Está en la página 1de 2

Cambio Climático y Globalización

Desde hacen no muchos años nos vienen noticias desde los diarios,
universidades y amigos en general la palabra Globalización, como si fuera una
palabra mágica, como si recién ahora nos diéramos cuenta de que estamos
globalizados. Y ahora hasta decimos que el mundo se ha convertido en una
Aldea global para dar a entender que no hay fronteras y que estamos muy
cerca unos de otros.

Esto es cierto debido al avance de la tecnología digital: ahora es posible que un
emprendedor campesino de la serranía peruana pueda vender directamente su
artesanía a un neoyorquino o a un madrileño sin salir de su casa contando con
una moderna computadora. Y este emprendedor recibe el importe de la
mercancía en su cuenta virtual que también maneja desde la computadora de
su casa, la computadora, a su vez, funciona con energía solar, y accede a
Internet con la tecnología Wifi. Este es un campesino tecnificado; trabaja en la
computadora de 4 a 6 horas diarias marketeando su producto, mientras que sus
hijos y esposa confeccionan los productos haciendo una perfecta unidad de
trabajo fuera de la gran ciudad, cosa que antes no era posible hacerlo.

Otra manera de ver a la globalización es el negocio sin fronteras que hay entre
países, el acceso a capitales y nuevos productos de todo tipo y de todo el mundo,
y también el aumento de la cantidad de nuevos clientes a nivel mundial a los
cuales es posible llegar si se aplican los conocimientos del comercio electrónico.


Esta es la parte buena de la globalización, sin embargo existe otra parte mala
que viene a ser la otra cara de la misma moneda: los cambios climáticos
producidos por los gases de efecto invernadero que se emiten desde los grandes
países industrializados, situados, en su mayoría, en el hemisferio norte (ver
imagen en parte superior y note que recalentamiento viene del norte). El Efecto
Invernadero nos trae un drástico cambio en el clima que afecta a la mayoría de
pueblos del mundo de diversas maneras. En el Perú sufrimos inundaciones y
lluvias torrenciales en varias partes del territorio y después viene la sequía y se
completa la catástrofe. Sin embargo los gobiernos no se dan cuenta que esto es
también parte de la Globalización.

La explicación es que para crearse el boom de las exportaciones de materias
primas, es indispensable que otros países (industrializados) crezcan y necesiten
los minerales, alimentos, vestimenta, etc. Y al aumentar esos países
industrializados su producción industrial, necesariamente deben utilizar más
combustibles fósiles para mover sus máquinas y por tanto, producir también
más polución que arrojar al espacio.

Queda en claro entonces que la globalización nos da por una parte, pero nos
quita por la otra. Parte de la solución puede ser que a las empresas
trasnacionales que explotan las minas peruanas y de otros países del Tercer
Mundo, paguen un impuesto extra a las sobre ganancias. Sabemos que las
mineras, debido al alza en la cotización del oro, el cobre y otros minerales,
están obteniendo grandes utilidades por estos recursos naturales no
renovables.
Los países que más han crecido en estos últimos años son:
 China
 India
 Países del Sudeste asiático
Los países que más están sufriendo las consecuencias del cambio climático son
los países del hemisferio sur, justamente donde están situados los países del
tercer mundo, aunque en estos últimos años, las catástrofes también están
llegado al hemisferio norte.

El Perú está como uno de los primeros países más afectados por el cambio
climático, sin embargo los diferentes gobiernos no están teniendo en cuenta los
daños que causan la polución en países industrializados que afectan a todos los
pueblos. Las anomalías ambientales y la bonanza de nuestras exportaciones
vienen del exterior, una nos da y la otra nos quita. Actualmente se necesitan
miles de millones para paliar la destrucción del campo y algunas zonas urbanas
del país que están siendo castigadas severamente por la naturaleza. Pero el
gobierno no está respondiendo de acuerdo a las circunstancias, ni las grandes
empresas que ganan dinero excesivamente aflojan un chorro de dinero
adicional. Urge ayudar a los miles de perdedores de la globalización, se deben
revisar los contratos de las grandes mineras que son los más beneficiados con
la extracción y exportación de minerales y ahora también con nuestro gas
natural·