Está en la página 1de 14

1

Algunas Conceptualizaciones Sobre Neurosis Obsesiva
y El Hombre de los lobos


“Nadie puede sentirse seguro si no tuvo una mirada de niño que lo aseguro”


Introducción

Teorías sexuales infantiles, Introducción al Narcisimo, Protofantasías, Complejo de Edipo
Castración, Teoría de la Angustia, tratan de dar cuenta en que situación se encuentra el
entramado psíquico del infantil sujeto, así como las instancias psicológicas en las que aparece
dicho entramado y que relación tiene entre ellas

En la imbricación en los síntomas de la enfermedad adulta, apetitos infantiles, de los deseos
agresivos y las necesidades sexuales contrariadas, Freud fue descubriendo un modelo teórico.

La idea de este trabajo es un intento de conceptualizar sobre las instancias en la infancia
que entran en interjuego al atravesar el Edípo, la situación edípica general y en especial en el
varón, la neurosis infantil, algunos mecanismos en la neurosis obsesiva en general, y la neurosis
obsesiva del Hombre de los Lobos.

Desarrollo

Laplanche y Pontalis definen Fantasía como un: "guión imaginario en el que se halla
presente el sujeto y que representa, en forma más o menos deformada por los procesos
defensivos, la realización de un deseo, y en último término, de un deseo inconsciente".
A su vez, las Fantasías Originarias "constituyen una formación del inconsciente de un
sujeto único, pero son también, por su frecuencia, su generalidad y su origen, una
pertenencia colectiva”.

El atravesamiento del Complejo de Edipo implica la presencia e interjuego de distintas
instancias que estructuran la vida imaginaria del sujeto.

2
En los Cuadros A y B al final de este trabajo muestran algunas de las instancias
psíquicas constituyen El Entramado Edípico.
En el cuado A podemos observar algunas de estas instancias que se encuentran en
interjuego desde el infantil sujeto, de este en relación a este con sus padres y de todos
ellos en relación a las instancias inconscientes que provienen de la cultura y del hombre
primitivo.
El cuadro B nos especifica un poco más el contenido de lo heredado de la horda (Icc
de la Horda (gusto de matar, canibalismo incesto, parricidio) y de lo heredado de los
componentes que entraron en juego con la renuncia pulsional hecha a la cultura.

EL entrecruzamiento es de todas contra todas y de cómo se realizaría esto constituiría
parte de la novela familiar de cada sujeto.

Todas ellas soportan las variantes afectivas, entre las relaciones de los diferentes
elementos del Triángulo. Éste concentra una serie de deseos amorosos y hostiles en relación a las
diferentes posiciones dentro de las instancias psíquicas que el niño vivencia en relación a sus
padres o sobre quienes lleven a cabo esta función (Función Paterna y Función Materna). <Teoría
de la seducción>.
El pene, será la zona erógena por excelencia, a punto tal que no existirá la posibilidad de
representarse a un otro, sin esa parte constitutiva esencial <Narcisimo>.
Este complejo es vivido en la fase fálica en la que un solo órgano cuenta <El Falo>.
A su vez El niño construye así, a través de la Fantasía de “Amenaza Castración”, una
respuesta a la diferencia sexual anatómica. La angustia es la manifestación, ante la amenaza de
castración real o fantaseada, como consecuencia de deseos eróticos incestuosos.
Recordemos que la angustia de castración se hace efectiva cuando se dan tres
condiciones: * visión de los genitales femeninos, * amenaza de castración, * atravesamiento de la
situación edípica.
El interjuego que se da entre las instancias psíquicas más el resultado de la
<Experiencia de Satisfacción> construye en su inconciente una representación del origen del
sujeto.

3
Freud da cuenta, En el hombre de los lobos, las vicisitudes que atraviesa el
desarrollo de la sexualidad infantil para la constitución del aparato psíquico, pero por sobre
todo fundamentaría la existencia de una neurosis infantil que precede y hace de apoyo a la
adulto.
En el hombre de los lobos Freud da cuenta del efecto patógeno de la escena primordial real
o fantaseada.
“… Un episodio real - de una época muy temprana - mirar -inmovilidad - problemas
sexuales - castración - el padre -algo terrorífico…”, “… En nuestro caso, la escena primordial
contiene la imagen del comercio sexual entre los padres en una postura particularmente propicia
para ciertas observaciones…”.
De la resignificación de ésta surge la fragmentación de la líbido. Esta escena, es puesta de
manifiesto en un sueño, donde a través del análisis del contenido latente del mismo, invitando de
esta manera a desarrollar la concepción de que sueño y recuerdo tienen el mismo valor luego del
proceso de resignificación.
”… Hay algo que a mi Juicio tiene exactamente el mismo valor que el recuerdo: el hecho de
que -como en nuestro caso- se sustituyan por sueños cuyo análisis reconduce de manera regular
a la misma escena y que reproducen, en una infatigable labor de refundición, cada fragmento de
su contenido. Es que el soñar es también un recordar, si bien sometido a las condiciones
nocturnas y de la formación del sueño. Por este retorno en el soñar me explico que en los
pacientes mismos se forme poco a poco un convencimiento cierto de la realidad de esas escenas
primordiales, un convencimiento que en modo alguno le va en zaga al fundado en el recuerdo…”.

El inicio de la neurosis es con una zoofobia, luego pasa presentar los ceremoniales,
las acciones y los pensamientos obsesivos.
“…Yo reclamaría para la perturbación en el comer el significado de una primerísima
neurosis; así, la perturbación en el comer, la fobia al lobo y la beatería obsesiva arrojan la serie
completa de las enfermedades infantiles que conllevan la predisposición al quebrantamiento
neurótico de los años posteriores a la pubertad…”
“…Estoy presto a aseverar que toda neurosis de un adulto se edifica sobre su neurosis de
la infancia, pero esta no siempre fue lo bastante intensa como para llamar la atención y ser
discernida como tal…”


4
En términos económicos esto sería que como parte de la acusación de la neurosis en
sentido regresivo desde la realidad hacia la formación de la neurosis existe además otro influjo
progrediente que produce efecto desde las impresiones infantiles permitiendo comprender la
regresión libidinal a la infancia.
“…La enorme abreviación del intervalo trascurrido entre el estallido de la neurosis y la
época de las vivencias infantiles en cuestión hace -como era de esperar- que la parte regresiva de
la causación se comprima al máximo y que la parte progrediente, el influjo de las impresiones
tempranas, salga a la luz sin disfraz. Espero que este historial clínico pueda brindar una imagen
nítida de esta proporción existente entre ambas…”

La importancia de esto radicaría que en el influjo de la infancia ya se hace presente en el
inicio de la formación de neurosis, codeterminando de esta manera en forma casi decisiva en qué
punto el individuo fracasara en el dominio de sus problemas reales de la vida.
“…Sostengo, en efecto, que el influjo de la infancia ya se hizo sentir en la situación inicial de
la formación de neurosis codeterminando de manera decisiva si el individuo fracasaría -y en qué
punto- en el dominio de los problemas reales de la vida…”.

De esta manera Freud da cuenta que si un niño contrae una neurosis en su cuarto
año de vida aproximadamente es porque las vivencias infantiles por si solas son capaces
de producir una neurosis sin que para ello sea necesario huir frente a las tareas planteadas
por la vida.
“…Por tanto, lo que está en discusión es el valor del factor infantil. La tarea se circunscribe
a hallar un caso apto para demostrar ese valor fuera de duda. Ahora bien, lo es el caso clínico que
tratamos aquí con tanto detalle, cuyo carácter distintivo radica en que a la neurosis luego contraída
le precedió una neurosis de la primera infancia. Por eso lo escogí para su comunicación. Si
alguien pretendiera desautorizarlo pareciéndole que la zoofobia no posee entidad suficiente para
reconocerla como una neurosis en sí misma, debo anticiparle que a esa fobia siguieron, sin
solución de continuidad, un ceremonial, unas acciones y unos pensamientos obsesivos que
consideraré en los …”
“…Que un niño contraiga una neurosis en su tercero o cuarto años prueba sobre todo que
las vivencias infantiles son capaces por sí solas de producir una neurosis sin que para ello haga
falta la huida frente a una tarea planteada por la vida…”.
5
A-Situación del Complejo de Edipo en el Hombre de los Lobos

“…El complejo de Edipo va designándose cada vez más claramente como el fenómeno
central del temprano periodo sexual infantil. Luego ocurre la disolución. Sucumbe a la represión y
es seguido del período de latencia…”
El complejo de Edipo desempeña un papel central en la estructuración del aparato psíquico
así como en la orientación del deseo humano. “…Es el conjunto organizado de deseos amorosos
y hostiles que el niño experimenta respecto a sus padres, el complejo se presenta como en la
historia de Edipo Rey: Deseo de muerte al rival, que es el personaje del mismo sexo y deseo
sexual al personaje del sexo opuesto.
En su forma negativa, se presenta a la inversa: Amor hacia el progenitor del mismo sexo y
odio y celos hacia el progenitor del sexo opuesto. De hecho, estas dos forma se encuentran en
diferentes grados, en la forma llamada completa del Complejo de Edipo…” (Diccionario de Laplanche y
Pontalis).

A1-El complejo de Edipo en el Varón

La Fase Fálica aparece cuando el niño en el periodo entre los 2 – 3 años empieza a sentir
sensaciones voluptuosas en su órgano sexual. Desea poseer a la madre, erigiéndose en rival del
padre antes de ser admirado. También ocurre lo inverso: Actitud tierna hacia el padre y
hostilidad a la madre (Edipo invertido). Siempre existe un predomino de una sobre otra.
Esta polaridad se relaciona con la bisexualidad constitutiva, siendo efecto de la misma.
Freud da cuenta la primacía del falo, por tanto existe una primacía organizadora del falo en el
desarrollo sexual del varón como de la niña.
En este estadio existe lo masculino no así lo femenino. La alternativa es: Órgano Genital
Masculino o Castrado. Las categoría masculino / Femenino se establecen en la pubertad,
cuando se unifican las pulsiones parciales subordinándose a la primacía de la genitalidad.

El complejo de Castración se centra en la fantasía de castración y estas en sus
precursores. Al principio el niño cree que todas las personas poseen falo, cuando descubre la falta
de pene en le mujer ésta se interpreta como castración, pero no hace una generalización, la madre
sigue conservando su “pene”.
6
El falo representa la perfección narcista omnipotente al descubrir esta falta el niño percibe
una contradicción a la teoría de la universalidad del falo, lo cual lo llena de angustia. (Capitulo VIII
inhibición, síntoma y angustia) así el complejo de Castración se inserta en el Complejo de Edipo
otorgándole un sentido. La castración se vuelva representable ya que por medio de la experiencia
cotidiana estaría preparado para la pérdida de partes apreciadas de su cuerpo.
El padre es el encargado en introducir la castración del niño y de la madre, ya que
interviene como privador de la madre como objeto incestuoso de deseo, así como priva a la madre
del niño como objeto fálico.

Si la satisfacción amorosa implica la pérdida del pene entonces se desatara el conflicto
entre el interés narcisita por esta parte apreciada del cuerpo, así como la investidura de los objetos
parentales, que deben ser resignados, desexualizadas y sustituidas por identificaciones.

Por esta razón se produce una alteración de yo, con incorporación de los objetos de amor al
núcleo del superyó, prestando a esta formación sus propiedades características, siendo este el
heredero del Complejo de Edipo que representa la conciencia moral así como sus ideales.
El superyó conserva caracteres elementales de los primeros objetos introyectados (padres)
como poder severidad y castigo. El Complejo de Edipo es la fuente de la Eticidad individual.

B-Ordenamiento cronológico para la instauración de la neurosis:

1º Etapa: Desde la prehistoria hasta la Escena Primordia (3 ! Años).
2º Etapa: Alteración del carácter, sueño de angustia, despertar con zoofobia. (4 Años-Aprox)
3º Etapa: Introducción de la religión y neurosis obsesiva. (4 " - 10 Años).

En este caso hay un lapso de tiempo muy breve entre el estallido de la neurosis y la época
de las vivencias infantiles, por lo tanto, la parte regresiva de la acusación se comprime y la parte
progrediente del influjo de las impresiones tempranas sale a la luz ya que el niño solo produce
fantasías con material adquirido de alguna parte

C-La Neurosis en el Hombre de los Lobos.
C1-Generalidades de la Neurosis obsesiva

7
Definiremos el Accionar obsesivo como el producto del pensar obsesivo y que los
productos de este pensar podría tener el valor de diferentes actos psíquicos que Freud denomina:
deseos, tentaciones, dudas, impulsos, miedos, reproches, mandamientos y prohibiciones (AEX, P
173¨”A propósito de un caso de neurosis obsesiva” “El Hombre de las Ratas”), que el enfermo se ocupa de
aplacar despojando a las representaciones obsesivas del afecto correspondiente. (Falso enlace a
la manera de defensa).
En cuanto al falso enlace, éste se produce entre el contenido de la idea (deseo-tentación) y
el afecto (magnitud del reproche) desplazado a representaciones concientes.
En cuanto a Los ceremoniales obsesivos estos se podrían articular con la ambivalencia
afectiva amor / odio donde el odio es mudado a autoreproches, relacionado con la prohibición del
deseo-tentación que pulsiona (Parricidio – Incesto).
Están al servicio de reforzar la represión contra el asalto de la pulsión o deseo inconciente,
infiriendo que el ceremonial se corresponde con un ritual del sujeto, sujeto a una ley interna intra-
subjetiva e inconsciente, que no tiene lógica ni coherencia y están al servicio de apaciguar la
angustia, acompañado de conciencia de culpa y necesidad de castigo.
La temporalidad juega un papel importantísimo en la neurosis obsesiva, en donde pasado
y presente se confunden y desfiguran. La regresión que se producirá en el neurótico obsesivo será
atemporal, ya que los actos preparatorios sustituirán a la acción definitiva.
De alguna forma el ceremonial da cuenta la etapa donde se encuentra fijada la líbido que
por lo general corresponde al estadio anal. (AEIX Carácter y Erotismo Anal)
En cuanto al plano tópico se caracteriza por una relación sadomasoquista interiorizada en
forma de tensión entre el yo y el superyo singularmente cruel.
En cuanto al plano teórico-clínico, podríamos decir que la neurosis obsesiva es una
neurosis de transferencia relacionada con la sexualidad en términos freudianos y el Complejo de
Edipo cuyos mecanismos de defensa basados en la represión y racionalización, están
caracterizados por: asilamiento, anulación retroactiva, formaciones reactivas, medidas
protectoras, desplazamientos al detalles, conciencia moral incrementada, ambivalencia afectiva,
pensamiento dualista, control omnipotente.
Se pone de manifiesto por: Ritos conjuratorios de tipo religioso, Síntomas obsesivos
y por la permanente rumiación mental, en la que intervienen la Duda y la Culpa
permanentemente.
Siempre está enredado en la duda y a través de ésta sexualiza su pensamiento y sus
escrúpulos, que dependiendo de su magnitud inhiben el pensamiento y la acción.
8
El sujeto es asediado por ideas patológicas, por una falta que lo acosa y obsesiona al punto
de hacer de él una persona atormentada ya que por la coacción de las ideas y la compulsión el
sujeto se obliga a actuar y pensar contra su voluntad.

C2-La neurosis obsesiva en el hombre de los lobos

El desarrollo teórico que elabora Freud para fundamentar la neurosis obsesiva en el hombre
de los lobos pasaría a ser de la siguiente forma:
Freud comienza a anudar piezas del desarrollo sexual en donde este desarrollo había
seguido las direcciones del sadismo y masoquismo. En el Sadismo mantenía la antigua
identificación con su padre y en el masoquismo lo había escogido como objeto sexual (corriente
masoquista dominante y homosexual reprimida). Esta fase de la organización pregenital lo ubica
de lleno en la predisposición a la neurosis obsesiva.
También hay una coexistencia de tres aspiraciones sexuales que tenían como meta al
padre (polisemia): La primera la encontramos en el sueño con la homosexualidad inconsciente, la
segunda, neurótica, retrocede al canibalismo y la tercera es la masoquista que es la dominante.
Todas son de meta pasiva pero se encuentran escindidas dentro del psiquismo
Para pasar de la segunda a la tercera etapa (neurosis obsesiva propiamente dicha) debe
pasar primero por una etapa histérica conversiva donde el intestino y la diarrea son el ejemplo.
(Etapa Homosexual reprimida).
“…Ahora hallamos, considerando las cosas más de cerca, que esta primera enfermedad de
nuestro paciente (si prescindimos de la perturbación en el comer) no se agota poniendo de relieve
la fobia, sino que debe comprenderse como una histeria genuina a la que además de síntomas de
angustia le corresponden fenómenos de conversión. Un sector de la moción homosexual es
retenido en el órgano que toma parte en ella; desde entonces, y también en la época posterior, el
intestino se comporta como un órgano histéricamente afectado. La homosexualidad inconciente,
reprimida, se ha replegado al intestino. justamente este fragmento de histeria prestó los mejores
servicios en la solución de la enfermedad posterior…”
La mudanza de la histeria a la neurosis provino del exterior y se hace visible a partir de la
relación con el padre expresada a través de la fobia al lobo y se exterioriza con síntomas obsesivo.
Luego la fobia al lobo se sustituye por una fase de beatería religiosa. El influjo de la religión
viene a través de la madre.
9
La intervención de la madre domina las aspiraciones sexuales ofreciendo a cambio
sublimación y anclaje seguro. La beatería religiosa sofoca las aspiraciones sexuales. La
Identificación con Cristo logra así una sublimación ideal del hipertrófico amor por el padre que
debió ser reprimido. El amor por el padre es sustituido por el amor a Cristo desviando lo sensual a
procesos espirituales. La religión logra que el niño vaya por buen camino desviando lo sensual
hacia lo espiritual y logrando una apertura de vínculos sociales con deterioro del intelecto.

La revuelta contra la religión se debe a:

1º-Fijación de la libido.
2º-Actitud ambivalente de la religión.
3º-Su lucha contra la religión con pensamientos obsesivos y blasfemos.

La religión ayuda a que aparezcan sustitutos paternos explicando la huída de ésta.
Mientras que la beatería nace del influjo femenino librarse de ella es posibilitado por el
influjo masculino.
Su relacion con el maestro alemán hace caer la beatería religiosa junto con la dependencia
al padre, que es relevado por un padre nuevo más accesible, mejorando de esta forma su
sadismo.
El erotismo anal se lo puede observar en el tratamiento que hace del dinero, en la actitud
avara o derrochadora, en los violentos reproches a la madre en sus discusiones por el dinero.
También en la perturbaciones intestinales y las lavativas respectivas.

Conclusión

En realidad cita Freud, es que : “…Esta concepción es propiciada sobre todo por el hecho
de que los lobos del sueño son en verdad perros ovejeros; como tales aparecen en el dibujo. Poco
antes del sueño habían llevado repetidas veces al niño a visitar las majadas de ovejas, y bien
pudo ver esos grandes perros blancos, siendo probable que los observara también durante el
coito. A esto yo referiría también el número tres, que el soñante adujo sin una motivación mayor, y
supondría que hizo tres de tales observaciones en los perros ovejeros. Lo que se añadió en el
estado de excitación expectante de su noche de sueño fue la transferencia a los padres de esa
imagen mnémica recién adquirida, con todos sus detalles, y fue sólo esto último lo que posibilitó
aquellos poderosos influjos afectivos…”
10
“…En ese momento entendió con posterioridad tales impresiones recibidas quizás unas
semanas o meses antes, proceso este que acaso cada uno de nosotros puede haber vivenciado
en sí mismo. La transferencia de los perros en coito a los padres no se consumó entonces por
medio de un procedimiento de inferencia ligado a palabras, sino buscando en el recuerdo una
escena real en que los padres estuvieron juntos, escena que pudo fusionarse con la situación de
coito…”
“…Y todos los detalles de la escena aseverados en el análisis del sueño pudieron ser una
reproducción exacta. Fue de hecho una siesta de verano, mientras el niño padecía de malaria; los
padres, vestidos de blanco, estaban ambos presentes cuando el niño despertó, pero ... la escena
era inocente…”

Freud en este historial busca esclarecer como las impresiones infantiles dejan
huellas en la vida anímica y como estas son determinantes en el desarrollo posterior de
síntomas en particular de su paciente.
Los recuerdos y las fantasías de escenas que afloran, llevan el printing de las
vivencias infantiles, de los deseos y estos se presentan a través de la novela infantil.
Para poder ligar los recuerdos y representaciones inconscientes que subyacen en
escenas que estén desfiguradas respecto a la verdad, es tarea del analista, dando de esta
forma coherencia a los datos que se repiten con insistencia y generando de esta forma una
verdad histórica probable que tenga que ver con la realidad psíquica del paciente.
El objetivo no es aflorar lo construido sino darle curso a estos recuerdos colaterales
que se van sucediendo tras la construcción misma, en otras palabras ligando la angustia
para que pueda ser elaborada.
“…El resto lo había agregado el posterior deseo del niño, en su apetito de saber, de espiar
también a sus padres en su comercio amoroso, sobre la base de sus experiencias con los perros;
entonces, la escena así fantaseada desplegó todos los efectos que le hemos atribuido, los mismos
que si hubiera sido enteramente real y no se compusiera de dos ingredientes pegados entre sí,
uno anterior indiferente y uno posterior impresionante en extremo…”

De esta forma Freud nos da cuenta el valor de una construcción y de la palabra.
No quiero dejar de lado una cita de freud con respecto al valor de la palabra.
11
Cita Freud “…Las palabras fueron originariamente ensalmos, y la palabra conserva
todavía hoy mucho de su antiguo poder ensalmador. Mediante palabras puede un hombre
hacer dichoso a otro o empujarlo a la desesperación, mediante palabras el maestro trasmite
su saber a los discípulos, mediante palabras el orador arrebata a la asamblea y determina
sus juicios y sus resoluciones. Palabras despiertan sentimientos y son el medio universal
con que los hombres se influyen unos a otros. Por eso, no despreciemos el empleo de las
palabras en la psicoterapia y démonos por satisfechos sí podemos ser oyentes de las
palabras que se intercambian entre el analista y su paciente…” (Sigmund Freud “Conferencias de
introducción la psicoanalisis 1916 – 1917).

Retomando el historial, El hombre de los lobos se encontraba en una etapa libidinal
correspondiente a la anal, su sintomatología así lo describía.
En esta etapa su hermana lo inicia en acciones seductoras donde el tomaba una
actitud pasiva reaccionando con desautorización hacia su propia persona. Luego la ñana lo
amenazo chocando de esta forma con la amenaza de castración y trasladando su objeto
sexual al padre.
Tras el sueño, el deseo de satisfacción sexual por el padre se muda en terror, horror
y finalmente en angustia.
El sueño le permitió entender en aprecoup la escena vivenciada, la escena primordial
del comercio sexual entre los padres esclareciendo el papel de la madre es decir que la
mujer es castrada y frente a esa amenaza la represión de la actitud femenina hacia en
varón.
“…La represión de la homosexualidad hiperintensa, represión sobrevenida en el curso de
aquel sueño angustioso, reservó esa sustantiva moción para lo inconciente; así la conservó en su
postura-meta originaria y la sustrajo de todas las sublimaciones a que de ordinario ella se ofrece.
Por eso al paciente le faltaron todos los intereses sociales que dan contenido a la vida. Sólo
cuando en la cura analítica consiguió soltar ese encadenamiento a la homosexualidad pudo
mejorar el estado de cosas, y fue harto asombroso vivenciar cómo -sin indicación directa del
médico- cada fragmento liberado de la libido homosexual buscaba emplearse en la vida y
adherirse a los grandes asuntos comunes de la humanidad…”

Finalmente tomare para la conclusión tres citas de Freud, donde el da cuenta de lo
traumático que es la sexualidad en cualquiera de nosotros no pudiéndonos escapar de la
neurosis infantil.
12
“…Sostengo, en efecto, que el influjo de la infancia ya se hizo sentir en la situación inicial de
la formación de neurosis codeterminando de manera decisiva si el individuo fracasaría -y en qué
punto- en el dominio de los problemas reales de la vida…”.
“…Que un niño contraiga una neurosis en su tercero o cuarto años prueba sobre todo que
las vivencias infantiles son capaces por sí solas de producir una neurosis sin que para ello haga
falta la huida frente a una tarea planteada por la vida…”.
“…que un niño a la tierna edad de 1 1/2 año sea capaz de recoger la percepción de un
proceso tan complicado y conservarlo de manera tan fiel en su inconciente; el segundo, que a los
4 años sea posible elaborar con posterioridad {nachträglich}, hasta llegar a entenderlas, esas
impresiones así recibidas, y, por último, que mediante algún procedimiento pueda lograrse hacer
conciente, de una manera coherente y convincente, una escena vivenciada y comprendida en
tales circunstancias…”

En lo personal tengo que agradecer el recorrido de este historial. Pero sí quisiera
agregar:
Que no podamos escapar de una neurosis infantil no significa que todos nosotros
terminaremos en una neurosis del adulto.
Por lo menos eso espero aunque se que pude ser peor.




13
Bibliografía

! Diccionario de Laplanche y Pontalis.
! Freud, S. (1907). “Acciones obsesivas y prácticas religiosas”. AE IX.

! Freud, S. (1908). “Carácter y erotismo anal”. AE IX.

! Freud, S. (1913). “La predisposición a la Neurosis obsesiva”. AEXII.

! Freud, S. (1913) “Tótem y tabú”. AE XIII.
! Freud, S. (1917-1919). ”De la Historia de Una neurosis Infantil
<El Hombre de los Lobos>”. AE XVII.
! Freud, S. (1924). “El Sepultamiento del complejo de Edipo”. AE XIX.

! Freud, S. (1925). “Algunas de las Consecuencias Psíquicas de la Diferencia anatómica
entre los Sexos”. AE XIX.

! Freud, S. (1925). “Inhibición, síntoma y angustia”. AE XX.
14