EVOLUCION HISTORICA DEL CONTRATO

La evolución histórica del contrato corresponde las características principales de
este en el derecho primitivo, el derecho romano con sus dos periodos clásicos y
Justiniano y el derecho medieval. A continuación trataremos la manera como el
derecho canónico, la tardía y el derecho natural contribuyen a formar el concepto
clásico del contrato, que logra su plasmación jurídica en el código de auge del
principio de la autonomía de la voluntad, al que se enfrentaran con posterioridad la
tendencia socializadora del contrato en el derecho moderno.
1.- Derecho primitivo
Es sumamente difícil tener una noción completa de lo que el contrato primitivo, lo
que si se puede afirmar es que la contratación existió en forma rudimentaria
(permuta, comodato, sociedad de hecho) desde que el hombre se relaciona con
otros hombres. La aparición posterior de la escritura es un hecho importante que
permite dejar constancia de las primeras relaciones contractuales.
En esta fase de la evolución del contrato juega un papel muy importante de la
forma, que se cumple mediante ceremonias de diversos tipos en las cuales se
encuentran presentes factores mágicos e incluso religiosos.
2.- Derecho Romano
El vocablo “contractus” (contraer) como termino jurídico aparece en el derecho
romano a partir del primer siglo de nuestra era. Etimológicamente, “contractus” es
el participio pasivo del verbo “contrahere” (formar o completar un negocio) por lo
que designa genéricamente lo contraído y específicamente la obligación que se ha
adquirido en un negocio.
En el derecho romano no existió uniformidad de criterio entre sus juristas para
determinar el contenido del termino “contractus”
Los elementos comunes a los contratos y esenciales para su existencia fueron:
a) El consentimiento de las partes.
Entendido como el acuerdo de dos o más personas para producir un efecto
determinado.
Dicho consentimiento debe ser prestado por personas con capacidad para
contratar y además, las partes no deben haber cometido ningún error ya sea sobre
la naturaleza del contrato o sobre su objeto.
b) La capacidad de las partes.
Era la regla mientras que la incapacidad constituyo una excepción que requirió de
norma expresa. Entre las incapacidades generales se encuentran las que resultan
de la edad (los impúberes y los menores de veinticinco años, las que se derivan
del sexo (la mujer púber “sui Juris”, la hija de familia púber y de la mujer “in manu”
la del prodigo y la del esclavo.



c) El objeto.
Para que el contrato fuese valido debía reunir los siguientes características: ser
posible, lícito, procurar ala creedor una ventaja apreciable en dinero y estar
suficientemente determinado.

3.- El derecho Romano en la Época clásica.
En la etapa clásica del Derecho romano aparece el vocablo contractus que
genéricamente significa lo contraído, es decir una relación jurídica bilateral ya
formado, con independencia del acto de formación o de nacimiento de la misma,
pero Ulpiano gayo y Justiniano le dieron diferentes significados, razón por el cual,
muchos autores opinan hoy que para fijar el concepto es inútil recurrir a esta
fuente.
Aunque no existió una teoría general del contrato, sin embargo sus rasgos
característicos fueron:
1) Admisión de cuatro fuentes de las obligaciones: el delito, el contrato, el
cuasidelito y cuasicontrato. El contrato era reconocido como la fuente
principal, pero no se llego a elaborar una doctrina general del mismo.
2) Contratación rigurosamente formal lo que puede apreciarse de las ideas
contratos siguientes: nudum pactum obligationum non paril: el pacto
desnudo o sin formas no genera obligaciones, dcrorum in idem placitum u el
consensus: el pacto es un acuerdo de voluntades que no produce efectos
jurídicos, ex nudo pacto actio non nacitur: el pacto tampoco proporciona
ninguna acción para exigir su cumplimiento.
3) Reconocimiento del contrato de las convenciones y de los contratos de los
pactos .- La conventio oficio el papel de genero en relación a cualquiera de
los contratos en particular y fueron cuatro:
Do ut des, do ut facias, Facio ut des y Facio ut facias
El contractus aparece como una especie, es decir como una convención en
particular, reconocido como obligatoria premunida de una causa civil y de una
acción. El pactum o pactio que tiende a volverse mas especifico, pero
diferenciándose del contrato por carecer de una actio, pero con el correr de los
tiempos y por excepción alguno de ellos estaban provistos de acción como: la
pacta adiecta, la pacta pretoria y la pacta legitima.
4) La esencia del contrato reside en la bilateralidad de sus efectos (ultra
cirueque obligari): el campo que abarco el contrato tuvo dos concepciones:
una amplia, para la cual, los contratos fueron típicos y formales,
comprendieron a los contratos verbis, re, litteris y los consensuales que se
perfeccionaban con ayuda de palabras solemnes,con la entrega de las
cosas,mediante la inscripción en el códex y por el solo consensus,
respectivamente y otra restringida que solo abarco aquello cuya nota
distintiva fue la bilateralidad o la reciprocidad de sus efectos.

4. La contratación en la época post-clasica o justiniana se pecualizariza
por los razgos siguientes.
4.1) Apertura de considerar a la voluntad de las partes como origen de las
obligaciones: en razón de que se habla de una elaboración de consensus
como elemento común de los contratos o al menos de los consensuales
(venta, arrendamiento, sociedad). Contribuyen a fortalecer el voluntarismo
jurídico, en primer lugar, el surgimiento de la causa data o presentación
cumplida por uno de los contratantes que obligaba al otro a cumplir con la suya
y luego la aproximación que se produjo entre la idea de pacto y la de contrato
debido a la creación de la actio para escriptis verbis.
4.2) Establecimiento de principios rectores: el individualismo y el formalismo
El primero se entiende como la independencia del sujeto frente a la sociedad,
excluyéndose al estado de toda intervención en las relaciones privadas y el
segundo como una opción para otorgarse exigibilidad jurídica destinada a la
protección de las partes intervinientes en un contrato e inclusive del derecho de
terceros.
4.3) Elementos constitutivos del contrato. Son:
a) La capacidad de los otorgantes, que era la regla mientras que la incapacidad
la excepción que exigía norma expresa.
b) El consentimiento, que era el acuerdo de dos o más partes para producir un
efecto jurídico determinado.
c) el objeto debió reunir las características siguientes: ser posible, lícito,
procurar al acreedor una ventaja apreciable en dinero y estar suficientemente
determinado.
d) tener nombre propio y estar protegido por una actio.
5.- Derecho medieval:
La contratación en los romano-barbáricos, en el derecho germano y en el
derecho medieval español tuvieron determinadas peculiaridades, así:
Los pueblos romano – barbáricos nos ofrecen testimonios en los cuales apoyar
una nueva concepción del contrato, a despecho de quienes afirman que este
ya aparece conceptualmente consolidado como acuerdo de voluntades
individuales y autónomas de las partes, al contrario pensamos que supervive el
sistema jurídico romano el que adquiere carácter universal, cuyas notas
distintivas son:
a) Conservación de la diferencia entre el contrato y el pacto: el primero
significo la pacta vestita y el segundo , la pacta nuda
b) Importancia central que asume el formulismo de la escrituración de los
contratos y que manifiesta en diferentes formas.
c) El pacto desnudo o sin formas no genera obligaciones. Este principio sigue
siendo la base del pensamiento jurídico medieval y el único fundamento de
la fuerza obligatoria de los contratos se halla en la circunstancia de haberse
cumplido una forma ritual o de haberse entregado una cosa (es formalidad)
d) El consentimiento por si solo sigue siendo insuficiente para originar una
obligación.
La contratación en el derecho germánico avanzo menos que el derecho
romano y estuvo dominado por el simbolismo y el formalismo. Sus caracteres
más saltantes son:
1) Formalista.- La contratación es mas ritualista que lo romano porque para
su celebración se exigía un conjunto de formalidades.
2) El contrato formal se manifiesta en dos especies: el voto de fidelidad, que
tuvo su empleo entre los germanos del norte, los sajones y los francos, que
se celebraba con los dedos y con la lengua de tal manera que este
quedaba perfecto al pronunciarse ciertas palabras solemnes o cuando
ponían en contacto las palmas de sus manos.
Al bajarlas la wadiatio en cambio es el contrato preferido entre los bávaros,
alammanos y frisones consistía en la entrega de una vara o ramita (fetiche
cuyo uso primitivamente simboliza la caída del deudor)
3) Simbólica: ya que se admite la entrega de otros símbolos representativos
de la personalidad del deudor como: armas, vestidos, etc.
4) Real: la manera mas frecuente de contratar fue el contrato real en el que la
fuerza vinculante o efecto obligatorio derivado precisamente de la entrega
o recepción de la cosa.
5) Se admite también el contrato sin palabras sacramentales: rígidas,
pero este solo ocurrió a partir del siglo XIII y el ritual consistió en un
apretón de manos o la palmada, para la transferencia de inmuebles, la
celebración del contrato.
En el Derecho medieval español, el primero en admitir en el mundo que el
solo consensus o el simple acuerdo de las partes contratantes podía generar
obligaciones fortaleciendo el principio consensual en este país,
particularmente en el ordenamiento de Alcalá de 1348 que establece de
manera radical la validez del consentimiento en los contratos aunque sus
antecedentes se hallan en otros cuerpos jurídicos como en el Fuero de
Navarra, el fuero de socia, el fuero real, las partidas que estuvieron animadas
de un profundo rigor formalista y recogiendo además el carácter
consensualista de algunos contratos.
6.- El concepto Clásico del contrato.
La teoría clásica del contrato se basa en dos principios fundamentales el de la
libertad contractual y de la autonomía de la voluntad.
Contribuyen a formarlos desde distintas prospectivas el derecho canónico, la
escolástica tardía y el derecho natural.
El Derecho canónico:
Del mismo modo que el derecho romano se caracterizo por el individualismo,
el formalismo y la técnica jurídica en la contratación, el derecho canónico
presenta como principal atributo la introducción de lo que Ripert llamo la regla
moral, de esta manera, los canonistas aprovecharon la técnica jurídica romana
como un molde cuyo contenido estuvo dado por los principios ético –
religiosos del cristianismo.
En esta época se caracteriza por lo siguiente.
a) El derecho Romano tuvo el carácter de supletorio para todo aquello que no
hubiese sido objeto de normas eclesiásticas.
b) La communis opinio canonistorum “sento” el principio ex nudo pacto oritur
reconociendo tutela jurídica al nudo pacto su base se encuentra en el
respeto a la verdad y ala palabra dada, de tal manera que en los contratos
debía observarse mas la intención que la forma de obligarse.
c) Se introduce el principio de la “bona fides” en la teoría de las obligaciones
de tal manera que la buena fe podía presidir la formación y la ejecución de
los contratos.
d) La teoría de la causa tiene un peculiar desarrollo en el derecho canónico.
e) Las limitaciones a la autonomía d la voluntad se manifiestan en la
prohibición del préstamo con interés, la teoría del justo precio y la de la
lesión.
2.- La escolástica tardía:
Surge en la edad media como producto del desarrollo comercial, con el objeto
de flexibilizar las instituciones del tráfico mercantil.
Con ello se marca el origen del sistema jurídico moderno. Sus sostenedores
Duns Scott y Guillermo d’ occam rebajan la razón y proclaman la
preponderancia de la contratación y liberándose de esta manera de trabas
formales.
3.- El derecho natural
Esta escuela nace en los siglos XVII y XVIII concibiendo al hombre como una
personalidad abstracta que sirve de base para la aplicación de la “ratio Iuris”
Leibniz fue quien vinculo el derecho romano con el derecho natural, tratando
de encontrar los fundamentos de un sistema racional y universal.
Esta fase de la evolución contractual se caracteriza por la siguiente:
-Poner de relieve la voluntad individual .Esto se encuentra su justificación en la
región natural
-La esencia del contrato es el consentimiento y la liberalidad contractual su
pilar fundamental
-Se consagra como un principio dogmático del Derecho natural la idea según
la cual el “solus consensus obligat”
Llegamos así las épocas mas recientes, que se caracterizan por el auge de
la autonomía de la voluntad y su crisis sobrevenida como consecuencia de la
tendencia socializadora del contrato contemporáneo.
Después de la Revolución Francesa se redacta el código civil y francés de
1804 inspirado en el Derecho natural.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful