos
en Iberoamérica. Ambigüedades y problemas. Siglos XVIII-XIX, México, Fondo de Cultura Económica, 1998, pp. 109-139.
29.Marie Danielle Demélas-Bohy e Yves Saint-Geours, Jérusalem et Babylone. Politique et religion en Amé-rique du Sud. L'Equateur
XVIIIe-XIXe siècle, París, Editions Recherches sur les Civilisations, 1989; Ana Ca-rolina Ibarra, Clero y política en Oaxaca. Biografía
del doctor José de San Martín, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1996; Roberto Di Stefano, El púlpito y la plaza.
Clero, sociedad y política de la monarquía católica a la república rosista, Buenos Aires, Siglo XXI, 2004; Marie Danielle Demélas-
Bohy, "La guerra religiosa como modelo", en François-Xavier Guerra (coord.), Revoluciones hispánicas: independencias americanas
y liberalismo español, Madrid, Editorial Complutense, 1995, pp. 143-165; Brian Connaughton, Dimensiones de la identidad patriótica,
México, Universidad Autónoma Metropolitana, 2001; Brian Connaughton, Clerical Ideology in Revolutionary Age: the Guadalajara
Church and the Idea of Mexican Nation, Calgary, University of Calgary, 2003. Véase también Alfredo Ávila, "El cristiano constitucional:
libertad, derecho y naturaleza en la retórica de Manuel de la Bárcena", Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México,
25, enero-junio de 2003, pp. 5-41.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 18
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

La convivencia de elementos de una cultura política tradicional con instituciones modernas


explicarían, desde esta perspectiva, las "peculiaridades" del liberalismo latinoamericano. Autores
como Antonio Annino, Alicia Hernández Chávez, Marta Irurozqui y Véronique Hebrard se acercaron
desde este punto de vista al estudio de la ciudadanía latinoamericana, detrás de la cual hallaron
al de vecino30. Algunos otros historiadores han ido más allá que lo propuesto por Guerra. Peter
Guardino y Claudia Guarisco han centrado su atención en la formación y significado de la
ciudadanía en los pueblos indios, con la conclusión de que debido a la supervivencia de la cultura
política tradicionalse forjaran un liberalismo diferente al impulsado por los constituyentes y
sociabilidades "sui géneris"31.
El tema de la participación política de los pueblos y comunidades ha sido enriquecido además
con estudios regionales, fundamentales para entender las motivaciones de la gente para rebelarse
o para quedarse quieta, leal al régimen español. Las tensiones sociales y los problemas económicos
son importantes, pero no pueden subestimarse las percepciones y la cultura que era en su
mayoría católica, monárquica y tradicional32. No obstante, tampoco ha faltado quien plantee
que los campesinos y los indígenas (en especial en México y Perú) tenían un proyecto alternativo
de ciudadanía y de nación al de las elites; hipótesis que, sin duda, es muy atractiva, pero que
ya ha empezado a ser cuestionada33.

30.Alicia Hernández Chávez, La tradición republicana del buen gobierno, México, El Colegio de México, 1993; Véronique Hébrard,
"Ciudadanía y participación política en Venezuela, 1810-1830", en Anthony McFarlane y Eduardo Posada-Carbó (eds.), op. cit., pp.
122-153; Antonio Annino, "Ciudadanía versus gobernabilidad republicana en México. Los orígenes de un dilema", en Hilda Sabato
(coord.), Ciudadanía política y formación de las naciones. Perspectivas históricas de América Latina, México, Fondo de Cultura
Econóica/El Colegio de México, 1999, pp. 62-93; Marta Irurozqui, "De cómo el vecino hizo al ciudadano en Charcas y de cómo el
ciudadano conservó al vecino en Bolivia, 1809-1830", en J. E. Rodríguez O. (coord.), Revolución, independencia y las nuevas naciones
de América, Madrid, Mapfre, 2005, pp. 451-484. Véase también, José Carlos Chiaramonte, "Ciudadanía, soberanía y representación
en la génesis del Estado argentino (c. 1810-1852)", en Sabato, op. cit., pp. 94-117.
31.Peter Guardino, Peasants, Politics, and the Formation of Mexico's National State: Guerrero 1800-1857, Stanford, Stanford University
Press,1996; Claudia Guarisco, Los indios del valle de México y la cons-trucción de una nueva sociabilidad política 1770-1836,
Zinacantepec, El Colegio Mexiquense, 2003 y Marco Bellingeri, "La ambigüedad del voto en Yucatán. Representación y gobierno
en una formación interétnica 1812-1829", en Antonio Annino (coord.), Historia de las elecciones en Iberoamérica. Siglo XIX, Buenos
Aires, Fondo de Cultura Económica, 1995, pp. 227-290.
32.Marco Antonio Landavazo, La máscara de Fernando VII. Discurso e imaginario monárquicos en una época de crisis: Nueva España
1808-1822, El Colegio de Michoacán /Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo/ El Colegio de México, Zamora, 2001; Eric
Van Young, The Other Rebellion. Popular Violence, Ideology, and the Mexican Struggle for Independence 1810-1821, Stanford,
Stanford University, 2001.
33.Alfredo Ávila, "Liberalismos decimonónicos: de la historia de las ideas a la historia cultural e intelectual", en Palacios (coord.),
op. cit., pp. 111-145.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 19
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Entre las prácticas cívicas, una de las que más ha captado el interés de los historiadores es la
de las elecciones. Entre los trabajos que abordan la historia de las elecciones en Hispanoamérica
en las primeras décadas del siglo XIX están los de Antonio Annino, Marco Bellingeri, José Carlos
Chiaramonte, Virginia Guedea, y Véronique Hébrard, aunque no puede ignorarse que desde 1946
Nettie Lee Benson venía dedicando algunos estudios al asunto. La apreciación de los procesos
electorales como parte de la revolución política ha sido benéfica para historiografías que, como
la peruana, se esmeraban en encontrar patriotas en donde no los había 3 4 .
Los resultados de estas investigaciones parecen indicar que las prácticas de voto respondían
más bien a una lógica corporativa y, por lo tanto, preliberal. No resulta extraño que los pueblos
indígenas, por ejemplo, disfrazaran su añeja tradición de elegir cargos de república por medio
del consenso con las elecciones. Sin embargo, a veces pareciera que empeñados en la búsqueda
de permanencias, algunos historiadores han perdi-do de vista las novedades que la movilización
popular trajo consigo.

34.Véase el espléndido trabajo de Víctor Peralta, "Elecciones, constitucionalismo y revolución en el Cusco, 1809-1815", Revista de
Indias, Vol. 56, 206, 1996 , pp. 99-133. Nettie Lee Benson, "The Contested Mexican Election of 1812" en The Hispanic American
Historical Review, XXVI, agosto de 1946, pp. 336-350; Nettie Lee Benson, "Texas Failure to Send a Deputy to the Spanish Cortes
1810-1812", sobretiro de The Southwestern Historical Quarterly, LXIV:1, 1960; AntonioAnnino, "Prácticas criollas y liberalismo en
la crisis del espacio urbano colonial: el 29 de noviembre de 1812 en la ciudad de México", Secuencia. Revista de historia y ciencias
sociales 24, septiembre-diciembre 1992, pp. 121-158; Marco Bellingeri, "Del voto a las bayonetas: experiencias electorales en el
Yucatán constitucional e independiente", en Enrique Montalvo Ortega (coord.), El águila bifronte. Poder y liberalismo en México,
México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1995, pp. 91-119; José Carlos Chiaramonte, "Vieja y nueva representación:
los procesos electorales en Buenos Aires, 1810-1820", en Antonio Annino (coord.), Historia de las elecciones en Iberoamérica. Siglo
XIX, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 1995, pp. 19-64; Marie Danielle Démelas-Bohy, "Modalidades y significación de
las elecciones generales en los pueblos andinos, 1813-1814", en Antonio Annino (coord.),

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 20
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Por supuesto, una de las características más evidentes en los procesos electorales inaugurados
en Hispanoamérica es el mantenimiento de las viejas elites en muchos de los cargos votados,
lo que ha sido interpretado como una muestra más de continuidad de imaginarios y cultura
política tradicionales bajo el orden supuestamente moderno. No falta quien considere que la
ocupación de cargos por "hombres de bien, de familia, de honorabilidad" daba cuenta de una
"representación corporativa"35. Otros autores, como José Antonio Aguilar Rivera y Eduardo
Posada Carbó consideran, en cambio, que un sistema representativo moderno también busca
elegir individuos con características semejantes a las mencionadas, de manera que no creen que
esto sea una anomalía del régimen representativo en Hispanoamérica y aseguran que, después
de todo, también la modernidad liberal decimonónica es, como apuntó Bernard Manin, excluyente.
No es necesario recurrir a la pervivencia de la cultura política tradicional para explicar las supuestas
"anomalías" del orden liberal. Aguilar Rivera ha apuntado que el propio diseño institucional del
constitucionalismo también propició algunos de los problemas políticos de la época posrevolucionaria;
mientras que Posada Carbó ha insistido en que América Latina no representó un caso tan irregular
en el mundo atlántico, pues la corrupción del sufragio abordada por este autor era también
frecuente en ciudades de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia36.

35.Xiomara del Carmen Avendaño Rojas, "Procesos electorales y clase política en la Federación de Centro-américa (1810-1840)",
tesis de doctorado en Historia, El Colegio de México, México, 1995, p. 78; Jaime E. Rodríguez O., "Rey, religión, yndependencia y
unión". El proceso político de la independencia de Guadala-jara, México, Instituto Mora, 2003; p. 36.
36.José Antonio Aguilar Rivera, "La nación en ausencia: primeras formas de representación en México", Polí-tica y gobierno, 2, 1998,
pp. 423-457; Alfredo Ávila, En nombre de la nación. La formación del gobierno representativo en México, México, Centro de
Investigación y Docencia Económica/Taurus, 2002; José Anto-nio Aguilar Rivera, El manto liberal: los poderes de emergencia en
México 1821-1876, México, Universidad Nacional Autónoma de México/Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2001; José Antonio
Aguilar Rivera, En pos de la quimera: reflexiones sobre el experimento constitucional atlántico, México, Centro de Investigación y
Docencia Económica/Fondo de Cultura Económica, 2000, y Eduardo Posada Carbó, "Malabarismos electorales: una historia comparativa
de la corrupción del sufragio en América Latina, 1830-1930", en Víctor Manuel Uribe Urán y Luis Javier Ortiz Mesa (eds.), Naciones,
gentes y territorios. Ensayos de historia e historiografía comparada de América Latina y el Caribe, Medellín, Universidad de
Antioquía/Facultad de Ciencias Humanas y Económicas, 2000.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 21
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Autonomismo y constitucionalismo
Como señalé antes, las visiones generales de las independencias han sido importantes para
aportar hipótesis e interpretaciones que se habían probado con buen éxito a un caso particu-
lar y que potencialmente se podrían emplear en otras regiones. Éste es el caso de la tesis
autonomista y de su principal promotor The Independence of Spanish America de Jaime E.
Rodríguez O. Desde hace varias décadas, algunos estudios sobre el proceso de independen-cia
de México propusieron que los grupos políticos de las principales ciudades del virreinato no
manifestaron interés en la secesión ni en la emancipación sino que, ante la crisis de 1808,
procuraron realizar una de las sus más añejas demandas: "lograr una mayor participación en
la toma de decisiones de la que consideraban su patria"37. En 1955, Nettie Lee Benson ya había
demostrado que los políticos de Nueva España entre 1810 y 1821 intentaron alcanzar por todos
los medios ese objetivo, pero no lo consiguieron hasta después de la independencia. Tiempo
después, Hugh Hamill empleó el término que, a la larga, ha sido el más socorrido por la
historiografía reciente. En 1966, al referirse a los grupos de conspiradores de 1809-1810, asentó
que "su objetivo era la autonomía y no la ruptura radical con la monarquía" 38 .

37.Virginia Guedea, "Los Guadalupes de México", Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad, 23, verano de 1985, p. 73.
38.Hugh Hamill, The Hidalgo Revolt. Prelude to Mexican Independence, Gainesville, University of Florida, Gainesville, 1966, p. iv.
Véanse también las pp. 40-43. Virginia Guedea llamó mi atención hacia la obra de Hamill para este tema.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 22
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Otros autores, como Doris Ladd, Virginia Guedea y, en especial, Timothy E. Anna se refirieron
al "deseo de autonomía" de los criollos más destacados de Nueva España, al que no dudaron
en llamar "autonomista", término que recuerda al empleado para definir a los partidarios cubanos
y puertorriqueños del autogobierno dentro de la monarquía española en la segunda mitad del
siglo XIX y que sigue siendo muy empleado en la historiografía sobre esos países. En breve, el
término se usó también como sustantivo. "Autonomistas" servía para designar a individuos como
los que participaron en las frustradas conjuras de Valladolid y de Querétaro, pero en especial a
los grupos políticos criollos de la ciudad de México que en 1808 propusieron una junta de
autoridades para resolver la crisis constitucional abierta por las abdicaciones de Bayona. Guedea
ya había mostrado que las principales propuestas elaboradas en aquel año por los miembros
del Ayuntamiento de México y por otros destacados criollos daban cuenta de una forma de
entender "lo español". Desde la perspec-tiva de los autonomistas, la monarquía española se
hallaba integrada por diversos reinos que reconocían a un mismo soberano, mientras que los
peninsulares, en especial los miembros de la Audiencia de México, consideraban el virreinato
como una colonia de Castilla39.
Doris Ladd exploró el mismo "deseo de autonomía", pero fue Timothy E. Anna quien hizo el
rastreo más exhaustivo de los grupos políticos que dominaron el Ayuntamiento de México durante
el proceso de independencia. Su tesis principal era que entre 1808 y 1821 hubo una notable
continuidad tanto en los individuos como en los objetivos que persiguieron. La independencia,
entendida como la erección de un estado soberano distinto de España, no se encontraba entre
llos planes de los autonomistas. Por el contrario, durante esos años críticos mostraron lealtad
a la monarquía y a Fernando VII, pese al sexenio absolutista. Asimismo, aprovecharon las
iinstituciones establecidas por el constitucionalismo español para conseguir sus objetivos. Para
ellos, la Constitución de Cádiz ofrecía los derechos que anhelaban y sólo fue la negativa de las
Cortes y del gobierno español de aplicar por completo las nuevas instituciones lo que propició
la ruptura con la metrópoli en 182140.

39.Virginia Guedea, "Criollos y peninsulares en 1808. Dos puntos de vista sobre lo español", tesis de licencia-tura, México, Universidad
Iberoamericana, 1964.
40.Doris M. Ladd, The Mexican Nobility at Independence, 1780-1826, Austin, University of Texas, 1976, y Timothy Anna, The Fall
of the Royal Government in Mexico City, Lincoln, University of Nebraska, 1978.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 23
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Interesada en las sociedades secretas, las conspiraciones y las actitudes "equilibristas" de los
políticos de la ciudad de México, Virginia Guedea había venido trabajando en mostrar la continuidad
entre las propuestas de 1808, las conspiraciones de 1809 y 1811, la sociedad secreta de los
Guadalupes y los promotores del constitucionalismo gaditano. En busca de un gobierno alterno
ofreció la biografía colectiva más completa de los autonomistas de México, aunque sólo cubrió
los primeros años del proceso revolucionario, pues uno de sus objetivos era esclarecer las
relaciones de ese grupo con la insurgencia. Fue Jaime Rodríguez quien siguió la trayectoria de
los autonomistas en la consumación de la independencia y en los primeros pasos de la construcción
del estado nacional mexicano41.
Una de las contribuciones más influyentes de este autor fue extender la interpretación de los
autonomistas y del autonomismo a toda Hispanoamérica42. Bajo la dirección de Benson, Rodríguez
había elaborado una excelente biografía política de Vicente Rocafuerte, la que le permitió entender
las dificultades de explicar los procesos de emancipación hispanoamericanos bajo la tradicional
óptica nacionalista. En su lugar, propuso la hipótesis de que los criollos estaban dispuestos a
permanecer unidos a la metrópoli siempre y cuando se les garantizaran ciertos derechos, algo
que el constitucionalismo gaditano parecía ofrecer43.

41.Jaime E. Rodríguez O., "From Royal Subject to Republican Citizen: The Role of the Autonomists in the Independence of Mexico",
en Jaime E. Rodríguez O. (ed.), The Independence of Mexico and the Creation of the New Nation, Los Angeles, University of California,
1989, pp. 19-43; Virginia Guedea, "Las sociedades secretas durante el movimiento de independencia,", en Jaime E. Rodríguez O.,
(ed.), The Independence of Mexico...", pp. 45-62, y Virginia Guedea, En busca de un gobierno alterno, op. cit.
42.Jaime E. Rodríguez O., The Independence of Spanish America, Cambridge, Cambridge University Press, 1998.
43.Jaime E. Rodríguez O., The Emergence of Spanish America: Vicente Rocafuerte and Spanish Americanism, 1808-1832, Berkeley,
University of California Press, 1975.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 24
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

De igual manera como había hecho en su momento Benson, Rodríguez hizo una ponderación
del papel de las instituciones y la cultura política españolas en el proceso revolucionario
novohispano. Esto fue muy benéfico para la historiografía mexicana, en la que hasta entonces
predominaban las interpretaciones patrióticas que excluían cualesquier elementos hispanos en
la construcción del estado nacional independiente, en su forma de gobierno, instituciones y
fundamentos ideológicos. Como señalé antes, la revaloración de lo hispánico también se estaba
llevando a cabo en obras como la de François-Xavier Guerra. Sin embargo, la contribución en
este sentido de los trabajos de Rodríguez ha sido decisiva al extender con relativo éxito la
interpretación del autonomismo a todo el proceso revolucionario hispánico. Desde su punto de
vista, fueron los grupos políticos autonomistas en las ciudades y villas de la América española
los que a partir de su participación en el constitucionalismo hispánico y de la aplicación de las
instituciones liberales producidas por las Cortes de Cádiz y de Madrid hicieron una revolución
política en el Nuevo Mundo, de mayor profundidad a la que por otros medios realizaban los
insurgentes y los militares del bando patriota, y más radical incluso a la que en su momento
hicieron los colonos ingleses en el norte de América44.
Varios autores se han encargado de poner a prueba la hipótesis del autonomismo en otros
espacios iberoamericanos, como Nueva Granada, Venezuela y Perú. En un estudio sobre Guayaquil,
Rodríguez expuso que los habitantes de esa provincia "no estaban lo suficientemente desencantados
con la monarquía española como para buscar la emancipación"45. Ahora bien, la tesis del
autonomismo y de los grupos autonomistas fue bien documentada para la ciudad de México,
pero este trabajo aún falta por hacerse para otros casos. Lo anterior conlleva un riesgo: aplicar
la tesis del autonomismo sin tener el conocimiento

44.Jaime E. Rodríguez O., México, Estados Unidos y los países hispanoamericanos. Una visión comparativa de la independencia,
Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá, 2008.
45.Jaime E. Rodríguez O., "La antigua provincia de Guayaquil durante la época de la independencia, 1809-1820", en Jaime E.
Rodríguez O. (coord), Revolución, independencia y las nuevas naciones de América, p. 529. Armando Martínez Garnica, "Vicisitudes
de la soberanía en la Nueva Granada", en Ivana Frasquet (coord.), Bastillas, cetros y blasones. La independencia en Iberoamérica,
Madrid, MAPFRE, 2006, pp. 93-12; Germán Cardozo Galué, "Actitud autonomista de Maracaibo ante la independencia de Venezuela",
Trienio. Ilustración y liberalismo, 37, 2001, pp. 105-119; Víctor Peralta Ruiz, "De absolutistas a constitucionales: política y cultura
en el gobierno del virrey Pezuela (Perú 1816-1820)", en Rodríguez O., Revolución, inde-pendencia y las nuevas naciones, pp. 485-
510.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 25
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

preciso de quiénes integraban los grupos autonomistas propicia que se explique la causa por
el efecto. Así, la búsqueda de autonomía por parte de ciertos individuos se explica porque éstos
eran autonomistas, es decir, personas que promovían la autonomía. Esta tautología puede
apreciarse en trabajos como el dedicado por el propio Rodríguez a Guadalajara, en el que siempre
se menciona a los autonomistas de esa ciudad, pero no se especifica quiénes eran 46 .
Uno de los méritos de la tesis del autonomismo es que ha contribuido de una forma decisiva a
combatir las interpretaciones militantes de los relatos patrióticos sobre los procesos de
independencia. La reapreciación de las instituciones y tradiciones hispánicas que llevó a cabo
puede parecer excesiva a no pocos historiadores, pero constituye una parte central de las nuevas
interpretaciones47. Desde la interpretación autonomista, pese a los agravios de las elites coloniales
(ocasionados en muy buena medida por el reformismo borbónico) no había la intención de
separarse de la metrópoli ni motivos de descontento entre otras clases sociales para hacer estallar
una revolución. Por el contrario, la revolución llegó de fuera, ocasionada por la intervención
napoleónica y la crisis generada por las abdicaciones de Bayona. De tal forma, las revoluciones
hispánicas no pueden interpretarse como una lucha anticolonial, aunque fueran bien aprovechada
por los partidarios de la autonomía y por los liberales para conseguir sus objetivos. Centrar la
atención en las transformaciones político-institucionales ha conducido a restar importancia a las
guerras civiles que enmarcaron las actividades de las elites políticas que se prefiere abordar.
Los movimientos de Miguel Hidalgo, José María Morelos, Simón Bolívar o José de San Martín
perderían así el carácter de revolucionarios y de agentes de las emancipaciones, como habían
sido caracterizados por la historiografía tradicional, para ser sólo rebeliones que acompañaron,
antecedieron e, incluso, retrasaron (por el temor que ocasionaron en las elites) la independencia
política48.

46.Véase Alfredo Ávila, "[Reseña a] Rodríguez O., Rey, religión, yndependencia y unión", Estudios de Histo-ria Novohispana 29,
julio-diciembre de 2003, pp. 130-131.
47.Esto ha conducido a visiones idílicas del orden español en América. Rodríguez cree que las instituciones coloniales satisfacían
los intereses de toda la sociedad de Nueva España, la cual era "rica y capitalista, cuya economía se caracterizaba por la propiedad
privada de los medios de producción, por empresarios interesados en las utilidades, una fuerza de trabajo libre y asalariada y por
el intercambio de capital, mano de obra, bienes y servicios en un mercado libre": Jaime E. Rodríguez O., "La crisis de México en el
siglo XIX", Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, v. 10, 1986. Versión en línea:
http://www.iih.unam.mx/moderna/ehmc/ehmc10/10124.html.
48.Hugh Hamill, The Hidalgo Revolt, op. cit., y Jaime E. Rodríguez O., El proceso de la independencia de México, Instituto de
Investigaciones José María Luis Mora, México, 1992.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 26
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

No obstante, la misma guerra ha sido objeto de revisionismo, como puede verse en los trabajos
de Christon Archer, Juan Ortiz Escamilla, Clément Thibaud y Juan Marchena, para quienes el
desarrollo de los procesos políticos liberales no pueden entenderse sin tomar en cuenta el conflicto
armado49.
Lo que en principio fue una gran aportación al debate historiográfico (la reinterpretación de las
independencias como procesos autonomistas que formaron parte de una "gran revolución política"
hispánica) se ha convertido, por ocasiones, en una diatriba contra algunos historiadores que,
en palabras de Rodríguez "sostienen habitualmente que los españoles peninsulares no deseaban
otorgar a los americanos una representación igualitaria en las Cortes de Cádiz"50. La revaloración
del constitucionalismo gaditano ha conducido a soslayar las demandas que algunos grupos de
americanos procuraron satisfacer por otros medios, como la guerra, pero también a ignorar las
muy importantes diferencias en el trato que dicho constitucionalismo dio a América, una parte
de la nación española que, como bien ha señalado Portillo Valdés, fue sólo accesoria. Así, en
un artículo reciente dedicado a las elecciones de 1810 para integrar las Cortes de Cádiz, Rodríguez
se propuso demostrar que "no había diferencia alguna entre el proceso electoral de las ciudades
de la Nueva España y de la Vieja"51 , pese a que la convocatoria y las instrucciones permitieron
tres clases de representantes para la península por las ciudades con voto en Cortes, por las
juntas provisionales y por cada cincuenta mil habitantes mientras que los americanos debían
conformarse con un diputado electo por la capital de cada provincia52.

49.Christon I. Archer, "Bite of the Hydra: The Rebellion of Cura Miguel Hidalgo, 1810-1811", en Jaime E. Rodríguez O. (ed.), Patterns
of Contention in Mexican History, Wilmington, Scholarly Resources, 1992, pp. 69-93; Archer, "Politicization of the Army of New Spain
during the War of Independence, 1810-1821", en Jaime E. Rodríguez O. (ed.), The Evolution of the Mexican Political System,
Wilmington, Scholarly Re-sources, 1993, pp. 17-43; Archer, "Where did all the Royalists Go? New Light on the Military Colapse of
New Spain, 1810-1821", en Jaime E. Rodríguez O. (ed.), The Mexican and the Mexican American Experience in the Ninteenth Century,
Tempe, Bilingual Press - Editorial Bilingüe, 1989, pp. 24-43; Virginia Guedea, La insurgencia en el Departamento del Norte. Los
Llanos de Apan y la Sierra de Puebla, 1810-1816, México, Universidad Nacional Autónoma de México/Instituto de Investigaciones
Históricas/Instituto Mora, 1996; Juan Ortiz Escamilla, Guerra y gobierno. Los pueblos y la independencia de México, Sevilla, Universidad
de Sevilla/El Colegio de México/Instituto Mora/Universidad Internacional de Sevilla, Campus La Rábida, 1997; Clément Thibaud,
Repúblicas en armas. Los ejércitos bolivarianos en la guerra de independencia en Colombia y Venezuela, Bogotá, Instituto Francés
de Estudios Andinos/Planeta, 2003, y los ensayos reunidos en Ortiz Escamilla, (coord.), Fuerzas militares en Iberoamérica. Siglos
XVIII y XIX, México, El Colegio de México/El Colegio de Michoacán/Universidad Veracruzana, 2005.
50.Jaime E. Rodríguez O., "Equality! The Sacred Right of Equality'. Representation under Constitution of 1812 /'¡Igualdad! el sagrado
derecho a la igualdad'. La representación en la Constitución de 1812", Revista de Indias, LXVIII:242, 2008, p. 97.
51Jaime E. Rodríguez O., "1810: la revolución política en la Nueva España", Historia y política. Ideas, pro-cesos y movimientos
sociales, 19, enero-junio de 2008, p. 35.
52. Las convocatorias e instrucciones pueden consultarse en "La Constitución española de 1812. El proceso de convocatoria de las
Cortes de Cádiz de la Junta Central al Supremo Consejo de Regencia (1808-1810)", en Cervantes virtual
http://www.cervantesvirtual.com/portal/1812/juntista.shtml

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 27
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Estas hipótesis han dado forma a una historiografía "militante", como la ha llamado Manuel
Chust, dispuesta a enfrentarse a las versiones nacionalistas tradicionales de los países
latinoamericanos que desdeñaban la herencia española, pero también a cualquier estudio que
se atreva a empañar el liberalismo hispano por medio del análisis crítico de sus características53.
En estas críticas puede apreciarse un cierto anti-intelectualismo o un rechazo a la teoría, en
defensa de un método histórico supuestamente puro que, en realidad, no es más que un
empirismo ingenuo. Desde la perspectiva de estos autores, los estudios que emplean "metodología
proveniente de otras ciencias sociales como la politología o la sociología inevitablemente producen
un resultado cuando menos, ahistórico", en especial cuando esas metodologías han sido tomadas
de autores que escriben en inglés54. Una consecuencia de este rechazo de la teoría puede
apreciarse en la facilidad con que se califica al conjunto de la monarquía hispánica como una
"confederación de reinos", sin preocuparse mucho por las implicaciones del primer término55.
Algo semejante se observa en las valoraciones sobre el constitucionalismo español: era más
moderno porque incluía en la base de representatividad a más personas que cualesquier otras
naciones de la época. Puede apreciarse aquí el mismo problema que señalé en el apartado
anterior. Se da por sentada una definición poco elaborada de la modernidad, lo que nos conduciría
a pensar que las leyes que restringían la participación popular no eran tan modernas.

53.Manuel Chust, "Las caras del doceañismo", en Manuel Chust (coord.), Doceañismos, constituciones e in-dependencias. La
Constitución de 1812 y América, Madrid, MAPFRE, 2006, p. 11.
54.Ivana Frasquet, "La senda revolucionaria del liberalismo doceañista en España y México 1820. 1824", en Revista de Indias, v.
LXVIII, n. 242, 2008, p. 155. Véase también la crítica que hace Chust a citar teóricos anglófonos: Manuel Chust, "Cuestión federal,
cuestión republicana: México años veinte", en Raúl Navarro García, (comp.), Insurgencia y republicanismo, Sevilla, Consejo Superior
de Investigaciones Científi-cas/Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 2006.
55.Jaime E. Rodríguez O., The Independence..., p. xii. Como varios autores han señalado, la monarquía hispá-nica era una monarquía
compuesta, mas no una confederación, toda vez que el carácter de los menciona-dos reinos era muy diverso, desde aquellos que
mantuvieron su orden legal previo a su incorporación a Castilla hasta los que -como los americanos- fueron concebidos como reinos
accesorios y como una extensión castellana: véase el viejo pero útil libro de Francisco Tomás y Valiente, Manual de historia del
derecho español, Madrid, Tecnos, 1979.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 28
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

El acercamiento a la ciencia política ha permitido demostrar a colegas como Rosalina Ríos Zúñiga
y Marcela Ternavasio que el problema de la modernidad fue organizar gobiernos estables y
ordenados sobre una base de discusión y contingente. Desde ese punto de vista, las aperturas
y cierres a la sociedad civil son características de la modernidad, algo de lo que bien se dieron
cuenta los pensadores conserva-dores de mediados del siglo XIX56.

56.Elías José Palti (ed.), La política del disenso: La "polémica en torno al monarquismo" (México, 1848-1850)…y Las aporías del
liberalismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1998; Rosalina Ríos Zúñiga, Formar ciudadanos. Sociedad civil y movilización
popular en Zacatecas 1821-1853, México, Universidad Nacional Autónoma de México/Plaza y Valdés, 2005. Véase también Bernard
Manin, The Principles of Rep-resentative Government, Cambridge, Cambridge University Press, 1997.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 29
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

La disolución de las jerarquías políticas


Años antes de que François-Xavier Guerra y Jaime E. Rodríguez O. publicaran sus influyentes
obras generales sobre el proceso emancipador, Tulio Halperín Donghi dio a conocer su propia
versión del proceso revolucionario de las monarquías ibéricas y el surgimiento de los estados
nacionales latinoamericanos. Reforma y disolución de los imperios ibéricos está escrito aún bajo
la perspectiva de la teoría de la dependencia, pero también propuso algunas hipótesis que,
recientemente, se están recuperando. Para empezar, puede señalarse lo mismo que he dicho
respecto a otras obras de mirada amplia: rompió con las versiones parroquiales características
de los relatos patrióticos. También propuso una periodización diferente a la que, de forma
tradicional, se empleaba en la historia latinoamericana.
El siglo que va de 1750 a 1850 permite una reinterpretación total de los llamados procesos de
independencia. Las reformas de los grandes imperios ibéricos fueron truncadas por la feroz
competencia internacional de la última década del siglo XVIII, en la que fracasaron tanto España
como Portugal. Ésta fue la causa de la disolución, no las reformas pombalinas ni las borbónicas57.
Lo que siguió después fue la disolución de las monarquías, de las que sólo pudieron sobrevivir
sus unidades más básicas, como los territorios y algunas corporaciones bien consolidadas. Así,
el gran esfuerzo de los estados nacionales del siglo XIX fue inventarse sobre los restos de las
monarquías, imponerse a las herencias de la época colonial y de la propia revolución.

57.Tulio Halperín, Reforma y disolución, p. 74. Esta tesis ha sido recuperada por Brian Hamnett, "El de-rrumbe de la monarquía...",
p. 13.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 30
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

José Carlos Chiaramonte apreció este fenómeno en el caso de la historia argentina. Interesado
en deslindar con claridad el federalismo y el confederalismo rioplatenses de la primera mitad
del siglo XIX constató la inexistencia de la nación argentina en ese periodo, de modo que mal
podría seguirse sosteniendo que ésta había sido la causa de la emancipación58. El detenido
análisis de Chiaramonte demuestra que, pese al establecimiento del virreinato en 1776, había
pocos elementos de unidad entre los diferentes territorios que lo integraron. En realidad, eran
las ciudades las que siguieron ejerciendo facultades de gobierno, hacienda y justicia en el Río
de la Plata. Por supuesto, el plan del reformismo borbónico buscaba la centralización de esas
facultades en las instituciones regias, pero no lo consiguió. La crisis ocasionada por las abdicaciones
de 1808 dio pie a que las ciudades territorios incrementaran sus poderes y se convirtieran en
los principales actores del proceso emancipador. La independencia que en Buenos Aires se
peleaba contra Francia, la metrópoli o contra las ambiciones del vecino imperio luso brasileño,
era una demanda contra el propio Buenos Aires desde otras provincias 5 9 .

58.José Carlos Chiaramonte, "El federalismo argentino en la primera mitad del siglo XIX " en Marcelo Car-magnani (coord.),
Federalismos latinoamericanos: México/Brasil/Argentina, México, El Colegio de México, 1993, pp. 81-132 y José Carlos Chiaramonte,
El mito de los orígenes en la historiografía latinoamericana, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras/Universidad de Buenos Aires,
1993. Véase el estudio del propio Halperín Donghi, Revolución y guerra. Formación de una elite dirigente en la Argentina criolla,
Buenos Aires, Siglo XXI, 1972.
59.José Carlos Chiaramonte, Ciudades, provincias, estados: orígenes de la nación argentina 1800-1846, Buenos Aires, Espasa-Calpe,
1997.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 31
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Antonio Annino presentó una hipótesis semejante, aunque con una gran diferencia. Desde su
perspectiva, la disolución de la monarquía propició que los ayuntamientos se beneficiaran y
obtuvieran facultades de gobierno y administración de justicia, pero no se trataban de los mismos
ayuntamientos del viejo orden colonial sino producto de la propia revolución hispánica. De forma
atinada, Annino recuerda que en el espacio del virreinato de Nueva España, el número de
ayuntamientos era muy pequeño y que fue el establecimiento de la Constitución de Cádiz lo que
multiplicó el número de esas instituciones60. Si bien el orden liberal declaró que sólo las Cortes
o congresos nacionales eran representantes de la soberanía del pueblo, el hecho de que las
instituciones locales también fueran electas ocasionó que éstas se consideraran soberanas. La
revolución hispánica fue la transferencia de poderes de la monarquía a los pueblos; el problema
de los estados nacionales no sería construir una ciudadanía activa sino contenerla.
Algunas de las propuestas de Antonio Annino han sido puestas a prueba, con muy buen
éxito, por historiadores como Marcela Ternavasio, Jordana Dym, Federica Morelli y José Antonio
Serrano. El caso del Río de la Plata, como bien lo previeron Halperín y Chiara monte, es uno
de los que muestra con más claridad el proceso de muchas independencias que las ciudades-
territorios experimentaron durante el periodo de disolución de la monarquía española. Los poderes
en disputa estudiados por Ternavasio no eran sólo el ejecutivo, legislativo y judicial sino los de
los pueblos que, como bien se percató Bernardo de Monteagudo, no tenían voluntad en constituir
un poder que fuera obedecido en todo el territorio del antiguo virreinato 6 1 .

60.Antonio Annino, "Cádiz y la revolución territorial de los pueblos mexicanos 1812-1821", en Antonio An-nino (coord.), Historia
de las elecciones en Iberoamérica siglo XIX, México, Fondo de Cultura Económica, 1995.
61.Marcela Ternavasio, Gobernar la revolución. Poderes en disputa en el Río de la Plata 1810-1816, Buenos Aires, Siglo XXI Editores,
2007, pp. 108-109. Véase también Noemí Goldman, Lenguaje y revolución. Con-ceptos políticos clave en el Río de la Plata, 1780-
1850, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2008.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 32
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Pudiera pensarse que la constitución de un estado confederal fue exitosa en el Río de la Plata.
América Central pasó por un proceso semejante, aunque el resultado posterior a la década de
1830 fue, como se sabe, muy diferente. Jordana Dym demostró que pese a los ajustes del
reformismo borbónico, las divisiones administrativas no consiguieron sustituir a los ayuntamientos
como unidades políticas básicas62. El liberalismo gaditano y la temporal anexión al imperio
mexicano debilitaron la hegemonía de la ciudad de Guatemala sede de la audiencia y el gobierno
coloniales en beneficio de los ayuntamientos63. Las villas y ciudades encontraron en el nuevo
orden elementos para reclamar facultades soberanas. Al igual que en el caso rioplatense, el
desafío fue restablecer un orden político superior, obedecido por los pueblos.

62.Jordana Dym, From Sovereign Villages to National States. City, State and Federation in Central America, 1759-1839, Albuquerque,
University of New Mexico, 2006.
63.El impacto del liberalismo gaditano en América Central ha sido estudiado por Mario Rodríguez, op. cit. Por su parte, Mario Vázquez
Olivera describe el proceso de anexión a México, en "La división auxiliar del reino de Goatemala. Intereses mexicanos en Centroamérica
1821-1824", tesis de maestría, Universidad Nacional Autónoma de México, 1997.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 33
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

En Jerarquía territorial y transición política José Antonio Serrano da cuenta de la redefinición


de las jerarquías territoriales ocasionada por la revolución liberal64. Además de las jurisdicciones
virreinales (el propio virreinato, los reinos, las audiencias, las diócesis y las intendencias, entre
otras), los ayuntamientos tradicionales extendían su poder sobre grandes territorios, en los que
había otras poblaciones, subordinadas, sujetas o vasallas. Estos cuerpos llevaban la voz de su
provincia, la representaban ante las instancias superiores del gobierno metropolitano. En el caso
estudiado por Serrano, los ayuntamientos de las ciudades de Guanajuato, San Miguel, Celaya
y León asumían la representación de las demás poblaciones de la intendencia. Este "antiguo
orden político" se hallaba tan arraigado que no fue modificado ni por la presencia de intendentes
reformistas ni por el impresionante desarrollo económico de la región, que también benefició a
las villas y pueblos vasallos de la intendencia, donde los vecinos principales adquirieron una
importancia que no se veía correspondida con el autogobierno y la representación de sus
poblaciones. Por tal motivo, solicitaron (en pocas ocasiones con buen éxito) la erección de
ayuntamientos, algo que no fue bien visto por los patricios de las ciudades principales, quienes
impidieron la proliferación de cabildos civiles, al menos hasta que la Constitución de Cádiz permitió
el establecimiento de ayuntamientos constitucionales en lugares que contaran al menos con "mil
almas". Esto supondría una profunda fractura en el orden tradicional jerárquico en toda Nueva
España.
Por su parte, Federica Morelli da cuenta de cómo el reformismo borbónico desplazó a
los patricios criollos a los ayuntamientos en Quito, que se convirtieron así en la institución

64.José Antonio Serrano, op. cit.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 34
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

desde la cual pelearon sus demandas. A diferencia de Nueva España o del Río de la Plata, los
territorios bajo la jurisdicción del reino de Quito no se vieron afectados por el establecimiento
del sistema de intendencias. Las jerarquías territoriales incluían así a los ayuntamientos, los
corregimientos, las gobernaciones y, finalmente, una audiencia que se encontraba frente a las
pretensiones de dos virreinatos. La crisis de 1808 ocasionó, como en muchos otros lugares de
la América Española, un proceso de discusión acerca de qué instituciones debían ser obedecidas
por los territorios. La Junta promovida por la propia Audiencia para garantizar la independencia
frente a Nueva Granada y Perú se enfrentó al problema de no ser obedecida ni reconocida por
las gobernaciones de Guayaquil y de Cuenca65. Al igual que había sucedido en Guanajuato, las
instituciones establecidas por una Constitución que pretendía contener la dispersión del poder
paradójicamente fueron empleadas por los patricios de las ciudades de Quito para dar legitimidad
a sus aspiraciones de independencia, pero no quizá frente a la monarquía española sino ante
las jerarquías territoriales inmediatamente superiores.

65.Federica Morelli, Territorio o nación. Reforma y disolución del espacio imperial en Ecuador 1765-1830, Madrid, Centro de Estudios
Políticos y Constitucionales, 2005, pp. 59-77.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 35
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

La reorganización de las jerarquías territoriales fue beneficiada también por la guerra. La


insurrección iniciada en 1810 en Nueva España sacudió la estructura de las intendencias. La
guerra provocó el desquiciamiento del orden político y fiscal de Guanajuato y, en general, de
Nueva España; pero también promovió la formación de uno nuevo. El llamado Plan Calleja66
puso énfasis en la autodefensa de los pueblos a través de la formación de compañías de
patriotas, lo cual permitió, en palabras de José Antonio Serrano, "que los vecinos principales
de los pueblos y de las villas, representados en las juntas de vecinos, fortalecieran su presencia
e influjo social y político en sus respectivos territorios" a costa del dominio que tenían sobre
ellos las grandes ciudades de la región. También en Quito, el constitucionalismo gaditano dio
un impuso a esta tendencia, pues como ha dado cuenta Morelli, propició "que la defensa del
territorio pudiera ser asegurada tanto por un ejército regular como por milicias nacionales",
vinculadas a la organización municipal. Algo parecido ocurrió con la formación de las juntas de
arbitrios, organismos instalados aun en poblaciones que carecían de ayuntamiento, para recaudar
recursos destinados a sostener las necesidades de la corona en esos tiempos tan difíciles.

66.Juan Ortiz Escamilla, Guerra y gobierno..., pp. 80-86.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 36
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Vale la pena resaltar dos cosas relativas a los ayuntamientos y las milicias. Primero: consiguieron
imponerse aun a una institución tan beneficiada por la guerra como era el ejército, pues las
autoridades no deseaban que éste se fortaleciera demasiado y vieron en los ayuntamientos un
dique contra sus abusos. Segundo: sirvieron para trasladar el poder del Estado a las comunidades.
En suma, la guerra provocó una transformación profunda en las jerarquías territoriales tanto
en aspectos políticos como en lo económico. El poder de los patricios urbanos sobre "sus" pueblos
vasallos se debilitaría todavía más debido a la irrup-ción de las nuevas instituciones representativas.
En 1820, el restablecimiento de la Constitución de Cádiz concluyó la obra de desestructuración
del viejo orden político. Los procesos electorales, los ayuntamientos constitucionales y las
diputaciones provinciales rompieron de un modo definitivo las relaciones entre las viejas ciudades
capitales de la provincia y sus anteriores pueblos vasallos. En Guanajuato los patricios urbanos
nunca aceptaron el nuevo orden y propugnarían un regreso a la situación imperante en 1808;
pero en realidad pudieron hacer muy poco. La proliferación de ayuntamientos en villas y pueblos
es, para Serrano, una prueba de la formación de una nueva jerarquía territorial, en la que cada
nuevo cabildo actuaba "con independencia absoluta" tanto de las autoridades estatales como
de las viejas ciudades capitales. Vistas así las cosas, el grave problema de América Latina
independiente fue establecer un orden político que se impusiera a los numerosos ayuntamientos
que habían adquirido facultades de gobierno, justicia y hacienda, que se negarían a abandonar.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 37
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

John Tutino ha señalado que un mejor nombre para lo que tradicionalmente se ha llamado "la
guerra de independencia" sería el de "guerras de independencias", en plural67. Ese proceso de
muchas independencias se peleó en la península ibérica contra los franceses, separó a la metrópoli
de las submetrópolis (como fue México para América Septentrional y quizá Lima para una parte
de la Meridional), generó que audiencias como la de Quito pro-curaran mantener su autonomía
frente a los virreinatos vecinos, impulsó a provincias como Mérida o Tucumán a enfrentarse
contra las revolucionarias Caracas y Buenos Aires, a po-blaciones como Dolores a exigir su
ayuntamiento pese a las pretensiones de los patricios de las grandes ciudades, pero también a
que un número importante de mujeres en el Bajío no-vohispano se emanciparan del patriarcado.
La vacatio regis de 1808 ocasionó, como bien ha señalado Antonio Annino, una vacatio
legis. El orden político anterior a esa fecha no pudo recuperarse jamás. Los habitantes de los
dominios españoles en el Nuevo Mundo se vieron obligados a establecer un orden diferente a
través del consenso, la negociación y la imposición. Lo grave es que, al parecer, ningún nuevo
orden parecía incuestionable. Las jerarquías territoriales se fracturaron y re-configuraron. Como
bien ha señalado Marcela Ternavasio, esto ocasionó un enorme pro-blema ¿cuales eran los
cuerpos legítimamente llamados a ejercer el gobierno y sobre qué legalidad debían asentarse?
68

67.John Tutino, Conferencia magistral dictada en el Congreso Dos Siglos de Revoluciones en México, celebra-do en Morelia, Michoacán,
por la Universidad Nacional Autónoma de México, el 18 de septiembre de 2008.
68.Marcela Ternavasio, op. cit., p. 219. Desde la historia intelectual, Elías Palti ha abordado el mismo proble-ma, véase su El tiempo
de la política... op. cit. Me he ocupado del problema de que todo pudiera ser discutido durante el proceso de independencia
novohispano en Alfredo Ávila, "Cuestión política. Los debates en torno al gobierno de Nueva España durante el proceso de
independencia", Historia mexicana, 223, en prensa.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 38
Las revoluciones hispanoamericanas AlfredoÁvila
vistas desde el siglo XXI.

Durante los últimos años hemos visto obras que se han presentado a sí mismas como revisionistas
de relatos patrióticos que durante largo tiempo dominaron la historiografía sobre lo que se
llamaba "guerras de independencia". Por supuesto, muy valiosas propuestas se habían empezado
a abrir paso desde hace décadas, pero no fue sino hasta las décadas de 1980 y 1990 cuando
irrumpió un número verdaderamente importante en ese sentido. Las obras generales (como las
de Halperín, Guerra, Rodríguez y, más recientemente, Portillo y Adelman) han sido decisivas
para dar a conocer algunas interpretaciones que pueden servir como guía para el estudio en
cada una de las regiones de América Latina. El énfasis en la historia de lo político y la ponderación
de los "equilibristas" y de su búsqueda de autonomía han abierto nuevos campos y temas para
la investigación. Recordar que las naciones no existían antes de la emancipación ha permitido
reinterpretar el primer cuarto del siglo XIX como un periodo de disolución de la monarquía
española en sus elementos más básicos, lo que de inmediato ocasionó el problema de restablecer
un nuevo orden (o nuevos órdenes) sobre territorios con enorme autonomía.

Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN 1234-5678


Revista de Historia Iberoamericana | Semestral | Año 2008 | Vol. 1 | ISSN En Támite
http://revistahistoria.universia.cl/ 39