Está en la página 1de 2

ARREPENTIMIENTO PARA VIDA

Hch 11.18 “¡Así que también a los gentiles les ha concedido Dios el arrepentimiento para vida!”


P.E: Arrepentimiento, significa no solo el sentimiento de tristeza o remordimiento por haber pecado, sino también la
acción de cambiar el modo de pensar y de actuar; implica un profundo cambio espiritual.
Por "arrepentimiento para vida" debemos entender aquel arrepentimiento que va acompañado de vida espiritual en el
alma, y que asegura la vida eterna a todo aquel que lo posee. "
"Arrepentimiento para vida" es la salvación real del alma, es el germen que contiene todos los elementos esenciales de
la salvación, que los resguarda para nosotros, y que nos prepara para ellos.
F.H: Los creyentes judíos estaban tan apegados a la idea de que la salvación era de los judíos, y que nadie sino los
discípulos de Abraham, o, por lo menos, los circuncidados, podían ser salvos, que no podían aceptar la idea de que Jesús
hubiera venido para ser el Salvador de todas las naciones, y que en Él serían benditos todos los pueblos de la tierra.
Con mucha dificultad podían aceptar esa suposición; era tan opuesta a toda su educación judía, que los vemos
convocando a Pedro a un concilio de cristianos, y preguntándole: "¿Por qué has entrado en casa de hombres
incircuncisos, y has comido con ellos?" Y Pedro no pudo exonerarse a sí mismo hasta no haber referido plenamente el
asunto, y haber declarado que Dios se le apareció en una visión, diciéndole: "Lo que Dios limpió, no lo llames tú común,"
y que el Señor le ordenó predicar el Evangelio a Cornelio y a su casa, ya que eran creyentes.
En este día hemos de prestar una atención, acompañada de oración, al "arrepentimiento" que es "para vida." Primero,
voy a dedicar unos cuantos minutos a la consideración del arrepentimiento falso; en segundo lugar, voy a considerar los
signos que caracterizan al verdadero arrepentimiento; y, posteriormente, enalteceré la caridad divina, de la cual está
escrito: "¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!"

I. FALSOS ARREPENTIMIENTOS: espantarse bajo el sonido del evangelio no es arrepentimiento. Hay muchas
personas que cuando oyen un buen mensaje son conmovidas. Hay algunas personas que han derramado
lágrimas durante una predicación. Usted podría ser muy tocado cuando viene a la casa de Dios y sin embargo ser
un pecador endurecido. (2) Pero además hay quienes pueden tener arrepentimiento no pasajero, como el rocío
de la mañana, pueden ir a sus casas tocados por el sermón y decididos a cambiar y cuando llegan a sus casas
renuncian a ciertos vicios y placeres, pero igual es pasajero, pasados los días e incluso las horas regresan otra vez
a sus pecados. (3) lo tercero del falso arrepentimiento es que podemos confesar nuestros pecados y hacer obras
dignas de arrepentimiento y no tener arrepentimiento para vida.
I: El ejemplo del gobernador Félix mencionado en Hechos 24, dice que cuando Pablo le habla de justicia, dominio
propio y el juicio venidero, Félix se espanto, (tuvo miedo).
Otro ejemplo claro es el Rey Agripa (Hch 26.28), que casi se persuade, pero eso no es suficiente, podría ser
desechado. Un ejemplo al segundo caso es el ejemplo de Acab con Nabot y su viña (1ª Reyes 21), Elías le dijo “¿no
has asesinado y encima te has adueñado de su propiedad?... Así ha dicho el Señor: En el mismo lugar donde los
perros lamieron la sangre de Nabot, lamerán también tu propia sangre! Pero Acab se arrepintió “Por cuanto se ha
humillado no enviare esta desgracia mientras el viva.
Para lo tercero tenemos el caso de Judas que cuando entrego al maestro se arrepintió de haberlo hecho y se lo
confeso a los sacerdotes “Yo he pecado entregando sangre inocente” le dijeron: allá tu. Y arrojo las piezas de plata
en el templo, como señal de que no podía cargar con la culpa de su pecado, Salió y ¿fue salvo? No. Salió y fue y se
ahorco.
C: Hch 24.25 “Al disertar Pablo sobre la justicia, el dominio propio y el juicio venidero, Félix tuvo miedo…”
Hch 26:28 “Un poco mas y me convences a hacerme cristiano”
II. SIGNOS DEL VERDADERO ARRPENTIMIENTO: el arrepentimiento es un odio al pecado; consiste en apartarse del
pecado y en una determinación, en la fuerza de Dios de abandonarlo.
Un hombre puede arrepentirse enteramente por medio de la voz de la misericordia. Dios abre algunos corazones a la
fe, como en el caso de Lidia.
No hay ningún grado eminente de "arrepentimiento" que sea necesario para la salvación. Ustedes saben que hay
grados de fe, y sin embargo la mínima fe salva; también hay grados de arrepentimiento, y el mínimo arrepentimiento,
si es sincero, salvará al alma.
La Biblia dice: "El que creyere será salvo"; y cuando dice eso, incluye el grado más pequeño de fe. También cuando
dice: "Arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados," incluye al hombre que tiene el grado más
bajo de arrepentimiento real. El arrepentimiento, además, no es nunca perfecto en ningún hombre en este estado
mortal.
El arrepentimiento es un acto continuo durante la vida entera. (1) Hay pena en el. No basta con decir que lo
sentimos, y arrepentirnos, y luego continuar día a día como siempre caminamos. ¿Cuánto tiempo ha durado tu
contrición?
(2) En este arrepentimiento debe haber algo práctico. Un árbol se conoce por sus frutos.
(3) Pero vamos más lejos. Ustedes pueden saber si su arrepentimiento es práctico mediante esta prueba. ¿Tiene
alguna duración o no? Muchos de sus arrepentimientos se asemejan al rubor hético de la persona tísica, que no es
ninguna señal de salud.
Pero, además, he de hacerles una pregunta más. ¿Ustedes creen que se arrepentirían de sus pecados si no hubiese
un castigo delante ustedes? ¿O se arrepienten porque saben que serán castigados para siempre si permanecieran en
sus pecados? Supongan que les dijera que no existe el infierno del todo; que, si quisieran, podrían blasfemar; y, si
quisieran, podrían vivir sin Dios.
C: El que creyere será salvo” incluye el grado mas mínimo de fe. “Arrepentíos y convertíos para que sean borrados
nuestros pecados” incluye al hombre que tiene el grado mas bajo de arrepentimiento real.
III. LA BENDITA BENEFICIENCIA DE DIOS: el arrepentimiento es el don de Dios.
I: La parábola del gran banquete Lucas 14:15-24 es un ejemplo del amor de Dios que nos dio el regalo del
arrepentimiento de vida.