Está en la página 1de 3

Bajo la Lupa - La Jornada Página 1 de 3

miércoles 19 de marzo de 2008 → Opinión → Bajo la Lupa

Bajo la Lupa
Alfredo Jalife-Rahme

■ El tesoro de la cleptocracia calderonista

■ La parábola del edificio

Ampliar la imagen Ya decíamos que el “tesoro” en las profundidades del Golfo de


México que cacarean insanamente los propagandistas de la
cleptocracia calderonista se encuentra en manos de “lunáticos”,
más que de “piratas” (ver Bajo la Lupa, 16/3/08).

Tanto la Secretaría de Energía calderonista, en la fase aciaga de


Georgina Kessel, como el fracasado trío priísta Labastida-
Gamboa-Beltrones han expuesto un caleidoscopio de
“asociaciones” que van desde la “estratégica” con las
Plataforma petrolera de Pemex trasnacionales (paradójicamente en vías de extinción en los
situada en Veracruz próximos 10 años, dado el auge de las empresas petroleras y
Foto: José Carlo González gaseras estatales), pasando por la demencial privatización de los
oleoductos (que de hecho hipoteca la circulación sanguínea de
Petróleos Mexicanos, Pemex), hasta la desnacionalización de la refinación.

El plan del desmantelamiento y/o desnacionalización de Pemex –en realidad una privatización
disfrazada para saquear el “tesoro”– fue generosamente obsequiado por Georgina Kessel, la
“secretaria” de Energía, quien lastimosamente parece una empleadita de la plutocracia reinante, al
parasitario Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y al Consejo Mexicano (sic) de Hombres de
Negocios (CMHN) que preside el bushiano-salinista Claudio X. González.

¿Cuál ha sido el legado virtuoso a la nación mexicana de parte de las entidades parasitarias
neoliberales, el CCE y CMHN, para gozar de tales canonjías celestiales de “información
privilegiada” por encima de otros sectores, por lo menos más patrióticos?

En diversos actos en los que tuvimos el honor de participar recientemente –en el Instituto de
Investigaciones Económicas de la UNAM, los dos foros internacionales de Convergencia
Democrática y el PRD en el Congreso, los dos Comités de Defensa del Petróleo de Zacatecas y
Villa Coapa, y el décimosegundo seminario internacional del PT– pusimos en tela de juicio la
ligereza con que Calderón y la Secretaría de Energía manosean las cifras sobre la valuación del
“tesoro” de las supuestas reservas de petróleo en las aguas profundas del Golfo de México que
oscilan, a su buen entender, entre 30 mil millones y 100 mil millones de barriles. ¡El extravagante
diferencial es de 70 mil millones de barriles!

No existe la más mínima coordinación entre Calderón y “su” Secretaría de Energía ni con Pemex,
así como de estas dos últimas entre sí, lo que quita seriedad a sus peregrinas cifras, lo cual exige
una doble auditoría, financiera y física, sobre la cantidad de los verdaderos recursos y reservas que
posee el país antes de “asociarse estratégicamente” a ciegas con las trasnacionales texanas y/o

http://www.jornada.unam.mx/2008/03/19/index.php?section=opinion&article=020o1... 19/03/2008
Bajo la Lupa - La Jornada Página 2 de 3

gallegas. ¿Cómo se puede (con)ceder 50 por ciento del “tesoro” en las aguas profundas del Golfo de
México sin conocer su cuantía y dimensión, cuando tampoco los ciudadanos conocen el verdadero
estado contable de Pemex que padece una hemorragia financiera interna? Esto lo sabe cualquier
empresario novato. ¿Cómo se puede ceder parte sustancial de los activos futuros de Pemex sin
haber realizado previamente una auditoría que imperativamente tiene que ser ciudadana, dados los
antecedentes cleptomaniacos de sus proponentes desnacionalizantes?

Proponemos para la auditoría ciudadana a la UNAM y al IPN, a quienes seguramente no se les


escapará que a valor presente de 100 dólares el barril, el diferencial contable del “tesoro”, entre las
cuentas alegres de Calderón y “su” Secretaría de Energía, representa 7 billones de dólares (trillones
en anglosajón), es decir, ¡más de 10 veces el PIB de México! Así se las gasta la cleptocracia
calderonista.

Peor aún: si en realidad fuesen verdaderos los 100 mil millones de barriles de reservas en las
profundidades del Golfo de México que fanfarronea la cleptocracia calderonista –siempre a 100
dólares el barril–, pues estaríamos ante una fortuna colosal de 10 millones de millones de dólares
(trillones en anglosajón), de los cuales las trasnacionales agraciadas se llevarían la mitad por simple
“asociación estratégica”, es decir, 5 billones de dólares.

¿Quién garantiza que las trasnacionales beneficiadas otorgarán limpiamente en las profundidades de
los océanos su participación a la contraparte mexicana? ¿A cargo de quién estarán el comando y
control de las operaciones? Por desgracia, muchas de las trasnacionales publicitadas, sean texanas o
gallegas, no gozan de antecedentes impolutos. Los tales 5 billones de dólares que se llevarían las
trasnacionales constituyen casi el doble del costo de la guerra bushiana en Irak y superan el monto
total del negocio petrolero mundial, que anda en más de 4 billones de dólares. ¿No es mejor esperar
un lapso de dos años para que los ingenieros mexicanos aprendan la tecnología de exploración y
extracción en aguas profundas con el fin de ahorrarnos el descomunal desembolso, cuando un
yacimiento toma 10 años para entrar en actividad? ¿Cuál es la prisa?

Ya que andamos con cuentos y cuentas de terror de los Garfios y piratas del duopolio neoliberal del
PRI y el PAN, que buscan adueñarse del “tesoro” de los hidrocarburos en las aguas profundas del
Golfo de México, vale la pena recurrir a una parábola (en su versión corregida), que hemos
expresado en nuestras apariciones públicas y que han sido del agrado ciudadano, para entender los
alcances de la “asociación estratégica” de la cleptocracia calderonista que en realidad epitomiza al
delamadridismo arcaico y fracasado de hace un cuarto de siglo con sus excrecencias salinista,
zedillista y foxiana.

Sucede que el dueño de un edificio pierde la única llave que posee para el acceso a su propiedad y
recurre a un cerrajero para que le fabrique una llave de repuesto. En forma insólita, éste pide como
pago la mitad del inmueble. En esta parábola, el edificio es Pemex, el dueño representa a la nación
mexicana, la llave simboliza la tecnología, y el cerrajero encarna a la trasnacional texana y/o
gallega. Ahora, en su versión corregida, esta parábola de acento cleptomaniaco sobre la “asociación
estratégica” para la exploración y extracción del crudo en aguas profundas es peor en su desenlace:
ni siquiera es el dueño quien extravía la llave, sino los administradores del edificio (es decir, el trío
entreguista priísta Beltrones-Labastida-Gamboa, el cuarteto panista Elizondo-Camarillo-Creel-
Bueno Torio y la pareja gubernamental Calderón-Mouriño) quienes se ponen de acuerdo con el
cerrajero para repartirse el inmueble a espaldas de su propietario.

Copyright © 1996-2008 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.


Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

http://www.jornada.unam.mx/2008/03/19/index.php?section=opinion&article=020o1... 19/03/2008
Bajo la Lupa - La Jornada Página 3 de 3

http://www.jornada.unam.mx/2008/03/19/index.php?section=opinion&article=020o1... 19/03/2008