Está en la página 1de 2

Reporte 1

En la idea también ningún artístico que maneja acerca de La “mala música”, dirigida a la satisfacción de
exigencias banales por definición, epidérmicas, inmediatas, transitorias y vulgares. Pág. 312
.La música gastronómica es un producto industrial que no persigue ninguna intención artística, sino la
satisfacción de las demandas de mercado. Pág. 313.
La responsabilidad se adquiere en el momento en que el autor decide producir música de consumo para el
mercado que la exige y la exige tal cual es. Pág. 315.
Un ejemplo sucede a otro, en cadena, casi por necesidad de estilo, de parecido modo a como se desarrollan
determinados movimientos de mercado, más allá de la voluntad de los individuos. Pág. 315.
El éxito se obtiene imitando parámetros, no revelándonos algo nuevo, sino repitiéndonos lo que ella
sabíamos, que esperábamos ansiosamente oír repetir y que nos advierte. Pág. 315.
Los cantacronache han influido en las costumbres musicales, iniciando composiciones de canciones que
movilizaron a diversos autores. Pág. 317.
La canción distinta una combinación entre la gastronómica y el folklore; una canción que se reúnen para
escuchar pero como fondo exige respeto e interés Pág. 319.
El drama de una cultura de masas consiste en que el modelo del momento de pausa se transforma en
norma, en sustitutivo de toda otra experiencia intelectual, en amodorramiento de la individualidad, en
negación del problema, en rendirse al conformismo de los comportamientos, en el éxtasis pasivo exigido por
una pedagogía paternalista que tiende a crear súbditos adaptados. Pág. 320.
Charles Lalo, sugería cinco posibles funciones del arte: función de diversión (arte como juego, divagación,
“lujo”), función catártica (solicitación violenta de emociones y liberación, relajación de tensión nerviosa),
función técnica (arte como propuesta de situaciones técnico-formarles, valorada según criterios de
habilidad, adaptación, organicidad), función idealización (sublimación de sentimientos y de los problemas,
contingencia inmediata) y función de refuerzo o duplicación (arte como intensificación de los problemas o
de las emociones de la vida cotidiana) Pág. 322.
Una continúa modelación del gusto colectivo por parte de una industria de la canción que crea, a través de
sus divos y sus músicas, los modelos de comportamiento que después de hecho se imponen; los muchachos
no aperciben que dicho comportamiento se articula según la determinación continua y sucesiva de los
modelos. Pág. 327.
La canción se presenta como expresión de un petulante anarquismo juvenil, declaración programática
contra algo, en la que lo que cuenta no es algo sino la energía desplegada en la protesta Pág. 332.




Reporte 2
El film se estructuraba según un comienzo, un desarrollo y un fin, durante cuyos momentos todo elemento
de la acción parecía necesitado de una especie de ley de economía de la narración, conspirando todo hacia
la “catástrofe” final, en una alineación narrativa de lo esencial. Pág. 336.
La televisión tiene la toma directa que involucra una narración continua donde el orden se va estructurando
conforme suceden los acontecimientos. Pág. 337.
El cine permite una “expresión” (en todos los sentido) y la televisión pretende “comunicar” (la diferencia se
resalta al haber una división del arte y la crónica) Pág. 339.
La TV constituye un fenómeno sociológico, hasta el presente incapaz de dar vida a creaciones artísticas
verdaderas y propias, aparece sin embargo, como fenómeno sociológico precisamente, capaz de instituir
gustos y tendencias, de crear necesidades, esquemas de reacción y modalidades de apreciación, aptos para
resultar, a breve plazo, determinantes para los fines de la evolución cultural. Pág. 340
En otros términos, la televisión es un instrumento técnico, del que se ocupan los manuales de electrónica
Pág.341.
La televisión rinde pésimos resultados cuando se la quiere convertir en vehículo de obras pensadas y
realizadas para otros destinos. Pág. 341
La reducción a pantalla pequeña no cambia hasta tal punto la relación emotiva con el espectador que altera
el propio “impact” psicológico y por ende el resultado estético de la obra. Pág. 344
Cohen-Séat llama “fortuitismo inicial” cuando se está ante una superficie blanca, y en el instante en que la
luz se apaga, nos ponemos tensos a la espera de algo que no se sabe aún lo que será, y que de todas formas
es deseado y valorado por nuestra tensión. Pág.351.
Cantril: “La predisposición del público dirige el modo en que la transmisión es comprendida”. Pág. 354
El continuo paso de un material filmado a un material en toma directa crea efectivamente una impresión de
participación inmediata en el acontecimiento, que en definitiva es engañoso. Pág. 355
El mass médium tiende a secundar el gusto medio del público y se esfuerza en determinarlo
estadísticamente. Pág. 357
La televisión puede así convertirse en instrumento eficaz para una acción de pacificación y de control, en
garantía de conservación del orden, establecido a través de la repetición de aquellas opiniones y de aquellos
gustos medios que la clase dominante juzga más aptos para mantener el status quo. Pág. 358.
“Divo” dotado de propiedades carismáticas, cuyo comportamiento sirve de modelo de acción para las
masas, modificador profundo del sentido de los valores y decisiones éticas de la muchedumbre. Pág. 369.
La televisión más que responder a exigencias, crea demandas pág. 370.
La élite que piensa y la masa subdotada, gobernada a través de una dosificación paternalista de los bienes
intelectuales. Pág. 376.
Es preciso no olvidar la naturaleza emocional, intuitiva, irreflexiva de una comunicación por la imagen Pág.
378.