La policía brasileña dispersó hoy con gases lacrimógenos y balas de goma la primera manifestación contra el Mundial de

fútbol Brasil 2014 registrada en Sao Paulo en el día en que comienza la competición, en la que resultaron heridas dos
periodistas de la cadena de televisión CNN.
Cerca de 150 hombres de la Tropa de Choque de la Policía Militarizada del estado de Sao Paulo dispersaron a un grupo
de 50 manifestantes que intentaba marchar por la avenida Radial Este, la principal vía de acceso al Arena Corinthians, el
estadio de Sao Paulo en que se disputará el partido inaugural del Mundial.
Según O Globo cerca de mil personas protestan e Rio de Janeiro en una manifestación que se volvió violenta.

Unos 150 manifestantes trataron de bloquear el tránsito en Copacabana. La policía efectuó arrestos argumentando
que el derecho a manifestarse se termina cuando impiden la libre circulación de los demás ciudadanos, según informó O
Globo.

Por otro lado, Folha de S. Paulo informa que las manifestaciones en Fortaleza son pacíficas, mientras en Porto Alegre
se registran actos de vandalismo contra bancos y quioscos.

En Belo Horizonte, la policía militarizada utilizó gases lacrimógenospara dispersar a los manifestantes, quienes
destrozaron y dieron vuelta un auto de la policía.

Según autoridades la concentración convocada por diversos sindicatos reúne a unas 4.000 personas en Sao Paulo, de
acuerdo a lo que informa la web del diario brasileño O Globo.
La policía detuvo a uno de los manifestantes que intentó frenar la marcha de los policías que, en fila, avanzaban con
escudos hacia el local de la protesta.

La productora de la red de televisión norteamericana en Sao Paulo, Barbara Arvanitidis, de nacionalidad canadiense, fue
herida mientras cubría la protesta por la esquirla de una bomba aturdidora lanzada por los agentes que comenzaron a
dispersar a los manifestantes.

La productora de la red de televisión norteamericana en Sao Paulo, Barbara Arvanitidis, de nacionalidad canadiense, fue
herida mientras cubría la protesta por la esquirla de una bomba aturdidora lanzada por los agentes que comenzaron a
dispersar a los manifestantes.

Aunque aún no hay un parte médico oficial, Arvanitidis presentaba una herida lacerante en el brazo tras ser atendida
por voluntarios presentes en la manifestación, según imágenes divulgadas por televisiones locales.

Los manifestantes, convocados a las 10.00 hora local en las redes sociales por movimientos que critican los elevados
gastos del Gobierno en el Mundial, se concentraron inicialmente frente a la estación Carrao del metro, en la zona este
de Sao Paulo, y pretendían marchar por la Radial Este.
Como los participantes en la protesta se negaron a obedecer las instrucciones de la policía para que no intentaran
bloquear la importante vía, el comandante de la Tropa de Choque ordenó que los manifestantes fuesen dispersados
tan sólo diez minutos después del inicio de la marcha.

Algunas de las personas que se dispersaron se dirigieron hacia la estación de Tatuape del metro, a pocas calles y en
donde un grupo de empleados del metro de Sao Paulo está concentrado en una manifestación contra el despido de 42
trabajadores de la compañía.
Los empleados del metro, que llegaron a amenazar con una paralización en el día inaugural del Mundial y finalmente
desistieron, han convocado diferentes protestas para exigir que la compañía readmita a los despedidos.

El gobierno regional de Sao Paulo determinó los despidos luego de que la justicia declarara ilegal, por "abusiva", la
huelga de cinco días realizada por los empleados del metro hasta el lunes.
Las organizaciones que se oponen a la organización del Mundial y que critican los gastos públicos en la competición han
convocado para hoy, en coincidencia con la ceremonia inaugural, a manifestaciones en diferentes ciudades.

Las autoridades han admitido su preocupación con las manifestaciones contra el Mundial pero esperan que sean de
menor magnitud que las registradas el año pasado, cuando millones de brasileños salieron a las calles para exigir
mejores servicios públicos en coincidencia con la Copa Confederaciones de la FIFA.
El Gobierno ha dicho que tolerará las manifestaciones desde que no sean violentas y desde que no amenacen la
locomoción hacia los estadios en que se disputará el Mundial.

Protestas y huelgas de trabajadores están planeadas en las 12 ciudades sede, incluyendo una acción de 24 horas por
parte de algunos trabajadores aeroportuarios en Río de Janeiro para retrasar las operaciones.
Además, un grupo de 400 personas protesta en el centro de Rio de Janeiro complicando el tránsito. La protesta
convocada por los profesores se mantiene pacífica.
En Natal los choferes de buses se encuentran el huelga, por lo que cientos de trabajadores tuvieron que regresar a sus
trabajos o bien llegaron caminando a ellos. Mañana la ciudad sede acogerá el partido que disputa Camerún y México.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful