Está en la página 1de 20

HOMILETICA PRÁCTICA

SERMONES
ESCOGIDOS

09
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

SERMON Nº 1

10 razones de por qué estoy agradecido por la Biblia inspirada por Dios

1. La Biblia aviva la fe, fuente de toda obediencia.

Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de
Cristo. (Romanos 10:17)

2. La Biblia libera del pecado.

y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. (Juan 8:32)

3. La Biblia libera de Satanás.

Y un siervo del Señor no debe andar peleando; más bien, debe ser amable con todos, capaz
de enseñar y no propenso a irritarse. Así, humildemente, debe corregir a los adversarios, con la
esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento para conocer la verdad, de modo que se
despierten y escapen de la trampa en que el diablo los tiene cautivos, sumisos a su voluntad.
(2 Timoteo 2:24-26)

4. La Biblia santifica.

Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad. (Juan 17:17)

5. La Biblia libera de la corrupción y fortalece a la santidad.

Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y
potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda. Así
Dios nos ha entregado sus preciosas y magníficas promesas para que ustedes, luego de
escapar de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos, lleguen a tener parte
en la naturaleza divina. (2 Pedro 1:3-4)

6. La Biblia brinda amor.

Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento
y en buen juicio, (Filipenses 1:9)

Debes hacerlo así para que el amor brote de un corazón limpio, de una buena conciencia y de
una fe sincera. (1 Timoteo 1:5)

7. La Biblia salva.

Ten cuidado de tu conducta y de tu enseñanza. Persevera en todo ello, porque así te salvarás
a ti mismo y a los que te escuchen. (1 Timoteo 4:16)

Por tanto, hoy les declaro que soy inocente de la sangre de todos, porque sin vacilar les he
proclamado todo el propósito de Dios. (Hechos 20:26, 27)

Con toda perversidad engañará a los que se pierden por haberse negado a amar la verdad y
así ser salvos. (2 Tesalonicenses 2:10)

8. La Biblia imparte alegría.

2
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. (Juan 15:11)

9. La Biblia revela al Señor.

Además, el Señor siguió manifestándose en Siló; allí se revelaba a Samuel y le comunicaba su


palabra. (1 Samuel 3:21)

10. Por lo tanto, La Biblia es el fundamento de mi hogar y familia feliz. De mi ministerio y


esperanza de eternidad con Dios.

SERMON 2

El Aborto: La Sangre Inocente de Nuestros Hijos e Hijas

Salmo 106:32-48

También le hicieron enojarse en las aguas de Meriba, y le fue mal a Moisés por culpa de ellos,
33 puesto que fueron rebeldes contra su Espíritu, y él habló precipitadamente con sus labios.
34 No destruyeron a los pueblos, como el Señor les había mandado, 35 sino que se mezclaron
con las naciones, aprendieron sus costumbres, 36 y sirvieron a sus ídolos que se convirtieron
en lazo para ellos. 37 Sacrificaron a sus hijos y a sus hijas a los demonios, 38 y derramaron
sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, a quienes sacrificaron a los ídolos de
Canaán, y la tierra fue contaminada con sangre. 39 Así se contaminaron en sus costumbres, y
fueron infieles en sus hechos. 40 Entonces se encendió la ira del Señor contra su pueblo, y El
aborreció su heredad. 41 Los entregó en mano de las naciones, y los que los aborrecían se
enseñorearon sobre ellos. 42 Sus enemigos también los oprimieron, y fueron subyugados bajo
su poder. 43 Muchas veces los libró; ellos, sin embargo, fueron rebeldes a su consejo, y se
hundieron en su iniquidad. 44 Sin embargo, El vio su angustia al escuchar su clamor; 45 y por
amor a ellos se acordó de su pacto, y se arrepintió conforme a la grandeza de su misericordia.
46 Les hizo también objeto de compasión en presencia de todos los que los tenían cautivos
Sálvanos, oh Señor, Dios nuestro, y reúnenos de entre las naciones, para dar gracias a tu
santo nombre, y para gloriarnos en tu alabanza. 48 Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde
la eternidad y hasta la eternidad. Y todo el pueblo diga: Amén. ¡Aleluya!

El Salmo 106 es un resumen de la historia de Israel con un énfasis en sus pecados reiterados y
en los reiterados juicios y misericordias de Dios. Es una imagen del Antiguo Testamento en
miniatura. Este salmo clama pidiendo algo determinante, final, algo más permanente. Los
últimos versos (vv. 47-48) dicen: “Sálvanos, oh Señor, Dios nuestro, y reúnenos de entre las
naciones, para dar gracias a tu santo nombre, y para gloriarnos en tu alabanza. 48 Bendito sea
el Señor, Dios de Israel, desde la eternidad y hasta la eternidad. Y todo el pueblo diga: Amén.
¡Aleluya!”.

Sí a todo lo que ha sido dicho antes. Una y otra vez, el pueblo clamó al Señor para que les
salvara, durante el tiempo de los jueces, por ejemplo. Y Dios les salvó. Él fue misericordioso, y

3
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

lleno de gracia, y lento para la ira. Pero, entonces, una y otra vez, ellos volvieron a la
incredulidad y la desobediencia. Igualmente, la última parte del salmo, igual que todo el Antiguo
Testamento, pide algo más. Este salmo, y todo el Antiguo Testamento, son incompletos, Israel
gime por algo más. El salmo, y el Antiguo Testamento, ambos, apuntan hacia el futuro, no son
un fin en sí mismos. Son narraciones y libros de promesas.

Jesús: El Sí y el Amén Decisivos de Dios

Y por eso existe el Antiguo Testamento. Porque el acto final de Dios, supremo, completo,
decisivo, e imperecedero, ocurrió cuando Jesús, el Mesías, vino al mundo. Él fue el último
Adán (Romanos 5:12-21) y el Profeta final, como Moisés (Hechos 3:22; 7:37), y el Israel final
(Mateo 4:1-11), y el último Sumo Sacerdote (Hebreos 7:23-24), y el Sacrificio final de la pascua
(1ra a los Corintios 5:7), y el último Maná del cielo (Juan 6:31-32), y el siervo sufriente final de
Isaías 53 (Marcos 10:45), y el último Hijo del Hombre según Daniel (Mateo 24:30). Su sangre
fue la sangre prometida del nuevo pacto final, según Jeremías 31:31 (Lucas 22:20). Por tanto,
Jesús fue el Fin, el Sí y el Amén decisivo de todas las promesas de Dios (1ra a los Corintios
1:20).

De esta forma, cuando leemos las narraciones del Antiguo Testamento, como la del Salmo
106, y sentimos el peso opresivo de los pecados que nunca parecen tener un desenlace final,
deberíamos pensar: todo apunta hacia Cristo. No, no somos cristianos reinterpretando las
Escrituras judías. Dios es quien muestra la consumación de las Escrituras judías. Y el propósito
de las Escrituras judías y de la larga historia de Israel no estaba en sí mismo, sino en Cristo.

Dios ha Venido, Su Nombre es Jesús

Por tanto, cuando este texto termina, en el verso 47, con el clamor: “Sálvanos, oh Señor, Dios
nuestro”, debiéramos comprender que dice: «Oh, Dios de Abraham, Isaac, y Jacob, rescátanos
de la cautividad, dondequiera que nuestros enemigos tengan ventaja, y apresura la venida del
Rey, quien nos liberará de una vez y por todas del peor de los enemigos, y haz expiación por
nuestros pecados de una vez y por todas, y escribe su ley en nuestros corazones para que
podamos temerle siempre y nunca nos rebelemos contra el Rey».

Y cuando escuchamos ese clamor, y comprendemos sus implicaciones, nos regocijamos


porque ya ha venido el Cristo, su nombre fue Jesús. Y ha revelado el misterio (durante tantos
años oculto en las Escrituras), que por su muerte y resurrección, no solo los judíos, sino todas
las naciones del mundo serían perdonadas y justificadas, y lavadas, y reconciliadas solo por fe.

La Estandarte de la Cruz
En otras palabras, ondeando sobre este salmo y sobre todos sus horrores y fracasos (que son
tan relevantes para nuestra época moderna), está el estandarte de Jesús como el Salvador
final del mundo, quien murió por los pecados y conquistó la culpa, la condenación, la muerte, y
el infierno, para todo aquel que clamare de corazón: “Sálvanos, oh Señor, Dios nuestro”.

4
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

Ondeando sobre este mensaje acerca del aborto, está el estandarte de la cruz de Cristo. Su
color es el carmesí. Porque la sangre de Cristo quita el pecado del aborto y el pecado de la
indiferencia hacia el aborto. Así que hoy no solo terminaré haciendo un llamado al
arrepentimiento y ofreciendo perdón, también comenzaré haciendo el llamado al
arrepentimiento y ofreciendo el perdón. Quiero que este llamado y esta oferta permanezcan en
sus mentes mientras analizamos este texto.

Los Pecados de Israel

Tengamos una perspectiva más amplia de este texto, y luego enfoquémonos en los sacrificios
de sangre inocente. Primero, aparecen los pecados de Israel, después aparece la ira y el juicio
de Dios, y más adelante, el clamor de salvación. Primero los pecados:

Versículo 32: En Meriba, Israel murmuró contra Moisés porque no había agua, y le hicieron
golpear la piedra en lugar de hablarle, y Dios se enojó porque Moisés no santificó su nombre al
creerle (Números 20:11-12).

Versículo 34: Los israelitas no destruyeron los pueblos de Canaán como Dios les había
ordenado. Esto demuestra que la oposición al sacrificio de niños que veremos en un momento,
no se debía a una oposición general a matar. Había un momento para matar. Y la explicación
para este horrible momento en la historia de Israel es dada en Deuteronomio 9:4, donde Dios
dice:

No digas en tu corazón cuando el Señor tu Dios los haya echado de delante de ti: “Por mi
justicia el Señor me ha hecho entrar para poseer esta tierra”, sino que es a causa de la maldad
de estas naciones que el Señor las expulsa de delante de ti.

En ese período de la historia de Israel, Dios los utilizó como el brazo de su juicio. Quizás no
estemos de acuerdo con este tipo de juicio porque las cosas han cambiado fundamentalmente
con la venida de Jesús. Jesús dijo: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este
mundo, entonces mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; mas
ahora mi reino no es de aquí” (Juan 18:36). Pero quiero decir que la ira de Dios por el
asesinato de los infantes no se debía a un rechazo sentimental hacia la violencia o a la fuerza
física. Dios se opone por otra razón. Dentro de un momento veremos cuál es.

Verso 35: “se mezclaron con las naciones, aprendieron sus costumbres”. El problema
fundamental no eran los matrimonios mixtos. Esta fue nuestra enseñanza el año pasado en el
mensaje de armonía racial. El problema era que esa mezcla significaba aprender las
costumbres paganas.

El verso 36 hace una declaración general explicando qué sucedía. Y el Verso 37 especifica el
pecado que mejor expresaba la corrupción del pueblo. Verso 36: “y sirvieron a sus ídolos que
se convirtieron en lazo para ellos”. Por esta razón general, Dios prohibió la mezcla con las
naciones paganas. Les hacía idolatrar –abandonar al verdadero Dios y adorar a los ídolos. Y
estos ídolos, dice el salmo, se volvieron “lazo”. Fueron una trampa hacia la destrucción.

5
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

Entonces, los versos 37 al 39 especifican los comportamientos pecaminosos provocados por


esta idolatría: “ssacrificaron a sus hijos y a sus hijas a los demonios, 38 y derramaron sangre
inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, a quienes sacrificaron a los ídolos de Canaán, y
la tierra fue contaminada con sangre. 39 Así se contaminaron en sus costumbres, y fueron
infieles en sus hechos”.

La Ira y el Juicio de Dios

Estas son palabras fuertes, son las palabras de Dios. Él está muy enojado. Verso 40-41:
“Entonces se encendió la ira del Señor contra su pueblo, y El aborreció su heredad. 41 Los
entregó en mano de las naciones, y los que los aborrecían se enseñorearon sobre ellos”. La
idolatría se volvió un lazo y el lazo era el sacrificio de sus propios hijos en rituales religiosos. Y
estos pecados eran como prostitución [infidelidad] espiritual ante los ojos de Dios; y así
provocaron la ira de Dios, así vino el juicio de Dios.

Necesitamos sentir el horror de estas palabras: “sacrificaron”, “demonios”, “sangre inocente”,


“contaminada”, “infieles”, “ira del Señor”, “Él aborreció su heredad”. Necesitamos sentir la
fuerza de estas palabras para que cuando las usemos en la actualidad, no comuniquemos sino
lo que comunicó el salmista: que no hay esperanzas para los culpables. Esta es la enseñanza
más sorprendente de este salmo.

El Clamor de Salvación

Verso 44: “Sin embargo, El vio su angustia al escuchar su clamor 45 y por amor a ellos se
acordó de su pacto, y se arrepintió conforme a la grandeza de su misericordia”. Sublime Gracia
del Señor que un infeliz salvó. Necesitamos escuchar esas terribles palabras para que la gracia
que recibamos sea tan sorprendente como es.

Y así como el salmista enfrentó de pleno el sacrificio de los niños, así también nosotros
necesitamos estudiar el aborto. Necesitamos acciones directas, tan directas como las palabras
de este salmo. Necesitamos mirar los videos en Abort73, y necesitamos ver en beautiful
pictures of the unborn. Necesitamos las estadísticas de más de 40 millones de bebés
asesinados por aborto desde 1973, solo en nuestro país. En nuestro país el 90 % de las
clínicas de aborto están en los centros urbanos que, por tanto, y como una especie de limpieza
étnica de la que no se atreven a pensar los que están “a favor de la elección”, exterminan
grandes cantidades de bebés pertenecientes a las minorías (más de la mitad de todos los
abortos). Necesitamos conocer los procedimientos (succión-aspiración, dilación y raspado,
abortos por soluciones salinas, dilación intacta y extracción, RU-486, descompresión
intrauterina craneal, o aborto de nacimiento parcial).

Algunos Pecados Necesitan Palabras Ásperas

El salmo es tan áspero como le fue posible, siglos antes de la invención de la fotografía y el
DVD. La idea es: hay algunos pecados que no pueden ser comprendidos sin un lenguaje
áspero o imágenes duras. Una vez leí en el Star-Tribune que si todos los estadounidenses

6
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

pudieran ver una ejecución en vivo (como la silla eléctrica o la inyección letal), la pena capital
sería abandonada. No sé si es cierto. Pero si lo es, lo mismo se aplica, en mayor sentido, con
relación al aborto. Si nos hicieran mirar cómo un doctor arranca las piernecitas y brazos de un
bebito, uno a uno, y poniéndolos sobre la mesa como el dentista que saca un algodón de la
boca, si todos los estadounidenses tuvieran que ver cómo es realmente, estuviéramos mucho
más cerca de lograr que la meta “a favor de la elección” del aborto fuera impensable (no solo
ilegal).

Cuatro Paralelos con el Aborto

Así que este salmo es áspero cuando habla del sacrificio de infantes. En él hay, al menos,
cuatro paralelos con el aborto.

1) El Sacrificio de Infantes Es Llamado Sacrificio

Un paralelo es que es llamado sacrificio, verso 37: “Sacrificaron a sus hijos y a sus hijas”.
Sacrificio significa que usted renuncia a algo ordinariamente considerado valioso (una oveja o
un toro) para ganar algo mejor –generalmente de alguna deidad. El aborto en los Estados
Unidos no es realizado conscientemente con un deseo de obtener alguna bendición de una
deidad. Pero es realizado para ganar algo “mejor” que el bebé –de esto trata todo el debate
¿Es mayor la ganancia que lo que perdemos? Necesitamos asegurarnos de verlo en esos
términos: la vida de un niño es sacrificada por algo. El “algo” define la barbarie de nuestra
cultura, y lo digo conociendo a cabalidad cuán inimaginablemente difíciles son los embarazos
no planificados, no los tomo a la ligera. El asunto es: ¿cuán precioso es el niño? Y,
¿confiaremos en Dios para que nos dé una solución? Para eso existen los Centros de Crisis en
el Embarazo.

2) Son Hijos e Hijas

Segundo, el sacrificio de niños en este salmo es descrito como el sacrificio de nuestros hijos e
hijas. Verso 37: “Sacrificaron a sus hijos y a sus hijas”. El salmista pudo haber dicho “niños”.
Pero dijo “sus hijos y a sus hijas”. Esto nos llama la atención hacia dos verdades.1) Eran
sexualmente diferentes. Eran pequeños niños y niñas. 2) Eran familia. Este bebé que es
sacrificado, es familia. Así mismo sucede con el aborto. Siempre es una pequeña niña o un
pequeño niño. Y siempre es familia.

3) Había Sangre Inocente

Tercero, el salmo llama “sangre inocente” a los sacrificios de infantes. Verso 38: “derramaron
sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas”. Esta es la diferencia entre los
canaanitas quienes debían ser castigados y los bebés que debían ser protegidos. No es una
declaración acerca del pecado original, o la ausencia de pecado. Es la declaración legal
ordinaria de la que todos dependemos en la corte: « ¿Hice algo para merecer el castigo que
otros están a punto de imponerme?» Los bebés, eran inocentes con relación a las naciones.
No merecían ser maltratados por otros seres humanos.

7
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

Dios mismo tiene un derecho absoluto para dar la vida y tomarla. Y pudiéramos estar seguros
de que si él toma la vida de los más pequeños, él lidiará con ellos según el conocimiento que
tengan (Romanos 1:18-20). Creo que son salvos, sin embargo, hoy no tenemos el derecho de
tomar sus vidas. Son inocentes en comparación a nosotros. Y somos culpables si tomamos sus
vidas.

(Inserto aquí una pequeña salvedad para que ustedes sepan cuál es mi posición. No hay
tiempo para desarrollarla completamente. Si Dios ya está tomando la vida del bebé dentro de
su madre –por medio de alguna anomalía catastrófica, o alguna adversidad, y si es evidente
que el bebé no puede vivir fuera del útero y que dejar al niño pondrá en peligro la vida de la
madre- bajo esas circunstancias, no creo que pequemos contra el bebé o contra Dios al tomar
la vida del bebé y salvar a la madre. Pero ese no es el caso en más del 99 % de los abortos).

4) Es a los Demonios

Cuarto, el salmo dice que esta sangre inocente es sacrificada a los demonios y a los ídolos.
Verso 37-38: “Sacrificaron a sus hijos y a sus hijas a los demonios, 38 y derramaron sangre
inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, a quienes sacrificaron a los ídolos de Canaán”.
En 1ra a los Corintios 10:19-20, Pablo lidia con la relación existente entre los ídolos y los
demonios. Dice: “¿Qué quiero decir, entonces? ¿Que lo sacrificado a los ídolos es algo, o que
un ídolo es algo? 20 No, sino que digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los
demonios y no a Dios; no quiero que seáis partícipes con los demonios”.

En otras palabras, Pablo no ve al Dios verdadero detrás de todos los ídolos, sino a un mundo
de demonios que promueve la idolatría y quienes, por tanto, recibían tributo de sus sacrificios
sin que los adoradores siquiera lo supieran. Hace dos años, un grupo de católicos y
protestantes produjeron un documental llamado “Para que Tengan Vida”. En él decían acerca
del aborto:

La ceguera de tantas personas ante esta atrocidad moral, tiene muchas fuentes, pero su origen
puede trazarse hasta los caminos seductores de la maldad de Satanás. Jesús dijo: “El fue un
homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él.
Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la
mentira” (Juan 8:44).

Creo que tienen razón. Lo que significa que el sacrificio de nuestros hijos e hijas en la
actualidad es, en un sentido muy real y profundo, un sacrificio a los demonios. Quizás la parte
religiosa del paganismo decayó ante nuestro moderno mundo occidental y el diablo actúa así
en nuestro mundo secular. De otra forma, pudiéramos despreciar su obra. Y por supuesto, él
quiere que nosotros seamos los despreciados, no él. Así que el aborto aparenta ser muy
secular, muy racional, muy científico, muy grandilocuente, cuando en verdad es muy
demoníaco.

El Aborto: Sacrificando Nuestros Hijos e Hijas a los Demonios

8
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

El aborto es el sacrificio de nuestros hijos e hijas a los demonios. Y algún día lo veremos. Y nos
sorprenderemos de que hubiera durado tanto tiempo, de la misma forma en que hoy nos
sorprendemos de que la esclavitud africana durara tanto. Este problema es tan obvio ahora,
como lo fue una vez la esclavitud. Y ahora somos tan ciegos, como entonces lo fueron los que
apoyaban la esclavitud. La gran diferencia es que los bebés no pueden correr para escapar. La
ruta de escape depende totalmente de ustedes, no de ellos.

La fortaleza para pararnos y hacer la diferencia en este asunto no proviene fundamentalmente


de los crudos horrores del aborto, sino de la sublime gracia en los versos 44-45: “Sin embargo,
El vio su angustia al escuchar su clamor; 45 y por amor a ellos se acordó de su pacto, y se
arrepintió conforme a la grandeza de su misericordia”. Esto es lo que Jesús vino a alcanzar
para todos los que le recibirían.

Acepta el Reto

Oro para que los horrores del aborto y la gloria de la gracia de Dios les hagan aceptar los retos
de oración en la contraportada del Worship Folder, y les reten a esforzarse para vivir la vida de
un modo práctico, tanto en un sentido temporal, como eterno. Amén.

Defended al débil y al huérfano; haced justicia al afligido y al menesteroso. Rescatad al débil y


al necesitado; libradlos de la mano de los impíos. (Salmo 82:3-4)

SERMON 3

La Absoluta Soberanía De Dios: ¿De Qué Trata el Capitulo Nueve de


Romanos?

Romanos 9:1-5

Digo la verdad en Cristo, no miento, dándome testimonio mi conciencia en el Espíritu Santo, 2


de que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. 3 Porque desearía yo mismo ser
anatema, separado de Cristo por amor a mis hermanos, mis parientes según la carne, 4 que
son israelitas, a quienes pertenece la adopción como hijos, y la gloria, los pactos, la
promulgación de la ley, el culto y las promesas, 5 de quienes son los patriarcas, y de quienes,
según la carne, procede el Cristo, el cual está sobre todas las cosas, Dios bendito por los
siglos. Amén.

Hay dos experiencias en mi vida que hacen de Romanos 9 uno de los capítulos más
importantes en la formación de mi manera de pensar acerca de todo, y en la forma en que me
he conducido en el ministerio. Una ocurrió en un seminario y puso mi mundo mental al revés.
La otra tuvo lugar en el otoño de 1979 e hizo que llegase a servir en esta iglesia.

Cuando entré en el seminario yo creía en la libertad de mi voluntad, en el sentido de que yo


tenía el control supremo de mis decisiones. Esto no lo había aprendido de la Biblia; Lo absorbí
del aire de independencia, de autosuficiencia, de autoestima, de auto-exaltación que usted y yo

9
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

respiramos cada día de nuestras vidas en Norteamérica. La soberanía de Dios significaba que
él podía hacer lo que quisiera conmigo siempre que yo le diese permiso para hacerlo. Con
esta clase de mentalidad entré a una clase sobre Filipenses, con Daniel Fuller y a una clase
sobre la doctrina de la salvación, con James Morgan.

En la de Filipenses me enfrenté a la intratable cláusula base del capitulo 2 versículo 12b-13:


ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor; 13 porque Dios es quien obra en vosotros
tanto el querer como el hacer, para su beneplácito”. Lo cual convertía a Dios en la voluntad que
controlaba mi voluntad, y en el trabajador que controlaba trabajo. La cuestión no era si yo tenía
o no, voluntad; la cuestión era por qué tenía la voluntad de hacer lo que hacía. Y la respuesta
definitiva —no la única— era Dios.

En la clase de la salvación, lidiamos de frente con las doctrinas de la elección incondicional y la


gracia irresistible. Romanos 9 fue el texto fundamental y que cambió mi vida para siempre.
Romanos 9:11-12 decía, “(porque aún cuando los mellizos [Jacob y Esaú] no habían nacido, y
no habían hecho nada, ni bueno ni malo, para que el propósito de Dios conforme a su elección
permaneciera, no por las obras, sino por aquel que llama), 12 se le dijo a ella: El mayor servirá
al menor”. Y cuando Pablo planteó la pregunta en el versículo 14, “¿Que hay injusticia en
Dios?” Dice, no, y cita a Moisés (en el versículo 15): “Tendré misericordia del que yo tenga
misericordia, y tendré compasión del que yo tenga compasión”. Y cuando plantea en el
versículo 19 la pregunta, “¿Por qué, pues, todavía reprocha Dios? Porque ¿quién resiste a su
voluntad?”. Responde en el versículo 21, “¿O no tiene el alfarero derecho sobre el barro de
hacer de la misma masa un vaso para uso honroso y otro para uso deshonroso?”.

Las emociones se agitan cuando usted siente que su mundo centrado en el hombre se
deshace a su alrededor. Un día me encontré con el Dr. Morgan en el vestíbulo. Después de
haber tenido unos minutos de argumento acalorado sobre la libertad de mi voluntad, sostuve
una pluma delante de su rostro y la dejé caer al suelo. Entonces dije, no con tanto respeto
como un estudiante debe tener, “¡yo! la he dejado caer". De algún modo se suponía que eso
demostrara que mi decisión de dejar caer la pluma no fue gobernada por algo, a no ser por mi
ego soberano.

Pero gracias a la misericordia y la paciencia de Dios, al final del semestre escribí en mi


cuaderno de exámenes para el examen final, "Romanos 9 es como un tigre que está a punto
de devorar a los voluntariosos como yo". Ése fue el fin de mi aventura amorosa con la
autonomía humana, y la última libre determinación de mi voluntad. Mi visión del mundo
simplemente no podía permanecer en pie contra Las Escrituras, sobre todo, contra Romanos
9. Y ese fue el comienzo a una pasión de por vida, por ver y saborear la supremacía de Dios en
absolutamente todo.

El Otoño de 1979

Entonces, aproximadamente diez años después, vino el otoño de 1979. Yo estaba en el


sabático de enseñanza en el Bethel College. Mi objetivo numero uno en este retiro era estudiar

10
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

Romanos 9 y escribir un libro sobre el mismo que estableciera, en mi propia mente, el


significado de estos versículos. Después de seis años de enseñar y encontrar a muchos
estudiantes en cada clase, listos a desestimar mi interpretación de este capítulo por una razón
u otra, decidí que tenía que dedicarle ocho meses a ese retiro. El resultado de ese sabático fue
el libro: The Justification of God [La Justificación de Dios]. Intentaba dar respuesta a cada una
de las importantes objeciones exegéticas a la soberanía absoluta de Dios en Romanos 9.

Pero el resultado de ese sabático fue absolutamente inesperado —al menos para mí. Mi
objetivo era analizar las palabras de Dios tan estrechamente y traducirlas tan cuidadosamente,
que me permitieran escribir un libro que fuese convincente y resistiera la prueba del tiempo. Lo
que yo no esperaba era que en seis meses de este análisis de Romanos 9 el propio Dios me
hablaría tan poderosamente como para que yo renunciara a mi trabajo en Bethel y quedara así
disponible en la Conferencia bautista de Minnesota, por si había una iglesia que me tuviera
como pastor.

En esencia, ocurrió así: yo tenía 34 años. Tenía dos niños y un tercero en camino. Cuando
estudiaba a Romanos 9 día tras día, empecé a ver un Dios tan majestuoso y tan libre y tan
absolutamente soberano que mi análisis se fundió en adoración y el Señor dijo en efecto: "Yo
no seré simplemente analizado, seré adorado. Yo simplemente no seré ponderado, seré
proclamado. Mi soberanía no es simplemente para ser escrutada, sino para ser anunciada.
Esto no es grano para el molino de la controversia, es el evangelio para los pecadores que
conocen que su única esperanza, es el triunfo soberano de la gracia de Dios por encima de su
voluntad rebelde". Fue aquí cuando Bethlehem me contactó cerca del final del año 1979. Y no
dudo al decir, que debido a Romanos 9 dejé de enseñar, y me hice pastor. El Dios de Romanos
9 ha sido la roca sólida que ha servido de cimiento a todo lo que he dicho y hecho en los
últimos 22 años...

El Testimonio de Jonathan Edwards Acerca de la Absoluta Soberanía de Dios

Mi sentir respecto a la veracidad de la absoluta soberanía de Dios, por encima de mi voluntad,


y por encima de esta iglesia, y por encima de las naciones; es el mismo que experimentó
Jonathan Edwards (aún cuando yo no tengo su poder para ver y saborear la verdad de Dios).
Leo la siguiente historia porque bien pudiera ser la historia de muchos en esta iglesia, y puede
ser aún, ruego por ello, la historia de muchos:

“Desde la niño, mi mente había estado llena de objeciones contra la doctrina de la soberanía
de Dios, que escogía quién iría a vida eterna, y rechazaba a quien deseaba, abandonándolo a
la muerte eterna, y para que fuera atormentado eternamente en el infierno. Solía parecerme
una doctrina horrible. Pero recuerdo muy bien la época, cuando yo parecía estar convencido y
totalmente satisfecho en relación a esta soberanía de Dios, y su justicia, y por tanto con su
disposición eterna de los hombres, según su deseo soberano. Pero nunca pude determinar
cómo, o por qué medios, fui de tal modo convencido, ni siquiera podía imaginarme entonces, ni
un tiempo después; que estuviera obrando una extraordinaria influencia del Espíritu de Dios en
esa convicción, sino solo ahora que vi más, y mi razón se aferró a la justicia y razonabilidad de

11
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

esta convicción. Sin embargo, mi mente descansó en ella; y puso punto final a todas esas
cavilaciones y objeciones. Y ha ocurrido una maravillosa alteración en mi mente, con respecto
a la doctrina de la soberanía de Dios, desde ese día hasta ahora; por lo que escasamente he
encontrado algo parecido a una objeción contra ella, en el sentido más absoluto, en la decisión
de Dios de mostrar misericordia a quien mostrará misericordia, y de endurecer a quien quiere
endurecer. La absoluta soberanía y justicia de Dios, con respecto a la salvación y la
condenación, parece ser la causa del descanso de mi alma, tanto como algo que hubiera visto
con mis ojos, al menos así sucede en ocasiones. La doctrina, a menudo, ha parecido
extremadamente placentera, resplandeciente, y dulce. La soberanía absoluta es lo que más
disfruto de reconocer en Dios”.

(Jonathan Edwards, Selections [New York: Hill and Wang, 1962], pp. 58-59.)

Un Breve Resumen de Romanos 9

Ahora bien, todo esto es un poco desorientador como introducción a Romanos 9. Pero sólo un
poco. Podría dar la impresión que Romanos 9 es un tratado acerca de la soberanía de Dios. No
lo es. Romanos 9 es una explicación de por qué no ha fallado la Palabra de Dios, aún cuando
el pueblo escogido de Dios, Israel, en conjunto, no esté volviéndose a Cristo y salvándose. La
soberanía de la gracia de Dios se levanta como el cimiento final de la fidelidad de Dios a pesar
del fracaso de Israel, y por consiguiente como el fundamento más profundo para las preciosas
promesas de Romanos 8. Porque si Dios no es fiel a su Palabra, tampoco podemos contar con
Romanos 8.

Considere este breve resumen. El versículo 3 nos muestra que Israel está en conjunto maldito
y separado de Cristo: "Porque desearía yo mismo ser anatema, separado de Cristo por amor a
mis hermanos, mis parientes según la carne". La próxima semana trataremos con los
argumentos de Pablo. Ahora sólo noten cuál es la condición de Israel: "anatema, separado de
Cristo". ¡Ahora bien, esto da origen a un gran problema! ¡Qué pasa con la palabra de Dios; la
palabra de la promesa a Israel y del pacto: "yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo" (Jer.
31:33)!

Pablo contesta esta pregunta en el versículo 6: "Pero no es que la palabra de Dios haya
fallado" Usted puede ver lo que se estaba arriesgando ¡Parece como si la palabra de Dios
hubiera fallado! Pero Pablo dice que no, entonces da una explicación que lo lleva hacia las
doctrinas de la elección incondicional y la soberanía divina por encima de la voluntad humana.
Su explicación en el versículo 6b es: "Porque no todos los descendientes de Israel son Israel".
No todo el Israel físico es el verdadero Israel. En otros términos, la palabra de Dios no ha
fallado, porque las promesas no se hicieron para todo el Israel étnico de manera que afianzara
la salvación de cada israelita individual.

El versículo 8 lo dice nuevamente: “Esto es, no son los hijos de la carne los que son hijos de
Dios, sino que los hijos de la promesa son considerados como descendientes". En otros
términos, no todos los descendientes físicos de Abraham son beneficiarios de las promesas del

12
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

pacto. ¿Quién entonces? Y aquí Pablo profundiza directamente en su explicación. Dice, los
beneficiarios de la promesa son los hijos de la promesa. ¿Pero preguntamos, quiénes son?
¿Cuáles son las condiciones que se deben cumplir para ser "hijos de la promesa"?

La respuesta de Pablo en el versículo 11, con las ilustraciones de Jacob y Esaú, nos confronta
con la absoluta soberanía de Dios al escoger quienes serán los beneficiarios de la promesa.
Refiriéndose a Jacob (quién se volvió el heredero) y a Esaú (quién no lo hizo) Pablo dice:
"(porque aún cuando los mellizos no habían nacido, y no habían hecho nada, ni bueno ni malo
[aquí está la incondicionalidad, y su razón], para que el propósito de Dios conforme a su
elección permaneciera [aquí está el argumento: más allá de las condiciones humanas está el
propósito soberano de Dios], no por las obras, sino por aquel que llama) [noten: él no contrastó
las obras con la fe, sino con "aquel qué llama", la fe ni siquiera aparece como una condición],
12 se le dijo a ella: El mayor servirá al menor."

Todo esto da lugar al cuestionamiento de la justicia de Dios. Pablo no está escondiendo nada
aquí. Está exponiéndolo todo abiertamente. En el versículo 14 dice: “¿Qué diremos entonces?
¿Que hay injusticia en Dios?". La respuesta de Pablo es no. Y después de citar a Moisés al
hablar de la libertad de Dios para tener misericordia de quién tiene misericordia (v.15) repite la
incondicionalidad absoluta con que Dios nos escoge para ser hijos de la promesa. Versículo
16: "Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia".

Lo cual lleva, entonces, a la pregunta en el versículo 19, "¿Por qué, pues, todavía reprocha
Dios? Porque ¿quién resiste a su voluntad?”. Ésas son las preguntas que enfrentamos en este
capítulo ¿Son todos los israelitas "hijos de la promesa" o sólo algunos? Si sólo algunos lo son,
¿qué hace que una persona sea hijo de la promesa y otra no? Si finalmente es la incondicional,
libre, y soberana misericordia de Dios la que elige, entonces: ¿es él injusto? Si él es libre para
tener misericordia de quien quiera tener misericordia y para endurecer a quien le plazca (v. 18),
y si no depende de que el hombre quiera, o corra (v. 16) Entonces, ¿por qué todavía encuentra
culpa?

El Mensaje de Romanos 9: Una Explicación y Defensa De Que la Palabra De


Dios No Ha Fallado

De modo que podemos ver que el problema de la elección divina, de la voluntad humana, de la
justicia de Dios, de la culpa humana, y de la soberanía de Dios es totalmente expuesto en este
capítulo. Pero no está aquí para nuestro propio bien. Está aquí para explicar esta pregunta que
quema: ¿Cómo puede el pueblo elegido de Dios, Israel, estar maldito y separado de Cristo, si
la Palabra de Dios es fiable? Cómo puede ser cierto el versículo 6a: "Pero no es que la palabra
de Dios haya fallado" Ése es el dilema en este capítulo.

¿Permanecerá la Promesa de Romanos 8?

Y este asunto es totalmente esencial para nosotros ha medida que nos acercamos a la mesa
del Señor ¿Permanecerá la promesa de Romanos 8? ¿Permanecerán en pie las promesas que
fueron compradas con la sangre del señor y de las cuales dependen nuestras vidas? ¿Hará él

13
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

que todas las cosas cooperen para nuestro bien? ¿Serán llamados los predestinados? ¿Serán
justificados los llamados? ¿Serán glorificados los justificados? ¿Nos dará con Cristo todas las
cosas? ¿Realmente nada nos separará del amor de Dios en Cristo? ¿Verdaderamente hay
condenación ahora, ni la habrá mañana?

Es por esta importante razón que Romanos 9 llega después de Romanos 8: porque demuestra
que la Palabra del pacto de Dios con Israel no ha fallado, porque está basada en la soberana y
misericordiosa elección de Dios ¡Por lo tanto las promesas de Romanos 8, hechas a la
verdadera Israel, permanecerán! Este es el evangelio de Romanos 9. Las promesas
compradas por la sangre de Cristo serán cumplidas por el soberano poder de Dios.

¡Oh, cuán agradecidos, humildes, y fieles debemos ser cuando adoremos al Señor en su trono!

SERMON 4

Tanto Judíos Como Griegos Están Todos Bajo Pecado

Romanos 3:9-18

¿Entonces qué? ¿Somos nosotros mejores que ellos? De ninguna manera; porque ya hemos
denunciado que tanto judíos como griegos están todos bajo pecado; 10 como está escrito: No
hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, hay quien busque a Dios; todos se han desviado,
a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Sepulcro abierto
es su garganta, engañan de continuo con su lengua, veneno de serpientes hay bajo sus labios;
llena esta su boca de maldición y amargura; sus pies son veloces para derramar sangre; y
miseria hay en sus caminos, y la senda de paz no han conocido. No hay temor de Dios delante
de sus ojos.

“Todos Están Bajo Pecado”

Estamos llegando al final de esta acusación de la raza humana, que comenzó en Romanos
1:18. Toda la sección de la carta hasta este texto busca mostrar que todas las personas en
todas partes están bajo el poder del pecado, y no pueden estar a bien con Dios, por estar
separados del don de la justicia que Dios da mediante la fe en Jesús Cristo (Romanos 1:16-
17). Esto lo vemos aquí en la declaración resumen de Romanos 3:9b: “ya hemos denunciado
que tanto judíos como griegos están todos bajo pecado” (BLA). “…judíos como griegos” (BLA)
significa “todos” (porque los griegos representaban, según muchos, lo mejor entre los no-
judíos). Todos ellos (todas las personas) están “bajo pecado”. Bajo el poder del pecado. No
solo pecando ocasionalmente, sino cautivos en el pecado.

Esta es una de las más profundas verdades que el cristianismo debe mantener en pie en el
mundo moderno. En 1ra a Timoteo 3:15, Pablo llama a la iglesia del Dios viviente “columna y
baluarte de la verdad”. Esta es una de esas verdades que la iglesia tiene que mantener en pie
como una columna sostiene un edificio. A lo largo de toda la historia ha habido presiones

14
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

constantes sobre las personas, las instituciones, y las culturas para edificar la vida alrededor de
ideas erróneas. Dios ha designado a la iglesia de su Hijo Jesús para que sea una poderosa
defensora de la verdad en el mundo.

Una de las verdades más importantes a mantener en pie en el mundo es que todos los seres
humanos, aun cuando fueron creados a imagen de Dios (Génesis 1:27), están corrompidos por
el poder del pecado. Por naturaleza no somos moralmente buenos, somos moralmente malos.
En Efesios 2:3, Pablo dice que todos somos “por naturaleza hijos de ira”. Las actitudes,
pensamientos y las acciones que merecen la ira de Dios, surgen en nosotros por naturaleza.
En Colosenses 3:6, somos llamados “hijos de desobediencia”. Estamos tan dispuestos a
desobedecer a Dios que es como si la “desobediencia” fuera nuestro padre. Somos lascas del
antiguo bloque de desobediencia. No solo pecamos, somos pecadores. Estamos “bajo pecado”
como dice el versículo 9. El pecado como amo o un rey, reina sobre y dentro de nosotros. No
es que el mismo nos coaccione para que hagamos lo que no queremos hacer, sino que nos
hace querer hacer lo que no debemos hacer. No somos victimas inocentes del pecado. Somos
conspiradores junto al pecado en contra de Dios.

Un Diagnóstico Mortal y su Remedio

Este no es un mensaje popular. Comprensiblemente, no es más popular que las palabras del
doctor: ‘Su tumor es maligno’. Sino que es mucho más esperanzador. Puede que: ‘su tumor es
maligno’, sea o no una noticia esperanzadora, porque el doctor puede tener o no una cura para
su cáncer. Pero la noticia de que ‘usted está bajo el poder del pecado y es un hijo de ira’, viene
siempre con la cura. Es acerca de eso de lo que trata el libro de Romanos, el cristianismo y la
Biblia.

Realmente quiero que este mensaje acerca del pecado y nuestra condición de pecadores sea
esperanzador y vivificador. ¿No existe algo profundamente gratificante en alguien que conoce
tus defectos hasta el nivel más profundo de nuestro ser -conoce nuestra peor condición- y dice:
‘Te amo, y conozco una manera en la que puedes estar a bien con Dios y los demás?’. ¿No es
mucho más esperanzador que alguien que habla de cosas sin importancia y da pequeños
placeres para hacernos sentir bien, cuando en lo profundo sabemos que las cosas no andan
bien? Ello puede sonar más amable, gentil, y amoroso que escuchar que somos pecadores y
estamos enfermos de muerte, pero es una bondad mortal (la bondad de un doctor que no le
dirá la verdad acerca de su cáncer mientras esté en una fase curable), porque no quiere que
usted se sienta desanimado o asustado.

Así que, mientras examinamos el diagnóstico resumen de Pablo, manténgase pensando: esto
es bueno. Porque para todas estas malas noticias acerca de nuestra verdadera condición,
existe un remedio. Y la única razón para decirme esas malas noticias es que yo comprenda el
remedio y lo tome (entiéndase: la justicia de Dios dada gratuitamente a aquellos que realmente
confían en Cristo).

15
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

Hay dos preguntas principales que quiero tratar de responder en los versículos 9-18. Una es:
¿Cómo respalda Pablo el versículo 9 y la pecaminosidad de todos los hombres basándose en
el Antiguo Testamento y en todas estas citas de los versículos 10-18? Y la otra es: ¿Cómo
describe él el estado de estar “bajo pecado” en estos versículos? O: ¿Qué podemos aprender
acerca del pecado, de nosotros mismos, y del Evangelio por la forma en que Pablo habla
acerca del pecado en estos versículos?

No hay justo

Primeramente, ¿Cómo respalda Pablo el versículo 9 y la pecaminosidad de todos los hombres


basándose en el Antiguo Testamento, en todas estas citas en los versículos 10-18? Dice en el
versículo 9 que los judíos en realidad no son nada mejor, ante Dios, que los demás, “pues ya
hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado”. De modo que pueden ver
que esta es una declaración resumen de todo lo que ha dicho anteriormente: “pues ya hemos
acusado”. Esto es lo que ha estado haciendo ‘acusando’ 1:18-3:8. De modo que en lo que a él
concierne el caso ha sido expuesto.

Sin embargo, ofrece un último argumento como resumen desde el Antiguo Testamento.
Comienza el versículo 10 con: “Como está escrito…”Y entonces cita seis secciones diferentes
del Antiguo Testamento para respaldar su resumen del versículo 9 de que todos, judíos y
gentiles, están bajo pecado. Por ejemplo, del Salmo 14:1-3 dice (en Romanos 3:10-12), “No
hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron,
a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”.

Esto parece lo suficientemente claro. Pero hay aquí un problema que me preocupa. En el
mismo Salmo que Pablo cita para decir, “No hay justo, ni aun uno”se dice (en el Salmo 14:5),
“Dios está con la generación de los justos”. En otras palabras, en los primeros versículos del
Salmo hay una descripción de los gentiles que se oponen al verdadero pueblo de Dios, pero a
aquellos que son el verdadero pueblo de Dios, David los llama “la generación de los justos”(vea
también el versículo 7). Así que la pregunta es: ¿Cómo respalda este Salmo la observación
que hace Pablo en el versículo 9 de que los “judíos y gentiles” están bajo pecado? La parte del
Salmo que cita no parece querer decir que todo el mudo es injusto, porque el versículo 5 llama
al pueblo de Dios “La generación de los justos.”

Pienso que la respuesta va más o menos así: Pablo no quiere decir que cada una de las seis
citas del Antiguo Testamento sean por sí sola una total acusación, sino que todas juntas
forman una acusación completa. Parece que la primera cita (en los versículos del 10-12), por
ejemplo, del Salmo 14, es principalmente una acusación hacia el mundo de los gentiles, porque
más adelante el Salmo se refiere a Israel como la generación justa. En otras palabras, sin la
especial gracia de Dios (sin la revelación especial de su obra salvadora revelada a Israel) las
apersonas no son justas, ni siquiera una. Solo cuando Dios irrumpe en nuestras vidas y nos da

16
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

la gracia especial de la fe y el perdón, mediante el sacrificio de un sustituto, podremos estar a


bien con Dios y ser llamados “justos”. Pablo sabía que esto ocurría en los santos del Antiguo
Testamento. Sabemos que sabía esto, porque en Romanos 4:3 cita Génesis 15:6, “Y creyó
[Abraham] a Jehová, y le fue contado por justicia”.

De modo que cuando Pablo cita del Antiguo Testamento que “no hay justo, ni aun uno”, quiere
decir que, por naturaleza, apartados de la gracia salvadora, somos injustos. No quiere decir
que no había manera alguna de estar a bien con Dios, y tener una postura correcta ante Dios
en el Antiguo Testamento.

¿También los judíos?

Pero la pregunta todavía permanece en pie: Si el Salmo 14 citado en los versículos Romanos
3:10-12 solo, o fundamentalmente, se refiere al mundo de los gentiles por encima y en contra
del verdadero pueblo de Dios, ¿Cómo todos estos versículos juntos en Romanos 3:10-18 dejan
claro que los judíos también son injustos y están bajo pecado? Una respuesta es que los
versículos del 15-17 son una cita de Isaías 59:7-8, que se refiere completamente al pueblo de
los judíos. En Isaías 59:2, Dios le dice a Israel “vuestras iniquidades han hecho división entre
vosotros y vuestro Dios”. Y después Isaías 59:7-8 es citado aquí en Romanos 3:15-17, “Sus
pies se apresuran para derramar sangre; Quebranto y desventura hay en sus caminos; Y no
conocieron camino de paz”. Esta es una declaración acerca del pueblo judío en general
durante los días de Isaías.

Y todas las otras cuatro citas del Antiguo Testamento probablemente refieran a los enemigos
de David entre su propio pueblo judío. Pero eso no está claro. El punto es: El mensaje del
Antiguo Testamento muestra que los judíos son pecadores y los gentiles también (2da a los
Corintios 6:36). Y que donde quiera que usted encuentre a alguien llamado “justo”en el Antiguo
Testamento, no es porque no sea pecador, sino porque Dios ha intercedido en su vida
misericordiosamente y le ha dado la gracia de la fe y el perdón, para que venzan su
pecaminosidad natural y estén a bien con Dios.

Esto lo vi más claramente en el Salmo 5, que Pablo cita en Romanos 3:13a, “Sepulcro abierto
es su garganta”. Esto se refiere a los enemigos de David. Si, ¿y que hay acerca del propio
David? ¿Es su garganta un sepulcro abierto? ¿Cómo ayuda esto a probar que los judíos y
gentiles están “bajo pecado” si “sus gargantas son un sepulcro abierto” pero no la nuestra?
¿No somos parte de “todos”?

La respuesta no es que David no es pecador, o que no hay redimidos y justos en el mundo. Él


solo quiere decir que apartados de la poderosa gracia de Dios, estamos desesperadamente
corrompidos, incluyendo al propio David (ver Salmo 51:5). David muestra esto en el Salmo 5,
por ejemplo, al decir en los versículos 7 y 8 que su propia posición con Dios es un regalo de

17
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

misericordia, no algo que tiene por naturaleza. Dice, “Mas yo por la abundancia de tu
misericordia entraré en tu casa; Adoraré hacia tu santo templo en tu temor. Guíame, Jehová,
en tu justicia, a causa de mis enemigos; Endereza delante de mí tu camino”. De modo que
pueden ver aquí el pensamiento de David. Él tiene acceso a la casa de Dios solo por
misericordia. ¿Por qué? Porque es un pecador como los demás. Y si en alguna medida va a
andar en la justicia, dice, Dios tendrá que guiarle y enderezar su camino delante de suyo. En
otras palabras él no iría, por naturaleza, por el camino de la justicia.

Y esa es mi respuesta a la primera pregunta: ¿Cómo respalda Pablo la afirmación de la


pecaminosidad universal en el versículo 9? Citando estos seis pasajes del Antiguo Testamento,
que hablan tanto de justos como de perversos, muestra que ambos, judíos y gentiles, están
profundamente corrompidos y que la única vía para salir de esa corrupción es mediante el buen
don de Dios, de la fe y el perdón que nos pone a bien ante Dios, este don está basado en el
sacrificio de un sustituto que un día vendría, Jesucristo.

“Bajo Pecado”

Ahora la otra pregunta: ¿Cómo describe él el estado de estar “bajo pecado” en estos
versículos? O: ¿Qué podemos aprender acerca del pecado, de nosotros mismos, y del
evangelio por la manera en que Pablo habla acerca del pecado en estos versículos?

He aquí tres observaciones.

1. Relación Arruinada con Dios

Estar “bajo pecado” es primera y fundamentalmente una relación arruinada con Dios. No es, en
primer lugar, una relación arruinada con otras personas. Los versículos 10-18 comienzan y
terminan con esta observación. Versículos 10-11: “Como está escrito: “No hay justo, ni aun
uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios”. Y versículo 18: “No hay temor de
Dios delante de sus ojos”. Todo lo que está entre estos versículos tiene que ver con el
significado del pecado en las relaciones humanas. Pero en el comienzo y el final “bajo
pecado”significa que no tenemos temor de Dios, no le entendemos y no lo buscamos. Versículo
11: “No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios”.

Fije esto firmemente en su mente, el pecado es principalmente una condición de rebelión


contra Dios, no una condición de hacer mal a otros. Es por ello que es tan triste y tan carente
de sentido cuando las personas argumentan que son muy buenas personas, y por ende no
necesitan el evangelio. Lo que quieren decir es que tratan a otros decentemente: No roban, no
matan, no mienten mucho, y dan caridad a algunos. Pero esta no es la cuestión principal. La
cuestión principal es ¿ama usted a Dios con todo su corazón, con toda su alma, con toda su
mente y todas sus fuerzas? ¿Ama usted a su Hijo, Jesucristo? Dios es la persona más
importante en el universo. No es una señal de virtud hacer buenas acciones por las personas,
mientras no se siente amor, o reverencia, o pasión por Dios.

El pecado es, primera y fundamentalmente, una resistencia a encontrar gozo en Dios. Y esa
resistencia trae como resultado una mente oscurecida, que luego detiene y no entiende a Dios.

18
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

Y así, la mente que está “bajo pecado” no busca a Dios y no le conoce ni le teme. No importa lo
que hagamos por las personas; si tratamos al Rey del Universo con desdén, podemos saber
que estamos profundamente “bajo pecado”.

2. Relaciones Arruinadas con las Personas

Estar “bajo pecado” significa que nuestras relaciones con las personas están arruinadas, aun
cuando la común gracia de Dios puede restringirnos de tratar a las personas tan malamente
como podríamos. En los versículos 13-14, Pablo describe la forma en que el pecado arruina
nuestras palabras “garganta […] lengua […] labios […] boca”. Versículo 13-14: “Sepulcro
abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios;
Su boca está llena de maldición y de amargura”. Los sepulcros tienen que ver con la muerte y
el veneno es una poción que tiene que ver con la muerte, y eso es lo que la decepción y la
maldición producen: muerte. La boca fue hecha para dar vida. Pero el pecado la convierte en
un lugar de veneno y muerte. ¡Oh, si este diagnóstico de que nuestras vidas están “bajo
pecado” nos hiciera desear ser salvos! ¡Oh, si nos hiciera anhelar tener lenguas y bocas
redimidas que den vida y no muerte!

Después, en los versículos del 15-17, estar “bajo pecado” no es una manera de hablar, sino de
actuar: “Sus pies se apresuran para derramar sangre; Quebranto y desventura hay en sus
caminos; Y no conocieron camino de paz”. Esto es lo que ocurre cuando Dios no es buscado,
conocido, o reverenciado. Si Dios aflojara las bandas de freno que restringen este mundo, él
mismo caería en la anarquía. Es por esto que existen los gobiernos, los policías, y los ejércitos.
Por naturaleza tomaríamos venganza a cada ofensa, y nuestros pies se apresurarían a
derramar sangre, si no estuviéramos restringidos. Esto lo vemos, por ejemplo en el saqueo de
las sociedades donde la infraestructura se colapsa. Y lo veremos aquí, porque eso es lo que
significa estar “bajo pecado”. Las relaciones humanas están arruinadas.

3. Buenas Noticias Para Aquellos que Están Bajo Pecado.

Finalmente, si esto es lo que somos nosotros por naturaleza (personas que están bajo pecado,
y por lo tanto, como Romanos 1:18 dice, bajo la ira de Dios) ¿Entonces no es la mejor noticia
del mundo saber que todo el objetivo de Romanos, de la Biblia completa, y de el cristianismo
es darnos a conocer que Dios, en su gran misericordia, ha creado una vía para salvarnos del
pecado, del poder del pecado y la penalidad del pecado? Estamos solo a centímetros de esta
salida. Romanos 3:21-22: “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios,
testificada por la ley y por los profetas; 22la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,
para todos los que creen en él.”

Si hoy usted creyera en Jesucristo, se apartara de sus pecados, y renunciara a todas las
formas de auto salvación, la mismísima justicia de Dios sería suya como un regalo, y
reemplazaría su injusticia; por esto Cristo sufrió y murió en la cruz. Yo le ruego, en el nombre
de Cristo, que se reconcilie con Dios. Confíe en él por su gran obra salvadora.

19
HOMILETICA PRÁCTICA: SERMONES ESCOGIDOS 2009

20