Está en la página 1de 10

Página1

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

Fue requerido a la suscrita se realice un análisis criminológico sobre los siguientes;

Objetivos:

a) Análisis sobre el delito de violencia contra la mujer en su modalidad

psicológica, específicamente sobre los aspectos objetivos y subjetivos del tipo;

con especial énfasis sobre el ámbito privado en las relaciones de pareja.

b) Determinar cuáles son los instrumentos probatorios y sus elementos, necesarios para determinar si existe afectación psicológica con respecto a un hecho específico.

Metodología utilizada: análisis descriptivo legal y doctrinario.

Del análisis realizado:

a) Análisis sobre el delito de violencia contra la mujer en su modalidad psicológica, específicamente sobre los aspectos objetivos y subjetivos del tipo;

Básicamente, un tipo penal se estructura por tres componentes: 1) Hecho o tipo

(elemento objetivo y subjetivo); 2) Sujetos (elementos personales, sujetos activos y

pasivos); y 3) Objeto (bien jurídico que se tutela). 1

A su vez, el elemento objetivo del tipo se ramifica en elementos normativos y

descriptivos del tipo y el subjetivo se subdivide en dos categorías, dolo y culpa.

En referencia a los elementos normativos y descriptivos, se trata específicamente del

empleo del lenguaje en la descripción de la norma penal. “Entendemos por elemento

descriptivo aquel término legal cuyo contenido viene determinado por el sentido que

1 Sánchez-Ostiz, Pablo; Íñigo, Elena; Ruiz de Erenchun, Eduardo. Materiales docentes para la asignatura:

Concepto y Fundamentos de Derecho Penal, Lección 6. Estructura del tipo y clases de tipos, Pág. 97. Facultad de Derecho, Universidad de Navarra, España. Departamento de Derecho Penal. Disponible en

http://www.unav.es/penal/iuspoenale/leccion6.html

Página2

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

el uso del lenguaje da a la expresión. Se trata de realidades naturalísticas, perceptibles por los sentidos, a los que el lenguaje se refiere con expresiones comunes. Se trata de realidades perceptibles por los sentidos, a los que el lenguaje se refiere con expresiones comunes. Mezger los define como "determinados estados y procesos corporales y anímicos que deben ser comprobados caso por caso por el juez cognoscitivamente". Por elemento normativo entendemos aquel término legal que exige una valoración, una decisión sobre su contenido. Siguiendo a Mezger, cabe decir que "los elementos normativos se refieren a aquellos datos que no pueden ser representados e imaginados sin presuponer lógicamente una norma. Se trata de presupuestos del injusto típico que sólo pueden ser determinados mediante una especial valoración de la situación del hecho".” 2

El Decreto del Congreso de la República de Guatemala número 22-2008, Ley Contra el Femicidio y Otras Formas de Violencia Contra la Mujer, tipifica en su Artículo 7, el delito de Violencia Contra la Mujer, que sanciona lo siguiente:

“Comete el delito de violencia contra la mujer quien, en el ámbito público o privado, ejerza violencia física, sexual o psicológica, valiéndose de las siguientes circunstancias:

a) Haber pretendido, en forma reiterada o continua, infructuosamente, establecer o restablecer una relación de pareja o de intimidad con la víctima.

b) Mantener en la época en que se perpetre el hecho, o haber mantenido con la víctima relaciones familiares, conyugales, de convivencia, de intimidad o noviazgo, amistad, compañerismo o relación laboral, educativa o religiosa.

c) Como resultado de ritos grupales usando o no armas de cualquier tipo.

d) En menosprecio del cuerpo de la víctima para satisfacción de instintos sexuales, o cometiendo actos de mutilación genital.

e) Por misoginia.

2 Ibíd.

Página3

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

La persona responsable del delito de: violencia física o sexual contra la mujer será sancionada con prisión de cinco a doce años, de acuerdo a la gravedad del delito, sin perjuicio de que los hechos constituyan otros delitos estipulados en leyes ordinarias.

La persona responsable del delito de violencia psicológica contra la mujer será sancionada con prisión de cinco a ocho años, de acuerdo a la gravedad del delito, sin perjuicio de que los hechos constituyan otros delitos estipulados en leyes ordinarias.”

Como podemos observar, el tipo objetivo del Artículo en análisis, señala 3 formas de acción o medios para el ejercer de la violencia: 1) física; 2) sexual; o 3) psicológica; que constituyen los elementos objetivos-normativos del tipo.

Descriptivamente este Artículo se relaciona directamente con el Artículo 3, que da cuenta de varias definiciones que coadyuvan a la interpretación y comprensión del tipo en análisis, así, el inciso j) detalla:

“Violencia contra la mujer: Toda acción u omisión basada en la pertenencia al sexo femenino que tenga como resultado el daño inmediato o ulterior, sufrimiento físico, sexual, económico o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en el ámbito público como en el ámbito privado.”

Del párrafo anterior, podemos enfocar, lo concerniente a la previsión del resultado delictuoso, que literalmente dice: “el daño inmediato o ulterior, sufrimiento físico, sexual, económico o psicológico para la mujer,”.

Además, el inciso m), desarrolla lo siguiente:

Página4

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

“Violencia psicológica o emocional: Acciones que pueden producir daño o sufrimiento, psicológico o emocional a una mujer, a sus hijas o a sus hijos, así como las acciones, amenazas o violencia contra las hijas, los hijos u otros familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad de la víctima, en ambos casos con el objeto de intimidarla, menoscabar su autoestima o controlarla, la que sometida a ése clima emocional puede sufrir un progresivo debilitamiento psicológico con cuadros depresivos.”

Con esta definición develamos que la violencia psicológica no necesariamente debe producir un resultado dañoso, toda vez que las acciones a las que pueden estar expuestas las víctimas, producen resultados que no podrían considerarse homogéneos, debido a las diferentes personalidades que existen y clasifica el ámbito psicológico, cuestión que no excluye o exculpa de las acciones antijurídicas.

En cambio, si es de especial notabilidad, la descripción: “la que sometida a ése clima emocional puede sufrir un progresivo debilitamiento psicológico con cuadros depresivos.”, lo que nos alerta sobre la necesaria reiteración de los vejámenes psicológicos para que adquieran la calidad delictiva.

Es importante esta premisa, para poder diferenciar hechos con relevancia penal de los que pueden considerarse solamente como altercados o desavenencias propias de cualquier tipo de relación interpersonal, o bien hechos que pueden encuadrar en otros tipos penales.

De lo contrario, nos veríamos ante un derecho penal de prima ratio, donde cualquier dificultad relacional sería castigada con privación de libertad, uno de los principales y fundamentales derechos de los hombres y mujeres.

Especial interés merece además, la parte considerativa de la Ley, la cual establece en su tercer considerando, que: el problema de la violencia y discriminación contra

Página5

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

las mujeres, niñas y adolescentes que ha imperado en el país se ha agravado con el asesinato e impunidad, debido a las relaciones desiguales de poder existentes entre hombres y mujeres, en el campo social, económico, jurídico, político, cultural y familiar, por lo que se hace necesario una ley de prevención y penalización.”

Para el caso del elemento subjetivo, este tipo presupone una intencionalidad (dolo), que es el provocar sufrimiento 3 mediante el ejercer violencia.

b) Determinar cuáles son los instrumentos probatorios y sus elementos, necesarios para determinar si existe afectación psicológica con respecto a un hecho específico.

Uno de los mayores obstáculos para la persecución de los delitos de violencia contra la mujer, lo constituye paradójicamente lo concerniente a los elementos probatorios, toda vez, que estos delitos se producen generalmente en la intimidad y privacidad de las relaciones de pareja y no obstante a que son tuteladas también las relaciones en el ámbito público, las mismas estructuras sociales bajo patrones patriarcales, hacen que estos vejámenes sean naturalizados entre las sociedades.

De acuerdo al análisis del tipo de violencia contra la mujer en su manifestación psicológica, hemos arribado a la conclusión de que esta figura o delito, no necesita de un resultado dañoso para su tipificación, pero si demostrar el clima de sometimiento a estos vejámenes en la víctima, que pueden provocar un progresivo debilitamiento psicológico con cuadros depresivos. Esto último, comprobable a través de evaluaciones psicológicas.

Este tipo de pericias suponen un alto nivel de dificultad, para el Dr. Ernesto Pérez González 4 , si compleja es la evaluación del criminal mucho más lo es la de la

3 Como se puede notar con la integración del concepto de violencia psicológica o emocional, contenida en el inciso m) del Artículo 3. Definiciones de la Ley en análisis.

Página6

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

víctima, además de menos conocida y menos tratada bibliográficamente, lo que se traduce en escaso apoyo y ausencia de puntos de referencia para su abordaje.5

En tanto, para Álvaro Latorre Lazcano 6 “En las causas de violencia intrafamiliar o violencia de género, uno de los puntos más complejos que debe enfrentar el sistema judicial, es la prueba de los hechos que constituyen tales causas. Esta tarea resulta compleja, por lo tanto se requiere de poseer un protocolo de evaluación psicológica forense apropiado, confiable y científicamente avalado. Por otro lado, este tipo de evaluación, requiere tener en consideración tres aspectos fundamentales: primero, establecer que la situación de maltrato y violencia psicológica tuvo lugar, en segundo lugar, valorar la existencia de consecuencias psicológicas producto de dicho maltrato, y finalmente, establecer y demostrar la relación causal entre la situación de violencia y el daño psicológico que puede observarse como lesiones psíquicas y secuelas emocionales.” 7

La evaluación psicológica, considerada como instrumento ideal para determinar la afectación psicológica de una persona en relación con un hecho específico, en algunas ocasiones se ve complementada con valoraciones médico psiquiátricas, de acuerdo a la recomendación psicológica en cada caso concreto.

Los elementos necesarios y fundamentales para la evaluación psicológica (instrumento probatorio), se resumen en los tres aspectos fundamentales que menciona el Psicólogo Latorre Lazcano (también referidos por varios profesionales

4 Especialista en Psiquiatría, Jefe del Dpto. de Peritación Mental y del Grupo de Investigaciones Criminológicas del Instituto de Medicina Legal de Ciudad de la Habana. Docente de la Maestría en Criminología y Doctorado en Ciencias Penales de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

5 Pérez González, Ernesto. Psiquiatría forense y victimas de delito. Documento de apoyo docente al módulo de Psiquiatría Forense. Maestría en Criminología, Universidad de San Carlos de Guatemala. 2008. 6 Magister en Psicología Clínica, Mención en Peritaje y Psicodiagnósticos. Psicólogo DAM Viña del Mar - Quintero, Servicio Nacional de Menores. Colaborador de tribunales de familia de la jurisdicción señalada.

7 Latorre Lazcano, Álvaro. Peritajes Psicológicos en Violencia de Género en Revista de Psicología - Universidad

pág. 83. Disponible en:

Viña

http://sitios.uvm.cl/revistapsicologia/revista/02.05.peritajes.pdf

del

Mar

2011,

Vol.

1,

2,

Página7

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

entre

mencionamos nuevamente:

ellos:

Díez,

Asensi,

Orgengo,

Arce

y

Fariña

citados

por

Latorre) i ,

que

1. Establecer que la situación de maltrato y violencia psicológica tuvo lugar;

2. Valorar la existencia de consecuencias psicológicas producto de dicho maltrato;

3. Establecer y demostrar la relación causal entre la situación de violencia y el daño psicológico que puede observarse como lesiones psíquicas y secuelas emocionales.

Las principales fuentes de información con que se estructura un peritaje de evaluación psicológica son las siguientes:

a) Revisión de documentos oficiales del caso (expediente judicial)

b) Sesiones del Peritaje

c) Técnicas de exploración e instrumentos de evaluación

Como señala el inciso c), el método de análisis debe ir acompañado de técnicas e instrumentos que permiten el recabo y valoración de la información obtenida.

Entre estos, los profesionales en psicología forense, mencionan los siguientes:

a) Técnica de Entrevista Clínica en Profundidad (diversas modalidades)

b) Test o Pruebas Psicométricas dentro de ellas las más usadas son:

Test de Relaciones Objetales, utilizado para observar, el cómo se establecen las relaciones y las posibles vinculaciones violentas;

MMPI para definir estructura de personalidad

Test de Edwards para observar organización de personalidad,

Tests de los Colores, Luscher, para medir proyectos futuros, voluntad, nivel de satisfacción o frustración con las figuras de pareja;

Página8

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

Test de Rorschach, su uso es menos frecuente, debido a que es de mayor complejidad y es más útil en el trabajo clínico.

Como una estrategia complementaria el uso de autobiografías escritas por los sujetos evaluados en el peritaje, para analizar individualmente como se perciben mutuamente, como perciben la relación y las situaciones vividas como pareja.

El grado de dificultad en estas evaluaciones, es tener la capacidad de encontrar el vínculo entre psicopatologías como una depresión, un cuadro de ansiedad, síndrome de estrés postraumático, alteraciones de sueño o enfermedad psicosomática, entre otros, y los hechos de violencia que puedan haberse manifestado de parte de la pareja. 8

No siempre es fácil poner en conexión el daño psicológico sufrido ahora, con el suceso violento padecido anteriormente.

La relación de causalidad puede no ser unívoca, puede estar enturbiada por la mediación de concausas, que a diferencia de las causas son necesarias, pero no suficientes, para generar el daño psicológico. Las concausas pueden ser preexistentes, asociadas a un factor de vulnerabilidad en la víctima (como es el caso de una mujer adulta que ha sido violada recientemente y que sufrió un abuso sexual en la infancia)” 9

Por la anterior, se considera de suma importancia para la investigación y orientación de los peritajes psicológicos, delimitar objetivamente el peritaje y que éstos desarrollen con claridad y objetividad el método, instrumentos, escalas valorativas utilizadas y detalle del impacto de la acción o acciones violentas en la víctima y si

8 Ibíd. Pág. 98 9 ECHEBURÚA, Enrique; DE CORRAL, Paz; AMOR, J. Pedro. Evaluación del daño psicológico en las víctimas de delitos violentos. En revista Psicopatología Clínica, Legal y Forense, Vol.4, 2004. Universidad del País Vasco, España, Pág. 231. Disponible en: http://www.masterforense.com/pdf/2004/2004art19.pdf

Página9

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

esta ha provocado o no, un daño “inmediato o ulterior”, o sufrimiento psicológico para la mujer”.

CONCLUSIONES:

1) La figura o delito de violencia contra la mujer en su modalidad psicológica, no necesita de un resultado dañoso para su tipificación, pero si demostrar el clima de sometimiento a estos vejámenes en la víctima, que pueden provocar un progresivo debilitamiento psicológico con cuadros depresivos. 2) El clima emocional que puede ocasionar el “sufrir un progresivo debilitamiento psicológico con cuadros depresivos”, alerta sobre la necesaria reiteración de los vejámenes psicológicos para que adquieran la calidad delictiva que lo diferencia de hechos con relevancia penal de los que pueden considerarse solamente como altercados o desavenencias propias de cualquier tipo de relación interpersonal, o bien hechos que pueden encuadrar en otros tipos penales. 3) Se considera a la evaluación psicológica y/o peritaje psicológico forense, como el instrumento ideal para determinar la afectación psicológica de una persona en relación con un hecho específico, en algunas ocasiones se ve complementada con valoraciones médico psiquiátricas, de acuerdo a la recomendación psicológica en cada caso concreto. 4) La evaluación o peritaje psicológico forense principalmente debe estar basada en la revisión de documentos oficiales del caso (expediente judicial) y sesiones del peritaje que se fundamentan en técnicas de exploración e instrumentos de evaluación que permiten arribar a una conclusión. 5) De acuerdo a lo manifestado por académicos del área psicológica, la evaluación o peritaje psicológico forense, resulta complejo, por lo tanto se requiere de poseer un protocolo de evaluación psicológica forense apropiado, confiable y científicamente avalado. Por otro lado, este tipo de evaluación, requiere tener en consideración tres aspectos fundamentales: primero,

Página10

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología

establecer que la situación de maltrato y violencia psicológica tuvo lugar, en

segundo lugar, valorar la existencia de consecuencias psicológicas producto

de dicho maltrato, y finalmente, establecer y demostrar la relación causal entre

la situación de violencia y el daño psicológico que puede observarse como

lesiones psíquicas y secuelas emocionales.

Realizado en la ciudad de Guatemala a los doce días del mes de febrero de 2014,

Quien realiza;

MSc. Claudia Marisol Moscoso Maldonado

Magister en Criminología DPI 2706 06626 0101 Mixco Colegiada No. 896 Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala

i Arce, R., & Fariña, F. (2005). Peritación psicológica de la credibilidad del testimonio, la huella psíquica y la simulación: el sistema de evaluación global (SEG). [Versión electrónica] Papeles del psicólogo, 26, 59-77; Asensi, L. (2008). La prueba pericial psicológica en asuntos de violencia de género. Número 21. Extraído el 31 Octubre, 2008 de p://www.ripj.com/art_jcos/art_jcos/num21/21proper.pdf ; Asensi, L., & Díez, M. (2008). Errores más frecuentes en los peritajes psicológicos sobre malos tratos. Extraído el 10 Septiembre, 2008 de www.psiquiatria.com/articulos/psiquiatria_legal/34640/ ;