SECRETARIA NACIONAL DE COMUNICACIÓN

CASO: DIARIO HOY DE ECUADOR

El 29 de junio de este año, en su portada dominical, Diario
Hoy anunció que deja de emitir su edición impresa y que, en adelante, los
contenidos estarán disponibles en su plataforma web y, según indicó, en
el futuro, también en un semanario impreso.

En su afán de encontrar justificaciones a una situación que era vox
pópuli desde hace más de 15 años, debido a los graves problemas
administrativos, financieros, laborales y de escasa circulación que venía
arrastrando el periódico, el director de HOY, Jaime Mantilla Anderson,
hace pronunciamientos totalmente falsos al culpar al Gobierno Nacional y
a la Ley Orgánica de Comunicación, la cual entró en vigencia recién
desde hace un año, el 25 de junio.

Pese a que ha sido evidente la falta de liquidez de su empresa, Mantilla
Anderson intenta victimizarse y de esa manera cargar el peso de una
gestión, a todas luces ineficiente, al Gobierno Nacional que lleva siete
años de administración.

La empresa que imprime HOY registraba un capital 4 millones 600 mil
dólares y las pérdidas netas ascendían a 4 millones 215 mil dólares. Es
decir, el diario HOY registra pérdidas por el 91,64% de su capital, lo cual
contraviene la Ley de Compañías, que en su artículo 361 estipula que por
pérdidas del 50 % o más del capital social se establece la causal de
disolución.

Esa causal se notificó, como se hizo con más de 5.000 otras empresas, a
diario HOY con el respectivo plazo de 30 días para cubrir la pérdida, pero
al no poder hacerlo debió tomar la decisión de cancelar la circulación de
su versión impresa.

El argumento de Mantilla y su diario sobre la supuesta “falta de libertades”
en el Ecuador es una manipulación burda que antes fue utilizada por
Francisco Vivanco, dueño del diario La Hora, cuando autoclausuró su
revista Vanguardia, dejando sin trabajo a más de una decena de
periodistas y empleados, quienes todavía reclaman su liquidación
mediante juicios laborales.
Diario HOY ha recogido esos mismos argumentos y maniobrado para
COMUNICADO OFICIAL



esconder las trampas a su personal, a sus lectores y al país al no
cubrir beneficios de ley para sus trabajadores, porque durante 14 años
declaró pérdidas, incumplió el pago de aportes al Seguro Social y canceló
los salarios con atrasos inauditos de dos o tres meses (LINK), tal como
comprobó el Ministerio de Relaciones Laborales al realizar inspecciones y
verificar las denuncias por el retraso de esos pagos. Incluso, la empresa
no pagó utilidades en esos años.

Es preciso aclarar que, según sus propias palabras, el diario HOY no se
ha cerrado sino que trasladó sus contenidos periodísticos a la plataforma
virtual, una decisión que no sorprende a quienes conocen que la
tendencia mundial es la transición del papel al formato digital, como lo
están realizando cientos de periódicos.

El problema tampoco radica en una presunta falta de publicidad
gubernamental: la inversión publicitaria en medios impresos nacionales,
que proviene del Ejecutivo, en muchos casos no llega ni al 10% en cada
uno de ellos. En el caso de HOY, históricamente ha facturado el 4% a los
gobiernos de turno. Bajo esa lógica de Mantilla Anderson, significaría que
la empresa privada no invirtió más del 90%de publicidad, lo cual habría
hecho quebrar al diario HOY.

Se comprueba así que ni el Gobierno actual ni la Ley de Comunicación
guardan relación alguna con la decisión de Mantilla Anderson, y que no es
cierto que exista persecución o que se intente “callar a la prensa
independiente”.

Por lo tanto, el caso del diario HOY no es un asunto ni periodístico ni
político ni de falta de libertades en el país, sino exclusivamente
empresarial.

Quito, 3 de julio de 2014.



Fernando Alvarado Espinel
Secretario Nacional de Comunicación

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful