Está en la página 1de 7

Asignatura Ética Profesional

Tema Unidad 6. El papel de la ética en la formación del psicólogo
Objetivo del
trabajo
Objetivo de la unidad: El alumno explicará la necesidad de mostrar un
comportamiento ético, no sólo como profesional sino como individuo en
general.
Actividades de aprendizaje: Elabora un resumen de cada uno de los
apartados que revisaste, enfatizando de manera crítica y bien
fundamentada tu posición o opinión sobre cada uno de ellos, en términos
de pertinencia, viabilidad, actualidad, beneficios, etc.
Contenido
1 MI COMENTARIO.........................................................................................................................3
2 ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE............................................................................................4
2.1 CONCEPTOS: PENSAMIENTO ÚNICO, AUTONOMÍA Y ÉTICA DE VIDA.............................................................................................................4
2.2 CONCEPTO: ETHOS...................................................................................................................................................................5
2.3 RELACIÓN: ÉTICA Y EDUCACIÓN.....................................................................................................................................................5
2.4 RELACIÓN: ÉTICA Y REALIDAD.......................................................................................................................................................6
2.5 RELACIÓN: ÉTICA Y PSICOLOGÍA EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE.................................................................................................7
3 REFERENCIAS CONSULTADAS................................................................................................8
1/7
Lic. en Psicología, SUA, UNAM
1 Mi comentario
Considero que esta unidad invita a reflexionar sobre el proceso de formación en el
cual llevó ya cinco semestres, tomar conciencia de lo que significará para mi ser un
profesional de la psicología, pues ello tendrá repercusiones en los tres niveles de mi
actuación: institucional, profesional y personal; como ciudadano y miembro de una
colectividad.
Me parece un reto el equilibrar la cotidianidad entre el “ser” y el “como debería ser”, un
estilo de vida en autonomía coexistiendo con el pensamiento único del discurso habitual; el
sentirme seguro en mi “morada” de que estoy procediendo bien, con la conciencia de que
siempre estará a mi alcance la invitación al conformismo y a la pasividad. La ética no como
significado acordado de una vez y para siempre, sino como actividad permanente de
creación, recreación y renovación.
Y es que esta cotidianidad, tanto en el proceso de enseñanza aprendizaje como en el
ejercicio profesional, existe en un contexto concreto, ética, educación y realidad se dan a
cada momento en la situación de México, su sociedad y las condicionas de vida de su
población, sin olvidar que el país está en un contexto internacional, con una configuración
histórica social específica.
La racionalidad moderna enfatiza el afán competitivo e individualista a costa de la
convivencia, tolerancia, reconocimiento y respeto hacia los otros, es en este contexto
concreto donde puedo tomar conciencia de mi cultura, creencias, estereotipos y prejuicios
que comparto; y apoyándome en los códigos éticos existentes, vivir con la conciencia de que
“Las actitudes y los actos enseñan más que las palabras”
1
,
1 Rosado, C. A. M. “El papel de la ética en la formación del psicólogo”, (2005) pp. 260
2/7
Lic. en Psicología, SUA, UNAM
2 Actividades de aprendizaje
2.1 Conceptos: Pensamiento único, autonomía y ética de vida
El pensamiento único, porque es el único que se conoce y no por ser el único que
existe, creencias y filosofías, el discurso habitual de la la clase dirigente como una lógica del
“deber ser”, convirtiéndose en un mensaje moralista, que desconectado de la realidad y del
contexto histórico, es una invitación al conformismo y a la pasividad.
La autonomía personal es un instrumento fundamental contra tal pensamiento único,
tomar una postura frente a lo que ocurre en nuestro tiempo y nuestro México, poniendo por
delante la reflexión crítica y autocrítica. González Casanova expresa “La autonomía va contra
el autoritarismo en las relacionas humanas.
Una ética de vida permite orientar nuestro comportamiento diario en este contexto
real, en el cumplimiento de nuestras obligaciones y en la exigencia al respeto de nuestros
derechos, como psicólogos, como ciudadanos y como personas, con tolerancia a ideas
diferentes a las nuestras, con respeto a la pluralidad y diversidad, bajo la guía de valores
básicos y sin negar la importancia de los códigos profesionales existentes (como el de la
Sociedad Mexicana de Psicología), que establecen las obligaciones, responsabilidades y
limites en el ejercicio de la profesión. Una ética de vida con la conciencia de que la ética tiene
“enorme potencial... para propiciar el cambio en sentido objetivo y subjetivo
2
”.
2 Idem. pp. 251
3/7
Lic. en Psicología, SUA, UNAM
2.2 Concepto: ethos
El vocablo ha pasado a significar costumbre o hábito, la ética considerada como una
ciencia práctica y normativa, un modo habitual de comportarse siguiendo ciertas normas
inculcadas por el contexto cultural, establecidas por cierto tipo de autoridad, normas que al
ser ejecutadas nos lleva a sentirnos seguros de que estamos procediendo bien, esta
seguridad concuerda con la etimología griega fundacional, donde ethos significaba guarida o
refugio, refiriéndose sobre todo, al mundo animal.
Si, metafóricamente hablando, consideramos este refugio dentro de nosotros, en un
plano existencial, implica una visión del mundo y conciencia de nuestro papel en él, un
ordenamiento subjetivo jerarquizando lo importante: una forma de ser o filosofía de vida.
Ética se refiere tanto a una forma de comportarse siguiendo normas o valores propios
de una cultura o contexto, como a una forma de ser, en el actuar, pero fundamentalmente
una forma de conciencia que inspira, estructura y dirige el comportamiento.
2.3 Relación: ética y educación
Dice Fernando Savater que la educación es uno de los puntos centrales si se pretende
construir una ciudad más civilizada, pacifica, justa e igualitaria, la UNESCO plantea que la
educación debe buscar cuatro objetivos sobre el aprender: a hacer (lo práctico, instrumental,
operativo), a aprender (seguir aprendiendo toda la vida), a ser (valores, actitudes, visión del
mundo y principios éticos) y a vivir juntos (dimensión colectiva, relaciones interpersonales).
En la relación entre ética y educación se pueden considerar las cuestiones: Qué
conocer, cómo, para qué, a favor de qué y de quién, cuestiones que implican, al incluir
contenidos en un plan de estudios, demarcar los propósitos que se persiguen, los métodos
de enseñanza a usar y los resultados concretos de su puesta en práctica.
4/7
Lic. en Psicología, SUA, UNAM
La falta de congruencia entre lo propuesto como contenido y lo que se hace en lo
concreto (formas de como se actúa en la realidad), alerta que la enseñanza de la ética no
puede abordarse en abstracto, reduciéndola a la revisión de los códigos éticos elaborados
por diferentes asociaciones profesionales, debe considerarse el análisis acerca del contexto
nacional e internacional, “no basta con incluir algunos temas de ética y esperar que los
alumnos los asuman... un plan de estudios debe tener la formación ética como uno de sus
pilares a lo largo de toda la carrera
3
”.
2.4 Relación: ética y realidad
“...la realidad... que se enfrentarán una vez que egresen de la carrera no es cómoda o
simple, muchos de ellos no tendrán un empleo como psicólogos en lo inmediato
4
”. En nuestro
país nos encontramos con hechos como la privatización de la educación, la
desnacionalización de las instituciones públicas para convertirlas en empresas mercantiles,
la formación de los profesionales no puede ignorar el contexto político, económico y social
donde se va a aplicar lo aprendido, darle un significado humanístico al contenido profesional,
científico y técnico de su formación.
La formación ética debe empezar por la reflexión crítica del papel jugado por las
ciencias y las humanidades, en las explicaciones que se han elaborado acerca de los
significados de lo humano y de la situación social, de cómo se produce el conocimiento
científico y cómo se aplica en forma de tecnología, a quién beneficia y a quién perjudica.
Rafael Rancel dice “Es misión de las Instituciones universitarias, además de la
transmisión de conocimientos, formar a los profesionales... consolidando en ellos los criterios
que les permitan conducir los cambios con el propósito de la dignidad humana”.
3 Idem. pp. 247
4 Idem. pp. 256
5/7
Lic. en Psicología, SUA, UNAM
Por ello, tomar conciencia sobre la creencia de que temas de formación general, cuyo
objetivo es enseñar a pensar éticamente, como filosofía, ética, o relacionados con los
problemas socioeconómicos de México son de relleno a los que se relacionan de manera
inmediata y concreta con el quehacer aplicativo de la profesión,
2.5 Relación: ética y psicología en el proceso de enseñanza-aprendizaje
Contar con un código o reglamento ético no es suficiente para lograr un cambio de
mentalidad o de actitudes, el proceso de formación se da en un contexto concreto, donde
individuo y colectividad no existen uno sin el otro, debemos tener conciencia de cómo
nuestro proceder afecta a los que nos rodean; no podemos hacernos responsables de lo que
piensan los demás, pero si asumir plenamente la responsabilidad de lo que uno mismo
piensa y de la forma como actúa: cada día reflejamos nuestra cultura, creencias, estereotipos
y prejuicios. El problema no sólo radica en que se comparten esos estereotipos, sino que se
transmiten en forma de ejemplos, anécdotas, o bien, expresándolos en la forma de
relacionarse.
Los docentes deben ser conscientes de las responsabilidades de su posición de poder
institucional, y los alumnos y alumnas deben ser conscientes de sus derechos, para evitar
fenómenos en la formación como el dogmatismo o autoritarismo, descalificación, sarcasmo o
ironía antes preguntas o inquietudes de los estudiantes, o incluso, recurrencia a la
arbitrariedad y al maltrato verbal, con lo que “destruye la curiosidad o el espíritu critico en
lugar de despertarlo en sus alumnos” (Jacques Delors 2001:99).
La formación profesional debe enseñar la ética como una forma de convivencia
basada en los principios básicos de respeto a los derechos humanos de todos, plena
aceptación de la diversidad cultural, étnica y de pensamiento así como en la tolerancia, tanto
6/7
Lic. en Psicología, SUA, UNAM
en el ámbito de lo privado como de lo publico, con congruencia entre el actuar concreto y el
que profesamos a nivel verbal: entre el decir ya el hacer, pues “Las actitudes y los actos
enseñan más que las palabras
5
.
3 Referencias consultadas
• Rosado, C. A. M. “El papel de la ética en la formación del psicólogo”, en Hirsch A. A.
(2005), coordinadora. Educación, valores y desarrollo moral. Tomo 1. México: Gernika,
pp. 245-263.
5 pp. 260
7/7