Está en la página 1de 11

EL DERECHO CIVIL, EN GENERAL 35

afirma que: «Así algunos autores señalan quede la misma manera que
existen conceptos tributarios que no se encuentran recogidos por el
Ordenamiento privado y que son de interpretación necesariamente
tributaria (v. gr. renta, ingresos computables, gastos deducibles, etc.),
existen otros conceptos formados históricamente en el Derecho civil -
pero que son válidos para todo el Ordenamiento como Teoría general del
Derecho- que constituyen un fondo jurídico común de homogénea
aplicación (v.gr. persona jurídica, norma, fuentes del Derecho, etc.)».

IV. CONCEPTO Y CONTENIDO DEL DERECHO CIVIL


Enlazando con el juicio que se dá en el primer punto de éste capítulo
no resulta fácil definir lo que sea el Derecho civil. Pero igualmente y de
cuanto se ha ido exponiendo se puede decir, sin dudas, que es Derecho
rivado común o general y que lo es en un doble sentido. Es derecho
pri~o generalJlorque lasotras,'xamas el erecho privacI9-iegula~
¡:¡e_
to es muy concretos de la realidad social (el comercio, las relaciones
laborales, l~-agricultura, lapublicidad registral de la propiedad y otros
derechos reales en cosa ajena, etc.) y porque en el Derecho civil común
se encuentranjos principiosjurídicosgenerales que las otras djsciplinas
aplican,al.c<;lmpQ.concreto que regulan ..Por eso se destacaba.su fúÍlcióú
de derecho supletorio.
" •..
Llamarlo Derecho privado general es -ha dicho LACRUZ
BERDEJO- dar una definiciÓn Émtres galabras que .l!u'*edenvale;
ahora y en cualquier estadio pasado o futuro del proceso de-disgsegaeión,
Es -añade- el Derecho de la vida diaria. El Derecho civil -afirmó
Federico DE CASTRO- ha podido servir de centro al Derecho privado
por su carácter más concreto y por su más estrecha unión a la realidad
social. Por estas cualidades y ser el derecho del ciudadano normal que
regula sus relaciones más significativas, es por lo que ALBALADEJO lo
ha definido diciendo que es el Derecho prívado general, que regula las
relacioQ..esmás cOJll.unesde l_a",cQnviy,encia
humana.
Siendo ciertas esas connotaciones a las que acabo de hacer referencia, sin
embargo referirlo -para lograr su -definición- al derecho privado común o
general no le parecía satisfactorio a DE CASTRO a causa de su abstracción, porque
--clecía- nos remite al Derecho privado, cuyo concepto es todavía más dificil de
expresar. Por lo tanto la doctrina ha entendido que es preferible diferenciar el
Derecho civil, dentro del conjunto normativo total, por la materia que regula. Es
decir, la mejor solución es acudir a una descripción de su contenido.
36 JOSÉ MANUEL GONZÁLEZ PORRAS

y desde este unta de vista de su contenido, la materia del-Dereeho dissipatu


civil está fundamentalmente canili~i<la' p~r la P~.r_~_QQa_(y
can ella las planes de
derechas de la persarui"lidad) Y·~az.!'us relaciones patrim.Qxlillle¡;;
y la sucesión hereditaria.
~-----~Finalmente
- ~
debo indicar que una cierta corriente doctrinal, en la actualidad sin 1. Plan de (
mayor importancia, trató de excluir del campo del Derecho civil lo relacionado con
el Derecho de la familia. El fundamento que se dio fue la afinidad con el Derecho
público y así lo entendió CICU. Hoy nadie suscribe esta posición doctrinal, entre
otras razones porque como muy bien dijo LACRUZ « ... para llegar a esta
desvinculación entre el Derecho de familia y el civil hay que olvidar que el valor de
la personalidad y la dignidad humana es asumido igualmente por el legislador civil,
11 quien tiene en cuenta, en cualquier disciplina, el interés colectivo y la tutela del

____ --I-J---~_~~~n-C-ia-I»-.----------------------------------------~-
- v. !N DE EXEOSICIÓN DE LAS MATERIAS DEL DERECHO - --
CIVIL 2_ --

Me cant~l1' ue queda descrito, del Derecha civil regulando.


~itucianes fundamentales cam~an Ia.persona, la familia y etiiat:ri:-
anio, a las que se unen por ser un derecho común o general materias
que corresponden a la teoría general del Derecho (teoría de las normas
jurídicas, los derechos subjetivos, las fuentes del Derecho civil, interpre-
tación, eficacia y límites de la norma, nacionalidad y extranje,ría, etc.)
exige una estructura a, como se repite machaconamente, un sistema de
~iciÓñ. N a es.otra cosa qy.e adaptar un conjunto de reg as o principios
ue ordenadamente permitan exponer la materia. --
'II/iI;;Z)I."~ "

La ordenación de las materias del Derecho civil es preocupación que se


remonta al Derecho de Roma, dada la importancia que tiene el encuadra-
miento. de las instituciones dentro. de un «sistema» en conexión can otras.
Un criterio. lógica en relación can la distribución de las materias no. es
cuestión meramente teórica, sino también de gran importancia práctica y
didáctica. A continuación se expondrá una reseña de los principales
criterios que se han ido adoptando, advirtiendo que ninguno se considera
satisfactorio y posiblemente en ningún caso encontraremas la sistematiza-
ción precisa y definitiva, puesto que el desarrollo continua del derecha,
inspirado en criterios de oportunidad y no en criterios preestablecidos,
convierte en provisional cualquier clasificación.
A pesar de lo dicho ya CrCERóN se preocupaba de «redigereius civile
in artem o generatim componere» el nejo «ius civile confusum et
pítulo 4
....-..personas y el Derecho de la persona

SUMARIO: 1.EL DERECHO DE LA PERSONA Y LAS PERSONAS.- n. LA


PERSONA Y LA PERSONALIDAD JURíDICA. 1. La atribución de persona-
lidad. 2. A quienes se les reconoce.

l. EL DERECHO DE LA PERSONA Y LAS PERSONAS


Como se dice al comienzo de este libro, el Derecho de la ]2ersona es una
•.••....
...LU>~partes_deDerecho civil; y, por supuesto, lo ha sido siempre y no
.ará de serIo, desde el momento en que, por definición el Derecho civil
- un Orden~mient9,}:",omocu&quier otro jurídi<,;o~Qgge de manera
special, destinado primordialmente a la reglamentaciónde relaciones
tre personas.
En razón de ello, en los planes de ordenación sistemática del Derecho
. '1, y es cosa que también se ha visto antes, una de las partes (y habría
e añadirse, que de las primeras) es el Derecho de la persona; y lo es con
independencia de la manera con que se enfoque dicha ordenación: así, en
la más elemental e intuitiva, la de Gayo, que lo dividía en personas, cosas
y acciones; y también en la más elaborada, racional, de Savigny, como
núcleo fundamental de la introductoria Parte General.
Podemos decir, en relación con ésto, que el Derecho de la persona
puede, a su vez, contemplarse desde una doble perspectiva: una, más
instrumental, tratando a la persona como sujeto de la relación jurídica;
y otra, más trascendente, considerándola como centro (<<primerareali-
dad institucional del Derecho civil», se ha afirmado) de dicho Ordena-
miento. En la primera, se atiende al papel que la persona desempeña en
las relaciones jurídicas, mientras que en la segunda se atiende a ella
considerándola en sí misma, como base que es de ese Ordenamiento.
y es que elemento.imprescindihle.en cualquier relaciónjurídic C.OIDO
relación de Derecho ue es, lo cons1;ituyenlos sujetos. Yello or :gg,...fQIDQ..
es bien_ sabido, el Dere<;ho reglamenta situacione;;~que implican.Ja
68 BERNARDO MORENO QUESADA

p'resencia
_ ~..,-._
de.••"'~personas,_,o y lo hace precisamente
_ ~~_
para •. armonizar
_"'_"".
sus AA:a:

i~es~~, tl!Jlto_e!llªs..r_~lªcionesentr.~llas, ~~l~~q::~ ~~ieblan


-------- ,
a
con la comunidad .•ésta es lafinalidad_,ºª.r:~ que se dictan sus~*~...,
~~;
normas.
_-,
__ ......a,.;;, I ••

Desde esta ersp~s1j.,:a,Ios suj~to.sz.,.J?~g~~_gu~in~ienen en las


relaciones
---'~ ~ ~
jurídicas,
_ '''''''",;n
pueden serlo
'."'"
activos
..•
o
""'...--......,..
.•....•.•
-.
asivos,
-----...
segUñCiUe-eIr-ra""
-...... --- -~---
relación de que se trate=tengan faculta_do poder (derecho) para exigir el
contenido de la misma respecto de"otro u ~tros,' q~~ ·so~" Iossujetos
p(is~"VO]:y-:-tiénen
~ ...
""""- ,-~
el deber
""-
de·
-""'..
prestarlo o CumPlirÍü.
....-~-, ,-..--.-----'-_.,_.~----
. ...

veremos en su momento-;del5é~tenerseen cuenta que cada uno de estos


También, éOñio

sujetos puede estar integrado por una o por varias personas.


La presencia de un sujeto activo y otro pasivo, es lo normal: en la relación que
surge de un contrato de préstamo, el que entregó la cosa es el sujeto activo, y puede
exigir al sujeto pasivo, que es el que la recibió en préstamo, el contenido de tal
relación, consistente en restituirla al que la prestó. Pero hay ocasiones en que la
relación se duplica, es bilateral, y cada uno de los sujetos son, a la vez, sujeto activo
y sujeto pasivo: así en la situación derivada del contrato de compraventa, uno debe
el precio al otro y a la vez puede exigirle la entrega de la cosa, mientras el otro. que
debe entregar ésta, puede por su parte exigir el precio.

Lo dicho con anterioridad es así, porque, no está de más repetirlo,


elemento fundamental en el Derecho civil, tanto patrimonial como no
patrimonial, es la persona; tan fundamental, que su existencia, con la
necesidad que provoca de reglamentar las relaciones en las que aparece
o interviene, es la que justifica y configura el Ordenamiento jurídico: y
dentro de él, el Derecho civil es el que contempla y reglamenta su
consideración comoprotagonista o sujeto de las relaciones jurídicas que
son propias de esta parcela del Derecho. Pero no es esto sólo: por encima
de cualquier otra circunstancia, en esta parte del Ordenamiento se
considera a la persona en su cualidad de tal. Y ello es algo que la hace
trascender a su contemplación comouna parte de la relación jurídica, y
la sitúa comofundamento del mismo comoun prius en la ordenación de
las relaciones que son su objeto.
. A la evolución lenta y progresiva que ha Uevado la persona a esta situación,
dedica el Prof. MONTÉS unas sugestivas páginas, en las que junto a los datos que
a lo largo del tiempo la han determinado, expone unas reflexiones que compendian
con precisión las posturas adoptadas sobre el tema por la más autorizada doctrina
civilística española, y su engarce con el sentir actual reflejado en nuestra Consti-
tución de 1978.

Uno y otro de tales aspectos están presentes en el Derecho civil: de un


lado, el conjunto de las normas que regulan la preeminente situación de
LAS PERSONAS Y EL DERECHO DE LA PERSONA 69

la persona en cuanto tal, dentro del Ordenamiento jurídico, que consti-


tuye una parte diferenciada dentro de aquél, y de otro, la propia noción
de relación jurídica (y la de su contenido, el derecho subjetivo) que
implica la existencia de unos titulares, y a las personas, como tales, se
les aplican las normas que regulan estas situaciones.

11. LA PERSONA Y LA PERSONALIDAD JURÍDICA


1. La atribución de personalidad
Para el Derecho PQ! .c~~~~e.m§,Jos~sujetos.de las~r:~lac~~~...9,Uf::
toma en cuenta, son personas a las que se les reconoce como titulares de
~smas por 3u cualidad <lemiembros" de la Comunidadd,;a glJ,een
cuanto tales pueden participar en las relaciones jurídicas que en su seno
;e dan. E-;t; recon~iíniento, al que jurídicamente se denomina,iztribu-
ción de personalidad, está, por.otro lado, en.consonancia con la dignidad
de la persona, dignidad que, según el arto 10 de nuestra Constitución, es
üno de los fundaménIos del orden-político y de la paz social de-la nación
~spañQla-" . .
Esto, que ahora se nos aparece como evidente, no siempre ha sido así: porque,
en efecto, el Ordenamiento a veces no ha reconocido personalidad jurídica a todos
los hombres (como sucedía con los esclavos y en los casos de muerte civil), ni ha
limitado el reconocimiento a ellos solos, puesto que en ocasiones lo ha atribuido
a otras entidades (las personas jurídicas, que la siguen teniendo hoy, e incluso a los
difuntos, al alma, etc.). La exigencia de un «status», como en el Derecho romano,
o de una participación destacada en la vida activa del grupo, manifestada por ej.
en la posibilidad de portar armas, como en el Derecho germánico, o la contempla-
ción de adscripciones raciales, religiosas o políticas, como más recientemente ha
ocurrido, se han señalado como causas de estos lamentables desajustes entre los
conceptos de persona humana y de personalidad.

Por lo que respecta a la actualidad, la correlación de los conceptos de


p3!"SOnanumanª v.de, eTsOffiíriQaájur~a que es a ~ptítu<1rfaráser
titular de situaciones re ladas or ~ Derecho), es una conquista
generalizada, que se considera" por un lado"consecuencia de la dignidad
de la erSOllas, ¡5'()Fotro, m;dio pata que la mism"apu-;da alcanzar lo
fines que le son propios, lo que se denomina su realización. Y el que,junto
a ellas,_se_le atr-ibuya también personalidad jurídica a otros entes o
col~i,:iª?<les, las llamadas personas jurídicas, moraleso colectivas es
debido al reconocimiento de la existencia de ciertos fines merecedores de
70 BERNARDO MORENO QUESADA

protección, cuya consecución excede normalmente los medios y la propia


vida de los individuos.
La utilizació~el término ,:<persona» para designar a quienes, según
el Derecho, tienen a titud para ser titulares de re aciOñeS'1Lrídicas ya-
sea e .sn lado ~cti;o (como titular de derechos), ya en el pasivo (como
~ ..•••.••.. "',..- --....-: --- ~ ~ ~ •••• .••• "". ••.••. t; _ ~~. _

titular de deberes u obligaciones) tiene un origen histórico que coñtrilJu--


~-~~-------- ..•.. ~ _--
ye a aclarar el alcance del tér~i~o jurídico que con él se designa.
e s ele afir ar, en efecto, que el origen del término «persona» está en la
._~-- --
máscara que los actores del teatro griego y latino, representado al aire libre,
utilizaban «per sonare» la voz y para mostrar, con sus rasgos esquematizados, los
caracteres del personaje. La idea de actuación, de papel representado en la
«función», se refleja en el concepto actual de persona desde el punto de vista
jurídico; y la sugerencia llega a más en cuanto aquí también se encuentran las dos
¿...~ clases de «papeles» que en aquellas representaciones se contemplaban: el individual
..l -:f;:>-y el coro; este último desempeñado por un conjunto de individuos que se
manifestaban al unísono por representar entre todos el mismo papel, por lo que
en el «reparto» eran considerados como un solo personaje, una sola persona.

2. A quienes se les atribuye

Con el símil que antecede se trata de poner de manifiesto, y de


explicar, la existencia para el Derecho, y en cuanto titulares de relacio-
nes jurídicas, de las ~ases de personas a las que más atrás aludía:
~---
las individuales
-- .......• o -
físicas, ,..---' es los seres humanos, y las jurídicas,
esto '~

morales, b colectivas, que son reunión de aquellas otras person


- -- o
a cuyo
cQnjl!nto e atribuye· tam15ién personalidad y que en alguna de sus
manifestaciones (asociaciones, sociedades etc.) on muy frecuentes e
importantes en las relaciones jurídicas, fundamentalmente patrimonia-
les.
Como con detalle veremos después, son razones pragmáticas las que han
llevado a los Ordenamientos jurídicos a la arribución de personalidad jurídica a
entes que no tienen la naturaleza de personas humanas. así. facilitar el cumplimien-
to de fines que requieren una permanencia en el iernpo o unos patrimonios que
sobrepasan los que son propios de ellas; delimi:rar la responsabilidad a recursos
económicos que corren especiales riesgos, mameniendo la incolumidad respecto
de los mismos del resto de los que pertenecen a l.IIlO persona que decide asumirlos,
etc. Es una situación que se encuentra en la base del desarrollo de la moderna
sociedad capitalista y que ha contribuido decísivarnenre al mismo.

-- ~~-~ - ~- -~----------
Capítulo 5
La capacidad y el estado civil de las
personas

SUMARIO: 1.LA CAPACIDAD DE LAS PERSONAS. 1. Capacidad jurídica


y capacidad de obrar. 2. Capacidad limitada, capacidad especial, legitima-
ción y prohibiciones.- 11.EL ESTADO CIVIL. 1. Concepto y caracteres del
estado civil. 2. Los estados civiles en el Derecho español hoy. 3. Acciones y
título del estado civil. La posesión de estado.

l. LA CAPACIDAD DE LAS PERSONAS


1. Capacidad jurídica y capacidad de obrar
Siendo la capacidad, en general, aptitud que habilita o faculta para
algo, la ca acidad.como término jurídico, aplicado a las personas, hace
referencia a la aptitud para intervenir en las relaciones que son regula-
--
Gas or el Derecho.
Es decir, que el Derecho, el Ordenamiento jurídico, que organiza y reglamenta
las relaciones entre las personas con trascendencia para el mismo, incluye en esa
organización, y como presupuesto para su validez, las circunstancias que han de
concurrir en las personas para que participen eficazmente en tales relaciones,
estableciendo de esa manera lo que se denomina capacidad jurídica

A esto debe añ~dirse Que lél:.sQ.EErs~aspueden interv~ni!~n l~ vida


que regula el Derecho de dos formas. diferentes: bien en calidad .de
tÍt,E!ares dEL!.~lacion~s que se regulan, esto es como titulares ,9.elos
9m:.e.chos y obligaciones ue han surgido o han de surgir de ellas, bien
CQillO actuaT!.teso ejercientes de tales derechos u obligaciones, esto es
para o erar sobre los mismos. :Para loprimero se necesita de una aptitud
de tipo eneral, más im,..portante,que es denominadacapacidadjurídica;
para lo segundo es exigida una aptitud más compleja, pero de menor
trascendencia general, que se llama capacidad de obrar o de ejercicio.
.... -- ~
74 BERNARDO MORENO QUESADA

Cuando más atrás me he referido a cómo el Ordenamiento atribuye


o reconoce la personalidad jurídica, es decir la aptitud exigida para ser
titular o sujeto derechos y obligaciones derivadas de relaciones jurídi-
cas, estaba describiendo la ca c'daciourídica ue tambié r nomina
e alidad, y que constituye un atributo esencial de la persona
humana. La capacffia o rrar, en cam 10, supone a aptI u para
ejercitar e manera e ea et-os±nrIí ros, o que se ra uce eli la
uis' cion o ac uacián.da.derechce.g -lJ,a asuncían 1.1- oBligaciones.
,
\ . D_~funciQ:Q que cumple cada una de estas manifestaciones de la
capacidad, resulta una diferencia importante en cuáñto asu
naturaYez;
W.urídica., comoatributo es.~nci_al de-lapersona umami)a tleneñféidOs
y. es i al pa;;'-t~o~,"'por lo que ~eha dicho' que es-úni"eápacida
abstracta y'-l,miformepara todos. La de obrar, en cambio, como supone'
aQti.tllJLllar.a
~j~rcitar de manera eficaz actos júrídic..Qs_-ª_~_<!osees a
eficacia de un actuar de la voluntad del sujeto tras 'conocer la Nah:uaa
sobre la que se actúa, exigida esta po~ibilidad de-'conocimiento~
implica un cierto desarrollo psíquico, resulta lógicoque no todos tengan
esta capacidad, y que no todos los que la tienen la tengan en iguar
medida.
En razón de ello, tiene la misma capacidad jurídica, por ej. puede ser propietario
de bienes, un niño que un adulto, y la tienen igual las personas con independencia
de que la tengan más o menos «llena» de titularidades (es igual la de un escaso de
recursos económicos que la de uno con abundancia de ellos). En cuanto a la de
obrar, teniéndose en función del desarrollo mental y de las condiciones psíquicas,
resultará que un niño de muy corta edad carece de ella, y una persona afectada de
un cierta perturbación mental, la posee en menor medida que un adulto desarro-
llado y mentalmente sano.

Como consecuencia de lo expuesto, se habla de una. capacidad de


obrar plena~_de_una capacidad de obrar restringida. La plena, que es l-ª. --
regla general, se adquiere por la mayoría de edad, y con 1" o plii:. d
para.realizar eficazmente todos los actos de la vida civil 322xCt ~
La restringida, que es la excepción, por lo que debe estar fijada de una
manera expresa en la ley, viene, en efecto, contemplada en ella (el mismo
arto 322, al final). ---
L~ La función...quecum le la capacidad de obrar, es hacer eficaces las
..- ~'( ac~ es.jurídicas llevadas a cabo or quiene disfrutañCle e11aPor
1.M!, elcontrario su falta al impedir hacerla obliga a busca unJP.edio r;;;.a
-t> ue las tit~laridades perten~si~!ltes a las personas que la padegm,_
puedan a pesar de ello ser ejercitadas: ye te medio lo proporciona la le_
co-nel nombramiento de un rep~esentante del incapaz, llamado-repre-
~
LA CAPACIDAD Y EL ESTADO CIVIL DE LAS PERSONAS 75

s!.ntante 1&ggJ por _ue lo establece la ley, y q,ue es el ql!e ªst1,!&..~~nsu


lugar (lo serán los padres o tutor, según los casos).
- _ •••••__ r •••• $0- .....•....•.•.•.

De todas maneras, debe tenerse en cuenta que la circunstancia de poseer la


capacidad necesaria, es un requisito para poder actuar válidamente, pero por sí
sola no es suficiente, siendo preciso además que el sujeto, en la actuación jurídica
de que se trate, manifieste una voluntad consciente y libre; por ello, si algo se lo
impide, como una carencia de condiciones psíquicas adecuadas (debida, por ej. a
estado de embriaguez, o a una determinada perturbación mental) el acto no será
válido, y en el supuesto de que la perturbación sea permanente, procederá la
declaración judicial de incapacitado. .

2. Capacidad limitada, capacidad especial, legitimación y prohi-


biciones
Se habla de capacidad limitada, o incompleta como dice algún
autor, p_ar<\.r.eferir~ea't(;"d~~ellos casos en que no se disfruta de ll2l
lenjtud de la misma; y. ello puede suceder por dos causas: por vía de
restricción, por ej. limitando, por medio de la incapacitaciónjudiciaI; la
ue ca J::.e,S"pJlll.dería
normálmente a un mayor de edad (art~.c. en
relación con el 322), o por ví7i de atribució-;', aq;iien porl~-=-no-es
Plenamente ca az, de un cierto grado de capacidad (arts -,323 Y164,3.o
C.c.). En uno y otro ~o: dado el carácter de excepcIón que tienen, se
necesita de disposiciones legales expresas que así lo establezcan.
S,.etrata de una situación intermedia entre la de un plenamente capaz
la de u.nill<&.Pllz,.~en ConsEZ.~~encil:!.:,
ni pu.e-cíeaé~ar por sí miiIDo coi'Ílo
lo hacen los plenamente capaces, ni necesita de un representante legal
~t.lie por él, como los incapaces: esta situación intermedia significa
que podrá actuar por sí mismo pero necesitando la asistencia o consen-
{'miento de otra persona (un curador), que completará, con su interven-
ción, la limitada capacidad del mellar ofalto de capacidad de que se trate.
. -
Por eso se habla.de.capacidad limitada pero completable.
~
<>,. ~

Son casos de capacidadlimitada, que necesita completarse con la


interveñción de. un ~{;.ritdor,los de aquellas personas a las que la.
sentencia de incapacitación coloquen bajo esta forma de protección a la
VISta de su grado de discernimiento (previsto en el arto 287); y. co el
consentimiento de sus padres, los menores emancipados mientras no
a canc TI a mayoría de ed'ad, en rélación con ciertos actos de especial
trascendencia (enajenación de inmuebles, establecimientos mercanti-
les, etc., arto 323)
76 BERNARDO MORENO QUESADA

Distinta a la capacidad li.mitada,.e~.J~'paRa~idad d~.9Qrar espe-


cial: exigida ara realiz r iertos.actos, q.ue se consid~ a necesitan e
~as.qon~~p.titJ1d especi&.as, ma S>..r,es-(por
ej. para.adoptar,
se exige la edad de veinticinco años (art. 175,1.), o menores (por ej.
catorce años -ara otorgar testamento notarial (663,1.°), que las repre-
sentadas por la mayoria e e aa, que constituye la regla general y se
alcanza a los diez y ocho años.
En cuanto~ala legitimación, se dice que una persona está legitima-
da para realizar un acto~ídico,cUlindo reuñe 0068- os re rsitos
necesarios para que ese acto concreto que va a'llev~r-á'-calro esUll:e
p'len~ente efica y' ello, la legitimación, eX:ige-n~:Sólo
una"ca acida
plena o completada y aúsencia -de prohibiciones para el sujeto, sino
también laJitularidad del mismo s~brela cosa objeto del~~~tq,así.como
cualquier otra exigenciaque el Ordenamiento establezca para ~ali-
dez. - -'.. , . . .

EQrlo que respecta a las prohibiciones, consisten en fa exclusión


~ (.- .•••_. ~~. _ •••••••••• -- '" ",/10-"'. __-••_ - ~ --- .•• _

heGha.~xpresamente en una disposición legal, que impide la realización


llor un d~t~nado sgj.etQde un acto Rara~lgl,l~,_concarácter general,
reúne las e2figenc!asd~.cmlacid~ª: por ej. la que afecta, para realizar el
contrato de compraventa, a los tutores y curadores respecto de los bienes
de quienes están bajo su guarda, a los mandatarios respecto de los bienes
de cuya administración o enajenación estuviesen encargados, etc. (art.
1549 C.c.). Las prohibiciones, como he dejado dicho, afectan a la legiti-
mación para realizar determinados actuaciones jurídicas.

11. EL ESTADO CIVIL


1. Su concepto y caracteres
Muy relacionado con el de la capacidad, se encuentra el tema del
estado civil de las personas. Y ello es así, hasta el punto de que para
algún sector de la doctrina, se le considera como una manifestación de
las llamadas circunstancias modificativas de la capacidad.
Efectivamente, es controvertido el tema del estado civil, y especialmente el
significado que tiene; y lo es porque a lo largo de su evolución histórica, se ha
presentado este instituto jurídico de dos maneras distintas: por un lado, en el
Derecho romano, como determinante de la personalidad, que se atribuíasolamen-
te a aquellos en los que concurrían los tres estados de libertatis, civitatis y familiae,
así como las adaptaciones posteriores, especialmente las medievales; por otro,
J