Está en la página 1de 12

Raíces de la poesía mística sufí

Drusila Torres y Shams Martínez
La primera vez que me acerqué a un libro de poesía sufí fue sin saber que estaba ante
poesía sufí. Solo tomé un libro verde llamado La sed de los peces, con versos del poeta
Jalal al-Din Rumi, cuya contraportada me cautiv porque decía !uno de los pilares de la
poesía mística universal". #omo la edicin me parecía confiable $era de #%&'#(L)'* y
traía la cantidad de dinero suficiente para pa+arlo, decidí llev,rmelo.
-n ese tiempo, me inclinaba m,s por la poesía mística que por la de cualquier otro
tipo de poesía. Desde mi punto de vista, implicaba una forma velada de .ablar del amor
pasional. /eía en el amor a Dios de esos poetas la saciedad del amor que en la carnalidad no
se encontraba. 0e deleitaba viviendo, 1unto con el poeta, el des+arramiento del amor y la
ausencia del amado, +ozaba, como dice San Juan de la #ruz, con el !cauterio suave". 'sí
que, si en la contraportada se au+uraba !poesía mística", sabía que pasaría buenas .oras de
lectura seducida por aquellas palabras.
2ero me llevé la mayor sorpresa de mi vida. Rumi fue m,s de lo que pensé, m,s
que un poeta que usaba las met,foras del amor carnal para evocar un amor Divino, como lo
.ace también mi predilecto San Juan de la #ruz. Rumi lo .acía de una manera diferente,
a3n m,s recurrente, a3n m,s sensual, me tenía atrapada en sus palabras. -n aquel entonces,
solo me llamaba la atencin esa parte de la mística, la que .ace un símbolo el amor carnal
para e4presar el amor divino5 tal como ocurre con otros poetas de diversas tradiciones,
como el mon1e carmelita que .e mencionado y, otro e1emplo m,s, 0ira 6ai, la princesa
poeta y asceta nacida en 7ndia en el si+lo 8/, quien compuso canciones al Se9or :ris.na,
viéndose ella misma como una campesina enamorada. )odo ellos tenían un .alo de ma+ia
ine4plicable. 'unque en Rumi la maravilla de ese no se qué me de1aba balbuciendo, su
lectura me funcion como invitacin y puerta para conocer la poesía mística de otras
tradiciones orientales.
#onforme .e madurado y .e podido profundizar en el estudio de la poesía mística,
me .e dado cuenta de que esa aficin y ese disfrute son parte de un camino que, como las
plantas, toma su tiempo para crecer y mostrar nuevos matices. Sin de1ar de ser apenas una
1
aprendiz, .e lle+ado a interesarme en al+unos temas de la poesía mística $en particular de la
escrita por los devotos sufíes*, muc.os de los cuales aparecen en la antolo+ía que presenta
el ;oro Literario de Sufismo, La raíz de las raíces. Sobre esto abundaré en este te4to.
Los tres temas de los que .ablaré son< el dolor por la ausencia del amado, el +ozo del
mundo y, por 3ltimo, el olvido de sí mismo o la !aniquilacin del e+o". 'cerca de estos
temas pretendo .acer una e4ploracin para intentar acercarme a las raíces de la poesía
mística sufi, como lo dice el título de la antolo+ía que presento.
El dolor por la ausencia
-mpezaré mi an,lisis .ablando del tema del dolor por la ausencia del amado. &o es un
tpico propiamente sufí y eso lo sabemos, pues el amor =y sus cuitas- es uno de los dos
asuntos universales de la poesía $1unto con la muerte*. -n la tradicin mística, el
antecedente m,s anti+uo que conozco donde se .abla de la ausencia del amado est, en el
#antar de los #antares, obra aparecida en el 'nti+uo )estamento, atribuida de manera
convencional al Rey Salomn. -n este c,ntico observamos que una amada .abla de su
dolor por la ausencia del amado<
7ndícame, amor de mi alma,
dnde apacientas el reba9o,
dnde lo llevas a sestear a mediodía,
para que no ande yo como errante
tras los reba9os de tus compa9eros. $#antar >,?*
La amada del #antar de los #antares, al i+ual que al+unos de los poetas sufíes de
esta antolo+ía, se pre+untan por la presencia de su 'mado5 no lo encuentran, no lo ven y
eso les atemoriza y causa dolor. -n mi lectura de la antolo+ía La raíz de las raíces .ay
al+unos fra+mentos que me remiten al estilo del #antar. Dice 0evlana Rumi< !Si al+una
vez en mi vida pasara un momento sin )i @ por ese tiempo y por esa .ora me arrepentiría
toda mi vida".
-n estos versos, el poeta .abla de la posible desesperacin ante la ausencia del
'mado. 2ara los acostumbrados a leer poesía de Rumi, esto es familiar5 incluso, lo
2
relacionamos directamente con otros poetas sufíes. Sin embar+o, para lle+ar a las raíces del
tipo de poesía que escribe Rumi y los dem,s poetas sufíes, quiz, no .ace falta retroceder
tanto en el tiempo. -l #antar debi escribirse m,s de mil quinientos a9os antes de que
Rumi naciera, y no necesariamente fue su influencia b,sica. -scuc.emos estos otros versos,
de car,cter annimo, y muc.o m,s cercanos a Rumi en tiempo y en espacio< !'mi+o, Ano te
apartes de míB CDué .aré, qué ser, de mí si t3 me de1asE" $J, >F*
-ncontramos el mismo tono desesperado de amor. La misma intencin lírica y el
mismo yo enamorado que rue+a y se lamenta por el que ama en estos otros versos< !0i
corazn se va de mí. %. Dios, Cacaso se tornar,E A)an fuerte es mi dolor por el amadoB
-nfermo est,, Ccu,ndo sanar,E" $J, G*
)ambién tenemos estos versos de Hmmi Sinan, que aparecen en la antolo+ía y que
parecen .ermanos de los de Rumi y de los annimos que cité<
Si el amor no me subyu+a, quem,ndome entre sus llamas,
si el fue+o no me cocina,
Cqué .aría yo con el buen nombre y la famaE $IJ>K< KK*
Son amantes que piden a su amado que, por su amor, por favor, ven+an a completar
este vacío que si+nifica su ausencia. Son poemas de deseo ferviente por la completud,
donde la voz que leemos parece estar dispuesta a todo para terminar con su dolor, siempre
en beneficio de aquel que lo enamora.
2or su parte, RabiLa al-'daMiyya, nos .abla de un 'mado que es su due9o y puede
.acer con ella lo que complazca a sus deseos, incluso quitarle el velo5 dice RabiLa<
)en+o dos formas de amarte<
(na e+oísta y otra que es di+na de ti<
-s amor e+oísta cuando te recuerdo, te pienso, te sue9o.
-s aquel otro amor, cuando levantas el veo
y me permites perderme en tu cara, en tus o1os. $I>*
2or su lado, el poeta annimo del que .ablo, dice< !0adre, yo no quiero tener el
collar, ni el vestido para mí. 0i amado quiere que mi cuello aparezca desnudo en toda su
blancura, no quiere 1oyas."
-n esas estrofas nos topamos una y otra vez con un 'mado que subyu+a, al+uien
cuya ausencia duele y cuya presencia deleita al que lo ama. -l amante se pierde de sí
mismo, entre+a su ser al 'mado, quien se convierte en su due9o y puede .acer con el
3
amante lo que le plaza a cambio de no privarlo de su presencia. -l tema actualmente es
aceptado como propio de la poesía mística y podríamos comenzar aquí a des+losar los
símbolos del 'mado y la amada, porque todo est, lleno de met,foras y, m,s a3n, de
símbolos.
Sin embar+o, los versos annimos que .e citado no pertenecen a la poesía mística
del 7slam sino a la tradicin popular .isp,nica, claramente influenciada por la cultura ,rabe5
se trata de las llamadas Jarc.as moz,rabes, que datan de los si+los 87 y 877 de nuestra era,
y abren el camino para lo que ser, m,s tarde la +loriosa literatura escrita en espa9ol. 'l+o
todavía m,s importante para el tema de nuestro interés, es que fueron creadas varios si+los
después que RabiLa pero dos si+los antes que Rumi y casi cinco antes de Sinan, el otro
poeta de nuestra antolo+ía. La tem,tica de todos estos poemas puede ser la misma, incluso
la esencia parece ser i+ual, sin embar+o, en la interpretacin y uso de ellos es donde radica
el secreto de la poesía sufí.
Lo que pretendo mostrar es que la poesía sufí, al i+ual que la poesía mística
.isp,nica $de la cual no .ablaré m,s aquí* tiene una profunda raíz li+ada con la tradicin de
la poesía oral y popular de las culturas persa y ,rabe. )odas, en cierta forma, .an abrevado
del mismo río. La variable principal, la llave maestra en los poemas que .oy celebramos, es
el sufismo. 'unque no pretendo definir qué es el sufismo, quiz, vale la pena .ablar sobre
quiénes son los sufís. -ntre ellos encontramos no solo eruditos de la doctrina isl,mica de la
altura de Rumi o 7bn al-'rabi, sino también ascetas como S.ams de )abriz y RabiLa al-
'daMiyya, .ombres de ciencia como %mar :.ayyam, poetas reconocidos como Nafiz de
S.iraz, entre tantos otros, con los cuales pecaría de imprecisin, como ya .e pecado aquí al
tratar de definir a personas multifacéticas que, en 3ltima instancia, escapan a las
definiciones. )odos vivían de manera arrai+ada la cultura poética de su pueblo. -llos
conocían, por sus estudios, o simplemente por pertenecer al pueblo donde nacieron, las
formas y convenciones de su literatura. 2or su cuerpo y su alma se vertía la tradicin
literaria de sus culturas que solo derramaron para .ablar de lo que a ellos realmente les
interesaba< el dolor por sentirse incompletos por no sentirse uno con Dios, el 'mado.
-ntre las fi+uras m,s conocidas en la poesía ,rabe y persa se encuentran las
im,+enes del amor y el vino, que son recurrentes en la poesía ,rabe anti+ua $>GGG< >?J*,
im,+enes usadas por los poetas sufis, aunque ellos no bebían. )ambién encontramos
4
alusiones a las mu1eres y a la se4ualidad, recurrentes en la anti+ua poesía ,rabe, que est,n
presentes en poesía de Nafiz, de :.ayyam y de Rumi, aunque su vida tendía m,s bien a la
castidad.
Si leemos a Rumi .ablar de la .istoria de pasin de 0a1n3n y Leyla o describir
cmo es estar con S.ams de )abriz, o si leemos a 7bn al-'rabi utilizando también el estilo
ertico o popular, debe quedar claro que el motivo es se+uir la tradicin de la poesía
tradicional, !porque así es como se debe escribir en verso y es así como le +ustaba al
p3blico" $>?I*.
Los poetas sufís, por tanto, tomaron de la lírica profana muc.os temas para construir
sus versos, quiz, por simple convencin, pero su influencia cambio de manera profunda las
culturas que .abitaban.
Los poetas sufís fueron m,s all, de la simple imitacin de formas. 2ara ellos, la
poesía es un elemento importante dentro del ritual. Debe estar acompa9ada de m3sica y, de
preferencia, ser cantada. Se busca que el efecto en los oyentes sea claro. 2or esta razn, los
poetas se basaron en la tradicin de si+los de la poesía amorosa y cortesana para crear sus
propios poemas, porque el len+ua1e era sencillo, directo y conocido5 sin embar+o, la
si+nificacin era diferente. 2orque los poetas !no pensaban en el mero entretenimiento
rom,ntico al utilizar la ima+inería ertica Oy popularP. 0,s bien, deseaban establecer un
punto de apoyo metafísico acerca de la creacin para aludir a OlaP 6elleza 2rimordial que se
.abía desvelado a sí misma." $>GGQ<>K*
Si entre el plano .umano y el divino, es decir, el de la belleza primordial, no .ay
separacin, como dice Rumi, si !los dos mundos son (no", entonces, al .ablar de los
cabellos del 'mado $o de la 'mada, porque también Dios es poetizado como la 0usa* se
pueden referir tanto a la multiplicidad y al amor carnal, como a los atributos divinos de la
+racia y la clera. -l dolor de la separacin implica la pena por la i+norancia de no ver al
'mado en todas las cosas. -ntre+arse al 'mado, es, entonces, aniquilar el e+o que tanto
estorba para el camino de re+reso al lec.o del 'mado, la belleza primordial.
La transmisin de este conocimiento quiz, no pueda e4presarse por nuevos medios
o quiz, no vale la pena crearlos, es por eso que los poetas sufís los e4presaron utilizando
los medios conocidos en su tiempo.
5
El gozo del mundo
%tro de los temas que abordan los poemas ele+idos en La raíz de las raíces es !el +ozo del
mundo". 2or lo +eneral, cuando pensamos en las tradiciones místicas nos remitimos a
monasterios, claustros o lu+ares de retiro, ale1ados del mundanal ruido. 7ma+inamos a
personas aisladas que rec.azan cualquier +oce corporal, que retraen sus sentidos o que se
someten a sacrificios como ayunos y sesiones lar+as de meditacin u oracin en las que
pocos estaríamos dispuestos a participar. &o obstante, los sufís aparecen, en esta antolo+ía,
como devotos despreocupados por el mundo y, al mismo tiempo, como seres terriblemente
ocupados en él. 2odremos leer que .ay poetas que ríen y lloran, que contemplan o se
lamentan por los sucesos de todos los días, poetas via1eros, bebedores de vino,
embria+ados. -ncontramos, en muc.os poemas, verbos que remiten a acciones que poco
tienen que ver con la soledad y la beatitud. Rumi personifica una ca9a que se e4presa de
esta manera<
Desde que me arrancaron de mi ori+en
0i lamento .ace +emir a .ombres y mu1eres.
ORP
-n toda compa9ía, suspiros eran mis notas<
lloré con los infelices,
reí con los que se re+oci1an. $IJ>K<>Q*
-l lamento por la ausencia, a.ora se refle1a en e4presiones físicas que muestran la
insatisfaccin ante sus circunstancias. Rumi y otros poetas nos .ablan de lar+os
pere+rina1es sin resultado, de via1es sin meta precisa. #omo en estos versos<
Desde tiempo inmemorial .as ido y venido
#orte1ando un espe1ismo.
Desde tiempo inmemorial .as .uido del dolor. $>S*
-l poeta nos comparte su visin del mundo que, aparentemente, acarrea an+ustia y
sensacin de incompletud, no .ay al+o que pueda satisfacer a su b3squeda. Nafiz nos da un
e1emplo de cmo es la frustracin del alma al no encontrar en el mundo lo que se an.ela<
tu rostro se endurece, tus dulces m3sculos se tensan,
6
Los ni9os se preocupan cuando ven en esa e4tra9a mirada que brota
de tus o1os.
Nasta tu espe1o y nariz se preocupan.
Las ardillas y los p,1aros presienten tu tristeza
y convocan a una conferencia en la copa de un ,rbol.
ORP
puedes destrozar cada oracin que tus maestros y ami+os dicen
en busca de frases ocultas. $IQ*
-n su b3squeda de Dios por el mundo, los poetas sufíes .an intentado e4presar su
3nica b3squeda de m3ltiples maneras< desde via1es interminables, contacto con la +ente,
artes y oficios como la poesía. Sin embar+o, la misma poesía se vuelve también una
b3squeda infructuosa. Las palabras son otra .erramienta que, aunque persiste a lo lar+o de
los a9os, tampoco puede resolver el problema de la separacin y la limitacin que
acompa9a a la vasta mayoría de los seres .umanos.
Rumi nos e4plica, en incontables poemas, cmo .a intentado transmitir la /erdad en
las palabras, pero el resultado nunca lo convence. Recordemos su rubai $poesía de cuatro
versos*<
Siempre es lo mismo<
cuando termino un poema
me sobreviene un +ran silencio
y me pre+unto por qué se me ocurri usar palabras. $IJJF<I?*
'nte sus resultados, el poeta se diría< !la .istoria no tiene principio ni fin. Tuarda,
pues, silencio." 2or mi parte, me pre+unto< Ccu,l es el problema que se plantean estos
versosE, Cpor qué el mundo parece un lu+ar lleno de insatisfaccionesE #omo ya .e dic.o,
los poetas parten de la confusin que reside en cualquier .ombre com3n, la de confundir su
cuerpo, su e+o, ese si+no vital que les sirve para andar y permanecer, con la totalidad, su
verdadera esencia, con !la raíz de las raíces". ' través de su e4presin, el poeta sufí lle+a al
mismo lu+ar al que arriban los poetas de la lírica com3n, pero, en +eneral, el sufí no se
queda allí sino que da un pasito .acia adelante, .acia lo desconocido. -l e+o, llamado nafs
por los sufis, tiene su base en la i+norancia, la que .ace pensar que se puede poseer al+o,
que un individuo puede convertirse en al+o m,s, que .ay é4itos o conquistas, que es posible
.acerse m,s apto, m,s cercano a la satisfaccin de todos los deseos, m,s infalible, m,s
eterno. (n nafs confundido piensa que podr, lle+ar a donde se encuentra esta )otalidad,
7
esta vida eterna, este 'bsoluto, al cual los poeta llaman simplemente 'mado, para poseer
sus secretos. De .ec.o, y los poetas de nuestra antolo+ía lo saben muy bien, la del 'mado
es la 3nica b3squeda. U el nafs lo busca con desesperacin de las maneras m,s e4tra9as<
ten+o que poseer m,s estudios y cultura, ten+o que tener un auto m,s nuevo, debo
encontrarme m,s ase+urado, ten+o que me1orar mi cuerpo, ten+o que vivir m,s aventuras,
necesito m,s placer y entretenimiento. -n fin, necesito e4periencias de todo tipo. -l sue9o
de la i+norancia nos .ace ima+inar que en el mundo se encuentra aquello que por fin nos
colmar, o quiz, en una vida futura, después de esta vida. $Sea como sea, concluimos, el
nafs debe salvarse.*
La medicina que los poetas sufíes proponen para esta +rave enfermedad es el
'mado. Dicen que, si en verdad .ay un paraíso, este no puede encontrarse en otro lu+ar y
en otro sitio que aquí y a.ora. 2ero ese 'mado, Cest, relacionado con una e4periencia m,s
entre las muc.as otrasE C-s, di+amos, una +ran fuerza, un +ran placer, un +ran +ozo, una
+ran noticia, una +ran visinE C-s una persona acasoE C(na ener+íaE &o, en absoluto. -l
'mado es todo esto y m,s. &o podría estar contenido en un con1unto de e4periencias y
percepciones que, a fin de cuentas, solo son im,+enes, mentira. Justo como la poesía. 2or
eso, sin e4cepcin, nin+uno de nuestros poetas toma muy en serio la poesía, como no se
toman muy en serio a sí mismos.
2ara lle+ar al 'mado, basta con darse cuenta que todo es el 'mado. -l nafs no tiene
que cambiar, no puede cambiar ni convertirse en nada, pues es solo un instrumento que
sirve para que el 'mado contemple su creacin a través de nuestros o1os. &o se puede
transformar al nafs ni darle nada para satisfacerlo, sino ense9arlo a estar contento con lo
que es, y lo que es, de por sí, resulta pura maravilla. La verdadera raíz del sufí es su
corazn, no como r+ano vital, sino como símbolo de un cuenco donde se desborda el
conocimiento del mundo profano y del divino, donde el poeta conoce que no .ay
separacin.
#uando lle+a este entendimiento al corazn, el poeta puede disfrutar del mundo tal
como es, vivir con la car+a que le .aya tocado, y se+uir aquí solo por el deleite del 'mado,
que es la verdadera identidad del poeta y de todos nosotros. Dice Rumi< !los dos mundos
.an desaparecido de mi vista5@ no ten+o m,s que .acer que el 1ol+orio y la 1arana" $IJ>K<
8
>G*. Nafiz también refiere que con el conocimiento del 'mado, ya no pesa m,s este mundo,
pues se descubre que todo es 'mor<
)rae tu copa cerca de mí
porque soy un dulce y vie1o va+abundo
con un barril infinito
que el 'mado amarr a mi espalda
y del que a.ora +otea luz, risa y verdad. $IF*
U Ra.man 6aba, también presente en la antolo+ía, nos ense9a a +ozar del mundo y verlo
como lo ve el 'mado, como un espe1o en el que podemos contemplarnos, dice<
-ste mundo es bueno, es bueno5
es una inversin para el mundo que viene.
&o condenes este mundo5
escuc.a y absorbe este conse1o.
-s en el bazar de este mundo
donde pueden compararse las cosas para aquél.
Nay muc.a +anancia en el mundo,
que solo la +ente sabia conoce.
Si lo ofreces en caridad,
te prote+er, del desastre.
Si lo obsequias a tu enemi+o,
muy pronto lo convertir, en ami+o.
Si lo ec.as al fue+o,
producir, el aroma del aloe.
Si lo derramas en el desierto,
tornar, el desierto .ermoso.
Si lo ofreces a una persona santa,
ella se ir, feliz y sonriente.
0ientras viva en este mundo,
te recordar, en sus oraciones.
&o .ay maldad en el mundo,
mientras no brote maldad de ti.
-l mundo es un océano que fluye,
limpio como un espe1o. $K>-KI*
El olvido de sí mismo
-l tercer y 3ltimo tema del que quiero .ablar es del !olvido de sí mismo", la aniquilacin
del e+o, la entre+a completa a Dios. -ste tema es el que me parece la verdadera raíz del
9
sufismo, su esencia, la razn de ser no solo de esta corriente mística sino de todas las que
e4isten y .an e4istido.
Desde la comprensin mística, Dios no necesita al+o de nosotros, ni que seamos sus
amantes ni que escribamos o comuniquemos al+o por Vl. Vl es la completud, lo que no
tiene límites, la unidad satisfec.a simplemente de Ser. (na vez escuc.é una conversacin
entre dos dervic.es. -l de mayor edad le pre+unt al m,s 1oven< !Si Dios es todo lo que .ay
-como dicen los sufís< La ilaha illa lah- Cpor qué cre el universo con su comple1idad, por
qué le +usta 1u+ar con nosotrosE" -l m,s 1oven, ine4perto, pero quiz, por eso m,s atrevido,
contest< !Si t3 estuvieras solo, si fueras lo 3nico, se+uramente .arías lo mismo, solo te
dedicarías a 1u+ar." Uo diría al+o m,s, si la totalidad incluye todo, absolutamente todo,
también incluye esto, la ilusin de que estamos separados. Los místicos y poetas de nuestra
antolo+ía comparten esta nocin, que también es un tpico en las distintas tradiciones
sa+radas< este mundo es 1ue+o. Solo .ay un Ser, una identidad. La entre+a del nafs da como
resultado el reconocimiento de la raíz de todo.
-l poeta sufí, para describir este olvido de sí mismo, recurre a varias formas de
e4presarlo, una de ellas es ne+ar su identidad, utiliza el mismo medio que los místicos
.ind3es< neti neti, no soy esto ni aquello. &ie+a su propio ser para resaltar lo Wnico que
e4iste, el amor, la conciencia y el +ozo ilimitados. #ito un e1emplo de Rumi<
&o soy cristiano, ni 1udío, ni ma+o, ni musulm,n.
ORP
&o soy de 'd,n, ni de -va, ni del -dén, ni del RizMan. $>X*
Se describen también como poetas sin casa, sin procedencia y sin direccin física,
1usto como el 'mado< !0i lu+ar es el sin lu+ar, mi se9al es la sin se9al.", dice Rumi. U
completa Hmmi Sinan< !0i morada no tiene rastro".
#omo vimos .ace unos instantes, los poetas ven que .ablar tampoco le sirve
demasiado a este comple1o de separacin, muc.o menos son 3tiles las palabras en el
encuentro con la verdadera con la identidad de lo Real. 'nte este .ec.o, ;aruddín 'ttar se
describe parad1icamente como un poeta mudo<
&o tendré se9a ni nombre,
10
así que .ablaré de cosas sin nombre y sin se9a,
&o te en+a9es creyendo
que desde un corazn calcinado
.abré de discurrir con paladar y len+ua. $IX*
'3n m,s, encontramos a poetas que dicen .aber perdido la razn, se asumen como
i+norantes, el 3nico conocimiento v,lido que poseen es Dios< !&o conozco a nin+3n otro
que Vl", dice Rumi. 'l .aber lle+ado a comprender la Realidad Wltima, no se reconocen a
sí mismos, ni si quiera como pertenecientes al +énero .umano. La verdadera esencia de los
poetas y de cualquiera de nosotros es otra< !' pesar de tu apariencia terrenal @ #onciencia
pura es tu esencia.", dice Rumi también< !&o ten+o cuerpo, ni alma, pues pertenezco al
alma del 'mado".
-n cierto poema de esta antolo+ía, se dice que a Nafiz le pre+untaron qué se sentía
ser un .ombre, él contest que .ablar de sí mismo como un .ombre con cualidades le
recordaba m,s a una e4.ibicin canina, Nafiz prefiere se vea en él la raíz de sus raíces<
(na me1or pre+unta para Nafiz .ubiera sido<
C#mo se siente ser un coraznE
2orque yo solo conozco al 'mor
y conozco a mi corazn infinito
y en todas partes. $II*
Después de deambular por lo .umano, por el cuerpo, por el mundo, los poetas
lle+an a la conclusin de que su esencia es otra. Si al+o los impulsa es el amor, pero no el
carnal, ni el fraternal sino el amor divino que abarca todas las formas y todos los conceptos<
el 'mor es Dios y Dios los .abita. Lo 3nico que e4iste, por tanto, es el 'mor, al 'mor se
entre+an, 'mor son.
Las palabras ya est,n dic.as. Ne querido compartir con ustedes, futuros lectores de
la antolo+ía del ;oro Literario de Sufismo, la mirada de una lectora enamorada de lo que
lee. 0e +ustaría plantear un inc+nita m,s< Cpor qué .abríamos de interesarnos en estos
poetas que renuncian incluso a su oficio porque saben que con palabras no pueden
e4plicarnos lo que .an lle+ado a comprenderE
#uando me pre+untan por qué es importante la lectura en +eneral, siempre contesto
que es una puerta .acia el conocimiento. #on el paso de los a9os, me .e convencido de esta
11
premisa, pero a.ora los invito a no leer por el placer del conocimiento de las cifras y las
teorías, a de1ar de lado el querer saber m,s bellas palabras y tpicos literarios5 es m,s,
olvidemos también que vamos a conocer poetas orientales y sus creaciones. Los invito a
leer esta poesía sin una finalidad precisa, entre+ados al momento en el que el poema est,
frente a nosotros y al si+nificado que cada una de las palabras le entre+ue a nuestro
corazn, nada m,s y nada menos.
-n nuestro interior, secretamente, sabemos qué buscamos cuando leemos o venimos
.asta aquí a escuc.ar poesía o m3sica5 sin embar+o, nos +usta que el poeta sea quien nos
di+a< !Duerido< por favor, Apon tu corazn cerca de mí, @ para que pueda saciar tu sed de
libertadB" $IF*.
Bibliografía
Elahi Ghomshei, H. M. (2002). La Poétia ! la Estétia e" la t#a$ii%" lite#a#ia
s&'( )e#sa. SUFI (4), 12*19.
E#"st, +. ,. (1999). Sufsmo. Una introducción esencial a la flosofía y la
práctica de la tradición mística del Islam. -a#elo"a. /"i#o.
G#aham, 0. (2004). Los o#(1e"es s&'(es $e 2a" 3&a" $e la +#&4. SUFI (8), 18*23.
5&mi, 3. (2005). La sed de los peces. (E. 5. +asta6e$a, 0#a$.) Mé7io.
+/89+:L09.
;;. 99. (2013). La raíz de las raíces. Mé7io. 9st#ola<io.
12

Intereses relacionados