Está en la página 1de 10

1983: LA CRISIS DEL MODELO ECONÓMICO

EL 18 DE FEBRERO de 1983 cayó viernes. En la literatura polémica de los aos si!uientes" ser#
conocido como el $viernes ne!ro%. Los acontecimientos son reseados por la prensa en la si!uiente
&orma' una &u!a acelerada de divisas" as( como un dé&icit en la cuenta corriente de la )alan*a de
pa!os" +i*o colapsar el nivel de las reservas internacionales en esos &at(dicos mes y d(a
1
. ,omo
consecuencia de ello" el !o)ierno decidió )ruscamente suspender la venta de divisas durante los dos
primeros d(as de la semana si!uiente" situación -ue en verdad se prolon!ó +asta el otro viernes"
cuando se esta)leció un control de cam)ios di&erenciales" el &amoso RE,.D/ -ue en los aos
si!uientes ser# acusado" con ra*ón o sin ella" de ser la &uente de todas las corruptelas.
,omo suele suceder con las in&ormaciones period(sticas" +a)(a en eso una parte de verdad y otro
poco de &antas(a. El apelativo de $viernes ne!ro% sona)a muy )ien en un titular period(stico" pero ese
d(a" el +om)re de la calle no pareció sentir lo -ue se apro0ima)a.
Es cierto -ue se +a)(a venido produciendo una corriente de &u!a de divisas" pero era un proceso
-ue ven(a desde &inales de 1981" cuando esos capitales +uidi*os alcan*aron la ci&ra record de oc+o
mil millones de dólares. El esta)lecimiento de un control de cam)ios no era del todo sorpresivo"
por-ue desde +ac(a tiempo se esta)a esperando" y muc+a !ente cre(a -ue eso tendr(a lu!ar en un &in
de semana lar!o" eso es" el -ue se +a)(a producido siete d(as antes con motivo de la 2emana
2anta
1
.
Lo -ue +i*o sorpresiva y en cierto modo e0plosiva la crisis del 18 de &e)rero &ue la con3unción de
una serie de procesos internos y so)re todo e0ternos -ue se 3untaron y" por as( decir" se
emulsionaron ese d(a. El primero &ue un &actor &or#neo' la crisis de la deuda. Los )ancos de los
!randes pa(ses industriali*ados +a)(an sido muy !enerosos en el otor!amiento de !randes l(neas de
crédito a los pa(ses del llamado $4ercer 5undo% y esto era particularmente cierto en el caso de uno
con perspectivas tan promisorias como la 6ene*uela del vientre a+(to de petróleo. Esos créditos no
solamente &ueron otor!ados a la administración centrali*ada sino tam)ién a los entes
descentrali*ados" no siempre con !ran ape!o a una le!alidad muy estricta" como lo denunció un
sector de la opinión p7)lica" particularmente de la oposición. El pa!o de esos créditos era e0i!i)le a
corto pla*o" y eso lo sa)(a el !o)ierno" de modo -ue no +u)o $en!ao% por parte de los prestamistas.
8ero si )ien eso se sa)(a" todo el mundo espera)a i!ualmente -ue en la pr#ctica no &uese as(" y -ue
se lo!rar(an di&erimientos y re&inanciaciones.
8ero cuando uno de los mayores deudores" 5é0ico" se vio o)li!ado a declarar una moratoria en
sus pa!os" la )anca como es natural se asustó" y comen*ó a e0i!ir la recuperación de sus préstamos
en un pla*o menor del esperado. Eso resulta)a muy di&(cil +onrarlo" cuando no imposi)le" y en el caso
de 6ene*uela eso era as( tam)ién por la )rusca ca(da de los precios del petróleo en el mercado
internacional" -ue se!u(a a su tam)ién s7)ita al*a a ra(* de la !uerra entre /ra9 e /r#n
3
. El !o)ierno de
Luis :errera ,amp(ns +a)(a actuado como el de ,arlos .ndrés 8ére* en 19;3" como el de 8ére*
<iméne* en 1956: se +a)(a olvidado -ue la econom(a de 6ene*uela" )asada casi (nte!ramente en la
e0plotación del =petróleo" es una donde un per(odo de vacas &lacas suele se!uir a uno de vacas
!ordas" por a-uellas &luctuaciones en los precios de nuestro primer producto de e0portación. > eso no
1
$El d(a m#s lar!o en el !o)ierno de :errera%. ,arlos ,roes" El Universal, 1? de &e)rero de
1983" ,uerpo 1" p. 1. $Las reuniones del e-uipo económico. ?8 +oras -ue conmovieron al pa(s% El Nacional, 11 de &e)rero de 1983" p#!ina
D@11.
2
,&. 4elmo .lmada" $An viernes cual-uiera -ue después llamaron ne!ro. 4ocata y &u!a%. El Nacional, 3 de a!osto de 199;" ,uerpo 3 Bde la
edición aniversarioC" p. 11.
3
Ricardo 2iller! Lópe* de ,e)allos" $.ntecedentes y eclosión de la crisis%. El Universal, 1D de &e)rero de 1983" ,uerpo 1" p. 3.
1
era nada nuevo" ni de este si!lo' en una escala muc+o menor" +a)(a sido el caso cuando 6ene*uela
era monoe0portadora de ca&é.
Eso resulta)a )astante sorprendente" pues el !o)ierno de :errera +a)(a comen*ado con una
&rase -ue se +i*o &amosa' $Reci)o un pa(s +ipotecado%. > sus primeros actos de !o)ierno parec(an
orientarse +acia una nueva pol(tica económica" +acia la supresión de controles y su)sidios y en
!eneral" +acia la austeridad &iscal y la moderni*ación del Estado.
Ana de esas medidas +a)(a sido la li)eración de los precios de al!unos de los productos del
consumo corriente" lo -ue provocó una malvada caricatura de Eapata" donde pinta)a al 8residente
con arreos militares y )landiendo su espada a lomos de un )rioso corcel" proclam#ndose $el
Li)ertador de los precios%. 8or otra parte" tampoco es -ue se tuviese intenciones de cru*arse de
)ra*os &rente al pro)lema de la deuda. . tal e&ecto" en un ,on!reso donde $.cción Democr#tica%
se!u(a teniendo una in&luencia determinante" se +a)(a votado una ley para su re&inanciamiento.
8ero la !uerra /r#n@/ra9 aca)ó con todo eso. Era muy di&(cil" a un !o)ierno al cual le esta)an
entrando petrodólares en una cantidad tan &a)ulosa" decirle a los vene*olanos -ue de)(an $apretarse
el cinturón%. 8or lo dem#s" aun-ue lo +u)iese -uerido" nadie lo i)a a apoyar en el empeo'
sencillamente" le &altó el $piso pol(tico% para prose!uir con sus re&ormas por-ue el pa(s entero esta)a
de nuevo into0icado" )orrac+o de petróleo caro. > en cuanto a la deuda" se pudo acaso pensar -ue
no se trata)a de un pro)lema de suma ur!encia.
8ero s( resultó serlo" y no solamente en 6ene*uela. La $crisis de la deuda% estalló en un #m)ito
muc+o mayor y" por supuesto" puso a tem)lar a todo el sistema &inanciero internacional. La deuda era
!i!antesca' se +a)la)a de unos oc+ocientos mil millones de dólares" de los cuales unos cuatrocientos
mil corresponder(an a .mérica Latina.
Los pa(ses del #rea m#s comprometidos eran los m#s !randes y por una ra*ón u otra" los m#s
poderosos' 5é0ico" Brasil" .r!entina y 6ene*uela. Buena parte" si no la mayor" de los pa!os de esa
deuda era e0i!i)le en un corto pla*o. 8or otro lado" el al*a de los intereses +ac(a -ue la mayor(a de
los pa(ses vieran descala)rarse sus econom(as al pa!ar varias veces el monto de la deuda sin -ue
por ello lo!rasen disminuir el del capital adeudado' es el eterno ries!o del -ue compra a crédito.
.un-ue no se de)e olvidar -ue" en ese caso" tam)ién en las compras a crédito se o)tienen venta3as'
no se trata entonces de la $mala entraa% de los acreedores -ue su)en los intereses
desmesuradamente" sino de un ries!o calculado -ue" como todos ellos" a veces sale )ien y a veces
mal.
2u)ida verti!inosa de los intereses" pla*os de cancelación muy cortos" volumen astronómico de
las ci&ras mundiales de esa deuda y ruina de los pa(ses deudores" todo eso lleva)a a una conclusión'
en esas condiciones" la deuda parec(a impa!a)le. 8ero no era cosa de ne!arse a +acerlo" como lo
propusieron muc+os en a-uel momento. 8ara pa(ses -ue necesita)an del aporte de capitales
e0tran3eros en el proceso de desarrollo de sus econom(as" cortarse de esa manera de los centros de
la &inan*a internacional e-uival(a a suicidarse. El ré!imen populista de .lan Farc(a en el 8er7 intentó
+acerlo" esta)leciendo unilateralmente un monto &i3o de la deuda a cancelar' los resultados &ueron
desastrosos para la econom(a de su pa(s.
4odos los pa(ses deudores pre&irieron entrar en un comple3o proceso de re&inanciamiento de sus
deudas" con resultados muy diversos y" so)re todo" -ue sólo podr(an verse a un pla*o m#s lar!o -ue
mediano.
Ese era" pues" el peor momento para -ue un pa(s se en&rentase a una &u!a de capitalesG y sin
em)ar!o &ue lo -ue sucedió. Feneralmente" eso suele producirse por la descon&ian*a en la situación
pol(tica" por la poca credi)ilidad de un !o)ierno" o por el temor de revoluciones o nacionali*aciones.
2
8ero ese no era el caso vene*olano' la nacionali*ación del petróleo se +a)(a producido ya" sin causar
mayores traumas ni )orrac+eras de nacionalismo. ,omo el proceso ven(a desde atr#s y" como se +a
dic+o" ya en diciem)re de 1981 la &u!a de divisas +a)(a alcan*ado un nivel +istórico" lo -ue asom)ra
en todo eso no &ueron esas medidas sino lo aparentemente tard(o de su puesta en pr#ctica
?
.
2ucede -ue la &ortale*a de la moneda vene*olana y la de)ilidad o ine0istencia de una industria y
de una a!ricultura +a)(an acostum)rado" con el est(mulo natural de una moneda $dura%" a importar
todoG el alud de dinero -ue lle!ó al pa(s a partir de 19;3 no +i*o sino ma!ni&icar esa tendenciaG y en la
clase media vene*olana se +i*o costum)re no esperar a -ue los art(culos de consumo lle!aran a los
puertos de su pa(s" sino irlas a )uscar a su lu!ar de ori!en.
Eran los $ale!res via3eros% -ue con los )olsillos repletos de petrodólares a)arrota)an varias
veces por d(a los vuelos a 5iami" donde todo les resulta)a m#s )arato y donde todo lo compra)an
por pares. En esas condiciones" comprar en el e0tran3ero no se ve(a como una cat#stro&e sino como
un +#)ito.
Lo -ue resulta)a ciertamente catastró&ico a los o3os de la opinión corriente es lo -ue sucedió en
&e)rero de 1983' -ue se pudiese esta)lecer un control de cam)ios y -ue" coet#neamente" se
produ3ese una devaluación -ue si!ni&ica)a no sólo -ue los via3es inconteni)les a 5iami se
terminar(an" sino -ue las mercanc(as importadas ser(an a+ora m#s caras.
,omo si eso &uera poco" el !o)ierno dio la impresión de no sa)er -ué cosa +acer. La decisión de
suspender la venta de divisas m#s all# del pla*o previamente anunciado" mientras )usca)a una
salida" &ue vista como la indecisión de un piloto )isoo -ue" al ver apro0imar@se una tormenta no
anunciada y de un tipo desconocido" decide en mitad del océano detener los motores de su avión
mientras consulta el manual de a )ordo.
Esa impresión se acentuó con la &alsa tran-uilidad del !o)ierno' en lu!ar de tomar el toro por los
cuernos" anunciar lo !rave de la situación y las medidas para corre!ir el rum)o" le sacó el cuerpo al
pro)lema" tal ve* consciente de los peli!ros de -ue un acercamiento demasiado directo pudiese
ori!inar p#nico" el terror de los mercados y de las administraciones.
.s(" mientras los periodistas espera)an ansiosos -ue el 8residente a)riese su rueda de prensa
con a-uellas acciones" la comen*ó &elicitando a la ciudad de El 4i!re por su aniversario y lue!o al
,ardenal Le)r7n" -uien al d(a si!uiente re!resar(a al pa(s tocado del capelo cardenalicio. ,uando al
&in +a)ló del asunto" lo +i*o como -uien no -uiere la cosa" al decir -ue esta)a si!uiendo $...con total
interés HIJK y entre!a la marc+a de los acontecimientos -ue inciden so)re nuestra econom(a%
L
. .l
revelar -ue esta)a +aciendo simplemente lo -ue todo el mundo +ac(a en ese momento" el 8residente
)usca)a salirle al paso a la impresión p7)lica de -ue él se desinteresa)a de los asuntos de la
econom(a. 8ero el e&ecto &ue el contrario' qui s ‘excuse s ‘accuse.
Esa impresión se ir# acentuando al transcurrir los d(as" cuando se instale una #spera polémica"
)astante p7)lica" entre el 8residente del Banco ,entral" Leopoldo D(a* Bru*ual y el 5inistro de
:acienda" .rturo 2osa
D
. El primero era partidario de una devaluación lineal" unos seis )ol(vares por
dólar
;
. El se!undo se opon(a a ello y su posición &inalmente triun&adora estuvo en el ori!en del
4
$,on incre()le atraso el Fo)ierno +a tomado las medidas cam)iarias%. Declaraciones de Fumersindo Rodr(!ue*. El Universal, 1? de
&e)rero de 1983" ,uerpo 1" p. 1.
5
4elmo .lmada" Op. cit.
6
$D(a* Bru*ual no lo!ró como otras veces" imponer su tesis. En el ,onse3o de 5inistros cele)rado el pasado domin!o" se en&rentó a .rturo
2osa" -uien salió triun&ante al lo!rar el respaldo del 8residente y del voto del e-uipo ministerial" procediéndose a suspender las ventas de
divisas" mientras se estudia)a la medida%. $Directorio del Banco ,entral apro)ó el ,ontrol de cam)ios%. El Universal, 1? de &e)rero de
1983" ,uerpo 1" p. 1.
7
Mo era sólo .rturo 2osa -uien se en&renta)a a D(a* Bru*ual" sino -ue tam)ién encontró #spera oposición en el Directorio del Banco
,entral' $Dos mu3eres" 5arit*a /*a!uirre y Rut+ de Nrivoy" se unieron al &rente contra D(a* Bru*ual para derrotar la devaluación lineal%. El
Universal, 1? de &e)rero de 1983" ,uerpo 1" p. 1.
3
esta)lecimiento del ré!imen de cam)ios di&erenciales. 2e!7n la versión de D(a* Bru*ual" el decreto
-ue lo esta)leció &ue redactado completamente a sus espaldas" y en la pr#ctica se le puso &rente al
+ec+o cumplido
8
. Ana polémica de ese tipo entre dos personeros tan relevantes del !a)inete
económico siempre repercute des&avora)lemente en la marc+a de la econom(a.
8ero en este caso" lo -ue la a!rava)a es -ue el 8residente no interven(a ni para dar la ra*ón a
una de las partes" ni tampoco para ordenarles cesar su en&rentamiento p7)lico. En al!unos casos"
una actitud como esa puede dar )uenos resultados en la pol(tica cotidiana" para dar la impresión de
-ue al &inal" el 8residente interven(a como un Deus ex macina para resolver el con&licto. 8ero en
a-uel momento" lo -ue +ac(a era acentuar la percepción de un !o)ernante indeciso" -ue se
desinteresa)a de los asuntos económicos por i!norancia o simple de3ade*' Ino +a)(a dic+o al!una
ve* el !eneral Fóme*" por )oca de su ministro 4inoco" -ue $las crisis se resuelven solas%J
4odo este asunto se +a)(a complicado tanto por-ue 1983 era un ao electoral. Después de +a)er
+ec+o lo posi)le por imponer un candidato -ue respondiese a su tendencia en el interior del partido
!o)ernante" Luis :errera ,amp(ns +a)(a &inalmente aceptado la candidatura de Ra&ael ,aldera" otra
ve* apto le!almente para aspirar a la 8residencia. .+ora )ien" el partido era tradicionalmente
adversario de toda manipulación con la moneda" muc+o menos una devaluación. > en sostener esa
posición era intrata)lemente inconmovi)le el candidato ,aldera
9
. .un si eso no +u)iese sido as(" de
todas maneras todo !o)ierno evita una medida de este tipo en un ao electoral" por su evidente
impopularidad. El !o)ierno se encontra)a entre la espada y la paredG y optó entonces por una
solución media' esta)leció un control de cam)ios pero se ne!ó" como lo ped(an al!unos personeros
del !o)ierno mismo" a una devaluación lineal
1O
.
En lu!ar de eso" como se +a dic+o m#s arri)a" esta)leció un ré!imen de cam)ios di&erenciales'
+a)r(a un dólar petrolero" otro para los insumos industriales" otro para los via3eros particulares" con
sus respectivos cupos -ue de)(an ser ri!urosamente compro)ados. ,omo es &#cil comprender" ese
ré!imen resulta)a de una tal complicación en un pa(s acostum)rado a importarlo todo" -ue la
corrupción no tardó en &lorecer. :ay -ue decir" sin em)ar!oG -ue esto no era un pro)lema puramente
económico" ni -ue i!ual +u)iese sucedido )a3o cual-uier !o)ierno. En los aos sesenta se esta)leció
tam)ién un ré!imen de cam)ios di&erenciales sin -ue la corrupción alcan*ara esos niveles
11
. 6erdad
es tam)ién -ue +a)(a muc+o menos dinero" y -ue no se ven(a de un +arta*!o de in!resos como los
-ue 6ene*uela +a)(a conocido a partir de la !uerra del >om Nippur.
Entre sus muc+as mani&estaciones" tal ve* una de las -ue m#s molesta)an era la posi)ilidad -ue
ten(a el !o)ierno" en una &orma ses!ada" de controlar los medios de comunicación' si mani&esta)an
disentimiento" nada le era m#s &#cil a RE,.D/ -ue di&icultar su acceso a los cupos de importación
Bpor e3emplo" de papelC sin parecer -ue atacase la li)ertad de prensaG por-ue" como se sa)e" toda
)urocracia es tarda" inerte" la)oriosa. ,omo al !o)ierno de :errera ,amp(ns sólo le -ueda)a un ao
de vida" todas las taras de RE,.D/ se mani&estaron esplendorosamente en el !o)ierno -ue le
sucedió.
De todas maneras" de nada le valieron al !o)ierno esas manipulaciones. Los vene*olanos no
osa)an creer -ue se +u)iese producido una devaluación" y" ni si-uiera por-ue ya +a)(an tenido una
e0periencia en los aos sesenta" -ue se pudiese esta)lecer un control de cam)ios. De nada le
valieron al !o)ierno sus manio)ras" pues su candidato su&rió una +umillante derrota en las
elecciones' su contendor o)tuvo una venta3a de millón y medio de votosG y no &ue mayor la
+umillación por-ue Ra&ael ,aldera sacó m#s votos -ue el partido -ue representa)a.
8
4elmo .lmada" !oc. cit.
9
$,opei apoya control de cam)ios y rec+a*a la devaluación%. El Universal, 13 de &e)rero de 1983" ,uerpo 1" p. 1.
10
$Decretos presidenciales so)re control de cam)io%. El Universal, 18 de &e)rero de 1983" ,uerpo 1" p. 11.
11
$...la crisis económica" &iscal" &inanciera y monetaria de 19DO a 19D1 &ue m#s a!uda -ue ésta por-ue a-uélla esta)a inserta en el conte0to
de una pro&unda crisis pol(tica%" ,R. ,+#ve*" El Universal, martes 11 de &e)rero de 1983" ,uerpo 1" p. 13.
4
La crisis de 1983 +a tenido una serie de consecuencias en la vida vene*olana" y no sólo en el
terreno de la econom(a. De acuerdo con el es-uema de crisis -ue +emos venido empleando" ella
reviste las caracter(sticas de paso de una situación de normalidad a una de anormalidad" de
u)ica)ilidad temporal de la crisis y de relativa irreversi)ilidad de los cam)ios producidos los cuales
pueden ser sealados as('
1.@ 8or primera ve* en treinta aos" los vene*olanos se en&renta)an a un proceso de depreciación
de su si!no monetario" a una devaluación. Mo es cierto -ue ella no se +u)iese producido antes' en los
aos cincuenta" el dólar se coti*a)a a 3"3L )ol(vares y pasó a ?"3O en los sesentaG pero eso no &ue
perci)ido como una di&erencia sensi)le" y con la recuperación económica" los vene*olanos de3aron de
sentir sus e&ectos.
Mo solamente eso" sino -ue a partir de la !uerra del >om Nippur el dinero comen*ó a entrar a
manos llenas y los vene*olanos pod(an 3actarse de tener una moneda $dura%" lo -ue permit(a a
sectores cada ve* m#s !randes de la clase media !astarlo tam)ién a manos llenas en el e0terior.
La devaluación -ue se produ3o en 1983 &ue en verdad )astante pe-uea' se pasó" en el mercado
o&icial" de ?"3O a unos siete )ol(vares por dólar
11
" aun-ue como suele suceder cuando e0iste control
de cam)ios" no de3aron de producirse operaciones de mercado ne!ro" si )ien no en proporciones
incontrola)les. 8ero no se trata)a de ci&ras' para los vene*olanos si!ni&ica)a el &in de una vie3a
ilusión" la de la solide* de su moneda -ue se paran!ona)a en esto con las de los pa(ses del $8rimer
5undo%G -ue era reci)ida como moneda de uso corriente en al!unos de los pa(ses vecinos de mayor
comercio con 6ene*uela y era aceptada para el cam)io sin mayores di&icultades en al!unos otros.
2i!ni&ica)a -ue de)(an no sólo limitar sus via3es" sino tam)ién el tiempo de su estancia y el nivel de
sus !astos en el e0tran3ero. $6ene*uela en -uie)ra. 5iami en )ancarrota%" tituló en su momento el
diario "iami #erald
1$
. ,omo tam)ién suele suceder" las medidas !olpearon desi!ualmente a diversos
sectores sociales" incluso dentro de la misma clase media. Los poseedores de !randes cantidades de
divisas las +a)(an puesto a )uen recaudo en el e0tran3ero.
8ero aparte de eso" la noticia de la pró0ima devaluación lle!ó anticipadamente a al!unos o(dos
a&ortunados" -ue pudieron +acer )uenos ne!ocios ad-uiriendo a tiempo sus dólares al vie3o precio de
?"3O )ol(vares. .un-ue eso no ad-uiriese proporciones !i!antescas en los d(as -ue precedieron al
llamado 6iernes Me!ro" de3ó en el am)iente no solamente una sensación de in3usticia" sino de la poca
con&ia)ilidad de un !o)ierno -ue" se dec(a" demostra)a as( no estar 3u!ando limpio" demostra)a as(
su car#cter ami!uista y clientelar.
1.@ La devaluación tra3o consi!o el a!ravamiento de otro &enómeno -ue ya +a)(a comen*ado a
mani&estarse de manera preocupante' la in&lación. Este es un &enómeno mundial" pero el pa(s parec(a
estar a res!uardo de eso' 6ene*uela parec(a una isla rodeada de petróleo por todas partes
1?
.
De todas &ormas" si la in&lación no lle!ó a alcan*ar las ci&ras catastró&icas de las econom(as de
8er7" Bolivia y el ,ono 2urG era por-ue todav(a pod(a contar el pa(s con la entrada anual -ue le
proporciona)a el petróleo" por muc+o -ue sus precios continuasen su tendencia a la )a3a en los
mercados internacionales.
En los tres lustros -ue +an se!uido al 18 de &e)rero de 1983" la in&lación se +a ido acumulando"
enmascarada a veces detr#s de la pol(tica de su)sidios y de control de precios. . partir de cierto
momento" se +i*o patente en el p7)lico la necesidad de un !olpe de timónG pero nadie se atrev(a a
12
$Entre ; y 8 )ol(vares -uedar(a el cam)io para importaciones no prioritarias%. El Universal, 1? de &e)rero de 1983" ,uerpo 1" p.l.
13
4elmo .lmada" $4ocata y &u!a%. !oc. cit.
14
,ontrariamente a lo -ue suele creerse" la in&lación no es una consecuencia de la devaluación' en este caso" la precedió" si )ien no a
niveles incontrola)les.
5
en&rentarse a la impopularidad -ue traer(a apare3ada. ,omo lle!ó a decirlo muy pertinentemente un
articulista" todo el mundo -uer(a estar del otro lado del r(o" pero nadie -uer(a cru*arlo
1L
. ,uando" en
mitad del per(odo constitucional de ,aldera" el !o)ierno optó &inalmente por adoptar esas medidas" el
impacto +a sido muy !rande" como -ue ec+a)a a&uera toda la in&lación escondidaG pero sin alcan*ar
sin em)ar!o los niveles +iperin&lacionarios.
3.@ Desde -ue" en 193O" el !eneral <uan 6icente Fóme* decidiera cancelar enteramente la deuda
e0terna de 6ene*uela como +omena3e al centenario de la muerte del Li)ertador" el no caer en nuevos
endeudamientos se +a)(a convertido en un art(culo de &e de todos los !o)iernos vene*olanos. Eso"
por lo menos +asta -ue Betancourt anunciara en los aos sesenta -ue ese do!ma no e0ist(a ya m#s.
2in em)ar!o" tampoco se endeudó por eso el pa(s' la renta petrolera todav(a pod(a mantener la
econom(a sin recurrir demasiado a los empréstitos y" si )ien se planearon o)ras de enver!adura" no
se empleó ese recurso en una cantidad -ue pudiese tornarse inmane3a)le.
En esta parte interesa menos la descripción del asunto -ue sus consecuencias" las -ue viven los
vene*olanos tres lustros después de a-uella &ec+a. En primer lu!ar" cada paso -ue se da en el
terreno económico" cada vuelta de la econom(a tiene -ue tomar en cuenta este &actor' por lo menos
una tercera parte del presupuesto de e!resos est# destinado al servicio de la deuda.
Esta situación +ace di&icultosa la ela)oración de cual-uier plan de desarrollo económico y muc+o
m#s de desarrollo social. Después de +a)er intentando eludirlo" las administraciones vene*olanas
+an tenido -ue recurrir a los or!anismos &inancieros internacionales. 8or otra parte" el car#cter
internacional de la crisis de la deuda Bcomo se +a dic+o" todo el llamado $4ercer 5undo% se vio
envuelto en ellaC a!rava)a el pro)lema" pero por otro lado contri)u(a a aliviarlo" si )ien no a
solucionarlo. 8or-ue uno de los m#s simples principios &inancieros se resume un tanto 3ocosamente
cuando se dice -ue si de)e die* mil dólares" uno tiene un pro)lemaG pero si de)e un millón de
dólares" -uien tiene un pro)lema es el )anco -ue los prestó. En e&ecto" la ma!nitud de la deuda la
+ac(a pr#cticamente inco)ra)le" y muc+o menos en los términos perentorios en -ue la )anca
pretend(a +acerlo.
2e dice -ue una deuda de ese tipo nunca se pa!a en realidadG tan sólo se rene!ocia. > eso &ue lo
-ue se +i*o" es lo -ue se +a venido +aciendo en particular en lo ataedero a la deuda vene*olana.
Desde 1983 a esta parte" 6ene*uela se +a ido +a)ituando a ver cómo se ne!ocia con la )anca
internacional' en verdad eso siempre se +a)(a +ec+o" pues sin ne!ociación con los )ancos" Icómo se
+u)iera podido ad-uirir la deudaJ
La di&erencia es -ue a+ora esas ne!ociaciones interesan muc+o m#s a la opinión p7)lica" la cual
las somete a un escrutinio m#s cercano -ue en el pasado. El !o)ierno norteamericano intervino en el
asunto para ne!ociar su parte de la deuda' es entonces cuando aparecen los +oy &amosos )onos
Brady. 8or su parte" lue!o de la)oriosas ne!ociaciones" la administración de <aime Lusinc+i anunció
-ue +a)(a conse!uido un re&inanciamiento en las me3ores condiciones posi)les. La oposición
denunció -ue lo sucedido &ue -ue se +i*o m#s di&icultosa una nueva rene!ociación" al sacarse la
deuda de manos de los !randes )ancos y distri)uirla entre miles de pe-ueos inversionistas.
El presidente Lusinc+i declaró -ue la )anca lo +a)(a en!aado. El pro)lema parec(a no tener
solución. 8ero" como se +a dic+o m#s arri)a" la ma!nitud de la deuda +ace -ue la &alta de solución
sea ella misma una solución. 6e +ec+o" durante los primeros tiempos se asistió a una campaa" -ue
el !o)ierno de Fidel ,astro aco!ió" propiciando una reunión internacional en La :a)ana" para
proponer el no pa!o de la deuda. 2e recurr(a al precedente muy &amoso de la deuda norteamericana
en el si!lo pasado" -ue nunca &ue pa!ada de verdad. La iniciativa no &ue aco!ida" y -uien m#s -uien
menos" todos los pa(ses decidieron )uscar nuevos pla*os" nuevas &ormas de pa!oG de +ec+o" nuevas
rene!ociaciones.
15
La e0presión es de Luis A!alde" s.3. en uno de sus art(culos de El Universal.
6
Ese &ue el camino esco!ido por 6ene*uela" so)re el cual +ay -ue decir al menos dos cosas. La
primera es -ue ese es un proceso -ue no tiene &in' el desarrollo económico del pa(s siempre
precisar# el aporte de capitales e0tran3eros y de un nuevo endeudamiento. De modo -ue no es muy
pro)a)le -ue al!7n !o)ierno &uturo pueda 3actarse como el de <uan 6icente Fóme* de +a)er
cancelado (nte!ramente la deuda e0terna. Los tiempos +an cam)iado' mientras -ue en una econom(a
tradicional lo &undamental era no estar endeudado B$>o vend( al contado%C en una econom(a
moderna lo &undamental no es el +ec+o de no tener deudas" sino de tener un crédito saneado" con
una econom(a capa* de moverlo" pa!ando sus pla*os y endeud#ndose plani&icadamente" sin
avora*amientos.
En se!undo lu!ar" a tres lustros de +a)er estallado la crisis de la deuda" el pro)lema parece
+a)er perdido muc+o de su a!ude*a" y +ay -uienes opinan -ue la deuda vene*olana es +oy
per&ectamente mane3a)le por un !o)ierno dedicado a sanear y moderni*ar su econom(a. De +ec+o"
6ene*uela no +a renunciado a ad-uirir nuevos compromisos" si )ien poniendo el acento en los
or!anismos multilaterales.
?.@ El planteamiento anterior lleva directamente a la pen7ltima consecuencia de esta crisis" la m#s
importante 3unto con la -ue le si!ue. La consecuencia mayor proviene de -ue se trata de una crisis
del modelo económico. :asta entonces" ese modelo se )asa)a en una &uerte intervención del Estado
en la econom(a y en el terreno social" en una adaptación o copia del %el&are state -ue en los aos
oc+enta comen*ar(a a ser desmontado en /n!laterra por la administración de 5ar!aret 4+atc+er.
En 6ene*uela" esa econom(a ten(a las si!uientes caracter(sticas. En primer lu!ar" la estati*ación
no o)edec(a a un plan preconce)ido" a una ideolo!(a estati*ante. Ella puede +a)er sur!ido después"
pero siempre ex post &acto, como una respuesta teórica a una situación de +ec+o. Es as( como en
193D la 8rocuradur(a Feneral de la Rep7)lica +a)(a encontrado una &órmula para con&iscar de +ec+o
las posesiones de3adas a su muerte por el dictador <uan 6icente Fóme*. 2u ri-ue*a" la mayor del
pa(s" pasa)a as( a manos del Estado.
8or otra parte" ese Estado +a)(a sido el propiciador" el &actor estimulante y el a!ente crediticio
para el desarrollo de una industria nacional" so)re todo a partir de los aos cuarenta cuando se crea
la ,orporación 6ene*olana de Fomento. . medida -ue muc+as empresas i)an -ue)rando" sus
activos revert(an al Estado como pa!o de las deudas contra(das. 2e trata)a de una vie3a tradición
vene*olana" -ue o)li!ó al Banco .!r(cola y 8ecuario a cam)iar su pol(tica y eventualmente sus
estatutos en los aos treinta" cuando muc+os productores a!r(colas -ue las +a)(an +ipotecado" le
de3a)an en pa!o +aciendas improductivas.
Finalmente" ese predominio del Estado en la econom(a se +a)(a re&or*ado después de 19;3"
cuando se adelantó la reversión al pa(s de las concesiones a las compa(as petroleras -ue +a)(an
sido rene!ociadas en 19?3 y de)(an durar +asta 1983. La creación de la empresa del petróleo
nacionali*ado" 8D62." acentuó el car#cter estatista de la econom(a vene*olana.
El primer industrial y por all( mismo un empleador de primera ma!nitud era as( el Estado. Mo se
de)en con&undir las dos cosas' el petróleo crea en realidad una cantidad muy pe-uea de empleos
directosG pero el in!reso petrolero &ue empleado en !randes pro!ramas de o)ras p7)licas" lo -ue
!enera)a una !ran cantidad de empleos directos e indirectos. . todos los pro)lemas -ue un Estado
de tales dimensiones acarrea" se un(a una lacra -ue" sin ser t(pica ni e0clusiva" no era por eso menos
importante' el clientelismo pol(tico. Es todo eso lo -ue comien*a a cuestionarse a partir de la crisis de
1983. El primer planteamiento se re&iere a desmontar el !i!antesco pero poco consistente aparato del
Estado" y en particular su intervención directa como a!ente y no como simple re!ulador de la
econom(a.
7
La corriente privati*adora -ue +a)(a arrancado en los oc+enta en /n!laterra se e0tendió a todo el
mundo" y lle!ó a su cl(ma0 en los noventa con la desaparición del anti!uo )lo-ue soviético. 4am)ién
lle!ó a 6ene*uela" a &inales de los oc+enta" si )ien a un paso m#s lento del -ue desea)an sus m#s
&ervientes propiciadores. La idea de ellos era -ue la todopoderosa acción del Estado de)(a ceder el
paso a la no menos todopoderosa acción de la $mano invisi)le% del mercado. El Estado de)(a -uedar
reducido a sus estrec+as &unciones de arms, police and 'ustice, tal como lo +a)(a -uerido en su
momento .dam 2mit+.
/ndependientemente de ra*ones ideoló!icas" se +ac(a evidente -ue las proporciones del Estado
+ac(an imposi)le su simple supervivencia. .s(" del cuestionamiento del Estado@empresario se pasó al
cuestionamiento del Estado@mamut. :oy se +a +ec+o casi un do!ma de las di&erentes
administraciones Bcomo suele suceder" en unas m#s -ue en otrasC la reducción del aparato no
solamente productivo sino administrativo del Estado.
.+ora )ien" todo eso lo ma!ni&ica y +ace m#s complicado el %el&are state. El Estado no se +ac(a
presente sólo como un empresario" sino -ue a la ve* se!u(a en sus vie3as &unciones de re!ulador de
la econom(a. Pl de)(a adem#s ser el a!ente corrector de los desa3ustes sociales" lo -ue resolv(a"
siempre respaldado por los in!resos petroleros" a través de su)sidios y controles de precios y so)re
todo lo -ue ser# el mayor su)sidio posi)le' la !asolina )arata.
Qnase a esto una a!resiva pol(tica social" destinada a atacar la po)re*a y reducir por all( mismo
las tensiones sociales. Lo de $pol(tica social% es apenas un nom)re para desi!nar una
asistencialismo -ue lleva)a en s( el !ermen de su propia destrucción' el simple crecimiento ve!etativo
de la po)lación reduc(a a la nada las me3oras alcan*adas.
Este es el modelo económico y social -ue entra en crisis y comien*a a ser seriamente
cuestionado en los aos oc+enta" incluso antes del $6iernes Me!ro%. Después de un interre!no )a3o
la administración de <aime Lusinc+i en -ue las nuevas soluciones se poster!an" a partir de 1989 se
propone a)iertamente el nuevo modelo" -ue un poco con intención polémica y otro por comodidad
idiom#tica se +a dado en llamar $neo@li)eral%. En pocas pala)ras" se trata de desmontar el aparato
del Estado@empresario y tam)ién del %el&are state tal y como se +a)(a venido &ormando en 6ene*uela
desde la muerte de Fóme* y so)re todo a partir del 13 de enero de 19L8.
,omo es normal" esta nueva pol(tica" al i!ual -ue todo reacomodo social" +a tenido sus vueltas y
revueltas" sus avances y retrocesos" y +a estado puntuada de pe-ueas y !randes crisis sociales"
pol(ticas e institucionales. Ana de las m#s espectaculares" por sorpresiva Bpero no necesariamente de
las m#s pro&undasC &ue el estallido del 1; de &e)rero de 1989" conocido popularmente como el
$caraca*o%. La otra" m#s seria y de mayores consecuencias &ue la intentona militar del ? de &e)rero
de 1991" la cual a)rió el cauce a una sucesión de crisis pol(ticas e institucionales.
L.( 4al ve* una de las m#s importantes consecuencias de la crisis de 1983 se sit7e en el terreno
psicoló!ico. . partir de entonces los vene*olanos +an estado +a)itu#ndose a la idea de -ue viven"
m#s all# de una situación y una circunstancia" en una realidad permanente y tam)ién en un pa(s
di&erente" tal y como lo anuncia)a sin muc+a convicción un slo)an de la propa!anda !u)ernamental
en los meses -ue si!uieron al estallido de la crisis del modelo económico y social.
Esa nueva mentalidad +a ido pasando por diversas etapas" a medida -ue la nueva situación se
desarrolla)a. 8rimero &ue el impacto de no poder se!uir !astando a manos llenas como en la década
anterior' el control de cam)ios y la devaluación impidieron -ue se si!uiese $miami*ando%" pero la
descon&ian*a nov(sima en el valor de la moneda tend(a a acelerar la tendencia de la !ente a
desem)ara*arse de ella" en un pa(s donde no e0ist(a esa cultura del a+orro t(pica de los pa(ses de
vie3o desarrollo capitalista.
8
Lue!o" se +a ido perdiendo la esperan*a de -ue se pudiese volver a un valor de la moneda
compara)le al -ue tuvo durante tantos aos" si no el mismo. 8or el contrario" ella +a se!uido
devalu#ndose para pasar en -uince aos de ?"3O )ol(vares por dólar a una ci&ra -ue supera los LOO
)ol(vares por dólar. Eso +a ido paulatinamente ale3ando la esperan*a de -ue el )ol(var pueda
comprar todo" y de -ue podamos se!uir viviendo de importaciones )aratas.
,oet#neamente" se +a ido a)andonando la idea de un nacionalismo rayano en la autar-u(a' la
crisis del modelo económico es tam)ién la crisis del modelo de la sustitución de importaciones. Los
industriales +an de)ido irse adaptando a una nueva realidad' en el &uturo de)er#n +acerse m#s
competitivos" a)andonando incluso #reas -ue e0plota)an m#s por tradición y por ideolo!(a Bso)re
todo en el campoC -ue por una real productividad.
De i!ual manera" +a ido cam)iando la idea de -ue el petróleo era un 5inotauro" una renta maldita
-ue nos i)a a de3ar sólo ruinas materiales y morales cuando desapareciese en un pla*o muy )reve.
Los vene*olanos +an de3ado de pre!untarse -ué +ar#n cuando se les aca)e el petróleo" por-ue
a+ora +ay m#s petróleo -ue nunca y sin em)ar!o el pa(s se +a arruinado.
En las élites" el cam)io +a sido positivo' el petróleo no es una loter(a" una renta maldita -ue
pronto se aca)ar# y por lo tanto -ue +ay -ue $sem)rar el petróleo% para -ue sea la tierra la
productora de una ri-ue*a moralmente acepta)le. La sociedad vene*olana pareciera estarse
+aciendo a la idea de -ue somos un pa(s petrolero" -ue lo se!uiremos siendo" y -ue eso no es una
ver!Ren*a sino la mayor $venta3a competitiva% de la econom(a del pa(s.
,ierto" no todo es positivo" le3os de eso. . medida -ue el Estado +a ido mostrando m#s
a)iertamente sus lacras y sus vicios" a medida so)re todo -ue +a ido mostrando su ruina" la
espléndida con&ian*a en el &uturo" la e0pectativa de los vene*olanos de -ue sus +i3os tendr(an
ase!urado un porvenir promisorio" donde la educación ser(a el canal privile!iado de movili*ación
social vertical" todo eso se vino al suelo.
Ana ola de escepticismo parece +a)er !anado el pa(s. ,omo en todas partes" la in&lación trae la
ruina de las clases mediasG y" como lo sealara .llan Bulloc9 en su an#lisis de la situación alemana
en los aos treinta" es un &enómeno -ue produce e&ectos psicoló!icos asimila)les a un terremoto' la
!ente siente -ue el piso se le mueve por una &uer*a -ue no puede controlar y tiende entonces a
)uscar soluciones m#!icas. Es el momento soado por los mila!reros" por los em)aucadores
sociales" tal como se ver# m#s ampliamente en el cap(tulo si!uiente.
8ero so)re todo" lo -ue +a ido a)riéndose paso lentamente pero con )astante se!uridad es la
idea de -ue pasó la época en -ue +a)(a -ue esperarlo todo del Estado paternal. ,laro" esta es la
tra)a mental m#s di&(cil de +acer caer. 8ero s( a su tradicional ine&iciencia" el Estado une su &alta de
recursos" si ya todo no puede ser resuelto $a reala*os% como en los aos setenta" esa mentalidad no
paternalista ir# a+ond#ndose con el tiempo.
Mo se nos oculta -ue las tendencias no van en un solo sentido. En las previsiones -ue se +acen
desde la industria petrolera" no est# e0cluido -ue el pa(s vuelva a nadar en un mar de petrodólares" y
en esas condiciones nada m#s tentador -ue volver a las andadas.
8ero sin descartar eso" +ay al!unas seales" acaso todav(a muy pe-ueas" de un cam)io de
mentalidad. 4oda la discusión" no siempre muy pro&unda ni muy certera" so)re la vi!encia y la
vitalidad de la $sociedad civil% es un atis)o de eso. 4am)ién la proli&eración de al!unas sociedades u
or!anismos no !u)ernamentales" las &amosas OMF. De i!ual manera" el deterioro de los partidos
pol(ticos y so)re todo el pro!resivo cese de su monopolio so)re la sociedad +an +ec+o m#s a)ierta y
permanente la discusión" el escrutinio so)re las actividades del Estado" aun-ue" como no de3a de ser
9
normal" eso sea muc+as veces )astardeado por la tendencia al esc#ndalo y a con&undir la simple
denuncia con la prue)a.
1992: CRISIS DE LAS INSTITUCIONES
EM L. 5.DRAF.D. del ? de &e)rero de 1991" los telé&onos de casi toda 6ene*uela colapsaron'
+a)(a estallado una asonada militar. An !rupo de paracaidistas" comandados por un teniente coronel"
:u!o ,+#ve* Fr(as" +a)(a intentado tomar La ,asona y el 8alacio de 5ira&lores.
El presidente ,arlos .ndrés 8ére* no esta)a en nin!una de las dos partes' re!resa)a apenas de
un via3e a la ciudad 2ui*a de Davos" donde +a)(a ido a e0poner a la comunidad económica
internacional las e0celencias de su pro!rama de a3ustes" y en el propio aeropuerto de 5ai-uet(a se
impuso de la situación. .s(" cuando los insurrectos lle!aron a 5ira&lores" el 8residente escapó por un
t7nel trasero y corrió a la 7nica estación de 46 donde pod(a estar al a)ri!o y diri!irse al pa(s
1D
.
La situación permaneció indecisa durante varias +oras' en el estado Eulia el teniente coronel
Francisco .rias ,#rdenas" otro de los insurrectos" +a)(a lo!rado +acerse del control" poniendo )a3o
custodia
16
$8rimera declaración de 8ére*. S2al( de la ,asona como pudeT. An cam)io de tra3e +u)iese dado un !iro a los acontecimientos%. El
Universal, 5 de &e)rero de 1991" ,uerpo 1. pp. 1*(15.
10