Está en la página 1de 9

Cerrando Puertas

Turno 1
Viernes 19 de Mayo año 2525 - 22:00 p.m. Algun Lugar del Bosque Niebla.

El Bosque Niebla solía permanecer en un sombrío silencio mientras transcurría la


noche, quienes se atrevían a atravesar por este lugar preferían hacerlo generalmente a
tempranas horas de la mañana o al menos mientras que algunos rayos de sol les
alumbrara el camino, sin embargo en esta oportunidad había alguien que al parecer no le
importaba la hora, ni el lugar, ya que había temas mas urgentes que atender. Dos
pequeñas y osadas figuras se encontraba cruzando el bosque niebla por la oscuridad de
la noche, una que media no mas de un metro cincuenta, y otra unos 20 centímetros mas
baja. Al parecer llevaban horas de viaje ya que sus pasos eran lentos y vacilantes.

-Por cierto, mi nombre es Liam señor, y usted es…- Dijo el pequeño halfling al enano
después de horas de haber caminado juntos en un monumental silencio.

-Pues Bien, el mío es Morgan y creo haberte…- Cuando se disponía a seguir hablando
un rugido salvaje le detuvo, en un principio ambos individuos frenaron su marcha y
esperaron a que en cualquier momento saltara sobre ellos alguna bestia salvaje, pero se
equivocaban, no se trataba mas que del estomago de Morgan el cual luego de una
extenuante jornada de trabajo y sumado a una larga caminata ya no hacia mas que pedir
a gritos comida.

Sin necesidad de alguna palabra ambos desempacaron y comenzaron a acampar para así
luego poder comer algo. Morgan rápidamente consiguió un poco de leña para poder
armar una Fogata cuanto antes.

-Muy bien Liam, espero que seas tan bueno para cocinar como lo eres para hablar- Dijo
el Enano tras una Carcajada. Sin embargo en su sonrisa se podía percibir un Sufrimiento
profundo. No podía ser de otra manera, ya que hace unas cuantas horas Morgan había
recibido la noticia que su padre poseía una enfermedad Mortal, y aunque Morgan se
insistía a si mismo que no le importaba, era evidente que no era tan así. Liam se había
percatado de ese dolor.

-Dicho y hecho señor -Dijo Liam muy entusiasmado mientras sacaba unos utensilios de
su bolso.- Preparare unas patatas que traigo conmigo, aunque no son muchas pero creo
que bastaran.

Ambos cenaron juntos en aquella silenciosa noche, ninguno tuvo tiempo de soltar una
sola palabra, ya que el hambre no lo permitía así. Devoraron sus porciones en unos
cuantos segundos y aunque deseaban poder comer alguna otra cosilla, no tuvieron otra
opción más que conformarse. Luego ambos intercambiaron una reflexiva mirada y
comprendieron lo que debían hacer continuación.

-Esta bien señor Morgan, haga usted el primer turno de vigía, en unas cuantas horas más
despiérteme –Dijo el pequeño halfling mientras se acomodaba en su saco para poder
dormir- y por favor disculpe mis ronquidos. –Tras esas palabras Liam callo rendido en
un profundo sueño.
Solo en la oscuridad de la noche y en el monumental silencio que era corrompido solo
por el canto de los grillos, Morgan no podía evitar pensar en su padre, aquel ser que
mezclaba amor y odio, y que formulaba una serie de dudas que intrigaban
inconscientemente el corazón del enano…

Horas y horas vago en sus pensamientos en busca de un orden, una coherencia a todos
los sentimientos encontrados que tenia sobre su padre… El tema le afectaba mas de lo
que el creía, y sin previo aviso por sus mejillas empezaron a caer lagrimas... lagrimas
por una incertidumbre que nunca antes había sentido…

De pronto sus pensamientos fueron interrumpidos, los agudos oídos que poseía en el
enano le permitieron percibir que el peligro se aproximaba… <<!!!Despierta Liam,
NOS ATACAN!!! >> Grito eufóricamente Morgan, El halfling de un salto salio de su
trance y acudió rápidamente a su espada corta… ¿Dónde, donde? –quiso saber el
pequeño, pero este no poseía la buena visión del enano…

De entre los árboles salieron los depredadores, cuatro Trasgos armados con dagas y de
una pésima apariencia que dejaba en evidencia que no comían en días, y que el olor a
unas buenas patatas no se podía dejar pasar así como así…

El combate era inevitable, y solo había tiempo para una rápida estrategia.

_______________________________
-Combate: En tu siguiente turno deberás narrar tu entrada en combate, podrás planear
una estrategia junto con Liam antes que estalle la batalla. (No narraras ningún ataque,
solo sencacion y estrategia).
Enemigos: 4 Trasgos.

-Escenario: Ver mapa del combate en Escenarios de combates.

Esto se les escapaba de las manos. En todos sus largos años de vida, nunca se había
visto obligado a luchar. No almenos a muerte. Aúnque como todo enano recibió
instrucción militar, prontó dejó el gremio de lucha con pico. Solo los entrenaban por si
acaso aparecía algún problema en los túneles. Eran preparados para defensarse con su
pico. Se quitó de la cabeza esos pensamientos, y intentó relajarse. La poca luz que
llegaba de la hoguera le permitió ver a tres trasgos, dos a su espalda, y uno enfrente...
pero algo le decía que habría alguno más.
<< Digamos que hay cuatro... tampoco son tantos>> pensó. Esto lo encorajó un poco,
aúnque seguía asustado.
El halfling hizo el valiente gesto de coger su espada... y ahí quedó su valentía. Empezó
a temblar, pensando que eran enormes ogros los que se echaban encima de ellos.
- Tranquilo, Liam, son solo tres trasgos, digamos cuatro, y están más flacos que un elfo
desnutrido. Podemos con ellos!
Un poco más tranquilizdo ahora, el halfing vió como Morgan buscaba algo
disimimuladamente en su saco. Para su disgusto, Morgan se percató que no había
cogido su pico, así que sacó lo más gordo que pillo.
- Mira, Liam, esto en las minas se cargaba las rocas como nueces. A ver su cabeza!- Y
soltó una sonora carcajada. Liam se sobresaltó al oír el estrendor de su risa. Jamás
entendería el humor enano. Puso la enorme maza sobre su hombro, y le dijo a Liam:
- Oye, házte con los de delante ( trasgos 2 y 3), yo maldeciré a uno y luego me giraré
para ir a por el otro (4). - luego intentó mediar con ellos- Oíd, preferimos no luchar,
coged las patatas que quedan y íros.
- Señor Morgan, que vienen!
- Oye, aúnque tenga 59 años, en realidad fisicamente hablando, no soy mucho más
mayor que tú.- Lo miró de reojo- No me llames señor que no soy ningún viejo! - Volvió
a mirar a los trasgos- Me entendéis? No habláis nuestra lengua? - luego probó con
lenguaje rúnico, propio de los enanos.
- Señ-- estooo, Morgan, no parece que quieran hablar!
Los trasgos, babeantes y con la mirada fija en el caldero de las patatas , se fueron
acercando poco a poco.

La tenue luz de la hoguera iluminaba el rostro de Morgan. Intentó mantener la sangre


fría mientras los dos trasgos se acercaban. Cruzaron miradas, y Morgan pudo ver en sus
ojos desesperación. Ya fuera el hambre, ya fueran sus pésimas condiciones de vida, algo
les impulsaba a actuar así. Puede que fuera un adelanto de la tragedia que se avecinaría
si salien de esto. Eso, sin embargo, no le inspiró piedad. Viendose abrumado por los dos
trasgos, dio media vuelta y retrocedió unos pies. Pero mientras corría se acordó de un
truquito que le enseñó un sacerdote de las minas. Con las manos resplandeciendo de
chispas rojas, y los ojos con una tonalidad amarilla, su voz reverberó poder y dijo unas
palabras en rúnico. En ese mismo instante se giró hacía uno de los trasgos y lo apuntó
con el dedo hacía abajo, un gesto imperioso que no admitía respuesta. La voluntad del
trasgó se quebró en trocitos, y una fuerte presencia lo invadió. Todos los horrores que la
criatura habia vivido se manifestaron en su mente y empezaron a atormentarlo.
Distraido por la fatalidad, ladeó su cabeza y se acerco dando tumbos havia Morgan. El
otro trasgo, sin lograr comprender que habia pasado, lo siguió. Morgan pensó de nuevo
en huir, pero vió mientras se giraba a Liam. El mediano sacó su espada corta y se lanzó
sobre un orco. Tras un salto se lanzó sobre él y le metió la espada entre ceja y ceja. El
trasgo reaccionó a tiempo, y logró retroceder, evitando que la herida fuese mortal. La
sangre empezó a salir de su frebte, y se quedó embobado ( aún más) mirando al
mediano.
<< Pues para estar tan raquíticos , aguantan lo suyo>> pensó Morgan. Cometió el error
de distraerse, y prontó notó en su pecho un frí penetrante, acompañado de una punzada
de dolor. Se giró como pudo, mientras el otro trasgo intentaba golpearle. Pero su estado
era tan pésimo que se peleó con el viento que soplaba del ponente. Sin tener tiempo de
lanzar una aguda ironía al trasgo, preparó su martillo para darle al trasgó que le había
golpeado, y logro golpearle en el pecho, haciendolo retroceder. Liam se encargó del
trasgo herido, y terminó de clavarle su espada en la sien. Rodó ágilmente para esquvar
al otro, más Morgan hubiera jurado que logró alcanzarle. De nuevo, su distracción le
valió otra herida, se preparó para golpear de nuevo a su atacante, y entonces noto un
pinchanzo agudo en su torso. El otro trasgo, vaya una coíncidencia, se cargó a uno de
los demononios que lo atormentaban, justo donde Morgan estaba. Sintió mucho frio, y
se vio obligado a huir. Vió un enorme arbol, justo donde los trasgos estaban escondidos,
y corrió a refugiarse detrás del tronco. No llegó tan lejos, pues le faltaba el aliento, que
se le salía por las terribles heridas. Sintiendose morir, preparó un remedio que su madre
le explicó cuando era pequeño. Juntó sus manos, y entono una súplica a Móradin, tan
rápido como pudo sin errar ni su tono ni las sílabas. Vió asomarse a uno de los trasgos
en el momento justoque cayó la bendición sobre él. Sientiendose algo recuperado, notó
que aúnque sus heridas seguían ahí, almenos ya no sangraban. Oyó un gritó agudo a lo
lejos, y esperó de corazón que no fuera de Liam. Esquivó el patético ataque del trasgo, y
la rabia de las heridas que había recibido se manifestó. Sonrió lunáticamente al ver el
craneo del trasgo a su merced,retrocedió para coger impulso, levantó su maza y la dejó
caer con toda su fuerza sobre el desprotegido cráneo del trasgo. Esto le aplastó todo lo
que tenia dentro de su cabeza, pero mucho antes que pudiera ni tan solo darse cuenta de
que había pasado, Morgan se lanzó encima del ya cadáver trasgo y golpeó con el mango
de duro hierro el torso del trasgo, y notó como sus costillas se rompían. Despachó a la
desdichada criatura con un mazazo lateral, y se lanzo sobre el siguiente trasgo, pero éste
amaneció de repente delante de él. Morgan rodó como pudo por puro instinto, y el
trasgo al seguir desorientadose giró hacía Liam que aún seguía combatiendo. Viendo la
escena, se acercó a ellos , justo a tiempo para ver como el trasgo se recuperaba de su
fatalidad y giraba su cuerpo hacia su objetivo inicial. Sorprendido, fue golpeado muy
cerca de la garganta. Cayó al suelo aturdido y vió desde donde estaba como Liam
mataba al otro trasgo. Golpeó a ciegas sin saber que pasaba y sintió el silbido de una
saeta al lado de su oreja.Volvió a intentar golpear y el martillo encontró resistencia, sin
saber demasiado bien si le habia dado a su enemigo o a su armadura. Escucho la voz de
Liam muy lejana dándole ánimos, pero le fallaron las fuerzas. Por último, vió la cara del
trasgo encima de él y el frío se apoderó de su cuerpo. Oyó un grito muy lejano, y
empezo a nublarse su vista.

Estaba en una habitación de madera. La luz provenía de una antorcha colgada en la


paret. Su padre estaba sentado de espaldas delante de él, con la mirada fija en una
estatua que estaba manufacturando. No veía a su madre, pero sentía miedo hacía áquel
hombre, y quería ver a su madre. Se sentía pequeño, indefenso.

<<Qué miras, grandullón?>> Dijo su padre. Ésto normalmente era un insulto bastante
grave entre enanos, con sus posibles variaciones, pero entre padres e hijos tenía una
connotación cariñosa. Pero no era éste el caso, y Morgan sabía el profundo odio que sus
palabras tenían.

<< He tomado la desición. N oseré guerrero.>>-" Qué extraño, pensó Morgan mientras
sus palabras salían solas de su boca. Siempre creí recordad que mi padre quería que
fuese mercades. Pero por qué me parece tan real? Es casi como un recuerdo..."

En ese mismo instante, el martillo que tenía en su mano se estrelló justo donde Morgan
habia estado. Desde el suelo, vió como su padre le sonreía.

<<No lo vees, idiota? Tienes sangre de guerrero. Tienes mi sangre. Tienes el destino en
tus venas. Me da igual lo que tu madre te diga.>>

Morgan se levantó. Sintió una rábia como nunca antes había sentido. Cogió el martillo
del suelo y lo lanzó hacía su padre. Éste lo cogió al vuelo con una tranquilidad
absoluita, y en un pestañeo se levantó y se abalanzó sobre Morgan. Lo cogió del cuello,
lo empotró contra la paret y la golpeó con una fuerza brutal que rompió la dura madera.
Se dirigieron una mirada de mutuo odio. Como había termiado todo así? No lograba
recordarlo. Su padre le susurró unas finas palabras a su oído.
<<Dime quién soy... Dí como me conocían... Dilo!>>- Estas palabras sonaron
machaconamente en su sien hasta producirle dolor. Pero mucho más dolor le
producieron sus propias palabras, que a cada sonido que pronunciaba, notaba como un
hierro incandescente le grabava cada letra en su cerebro.

<< Eres el que vengó... a...>> - La última palabra le produció un dolor tan terrible que
se ahogó con su propio grito, y entonces vió vertiginosamente una serie de recuerdos
que había olvidado... Que había eliminado, y que habian sido sustítuidos por la dulzura
de su madre y la mentira que le contó para que no recordara.

Después, el frío. La oscuridad. El silencio.

( Off-rol ) Se supone que morgan está inconsciente, no ha muerto eeeh?

Turno 2
Sábado 20 de mayo – 4:00 a.m. aproximadamente

Las confusiones del pasado comenzaron a despejarse de la mente de Morgan, aquellos


dolorosos recuerdos le dejaban cicatrices mas profundas que cualquier arma… pero
aquel enano sabia lidiar con eso, de hecho llevaba años soportando el peso del pasado
sin quejarse en ningún momento.

Morgan sacudió fuertemente la cabeza, todo seguía muy confuso en sus pensamientos…
aun tenia adolorido la totalidad del cuerpo debido al combate pasado… las manos le
temblaban y nada en su alrededor tenia sentido. Se encontraba en una habitación muy
elegante, recostado en una exquisita cama de plumas, con frazadas de ceda, todo
realmente fino… en las paredes era posible encontrar hermosos cuadros que
representaban a bosques y elfos…

<<¡¡ELFOS!!>> Pensó abruptamente Morgan… -¡¡NO NO NO NO!!, no es imposible


que esas criaturas hayan ayudado a alguien como yo… esto debe ser Burtack… si si lo
mas seguros es que así sea..- se dijo así mismo el enano para sentirse mejor.

-No te equivocas mi amigo- Dijo una voz bastante familiar a un lado de la habitación –
Los elfos de Mired-Hum ayudando a un enano… quien lo pensaría, pero así es.

-Quien anda ahí, muéstrate antes que lamentes las consecuencias- De pronto una silueta
apareció por la puerta principal –¡¡LIAM!!, eres tu… pero ¿Qué ha sucedido?, Vamos
deja de bromear, esto no puede ser Mired-Hum... vamos dime do…- Sus palabras fueron
interrumpidas.

-Tranquilícese señor Morgan, no le haremos daño en nuestro reinado- Dijo una sube voz
a lado de Liam- De hecho nosotros le hemos traído y curado sus heridas –Quien emitía
esas palabras se asomo para dejarse ver, se trataba de una elfa, una hermosa elfa que
poseía un cuerpo perfecto, sus ojos eran de color azul marino, su cabello era dorado
como el oro… pero lo que mas llamo la atención del enano eran sus labios… unos
labios exquisitos que cualquiera que los viese deseaba besar… incluso el enano.

-Magga Camara- Exclamo el enano en su idioma, mas aya de la belleza de la mujer, lo


que le dejo aturdido fue el hecho de un elfo ayudar a un enano… eso rompía todas la
leyes de la existencia… o al menos así pensaba Morgan.

-Ella es Ayala, la líder de los elfos de Mired-Hum…- Dijo Liam, pero Morgan aun
estaba muy confuso con todo lo que sucedía, y el Halfling sabia eso -…Bueno bueno mi
amigo, no es tiempo de que te preocupes, si no mas bien que descanses, aun no te has
recuperado del todo y además…- No pudo terminar de hablar cuando unos gritos le
interrumpieron.

-¡¡HUMANOS, CIENTOS DE HUMANOS A LAS AFUERAS DELS BOSQUE, A


SUS POSCICIONES!!- se escucho desde las afueras de la habitación, Ayala no espero
mas y salio a la carrera para ver que estaba sucediendo.

-Hey Morgan, debes quedarte aquí, iré a ver que sucede, luego te cuento ¿vale?- Le dijo
Liam sin esperar una respuesta para tras ello salir velozmente tras Ayala…

Muy confuso se encontró el enano con lo que pasaba, todo sucedía muy rápido a su
alrededor, y ello no le permitía decidir que hacer.

____________________________

-Experiencia: En tu entrada al combate anterior te llevas 40 puntos de experiencias.


-Experiencia por combate: Enemigos derrotados: 4 Trasgos, experiencia adicional: 40
puntos. Total Experiencia: 80.
-Experiencia por narración de combate: 80 puntos adicionales. Experiencia total: 160.

-Reto Rolero: Te reto a que en tu siguiente turno describas los sentimientos que tiene
Morgan por ser ayudado por elfos. Puedes ganar hasta 60 puntos de experiencia
adicional.
-Nota: Si deseas interactuar en las afueras del cuarto manadme un MP para darte mas
detalles al respecto.

Elfos... No tenía nada en contra de ellos... No le hacían ningún mal al mundo... Cada
uno a sus cosas y todo en paz... No eran sus orejas, ni su humor, ni su voz ni nada... pero
es que eran... ELFOS!! Quando
a Morgan le volvió la sangre fría a la cabeza, se percató de que su situación no era nada,
nada favorable... Había visto a Liam, sí, pero empezaba a desconfiar de él. El recadero
halfling demostró una agilidad sin precedentes, y unas habilidades con la espada que ya
muchos quisieran. Quien era él en realidad? Dónde había arpendido eso? Todo esto por
la parte "buena"... La parte mala... estaba en el bosque al parecer aún, sín ir más lejos
que en la ciudad mierdae-humo, o algo así, una ciudad de... ELFOS!!!!
Sacudió su cabeza como el perro doméstico que huele al gato favorito de su ama,
respiró y empezó a ordenar su cabeza... Lo primero eran sus heridas... Heridas! Ya no se
acordaba de qué combatieron. Miró su cuerpo desnudo (desnudo?!) y observó que sus
heridad estaban cicatrizadas. Aún así le seguía doliendo. Trató de moverse, pero sus
piernas no acabaron de responder y cayó del lecho donde estaba. El duro suelo de un
material que no lograba reconocer le castigó sus ya doloridas rodillas. Tras maldecir la
ciudad de humo esa, empezó a arrastrarse por la habitación. Vió uno de los cuadros, uno
de un elfo con mirada altiva y burlona a la vez, mirada que justamente apuntaba donde
él estaba.
Ignorando a su simpático anfritión de óleo, se percató que en una especie de mesita
había algo que parecía comestible. Gateó como pudo hasta la mesita, y para su
deseperación, se dio cuenta que era alta... Bastante más alta que él mismo, así que no
digamos tirado en el suelo. Trepó por el sofa que había al lado, y al subir rasgó sin
querer con sus callosas manos la fina seda que lo cubría. Estiró su mano, y temblando
del esfuerzo para intentar llegar, cogió una especie de bola amarilla... Parecía un
caramelo comestible, pero no
olía a nada. Miró fugazmente la sala para ver si había alguna otra bandeja, y siendo así
la respuesta negativa, volvió su vista a la bandeja que tenía delante, no sín antes
lamentar el estado de suciedad que había en la habitación.

<<Bueno... si són tan simpáticos digo yo que no tendrá ningún veneno...>>- Y tras esa
breve reflexión se lo llevo a la boca. Lo masticó con fuerza, y su tacto resultó ser
pastoso, muy pastoso. - <<Tíene un sabor... díficil de explicar... Un sabor como de...
cera? >> Levantó la vista, y cayó en la cuenta que las velas colgadas eran del mismo
color... y más que posiblemente, del mismo material. Intentó exclamar un "JODER!",
pero para su regocijo, no pudo habrir la boca más que unos centímetros, y no la pudo
cerrar pues la cera se estaba endureciendo. En una situación tán cómica para el mentado
cuadro que contemplaba en silencio al pobre enano, Morgan rodó del sofá, cayó de
nuevo al suelo, maldició mil veces la ciudad del Humo, y se quedó mirando al cuadro.
Seguramente representaría a alguíen importante. Hubiera jurado incluso que había
acentuado su sonrisa.

- T'ej t'as jriengo jabrón! - Fue todo lo que logró artícular. Puede que otro elfo pensara
que esto era enano, más puedo atestiguar que era común.

Viendo que en esa situación poco más podía hacer, no consideró demasiado la opción de
salir de la habitación (eso le faltaba ahora, más elfos ríendose, y encima ahora de carne
y hueso), y empezó a reflexionar. Le vinieron ganas de reírse de solo pensar que quien
lo viera se llevaría una buena sorpresa. Un enano desnudo y sucio lleno de cícatrices
tirado en medio de la sala, y con la boca pegada. Eso le llevo a pensar... Y si entraba la
dama Ayala ? Y sí lo veía así? No... seguro que ella tenía cocsas más importantes que
hacer. Ver que pasaba con los humanos esos , por ejemplo. Eso no era su mayor
preocupación. Si venían humanos, él se iría, como haría igualmente si no vieneran, y si
había guerra, se iría aún más rápido. Solo le interesaba llegar a Burtack, y si su padre
seguía vivo, hablar con él... hablar sobre sus visiones... Y luego volver a las minas,
darse un largo baño de agua caliente como Móradin manda, y volver a su vida normal.

Pero ahora poco más podía hacer que esperar a que los acontecimientos llevaran a
alguien pronto a esa sala. Y, con un poco de suerte, que llegara con jabón. Y ropa.

Turno 3
Reinado de Mired-Hum.

Morgan se mantuvo ahí recostado hundido en sus pensamientos, aun se encontraba un


poco aturdido por el combate… incluso había llegado a confundir una vela con algo de
comer. Por suerte para Morgan en unos cuantos minutos regreso Liam con una bandeja
con comida, apenas entro comenzó a reírse por la apariencia del enano, era una escena
demasiado cómica para olvidar… Luego cuando logro recobrar la compostura le
entrego la bandeja a Morgan, y este le quedo mirando sin entender lo que sucedía…

-¡¡¡QUE!!! … y crees que con unas cuantas migas de pan y una jarra de leche podré
estar conforme- Regaño Morgan al ver que le traían tres panes y un baso de leche-
Magga Cammara Liam, mejor ve a buscarme un pedazo de carne… o algo que sea
realmente alimento…

-No es posible mi amigo, afuera hay un gran alboroto y no creo te pueda traer algo en
las próximas horas- respondió el aludido tras una carcajada – Además aquella leche es
muy especial, por lo que se la obtienen de un árbol muy extraño y posee la capacidad de
sanar tu cuerpo por completo. No posee un muy buen sabor, pero te hará bien.

Tras un gruñido el enano acabo por aceptar y bebió la leche... La cara del enano
demostraba la veracidad de las palabras de Liam, al parecer la leche no poseía un muy
buen sabor, sin embargo el enano comenzó rápidamente a recuperarse del aturdimiento.

-Bueno y ¿que es lo que a sucedido ahí afuera?- quiso saber el enano- me parece extraño
que los humanos se atrevan a venir a este lugar- continuo diciendo mientras masticaba
las hojas de Pan.

-Aquellos humanos vienen huyendo de Burtack, el puerto acaba de ser invadido por
orcos, al menos es…- Liam fue interrumpido por la reacción del enano, quien
abruptamente escupió lo que comida y comenzó a vestirse -Pero que te sucede – quiso
saber el pequeño.

Morgan solo reacciono a dirigirle una mirada furibunda, y salio de la habitación.

El reino de Mired-Hum era enorme, estaba compuesto por casas muy elegantes que se
mezclaban con la naturaleza del bosque en un conjunto natural. Habían diversos
monumentos dedicados a quien sabe quien, pero se podía apreciar el buen trabajo
realizado.
No era posible apreciar la belleza del reinado comodamente, ya que había un caos
tremendo, había cientos de humanos gritando y llorando por todos lados, algunos elfos
corrían de un lugar a otro para poner orden a la situación, sin lograr mucha solución.

<<Magga Cammara, cuanto desorden>> pensó finalmente Morgan.

_______________________
-Experiencia: En tu reto rolero te llevas 40 puntos de experiencia. Total Experiencia
200.
-Reto Rolero: La sola idea de que tu padre se pueda encontrar por ahí te llena de
emoción, te reto a expresar lo que hace y siente Morgan en esos momentos. Te puedes
llevar hasta 80 Puntos de experiencia adicionales.

Morgan

Cuando el enano pretendió salir se percato que estaba completamente desnudo, más de
alguna riza se escucho de entre el tumulto, Morgan por su lado no pudo aguantar la
vergüenza y se puso completamente rojo… Tras ello se devolvió a la velocidad de un
rayo a la habitación…

<<Por la Barba de Muradin, que vergüenza>> Pensó el enano mientras se vestía.

Una vez que ya había recobrado la compostura salio de la habitación para buscar algún
indicio de su padre entre la gente… Pasó horas en su intento de hallar a su padre, pero
nada, solo humanos y más humanos entre los refugiados…

<<Será mejor cerrar las puertas de mi pasado para otra ocasión… ahora nos
encontramos en un momento muy critico para estar preocupado por el ingrato de mi
padre>> Pensaba el joven Enano mientras contemplaba la tristeza de aquellos
humanos…

-Magga Cammara, ¿Quien será el responsable de todo esto?… Lo quiera o no este


asunto me incumbo más de lo que pareciese.- Murmuro para si mismo, y tras ello volvió
a la habitación donde había dejado al Halfling.

<<Esperemos y ese Pequeñín pueda serme de más ayuda>> Pensó finalmente Morgan.

-Experiencia Cierre de Tutorial: Morgan solo se lleva 50 puntos de experiencias por el


cierre de su Tutorial. Experiencia Total 250.

-Historia: Morgan continuara su Historia en el Capitulo 1: -=Isla de las Tinieblas=- .


Momentáneamente se encontrara en modo PNJ y tratare de mantenerle unido al grupo.
En caso de que aquí al 15 de diciembre no hayas vuelto para retomar tu personaje,
buscare algún interesado en seguir con su control. Lamentaría que así fuese.