Está en la página 1de 2

Pontificia Universidad Católica de Chile

Facultad de Letras
Magister en Letras Mención Literatura
Carlos Benítez
Profesor Roberto Hozven
Narrativa Hispanoamericana LET 4146
14 de mayo de 2014


Informe de lectura del texto “La búsqueda del presente” de Octavio Paz.

El texto “La búsqueda del presente” del escritor, poeta y ensayista mejicano Octavio Paz
fue leído por su autor en la ceremonia de entrega del premio nobel en el año de 1990. El texto de
Paz de una impronta muy personal e íntima –poético como todo lo nacido de la pluma de Paz—, se
basó en tres pilares fundamentales, a saber:
- Sus influencias y motivaciones para escribir
- Diferencias entre la literatura latinoamericana y la anglosajona
- Concepto de modernidad.
Fue el tercero de estos núcleos el que atrajo mi atención, el concepto de modernidad.

Ante la pregunta retórica que se formula el autor en su texto: ¿Qué es modernidad?, se
responde a sí mismo en varias instancias: “Termino equívoco, hay tantas modernidades como
sociedades *…+ su significado es incierto y arbitrario” (35) Agrega por otro lado: “La modernidad es
una palabra en busca de su significado: ¿es una idea, un espejismo o un momento de la historia?”
(36), nos brinda su apreciación de lo que es la modernidad: "Para mí, en aquellos años, la
modernidad se confundía con el presente o, más bien, lo producía: el presente era su flor extrema
y última” (36); también y en forma casi de colofón escribe: “La idea de ‘Modernidad’ es un
producto de la concepción de la historia como proceso sucesivo, lineal e irrepetible” (37).

Desde la búsqueda poética de la modernidad, se puede dibujar una línea paralela con la
búsqueda de modernización de las naciones, y plantea el autor que en el caso particular de su
país, la modernidad surge desde la antigüedad, que ésta estaba en el rostro oculto de la nación.
Aún más, en la exploración personal de Paz la modernidad lo hace enrostrar a sus tradiciones y
entender que existe un puente entre ellas. Esta aseveración, de la existencia de un puente entre la
tradición y la modernidad, me parece que en nuestro tiempo, en el momento histórico que
estamos viviendo cobra una vital importancia. En la actualidad, asistimos al desmoronamiento de
los elementos tradicionales que aún perviven de manera bastante precaria, en lo que podría
llamarse la “cultura actual”. Esta desaparición de las tradiciones conlleva aparejada
necesariamente una decadencia de los individuos en forma particular y de la civilización en
general, lo efímero de la postmodernidad arrastra en su decadencia no solo las manifestaciones
culturales sino también todo el aparato axiológico que nos rige.

Hoy cuando el mercado ha penetrado –desafortunadamente— con sus “leyes” y su
“lógica” todas las esferas de la vida humana, las tradiciones son no ya parte de la cotidianidad,
suerte de fuerte lazo cohesionador de hombres que las comparten, se insertan en ellas y las viven;
es apenas si una oferta para turistas y reaparece ese canto o un baile, incluso un poema –salvo
honrosas excepciones— solamente en el momento en que es mirada desde fuera, a través del
teleobjetivo de una cámara. No planteo que debemos encerrarnos en nosotros mismos –si hasta
aquí alguien me interpretó de esa manera, ruego me disculpe, por no poder expresarme lo
suficientemente claro—, y renunciar a las tradiciones de las cuales somos herederos –para bien o
para mal—, porque lo español también nos conformó; pero si debemos de volver sobre nuestro
pasado, y proyectarnos desde ahí.

Recién al leer este discurso de Paz y reflexionar sobre él y nuestra situación, pude
entender aquello que nos plantea Ticio Escobar: “Nosotros, moradores de segunda fila ante una
representación en la que muy pocas veces participamos, vemos de pronto cambiado el libreto. No
terminamos de ser modernos –tanto esfuerzo que ha costado— y ya debemos ser posmodernos”
(1988, 13); o bien –y sepan dispensar mi osadía por enunciar desde las palabras de Paz— apenas
estamos asiendo el presente y nos vienen a decir que nuestro presente ya es pasado y que somos
–además del otro— por tanto barbaros medievales de la posmodernidad.