Está en la página 1de 5

Sanciones civiles que se derivan del incumplimiento de la obligación de alimentos

Voces: CUIDADO PERSONAL DE LOS HIJOS ~ ALIMENTOS ~ CREDITO ALIMENTARIO ~ PENSION
ALIMENTICIA ~ FILIACION ~ SEPARACION DE BIENES ~ DERECHO DE FAMILIA ~
EMANCIPACION
Título: Sanciones civiles que se derivan del incumplimiento de la obligación de alimentos
Autor: Schmidt Hott, Claudia
Publicado en: Puntolex Santiago,Chile 2009-08-13 14:56:34.383048-04
Sumario: SUMARIO: La autora afronta el estudio de las siguientes sanciones civiles contenidas en el
ordenamiento jurídico y que derivan del incumplimiento de la obligación de alimentos:1) La oposición a la
demanda reclamatoria de filiación2) La separación judicial de bienes como sanción civil3) Salida de los niños y
adolescentes del país sin el consentimiento del alimentante incumplidor4) Análisis de la falta de contribución
del deber asistencial para los efectos de atribuir judicialmente la tuición o cuidado personal de los hijos5) La
emancipación judicial por abandono
Cita Westlaw Chile: CL/DOC/1988/2009
Constituye esta temática, tal vez la cuestión más compleja de resolver, pues estando frente a un derecho
esencial, cual es la responsabilidad parental ineludible, ¿cómo y por qué tener que recurrir a sanciones civiles,
aparte de otras de diferente carácter? Nos hacemos esta pregunta, porque cualquier sanción civil no reparará
jamás el daño psicológico y el abandono de los hijos, que importa un daño que va más allá que el moral.
En efecto, se trata en la especie de un daño a la persona y, por qué no decir, a su proyecto de vida. (Véase
sobre el particular a FERNÁNDEZ SESSAREGO, CARLOS en: Derecho y Persona, Introducción a la Teoría
del Derecho, Cuarta Edición, Editora Jurídica Grijley, Lima Perú, 2001. Véase además del mismo autor el
ensayo "Hacia una sistematización del Daño a la Persona" en: Cuadernos de Derecho número tres, órgano del
Centro de Investigación de la Facultad de Derecho de la Universidad de Lima, septiembre de 1993.) (Daño
recogido en la Jurisprudencia extranjera. Así en CAS. Nº 1529-2007, Lima, Perú, la Sala Civil Permanente de la
Corte Suprema de Justicia, sentó la siguiente doctrina: "El daño moral es uno de los múltiples daños
sicosomáticos que pueden lesionar a la persona por lo que se le debe considerar como un daño que afecta la
esfera sentimental del sujeto, resultando así una modalidad síquica del genérico daño a la persona.
En tanto que el daño al proyecto de vida, incide sobre la libertad del sujeto a realizarse según su propia libre
decisión, siendo un daño radical, continuado, que acompaña al sujeto durante toda su vida en la medida que
compromete, para siempre, su "manera de ser". El llamado daño moral, no compromete la libertad del sujeto,
pues, como se ha anotado es un daño sicosomático que afecta la esfera sentimental del sujeto en cuanto su
expresión es el dolor, el sufrimiento, siendo un daño que no se proyecta al futuro, pues no está vigente durante
la vida de la persona, tendiendo a disiparse, generalmente, con el transcurso del tiempo").
A la luz de estas interrogantes, afrontaremos el estudio de algunas sanciones civiles contenidas en el
ordenamiento jurídico.
1) La oposición a la demanda reclamatoria de filiación.
En esta temática, y entendiendo siempre que el ordenamiento jurídico es un todo unitario y coherente, no
basta el análisis de la Ley sobre Abandono de Familia y Pago de Pensiones Alimenticias, Nº 14.908, sino que es
necesario dentro del sistema legal disperso, dado el proceso de descodificación, mirar el tema sancionatorio
como un todo.
Aparece allí el artículo 324 inciso final parte final, prescribiendo que, "quedarán privados del derecho a
pedir alimentos al hijo el padre o la madre cuando la filiación haya debido ser establecida por medio de
sentencia judicial contra su oposición".
La pregunta que surge respecto de esta sanción civil, es ¿si en miras al interés superior del niño, niña o
adolescente es una sanción que contribuye al ejercicio responsable de la responsabilidad parental y por sobre
todo, al apego filial o, por el contrario, es una sanción perversa que sólo da lugar al desapego?.
La temática es relevante especialmente para las relaciones sexuales casuales, cuyo resultado es la
concepción de un hijo. Es posible, que el supuesto padre tenga dudas fundadas acerca de su paternidad, pero que
una vez determinada ésta especialmente por la prueba pericial biológica, esté llano a asumir su paternidad en
plenitud.
La instauración de una norma legal que para este caso en particular, sin mayor análisis lo priva de derechos,
fomenta el desapego, que es un efecto no deseado para el libre desenvolvimiento de la personalidad del hijo con
miras a su autodeterminación.
Desgraciadamente, nuestro legislador sigue la legislación foránea, que ya va en camino de vuelta impulsada
por una buena y acertada jurisprudencia en la materia.
En efecto, el Tribunal Supremo a propósito de similar sanción civil consagrada en el Código Civil (dispone
el artículo reseñado: "Quedará excluido de la patria potestad y demás funciones tuitivas y no ostentará derechos
_
© Westlaw Chile 1
por ministerio de la Ley respecto del hijo o de sus descendientes, o en su herencias, el progenitor:
1º Cuando haya sido condenado a causa de las relaciones a que obedezca la generación, según sentencia
penal firme;
2º Cuando la filiación haya sido judicialmente determinada contra su oposición.
En ambos supuestos el hijo no ostentará el apellido del progenitor en cuestión más que si lo solicita él
mismo o su representante legal.
Dejarán de producir efecto estas restricciones por determinación del representante legal del hijo aprobada
judicialmente, o por voluntad del propio hijo una vez alcanzada la plena capacidad. Quedarán siempre a salvo
las obligaciones de velar por los hijos y prestarles alimentos. Consultado en: Código Civil, Edición preparada
por Francisco Javier Fernández Urzainqui, 14ª Edición, Thomson, Aranzadi, España, 2004, págs. 99-100.) ha
señalado que, "el artículo 39 de la Constitución española, en su párrafo segundo asegura la "protección integral"
de los hijos por parte de los poderes públicos "con independencia de la filiación de los hijos y por ende, con
independencia del modo y manera con que dicha filiación quede determinada legalmente." Garantía (concluye)
ésta de la "protección indiscriminada" al hijo, que no es sino un corolario del precedente principio fundamental
del artículo 14 en su proclamación de la "igualdad ante la Ley, sin discriminaciones", según en seguida hemos
de ver." Las alegaciones que se dejan extractadas ceden ante lo razonado en el precedente fundamento de
derecho.
Debe añadirse ahora, a nivel de preceptos constitucionales, que más bien cabría de tachar de inconstitucional
el precepto del artículo 111 por cuya aplicación se pugna, ya que indiscriminadamente relega graves efectos
sancionatorios a la mera oposición de la acción de filiación, sin acepción de los progenitores que
razonablemente abrigaron dudas sobre su paternidad y, disipadas por pruebas del juicio, acataron lo
pronunciado aquietándose con la sentencia de primer grado". (Sentencia del Tribunal Supremo Español (Sala 1ª)
de 23 de julio de 1987 consultada en: O"CALLAGAHN, XAVIER, Investigación de la Paternidad. Acciones de
Filiación. Acción de Investigación de la Paternidad. Prueba Biológica. Doctrina y Jurisprudencia. Actualidad
Editorial, S.A., Madrid, España, 1993).
Semejante jurisprudencia no conocemos en Chile. Sin embargo, en una futura reforma dentro de un proceso
recodificador y, para evitar el sistema de parches, sugerimos que en este caso se revise esta sanción con miras a
su eliminación, pues rompe la coparentalidad consagrada en el artículo 7 Nº 1 de la Convención sobre los
derechos del Niño, y que nace de un derecho esencial, cual es, el de la identidad estática en su aspecto
biológico, del cual derivan otros derechos esenciales de las personas tales como: el derecho al apellido, a que no
se les cambie su fecha de nacimiento, ni aun en un proceso de adopción ni su código genético, su huella digital,
entre otros.
2) La separación judicial de bienes como sanción civil.
Si el progenitor incumplidor ha sido apremiado con arresto nocturno, (apremio que se justifica a la luz de lo
prescrito por el artículo 7 Nº 7 del Pacto de San José de Costa Rica, conforme al cual, "nadie será detenido por
deudas". Este principio no limita los mandatos de autoridad judicial dictados por cumplimiento de deberes
alimentarios) la retención de la devolución anual de impuestos a la renta, o la suspensión de la licencia de
conducir por dos veces (la Ley Nº 20.152, publicada en el Diario Oficial del 9 de enero de 2007, estableció en
su artículo 16 Nº 2, como medida de apremio, que existiendo una o más pensiones insolutas, el juez adoptará, a
petición de parte, la suspensión de la licencia de conducir vehículos motorizados por un plazo de hasta seis
meses, prorrogables hasta por igual período, si el alimentante persiste en el incumplimiento de su obligación.
Agrega que, "dicho término se contará desde que se ponga a disposición del administrador del Tribunal la
licencia respectiva. En el evento de que la licencia de conducir sea necesaria para el ejercicio de la actividad o
empleo que genera ingresos al alimentante, éste podrá solicitar la interrupción de este apremio, siempre que
garantice el pago de lo adeudado y se obligue a solucionar, dentro de un plazo que no podrá exceder de quince
días corridos, la cantidad que fije el juez, en relación con los ingresos mensuales ordinarios y extraordinarios
que perciba el alimentante".
Constituye este apremio una medida no ajena en el Derecho Comparado. Así señala al respecto, Alejandro
Ossola, Camarista del Fuero de Familia de la Justicia de Córdoba, República Argentina que, "ante la gravedad
que el problema ha adquirido en estos tiempos el ordenamiento legal en nuestro país, haciéndose eco del
Derecho Comparado, apunta a proponer otras medidas tendientes a que, quien adeuda alimentos, decline su
actitud renuente. Tales son: registro de deudores alimentarios, prohibición de salir del país, retiro la licencia de
conducir, comunicación judicial de la situación al colegio o entidad profesional a que pertenece el obligado
incumpliente, etc. En: Doctrina y Jurisprudencia -FAM- Federación Argentina de la Magistratura. Consulta
electrónica: Diciembre 31, 2007) y ello constare en el proceso, puede el Tribunal decretar la separación de
bienes de los cónyuges. (así lo dispone el artículo 19 Nº 1 de la Ley Nº 14.908 que debe relacionarse con los
artículos 14 y 16 de la misma Ley).
Esta sanción civil de la que conoce el Tribunal de Familia correspondiente, (así lo prescribe el artículo 8º Nº
15 a) de la Ley de Tribunales de Familia) nos merece serios reparos en relación a varios puntos. En primer
_
© Westlaw Chile 2
lugar, se encuentra dada para los progenitores casados y dentro de éstos, a lo que lo están bajo el régimen legal
supletorio de ganancias y bienes muebles, llamado "sociedad conyugal", por lo cual, quedan fuera de esta
posibilidad sancionatoria todos los hijos de progenitores no casados o de progenitores casados que a esta fecha
en que escribimos este texto, lo están en separación total de bienes o en participación crediticia o en
compensación.
En segundo lugar, se advierte con esta sanción civil, que nuevamente el legislador se preocupa
fundamentalmente de la familia matrimonial, dando lugar además a una sanción que en caso alguno creemos,
cambiará la actitud del progenitor que no cumple con su deber asistencial, pues, la cuestión, sobrepasa la esfera
de la ley, pues se trata de un deber fundamental. Quien no asiste estando casado o casada en régimen de
sociedad conyugal, tampoco lo hará en régimen de separación total de bienes de origen judicial.
Criterio semejante utiliza el legislador frente al incumplimiento de los derechos-deberes entre cónyuges, lo
que nos llama la atención porque si, por ejemplo, los cónyuges no se protegen ni se ayudan mutuamente, están
faltando a deberes de la esencia del matrimonio y no cambiarán su actitud a este respecto, sólo por una
sustitución judicial de los regímenes de sociedad conyugal o de participación crediticia en su caso. (Véanse a
este respecto los artículos 155 y 158 del Código Civil en la redacción actual).
Ello ocurre, porque en este plano también nos alejamos del Derecho Patrimonial, para adentrarnos en la
esfera de los derechos y deberes de la esencia del matrimonio, lo que queda ratificado, pues su incomprensión al
momento de contraerse el vínculo conyugal, constituye incluso una causal de nulidad matrimonial, (consúltese
sobre el particular los artículos 44 a) en relación al 5º Nº 4 de la Ley Nº 19.947 que establece la Nueva Ley de
Matrimonio Civil) sino, de inexistencia del vínculo conyugal por falta de affectio maritales.
No nos queda más que concluir que éste no es el camino sancionatorio, pues el deber alimentario se origina
en la identidad biológica, en la coparentalidad, en el apego, en el amor filial, en definitiva.
3) Salida de los niños y adolescentes del país sin el consentimiento del alimentante incumplidor.
Si se hubiere decretado por dos veces arresto nocturno, retención de la devolución anual de impuestos a la
renta o suspensión de la licencia de conducir, el Tribunal de Familia a petición de parte, puede autorizar la
salida de los hijos niños o adolescentes fuera del país, sin necesidad del consentimiento del alimentante.
En este supuesto, los hijos sólo podrán salir de Chile previa autorización judicial. Así resulta del artículo 19
Nº 3 de la Ley Nº 14.908 en relación al artículo 49 inciso 6º de la Ley Nº 16.618, (Consultada en: Familia,
Legislación y Jurisprudencia, Departamento de Estudios Jurídicos de PuntoLEX, Editorial PuntoLEX S.A.,
págs. 158-159, Santiago de Chile, 2007) o de lo que va quedando de ella, que estatuye que la autorización es de
competencia de los jueces de menores, pero como éstos están en vías de desaparición, (Véase Ley Nº 20.222,
Diario Oficial de 29 de septiembre de 2007, que prorrogó la existencia de algunos juzgados de menores hasta la
fecha máxima del 31 de diciembre de 2008). entendemos que la referencia en general es a los jueces de familia,
conforme lo dispone el artículo 8º Nº 11 de la Ley de Tribunales de Familia.
Esta sanción civil tampoco nos parece adecuada desde el punto de vista del interés superior del niño,
concepto ya definido por el artículo 16 de la Ley que creó los Tribunales de Familia, que prescribe al respecto
como principio rector en todos los asuntos de familia que corresponda conocer a dichos tribunales en que
existan niños o adolescentes involucrados que, "tiene por objeto garantizar a todos los niños, niñas y
adolescentes que se encuentren en el territorio nacional, el ejercicio y goce pleno y efectivo de sus derechos y
garantías", aclarando que el interés superior del niño no es otra cosa que el entender que éste es sujeto de
derecho.
Desde el punto de vista de este principio contemplado en el artículo 3 apartado Nº 1 de la Convención sobre
los derechos del Niño y legalizado por el artículo 222 inciso 2º del Código Civil después de la reforma
producida por el Estatuto Filiativo, la sanción en análisis pareciera contradictoria a él, pues de este
metaprincipio nacen varios otros, como el de la identidad biológica, del cual deriva, a su vez, el de la
coparentalidad. (así resulta del artículo 7º de dicha Convención, conforme al cual, en lo pertinente, dispone que
el niño tiene el derecho esencial de conocer en la medida de lo posible a sus padres y ser cuidado por ellos).
Siguiendo esta reflexión, la norma que comentamos se aleja de la coparentalidad, y fomenta el desapego
filial.
4) Análisis de la falta de contribución del deber asistencial para los efectos de atribuir judicialmente la
tuición o cuidado personal de los hijos.
El haber sido apremiado el alimentante por dos veces, ya sea con arresto nocturno, retención de la
devolución del impuesto anual de la renta o suspensión de la licencia de conducir, importa conforme a la Ley
sobre Abandono de Familia y Pago de Pensiones Alimenticias una circunstancia a considerar para los efectos
del artículo 225 del Código Civil, conforme al cual, el juez no puede atribuir la tuición o cuidado personal
-llamado también unidad de domicilio o residencia- al progenitor que no hubiere contribuido a la mantención
del hijo, mientras estuvo bajo el cuidado del otro padre, pudiendo hacerlo. (Véase artículo 19 inciso 2º, L. a) de
la Ley Nº 14.908).
_
© Westlaw Chile 3
Esta norma legal nos llama la atención, pues debe recordarse que desde la dictación de la Nueva Ley de
Matrimonio Civil, la atribución de la tuición está regulada por un doble estatuto jurídico, esto es, por esta última
y por el Código Civil, generándose una nueva discriminación, siendo más acorde con el interés superior del niño
y su derecho a ser oído, la primera. Conforme a la Nueva Ley de Matrimonio Civil, ya sea en separación de
hecho, separación judicial, divorcio, nulidad, mediación o conciliación, se abandona la atribución legal, lo que
nos parece del todo atingente, y se opta por la atribución convencional refrendada por el Tribunal de Familia
sólo en cuanto sea completa y suficiente, entendiéndose por este último concepto, aquel que no violenta los
derechos esenciales irrenunciables de los hijos, como es el de la coparentalidad. (Véanse los artículos 21, 27, 31,
55, 67, 70, 71, 73, 74, 76 y 85 de la Ley Nº 19.947, Diario Oficial del 17 de mayo de 2004, vigente desde el 18
de noviembre de 2004.)
Sin embargo, esta normativa sólo es aplicable a los progenitores casados en proceso de ruptura matrimonial
regulada por la Ley de Matrimonio Civil, en tanto que la atribución de la tuición de los progenitores no casados,
o casados en simple separación de hecho, quedan regidos por el artículo 225 del Código Civil, que distingue
entre atribución legal, convencional y judicial de la tuición o cuidado personal, presentando las dos primeras
soluciones serias falencias a la luz del interés superior del niño y su derecho a ser oído, por lo cual derivan en
inconstitucionalidad, pues se quebrantan entre otros, los artículos 9 Nºs. 1 y 2, y 12 de la Convención sobre los
derechos del Niño en relación al artículo 5º inciso 2º de la Carta Fundamental. (Consúltese SCHMIDT HOTT,
CLAUDIA, "Las Relaciones Filiales Personales y Patrimoniales" en: La Filiación en el Nuevo Derecho de
Familia de Paulina Veloso Valenzuela y Claudia Schmidt Hott, Editorial Jurídica ConoSur LexisNexis-Chile,
2001, págs. 245 y ss).
Por lo tanto, y sin perjuicio de los severos reparos que nos merece el artículo 225 del Código Civil, la norma
en análisis sólo se remite a éste, lo que demuestra una antinomia necesaria de corregir a la brevedad.
Si bien, la problemática anterior pareciera más formal que sustancial, nos merece una crítica de fondo ya
advertida a lo largo de todo este trabajo, esto es, que en materia de manutención "no es que se pueda o no", sino
que se "debe" asistir a los hijos, pues aquel deber no lo genera la ley, sino que nace de la procreación, que una
vez determinada genera efectos retroactivos a la época de la concepción. (Perentoriamente así lo ordena el
artículo 181 del Código Civil, procediendo la prescripción extintiva sólo en materias patrimoniales, pues en
Derecho de Familia a lo más, y excepcionalmente procede la caducidad).
Aquí la ley sólo puede recoger y asegurar el goce a una manutención digna a favor de los hijos en su
infancia y adolescencia y mientras se encuentren estudiando una profesión u oficio. (Deber que se extiende en
Chile en relación al factor edad hasta los 28 años según resulta de aplicar los artículos 323 inciso 2º y 332 inciso
2º, salvo que sobreviniera al hijo una incapacidad física o mental que le impida su manutención. Cabe agregar
que, a nuestro juicio, la edad máxima de 28 años nos parece excesiva, por lo cual sugerimos su rebaja a los 25
años de edad).
5) La emancipación judicial por abandono.
El haber sido apremiado el alimentante por dos veces con arresto nocturno, retención de la devolución anual
del impuesto a la renta o suspensión de la licencia de conducir, importa abandono para los efectos de la
emancipación judicial.
En efecto, así lo prescribe el artículo 19 inciso 2º b) de la Ley sobre Abandono de Familia y Pago de
Pensiones Alimenticias, el cual se remite al artículo 271 Nº 2 del Código Civil, norma legal que dispone "la
emancipación judicial se efectúa por decreto del juez, cuando el padre o la madre ha abandonado al hijo, salvo
que corresponda ejercer la patria potestad al otro padre".
De esta norma viene a ratificarse una de las ideas que hemos reiterado en esta obra, cual es que el
cumplimiento del deber de asistencia es a todo evento, salvo que al progenitor o progenitora le asista una
incapacidad física o psíquica que le impida trabajar, caso en el cual concurren los abuelos, y para la ley el
incumplimiento asistencial es considerado una causal de abandono.
Así también lo ha entendido el legislador en materia de adopción, al modificar recientemente el artículo 12,
que pasó a disponer en su Nº 2 que procederá la declaración judicial de que el menor es susceptible de ser
adoptado, sea que su filiación esté o no determinada, cuando el padre, la madre o las personas a quienes se haya
confiado su cuidado se encuentren en una o más de las siguientes situaciones: no le proporcionen atención
personal o económica durante el plazo de dos meses. Si el menor tuviera una edad inferior a un año, este plazo
será de treinta días." (Véase Ley Nº 20.203 que Modificó las normas relativas al Subsidio Familiar y a la
Adopción, Diario Oficial de 3 de agosto de 2007, ley que entró en vigencia el día de su publicación).
La jurisprudencia ha sido proclive en orden a no considerar como causal de susceptibilidad para la adopción
la falta de atención económica, doctrina que estaríamos por aceptarla en tanto la sociedad y el Estado asumiera
un rol subsidiario en la materia, lo que en muchas familias no ocurre, especialmente si hablamos de la población
media.
Así la Corte de Apelaciones de Valparaíso, señaló que "legalmente, el objeto de la adopción es subsidiaria,
en cuanto la familia de origen del menor no esté en condiciones de procurarle la satisfacción de sus necesidades
_
© Westlaw Chile 4
espirituales y materiales.
A mayor abundamiento, es un principio consagrado en la Convención sobre los derechos del Niño D.S. Nº
830/90 el que éste no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos. En armonía con este precepto, el
artículo 27 Nº 3 de dicho Tratado, obliga a los Estados partes a tomar medidas apropiadas para ayudar a los
padres a dar efectividad a este derecho (a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual,
moral y social) y, en caso necesario, proporcionar asistencia.
En consecuencia, no existe fundamento legal suficiente para declarar al menor susceptible de ser adoptado,
de modo que para asegurarle un mejor nivel de vida y proporcionar a sus padres asistencia psicológica, social y
económica, que le permitan acceder a un fuente laboral estable". (Causa Rol Nº 845-2006 de 6 de abril de 2006
consultada en: Familia, Legislación y Jurisprudencia, Editorial PuntoLex S.A., Santiago de Chile 2006, pág.
65).
Es de nuestro parecer, que la Corte razona por una parte bien, en tanto conforme al artículo 9 Nºs 1 y 2 de la
Convención sobre los derechos del Niño, éste no puede ser separado de sus padres, salvo que medien razones
importantes para ello, como es el maltrato o la separación de sus progenitores.
Sin embargo, la Corte olvida que el deber asistencial nace de la procreación, de la identidad biológica, de la
responsabilidad parental, que, en caso de incumplimiento, genera graves daños, no sólo para los niños y/o
adolescentes, sino que también para el progenitor que en caso de separación asume la tuición o cuidado personal
y, en definitiva, la totalidad de la autoridad parental.
Ese daño no sólo es material y psicológico, sino que puede configurar además un daño al proyecto de vida,
que a diferencia del primero, permanece en el tiempo.
Documentos Relacionados:
Legislación Relacionada
Artículo 323 - Nacional - Código Civil
Artículo 225 - Nacional - Código Civil
Artículo 324 - Nacional - Código Civil
Artículo 155 - Nacional - Código Civil
Artículo 271 - Nacional - Código Civil
Artículo 222 - Nacional - Código Civil
Artículo 158 - Nacional - Código Civil
Artículo 323 - Nacional - Código Civil
Artículo 225 - Nacional - Código Civil
Artículo 324 - Nacional - Código Civil
Artículo 155 - Nacional - Código Civil
Artículo 271 - Nacional - Código Civil
Artículo 222 - Nacional - Código Civil
Artículo 158 - Nacional - Código Civil
Jurisprudencia Relacionada
Corte Suprema Primera Sala (Civil) - Arellano Carreño, Amada c. Julio del Carmen Gálvez Cavieres - 1999-04-05 - Excepción de injuria
atroz. Dedicación a prostitución de mujer no constituye necesariamente injuria atroz si no se efectuó con dolo para perjudicar o dañar al
marido
Corte de Apelaciones de Santiago - Alegría c. Pizarro - 2011-06-08 - Sólo por causa calificada procede privar del cuidado personal de
menores a la madre
Corte de Apelaciones de Valparaíso - Alejandro Lüer Rieken c. Colegio The Mackay School - 2011-08-25 -
Corte de Apelaciones de Talca - Erwin Eduard Bohnau Stobbe y otra c. Juez de Letras de Menores de Parral - 1998-07-23 - null
Corte de Apelaciones de Santiago - Olga Pizarro Pastor c. Spring Lake Sociedad Anónima, Sari Establishment, Sociedad de Desarrollo Río
Danubio Limitada y Salmor Establishment - 1994-05-19 - null
_
© Westlaw Chile 5