Está en la página 1de 528

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU

AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

La JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA

INSPECCIÓN DEL TRABAJO

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI La JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO
ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO Av. Angamos Oeste Nº 526 - Miraflores (01) 710-8900
ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO Av. Angamos Oeste Nº 526 - Miraflores (01) 710-8900
Av. Angamos Oeste Nº 526 - Miraflores (01) 710-8900 TELEFAX: (01) 241-2323 www.dialogoconlajurisprudencia.com.pe

Av. Angamos Oeste Nº 526 - Miraflores

Av. Angamos Oeste Nº 526 - Miraflores (01) 710-8900 TELEFAX: (01) 241-2323 www.dialogoconlajurisprudencia.com.pe

(01) 710-8900

Av. Angamos Oeste Nº 526 - Miraflores (01) 710-8900 TELEFAX: (01) 241-2323 www.dialogoconlajurisprudencia.com.pe

TELEFAX: (01) 241-2323

www.dialogoconlajurisprudencia.com.pe

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO PRIMERA EDICIÓN OCTUBRE 2012 7,060
LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO PRIMERA EDICIÓN OCTUBRE 2012 7,060
LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO PRIMERA EDICIÓN OCTUBRE 2012 7,060

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

PRIMERA EDICIÓN

OCTUBRE 2012

7,060 ejemplares

© Jorge Toyama Miyagusuku

© Augusto Eguiguren Praeli © Gaceta Jurídica S.A.

PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL

DERECHOS RESERVADOS D.LEG. N° 822

HECHO EL DEPÓSITO LEGAL EN LA BIBLIOTECA NACIONAL DEL PERÚ

2012-12391

LEY N° 26905 / D.S. N° 017-98-ED

ISBN: 978-612-311-002-4

REGISTRO DE PROYECTO EDITORIAL

31501221200749

DIAGRAMACIÓN DE CARÁTULA

Martha Hidalgo Rivero

DIAGRAMACIÓN DE INTERIORES

Rosa Alarcón Romero

gACetA JurídiCA s.A.

AngAmos oeste 526 - mirAflores limA 18 - Perú

CentrAl telefóniCA: (01)710-8900 fAx: 241-2323

E-mail: ventas@gacetajuridica.com.pe

Impreso en: Imprenta Editorial El Búho E.I.R.L. San Alberto 201 - Surquillo Lima 34 - Perú

PRÓLOGO

Desde inicios de la década en curso, la inspección del trabajo ha venido cobrando cre- ciente importancia. Los sucesivos regímenes han reformado integralmente la legislación sobre la materia tres veces, confiriéndose mayores atribuciones y responsabilidades a los inspectores, cuyo número se ha incrementado significativamente y cuya capacitación se re- fuerza de forma constante. Hoy, sin duda, contamos con un aparato inspectivo más grande en personal y recursos materiales, y más calificado que el que había en la transición del au- toritarismo a la democracia el 2001. Por cierto que aún sigue siendo insuficiente para el vo- lumen de empresas y trabajadores del país, pero el avance es notorio.

La labor de la inspección del trabajo es fundamental para detectar y sancionar los in- cumplimientos del ordenamiento laboral. En el mayoritario sector informal de la economía la evasión es total, pero se produce también –en menor escala– en el sector formal. Las in- fracciones revisten diversa gravedad: desde el atraso en la fecha de pago de un beneficio hasta la imposición de trabajo insalubre e inseguro. Un inspector dotado de autoridad, bien preparado y de recto proceder, resulta indispensable para fiscalizar adecuadamente a los empleadores. De nada sirve a los trabajadores una legislación generosa en el reconocimien- to de derechos, que no es además nuestro caso, si no se ejerce desde el Estado un eficaz control sobre su aplicación efectiva. Así lo han entendido los países con los que suscribi- mos tratados de libre comercio, que están más interesados en comprometernos en alcanzar lo segundo que lo primero.

En su desempeño cotidiano, la inspección del trabajo conoce y resuelve multitud de casos a nivel nacional, algunos de especial trascendencia. ¿Qué criterios fluyen de sus deci- siones de segunda instancia? ¿Se puede predecir su comportamiento? ¿Están ajustadas a ley sus resoluciones? ¿Resultan suficientemente sustentadas? ¿Respetan rigurosamente los pro- cedimientos previstos? Muchas preguntas formuladas por todos los actores involucrados, a las que no podemos hallarles respuesta sin una sistematización de los pronunciamientos de la inspección del trabajo.

El propósito de este estudio es justamente el de permitirnos contestar dichas interrogan- tes. Por primera vez se nos ofrece una recopilación de los pronunciamientos de la segunda instancia de la inspección del trabajo, organizados temáticamente según las principales ins- tituciones del Derecho del Trabajo. El valor de esta investigación es inmenso para la propia administración del trabajo, que podrá comprobar la solvencia y coherencia de sus resolucio- nes y corregir los desajustes mediante directivas, así como para los actores laborales, que podrán anticiparse a los criterios uniformes o a la ausencia de ellos respecto de sus denun- cias y, por supuesto, a todos los interesados en las relaciones laborales.

5
5

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

Los autores del trabajo son dos brillantes profesionales ampliamente conocidos y res- petados en el medio, no solo por su alta calificación, sino también por su comportamiento ético. Augusto Eguiguren ha sido Secretario General del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo y Viceministro de Trabajo. En su gestión hubo una preocupación por el cumpli- mento de las normas y su interpretación progresiva. Asimismo, Jorge Toyama es un desta- cado profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú, autor de importantes contribu- ciones al Derecho del Trabajo.

A nombre de los usuarios de esta obra, les agradezco por el valioso aporte que nos brin- dan para el conocimiento de la vigencia efectiva de nuestra disciplina.

6

JAVIER NEVES MUJICA

Profesor Principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú

PRESENTACIÓN

En una reciente encuesta del INEI, poco más de cuatro millones de trabajadores solicita- ban inspecciones laborales, cuando menos dos veces al año. Actualmente, a nivel nacional existen 420 inspectores y se requerirían 2,082 para cubrir la demanda a nivel nacional, esto es, la inspección laboral solamente alcanza al 20% de la demanda nacional.

Las inspecciones y fiscalizaciones laborales tienen, cada vez más, una presencia gravi- tante en las relaciones laborales. Prácticamente, salvo la reposición de un trabajador des- pedido y el pago de beneficios para personal cesado, los inspectores de trabajo tienen fa- cultades para ordenar la inclusión de trabajadores de terceros, disponer la paralización de una obra riesgosa, ordenar el cese de un acto de hostilidad, constatar y disponer el pago de horas extras, etc.

Por razones internas (inclinación del Gobierno hacia la mayor supervisión del cumpli- miento de las obligaciones sociolaborales) y externas (Suscripción de Tratados de Libre Comercio), las inspecciones de trabajo han pasado a ser uno de los instrumentos más efi- cientes para hacer cumplir la normativa sociolaboral.

Frente a los procesos judiciales, los procedimientos inspectivos suelen ser más prefe- ridos por los trabajadores y sindicatos, pues son más céleres, gratuitos, no exigen asesoría legal; además, actualmente tienen mecanismos más eficientes como la inspección sorpresi- va y las facultades que tienen los inspectores. Adicionalmente, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (Mintra) cuenta con mayor infraestructura, más inspectores y toda una apuesta política a favor de fortalecer los procedimientos inspectivos laborales.

En este marco, hemos considerado conveniente actualizar un compendio laboral de ins- pecciones laborales que preparamos hace tres años. Este compendio contiene, por prime- ra vez, un resumen de las resoluciones emitidas por la Dirección de Inspección Laboral de Lima desde la dación de la nueva Ley de Inspecciones (julio de 2006) hasta el año 2011; así como las principales resoluciones de las Direcciones Regionales de Trabajo del país en ma- teria inspectiva en el mismo periodo. Estas resoluciones han sido agrupadas en grandes ru- bros temáticos y presentadas con sumillas que servirán de guía para el usuario

La estructura sigue la distribución usual de las instituciones del Derecho Laboral y se presentan los temas que hemos ubicado en la jurisprudencia inspectiva. Naturalmente, este texto no puede entenderse como uno que recoja todos los criterios inspectivos, pues solo hemos registrado las materias que han sido objeto de pronunciamiento dentro del proce- dimiento sancionatorio en segunda instancia (ante un cuestionamiento del empleador). Tampoco debe considerarse que los temas desarrollados representen la posición unívoca del

7
7

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

Mintra dado que en esta materia no existen plenos jurisprudenciales ni resoluciones ad- ministrativas vinculantes.

Ciertamente, lo expuesto no impide que esta obra pueda constituirse en una herramien- ta útil para los operadores del Derecho Laboral, en la búsqueda de un referente laboral o una predictibilidad de las resoluciones fruto de las actuaciones inspectivas a nivel nacional. Aspiramos a que este nuevo texto contribuya a elaborar criterios normativos interpretativos en forma uniforme durante las actuaciones de las inspecciones de trabajo a nivel nacional, y revertir la percepción de algunos ejecutivos de empresas, asesores de sindicatos y empresas sobre el desconocimiento de leyes y aspectos técnicos de la inspección laboral, contribu- yendo de esta manera a la seguridad jurídica.

Precisamente, uno de los objetivos de la presente obra es promover la elaboración de di- rectivas nacionales vinculantes que uniformicen criterios interpretativos y doten de eficacia a las actuaciones de la administración del trabajo. Nacidas a partir de este conjunto de ante- cedentes normativos particulares, las mencionadas directivas tendrán la función de apoyar la labor interpretativa de los funcionarios del sector trabajo y, a su vez, orientar a los usua- rios de la administración del trabajo sobre los modos como actuarán los funcionarios en el reconocimiento de sus derechos.

Esta jurisprudencia administrativa laboral representa un esfuerzo por sistematizar los actuales criterios laborales del Mintra en su función esencial: la fiscalización laboral. Seguramente, vendrán muchos estudios que largamente superarán el contenido de esta pri- mera compilación. Esperamos que este texto pueda servir a gerentes y jefes de empresas, asesores y dirigentes de sindicatos, trabajadores, estudiantes, jueces y funcionarios del pro- pio Mintra, y a cualquier persona que esté interesada en las relaciones laborales.

Queremos agradecer a las personas que han colaborado en forma desinteresada en la preparación de este texto, en particular a los miembros de Estudio Miranda & Amado Abogados, sin cuya valiosa participación no hubiera sido posible emprender y terminar este compendio. Asimismo, agradecemos a Gaceta Jurídica por la confianza renovada en este proyecto académico, y el valioso apoyo de los señores Gianfranco Bringas Díaz, Luis Quiroz Eslado y Frida Chávez Núñez en la actualización de este libro.

En suma, este compendio administrativo laboral busca satisfacer dos valores medulares en la vida democrática: la predictibilidad en la actuación de los órganos públicos y la igual- dad en la aplicación de la ley.

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU

8

AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

PRIMERA PARTE

LA INSPECCIÓN LABORAL

LA INSPECCIÓN LABORAL

1. MARCO GENERAL

Las fiscalizaciones laborales son piezas claves dentro de cualquier sistema de relaciones de trabajo. Cada vez más están adquiriendo mayor relevancia cualitativa a tal punto que la conse- cuencia laboral más importante derivada del TLC con EE.UU. fueron las inspecciones de tra- bajo, y en las últimas elecciones presidenciales fue uno de los temas del debate entre los can- didatos. El TLC con EE.UU. obliga al Estado a velar por el efectivo cumplimiento de las obligaciones laborales, esto es, debemos contar con un mayor y mejor sistema inspectivo labo- ral. Entonces, se exige contar con mayor presupuesto e infraestructura, un sistema de fiscaliza- ción integrado, moderno y con políticas que apunten al efectivo ejercicio y respeto de los dere- chos laborales fundamentales.

La Ley General de Inspección del Trabajo (en adelante, LGIT), Ley Nº 28806, y su Reglamento, aprobado por Decreto Supremo Nº 019-2006-TR (en adelante, el Reglamento), representan una adecuación del sistema jurídico peruano a las directrices de la OIT (Convenio Nº 81) en materia inspectiva, así como la precedente regulación administrativa. En líneas gene- rales, las normas son equilibradas pues, por un lado, confieren mayores facultades al inspector de trabajo para realizar sus funciones y, por otro, introducen un procedimiento que puede permi- tir a las empresas una subsanación voluntaria, además contiene normas que garantizan mejor la observancia de un debido proceso y diferencia las etapas de inspección y de sanción.

Sin embargo, el sistema inspectivo no es perfecto. Un estudio de línea de base y monito- reo de los servicios del sistema de inspecciones laborales, realizado por una reconocida empre- sa y financiado por el proyecto MYPE Competitiva de la Agencia de Desarrollo Internacional USAID/PERU a ejecutivos de alto nivel de empresas que han sido objeto de una inspección la- boral, muestra que: “la mayoría tiene una imagen negativa de los inspectores por dos temas:

desconocimiento de leyes y aspectos técnicos y por el trato autoritario. Los inspectores mues- tran deficiencias en el conocimiento de las normas y en algunos casos, por la naturaleza de la empresa, aspecto que genera fricción entre el empleador y el inspector puesto que cada uno trata de defender su posición”. En una de sus conclusiones se señala: “se recomienda que los inspectores reciban constante capacitación e información específica sobre los diferentes giros de las empresas, para que entiendan la naturaleza y proceso de trabajo dentro de cada centro laboral.

Es indispensable, entonces, fortalecer la inspección de trabajo y mejorar la imagen del ins- pector, informatizar sus procesos, vigilar el cumplimiento de las normas sociolaborales, fortale- ciendo el sistema de prevención y solución de conflictos, así como capacitar y difundir la norma- tiva laboral.

Por ello, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (Mintra) está priorizando la ca- pacitación y la asignación de recursos en el presupuesto de este año para que los inspectores, motivados con una debida capacitación, un moderno soporte informático y el apoyo de un sis- tema de transporte y de telecomunicaciones, puedan cumplir mejor sus funciones. Inclusive, hubo un convenio de cooperación internacional, entre la Pontificia Universidad Católica del Perú y el Gobierno de Canadá, cuyo beneficiario es el Mintra, con el objeto de llevar a cabo dos diplomados para capacitar a 240 inspectores a nivel nacional, en las especialidades de Derechos Fundamentales y Seguridad y Salud en el Trabajo. Lo importante de esta capacita- ción no solo era brindar una adecuada especialización en los temas laborales, sino también que

11
11

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

los inspectores asuman un rol activo en la asistencia y orientación a los empleadores, lo cual es igual de importante como la fiscalización misma; y a su vez, crear mayor conciencia de los valo- res implícitos que deben tener los inspectores.

Los 420 inspectores a nivel nacional son insuficientes, pese a que en el presente gobierno se han incorporado más de 204 inspectores su capacidad de fiscalización no pasa del 5% de las or- ganizaciones empresariales y no cubre más allá del 20% de la demanda de los trabajadores asa- lariados del régimen privado laboral.

Adicionalmente a la capacitación, es conveniente establecer una sectorización del sistema de

inspecciones, de acuerdo a la estadística que se tiene; redistribuir el personal inspectivo en base

a especialización en grupos especializados en normas sociolaborales, derechos fundamentales en

el trabajo y seguridad y salud; e implementar un sistema aleatorio de asignación de órdenes de inspección, con lo cual se agilizarán los operativos, así como las respuestas rápidas a las denun- cias de los trabajadores.

Asimismo, la Comisión especializada creada con el propósito de elaborar criterios normati- vos interpretativos uniformizará la actuación de las inspecciones de trabajo a nivel nacional. Con ello se brindará predictibilidad de las resoluciones fruto de las actuaciones inspectivas, contribu- yendo a la seguridad jurídica del país.

Todo este esfuerzo del Estado debe ir de la mano con el crear y difundir una cultura laboral responsable, de respeto irrestricto a los derechos fundamentales del trabajo, donde los empresa- rios no vean a los inspectores solo como vigilantes del cumplimiento de las normas laborales, que únicamente visitan a las empresas para multar y paralizar labores, sino como orientadores y asesores del cumplimiento de la normativa.

El énfasis por las fiscalizaciones laborales forma parte de la política de los últimos gobiernos para fortalecer el sistema de fiscalización laboral y mejorar las condiciones de trabajo. Para ello, el Mintra ha venido adoptando varias medidas adicionales: se ha triplicado el número de inspec- tores, hay un notorio incremento de la fiscalización y actuaciones inspectivas, se aprecia una vo- luntad de aplicación más estricta de las leyes laborales, se está dando publicidad a la lista de em- pleadores morosos a través de la página web del Mintra, se cuenta con un mayor presupuesto, hay inspecciones en lugares de difícil acceso (minería, petróleo), integrales (cadenas de estable- cimiento), zonales (intensivas en ciertas provincias), etc.

En las siguientes líneas, queremos referirnos al delicado equilibrio entre las facultades pre- vistas en la LGIT de los inspectores de trabajo y el debido proceso, destacando –especialmente–

a la presunción de inocencia. La apreciación del valor probatorio de las actas de inspección, su-

pone un necesario análisis entre dos principios centrales: la presunción de certeza de lo señalado por el inspector en un acta inspectiva (las normas indican que tiene valor de “instrumento públi- co”) y la presunción de inocencia que tiene el empleador (principio de origen penal pero que se aplica al Derecho Administrativo). La conciliación de estos dos principios debería recaer en el debido proceso que, ejercido de manera adecuada, es el instrumento de ponderación de estos dos valores.

2. FACULTADES DE LOS INSPECTORES DE TRABAJO

El elemento clave y esencial en todo proceso inspectivo son las facultades inspectivas dentro de la etapa de investigación. Las facultades brindan, de un lado, el marco adecuado para la con- figuración de la presunción de certeza de las actas inspectivas y, de otro lado, ejercitadas de ma- nera razonable, debieran constituir en una garantía para la tutela de los valores constitucionales (debido proceso, derecho de defensa y presunción de inocencia, intimidad, etc.).

La LGIT y el Reglamento contienen un elenco abierto de facultades y prerrogativas de los inspectores que tienen su fuente en el Estado Social de nuestro sistema jurídico y que importa la

12

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

necesidad del Estado de intervenir en las relaciones laborales dado el carácter, además, protector

o tuitivo del Derecho Laboral (1) . Naturalmente, como veremos más adelante, estas facultades no

son absolutas, pues deben ser ejercidas de manera razonable y sin que se aprecie una afectación

a los derechos fundamentales de las personas.

Las facultades que gozan los inspectores representan un desarrollo de los lineamientos con- tenidos en el Convenio Nº 81 de la OIT sobre inspección laboral. En las siguientes líneas, deta- llamos las facultades de los inspectores de trabajo que se recogen en el artículo 5 de la LGIT.

2.1. Libre ingreso

La fiscalización laboral exige presencia física en el centro de trabajo, es la facultad más relevante de cualquier proceso inspectivo que debe tener un inspector laboral (numeral 1 del artículo 5 de la LGIT). Dada la naturaleza de la relación de trabajo, es indispensable que los ins- pectores puedan ingresar al centro laboral sin mayor limitación que el respeto del derecho cons- titucional a la inviolabilidad del domicilio personal. Seguidamente, desarrollamos los principales aspectos de esta facultad. (2)(3)

Libre ingreso

 

Descripción

Ingreso libre

No se requiere de alguna autorización para ingresar al centro de trabajo, la calidad de inspector –con la credencial respectiva– es suficiente para el ingreso y permanencia en el centro de trabajo. Ciertamente, se debe contar con un motivo razonable relacionado con la función inspectiva (Convenio Nº 81 de la OIT, artículo 12.1.b).

 

Especialmente para detectar los casos de simulación o fraude, la inexistencia de un preaviso

Falta de aviso previo

notificación previa es un elemento esencial en el proceso inspectivo. Esto es importante porque en nuestro país probablemente el principio más inobservado sea la primacía de la realidad que exige una constatación física de los servicios inspectivos.

o

Oportunidad

Los inspectores pueden ingresar a cualquier hora al centro laboral; inclusive, puede elegir el momento más oportuno en relación a la falta laboral que se desea detectar.

Lugar

No necesariamente el centro de trabajo es el lugar de la inspección, puede ser cualquier ubicación donde se ejecuta la relación de trabajo o sea necesaria la comprobación de sus actividades.

Domicilio

En el caso que el domicilio personal coincida con el laboral, será necesario tener la acep- tación del empleador o un requerimiento judicial en caso de negativa (ello en atención al principio constitucional de la inviolabilidad del domicilio (2) ).

personal

Comunicación

Como regla, se debe comunicar inmediatamente al empleador y, si este no se encuentra,

a

cualquier directivo o representante de la empresa. En forma excepcional y justificada,

al empleador

puede dejarse de comunicar si la citación laboral afectaría el éxito del proceso inspectivo (3) .

Comunicación

Igualmente, en la visita inspectiva, el inspector debe comunicar al sindicato y trabajadores de la visita que realizará.

al trabajador

2.2. Comitiva inspectiva

El inspector puede estar acompañado de los trabajadores, sus representantes, técnicos o peritos, otros inspectores, inspectores auxiliares o cualquier otra persona debidamente facultada,

(1)

Sobre el tema, puede verse ANDRADE GARCÍA, Javier. “Nueva Ley General de Inspección del Trabajo”. En: Revista de Trabajo. Nº 4, Revista del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, Lima, 2006, p. 11 y ss. Un desarrollo interesante sobre la conciliación entre la actividad inspectiva y la inviolabilidad del domicilio, puede verse en GARCÍA RUBIO, Amparo. La inspección de trabajo y seguridad social. Ed. Tirant lo Blanch, Valencia, 1999, p. 308 y ss.

(2)

(3) Esta atribución de una inspección “secreta” debe ser excepcional y limitada a los casos donde se pueda demostrar que era necesario no comunicar al empleador para “el éxito de la función inspectora”. Al respecto, puede verse AA.VV. (VÁZQUEZ, Ignacio: Coordinador). La inspección de trabajo y seguridad social. Ed. Aranzadi, Pamplona, 1999, p. 51.

13
13

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

para el cabal desarrollo de la visita inspectiva (numeral 2 del artículo 5 de la LGIT) (4) . Lo expre- sado no significa que los trabajadores puedan acompañar al inspector desde el Mintra al centro laboral y viceversa (podrían afectar los principios de equidad, transparencia e independencia) sino que debieran encontrarse fuera o dentro del centro de trabajo.

2.3. Investigaciones, exámenes y pruebas

La inspección en el trabajo debe contar con pruebas y constataciones específicas que permi- tan formar una convicción adecuada al inspector sobre el cumplimiento o no de las obligacio- nes laborales (numeral 3 del artículo 5 de la LGIT). No basta, en nuestra opinión, con una fisca- lización que apunte a meras declaraciones de los inspectores, es necesaria que las conclusiones de una inspección laboral sean debidamente respaldadas y, por ello, la LGIT recoge una serie de prerrogativas y facultades.

En este caso, no estamos ante meras facultades, sino ante obligaciones del inspector dentro del proceso inspectivo en tanto que las investigaciones, exámenes y pruebas, permiten respaldar debidamente las actas inspectivas; el inspector podrá escoger los medios más idóneos, pero no puede eximirse de investigar y respaldar sus afirmaciones y conclusiones con los medios proba- torios adecuados.

La visita inspectiva es vital para el proceso inspectivo, es el punto de conexión entre el pro- ceso inspectivo y la realidad (5) . La actuación inspectiva debiera ser completa e incluir la mayor cantidad de actuaciones que permitan a los inspectores de trabajo tener pleno conocimiento de los hechos, si bien no existe un mínimo de actuaciones cuando menos debería tener una visita inspectiva, una comparecencia y una comprobación de datos (6) .

El contenido de lo expuesto, se encuentra detallado en el siguiente cuadro resumen (de ma- nera general, estas facultades también se encuentran descritas en el artículo 12 del Convenio OIT Nº 81).

Diligencias

Descripción

Información

Todo aquello que se relacione con el proceso inspectivo puede ser requerido por el inspec- tor, tanto a trabajadores como empleadores. El requerimiento comprende datos personales, razón de su presencia, explicación de hechos y situaciones, etc. Ciertamente, este requeri- miento tiene como límite a la razonabilidad del pedido (información justificada, relacionada con temas laborales y el objeto de la inspección, etc.).

Presencia física

El inspector puede solicitar la presencia del empleador y/o sus representantes o encargados de los trabajadores, y de cualquier otra persona cuya presencia pudiera ser relevante para la actuación inspectiva.

Declaraciones

Las declaraciones de parte o terceros pueden ejecutarse en presencia de todos los sujetos relacionados con el proceso inspectivo o en privado cuando sea necesario (eventual amena- za o coacción del empleador) y brindando la garantía de confidencialidad del caso.

Documentación

El inspector puede solicitar todo tipo de documentación relacionada con el objeto de la ins- pección tales como libros, archivos, registros, programas informáticos, declaraciones, bole- tas de pago, aportes tributarios y sociales, etc. Esta documentación puede ser presentada en copia o directamente en las citaciones inspectivas.

Otras

La toma de muestras, mediciones, fotografías, filmaciones, imágenes, croquis, etc. También es viable siempre que exista una comunicación al inspeccionado o representantes.

facultades

(4)

A título ejemplificativo, el Convenio OIT Nº 81 describe algunas categorías de peritos: especialistas en medicina, ingeniería, electricidad y química (artículo 9). GONZÁLES BIEDMA, Eduardo. La inspección de trabajo y el control de la aplicación de la norma Laboral. Aranzadi, Sevilla, 1999, p. 172. LOAIZA, Silvana & ESPINOZA, Frank. “Las actuaciones inspectivas de investigación o comprobatorias”. En: Revista de Trabajo. Nº 5, Revista del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, Lima, diciembre de 2007, p. 44.

(5)

(6)

14

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

Sobre las obligaciones de los representantes del empleador, cabe indicar que si bien existe la posibilidad de oponerse a brindar una declaración (derecho constitucional a no declarar con- tra sí mismo), ello no supone que, en virtud de la obligación general de colaboración con la jus- ticia, se pueda negar a proporcionar documentación e información solicitada por el inspector de trabajo (7) .

2.4. Información y datos

En general, los inspectores pueden solicitar todo tipo de información y datos o antecedentes que tengan relevancia para la función inspectiva (numeral 4 del artículo 5 de la LGIT). En esta línea, por ejemplo, pueden los inspectores solicitar datos de edad, sexo, etc. de los trabajadores para levantar una estadística en un determinado sector económico.

3. MEDIDAS INSPECTIVAS

Tras el proceso de investigación y el término de las diligencias de investigación, los inspec- tores de trabajo pueden ordenar una serie de medidas al empleador, trabajador, o terceros de ser el caso dentro del proceso inspectivo (numeral 5 del artículo 5 de la LGIT).

De cara al trabajador, la más importante medida es, sin duda, la subsanación de la irregula- ridad y el cumplimiento de las obligaciones laborales. En relación al proceso inspectivo en sen- tido general, lo más relevante es la facultad de iniciar el proceso sancionador (toda una novedad dentro del proceso inspectivo en general) pero el proceso inspectivo no debe culminar u orien- tarse en la sanción al empleador sino al cumplimiento de las obligaciones laborales, brindando una oportunidad para que el empleador pueda, ante el requerimiento o llamada de atención de los inspectores de trabajo, subsanar cualquier incumplimiento. En esta línea, Loaiza & Espinoza indican que “la principal función que deberían cumplir las medidas inspectivas, es la de otorgar una oportunidad a los sujetos inspeccionados para que puedan dar cumplimiento a las infrac- ciones detectadas, en lugar de que sean sancionados(8) .

Es importante advertir que las medidas que reseñaremos a continuación, no son excluyentes pues pueden acumularse, según las circunstancias específicas de cada caso. Ciertamente, estas medidas pueden ordenarse en función a cada infracción de tal manera que, dentro de un mismo proceso inspectivo se pueden verificar requerimientos, advertencias, órdenes de paralización, etc. para diferentes incumplimientos de las normas socio laborales. (9)

Medidas

Consejo y

recomendación

Advertencia

Comentarios

El inspector puede brindar recomendaciones y sugerencias sobre la mejor manera de cumplir con las obligaciones sociolaborales, de tal manera que la labor promotora, pe- dagógica y de difusión del Derecho Laboral se desprenden de esta atribución. Esta es la típica medida aplicable para las visitas orientadoras, pero consideramos que debería ser la regla en todos los procesos inspectivos (9) .

para las visitas orientadoras, pero consideramos que debería ser la regla en todos los procesos inspectivos

Estamos ante casos donde, dentro del proceso inspectivo, se verifica un incumplimien- to de las obligaciones sociolaborales, pero que fue subsanado por la empresa antes de la visita inspectiva (por ejemplo, un pago extemporáneo de las gratificaciones) o dentro del proceso inspectivo cuando los inspectores sugieren el cumplimiento de las normas so- ciolaborales. En este supuesto, la empresa subsana alguna irregularidad, y se cursa una advertencia a la empresa para evitar futuros incumplimientos.

(7)

Al respecto, puede verse AA.VV. (VÁZQUEZ, Ignacio: Coordinador). Ob. cit., p. 55. LOAIZA, Silvana & ESPINOZA, Frank. Ob. cit., p. 44. De acuerdo con el Convenio Nº 81 de la OIT, una de las tres funciones encargadas al sistema de inspecciones es “facilitar información técnica y asesorar a los empleadores y a los trabajadores sobre la manera más efectiva de cumplir las disposiciones legales” (artículo 3.1.b).

(8)

(9)

15
15

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

Requerimiento

Importa la necesidad de exigir, dentro del proceso inspectivo, el cumplimiento de una obligación sociolaboral dentro de un plazo determinado e individualizando al sujeto res- ponsable de tal acción. Esta medida también se produce dentro del proceso inspectivo, no pertenece al proceso sancionador. En caso de cumplimiento del requerimiento, se otorga la libertad al inspector para decidir si inicia o no un proceso sancionador.

Adecuación en seguridad y salud

En materia de seguridad y salud en el trabajo se prevé las mismas obligaciones y alcances jurídicos que el requerimiento señalado anteriormente. En este caso concreto, se requiere del retorno del inspector al centro laboral para apreciar el cumplimiento laboral.

Inicio de proceso sancionador

Si se detecta una infracción al término del proceso de inspección, el inspector levanta un acta de infracción que genera el inicio del proceso sancionador.

Paralización

La paralización de actividades o prohibición de las mismas es una atribución que se rela- ciona con la prevención laboral cuando se aprecia un riesgo grave e inminente sobre la se- guridad y salud de los trabajadores (10) . Esta es la facultad para ordenar un “no hacer” más relevante que tiene el inspector de trabajo, un control directo sobre la gestión empresarial.

Seguro de riesgo

Cuando se trata de empleadores que realizan actividades de riesgo y, por tal razón, están comprendidas dentro del Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo, los inspectores pueden coordinar con las compañías de seguros, EsSalud, ONP o EPS según sea el caso para que implementen las medidas comprendidas en este sistema de seguridad social.

Comunicaciones

Si, con ocasión de la fiscalización laboral, se aprecian incumplimientos que tienen inci- dencia en la Seguridad Social, el inspector debe comunicar sobre tales hechos.

Otras medidas

Cualquier otra medida que coadyuve al cumplimiento de las obligaciones laborales puede implementarse. Así, a este nivel, se hace referencia a planes de formalización que importa una asistencia en el tiempo del Mintra en aras del cumplimiento de la legalidad; la orga- nización de cursos de capacitación; la colocación de carteles a empresas que incumplen sistemáticamente; etc.

4. FACULTADES DEL INSPECTOR Y DEBIDO PROCESO ADMINISTRATIVO

4.1. Sistemas inspectivos y los inspectores de trabajo (10)

Dentro del proceso inspectivo, los supervisores inspectores, los inspectores de trabajo y los inspectores auxiliares tienen la competencia exclusiva para desarrollar las funciones de inspec- ción de acuerdo con las atribuciones y limitaciones descritas en las normas legales (artículo 6 de la LGIT y artículo 6 de su Reglamento), y están regidos por el principio de unidad funcional que importa una “organización generalista, con estructuras propias del principio de especialización funcional (unidades especializadas y equipos)(11) .

El ejercicio de esta facultad importa que existe una independencia y autonomía técnica y funcional de los inspectores y supervisores inspectores a frente a cualquier influencia políti- ca, social o de cualquier tipo (12) , así como la posibilidad de que exista una organización interna, para distribuirse en forma independiente y formar equipos de trabajo de la manera más eficiente posible (13) .

(10) La facultad también debe comprender ordenar las modificaciones que fueran necesarias para prevenir riesgos laborales (artículo 13.2.a) del Convenio Nº 81 de la OIT). (11) EDICIONES FRANCIS LEFEBVRE. La inspección del trabajo 2007-2008. Ed. Francis Lefebvre, Madrid, 2007, p. 106. (12) En la misma línea, el artículo 3.2 del Convenio Nº 81 de la OIT indica que: “Ninguna otra función que se encomiende a los inspectores del trabajo deberá entorpecer el cumplimiento efectivo de sus funciones principales o perjudicar, en manera alguna, la autoridad e imparcialidad que los inspectores necesitan en sus relaciones con los empleadores y trabajadores”. (13) GARCÍA RUBIO, Amparo. “La inspección de trabajo …”. Ob. cit., p. 89.

16

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

El sistema de inspecciones propone una estructura organizacional con inspectores que ejer- cen una “función profesionalizada de inspección(14) , y que tiene como cabeza de grupos a los supervisores inspectores. Estos funcionarios lideran y son responsables por la gestión y actua- ción de los inspectores e inspectores auxiliares a su cargo. Luego, tenemos a los inspectores de trabajo que debieran ser el mayor grupo dentro de un sistema inspectivo, pues son quienes reali- zan naturalmente las actuaciones inspectivas. Finalmente, los inspectores auxiliares son los pila- res de la estructura inspectiva y el inicio de la carrera de inspector de trabajo.

4.2. Debido proceso administrativo

Naturalmente, el debido proceso –tradicionalmente concebido como una garantía jurisdiccio- nal– es un principio que también le asiste a los trabajadores y empresas, que tiene eficacia dentro de las relaciones laborales, así como en las relaciones de estos con la administración. En suma, estamos ante derechos fundamentales, “derechos de la persona, que están impregnados por la relación laboral(15) .

La Constitución destaca, en su artículo 139, una lista de garantías de la administración de justicia y que son aplicables al proceso administrativo. En torno a este tema, se ha señalado lo siguiente (16) : “La motivación del acto administrativo deberá ser expresa, mediante una relación concreta y directa de los hechos probados y que sean relevantes respecto del caso específico, y además con la exposición de las razones jurídicas y normativas que con referencia directa a las anteriores justifican el caso adoptado”.

El Tribunal Constitucional (TC) en reiteradas ocasiones ha señalado que el proceso adminis- trativo también se rige por estas garantías de administración de justicia. Así, ha dispuesto que (Expediente Nº 330-2004-AA/TC) “Sobre la base de la Constitución que señala, en su artícu- lo 139, inciso 3, como principio de todo proceso ‘la observancia del debido proceso’, en las normas de procedimiento administrativo (artículo IV punto 1.2, de la Ley del Procedimiento Administrativo General) se ha venido a entender el principio del debido procedimiento, el mismo que significa que ‘los administrados gozan de todos los derechos y garantías inherentes al debido procedimiento administrativo, que comprende el derecho a exponer sus argumentos, a ofrecer y producir pruebas y a obtener una decisión motivada y fundada en derecho (…)’”.

En otra ocasión, el TC ha mencionado lo siguiente:

El derecho al debido proceso, y los derechos que contiene son invocables, y, por tanto, están garantizados, no solo en el seno de un proceso judicial, sino también en el ámbito del proce- dimiento administrativo. Así, el debido proceso administrativo supone, en toda circunstancia, el respeto –por parte de la Administración Pública o privada– de todos los principios y de- rechos normalmente invocables en el ámbito de la jurisdicción común o especializada, a los cuales se refiere el artículo 139 de la Constitución (juez natural, juez imparcial e indepen- diente, derecho de defensa, etc.)(STC Exp. Nº 04289-2004-AA/TC, fundamento 2) (17) .

Como puede apreciarse, el Máximo Intérprete de la Constitución ha ratificado la vigencia del debido proceso. Al ser este un derecho fundamental, se aplica también a todo procedimiento administrativo, por lo cual en los procesos administrativos debe respetarse este derecho de todo particular.

(14) GONZÁLES BIEDMA, Eduardo. Ob. cit., p. 51. (15) SAGARDOY, Juan. Los derechos fundamentales y el contrato de trabajo. Ed. Aranzadi, Navarra, 2005, p. 13. (16) GUZMÁN NAPURÍ, Christian. Preguntas & Respuestas sobre la Ley del Procedimiento Administrativo General. Ediciones Legales, Lima, 2002, pp. 54 y 55. (17) En la misma línea (Expediente Nº 02167-2007-PA/TC), el TC ha resuelto que “el debido proceso en sede administrativa importa un conjunto de derechos y principios que constituyen las garantías indispensables con las que cuenta el administrado frente a la Administración”.

17
17

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

El artículo 6 de la Ley de Procedimiento Administrativo General recoge las implicancias del debido proceso y la motivación como requisito de validez del acto administrativo, indicando ex- presamente lo siguiente:

6.1 La motivación deberá ser expresa, mediante una relación concreta y directa de los he- chos probados relevantes del caso específico, y la exposición de las razones jurídicas y nor- mativas que con referencia directa a los anteriores justifican el acto adoptado.

6.2 Puede motivarse mediante la declaración de conformidad con los fundamentos y conclu-

siones de anteriores dictámenes, decisiones o informes obrantes en el expediente, a condi- ción de que se les identifique de modo certero, y que por esta situación constituyan parte in- tegrante del respectivo acto.

6.3 No son admisibles como motivación, la exposición de fórmulas generales o vacías de

fundamentación para el caso concreto o aquellas fórmulas que por su oscuridad, vaguedad, contradicción o insuficiencia no resulten específicamente esclarecedoras para la motivación del acto”.

A lo expuesto, es necesario agregar que el artículo 44 de la LGIT, la observancia del debido proceso es un principio del procedimiento administrativo sancionador que implica, entre otros elementos, el derecho a “obtener una decisión por parte de la Autoridad Administrativa debida- mente fundada en hechos y en derecho”. Ahora bien, de acuerdo con el artículo 16 de la LGIT, Las Actas de Infracción por vulneración del ordenamiento jurídico sociolaboral, así como las actas de infracción por obstrucción a la labor inspectiva, se extenderán en modelo oficial y con los requisitos que se determinen en las normas reguladoras del procedimiento sancionador. Los hechos constatados por los inspectores actuantes que se formalicen en los actas de infracción observando los requisitos que se establezcan, se presumen ciertos sin perjuicio de las pruebas que en defensa de sus respectivos derechos e intereses puedan aportar los interesados. El mismo valor y fuerza probatoria tendrán los hechos comprobados por la Inspección del Trabajo en que se formalicen las medidas inspectivas que se adopten”.

De esta forma, tenemos el reconocimiento del principio de certeza o validez de las actuacio- nes inspectivas. Así, la apreciación del valor probatorio de las actuaciones de inspección, supone un necesario análisis entre dos principios centrales: la presunción de certeza de lo señalado por el inspector en las actuaciones inspectivas que se sostiene a través de las diligencias e investiga- ciones realizadas y la presunción de inocencia que tiene el empleador (principio constitucional de origen penal, pero que se aplica al Derecho Administrativo, y por supuesto, al proceso inspec- tivo laboral).

4.3. Debido proceso y presunción de inocencia del empleador

Como hemos visto, la LGIT otorga al inspector facultades para realizar cualquier investi- gación, disponer la entrega de documentos, requerir la presencia de funcionarios y de cualquier otra actuación que permita revisar adecuadamente el cumplimiento de las obligaciones sociola- borales. Más todavía, las afirmaciones del inspector, en tanto son funcionarios públicos, merecen fe, son documentos públicos que tienen un valor probatorio tanto dentro del proceso inspectivo como en otras instancias –como el Poder Judicial– (18) .

Todas las facultades descritas se concretan en las actuaciones de inspección. El informe ins- pectivo (cualquiera sea el contenido de las medidas ordenadas) y las demás actuaciones inspec- tivas gozan de una presunción de veracidad (19) y que se deriva del carácter especial del Derecho

(18) GARCÍA RUBIO, Amparo. Ob. cit., pp. 517 y 518. (19) Al respecto pueden verse: AA.VV. (IGNACIO VÁZQUEZ: Coordinador). La inspección de trabajo y seguridad social. Aranzadi, Pamplona, 1999; GARCÍA, María. La presunción de certeza de las actas de inspección de trabajo y Seguridad Social. Tirant lo Blanch, Valencia, 1999; GONZÁLEZ BIEDMA, Eduardo. Ob. cit.

18

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

Laboral: la llamada “fugacidad” y urgencia de los hechos que motivan una inspección laboral suele importar que se tenga que conferir una presunción legal de validez a las afirmaciones del inspector (por ejemplo, el trabajo de un extranjero que solamente puede ser apreciado por una constatación directa del inspector, ante la ausencia de otros medios probatorios). Ciertamente, a lo dicho, habría que incorporar la labor de los inspectores que deben actuar con objetividad, ra- zonabilidad y equidad.

Sin embargo, no puede dejar de admitirse que el inspector –como cualquier otro acto huma- no– puede excederse en sus funciones o simplemente no ejercerlas e incorporar en las actuacio- nes inspectivas hechos y situaciones que no necesariamente corresponden con la realidad. He aquí, la actuación de un principio límite: la presunción de inocencia del empleador que se deriva del debido proceso. Como se ha dicho, “solo podrá considerarse que la actividad inspectora es válida y eficaz cuando los actos de constatación se lleven a cabo con pleno respeto de derechos fundamentales(20) .

Así, la LGIT ha dotado a los inspectores de trabajo de una serie de facultades destinadas a hacer más efectiva su labor. Pero, a la vez que establece dichas facultades, la nueva normativa refuerza y hace explícitos principios y garantías que resguardan la legalidad y arreglo a derecho de la actuación de los inspectores. Cabe dejar bien en claro, que estos principios y garantías se agregan a los ya consagrados por nuestra Constitución Política cuya titularidad corresponde a todas las personas, incluyendo a las jurídicas.

Más concretamente, la normativa de inspecciones señala que las actuaciones de la adminis- tración (vale decir, el procedimiento de inspección y la actuación del propio inspector) se rigen por el principio constitucional de legalidad (recogido en el artículo 2.1 de la LGIT) y de otro lado, se ha referido al derecho de los administrados de obtener una decisión debidamente funda- da en hechos y en derecho (artículo 44 de la LGIT). En tal sentido, toda actuación del inspector deberá sujetarse a la legalidad, reduciéndose sus facultades discrecionales únicamente a los as- pectos en los que la LGIT lo permite expresamente.

La actuación de los inspectores no debe vulnerar la garantía constitucional de la pre- sunción de inocencia. Esta garantía, está consagrada en el artículo 24, literal e), de nuestra Constitución (21) y de conformidad con la interpretación y aplicación que ha realizado el Tribunal Constitucional en innumerables casos –inclusive para meros actos entre particulares– (22) , nadie puede ser sujeto de sanción penal o administrativa si previamente el Ministerio Público o, cuan- do la Administración, no ha demostrado la responsabilidad del administrado. Como se aprecia, la presunción de inocencia resulta aplicable a todo ejercicio de la potestad de sanción que ejerce la Autoridad Administrativa de Trabajo, y ella demanda que previo al ejercicio de dicha potestad la autoridad demuestre –fehaciente e indubitablemente– que se ha incurrido en una infracción.

Esta presunción de inocencia, como se ha dicho, se identifica como una verdad interina de inculpabilidad, que se mantiene hasta el momento en que logre acreditarse mediante los medios probatorios pertinentes la vinculación del imputado en una causa criminal a los hechos declara- dos probados (23) .

(20) GARCÍA RUBIO, Amparo. Ob. cit., p. 307. (21) El artículo 2, inciso 24, acápite e) de la Constitución Política, prescribe que: “Toda persona es considerada inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad”. (22) Sobre la presunción de inocencia, el TC ha dispuesto (Expediente Nº 0238-2002-AA/TC): “Toda sanción, ya sea penal o administrativa, debe fundarse en una mínima actividad probatoria de cargo, es decir, la carga de la prueba corresponde al que acusa, este debe probar el hecho por el cual acusa a una determinada persona, proscribiéndose sanciones que se basan en presunciones de culpabilidad. Así la presunción de inocencia, constituye un límite al ejercicio de la potestad sancionadora del Estado, en sus diversas manifestaciones”. (23) SEMPERE NAVARRO, Antonio. “Principios del Derecho Sancionador”. En: Varios autores. Derecho Sancionador Público del Trabajo. Editorial Colex, Madrid, 2001, p. 123.

19
19

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

Ahora bien, esta exigencia de señalar los hechos o pruebas en general que configuran las in- fracciones es más intensa todavía cuando se trata de la aplicación del principio de la primacía de la realidad para determinar la existencia de una relación laboral (artículo 2.2 de la LGIT). Es claro que para aplicar cualquiera de las presunciones legales relativas contenidas en la ley, es ne- cesario que en forma previa se acrediten los hechos sobre los cuales se aplicará la presunción. Si ello no se cumpliera, la autoridad inspectiva no podría nunca aplicar la presunción (24) .

De lo anterior surge fácilmente la pregunta: ¿Se encuentran facultados los inspectores de tra- bajo para calificar una infracción sin señalar los hechos que la constituyen ni fundamentar sus conclusiones? La respuesta es no; porque de hacerlo la calificación derivaría de su apreciación subjetiva y no de hechos objetivos y concretos. Permitirle al inspector calificar en base a su solo criterio si se configura o no una infracción sería otorgarle una facultad discrecional que la ley no le atribuye y que sería contraria al principio de legalidad que debe regir la actuación de la ins- pección del trabajo.

Por ejemplo, si se toman declaraciones sobre la existencia de un vínculo laboral, se debe-

ría incluir la firma de las partes que hicieron tales declaraciones dentro del informe inspectivo

o contar con cualquier otro medio probatorio que sostenga dicha prueba. De lo contrario, la pre-

sunción de veracidad de las actuaciones inspectivas solamente se extiende al hecho de que se to- maron declaraciones, pero no sobre el contenido de las mismas (25) .

Queda claro, entonces, que los inspectores de trabajo deben respaldar los hechos constatados antes de calificar una infracción y que la sola mención de los hechos no es suficiente para califi- car la infracción, se debe sustentar con pruebas y documentos que pudieran servir de sustento a sus afirmaciones pues estamos ante un servicio público y ante un acto administrativo que es una manifestación de la Administración Pública (26) y, como tal, debe sujetarse al ordenamiento jurídi- co. Reiteramos, la Constitución garantiza a presunción de inocencia y ubica a la sujeción a la ley como un principio que rige la actuación del inspector.

Finalmente, la carga probatoria sobre la existencia de infracciones sociolaborales recae en la

administración tras el reconocimiento del principio de presunción de inocencia (27) . En esta línea,

la presunción de certeza de las actuaciones inspectivas no importa una reversión de la carga pro-

batoria (28) , deben tener un límite, y este es el derecho fundamental de las personas, concretamen- te, la presunción de inocencia del empleador. Entonces, la presunción de inocencia resulta ser un instrumento administrativo que tiene un carácter limitado y excepcional.

Así, ante un conflicto probatorio, las actuaciones inspectivas debiera ser una prueba relevan- te –pues goza de la presunción de certeza– pero no determinante –pues existe la presunción de inocencia–; en esta línea, la Administración –y en su caso, el Poder Judicial– tendrá que apre- ciar todas las pruebas en conjunto (libre valoración de las pruebas, incluyendo las aportadas por

(24) Curiosamente, el Código Tributario confiere una cuestionable presunción laboral a la Sunat. Así, el 72-D indica que, cuando se compruebe que una empresa ha omitido registrar trabajadores en planillas pero no se cuenta con elementos probatorios para acotarla, se podrá presumir el monto de las remuneraciones y los periodos laborados por el trabajador. El monto de las remuneraciones será, sucesivamente, el mayor que se registre, el correspondiente a un compañero que realiza la misma función, el aplicable a un trabajador de otra compañía del sector con similar volumen de operaciones o, en su defecto, la remuneración mínima vital. El periodo mínimo de acotación será 6 meses y para un trabajador a plazo fijo 3 meses. Solo si la empresa demuestra claramente que las remuneraciones y períodos son diferentes, se dejará sin efecto la presunción. Los jueces laborales y los inspectores de trabajo no tienen esta prerrogativa. Ellos sí deben sustentar de manera adecuada las remuneraciones y periodos sin que sea posible aplicar las simples reglas de presunción descritas. Más todavía, si por la presunción la Sunat ordena el pago de tributos laborales, el Ministerio de Trabajo no podría imponer una multa ni mucho menos el trabajador cobrar sus beneficios sociales, pues cada entidad del Estado es autónoma y la actuación tributaria no es vinculante. (25) Al respecto, puede verse AA.VV. (VÁZQUEZ, Ignacio: Coordinador). Ob. cit., p. 55. (26) MARTÍN JIMÉNEZ, Rodrigo. Los actos administrativos laborales y su control jurisdiccional. CES, Madrid, 2001, p. 22 y ss. (27) GARCÍA RUBIO, Amparo. “La presunción…”. Ob. cit., pp. 37 y 38. (28) AA.VV. (SEMPERE NAVARRO, Antonio). Derecho sancionador público del trabajo. Ed. Colex, Madrid, 2001, p. 361.

20

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

las partes dentro del proceso) para obtener un criterio que respalde la emisión de una resolución dentro del proceso administrativo sancionatorio.

4.4. Criterios del Ministerio de Trabajo

El Mintra emitió el Oficio Circular Nº 386-2008-MINTRA/2/11.4, “Lineamiento que esta- blece los criterios técnicos en la declaración de nulidad de las actas de infracción (Nulidades de oficio)”, donde también ha considerado que la contravención al debido proceso y, más preci- samente, a la falta de motivación es causal de nulidad del acta de infracción. Así, de acuerdo al referido Oficio Circular, el Acta de Infracción será nulo cuando:

- Se extiendan como consecuencia de un procedimiento inspectivo que contravenga las dispo- siciones legales que lo regulan.

- Falta identificación del sujeto responsable.

- No hay constatación de hechos, salvo cuando se imputa impedimento de ingreso al centro de trabajo.

- Falta calificación de las infracciones o hay omisión de los preceptos y normas que se estiman vulneradas.

- Falta propuesta de sanción y/o cuantificación, así como su graduación con expresión de los criterios utilizados para dichos efectos.

- No hay expresión de los fundamentos fácticos y jurídicos de la responsabilidad que se impu- ta a los sujetos responsables.

- Falta la identificación del inspector o de los inspectores del trabajo que extiendan el acta de infracción o la falta de suscripción de la misma.

Existe un criterio administrativo en el Mintra en torno a este tema. Hemos encontrado varias resoluciones que disponen la observancia del debido proceso dentro de los procedimientos admi- nistrativos. Así, por ejemplo, la Resolución Sub Directoral Nº 091-2007-SDILDLG/PAS, indicó lo siguiente:

Que, a través del Acta de Infracción a las Normas Socio laborales, los Inspectores de Trabajo, recomiendan laboralizar a un grupo de trabajadores destacados (…) sin embar- go se advierte del mismo que no realizan un análisis objetivo, ni describen la actividad prin- cipal de la usuaria, con el objeto de diferenciarla de las desarrolladas por los trabajadores destacados por las contratistas; además, tampoco llevan a cabo un análisis casuístico y téc- nico de las labores desarrolladas por el personal destacado a lo largo de la cadena produc- tiva de la usuaria, ya que la sola manifestación de los trabajadores resulta insuficiente para concluir con una opinión acertada en tal sentido tales omisiones, impiden la aplicación co- rrecta del principio de primacía de la realidad, vulnerando de esta manera el derecho cons- titucional a la presunción de inocencia y al debido proceso, razón por la que la nulidad formulada por la recurrente, en este extremo igualmente debe ampararse(29) .

De otro lado, y en estrecha vinculación con el deber de motivación, tenemos la Resolución Sub Directoral Nº 321-07-MINTRA/2/12.320 que declara la nulidad del procedimiento:

Asimismo, los Inspectores del Trabajo (…) requieren de manera genérica al sujeto ins- peccionado a efectos de que subsane las obligaciones en materia de relaciones colectivas,

(29) En la misma línea, se ha detallado que “(…) se tiene que el inspector del trabajo comisionado no ha consignando de manera precisa los hechos constatados que motivaron la propuesta de infracción consignada en al acta de infracción materia de autos, referida a la razón por la cual llegó a concluir que el sujeto inspeccionado no acreditó haber otorgado el descanso semanal a favor de denunciante” (Resolución Sub Directoral Nº 404-2008-MINTRA/2/12.310).

21
21

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

intimidad y dignidad y garantice el ejercicio de los derechos constitucionales de los traba- jadores, no precisando claramente cuáles son las materias a subsanar, ni enmarcando los hechos que constituirían incumplimientos en un tipo previsto en alguna norma sustantiva concreta, expresando de manera literal que la subsanación está referida a ‘materias de los derechos constitucionales de los trabajadores”.

Un desarrollo expreso de la presunción de inocencia del empleador como un derecho en sede constitucional y el desarrollo sobre sus alcances para declarar la nulidad de un acta puede verse en esta resolución (Resolución Sub Directoral Nº 936-08-MINTRA/2/12.320):

(…) la presunción de veracidad de las actas de inspección laboral prescritas en los artícu- los 16 y 47 de la Ley Nº 28806, tienen su límite en la presunción de inocencia del empleador, el cual es un derecho reconocido constitucionalmente, asimismo se debe considerar la pre- sunción de inocencia, como un criterio en la interpretación de la norma, ya que la condicio- na; no pudiendo interpretarse una norma sin tomar en cuenta que la persona a la cual se le está aplicando dicha norma en un primer momento es inocente y es la autoridad estatal me- diante la actuación de la prueba dentro de un debido proceso, quien deberá realizar el aná- lisis respectivo a fin de desvirtuar esta presunción”.

Finalmente, la exigencia de contar con pruebas idóneas más que simples declaraciones de los trabajadores para determinar la nulidad de un acta de infracción se desarrolla en esta resolución (Resolución Sub Directoral N° 048-08-MINTRA/2/12.320):

Que (…) no se han determinado con exactitud las infracciones observadas en el Acta de Infracción de la referencia, estando a que de los antecedentes se desprende que solo se han tomado en cuenta manifestaciones de las personas entrevistadas, por lo cual no se ha ex- plicado de qué forma se llega a la convicción respecto de las fechas de ingreso de este per- sonal, de igual forma respecto de sus ingresos y jornada laboral a efectos de considerar la existencia de los elementos constitutivos de una relación de carácter laboral; asimismo, de acuerdo a los hechos detallados y a las cartas dirigidas (…), no se agotó la posibilidad de efectuar sus indagaciones en la dicha empresa (…) por lo cual no se ha precisado fehacien- temente si existe una relación de carácter laboral entre las personas entrevistadas y la enti- dad inspeccionada(30) .

4.5. Límites y facultades inspectivas

La atención adecuada a los requerimientos inspectivos y evitar actos de obstrucción son la regla número uno ante una fiscalización en el centro de trabajo. Por ejemplo, impedir inspeccio- nes califica como un delito. Además, recordemos que los inspectores de trabajo son funcionarios públicos cuyas actuaciones están bañadas del principio de veracidad o presunción de licitud de sus actos, declaraciones y constataciones.

Las inspecciones tienen un límite esencial: la presunción de inocencia. Este principio cons- titucional no solo se aplica a los juicios, se extiende a los procesos administrativos y las relacio- nes entre particulares. Así, las afirmaciones contenidas en las actas y resoluciones deberían tener respaldo en pruebas objetivas (documentos, testigos, constataciones, etc.).

(30) En la misma línea, se ha indicado que “(…) si bien es cierto concluyen en la inobservancia de la empresa inspeccionada respecto de los requisitos impuestos por la Ley Nº 27626 - Ley que regula la actividad de las empresas Especiales de Servicios y de las Cooperativas de Trabajadores, a efectos del destaque del personal detallado en el Acta de Infracción (…), se debe considerar que conforme se aprecia de los actuados únicamente se ha remitido a las manifestaciones otorgadas (…), sin tomar en consideración ni evaluar la documentación que en su oportunidad se le exhibió, por lo cual, mal pueden los Inspectores actuantes sustentar las conclusiones de las presentes actuaciones únicamente en manifestaciones de las personas entrevistadas, sin señalar cuáles han sido los medios de prueba o investigación utilizados para determinar la existencia de las infracciones señaladas” (Resolución Sub Directoral N° 370-08-MINTRA/2/12.320).

22

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

La actuación probatoria más importante se produce al inicio de los procesos inspectivos, cuando las partes brindan sus manifestaciones y el respaldo de cada una de ellas, el inspector re- coge las pruebas que serán el sustento para sus actas y las posteriores resoluciones. Los esfuer- zos mayores de las partes para demostrar sus afirmaciones deben concentrarse en esta etapa y no tanto en las impugnaciones posteriores.

De otro lado, el derecho de defensa importa que se pueda presentar todas las pruebas, do- cumentos, etc. que permitan respaldar las posiciones de cada una de las partes. Los inspectores de trabajo son el punto de equilibrio de los naturales conflictos en el trabajo, y debe concederse igualdad de oportunidades para audiencias, tiempos de defensa, plazos, inmediación, etc. a tra- bajadores y empleadores. Por ello, las partes deben exigir que las actuaciones inspectivas sean ajustadas a la realidad constatada, equilibradas y justas; de lo contrario, estaremos ante actos nulos.

La función inspectiva tiene un papel trascendental en las relaciones de trabajo del país, y por ello es necesario que todos colaboremos para la recta aplicación de las normas y la adecuada in- terpretación de sus preceptos pues, antes que nada, nos encontramos ante derechos fundamenta- les que representan el principal interés de cualquier Estado democrático.

5. INSPECCIONES EN SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO

Hoy en día los riesgos de trabajo constituyen uno de los problemas más importantes que in- fluyen en la salud de los trabajadores en todo el mundo, así como en la productividad de las em-

presas. Estos riesgos se han venido presentando en el curso de la historia de diferentes maneras, persistiendo los tradicionales –riesgos como la exposición a la alta presión acústica, condicio- nes térmicas inadecuadas, trabajo en altura, inhalación de polvos, humos o vapores, exposición

a sustancias químicas– que conviven con los nuevos –como el estrés, la nanotecnología y bio-

tecnología y riesgos ergonómicos, y muchos de ellos ya aparecen en las normas de seguridad y

salud–.

La función de la inspección del trabajo es clave en la tutela de la en seguridad y salud en el

trabajo ante los tradicionales y nuevos riesgos originados por el avance tecnológico. Para ello es necesaria la maximización de la labor inspectiva a fin de abarcar la mayor cantidad de empresas

y trabajadores para reducir los riesgos en salud y seguridad laborales.

5.1. La seguridad y salud en el trabajo

Desde octubre de 2007, por vez primera, el Perú cuenta con una norma general que regula la seguridad y salud en el trabajo, y que establece una gradualidad en el nivel del cumplimiento de las obligaciones y condiciones de trabajo que se deben generar a favor del personal. Antes de ello, solamente existía regulación en ciertos sectores (especialmente minería e industria).

La Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo (Ley Nº 29783) y el Reglamento de la Ley (Decreto Supremo Nº 005-2012-TR) buscan la promoción de una cultura de prevención de ries- gos laborales, con participación del Estado, los empleadores y los trabajadores.

Con relación a las obligaciones de los empleadores, estas pueden dividirse en obligaciones de gestión y prevención, capacitación, investigación y comunicación.

Dentro de las obligaciones de gestión y prevención, el empleador está obligado a estable- cer una política en materia de seguridad y salud en el trabajo que sea específica y apropiada para su empresa, de tal manera que garantice la seguridad y la salud de sus trabajadores en el desempeño de sus labores. Esta es una obligación dinámica que implica evaluaciones de ries- gos, perfeccionamiento continuo de los niveles de protección, modificación de condiciones de trabajo o adopción de medidas de prevención, así como practicar exámenes a los trabajadores, evaluar sus condiciones profesionales al asignarles o variar sus funciones, gestionar los riesgos

23
23

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

eliminándolos o sustituyéndolos por otros menores con apoyo de equipos de protección, entre otras. Asimismo, implica tomar en cuenta grupos especiales como discapacitados, menores, as- pectos relativos a la procreación o exposición de trabajadoras gestantes o medidas ante riesgos inminentes. Finalmente, deben las empresas garantizar la seguridad y salud del personal que la- bora fruto de contratas o subcontratas o mecanismos de intermediación laboral.

La prevención significa en sentido amplio prever, predecir, preactuar dentro de un trabajo bien hecho. Los factores de riesgo son los elementos que se deben analizar para controlar que las condiciones de trabajo sean las adecuadas para mantener la salud de los trabajadores (31) .

En cuanto a las obligaciones de capacitación, estas suponen para el empleador transmi- tir oportuna, adecuada y efectivamente la información a los trabajadores, de manera previa a la asignación de funciones, sobre los riesgos, así como las medidas de protección y prevención aplicables, controlar que solo los trabajadores, adecuada y suficientemente capacitados y prote- gidos, accedan a los ambientes o zonas de riesgo grave y específico.

Sobre la investigación y comunicación, el empleador es el obligado a investigar los acciden- tes o afectaciones a la salud de los trabajadores o cuando aparezcan indicios de que las medidas de prevención resultan insuficientes, a fin de adoptar medidas correctivas o de mejora en la ges- tión. Asimismo, está obligado a comunicar a la autoridad competente de los incidentes peligro- sos, accidentes y enfermedades profesionales, los hechos, los daños ocasionados y los resultados de las investigaciones.

En suma, el empleador, en virtud del contrato de trabajo, recibe los servicios subordinados de los trabajadores lo que le permite ejercer sobre estos su poder de dirección (organización, gestión), de fiscalización y de sanción. En contrapartida, la empresa, a través de la plana geren- cial, asume una serie de obligaciones, entre ellas, la protección de la integridad de sus trabajado- res, debiendo por ello resguardar su seguridad y salud en el desarrollo de las labores.

Por otra parte, dentro de las obligaciones que impone la legislación general en materia de se- guridad y salud en el trabajo a los trabajadores está el cumplimiento de normas, reglamentos e instrucciones, el adecuado uso de equipos de protección y las herramientas de trabajo (solo ma- nipularlos si han sido autorizados), cooperar en la investigación de accidentes, velar por su se- guridad y salud física y mental y de sus compañeros en el trabajo, someterse a los exámenes mé- dicos, participar en los organismos paritarios, programas de capacitación y otras, comunicar al empleador eventos o situaciones que puedan poner en riesgo su seguridad, adoptando las medi- das correctivas, reportar incidentes o accidentes, concurrir a las capacitaciones.

La verificación del cumplimiento de todas estas obligaciones recae en el Estado a través de las inspecciones laborales. De ello nos ocuparemos más adelante.

5.2. Acciones del Ministerio de Trabajo en seguridad y salud

Tras varios años del inicio del sistema de seguridad y salud en el trabajo, el Ministerio de Trabajo ha avanzado y cuenta actualmente con un servicio inspectivo, con inspectores especiali- zados y se aprecia que existe un sistema de seguridad y salud en el trabajo nacional. No obstante ello, todavía hay mucho por trabajar y se puede notar que las acciones y esfuerzos de la adminis- tración laboral no son suficientes para afrontar la realidad del país. Seguidamente describiremos los aspectos más saltantes que apreciamos de las labores y acciones del Ministerio de Trabajo en materia de inspección sobre seguridad y salud en el trabajo, así como los accidentes de trabajo.

(31) GONZALES RUIZ, Agustín. Manual para la prevención de riesgos laborales en las oficinas. Ed. Fundación Confemetal, Madrid, 2003, p. 30.

24

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

5.2.1. Limitaciones en la actuación inspectiva

Los inspectores de trabajo, tal como hemos señalado, son los encargados de la fiscaliza- ción del cumplimiento de las obligaciones por parte del empleador que garanticen la seguridad

y salud de sus trabajadores. En esta función inspectiva la autoridad de trabajo enfrenta un gran

problema que es la poca cantidad de inspectores de trabajo e inspectores auxiliares de trabajo en- cargados de dicha fiscalización y que cuentan con la calificación profesional adecuada para reali- zar inspecciones en materia de seguridad y salud.

Actualmente existen aproximadamente 35 inspectores de trabajo especializados en seguri- dad y salud –se incluye también a los inspectores auxiliares de trabajo– designados en la ciu- dad de Lima siendo una cantidad evidentemente insuficiente, tomando en cuenta que los quin- ce millones de la PEA y las más de 500 mil empresas que existen en el país. La OIT recomienda un inspector por 10,000 trabajadores en las economías desarrolladas; uno por cada 20,000 en las economías en transición y uno por 40,000 en los países menos desarrollados. En el Perú hay aproximadamente un inspector laboral por cada 37,000 peruanos, pero en materia de seguridad y salud en el trabajo la cifra supera los 300,000 por cada inspector especializado.

Por tanto, el reducido número de inspectores de trabajo evidencia una limitación en la fis-

calización de la seguridad y salud a los diferentes centros de trabajo, más aún si consideramos que aproximadamente la mitad de estos son inspectores auxiliares de trabajo los cuales –según

lo prescribe la Ley General de Inspección de Trabajo– cuentan únicamente con la facultad de fis-

calizar empresas que tengan hasta un total de 100 trabajadores, por lo que en varias ocasiones deben actuar en conjunto un inspector y un inspector auxiliar de trabajo reduciendo aún más el campo de acción de estos ante la gran cantidad de empresas por fiscalizar.

5.2.2. Los tipos de fiscalización en seguridad y salud

La labor de los supervisores e inspectores de trabajo encargados de la seguridad y salud en el trabajo, para maximizar las fiscalizaciones, está dividida de la siguiente manera: 1) Patrullajes; 2) Operativos; 3) Turno por accidentes de trabajo.

Explicaremos brevemente cada uno de ellos. El patrullaje es la fiscalización por la cual el inspector de trabajo, mediante una unidad móvil, recorre la ciudad a efectos de detectar incum- plimientos de seguridad y salud principalmente en obras de construcción o en situaciones evi- dentes de peligro inminente. Usualmente son inspecciones que se realizan en días hábiles y horas de trabajo.

Los operativos son las fiscalizaciones programadas con anticipación por parte de la autoridad administrativa de trabajo con base en estudios internos. Son de carácter específico, ya que per- siguen el cumplimiento de los objetivos por el que fue creado. Usualmente son inspecciones al sector construcción civil –el más fiscalizado–, transporte terrestre o industrial.

El turno por accidentes de trabajo es cuando un inspector de trabajo –por asignaciones dia- rias– se encuentra a disposición de la autoridad administrativa de trabajo a efecto de atender de manera inmediata una inspección en caso de accidente de trabajo ya sea por lesión o mortal.

En cuanto a la distribución de los tiempos que ocupa cada inspector de trabajo en estas acti- vidades, podemos decir que la mayor parte del trabajo se destina a los operativos y que pueden ser de fiscalización o de orientación. En segundo lugar, tenemos los patrullajes que son realiza- dos por cada inspector aproximadamente tres veces al mes hasta donde tenemos entendido; y, finalmente, los turnos de accidentes de trabajo en tanto son coyunturales fiscalizando cada ins- pector aproximadamente –en los últimos meses– cinco o seis centros laborales por ocasión. Este sistema se aplica a todos los inspectores y entendemos que rige un sistema rotativo en la asigna- ción de estas tres herramientas de fiscalización laboral.

25
25

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

Es de resaltar que, por un motivo coyuntural y por la poca cantidad de inspectores de trabajo de seguridad y salud, los operativos de fiscalización indicados anteriormente se basan –casi en su exclusividad– al rubro de construcción civil, dejando de lado todas las demás actividades como por ejemplo el industrial o minero o las comerciales y servicios donde se encuentra la mayor cantidad de las empresas, dejándose de tener en cuenta a los trabajadores ante una fiscali- zación que proteja su seguridad y salud.

Asimismo, los operativos, en varias ocasiones han sido reactivos, es decir, ante el conoci- miento de la población de un accidente de trabajo por medio de algún medio de comunicación el Ministerio de Trabajo realiza el operativo en el sector que ocurrió el accidente. Pero no se apre- cia un seguimiento y monitoreo en relación a las inspecciones realizadas. La actuación inspecti- va es, centralmente, reactiva y sancionatoria (pues todo accidente no es “subsanable”) dado los escasos recursos de la administración laboral.

Sin perjuicio de ello, los inspectores de trabajo también realizan inspecciones de orientación a los centros laborales, pero en poca proporción (aproximadamente el 20% de las órdenes de ins- pección aunque últimamente se ha incrementado). Estas visitas se enfocan nuevamente –casi en su totalidad– en la construcción civil dejando de lado el resto de los sectores. Creemos que estas práctica debería modificarse ya que la mayor parte de los incumplimientos en seguridad y salud en el trabajo se debe a un desconocimiento de las empresas –principalmente de las micro y pe- queñas empresas–. No tenemos una actuación general e importante de los servicios inspectivos en casi todas las actividades económicas del país. Debemos recordar que la mejor forma de evi- tar las infracciones es mediante la prevención y difusión previa más el seguimiento y monitoreo.

5.2.3. Concentración de la especialización inspectiva

Un problema relevante es que casi la totalidad de los inspectores especializados en seguridad y salud se concentran en Lima. Entre las últimas acciones de planificación de la tarea de los ins- pectores de seguridad y salud en el trabajo tenemos los viajes al interior del país una o dos veces al año por cada inspector para realizar tareas de orientación a los propios inspectores del interior como a las empresas y trabajadores. En estos casos, el inspector de trabajo de Lima acompaña al inspector de trabajo del interior en su visita a una determinada empresa y en el transcurso de la diligencia el inspector de la ciudad de Lima procede a realizar una orientación en seguridad y salud en el trabajo al encargado del centro laboral que los atiende en ese momento y a los pro- pios trabajadores.

Debemos resaltar que, ante la poca cantidad de inspectores de trabajo que existen en las re- giones, casi no existe una especialización entre ellos, esto es, las inspecciones sociolaborales y de seguridad y salud en el trabajo se llevan a cabo en forma indistinta por un mismo inspector. Naturalmente, salvo los casos de accidentes o programas de orientación, no existe una predispo- sición a favor de las visitas de inspección en materia de seguridad y salud en el trabajo.

5.2.4. Las órdenes y actas de inspección

El promedio de órdenes de inspección en materia de seguridad y salud en los años 2007 y 2008 ha sido de 6%. Ciertamente estamos ante los dos primeros años de la inspección y se debe resaltar el hecho que existan inspecciones a estos niveles pero, para la dimensión de las activida- des laborales del país, todavía es insuficiente.

A nivel de Lima –que largamente es el lugar del país donde se concentran las inspecciones en materia de seguridad y salud así como accidentes de trabajo–, se puede apreciar que el nú- mero de las órdenes de inspección representan menos del 10% de las inspecciones laborales en los últimos cuatro años. A su vez, del tipo de inspecciones en materia de seguridad y salud, se aprecia una mayor incidencia en las órdenes de inspección (que son sancionatorias) antes que las orientadoras (que son preventivas). Así, en el siguiente cuadro se puede apreciar que el total de las inspecciones laborales fueron de 23,962 (2007), 24,965 (2008), 32,044 (2009) y 32,647

26

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

(agosto de 2010) mientras que las de seguridad y salud representaron solo el 1,652 (2007), 1,493 (2008), 1,175 (2009) y 1,630 (agosto de 2010) del total de inspecciones y casi se han mantenido constante. (32)

TOTAL DE ÓRDENES DE INSPECCIÓN (LIMA)

Materias

2007

2008

2009

2010

Órdenes de Inspección

23962

24965

32044

32647

Órdenes de Inspección SST (32)

1652

1493

1175

1630

Órdenes de Orientación

5373

3351

827

1673

Órdenes de Orientación SST

936

1246

433

1670

Fuente: Ministerio de Trabajo

Ahora bien, del total de inspecciones en materia de seguridad y salud en el trabajo, ha habido una marcada inclinación a favor de las inspecciones de fiscalización (sancionatorias) más que las de orientación. Se aprecia, sin embargo que, hasta agosto de este año 2010, el número de inspec- ciones de orientación eran mayores que las de sanción. Creemos que las inspecciones, en mate- ria de seguridad y salud en el trabajo, deben concentrarse, centralmente, en la orientación y pro- moción de la cultura de prevención, pues usualmente en los casos de las órdenes de inspección, el accidente de trabajo ya se produjo. En este sentido, es interesante apreciar cómo el número de inspecciones de orientación registra una tendencia a favor del crecimiento (salvo el 2009 que re- gistra una caída).

Finalmente, aun cuando no hemos tenido acceso a la información específica sobre las mate- rias que contienen las órdenes de inspección, usualmente se trata de accidentes laborales que se derivan de denuncias o difusión de lamentables infortunios laborales.

Por otro lado, en relación a las actas de infracción se aprecia que no son muchas las sancio- nes impuestas a las empresas tras los procesos de inspección laborales pues, si bien el número de actas tiene una tendencia hacia el alza, todavía sigue siendo ínfimo en relación a los niveles de informalidad, incumplimiento de las reglas en materia de seguridad y salud en el trabajo, los accidentes de trabajo, las enfermedades profesionales, etc. Asimismo, la cantidad de empresas que han sido fiscalizadas y sancionadas es baja en relación a la realidad de los accidentes que se aprecia en los medios de comunicación.

ACTAS DE INFRACCIÓN EN SST Y EMPRESAS SANCIONADAS

Año

Nº Actas de infracción

Nº de empresas

2007

195

195

2008

711

673

2009

559

547

2010 (hasta julio)

499

496

Fuente: Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo

Tal como se puede apreciar del cuadro que antecede, del año 2007 al 2010 han aumentado la cantidad de actas en relación al primer año, aun cuando ha decaído un poco en el 2009. La razón de ello se contrae en la creciente cantidad de inspecciones que se han realizado en el transcurso de dichos años y la existencia de inspectores especializados de trabajo.

(32) La información del 2010 es hasta el mes de agosto.

27
27

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

5.3. Típicas infracciones en materia de seguridad y salud

5.3.1. Típicos riesgos de trabajo

En este acápite nos referiremos a un estudio del Ministerio de Trabajo sobre los riesgos más comunes a los que están expuestos los trabajadores y que se relaciona con las normas de seguri- dad y salud en el trabajo (33) .

De este estudio se aprecia que los trabajadores asalariados privados están expuestos a dife- rentes riesgos que generalmente no son materia de fiscalización en las que destacan los altos ni- veles de ruido, contaminación del aire, productos inflamables y posturas inadecuadas. Lo ex- puesto denota que en todos los trabajos incluyendo los de oficina existen riesgos laborales, los cuales deberán ser motivo de estudio de los empleadores y especialmente de la autoridad laboral a fin de realizar el análisis de riesgo respectivo y realizar el plan de contingencia y de difusión para prevenir y fortalecer dicha cultura de prevención. Muchas veces pensamos que solo los tra- bajos que implican construcción o comercio engloban un riesgo, y no se toma en cuenta que las empresas dedicadas servicios –como por ejemplo los de call center– engloban también un riesgo laboral, como los daños a la espalda por una mala postura o al oído por el uso constante de rui- dos en las comunicaciones telefónicas que implican el prestar este servicio.

5.3.2. Típicas infracciones

De acuerdo a la información del Ministerio de Trabajo, hacia el año 2007 la mayor cantidad de actas de infracción se dieron por no contar con el seguro complementario de riesgo y equipos de protección personal así como los accidentes de trabajo verificados. En el año 2008 las infrac- ciones más frecuentes eran nuevamente no contar con seguro complementario de riesgo, por no brindar con equipos de protección y no contar con el plan de seguridad de obra que, finalmente, se derivaban de un accidente laboral. Tal como podemos observar tanto la infracción referente a no contar con el seguro complementario de riesgo y equipos de protección son infracciones fre- cuentes y que van a persistir a través de los años tal como iremos viendo.

Es así que, en el año 2009, nuevamente las infracciones más frecuentes se dan por no contar con seguro de trabajo de riesgo y por no brindar con la formación e información a los trabajado- res en materia de seguridad y salud en el trabajo, y derivados centralmente de accidentes de tra- bajo. Finalmente, para el año 2010 (los primeros meses fiscalizados), el mayor número de actas de infracción se registraron por no contar con seguro de trabajo de riesgo y por falta de forma- ción e información sobre seguridad y salud en el trabajo, así como no brindar con equipos de protección personal a los trabajadores. Como en los años anteriores, estas infracciones se deri- van de accidentes de trabajo.

Consideramos que la concurrencia en las infracciones a través de los años se debe a dos razones principalmente. Una es que casi la totalidad de inspecciones realizadas en esos años se han centrado en actividades sujetas a riesgo y, especialmente, el rubro de construcción civil donde el seguro complementario de riesgo es obligatorio y notoriamente incumplido por parte de los empleadores, además de derivarse de inspecciones que se han iniciado tras la verificación de un accidente de trabajo. Dos, por la cultura de la informalidad así como el poco interés de las empresas y trabajadores hacia la seguridad y salud en el trabajo. Un rasgo marcado del poco in- terés es que una de las infracciones más frecuentes es una simple de ejecutar: capacitar al perso- nal sobre la seguridad y salud en las labores que se presten.

(33) Programa de Estadísticas y Estudios Laborales (PEEL) del Ministerio de Trabajo, 2007. Este programa puede verse en:

<http://<www.mintra.gob.pe/archivos/file/estadisticas/peel/publicacion/inf_trab_seg_sal_lima_2007.pdf>.

28

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

Recomendaciones y sugerencias: hacia la mejora de las inspecciones en seguri- dad y salud

Entre las sugerencias que podemos realizar a fin de mejorar las inspecciones por parte de la autoridad administrativa de trabajo, tenemos las siguientes:

a) Se requiere de una decisión del Estado de brindar mayor importancia a los servicios inspec- tivos en seguridad y salud en el trabajo. El número de inspectores, el escaso presupuesto y los bajos recursos hacen indispensable que se dote de todo aquello que sea necesario para que las inspecciones cumplan su rol preventivo y tengan capacidad de persuasión suficiente para promover la cultura de la seguridad y salud en el trabajo entre empresas y trabajadores. Estamos ante un derecho fundamental y un deber esencial del Estado. Estamos ante la salud de los trabajadores y la productividad de las empresas.

b) Resulta necesario trabajar en los sistemas de prevención y promoción de la seguridad y salud en las empresas de tal forma que la inspección no se concentre en hechos “fáciles de verifi- car” como un accidente de trabajo o un incumplimiento concreto (falta de contratación de un seguro de riesgo, inexistencia de un Reglamento de Seguridad y Salud en el Trabajo, ausen- cia del Comité de Seguridad y Salud en el trabajo, etc.), sino que se trabaje centralmente en la gestión de los riesgos y la aplicación de los sistemas de gestión y los procesos, así como el intercambio de las buenas prácticas, la difusión en la cultura de prevención de los traba- jadores y sindicatos, etc. que conduzcan a la real prevención de las contingencias en salud y seguridad.

c) La creación de una data (estadística) mensual donde se detalle las infracciones más comu- nes en seguridad y salud en el trabajo, las actividades económicas donde se comenten más infracciones así como los motivos del incumplimiento, debiendo ser público tanto para todos los empleadores como para los propios inspectores de trabajo, a efectos que estos puedan elegir con la mayor objetividad las empresas a inspeccionar cuando las órdenes de inspec- ción sean genéricas, y sugerir los futuros operativos.

d) Realizar continuas campañas de orientación en todos los rubros tanto comercial, construc- ción civil, servicios, industria, servicios, etc.: puede haber más intensidad en sectores donde el riesgo es mayor, pero no puede descuidarse al resto de actividades económicas. Debemos tener en cuenta que, ante la deficiencia del número de inspectores, la prevención debe ser lo que predomine a efectos de reducir el número de denuncias por incumplimientos en seguri- dad y salud del trabajo, y especialmente evitar el número de accidentes de trabajo.

e) Implementar operativos de fiscalización en forma alternada en cada rubro de empresas y ac- tividades económicas a efectos que el factor riesgo de ser sujetos a una multa por incumpli- miento pueda ser considerado para el mayor número de empleadores para que acojan la cul- tura de la seguridad y salud en el trabajo.

f) Realizar operativos de orientación dirigidos a la micro y pequeña empresa, así como los sectores informales, ofreciendo asesoría por intermedio del departamento del Ministerio de Trabajo en conjunto con los sectores especializados que operan en tales actividades.

g) Ejecutar operativos de orientación y posterior fiscalización de obligaciones de salud ocupa- cional, principalmente en sectores de alto riesgo, de tal forma que las inspecciones no se concentren en la seguridad en el trabajo y, más propiamente, en accidentes de trabajo.

h) Capacitar constantemente a los inspectores de trabajo en temas de seguridad y salud en el trabajo, tanto en Lima como en provincia, especialmente ante los nuevos riesgos y fenómenos empresariales.

5.4.

29
29

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

i) Realizar seminarios con la participación de los inspectores de trabajo de seguridad y salud. En ocasiones los eventos tienen participación del público y especialistas, pero no de los inspectores.

j) Preparar la participación de inspectores de trabajo de seguridad y salud de la ciudad de Lima al interior del país para intercambiar experiencias al respecto, evitando las orientaciones a una sola empresa, a efectos de maximizar los escasos recursos humanos.

k) Incentivar, mediante las autoridades competentes, la contratación de un mayor número de inspectores de trabajo en el rubro de seguridad y salud en el trabajo. A nivel nacional se cuenta con 35 inspectores especializados, cantidad insuficiente para la diversidad de activi- dades económicas que hay en nuestro país.

l) Fiscalizar y realizar un monitoreo sobre el contenido del plan de prevención de riesgos de las empresas, a efectos de verificar si estos conducirán a niveles de riesgos aceptables, así como si los nuevos sistemas de control han generado nuevos peligros, ello considerando el rubro de cada empresa, ya que si bien una puede cumplir con presentar el plan, es obligación de la autoridad administrativa de trabajo velar que este sea eficaz para asegurar la seguridad y salud de sus trabajadores.

m) Orientar y fiscalizar sobre los nuevos riesgos laborales. Por ejemplo, sobre los psicológicos que son producidos principalmente por el estrés laboral: para ello se debe enfatizar la orien- tación de las formas de evitar o disminuir este mediante ejercicios simples entre la jornada de trabajo o realizando pautas a fin de que el personal recobre las energías y concentración que les permitirá ser más eficaces en el trabajo.

n) Difusión de las buenas prácticas y los mejores protocolos de prevención laborales. Es fun- damental, en la materia que estamos analizando, que se reconozcan y promuevan las buenas prácticas y, para ello, el Ministerio debería reconocer a las empresas que tienen certificacio- nes en seguridad y salud, mejoran los estándares de seguridad y salud, etc.

6. AVANCES Y RETOS DE LA INSPECCIÓN LABORAL

La notable importancia de los procesos inspectivos reflejada en el aumento del número de inspectores, la mejor calificación de los inspectores de trabajo, la activa política del Ministerio de Trabajo a favor de la inspección laboral, así como la preferencia de los trabajadores y sindi- catos por las fiscalizaciones laborales son aspectos relevantes que no pueden dejar de tenerse en cuenta en las actuales relaciones de trabajo.

Según la LGIT, son tareas esenciales del sistema inspectivo, vigilar el cumplimiento de la normativa sociolaboral y de seguridad social y asesorar y orientar a trabajadores y empleado- res en dichas materias. Estas prioridades en línea con lo establecido por el Convenio Nº 81 de la OIT, no deberá ser entorpecido por cualquiera otra función encomendada.

Si bien el funcionamiento del sistema de inspecciones se orienta a seguir decididamente den- tro de esos lineamientos, existe una dimensión que aún no ha sido totalmente percibida.

Al momento de realizarse tanto las acciones de fiscalización como de orientación, la finali- dad última no es sancionar o informar, sino más bien, la de crear una cultura de respeto a los de- rechos fundamentales sociolaborales y de seguridad y salud como plataforma para lograr altos niveles de productividad, para proporcionar a la empresa la competitividad necesaria que permi- ta afrontar los retos de crecimiento en el actual mercado global.

Como hemos visto, en el Perú la Inspección del trabajo cuenta con 412 funcionarios orga- nizados en 23 direcciones regionales, a tres niveles de competencia. Su ámbito de actuación a nivel nacional comprende más de un millón de organizaciones empresariales que involucran a cerca de 10 millones de asalariados, normados por el régimen privado laboral.

30

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

La cobertura anual del sistema, apenas supera al 4% de las unidades productivas y/o traba- jadores comprendidos, debido a la alta tasa de densidad empresarial que los inspectores afron- tan: más de 2,500 empresas o casi 23,000 trabajadores por cada uno de ellos, el doble de lo que ocurre en los países desarrollados como España, por ejemplo, donde la densidad empresarial no llega a las 1,200 empresas por inspector.

Por ello, y debido al gran significado que el sistema de inspecciones tiene con respecto a la preservación de la paz social, se hace obligatorio trabajar en dos campos primordiales:

• Optimización de la eficiencia.

• Profundización de la cultura laboral responsable.

Respecto al primer punto, la eficiencia requiere personal motivado, con una debida capacita- ción (tanto en sus especialidades como en disciplinas afines), un moderno soporte informático, y apoyados por un sistema de transporte y de telecomunicaciones satisfactorio.

Asimismo, la integración de criterios técnicos y normativos entre las distintas regiones, y la uniformización de procedimientos y en la interpretación normativa, permitirá realizar operati- vos eficaces a escala nacional, con el consiguiente efecto persuasivo sobre los empleadores. Por ello se ha dictado recientemente directivas de carácter nacional que buscan darle tanto al trabaja- dor como al empleador la predictibilidad necesaria para conocer cómo actuarán los inspectores. Así, se está trabajando en la actualización e integración de todas las Direcciones Regionales en el Sistema Informático de Inspecciones de Trabajo (SIIT); se ha previsto la compra de equipos móviles para mantener comunicados a los distintos integrantes del sistema de inspecciones; y se tiene planificado adquirir 10 vehículos que faciliten las labores de inspección en Lima, donde se concentra más del 50% de las entidades empleadoras.

Todo lo anterior servirá para alcanzar índices más altos de fiscalización, mayor velocidad en la atención de denuncias y mejor coordinación entre los distintos equipos de inspección. Si a ello se le agrega uniformidad en los procedimientos y en la interpretación normativa, es un hecho que incrementará la seguridad jurídica.

Respecto al segundo campo primordial, la eficiencia en la labor inspectiva también permiti- rá dar el siguiente paso, quizá el más importante: difundir la cultura de la responsabilidad social empresarial, en su dimensión laboral, con el objetivo de alcanzar una alta productividad de los trabajadores, gran competitividad de las organizaciones, alto empleo, mejora del poder adquisiti- vo de la población y al término de todo ello, una paz social sostenible y necesaria para continuar con el desarrollo del país.

Y esto último se sustenta en un hecho: las medidas más comunes no son la paralización de obras o las multas (representan algo más del 10% de las resoluciones), sino más bien, la orien- tación y la asesoría sobre el sentido de la normativa sociolaboral y de seguridad y salud en el trabajo.

Las sanciones administrativas son un último recurso de las actuaciones inspectivas que cum- plen no solo una función persuasiva, sino también educativa, respecto a otras organizaciones del sector.

El “Plan Reto” (Registro de Trabajadores Obligatorio) fue concebido para, que el empleador perciba al funcionario de inspecciones como un orientador que le ayudará a fijar las bases o pila- res sobre los cuales construir su empresa. Dichas bases serán el cumplimiento de los estándares mínimos legales que protegen la salud, el bienestar y la seguridad de las personas que colaboran en el crecimiento de la empresa. Para ello debemos institucionalizar la “cultura del cumplimien- to”, dando mayor énfasis en las labores de prevención y orientación a empresarios y trabajadores sobre el cumplimiento de las normas sociolaborales, sin dejar de lado la labor de fiscalización.

31
31

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

Debe tomarse conciencia que un trabajador fuera de planilla además de no tener beneficios sociales, no cuenta con seguridad social, no tiene posibilidades de atención para él y sus dere- chohabientes en EsSalud, ni con previsión social, pensión en caso de jubilación, invalidez o fa- llecimiento. Incluir a los trabajadores en planilla más que cumplir con las leyes representa un re- conocimiento del empleador a sus colaboradores que a diario brindan su esfuerzo y dedicación a la empresa.

La Dirección Nacional de Inspecciones, a través de este plan, ha dado los primeros pasos en

el uso de herramientas informáticas, adquiriendo experiencia para ir mejorando la efectividad de

las siguientes etapas, así como para los operativos futuros. Son los primeros pasos que han de- mostrado la necesidad de avanzar hacia la eficiencia de una manera convincente.

Y los primeros resultados se están viendo en la ejecución de las actuaciones: las empresas han empezado a entender sobre la conveniencia de adoptar la “cultura del cumplimiento”.

Lo siguiente será difundir dicha cultura: si el empleador eleva los beneficios por encima de las normas sociolaborales, se tiene por seguro que la productividad y creatividad de sus trabaja- dores se verá potenciada, con lo que no solo asegurará asumir la formalización, sino que incluso podría transformar el egreso en una inversión que maximice la rentabilidad del propio negocio.

Tal vez ese sea el beneficio más importante del sistema de inspecciones: brindar información

a los empleadores sobre la utilidad que genera el cumplimiento de la normativa sociolaboral y

de seguridad y salud en el trabajo, como punto de partida hacia la responsabilidad social empre- sarial en la búsqueda de la paz social.

32

SEGUNDA PARTE

JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL

FUENTES, PRINCIPIOS Y RELACIONES ENTRE NORMAS

1. FUENTES DEL DERECHO DEL TRABAJO

1.1. Rango constitucional

0001
0001

Libertad sindical en base a la afectación de la libertad de expresión - Derecho Constitucional

Resolución

: 820-2010

Dpto.

: Lima

Reseña: Conforme a lo establecido en el numeral 24 del artículo 2 de la Constitución Política del Perú se establece que “toda persona tiene derecho a: “(…) libertad de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento (…)”. Por lo tanto, la vulneración de la libertad sindical recibe siempre su contenido en base a la afectación de otro derecho fundamental, esto es así en la medida que, la libertad sindical, como concepto indefinido de amplias fronteras, es entendi- do como un conjunto de otros derechos, donde la afectación de uno de estos derechos impide el ejercicio de la libertad sindical.

0002
0002

Potestad de inhibirse durante procedimiento judicial - Derecho Constitu- cional

Resolución

: 816-2010

Dpto.

: Lima

Reseña: Conforme a lo alegado, en el sentido que el artículo 64 de la Ley del Procedimiento Administrativo General - Ley Nº 27444 establece que cuando durante la tramitación de un pro- cedimiento la autoridad administrativa adquiera conocimiento que se está tramitando en sede jurisdiccional una cuestión litigiosa entre dos administrados sobre determinadas relaciones de derecho privado que precisen ser esclarecidas previamente al pronunciamiento administrativo, podrá determinar su inhibición hasta que el órgano jurisdiccional resuelva el litigio; ello en es- tricta observancia del artículo 139, numeral 2) de nuestra Carta Magna que señala que ningu- na autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni interferir en el ejercicio de sus funciones; en consecuencia resulta procedente que el despacho se inhiba, corres- pondiendo dejar a salvo el valor probatorio de lo actuado.

0003
0003

Irrenunciabilidad de derechos - Derecho Constitucional

: 040-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que la referida trabajadora es jubilada y percibe una pensión del Estado y que a su solicitud no la registró en planillas para que su pequeña remuneración no se reduzca con los descuentos de Ley; no la exime de responsabilidad, pues independientemente de la condición de beneficiario de pensión que pueda tener un trabajador, el empleador está en la obligación de registrarlo en planillas y hacerle efectivo todos los beneficios laborales que por ley le corresponden, ello en concordancia con el principio de irrenunciabilidad de derechos laborales consagrado en el artículo 26 inciso 2) de la Constitución Política del Estado.

0004
0004

Relación laboral no limita los derechos constitucionales

: 649-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a lo alegado en el sentido que la Ley ni el reglamento de inspeccio- nes regulan la comisión de infracciones por incumplir con disposiciones relacionadas con la

35
35

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

discriminación del trabajador el Reglamento de la Ley de Inspecciones regula este supuesto como infracción muy grave; la Constitución Política dispone el derecho de toda persona a la igualdad ante la ley, nadie puede limitar el ejercicio de los derechos constitucionales, ni desco- nocer o rebajar la dignidad del trabajador; y el texto del convenio Nº 111-OIT refleja un mandato obligatorio de los Estados suscritos, comprometiéndolos a formular y llevar a cabo una política nacional que promueve la igualdad de oportunidades y de trato en materia de empleo y ocupa- ción, con objeto de eliminar cualquier discriminación, tratando de obtener la cooperación de las organizaciones de empleadores y de trabajadores y de otros organismos apropiados en la tarea de fomentar la aceptación y cumplimiento de esa política.

0005
0005

Pago de remuneración - Garantía Constitucional

: 1009-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: En el desarrollo de las actuaciones inspectivas no se acreditó el pago íntegro de las re- muneraciones por el periodo materia de fiscalización; mas aun si, de conformidad con lo previsto en el artículo 24 de la Constitución Política del Perú, resulta una garantía constitucional la protec- ción del pago de la remuneración del trabajador, tanto en su oportunidad como en el monto acor- dado; por lo que, todo empleador debe cumplir con el pago oportuno de la remuneración del tra- bajador, es decir, está obligado a abonar al trabajador el íntegro de la remuneración convenida.

0006
0006

Libertad sindical - Derecho Constitucional

: 649-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: De la revisión de los actuados se advierte que la inspeccionada incurrió en actos que afectan la libertad sindical estando a lo expuesto la multa interpuesta corresponde fundamentarla en primer orden por la Constitución Política del Perú, por haber incurrido en actos que afectan el ejercicio del derecho constitucional a la libertad sindical, al haberse negado la licencia sindical a los miembros –tres dirigentes sindicales– para asistir a una reunión con sus asesores externos en perjuicio de 196 trabajadores afectados.

0007
0007

Presunción de inocencia - Derecho constitucional

: 064-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La recurrente sostiene en su recurso que no se ha comprobado durante la etapa investi- gatoria, objetiva y certeramente, los incumplimientos a los que supuestamente habría incurrido, teniendo en cuenta la presunción de inocencia del que goza el administrado en el procedimiento sancionador, debe señalarse que de los hechos consignados en el acta de infracción se desprende que la existencia del vínculo laboral entre el trabajador presuntamente afectado y la inspeccio- nada ha sido determinada por los comisionados no solo por haber encontrado laborando al refe- rido señor durante las visitas efectuadas al centro de trabajo los días 19 y 21 de marzo del 2007, sino por la documentación exhibida por la misma inspeccionada durante la visita realizada el 27 de marzo del 2007 con la cual pretendió acreditar la subsanación de los incumplimientos detec- tados. En consecuencia, la recurrente se encontraba en la obligación de registrar al referido tra- bajador en la planilla de remuneraciones y otorgarle boletas de pago desde su fecha de ingreso conforme a lo dispuesto en los artículos 3 y 19 del Decreto Supremo N° 001-98-TR, siendo pro- cedente imponer sanción.

0008 No corresponde que autoridad administrativa se inhiba por proceso judicial Resolución : 077-2008 Dpto.
0008
No corresponde que autoridad administrativa se inhiba por proceso judicial
Resolución
: 077-2008
Dpto.
: Lima
36

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

Reseña: En cuanto a la petición formulada por la recurrente para que la Autoridad Administrativa de Trabajo se inhiba de conocer el presente procedimiento, por encontrar discutiéndose en sede judicial el cumplimiento de las referidas obligaciones laborales, conforme lo acredita con los anexos de su recurso, es conveniente señalar que, la naturaleza jurídica del presente procedi- miento deriva de la potestad sancionadora del Estado cuya finalidad es determinar las responsa- bilidades administrativas en las que incurren los empleadores por incumplimiento de las normas de orden sociolaboral, a diferencia de la acción judicial incoada por la trabajadora que tiene por finalidad el pago de beneficios sociales, por lo que versando sobre materias diferentes no corres- ponde a este despacho inhibirse del conocimiento del presente.

0009
0009

La Constitución establece la inhibición por sede judicial

: 406-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: El artículo 64 de la Ley del Procedimiento Administrativo General - Ley N° 27444, es- tablece que si durante la tramitación de un procedimiento, la autoridad administrativa adquiere conocimiento que se está tramitando en sede jurisdiccional una cuestión litigiosa entre dos admi- nistrados sobre determinadas relaciones de derecho privado que precisen ser esclarecidas previa- mente al pronunciamiento administrativo, puede determinar su inhibición hasta que el órgano ju- risdiccional resuelva el litigio, ello en estricta observancia del artículo 139 numeral 2) de nuestra Carta Magna que señala que ninguna autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órga- no jurisdiccional ni interferir en el ejercicio de sus funciones.

0010
0010

No corresponde que autoridad administrativa se inhiba por proceso judicial

: 717-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Finalmente, respecto a que los extremos de la demanda judicial interpuesta por el tra- bajador son los mismos que los que motivaron su reclamo ante la Autoridad Administrativa del Trabajo, razón por la que se debería aplicarse lo señalado en el artículo 138 inciso 2 del artículo 139 de la Constitución Política del Estado, donde indica que ninguna autoridad puede avocarse a causas que son de conocimiento del órgano jurisdiccional, es conveniente señalar que, la na- turaleza jurídica del presente procedimiento deriva de la potestad sancionadora del estado cuya finalidad es determinar las responsabilidades administrativas en las que incurren los empleado- res por incumplimientos de las normas de orden sociolaboral, a diferencia de la acción judicial incoada por el referido ex trabajador que tiene por finalidad el pago de beneficios sociales, por lo que versando sobre materias diferentes no corresponde a este despacho inhibirse del conoci- miento del presente procedimiento.

0011
0011

Reconocimiento constitucional de la huelga

: 344-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: El derecho de huelga tiene asidero constitucional, por lo que el destaque de trabajado- res empleados a la planta de lácteos, la asignación de trabajadores en capacitación para susti-

tuir las actividades de trabajadores en huelga de las plantas de hojalatería y lácteos, la variación

y

asignación de turnos de trabajo, de tres o dos turnos de 12 horas cada uno y el incremento de

la

jornada y horario de trabajo, constituían también acciones que impiden el ejercicio del citado

derecho fundamental, ya que se realizó con el único fin de minimizar sus efectos, máxime si las consecuencias de la huelga es que los trabajadores que la acataron se abstengan de realizar acti- vidades, más no que estas se paralicen, constituye precisar el sustento legal para determinar que se ha incurrido en infracción, pues el espíritu de la norma es establecer la abstención total de las actividades realizadas por los trabajadores que acataron la paralización, lo que implica que está

37
37

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

prohibido que cualquier otro trabajador por contrato, rotación o cualquier otra modalidad, cubra las funciones de aquellos, tal como ha sucedió en el presente caso, en consecuencia, estando que las actuaciones comprobatorias e investigatorias han demostrado que la recurrente incurrió en actos que afectan la libertad sindical en perjuicio de los trabajadores afiliados al sindicato.

1.2. Convenios OIT

0012
0012

Derecho a la igualdad

: 329-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: En cuanto a lo argumentado por el sujeto inspeccionado, en el sentido que no habría vulnerado el convenio 111 de la OIT, cabe señalar que el numeral 1 del referido convenio con- ceptualiza la discriminación, como cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en mo- tivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social, que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocu- pación, debiendo tenerse presente que el inciso 2 del artículo 2 de la Constitución señala que toda persona tiene derecho a la igualdad ante la ley, norma imperativa de carácter supranacio- nal, que va más allá de cualquier argumento en contrario, más aún si la recurrente no ha acre- ditado que dicha desigualdad se base en criterios objetivos, según lo señalado por el artículo 48 del Decreto Supremo Nº 001-96-TR, evidenciándose con ello una clara desigualdad material y formal, que contraviene derechos personalísimos reconocidos tanto a nivel Constitucional como Internacional.

1.3. Ley y otras normas estatales

0013
0013

Ley del procedimiento administrativo general solo procede por remisión expresa

Resolución

: 364-2010

Dpto.

: Lima

Reseña: La inspeccionada señala que su inasistencia a la comparecencia se debió a que el plazo entre la notificación y la diligencia a la que fue citada resultaba insuficiente para que su conta- dor asistiera. Al respecto debe señalarse que lo argumentado no constituye justificación válida, toda vez que, si bien el artículo 59 numeral 59.1.4 del Título II, Capítulo II, subtítulo I de la Ley Nº 27444 dispone como formalidad para la comparecencia: “El día y la hora en que se debe comparecer el citado, que no puede ser antes del tercer día de recibida la citación (…)”, esta regla no resulta aplicable supletoriamente de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 10 de la Ley General de Inspección; debido a que los Inspectores del Trabajo poseen la facultad de establecer los plazos que resulten razonables según el curso de las actuaciones, siempre y cuando estas se encuentren dentro del plazo asignado en la Orden de Inspección, siendo para el caso discutido de 30 (treinta) días contados a partir de iniciadas las actuaciones inspectivas.

0014
0014

La ley es de carácter público

: 211-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La recurrente con los argumentos esgrimidos en su recurso de apelación no desvirtúa el merito de lo resuelto por el inferior en grado, toda vez que lo alegado en el sentido que al ser ciudadano chino desconocía el procedimiento establecido en el artículo 45 de la Ley, carece de sustento, pues en nuestro ordenamiento jurídico nacional no se puede alegar como mecanismo de defensa el desconocimiento de las normas ya que estas son de público conocimiento.

38

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

1.4.

Convenio colectivo

0015
0015

Convenio colectivo sobre asignación familiar

: 225-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que el importe de la asignación familiar, regulado mediante la Ley N° 25129, no sería aplicable a los servidores obreros de las municipalidades, por cuan- to estos regulan sus remuneraciones por negociación colectiva, carece de sustento, si se tiene en cuenta que la finalidad de la convención es mejorar las remuneraciones, las condiciones de tra- bajo y productividad y además concernientes a las relaciones entre trabajadores y empleadores, no pudiendo, en ningún caso, desconocer los derechos laborales reconocidos por imperio de la ley, máxime si nuestra legislación le otorga rango constitucional a los principios del in dubio pro operario e irrenunciabilidad de los derechos laborales, en consecuencia, en caso que dicho con- cepto forma parte del convenio colectivo, no puede pactarse un monto por debajo del que la ley establece y, en caso de no encontrarse regulado por esta modalidad, es de aplicación del importe reconocido por la Ley N° 25129, esto es el 10% del ingreso mínimo legal.

0016
0016

Audiencias en proceso de negociación colectiva

: 663-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Los actos tendientes a obstaculizar la negociación colectiva estarían referidos a las inasistencias en las que incurrió el sujeto inspeccionado a las audiencias de conciliación de fe- chas 25 de enero, 15 de febrero y 20 de marzo del 2007, las que fueron citadas por la Autoridad Administrativa de Trabajo con la finalidad de dar trámite a la negociación colectiva, no obstan- te, si bien el comisionado señaló que tales actos evidenciaban la voluntad de entorpecer y dila- tar el referido de proceso de negociación colectiva, no se advierte que dichas inconcurrencias efectivamente hayan sido injustificadas, conforme concluye el referido funcionario, pues en el requerimiento de comparecencia entregado a la recurrente en la diligencia de fecha 13 de febre- ro del 2008, no se le solicitó documentación relacionada a este extremo, máxime si el inspec- tor de trabajo actuante no emitió el respectivo requerimiento a efecto que la recurrente adopte las medidas en orden al cumplimiento de las disposiciones supuestamente vulneradas, en estric- to cumplimiento del artículo 14 de la Ley General de Inspección del Trabajo, en consecuencia, a consideración de este despacho no ha quedado plenamente acreditada la responsabilidad de la recurrente, por lo que al requerirse de la actuación de medios probatorios adicionales que no son de competencia de esta instancia, se estima procedente revocar el pronunciamiento.

0017
0017

Convenio colectivo y la asignación familiar

: 698-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Que del análisis de los actuados, se advierte que el archivamiento dispuesto por el in- ferior en grado se sustenta en que el convenio colectivo de fecha 29 de diciembre de 1997, que comprende entre otros, el pago de asignación familiar a favor de los trabajadores empleados y obreros, por la suma de S/. 10.80, aún se encontraría vigente, no siendo exigible, según lo argu- mentado, que la empleadora abone por dicho concepto, la suma equivalente al 10% de una re- muneración mínima vital, conforme lo establece el artículo 1 de la Ley N° 25129, toda vez que, según, refiere la resolución apelada, su monto se encontraría regulado por negociación colectiva, sin embargo, el inferior jerárquico no ha tomado en consideración que el referido convenio colec- tivo no establece plazo de vigencia, por lo que debe entenderse que su duración es de un año, ello de conformidad con lo estipulado en el numeral c) del artículo 43 del Texto Único Ordenado de la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo - Decreto Supremo N° 010-2003, máxime si la cláusula referida a asignación familiar no ha sido pactada con carácter permanente.

39
39

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

0018
0018

Convenio colectivo y descuentos sindicales

: 752-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Mediante el acta de infracción, se inicia el presente procedimiento sancionador y los inspectores del trabajo comisionados propusieron, una sanción a la inspeccionada, según señala- ron, por no haber efectuado las retenciones de las cuotas sindicales, pese a contar con la solici- tud del sindicato y la autorización de los trabajadores, no obstante, del análisis de los actuados se advierte que con posterioridad al cierre de las actuaciones inspectivas, el sindicato, acordó emi- tir nuevas autorizaciones de descuentos, detallando esta vez los porcentajes y los rubros materia de descuento, conforme aparece en el acta de acuerdos de la negociación directa de fecha 24 de abril del 2007, demostrando que la inspeccionada estuvo imposibilitada de ejecutar los referidos a descuentos en su oportunidad.

0019
0019

Convenio colectivo determina monto de remuneración

: 765-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Respecto a que se habría sancionado a la recurrente sin tener supuestamente la certeza que las personas listadas como perjudicadas son las verdaderamente afectadas, ello en referen- cia a los 686 trabajadores que regulan sus remuneraciones por convenio colectivo, toda vez que en el cálculo de sus gratificaciones legales no fueron incluidas el concepto denominado quinque- nio así como las bonificaciones por cónyuge e hijo, según explica la recurrente, porque no todos los trabajadores de este universo tendrían derecho a percibirlos, es pertinente señalar que según los hechos consignados en los hechos verificados del acta de infracción, los inspectores actuantes determinaron que los referidos rubros fueron considerados por el sujeto inspeccionado para el cál- culo de la remuneración vacacional y la compensación por tiempo de servicios de los trabajadores afectados, más aún, si habiendo tomado conocimiento que los inspectores comisionados habían observado este pago, no lo desvirtuaron con medio probatorio idóneo en el plazo otorgado.

0020
0020

Convenio colectivo es de carácter permanente

: 231-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que de conformidad con el acta final de convenio colectivo 1993-1994, se encontraría facultada a modificar la cláusula C-18, relativa al adelanto del reem- bolso por gasto de medicinas prescritas por los médicos de las clínicas contratadas para atender el plan médico, debido a que este se habría pactado hasta que el seguro social tuviera infraes- tructura necesaria, carece de sustento, pues de la revisión de la citada acta, se advierte que dicho extremo no fue pactado en tales condiciones, estipulándose por el contrario que dicha cláusula, así como todas las demás, tienen el carácter permanente, por lo que no podía ser modificada en forma unilateral, bajo el argumento que se encontraba facultada para regularla administrativa- mente, asimismo, tampoco se advierte de la referida cláusula que la cobertura otorgada debía ser brindada por el seguro social sino más bien por clínicas privadas, más aun teniendo en cuenta que la atención de salud que otorga el seguro social responde a un aporte obligatorio del emplea- dor y no requiere ser pactado.

0021
0021

Convenio colectivo y la asignación familiar

: 158-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Si tal concepto remunerativo no forma parte de la convención colectiva, debe otorgar- se de conformidad con lo señalado en la Ley N° 25129 y, si forma parte de esta, lo pactado no

40

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

puede ser inferior a lo establecido por la citada norma, por lo que los conceptos que afirma venir abonando la inspeccionada bajo este rubro, serían equivalentes a la asignación familiar, solo si tienen un valor similar o mayor y si su naturaleza es remunerativa, lo que no sucede con la asig- nación y las bonificaciones reguladas mediante convenios colectivos materia de autos, las que se otorgan en forma condicionada a la cantidad de hijos o con carácter eventual.

0022
0022

Suscripción de convenio colectivo

: 006-2009

: Junín

Resolución

Dpto.

Reseña: Si bien es cierto que las infracciones de prácticas antisindicales se encuentran subsu- midas en el numeral 25.10 del artículo 25 del reglamento, sin embargo, al haberse acreditado en autos la suscripción del Convenio Colectivo 2008-2011 entre la inspeccionada y el sindicato de empleados, resulta inoficioso iniciar el procedimiento sancionador.

2.

PRINCIPIOS

2.1. Irrenunciabilidad de derechos laborales

0023
0023

Irrenunciabilidad de derechos laborales

: 1148-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Se debe considerar lo indicado en el Exp. Nº 008-2005-PI/TC respecto a que el Principio de Irrenunciabilidad de Derechos Laborales hace referencia a la regla de no revocabi- lidad e irrenunciabilidad de aquellos derechos reconocidos al trabajador por la Constitución y la Ley, no comprendido por tanto a aquellos provenientes de la convención colectiva o costumbre. Igualmente para González Hunt dicho principio abarca la disposición de derechos sin importar si esta se realiza antes, durante o después de terminada la relación laboral. Así, una vez consti- tuida esta, el trabajador no podrá renunciar a un derecho proveniente de una norma imperativa, aún cuando no haya todavía reunido los requisitos para su disfrute efectivo y, en puridad, este haya sido adquirido y sea meramente expectaticio. Del mismo modo, una vez extinguida la re- lación laboral, tal derecho será indisponible en tanto no se haga efectivo. Con ello, el trabajador no puede desprenderse voluntariamente de determinados derechos y beneficios que por su con- dición de indisponibles, por su carácter imperativo o por encerrar la noción de orden público, re- sultan irrenunciables; y, en caso así lo hiciere, tal privación de derechos será reputada como nula de pleno derecho e ineficaz.

0024
0024

Irrenunciabilidad de derechos laborales

: 1050-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a la falta de pago de la CTS y gratificaciones, debe indicarse que de con- formidad con el numeral 2 del artículo 26 de la Constitución Política del Estado, los derechos la- borales tienen carácter irrenunciable, en tal sentido, su pago tiene prelación ante cualquier otra obligación que pueda tener el sujeto inspeccionado.

0025
0025

Irrenunciabilidad de derechos laborales

: 271-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La declaración jurada mediante la cual el sindicato se desiste de cada una de las pre- tensiones materia de inspección, debe señalarse que no tiene relevancia en el presente caso si se tiene en cuenta que de conformidad con el artículo 8 del Reglamento, las actuaciones inspectivas

41
41

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

se llevan a cabo de oficio, más aún si, de acuerdo al numeral 2 del artículo 26 de la Constitución Política del Estado, los derechos laborales tiene carácter irrenunciable.

0026
0026

Irrenunciabilidad de derechos laborales y la asignación familiar

: 158-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que de conformidad con el artículo 1 de la Ley N° 25129, los trabajadores que regulan sus remuneraciones por negociación colectiva no tendrían derecho a la percepción de la asignación familiar, carece de sustento, pues no se puede desconocer los de- rechos laborales reconocidos por imperio de la ley, máxime si nuestra legislación le otorga el rango constitucional a los principios de in dubio pro operario e irrenunciabilidad de los derechos laborales.

0027
0027

Irrenunciabilidad de derechos laborales y la asignación familiar

: 225-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que el importe de la asignación familiar, regulado mediante la Ley N° 25129, no sería aplicable a los servidores obreros de las municipalidades, por cuan- to estos regulan sus remuneraciones por negociación colectiva, carece de sustento, si se tiene en cuenta que la finalidad de la convención es mejorar las remuneraciones, las condiciones de tra- bajo y productividad y además concernientes a las relaciones entre trabajadores y empleadores, no pudiendo, en ningún caso, desconocer los derechos laborales reconocidos por imperio de la ley, máxime si nuestra legislación le otorga rango constitucional a los principios del in dubio pro operario e irrenunciabilidad de los derechos laborales, en consecuencia, en caso que dicho con- cepto forma parte del convenio colectivo, no puede pactarse un monto por debajo del que la ley establece y, en caso de no encontrarse regulado por esta modalidad, es de aplicación del importe reconocido por la Ley N° 25129, esto es el 10% del ingreso mínimo legal.

0028
0028

Irrenunciabilidad de derechos laborales

: 186-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a que la resolución impugnada le causaría un agravio a su derecho de de- fensa, pues la citada medida de embargo estaría destinada a velar por los intereses de sus traba- jadores, es conveniente precisar que dicha afirmación solo constituye una manifestación de parte que no desvirtúa la responsabilidad en que ha incurrido, máxime si los derechos laborales son de carácter irrenunciable.

0029
0029

Irrenunciabilidad de derechos laborales

: 552-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a la transacción extrajudicial de beneficios sociales mediante el cual se pretende acreditar que la recurrente no adeuda ningún concepto por beneficios sociales, debe se- ñalarse que al haberse determinado la existencia de una relación de naturaleza laboral entre las partes, en aplicación del principio de primacía de la realidad previsto en el numeral 2 del artícu- lo 2 de la Ley General de Inspección del Trabajo y, consecuentemente, al haberse verificado in- cumplimientos laborales en perjuicio del trabajador, la responsabilidad administrativa en la que ha incurrido la recurrente solo puede desvirtuarse con la acreditación de pago de los respectivos beneficios sociales, ello en atención al Principio de Irrenunciabilidad de los derechos laborales.

42

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

0030
0030

Irrenunciabilidad de derechos laborales

: 391-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a la transacción extrajudicial, en la cual el locador renuncia a reclamar en el futuro cualquier derecho o beneficio social ante las autoridades de trabajo competentes, es preciso indicar que teniendo los derechos laborales carácter irrenunciable, no corresponde tener en cuenta este extremo, por lo que correspondería sancionar a la recurrente.

0031
0031

Irrenunciabilidad de derechos laborales

: 50-2007

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La oportunidad en la que la inspeccionada debió acreditar el cumplimiento de sus obli- gaciones laborales con arreglo a Ley fue en la visita inspectiva realizada el 23 de febrero de 2007, fecha en la que venció el plazo otorgado en el requerimiento efectuado por el inspector comisionado al amparo de lo dispuesto en el numeral 18.2 del artículo 18 del Reglamento de la Ley General de Inspección del Trabajo; en consecuencia, al no haber acreditado el cumplimien- to de tales obligaciones correspondía sancionar a la inspeccionada conforme a lo resuelto por el inferior en grado, máxime si se tiene en cuenta que al ser los derechos laborales irrenunciables, el hecho que se le adeudara a los trabajadores montos ínfimos por el reintegro de la compensa- ción por tiempo de servicios, no lo exime de modo alguno al cumplimiento de sus obligaciones laborales.

2.2. Principio protector del Derecho Laboral

0032
0032

Plazo de otorgamiento de indemnización vacacional en aplicación del principio protector

Resolución

: 2377-2009

Dpto.

: Lima

Reseña: Lo alegado por el inspeccionado en el sentido que se habría vulnerado el principio de legalidad ya que el artículo 23 del Decreto Legislativo Nº 713, norma que regula el descanso va- cacional no otorga ningún plazo para el cumplimiento del pago de la indemnización vacacional por lo que no habría infracción, es necesario indicar que ante cualquier duda en cuanto al senti- do de la norma debe optarse por la interpretación más favorable al trabajador, en aplicación del principio “in dubio pro operario” aplicación que fue considerada en la sentencia del Tribunal Constitucional (Expediente Nº 008-2005-PI/TC); más aun si la obligación fue citada en la medi- da de requerimiento, siendo así resulta procedente sancionar en este extremo.

0033
0033

Principio in dubio pro operario

: 877-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: De la revisión de los contratos para servicio específico de los 104 trabajadores afecta- dos, se advierte que no contienen el objeto específico de su origen, tal como lo establece el ar- tículo 63 del TUO del Decreto Legislativo N° 728, estando consignados en su segunda cláusula solo los cargos asignados a cada trabajador, datos que permitieron establecer que existía simula- ción de la ley, y, por lo tanto, según el literal d) del citado artículo 77, desnaturalización de los mencionados contratos. Se debe acotar que, para determinar la referida simulación solo era ne- cesaria la válida constatación que hizo la Inspectora de Trabajo comisionada, esto teniendo en cuenta: a) el principio protector del derecho laboral.

43
43

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

2.3. In dubio pro operario

0034
0034

Principio pro operario

: 158-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que de conformidad con el artículo 1 de la Ley N° 25129,

los trabajadores que regulan sus remuneraciones por negociación colectiva no tendrían derecho

a la percepción de la asignación familiar, carece de sustento, pues no se puede desconocer los

derechos laborales reconocidos por imperio de la ley, máxime si nuestra legislación le otorga el rango constitucional a los principios de in dubio pro operario e irrenunciabilidad de los derechos laborales.

0035
0035

Principio in dubio pro operario

: 183-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que la Ley N° 25129, no prohíbe el pago de la asignación fa-

miliar en función a los días trabajados, por lo que estaría sujeto a descuentos de ley, en atención

a su naturaleza remunerativa, carece de sustento, si se tiene en cuenta que de conformidad con

el artículo 1 de la referida ley, dicha asignación tiene un monto fijo, equivalente al 10% del in-

greso mínimo legal, en razón que su otorgamiento responde a una situación de orden social antes que a una naturaleza contraprestativa, en consecuencia, su otorgamiento a los trabajadores solo está condicionado al cumplimiento de las condiciones señaladas por la norma, máxime si ante cualquier duda en cuanto al sentido de la misma debe optarse por la interpretación más favo- rable al trabajador, en aplicación del “Principio in dubio pro operario”, en consecuencia, dicho beneficio laboral, así como la compensación por tiempo de servicios y las gratificaciones lega- les, se habrían pagado en forma diminuta, tal como lo constataron los inspectores de trabajo comisionados.

0036
0036

Principio in dubio pro operario

: 255-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que el importe de la asignación familiar, regulado mediante la Ley N° 25129, no sería aplicable a los servidores obreros de las municipalidades, por cuan- to estos regulan sus remuneraciones por negociación colectiva, carece de sustento, si se tiene en cuenta que la finalidad de la convención es mejorar las remuneraciones, las condiciones de tra- bajo y productividad y además concernientes a las relaciones entre trabajadores y empleadores, no pudiendo, en ningún caso, desconocer los derechos laborales reconocidos por imperio de la ley, máxime si nuestra legislación le otorga rango constitucional a los principios del in dubio pro operario e irrenunciabilidad de los derechos laborales, en consecuencia, en caso que dicho con- cepto forma parte del convenio colectivo, no puede pactarse un monto por debajo del que la ley establece y, en caso de no encontrarse regulado por esta modalidad, es de aplicación del importe reconocido por la Ley N° 25129, esto es el 10% del ingreso mínimo legal

2.4. Otros

0037
0037

Improcedencia de testigos como medio probatorio

: 94-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a que la autoridad no se habría pronunciado sobre su petición de citar al personal presente durante la visita inspectiva, cabe señalar que tanto la Ley General de

44

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

Inspección del Trabajo como la Ley del Procedimiento Administrativo General, Ley Nº 27444, no preveen la figura de la citación de testigos como medio probatorio, ya que a diferencia de los procesos judiciales tramitados en sede jurisdiccional, el presente es un procedimiento adminis- trativo especial de imposición de sanciones iniciado a merito de un Acta de Infracción, y dirigi- do a la presentación de alegaciones y pruebas en sus descargos.

0038
0038

Prevalece la presunción de certeza sobre el principio de verdad material

: 006-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Debe precisarse que la presunción de certeza a la que hace referencia el sujeto inspec- cionado, se encuentra regulada por Ley, cuya aplicación prevalece sobre el principio de verdad material recogido por la Ley Nº 27444, ya que de conformidad con el artículo 43 de la Ley, solo procede su aplicación supletoria respecto de los extremos no regulados en esta. En ese sentido corresponde al sujeto inspeccionado probar lo contrario.

0039
0039

Inexistencia de principio de culpabilidad

: 107-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a lo alegado en el sentido que la resolución impugnada se habría emitido sin analizar la existencia de dolo, culpa o eximentes de responsabilidad, debe manifestarse que la legislación peruana no recoge el principio de culpabilidad como elemento subjetivo para de- terminar la configuración de infracciones administrativas, bastando solo el resultado de la con- ducta para generar responsabilidad de sanción.

0040
0040

Presunción de veracidad de los hechos en el acta de infracción

: 006-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a lo resuelto debe indicarse que la presunción de veracidad de los he- chos formalizados en el Acta de Infracción, se encuentra reconocida por el artículo 16 de la Ley y obedece a la consideración de autoridades que se les asigna a los Inspectores del Trabajo en atención a que en ellos descansa la función inspectiva que emprende el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Trabajo, presunción que admite prueba en contrario, por disposición expresa de la citada norma, sin estipular si esta debe ser documental o de otra naturaleza, requiriéndose solamente, como es de suponer, que cree convicción en la Autoridad Administrativa de trabajo; en consecuencia al no haber aportado medio probatorio idóneo que cuestione la imparcialidad y probidad con la que ha actuado el comisionado, confírmese lo expuesto.

0041
0041

No procede nulidad por notificaciones fuera de plazo

: 338-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La inspeccionada sostiene que las notificaciones de los proveídos y del acta de in- fracción, se hicieron fuera del plazo previsto en el numeral 24.1 de la Ley Nº 27444-cinco días desde su expedición-; sin embargo, de acuerdo al numeral 140.3 de la referida Ley Nº 27444 concordado con la Ley Nº 28806 y su Reglamento, este retraso no las afecta de nulidad así como tampoco a los documentos.

0042
0042

Potestad de inhibirse durante procedimiento judicial

: 816-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

45
45

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

Reseña: Conforme a lo alegado, en el sentido que el artículo 64 de la Ley del Procedimiento Administrativo General - Ley Nº 27444 establece que cuando durante la tramitación de un pro- cedimiento la autoridad administrativa adquiera conocimiento que se está tramitando en sede jurisdiccional una cuestión litigiosa entre dos administrados sobre determinadas relaciones de derecho privado que precisen ser esclarecidas previamente al pronunciamiento administrativo, podrá determinar su inhibición hasta que el órgano jurisdiccional resuelva el litigio; ello en es- tricta observancia del artículo 139, numeral 2) de nuestra Carta Magna que señala que ningu- na autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni interferir en el ejercicio de sus funciones; en consecuencia resulta procedente que el despacho se inhiba, corres- pondiendo dejar a salvo el valor probatorio de lo actuado.

0043
0043

Principio de presunción de inocencia en el procedimiento sancionador

: 064-2008

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La recurrente sostiene en su recurso que no se ha comprobado durante la etapa investi- gatoria, objetiva y certeramente, los incumplimientos a los que supuestamente habría incurrido, teniendo en cuenta la presunción de inocencia del que goza el administrado en el procedimiento sancionador, debe señalarse que de los hechos consignados en el acta de infracción se desprende que la existencia del vínculo laboral entre el trabajador presuntamente afectado y la inspeccio- nada ha sido determinada por los comisionados no solo por haber encontrado laborando al refe- rido señor durante las visitas efectuadas al centro de trabajo los días 19 y 21 de marzo del 2007, sino por la documentación exhibida por la misma inspeccionada durante la visita realizada el 27 de marzo del 2007 con la cual pretendió acreditar la subsanación de los incumplimientos detec- tados. En consecuencia, la recurrente se encontraba en la obligación de registrar al referido tra- bajador en la planilla de remuneraciones y otorgarle boletas de pago desde su fecha de ingreso conforme a lo dispuesto en los artículos 3 y 19 del Decreto Supremo N° 001-98-TR, siendo pro- cedente imponer sanción.

0044
0044

Falta de presencia del principio de concurso de infracciones

: 075-2011

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La inspeccionada alude que debería aplicarse el principio de concurso de infracciones al presente caso, lo cual es infundado, dado que no se cumple con el principal de sus requisitos, esto es, que una misma conducta haya sido generada por comportamientos diferentes: la inasis- tencia a la comparecencia del 27 de setiembre de 2010 y la no presentación de documentación requerida para las diligencias del 21 de setiembre y 4 de octubre de 2010; que siendo así, corres- ponde confirmar el pronunciamiento venido en alzada.

0045
0045

La notificación no es un ejemplar idéntico del acto administrativo

: 338-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Respecto a que la resolución notificada no estaría firmada por la Autoridad Administrativa de Trabajo, es preciso indicar que, de conformidad con lo previsto en el sub nu- meral 41.1.1 de la Ley Nº 27444, la notificación debe contener el texto o la trascripción del acto administrativo mas no un ejemplar del mismo, por tanto, tal resolución no tenía que estar suscri- ta como la original.

0046 Presunción de certeza de las inspecciones Resolución : 1633-2009 Dpto. : Lima 46
0046
Presunción de certeza de las inspecciones
Resolución
: 1633-2009
Dpto.
: Lima
46

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

Reseña: Conforme a lo alegado por la recurrente en el sentido que los trabajadores inspecciona- dos no son trabajadores de la empresa, durante la visita inspectiva estos fueron encontrados de- sarrollando funciones propias de la actividad, siendo aplicable el artículo 16 de la Ley General de Inspección, esto es que los hechos constatados por los inspectores actuantes que se formali- cen en las actas de infracción observando los requisitos que se establezcan, se presumen ciertos sin perjuicio de las pruebas que en defensa de sus respectivos derechos e intereses puedan apor- tar los interesados.

0047
0047

Concurso de infracciones

: 60-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: El inferior en grado sancionó al recurrente por la no entrega de boletas de pago así como por el no registro en planillas, como conductas infractoras independientes, cuando corres- pondía aplicar el principio de concurso de infracciones.

0048
0048

Legítimo interés

Resolución

Dpto.

: 124-2008

: Piura

Reseña: Que, habiéndose establecido que el denunciante puede ostentar la calidad de “interesa- do” en el Procedimiento Administrativo Sancionador, en el presente caso, no obstante no ser los recurrentes denunciantes, pero sí trabajadores afectados, por tanto, acreedores de un legítimo in- terés directo, en aplicación supletoria del numeral 2 del artículo 51 de la Ley N° 27444, los recu- rrentes se encuentran legitimados para interponer recurso administrativo de apelación.

3. RELACIONES ENTRE NORMAS

3.1. Aplicación de las normas en el tiempo

0049
0049

Vigencia ultractiva de una norma

: 409-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La Dirección se pronunció en el sentido que los trabajadores obreros que habían ingre- sado a laborar en las entidades ediles antes de la entrada en vigencia de la Ley Nº 27469, Ley por la que se modifica el artículo 52 de la Ley Orgánica de Municipalidades, esto es el 02 de junio de 2001, debían seguir siendo considerados servidores públicos sujetos al régimen de la actividad pública, tal como lo establecía, antes de su modificación, el artículo 52 de la derogada Ley Nº 23853 –Ley Orgánica de Municipalidades–; en ese orden de ideas los trabajadores afec- tados que tienen fechas de ingreso anteriores a la entrada en vigencia de la Ley Nº 27469 deben seguir siendo considerados servidores públicos, quedando fuera del ámbito de competencia de la Inspección del Trabajo de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 4 numeral 1 de la Ley General de Inspección de Trabajo.

0050
0050

Obligatorio cumplimiento a partir de la entrada en vigencia de una norma

: 117-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La inspeccionada sostiene que existió la imposibilidad de otorgarles pólizas de segu- ro de vida a sus trabajadores, debido a que las empresas aseguradoras se negaron a la afiliación debido a la avanzada edad de estos, sin embargo, este inconveniente se habría evitado si lo hu- biese realizado conforme a ley, es decir, teniendo en cuenta el artículo 1 del Decreto Legislativo Nº 688, la entrada en vigencia de esta norma y las fechas de ingreso de los trabajadores.

47
47

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

0051
0051

Los errores materiales o aritméticos pueden ser rectificados retroactiva- mente

Resolución

: 1798-2010

Dpto.

: Lima

Reseña: De conformidad con lo dispuesto en el artículo 201 numeral 201.1 de la Ley Nº 27444- Ley de Procedimiento Administrativo General, los errores materiales o aritméticos en los actos administrativos pueden ser rectificados con efectos retroactivo, en cualquier momento, de oficio, siempre que no se altere lo sustancial de su contenido ni el sentido de la decisión, siendo así el defecto de carácter material que no altera lo resuelto, máxime debe corregirse el referido error.

3.2. Norma más favorable

0052
0052

Norma más favorable ante existencia de normas que regulen mismo su- puesto

Resolución

: 016-2009

Dpto.

: Callao

Reseña: La definición de una disposición más favorable, de conformidad con la Décima Tercera Disposición Final y Transitoria de la Ley N° 28806, considera necesariamente la existencia de normas que regulen los mismos supuestos de hecho o las mismas instituciones jurídicas, en las que se aprecia que la nueva normativa establezca prescripciones más favorables al administra- do, lo cual no sucede en el presente caso respecto de la materia invocada, toda vez que el proce- dimiento establecido en el Decreto Legislativo N° 910 y Decreto Supremo N° 020-2001-TR, no contempla la existencia de un procedimiento sancionador, lo que significa la existencia de regu- lación que no es comparable, advirtiéndose que el esquema del sistema inspectivo establece cri- terios especiales para la imposición de las sanciones, las cuales se aplican con el solo mérito del acta de inspección que deje constancia de la existencia de infracciones.

3.3. Complementariedad y suplementariedad

0053
0053

Complementariedad de dos normas

: 079-2008

: Piura

Resolución

Dpto.

Reseña: Tanto la especialidad y excepcionalidad de la Ley N° 27360 en ningún extremo se contraponen al mandato constitucional establecido en el último párrafo del artículo 25 de la Constitución Política del Perú, toda vez que esta no está orientada a suprimir dicho derecho constitucional por el hecho de no mencionarlo, lo cual sería absurdo en mérito a su rango cons- titucional, sino por el contrario, la norma legal tiende a regular el monto de la remuneración dia- ria a percibir, lo que además debe ser complementado con lo regulado por el Decreto Legislativo N° 713.

48

CONTRATO DE TRABAJO

1. CONTRATO DE DURACIÓN INDETERMINADA

1.1. Primacía de la realidad

0054
0054

Labores de carácter permanente del trabajador acreditan una relación laboral

Resolución

: 295-2010

Dpto.

: Lima

Reseña: Del análisis de los actuados se constataron que las labores de los médicos tienen re- lación con la actividad económica principal de la inspeccionada –otras actividades relaciona- das con la salud humana–, debiéndose tener en cuenta lo señalado en la sentencia del Tribunal Constitucional Nº 1944-2002-AA/TC en cuanto la labor desempeñada por el recurrente vigilante del local de la entidad emplazada, resulta evidente la existencia del elemento de subordinación en cuanto se trata de una labor de carácter permanente; en consecuencia, cuando se trata de una actividad propia de la actividad principal, determina el elemento de subordinación, cumpliendo de esta forma con uno de los elementos característicos del contrato de trabajo.

0055
0055

No acreditación de trabajador dependiente

: 99-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que el inspector comprobó una relación laboral por las decla- raciones de parte de los inspeccionados, es pertinente precisar que, dichas declaraciones no guar- dan concordancia con los recibos por honorarios que obran en el expediente investigatorio, los que reflejan pagos en periodos distintos y por montos diferentes, de igual modo obra el contrato de locación de servicios en donde se ha pactado la realización de servicios específicos por lo que no existe certeza sobre la acreditación del vínculo laboral.

0056
0056

No se acredita el principio de primacía de la realidad

: 316-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Si bien la Inspectora del Trabajo ha consignado como hecho verificado, la existencia de vínculo laboral entre la inspeccionada y 116 personas, entre docentes y personal administrativo, sin embargo, no se advierte que haya establecido la desnaturalización de los contratos de loca- ción de servicios y la concurrencia de los elementos esenciales del contrato de trabajo, toda vez que las actuaciones se llevaron a cabo bajo la modalidad de comparecencia, en tal sentido, la si- tuación descrita evidencia que no existió una constatación directa de hechos, principalmente la relación de subordinación que debía existir con la empresa.

0057
0057

Reconocimiento de vínculo laboral

: 1051-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Al constatar in situ que la persona en cuestión contaba con un cargo, un horario y una jornada de trabajo así como una remuneración asignada; por lo que se concluye que existen ele- mentos esenciales de un contrato de trabajo, y que, de conformidad con lo dispuesto en el nu- meral 2 del artículo 2 de la Ley General de Inspección del Trabajo (Ley N° 28806), en caso de surgir discordancia entre los hechos constatados y los hechos reflejados en los documentos debe siempre privilegiarse los hechos constatados.

49
49

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

0058
0058

Naturaleza permanente de labores caracteriza una relación laboral

: 482-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: De lo resuelto se advierte que los trabajadores fueron contratados para encargarse de las ventas y cobranzas de productos, labor que constituye la actividad principal del negocio, esto es, comercialización y distribución de productos farmacéuticos, que por su naturaleza devienen en actividades permanentes, razón por la cual determina la concurrencia de un elemento que ca- racteriza a una relación laboral.

0059
0059

Definición de contrato de trabajo hace alusión a la primacía de la realidad

: 295-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Con relación a lo alegado en el sentido que no se habría determinado la existencia del elemento diferenciador entre una relación de índole civil y laboral, debemos indicar que, ante la definición del contrato de trabajo establecido en el artículo 4 del D.S. Nº 002-97-TR hay una alusión a la primacía de la realidad, al referirse, esencialmente, a la presunción de un contrato de trabajo a tiempo indeterminado de comprobarse la existencia de un contrato de trabajo, y que de conformidad con la recomendación sobre la relación de trabajo 198 de la OIT, se deberá tener en cuenta rasgos sintomáticos de un contrato de trabajo, entendiéndose estos como indicios que su- mados a los elementos del contrato de trabajo, estos son, prestación personal, remuneración y subordinación, llegan a establecer una relación laboral.

0060
0060

Aplicación del Primacía de la realidad

: 723-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Si bien las prestadoras de servicios suscribieron contratos bajo la modalidad de loca- ción de servicios, hecho que se corroboraría con sus declaraciones juradas, por lo que no se ha- bría configurado una relación laboral, sin embargo ello carece de sustento, teniendo en cuenta que, durante las actuaciones inspectivas se determinó la existencia de subordinación, pues, la labor de asesora y vendedora de cada una de aquellas, se encuentran dentro del marco de las ac- tividades productivas y de la organización empresarial del sujeto inspeccionado, asimismo, las referidas labores no pueden concertarse como una prestación de servicios bajo la propia direc- ción y responsabilidad del locador, debido a que requieren la supervisión y control por parte del empleador, situación que lleva a concluir que efectivamente concurrían los elementos propios de un contrato de trabajo.

0061
0061

Aplicación del Principio de Primacía de la Realidad

: 722-2010

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Al constatar in situ que la persona contaba con un cargo, un horario y una jornada de trabajo así como una remuneración asignada, y por la naturaleza de la labor que desempeñaba (guardería y limpieza) se puede establecer una relación de subordinación o de dependencia con la inspeccionada y no de naturaleza independiente, ello en aplicación del principio de primacía de la realidad.

0062 Reconocimiento de vínculo laboral Resolución : 053-2008 Dpto. : Lima 50
0062
Reconocimiento de vínculo laboral
Resolución
: 053-2008
Dpto.
: Lima
50

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

Reseña: Con relación al vínculo laboral existente entre los 13 trabajadores y la inspeccionada, resulta pertinente precisar que el representante legal de la recurrente, reconoció expresamente la existencia de dicho vínculo laboral incluso desde antes de la constitución de la apelante, según lo consignado en el acta de infracción, hecho que no desvirtúa lo alegado por la recurrente en lo concerniente a que tuvo vínculo laboral con los 13 trabajadores a partir de la celebración de los contratos de trabajo temporales por inicio de nuevas actividades desde el 2 de febrero de 2007, en las cuales se verificó las fechas de ingreso de los trabajadores, sus jornadas, sus horarios de trabajo, sus remuneraciones y ocupaciones, información que evidenció la existencia de vínculo laboral entre los 13 trabajadores y la inspeccionada, el mismo que fue constatado por el inspec- tor de trabajo comisionado en aplicación del principio de primacía de la realidad.

0063
0063

Vínculo laboral y no civil

: La Libertad

Resolución : 13-2009

Dpto.

Reseña: Según la documentación obrante en el expediente, está acreditada la relación laboral al

prestar sus servicios bajo jornada y horario de trabajo, como obra en el Memorando N° 01-2006- GC emitido por el gerente comercial al jefe de seguridad de la empresa, donde se consigna el ho-

rario de la persona afectada

el recurrente argumenta en su recurso que la relación con esta perso-

na era de naturaleza civil, lo cual queda desvirtuado con la documental obrante y en aplicación del

principio de primacía de la realidad.

0064
0064

Aplicación correcta del principio de primacía de la realidad

: 004-2009

: Piura

Resolución

Dpto.

Reseña: Como consecuencia de la aplicación del segundo de los principios rectores de la ins- pección, el cual lo constituye el principio de primacía de la realidad, se determinará que el traba- jador en la práctica no ejecuta las funciones de experto líder de equipo y no ejerce ningún cargo de confianza, la procedencia de la afiliación y la exigencia de los descuentos de las cuotas sindi- cales resultan totalmente válidas. El inspector determinó que las labores que realiza el trabajador corresponden al cargo de analista II, no desempeña las funciones que corresponden al cargo de confianza de experto líder de equipo indicado en su boleta de pago de remuneraciones.

0065
0065

Aplicación correcta del principio de primacía de la realidad

: 101-2008

: Arequipa

Resolución

Dpto.

Reseña: Ni el descargo efectuado ni el recurso de apelación aportan mayores elementos de jui- cio que permitan discernir en contrario a lo establecido, debiendo precisarse que en el curso del trámite y en aplicación del principio de primacía de la realidad normado en el artículo 2 de la Ley N° 28806, ha quedado establecido que los trabajadores desarrollan labores de montaje me- cánico de partes estructurales en la obra planta de aceite y harina de pescado de propiedad de otra empresa, labores que por su naturaleza son propias del régimen laboral de construcción civil.

0066
0066

Indebida aplicación del principio de primacía de la realidad

: 244-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: La inspectora de trabajo comisionada ha consignado como hecho verificado que exis- te una relación de naturaleza laboral entre las personas referidas y la inspeccionada, sin embar- go, no desarrolló el razonamiento que motivó dicha conclusión, es decir los elementos factibles

51
51

JORGE TOYAMA MIYAGUSUKU / AUGUSTO EGUIGUREN PRAELI

que fueron verificados que la llevó a considerar que el servicio que prestaban dichas personas se desarrollaba de manera personal, que existía una contraprestación por el mismo y principalmen- te, que tales labores se realizaban bajo la subordinación de la inspeccionada, basando su verifica- ción en lo manifestado por las citadas personas y en que los encontró durante la visita al centro de trabajo, hechos que no implican necesariamente que dichas personas hayan prestado servicios bajo dirección del empleador, que este haya normado reglamentariamente sus labores, que haya dictado las órdenes necesarias para la ejecución de las mismas o que los haya sancionado disci- plinariamente por alguna falta, conforme lo señala el artículo 9 del Decreto Supremo N° 003- 97-TR, máxime si la función que afirmaron desarrollar no tiene relación directa con la actividad principal de la inspeccionada.

0067
0067

Indebida aplicación del principio de primacía de la realidad

: 143-2008

: Arequipa

Resolución

Dpto.

Reseña: Las actuaciones inspectivas no contienen comprobaciones objetivas efectuadas hacien- do mal uso del principio de primacía de la realidad en relación al régimen laboral aplicable a los trabajadores que cumplen funciones de seguridad ciudadana en la Municipalidad Provincial de Arequipa, teniendo en cuenta que la Ley N° 27972 establece que los funcionarios y empleados de las municipalidad se sujetan al régimen laboral general aplicable a la administración pública y los obreros que prestan servicios a las municipalidades, son servidores públicos sujetos al régimen de la actividad privada, reconociéndoles los derechos y beneficios inherentes a dicho régimen.

0068
0068

Aplicación correcta del principio de primacía de la realidad

: 251-2009

: Lima

Resolución

Dpto.

Reseña: Lo alegado en el sentido que las personas presuntamente afectadas nunca fueron sus trabajadores, carece de sustento, pues mediante la aplicación de la Primacía de la Realidad, la inspectora actuante determinó fehacientemente que la relación entre las referidas personas y la inspeccionada era de naturaleza laboral, al constatar la existencia de los elementos del contrato de trabajo, esto es la prestación personal de servicios, el pago de una remuneración y sobre todo la subordinación, más aún si se advierte que la gerente de ventas supervisa las actividades de las indicadas trabajadoras.

0069
0069

Aplicación correcta del principio de primacía de la realidad

: 166-2008

: Arequipa

Resolución

Dpto.

Reseña: La parte empleadora se limita en argumentar, sin acreditarlo, que dichos trabajadores mantienen prestación de servicios de naturaleza civil o que prestaban servicios para un tercero, debe significarse que en el desarrollo del trámite, específicamente en las actuaciones inspectivas, ha quedado establecida la existencia de relación laboral entre el sujeto inspeccionado y los traba- jadores afectados, respecto de los que se verificó haberse incurrido en infracciones sociolaborales, las mismas que no fueron materia de regularización.

0070
0070

Aplicación correcta del principio de primacía de la realidad

: 171-2008

: Arequipa

Resolución

Dpto.

Reseña: Ha quedado establecida la existencia de relación laboral entre el sujeto inspeccionado y los trabajadores aludidos quienes desempeñan labores como obreros de limpieza pública, respec- to del que se verificó haberse incurrido en las infracciones sociolaborales antedichas, las mismas que no fueron materia de regularización.

52

LA JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA LABORAL EN LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO

0071
0071

Aplicación correcta del principio de primacía de la realidad

: 181-2008

: Arequipa

Resolución

Dpto.

Reseña: La situación laboral de los trabajadores afectados ha quedado debidamente establecida con lo verificado en las actas de inspección acotadas, lo que se corrobora de la relación anexa alu- dida, donde aparecen consignados los nombres de los trabajadores, su fecha de ingreso, el cargo o la ocupación que cumplen y la jornada de trabajo que observan, comprobaciones que se privilegian a tenor del Principio de la Primacía de la Realidad.

0072
0072

Reconocimiento de vínculo laboral

: 092-2009