Está en la página 1de 4

ROTACIÓN TRIENAL

La rotación trienal era un sistema de cultivo propio de la Europa Atlántica durante la Edad Media. Se basaba
en la sucesión en el campo de cultivo de un cereal de invierno la primera parte del año, un cereal de
primavera la segunda parte del año y al final del año de barbecho. Se dio en la Edad Media, ya que en esta
época la agricultura debía estar muy avanzada en una tierra de cultivo, pues era su única forma de pagar
impuestos a los nobles y sacar a una familia de la hambruna que se vivía en esta época.
En qué se diferencia el barbecho de la rotación trienal
Muchas personas confunden estos dos términos pero la realidad es muy sencilla: el barbecho es el terreno
que se deja reposar durante un año o dos para que esta se abone y recupere todas las propiedades para que
la cosecha sea productiva en este terreno. En cambio, cuando hablamos de la rotación trienal en cultivo,
utilizando una tierra para los cereales, otra reposando y la última para cualquier otro tipo de cultivo, a esta
rotación de terreno es a la que llamamos rotación trienal
Ventajas e inconvenientes de la rotación trienal
La rotación trienal tiene muchas ventajas: aumenta la variedad de los productos obtenidos respecto a la
rotación bienal, ya que van cambiando los productos todos los año, aumenta la cantidad y la calidad de los
productos que se obtienen, ya que la tierra es más fértil al tener un año de descanso, la salud de los
labriegos es mejor ya que comen más variedad de productos que si no usan la rotación trienal, etc. Por
muchas ventajas que tenga la rotación trienal, también tiene algunos inconvenientes: Si el año siguiente al
año de descanso hay una mala cosecha o no hay cosecha, los labradores se pueden morir de hambre ya que
no tienen almacenada comida para dos años, aunque los inconvenientes son muchos menos que las ventajas
que tiene la rotación trienal.




HOMBRE QUE LLEGO A LA LUNA
Fue Neil Alden Armstrong el primer ser humano en pisar la Luna en la misión del Apolo 11.
A las 2:56:20 (Tiempo Coordinado Universal) del 21 de julio de 1969, Neil Armstrong pisó la Luna y pronunció
su famosa frase: "Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad" (orig.: "That's
one small step for a man, one giant leap for mankind").



















MOVIMIENTOS DE LA TIERRA
Movimiento de rotación.
Es un movimiento que efectúa la Tierra girando sobre sí misma de
oeste a este a lo largo de un eje imaginario denominado eje
terrestre que pasa por sus polos. Una vuelta completa, tomando
como referencia a las estrellas, dura 23 horas con 56 minutos y 4
segundos y se denomina día sidéreo. Si tomamos como referencia
al Sol, el mismo meridiano pasa frente a nuestra estrella cada 24
horas, llamado día solar. Los 3 minutos y 56 segundos de
diferencia se deben a que en ese plazo de tiempo la Tierra ha
avanzado en su órbita y debe girar algo más que un día sideral
para completar un día solar. La primera referencia tomada por el
hombre fue el Sol, cuyo movimiento aparente, originado en la
rotación de la Tierra, determina el día y la noche, dando la
impresión que el cielo gira alrededor del planeta. En el uso
coloquial del lenguaje se utiliza la palabra día para designar este
fenómeno, que en astronomía se refiere como día solar y se
corresponde con el tiempo solar.

Movimiento de Traslación.
Es un movimiento por el cual el planeta Tierra gira
en una órbita alrededor del Sol. En 365 días con 6
horas, esas 6 horas se acumulan cada año,
transcurridos 4 años, se convierte en 24 horas (1
día). Cada cuatro años hay un año que tiene 366
días, al que se denomina año bisiesto. La causa de
este movimiento es la acción de la gravedad, y
origina una serie de cambios que, al igual que el día,
permiten la medición del tiempo. Tomando como
referencia el Sol, resulta lo que se denomina año
tropical, lapso necesario para que se repitan las
estaciones del año. Dura 365 días, 5 horas, 48
minutos y 45 segundos. El movimiento que describe
es una trayectoria elíptica de 930 millones de
kilómetros, a una distancia media del Sol de
prácticamente 150 millones de kilómetros ó 1 U.A.
(Unidad Astronómica: 149 675 000 km). De esto se deduce que la Tierra se desplaza con una rapidez media
de 106 200 km/h (29,5 km/s). La trayectoria u órbita terrestre es elíptica. El Sol ocupa uno de los focos de la
elipse y, debido a la excentricidad de la órbita, la distancia entre el Sol y la Tierra varía a lo largo del año. En
los prime ros días de enero se alcanza la máxima proximidad al Sol, produciéndose el perihelio, donde la
distancia es de 147,5 millones de km,1 mientras que en los primeros días de julio se alcanza la máxima
lejanía, denominado afelio, donde la distancia es de 152,6 millones de km. Como se observa en el gráfico de
arriba, el eje terrestre forma un ángulo de unos 23,5º respecto a la normal de la eclíptica, fenómeno
denominado oblicuidad de la eclíptica. Esta inclinación, combinada con la traslación, produce sendos largos
períodos de varios meses de luz y oscuridad continuadas en los polos geográficos, además de ser la causa de
las estaciones del año, derivadas del cambio del ángulo de incidencia de la radiación solar.