Está en la página 1de 23

1

2
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
3
Estrategias para un
manejo integrado
de mosca blanca
y geminivirus en tomate
Edgardo Cortez Mondaca
1
1
Investigador de entomología. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales,
Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)-Centro de Investigación Regional del Noroeste
(CIRNO)-Campo Experimental Valle de El Fuerte.
4
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
5
Índice

Introducción ....................................................................................7
Antecedentes …………………………………...…….........................9
Resultados........................…………………………..........................14
Conceptualización e importancia del MIP………………………...20
Descripción y biología de mosca blanca......................................23
Generaciones de mosca blanca en el norte de Sinaloa..............23
Monitoreo de mosca blanca….……………………........................24
Estrategias para el manejo de mosca blanca..............................27
Bibliografía…..................................................................................41
Agradecimientos............................................................................44
6
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
7
Introducción
En la temporada primavera-verano 2005, la disponibilidad de agua
propició la siembra de alrededor de 3 mil 400 hectáreas (ha) de soya,
en condiciones adversas, ya que ante la falta de semilla de las varie-
dades recomendadas (Héctor, Esperanza y Cajeme), se sembró, prác-
ticamente, toda la superficie con el material Hutcheson, altamente
preferido por la mosca blanca.
La problemática originada por esta plaga en soya no se hizo espe-
rar: en julio, a dos meses de la fecha de siembra del cultivo, una alta
cantidad de parcelas establecidas estaba severamente infestada por la
plaga (Figura 1).
A la postre, el rendimiento regional promedio de grano de soya fue
ligeramente superior a 1.0 tonelada por hectárea (t/ha); sin embargo,
hubo parcelas con rendimientos apenas por arriba de los 500 kilo-
gramos por hectárea (kg/ha) y algunas con pérdida total de la produc-
ción.
En octubre de 2005, asesores técnicos de cultivos hortícolas en el
valle de Guasave alertaron a las autoridades de la Secretaría de Agri-
cultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA),
sobre elevadas poblaciones de mosca blanca y sobre un daño drástico
en cultivos de tomate y tomatillo; reportaban, ya, siniestros totales de
parcelas establecidas más de un mes antes de la fecha recomendada
de siembra (septiembre).
El daño apreciado en los cultivos mencionados era directo por el
efecto de la plaga, como insecto fitófago
2
, pero más que nada por la
enfermedad viral trasmitida por el vector
3
.
2
Animales que se alimentan de plantas.
3
Organismo capaz de adquirir, conservar y transmitir a una planta un agente patógeno
que eventualmente infectará y provocará en ella una enfermedad.
8
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
9
4
Estado patológico de las plantas que se manifiesta por el color amarillento que ad-
quieren sus partes verdes.
5
Organismo que ataca a otro organismo vivo y es capaz de causarle una enfermedad.
6
Virus de la hoja amarilla rizada del tomate, por su traducción al español.
7
Familia de virus que infectan plantas.
8
Vegetación que invade cultivos y prados. En general, se aplica a las malas hierbas.
9
Organismo en cuyo interior, se desarrolla o mantiene un germen, es capaz de comuni-
carlo a otros.
10
Perteneciente o relativo a la prevención y curación de las enfermedades de las plan-
tas.
11
Disposición de las venas o nervios en la hoja.
12
Con este nombre se le conoce en Estados Unidos (EU) a la flor de noche buena, en
honor a Joel Roberts Poinsett, primer Embajador estadounidense en México que la in-
trodujo a EU en 1825.
13
De fisiología: Estudio del funcionamiento de los órganos y tejidos vegetales de las plan-
tas.
14
De morfología: Estudio de la forma de un organismo.
Los reportes señalaban la presencia de síntomas virales poco co-
munes, que incluían principalmente achaparramiento de plantas, clo-
rosis
4
del follaje, hojas curvadas de los bordes hacia adentro y reducida
producción de fruta.
Posteriormente, el patógeno
5
involucrado, causa principal de la pro-
blemática, fue identificado como el Tomato Yellow Leaf Curl Virus
6
(TY-
LCV), un begomovirus (Geminiviridae
7
).
Finalmente, el inconveniente originó una superficie de tomate afecta-
da de 6,100 ha (Figura 2).
En tomatillo, se reportaron 4 mil 800 hectáreas infectadas (Figura 3),
con pérdidas parciales y totales.
El cultivo de frijol, también establecido en el ciclo otoño-invierno
2005-2006, presentó una reducción promedio de rendimiento por el
orden de 30%, por efecto de la mosca blanca-geminivirus (Figura 4), en
prácticamente toda la superficie establecida en la región.
En el análisis de la problemática se identificaron los siguientes facto-
res involucrados:
a) Temperaturas elevadas y humedad relativa baja.
b) Ausencia de lluvias generalizadas y abundantes.
c) Cultivos y plantas arvenses
8
hospederos durante el verano.
d) Presencia generalizada de reservorios
9
del insecto y del geminivi-
rus.
e) Relajado manejo fitosanitario
10
sistemático por parte de los produc-
tores, en el que sobresalió:
1. El establecimiento de hortalizas afectadas en fechas muy tempra-
nas (desde agosto). Esto repercutió en las sucesivas fechas de siem-
bra.
2. La producción de plántula de dudosa sanidad, con semilla de igual
calidad.
3. Los insectos son algunos de los organismos más especializados,
mejor adaptados y evolucionados en el planeta, entre los que se dis-
tingue la mosca blanca.
La mayoría de los 16 biotipos conocidos de mosca blanca (Bemisia
tabaci) pueden ser vectores de 60 virus de plantas del género gemini-
virus, closterovirus, nepovirus, carlavirus, potyvirus y un virus de ADN
en forma de varilla.
La transmisión de geminivirus, del género begomovirus, llamados
ahora begomovirus, es la más importante, ya que causa pérdidas en el
rendimiento del cultivo, que va de 20 a 100%.
Los begomovirus, como el TYLCV, causan diferentes síntomas, como
mosaicos amarillos, venación
11
amarilla o engrosada, hojas rizadas o
enchinadas y achaparramiento.
El cultivo de tomate es, particularmente, susceptible a muchos be-
gomovirus, que, en la mayoría de los casos, exhiben síntomas de hojas
enchinadas.
Estos síntomas originaron su caracterización inicial como Tomato
Yellow Leaf Curl Virus (TYLCV), que en la temporada 2005-2006 pro-
vocó cuantiosas pérdidas en tomate, tomatillo y frijol en Sinaloa.
El objetivo del presente documento es proporcionar, a productores y
técnicos, información relevante sobre la biología y ecología de la mos-
ca blanca en el norte de Sinaloa, las estrategias implementadas a nivel
regional y a nivel predio en cultivos de tomate para reducir las pobla-
ciones de mosca blanca y geminivirus transmitidos, para hacer posible
que el estado continúe con la siembra y producción de tomate.
Antecedentes
A partir de 1981, en el Valle Imperial en California y Arizona, la mosca
blanca mostró un comportamiento que hizo pensar que se trataba de
un nuevo biotipo, potencialmente más peligroso que Bemisia tabaci
(Gennadius).
En 1986 se corroboraron las sospechas anteriores y, a la “nueva”
mosquita se le denominó biotipo “B” o biotipo poinsetia, por atacar
preferentemente a esta planta, poinsettia
12
(Euphorbia pulcherrima
Willd. ex Klotzsch), conocida comúnmente como nochebuena.
En 1992 se sugirió que la nueva mosca blanca podría ser una nueva
especie.
Para 1993 se propuso el nombre de mosca blanca de la hoja plateada
(MBHP), como referencia a la tonalidad del síntoma que causa en las
hojas de cultivos de calabaza y otras cucurbitáceas.
Uno de los argumentos para señalar que se trataba de una especie
y no de un biotipo era que aunque B. tabaci y el supuesto biotipo “B”
copulaban entre sí, no había descendencia.
En 1994, con base a diversos estudios fisiológicos
13
, morfológicos
14

y de comportamiento, se llegó a la conclusión que se trataba de una
nueva especie, a la que se le nombró Bemisia argentifolii Bellows y
Perring.
El nombre de la especie se deriva del latín argenti, que significa plata
y de la voz folii, de folio, que significa hoja.
10
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
11
Estas dos palabras, al unirse, forman la construcción “hoja plateada”.
Desde 1991, la mosca blanca ha sido un problema serio de diversos
cultivos en el noroeste de México.
Entre los cultivos más afectados están: Algodonero; diferentes hor-
talizas, como las cucurbitáceas, en general; así como el ajonjolí y la
soya.
En 1994, el norte de Sinaloa sufrió daños severos por esta plaga
en los cultivos de tomate de cáscara; papa; tomate; calabaza y, sobre
todo, en soya, cultivo del que se rastrearon 5 mil 664 hectáreas (ha),
de 45 mil 329 establecidas, por el daño provocado por mosca blanca
como fitófago.
A partir de la problemática de la temporada 2005-2006 en cultivos de
tomate, tomatillo y frijol, principalmente, de diciembre de 2005 hasta
la fecha, de manera ininterrumpida, se implementó la campaña emer-
gente contra mosca blanca en el estado de Sinaloa.
La estrategia de manejo implementada contra esta plaga se basó en la
realizada por personal del Instituto Nacional de Investigaciones Fores-
tales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) en el noroeste del país -Sinaloa,
Sonora, Baja California y Baja California Sur-, con la creación de grupos
de seguimiento para la campaña contra el insecto a nivel regional.
La campaña emergente contra mosca blanca se constituyó en fe-
brero de 2006, con la creación de tres grupos a nivel estatal:
1. Grupo oficial: Constituido por las autoridades del sector agrícola,
con el propósito de dar a conocer a la sociedad las actividades de la
campaña contra la mosca blanca begomovirus y para hacerse de los
recursos económicos para la ejecución de las actividades de la cam-
paña.
Aquí, se realizó la autorización de acuerdos del grupo técnico, en los
Consejos Distritales de Desarrollo Rural Sustentable, y la divulgación
de acuerdos del grupo técnico.
2. Grupo técnico: Encargado de analizar y dar seguimiento a la cam-
paña contra mosca blanca, desde el punto de vista técnico-científico.
Está integrado por personal de las dependencias, instituciones y or-
ganismos de productores como: SAGARPA, Comité Estatal de Sanidad
Vegetal del Estado de Sinaloa (CESAVESIN), INIFAP, Juntas Locales
de Sanidad Vegetal (JLSV), Distritos de Desarrollo Rural, Asociaciones
de Agricultores, Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado
de Sinaloa (CAADES), Servicio Nacional de Inspección y Certificación
de Semillas (SNICS), Universidad de Occidente, Instituto Politécnico
Nacional-Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo
Integral Regional (IPN-CIIDIR) y agrícolas productoras de hortalizas.
También lo conforman asesores técnicos particulares.
3. Grupo operativo: Encargado de ejecutar las acciones, con el fin de
reducir las poblaciones de mosca blanca-begomovirus en el norte de
Sinaloa, principalmente. Constituido por personal de las Juntas Locales
de Sanidad Vegetal del norte del estado y técnicos de los módulos de
riego.
Acciones periódicas del grupo técnico
• Reuniones semanales de análisis e información del seguimiento de
la campaña.
• Presentación y análisis de datos de trampeo regional de mosca
blanca y de cultivos hospederos.
• Presentación de información sobre avance de destrucción de socas
y cultivos-focos de infestación.
• Presentación de información sobre relación de cultivos hospede-
ros de mosca blanca extemporáneos, en el área de influencia de cada
Junta Local de Sanidad Vegetal.
Acciones de capacitación y divulgación del grupo técnico
• El grupo técnico acordó las técnicas de muestreo en cultivos
hospederos de mosca blanca y los criterios de interpretación y de-
cisión.
• Se realizaron prácticas de campo, cursos-taller, simposios sobre
técnicas de muestreo de mosca blanca-begomovirus.
• Realización de cursos de acreditación de asesores técnicos ca-
pacitados en el muestreo y monitoreo de insectos transmisores de fi-
topatógenos en hortalizas.
• Elaboración de trípticos sobre la campaña contra la mosca blanca
en cultivos agrícolas y en plantas de ornato, por las Juntas Locales de
Sanidad Vegetal.
• Promoción y autorización de trabajos de investigación, enfocados
al manejo de mosca blanca begomovirus.
• Publicación de acuerdos sobre acciones contra la mosca blanca
begomovirus, en diferentes medios de comunicación masiva (radio,
periódico y TV).
Principales acuerdos del grupo técnico
• Inicio e incremento de la reproducción de crisopa en laboratorios
de las Juntas Locales de Sanidad Vegetal y en compañías agrícolas,
para su autoconsumo.
• Ejecución de liberaciones masivas de crisopa (Chrysoperla carnea
Stephens) en cultivos en pie de primavera-verano, en bordos de cami-
nos, drenes y canales, para promover su presencia y actividad.
• Autorización sólo de siembra de maíz, sorgo y pastos en el ciclo de
siembra primavera-verano 2006.
• Ventana libre de hospederos preferidos por la mosca blanca, de
junio, julio y agosto, en el estado de Sinaloa (incluye acciones de
diagnóstico de vector infectivo, diagnóstico de presencia de plantas
hospederas de mosca blanca-begomovirus y destrucción de éstas).
13 12
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
15
Lugar donde se siembran y manejan los vegetales que luego han de trasplan-
tarse.
• Análisis y propuestas para la elaboración de un dispositivo nacional
de emergencia contra la mosca blanca.
• Elaboración de documento para regular las actividades de inverna-
deros, productores de plántula de hortaliza, de acuerdo con la norma
NOM-081-FITO-2001.
• Prohibición de establecimiento de almácigos
15
de planta de cultivos
hospederos de mosca blanca.
• Promoción de la implementación del Manejo Integrado de Plagas
(MIP), basado en el control biológico, cultural, mecánico, legal y quími-
co, este último de acuerdo al manejo de grupos toxicológicos, a nivel
de predio.
• Supervisión, por grupos operativos, de cultivos hospederos en
campo abierto e invernadero.
• Elaboración de propuestas de investigación por instituciones lo-
cales (INIFAP, CIIDIR y Universidad de Occidente).
• Autorización de establecimiento de cultivos hospederos de mosca
blanca begomovirus, sólo con propósitos de investigación y/o vali-
dación.
• Regulación de la introducción y movimiento de plantas en el es-
tado.
• Coordinación con la Dirección de Salud Municipal para promover
el combate de la mosca blanca en parques, jardines, invernaderos y
casas habitación.
• Reglamentación de permiso de siembra para propiciar un adecuado
establecimiento y manejo de cultivos hospederos de mosca blanca be-
gomovirus, que incluye:
a) Diagnóstico de virus en semilla y planta para trasplante, con el con-
siguiente comprobante de análisis de virus.
b) Fecha de siembra adecuada.
c) Contar con un asesor técnico acreditado.
d) Aprobación del productor para que el cultivo se destruya, en caso
de convertirse en un foco de infestación-infección.
e) Destrucción oportuna de soca, etcétera.
Validación de un programa de manejo integrado de Mosca Blanca-
Geminivirus (MB- Geminivirus). Se realizó en las instalaciones del INI-
FAP-Campo Experimental Valle de El Fuerte, latitud 25° 45´ 39.1” y lon-
gitud 108° 48´ 42.9”, en Juan José Ríos, Sinaloa, en el subciclo agrícola
otoño-invierno 2007-2008.
Se probaron dos tratamientos:
1. Validación de un programa de MIP de MB-Geminivirus, de acuerdo
con resultados de estudios desarrollados por diferentes autores.
2. Manejo convencional de mosca blanca-geminivirus.
Tácticas implementadas en la parcela de validación del programa de
MIP de MB-Geminivirus:
• Establecimiento de cultivos asociados y cultivos trampa (cilantro y
sorgo forrajero).
• Eliminación del terreno de cultivo y áreas adyacentes de plantas
reservorios de MB-Geminivirus.
• Selección de genotipo de tomate, con alguna característica de re-
sistencia a MB-Geminivirus: Híbridos Seri® (en aproximadamente mil
100 m
2
) y los materiales 287 y 288, de Sanson Seeds® (en unos mil
400 m
2
).
En la parcela testigo se trasplantaron 3 mil m
2
con el híbrido CDX-152
y en el resto de la superficie (cerca de mil m
2
) se estableció el Sun
6200, ambos susceptibles al Virus de la hoja amarilla rizada del tomate
(TYLCV, por sus siglas en inglés).
• Producción de plántula en invernadero, libre de geminivirus.
• Tratamiento de plántulas, en pretrasplante, con insecticidas sis-
témicos (Imidacloprid, 3 mililitros por mil plantas).
• Fecha de siembra (trasplante): 26 de octubre de 2007 .
• Monitoreo y supresión de mosca blanca con trampas amarillas de
impactación.
• Detección y eliminación de plantas infectadas con geminivirus an-
tes del incremento de la población de mosca blanca.
• Aspersión de insecticidas biorracionales (extractos botánicos,
aceites, jabones, entomopatógenos
16
), al detectar un promedio de un
adulto de mosca blanca en la tercera hoja del estrato apical.
• Liberaciones masivas de crisopa cada 15 días, con presencia de
inmaduros de mosca blanca.
• Conservación de enemigos naturales presentes (crisopa, catarinita
gris y catarinita rosada, chinche pirata, chinche ojona, chinche pajiza y
chinche asesina, entre otros).
• Aspersión de insecticidas selectivos (sistémicos, reguladores de
crecimiento e inhibidores de la alimentación), al detectar un promedio
de dos adultos de mosca blanca en la tercera hoja del estrato apical.
Se recomienda sólo una aplicación de insecticida químico sintético
convencional (Endosulfan), ésta se debe realizar casi al final del desa-
rrollo del cultivo.
• El resto del manejo agronómico, igual que en la parcela testigo, se
realizó de acuerdo al manejo comercial del cultivo. Las variables medi-
das fueron:
1. Número promedio de adultos de mosca blanca capturados en to-
mate, en charolas con agua jabonosa, y de adultos presentes en plan-
tas, mediante muestreo directo, de acuerdo a la técnica binomial nega-
tiva. Ambos muestreos se realizaron dos veces por semana, desde el
estado de plántula hasta la cosecha.
16
Organismo causante de enfermedades en los insectos.
14
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
15
17
Animales que se alimentan de insectos.
18
Familia de insectos que se alimentan de plantas.
2. Número de plantas y frutos con síntomas de geminivirus.
3. Número promedio de adultos de insectos benéficos comunes, cap-
turados en charolas de agua en dos muestreos semanales.
Se utilizó un diseño completamente aleatorio, con tres y cuatro repeti-
ciones, de acuerdo con la variable determinada, y una comparación de
medias por Tukey (0.05%).
Además, se comparó el número y costo económico de la aplicación
de insecticidas.
Resultados
I. Aplicación de insecticidas y costo. En la parcela de validación se
realizaron seis aspersiones de insecticidas, dirigidas al control de mos-
ca blanca, la mayoría de tipo biorracional, además de tres aplicaciones
para el control de otros insectos plaga (Cuadro 1).
También se efectuaron siete liberaciones de crisopa (Chrysoperla
carnea Stephens), para el control biológico de inmaduros de mosca
blanca y seis liberaciones de tricograma, para prevenir la presencia de
gusano del fruto (Heliothis spp.)
El costo total de estas acciones de control (sólo se consideran los
insumos) fue de 4 mil 746 pesos.
En la parcela testigo se realizaron 11 aspersiones contra mosca
blanca, una aplicación contra grillo y una más contra gusano soldado
(Spodoptera exigua Hübner) (Cuadro 2).
El costo total de los insecticidas aplicados en la parcela testigo fue de
12 mil 928 pesos, una diferencia de 8 mil 182 pesos, un poco menos del
doble de lo que se invirtió en la parcela de validación.
La inversión en la parcela de validación se incrementó notoriamente
por el costo de la semilla de los híbridos tolerantes: La semilla necesa-
ria para la parcela testigo tuvo un costo de mil 100 pesos por hectárea,
mientras que en la parcela de validación costó alrededor de 8 mil 800
pesos por hectárea (diferencia de 7 mil 700 pesos).
A pesar de eso, con la reducción en el costo de los insecticidas uti-
lizados en la parcela de validación del programa Manejo Integrado de
Plagas (MIP) -de 8 mil 182 pesos- se cubrió la diferencia del costo de la
semilla, con lo que restaron, a favor del tratamiento MIP, 482 pesos.
II. Incidencia poblacional de mosca blanca y de insectos benéficos.
En el muestreo de mosca blanca a través del desarrollo del cultivo, en
dos muestreos semanales, no se detectó diferencia significativa (P>0)
entre los tratamientos, respecto al número promedio de adultos de
mosca blanca capturados en trampas de charolas de agua, ni para el
número promedio de adultos de mosca blanca contabilizados en plan-
tas (Cuadro 3).
Respecto a la fauna benéfica, principalmente entomófaga
17
y abejas
(polinizadoras), las poblaciones monitoreadas fueron significativa-
mente diferentes (P<0.05), en todos los casos más abundantes en la
parcela de validación (Cuadro 4).
Sólo lisiflebus (Aphidius testaceipes Cresson) fue significativamente
más abundante en el tratamiento testigo, se ignora porqué, sin em-
bargo, la presencia de este parasitoide está asociada a la presencia de
áfidos
18
, presentes en forma abundante en la parcela testigo (datos no
incluidos).
III. Número de plantas y frutos con síntomas de geminivirus. En el
número promedio de plantas con síntomas de geminivirus (Cuadro 5)
se detectó diferencia significativa entre tratamientos (P<0.05), los híbri-
dos tolerantes a geminivirus corroboraron esa característica, al mostrar
el menor número de plantas con síntomas, especialmente los híbridos
Seri y 288, de Sanson Seeds®.
En el número promedio de frutos afectados también se observó dife-
rencia significativa (P<0.05) (Cuadro 6).
Sun 6200 presentó la mayor cantidad de frutos con síntomas de TY-
LCV; enseguida se ubicaron, en un mismo grupo estadístico, los híbri-
dos CDX, Seri y 287, de Sanson Seeds®.
La menor cantidad la mostró 288, aunque no se diferenció estadísti-
camente de los otros híbridos tolerantes (Cuadro 7).
Cuadro 1. Insecticidas aplicados en tomate para control de mosca
blanca y otros insectos plaga en parcela de validación de programa
de Manejo Integrado de Plaga de MB-Geminivirus.
Fecha
Insecto
plaga
Insecticida
Dosis por
hectárea
Costo por
hectárea en
pesos
31 de octubre de
2007
Mosca blanca
y pulgón
Plennum 405 gramos 555.00
7 de noviembre
de 2007
Mosca blanca
y pulgón
Saf-T-Side 10 litros 463.00
8 de noviembre
de 2007
Grillo y gusano
trozador
Salvadrín
10
kilogramos
312.00
13 de noviembre
de 2007
Mosca blanca
y pulgón
Plennum 405 gramos 555.00
14 de noviembre
de 2007
Gusano
soldado
Biobit 750 gramos 315.00
16
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
17

Cuadro 2. Insecticidas aplicados en tomate para control de mosca
blanca y otros insectos plaga en parcela con manejo convencional del
Método Integrado de Plaga de MB-Geminivirus.
Fecha
Insecto
plaga
Insecticida
Dosis por
hectárea
Costo por
hectárea en
pesos
1 de noviembre
de 2007
Mosca blanca
y pulgón
Endosulfan
más Actara
2 litros
0.5 litros
190.00
2,133.00
7 de noviembre
de 2007
Mosca blanca
y pulgón
Endosulfan
más Plennum
2 litros
405 gramos
190.00
555.00
8 de noviembre
de 2007
Gusano
trozador y grillo
Salvadrín
10
kilogramos
312.00
24 de noviembre
de 2007
Mosca blanca
y lepidópteros
Karate zeón
más
Clorpirifos
0.5 litros
1 litro
180.00
125.00
4 de diciembre
de 2007
Gusano
soldado
Biobit 750 gramos 315.00
21 de diciembre
de 2007
Lepidópteros y
mosca blanca
Tricograma
más crisopa
10 pulgadas
2

4 cm
3
51.00
120.00
31 de diciembre
de 2007
Lepidópteros y
mosca blanca
Tricograma
más crisopa
10 pulgadas
2

4 cm
3
51.00
120.00
18 de enero de
2008
Mosca blanca
y lepidópteros
Crisopa 4 cm
3
120.00
1 de febrero de
2008
Mosca blanca
y lepidópteros
Crisopa más
tricograma
4 cm
3

10 pulgadas
2
120.00
51.00
18 de febrero de
2008
Mosca blanca
y lepidópteros
Crisopa más
tricograma
4 cm
3

10 pulgadas
2
120.00
51.00
20 de febrero de
2008
Mosca blanca
Bioissa más
Saf-T-Side
1.5 litros
3 litros
120.00
150.00
27 de febrero de
2008
Mosca blanca
y gusano del
fruto
Ultradux más
Biobit
2 litros
0.75 litros
270.00
235.00
28 de febrero de
2008
Mosca blanca
y lepidópteros
Crisopa más
tricograma
4 cm
3

10 pulgadas
2
120.00
51.00
4 de marzo de
2008
Mosca blanca
y pulgón
Bioissa más
Endosulfan
1.5 litros
2 litros
120.00
190.00
21 de marzo de
2008
Mosca blanca
y lepidópteros
Crisopa más
tricograma
4 cm
3

10 pulgadas
2
120.00
51.00
Suma $4,746.00
12 de diciembre
de 2007
Gusano
soldado
Lannate 0.3 kilogramos 101.00
12 de enero de
2008
Minador de la
hoja, mosca
blanca y
pulgón
Agrimec
0.5 litros
0.5 litros
1,920.00
148.00
22 de enero de
2008
Minador
de la hoja,
lepidópteros y
mosca blanca
Endosulfan
más Karate
zeón
2 litros
0.5 litros
190.00
180.00
1 de febrero de
2008
Lepidópteros y
mosca blanca
Endosulfan
más Karate
zeón
2 litros
0.5 litros
190.00
180.00
19 de febrero de
2008
Pulgón y
mosca blanca
Actara 0.6 gramos 2,600.00
29 de febrero de
2008
Pulgón y
mosca blanca
Endosulfan
más Talstar
2 litros
0.5 litros
190.00
148.00
4 de marzo de
2008
Pulgón y
mosca blanca
Agrimec más
Talstar
0.5 litros
0.5 litros
1,920.00
148.00
12 de marzo de
2008
Mosca blanca
y gusano del
fruto
Leverage 0.3 litros 378.00
20 de marzo de
2008
Mosca blanca
y lepidópteros
Applaud más
Endosulfan
1 litros
2 litros
760.00
190.00
Suma $12,928.00
La presencia de mosca blanca fue reducida en los dos tratamientos.
El efecto del programa de Manejo Integrado de Plaga (MIP) de mosca
blanca se reflejó en el número de plantas y frutos con síntomas de
TYLCV, probablemente por el empleo de genotipos resistentes a MB-
Geminivirus.
Además, el uso de insecticidas biorracionales permitió mayor abun-
dancia de fauna benéfica.
El tratamiento de MIP fue más económico que el control químico de
mosca blanca.
18
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
19
Cuadro 3. Número promedio de adultos de mosca blanca capturados
en tomate, en charolas de agua, y contabilizado en plantas en dos
muestreos semanales.
Tratamientos I* II* III* IV* Suma Media
Mosca blanca capturada en charola
MIP MB-
Geminivirus
0 2 0 0 2 0.5 a
Testigo 0 0 0 0 0 0 a
Mosca blanca contabilizada en plantas
MIP MB-
Geminivirus
11.5 8.1 10.5 13.5 43.6 10.9 a
Testigo 8 10.1 12.6 11.6 42.3 10.6 a
Medias con la misma letra no difieren estadísticamente (prueba Tukey al 0.05).
*Repeticiones del diseño experimental utilizado.
Cuadro 4. Número promedio de insectos benéficos adultos captu-
rado en tomate, en charolas de agua, en dos muestreos semanales.
Especies/
tratamientos
I* II* III* IV* Suma Media
Catarinita café/
Validación
3 2 0 2 7 1.75 a
Catarinita café/
Testigo
4 0 0 1 5 1.25 b
Catarinita
anaranjada/Validación
4 1 0 1 6 1.5 a
Catarinita anaranjada/
Testigo
0 0 0 1 1 0.25 b
Mosca Taquinidae/
Validación
2 5 12 10 29 7.25 a
Mosca Taquinidae/
Testigo
6 4 2 10 22 5.5 b
Abejas/Validación 3 7 21 16 47 11.75 a
Abejas/Testigo 9 1 1 3 14 3.5 b
Mosca Sirfide/
Validación
4 6 0 5 15 3.75 a
Mosca Sirfide/Testigo 0 1 0 2 3 0.75 b
Lisiflebus/Validación 16 12 21 25 74 18.5 b
Lisiflebus/Testigo 14 50 43 27 134 33.5 a
Medias con la misma letra no difieren estadísticamente (prueba Tukey al 0.05).
*Repeticiones del diseño experimental utilizado.
Crisopa/Validación 10 4 3 0 17 4.25 a
Crisopa/Testigo 0 1 0 0 1 0.25 b
Cuadro 5. Número promedio de plantas con sintomas de geminivi-
rus contabilizado en surcos de 10 metros lineales, en dos muestreos
semanales.
Tratamientos I* II* III* Suma Media
CDX 152 7.7 8.1 11.1 26.9 8.96 a
Sun 6200 9.8 5.5 6.5 21.8 7.26 ab
Seri 1 1.8 2.5 5.3 1.76 b
287 Sanson
Seeds
3.8 5.3 6.3 15.4 5.13 c
288 Sanson
Seeds
2.8 2 1.3 6.1 2 c
Medias con la misma letra no difieren estadísticamente por la técnica de diferencia mínima signifi-
cativa (prueba DMS) 2.7259
*Repeticiones del diseño experimental utilizado.
Cuadro 6. Número promedio de frutos con síntomas de geminivi-
rus contabilizado en surcos de 2 metros lineales, en dos muestreos
semanales.
Tratamientos I* II* III* Suma Media
CDX 152 5.05 7.34 5.57 17.96 5.98 b
Sun 6200 15.72 13.07 6.66 35.45 11.81 a
Seri 4.53 3.12 3.12 10.77 3.59 bc
287 Sanson
Seeds
2.08 1.71 1.87 5.66 1.88 bc
288 Sanson
Seeds
0.41 0.57 0.57 1.55 0.51 c
Medias con la misma letra no difieren estadísticamente (prueba Tukey al 0.05).
*Repeticiones del diseño experimental utilizado.
20
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
21
Cuadro 7. Peso de fruta que presentó el virus de la hoja amarilla
rizada del tomate (TYLCV, por sus siglas en inglés).
Híbrido
Fruta afectada en
kilogramos por hectárea
Sun 6200 9,103
CDX 152 4,852
Seri 2,762
287 Sanson Seeds 1,684
288 Sanson Seeds 354
Conceptualización e importancia del MIP. La selección, integración e
implementación de tácticas para el manejo de organismos dañinos,
dentro del Manejo Integrado de Plagas, se da en un enfoque de siste-
mas con diferentes niveles de integración, puede ser:
a) Al conceptuar la integración de varios procedimientos para el
manejo de un organismo dañino en un cultivo.
b) En contra de un complejo de organismos dañinos que afecta a un
solo cultivo.
c) En contra de un complejo de organismos dañinos que afecta a
varios cultivos y/o productos.
d) En contra de un complejo de organismos dañinos que afecta a un
cultivo en un agroecosistema total (región agrícola).
Esto último es lo ideal, ya que con algunas plagas de importancia
principal es el único nivel de integración en el que se puede tener éxito
sustancial, no obstante, es válido hablar de un MIP a nivel predio (par-
cela), debido a que los programas de MIP son inacabados e imperfec-
tos y, por lo mismo, dinámicos y perfectibles.
Es decir, el programa de MIP terminado no existe, pero debe imple-
mentarse aquél que incluya la tecnología generada, factible de aplicar
y tener éxito.
Algunos estudiosos cuestionan la baja adopción que ha tenido el
MIP, posiblemente eso se deba, por una parte, a que los productores,
asesores técnicos e investigadores no cuenten con un programa com-
pleto, un MIP terminado (que no existe como un producto final), vali-
dado y demostrado, para ponerlo en práctica y, por otra parte, porque
todavía no se entiende cabalmente su filosofía.
Además, no es sencillo, en el sentido que implica conocimientos es-
pecializados e interdisciplinarios.
Ante dicha situación, no han faltado propuestas de nuevas filosofías
de manejo de plagas.
Desde los años 90, algunos autores propusieron el Manejo de Plagas
Ecológicamente Basado o Manejo Integrado de Cultivos, que se trata
del mismo MIP, pero con un enfoque de sistemas a nivel de cultivo.
En los últimos años se propuso el Manejo Agroecológico de Plagas,
en el que, principalmente, se propone la diversificación de los siste-
mas de producción, basados en la premisa de que en los ambientes no
afectados por el hombre no existen las plagas.
Los autores que señalan la limitada adopción del MIP indican que,
en la mayoría de los casos, a lo más que se llega es a basarse en los
plaguicidas, como primera herramienta de manejo.
Sin embargo, métodos de control de plagas como el control bio-
lógico; resistencia de plantas; control cultural y otras herramientas
ecológicas, que no proponen el uso de plaguicidas, han ido evolucio-
nando poco a poco, para ubicarse como estrategias básicas dentro del
manejo de plagas, para, así, tomar el lugar que les corresponde, como
parte básica de la filosofía del Manejo Integrado de Plagas (MIP) y, en lo
particular, como tácticas de manejo de organismos nocivos.
El adjetivo “integrado” (no integral) se refiere a que la selección de
estrategias se hace a priori: El diseño de un programa de MIP se debe
hacer con todo el tiempo de antelación, de tal forma que cuando se
aplique se trate, ya, de un paquete de tácticas integradas.
Cuando no se programa con antelación y sobre la marcha se definen
las estrategias de manejo requeridas, se recurre, inevitablemente, al
empleo del control químico (la última medida de control que se debe
implementar), casi siempre antes que la mayoría de las estrategias.
Sin embargo, el programa MIP debe ser flexible, para hacer los ajus-
tes necesarios sobre la marcha.
Se deben anticipar acontecimientos imprevistos, prever la posibili-
dad de fracasos y obrar con cautela, sobre todo estar conciente de
la complejidad del ecosistema y de los cambios que pueden ocurrir
dentro de él.
Uno de los casos exitosos y representativos del MIP en México es,
precisamente, el que se dio en el último lustro de la década de los 90,
en la campaña contra la mosca blanca en el noroeste del país (Sinaloa,
Sonora, Baja California y Baja California Sur) y que recientemente, a
partir del año 2006, se ha repetido con éxito contra la misma espe-
cie plaga, en la región del Valle del Yaqui, y en el norte y centro de
Sinaloa.
En este último caso se implementó el MIP para el manejo del insecto
más geminivirus, transmitidos en tomate, tomatillo y frijol.
Mediante la operación de grupos de seguimiento para la campaña,
a nivel regional, y con el establecimiento de diferentes medidas para
reducir el riesgo de altas poblaciones de plaga en el norte de Sinaloa,
fue posible reanudar la explotación agrícola de cultivos altamente
preferidos por la plaga entre ellos tomate, tomatillo, cucurbitáceas, en
general, frijol para grano y soya, en condiciones de producción prácti-
camente normales.
22
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
23
Figura 1. Cultivo de soya, variedad
Hutcheson, afectado por mosca blanca.
Figura 2. Planta de tomate infectada con
geminivirus.
Figura 3. Planta de tomatillo con
geminivirus.
Figura 4. Frijol afectado por geminivirus,
transmitido por mosca blanca.
Figura 5. Adulto y huevecillos de mosca
blanca.
Figura 6. Ninfas de última fase de mosca
blanca.
Figura 7. Frijolillo con sínto-
mas de virus.
Figura 9. Chiquelite. Figura 8. Malva blanca con
síntomas de virus.
Descripción y biología de mosca blanca
Los adultos miden, aproximadamente, 1.5 milímetros (mm), tienen el
cuerpo de color amarillo, alas que descansan sobre el cuerpo y están
cubiertos por una especie de polvillo ceroso de color blanco (Figura
5).
Las hembras depositan cientos de huevecillos, generalmente por el
envés de las hojas; tienen forma alargada, como un diente de ajo; el
extremo basal es de forma redonda y la parte superior es más aguda.
Recién depositados, los huevecillos son transparentes y brillantes;
miden 0.186 mm de largo por 0.089 mm de ancho, a medida que se
acerca su eclosión se tornan de color oscuro.
Las ninfas
19
son de forma oval. Vista dorsalmente, su cuerpo es más
ancho en la parte anterior que en la posterior y son aplanadas, como
escamas (Figura 6).
Las ninfas de primer instar presentan patas y antenas. Son de tamaño
ligeramente mayor al de los huevecillos y de color blanco translucido.
Las ninfas de último instar miden cerca de 1 mm de largo; son de
color amarillo, con dos puntos de color rojo oscuro, que son los ojos
del adulto, próximo a emerger.
Los adultos emergen de la cutícula del último instar ninfal o pupa, a
través de una ruptura en forma de “T”.
La cópula inicia de 12 a 20 horas después de la emergencia. Puede
ocurrir en diversas ocasiones en el periodo de vida, que en las hembras
puede ser de 60 días y de 9 a 17 días para los machos.
La duración del ciclo de vida, de huevecillo a adulto y de cada etapa
fenológica, difiere de acuerdo a la temperatura ambiental.
La fase de huevecillo transcurre de cinco a nueve días; los tres pri-
meros instares ninfales duran de dos a cuatro días y el último instar
transcurre en seis días, lo que depende de la temperatura.
Generaciones de mosca blanca en el norte de Sinaloa
De acuerdo al requerimiento térmico de la mosca blanca, de 316 uni-
dades calor (UC) acumuladas entre 10 y 32.2
o
C, en el norte de Sinaloa
se pueden presentar 16 generaciones discretas (no traslapadas
20
) del
insecto, en un año completo (Gráfica 1).
La duración, en días, de cada generación varía de acuerdo a la tem-
peratura.
De fines de diciembre a mediados de abril, la mosca blanca puede
requerir de 32 a 39 días para desarrollarse de huevecillo a adulto, mien-
tras que de la segunda semana de julio hasta la segunda semana de
octubre, el ciclo de vida completo puede durar de 16 a 17 días.
19
En los insectos con metamorfosis sencilla, estado juvenil de menor tamaño que el adul-
to, con incompleto desarrollo de las alas.
20
De traslapar: Cubrir total o parcialmente algo con otra cosa.
24
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
25
21
Cambios morfológicos visibles que se presentan durante el desarrollo de un
organismo.
siguientes a la salida del Sol.
2.Iniciar la inspección del adulto de mosca blanca en plantas, al me-
nos 10 surcos dentro del cultivo, con selección de plantas en desarrollo
normal, separadas 5 metros entre sí.
3.Seleccionar y voltear, cuidadosamente, la hoja del quinto nudo
apical (contando de arriba hacia abajo) del tallo principal. Si la planta
presenta menos de cinco hojas, se revisa la más desarrollada.
4.Las hojas con tres adultos o más se consideran infestadas -no es
necesario contar el número exacto de insectos-; una hoja con menos
de tres adultos no se considera infestada.
5.Se inspeccionan 50 hojas (por cada 30 hectáreas o menos) en dos
series de 25 hojas, en dos sitios diferentes del lote, recorriendo el cul-
tivo en forma diagonal o en zigzag, en la superficie del lote.
6.Se calcula el porcentaje de hojas infestadas con la siguiente ope-
ración:
Porcentaje de hojas infestadas = hojas infestadas x (100)/hojas
muestreadas
7.Se selecciona el umbral de acción, de acuerdo al Cuadro 8.
Umbral de
adultos por
hoja
Porcentaje
de hojas
infestadas
Criterio:
5 57
En general, se recomienda
el umbral de acción del 70%
de hojas infestadas (igual
a siete adultos por hoja),
para la ejecución del control
químico.
6 64
7 70
8 75
9 79
10 82
Consideración: De acuerdo al desarrollo y vigor del cultivo, a la pro-
ximidad del algodonero con otros cultivos hospedantes de mosca
blanca, a la presencia de fauna benéfica y a las condiciones climáticas
específicas del sitio del cultivo, el umbral de acción puede ser mayor
o menor.
II. Técnica de muestreo binomial negativa para mosca blanca en
melón, sandía y calabaza:
1.Inspeccionar el cultivo dos veces por semana, durante las dos horas
siguientes a la salida del Sol.
2.Iniciar la inspección del adulto de mosca blanca en plantas, al me-
nos 10 surcos dentro del cultivo, con selección de plantas en desarrollo
7
Gráfica 1. Número promedio de genera-
ciones de mosquita blanca en el norte de
Sinaloa.
La corta duración de las generaciones del insecto en verano, en com-
binación con la alta capacidad de reproducción -cerca de 300 hueve-
cillos por hembra-, explica porqué sus poblaciones se incrementan
explosivamente en verano, cuando cuentan con refugio y alimento su-
ficiente. En caso de que el insecto sea vector de geminivirus, el umbral
de acción es 1 adulto de mosca blanca o más (Cuadro 11).
Monitoreo de mosca blanca
Esta práctica es de suma importancia, puesto que permite conocer el
desarrollo de la fenología
21
de un insecto y de su densidad poblacio-
nal en el agroecosistema (cultivo y medio ambiente), explicarlo y pre-
decirlo.
Finalmente, es mediante el monitoreo que se debe tomar la decisión
de implementar o no una medida o acción de control.
Es muy importante la técnica de muestreo, pues, en suma, conforma
el monitoreo y el criterio de decisión a tomar para que el manejo de
la plaga sea uniforme entre los entomólogos, dedicados a la asesoría
técnica, y los productores agrícolas.
En diferentes cultivos, el muestreo y los criterios de decisión ya están
bien definidos, ejemplo:
I. Técnica de muestreo binomial negativa para mosca blanca en algo-
donero:
1.Inspeccionar el cultivo dos veces por semana, durante las dos horas
Cuadro 8. Selección para el umbral de acción.
26
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
27
normal, separadas 5 metros entre sí.
3.Se selecciona la hoja del cuarto nudo apical (de la punta de la guía
hacia el tallo) o la hoja más desarrollada, si la planta tiene menos de
cuatro nudos.
4.Hoja con un adulto o más se considera infestada y con cero adultos,
no infestada.
5.Se muestrean 200 hojas por lote (por cada 20 hectáreas o menos).
Se inspeccionan 50 hojas en cada cuadrante del lote.
6.Se calcula el porcentaje de hojas infestadas con la siguiente
operación:
Porcentaje de hojas infestadas = hojas infestadas x (100)/hojas
muestreadas
7.Se selecciona el umbral de acción, con el Cuadro 9.
Umbral de
adultos por
hoja
Porcentaje
de hojas
infestadas
Criterio:
1 o menos 41 a 50
En general, se recomienda
el umbral de acción del 70%
de hojas infestadas (igual
a tres adultos por hoja),
para la ejecución del control
químico.
De 1 a 2 51 a 60
De 2 a 3 61 a 70
De 3 a 4 71 a 80
De 4 a 7 81 a 90
7 o más 91 a 100
Consideración: De acuerdo al desarrollo y vigor del cultivo, a la pro-
ximidad del algodonero con otros cultivos hospedantes de mosca
blanca, a la presencia de fauna benéfica y a las condiciones climáticas
específicas del sitio del cultivo, el umbral de acción puede ser mayor
o menor.
Se recomienda estar al pendiente de las inmigraciones de mosca
blanca, desde el trasplante del cultivo, mediante el establecimiento de
trampas de impactación (trampas de cartulina color amarillo, con pega-
mento entomológico), en los márgenes de éste, sobre todo por donde
arriban los vientos dominantes y en partes que colinden con cultivos
hospederos del insecto.
Lo anterior, con el propósito de registrar la llegada del insecto, el sitio
por dónde arriba, la cantidad relativa y el incremento en la inmigración
de esta plaga.
Las trampas colocadas en estacas deben estar, siempre, ligeramente
más altas que el cultivo, para facilitar que el insecto las localice más
fácilmente. Se puede utilizar una trampa cada 50 metros.
Otra técnica para monitorear adultos de mosca blanca es mediante
charolas de plástico amarillas, con agua jabonosa.
Se colocan las charolas en diferentes sitios de los márgenes, unos
cuantos metros (3 ó 5) dentro del cultivo; igual que para el caso de
trampas amarillas con pegamento (de impactación). Las charolas de-
ben estar siempre, ligeramente arriba del dosel del cultivo y colocadas,
entre sí, cada 50 metros de distancia.
La inspección de las trampas de impactación o de charolas con agua
jabonosa debe realizarse frecuentemente, si es posible a diario.
El Grupo Técnico para la Campaña contra Mosca Blanca, del estado
de Sonora, elaboró dos formatos para el muestreo, uno para anotar los
resultados de la inspección en cada predio (Cuadro 10) y el otro para
ilustrar la forma en que se realiza el muestreo en la superficie del cul-
tivo y definir criterios de porcentaje de infestación de la plaga (Cuadro
11). Estos formatos también se pueden utilizar en Sinaloa.
Estrategias para el manejo de mosca blanca
Para aspirar a tener un manejo satisfactorio de la mosca blanca de la
hoja plateada (MBHP), es necesario realizar éste de manera integrada,
ya que ninguna práctica de control por sí sola es suficiente para ob-
tener un control efectivo.
Además, se requiere que la implementación de las medidas fito-
sanitarias sea a nivel regional, al considerar la secuencia de cultivos
hospedantes preferidos, establecidos a través del año completo.
No es factible controlar adecuadamente esta plaga en uno o unos
cuantos lotes, ni en sólo una determinada época del año. Por esto, se
necesita de la participación de todas las instancias involucradas con la
sanidad vegetal, principalmente de los productores agrícolas.
Cuadro 10. Formato para anotar los resultados de la inspección de
mosca blanca en predios de cultivos hospederos.
Cuadro 9. Criterios de selección del umbral de acción.
28
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
29
Dentro de las medidas de combate contra la mosca blanca, las
más importantes, indudablemente, son las orientadas a prevenir su
elevado desarrollo poblacional, especialmente aquellas prácticas que
se implementan a escala regional (periodo de siembra recomendado,
destrucción oportuna de socas, ventana libre de hospederos preferi-
dos, producción de plántula en invernadero, etcétera) por encima de
las estrategias a nivel predio.
Las medidas de control correctivas, generalmente implementadas a
nivel predio, como las aplicaciones de insecticidas -cuando ya se tiene
una elevada población de la plaga-, a lo mucho logran reducir (unos
cuantos días) su incidencia y daño, pero pronto se recupera con las
fuertes migraciones del insecto.
Naturalmente, todas las tácticas tienen importancia y contribuyen, en
menor o mayor grado, al manejo de la plaga.
A continuación se enlistan y explican tácticas o estrategias de manejo
para la mosca blanca, algunas de ellas derivadas de resultados de in-
vestigación, obtenidos en los últimos años.
Estas estrategias deben ser seleccionadas, combinadas y ejecutadas
de acuerdo a la situación particular de cada cultivo, de cada lote, de
cada productor, etcétera, y como ya se mencionó, en la medida de lo
posible, a nivel regional:
1. Selección de áreas de siembra o trasplante del cultivo donde la
mosca blanca ha sido menos problemática. Por razones ecológicas,
propias de algunos organismos como los insectos, siempre hay luga-
res o áreas preferidas en donde, generalmente, las poblaciones
prosperan mejor. Esto puede estar influido por condiciones de clima
y/o de vegetación, principalmente.
Este insecto es favorecido por temperaturas altas y baja hume-
dad relativa; tiene una amplia variedad de hospederos cultivados
(ornamentales y silvestres), en donde se reproduce a lo largo del año.
Es importante evitar establecer el cultivo cerca de otros cultivos hos-
pederos, altamente infestados por el insecto y geminivirus de mayor
desarrollo, ya que al sobrevenir la madurez fisiológica de éstos, la plaga
emigra en busca de otro hospedero preferido.
Los hospederos más cercanos y jóvenes son los que mayor
captación de la población emigrante registran.
2. Eliminación de plantas arvenses o plantas voluntarias de culti-
vos hospederos de MB-Geminivirus, en la periferia del cultivo a esta
blecer. Es necesario eliminar con anticipación las plantas arvenses o
cultivadas (voluntarias hospederas de MB-Geminivirus) -al menos unos
100 metros alrededor de la superficie a sembrar o trasplantar-, en cana-
les de riego y áreas adyacentes a las parcelas y mantenerlas así durante
el desarrollo del cultivo.
Estas malezas pueden ser frijolillo (Rhynchosia minima L.), malva
blanca (Sida sp.), chiquelite (Solanum nigrum L.), chual cenizo (Cheno-
podium album L.), quelite o bledo (Amaranthus sp.), estafiate (Parthe-
nium Hysterophorus L.), correhuela (Convolvulus arvensis L.), golon-
drina (Euphorbia serpens Kunth.), tomatillo silvestre (Physalis sp.),
lengua de vaca (Rumex crispus L.), verdolaga (Portulaca oleracea L.),
borraja (Sonchus oleraceus L.), trebolillo (Melilotus indicus L.), girasol
(Helianthus annus L.), entre otras. (Ver figuras 7, 8 y 9).
3. Siembra en el periodo de siembra recomendada. Las fechas de
siembra se definen mediante pruebas experimentales, al seleccionar
el periodo de tiempo en el que el cultivo muestra su mejor desarrollo
y producción, debido a que en ese intervalo se presentan las mejores
condiciones abióticas
22
(climáticas: Temperatura, luz, humedad, etcé-
tera) y bióticas
23
, con un apropiado equilibrio poblacional de los insec-
tos plaga y los enemigos naturales (Gráfica 2).
El periodo de siembra del cultivo de tomate, así como del tomatillo,
es del 1 de septiembre al 31 diciembre. Cabe señalar que trasplantes
entre el 1 y 15 de septiembre reducen la fecundación de la primera y
segunda flor en tomate, por altas temperaturas (mayores a 28
o
C).
22
Se refiere al componente o factor del medio ambiente que carece de vida pero que
condiciona la existencia de seres vivos en un determinado sitio.
23
Los organismos bióticos son, en biología o ecología, aquellos que comparten un mismo
ambiente en un tiempo determinado.
Cuadro 11. Formato para ilustrar la forma de realizar el muestreo en
cultivos hospederos de mosca blanca y el criterio para definir el por-
centaje de infestación.
30
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
31
24
Asociación entre organismos que resulta dañina para uno de ellos.
4. Selección de híbridos de tomate con algún mecanismo de resis-
tencia a MB-Geminivirus. La resistencia genética es una de las
características más deseables en los cultivares agrícolas y es parte fun-
damental dentro de un programa de manejo integrado de plagas.
La posibilidad de detectar mecanismos de resistencia a MB-Gemini-
virus se basa en la premisa de que, de manera natural, todas las espe-
cies de plantas y demás organismos poseen un sistema de defensa
inmunológico natural, que en menor o mayor grado le proporcionan la
capacidad de rechazar, eliminar y/o soportar el ataque de organismos
consumidores primarios.
Los principales mecanismos de resistencia en las plantas son no pre-
ferencia (por parte de los insectos plaga), tolerancia y antibiosis
24
.
En el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y
Pecuarias (INIFAP)-Campo Experimental Valle de Culiacán (2006) se
evaluaron diversos híbridos experimentales y comerciales de tomate,
para observar la respuesta a enfermedades causadas por geminivirus.
Dieciocho genotipos mostraron características de resistencia, entre
éstos, los híbridos comerciales fueron: Horus®, Loreto®, Guerrero®,
Seri®.
Un año después se mencionan los híbridos Tyto 10®, Tyto 12®, Tyto
28® y H-42902®, con cero incidencia de TYLCV.
Los tres primeros materiales ya habían sido reportados, en 2006,
como tolerantes por el Campo Experimental Valle de Culiacán (CEVA-
CU), pero todavía como híbridos experimentales.
Existen otros genotipos que en el comercio se manejan como resis-
tentes (tolerantes), entre ellos uno conocido como Gavilán®.
Cabe señalar que la característica de resistencia a geminivirus no es un
Gráfica 2. Importancia de la fecha de siembra en el desarrollo y pro-
ducción de los cultivos agrícolas (Mendoza et al., 2003)
impedimento para la colonización y reproducción de la mosca blanca
en el híbrido; por ello, lo ideal sería tener híbridos resistentes a gemini-
virus y que, a la vez, no sean preferidos por la mosca blanca.
De ese modo, la reproducción del insecto en ellos sería reducida,
igual que el daño provocado por la enfermedad.
5. Selección de semilla y planta libre de virus. Además de adquirir
semilla certificada, en ocasiones es necesario verificar con un es-
pecialista que ésta se encuentre libre de virus y/o al menos guardar
siempre una muestra de la semilla utilizada.
En la temporada 2006-2007 y 2007-2008, algunos laboratorios del es-
tado de Sinaloa se han encargado de diagnosticar semillas, para veri-
ficar que se encuentren libres de virus y otros patógenos que puedan
transmitirse a través de ella.
Del mismo modo, en cuanto a la plántula que se va a trasplantar, es
importante realizar el diagnóstico, en este caso más dirigido a gemi-
nivirus, ya que en el invernadero -o en donde se produzca la plántula-
existe el riesgo de que se infecte.
6. Producción de planta de tomate en invernadero. Toda la planta de
tomate que se vaya a trasplantar debe provenir de un invernadero au-
torizado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural,
Pesca y Alimentación (SAGARPA), de acuerdo con la norma NOM-081-
FITO-2001.
Este lugar debe contar con las especificaciones para su funciona-
miento, como tener puerta doble; malla, calibre 40x40 ó 50x25 pulga-
das, para excluir mosca blanca, áfidos y paratrioza; el invernadero debe
estar limpio de plantas arvenses (malezas) o cultivadas voluntarias al-
rededor y dentro de las naves de producción de la planta, etcétera.
Bajo presiones de población alta de mosca blanca y geminivirus no
se recomienda la siembra directa del cultivo de tomate.
La información sobre la densidad poblacional del insecto, a través del
año, puede ser consultada en la oficina más cercana de la Junta Local
de Sanidad Vegetal.
7. Establecimiento de barreras vivas y cultivos asociados en super-
ficie de cultivo. El establecimiento de barreras vivas de plantas en los
márgenes de los cultivos hortícolas, en Sinaloa y otras regiones agríco-
las, es una práctica común.
Como otras estrategias del método cultural de control de plagas, és-
tas, por sí solas, ofrecen poco beneficio, pero en conjunto con otras es
como impactan positivamente en la fitosanidad.
La barrera viva puede ser de sorgo forrajero o de maíz, de cuatro
a seis surcos y debe establecerse con anticipación suficiente, para
que cuando se trasplante el tomate, la barrera tenga ya una altura de
-Efecto positivo de factores
bióticos (enemigos natura-
les) y abióticos (clima)
-Balance favorable de enemi-
gos naturales/plagas,
-Balance favorable
temperatuca -Luz -Humedad
32
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
33
1 metro o más.
Por otra parte, también se sugiere establecer plantas de cultivo aso-
ciadas, que tienen un efecto de repelencia o disuasivo sobre insectos
como mosca blanca o, bien, que sirven para distraer al insecto, para
que se le dificulte encontrar el cultivo de tomate.
Generalmente, las especies de plantas que se emplean con este
propósito son aromáticas, como el cilantro, que de acuerdo a estudios,
ayuda a reducir la presencia de mosca blanca en plantas de tomate y
la infección de virus.
8. Aplicación de insecticidas sistémicos a plántulas de tomate, pre-
vio a la salida de invernadero y después del trasplante. Alrededor de
cinco días antes de la salida de la planta del invernadero -para su esta-
blecimiento definitivo en campo-, se recomienda tratarla con insectici-
das sistémicos que la protejan de las primeras poblaciones de adultos
de mosca blanca.
Generalmente se utiliza el insecticida Imidacloprid (Confidor®) a 3 ml
por mil plántulas.
Otros insecticidas sistémicos que se pueden emplear son el Clothiani-
dim (Clutch®) o el Thiametoxam (Actara®), ambos productos neoni-
cotinoides.
Para prevenir a resistencia a estos insecticidas es necesario utilizar
insecticidas de diferentes grupos toxicológicos en rotación, de acuerdo
al modo de acción (IRAC: Comité de Acción de la Resistencia a Insecti-
cidas. Sitio en Internet: www.irac-online.org). Una opción puede ser el
insecticida Forato (Thimet®).
Si las poblaciones de adultos de mosca blanca son altas, al momento
del trasplante -lo que se puede verificar en las barreras físicas de las
bandas amarillas o con trampas de impactación (cartulinas amarillas
con pegamento) o en charolas con agua jabonosa-, se puede aplicar
inyectado a chorro (drench), en la base de las plantas, un insecticida
sistémico, para lo que se emplea una aspersora manual sin boquilla o
adoptada con un dispositivo inyector.
9. Empleo de barreras físicas de plástico amarillo. Los insectos
homópteros, en general, son atraídos por longitudes de onda, de inter-
media a larga (resultado del reflejo de la luz en colores amarillo-verde)
y repelidos por longitudes de onda corta, emitidas por colores alumi-
nio-blanco.
El establecimiento de plásticos de color amarillo con pegamento en-
tomológico, en los márgenes de la superficie del cultivo a proteger, es
una forma de trampa de impactación, donde insectos -como mosca
blanca y otros de tipo chupador- son atrapados.
Esta técnica también funciona como herramienta de muestreo, ya
que en estas barreras podemos observar por dónde arriba la población
plaga, la especie de la que se trata, el día y la cantidad relativa de la
inmigración.
El momento oportuno de establecer las barreras trampa es a partir de
que se trasplante el cultivo, pero hacerlo uno o dos días antes ayuda a
conocer si ya hay presencia de vectores al inicio de la temporada.
Sólo se recomienda el empleo de estas barreras cuando, previa-
mente, se haya establecido barrera de trampa viva.
La banda amarilla se debe colocar por la parte externa, o sea, por el
lado contrario a donde se establecerá el cultivo. Lo anterior es porque
como el plástico amarillo es un atrayente, si no hay barrera viva de una
altura suficiente, la mayoría de la población de insectos que arribe iría
a parar al cultivo.
10. Empleo de cubiertas flotantes. En cultivos altamente redituables,
como tomate u otras hortalizas, se pueden utilizar cubiertas de poli-
propileno (Agribon®), cuando el riesgo de infección por geminivirus u
otros virus transmitidos por otros insectos vectores -como los áfidos-
es alta, desde el inicio del desarrollo del cultivo.
El material y la mano de obra para instalarlo, y después retirarlo son
costosos, por lo tanto, se recomienda en situaciones de alto riesgo de
infección.
11. Empleo de acolchado plástico. Al igual que en las barreras trampa
físicas, en esta técnica se emplea el efecto de la atracción o rechazo
de las longitudes de onda, por lo que se recomienda el acolchado del
cultivo con material de color aluminio, de preferencia, o blanco.
Conforme se desarrolla el cultivo, la exposición del acolchado es
menor, sin embargo, para cuando ya no queda expuesta superficie del
mismo, el cultivo ya se ha desarrollado lo suficiente, de tal modo que le
permite escapar a la presencia de la plaga vector-virus en las primeras
e intermedias etapas fenológicas.
12. Detección y eliminación de plantas infectadas con geminivirus an-
tes del incremento de la población de mosca blanca. Durante el primer
mes de establecido el cultivo, la inspección, detección y eliminación -al
menos una vez por semana-, de plantas con síntomas de virus, ayuda
a detener el avance de la enfermedad en el cultivo.
La disposición de las plantas eliminadas debe ser adecuada; éstas se
recogen y se entierran, de preferencia en un lugar retirado de los lotes
agrícolas.
13. Incremento de la densidad del número de plantas por hectárea.
Ésta es una medida preventiva relacionada con la acción anterior (de-
tección y eliminación de plantas con virus). El propósito es que en el
caso de requerir la eliminación de una cantidad importante de plantas,
34
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
35
no se afecte significativamente la población recomendada.
Se considera adecuado incrementar la densidad de plantas de 3 a
5%.
14. Aplicación de hongos entomopatógenos y liberación de crisopa.
Durante las primeras etapas de desarrollo de los cultivos es muy im-
portante tratar de incrementar y mantener las poblaciones de
organismos benéficos y, en contra parte, evitar la selección de resis-
tencia en individuos de mosca blanca y otros insectos plaga (pulgones,
trips, gusanos, etcétera).
Los entomopatógenos, si es posible, deben aplicarse por la tarde o
por la mañana, muy temprano.
Se recomienda utilizar marcas comerciales de insecticidas formulados
con cepas locales, adaptadas a las condiciones propias de la región.
Las liberaciones de crisopa se recomiendan a partir de que se detec-
ten los primeros huevecillos de mosca blanca, en la tercera hoja apical
del estrato superior de las plantas.
Se recomienda liberar alrededor de 4 cm
3
de huevecillos de crisopa
por hectárea, cada semana o dos veces por semana, cuando la coloni-
zación se incremente.
15. Aplicación de aceites, jabones, extractos vegetales, entomopató-
genos, reguladores de crecimiento y otros insecticidas biorracionales.
Las aspersiones de insecticidas biorracionales son una alternativa efec-
tiva cuando el riesgo fitosanitario es manejable: Cuando la población
de mosca blanca en el cultivo de tomate es reducida, menor a 60% de
hojas infestadas con adultos (menos de 3 adultos por hoja) y baja inci-
dencia de inmaduros.
Estos insecticidas poseen diferentes ventajas, como el reducido efec-
to negativo sobre la fauna benéfica, la reducida o nula selección de
resistencia a insecticidas y el costo económico, cuando es necesario
realizar aplicaciones frecuentes.
Otros insecticidas sintéticos de reducida acción contra enemigos
naturales, por su modo de acción (en comparación con los insectici-
das convencionales de amplio espectro) son, como bloqueador de la
alimentación, el Pymetrozine (Plenum® 50 GS); reguladores de creci-
miento, como Buprofesin (Applaud® 40 SC) y Pyriproxyfen (Knack®)
que por su especificidad o por ser sistémicos pueden ser utilizados
también como biorracionales.
Se recomienda utilizar el bloqueador de la alimentación, principal-
mente, al detectar el arribo de poblaciones de adultos de mosca blanca
u otros insectos chupadores vectores, posiblemente virulíferos, al ini-
cio del desarrollo del cultivo, en el primer mes.
Se recomienda utilizar los reguladores de crecimiento cuando se
registren las primeras poblaciones de inmaduros de mosca blanca, so-
los o en mezcla, con otros insecticidas biorracionales como aceites,
jabones, extractos o entomopatógenos.
16. Control biológico por conservación de enemigos naturales. El
aprovechamiento de los entomófagos de la mosca blanca, presentes
en forma natural en tomate, en el norte de Sinaloa, se logra al evitar al
máximo la aspersión innecesaria de agroquímicos en general y sobre
todo, de insecticidas de amplio espectro, así como al proporcionar a
los enemigos naturales ciertas condiciones que los favorezcan, que los
atraigan y los retengan.
Esto último se puede lograr con el establecimiento de plantas con
floración llamativa, coloración y aroma, que brindan el néctar para
la alimentación de los adultos de estos organismos; algunas espe-
cies de plantas de ese tipo son el cilantro, la canola, la manzanilla y la
mostacilla.
Las especies de enemigos naturales de mosca blanca en Sinaloa
son:
1. Chinche pirata (Orius sp. Hemiptera: Anthocoridae), que se alimen-
ta de adultos, huevecillos y ninfas de la mosca blanca (Figura 10).
2. Chinche ojona (Geocoris sp. Hemiptera: Lygaeidae), que se ali-
menta de huevecillos y ninfas de mosca blanca (Figura 11).
3. Chinche pajiza (Nabis spp. Hemiptera: Nabidae), que ataca ninfas y
adultos de mosca blanca (Figura 12).
4. Chinche asesina (Zelus spp., y Sinea spp. Hemiptera: Reduvidae).
Depredador generalista, que también ataca huevecillos y ninfas de
mosca blanca (Figura 13).
5. Crisopa (Chrysoperla carnea y Ch. comanche. Neuroptera: Chryso-
pidae). Importantes depredadores de mosca blanca en los diferentes
estados de desarrollo de los inmaduros (huevecillos y ninfas) (Figura
14).
6. Catarinita gris (Olla V-nigrum = O. abdominales. Coleoptera: Co-
ccinellidae). Esta catarinita, igual que los depredadores anteriores, se
alimenta vorazmente de larvas y adultos de ninfas y, probablemente,
también de huevecillos de mosca blanca (Figura 15).
7. Catarinita rosada (Coleomegilla maculata DeGeer. Coleoptera: Co-
ccinellidae). Se alimenta vorazmente de larvas y adultos de ninfas y,
probablemente, también de huevecillos de mosca blanca (Figura 16).
Figura 10. Chinche pirata.
36
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
37
Figura 11. Chinche ojona. Figura 12. Chinche pajiza.
Figura 13. Chinche asesina. Figura 14. Crisopa.
Figura 15. Catarinita gris. Figura 16. Catarinita rosada.
Figura 18. Eretmocerus eremicus. Figura 17. Encarsia porteri.
Entre los parasitoides que atacan a la plaga mencionada en el cultivo
de tomate, se citan dos especies de avispitas: Encarsia sp. (Figura 17)
y Eretmocerus eremicus (= E. californicus Howard. Hymenoptera:
Aphelinidae) (Figura 18).
17. Elaboración de un programa de control químico, de acuerdo al
modo de acción de los grupos toxicológicos de insecticidas, para el
manejo de la resistencia de mosca blanca. Los factores que pro-
mueven la resistencia de los insectos a los insecticidas son:
1. El uso abundante de insecticidas (presión de selección).
2. Los insecticidas modernos son moléculas orgánicas, que con un
pequeño cambio en la estructura, una vez dentro del insecto, pierden
su poder tóxico, aunque hay algunos con los que sucede lo inverso.
3. Los insecticidas órgano-sintéticos tienen un solo sitio de acción (en
contraste con los insecticidas biorracionales, como los botánicos y los
biológicos).
4. La demanda de productos agrícolas con apariencia perfecta.
5. Los programas masivos de erradicación de plagas. Se incluyen las
campañas o combate de insectos vectores.
El Comité de Acción de la Resistencia a Insecticidas (IRAC, por sus
siglas en inglés; con sitio en Internet: www.irac-online.org) presenta
una interesante propuesta para el Manejo Efectivo de la Resistencia a
Insecticidas (MRI) de los insectos, basada en el Modo de Acción (MoA)
de los insecticidas, que es una guía rápida y práctica para la selección
de insecticidas o acaricidas
25
, en un programa de MIP.
Para esto, agrupa juntos insecticidas naturales y sintéticos, en una
clasificación de 26 grupos de insecticidas -de acuerdo al MoA-, subdivi-
didos en 42 subgrupos, 10 de ellos incluyen insecticidas comúnmente
utilizados contra mosca blanca:
Insecticidas que actúan sobre el sistema nervioso:
Grupo 1. Inhibidores de la Acetilcolinesterasa: Carbamatos, como Al-
dicarb y Oxamil (1A) y Fosforados Forato, Clorpirifos y Metamidofos
(1B).
Grupo 2. Antagonistas de los canales de cloro, a través de receptores
GABA, como Endosulfan (2A).
Grupo 3. Moduladores de los canales de sodio: Piretroides, como Bi-
fentrina, Cypermetrina, Cyalotrina, etcétera (3). Se incluyen las piretri-
nas.
Grupo 4. Agonistas del receptor nicotínico de la acetilcolina, neonicoti-
noides (4A), como Confidor, Clothianidim y Actara.
25
Plaguicida destinado a combatir los ácaros que atacan a las plantas.
38
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
39
Insecticidas que inhiben la síntesis de la quitina (tipo I):
Grupo 6. Inhibidores de la biosíntesis de la quitina (homóptera), como
el Buprofesin (16).
Insecticidas que interfieren con la metamorfosis:
Grupo 7. Mímicos de la hormona juvenil, como Pyriproxifen (7C).
Insecticidas que actúan como bloqueadores de la alimentación:
Grupo 9. Compuestos de acción desconocida, como Pymetrozine
(9B).
Insecticidas que inhiben procesos metabólicos:
Grupo 12. Inhibidores de la fosforilación oxidativa, disruptores de la
formación de Adenosín trifosfato (ATP), como Diafenthiuron (12A).
Grupo 23. Inhibidores de la síntesis de lípidos, como Spiromesifen
(23).
Otros grupos de insecticidas contra mosca blanca:
Grupo 18. Agonistas de la ecdysona/disruptores de la muda, como
la azadiractina, compuesto activo insecticida más importante del nim
(18B). Insecticidas como la cytrolina (aceite), los ácidos grasos (jabo-
nes), entomopatógenos que actúan contra mosca blanca y otros ob-
tenidos a base de vegetales o botánicos.
La estrategia para el Manejo Efectivo de la Resistencia a Insecticidas,
de acuerdo con IRAC, es la alternación, o secuencia (rotación) de com-
puestos de diferentes modos de acción (MoA) en ventanas o bloques
de aplicaciones (periodos de tiempo), definidas por el estado de desar-
rollo del cultivo y la biología de la plaga de interés.
Esta estrategia asegura que la selección de compuestos dentro del
mismo grupo de MoA sea reducida.
En este sentido, la recomendación, a nivel regional, es utilizar al
principio (en pretrasplante) insecticidas sistémicos (subgrupos 1A, 1B
o 4A); aplicados a la raíz de las plántulas.
Continuar con insecticidas asperjados, que impacten lo menos po-
sible a la fauna benéfica (aceites, jabones y extractos vegetales), antes
de que el insecto colonice el cultivo (presencia de inmaduros) y/o apli-
caciones de insecticidas que bloquean la alimentación, como el Pyme-
trozine (9B), cuando se corra el riesgo de que el insecto actúe como
vector de virus.
Después, cuando el insecto inicie la colonización del cultivo, se
pueden emplear insecticidas que interfieren con la metamorfosis (7C),
los que inhiben procesos metabólicos (12A y 23), insecticidas que inhi-
ben la síntesis de la quitina (16), aceites y/o entomopatógenos.
Las aspersiones (aplicaciones foliares) de insecticidas de amplio es-
pectro (1A, 1B, 2, 3 ó 4A) deben dejarse como última opción,
sobre todo los piretroides y piretrinas (3). Éstos deberán aplicarse hasta
después de la mitad del desarrollo del cultivo; se deberán usar en una
sola ocasión por temporada o, si es posible, prescindir de ellos.
Es importante no alternar insecticidas de subgrupos cercanamente
relacionados y, mucho menos emplear uno del mismo subgrupo, más
de una ocasión, para una misma generación del insecto plaga.
No se recomienda el empleo de mezclas de insecticidas, sólo se de-
ben realizar cuando se justifiquen, como cuando se requiera el control
de dos o más especies plaga.
En todo caso, las mezclas deben efectuarse con insecticidas de dife-
rentes subgrupos, cuando sean compuestos que, al combinarlos, se
incremente la toxicidad, o cuando sean insecticidas que se comple-
menten al atacar diferentes estados de desarrollo o diversas partes del
organismo del insecto, etcétera.
18. Establecimiento de la ventana libre de hospederos preferidos por
mosca blanca. La ventana fitosanitaria, como también es llamada, se
define como un periodo libre de hospederas preferidas por la mosca
blanca, con el propósito de eliminar, hasta donde sea posible, el alimen-
to del insecto y, de esta forma, reducir sus poblaciones al máximo.
Esta medida de tipo regional es una de las que mayor impacto tiene
sobre la población plaga. Su primera implementación, para el combate
de mosca blanca, se hizo en el Valle de Mexicali, Baja California en
1994.
En el estado de Sinaloa, el periodo libre de hospederos preferidos
de mosca blanca se estableció del 1 de junio al 31 de agosto, cuando
se presentan altas poblaciones del insecto. En ese tiempo transcurren
seis de las 16 generaciones que la mosca blanca puede desarrollar en
el año.
La ventana no es un periodo de inactividad, al mismo tiempo se
realiza un diagnóstico de plantas reservorios de mosca blanca y de vi-
rus, y su destrucción por grupos operativos [Comité Estatal de Sanidad
Vegetal del Estado de Sinaloa (CESAVESIN), Juntas Locales de Sani-
dad Vegetal (JLSV), módulos de riego, etcétera].
Además, en ese periodo, empresas vendedoras de semilla envían a
diagnosticar la semilla que ofertan, los dueños de invernaderos mandan
a diagnosticar la plántula que producen, los laboratorios de diagnóstico
elaboran los diagnósticos de semilla y de plantas y los productores
realizan actividades tendientes a iniciar con las mejores condiciones
la siguiente temporada agrícola (eliminación de plantas arvenses alre-
dedor de la superficie próxima a trasplantar, establecimiento de
barreras vivas, preparación del terreno, entre otras).
Durante la ventana fitosanitaria, la mosca blanca y otros insectos pla-
ga buscan refugio y sobreviven en plantas arvenses, jardines y plantas
de ornato en casas habitación de áreas urbanas y suburbanas.
40
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
41
Es importante el combate de la plaga en plantas de ornato,
mediante la poda o la eliminación de plantas altamente infestadas o
con la aspersión de insecticidas domésticos, como las soluciones ja-
bonosas, de preferencia líquidas, para esto se agrega una o dos cucha-
raditas soperas por litro de agua.
19. Eliminación de socas y focos de infestación. Mediante el control
legal, que debe residir principalmente en autoridades fitosanitarias y
organismos de productores, es importante eliminar cultivos abandona-
dos, que son un foco de infestación, por un inadecuado control de la
plaga y/o que ya se cosecharon.
Es recomendable que, inmediatamente al terminar la cosecha, se
realice una aspersión de un insecticida -en mezcla con un herbicida de
contacto-, para abatir las poblaciones de los insectos vectores y elimi-
nar el cultivo (como reservorio de plagas y enfermedades), sobre todo
cuando el cultivo presente elevada incidencia de plantas con síntomas
virales, susceptibles de ser diseminadas.
Bibliografía
Altieri, M.A. 1984. Patterns of insects diversity in monocultures and
polycultures of Brussels sprouts. Protection Ecology, pp. 227-232.
Altieri, M.A. 1987. Agroecology: The scientific basis of alternative a-
griculture. Vestview Press, Boulder. CO.
Altieri M.A. 1994. Biodiversity and pest management in agroecosys-
tems. Hayworth Press, New York. 185 pp.
Altieri, M.A., C.I. Nicholls y M.A. Fritz 2005. “Manage insects on your
farm; a guide to ecological strategies”, Sustainable Aggricultural Net-
work. Handbook series book 7. Beltsville, M.D, pág. 119.
Avilés, G.M.C., C.U. Nava, T.J.A. Garzón, P.J.J. Wong y V.J.J. Pérez
2004. “Manejo integrado de la mosquita blanca (Bemisia spp.), en to-
mate para consumo fresco”. Folleto técnico No. 28. INIFAP-CIRNO,
Campo Experimental Valle de Culiacán. Culiacán, Sinaloa, México, pág.
76.
Bellows, T.S., T.M. Perring, R.J. Gill y D.H. Headrick 1994. Descrip-
tion of a especies of Bemisia (Homoptera: Aleyrodidae). Ann. Entomol.
Soc. Am. 87, pp. 195-206.
Byerly, M. F. K. 1989. “Manejo integrado de problemas fitosanitarios”,
en Memorias VI semana del parasitólogo UAAAN-CONACYT. Buenavis-
ta, Saltillo, Coahuila, pp. 7-22.
CAB International, 2000. Crop Protection Compendium. Wallingford,
UK: CAB International.
CAB International, 2005. Crop Protection Compendium. Wallingford,
UK: CAB International.
Cortez-Mondaca, y F. J. Orduño-Cota 2007. “Manejo integrado de
mosca blanca Bemisia argentifolii Bellows & Perring (Hemip: Aleyrodi-
dae) en el norte de Sinaloa, México”, en Estrada, V.E.G. et al. Ento-
mología Mexicana 2007, Vol. 6 tomo 1. SME, pp. 704-709.
Cortez, M. E. 1994. La mosca blanca en el Valle de Santo Domingo,
BCS y las estrategias para su manejo integrado. SARH-INIFAP-CIRNO-
CESTOD. Ciudad Constitución, BCS, 40 pp.
Cortez, M. E. 2002. “Respuesta de diez cultivares de soya a la mosqui-
ta blanca en el norte de Sinaloa”, Informe técnico. Campo Experimental
Valle de El Fuerte. Juan José ríos, Sinaloa, 5 pp.
Cortez, M. E., J. Macias y F. G. Rodríguez 2003. “No preferencia y an-
tibiosis de cultivares de soya a la mosquita blanca de la hoja plateada
Bemisia argentifolii (Hemiptera: Aleyrodidae) en el norte de Sinaloa”,
en Memorias VII Congreso Internacional en Ciencias Agrícolas. UABC;
Instituto de Ciencias Agrícolas. Mexicali, BC, pp. 374-378.
Cortez, M. E., N. Castillo y J. Macias 2004. “Enemigos naturales para el
control biológico de insectos plaga en canola”, Folleto técnico No. 22.
CIRNO-CEVAF. Juan José Ríos, Sinaloa. 34 pp.
Cortez, M. E. y F. J. Orduño 2007. “Manejo integrado de mosca blanca
42
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
43
Bemisia argentifolii Bellows & Perring (Hemiptera: Aleyrodidae) en el
norte de Sinaloa, México”, en Estrada, V.E.G. et al. (eds.). Memorias VII
congreso latinoamericano de entomología y XLII congreso nacional de
la SME. San Pedro, Texcoco, México, DF, pp. 704-709.
Cortez, M. E. 2007. “Medidas alternas para el manejo de insectos
vectores de virus en hortalizas”. en Memoria curso de alternativas con-
tra vectores de virus en hortalizas. Fundación Produce Sinaloa, A.C.
Culiacán, Sinaloa, México, pp. 23-37.
Cortez, M. E. 2008. “Insecticidas biorracionales para el manejo efec-
tivo de poblaciones de mosca blanca en tomate” en Memoria jornada
de divulgación ventana fitosanitaria contra mosquita blanca en tomate.
Fundación Produce Sinaloa, A.C. Culiacán, Sinaloa, México, pp. 7-15.
Delgadillo S. F. 2000. “Criterios para el control de virus en hortalizas”,
en Bautista M., N., A. D. Suárez y O. M. Galván. (editores). Temas se-
lectos en fitosanidad y producción de hortalizas. CP-Instituto de Fito-
sanidad. ISBN 968-839-289-8. Montecillo, Texcoco, Estado de México,
pp. 134-140.
DeBach, P. 1975. Control biológico de las plagas de insectos y malas
hierbas. Chapman and may LTD. Traducción C. M. Castaños. México,
DF, 949 pp.
Ellsworth, P. J. Diehl, T. Dennehy y S. Naranjo 1994. Sampling sweet-
potato whiteflies in cotton. University of Arizona. IPM series number 2.
Tucson, Arizona.
Estrada O., J., M. T. López y P. Barrios 1998. “El nim y sus bioinsec-
ticidas, una alternativa agrícola”, Proyecto Agroecológico Nim. INIFAT,
Ministerio de la Agricultura. Ciudad de La Habana. Cuba, 24 pp.
Flint, M. L. y S. H. Dreistadt 1998. Natural enemies handbook; the
ilustrated guide to biological pest control. University of California. Pu-
blication 3,386, 154 pp.
Fu, C. A. A. 1994. “Manejo integrado de mosquita blanca de la hoja
plateada en melón, sandía y calabaza”, Desplegable para productores
No. 6. CECOHE-CIRNO-INIFAP-SAGAR. Hermosillo, Sonora, México.
Garzón, T. J. A., M.C. Avilés, G. A. Borja, S. Velarde y J. L. Martínez
2007. Validación del paquete tecnológico para el manejo de virus trans-
mitidos por mosquita blanca al tomate en el estado de Sinaloa. Fun-
dación Produce Sinaloa, A.C. Culiacán, Sinaloa, México, 25 pp.
Gurr, G. M., S. D. Traten y P. Barbosa 2000. “Success in conservation
biological control of arthropods”, en G. Gurr y S. W. Biological control:
Measures of success. Kluver Acad. Publish, 125 pp.
Hernández, M. B. 1989. “Métodos para el monitoreo de insectos vec-
tores”, en Ecología de insectos vectores de virus en plantas cultivadas.
Costa, L.R. y F. Delgadillo, S. Chapingo. Colegio de Postgraduados,
México, pp. 102-107.
IRAC. 2007. Insecticide mode of action classification: A key to effec-
tive insecticide resistance management in whiteflies.http://www.irac-
online.org/. junio de 2008.
León, L. R. L. 1993. “Manejo integrado de mosquita blanca”, en Me-
moria II taller sobre control biológico de mosquita blanca. SARH-DGSV,
Sinaloa, Culiacán, Sinaloa, pp. 13-14.
León, L.R.L. 1995. “Muestreo y umbral de acción para mos-
quita blanca en melón de primavera”; Traducción. Palumbo, J.C.,
Atonhasca Jr., D.N. Byrne. en Reunión técnica sobre experiencias para
el manejo de la mosca blanca Bemisia argentifolii y otras plagas del
algodonero en el valle de Mexicali. SAGAR-Imperial County Agricul-
tura, Commisioners Office. Publicación especial No. 2. Mexicali, Baja
California, pp. 9-10.
Kogan, M. 1989. “Resistencia de la planta en el manejo de plagas”,
en: Introducción al manejo de plagas de insectos. Robert, L. Metcalf y
William, H. Luckman. Editorial Limusa. Traducción al español García, T.
A. México, DF.
Kogan, M. 1990. “Resistencia de la planta en el manejo de plagas”,
en Metcalf, R. L y W. H. Luckman. Introducción al manejo de plagas de
insectos. Traducción al español, García T, A. y R. Elizondo, M. 1ra ed.
2da edit. Limusa, S. A. de C. V. México, DF, pp. 123-172.
Martínez C., J. L.1998. “Control químico de la mosquita blanca”, en
Pacheco, C. J. J., y Pacheco, M. Temas selectos para el manejo integra-
do de la mosquita blanca. Memoria Científica Núm. 6. INIFAP-CIRNO.
Ciudad Obregón, Sonora, pp. 113–118.
Martínez C., F. G. Rodríguez, F. J. Navarro y B. López 1998. “Esta-
blecimiento de un manejo integrado para la mosquita blanca en soya
en el norte de Sinaloa”, Folleto Técnico No. 14. Campo Experimental
Valle de El Fuerte. Juan José Ríos, Sinaloa, México, pág. 16.
Méndez L. 2003. Virus en cultivos hortícolas en el norte de Sinaloa.
SAGARPA-Fundación Produce Sinaloa-CIIDIR-IPN-Gobierno del Estado
de Sinaloa. Los Mochis, Sinaloa, pp. 21-34.
Mendoza, R.J.L., J. Macias, C., y E. Cortez, M. 2003. Tecnología para
mejorar la productividad del maíz en el norte de Sinaloa y su impacto
económico. Folleto técnico No. 21. INIFAP-CIRNO-CEVAF. Los Mochis,
Sinaloa, México. 37 p.
Menn, J. J. y F. R. Hall 1999. “Biopesticides: present status and future
prospects”, en Hall, F. R. and J. J: Menn, (eds.) Biopesticides use and
delivery. Humana Press. Totowa, New Jersey, pp 1-10.
Nacional Academy of Sciences 1996. Ecologically Based Pest Ma-
nagement; New Solutions for a New Century. National Research Coun-
cil. National Academy Press. Washington, DC, 144 pp.
Pacheco, C. 1998. “Conceptualización y organigrama de la campaña
contra la mosquita blanca de la hoja plateada (Bemisia argentifolii Be-
llows & Perring)”, en: Pacheco C.J.J., y Pacheco M. F. Temas selectos
para el manejo integrado de la mosquita blanca. Memoria Científica
No. 6. INIFAP-CIRNO. Ciudad Obregón, Sonora, pp. 149–154.
44
Fundación Produce Sinaloa, A.C.
45
Palumbo, J. C. A., Tonhasca Jr. y D. N. Byrne 1994. Sampling plans
and action thresholds for whiteflies on spring melons. University of
Arizona. IPM series, number 1. Tucson, Arizona.
Perring, T. M., A. D. Cooper, R. J. Rodríguez, C. A. Farrar y T. Bellows
1993. Identification of a Whitefly Species by Genomic and Behavioral
Studies. Science, Vol. 259, pp. 74-79.
Salguero, V. 1993. “Perspectivas para el manejo del complejo mosca
blanca-virosis”, en CATIE. Las moscas blancas (Homoptera: Aleyrodi-
dae) en América Central y el Caribe. Serie Técnica No. 205, pp. 20-26.
Zalom, F. G., E. T. Natwick y N. C. Toscano 1985. Temperature regula-
tion of Bemisia tabaci (Homoptera: Aleyrodidae) Populations in impe-
rial valley cotton. J. Econ. Entomol, 78:61-64.
Agradecimientos
El autor agradece las aportaciones, para el presente folleto, de los inte-
grantes del Grupo Técnico para la Campaña contra Mosca Blanca del
Norte de Sinaloa.