Está en la página 1de 8

ACTA DE INDEPENDENCIA DE ESTADOS UNIDOS DE 1776

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos, leída solemnemente en
Filadelfia, constituye todavía hoy uno de los textos más innovadores y trascendentes
de la historia contemporánea. En él quedaron proclamados dos principios básicos que
recogieron posteriormente los grandes textos sobre derechos fundamentales:
«libertad e igualdad».
De acuerdo con ello, los nuevos estados formaron una república, regida por un
presidente y una asamblea o congreso, elegidos ambos por todos los habitantes
mayores de edad. Se había instituido, pues, un régimen democrático, fijándose los
derechos y deberes de gobernantes y gobernados en una ley fundamental o
Constitución.
El destino de la nueva nación se libró en una guerra con Gran Bretaña que fue difícil
para los estadounidenses durante los tres primeros años. Después, con la ayuda de
franceses y españoles y conducidos por George Washington, lograron derrotar a su
antigua metrópoli en Saratoga (1777) y Yorktown (1781). Dos años después se firmaba
el Tratado de París por el que Gran Bretaña reconocía la independencia de los Estados
Unidos.
Antecedentes
Los británicos habían mantenido tradicionalmente buenas relaciones con las Trece
Colonias que habían formado en la costa atlántica de América del Norte. Unas fueron
fundadas directamente por la Corona o explotadas por empresas que comerciaban con
productos tropicales; otras nacieron tras el establecimiento de colonos exiliados de la
metrópoli por motivos políticos o religiosos. Todas gozaban de un grado aceptable de
libertad; regidas por gobernadores de la metrópoli, pero con asambleas o parlamentos
que les aseguraban su autonomía.
Pero en 1765, el gobierno británico de Jorge III aumentó los impuestos, estableciendo
primero un impuesto del timbre, sello que tenían que llevar los documentos jurídicos y
que fue suprimido; y después un impuesto sobre el té, que acabaría desencadenando
la revolución. Ambos impuestos habían sido promulgados sin consultar a las colonias y
Gran Bretaña trató de mantenerlos haciendo uso de la fuerza. En el puerto de Boston,
un buque cargado de té fue saqueado por colonos disfrazados de pieles rojas. Los
colonos, considerando que ambos impuestos eran abusivos, se reunieron en el
Congreso de Filadelfia y proclamaron la Declaración de derechos (1774).
Cuando las relaciones entre Gran Bretaña y sus colonias en Norteamérica se volvieron
más tensas, los colonos crearon un gabinete en la sombra en cada colonia, con un
congreso continental y «comités de correspondencia» vinculaban. Cuando había
combates en abril de 1775, estos gabinetes en la sombra se encargaron de cada
colonia y expulsaron a todos los funcionarios reales. El deseo de independencia
aumentó rápidamente en respuesta a las acciones de Gran Bretaña y un panfleto
denominado Common sense (‘sentido común’) publicado por Thomas Paine tuvo una
gran resonancia, invitando a los colonos a conquistar

















DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DEL HOMBRE Y DEL
CIUDADANO (1789)
Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789) aprobada por la
Asamblea Nacional Constituyente francesa el 26 de agosto de 1789, es uno de los
documentos fundamentales de la Revolución francesa (1789-1799) en cuanto a definir
los derechos personales y colectivos como universales. Influenciada por la doctrina de
los derechos naturales, los derechos del Hombre se entienden como universales,
válidos en todo momento y ocasión al pertenecer a la naturaleza humana. Aún cuando
establece los derechos fundamentales de los ciudadanos franceses y de todos los
hombres sin excepción, no se refiere a la condición de las mujeres o la esclavitud,
aunque esta última será abolida por la Convención Nacional el 4 de febrero de 1794.
Sin embargo es considerado un documento precursor de los derechos humanos a nivel
nacional e internacional. No fue hasta que Olympe de Gouges, en 1791, proclamó la
Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana que las mujeres entraron, por
lo menos a través de un documento no oficial, en la historia de los derechos humanos.
La Declaración fue el prefacio a la Constitución de 1791. La primera traducción
americana completa de sus 17 artículos al castellano es obra de Antonio Nariño,
publicada en Bogotá, capital de Colombia, en 1793.
Una segunda versión ampliada, conocida como Declaración de los Derechos del
Hombre de 1793 fue aprobada posteriormente e incorporada a la Constitución
francesa de 1793, ambas de muy breve aplicación. Seguida de la Declaración de los
Derechos y Deberes del Hombre y del Ciudadano de 1795 en la Constitución de 1795
que establece el Directorio.
En el derecho constitucional francés, la Declaración de 1789 es parte de la Constitución
francesa de 1946, que agrega los derechos sociales en su preámbulo, y de la
Constitución francesa de 1958 que reitera los mismos derechos de la Declaración y el
preámbulo de 1946.

La declaración establece los principios de la sociedad que serán la base de la nueva
legitimidad, acabando con los principios, las instituciones y las prácticas del Antiguo
Régimen: "El principio de toda soberanía reside esencialmente en la nación". La
Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano considera legítima la revuelta
de los diputados en contra de la monarquía absoluta, al declarar como derecho
imprescindible del hombre la "resistencia a la opresión".
La declaración tiene un alcance general y orientado hacia el futuro. Los Constituyentes
enumeran los "derechos inherentes a la naturaleza humana", que no son derechos
creados por los revolucionarios, sino que son derechos constatados. Es la consecución
de la filosofía del Siglo de las Luces. El artículo 2 enumera los derechos naturales e
imprescriptibles del hombre, que son anteriores a los poderes establecidos y son
considerados como aplicables en cualquier lugar y cualquier época:
la libertad
la propiedad
la seguridad
la resistencia a la opresión
la igualdad
Muchos artículos son dedicados a la libertad:
Artículo 1: "Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos";
Los artículos 4 y 5 intentan definir y circunscribir la libertad. Es definida como "lo que
no perjudica a nadie" y sólo la ley le puede poner límites;
Los artículos 7, 8 y 9 precisan las características de la libertad individual: presunción de
inocencia e irretroactividad de la ley;
Los artículos 10 y 11 se refieren a la libertad de opinión, de prensa y de conciencia.
El principio de igualdad es establecido en el artículo primero, la igualdad ante la
Hacienda Pública en el artículo 13 (en respuesta a la reivindicación más repetida en los
Cuadernos de quejas), y la igualdad frente a la ley en el artículo 6 (igualdad para
acceder a los cargos públicos sólo con base en las capacidades individuales).
La propiedad es un derecho inviolable y sagrado (artículo 17). Según este artículo
"Nadie puede ser privado de ella, excepto cuando la necesidad pública, legalmente
constatada, lo exige con evidencia y con la condición de una indemnización previa y
justa."
Los artículos que definen al ciudadano dentro de la organización del sistema político
son menos precisos y son condicionados por el recelo hacia el Antiguo Régimen. El
artículo 6 afirma que la ley es la expresión de la voluntad general, la expresión de la
soberanía y la fuente de los poderes públicos. Según el artículo 15, los agentes públicos
son responsables de su gestión y la sociedad tiene el derecho de pedirles que rindan
cuenta de ella. No se mencionan sin embargo los derechos sociales, que proceden de
una definición distinta de la palabra "derecho": la Declaración determina la legitimidad
de los actos, mientras que los derechos sociales definen garantías materiales.
El artículo 16 es el precepto en el cual están consagrados los fundamentos de todo
Estado que se jacte de tener Constitución; el artículo en comento señala que un Estado
que no garantice los derechos humanos y no establezca la separación de poderes,
carece de Constitución.
Los miembros de la Asamblea Constituyente manejaban ideas generales y conceptos
teóricos, pero no definieron las condiciones concretas en las que se debía de
establecer el gobierno del pueblo, dado que se trataba de un preámbulo a una
Constitución. Plantearon principios trascendentales cuya aplicación concreta quedó
definida en la propia Constitución. Este texto servirá de base a todos los regímenes
que se inscriben dentro de una tradición republicana.
La Declaración de 1789 ha inspirado un gran número de textos similares en Europa y
América Latina. La tradición heredada de la Revolución francesa está también presente
en la Convención Europea de los Derechos Humanos, firmada en Roma el 4 de
noviembre de 1950.

Los Artículos de La Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano
son los siguientes:
I. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en cuanto a sus derechos. Las
distinciones civiles sólo podrán fundarse en la utilidad pública.
II. La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales
e imprescriptibles del hombre. Esos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad
y la resistencia a la opresión.
III. La fuente de toda soberanía reside esencialmente en la Nación; ningún individuo ni
ninguna corporación pueden ser revestidos de autoridad alguna que no emane
directamente de ella.
IV. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio a los
demás. El ejercicio de los derechos naturales de cada hombre, no tiene otros límites
que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el disfrute de los mismos
derechos. Estos límites sólo pueden ser determinados por la ley.
V. La ley sólo puede prohibir las acciones que son perjudiciales a la sociedad. Lo que no
está prohibido por la ley no puede ser impedido. Nadie puede verse obligado a aquello
que la ley no ordena.
VI. La ley es expresión de la voluntad de la comunidad. Todos los ciudadanos tienen
derecho a colaborar en su formación, sea personalmente, sea por medio de sus
representantes. Debe ser igual para todos, sea para proteger o para castigar. Siendo
todos los ciudadanos iguales ante ella, todos son igualmente elegibles para todos los
honores, colocaciones y empleos, conforme a sus distintas capacidades, sin ninguna
otra distinción que la creada por sus virtudes y conocimientos.
VII. Ningún hombre puede ser acusado, arrestado y mantenido en confinamiento,
excepto en los casos determinados por la ley, y de acuerdo con las formas por ésta
prescritas. Todo aquél que promueva, solicite, ejecute o haga que sean ejecutadas
órdenes arbitrarias, debe ser castigado, y todo ciudadano requerido o aprendido por
virtud de la ley debe obedecer inmediatamente, y se hace culpable si ofrece
resistencia.
VIII. La ley no debe imponer otras penas que aquéllas que son estrictamente y
evidentemente necesarias; y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley
promulgada con anterioridad a la ofensa y legalmente aplicada.
IX. Todo hombre es considerado inocente hasta que ha sido declarado convicto. Si se
estima que su arresto es indispensable, cualquier rigor mayor del indispensable para
asegurar su persona ha de ser severamente reprimido por la ley.
X. Ningún hombre debe ser molestado por razón de sus opiniones, ni aun por sus ideas
religiosas, siempre que al manifestarlas no se causen trastornos del orden público
establecido por la ley.
XI. Puesto que la libre comunicación de los pensamientos y opiniones es uno de los
más valiosos derechos del hombre, todo ciudadano puede hablar, escribir y publicar
libremente, excepto cuando tenga que responder del abuso de esta libertad en los
casos determinados por la ley.
XII. Siendo necesaria una fuerza pública para garantizar los derechos del hombre y del
ciudadano, se constituirá esta fuerza en beneficio de la comunidad, y no para el
provecho particular de las personas a las que ha sido confiada.
XIII. Siendo necesaria, para sostener la fuerza pública y subvenir a los gastos de
administración, una contribución común, ésta debe ser distribuida equitativamente
entre los ciudadanos, de acuerdo con sus facultades.
XIV. Todo ciudadano tiene derecho, ya por sí mismo o por su representante, a
constatar la necesidad de la contribución pública, a consentirla libremente, a
comprobar su adjudicación y a determinar su cuantía, su modo de amillaramiento, su
recaudación y su duración.
XV. La sociedad tiene derecho a pedir a todos sus agentes cuentas de su
administración.
XVI. Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la
separación de poderes definida, no tiene Constitución.
XVII. Siendo inviolable y sagrado el derecho de propiedad, nadie podrá ser privado de
él, excepto cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exige de manera
evidente, y a la condición de una indemnización previa y justa.


REVOLUCION DE LAS ALCABALAS

En julio de 1592 llegó a Quito la cédula real que ordenaba el pago del impuesto de la
alcabala -el dos por ciento a cuanto se vendiera en el mercado y comercio-. Los
miembros del Cabildo quiteño resolvieron no aceptar el nuevo impuesto y elevar
representación al rey. No tuvieron respuesta. Entonces, el 15 de agosto, día señalado
para comenzar el cobro, el Cabildo acudió a la Audiencia con gran muchedumbre de
pueblo. Más tarde, el caudillo del pueblo, Moreno Bellido, fue tomado preso. El pueblo
lo liberó y paseó en triunfo por las calles de Quito. Tres semanas de aparente calma, el
4 de diciembre, la noticia de que tropas armadas venían sobre Quito, provocó el
estallido definitivo. Quito se armó y se preparó a resistir la invasión. El asesinato de
Moreno Bellido acabó de incendiar los ánimos: el palacio de la Audiencia fue asaltado y
el presidente de la Audiencia, San Millán, a duras penas pudo salvar su vida. A la tensa
ciudad llegó un comisionado regio y fue bien recibido. Pero a los pocos días entraron
las tropas que venían de Lima, al mando de Arana, y ejercitaron sobre la ciudad cruel
represalia. Los principales jefes de la Revolución de las Alcabalas fueron ahorcados sin
fórmula de juicio y decapitados. Sus cabezas se expusieron en la Plaza Mayor.