Está en la página 1de 5

CLOSTRIDIUM PERFRINGENS

Acotación: 83 especies clostridium. Número limitado encontrado con frecuencia en muestras clínicas
humanas.
Del género Clostridium, bacilo corto y ancho (apariencia de ladrillo), anaeróbico, Gram
POSITIVO, capsulado, inmóvil y formador de esporas (solo en condiciones especiales de cultivo); la
espora se caracteriza por ser grande, oval, central o subterminal y no abomban la célula. Es un
Clostridium Histotoxico (es la incapacidad de las células para utilizar el oxígeno de la sangre),
Enterotoxico (agente producto de toxinas que producen una reacción adversa en las células de la
mucosa intestinal) y Piogeno (es el adjetivo que se aplica entonces a aquellos microorganismos que
generan una reacción inflamatoria que incluye la producción de pus).
Este microorganismo puede ser un habitante del tracto intestinal de los seres humanos y de
animales como parte de la flora normal, así como del suelo, las aguas residuales, las heces de los
animales y humanos, polvo y las carnes crudas. Las moscas contribuyen al transporte de las
esporas.
La C. Perfringens crece en una temperatura entre 20C° y 50C° (óptimo de 43C° a 45C°).
Crece en un pH entre 5,5 y 8,5 (óptimo de 6 a 7, es el mismo pH de la carne cocida y productos
avícolas). Entre un pH de 6 y 8 hay buena esporulación.
Se encuentra en gran variedad de cuadros clínicos, desde la simple contaminación de una
herida hasta mionecrosis traumática o no traumática, colecistitis gangrenosa, infección posaborto
con septicemia devastante y hemólisis intravascular, neumonía necrosante y empiema. El C.
Perfringens es comúnmente considerado en un grupo de microorganismos conocidos como
clostridios histotoxicos; este interviene en un 80% en la gangrena gaseosa (mionecrosis).
El microorganismo produce 12 toxinas diferentes. Se han dividido en 5 tipos: A, B, C, D y E
sobre la base de la producción de cuatro principales toxinas letales: Alfa, Beta, Épsilon e iota. Casi
todos los brotes y casos de gastroenteritis alimentaria se deben a las cepas del grupo A, y el tipo C
es el otro tipo de cepa hallado en enfermedad humana. y enteritis necrotizante
Las cepas del grupo A produce Intoxicación de alimentos con síntomas presentes de 8 a 22
horas de la ingestión de alimentos contaminados, el alimento que sirve como vehículo es casi
siempre carne inadecuadamente cocida (ejemplo de vaca, pollo, pavo o cerdo) Los signos clínicos
pueden incluir diarrea, náuseas, calambres e inflamación abdominal severa. No es común que se
observen vómitos y fiebre. Por lo general, los pacientes se recuperan en uno o dos días Es raro que
se produzcan complicaciones o muertes.
Las cepas tipo C producen una enfermedad necrosante en mucho más severa del intestino
delgado conocida como enteritis necrotizante, también conocida como enteritis necrótica o síndrome
pig-bel. Se caracteriza por la infección y necrosis de los intestinos, con septicemia. Es común el
desprendimiento de la mucosa y la perforación intestinal; las infecciones con frecuencia son mortales
y pueden apareces esporádicamente o en forma epidemiológica. En esta afección observada
mayormente en niños, hay evidencia de que C. Perfringens tipo C, que es parte de la flora normal del
intestino o se ingiere con cerdo contaminado u otra carne, prolifera en el intestino delgado y produce
toxina beta. Esta producción de toxina conduce probablemente a parálisis focal, inflamación
hemorrágica y necrosis gangrenosa segmentaria del intestino, en particular el yeyuno. Entre los
probables factores que intervienen en la patogénesis de la enteritis necrosante están: Comer en
exceso (distender el intestino y causar obstrucción parcial);Desnutrición (poca producción proteasa
pancreática en particular tripsina que comúnmente destruye le beta toxina); Una dieta rica en
inhibidores de tripsina (como batata semicocida). Para esta patología se encuentra disponible un
toxoide!
Para que se presente un brote de infección gastrointestinal por C. Perfringens son
necesarias las siguientes condiciones:
* Que el alimento este contaminado.
* Que existan condiciones limitadas para que la bacteria se multiplique.
* Que el alimento no haya sido refrigerado convenientemente.
* Que el alimento se consuma sin someterlo de nuevo a calentamiento.
* Que las bacterias esporulen invitro y elaboren la enterotoxina.
Prevención de los Brotes:
Los recursos para prevenir los brotes de infección por C. Perfringens comprenden:
* El apropiado y rápido enfriamiento de las carnes cocidas y de los demás alimentos.
* El mantenimiento de los alimentos a temperaturas superiores a los 60C°.
* El sometimiento de los alimentos sobrantes a nuevo calentamiento.
* La apropiada higiene del personal.
La C. Perfringens produce enfermedades Infecciones por heridas La contaminación de las
heridas puede ocasionar gangrena gaseosa, celulitis clostridial o contaminación superficial.
La gangrena gaseosa (mionecrosis clostridial) resulta del crecimiento de C. perfringens junto con la
producción de toxina en una herida; las toxinas provocan la necrosis de los tejidos locales y la
posterior propagación de la bacteria y toxemia sistémica. Por lo general, los primeros síntomas son
fiebre y dolor en el área afectada. A medida que la necrosis se extiende, los músculos presentan
manchas de color púrpura y se edematizan, exudan un olor desagradable y presentan burbujas de
gas. La toxemia resulta en hemólisis masiva, choque severo e insuficiencia renal. La gangrena
gaseosa puede ser mortal en un plazo breve si no se realiza un tratamiento rápido y radical.
En casos de celulitis clostridial: los organismos no se propagan a los tejidos sanos. El comienzo
de la enfermedad es más gradual, el dolor es mínimo y por lo general, no se observa toxemia
sistémica. Con tratamiento, el pronóstico de la celulitis anaeróbica es bueno.
En casos de contaminación superficial, la herida por lo general cicatriza normalmente; aunque en
algunos casos puede haber exudado y la infección puede interferir con la cicatrización de la herida.
No se dispone de vacunas para las infecciones de heridas clostridiales, incluso para la gangrena
gaseosa.
GANGRENA GASEOSA es la necrosis, putrefacción de los tejidos y producción de gas. Es causada
principalmente por la toxina alfa de Clostridium perfringens. Los gases forman burbujas en el
músculo, que da crepitación y olor característico de la descomposición de los tejidos.Después de la
propagación local rápida y destructiva (que puede tardar horas), la diseminación sistémica de las
bacterias y toxinas bacterianas pueden causar la muerte. La gangrena gaseosa se presenta de
manera súbita y por lo regular ocurre en el mismo sitio de un traumatismo o una herida quirúrgica
reciente. En algunos casos, ocurre sin un evento irritante. Las personas que están en mayor riesgo
de gangrena gaseosa generalmente tienen una enfermedad vascular (ateroesclerosis o
endurecimiento de las arterias), diabetes o cáncer de colon. Los signos y síntomas incluyen aire
debajo de la piel, ampollas, fiebre, ritmo cardíaco alto y piel pálida y sudorosa. Esta enfermedad muy
peligrosa necesita ser tratada inmediatamente porque puede comprometer la vida.
La lesión o enfermedad inicial restringe el flujo de sangre a la zona del cuerpo afectada. Los
vasos sanguíneos pueden ser destruidos o deteriorados de tal forma que no pueden transportar de
forma efectiva la sangre a esa zona o la sangre no puede retirar las toxinas de ese lugar. Al no poder
trascurrir la sangre el tejido no puede recibir el oxígeno que necesita para sobrevivir. La zona de
alrededor del lugar afectado puede ser bastante doloroso ya que el tejido comienza a deteriorarse
por la falta de sangre y oxígeno. La zona se puede inflamar.
Si la afección no se trata, la persona puede entrar en shock con disminución de la presión arterial
(hipotensión),insuficiencia renal, coma y finalmente la muerte.

Tratamiento
Limpiar las heridas traumáticas, las heridas que no se pueden limpiar no deben ser cerradas. se
debe proveer oxígeno y fluidos intravenosos para corregir las anormalidades de electrolitos, evaluar
el estado circulatorio con frecuencia, la Administración de antibióticos tipo penicilina por intravenosa
Una vez se haya hecho el diagnóstico de gangrena gaseosa, debe administrarse clindamicina y
penicilina G de forma oral, ya que el Clostridium es sensible a esta combinación. La vancomicina y el
linezolid pueden utilizarse para pacientes en riesgo de Staphyulococcus aureus (SARM) resistente a
la meticilina. Algunos pacientes con SARM son aislados en la actualidad, incluso si no son de alto
riesgo. Utiliza analgésicos para controlar el dolor. La terapia de oxígeno hiperbático ha sido probada
con algo de éxito. Y por último se debe Remover el tejido dañado, muerto e infectado con cirugía tan
rápido como sea posible. Puede ser necesario amputar algún miembro para controlar la propagación
de la gangrena gaseosa.
EXAMEN GENERAL
El paciente se muestra con inquietud y angustia, sus ojos se ven hundidos y vidriosos. Si la infección
es por Clostridium perfringens las mejillas frecuentemente están enrojecidas, como maquilladas con
"colorete". Se observa palidez cérea de la cara facies y puede existir ictericia, además de fiebre
elevada (de 38,5-39 oC).
EXAMEN LOCAL
Piel: La zona afectada es muy dolorosa, se observa tensa y brillante, dada la tensión que producen
el enfisema y el edema subyacentes. Existe dolor de gran intensidad y pueden encontrarse manchas
bronceadas de Velpeau. Es característica, a la palpación, la crepitación del gas subyacente del
enfisema. El edema y el enfisema se extienden desde la zona lesionada de la extremidad, en
dirección centrípeta, en busca del tronco. Si existe herida, sus bordes estarán necróticos y la
secreción será escasa, turbia, pardusca, como lavado de carne, fétida, pútrida, con olor que muchos
semejan a ratón muerto, acompañada de gas que brotará en forma de burbujas que dejarán oír una
evidente crepitación, generalmente no hay pus y se observan los esfacelos y los músculos
desvitalizados (como carne hervida). Durante la intervención quirúrgica se observa el aspecto pálido
de los músculos, como de carne cocida, exudación de abundante líquido y extravasación de sangre
que se difunde por estos y le da un color oscuro como de jalea de grosellas, que además, no sangra
al corte y no se contrae cuando se le pinza. 10
EXÁMENES COMPLEMENTARIOS
1. Hemograma: Hemoglobina: Anemia. Los glóbulos rojos estallan producto de las hemolisinas de los
clostridios. Leucocitosis: Puede alcanzar cifras 20 a 30x109/L, con predominio de neutrófilos, en
ocasiones absoluto, casi siempre por encima de 90-95 %.Presencia de formas juveniles como
células en banda, con desviación intensa hacia la izquierda y posible aparición de blastos en la
periferia, caracterizados por una reacción leucemoide; todo ello acompañado de disminución de los
linfocitos y ausencia de eosinófilos. 2. Coloración de Gram: Aparecen bacilos grampositivos,
esporulados o no. También se tomará muestra de la secreción y se preservará introducida en
thioglicolato u otro agente similar para preservar el medio anaerobio. Se hará la siembra y el cultivo
mediante técnicas para anaerobios. 3. Cultivo y antibiograma para gérmenes aerobio y anaerobio,
así como icológico. 4. Gasometría: Acidosis metabólica con disminución de la saturación de oxígeno.
5. Ionograma: El potasio se eleva por la liberación durante la hemólisis. 6. Bilirrubina elevada.7.
Hemocultivo: Debe realizarse siempre en los picos febriles. En la gangrena gaseosa solo 15 % de los
pacientes hace una bacteriemia en los estadios finales. 8. Radiografía de la zona afectada: se
realizará por la técnica de partes blandas, en dos vistas y de forma seriada, con intervalos de pocas
horas. El gas exógeno, aire atrapado en una herida anfractuosa, o quizá agua oxigenada de una
cura previa, tiende a desaparecer en los estudios seriados. Se observarán las burbujas de gas en
forma de sartas de perlas, por debajo de la fascia y adyacente al hueso.
9. Ecografía y tomografía axial computarizada de abdomen, pelvis, tórax y cabeza: pueden mostrar
el gas.
10. Aislamiento de los gérmenes por inmunofluorescencia.
11. La biopsia por congelación pone en evidencia la necrosis tisular y la presencia de bacilos en los
casos de sepsis clostridiana.
Prevención
Limpie muy bien cualquier herida en la piel. Estar atento a signos de infección (como enrojecimiento,
dolor, secreción o hinchazón alrededor de la herida) y consulte al médico oportunamente si estos se
presentan. En algunos casos, sigue un tratamiento preventivo con antibióticos para evitar una
posterior infección, en especial, ante una cirugía electiva intestinal. El uso de antibióticos antes de la
cirugía ha demostrado que el índice de infección se reduce de más del 20 por ciento a menos del 9
por ciento. Los paciente con arteriosclerosis o diabetes, tener sumo cuidado con las manos y pies ya
que se encuentran en riesgo de infección incluso ante lesiones leves. Toma las medidas necesarias
para reestablecer la circulación en los pies.

Nombres alternativos
Infección tisular por clostridio; Infección de los tejidos por clostridio; Mionecrosis