Está en la página 1de 29

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE CIENCIAS BIOLÓGICAS
BIOPLÁSTICOS
BIOTECNOLOGÍA







DOCENTE: Msc. Jhon García

ALUMNAS:
Jadit Estefanny Rueda Gutiérrez.
Lucía Victoria Chulle Ramos.

CICLO: 2013-II

Lambayeque, 26 de marzo del 2014.

2
INTRODUCCIÓN

La escasez y encarecimiento del petróleo, junto con un aumento de las regulaciones
medioambientales, actúan de forma sinérgica para promover el desarrollo de nuevos
materiales y productos más compatibles con el medioambiente e independientes de los
combustibles fósiles. En este contexto, los bioplásticos se ajustan perfectamente a las
nuevas necesidades e inquietudes industriales y sociales.

La obtención de productos químicos y nuevos materiales a partir de fuentes renovables no
es una idea nueva. Sin embargo, el reto está en desarrollar la tecnología necesaria y en
adaptar los productos y procesos a aplicaciones reales y competitivas que supongan una
verdadera revolución y se transformen en una realidad en el mercado.

Los bioplásticos constituyen en la actualidad un campo de interés creciente en sectores
industriales diversos (envase, automoción, alimentación, sector eléctrico-electrónico,
construcción, medicinas, textil, etc.). Este interés está íntimamente relacionado con la
tendencia globalmente extendida, de sustitución de los materiales procedentes de fuentes
fósiles por otros procedentes de fuentes renovables y sostenibles. Sin embargo, son
precisamente las aplicaciones lo que motiva las definiciones y tipologías de bioplásticos
que se conocen.

Los bioplásticos no constituyen una única clase de polímero sino una familia de materiales
con distintas propiedades y rango de aplicaciones. De forma general, la Asociación
Europea de Biopl ásticos (European Bioplastics), clasifica estos materiales en dos
categorías principales:

. Los denominados plásticos procedentes de biomasa (de recursos renovables).
. Los polímeros biodegradables que cumplen con los criterios científicos recogidos en las
nomas de biodegradabilidad y compostabilidad que a nivel europeo son la EN 13432 y EN
14995, ISO 17088 o ASTM D-6400.

En ambas tipologías de materiales existe un alto porcentaje de recursos renovables en su
fabricación. Sin embargo, los plásticos del primer grupo no son necesariamente
biodegradables, mientras que materiales que cumplen las normativas de
biodegradabilidad y compostabilidad pueden ser obtenidos mediante procesos
bioquímicos a partir de fuentes fósiles.

Los polímeros del primer grupo no precisan ser biodegradables o compostables, aunque
la mayoría lo son. Los del segundo grupo no necesariamente tienen que estar basados en
materias primas renovables para cumplir los criterios de la norma EN 13432. De hecho,
algunos polímeros basados en monómeros procedentes de la industria petroquímica
están certificados como biodegradables o compostables, ya que la biodegradabilidad está
más directamente relacionada con la estructura química que con el origen de las materias
primas.

Todos los polímeros naturales basados en carbono, como el almidón, celulosa, lignina,
etc. Y los monómeros en los que están basados son biodegradables. Sin embargo, estos
plásticos basados en monómeros procedentes de fuentes de materias primas renovables
pueden perder la biodegradabilidad por una modificación química, como es la
polimerización.

3

Asimismo se debe tener en cuenta que las propias formulaciones de los bioplásticos,
requieren para su procesabilidad de aditivos o modificantes que pueden ser de origen
sintético, lo que implica que no en todos los casos es posible fabricar bioplásticos
basados al 100% en materias primas renovables.

En cuanto a los métodos de producción comercial, los bioplásticos se pueden procesar
mediante tecnologías aplicadas a los plásticos convencionales tales como la extrusión,
inyección, soplado o termoformado. Sin embargo, aunque cada familia de materiales tiene
sus peculiaridades, todos tienen en común su tendencia a hidrolizarse, limitada
resistencia térmica y sus bajas temperaturas de proceso. Estos aspectos son importantes
a la hora de procesar estos materiales con vistas a evitar la alteración de la cinética de
degradación de los mismos, ya en las etapas de fabricación.


HISTORIA

Los primeros plásticos derivaron de materiales orgánicos, aunque originalmente no fueron
llamados bioplásticos. EL pionero fue John Wesley Hyatt Jr. quien 1869 creó un plástico
derivado de celulosa de algodón como sustituto del marfil. Años más tarde se creó el
celuloide, un material que aún se utiliza para fabricar películas fotográficas y de filmación.
Otro plástico derivado de celulosa, el celofán creado en 1912, hoy en día también es
utilizado.

En 1910, el científico ruso Sergéi Lébedev creó el primer polímero de caucho sintetizado a
partir del butadieno y desde entonces los plásticos sintéticos han desplazado a los
bioplásticos. Los plásticos derivados del petróleo eran más económicos y adecuados para
una producción masiva, además tenían mejores propiedades mecánicas. Es así que en la
primera mitad del siglo se crearon muchos de los plásticos que empleamos hoy en día. El
primero de ellos fue el PVC (1936), luego el poliuretano (1937) y el poliéster insaturado o
PET, el cual fue patentado en 1942 y que desde entonces se ha convertido la principal
materia prima para elaborar botellas de plástico.


El retorno de los bioplásticos

Los costos ambientales asociados a la producción de millones de toneladas de materiales
desechables y no degradables se hizo gradualmente evidente en la segunda mitad del
siglo XX. En los EE.UU., la crisis del petróleo de 1973 puso en evidencia los problemas de
dependencia del petróleo. En 1976 la compañía británica Imperial Chemical Industries
(ICI) creó el primer producto que se comercializaría como bioplástico, y en 1983, Biopol®
fue presentado como el primer plástico totalmente biodegradable. Los bioplasticos
siguieron siendo productos de nicho durante décadas debido a su alto costo. Biopol®
llegó a costar 20 veces más que un plástico convencional. A partir de la década de los
noventa el interés por los bioplásticos se incrementa favorablemente y hoy en día el
mercado de los bioplásticos son una realidad y es posible encontrar productos elaborados
a partir de estas materias primas.

La capacidad mundial de producción de bioplásticos se incrementará cerca del doble para
el 2015. Sólo en el 2011, la producción alcanzó las 900.000 TM y se espera que para el

4
2015 se llegue a 1,7 millones de toneladas. Este rápido crecimiento de los bioplásticos se
debe al número mayor de aplicaciones. Desde el envasado hasta la fabricación de
juguetes, alfombras y componentes electrónicos, los bioplásticos, se convierten en una
alternativa sustentable y cada vez ampliarán su participación en diversos sectores
industriales.

La demanda total de bioplásticos estimada en el 2011 fue de 475.900 toneladas métricas,
llegando a un total de 574.100 toneladas métricas en el 2012, observándose así un
potencial de mercado en este campo. Con un 34,1% de demanda por bioplásticos en el
2011, Europa es la región de mayor demanda seguida de la región Asia-Pacífico con un
24,7% en el mismo año. En términos de crecimiento, las regiones de Asia-Pacífico junto
con América del Sur emergen como regiones de mayor perspectiva para el mercado de
los bioplásticos. En este contexto la capacidad instalada de producción de bioplásticos ha
aumentado en los últimos años. Europa en el año 2011 poseía un 28% de capacidad de
producción global para bioplásticos, mientras que Norteamérica y Sudamérica seguían
con un 24% y 22% respectivamente. En la tabla 1 se resume la capacidad de producción
de bioplásticos instalada en el mundo. Se puede observar que el bio-polietileno es el
bioplástico de mayor producción con más de 250 mil toneladas métricas en el 2011.








De los llamados bioplásticos compostables, el ácido poliláctico (PLA) es el de mayor
producción. De acuerdo con Nova-Institut en la actualidad existen 25 empresas instaladas
en 30 sitios en el mundo que producen 180.000 toneladas anuales y de los cuales los
envases biodegradables de alimentos y bebidas representan el 70% de la demanda
mundial de PLA.

En los últimos años el incentivo de producir plásticos no convencionales, es decir, que no
provengan de la industria petroquímica, se ha incrementado notoriamente debido al alza
en el precio del petróleo, en especial a partir del año 2003. Es así como a mediados del
2008 el precio por barril de petróleo superó los USD 140 y a partir de entonces se han
mantenido precios por sobre los USD 100. Debido al desarrollo de nuevas técnicas de
biología molecular y que en países desarrollados las normativas legales han generado un
Capacidad de producción global de bioplásticos por tipo
de producto en el año 2011
Fuente: Revista INGENERARE 27 – 2013 MÉXICO

5
impuesto al uso de materiales no degradables derivados del petróleo, en los últimos años
ha tomado más fuerza la necesidad de generar plásticos biodegradables de origen
microbiano. Hoy existen diferentes compañías productoras de PHA con capacidades
instaladas que van desde 50 a 50.000 ton/año




















Compañías productoras de PHAs
Fuente: Revista INGENERARE 27 – 2013 MÉXICO
Copolímeros de PHB: PHBV, poli(3-hidroxibutirato-co-4-hidroxivalerato);
PHB4B, poli(3-hidroxibutirato-co-4-hidroxibutirato) –; información no disponible.

6

































CLASIFICACIÓN DE BIOPLÁSTICOS

El término bioplástico abarca una amplia gama de polímeros, cada uno de los cuales
tiene diferentes atributos en cuanto a su impacto sobre el medioambiente. No existe un
único sistema de clasificación para los bioplásticos. De forma general, la Asociación
Europea de Bioplásticos (European Bioplastics), clasifica estos materiales en dos
categorías principales:



7
o Los denominados plásticos procedentes de biomasa (de recursos renovables).

o Los polímeros biodegradables que cumplen con los criterios científicos recogidos en
las normasde biodegradabilidad y compostabilidad que a nivel europeo son la EN
13432 y EN 14995, ISO 17088 y su contraparte americana la norma ASTM D-6400.



Aunque también existen otras clasificaciones:

Bioplásticos procedentes total o parcialmente de fuentes renovables
Comprenden tanto los bioplásticos cuyos monómeros proceden de la biomasa (almidón y
celulosa), como aquellos cuyos monómeros son producidos mediante la fermentación de
recursos renovables, aunque el proceso de polimerización posterior sea por vía química
convencional.

Bioplásticos sintetizados por vía biotecnológica
Existen dos vías biotecnológicas para la producción de bioplásticos. El primero consiste
en la obtención biotecnológica de los monómeros y polimerización posterior por vía
química (ácido poliláctico-PLA). Otra vía es la síntesis integral de los bioplásticos
mediante procedimientos biotecnológicos, fundamentalmente por fermentación
microbiana, aunque se están contemplando a más largo plazo otras tecnologías basadas
en la utilización de plantas genéticamente modificadas. Un ejemplo son los
Polihidroxialoanatos (PHA).

Polímeros biodegradables sintéticos (no procedentes de fuentes renovables)
Proceden de la polimerización de monómeros obtenidos de fuentes fósiles. Por su
estructura son biodegradables según las normas de biodegradabilidad y compostaje
(ASTM D6400 y EN13432). Ejemplo de este tipo de materiales lo constituyen el grupo
de Poliésteres alifáticos y alifáticos-aromáticos


8


A. BIOPLÁSTICOS PROCEDENTES TOTAL O PARCIALMENTE DE
FUENTES RENOVABLES

Además de los expuestos en el cuadro, existen otros polímeros basados en recursos
renovables con escasa presencia en el mercado pero con potencial interés como son:

. Lignina, pectina, quitina, quitosano o hemicelulosa (de tipo polisacárido).
. Proteínas de origen vegetal y animal: Gluten, zeína, caseína, colágeno, gelatina y suero
(grupo de las proteínas).
. Triglicéridos.

Algunos de los biopolímeros anteriores tienen un potencial interés como aditivos de tipo
natural con capacidad antioxidante o antimicrobiana como es el caso del quitosano.


9


En general, el grado de desarrollo y comercialización de los principales bioplásticos
basados en recursos renovables se halla en distintos estadios, tal y como se muestra en
la siguiente figura, teniendo en cuenta que la posición hacia la derecha dentro de cada
grupo indica una mayor producción con respecto de los demás polímeros.















10
A.1. POLÍMEROS DERIVADOS DEL ALMIDÓN

Los polímeros derivados de almidón son materiales termoplásticos resultantes del
procesado del almidón natural por medios químicos, térmicos o mecánicos. Asímismo, es
posible hacer copolímero con otros biopolímeros y pueden obtenerse copolímeros tan
flexibles como el polietileno o tan rígidos como el poliestireno.

El almidón es un polisacárido
abundante, de bajo costo, renovable
y totalmente biodegradable que se
encuentra en las plantas. El almidón
comercial se obtiene de las semillas
de cereales: maíz, trigo, varios tipos
de arroz, etc., y de algunas raíces y
tubérculos como la patata. El más
utilizado para la producción de
bioplásticos es el almidón de maíz.



Propiedades mecánicas, químicas y físicas
Su densidad (1.2-1.35 g/cm
3
) es superior a la de la mayoría de los polímeros
termoplásticos convencionales y presentan baja resistencia a disolventes y aceites
aunque este aspecto se puede mejorar con mezclas con, por ejemplo, PCL
(Policaprolactona). En la actualidad también existen mezclas con otros biopolímeros como
el PLA y con otros polímeros convencionales, constituyendo las resinas híbridas de
almidón. El almidón es muy sensible a la humedad y al contacto con agua lo que limita el
rango de sus aplicaciones. En cambio por su estructura polisacárido, ofrece propiedades
moderadas de permeabilidad al oxígeno.

Propiedades biodegradabilidad
El almidón es 100% biodegradable según la normativa EN13432, sin embargo,
determinados copolímeros, en un alto grado de sustitución, pueden afectar a
negativamente la biodegradabilidad por interacciones almidón-poliéster que ocurren a
nivel molecular.

A.2. ÁCIDO POLIÁCTICO (PLA)

El Ácido Poliáctico (PLA) es un poliéster alifático derivado al 100% de materias primas
renovables, que se produce a partir de ácido láctico mediante un proceso de
polimerización química. El ácido láctico se produce por fermentación anaerobia de
substratos que contengan carbono, ya sean puros (glucosa, lactosa, etc.) o impuros
(almidón, melazas, etc.) con microorganismos, bacterias y ciertos hongos. Asimismo,
presenta en su estructura, un carbono asimétrico, por lo que existen dos estereoisómeros,
el D o el L, siendo el L, el que se obtiene de forma natural. La selección de la bacteria
utilizada influye en la obtención de un mayor o menor ratio de isómeros D (+) o L (-).

Se han desarrollado distintos procesos para la obtención de PLA, pero los más
interesante son aquellos que permiten obtener un polímero de alto peso molecular. Así,
MITSHUI TOATSU CHEMICALS ha patentado un proceso que permite obtener PLA de

11
alto peso molecular. CARGILL y DOW LLC desarrollaron y patentaron un proceso
continuo y de bajo coste que permite igualmente PLA de alto peso molecular (>105).

Se utilizan como capas de sellado térmico, etiquetas y bolsas de transporte, como
alternativa para películas tradicionales y para la producción de envases rígidos.

Propiedades mecánicas, químicas y físicas
Las propiedades del PLA están relacionadas con la
proporción de sus dos esteroisómeros, D y L.
Comercialmente, se puede encontrar grados de PLA
ópticamente puros (100% L) que proporcionan
grados de cristalinidad elevados (45-70%), pero
también se comercializan otros grados de PLA
constituido por mezclas de sus isómeros, que son
básicamente amorfos. Los grados amorfos de PLA
son transparentes, aunque las propiedades ópticas
son sensibles a la aditivación, incluso en pequeños
porcentajes. Sus propiedades mecánicas son
buenas en comparación con otros biopolímeros pero
presentan, sin embargo, baja resistencia al impacto.
La dureza, rigidez, resistencia al impacto y
elasticidad, propiedades importantes en aplicaciones
para botellas de bebidas, son similares a las del PET, aunque la menor estabilidad termo-
mecánica en contacto con agua, proporcionaría un menor tiempo de vida útil de las
botellas envasadas de PLA. Asimismo, las propiedades anteriormente citadas junto con
su alto módulo de flexión y transparencia lo hacen comparable con otros materiales como
el celofán. Tiene una temperatura de reblandecimiento baja (~50-60ºC) variable según
grado y se degrada rápidamente por encima de esa temperatura en condiciones de alta
humedad, lo que plantea problemas para aplicaciones de almacenamiento de productos y
su uso en automóviles. Presenta buenas propiedades barrera frente a olores y sabores.
Tiene también alta resistencia a grasas y aceites. Por su estructura lineal alifática, el PLA
tiene una buena resistencia a la radiación UV, en contraste con los polímeros aromáticos.
Para mejorar sus propiedades y que pueda competir con plásticos flexibles de uso común,
el PLA puede modificarse con agentes plastificantes o mezclándolo con otros polímeros.

Propiedades de biodegradabilidad
El PLA es resistente al ataque de microorganismos en suelos o lodos a temperatura
ambiente. El polímero debe primero hidrolizarse a temperaturas superiores a 58ºC para
reducir el peso molecular antes de que la biodegradación comience. Por tanto, no es
compostable en las condiciones típicas. En condiciones normales de uso y
almacenamiento es un plástico bastante estable.


A.3. POLIÉSTERES PROCEDENTES DE MONÓMEROS OBTENIDOS DE
RECURSOS RENOVABLES

Algunos poliésteres pueden producirse a partir de recursos renovables. Estos poliésteres
se fabrican a partir de un diol y uno o más ácidos dicarboxílicos. Los dioles utilizados son
el 1,3-propanodiol (PDO) o el 1,4-butanodiol (BDO) que en este caso están basados en
recursos renovables. El diácido puede también estar basado en recursos renovables

12
(ácido succínico o adípico) o proceder de la industria petroquímica (ácido tereftálico o
tereftalato de dimetilo (DMT)



A.4. POLÍMEROS DERIVADOS DE LA CELULOSA

Los polímeros basados en celulosa se producen mediante modificación química de la
celulosa natural. Los principales representantes son:

. Celofán.
. Acetato de celulosa.
. Éster de celulosa.
. Celulosa regenerada (fibras).
. Otros materiales compuestos derivados de la celulosa.
. Celulosa Bacteriana.

Las fibras de algodón y madera son las materias primas principales para la producción
industrial de celulosa. En el algodón, la celulosa está disponible en su forma
prácticamente pura; por el contrario, en la madera está presente junto con lignina y otros
polisacáridos (hemicelulosas) de los cuales debe aislarse y purificarse. Aparte de las
plantas, ciertas bacterias, algas y hongos producen celulosa.

La celulosa es un polisacárido complejo con morfología cristalina, una hexosa que por
hidrólisis produce glucosa, aunque es más resistente a la hidrólisis que el almidón.
Los polímeros de celulosa desde el punto de vista del mercado, se consideran tecnologías
maduras desde hace décadas, a excepción del caso de la celulosa bacteriana producida a
partir de la fermentación de azúcares por medio de las bacterias del vinagre. Se trata de
un tipo de celulosa más pura que ha sido obtenida de fuentes vegetales ya que no
contienen ni hemicelulosa ni lignina. No obstante tienen un peso molecular más bajo que
la celulosa obtenida de fuentes vegetales. Tiene sin embargo una potencialidad
interesante por sus propiedades mecánicas, acústicasy biocompatibles.



13
A.5. POLIURETANOS (PUR)

Los PUR se fabrican por la reacción de un poliol y un isocianato. Mientras que el
isocianato siempre tiene origen petroquímico, para algunas aplicaciones el poliol puede
proceder de fuentes renovables. Así, se pueden obtener polioles a partir de aceites
vegetales como ricino, colza, soja y girasol. También los polioles-poliésteres pueden
proceder de materias primas renovables. Los PURs basados en polioles naturales tienen
un precio muy superior a los convencionales, además en el caso de determinados
productos comerciales, sólo se recomienda la sustitución parcial del poliol. No obstante,
ciertas aplicaciones a nivel de recubrimientos de madera, ofrecen buenas perspectivas en
relación a que los productos obtenidos ofrecen una sinergia en propiedades de un PUR
convencionales de base poliéster y otro de base poliéter.


A.6. POLIAMIDAS (PA)

Existen rutas para la producción de poliamidas en las que se utilizan compuestos
intermedios producidos a partir de recursos renovables, en concreto para el nailon 66,
nailon 69 y nailon 6. Sin embargo, estas tecnologías todavía no se utilizan
comercialmente debido a los altos costos de producción de los compuestos intermedios a
partir de recursos renovables en comparación con su obtención a partir de productos
petroquímicos. La poliamida 66 se fabrica por policondensación de hexametilendiamina
con ácido adípico. El ácido adípico es sintetizado normalmente a partir de benceno, pero
también se puede sintetizar por vía biotecnológica a partir de glucosa. La poliamida 69 se
fabrica por policondensación de hexametilendiamina con ácido nonanodiocico (azelaico),
que a su vez se obtiene por síntesis química a partir del ácido oleico que puede
encontrarse en la mayoría de grasas animales y vegetales. La poliamida 6 se produce
mediante la polimerización por apertura de anillo de la caprolactama, la cual puede
obtenerse por fermentación de glucosa y de otros azucares fermentables.


B. POLÍMEROS BIODEGRADABLES SINTÉTICOS (NO PROCEDENTES DE
FUENTES RENOVABLES)

Dentro de esta categoría los poliésteres son los que ofrecen más posibilidades de
biodegradarse debido a su tendencia a hidrolizarse. Desde el punto de vista estructural,
los poliésteres se dividen en dos categorías principales: alifáticos y aromáticos.

Los poliésteres alifáticos, tales como la policaprolactona (PCL) o el poli-adipato de
butilenglicol (PBA), son biodegradables. Sin embargo, sus puntos de fusión en torno a 60º
C los excluye de muchas de aplicaciones. Por el contrario, los poliésteres aromáticos más
comunes, tales como el politereftalato de etilenglicol (PET) y el politereftalato de
butilenglicol (PBT), presentan altos puntos de fusión pero no son biodegradables.


C. BIOPLÁSTICOS SINTETIZADOS POR VÍA BIOTECNOLÓGICA

Todos los organismos vivos son capaces de sintetizar una enorme variedad de polímeros,
que pueden ser clasificados hasta en 8 clases principales, pero que debido a su
estructura y propiedades, en la mayoría de los casos no pueden clasificarse como
Bioplásticos.

14

Los polihidroxialcanoatos (PHAs), poliésteres de hidroxialcanoatos conservan
características propias del plástico sintético, con la ventaja de ser completamente
degradados pocos meses después de su uso. Los gránulos de PHA son producidos
intracelularmente por más de 300 bacterias diferentes incluyendo Eubacterias y Archeas.

Una vez se conocieron las bondades de este material biodegradable, las investigaciones
apuntan a crear estrategias que superen la principal desventaja existente y es su alto
costo de producción frente a los plásticos derivados del petróleo; la utilización en el medio
de cultivo de fuentes de carbono económicas, y optimización en los procesos de
fermentación, recuperación y purificación del biopolímero son las estrategias más usadas.
A su vez el empleo de microorganismos recombinantes como Escherichia coli, ayuda a
resolver algunas limitaciones tecnológicas que se pueden presentar con los métodos
anteriores ya que permiten manejar a fondo la parte metabólica y cinética del
microorganismo, por lo tanto y de manera directa la producción de PHAs.


B.1. POLIHIDROXIALCANOATOS (PHA)

Los PHA son poliésteres sintetizados por ciertas bacterias constituidos por unidades
repetitivas de diversos hidroxiácidos o mezclas de ellos. Al igual que el PLA, los PHA son
poliésteres alifáticos producidos mediante fermentación de materias primas renovables.
Sin embargo, mientras que la producción de PLA es un proceso en dos etapas
(fermentación para obtener el monómero, seguida de un paso convencional de
polimerización química), los PHA son producidos directamente mediante fermentación de
una fuente de carbono por parte del microorganismo.

Se conocen más de 150 estructuras de PHA que tienen diferentes características de
termoflexibilidad y propiedades mecánicas. Se comercializan bajo la forma de tenedores
de plástico y películas para embalaje, puesto que son resistentes al calor, a la grasa y al
aceite.

Características generales de los PHAs
Los gránulos de PHAs sirven como almacenamiento de energía y carbono cuando en el
medio hay abundancia de este y déficit de elementos como nitrógeno, fósforo, magnesio
entre otros, lo que los hace más resistentes bajo esta condición de estrés. Su tamaño
oscila entre 0.2 - 0.5 μm con un número aproximado de 8-10 gránulos por célula y con un
peso molecular de 2x10
5
-3x10
6
daltons, sin embargo esto varía dependiendo de la
especie. A su vez pueden acumular biopolímero hasta el 90% de su peso seco.


Gránulos de PHA formados por Pseudomonas aeruginosa

15
Microorganismos productores de PHA

Si bien existen reportes sobre la producción de PHA en plantas, las células vegetales solo
obtienen rendimientos menores al 10 % (10 % del peso seco atribuido al PHA), mientras
que algunas bacterias lograr acumular estos biopolímeros, de manera que hasta un 80-90
% del peso seco es atribuible al PHA, convirtiéndolas en candidatos idóneos para la
producción de polihidroxialcanoatos a nivel industrial.

Los PHA son producidos por una gran diversidad de bacterias, siendo Cupriavidus
necátor (antes Alcaligenes eutrophus) una de las más estudiadas. Otras bacterias
conocidas por su producción de PHA incluyen especies de Bacillus, Alcaligenes,
Pseudomonas, y Halomona.s





























Se conocen más de cien especies bacterianas productoras de PHA. Los PHA se
acumulan en vesículas intracelulares y su formación está asociada a la deficiencia de
algunos nutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, entre otros) cuando existe un
exceso en la fuente de carbono y como respuesta a diversos factores de estrés ambiental.

Cepas mutantes de Cupriavidus necator pueden acumular hasta un 80 % (peso – peso)
de PHB al utilizar glucosa como fuente de carbono. Alguna de esas cepas, al cultivarse en
un medio conteniendo glucosa y ácido propiónico, producen un copolímero de
hidroxibutirato – hidroxivalerato, en el que la proporción entre hidroxibutirato e
hidroxivalerato varían en relación directa con la relación entre glucosa y ácido propiónico.
Bacterias productoras de PHA, fuentes de carbono
Fuente: Revista INGENERARE 27 – 2013 MÉXICO


16



Clasificación de PHAs
Los polihidroxialcanoatos se clasifican de acuerdo con la naturaleza de sus unidades
monómeras, si el polímero está formado por solo un tipo de unidades se denomina
homopolímero. A su vez, si está integrado por monómeros con distinta longitud de átomos
de carbono en el mismo granulo se refiere entonces a un copolímero. Del mismo modo si
los monómeros que forman el polímero poseen cada uno de 3-5 átomos de carbono se
conocen como PHAs de cadena corta (scl - PHA), y PHAs de cadena media (mcl - PHA)
cuando contienen de 6-14 átomos de carbono. La razón por la cual un PHAs se forma
como un polímero de cadena corta o media está relacionada directamente con la enzima
encargada de la síntesis (sintasa) ya que esta tiene una especificidad de sustrato que
puede actuar sobre monómeros con diferente número de átomos de carbono.




Sustituciones del grupo Radical

17



Síntesis de PHAs
La composición monomérica de los biopolímeros de PHAs es muy variada, depende de
las rutas metabólicas por las cuales fueron sintetizados y por la fuente de carbono externa
que se usa como materia prima para dicha ruta. Provienen básicamente de tres vías
metabólicas: la degradación de azucares mediante la obtención de Acetil CoA, la
degradación de ácidos grasos (β-oxidación) y/o biosíntesis de ácidos grasos.



18
Las PHA sintasas son las enzimas que catalizan la conversión de sustratos (R)-3-
hidroxiacil-CoA a PHAs con la liberación de CoA, es decir une los monómeros formando
el polímero. Hacen parte de una familia de enzimas que poseen cualidades no muy
comunes considerando la función en la formación de estructuras intracelulares insolubles
en agua (los gránulos de PHA) y la asociación de estas inclusiones con una monocapa
lipídica. Estas enzimas están unidas a las superficie de los gránulos y como todas ellas
tienen una especificidad de sustrato, en este caso pueden aceptar monómeros con
diferente número de carbonos, característica principal por la cual se clasifican.


Las PHA sintasas clase I tienen como microorganismo modelo Ralstonia eutropha, están
compuestas de una sola clase de subunidad (PhaC), y actúan sobre tioésteres CoA de
varios 3 hidroxialcanoatos de cadena corta. Las PHA sintasas Clase II también se
componen de una sola subunidad (PhaC) y son activas sobre tioésteres CoA de varios 3-
hidroxialcanoatos pero en este caso de cadena media (preferencialmente ácidos grasos
3-hidroxi), el PHA resultante de la producción de un microorganismo que posee esta clase
de enzima tiene muchas aplicaciones debido a su gran similitud con el látex los
microorganismos representantes de este grupo son en su mayoría las bacterias del
género Pseudomonas, principalmente Pseudomonas aeruginosa.

Las PHA sintasas Clase III son representadas por Allochromatium vinosum, a diferencia
de las dos anteriores están conformadas por dos subunidades (PhaC y PhaE), pero al
igual que las de clase I prefieren tioésteres CoA de3-hidroxialcanoatos de cadena corta;
por último las sintasas clase IV poseen dos subunidades (PhaC y PhaR) actúan sobre
Tioésteres CoA de3-hidroxialcanoatos de cadena corta y su microorganismo
representante es Bacillus megaterium.

Los principales biopolímeros de la familia de los PHA son los siguientes:
. Poli 3-hidroxibutirato (PHB): Homopolímero cuyo monómero contiene un radical metilo.
. Poli 3-hidroxivalerato (PHV): Homopolímero cuyo monómero contiene un radical etilio.
. Poli 3-hidroxibutirato-co-3-hidroxivalerato (PHBV): Copolímero.
.Poli 3-hidroxibutirato-co-3-hidroxihexanoato (PHBHx): Copolímero en el que el 3-
hidroxihexanoato presentan un grupo propilo.

El tipo de polímero producido depende fundamentalmente de la cepa bacteriana utilizada
y del sustrato o mezcla de sustratos suministrados a las células para su crecimiento y
producción.

19
Cluster de síntesis de PHA

Un cluster se refiere a una agrupación de genes contiguos enfocados hacia una misma
función, en este caso los gránulos de PHA son formados por un grupo de genes que
codifican proteínas que no solo producen la inclusión sino también la estabilizan y la
degradan cuando sea necesario. Se han descrito diferentes cluster de síntesis de PHA a
partir de una gran variedad de bacterias; se observan diferentes genes dependiendo del
microorganismo y con diferente orden; sin embargo el gen de la PHA sintasa (phaC) se
encuentra presente en todos los cluster independientemente del microorganismo, lo que
sugiere que es una enzima crucial en todas las rutas de síntesis de PHA.

Se habla con detalle de la organización del cluster productor de PHAs de cadena media
producidos por sintasa tipo II ya que han cobrado gran interés debido a su propiedad de
elastómeros y gran similitud con el látex. El cluster de este tipo de PHA está conformado
por 6 genes en su orden (phaC1, phaZ, phaC2, phaD, phaF y phaI) y se han descrito
principalmente en el género Pseudomonas.



Sintasas (phaC1 y phaC2)

Los genes phaC1 y phaC2 son los genes encargados de la codificación de las PHA
sintasas se encuentran separados por la depolimerasa PhaZ y solo se expresa una a la
vez, el que se exprese el gen phaC1 y phaC2 depende del microorganismo y del sustrato

20
proporcionado. En su secuencia primaria y secundaria son idénticas entre un 50 y 60 % y
las dos presentan especificidad de sustrato similares. Son las enzimas más estudiadas de
todas las implicadas en la producción del granulo. En el caso de las sintasas tipo II la
PhaC1 posee una longitud de 559 aminoácidos y la PhaC2 de 560, teniendo ocho
residuos conservados que varían ligeramente en cuanto a su posición entre la PhaC1 y
PhaC2.

Depolimerasa phaZ

El gen que codifica esta proteína (phaZ) se encuentra en medio de las sintasas y su
producto cumple una función fundamental, ya que como se mencionó anteriormente los
gránulos de PHA se forman en la célula como reserva de carbono y energía de esta
manera cuando se necesita en los procesos celulares es fundamental la presencia de una
enzima que degrade esta inclusión y es ahí donde la proteína PhaZ aparece. Esta
proteína se conoce con el nombre de depolimerasa y está relacionada estructuralmente
con la familia de las esterasas. Estas enzimas catalizan la liberación de (R)-3-hidroxi-acil
/aril -CoA derivados de polímeros intracelulares. Se ubican en la superficie del granulo e
hidrolizan todas las inclusiones de PHAs incluso los formados por monómeros poco
usuales, lo que demuestra que actúa sobre gran cantidad de sustratos como ocurre con
otras esterasas.






21
Genes phaD, phaF y PhaI

Seguido del gen phaC2 se encuentra el gen phaD, un gen del cual no se conoce mucho
pero estudios donde mutan este gen demuestran que es importante en cuanto a la
biosíntesis y acumulación del granulo ya que si había ausencia o mutación de este se
observaban efectos en la acumulación del polímero y reducción de la producción de
PHAmcl a menos del 20%. El gen phaF se conoce como fascina y actúa de dos maneras,
primero como un elemento estructural que se necesita para la elongación del polímero
creando una interacción polímero-proteína (PHA-PhaF), y como un activador
transcripcional de phaC1 actuando directamente sobre la región reguladora del gen. La
otra fascina PhaI es la otra proteína asociada al gránulo que se sugiere tiene una función
reguladora sobre el gen phaF actuando como represor del mismo.


Propiedades generales

Todos los PHA comparten ciertas propiedades recomendables para determinadas
aplicaciones y que los hacen interesantes para la industria. Así, son compuestos
termoplásticos y/o elastómeros que pueden procesarse con los equipos actualmente
usados en la industria de la fabricación de plásticos, son insolubles en agua. Presentan un
considerable grado de polimerización, son compuestos puros en relación a su estructura
enantiómera y constituidos generalmente por un solo estereoisómero R, no son tóxicos,
son biocompatibles, presentan propiedades piezoeléctricas, pueden obtenerse a partir de
materias primas renovables o incluso CO
2
(si se obtienen a partir de plantas) y son todos
biodegradables.

A pesar de las evidentes ventajas de los PHA frente a los plásticos derivados del petróleo,
su uso actual está muy limitado debido a su alto costo de producción. Sin embargo, la
continua subida de los precios del petróleo y la disminución de las reservas, junto con las
posibles mejoras en los procesos de obtención posibilitarán que en un futuro próximo
estos bioplásticos puedan ser una alternativa real a los plásticos derivados del petróleo.



Los PHA poseen, en general, características fisicoquímicas similares a las de los
poliésteres sintéticos. Los homopolímeros como el PHB suelen ser materiales muy
cristalinos y rígidos, pero los heteropolímeros de hidroxibutirato – hidroxivalerato son más
dúctiles y resistentes. La adición de monómeros de hidroxivalerato disminuye el punto de
fusión, pero aumenta su biodegradabilidad. Los copolímeros PHBV suelen formarse
cuando se utilizan mezclas de sustratos, como glucosa y valerato. En contraste con los

22
polímeros de cadena corta, como el PHB o el PHBV, los polihidroxialcanoatos de cadena
mediana son menos cristalinos y más elásticos.


Producción de PHB
El poli(3-hidroxibutirato) o PHB es uno de los PHA más estudiados y es sintetizado por
diferentes bacterias. Posee características muy similares al polipropileno (PP), uno de los
plásticos convencionales (de la industria petroquímica) de mayor uso. En la siguiente
tabla se muestran una comparación de ambos polímeros.






Con respecto a la biodegradabilidad de los PHA, muchos microorganismos en la
naturaleza los degradan ya que contienen PHB hidrolasas y PHA depolimerasa.
Típicamente, una estructura de PHB tiene una velocidad de degradación de unos pocos
meses (en condiciones anaerobias) o pocos años (en aguas de mar), acelerándose la
degradación por exposición a luz UV

Las aplicaciones que posee el PHB son muchas en diversos ámbitos. En artículos de uso
cotidiano como bolsas, artículos de empaque, contenedores, revestimientos, artículos
desechables de higiene personal, entre otros. En el área médica como vestimenta,
artículos ortopédicos, prótesis, todo esto gracias a la compatibilidad con nuestro
organismo. Además se está incursionando en utilizar el PHB como portadores de
biofármacos y como un tipo de biocombustible

-Biosíntesis de PHB

El PHB es un polímero de reserva energética que se acumula al interior de las células. La
principal ruta bioquímica de producción es a partir de acetil-CoA, el cual es convertido a
PHB mediante la intervención de tres enzimas biosintéticas.

En el primer paso, la enzima 3-cetotiolasa condensa dos moléculas de acetil-CoA para
formar acetoacetil-CoA. Luego, una segunda enzima, acetoacetil-CoA reductasa permite
la reducción de acetoacetil-CoA a 3-hidroxibutiril-CoA, utilizando NADPH. Finalmente la
enzima PHB sintasa polimeriza 3-hidroxibutiril-CoA a PHB, liberando la coenzima-A.




Comparación propiedades físicas entre PHB y
polipropileno (PP)
Fuente: Revista INGENERARE 27 – 2013 MÉXICO



23













.





La acumulación de PHB es una manera natural para las bacterias de almacenar carbono
y energía. Este poliéster es insoluble en agua y es por esto que los polímeros son
acumulados en gránulos intracelulares. Para la bacteria es ventajoso almacenar
nutrientes en exceso, especialmente para que su estado fisiológico no se vea afectado.
Durante el crecimiento bacteriano, la enzima 3-cetotiolasa es inhibida por la coenzima-A
libre y el flujo de acetil-CoA se favorece hacia el ciclo de Krebs. Cuando hay limitación de
algún nutriente, diferente al carbono, el acetil-CoA es canalizado hacia la biosíntesis de
PHB.

-Bioproceso de producción de PHB

El PHB debido a sus características ha sido de mucho interés con miras de producirlo a
escala industrial y lograr el reemplazo del plástico convencional. Sin embargo su costo de
producción sigue siendo mayor a los plásticos derivados del petróleo. Según lo reportado,
su valor de producción puede ser hasta 16 veces mayor que la producción de
polipropileno. El bioproceso de producción microbiana de PHB consiste en una primera
etapa de fermentación para el crecimiento de la biomasa y acumulación intracelular del
biopolímero, seguido de una etapa de cosecha de la biomasa y extracción/recuperación
del polímero. Se estima que para producir PHB alrededor de un 40% del costo total de
producción se debe a las materias primas. Por esta razón, existen diferentes
investigaciones orientadas a usar fuentes de carbono baratas para reducir el costo de su
producción. Sin embargo, hasta ahora el desafío sigue siendo desarrollar un bioproceso
con alta eficiencia de conversión en PHB al más bajo costo posible.

El uso de material de desecho para producir PHA se ha estudiado de manera particular en
varios trabajos en el que utilizan agua desechada de la crianza de cerdos en la producción de
PHA por Azotobacter vinelandii ATCC 53799. El agua desechada utilizada como fuente de
carbono es rica en acetato, propionato y butirato. Al diluir el agua a la mitad, Azotobacter
vinelandii logra producir y almacenar PHA hasta un 34 % (peso – peso) y la adición de glucosa
eleva este porcentaje hasta 63 %.

Ruta metabólica de producción de PHB a partir de la
reducción de Acetil-CoA

24
También se ha propuesto la producción de PHA a partir de aceite comestible gastado,
utilizando Pseudomonas sp. DR2 acumulando hasta un 23.52 % (peso – peso) de PHA de
media cadena utilizando el aceite gastado como fuente de carbono. Además, se sugiere que
otros residuos no agropecuarios pueden ser utilizados para la producción de
polihidroxialcanoatos.

Otra forma propuesta para abaratar costos de producción es reducir los costos de
aireación de la fermentación. En esta línea, se sabe que la síntesis de PHB es afectada
por la disponibilidad de oxígeno. Se ha demostrado que bajas velocidades de agitación y
condiciones de limitación de oxígeno favorecen la producción de PHB. Esta condición
abre la posibilidad de desarrollar un proceso de cultivo con menos necesidades de
aireación y así menos costos asociados.

Después del proceso de fermentación, las células que contienen el PHB deben ser
separadas para luego extraer el producto. Los métodos para recuperar el PHB involucran
el uso de solventes orgánicos como acetona, cloroformo o dicloroetano. Sin embrago, la
extracción con solventes puede requerir el uso de grandes cantidades de solventes, lo
cual hace menos económico el proceso y resulta contradictorio en el esquema de
desarrollo de un proceso sustentable y amigable con el medio ambiente.

Como una alternativa, han surgido métodos de extracción con preparados enzimáticos,
tratamiento con amonio o digestión con surfactantes. Actualmente se han aplicado otros
métodos para recuperar PHB, entre los que destacan disrupción usando fluidos
supercríticos o bacterias modificadas en las cuales se induce una liberación espontánea
de PHB. Se sabe que los procesos de extracción y recuperación del PHB pueden ser
costosos y es necesario entonces evaluar el procedimiento de mayor rendimiento en
concordancia con el costo involucrado, sobre todo pensando en desarrollar un proceso a
mayor escala.


Microorganismos modificados genéticamente para producir PHAs

Existen bacterias nativas que pueden acumular grandes cantidades de PHB. Sin
embargo, pocas bacterias tienen un potencial de producción que pueda ser llevado a
escala industrial. Debido a esto existen diferentes investigaciones para modificar
genéticamente algunas bacterias con el fin de maximizar la productividad, parámetros
cinéticos y la capacidad de utilizar fuentes de carbono renovables. Esto se ha logrado
mediante la inserción de genes provenientes desde cepas productoras en cepas no
productoras de PHB o mediante el bloqueo (interrupción) de genes de las cepas
productoras enfocado en el incremento del rendimiento y de la productividad. Sin
embargo, no todas las cepas recombinantes han presentado potencial de aplicación
industrial basado en los resultados observados a escala de laboratorio y piloto.

-Producción de PHB por E. coli recombinante

E. coli no posee la capacidad de sintetizar o degradar PHA pero crece rápido y es fácil de
lisar. Se emplearía esta bacteria para producir indirectamente PHA debido a sus buenas
propiedades biotecnológicas. Se han expresado los genes pha de varias especies
bacterianas en E. coli, obteniéndose buenos rendimientos del polímero. Asimismo, al no
poseer enzimas que degraden a los PHA, permite la acumulación de polímero con un
elevado peso molecular.

25

Se ha demostrado que cepas recombinantes de E. coli que contienen los genes para la
biosíntesis de PHB poseen varias ventajas sobre las bacterias productoras naturales de
PHB. Dentro de estas ventajas se incluye la capacidad de utilizar un amplio rango de
fuentes de carbono, la ausencia de un sistema de depolimerasas que degraden el
polímero sintetizado y una acumulación de grandes cantidades de PHB con altos niveles
de productividad. El conocimiento de su genética y de sus vías metabólicas, así como de
la tecnología para su cultivo, hacen que E. coli tenga un papel importante en el desarrollo
de un proceso de producción de PHB. E. coli es considerada como un huésped ideal para
la producción de PHB. Una evidencia de esto es que se han alcanzado porcentajes
cercanos al 90% (p/p) de PHB por masa de célula seca. En la siguiente tabla se
muestran algunos valores de porcentaje de acumulación de PHB en diferentes cepas
recombinantes de E. coli utilizando diferentes fuentes de carbono.





























-Producción de PHA en Plantas
Gracias a las técnicas de ingeniería genética es posible dirigir la síntesis de un compuesto
hacia diferentes partes (frutos, flores, hojas o raíces) o diferentes estructuras celulares de
la planta. Se ha observado que la producción de PHB alcanza hasta el 14 por ciento del
peso de la planta sin afectar de ninguna otra manera a la fisiología de ésta (tales como
contenido de clorofila, presencia de flores, etcétera).
Acumulación de PHB en cepas recombinantes de E. coli.
Fuente: Revista INGENERARE 27 – 2013 MÉXICO

26
Esos resultados demuestran la posibilidad de producir PHA en plantas en volúmenes
atractivos para la industria, sin generar efectos nocivos en los vegetales. Las compañías
Zéneca y Monsanto están actualmente experimentando con semillas de soja y colza para
la producción de PHA. Una vez que se extrae, se puede utilizar para alimentar ganado.
Los PHA no son tóxicos para los animales, pues se trata de compuestos que se
encuentran de manera natural en muchos alimentos. Como curiosidad, se espera que en
el futuro, una misma planta de colza pueda producir plástico, alimento y aceite.
Otra planta a la cual se le introdujeron los genes bacterianos que sintetizan PHB fue el
algodón. Como resultado se obtuvieron plantas que producen un novedoso tipo de fibra
de algodón intercalada con moléculas de PHB. Esa novedosa fibra mostró mejores
características aislantes que la normal: la absorción y pérdida de calor fue menor.

En 1994 la compañía Monsanto intentó producir un plástico más flexible utilizando el
maíz. Haciendo uso de las herramientas de la ingeniería genética, los científicos
introdujeron el gen aislado de la bacteria Ralstonia eutropha que produce el PHA en el
material genético del maíz.
En este maíz transgénico, el polímero se produce y almacena en las hojas y el tallo, por lo
que no debería afectar la producción de granos alimenticios. Así se puede tener una
parcela de maíz que produzca al mismo tiempo alimento y PHA. El polímero elaborado
por el maíz permite obtener plástico de mejor calidad, que podría usarse en la elaboración
de utensilios como envases, platos, vasos y otros productos, que tendrían la característica
de ser biodegradables.
Sin embargo, este método presenta un problema: durante el proceso de extracción y
purificación del polímero se utilizan grandes cantidades de solventes químicos (como la
acetona) e hidrocarburos que pueden ser recuperados y reutilizados, pero que exceden

27
en cantidad a los empleados por la industria petroquímica que elabora plástico. Para
solucionarlo, se busca un mecanismo que no requiera combustibles fósiles para extraer el
PHA del maíz. Este mecanismo podría consistir en utilizar la materia vegetal sobrante de
las cosechas para producir vapor o gas, que a su vez genere electricidad, la cual podría
emplearse en la extracción de PHA de la planta.

Aplicaciones de PHAs

Se han reportado cerca de 150 monómeros diferentes formadores de PHAs, esto indica
no solo que son ricos estructuralmente sino además que pueden tener aplicaciones
variadas, razón por la cual se pueden encontrar en empaques (envolturas de elementos
de aseo y alimentos, en general envases de plásticos desechables o de larga duración); al
ser biocompatibles también se utilizan en medicina como en injertos, reemplazando parte
de tejidos, o como materia prima de implementos médicos, también en productos de
higiene y en biocombustibles.

Como buenos plásticos, los PHA son susceptibles de ser utilizados en un gran número de
aplicaciones. Quizá el envasado es una de las aplicaciones más conocidas de los
plásticos. En este sentido, todos aquellos materiales que son utilizados para un corto
periodo de envasado son buenos candidatos para la industria de los PHA. Actualmente se
utilizan PHA para producir films plásticos para bolsas, contenedores y recubrimientos de
papel, en artículos desechables (productos de higiene personal, ropa quirúrgica), en
tapicerías, empaquetado, etc.

La industria química también puede beneficiarse de los PHA. Por ejemplo, al teñirse
fácilmente, estos plásticos tienen potencial en la industria fotográfica y en aplicaciones de
imprenta. Los PHA pueden modificarse para copolimerizar con otros polímeros (en inglés,
block copolymerization), produciendo variedades de características especiales. Los PHA
también pueden procesarse para formar fibras, con el consiguiente interés para la
industria textil.

A nivel médico, los PHA ofrecen interesantes posibilidades. Las aplicaciones médicas de
los PHA tienen dos vertientes principales. La primera de ellas es como materiales per se,
ya que al ser plásticos biodegradables y biocompatibles, están siendo utilizados para
implantes médicos, suturas, válvulas cardiacas, etc. También se investiga su uso como
matrices para medicamentos de liberación controlada e incluso dirigida. La otra aplicación
en estudio es como agentes terapéuticos, al observarse que algunos monómeros de
determinados PHA parecen tener efectos terapéuticos en enfermedades
neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, además de otras patologías como
la osteoporosis.

Por último, los PHA también pueden desempeñar aplicaciones interesantes en la industria
energética. La hidrólisis ácida de PHA puede producir metil ésteres de hidroxibutirato y de
hydroxialcanoatos de cadena media. Estos compuestos son buenos combustibles,
comparables en poder calorífico al etanol. También se ha probado que funcionan bien
como aditivos de otros combustibles. Los biocombustibles más utilizados, como el etanol
y el biodiesel, siempre han ido acompañados de controversias relativas a la utilización de
materias primas alimenticias para su producción (con la consiguiente necesidad de
explotación del suelo), por lo que una producción de biocombustibles basada en PHA

28
obtenidos por ejemplo de aguas o lodos residuales, aunaría dos grandes ventajas: el
tratamiento de aguas residuales junto con la generación de energía.

El futuro de los PHA.

El futuro de la industria de los PHA pasa por dos vías fundamentales: la reducción de los
costes de producción y el desarrollo de aplicaciones de alto valor añadido. En el primer
caso, tiene mucho que decir la ingeniería genética, además de las aproximaciones
relacionadas con la alteración de las vías metabólicas de síntesis y la biología sintética. El
objetivo será conseguir el crecimiento de las cepas a altas densidades en poco tiempo

Esto incluye las mejoras en los procesos de producción, incluyendo técnicas de cultivo
menos restrictivas,y la generación de cepas genéticamente modificadas ya sea
superproductoras o que produzcan gránulos de PHA de mayor tamaño, para una mejor
separación y purificación posterior. También sería interesante la posibilidad de utilizar
fuentes de carbono simples y la aplicación de nuevas tecnologías de fermentación
continua. Por último, el uso de otros organismos para la producción de PHA, por ejemplo
plantas genéticamente modificadas, se perfila como una alternativa de futuro.

La producción de PHA con propiedades especiales es otra vía a explotar, y se basa en el
uso de PHA sintasas modificadas que permitan obtener PHA con grupos funcionales
susceptibles de modificación química posterior. Esta modificación incluiría la producción
de copolímeros mixtos de propiedades específicas y controlables.

En cuanto a las aplicaciones de alto valor añadido, ya hemos adelantado el uso de PHA
como materiales para bioimplantes, ingeniería de tejidos, como monómeros y oligómeros
para medicamentos. Los esfuerzos en relación a la mejora del control de la degradación
de los implantes de PHA y la búsqueda de aplicaciones clínicas relacionadas con matrices
de crecimiento de tejidos y nuevos medicamentos son una de las vías de alto impacto en
el futuro para la industria de los PHA.

En definitiva, la producción y aplicación de los PHA en el futuro pasa por un esfuerzo
interdisciplinar, que ya está provocando que esta actividad biotecnológica tenga un
impacto de alto potencial en sectores como la agricultura, la fermentación, los materiales,
la energía y la medicina.

RESUMEN

En este trabajo se describe otra manera de combatir la acumulación y actualmente
contaminación debida al uso desenfrenado del plástico de origen petroquímico; se hace
énfasis en el uso de microorganismos para la producción de polihidroxialcanoatos (PHAs);
material con características similares al plástico y totalmente biodegradable, tienen
aplicaciones variadas como en empaques, matera prima para productos de higiene y
biocombustibles y gracias a su biocompatibilidad tiene gran aplicación en el campo de la
medicina. Los PHAs son polímeros formados por monómeros que son unidos gracias a la
acción de una enzima denominada PHA sintasa. Existen varias clases de esta enzima, sin
embargo la PHA sintasa clase II llama es de interés ya que produce gránulos de PHA de

29
cadena media que son los que presentan mayor variedad de aplicaciones por su
característica de ser similar al látex.

Los gránulos se forman cuando los microorganismos se encuentran bajo ciertas
condiciones de estrés específicamente cuando en el medio hay abundancia de carbono y
déficit de elementos como nitrógeno, fósforo, magnesio entre otros, por tanto sirven como
almacenamiento de energía y carbono. La maquinaria genética encargada de producir los
gránulos es compleja y ordenada está conformada por un grupo de genes “cluster”
encargados no solo de la formación sino también de la estabilización y degradación del
granulo cuando el microorganismo necesita utilizar la reserva de energía que acumulo en
la inclusión.

Actualmente el mercado de los biopolímeros se está desarrollando pero todavía no puede
competir con los plásticos tradicionales, ya que su fabricación sigue siendo más cara.
También están limitadas precisamente por su biodegradabilidad: a veces se necesitan
materiales no degradables para hacer productos de larga duración. Pero su duración es
suficiente para la mayoría de los envases que utilizamos y tiramos cada día por lo que su
utilización contribuye a disminuir la acumulación de residuos al ser biodegradables.

Es necesario seguir con el estudio detallado de estos microorganismos ya que proveen
una fuente inagotable de recursos y de nuevas alternativas que suplen muchas de las
necesidades que actualmente demanda la sociedad o que afrontara en el futuro.

REFERENCIAS
Revista INGENERARE, Volumen 27 – Diciembre 2013. Centro de Investigación/Pontificia Universidad Católica, Valparaíso, Chile.

Revista TEORÍA Y PRAXIS INVESTIGATIVA, Volumen 5 - No. 2, Julio - Diciembre 2010 Centro de Investigación y
Desarrollo • CID / Fundación Universitaria de Área Andina

http://biotechspain.com/es/tema.cfm?iid=bioplasticos
http://www.javeriana.edu.co/biblos/tesis/ciencias/tesis274.pdf
http://www.metabolix.com/
http://www.zeaplast.cl/plasticos-biodegradables/tipos-de-bioplasticos++-21