Está en la página 1de 3

VENDAVALES

Para poder hablar de vendaval, es necesario saber con claridad que son los vientos y como
se forman.
El viento es el aire en movimiento, que se produce por las diferencias de temperatura y
presión en la atmósfera, cuando el aire se calienta asciende y al enfriarse desciende. El
aire caliente se dilata, ocupa más espacio, y tiende a subir; el espacio que queda libre es
ocupado por el frío más denso y cuando baja produce una corriente que llamamos viento.
Ahora, un vendaval son aquellos vientos cuya velocidad oscila entre los 51 y 87 km/h.
En la Escala de Beaufort se le otorgan 3 niveles: viento fuerte, vendaval y vendaval fuerte.
En la categoría, o nivel 7, se ubican los vientos fuertes, cuya velocidad se encuentra entre
los 51 y 61 km/h y que no llegan a ser vendavales. Se caracterizan porque los árboles se
mueven y se registran dificultades para andar en contra del viento. Cuando los vientos
oscilan entre 62 y 74 km/h se está en presencia de un vendaval (Nivel 8); las ramas de los
árboles son arrancadas y hay grandes dificultades para andar. En el siguiente nivel (9) se
desarrolla un vendaval fuerte los vientos cuya velocidad ronda entre los 75 y 87 km/h
pueden provocar la voladura de las tejas de los techos. Los vendavales, son fenómenos
recurrentes en el trópico, cuando hay una transición entre un periodo seco y un periodo
húmedo.se presentan más en las zonas costeras porque al aumento de temperatura en
esas zonas, hace que haya un mayor calentamiento en los suelos los cuales generan
cambios de presión. Este fenómeno se forma en el momento en que en alguna zona del
país, se registran altas temperaturas y de repente aparecen unas nubes denominadas
Cumulus Nimbus., en ese momento ocurre un proceso de condensación que aumenta la
carga de agua y cristales de hielo en la nube, que a su vez forman una fuerte corriente de
viento que se dispara contra la superficie y que al rebotar horizontalmente forma los
vendavales. [nuñero]
[nuñero] V. Serrano, A. Dulcey (2009) [online]. Disponible:
http://proyectothegales.blogspot.com/

Vendavales en Colombia
Los vientos que se desarrollan en el territorio colombiano en ocasiones presentan cambios
bruscos y se pueden convertir en una amenaza, debido a que adquieren altas velocidades
causando destrucción en su recorrido.




En general los departamentos con mayor ocurrencia de vendaval son:
departamentos de Cauca, Quindío, Risaralda, Sucre, Cesar, Huila, Cundinamarca,
Antioquia, Santander, Bolívar, Tolima, Caldas, Magdalena, Nariño, Boyacá, Córdoba,
Caquetá, Norte de Santander, La Guajira, Meta y Casanare.

Según el informe de la oficina de coordinación de asuntos humanitarios en el 2009 se
reporta que durante este año se produjo el fenómeno del niño que trajo modificaciones
importantes en el clima del pais estas fueron baja pluviosidad y aumento de la
temperatura; el principal evento de mayor ocurrencia en este año fueron los vendavales
especialmente el último trimestre del año donde se presenta la segunda temporada de
lluvias. Esto trajo consigo 28 muertos, 24 heridos, 61,780 personas (11,861 familias) y
7,981 casas afectadas por emergencias, 182 emergencias en 141 municipios en 26
departamentos.

Durante 2010 se presentó una rápida transición entre dos eventos el Niño y la Niña,
trayendo consigo severas oscilaciones climáticas sobre las zonas del país con mayor
influencia del fenómeno del niño (Andina, Pacífica, Caribe), dinamizando los niveles desde
los mínimos (estación seca) hasta los más altos registrados históricamente en algunos
puntos de medición. Sus efectos en el periodo 2010-2011 resultaron totalmente atípicos y
con extremos en los indicadores climáticos en particular en los niveles de precipitación
muy por encima y fuera de los rangos históricos en gran parte del país, en especial sobre
las regiones Caribe y Andina.

Una de las consecuencias más graves de esta continuada, inusitada y elevada
precipitación ocurrida de manera generalizada en amplias zonas del país, ha sido la
crecida y el desborde de ríos y cuerpos de agua, que inundaron en forma extensa y
prolongada regiones que en inviernos normales no se habrían inundado. Tras la ola
invernal, entre septiembre de 2010 y mayo de 2011, el número de emergencias se elevó a
2.219, conformadas por 1.233 inundaciones (55,6% del total de emergencias), 778
deslizamientos (35,1%), 174 vendavales y 24 avalanchas. Los 10 eventos restantes se
componen de tormentas eléctricas, granizadas y tornados.
Para el 2012 el director de Socorro Nacional César Urueña, manifestó que Colombia Entre
Junio y septiembre del 2012 se registraron en el país 297 vendavales que dejaron como
saldo 163 mil 972 personas para un total de 33 mil 756 familias afectadas.

En el 2013 se habían contabilizado 238 vendavales en casi todos los departamentos, pero
principalmente en Sucre, Atlántico, La Guajira, Cundinamarca, Tolima, Putumayo, Cauca y
Caldas. Han dejado tres muertos, 30 heridos, 255 viviendas destruidas, 8.616 averiadas y
9.143 familias damnificadas, según estadísticas de la Oficina de Prevención y Atención de
Desastres. Los vendavales no son fenómenos climáticos nuevos. Son tan antiguos como el
planeta. El año pasado, ocurrieron más de 300 afectaron a cerca de 102 municipios, de 24
departamentos.