A 120 años del nacimiento del ilustre pensador José Carlos

Mariátegui, los periodistas Aldo Mariátegui (su nieto) y Raúl Wiener
hacen a un lado sus diferencias ideológicas para repasar el legado de
quien fue el principal fundador del socialismo en el Perú.
IZQUIERDA
Y DERECHA.
Tanto Wiener
como Mariátegui
sostienen que hoy
la izquierda peruana
está lejos de ser lo
que era.
A
g
r
a
d
e
c
i
m
i
e
n
t
o
:

L
i
b
r
e
r
í
a

E
l

V
i
r
r
e
y

(
C
a
l
l
e

B
o
l
o
g
n
e
s
i

5
1
0
,

M
i
r
a

o
r
e
s
)
.
EL AMAUTA A
CONTRAPUNTO
L
a entrevista es solo
el pretexto para
sentarlos a deba-
tir. Los periodistas
Aldo Mariátegui
y Raúl Wiener, quienes desde
trincheras políticas contrarias
se han dedicado feroces co-
lumnas de opinión, hablan sin
remilgos sobre la vigencia de
José Carlos Mariátegui, aquello
que volvió un mito al autor de
7 Ensayos de interpretación
de la realidad peruana, así
como de las contradicciones de
la izquierda nacional, la cual le
debe sus inicios a este pensador
marxista, quizás el más impor-
tante de Latinoamérica. El 14
de junio se cumplieron 120
años del natalicio del Amauta.
¿Es posible hablar de mariate-
guismo en la actualidad?
Raúl Wiener (RW): José Car-
los Mariátegui (JCM) tiene
que ver con la manera cómo
entendemos el Perú. No es
patrimonio de ningún sector
político. En general la izquier-
da se pelea sobre la herencia
de Mariátegui de una forma
que no resuelve nada. Creería
que el mariateguismo es una
manera de conectarse con su
herencia, pero no una creencia
ideológica particular.
Aldo Mariátegui (AM): Como
idea central ya no es vigente.
Mariátegui pensaba que en el
ayllu y comunitarismo andino
había un germen de socialis-
mo. El experimento velasquis-
ta (la reforma agraria) cancela
la vigencia del mariateguismo
pues se reparte la tierra, no se
genera socialismo, y fue un
minifundismo feroz. En cuanto
a sus ideas políticas, el corpus
principal lamentablemente se
perdió: era el libro Ideología
y política. Mariátegui pecó de
romántico, solo fue a Huanca-
yo en 1918; conocía más Euro-
pa que la sierra peruana.
ideas. Le parece una
barbaridad aquello
de una República
Aymara y una Re-
pública Quechua,
imitando lo que se
hacía en la Unión
Soviética. Entonces
(Eudocio) Ravines
–dirigente del Parti-
do Socialista– llega
con el propósito de
desmariateguizar el
partido; el propio Mariátegui
quería alejarse.
Mariátegui es considerado un
marxista heterodoxo. Pero lo
que vimos años después fue una
izquierda radical, dividida y vio-
lenta…
RW: Mariátegui era bastante
radical; lo que se produce es
una sectarización del partido.
Este se encapsula y luego él
se convierte en el ícono. Es el
fundador del Partido Comu-
nista y a la vez de los partidos
comunistas pro chinos que
se comienzan a fundar en la
década del 60, y cada quien
reclama su continuidad, hasta
Sendero Luminoso. Lo toman
como quieren. Hay una frase de
Mariátegui que dice: “yo tomo
la revolución con todos sus ho-
rrores”. La veía pintada por los
de Sendero en las paredes del
comedor de la universidad San
Marcos. Pero él es muchísimo
más, como el arte y el amor.
AM: Mariátegui no
le hace asco a la vio-
lencia. En Amauta
(revista literaria que
funda el pensador)
hay frases bastante
duras. Sin embargo,
no sé cómo hubiese
tomado las matan-
zas de Stalin o a los
nazis pactando con
los comunistas.
¿Cómo hubiese dige-
rido a Sendero Luminoso?
AM: Le hubiese parecido la
barbarie, el primitivismo.
GENIO Y FIGURA
¿Qué hizo tan irreconciliable la
ruptura entre Mariátegui y Víctor
Rául Haya de la Torre (líder histó-
rico del Apra)?
AM: José Carlos consideró una
insensatez la aventura del Par-
tido Nacionalista Libertador,
ese intento de candidatura de
Haya, quien era un hombre
muy apasionado y lo tomó muy
mal. Hay unas cartas terribles
donde Haya dice que va a co-
ger al mutilado del muñón y lo
va a tirar al barro. Me cuenta
mi padre que después se dis-
culpó y fue a su casa. Mariáte-
gui pensaba que Haya le daba
demasiado protagonismo a la
clase media y que todo giraba
alrededor de él. Aparte, Haya
se vuelve muy sectario, viene
con ideas del fascismo y ahoga
a la izquierda peruana. Muchos
viejos políticos de derecha por
eso dicen que fue la bendición.
RW: Había una serie de temas
en los que estaban de acuerdo,
pero eran dos maneras diferen-
tes de ver la política. Mariátegui
era disciplinado, organizando,
de procesos. Y Víctor Raúl era
audaz, podría decirse que opor-
tunista, estaba realmente decidi-
do en convertirse en el líder de
masas, que al final fue. Creo que
José Carlos sintió una desleal-
tad, que las cosas que estaban
en camino entre ambos Haya
las traicionó y puso a su servicio.
Los hijos del Amauta estuvieron
ligados a diversas corrientes po-
líticas.
Existe la discusión de si Mariá-
tegui era realmente comunista o
no. Especialmente tras su muer-
te, cuando el Partido Socialista
cambia de nombre a Partido Co-
munista…
RW: Yo creo que era comunis-
ta, pero no quería formar un
partido comunista. Primero
para no depender de la Central
Comunista Internacional, y se-
gundo por la necesidad de una
amplitud mayor. Por ello es que
llega a tener relación con (Víc-
tor Raúl) Haya de la Torre. La
discusión sobre el nombre no
tiene que ver con que estuviese
adherido a la revolución rusa.
Su valor es que era un pensa-
dor autónomo, escogió sus lec-
turas y militancia política, no lo
reclutaron. Él decidió formar
un partido. Dice que el socia-
lismo es una religión, cosa que
no he leído en otra persona.
AM: Definitivamente era co-
munista. Fue una cosa táctica
ponerle socialista, para dejar
márgenes con el presidente
(Augusto B.) Leguía. Tiene
una ruptura muy fuerte cuan-
do viajan dos de sus delegados
a una reunión comunista in-
ternacional en Argentina; ahí
chocan con la corriente mosco-
vita. Mariátegui tenía las ideas
italianas de Antonio Gramsci,
quien piensa que el poder no
se va a tomar violentamente,
sino primero hay que tomar las
EL AMAUTA A
CONTRAPUNTO
“Cada quien
reclama la
continuidad
de Mariáte-
gui, hasta
Sendero
Luminoso”,
explica
Wiener.
JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI LA CHIRA
l Nació en Moquegua
(1894). Fue periodista,
escritor y pensador político
del marxismo.
l En 1902, siendo niño, sufre
un accidente y no puede
continuar sus estudios en la
escuela. Fue un autodidacta.
Padeció de tuberculosis
ósea desde su infancia y
en 1924 le tuvieron que
amputar la pierna derecha.
l Funda la revista literaria
AMAUTA (1926).
l Contribuyó a la creación
del Partido Socialista
1928, año en que también
aparece tal vez su obra más
reconocida: 7 ENSAYOS DE
INTERPRETACIÓN DE LA REALIDAD
PERUANA.
l Constituye el Comité
Organizador Pro–Central
General de Trabajadores
del Perú (1929), el origen
de lo que hoy es la CGTP.
l Muere el 16 de abril de
1930, a los 35 años.
ESCRIBE MARISOL GRAU
mgraur@comercio.com.pe
@MARISOLGRAU
FOTO VÍCTOR IDROGO
37
DEBATE 21 de junio del 2014
A
g
r
a
d
e
c
i
m
i
e
n
t
o
:

L
i
b
r
e
r
í
a

E
l

V
i
r
r
e
y

(
C
a
l
l
e

B
o
l
o
g
n
e
s
i

5
1
0
,

M
i
r
a

o
r
e
s
)
.
AM: Los dos menores hijos de
Mariátegui fueron de izquier-
da, Javier y José Carlos. Este
último incluso llegó a militar,
pero le dio un surmenage y de-
cidió dedicarse a su imprenta.
Sandro se fue hacia Acción Po-
pular, fue belaundista toda la
vida. Mi papá (Sigfrido) no era
aprista, esa es una mentira de
(César) Lévano. Si algo tuvie-
ron en común todos fue editar
las obras de su padre, a pesar
de las tremendas diferencias
ideológicas. Lo que decía San-
dro Mariátegui me parece ja-
lado de los pelos; Belaúnde no
estaba cerca de JCM, era un
desarrollista.
RW: Nunca entendí por qué
Aldo le dice mentiroso a Léva-
no y no a (Luis) Alva Castro,
quien hace la alusión; Lévano
solo cita. El valor
de la familia Mariá-
tegui es conservar
toda su producción
intelectual. No hay
que olvidar que
José Carlos tenía
publicados dos li-
bros nomás. Hecho
que prueba la fide-
¿El abandono de su padre, el
rechazo de parte de su familia y
demás adversidades forjó quizás
en algo su pensamiento social?
AM: Eso va a la teoría psicolo-
gista que hubo en una época
que explicaba que Mariátegui
se vuelve socialista por el re-
chazo que siente en el Jockey.
Cuando quería entrar a este
grupo cerrado, a esta casta
blanca que teníamos y es re-
chazado, se vuelve un hom-
bre de izquierda. Pero es una
teoría muy subjetiva; si ves el
aparato ideológico de su ce-
rebro no parece un rechazo
juvenil o adolescente.
RW: Era muy integral. JCM
sabía que su idea de socialis-
mo no podía excluir a la cul-
tura. Por ello se diferencia de
varios sectores (del comunis-
mo).
¿Qué le critica a José Carlos?
RW: Seguro le faltaba mucha
información sobre lo que ocu-
rría en Rusia, especialmen-
te en la segunda mitad de la
década del 20, después de la
muerte de Lenin. JCM opina y
luego calla, entonces hay difi-
cultad para comprender.
lidad, y eso que sus hijos eran
muy chicos cuando murió.
¿Cómo es que José Carlos se
convierte en el pensador más im-
portante del marxismo, aun sin
estudios?
AM: Mi bisabuela contaba
una anécdota que circula por
la casa. Dice que ella le dijo
‘pásame El Comercio’ y él le
respondió: ‘te lo leo’. Ella le re-
cuerda ‘tú no puedes leer por-
que no has aprendido’, y así él
empezó a hacerlo. No se sabe
cómo, pero era autodidacta.
También estuvo hospitalizado
muchas veces en la Maison de
Santé y, de escuchar tanto el
francés, aprendió y leyó bastan-
te; aparte había mucho extran-
jero. Fue un hombre que se hizo
solo, a pesar de no tener una
formación universitaria. Era su
esfuerzo de supera-
ción, pues no tenía
recursos económi-
cos. Le cortaron la
pierna y la familia
Mariátegui que ha-
bía en Lima, esta-
blecida y pudiente,
se portó muy mal,
nunca lo ayudó.
DEBATE ACTUAL
La situación actual de la Amazo-
nía, como por ejemplo lo relaciona-
do al ‘Baguazo’, se podría reinter-
pretar desde el pensamiento de
Mariátegui; es decir, la problemá-
tica de la tierra y del indio…
AM: Sería inédito para él. Cri-
ticaba el capital en Cerro de
Pasco, su eje eran la costa y la
sierra. No sé cómo hubiese vis-
to algo como Bagua. Era muy
modernista, pensaría que la
llegada del capitalismo hubie-
se generado el proletariado en
la zona. Le hubiese molestado
ver elementos de intrusión y
explotación, pero tampoco lo
veo en una onda ONG.
RW: Si te refieres a que la so-
ciedad peruana sigue siendo
una de muchas injusticias y
que terminamos descubrien-
do movimientos que antes no
veíamos, entonces sí, lo de los
pueblos indígenas está muy
mal comprendido. Han vivido
arrinconados, lejos, en zonas
donde a nadie les preocupaba
hasta que comenzaron a ser
interesantes económicamen-
te. Creo que tenemos elemen-
tos para empezar a discutir el
HOMBRE
DE FAMILIA.
José Carlos
rodeado por
sus hijos
Sandro,
Sigfrido (papá
de Aldo M.),
Javier y José
Carlos.
“No le hubie-
se gustado la
forma como
Toledo im-
plementó las
regiones”,
dice Aldo.
21 de junio del 2014

DEBATE
38
ARCHIVO JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI
21 de junio del 2014
39
problema cultural en lo social.
Es un desafío muy grande.
Hay problemáticas que se mantie-
nen. Por ejemplo, los presidentes
regionales que han sido llamados
‘reyezuelos feudales’…
RW: Justamente, Mariátegui
trata el tema de la descentrali-
zación. El centralismo perua-
no es enfermizo comparado al
resto de América del Sur. No
cuaja una idea de equilibrio
entre territorios. Eso a su vez
genera decisiones oportunistas
como la de (Alejandro) Toledo
al formar las regiones. O como
(Alan) García cuando lanzó di-
nero para todos lados orienta-
do a obras, sin siquiera pensar
en la institucionalidad.
AM: Mariátegui tiene unas
reflexiones interesantes. Dice:
“uno de los vicios de nuestra
organización política es su
centralismo, pero la solución
no reside en un federalismo
de inspiración feudal”. Segu-
ramente no le hubiera gus-
tado la manera como Toledo
implementó las regiones, lo
vería artificial, siempre discu-
tió eso.
¿La Confederación General de
Trabajadores del Perú (CGTP) es
‘la revolución del proletariado’ a la
que Mariátegui hubiese aspirado?
AM: No lo creo, la CGTP hoy
es un aparato que reivindica
sueldos, de agitación calleje-
ra, está en decadencia con res-
pecto a la de los años 70. Ade-
más, los sindicalistas que JCM
conoció en los años 20 eran
bastante más preparados, con
mucho más bagaje intelectual
y sus reivindicaciones labora-
les como la de las 8 horas eran
completamente justas.
RW: Mariátegui cumplió una
tarea organizadora, formó una
CGTP embrionaria. Lo que te-
nemos hoy es el post Fujimori,
un debilitamiento enorme del
movimiento sindical porque
primero desaparecieron las
industrias y las privatizaciones
destruyeron los sindicatos.
MÁS DE LA ENTREVISTA A
ALDO M. Y RAÚL WIENER EN:
www.elcomercio.pe
VEA
EL VIDEO

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful