Está en la página 1de 12

Caso del Bromato 

 
 
SENTENCIA NUMERO CUARENTA Y CUATRO/DOS MIL CATORCE. En la ciudad de Santa Rosa, Capital de la Provincia de La Pampa, a los 
dieciocho días del mes de junio del año dos mil catorce, en la sede de la Cámara en lo Criminal Número Uno, se reúne el Tribunal, integrado 
por los señores Magistrados: Alejandra ONGARO, en su carácter de Presidente; Elvira ROSSETTI de GONZÁLEZ y Miguel Angel GAVAZZA, 
Jueces de Cámara Sustitutos; juntamente con Natalia Verónica URRUTI, Secretaria, a los efectos de dictar sentencia en la causa número 
40/13 (originario número  12.217/11, del Juzgado de Instrucción y Correccional Nº 6 de la Primera Circunscripción Judicial), que por el 
delito de Envenenamiento culposo agravado de sustancias alimenticias y expendio culposo agravado de mercaderías peligrosas para la 
salud, en concurso ideal (art. 203 in fine, en relac. con los arts. 200, 201 y 54 del C.P.), le es seguida a: José María JAMAD, D.N.I. Nº 
17.503.278, de nacionalidad argentina, de 48 años de edad, nacido el 18 de marzo de 1.966, en Capital Federal, domiciliado en calle Julio 
Verna Nº 1.656 de Santa Rosa, La Pampa, de estado civil soltero, tiene hijos, con instrucción, comerciante, hijo de Amad Jamad y de Teresa 
Laurenzano; y por el delito previsto por el art. 249 último supuesto del C.P. a Angel Carlos Parodi, de sobrenombre "Oto", L.E. Nº 
8.496.124, de nacionalidad argentina, de 63 años de edad, nacido en Trenel, La Pampa, el día 09 de dici embre de 1950, domiciliado en 
calle Constituyentes Nº 1.167, de Santa Rosa (L.P.), casado, empleado municipal, instruido, hijo de Arturo Parodi y de Angela Dassone; y ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐RESULTANDO: Que en el auto de clausura instructorio de fs. 617/622, el Señor Juez dispuso la 
elevación a juicio respecto de José María Jamad por envenenamiento culposo agravado de sustancias alimenticias y expendio culposo 
agravado de mercaderías peligrosas para la salud, en concurso ideal (arts. 203 in fine, en relación con los arts. 200, 201 y 54 del C.P.); y 
respecto de Angel Carlos Parodi por el delito previsto por el art. 249 último supuesto del C.P.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Que 
realizado el debate y en oportunidad de alegar el señor Fiscal de Cámara, Jorge Marcelo AMADO, efectuó una recreación de los hechos y, 
en base a los fundamentos que constan en el acta de debate respectiva, indicó que existió una intoxicación masiva por el consumo de 
productos elaborados por comercios de Santa Rosa, "El Abuelo Julio", "Crocante" y "La Posta", pertenecientes al imputado José María 
Jamad, debido a la utilización de bromato de potasio en la elaboración de panificados y la ausencia o el retardo del control e inmediata 
respuesta por parte de las autoridades municipales encargadas el área, concretamente el Sr. Parodi, que era jefe de Bromatología de la 
Municipalidad de Santa Rosa. De las constancias de las investigaciones de los Organismos que intervinieron, tanto Provinciales como 
Municipales, se determinó que hubo 81 casos de intoxicación, de los cuales 57 fueron considerados importantes, y aquí se escuchó a dos 
de estas personas que consumieron concretamente "criollitos" de Crocante que les produjeron descomposturas. Esa es la acusación 
original. Jamad declaró en el debate y dio una explicación de su actividad, función dentro de los locales de los que era y es propietario; 
también dio su hipótesis sobre cómo podría haber llegado el producto prohibido para su utilización en la elaboración de los panificados, 
explicó cómo llegó a "El Abuelo Julio" que es donde se producen todos los productos que después se distribuyen en los demás comercios y 
aquí declararon dos de las víctimas de esta intoxicación. Dejó en claro que en primer lugar en la acusación no es un delito doloso el que se 
le imputa a Jamad y, en segundo lugar, nadie le imputa que en forma personal haya elaborado los productos, o que fuera el encargado de 
la venta de esos productos al público, se le imputa la negligencia, el deber de cuidado que como propietario debió haber tenido en el 
control de la compara de la mercadería y cuidado en el control de la materia prima utilizada para la elaboración. Es el responsable de la 
calidad de los productos que se producen en su negocio, responsable del control de lo que hacen sus empleados, el cuidado de la calidad 
de la materia prima que luego le da el prestigio a sus comercios. Lo concreto es que se utilizó bromato de potasio, ya no importa quién lo 
vendió, cómo apareció, quién lo trajo, había una cantidad importante de ese producto y también importante la cantidad que se utilizó en la 
manufactura de algunos de sus panificados. Es imputable Jamad de este delito en forma culposa, relacionado con el artículo 200 y 201 del 
C.P., envenenamiento y expendio de estos productos en forma culposa, art. 203 in fine del C.P., y coincide con la acusación original del 203 
in fine del C.P. que reza cuando resulten muertes de personas intoxicadas o enfermas, en este caso por lo menos dos, aunque fueron más 
las que estuvieron enfermas; gastroenteritis es una enfermedad que además es contagiosa. Respecto al concepto de enfermedad desde el 
punto de vista penal, nuestro Código no hace ninguna distinción sobre qué enfermedad debe ser, en definitiva, alegó que sostenía la 
acusación original respecto de José María Jamad.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En  cuando al imputado Angel Carlos Parodi, si bien está 
relacionado, son figuras totalmente distintas por las que viene acusado, último supuesto del art. 249 del Código Penal. Este imputado no 
declaró haciendo uso del derecho que tiene por ley y se le imputa haber retardado un acto en su función de Director de Bromatología. 
Entendió que no se dan esos supuestos porque esto comenzó aparentemente el día 3 ó 4 de enero en que se habrían detectado los 
primeros casos, el día 6 toman conocimiento las autoridades municipales de pacientes que habían tenido  síntomas de intoxicación y el día 
7 de enero la Directora de Epidemiología hace una resolución preventiva donde declaró la epidemia en todo el territorio y recomendó se 
tomen medidas urgentes a fin de evitar la propagación de la misma. El día lunes 10 se clausuraron los locales comerciales donde había 
aparecido este brote. Para ser un Organismo Público donde la burocracia es conocida, haya actuado en el lapso en que lo hizo, en tres días, 
no sólo le parece no retardar un acto sino que inclusive le parece demasiado rápido por lo que entendió que la figura que se le endilga al 
señor Parodi los extremos del tipo penal no se encuentran reunidos, por lo tanto no va a sostener la acusación que pesaba sobre él.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐Solicitó se condene a José María Jamad por los delitos de envenenamiento culposo agravado de sustancia alimenticias y expendio culposo 
agravado de mercaderías peligrosas para la salud, en concurso ideal porque hay una unidad de decisiones por la misma persona y con el 
mismo fin, y se le imponga la pena de un año de prisión de efectivo cumplimiento, con las costas del proceso (Arts. 200, 201, y 54, todos 
del C.P.); y se absuelva a Angel Carlos Parodi del delito por el que vino procesado, sin costas.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Que en ocasión de alegar el señor Defensor Particular de José María Jamad, Marcos Paz,  sostuvo que Fiscalía acusa a 
Jamad en forma culposa por el delito previsto por el art. 203 del Código Penal, en el entendimiento de que existe una enfermedad, y 
esgrimió las tres cuestiones en las que sustenta esta defensa. En primer lugar entendió que no existe culpa en los términos del artículo 203 
relacionados con el 292 y 200, todos del Código Penal. No se dan los extremos, no está acreditada la relación de causalidad entre las 
dolencias y la acción de su defendido. Y no se ha acreditado el tipo agravado que es la enfermedad. Subsidiariamente de no aceptarse lo 
expuesto, entiende que sí debería aceptarse que no está probada la enfermedad.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En lo atinente a la culpa, 
expuso en los términos en los que se extendió conforme el acta de debate, que hay un incumplimiento de modo genérico en cuanto tenía a 
su cargo el control del producto; sostuvo que aquí no hay incumplimiento del deber de cuidado porque  ni siquiera el Fiscal pudo 
especificar en qué radicó ese incumplimiento; no es una cuestión genérica, lo obliga a precisar exactamente en qué consiste la culpa, cuál 
es el deber de cuidado. Su defendido tenía una persona dedicada exclusivamente a la supervisión de los productos. Los testigos que 
comparecieron dijeron que Jamad todos los días se entrevistaba con el supervisor, aquí no hay omisión al deber de cuidado. Está el 
principio de confianza, cuando se trabaja en equipo uno confía en que el otro cumplirá su rol, por ejemplo, el cirujano confía en que el 
anestesista hará bien su tarea. Se está en una empresa con cinco locales con supervisor para la elaboración y otro supervisor para la venta. 
Suponía que se iba a acusar por un delito culposo que estaba radicado en una falta de control. No falta que la conducta sea violatoria al 
deber de cuidado, sino que debe haber un nexo con el resultado, una relación de causalidad. Aquí se requiere una conducta que haya 
producido el resultado y que ello sea producto del deber de cuidado, si no se puede precisar el deber de cuidado no puede acusarse de que 
la intoxicación sea producto de la violación al deber de cuidado. Dijo que no existió negligencia. Debe desestimarse porque no hay culpa en 
los términos que exige la doctrina. Aquí no hay violación a un reglamento, sería una violación a un deber de cuidado general. No es cierto 
que la jurisprudencia y la doctrina no se hayan ocupado de esta cuestión y citó juicios muy antiguos. Debería ser imprudente y negligente y 
no percatarse de los productos puestos a la venta; todo lo relacionado con el bromato fue hallado por ellos mismos, Jamad en persona fue 
a la Municipalidad a avisar, ese aviso fue después de hacer varias pruebas. No se puede decir que fue negligente en la elaboración y en el 
expendio, no lo podían detectar. El hecho de que haya una intoxicación no necesariamente indica que debe haber delito. La cuestión del 
tarro no fue una cuestión de estrategia que se elaboró ahora, a fs. 30 el señor Olmos, aún antes de que fueran imputados, dio cuenta de 
ello, esto se había denunciado, pero la obligación de investigar no era obligación de Jamad y toda la motivación estuvo al inicio, él pidió 
que le hicieran un allanamiento al proveedor de la lata, que se hizo pero un mes después y no se encontró nada. La hipótesis del Juez fue 
"acá se estaba usando bromato y se les fue la mano". Hay un dato muy importante de los elementos donde aparece el bromato, en bollo 
de pizza, no lleva aditivos, no apareció en el pan porque en su caso lo hubiera deformado, apareció el bromato en productos que no llevan 
aditivos.‐ ‐ ‐ ‐ ‐Sostuvo también que no se dan los elementos del tipo subjetivo de la culpa. La tipicidad objetiva, lo que sostienen los 
autores es que debe probarse que todos los delitos del art. 200 y del 201 del Código Penal fueron cometidos en forma negligente. Debe 
probarse donde está la culpa y negligencia en la elaboración (200), el artículo 201 ha dado lugar a muchos problemas, que es el que pusiera 
a la venta mercadería peligrosa disimulándolo. Más allá de las doctrinas que tienen dificultad en demostrar que es una cuestión culposa, 
aquí no se pudo probar la falta de control culposa, había un equipo, un principio de confianza, supervisores, encargado. Entendió que 
tampoco se da el elemento del tipo que se requiere, la culpa en la disimulación.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Por último, la calificante. 
Además de sostener que no existe culpa, el art. 203 del Código Penal exige como agravante "si tuviere como resultado enfermedad o 
muerte...". Lo que debemos saber es cuál es el alcance de la enfermedad. No es cierto que la doctrina y jurisprudencia no se haya expedido 
a este respecto; Núñez dice que debe ser peligrosa y contagiosa. El fiscal sostuvo que era contagiosa y ni siquiera se sabe cuál era la 
enfermedad. El Art. 203 refiere al 200 y al 201 y en el año 2.009 se agregó el artículo 201 bis. "...si resultare la muerte...". Ahora, para los 
delitos de adulteración dolosa grave son distintas las penas. Antes no se podía definir con precisión el término "enfermedad", después de 
la introducción del 201 bis se diferencia en lesiones. Hoy es el que nos sirve para sostener qué condición debe tener esa enfermedad, debe 
producir lesiones graves, o gravísimas. En este caso debe quedar la figura base, venta culposa, que no tiene pena de prisión. Los conceptos 
no deben buscarse en diccionarios sino en el Código Penal. El brote se definió en base a síntomas, la gastritis ¿es una enfermedad? Eso fue 
una tarea de la Fiscalía de instrucción. No se sabe si lo que produjo esta situación fue o no el bromato, da la sensación de que fue el 
bromato, pero podría no serlo, no hay ningún informe que diga que así fue. Da la sensación de que fue el bromato, pero no se siguió la 
cadena de custodia, los criollitos fueron sacados de una bolsa en un tarro de basura. Pero aquí nos manejamos con certezas; no hay ni un 
ticket, no se tiene la certeza de dónde fueron comprados los criollitos y ni siquiera quién los compró. ¿Y si fue el agua, o la muzzarella? No 
se hizo un análisis a las personas para la presencia de bromato. Eso hubiera sido una prueba. El Tribunal no le puede dar cobertura a la 
acusación que el Fiscal no sustenta.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En líneas generales sostuvo que no hay culpa, porque no hay 
incumplimiento de deber de cuidado, y en tal caso el Fiscal no puede sustentar que no supervisó y no controló. Tampoco existe causalidad 
probada, lamentablemente no se sabe si exactamente fue el bromato, todos tenemos la sensación pero nadie lo sabe con precisión, podría 
no serlo, un perito Bioquímico dijo que el agua no era apta para el consumo y que la muzzarella tampoco, podría ser que los criollitos 
fueran comprados en otros comercios y no en "Crocante".‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En función de todo ello, la 
única posibilidad ajustada a derecho, es la absolución, no hay posibilidad lógica, técnica, dogmática, que a partir de ello exista una 
condena. Solicitó la absolución de José María Jamad, subsidiariamente si se considerara que existe culpa, deja planteada la posibilidad que 
se encuadre dentro de la figura base del artículo 203 del Código Penal en la convicción total que no existe enfermedad en los términos allí 
exigidos.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Al hacerlo Sebastián País Rojo, Defensor Particular de Angel 
Carlos Parodi, refirió a los padecimientos que debió soportar su defendido durante el transcurso de los años de la investigación, lo que 
podría haberse solucionado en forma inmediata en la etapa instructoria, y adhirió al pedido de absolución de la Fiscalía. ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐A los efectos de resolver el caso, el Tribunal se plantea las siguientes cuestiones: PRIMERA: ¿Sucedieron realmente los hechos y 
fue su autor el imputado José María Jamad? SEGUNDA: En su caso, qué calificación legal debe darse a los mismos? TERCERA: ¿Qué sanción 
debe aplicarse y, corresponde la imposición de costas? ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Cumplido el proceso de deliberación dispuesto por el artículo 368 y 
concordantes del C.P.P., el Tribunal resuelve las cuestiones planteadas, de la siguiente manera.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐PRIMERA CUESTION:  La 
investigación se inició el día 27 de enero de 2.011, como consecuencia de la denuncia radicada por el el señor Fiscal Mauricio Piombi (fs. 
1/8), quien expuso que había tomado conocimiento a través de los medios de prensa, de la existencia de una intoxicación masiva por 
consumo de productos elaborados en varios comercios de esta Ciudad, circunstancia que originó la clausura de las panaderías "El Abuelo 
Julio", "Crocante" y el local gastronómico "La Posta".‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Los elementos probatorios valorados en la etapa inicial, que 
concluyeron en la medida procesal referenciada en el párrafo anterior, en lo medular resultaron los que a continuación se detallan.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐A fs. 31 y vta., obra la denuncia radicada por Osmar Ignacio Olmos, efectuada ante la 
Seccional Tercera de Policía de esta ciudad, poniendo en conocimiento de la sospecha de haber sido objeto de un sabotaje por parte de un 
proveedor de insumos a la panadería "El Abuelo Julio", mediante el cual se habría introducido Bromato de Potasio que fue confundido con 
sal, elemento que fue utilizado para la elaboración de sus productos y puestos a la venta.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐A fs. 34/59, se glosó el expediente administrativo nº 12.213/11 de la Municipalidad local, en el que constan diligencias procesales 
relacionadas con la actividad desplegada en razón del conocimiento que ese Organismo tomó respecto de presuntas anormalidades en la 
elaboración de diversos alimentos, los que se manufacturaban en comercios propiedad de José María Jamad (Acta nº 29559, toma de 
muestras en el comercio propiedad de YUCEF S.A.; Acta nº 29560, toma de muestras en el comercio propiedad de José María Jamad; Acta 
nº 29563, toma de muestras en el comercio propiedad de José María Jamad; Acta nº 29564, intervención de materia prima ‐harina‐ con 
toma de muestra de la misma, en el comercio propiedad de José María Jamad; Acta nº 29565, toma de muestra de un producto 
desconocido sin rótulo ni identificación, en el comercio propiedad de José María Jamad; copia de la nota dirigida a IACA Laboratorio por el 
envío de las muestras tomadas para su análisis; informe del Dr. Marcos Hernán Sacco, Juez Subrogante del Juzgado Municipal de Faltas en 
el que reportó la ocurrencia de un brote de enfermedad transmitida por alimentos (ETA) en la ciudad de Santa Rosa, Provincia de La Pampa 
el día 6 de enero de 2.011; quince casos similares ocurridos el día 7 de enero, con la característica de que todos los casos consumieron 
alimentos de una cadena comercial ‐Panadería El Abuelo Julio, Panadería Crocante y Pizzería La Posta‐; los citados casos evolucionaron 
favorablemente siendo la mayoría autolimitados con la aclaración de que la sospecha eitológica tiene dos hipótesis, origen bacteriano: 
intoxicación alimentaria por Staphilococus aureus; origen químico: intoxicación por sustancia química; asimismo, constancias de 
Bromatología municipal respecto de tomas de muestras ‐fs. 48/51‐, copia del Código Alimentario; actas de inspección en el local "El Abuelo 
Julio", "Crocante", resolución municipal de mantenimiento de clausura de los citados comercios; actas de allanamientos en locales 
proveedores de insumos para panaderías).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐A fs. 76/77, 115/116 vta. y 248/249 vta., glosan 
sendas actas de allanamiento realizadas por la autoridad policial, en Avda. de Circunvalación y Plumerillo; Avda. Perón 6.263 y en calle 
Avellaneda 37, procediéndose a la toma y secuestro de muestras de diversos insumos que en las actas se detallan y se corresponden con la 
elaboración de productos de panadería.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐A fs. 81/83 se agregó informe 
producido por la Dirección de Epidemiología de la Provincia, en la que se consignó en columnas, los nombres de 81 encuestados, y el 
resultado del nexo epidemiológico con el brote de intoxicación por consumo de Bromato de Potasio; a fs. 131/154: documentación 
respaldatoria del estudio del brote realizado por la Dirección de Epidemiología debido a la intoxicación alimentaria; a fs. 157/162: 
actuaciones de la Dirección de Epidemiología de la Provincia respecto del brote de intoxicación por consumo de alimentos; fs. 225/226: 
remisión de muestras sospechosas de contener Bromato al Juzgado de Instrucción Nº 6, la que analizada dio resultado negativo; y fs. 
465/466: resultados de análisis efectuados en muestras.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐La Secretaría de la Producción Municipal, informó ‐fs., 86/104‐ la 
realización de actas de controles periódicos efectuados a los locales "El Abuelo Julio", Crocante", y "La Posta", concluyendo que los 
productos son aptos para el consumo humano; y a fs. 174/191, explicó las funciones, atribuciones y deberes de los funcionarios de la 
Dirección de Sanidad y Control de Actividades Económicas y Sub Dirección de Sanidad y Control de Actividades Económicas, como así que 
no existen normas que determinen la función de dicho organismo municipal.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐A fs. 213 glosa certificado 
médico extendido el día 05/01/2.011, a nombre de Luciano Ruiz, rubricado por el médico Marcio M. Cornejo que aconsejó reposo y dieta 
líquida.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Asimismo, el Agente Fiscal tuvo en cuenta para instar 
la acción, informes producidos por el laboratorio IACA, glosados en cuadernillo de "actas labradas por la Municipalidad y de los análisis" 
agregado por cuerda ‐sin foliar‐, de los que se desprende: "material examinado: Masa pizza ‐ muestra seca y molida, fecha 
21/01/2011.Determinaciones: bromato cuantitativo; Resultados: 180 ppm. Material examinado: pan de salvado ‐ muestra seca y molida. 
Fecha 21/01/2011; Determinaciones: Bromato cuantitativo; Resultados: 435 ppm. Material examinado: facturas varias ‐ muestra seca y 
molida; fecha: 21/01/2011; Determinaciones: bromato cuantitativo; Resultados: no detectable. Material examinado: medialuna consumida 
‐ no presenta características visuales compatibles con una medialuna; fecha: 21/01/2011; Determinaciones: bromato cuantitativo; 
Resultados: 110 ppm. Material examinado: pizza; fecha: 21/01/2011; Determinaciones: bromato cuantitativo; Resultados 460 ppm. 
Material examinado: harina 0000; fecha: 21/01/2011; Determinaciones: bromato cuantitativo; Resultados: no detectable. Material 
examinado: medialuna salada ‐ muestra seca y molida; fecha: 21/01/2011; Determinaciones: bromato cuantitativo; Resultados: 300 ppm.‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Así también, en el cuadernillo agregado por cuerda denominado 
"Actuaciones internas Fiscalía Nº 4", constan los informes producidos por el IACA, de los que surge: (fs.15) informe Laboratorio 
Bromatológico IACA, informe nº 101130844, fecha 20 de enero de 2011, Análisis Fisicoquímico de Productos Panificados; material 
examinado: facturas varias; determinaciones: bromato cualitativo Positivo; bromato cualitativo: 104 ppm; (fs. 16) informe Laboratorio 
Bromatológico IACA, informe nº 101130842, fecha 20 de enero de 2011, Análisis Fisicoquímico de Productos Panificados; material 
examinado: pan rallado; determinaciones: bromato cualitativo Negativo; (fs. 17) Laboratorio Bromatológico IACA, informe nº 101111306, 
fecha 20 de enero de 2011; material examinado: sal; Determinaciones: bromato cualitativo Positivo; bromato cualitativo: 41000 ppm.‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Para arribar a las conclusiones que motivaron el procesamiento y elevación a 
juicio de las presentes actuaciones, en relación a José María Jamad y Angel Carlos Parodi, el señor Juez de Instrucción valoró la prueba 
citada precedentemente, como así los profusos testimonios recepcionados en la etapa inicial, que, por haberse dispuesto su comparendo a 
la audiencia de debate oral, serán considerados posteriormente.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐  
‐ ‐ ‐ ‐El plenario se inició con la lectura del requerimiento fiscal de elevación a juicio de fs. 561/584 y el auto de elevación a juicio de fs. 
617/622, a efectos de que los imputados ejercieran su defensa material, haciéndoseles saber los hechos que se le imputan y las pruebas 
obrantes en su contra, como así los derechos que la ley les otorga, pudiéndose abstener de declarar.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐El imputado José María Jamad, en la Audiencia de Debate se prestó al acto y explicó sus funciones como titular de la 
panadería "El Abuelo Julio", una empresa con más de treinta años de funcionamiento; tiene dividida las tareas por jerarquías en el personal 
en el que delega funciones; en este caso, la de producción estaba delegada a Ignacio Olmos, que perteneció por más de 18 años a la 
empresa, producía, realizaba compras de suministros, manejaba la cuadra y controlaba al  personal; había una persona que hacía la 
supervisión de los locales; García realizaba periódicamente visitas a cada uno de los locales revisando la atención, calidad de los productos, 
presentación, higiene y seguridad, reuniéndose periódicamente con el deponente con una planilla de seguimiento para comentarle cómo 
estaba cada local. En el depósito tiene una encargada ‐en ese momento Natalia Giudice‐ que recibe la mercadería, coteja las fechas de 
vencimiento y la calidad del producto, hacía esa logística y entregaba el material al personal de producción y luego la expedición a las 
sucursales de los productos ya terminados, la nombrada era de suma confianza y llevaba muchos años en su empresa; el dicente realizaba 
coordinaciones con estas personas. En la parte administrativa dos empleados que agendan todos los datos y compromisos asumidos 
diariamente, realizaban pagos, efectuaban la recaudación en cada sucursal y hacían una nueva supervisión de cada uno de los negocios. Él 
se encarga de las estrategias de ventas y coordinaba con una empresa consultora los esfuerzos de su responsabilidad en la atención de 
todos sus negocios. "Con respecto al hecho que me imputan, considero que ... no ...que escapó a nuestra supervisión, cosa que en la 
empresa desde el año 1.997 que se prohibió el uso del Bromato nosotros dejamos de hacerlo, es más, el Bromato se prohibió y nosotros ya 
nos habíamos adaptado ..."; se extendió la prohibición hasta 1998, pero no se siguió haciendo uso de ese producto, se utilizaban otros 
naturales. Destacó que tenían una clientela que los reconocía y apoyaba y tenían buenas ventas, prácticamente líderes del mercado y no 
era necesario utilizar algo prohibido y menos intoxicarlos, hubiera sido como matar a la gallina de los huevos de oro. Relató que un día le 
avisaron que había personas intoxicadas y para la empresa su clientela era lo más importante; su reacción fue decirle a Olmos que no se 
separe de la amasadora, no podía permitir que saliera un bollo de pizza mal, porque sus productos no estaban alterados; Olmos hace lo 
que le dice y no sucedió nada, estaba todo bien. Explicó que tienen dos cuadras de elaboración, una principal donde se confecciona el pan 
y facturas dulces, y otra secundaria, que es de apoyo, donde se realizaban bizcochos, pan de salvado, etc. Se efectuaron varios controles de 
Bromatología en sus locales, tomaron varias muestras, en ningún momento minimizaron la situación en ningún sentido ni se abstuvieron 
de que no se tomen las muestras y colaboraron en todo;  hasta su propio personal se intoxicó con sus productos porque no sabían lo que 
estaba sucediendo; la hipótesis de Bromatología es que era la harina, pensaron que el componente malo estaba en la harina; siguieron 
haciendo pruebas internas para determinar qué pasaba, probaron con otro tipo de harina para ver qué sucedía y resultó que el producto 
estaba contaminado en la cuadra secundaria. Un producto como el bollo de pizza lleva harina, agua, sal, aceite y levadura, el único 
problema podía estar en la sal. Dice que la estructura del Bromato es muy parecida a la sal fina y al azúcar; se probó el producto 
poniéndolo en una cuchara, se le acercó una llama y se prendió fuego, dato indicativo que allí había Bromato; no sabían de que el Bromato 
estaba mezclado con la sal; Olmos le manifestó que el tarro no era el normal, no era el mismo que se utilizaba siempre, ese tarro era el que 
había venido como pulpa de la empresa Lomas Pampa que fue denunciada por Olmos posteriormente; la denuncia se hizo el mismo día; 
consistió en que venía como "pulpa gel" que se usa para pintar facturas, el encargado las enviaba a la panadería "Crocante", cuando el 
empleado fue a abrir el tarro se encontró con que era sal, hizo una prueba de gusto y se dio cuenta que era sal; el tarro estuvo allí varios 
días y luego enviado nuevamente a la casa central; la empleada se lo dio a Navarro que lo llevó a la cuadra dos y allí se inició la elaboración 
de productos utilizando esa sal. Comenta que hay una hipótesis de que ingresó Bromato a La Pampa, disimulado en otros envases; a Lomas 
Pampa se le hizo un allanamiento no el mismo día, sino un mes después y por supuesto el resultado dio negativo; al titular de esa empresa 
el dicente le explicó lo que había ocurrido, le dijo que había llegado el rumor de que aquéllos lo utilizaban de manera disimulada; esa sería 
una de las formas de llegada del bromato; otra es que alguien con malas intenciones, haya colocado uno o dos kilos de Bromato dentro de 
los tarros de sal para ocasionar un perjuicio a sus negocios. Que sus negocios fueron clausurados con secuelas económicas muy graves. 
Relata que cuando se enteró de la situación, el día lunes 10 se dirijió con el producto a la oficina del señor Parodi (Bromatología) y le 
comentó que estaba prácticamente seguro que el problema estaba en ese producto; aquél le dijo que lo esperara en el negocio que iba a 
mandar personal a retirar una muestra, cosa que hicieron, dejando una para el declarante; le dijeron que rogara que no fuera Bromato; 
que él no estaba escondiendo algo ya que colaboraba en la resolución del problema; que luego la producción continuó sin ningún 
inconveniente y nunca más se produjo un hecho así. Ese aditivo (bromato) se suele usar en la elaboración del pan, es absurdo pensar que 
lo utilizaran en su empresa para perjudicar a alguien, es muy raro que apareciera en otros productos porque en el caso del pan haría que se 
reventara al ser cocinado; el mismo pidió que se hicieran muestras en el pan rallado porque es el que se va acumulando durante quince a 
veinte días, se hizo y resultó que no había vestigios de bromato, dieron totalmente negativas. Que sus locales estuvieron veinte días 
clausurados hasta que se volvieron a habilitar y continuaron trabajando; los controles de Bromatología se hacían cada dos meses, los 
inspectores retiraban muestras y nunca tuvieron un resultado positivo para la presencia de bromato; reiteró que si se hubiera usado, 
hubiera sido en el pan, por lo tanto tendría que haber aparecido en las muestras del pan rallado y el resultado fue negativo; que siempre se 
preocuparon en elaborar productos de excelencia. Respondió que diariamente se reunía con la supervisora, gente del depósito, a su vez 
Omar Olmos hacía las compras, cotejaban los precios y la calidad de la mercadería adquirida con la finalidad de que cada vez se mejorara 
más el producto final. En ningún momento pensó que se podía intoxicar a alguien; si hubiera aparecido en el pan se hubieran dado cuenta 
inmediatamente, en los bizcochos se altera el color y el olor del producto.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐El acusado Angel Carlos Parodi, habiendo sido 
requerido a prestar declaración indagatoria en la Audiencia de Debate, amparándose en el derecho que la ley le acuerda, no se prestó al 
acto; misma actitud llevada a cabo ante el Juez Instructor (fs. 350/351).‐ ‐ ‐ ‐ ‐La testigo Silvia Patricia Ricciardi ‐Inspectora del 
Departamento de Bromatología de la Municipalidad de Santa Rosa‐, en el Debate explicó que ese jueves a la mañana recibieron la orden 
del Jefe, Carlos Parodi, para ir a "La Posta" porque recibieron una denuncia de una persona que se había descompuesto al haber 
consumido pizzas; concurrió con su compañero Aimar y fueron atendidos por el hijo de Jamad y dos empleados; se hizo un procedimiento 
de rutina, se les explicó la razón de su presencia, recorrieron el lugar y se tomaron muestras en los insumos que supusieron podrían 
contener algún aditivo, muzzarella, salsa de tomate, fueron a los productos comunes, a las pizzas, tomaron muestras del bollo de la masa y 
estando ahí el hijo de José María Jamad les dijo si podían llevar también bollos de pan negro porque le sentía un olor raro, a tal punto que 
no lo habían puesto a la venta, lo habían apartado; se tomaron muestras de esos productos; de la sal no; en Bromatología de la Provincia se 
realizarían los análisis que correspondían; las muestras se hicieron por triplicado y se llevaron el mismo día a analizar. Que ellos sabían que 
había personas descompuestas por consumir pizza, pero no cuántas, ni quiénes eran; que Parodi era sumamente prudente en estos casos, 
cree que fue Ottavianoni quien recibió las muestras y efectuó las preguntas sobre los presuntos damnificados. Agrega que los bollos de 
masa se elaboraban en la Avda. Uruguay, fueron a este lugar a tomar muestras de agua y de harina, las llevaron para su análisis; de todo se 
labró actas por triplicado; el triplicado queda a cargo del comercio para contraprueba, el duplicado acompaña las muestras y el original 
cree que queda para Bromatología; esa fue la tarea  realizada el día jueves; al día siguiente salió de rutina con su compañero Aimar y a 
media mañana llamó por teléfono Parodi informándole que tenían que ir a la avenida Uruguay, que iba a ir personal de Bromatología y de 
Salud de la Provincia, tenían que ir a labrar las actas que los organismos mencionados iban a hacer; así lo hicieron; había funcionarios de las 
citadas áreas, colaboradores, laboratoristas; la razón fue que habían aparecido más personas enfermas y por eso Bromatología y Salud 
tomaron intervención. Hicieron toma de muestras de lo que se encontró, siempre hubo muy buena predisposición de los empleados, como 
de Jamad, todos abiertos a solucionar la situación; también se hizo presente en el lugar el distribuidor de la harina de Molinos Cañuela 
porque ya no se sabía por dónde tomar la cuestión, ya el producto no era solamente la pizza, sino también panificados, ya no era un 
problema bacteriológico, sino uno distinto. El distribuidor de la harina pidió permiso para hacer también él toma de muestras, se lo 
autorizó y sabe que la remitió a Molinos Cañuela para que allí la analizaron. Eso fue el día viernes, no sabe a quién le pidió permiso, pero 
sabe que se llevaron muestras porque se había intervenido la harina; se labraron las actas, regresaron a Bromatología municipal dando 
parte de todo lo ocurrido; el sábado fue a trabajar, también el Dr. Parodi, llamó un Ingeniero por teléfono desde Pigüé, cree que de 
apellido Simón, diciendo que tenía urgencia de hablar con su jefe (Parodi), que le habían llegado las muestras y que repitieron dos veces la 
prueba con los reactivos y que el problema que estaban teniendo era que había presencia de Bromato; no sabe muestras de que se llevó el 
distribuidor y que envió a Molinos Cañuelas. Agrega que el día lunes siguiente, a la mañana temprano, llegó José María Jamad al 
Departamento de Bromatología, habló con su jefe y cuando aquél se retiró, le pidieron que fuera nuevamente al local de la Avda. Uruguay 
porque se había encontrado una sustancia que podría ser la causante del problema y que tenían que retirar los envases para resguardar las 
muestras; concurrieron a ese lugar pero no pudieron utilizar los envases, la sustancia estaba dentro de una bolsa, era blanca, cristales 
sólidos; se hicieron las tomas de muestras por triplicado pero no había envases cerrados, la bolsa que refirió estaba dentro de un tarro que 
tenía la inscripción de un gel para pintar facturas, no era un producto que se correspondía con el envase, no había ningún envase de ese 
producto cerrado; ese lunes por la tarde se clausuraron, no sabe si todos los locales de Jamad ó algunos. El Diario Textual comentaba que 
existió un error en el uso de esa sustancia, que en apariencia era bromato y que se había usado como si fuera sal y que era la causante del 
problema que había tenido la gente. La harina no tenía bromato, los productos panificados eran los que contenían esa sustancia; no tiene 
precisión sobre cuáles fueron los productos que contenían bromato, era lo que se decía pero no lo puede aseverar. Inmediatamente 
después no hubo otras actuaciones, sí que se llevaron muestras a un laboratorio de Bahía Blanca que se llama IACA, para confirmar la 
presencia de bromato. Respondió que las muestras tomadas el día  lunes se las entregó al señor Parodi y no sabe a dónde fueron enviadas 
y que no vio en qué condiciones y como el distribuidor Maldonado retiró las muestras qué se llevó. Agrega que en cada caso hay que hacer 
una evaluación de la situación, de la problemática y sobre esto decidir, en este caso se tenían datos muy puntuales, no se sabía cuántas 
personas estaban involucradas, ni qué producto habían consumido. Explica que el bromato es un mejorador que hace la masa de pan leve 
mejor y tenga una corteza más crocante; no es el caso de la pizza. Dice que se inició la investigación pensando que el problema estaba en la 
muzzarella; que presumió que Parodi tenía mucho más conocimiento del procedimiento y era quien se contactaba con Bromatología y 
Salud de la Provincia y que habría tomado las medidas que estimara correctas; que la prioridad es la salud de la gente. Por último, refiere 
que si existe una denuncia y ésta se confirma como inspectores tienen que actuar.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐  
‐ ‐ ‐ ‐El testigo Rubén Esteban Aimar, en la Audiencia de Debate, relató que fue Inspector de Bromatología de la Municipalidad; recibía 
ordenes del señor Parodi, quien lo mandó junto con Silvia Ricciardi a "La Posta" a sacar unas muestras, cree que de muzzarella, las que 
enviaron al laboratorio de la Provincia; luego les dijeron que tenían que ir al "Abuelo Julio" porque la mercadería que se vendía en "La 
Posta" se elaboraba allí; fueron a ese lugar y efectuaron muestras de agua y de harina; al día siguiente volvieron y se intervino la harina, la 
que podría contener bromato; que sólo sabían que había gente intoxicada por el consumo de pizzas; tomó intervención personal de 
Bromatología y de Salud de la Provincia. Todas las muestras se llevaron al laboratorio y como a los tres días, según cree, se sacó una 
muestra de un balde en el que había un producto envuelto en una bolsa que estaba en la panadería, posteriormente se enteró que en esa 
bolsa había sal y bromato, esa fue la última muestra que sacaron; en horas de la tarde supo que se clausuraron los negocios de Jamad; 
explicó que se sacaron muestras los días 6 y 7 y las llevaron personalmente él y Ricciardi, precintadas, al laboratorio de la Provincia. Explica 
que las muestras se colocan en una bolsita de nailon, se labraba un acta y se le colocaba el número en el precinto; la muestra que luego 
supo era de sal y bromato, se hizo de la misma manera y fue entregada a Parodi; dicha bolsita a veces se cierra con un nudo y se aprieta 
con el precinto y no se abre.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En el Debate la testigo Graciela Cristina Borges, relató que es empleada de 
Bromatología Provincial; que participó en una inspección en la panadería "El Abuelo Julio", con gente de Epidemiología, que es la Dirección 
a la que ella pertenece; cree que esto ocurrió el día 07 de enero de 2.011; que entraron al local y se efectuó una toma de muestras de 
algunos productos, los que luego se llevaron algunos al laboratorio IACA de Bahía Blanca y otros a Bromatología de la Provincia; en cuanto 
al resultado de los analisis de las muestras no los vio, porque eso lleva un tiempo, eran muestras de harina de bolsas cerradas, se hizo un 
muestreo, se intervinieron todas las bolsas que  había y de algunos mejoradores, estaban identificados así con un rótulo pero no sabe qué 
eran. Respecto a los resultados, recordó que en cuanto a las muestras de harina y de mejoradores, dieron negativos; esa fue su única 
intervención; que se siguieron recibiendo muestras que venían de Epidemiología y de Bromatología municipal, participó en el envío de 
ellas; que se trabajaba en forma conjunta con Bromatología Municipal, porque los jefes se habían puesto en contacto; que el día jueves 6, 
habló en forma telefónica con Parodi. Explicó que Bromatología Provincial depende de la Dirección de Epidemiología de la Provincia; no 
sabe si su Departamento había considerado esto como una epidemia; que el señor Parodi le requirió su concurrencia a la panadería; 
conversó con Parodi para avisarle que irían a la panadería "El Abuelo Julio" y si podía ir alguien de la Municipalidad para trabajar en 
conjunto; se le preguntó a la testigo, en un orden jerárquico funcional, quién interviene en primer término; y respondió que de 
Bromatología Provincial conoce que si es en el ejido municipal y más teniendo Bromatología Municipal, debe ser éste organismo el que 
interviene; en casos de municipios que no cuenten con Bromatología, colaboran con esos municipios;  también se suele trabajar en 
conjunto con Bromatología municipal, en casos que existan intoxicaciones. Con relación a las muestras que se enviaron al IACA, se llamó a 
ese lugar varias veces, en una oportunidad lo hizo ella y el Jefe de ese laboratorio le pidió que le indicaran, cuando mandaran las muestras, 
que es lo que se buscaba; se mandaron las muestras porque podía ser que fueran distintos elementos y no están capacitados por falta de 
aparatología a realizar ese tipo de análisis, por eso se enviaron al IACA. En caso que diera positivo para bromato, se tienen que mandar las 
muestras al Instituto Nacional de Energía Atómica para su confirmación, debido a que pueden dar como resultado falso positivo; en este 
caso se enviaron directamente al IACA. Dice que no recuerda que sucedió respecto del bromato, no intervino en la toma de muestras; 
solamente tomó muestra de harina y los productos identificados como mejoradores.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En la Audiencia de Debate, el testigo Claudia 
Gabriela Elorza, explicó que hay varios mecanismos por los que se pueden enterar de estos sucesos; en este caso fue por llamados 
telefónicos de médicos que atendieron casos de gastroenteritis y que habían consumido comidas de un comercio en particular. Se produjo 
porque la gastroenteritis es de comunicación obligatoria y más cuando puede tratarse de un brote epidemiológico; al ser notificados tienen 
la obligación de actuar para poder confirmar o no que se trate de un brote; el estudio del brote tiene una metodología basada en el 
método científico, con pasos a cumplir, en principio para conocer la fuente de infección, detectar la búsqueda activa, con la finalidad de 
evitar que se produzcan más casos y detectar los que se produjeron, hacer recomendaciones a Organismos que estén involucrados de 
alguna manera en el brote y a la comunidad en general para generar mecanismos de control y cuidado; que comenzaron a investigar los 
casos que les fueron comunicados, cree que la primera semana de enero de 2.011. Explicó que se conforma un equipo, se da intervención a 
Bromatología Municipal, se avisa de lo que está ocurriendo, de hecho en uno de los casos de toma de muestras lo hicieron en conjunto; 
 separaría por una parte la actuación que hace Salud Pública con el fin de cumplir con los objetivos ya dichos y por otro lado a Bromatología 
que hace a los aspectos legales en relación a los comercios; que ellos actúan al enterarse y ante sospechas; se trata de comprobar las 
sospechas y se avisa a las otras partes para que puedan actuar dentro de su accionar diario; quien tiene que tomar medidas preventivas 
para que esto no se propague es la Municipalidad en caso de tener Bromatología, caso contrario va su Organismo directamente; se forma 
un equipo para trabajar en forma conjunta. Agregó que se efectuó un informe preliminar para que tomaran conocimiento las autoridades, 
medios, población en general y los organismos que intervienen. El Ministro elevó una nota al Intendente para que siguiera con su cadena; 
su función llega hasta notificar a su autoridad inmediata superior para que ellos continúen con el protocolo; se hacen las notificaciones 
para que cada organismo implicado en esa situación actúe de la forma necesaria para limitarlo, porque no tienen ingerencia sobre esos 
organismos; se pueden tomar diferentes medidas, todas las que considere necesarias el organismo encargado. En lo que hace a este caso 
en particular, desde el punto de vista técnico, puede decir que conformaron un equipo dentro del cual intervino Bromatología Provincial y 
Municipal, recordó que fueron en forma conjunta en una oportunidad a hacer tomas de muestras; en otras oportunidades el municipio 
tomó muestras y las derivó a Bromatología Provincial para que hiciéramos los análisis o las enviáramos al IACA, había muestras de harina, 
de facturas, de maza de pizza; recordó que algunas muestras enviadas al IACA dieron negativas para bromato; dijo que tenían dos hipótesis 
respecto a la producción de los síntomas, podían ser la presencia de toxinas bacteriológicas o la de bromato; algunas muestras de 
productos elaborados dieron positivo para el bromato; fue el municipio el que decidió clausurar los locales donde se tomaron esas 
muestras, es precisamente una de las medidas que se deben tomar; la clausura fue días después del 07 de enero, cree que pasó un fin de 
semana y a la semana siguiente se dispuso la clausura. Se le pregunta a este testigo si la clausura de un local en forma preventiva debe 
hacerse en forma inmediata o esperar el resultado final de los analisis de las muestras; responde que es discutible, debería hacerse lo que 
es beneficioso para toda la población con la aplicación de algunos aspectos legales; que en Epidemiología se trabaja siempre en base a 
sospechas, no se espera el resultado, a los efectos de evitar una propagación. Relató que los resultados que dieron positivos para el 
bromato los hizo el IACA, no recordó la fecha pero el resultado no fue dado en forma inmediata porque lleva un tiempo; de la encuesta 
para saber si es un brote se tiene en cuenta si es un número inusitado de casos  para un evento en un momento y lugar determinado y en 
este caso tenía un nexo epidemiológico, a medida que se va "afinando la puntería" la encuesta va cambiando, una de las finalidades era 
saber dónde se había originado; en este caso fue para determinar en qué momento se había producido y el nexo epidemiológico; con la 
encuesta se intentó diferenciar las que entraban o no dentro del caso, las que no entraban en el resultado no estaban dentro del brote; se 
determinó con 81 personas encuestadas, las que van agregando condimentos a sus relatos. Ya se había determinado que había un nexo 
epidemiológico común, algunos fueron determinados como "casos" porque presentaban los síntomas en un periodo de tiempo; los 
síntomas eran dolor abdominal, algunos con diarrea, sin fiebre, algunos con vómitos, lo más sugerente era que no había fiebre y que se 
producían en forma casi inmediata, a las pocas horas de haber consumido; se resolvieron en forma muy rápida; se dejaron de producir 
luego del seguimiento, después del 10 de enero en que no tuvieron más reportes de casos. Construyeron la definición de "casos" y esas 81 
personas encuestadas entraban en esa definición; algo más de veinte personas no entraron, no recuerda por qué motivos. Que cincuenta y 
siete personas tenían en común síntomas de gastroenteritis y nexo epidemiológico, acompañada o no de dolor abdominal o fiebre; algunas 
habían ido al médico y otras no, se llamó a algunas que fueron notificadas por médicos que lo comunicaron y se les preguntó si conocían a 
otras personas que pudieran haber tenido los mismos síntomas; es una hipótesis, las conclusiones se hacen después. Indicó que al 
momento en que tenían dos hipótesis de trabajo, y el estudio del brote insume una discusión constante, a medida que se van tomando las 
muestras y sus resultados, el equipo va haciendo deducciones, no puede precisar la fecha en la que recibieron los resultados; los días 6 y 7 
recién se estarían enviando las muestras, se estaban por iniciar los estudios; recuerda que ante la ocurrencia de este hecho, 
inmediatamente se conformó un equipo con Bromatología Municipal y se trabajó en forma conjunta;  reconoció que recibió una llamada el 
día 7, donde le informaban sobre una alerta epidemiológico; no recordó haber hablado con Parodi, ni con otros funcionarios; que ese 
mismo día se reunieron en la casa del Intendente. Dice que si el municipio tuviera un área de epidemiología, tendría que intervenir la 
Municipalidad, pero no hay Salud Municipal;  solo existe en el Ministerio de Salud de la Provincia; las acciones que tienen que ver con salud 
las iniciaron desde Epidemiología Provincial, en cuanto a Bromatología lo inicia la Municipalidad, el objetivo es trabajar en conjunto, cada 
uno aporta su especificidad en la materia, el equipo técnicamente dependía de Epidemiología de la Provincia y la cara visible era la dicente; 
para dar el alerta alcanza la sospecha, porque se llegaría muy tarde si se hiciera sobre casos confirmados, para todos los eventos 
transmisibles que pueden tener una fuente de transmisión común. Refiere que como Directora de Epidemiología cumplió con poner en 
conocimiento la existencia de un brote epidemiológico para que desde la Municipalidad tomaran las medidas que fueran necesarias, la 
clausura no es competencia de su área, desconoce quien la tiene que hacer; como técnica, su función era informar lo que se había 
investigado; no es su competencia decirle a tal o cual persona lo que tenía que hacer, cada uno en el equipo sabía lo que tenía que hacer y 
la competencia que tenían, todo en función de proteger a la población.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐La testigo Rosa 
Parra Segura,  en el Debate manifestó que fue empleada de Bromatología de la Municipalidad, recordó haber realizado analisis de 
muestras de una panadería, cuando pasó el episodio estaba de licencia; cuando retornó el día 10 de enero, a las 13:00 horas,  hizo un 
análisis de una muestra de un "criollito" que dio resultado positivo para la presencia de bromato; es decir que el análisis lo hizo en horas de 
la tarde; respondió que el bromato directamente tiene que estar ausente en productos alimenticios, por eso el analisis era cuantitativo.‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐El testigo Luis Alberto Ottavianoni, en la Audiencia relató que en un momento en que estaba de 
vacaciones ‐primeros días de enero del 2.011‐, lo convocaron al laboratorio porque había un cuadro de intoxicación alimentaria, que la 
mayoría de estos casos suele ser de origen bacteriano; que la bioquímica Elorza era la  jefa al hacer una intervención en el rubro panadería 
y tenían que ir a actuar; en ese momento decidió quedarse en el laboratorio porque no sabían con qué se iban a encontrar y de esa manera 
ir preparando los medios de cultivo; la señora Borges había ido a hacer la intervención. Recibió muestras de distintos alimentos traídos por 
gente de la Municipalidad con quien se inició un trabajo en conjunto y procesó muestras de agua, de muzzarella y de masa; les hizo el 
analisis bacteriológico; la señora Cepeda hizo las pruebas de presencia de químicos. Agregó que luego se mandaron las muestras al IACA; 
desde el punto de vista bacteriológico en algunas muestras halló indicadores de la presencia de bacterias patógenas que no es normal que 
estén presentes; luego se determinó que los hechos eran producidos por cuestiones químicas; de todos modos, no pueden estar presentes 
las bacterias; que encontró staphilococus en una de las muestras, cree que masa o muzzarella; aclaró que en caso de estar presente un 
microorganismo poliforme es indicador de probabilidad de que haya algún patógeno; los informes que efectuó se los pasó al Ingeniero 
Rodríguez y éste a la bioquímica Elorza que era la Jefa de Epidemiología; que en estas muestras, según figura en los informes presentados, 
no había microorganismos que pudieran ocasionar un cuadro de intoxicación alimentaria; que el agua no era apta para consumo humano, 
era de depósito de un tanque de agua, que si bien viene por la red, a veces depende de las condiciones en que se encuentre el tanque; a 
veces las canillas de entrada por el manoseo de las personas que lo usan, pueden tener microorganismos; había una mayor cantidad que la 
permitida de microorganismos. Dice que cuando el Código Alimentario establece que alguno de los indicadores están sobrepasados, el 
alimento no es apto para el consumo. Explicó que la muzzarella no era apta para el consumo por la presencia de los microorganismos 
productores de intoxicaciones alimentarias, era un microoganismo patógeno (ver informe de fs. 143); en cuanto al resultado de la muestra 
de masa, también el análisis le dio positivo, por eso dice que no es apto para el consumo humano; pueden producir vómitos, diarrea y 
afecta más a los niños; los microorganismos se generan en la materia fecal, porque están en los intestinos de los animales o vertebrados, 
pueden estar en las manos del operador, o en alguna parte del camino que realizan. Hay staphilococus con toxinas que la temperatura no 
los afecta.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐La testigo Luciana Carla Ruiz, dijo que al momento del hecho trabajaba en la 
tienda "Ver" en calle 9 de Julio de esta ciudad; estaban trabajando, fue a la panadería "Crocante" a comprar a media mañana unos 
criollitos; después del mediodía cuando llegó a su casa, se le bajó la presión, tuvo náuseas, diarrea, se acostó y cuando se levantó tuvo que 
ir a un médico porque se sentía muy mal, al médico fue después de unas cuatro horas, el profesional le dijo que tenía gastroenteritis, habló 
con sus compañeras de trabajo y estaban igual; el doctor le preguntó qué había consumido y le contó lo de los criollitos, a los que les sintió 
un gusto raro porque todos los días los consumían; ese malestar le duró tres días, desde el día 5, tuvo vómitos, estuvo muy mareada; no 
volvió a comprar allí; consumieron la dicente y sus dos compañeras, Romina y Agustina, que le comentaron que tenían los mismos 
síntomas. De Bromatología fueron dos personas y les preguntaron qué habían  comido y dónde lo habían comprado; tomaron muestras de 
los criollitos que habían quedado y se retiraron; no recordó si el médico le comentó que había otras personas con los mismos síntomas; 
estuvo en reposo dos días y cuando volvió a trabajar fue que el personal de bromatología se constituyó en la tienda y retiraron las 
muestras que estaban en una bolsita. Aclaró que ella trabajaba en el turno tarde, pero ese día reemplazaba a una compañera en el turno 
de mañana; no recordó quien compró los criollitos ese día.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐La testigo Claudia Romina Zamora Muñoz, relató que trabajaba en la 
tienda "Ver" en la calle 9 de Julio y siempre con sus compañeras desayunaban y compraban unos criollitos en la panadería "Crocante", 
comieron como todas las mañanas y al mediodía se sintió mal, no se podía mantener de pie por el dolor abdominal, se sentía muy mal. A 
las tres de la tarde le comentó a su mamá que se encontraba muy descompuesta pero igual fue a trabajar, entraba alrededor de las cuatro 
y media a cinco; la dejaron retirarse porque estaba muy descompuesta y fue al Hospital Evita, la revisó un médico y le dijo que hiciera 
reposo por tres días y que si seguía así concurriera de nuevo al médico, pero igual fue a trabajar, le dieron un certificado médico sobre el 
reposo; el dolor de estómago le duró unos cuatro días, pero comía algo y enseguida se descomponía, era una sensación rara. El médico le 
dio gotas de Reliverán, unas sales y le recetó inyecciones para que se le fuera la diarrea. Los malestares le duraron cuatro días. Personal de 
Bromatología concurrió al negocio, tenían unos criollitos dentro del tarrito de la basura que no se había sacado y se los llevaron; no 
recordó qué día fue ese personal.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Prestó declaración 
testimonial Alejandra Beatriz Milla, quien en el año 2.011 trabajaba en la panadería "El Abuelo Julio", hacía dos años que estaba allí y 
continuó haciéndolo hasta el 2.012; su función era de encargada de recibir materia prima en el depósito donde estaba la mercadería; el 
señor Jamad casi todos los días, de mañana, frecuentaba el local, miraba, veía lo que recibía ella y qué hacía, igual con los demás 
empleados; había un encargado, Osmar Olmos, la dicente recibía la mercadería y le rendía cuenta de ello al nombrado; Jamad le 
preguntaba qué era lo que hacía falta y luego hablaba con el encargado, hacían los pedidos y la dicente los recibía; Jamad no tenía relación 
directa con la elaboración de los alimentos que se  hacían en la panadería; aclaró que también fue cajera del negocio; la mercadería que 
recibía era harina, dulce de leche, jalea, manteca, sal. No usaban bromato para la elaboración de ningún producto. Respecto de la 
producción de alimentos, Jamad los supervisaba, miraba a los empleados para ver cómo trabajaban, era común que se presentara en el 
depósito, la oficina central en ese momento estaba en la panadería "El Abuelo Julio"; la producción se concentraba en ese local y de allí se 
despachaba a las distintas panaderías. Un día uno de los panaderos de la sucursal "Crocante" ‐Claudio Armata‐, le pidió que le mandara un 
tarro de jalea, cree que un mes antes del problema; al otro día la llamó a la mañana y le dijo que le había mandado un tarro con sal, 
contestándole la dicente que no podía ser porque el tarro que le había mandado estaba con el precinto y todo; al día siguiente aquél 
empleado devolvió el tarro que le había mandado y el chico del transporte lo dejó en la cuadra grande donde se preparaban los criollitos y 
los bollos de pizza, es decir todo lo salado. Ahí fue donde la deben haber utilizado como sal porque dentro de esos tarros de jalea se 
fraccionaba la sal que venía en bolsas mucho más grandes. El tarro tenía la etiqueta con la marca de la jalea, cerrado uno lo miraba y era de 
jalea, pero luego tenía sal y bromato. Se enteró de la existencia del bromato cuando a los días empezaron a caer gente descompuesta y 
empezaron a probar distinta mercadería para ver qué podía ser. El encargado Sr. Olmos hizo una prueba, puso ese producto en una 
cuchara, lo desparramó, le acercó fuego y se encendió, dicen que es inflamable. No tiene conocimiento de cómo es el bromato pero dicen 
que es igual que la sal. Cuando el panadero de la sucursal devolvió al tarro, la dicente no estaba. No supo quién utilizó ese tarro con su 
contenido como si fuera sal. Cada empleado tenía sus turnos y sus horarios, había panaderos a la mañana que hacían cierta mercadería y 
otros elaboraban otros productos. No tiene ninguna hipótesis de cómo llegó esa sal; no sabe como llegó esa sal al local; Claudio Armata es 
el nombre del empleado que devolvió el envase de jalea porque dijo que era sal. En ningún otro momento vio esa lata; afirmó que trabajó 
cuatro años en la panadería y muy pocas veces fueron inspectores de Bromatología al local. Aclaró que cuando Armata le mandó la lata de 
jalea, la mandó cerrada y  precintada. Al hacerle notar en la audiencia que anteriormente no había declarado nada sobre el recipiente que 
ahora mencionó, dijo que en ese momento no lo mencionó porque no sabía que era sal, después lo supo; ella creía que había mandado un 
tarro de jalea. Agregó que la relación laboral duró alrededor de cuatro años, desde el 2.008 hasta el 2.011; además, aclaró que cuando 
declaró por primera vez nadie le preguntó sobre la existencia de un tarro con sal y bromato.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐La testigo Sol Andrea García, en la Audiencia declaró que trabajó en el "Abuelo Julio" desde principio de 2.011, hasta principio de 2.012; su 
función era de cajera y posteriormente cajera y supervisora en ese local y en todos los negocios porque rotaban a los empleados. Como 
supervisora se ocupaba de ver que en todos los negocios hubiera una buena limpieza, que las chicas estuvieran presentables; en enero de 
2.011 estaba trabajando como supervisora en "El Abuelo Julio" y también como cajera, aunque no permanentemente porque también iba 
a los otros negocios. El Sr. Jamad iba frecuentemente al local, todos los días o casi todos; él tenía su oficina en la parte de arriba, no 
participaba en la elaboración, el encargado de la cuadra era el Sr. Osmar. Para la compra de mercaderías, insumos, los proveedores 
trataban con Osmar, a los proveedores les pagaba el Sr. Jamad en su oficina. En el lapso en que estuvo trabajando allí, tomó conocimiento 
de que había algún producto elaborado que podía contener una sustancia que provocó intoxicaciones, en el mismo momento en que 
sucedieron, ese mismo día les dijeron que algo estaba pasando, que se habían descompuesto algunas personas por algo que  habían 
consumido del local, sentíamos un olor raro, se pusieron a trabajar en la búsqueda de qué podía ser, se sentía un olor fuerte a cloro. No 
recordó con precisión pero se paró toda la producción para ver si se encontraba algo; luego encontraron un tarro que contenía una sal, 
parecía una sal entrefina, en un tarro de plástico que generalmente contiene una jalea, esa especie de sal estaba en contacto directo en el 
tarro. Al final encontraron que en esa sal había bromato. No le consta que alguna vez se utilizara bromato en la elaboración de algún 
producto, incluso ni sabía hasta los hechos qué era el bromato. Agregó que en su tarea de coordinadora,  sus informes se los pasaba a José 
María (Jamad), recorría los locales para ver que estuvieran bien, presentables, que fuera buena la atención, saber qué necesitaban de 
mercadería, trataba de resolver cualquier problema que surgiera; en la producción o elaboración no tenía ninguna función. Explicó que 
está el local comercial, una puerta que comunica con la primera cuadra, luego una escalerita que sube a la oficina de Jamad, después una 
cuadra de producción más chica donde se elaboraban medialunas, criollitos, bollos para pizza, las cosas saladas. En ese momento la 
encargada del depósito era Alejandra Milla, recibía la mercadería de los proveedores y distribuía la materia prima a la misma panadería y al 
transporte que a su vez las llevaba a los demás locales. Por lo que se habló en ese momento, en "Crocante" donde se cocinaban facturas, 
no se elaboraban, el panadero solicitaba los insumos como jalea para ese producto. Se lo enviaron y cuando abrió el tarro lo devolvió 
porque contenía sal y así llegó a "El Abuelo Julio", como estaba cerrado el depósito quedó en la puerta de ese depósito. Una de las cosas 
que hizo Osmar fue hacer una prueba de poner un poquito arriba de una mesa y le acercó la llama de un encendedor y prendió fuego, por 
eso Osmar (Olmos) dijo que era bromato; afirmó que nunca conoció al Defensor que la interroga.  Manifestó que en su declaración anterior 
no dijo nada de lo que hoy expuso en cuanto al tarro de jalea, porque se limitó a responder las preguntas que le hacían y si le preguntaron 
eso, lo tiene que haber dicho. Manifestó que se frenó la producción en forma inmediata cuando se supo que estaba pasando algo; no se 
elaboró e incluso se sacaron productos del negocio como criollitos, medialunas, la dicente participó de eso, no recordó exactamente la 
fecha.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En la Audiencia el testigo Raúl Antonio Navarro, refirió que hace unos treinta 
años que trabaja con Jamad, hace pan, facturas, pan de miga, criollitos, siempre en el local "El Abuelo Julio"; Jamad iba casi todos los días al 
local para mirar e ir a su oficina que está ahí mismo; ahora no hay ningún encargado, pero en el 2.011 estaba Olmos. De la compra de los 
insumos se encargaba Osmar Olmos y los recibía la chica Milla y los pagaba el señor Jamad en la oficina. Sabe que hubo una equivocación 
en el tarro que se usaba para la sal y que decía jalea. La sal se compra por bolsa y cuando hay un tarro con tapa y todo la fraccionan en esos 
tarros. Posteriormente tomaron conocimiento que no era sal. No se supo quién la puso allí, pero sí que primero el tarro fue a "Crocante" 
siendo el envío de jalea, estaba cerrado, a los días ese tarro fue devuelto porque no contenía jalea sino sal y por eso quedó para ser 
utilizado como sal. Luego el Sr. jamad llevó su contenido para que lo analizaran, no sabe a dónde. Nunca se usó el bromato en la panadería, 
se utilizaron otros aditivos. La materia prima se guarda en un depósito que está ubicado en la panadería "El Abuelo Julio", puede entrar 
cualquier empleado pero hay una persona que es la encargada. El lugar donde trabajaba está organizado en dos cuadras. Se enteró de que 
el problema estaba en la sal porque Osmar (Olmos) hizo una prueba de acercarle fuego y se encendió, ahí supimos que era bromato. Se usó 
en la panera chica que está atrás, se usó para criollitos, salados en general, vio la lata pero siempre pensó que era sal, la utilizó el mismo 
declarante en la creencia de que era sal, también la utilizó otro panadero ‐Cacho Owel‐. La utilizaron unos dos días. Apenas se enteraron 
del problema se paró toda la producción, se probó la harina, todo, pero no era eso, Osmar por ejemplo se descompuso, tenía acidez, se 
notó algo raro en el gusto y olor a feo, en la textura del producto terminado no se notaba nada, parecía que estaba todo bien; a la vista y al 
tacto el producto era sal.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Asimismo, durante del plenario se dispuso la incorporación por lectura de 
las siguientes testigos: Laura Pamela Cepeda (fs. 165/166) en la etapa inicial relató que es empleada de Bromatología Provincial, 
desempeñándose en el Laboratorio, más precisamente en el área de Físico‐Química. El día jueves 6 de enero, personal de Bromatología de 
la Municipalidad de Santa Rosa les llevaron una muestra de pan de salvado y de harina. El mismo día comenzó con la tarea de analizar la 
harina finalizando el análisis el día 7 de enero, que dio resultado negativo respecto a la presencia de bromato. En la misma fecha, sus 
compañeros fueron al comercio "El Abuelo Julio" y retiraron muestras , una bolsa de harina, mejoradores de harina, no recordando otros 
productos. El día sábado 8 de enero hizo análisis de los mejoradores retirados el día anterior dando resultado negativo. El lunes 10 se 
enviaron muestras al IACA, menos los mejoradores. Ese Instituto halló bromato en exceso en las muestras, no así en la de harina. Aclaró 
que en el Laboratorio de Bromatología de la Provincia se puede detectar la presencia de bromato, pero no la cantidad, ya que se trata de 
un análisis cualitativo. La harina naturalmente puede contener bromato pero tiene que ser en un porcentaje "inferior a 18", por eso 
cuando da menos de 18 es negativo, lo que está prohibido es el agregado.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐La testigo Patricia Fernanda Casagrande (fs. 257/259) en la etapa instructoria relató que conoce a José María Jamad desde abril 
del año 2.008, porque empezó a trabajar como empleada de él en la panadería "El Abuelo Julio" donde realiza tareas administrativas. 
Agregó que Jamad concurría en oportunidades tres veces por semana y en otras todos los días, eso le consta porque trabaja en la misma 
oficina que él. Dentro del local, él realizaba tareas administrativas, pago a proveedores, recaudación de fondos y tareas de gestión pero 
casi nunca estaba en el lugar de la elaboración, sino que iba a la oficina y allí se reunía con los encargados de cada área. Las compras de 
materias primas para uso del comercio las realizaba Osmar Olmos quien todos los días le alcanzaba los remitos con los precios para que los 
controlara y las cantidades y Alejandra Milla y Alicia Romero, dos empleadas, eran las encargadas de recibir la mercadería; ellas le 
alcanzaban las facturas de las mercaderías que recibían para proceder con el control de precios. En lo atinente a la preparación de los 
productos elaborados en la panadería, recordó que eran los empleados que en ese momento eran alrededor de veinte, aunque no pudo 
especificar qué tarea hacía cada uno; el encargado de decir qué tareas se iban a realizar y de la distribución del trabajo, era el señor Olmos. 
Reiteró que José María Jamad realizaba tareas administrativas y no participaba en la elaboración de los productos. En ese comercio hay 
personas asignadas para la elaboración, para el depósito y para la supervisión; allí no se utiliza bromato y le consta porque nunca recibió 
una factura por compra de ese producto y además, que en el local se tienen en cuenta los lineamientos que ordena la ley respecto a la 
seguridad de higiene para la producción de alimentos; y desde que presta servicios en ese comercio nunca antes habían tenido problemas 
de intoxicación. Recordó que durante todo el día se elaboraban productos alimenticios porque veía a los empleados hacer sus tareas. Fue 
interrogada sobre qué actitud tomó su empleador cuando se detectó el problema por el consumo de alimentos y respondió que Jamad 
estaba preocupado, no sabía lo que estaba pasando y afirmó que le consta porque lo vio; la denuncia la efectuó el señor Osmar Olmos y la 
razón era para determinar quién había introducido bromato en la panadería, para ver si había sido un sabotaje. Por último aclaró que las 
encargadas de la comercialización de los productos son las empleadas, quienes a su vez son supervisadas por Sol García.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐En lo atinente al coimputado Angel Carlos Parodi, en la discusión final, prevista en el artículo 365 del Código Procesal Penal, el Sr. Fiscal 
de Cámara Jorge Marcelo Amado, tras hacer un pormenorizado análisis de la prueba no mantuvo la acusación por el delito de 
incumplimiento de los deberes de funcionario (Art. 249 última parte del C.P.) por la que fue requerido a juicio el imputado de autos 
solicitando su Absolución.‐ ‐ ‐ ‐ ‐Teniendo en consideración la falta de acusación por parte del órgano titular de la acción, el Tribunal 
considera adecuado recrear lo sostenido por el Superior Tribunal de Justicia de esta Provincia en los autos: "BELUZZO, Oreste s/ Recurso de 
Casación", Expte Nº 119/04 (Registro del S.T.J., Sala B, en fallo de fecha 2/09/05. En cuyo fallo, referencia el pronunciamiento de la Corte 
Suprema de Justicia de la Nación, en autos: "MOSTACCIO, Julio Gabriel s/ Homicidio Culposo", en el que remite a los fundamentos del Fallo 
"Cáceres, Martín  H. s/ Tenencia de arma de guerra" del 25/09/97, que deja de lado el precedente Marcilese y retorna a la doctrina 
anterior, en donde expresó que :.. ‚ esta Corte tiene dicho reiteradamente que en materia criminal la garantía consagrada por el art. 18 de 
la Constitución Nacional exige la observancia de las formas sustanciales del Juicio relativas a la acusación, defensa, prueba y sentencia 
dictada por los jueces naturales...Que en el sub lite no han sido respetadas las formas, en la medida en que se ha dictado sentencia 
condenatoria sin acusación. En efecto, dispuesta la elevación a juicio..., el fiscal durante el debate solicitó la absolución del imputado... y, 
pese a ello, el Tribunal de Juicio impuso la condena recurrida, lo cual pone al descubierto una transgresión a las garantías constitucionales 
de la defensa en juicio y el debido proceso que conducen a la revocación del pronunciamiento recurrido...".‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐El caso puesto a consideración se adecua a lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la 
Nación y el Superior Tribunal de Justicia de la provincia, y es por ello, que el Cuerpo al verificar la falta de acusación Fiscal, en garantía del 
debido proceso y la defensa en juicio, previstos en los artículos 18 de la Constitución Nacional y  13 de la Constitución de la Provincia de La 
Pampa, se pronuncia por la Absolución de Angel Carlos Parodi, de la imputación que se hiciera en el requerimiento respectivo en la 
presente causa, ello en concordancia con lo ya resuelto por este Cuerpo en casos similares.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Después de las consideraciones realizadas y aplicando los principios de la sana crítica los hechos sucedidos se 
fijan de la manera siguiente: Entre el  3 y el 10 de enero del año 2011, las autoridades de la Subsecretaría de Salud Pública, a través de la 
Dirección de Epidemiología, ambas del Gobierno Provincial, toman intervención como consecuencia de un brote epidemiológico ocurrido 
entre las fechas mencionadas que afectó a un número significativo de personas (ochenta y uno) que sufrieron malestares intestinales, que 
fueron identificadas sin llegar a ser su estado general preocupante y no realizando las personas afectadas denuncia alguna de lo sucedido. 
Todas ellas habían ingerido alguna de las mercaderías que se elaboraba en la panadería y confitería Abuelo Julio, ubicada en la Avenida 
Uruguay y Perón de esta ciudad, y que se distribuía en las distintas sucursales o negocios propiedad del señor José María Jamad. En el 
operativo que se realizara intervino también el Departamento de Bromatología de la Municipalidad de Santa Rosa, cuyo jefe era el Dr. 
Angel Carlos Parodi, organismo que mancomunadamente con la Subsecretaría de Salud, trabajaron en obtener las muestras 
correspondientes en el lugar mencionado, muestras que algunas fueron procesadas en los laboratorios municipal y provincial y las 
restantes que requerían un proceso mas complejo y elementos más sofisticados fueron enviados al IACA de Bahía Blanca. Como caso 
concreto dentro de las distintas manifestaciones producidas el 5 de enero de 2011 la señora Luciana Carla Ruiz que trabajaba en el negocio 
“Ver” cercana a la panadería Crocante, sucursal del Abuelo Julio, ubicada en la calle 9 de julio casi esquina Pico de esta ciudad, a la hora de 
desayunar junto a su compañera Flavia Romina Zamora Muñoz, concurrió a dicho establecimiento y adquirió bocaditos denominados 
“criollitos”, que ingerían con café o mate en el lugar correspondiente del negocio donde trabajaban. Pasada la hora de almorzar y en su 
domicilio la señora Lucero comenzó a sentir dolores en el abdomen y descomposturas con vómitos y diarrea que la llevaron a consultar a 
un médico que le otorgó cuarenta y ocho (48) horas de reposo como consecuencia de diarrea y vómitos que sufría y dieta líquida y 
progresiva, según consta en el certificado médico extendido a fojas 213 por el Médico Cirujano. Zamora Muñoz hizo una consulta en el 
Hospital Evita donde fue atendida por el médico de guardia Dr. Sebastián Bricchi (fs. 240/242) quien diagnosticara epigastralgia, dolor en el 
epigastrio, siendo ésta la región situada en la parte anterior, superior y central del abdomen. Los “criollitos” que adquirieran en la 
confitería Crocante propiedad de José María Jamad, contenían bromato de potasio cuyo uso ha sido prohibido desde el año 1993.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐SEGUNDA CUESTIÓN: Conforme han quedado planteados los hechos, los organismos oficiales que intervinieron en este tema lo 
hicieron el día jueves 6 de enero de 2011, tanto la Dirección de Epidemiología dependiente de la Subsecretaría de Salud Pública, como el 
Departamento de Bromatología dependiente de la Municipalidad de Santa Rosa. En efecto esa es la fecha en que la Licenciada Claudia 
Elorza recibe la notificación correspondiente de casos sospechosos de ETA (Enfermedad Transmitida por alimentos) (fojas 132), según aviso 
telefónico efectuado por Bromatología de la Municipalidad, sector que inmediatamente envío a Silvia Patricia Ricciardi y Rubén Esteban 
Aimar a retirar muestras de los productos en la confitería La Posta, propiedad de Jamad, ubicada en la intersección de las calles Avenida 
Luro y Corrientes de esta ciudad. Los nombrados empleados municipales llevaron el producto obtenido al laboratorio provincial, debido a 
que está preparado con mejor tecnología para la obtención de los resultados que se pretendían. Hasta aquí y someramente expuesto 
comienza la intervención oficial en el tema que nos ocupa, habiendo con posterioridad otras incursiones hacia el lugar afectado y otras 
tomas de muestras que se informan en los actuados que analizamos.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Antes de 
esta fecha específicamente el día anterior 5 de enero de 2011, tres señoritas compañeras de trabajo en el negocio llamado “Ver”, ubicado 
en la calle 9 de julio entre Pico y Pellegrini, como lo hacían todas las mañanas decidieron desayunar y una de ellas la señora Luciana Carla 
Ruiz, concurre a la Confitería Crocante, cercana al lugar de trabajo y propiedad del imputado Jamad, a comprar “criollitos”, para tomar con 
café o alguna otra infusión. Así sucedió y luego de finalizado el horario matutino de trabajo regresan a sus hogares y Luciana Carla Ruiz, se 
siente descompuesta, con vómitos y diarrea y decide concurrir al consultorio médico del Dr. Cornejo quien le diagnostica lo que se ha 
mencionado con anterioridad y lo que claramente figura en el certificado médico de fojas 213. También su compañera Zamora Muñoz 
concurre al Hospital Evita y obtiene el diagnóstico allí escrito por el profesional que la atendiera.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐El primer análisis cualitativo de 
bromato que se efectuara de las muestras de los criollitos se realizó en el laboratorio de Bromatología de la Municipalidad de Santa Rosa, a 
través de la Licenciada en Bioquímica Rosa Parra Segura, que en su informe  obrante a fojas 51, de fecha 10 de enero, da como resultado, 
en la Investigación de Bromatos (reacción de yoduro de potasio en medio ácido), POSITIVA, dictaminando que no cumple con lo normado 
en el Código Alimentario Argentino, por estar el producto contaminado. Art. 6 inciso a. A esta altura debemos recordar que la elaboración 
de todos los productos se realizaban en la central del Abuelo Julio, ubicado en la calle Uruguay casi Avenida Perón, por lo que los criollitos 
que se examinaron procedían de ese emprendimiento y después eran distribuidos a las sucursales que tenía el señor Jamad (Crocante y la 
Posta) y algunas otras en distintos lugares.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Además de ello de las muestras que se enviaran al IACA, Laboratorio 
Bromatológico con asiento en la ciudad de Bahía Blanca, por parte de la Municipalidad de Santa Rosa, se informó a fojas 19 del cuadernillo 
de Actuaciones Internas de la Fiscalía nº 4, con fecha 20 de enero de 2011, sobre Análisis Físico Químico de Productos Panificados, 
correspondiendo el material examinado a Facturas Varias –un envase plástico conteniendo restos varios 500 gr.‐ dando como resultado en 
lo relacionado a Bromato Cuantitativo Positivo y en lo vinculado al Bromato Cualitativo 104 ppm (partes por millón).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Las muestras de sal en un envase plástico no original conteniendo aproximadamente 100 gr, analizadas 
por este mismo instituto, enviadas también por Bromatología Municipal, y obrantes a fojas 20 del cuadernillo citado muestras que ya se 
sospechaba que tenían bromato, por las intoxicaciones que se habían manifestado en la población y por la prueba que hiciera Olmos de 
encender un fósforo a los elementos (sal y bromato de potasio) que contenía la bolsa utilizada para elaborar la masa que se hacía en la 
segunda cuadra del establecimiento principal y que ardió inmediatamente lo que demostraba la presencia de bromato, dieron como 
resultado con relación a Bromato cualitativo, Positivo y al Bromato Cuantitativo 41000 ppm (partes por millón).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Como se 
expresara en la primera cuestión ha quedado  demostrado que la enfermedad de la señora Luciana Carla Ruiz, se produjo como 
consecuencia de la existencia de Bromato en la fabricación de los criollitos que ella adquiriera en la Confitería Crocante, circunstancia 
avalada por la existencia de otras muestras con resultado positivo para este producto químico, extraídas en el local principal Abuelo Julio. 
Lo mismo ha ocurrido con su compañera de tareas Flavia Romina Zamora Muñoz, conforme lo analizado en párrafos anteriores.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐No existe duda alguna ni ha sido controvertido que el Bromato de Potasio se encontraba en el local del Abuelo 
Julio, propiedad de José María Jamad. El mismo lo ha reconocido y también los testigos que han declarado en la causa instruida y que 
observaron que el mismo se encontraba en una bolsa colocada dentro de un tarro de 10 litros de gel para facturas, que había sido enviado 
a la Confitería Panadería Crocante y devuelto por Armata que había solicitado  precisamente el gel mencionado para pintar las facturas que 
se cocinaban en ese lugar.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐A todo esto se debe hacer mención también al malestar social que 
se produjo como consecuencia de las personas que se habían intoxicado por ingerir alimentos que se fabricaban en la sede comercial que 
se ha mencionado ya que al día siguiente al que se juntaran las muestras, la Dirección de Epidemiología de la Provincia informa que sobre 
31 personas entrevistadas, 23  presentaron síntomas de vómitos y diarrea y los demás nauseas y fiebre. Las personas afectadas  y que 
habían consumido productos elaborados en el Abuelo Julio eran 81 y presentaban nexo epidemiológico con el mencionado brote de los 
cuales se tomaron 57 que eran las que presentaban síntomas de gastroenteritis.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐El uso del bromato en la panificación era corriente y 
usual, se usaba como aditivo para mejorar la presencia del producto, hasta que se descubrieron sus influencias nocivas para la salud. En 
nuestro país fue prohibido su uso a partir de 1995 en que el Ministerio de Salud y Acción Social adhiriéndose a la Resolución del Mercosur 
73/93, tomo esa determinación. El bromato de potasio no debió encontrarse en el local del Abuelo Julio, su presencia allí significaba tener 
veneno cercano a los alimentos y su permanencia en el lugar donde se fabricaban tantos comestibles era sumamente peligroso para la 
población en general. Lo cierto es que el producto químico se encontraba en el lugar y el responsable de ese lugar como propietario era 
José María Jamad, quien no solamente se ocupaba de las tareas administrativas, sino que quedó demostrado que el nombrado visitaba 
periódicamente los distintos sectores de fabricación y se interesaba en los productos que amasaban los empleados del lugar. No observaba 
el nombrado un apartamiento de los trabajos de su personal, los controlaba y se interesaba por las actividades que desplegaban. Aunque 
su oficina estaba en la parte superior del edificio, todos los días se comunicaba con su personal para saber y conocer lo que estaban 
haciendo. No era Jamad un administrador de cuentas y papeles, era un propietario de un establecimiento de sustancias alimenticias 
panificadas cuyo oficio venía de sus ancestros y el nombre del lugar de fabricación de los productos contaminados tiene que ver con sus 
antecesores que hacían lo que el en la actualidad realizaba. Era un empresa familiar con conocimiento de los productos que se hacían. No 
existía una confianza total que permitiera a sus subordinados desenvolverse como ellos querían, muy por el contrario, Jamad estaba 
encima de ellos y los controlaba porque conocía el oficio y además por la no muy grande cantidad de empleados que había le permitía 
estar a la par de ellos. No es el Abuelo Julio una empresa funcionando en un lugar donde uno no ve al otro que trabaja. Por el contrario 
están todos trabajando juntos y observando lo que el otro hace. El principio de confianza es inaplicable en estas circunstancias por los 
motivos expuestos y de existir esa confianza que se requiere, difícil hubiera sido que se encontrara bromato en el lugar.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐“El principio de confianza cede cuando existe razón suficiente para dudar o creer lo contrario, por cuando su límite se halla en 
el propio deber de observación. Es violatorio del deber de confianza cuando en el ámbito de observación, han entrado indicios de que el 
otro no se comportaba conforme lo esperado” C. Nac. Crim. y Corr. Sala V 2/6/2006. Zanardi Franco.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En parte del debate se hizo mención a la diligencia y colaboración que prestara el titular de la firma con las autoridades 
municipales y provinciales, llevando las muestras y acompañando a los que las obtenían, requiriendo colaboración de los empleados a su 
cargo y tratando de descubrir, según su óptica, quien había colocado ese elemento en su lugar de trabajo. Claro está que esta colaboración 
y trabajo se produjo cuando aparecieron las consecuencias del bromato, los brotes de enfermedad de los 81 damnificados y la intervención 
de los organismos estatales y municipales. Debemos preguntarnos cuál fue la actividad de José María Jamad antes de la fecha en que se 
produjeron los brotes, cuáles fueron las acciones desplegadas por él para evitar que el bromato ingresara en su negocio, que produce 
alimentos que consume prácticamente toda la población. Es impensable que un producto de esta naturaleza y las consecuencias que de él 
derivan circulen desde el Abuelo Julio a Crocante, vuelvan de este lugar al anterior y el producto químico quede allí sin que nadie se 
percate de él. El bromato está prohibido como lo dijimos desde 1995. Más grave aún es la situación de usarlo. El riesgo de cuidar esta 
situación de ingreso de un producto químico contaminante es del titular de la empresa, porque él es el que está al frente y no hay tantas 
posibilidades que aquél se encuentre fuera del lugar donde trabaja, porque todo se elaboraba en el Abuelo Julio, donde Jamad tenía su 
asiento laboral. ¿En qué otro local de su propiedad se podría haber producido el caso, si las otras sucursales no lo fabricaban? ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐En definitiva el Tribunal entiende que la violación del deber de cuidado por parte de José María Jamad ha sido determinante para la 
producción del resultado. Como empresario de sustancias alimenticias debió vigilar cuidadosamente la entrada de productos que pudieran 
alterar los que él fabricaba y esta era su principal y más importante tarea porque iba a permitirle su accionar en este sentido, conservar o 
aumentar la clientela de su negocio al solidificarse su condición creíble en el conjunto de bienes producidos para el consumo. Sin embargo 
optó por una actitud negligente que le impidió un ejercicio del control necesario para que ese deber de cuidado este significativamente 
cumplido. “La violación del deber de cuidado, es un componente normativo del tipo objetivo culposo. No basta que la conducta sea 
violatorio del deber de cuidado y cause el resultado, sino que, además debe mediar una relación de determinación entre la violación del 
deber de cuidado y la causación del resultado, es decir que la violación del deber de cuidado deber ser determinante del resultado” C. Nac. 
Casación Penal, Sala 2, 27/2/2003 Violatti, Osvaldo Víctor).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Algunas discrepancias surgieron en la doctrina 
respecto al tipo culposo del artículo 201 del Código Penal, al cual gira el artículo 203 del mismo texto legal, problema que surge de la 
actividad de disimular el tipo nocivo. Para autores como Gómez, Buompadre y Fontán Balestra se considera imposible formular un delito 
culposo frente a un tipo doloso, como lo hace el artículo mencionado.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐El Cuerpo participa de la postura 
de Soler que establece que en el caso del artículo 201 existirá la forma culposa si el expendedor no se percató de la calidad de lo que 
entrega por imprudencia o negligencia, como si sabiéndolo omitió alguna advertencia necesaria, sin que esa omisión constituya el acto 
deliberado de disimulación que la ley reclama para la forma dolosa (Soler Sebastián, Derecho Penal Argentino, Tomo 4 pag. 664).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En el mismo sentido Nuñez sostiene que puede haber conducta 
culposa si el disimulo exterior de la calidad peligrosa no es atribuible a una conducta voluntaria y conciente del agente, sino a su 
imprudencia, negligencia o inobservancia de los reglamentos sobre el asunto, que no le permite advertir la disimulación existente (Nuñez, 
Ricardo C., Tratado de Derecho Penal parte Especial Tº V Vol.II. Lerner, pags.125/126).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Terragni también admite el delito culposo si se omite el deber de señalar el riesgo, cuando el expendedor apresurado no 
advierte al cliente o cuando se omiten colocar los rótulos que indican la necesidad de poner atención” Terragni, Marco Antonio, El Delito 
Culposo. Rubinzal‐Culzoni, pag. 244.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Nos queda en este oportunidad, definido ya el delito 
culposo que trata el artículo  203, la forma culposa agravada que menciona la última parte del artículo citado, cuando establece que el 
hecho llevado a cabo con culpa tiene como resultado enfermedad o muerte en cuyo caso se aplica una pena de prisión de seis meses a 
cinco años.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Debemos considerar que conforme los informes de la Dirección de Epidemiología de la Provincia los 57 casos que 
se tomaron dentro del brote con posibilidad de gastroenteritis ya que las personas afectadas tuvieron vómitos, diarrea y algunos 
temperatura, causales por las cuales debieron permanecer en observación, en atención a las consecuencias que el avance de la 
enfermedad podía llegar a causarles. Entendemos que el concepto de enfermedad debe analizarse dentro de las posibilidad que da el 
Código Penal y que en este sentido y al decir de Creus la ley no hace diferencia alguna, así que de manera que cualquiera sea la especie o la 
intensidad de la enfermedad se tendrá la figura agravada (la ley no requiere las características del artículo 202)” Derecho Penal, Parte 
especial, ed. 1999, t. 2 &1556. También y como lo expresamos en partes de esta sentencia debe existir una relación causal entre la acción y 
el resultado típico, es decir el resultado debe ser el efecto de la acción efectivamente realizada por el sujeto activo y la jurisprudencia ha 
dicho que: “los extremos del delito culposo contemplados en el artículo 203, en función del artículo 201, son imprudencia, negligencia e 
inobservancia de los reglamentos y deberes, y un daño a la salud o a la muerte que deriva de estas circunstancias, es decir, la cabal 
evidencia de una relación de causa a efectos de estos elementos” (“CNCrim. Y Correc. Sala VI, 24/2/81, Marichich J.A.) (Arce Aggeo, Baez, 
Código Penal Comentado, Tº III, pag. 976). También Marco A.Terragni establece en su obra Los delitos culposos, que es a nivel de los 
magistrados judiciales donde se debe salvar con sus interpretaciones las falencias que observa el artículo 203. El Tribunal cree ajustado a 
derecho que la enfermedad no puede asimilarse a la muerte y que debe considerarse como tal, cualquier alteración de  la salud que 
produzca, descomposturas, quebraduras etc. que dificulten la actividad normal que realiza quien la sufre, merituando la pena en la 
posibilidad que brinda el artículo, 6 meses a 5 años.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐El caso de la 
señora Luciana Carla Ruiz, cuyo certificado obra a fojas 213, conjuntamente con su compañera Flavia Romina Zamora Muñoz, 
diagnosticada en el Hospital Evita con epigastralgia, son a juicio del Cuerpo enfermedades que le impidieron a la primera la concurrencia a 
su trabajo y a la segunda soportar los dolores de su enfermedad porque tuvo que ir a trabajar en esas condiciones.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐
Hemos dicho sobre la negligencia del imputado Jamad, al tener bromato en su negocio que fue colocado en la masa de criollitos y otros 
alimentos que fueron ingeridos por las 81 personas produciéndoles los efectos que se indican a 57 de ellas considerando absolutamente 
probada la relación de causa a efectos de estos elementos.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Por lo expuesto el Cuerpo entiende que debe aplicarse al 
señor José María Jamad el delito previsto y penado por el artículo 203 del Código Penal en su forma culposa agravada.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐TERCERA CUESTIÓN: A los efectos de determinar la pena a imponer al señor José 
María Jamad, se tendrá en cuenta la naturaleza del hecho, las circunstancias que lo acompañaron y las demás pautas valorativas 
establecidas por los artículo 40 y 41 del Código Penal. El delito que se le imputa a Jamad fue producto de un accionar negligente que puso 
en vilo la salud de 81 personas que únicamente pretendieron tomar su desayuno o merienda con alguna de las facturas que en la 
panadería Abuelo Julio se elaboraban. Y el día en que se produjo esa fabricación con un componente químico inadecuado y peligroso, por 
no tomar las precauciones necesarias respecto a un rubro tan importante como la alimentación, su venta y posterior ingesta por las 
personas que la adquirieron produjo un colapso que no se sabía la dimensión que tenía, hasta pasados unos días. Fueron muchos los niños, 
mujeres y hombres que sufrieron descomposturas que afortunadamente no llegaron a causar ninguna víctima, pero provocaron en la 
gente y en el lugar, una desconfianza generalizada en cuanto a la elaboración de los artículos alimenticios del rubro, porque en cualquier 
comercio del lugar podría hacerse lo mismo. ‐ ‐ ‐ ‐El estado de las personas afectadas provocó un alerta en cualquier actividad diaria o 
semanal que debieran realizar. No fue un hecho que sucedió y al otro día se retornó a la normalidad. La actitud culposa del dueño del 
Abuelo Julio, dejó una marca en aquéllos que consumieron sus productos contaminados, que seguramente recordarán cuando ingieren 
alimentos iguales o parecidos a los que los descompusieron. No puede obviarse esta circunstancia, que implica nada más ni nada menos 
que pensar en los otros, en tener gestos de solidaridad que marcan una impronta que nos está haciendo falta sentir en la sociedad, que no 
es solamente el hecho de tener un comercio habilitado el que nos permite fabricar los alimentos como el dueño quiere sino que además de 
ello debe pensar y tener en cuenta que van a ser ingeridos por niños y personas que forman parte de esta sociedad y a los cuales debemos 
brindarles las máximas condiciones de seguridad, salubridad e higiene. Eso se logra pensando en el otro y teniendo la solidaridad como uno 
de los valores fundamentales.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐José María Jamad por su negligencia, permitió que el producto químico 
bromato de potasio estuviera en su local y fuera usado por sus operarios en la elaboración de las masas que debían hornearse y venderse 
en el día o en los días subsiguientes. El nombrado no puede escudarse en el principio de confianza, porque como dijéramos, viene del 
oficio, lo conoce desde sus ancestros y sabe perfectamente los procesos de la panificación y la demás mercadería, por eso estaba 
permanentemente con sus obreros, observando como trabajaban y desarrollaban sus tareas, porque él las conocía. Observó una actitud 
pasiva y negligente frente a la situación que debió ser controlada desde el inicio.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐Para determinar el monto de la pena estaremos ateniéndonos al  principio de proporcionalidad que ha sido instaurado 
por la Corte Suprema de Justicia de la Nación y en cuanto a su graduación como lo hemos manifestado en anteriores sentencias, no 
podemos basarnos en un cálculo matemático o una apreciación dogmática sino apreciando los aspectos objetivos del hecho mismo y las 
calidades del autor. Por lo tanto no se trata de limitar la facultad del Juez para analizar y decidir sobre aquellos aspectos que han sido 
sometidos a su conocimiento, sino de ajustar la elaboración judicial a pautas ordenadoras a tener en cuenta al momento de fallar” (Conf. 
Edgardo Donna. El Código Penal y su interpretación en la jurisprudencia‐Tº 1, pags. 404/405‐Rubinzal Culzoni).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En idéntica dirección D’Alessio en su Código Penal Comentado y Anotado Parte General, pags. 421/422, ha 
dicho que “La determinación o individualización de la pena es el acto o procedimiento mediante el cual el juez fija las consecuencias del 
delito, adecuando la pena abstractamente determinada por la ley al delito cometido por el autor …la fijación de diferentes clases de pena, 
de escalas penales y de penas alternativas que se realizó en el Código Penal, permite que la pena pueda adaptarse. Asi debe adaptarse a las 
diversas características de los hechos y del sujeto de acuerdo a la valoración jurídico social del delito”.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En razón de lo expuesto se considera justo y equitativo imponer al imputado la Pena de Un año de Prisión, con 
costas.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐En mérito del acuerdo que antecede, la CAMARA EN LO CRIMINAL Nº 1 por 
Unanimidad ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐   
FALLA: ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐  ‐ ‐ ‐ ‐PRIMERO: ABSOLVER a Angel Carlos Parodi, de 
sobrenombre Oto, L.E.Nº 8.496.124, de apellido materno Dassone, y demás circunstancias personales obrantes en autos, del delito de 
Incumplimiento de los deberes de funcionario público (artículo 249 última parte del Código Penal), por el que ha sido imputado en la causa 
nº 40/13.‐ ‐ ‐ ‐ ‐  ‐ ‐ ‐ ‐SEGUNDO: CONDENAR a José María Jamad, D.N.I. 17.503.278, de apellido materno Laurenzano, y demás condiciones 
personales obrantes en autos, como autor penalmente responsable del delito de Envenenamiento Culposo Agravado de Sustancias 
Alimenticias y Expendio Culposo Agravado de mercaderías peligrosas para la salud, en concurso ideal (Art. 203 in fine en relación con los 
artículos 200, 201 y 54, todos del Código Penal), a la pena de UN AÑO DE PRISIÓN, con costas (arts. 375, 498 y 499 del C.P.P.).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐  ‐ ‐ ‐ ‐TERCERO: Decomisar los sobres y objetos que han llegado a este Tribunal 
desde el Juzgado de Instrucción (Art. 490 del C.P.P.).‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐  ‐ ‐ ‐ ‐CUARTO: Consentida que sea la presente, 
procédase a la inmediata detención del imputado José María Jamad.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐QUINTO: 
Protocolícese y firme que sea la presente, líbrense las comunicaciones de rigor. Cúmplase con la ley de Reincidencia.‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ 
‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐  cdn. 
 
 
 
 
      Miguel Angel GAVAZZA                        Elvira Rossetti de GONZÁLEZ              Alejandra Flavia ONGARO 
         Juez de Cámara Sustituto                             Juez de Cámara Sustituta                                   Presidente 
 
 
 
 
 
 
                  Natalia Verónica URRUTI 
                                         Secretaria 

Intereses relacionados