Está en la página 1de 1

Las hipótesis en los estudios cualitativos no son de tipo causal, pero pueden

establecerse relaciones entre variables en un plano descriptivo. Asimismo, las

hipótesis se vuelven orientadoras de las acciones o de la manera de alcanzar

determinados objetivos, o de la evaluación de posibles efectos de acciones

ejecutadas, o del modo de tornar más eficiente una acción.

La verificación de esas hipótesis se da en la práctica y se mide por el éxito de una

persona acción (el efecto directo o indirecto dentro de la transformación de una

situación).

En las investigaciones cualitativas no se construyen una sola hipótesis, sino una serie

de ellas, articuladas en una red que contiene varias subhipótesis, que contribuyen a

la sustentación de una hipótesis central o principal (Thiollent, 1985).

En este tipo de investigaciones, los sujetos objeto de estudio participan activamente

en la investigación y en el estudio de la problemática de su realidad. Se apropian de

esta por un proceso de interiorización de los hechos o fenómenos sociales que

ocurren en su entorno. Dado que en la mayoría de los casos los sujetos participantes

no tienen una formación científica para hacer la interpreparación de los fenómenos,

el investigador en su papel de facilitador del proceso tiene la responsabilidad de

acercarse con mayor profundidad. Además, tiene la responsabilidad de entregar

nueva información que permita la incorporación de elementos para el análisis de la

realidad, para poder definir líneas de acción con mayor claridad.

El investigador dentro de este enfoque observa, a la vez que interpreta, al

seleccionar en el contexto lo que significativo con relación a la construcción teórica

que está realizando: crea nuevas hipótesis: analiza y determina el contenido de los

conceptos iniciales. En este proceso, surge la posibilidad de crear y enriquecer la

teoría. Como resultado final, el investigador se interesa por la transformación de la

realidad y no por la simple descripción de los fenómenos sociales (Rockwell, 1981).

De manera general, se considera que un proyecto de investigación cualitativo debe

ser articulado dentro de una problemática con un marco teórico adaptado a los

diferentes sectores que abarca el estudio.

La persona que dirige la investigación debe tener especial cuidado de evitar que los

sujetos disminuyan su atención durante las discusiones y que esto afecte el nivel de

participación, debido a que no poseen una formación teórica adecuada. Ciertos

elementos teóricos deben ser adoptados y traducidos al lenguaje común, para

facilitar la comprensión y el entendimiento de estos. Además, es recomendable la

organización de grupos de discusión o de estudio, separados del seminario central, a

fin de hacer más accesible y comprensible los términos teóricos utilizados (Thiollent,

1985).