Está en la página 1de 15

CAPÍTULO II

MARCO TEÓRICO

El marco teórico referencial de ésta investigación está sustentado por los antecedentes y las bases teóricas en el cual destaca: Méndez (1997), quien afirma que en el desarrollo de la investigación es necesario ubicar el tema de objeto de estudio dentro del conjunto de teorías existentes con el propósito de precisar y ubicar los elementos que serán directamente usados en la exploración, para de esta de manera facilitar su estudio de forma detallada y precisa.

Antecedentes de la Investigación

Los antecedentes se refieren a todas aquellas investigaciones realizadas con anterioridad al presente trabajo que dan base y fundamento al problema objeto de estudio, esta similitud permite a las investigadoras apoyarse en las mismas, porque permiten observar qué problema se planteaba el autor, cómo logró resolverlo y mediante qué medios lo hizo. De la revisión realizada se seleccionaron los siguientes antecedentes:

Krer, Sequera y Trujillo (2008) en su investigación de Trabajo titulado:

Impacto económico originado por la sustitución de las Providencias en función al régimen de facturación establecido por el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT), en el sector comercial del Municipio San Diego del Estado Carabobo. La investigación trata de realizar un análisis del Impacto económico originado por la sustitución de las Providencias en función al régimen de facturación establecido por el SENIAT en el sector comercial del Municipio San Diego del

Estado Carabobo. Los autores estudiaron las medidas necesarias adoptadas por los contribuyentes para el cumplimiento de la norma, entre las cuales estaban la asesoría de profesionales en el área fiscal y de sistema, con la finalidad de interpretar la Ley de una manera correcta y así poderla cumplir a cabalidad. De igual forma tomaron acciones de adiestramiento del personal para que el mismo tuviera el conocimiento necesario sobre la Providencia y para que la aplicación de la misma fuera la adecuada, reduciendo así el impacto potencial que representaba el incumplimiento. El estudio tuvo como principal objetivo: Analizar los efectos legales y económicos de la aplicación del régimen de facturación actual en el cumplimiento de las obligaciones tributarias en el sector ferretero, pata lo cual tomó como población a las pequeñas empresas comerciales de San Diego. La investigación realizada obtuvo como conclusión de loa resultado encontrados, que en materia de control fiscal la factura adquiere una notable importancia, al extremo de que en muchas oportunidades las tareas de fiscalización ejercidas por funcionarios adscritos a la Administración Tributaria, se limitan o se concentran en el cuerpo de tal documento, haciendo caso omiso a otras situaciones relevantes para la correcta determinación del tributo respectivo. El estudio realizado por los mencionados autores, resulta de suma importancia para la presente investigación, en virtud que permite tomar de este estudio información sobre cómo viene manejando el venezolano el nuevo régimen de facturación, dato que será analizado en el desarrollo y realización de la presente investigación.

Bases Teóricas

Las Bases Teóricas presentan toda la información principal y complementaria relacionada con el tema del proyecto de investigación. Por

regla general, en esta sección de la investigación, se trata de definir

conceptos y ampliar los datos e informaciones sobre la problemática

abordada y los factores que la constituyen.

De acuerdo con Córdova (2007)

Se presenta información textual o documental sobre las variables en estudio, y puntos que tengan estricta relación con estas, para ampliar el conocimiento sobre las mismas. (pág. 6).

Reseña Histórica sobre el Pago de Tributos en Venezuela

Al realizar una breve revisión sobre los datos históricos que han permitido

la concepción del pago de tributos, en la actualidad, se encuentra que los

impuestos nacen como un mecanismo de búsqueda de nuevos ingresos, que

permitan al estado fortalecer su capacidad financiera, para satisfacer las

necesidades de los ciudadanos de un territorio determinado, lo que se

conoce como financiamiento de las necesidades públicas. En este sentido,

se puede afirmar que desde la antigua Roma, se fundamentó los primeros

recursos tributarios que el Estado obtuvo mediante el ejercicio de su poder

(imperio). De igual forma existen referentes que afirman que el origen de los

tributos, se remonta a la era primitiva, cuando los hombres entregaban

ofrendas a los dioses a cambio de algunos beneficios, como por ejemplo

permitirles vivir en una localidad, sembrar la tierra, servirse de las aguas de

los ríos. Posteriormente, la civilización griega introdujo el término de

progresividad, el cual consistió en el pago de los impuestos, por medio del

cual se ajustaba el costo de los tributos de acuerdo a las capacidades de

pago de las personas, incluyéndose también la práctica del control en la

administración y clasificación de dichos tributos. Como herencia de esta cultura, en América, las civilizaciones indígenas como la Inca, Azteca y Chibcha, pagaban los tributos de manera justa por medio de un sistema de aportes bien organizado, que hace referencia al esfuerzo que hicieron estos grupos de personas para pagar un bien material, a cambio del beneficio colectivo.

Por otro lado, en Europa, durante la Edad Media, los tributos los cancelaban los pobladores en especies a los señores feudales, con parte de las cosechas o animales que criaban en las tierras que les eran asignadas, de igual forma la Iglesia Católica instituyó la forma conocida como “diezmos y primicias”, con carácter obligatorio, que podían permitir la supresión de posibles condenas después de la muerte. Los impuestos modernos, como los conocemos actualmente, se instauraron a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, existiendo pago de impuestos que se crearon en este período, tales como: el impuesto sobre la renta al exportador, al importador, al vendedor y los impuestos a la producción, entre otros.

En Venezuela, el pago de los impuestos se remonta a la época del gobierno del General Juan Vicente Gómez, y con gran regularización administrativa y fiscal al Doctor Calderas.

En atención a lo referenciado, es oportuno destacar, que la primera Ley de Impuesto sobre la Renta entró en vigencia en el año 1943. aparece en Gaceta Oficial número 20.851 del 17 de julio de 1.942, siendo publicada por primera vez la Ley de Impuesto sobre la Renta, con una vacation legis hasta el 31 de diciembre de 1942, entrando en vigencia el día primero de enero de 1943. Dicha ley se caracterizaba por estar estructurada bajo la forma de impuesto cedular, es decir, se determinaban las tarifas en base a los distintos

tipos de actividad económica. Para el año 1.944, se efectuó la primera reforma parcial a la Ley, la cual fue publicada en la Gaceta Oficial número 21.471 del 31 de julio de 1.944, con entrada en vigencia el primero de agosto de ese año. En el año 1.958 se produjeron dos modificaciones a la Ley, una primera, bajo la modalidad de reforma, publicada en la Gaceta Oficial número 567, extraordinario, del 10 de julio, y la segunda, que derogó la Ley del ’55, publicada en la Gaceta Oficial número 577, extraordinario, del 19 de diciembre de 1.958, la cual entró en vigencia el día primero de enero de

1.959.

Como puede observarse, en la búsqueda de perfección y ajuste a las necesidades de la sociedad venezolana, se dieron varias reformas la ley de, en este sentido en el año 1.961, según la Gaceta Oficial número 669, extraordinario, del 17 de febrero de ese año, se reformó la Ley del de 1.958, y ésta, a su vez, vino a ser derogada por una nueva versión, la cual quedó publicada en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela número 1.069, extraordinario, del 23 de diciembre de 1.966, vigente a partir del primero de enero de 1967. La nueva Ley se distanciaba de la estructura cedular del impuesto consagrado en las leyes anteriores, unificando la mayor parte de las rentas bajo un único tipo de tarifa progresiva, aunque aún se conservaban algunas diferencias de acuerdo a ciertos tipos de renta. Esta versión, al igual que las anteriores, se ocupaba además de temas tales como, reglas de control fiscal, infracciones, recursos, prescripción, entre otros, que posteriormente habrían de ser tratados por el Código orgánico Tributario. A finales del año 1.970, se modificaron cinco artículos de la Ley; y otros siete, en el año 1.974, según publicación efectuada en la Gaceta Oficial número 1.677, extraordinario, del 27 de agosto de ese año. A partir de entonces se realizaron dos reformas más a la Ley de Impuesto sobre la Renta del año 1.966, según publicaciones efectuadas en las Gacetas Oficiales de la

República de Venezuela números 1.720, extraordinario, del 25 de enero de 1.975, y, 1.895, extraordinario, del 20 de agosto de 1.976. En el año 1.978 se derogó la Ley de Impuesto sobre la Renta del año 1.966 y sus reformas parciales, de acuerdo con la Gaceta Oficial número 2.277, extraordinario, del 23 de junio de 1978. Esta ley estableció la estructura del Impuesto que hoy conocemos, en el sentido de que todas las personas naturales debían declarar la totalidad de sus rentas, independientemente de su origen, aplicándoseles una tarifa progresiva única; de igual forma se comenzó a gravar a las personas jurídicas, previendo un capítulo especial sólo para las rentas de origen petrolero y minero, aún vigente.

En atención a la actualización que requería la ley, en plena época moderna, en el 1.978, fue reformada en los siguientes aspectos: (1) En el año 1.981, según Gaceta Oficial Nº 2.984 del 23 de diciembre; (2) en el año 1.986, según Gaceta Oficial Nº 3.888 del 3 de octubre, la cual se adapta a la entrada en vigencia del Código Orgánico Tributario; (3) en el año 1.991, según Gaceta Oficial Nº 4.300 del 13 de agosto; (4) en el año 1.993, según Gaceta Oficial Nº 4.628 del 9 de septiembre; (5) en el año 1.994, según Gaceta Oficial Nº 4.727 del 27 de mayo, incorporando el concepto de Unidad Tributaria; (6) En el año 1.995, según Gaceta Oficial N° 5.023 del 18 de diciembre; (7) En el año 1999, según Gaceta Oficial N° 5.390 del 22 de octubre de 1.999; (8) En el año 2.001, según Gaceta Oficial N° 5.557 del 13 de noviembre.

Actualmente se encuentra vigente la Ley publicada en la Gaceta Oficial número 5.566, extraordinario, del 28 de diciembre de 2001, cuya característica principal respecto de las versiones anteriores es que el sistema tributario venezolano está siendo revisado constantemente por el Ejecutivo Nacional, con el objetivo de procurar un sistema moderno y justo, ya que el

país está sufriendo un profundo cambio estructural que debe tener una

administración de los recursos de la nación acorde con los cambios políticos

y sociales. La entidad encargada de la recaudación de los impuestos es el

Servicio Integrado de Administración Tributaria (SENIAT). Los impuestos que

contempla la actual legislación tributaria son: el impuesto sobre la renta, el

impuesto a los activos empresariales y el impuesto al consumo suntuario y a

las ventas al mayor. Éste último tiene actualmente una tasa del 16,5% y debe

ser tenido en consideración por los inversores extranjeros, porque incide

sobre el precio del producto en la cadena de comercialización.

Sistema Tributario

Tomando como base la afirmación de Villegas (1992), que el Sistema

Tributario se encuentra especialmente limitado, debido a que existen

peculiaridades nacionales que hacen único al Sistema Tributario de cada

país, aún cuando éste se asemeje al de otro país, siempre existirá alguna

diferencia porque que el conjunto de tributos es el resultado de las

instituciones jurídicas y políticas de un país, de su estructura social, de la

forma de distribución de sus ingresos y de su sistema económico.

Por su parte, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,

en su Artículo 316, expresa:

El sistema tributario procurará la justa distribución de

las

cargas públicas según la capacidad económica del

o

la contribuyente, atendiendo al principio de

progresividad, así como la protección de la economía nacional y la elevación del nivel de vida de la población; para ello se sustentará en un sistema eficiente para la recaudación de los tributos (Pág. 64).

En Venezuela los ingresos provenientes de la renta petrolera se hicieron insuficientes desde hace algunos años, lo que hizo necesario la búsqueda de otras formas de financiamiento por parte del gobierno, el cual le permitieran cubrir con los gastos públicos. Entre las primeras estrategias implementadas para incrementar los ingresos se inició en el año 1989, por medio de una propuesta para la Administración del Impuesto al Valor Agregado, que luego fuera asumiendo el control de los tributos que conformaban el sistema impositivo nacional para ese momento.

Luego se estructuró un programa de reforma tributaria a mediados de 1994, en un esfuerzo de modernizar las finanzas públicas de los ingresos denominado “Sistema de Gestión y Control de las Finanzas Públicas” (SIGECOF), que fue estructurado con apoyo del Banco Mundial para propiciar la actualización del marco legal y funcional de la Hacienda Pública Nacional.

A su vez, el 21 de Mayo de 1993 es la creación de Aduanas de Venezuela Servicio Autónomo (AVSA), como organismo sin personalidad jurídica, mediante Decreto Presidencial 2.937 y Gaceta Oficial Nº 35.216 de esa misma fecha, que en ese momento sustituye a la Dirección General Sectorial de Aduanas del Ministerio de Hacienda. Para el 23 de Marzo de 1994 se crea Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria (SENAT), según Gaceta Oficial Nº 35.427, en sustitución a la Dirección General Sectorial de Rentas del Ministerio de Hacienda; luego el 10 de Agosto de 1994 de acuerdo a Decreto Presidencial Nº 310, se fusionan el AVSA y el SENAT para dar origen al Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria (SENIAT), publicado en la Gaceta Nº 35.525 el 16 de Agosto de 1994. Finalmente, el 12 de Febrero de 2000 según Gaceta Oficial Nº 36.892, se cambió el nombre de la institución a Servicio Nacional

Integrado de Administración Aduanera y Tributaria, incluyendo la palabra ‘aduanera’ y conservando las mismas siglas SENIAT y para la fecha 8 de Noviembre del año 2001 se decretó la Ley del SENIAT, la cual fue publicada en Gaceta Oficial Nº 37.320 con el objeto de regular y desarrollar la organización y funcionamiento de la institución, estableciéndolo de igual forma, como un servicio autónomo sin personalidad jurídica , con autonomía funcional, técnica y financiera, adscrito al Ministerio de Finanzas.

Cultura Tributaría en Venezuela

Si se entiende la cultura tributaría, como el comportamiento voluntario y manifiesto de los ciudadanos a contribuir puntualmente, con el pago de sus impuestos al Fisco Nacional, cobra importancia reseñar lo que ha dicho al respecto Peña M, (2002), quien en un estudio realizado sobre cultura tributaría y pago de impuesto señala que tanto la historia como las evidencias recientes, muestran que para que exista una verdadera cultura tributaría, implica conocer las reacciones que el pago de impuestos provoca en la ciudadanía. La instauración del pago del impuesto como cultura ha evolucionado durante siglos y a pesar de la progresiva infraestructura y administración acoplada a su creación y mantenimiento, aun no se deslastra de la desidia colectiva, que los individuos tienen en el cumplimiento de este deber, manifiesto en distintas épocas en medio de diferentes regímenes políticos y ambientes culturales. Esta misma historia, tanto la antigua, como la reciente muestran las relaciones entre contribuyentes y el Fisco siempre se han desenvuelto en medio de una fuerte carga negativa, frecuentemente asumida como una coacción y no con el criterio de una cultura tributaria, por el contrario sobre el pago de impuesto en general abundan opiniones en contra pues debe recordarse que el mismo se instituyó en el pasado como medio represivo y con muy pocos beneficios sociales, de allí que en

diferentes sociedades existan alusiones peyorativas que dan señas de su incidencia y peso en la vida cotidiana, donde la cultura de manifiesta más hacia la evasión que al pago oportuno. pendribe

El marco jurídico que regula las relaciones contribuyente – Fisco en su vertiente normativa como operativa, ha sido lo que determina una formación de la cultura tributaria de las sociedades democrática. De este modo, la Constitución venezolana de 1999 al centrar su atención en la problemática tributaria, asumió las posibilidades de superar las limitaciones que en el futuro pueden afectar la formación de esa cultura tributaría en Venezuela. Si pagar impuestos es un hecho individual de trascendencia social, entonces la cultura tributaria en Venezuela puede considerarse como una posibilidad, en la medida que exista un real acercamiento en la relación Ciudadano – Estado, y en los beneficios directos que perciban estos ciudadanos del pago que realizan para mejorar sus condiciones de vida social, así como también en el servicio operativo eficiente que preste el ente recaudador, sólo así se podrá hablar de estar en vías de instaurar una verdadera cultura tributaría. En los últimos años en Venezuela se aprecia una mejoría en esta materia, se observa que el servicio que presta el ente recaudador (SENIAT) ha alcanzado eficiencia en la recaudación al incorporar la modernización tecnológica y actualización profesional de sus empleados, así como también, una conciencia colectiva de cumplimiento del pago de los tributos en tiempo oportuno por parte de los venezolanos. Tal vez aún no es correcto afirmar que en Venezuela existe una plena cultura tributaría, pero no es menos cierto que se han hecho grandes esfuerzos técnicos y educativos que hacen posible hoy día, considerar que se está en presencia de alcanzar una cultura tributaría ajustada a las necesidades del venezolano.

Tributos

Cabe destacar que en Venezuela existe una gran variedad de tributos que surgen como medida de control para los ingresos del Estado, en busca de otras formas de financiamiento que le sean eficientes para dejar de depender de la renta petrolera.

El Código Orgánico Tributario (2007) establece que los tributos son todos los impuestos, las tasas y contribuciones que se deben pagar al Fisco según las leyes y ordenanzas vigentes.

Contribuyentes

De acuerdo con el Código Orgánico Tributario en el Artículo 22, “son contribuyentes los sujetos pasivos respecto de los cuales se verifica el hecho imponible”

Por otra parte, haciendo referencia a la Ley de Impuesto al Valor Agregado, la misma clasifica a los contribuyentes en:

Contribuyentes Ordinarios:

a) Los prestadores habituales de servicios.

b) Los industriales comerciantes.

c) Los importadores habituales de bienes.

d) Toda persona natural o jurídica que realice actividades, negocios jurídicos u operaciones consideradas como hecho imponible por la ley.

e) Los almacenes generales de depósito por la prestación de servicio de almacenamiento, excluida la emisión de títulos valores que emitan con la garantía de los bienes objetos de depósito. f) Las empresas públicas constituidas bajo las figuras jurídicas de sociedades mercantiles, las empresas de arrendamiento financiero y los bancos universales, serán contribuyentes ordinarios en calidad de prestadores de servicios, por las operaciones de arrendamiento financiero o leasing. g) Institutos autónomos y demás entes descentralizados y desconcentrados de los estados y municipios.

Contribuyentes Formales

Son los sujetos que realicen exclusivamente actividades u operaciones exentas o exoneradas del impuesto, y solo están obligados a cumplir con los deberes formales que corresponden a los contribuyentes ordinarios.

El Sector Ferretero se puede ubicar dentro de los Contribuyentes Ordinarios y a su vez, como parte de los renglones de industriales comerciales, y también como toda persona natural o jurídica que realice actividades, negocios jurídicos u operaciones consideradas como hecho imponible por la Ley.

Fiscalización

Es un proceso tributario que comprende un conjunto de actividades con la finalidad de realizar un seguimiento y controlar el exacto, preciso y eficaz cumplimiento con las obligaciones tributaria por parte de los contribuyentes.

De lo expuesto anteriormente se puede decir, que según Olivieri (2006), “la Fiscalización Tributaria es el acto administrativo emanado del organismo competente para controlar y realizar la determinación tributaria, con el objeto de comprobar el exacto y correcto cumplimiento de las obligaciones tributarias por parte del sujeto pasivo” (Pág. 32).

Evasión Fiscal

La evasión fiscal se puede definir, como el incumplimiento por parte de los contribuyentes en la declaración y pago de sus obligaciones; se presenta cuando el contribuyente evade el pago de su obligación, siendo ilegitimo e ilícito y es considerado delito o también cuando existe disminución en el monto debido.

Según Montil (2001) la Evasión Fiscal o Tributaria “es toda eliminación o disminución de un monto tributario producido dentro del ámbito de un país por parte de quienes están jurídicamente obligados a abonarlo y que logran tal resultado mediante conductas fraudulentas u omisivas violatorias de disposiciones legales” (Pág. 35).

La Administración Tributara se ha valido de varios instrumentos para minimizar esta manifestación promoviendo procesos de fiscalización continuos y estandarizar los procesos entre los contribuyentes, por medio de normas que permiten controlar y facilitar la declaración de los impuestos y a su vez, la emisión de documentos fiscales como: facturas, notas de débito, notas de crédito y órdenes de entrega.

Elusión Fiscal

Específicamente, Georgetti (1997) señala: “La elusión es un término que incluye aprovechar las lagunas legales, para acomodarlas en función de sus intereses y poder disminuir la carga tributaria” (Pág. 3).

La presencia de esta conducta conlleva a evitar la declaración y pago de impuestos por parte de los contribuyentes, haciendo uso de los vacíos que deja la Ley, de modo que ello no constituya un delito o infracción a la norma, por lo tanto, no es susceptible de ser sancionado.

La presencia de este comportamiento hace que la Administración Tributaria formule constantemente nuevas normativas, leyes tributarias y reglamentos, que permitan que el proceso de recaudación sea cada vez más efectivo. Así mismo dichas normas deben ser estructuradas de manera de que el contenido sea claro y preciso, que no permita la existencia de ningún tipo de dudas para los administradores, por lo que esto debe representar un proceso dinámico de constantes cambios y de mejoramiento continuo.

La Factura Fiscal

La factura es el documento entregado por el vendedor al comprador, como prueba de que éste ha adquirido una mercancía determinada o recibido un servicio a un precio dado, y que representa, por lo tanto, un derecho de cobro a favor del vendedor.

En concordancia con la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 38.997 de fecha 19 de agosto de 2008, Providencia Administrativa Nº0257, se regula la utilización de medios distintos para la

emisión de facturas y otros documentos por parte de los prestadores de

servicios masivos para tratar de simplificar el cumplimiento de las

obligaciones tributarias, específicamente el Deber Formal establecido en el

Artículo 145 del Código Orgánico Tributario Numeral 2 que obliga a los

contribuyentes, responsables y terceros a “emitir los documentos exigidos

por las leyes tributarias especiales, cumpliendo con los requisitos y

formalidades en ellas requeridos”.

La Providencia Administrativa Nº0257, establece:

Artículo 1º. La presente Providencia tiene por objeto regular la utilización de medios distintos para la emisión de facturas, notas de débitos. Notas de créditos, órdenes de entrega o guías de despacho, por parte de los prestadores de los servicios masivos señalados en esta Providencia.

OBSERVACIÓN:

RECUERDEN QUE ES SOLO UN EJEMPLO, CADA INVESTIGACIÓN TIENE SUS CARACTERÍSTICAS PARTICULARES Y CADA INVESTIGADOR DEBE ADECUAR LO QUE APRENDE EN INVESTIGACIÓN, A SU OBJETO DE ETUDIO.